Anda di halaman 1dari 47

Universidad Nacional Federico Villarreal Facultad de Humanidades Escuela de Arqueología

Universidad Nacional Federico Villarreal Facultad de Humanidades Escuela de Arqueología Carmen Mauricio Sampi Stephanie Navarro Temoche

Carmen Mauricio Sampi Stephanie Navarro Temoche Andrés Salvatierra Henostrosa Frank Silva Valdivia

Informe presentado para la asignatura de Introducción a la Lingüística

Lima – 2015

1

 

Índice

AGRADECIMIENTOS…………………………………………………………………4

INTRODUCCIÓN………………………………………………………………………5

CAPÍTULO I: El lenguaje y el cerebro: Una visión generalizada…………… 6 .......

1.1) Neurolingüística…………………………………………………….………….7

1.2)

Partes del cerebro………… ……………………….……………………… 7

...

1.2.1)

El área de Broca…………………………………………………………… 8 ..

1.2.2) El área de Wernicke………………………………… …………… … …9

..

1.2.3) El córtex motor y el fascículo arcuato (o arqueado)………………… ….10 ..

1.3)

La hipótesis localizada……………………………………………… …… 11

..

1.4)

Cuando las palabras se tienen en la punta de la

 

lengua…………………………………………………………………………………12

1.4.1) Lapsus linguae……………………………………………………………….13

1.4.2) Lapsus del oído……… …………………………………………………….14 ...

1.5) Afasia………………………………………………………………………… 14 ..

1.5.1) Etiología de la afasia…………………………………………………………15

1.5.2) Clasificación de los tipos de afasias…………………………………….…15

1.5.2.1) Afasia de broca………………………………………………………….….15

1.5.2.2) Afasia de Wernicke…………………………………………………….… 16

..

1.5.2.3) Afasia de conducción……………………………………………………

....

17

1.5.2.4) Afasia global…………………………………………………………….… 18

..

1.6)

Escucha dicótica…………………………………………………… ………18 ...

 

1.7)

El periodo crítico………………………………………………………… …20

..

1.7.1) Hipótesis de E. Lenneberg ………………………………………………….21

1.8)

Genie…………………………………………………………………… …

..

....

23

CAPÍTULO II: Alexander R. Luria: Aportaciones al campo de la neuropsicología

y la neurolingüística……………………………………………………….………

...

25

2.1)

La Neuropsicología de Alexander Luria (1902-1977)……………….… 25

..

 

2.2)

La Neurolingüística: Una función compleja……………………………

...

26

 

2.3)

Aportes de a. Luria a la neurolingüística en el planteamiento de la relación

 

lenguaje-pensamiento-cerebro……………………………………… ….27 ..

 

2.4)

Aportes de Alexander R. Luria a la neurolingüística y la

neuropsicología 28 ..................................................................................................

CAPÍTULO III: Steven Pinker: El instinto del lenguaje………………… ………33 ..

2

 

3.1) La teoría del instinto del lenguaje……………………………………… ……33

..

3.2) Los órganos del lenguaje………………………………………

...

………….…34

3.3) El gen de la gramática………………………………………………………….39

CAPÍTULO IV: Alberto Rebollo: La psicolingüística en relación con el

procesamiento lingüístico……………………………………………………………41

4.1)

La psicolingüística………………………………

....

…………………………41

 

4.2)

Diferencias entre la lingüística y la psicolingüística….… ……………

..

....

41

4.3) Metodología de la psicolingüística…………………………………………

....

42

4.3.1) El método de la observación………………………………………………

...

42

4.3.2) El método de la experimentación…………………………………………

43 ...

4.3.3) El método de investigación de la conducta verbal cognitiva…………….43

4.4)

El sistema biológico del lenguaje………………………………….…

.....

…43

 

4.5)

El procesamiento lingüístico

...

………………………………………………44

4.5.1) Áreas cerebrales implicadas en el lenguaje……………………………….45

CONCLUSIONES……………………

……………………………………………….46

FUENTES DE INFORMACIÓN…………………………………………………… 48

..

3

 

Agradecimientos

A los docentes: Yolanda Julca y Alejandro Sullcahuamán, por el reflejo brindado

en los materiales de estudios y apoyo incondicionales.

A los estudiantes de la especialidad de Lingüística, que fueron las ideas por las

cuales este trabajo se llevó a cabo.

4

 

INTRODUCCIÓN

El presente informe conceptualiza el tema de la relación establecida entre el

lenguaje y el cerebro, de cómo las capacidades lingüísticas están vinculadas

con las áreas cerebrales y, fundamentalmente, como influye en el proceso

comunicativo.

Para este tema, e ha indagado en diferentes autores, principalmente a:

Alexander Luria, en cuanto a procesos neurolingüísticos y neuropsicológicos;

Steven Pinker, con su aporte titulado “El instinto del lenguaje”; y Alberto Beollo,

con la psicolingüística en relación con el proceso lingüístico.

Asimismo, a manera de orientación, se ha establecido una visión general, la

cual presenta una definición de la neurolingüística, las áreas del cerebro y sus

relaciones, así como también deficiencias en el sector cerebro – lingüístico.

5

 

CAPÍTULO I: El lenguaje y el cerebro: Una visión generalizada

El enfoque del lenguaje como hecho no ajeno a factores externos, entre los

que destaca el propio individuo que hace uso de él, y su carácter experimental,

frente a la Lingüística interna, unen a dos disciplinas como la Psicolingüística y

la Neurolingüística. Ambas han coincidido tradicionalmente en el estudio de los

siguientes aspectos de la relación entre lenguaje y cerebro:

  • A) la localización de las funciones cerebrales que atañen a los mecanismos del

habla.

  • B) los aspectos biológicos del proceso comunicativo

  • C) el tema de la adquisición del lenguaje

  • D) el estudio de las afasias.

CAPÍTULO I: El lenguaje y el cerebro: Una visión generalizada El enfoque del lenguaje como hecho

Representación del lenguaje y el habla

1.1)

NEUROLINGUÍSTICA

Se le denomina así al estudio de las relaciones entre el lenguaje y el

cerebro. Término utilizado recientemente, pues podemos retroceder hasta el

siglo XIX. Desde mucho tiempo se ha intentado determinar la localización del

6

 

lenguaje en el cerebro, y no se pudo realizar hasta que ocurrió un incidente en

el cual nos permite tener una pista a cerca de la ubicación del lenguaje en el

cerebro.

Pues a continuación nos relatará la historia de un capataz de obras llamado

Phineas P. Gage. En septiembre de 1848, cerca de Cavendish, en Vermont,

éste capataz era responsable de una brigada de obreros que tenían el fin de

volar las rocas que se encontraban tendidas en las nuevas rieles del ferrocarril.

Phineas introducía una barra de hierro en el agujero destinado a la carga

explosiva, y fue donde la carga explotó accidentalmente. La explosión hizo que

la barra de hierro, de metro y medio de longitud, atravesase la parte superior de

su pómulo izquierdo y que este saliera por la frente.

Todo el mundo pensaba que Phineas no lograría recuperarse de una lesión

de éste tipo. Sin embargo, un mes después Phineas era capaz de moverse sin

ninguna dificultad, pues no había perdido la capacidad de hablar.

Su historia clínica era: una barra de metal de grandes dimensiones había

atravesado la parte frontal del cerebro del señor sin que se hubiera visto

afectada su capacidad lingüística. Podemos concluir que si la capacidad de

hablar se encuentra en el cerebro, ésta no se localiza en la parte frontal

1.2)

PARTES DEL CEREBRO

Desde el accidente que ocurrió con Phineas se han realizado diversos

descubrimientos acerca de las áreas específicas que están relacionadas con

las funciones lingüísticas. Actualmente sabemos que las partes relevantes en

este sentido se encuentran localizadas en diversas áreas situadas por encima

de la oreja izquierda.

Podemos encontrar dos hemisferios: derecho e izquierdo, a continuación se

clocaremos la parte izquierda para tener una visión lateral de éste.

7

 
(Adaptada de 1991) Geschwind, Las partes seleccionadas nos muestran las principales regiones corticales relacionadas con la

(Adaptada de

1991)

Geschwind,

Las partes seleccionadas nos muestran las principales regiones corticales

relacionadas con la generación y recepción del lenguaje. Pues tenemos estos

resultados gracias a las autopsias realizadas a personas que, cuando vivían,

sufrieron algún tipo de discapacidad lingüística de carácter específico. A través

de esto se hizo posible localizar las capacidades lingüísticas de los hablantes

normales.

1.2.1) EL ÁREA DE BROCA

El área de Broca es una sección del cerebro humano involucrada con la

producción del habla, el procesamiento del lenguaje y la comprensión.

Pues en la zona señalada se conoce técnicamente como zona anterior del

córtex del habla o área de Broca. Se llama así en honor al médico francés Paul

Pierre Broca, quien la describió en 1864, después de varios estudios post-

mortem de pacientes afásicos que presentaban un grave daño en esa región,

las lesiones ubicadas en ésta parte del cerebro estaba relacionado con una

dificultad en hora de hablar. También comprobó que una lesión similar en el

área homóloga del hemisferio derecho no tenían los mismos efectos. Esto nos

8

 

muestra que la capacidad del lenguaje se encuentra ubicada en el hemisferio

izquierdo. Las evidencias nos han mostrado que el área de Broca tiene un gran

papel en la producción del habla.

El área de Broca se divide en dos sub-áreas fundamentales: la triangular

(anterior), que probablemente se encarga de la interpretación de varios modos

de los estímulos y de la programación de las conductas verbales; y la opercular

(posterior), que se ocupa de sólo un tipo de estímulo y de coordinar los órganos

del aparato fonatorio para la producción del habla, debido a su posición

adyacente a la corteza motora. Las lesiones de esta región pueden conducir a

una condición llamada Afasia de Broca.

Ubicación del

muestra que la capacidad del lenguaje se encuentra ubicada en el hemisferio izquierdo. Las evidencias nos

1.2.2) El ÁREA DE WERNCKE

área de Broca

Este corresponde a la zona posterior del córtex del habla, o área de

Wernicke. Su papel fundamental radica en la decodificación auditiva de la

función lingüística (se relaciona con la comprensión del lenguaje); función que

se complementa con la del Área de Broca que procesa la gramática.

Pues aquí encontramos a Carl Wernicke, que fue un neurólogo y psiquiatra

alemán conocido por sus estudios sobre la afasia, descubrió que varias

personas que presentaban una lesión en esta parte del cerebro, tenían

dificultades para comprender el lenguaje, ocurrió en las décadas de los años

sesenta del siglo XIX.

9

 

Esto nos confirmó que el lenguaje se encontraba en el hemisferio izquierdo,

según Wernicke fue de suma importancia en la compresión del habla.

Causas de la alteración de Wernicke:

Accidentes cerebros Vasculares

Tumores

Traumatismos

Infecciones en el sistema nervioso central

Esto nos confirmó que el lenguaje se encontraba en el hemisferio izquierdo, según Wernicke fue de

Ubicación del área de Wernicke

1.2.3) EL CÓRTEX MOTOR Y EL FASCÍCULO ARCUATO (O ARQUEADO)

El córtex motor controla el movimiento de los músculos (es decir, el

movimiento de las manos, los pies, los brazos, etc.). Podemos encontrarlo en

las proximidades del área de Broca que manipula el movimiento de los

músculos articulatorios de la cara, la mandíbula, la lengua y la laringe.

En la década de los años cincuenta del siglo pasado los neurocirujanos

Penfield y Roberts dieron evidencias que esta área se encuentra implicada en

la articulación física de los sonidos del habla.

Estos investigadores descubrieron que si se aplicaban mínimas descargas

eléctricas a zonas concretas del cerebro podían identificarse aquellas áreas en

las que la estimulación eléctrica interferiría con la producción del habla.

10

 

Ubicación Córtex Motor

En el área señalada corresponde a un haz de fibras nerviosas denominado

fascículo arcuato. Este también fue uno de los descubrimientos de Wernicke y

actualmente sabemos que establece una conexión crucial entre el área de

Wernicke y el área de Broca.

1.3)

LA HIPOTESIS LOCALIZADA

Ya visto los cuatro componentes podemos concluir que cada aspecto del

lenguaje se encuentra en una determinada zona del cerebro. Éste recibe el

nombre de hipótesis localizada. Se puede decir que es un proceso determinado

porque la palabra sería oída y comprendida por el área de Wernicke, a

continuación esta señal se transferiría a través de los fascículos arcuato hasta

el área de Broca, donde se realizaría las operaciones previas necesarias para

así emitirla. Por último se realizaría una señal al área motora con el objetivo de

poder articular la palabra.

Se nos realizaría más correcto interpretar todo lo relacionado a las rutas de

procedimiento lingüístico cerebrales como un tipo de metáfora. Pues esto nos

ayudaba en el proceso de la tecnología mecánica, es decir hacer referencia al

proceso y de enviar señales a través de circuitos electrónicos.

Pues a continuación se darán algunos ejemplos:

- Sigmund Freud recurrió a la metáfora de la máquina de vapor para explicar

algunos aspectos de la

actividad cerebral, de forma que caracterizó la

11

 

represión como algo que aumenta la

presión

hasta dar

lugar

a

un escape

súbito.

Aristóteles para describir la actividad del cerebro fue de una esponja fría,

que permitía reducir la temperatura de la sangre.

De una manera u otra nos podemos dar cuenta que tenemos que recurrir a

metáforas porque no somos los suficientemente capaces de obtener evidencias

físicas directas de los procesos lingüísticos que ocurren en el cerebro. Se

basan en métodos indirectos.

1.4)

CUANDO LAS PALABRAS SE TIENEN EN LA PUNTA DE LA LENGUA

Algunos investigados muestran que tenemos algunas dificultades para

conseguir que el cerebro y el habla funcionen de forma coordinada. Pues estas

pequeñas dificultades nos enseñan cómo está organizado el conocimiento

lingüístico dentro del cerebro. Es el nombre de un fenómeno memorístico

estudiado por la psicología.

Un gran ejemplo sería el fenómeno al que solemos acudir como en la punta

de la lengua. Esto ocurre cuando una palabra parece resistirse, de forma

aunque lo sabemos, dicha palabra parece no querer salir. Los estudios que se

realizaron acerca de este fenómeno han demostrado que normalmente los

hablantes disponen de un esquema fonológico de esa palabra particularmente

preciso, de forma que son capaces de decir correctamente cuál es el sonido

inicial de la palabra que no consigue recuperar y la mayoría podría decir,

incluso, el número de sílabas de que consta. Este fenómeno suele suceder con

términos o nombres pocos frecuentes.

Se nos propone que el almacenamiento de las palabras podría organizarse,

sobre la base alguna información de carácter fonológico y que algunas

palabras son recuperadas a partir de este lugar de almacenamiento con mayor

facilidad que otras.

12

 

Cuando ocurre una equivocación en el proceso de recuperación de palabras

podemos decir que existe un gran parecido fonológico entre las palabras que

queremos recuperar y la que emitimos.

Ejemplos:

- Secante, sexteto o sexto (recibe el nombre a determinado instrumento de

navegarción: sextante).

- Medicación trascendental en lugar de meditación transcendental.

-Necesitamos unas pocas risas para acabar con la monogamia, en vez de decir

necesitamos unas pocas leyes para acabar con la monogamia.

Este tipo de errores que fueron mencionados se les llama con el nombre de

malapropismo.

1.4.1) LAPSUS LINGUAE

Se le denomina tropiezo de lengua o lapsus linguae, este es un tipo de error.

Pues la producimos cuando decimos llévate la buchara a la coca (en lugar de

decir llévate la cuchara a la boca) o canciona esta canta (en lugar de canta esta

canción), o también cuando decimos abre la llave con la puerta o coge por la

bolsa el asa. A este tipo de lapsus también se le conoce como espunerismos.

Fue colocado en consideración a Williams A. Spooner, pastor anglicano en la

Universidad de Oxford. Este personaje se hizo muy conocido por este tipo

grandes errores cotidianos. Se realizan intercambios de los sonidos iniciales de

dos palabras por ejemplo nobles montones de tierra, en lugar de decir nobles

hijos del trabajo.

A menudo son el resultado de que un sonido pasa de una palabra a la

siguiente, como ejemplo por cajas negras.

También adquirimos el lapsus por inversión que un gran ejemplo sería la

plave más plana en vez de decir por la llave más plana y el lapsus menos que

es el intercambio de sonidos finales como por ejemplo tapatos de zacón, que

seguramente no te harán sentor mejir si tienes un ollo de gajo.

13

 

Este tipo de errores no se producen al azar, ya que en ningún caso se ha

encontrado una secuela fonológicamente inaceptable.

Se producen como consecuencia de errores en la articulación, aunque,

también se han sugerido que es el resultado de errores en el cerebro que se

han producido en el momento de organizar los mensajes lingüísticos.

1.4.2) LAPSUS DEL OÍDO

Este es el menos documentado, consiste en proporcionar indicios de la

manera en que el cerebro intenta inferir sentido a la señal auditiva que recibe.

Se les denomina lapsus del oído, un ejemplo al intentar oír latita azul y nos

preguntamos qué tiene que ver eso en una oficina, pues lo que realmente lo

que dijo fue la tinta azul.

También se podría decir que algunos malopropismo como el ejemplo

mencionado de medicación trascendental tuvieran su origen en el lapsus del

oído.

1.5)

AFASIA

La Afasia es un trastorno o disfunción del lenguaje que se presenta como

consecuencia de una lesión o daño en áreas cerebrales especializadas en las

funciones del lenguaje. Se refleja exclusivamente en el lenguaje oral.

El termino afasia procede de un vocablo griego “φασία”

el cual significa

“imposibilidad de hablar”, esto lo introdujo el médico francés Armand Trosseau.

Esta pérdida se puede relacionar con la actividad del hemisferio izquierdo

del cerebro, debido a que en este funciona la base del lenguaje verbal en la

mayoría de personas. Del mismo modo, las áreas cerebrales que se relacionan

con la actividad motora del cuerpo se encuentran físicamente cercanas a las

del lenguaje, por lo que es común que algunos tipos de afasia se presenten con

discapacidades motoras.

14

 

1.5.1) ETIOLOGÍA DE LA AFASIA

La afasia puede ser causada por distintos accidentes o traumatismos, los

cuales desencadenan las distintas formas de esta patología neurolingüística.

Entre los factores que pueden provocar la afasia existen:

Accidentes cerebrovasculares, los cuales son la causa más frecuente

de afasia, como la isquemia trombótica, el derrame cerebral, etc.

T.E.C. o traumatismo craneoencefálico, provocado por un accidente o

una situación fortuita.

Infecciones localizadas o difusas en el cerebro como el absceso

cerebral o la encefalitis.

Tumores en el sistema nervioso central.

Enfermedades degenerativas como la enfermedad de Parkinson, Al

Zhimer, etc.

1.5.2) CLASIFICACIÓN DE LOS TIPOS DE AFASIA

La clasificación de los tipos de afasia de basa normalmente en los síntomas

primarios de carácter lingüístico que mantiene al individuo afectado.

1.5.2.1) AFASIA DE BROCA

Este es un tipo grave de disfunción lingüística, también llamado como afasia

motora. Se presenta por algún tipo de lesión en la zona frontal inferior del

hemisferio izquierdo del cerebro. Se le caracteriza por una reducción

sustancial del discurso, una articulación distorsionada, lenta y, a menudo, la

presencia de dificultades a la hora de hablar. El paciente suele utilizar

morfemas léxicos como verbos y nombres en frases cortas. Las omisiones

realizables frecuentemente de los morfemas funcionales y de los morfemas

flexivos, se les ha caracterizado como un tipo discurso agramatical, son

aquellos en el que están ausente los marcadores gramaticales.

15

 

En la afasia de Broca, suele alterarse la denominación, la lectura (alexia) y la

escritura (agráfia). Sin embargo la comprensión del individuo es mejor que la

expresión; los sujetos son conscientes de sus dificultades y se frustran

fácilmente por sus problemas del lenguaje.

Ejemplo:

  • - Yo huevos y comer y beber café desayuno

  • - Mi mejilla…muy molesto…primero hombro…doler todo aquí.

  • - Perro caminar.

Las oraciones son interrumpidas por varias pautas, en algunos pacientes se

les resulta muy dificultosa la articulación de palabras. En otros casos para

interpretar lo expresado por el paciente se debe evaluar el contexto en cual la

frase corta es mencionada.

  • - Un volente…ya sabes qué quiero decir…len…volente… (era bolero)

Pues en esta patología la comprensión del lenguaje, es por lo general mejor

que la producción del lenguaje a nivel del paciente.

1.5.2.2) AFASIA DE WERNICKE

Aquí se aplica la existencia de dificultades en la comprensión auditiva,

denominada también afasia sensorial, pero más conocida como afasia de

Wernicke debido a que se produce por lesiones en el área temporo-parietales

(Área de Warnicke). Sus mayores características son una deficiencia de la

comprensión y un habla fluida incoherente.

Esta patología consiste en poder dar un discurso de forma fluida y oraciones

largas (logorrea), sin embargo el contenido no es nada coherente, se agregan

palabras innecesarias, se cambian unas palabras por otras lo que genera que

el discurso del paciente sea ininteligible.

Un ejemplo sería:

16

 

- Yo no puedo hablar de todas las cosas que hago y parte de la parte que yo

puedo ir bien, pero no puedo decir de la otra gente.

- Usted sabe que el pichicho locucio y que quiero rodearlo y atenderlo como

usted desea anteriormente.

Que en realidad significa: “El perro necesita ir fuera, así que lo llevaré a dar un

paseo”.

Los individuos con esta patología neurolingüística tienen dificultades para

entender y comprender el habla, incluyendo la propia, y por lo tanto no son

conscientes de los errores que cometen al comunicarse.

La comprensión lectora es variable en los pacientes, en algunos casos se

utiliza la lectura como método compensatorio en la rehabilitación. Estos

pacientes por lo general no presentan ninguna descompensación o debilidad

corporal por lo que su lesión cerebral no está cerca de las regiones que

controlan el movimiento corporal.

1.5.2.3)

AFASIA DE CONDUCCIÓN

Este es un tipo de afasia mucho menos frecuente, a esta se la relaciona a la

lesión del fascículo arqueado que conecta el área de Broca y el área de

Wernicke y se le denomina afasia de conducción.

Su principal característica es la incapacidad para la repetición. Los

individuos que sufren de esta disfunción pueden pronunciar incorrectamente las

palabras sin encontrar algún problema en la articulación. Debido a esto realizan

pausas en un intento de encontrar las palabras adecuadas, no suelen mostrar

déficits sintácticos.

La comprensión del lenguaje oral es variable según cada paciente, por lo

general preservada, igual la comprensión lectora. La lectura en voz alta y la

escritura están alteradas.

17

 

La afasia de conducción está acompañada por la Apraxia, la cual es una

disociación entre la idea (el paciente sabe lo que quiere hacer) y la ejecución

motora (carece de control de acción).

Ejemplo de Afasia de Conducción:

  • - Estos se van o duermen --- cama--- ca – cam---estas cosas con la mar.

Se quiso decir: “Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente”

1.5.2.4)

AFASIA GLOBAL

Se utiliza este término para demostrar el

tipo

de

afasia

en

el

cual

la

comprensión

como

la

expresión

están

alteradas.

El

paciente muestra

características tanto de la afasia de Broca como la afasia de Wernicke.

Se produce por la interrupción temporal del riego sanguíneo en la arteria

cerebral media.

En primer plano se presenta en el paciente un mutismo total, pasando a

cierta verbalización que pueden ser sílabas repetitivas como “tatatatata” o

“momomomo”, a las que se dota de entonación e inflexión expresiva.

La comprensión puede recuperarse más que la expresión tras una

rehabilitación, volviéndose una afasia de Broca a nivel grave. Sin embargo la

expresión no es recuperada por el paciente

1.6)

ESCUCHA DICÓTICA:

La escucha dicótica consiste en la presentación simultánea de dos estímulos

auditivos distintos, uno en cada oído. Estos estímulos pueden variar desde

palabras a sílabas e incluso sonidos musicales, pudiendo cambiar también

otros parámetros como el número de presentaciones o la intensidad. Esta

técnica experimental se basa en el hecho, generalmente aceptado, de que

cualquier cosa experimentada en la parte derecha del cuerpo es procesada en

18

 

el hemisferio izquierdo del cerebro y viceversa. De esta forma se adquiere la

dominancia del hemisferio izquierdo en lo relacionado al procedimiento de las

sílabas y las palabras cuando se experimenta algún tipo de estímulo en el lado

derecho y así viceversa.

La técnica de escucha dicótica fue ideada por D. E. Broadbent en 1950 para

su uso en el estudio de la atención. Posteriormente en 1960, Kimura la utilizó

como técnica neuropsicológica. Ambos se basaron en ella para estudiar los

efectos de la lateralización cerebral que consiste en un predominio del

hemisferio izquierdo sobre el derecho en cuanto al lenguaje.

el hemisferio izquierdo del cerebro y viceversa. De esta forma se adquiere la dominancia del hemisferio

Modelo de la técnica de Escucha Dicótica realizado por Kimura.

En numerosas investigaciones realizadas se ha puesto de manifiesto un

efecto de dominancia cerebral, es decir, en sujetos diestros normoyentes

existe una ventaja del oído derecho para recordar los estímulos verbales en

estudios con escucha dicótica (la información presentada al oído derecho

pasaría únicamente al hemisferio izquierdo) lo que es consistente con el hecho

de que el hemisferio especializado para el lenguaje en el 90 % de los sujetos

diestros sea el izquierdo.

La aparente especialización del hemisferio izquierdo para el lenguaje se

describe, a menudo, como una dominancia lateral o laterización cerebral

(predominancia de uno de los dos lados).

Ejemplos:

19

 

1.

Un ejemplo sería el de un infarto cerebral de una señora que fue

afectado en el hemisferio derecho puede dar lugar a la parálisis de la

2.

pierna izquierda.

A un

sujeto

de

prueba a través de los auriculares le puede llegar la

sílaba “ga” o la palabra “perro” por él auricular derecho, y por el auricular

izquierdo, la sílaba “da” o la palabra “gato”. Cuando se le pregunta que

ha oído por lo general identifica mejor lo que ha escuchado por el oído

derecho. A esto se le llama la ventaja del oído derecho para los sonidos

característicos del lenguaje. Lo que sucede es que la señal lingüística

recibida el oído izquierdo se envía en primer lugar el hemisferio derecho,

desde donde tiene que ser remitida al hemisferio izquierdo para poder

procesada. Pues podemos decir que el hemisferio derecho

(procesamiento holístico) se encarga en primera instancia de los sonidos

no verbales, mientras que el izquierdo (procesamiento analítico) se

ocupa de los sonidos del lenguaje.

  • 3. La utilización del método de escucha dicótica en el estudio realizado a niños (todos con un diagnóstico de autismo), en donde se han encontrado diferencias significativas en los resultados en comparación con el grupo de control. Las diferencias encontradas entre lado derecho e izquierdo son importantes, y estas nos hablan de un déficit en el procesamiento auditivo y procesos cognitivos relacionados con el lenguaje. Este déficit influye directamente en la comprensión, de ahí que mientras que una instrucción basada en imágenes es comprendida rápidamente por el niño, la misma instrucción pero realizada de forma verbal, genera o bien una mala comprensión y un mayor tiempo en el procesamiento de la misma.

1.7)

EL PERIODO CRÍTICO:

Es un período que existe durante la infancia en el cual el cerebro humano

está más receptivo a aprender una determinada lengua; a medida que se llega

a la pubertad la capacidad para adquirir el lenguaje disminuye debido a que el

20

 

cerebro pierde plasticidad, lo que conlleva una disminución de la capacidad

para aprender una lengua.

El aprendizaje de una segunda lengua después de cierta edad difiere

sensiblemente del aprendizaje de la primera lengua, dado que una vez que el

cerebro ha superado una cierta etapa evolutiva, al aprendiente le resulta difícil

acceder al dispositivo de adquisición del lenguaje y a la gramática universal.

Según la hipótesis del período crítico postulada por E. Lenneberg, un

concepto clave es la lateralización (preeminencia de uno de los dos hemisferios

del cerebro). La especialización, en este caso del hemisferio izquierdo para el

lenguaje es lo que se le denominaría lateralización. Por lo que sabemos los

niños no nacen teniendo un gran dominio en el lenguaje articulado, se cree que

este proceso ocurre en la primera infancia, en el cual se produce la adquisición

del lenguaje. En este periodo se encuentra una gran capacidad del cerebro

humana que está predispuesto a recibir y aprender una determinada lengua.

1.7.1) HIPOTESIS DE E.LENNEBERG (1967)

Según la hipótesis del período crítico, postulada por E. Lenneberg (1967), la

capacidad para adquirir el lenguaje merma al alcanzar la pubertad, dado que el

cerebro pierde plasticidad, circunstancia que implica una disminución sensible

de la capacidad para aprender una lengua.

Posteriormente se han planteado hipótesis menos categóricas, que apuntan

hacia la existencia de un período ventajoso o privilegiado o de múltiples

períodos críticos para la adquisición del lenguaje. El común denominador de

todas estas teorías es que el aprendizaje de una segunda lengua después de

cierta edad difiere sensiblemente del aprendizaje de la primera lengua, dado

que una vez que el cerebro ha superado una cierta etapa evolutiva, al

aprendiente le resulta difícil acceder al Dispositivo de adquisición del lenguaje y

a la Gramática universal.

E. Lenneberg se basa en argumentos fisiológicos, tales como modificaciones

en la composición química de la corteza cerebral, en la substancia blanca, en la

21

 

neurodensidad o en la frecuencia de las ondas cerebrales. Un concepto clave

en su teoría es el de la lateralización cerebral, relacionado con los hemisferios

del cerebro. Como es sabido, cada hemisferio y, más en concreto, cada zona

del cerebro tiende a especializarse en unas determinadas funciones o en un

determinado tipo de procesamiento. Así, el procesamiento del lenguaje se

produce preponderantemente en el hemisferio izquierdo, si bien es cierto que el

derecho también interviene, por ejemplo, para el procesamiento de la

entonación.

Cuadro resumen de la hipótesis del período crítico.
Cuadro
resumen
de la
hipótesis
del
período
crítico.

En síntesis, el argumento del autor es que las zonas cerebrales idóneas para

el aprendizaje de una lengua pierden considerablemente su potencial de

aprendizaje al llegar a la pubertad -etapa de la vida que en la teoría de Piaget

se conoce como el estadio de operaciones formales, 11-15 años de edad; dado

que a partir de entonces esas zonas ya son poco aptas para el aprendizaje de

una segunda lengua, se debe recurrir a otras zonas del cerebro y readaptarlas

para el nuevo tipo de aprendizaje y procesamiento lingüístico; en tales

circunstancias, el aprendizaje de la segunda lengua se lleva a cabo en

desventaja con respecto del aprendizaje de la primera, por lo que resulta

sumamente difícil lograr un resultado equiparable.

1.8)

EL CASO DE GENIE

Genie Wiley es

el

nombre que se

le

dio

a

una niña descubierta en Los

Ángeles el 4 de noviembre de 1970; estuvo encerrada sola en un cuarto por

diez años. Durante todo este tiempo, estuvo atada a una silla orinal, incapaz de

22

 

poder moverse y hablar. El único contacto que aquella niña había obtenido era

con su mamá, ya que había pasado un estado de privación física, sensorial,

social y emocional. Cuando intentaba comunicarse su sintaxis era simple pero

el hecho de desarrollar esta capacidad de poder hablar, va en contra de la

hipótesis de que el lenguaje no puede ser adquirido después del periodo crítico.

En el caso de esta niña Genie se pudo demostrar que la capacidad del

lenguaje no radica en el hemisferio izquierdo, ya que ella utilizaba el hemisferio

derecho de su cerebro para controlar todas las funciones relacionadas con el

lenguaje. Esto nos quiere dar a entender que nuestra capacidad para lenguaje

no se encuentra restringida únicamente una o dos áreas específicas del

cerebro, sino que se basa en conexiones más complejas que abarquen la

totalidad del mismo.

El caso de Genie, una niña que fue descubierta a los trece años de edad,

tiene una implicación directa con la hipótesis de la existencia de un «periodo

crítico» para la adquisición del lenguaje. Su caso representa la hipótesis del

período crítico porque parece confirmar una idea básica de quienes defienden

esta hipótesis: que para adquirir una lengua nativa hay que recibir input nativo

antes del fin de la pubertad.

De acuerdo con los proponentes de la hipótesis del período crítico, Genie

nunca pudo adquirir una lengua nativa porque el input necesario le llegó

demasiado tarde. Si se sigue la hipótesis innatista de Chomsky, se podría

concluir que Genie no ejercitó la parte del cerebro que ya está supuestamente

pre programada para adquirir una lengua durante el período crítico.

23

 

Genie

a la

Genie a la Wiley reinsertada sociedad. 24

Wiley reinsertada

sociedad.

24

 

CAPÍTULO II: Alexander R. Luria: Aportaciones al campo de la neuropsicología y la neurolingüística

2.1)

La NEUROPSICOLOGÍA DE ALEXANDER LURIA (1902-1977)

Alexander Romanovich Luria nació en la ciudad de Kazán en Rusia en el

seno de una familia acomodada. Su padre ejerció como profesor de la

especialidad de gastroenterología en la Universidad de Kazán y fundó el

Instituto de Educación Médica Avanzada de Kazán. Gracias a la influencia de

su padre Alexander R. Luria destacó en el campo de la medicina sobretodo en

la psicología, su trabajo siguió una línea de pensamiento que no se aislaba de

los trabajos contemporáneos a él, obteniendo un esquema conceptual cuyo eje

es la superación del dualismo subyacente a la relación entre mente y cerebro.

La neuropsicología es la ciencia en la cual Luria destacó y mostró grandes

avances. Reagrupó los sistemas anatómicos y funcionales del cerebro de la

siguiente manera:

I Bloque: Se encuentra en el tallo o tronco cerebral (formación reticular),

el mesencéfalo, el hipotálamo y el sistema límbico (incluyendo las

formaciones estriadas). Su función cumple con los patrones de

conducta, ciclos de vigilia-sueño, las emociones y la elaboración de los

procesos de memoria.

25

 

II Bloque: constituido por las regiones retro-rolándicas, abarca los

glóbulos parietal, occipital y temporal. Recibe y procesa información

proporcionada por los estímulos sensoriales.

III bloque: constituido por los glóbulos frontales su función principal se

relaciona con la formulación de planes y programas de acción.

Luria aporta un modelo cerebral funcional en el que se unían dos grandes

conceptos, los bloques funcionales cerebrales y los sistemas funcionales

complejos, los cuales no están localizados en partes concretas del cerebro, si

no en zonas agrupadas que colaboran juntas aunque estén distantes.

Estos sistemas o funciones complejas como el pensamiento o el lenguaje

son de característica netamente humana y Luria propone que su desarrollo en

el cerebro se da a un nivel complejo y agrupado.

2.2)

LA NEUROLINGUISTICA “UNA FUNCIÓN COMPLEJA”

La neurolingüística estudia los mecanismos fisiológicos por los que el

cerebro procesa la información relacionada con el lenguaje y evalúa teorías

lingüísticas y psicolingüísticas, usando la afasiología (estudio de las carencias

lingüísticas causadas por formas específicas de daño cerebral), la imagen

cerebral, electrofisiología (es el estudio de las propiedades eléctricas de células

y tejidos biológicos) y los modelos computacionales (estudio del

comportamiento de un sistema complejo).

La enorme importancia que Alexander R. Luria asignó al lenguaje, sin duda

bajo la influencia de Vigotsky (maestro), fue la razón por la que en su trabajo de

investigación acentuó la importancia del hemisferio izquierdo para esta función.

La función lingüística del cerebro, se ve reflejada en sus siguientes

publicaciones “Afasia Traumática” y “Fundamentos de Neurolingüística”, en las

cuales no solo explica los resultados de sus pruebas o examen a sus pacientes

afásicos, también se refiere a la explicación de la fisiopatogénesis de los

desórdenes psicolingüísticos.

26

 

Su hipótesis acerca de “El Papel del Lenguaje en el Desarrollo de la

Conducta” (título del libro respectivo), no presenta una mente separada del

cerebro y el lenguaje, sino plantea una explicación de la relación entre el

significado de las palabras y el comportamiento objetual de la persona, lo cual

permite empezar a comprender el desarrollo formativo de la personalidad.

El trabajo de Alexander R. Luria en la neurolingüística se ve atrapado por el

pensamiento de la fisiología de la motivación, introducido por Sigmund Freud,

lo cual impide relacionar la función cerebral y el sistema del habla con los

sistemas afectivos y cognitivos de la conciencia. Por esta razón, la concepción

luriana es un paso adelante para la neurolingüística, pero impedida de avanzar

más, sobre todo por las limitaciones conceptuales de su contexto de tiempo.

2.3)

APORTES

DE

A.

LURIA A LA NEUROLINGUISTICA EN EL

PLANTEAMIENTO DE LA RELACIÓN LENGUAJE-PENSAMIENTO-

CEREBRO

La neurolingüística estudia los mecanismos del cerebro humano que

posibilitan la comprensión, producción y conocimiento del lenguaje, ya sea

hablado, escrito o con signos establecidos a partir de su experiencia o de su

propia programación. Busca integrar a la persona en un todo y permite influir en

ella, de manera sutil, manteniendo la visión de donde se encuentra la

negociación con el otro individuo y hacia donde se pretende llegar.

Luria define la neurolingüística luriana como la rama de la neurolingüística que

estudia los mecanismos cerebrales del lenguaje y los cambios que se producen

como consecuencias de las lesiones focales. Considera que el hombre dispone

no solo del pensamiento sensorial sino del conocimiento racional el cual le

permita reflexionar y hacer deducciones a partir de sus impresiones inmediatas.

Por otro lado Vigotsky afirma que todas las funciones psíquicas superiores son

procesos mediatizados, y los signos los medios básicos utilizados para

dominarlos y dirigirlos.

27

 

El uso de la palabra distingue al hombre del animal: la palabra es el signo o

símbolo que sustituye al objeto percibido o imaginado sensorialmente. Además,

el ser humano supera a los primates no humanos por la capacidad que tiene de

poder comunicar sus invenciones y creaciones a los de su misma especie. El

ser humano tiene la capacidad de reflexionar sobre sus propios procesos

psíquicos y tomar conciencia sobre sus propias reflexiones. En conclusión, en

el ser humano a diferencia del animal se desarrollan procesos psíquicos

superiores.

El uso de la palabra distingue al hombre del animal: la palabra es el signo o

2.4)

APORTES DE ALEXANDER R. LURIA A LA NEUROLINGÜÍSTICA Y LA

NEUROPSICOLOGÍA

Luria establece de entrada que los animales y los seres humanos no

deben ser considerados como homólogos pues existe una gran

diferencia en cuanto a la actividad consciente humana que no está

limitada a motivaciones biológicas como en los animales cuya conducta

es mecánica.

Diferenciaba entre dos tipos de sensaciones que ocurren fuera del

pensamiento: las protopáticas (las primitivas, mecánicas, destinadas a

trabajar con la supervivencia del organismo) y las epicríticas (las que

28

 

resultan de cambios físicos-químicos como la adaptación reactiva al

entorno). La actividad consciente humana, sin embargo, es de

naturaleza superior a estos procesos básicos sensoriales, dado que la

motivación se da hacia objetivos distintos que el animal; esto es, hacia el

conocimiento y hacia el meta-conocimiento, es decir, su capacidad de

pensar sobre las formas mismas del pensamiento sin limitarse a la

comprensión de su contenido o a la descripción de sus procesos

evolutivos.

Luria no niega los “programas hereditarios” ni el valor de la experiencia

personal (subjetiva) sino que toma énfasis en la necesidad de otro

elemento: el impacto y efecto del legado de conocimiento cultural-social

que se trasmite socialmente por vía de la enseñanza activa que

protagonizan los adultos en la vida del infante: los padres, los maestros,

los agentes de ayuda como psicólogos y médicos, etc. Sin la conciencia

mediada por lo socio-cultural toda explicación sobre la forma en que

funciona el ser humano, incluyendo las neurobiológicas, queda

incompleta. Lo socio-cultural es lo que nos hace humanos.

Los procesos fisiológicos son su objeto inicial de estudio de A. Luria y

los describe en ascendencia aumentativa de complejidad hasta llegar a

los “procesos concienciados”. Luria nunca perdió de perspectiva en su

trabajo el lugar donde debían enlazarse las funciones elementales

fisiológicas con las de mayor capacidad cortical, como la percepción,

ubicándoles en un nivel muy activo, en donde debe ocurrir la integración

que forma la consciencia humana. Así pues, la percepción íntegra del

objeto surge como resultado de una compleja labor analítico-sintética,

que destaca unos rasgos esenciales y mantiene inhibidos otros que no

los son, y combina los detalles percibidos en un todo concienciado.

Sus

metas al

trabajar en la práctica neurológica con un modelo

sociocultural tienen varios objetivos:

a.- Eliminar de su análisis la metodología y paradigmas fenomenológicos

(individualistas-personales) y los naturalistas (comparativos-biológicos).

b.- Analizar las formas objetivas de la vida social.

29

 

c.- Identificar y evidenciar las fuentes del desarrollo de la consciencia

humana.

d.-Identificar, conocer y explicar los mecanismos cerebrales y fisiológicos

que viabilizan la interacción simbiótica con los procesos culturales que

producen la consciencia humana, como función cualitativamente

superior humana, regulada por el papel fundamental del lenguaje.

A. Luria, al describir la capacidad humana de la fantasía, la describe

también en el contexto de la vida social y la cotidianeidad de la persona.

La imaginación es reproductora y creativa, motivadas ambas por las

experiencias en relación al lenguaje y pensamiento.

El lenguaje, en términos de Luria, es producto de la experiencia social-

cultural del ser humano. Comparte y valida esta idea con su maestro

Vygotski, quien identificó al lenguaje como el elemento fundamental

constitutivo de la consciencia. El lenguaje influye y modifica las formas y

el resultado final de las percepciones corticales. El lenguaje libera al ser

humano de su animalismo para evolucionar hacia un sujeto que tiene

capacidad de pensar en el pasado, presente y futuro. Sólo mediante el

lenguaje el ser humano puede crear representaciones simbólicas sobre

sí mismo y el mundo que le rodea, realizando este proceso desde su

niñez, etapa muy importante en la comprensión del desarrollo de la

consciencia, así como un proceso que continúa a través de toda la vida

(adultez, vejez) de una mera dinámica y transformadora.

Desde la Psiconeurología, Luria trabajó métodos de diagnósticos

tempranos para identificar daño cerebral y crear alternativas de

tratamiento sin caer en las limitaciones conceptuales e investigativas del

localizacionismo tan típico de su época. Luria explicó las funciones

psicológicas corticales superiores, normales o lesionadas, como el

producto de la actividad de la consciencia integrada no sólo en distintas

partes del cerebro, al que vio también como una unidad y no como

regiones aisladas ni mucho menos desconectadas (ejemplo: la región

límbica en vez de hablar del hipotálamo o la amígdala por separado),

sino que también, trató de entenderlas desde la relación constitutiva de

la condición socio-cultural de la persona.

30

 

Uno de sus principales aportes fue crear un modelo de la organización

cortical cerebral integrado a la forma en que respondía a la mediación

cultural (modelo cerebro-conducta-mente), tanto en condiciones de

analfabetismo (Proyecto en áreas rurales rusas con analfabetas) como

en condiciones de pacientes con lesiones cerebrales y condiciones de

alteraciones corticales (afasia), en ambos casos ofreciendo programas

de ayuda como alternativas. En cuanto a la afasia, por ejemplo, levantó

observaciones que continúan siendo objeto de investigaciones. Indicó,

por ejemplo, que los pacientes afásicos zurdos son más aptos y rápidos

para recuperar el lenguaje que los derechos o diestros cuando son

sometidos a terapia. En Puerto Rico, la Dra. Ilsa Echegaray, (2006) lleva

a cabo actualmente un estudio sobre este mismo fenómeno relacionado

con eventos accidentales cerebro-vasculares usando la misma hipótesis

sobre la rapidez de recuperación del lenguaje en zurdos.

A.

Luria aborda la anatomía y fisiología del cerebro y el sistema

nervioso desde una perspectiva funcionalista. Aunque reconoce los

componentes cerebrales prefiere hacer su análisis y describirlo como

una unidad o “sistema funcional” en el cual hay que estudiar las formas

complejas de interacción funcional en un sistema jerarquizado vertical

hacia funciones superiores que operan como actividad nerviosa superior

en un contexto dinámico y social. Para esto, Luria construye varios

modelos de interacciones funcionales cerebrales.

En su teoría psiconeurológica, por ejemplo, establece tres niveles o

bloques biológicos funcionales, en los que la actividad cerebral ocurre

diferenciada y ascendente a formas superiores corticales. En el primer

nivel se trabaja la atención perceptual; en el segundo la senso-

percepción y en el tercero ocurren las actividades de regulación,

validación y organización de la actividad consciente. Entre y en todos,

hay interacción sistémica. Luria es firme y consistente creyente, así

como un consecuente investigador dentro de su marco referencial sobre

la ley genética socio-cultural de la mente.

31

 

32

 

CAPÍTULO III: Steven Pinker: El Instinto del lenguaje

3.1) LA TEORÍA DEL INSTINTO DEL LENGUAJE

Para este psicólogo experimental, científico cognitivo, lingüista y escritor

canadiense el lenguaje llega a ser un instinto, tal como lo plantea en su libro

titulado “The Language Instinct”. Desarrolla su teoría de que los seres humanos

poseemos la capacidad innata de comunicarnos mediante el lenguaje.

Para el autor, el lenguaje es una habilidad natural de los seres humanos

(desarrollándose de forma espontánea e instintiva en los niños), que nos

diferencia de otras especies y se nos fue adquirida mediante nuestra evolución

como especie para lograr resolver problemas específicos entre cazadores

recolectores sociales, formándose así parte de nuestro patrimonio biológico.

Llega a ser un modelo muy especializado y no una simple señal de inteligencia

avanzada, porque se separa de la capacidad generalizada del raciocinio que es

característico de nuestra especie.

Fundamenta su posición sobre el innatismo del lenguaje basándose en la

postura de Noam Chomsky, que fue el primero en defender la idea de una

gramática universal brindada por un código genético.

Desde el punto de vista psicológico, el lenguaje es la consecuencia del

instinto natural bien confeccionada. Así lo remarca Charles Darwin, como una

tendencia instintiva de adquirir un arte.

33

 

Caracteriza al lenguaje como universal, porque está presente en todas las

culturas y en todas las clases sociales y poseedor de un sistema complejo, ya

que no es producto de la invención humana.

Los estudios realizados por Pinker son basados en el desarrollo del lenguaje

en los niños, porque los niños en vez de aprenderlo, no pueden evitar

desarrollarlo. Tomando así una postura innata. Sacando a conclusión que los

niños no aprenden a hablar gracias a sus padres, ni tampoco a la actividad de

repetición, si no por ellos mismos.

Ahora, si nos ponemos a enfatizar la existencia de un instintivo, debe éste

entonces localizarse o radicada en alguna zona del cerebro y que exista algún

gen relacionado con su adquisición, a la misma vez las lesiones cerebrales

deberían afectarlo.

3.2) LOS ORGANOS DEL LENGUAJE

Es esa razón que encontramos en el capítulo 10 titulado “Los órganos del

lenguaje y los genes del lenguaje” el desarrollo de las investigaciones

relacionadas entre el lenguaje y el cerebro.

Señala el descubrimiento realizado en 1861 por el medico Paul Broca, en la

que analizo el cerebro de un cadáver con trastorno afásico, llegando a

descubrir un quiste en el hemisferio izquierdo, llegando como conclusión que la

facultad del lenguaje articulado se encuentra ubicado en hemisferio izquierdo.

Pero Pinker se pregunta exactamente que mantiene ocupado al hemisferio

izquierdo, ya que la mayoría de los afásicos pueden beber en una pajita o

soplar velas, pero su escritura y su lenguaje hablado se ven afectados, dando a

entender que se encuentra dañado no el control de los músculos de la boca, si

no el control del lenguaje.

Caracteriza al lenguaje como universal, porque está presente en todas las culturas y en todas las

“Por ello, es de suponer que el hemisferio izquierdo

se ocupa de las reglas y estructuras abstractas que subyacen al lenguaje, de la

gramática, el diccionario y la anatomía de las palabras, y no simplemente de

los sonidos y los movimientos articulatorios que afloran a la superficie.”

(PINKER 1994:331)

Lo que mantiene lateralizado al lenguaje y que el resto de sus funciones

sean tan simétricas, es la simetría de los órganos sensoriales y motores que se

34

 

ven reflejadas en el cerebro. Ya que esta, está dividido en mapas de espacios

visuales, auditivos y motores que producen con gran fidelidad la estructura del

espacio real.

Las hipótesis de los psicolingüísticas como Marcel Kisbourne, intentan darle

respuesta y explicación de por qué el hemisferio izquierdo controla el espacio

derecho y viceversa. (Evidencias mostradas en los pacientes con afasia).

Kisbourne nos explica que “en todos los invertebrados bilateralmente simétricos

[…], la parte izquierda del sistema nervioso controla la parte izquierda del

cuerpo y la derecha controla la parte derecha del cuerpo. […] Sin embargo, los

cordados ya presentan un control <<contralateral>>, es decir, el hemisferio

derecho controla la parte izquierda del cuerpo, y el izquierdo la parte derecha

¿Qué pudo originar esta reestructuración? […] Supongamos que gira la cabeza

180 grados. Ahora supongamos que la cabeza se queda atascada en esa

posición. No es que Kinsbourne afirme que hubo un primer organismo

contorsionista que se quedó con la cabeza atascada al revés, sino que ciertos

cambios en la instrucción genética destinadas a construir el organismo

derivaron en ese medio giro del sistema nervioso en el transcurso del

desarrollo embrionario.” (PINKER 1994: 332)

Las ventajas del esquema corporal simétrico están relacionadas con las

funciones de sensibilidad y motricidad en un entorno bilateralmente indistinto.

De ahí que los órganos corporales que no interactúan directamente con el

entorno no tengan por qué atenerse a esta distribución simétrica. Buena

muestra de ellos son los órganos internos (corazón, hígado, estomago), todos

ellos asimétricos, que no se hallan en contacto directo con la configuración del

mundo exterior. Lo mismo ocurre, aunque a escala más pequeña en los

circuitos microscópicos del cerebro.

Entonces, “el hecho de que el cerebro humano se halla concentrado en un

solo hemisferio da a obedecer que también se trata de información coordinada

en el tiempo y no en el espacio: las palabras se organizan en secuencias, pero

no se difunden en una determinada dirección.” (PINKER 1994: 334)

Por otro lado, continuando con la afasia podemos decir que Panfield

descubrió también que se puede conseguir paros afásicos temporarios

35

 

seguidos a este suministro de descarga eléctrica en regiones específicas del

hemisferio izquierdo, remarcando la idea así de la laterización del lenguaje en

el hemisferio izquierdo.

Sin embargo, el lenguaje no agota la mitad izquierda del cerebro. El área en

la que se localizaba la lesión del paciente llamado Tan y el Sr. Ford (área de

Bronca) no comprendía solamente el hemisferio izquierdo, y otras regiones

anatómicas situadas a ambos lados de la cisura de Silvio, también afectan al

lenguaje cuando resultan dañadas.

Para Pinker, “el área de Bronca está situado junto a la parte de la corteza

motora que controla el movimiento de la mandíbula, los labios y la lengua, por

lo que en un principio se creía que el área de Bronca participaba en la

producción del lenguaje (no solo el lenguaje hablado, dado que la escritura y la

ejecución de signos también se ven afectadas). Sin embargo, parece que esta

área interviene en el procesamiento del gramático en general. Los defectos

gramaticales se hacen más patentes en la producción, toda vez que cualquier

error de este tipo origina una oración defectuosa. En cambio, en la

comprensión se puede aprovechar la redundancia del lenguaje para realizar

una interpretación correcta de la oración sin necesidad de efectuar un análisis

completo de su sintaxis.” (PINKER 1994: 336-337)

No se puede concluir del todo entonces que el área de Bronca es el órgano

de la gramática. Y es que una lesión que afecta sola y exclusivamente el área

de Bronca no llega a desencadenarse a una afasia grave y permanente, porque

para ello han de estar dañadas también las zonas aledañas y la materia blanca

subyacente que tiene como función conectar el área de Broca con otras

regiones del cerebro. Por otra parte, también es cierto que hay capacidades

gramaticales que permanecen intactas en la afasia de Broca.

Es aquí donde Pinker llega a analizar otros tipos de afasias como la de

Wernicke y conducción.

“La afasia de Wernicke es, en cierto modo, complementaria de la de Broca.

Los pacientes que la sufren producen cadenas fluidas de oraciones más o

menos correctas, aunque su lenguaje carece de sentido y está repleto de

neologismo y sustituciones de palabras. A diferencia de muchos pacientes de

36

 

Bronca, los Wernicke experimentan grandes dificultades para nombrar objetos;

con frecuencia sustituyen los nombres por otros relacionados o distorsionan los

sonidos de la palabra correcta. […] Un síntoma muy llamativo de la afasia de

Wernicke es que los pacientes dan pocas muestras de comprender el lenguaje

que se habla a su alrededor. Hay una tercera variedad de afasia que se

caracteriza por una lesión en las fibras que unen las áreas de Bronca y de

Wernicke, y que se manifiesta en la incapacidad de repetir oraciones. En un

cuarto tipo de afasia, las áreas de Broca y Wernicke y las conexiones entre

ellas se hallan intactas, pero están aisladas del resto. (PINKER1994: 339) Los

pacientes que sufren este trastorno repiten y escuchan alegremente sin

entender una palabra y rara vez hablan espontáneamente, pues antes se

pensaba que esta área se ocupaba de la comprensión del lenguaje. “Hoy se

piensa que el área de Wernicke tiene el cometido de inspeccionar las palabras

y enviarlas a otras áreas, en especial la de Bronca, que se encargan de

agruparlas o analizar sus combinaciones sintácticas. La afasia de Wernicke es

quizá el resultado de un funcionamiento descontrolado del área de Bronca sin

recibir los significados y las palabras apropiadas al mensaje que el hablante

pretende transmitir […] Pero para ser sinceros, nadie sabe con certeza para

que sirven las áreas de Broca y Wernicke.” (PINKER 1994:340)

Por otro lado, se consideran zonas especialmente indicadas para integrar

información de formas visuales, sonidos, sensaciones corporales y relaciones

espaciales por lo que es un lugar apropiado para representar las relaciones

entre los sonidos de las palabras y el aspecto de la geometría de sus

referentes. Dicha zona que asienta del área de Wernicke y la circunvalación

angular y supra marginal. Una lesión en esta zona descrita podría originar el

síndrome denominado “anomia”, siendo un desorden neuropsicológico que se

caracteriza por la dificultad de recordar los nombres de las cosas.

Diríamos entonces que “la distribución anatómica global de los sub-órganos

del lenguaje que se hallan en la región perisilviana se puede describir en los

siguientes términos: la parte anterior de la región perisilviana, incluida el área

de Broca, se encarga del procesamiento gramatical: la parte posterior de esta

región, que comprende el área de Wernicke y la junción de los lóbulos

temporal, parietal y occipital, se ocupa de procesar los sonidos de las palabras,

37

 

sobre todo los nombres y algunos aspectos de su significado.” (PINKER 1994:

342)

Con lo que lleva el autor Pinker (1994), se plantea esta pregunta ¿Se puede

precisar más estas correspondencias y localizar áreas más pequeñas que

lleven a cabo tareas lingüísticas más específicas? Respondiéndose así mismo,

un sí y no. Porque por una parte parece que no hay ya pedazos más pequeños

que analizar en el cerebro y etiquetarlos como modelos lingüísticos, pero por

otro lado, si parece aun haber porciones desconocidas que no sabemos la

función que cumplen concretamente, diciéndonos que nos hallamos ante una

intriga paradoja. Ejemplo: Entre los pacientes anómicos, hay quienes tienen

problemas con diversas clases de nombres. Unos pueden usar nombres

concretos, pero no abstractos. Otros pueden utilizar nombres abstractos, pero

no concretos. Algunos pacientes pueden nombrar animales y vegetales, pero

no alimentos, partes del cuerpo y artículos de vestir o muebles.

De la misma manera anterior, Pinker (1994) se vuelve a plantear la

pregunta: ¿Significa esto que hay centros cerebrales para cada uno de estas

categorías de objetos? Respondiendo así: “Hasta ahora nadie los ha

descubierto como tampoco hay centros especializados en las flexiones, las

huellas, la fonología y todo lo demás. La identificación de todas y cada una de

las partes del cerebro con funciones mentales tan especificas es una tarea

llamada al fracaso.” (PINKER 1994: 343)

Y entonces ¿Por qué ha resultado tan difícil dibujar un atlas del cerebro con

áreas para las diferentes partes del lenguaje? Para Pinker hay quienes opinan

que esto se debe a que no hay áreas bien diferenciadas. “El cerebro es un

totum revolutum. A excepciones de las sensaciones y el movimiento, los

procesos mentales son patrones de actividad neuronal que se hallan muy

distribuidos por todo el cerebro” (PINKER 1994: 344). Llegando así a creer que

el cerebro tiene distintas regiones dedicadas a procesar información tan

especifica. Por otro lado, el descubrimiento de técnicas cada vez más

sofisticadas de registro de imágenes del cerebro nos asegura que con el

tiempo estos procesos mentales internos se irán localizando más y con una

buena precisión en su estudio.

38

 

3.3) EL GEN DE LA GRAMÁTICA

“Nunca llegaremos a tener un conocimiento pleno de los órganos del

lenguaje y los genes de la gramática mientras nos limitamos a examinar

pedazos de cerebro del tamaño de un sello de correos” (PINKER 1994:347)

Surgiendo así una pregunta curiosa ¿Qué descubriríamos si observamos al

microscopio la microestructura de los circuitos neuronales de las áreas del

lenguaje? El autor intenta explicarnos mediante una hipótesis su posición ante

tal duda. “El modelo de redes neuronales se basa en una noción simplificada

de neurona. Una neurona puede hacer muy pocas cosas. Puede hallarse activa

o inactiva. Cuando se halla activa, envía una señal a lo largo de su axión a las

celular con las que está conectada. A estas conexiones se las denomina

<<sinapsis>>. Las sinapsis pueden ser excitatorias o inhibitorias y pueden

tener diversos “pesos” o grados de fuerza. La neurona que recibe señales de

otra va sumando las señales precedentes de las sinapsis excitatorias y

restando las precedentes de las sinapsis inhibitorias, y si el sumatorio final

sobrepasa un determinado umbral, la neurona receptora se activa.” (PINKER

1994:348) dicho esto, el autor trata de relacionar el grupo de neuronas con

rasgos flexivos del verbo. Esta pequeña red de neuronas inventada por el autor

contiene conexiones específicas para una parte de la conjugación de los

verbos del castellano.

Si llegamos a profundizar las moléculas que guían, conectan y preservan las

neuronas serian proteínas. Y es que cada proteína viene especificada por un

gen, y un gen es una secuencia de bases en la cadena de ADN. Por

consiguiente, es muy raro que un único gen especifique una característica

visible de un organismo. Lo más frecuente es que cada gen determine la

liberación de una determinada proteína en momentos concretos del desarrollo.

Así según Pinker (1994), los genes de la gramática podrían definirse como

consecuencia de ADN que codifican proteínas, o desencadenan la trascripción

de proteínas, en determinados momentos y lugares del cerebro.

39

 

Por consiguiente nos llegaríamos a plantear la pregunta que el autor mismo

se la hizo “¿Existen entonces los genes de la gramática o se trata de una

fantasía? […] No hay modo de verificar directamente la existencia de genes

gramaticales en los seres humanos. […] Se sabe que hay algo en el esperma y

en el óvulo que afecta a las capacidades lingüísticas del niño que nace de su

unión. La tartamudez, la dislexia (una alteración de la lectura relacionada con la

incapacidad de organizar mentalmente los fenómenos en silabas) y el trastorno

especifico del lenguaje (SLI) se dan en familias, aunque esto no demuestre que

sean defectos genéticos. […] Con todo, es probable que estas tres alteraciones

tengan un origen genético.” (PINKER 1994: 157)

Al contrario de lo que afirmaban algunos periodistas, de modo alguno se

puede decir que haya un único gen responsable de todos los circuitos

neuronales subyacentes a la gramática. Eso no significa, que un solo

componente defectuoso no pueda paralizar una máquina extremadamente

compleja, aun cuando se precisen muchas piezas para que la máquina

funcione a pleno rendimiento. Pero

no

por ello

deja

de tener interés este

descubrimiento.

Como último punto a tratar, un ejemplo ilustrativo para poder relacionarlo al

tema: para convertirse en una estrella del básquet hacen falta muchas

cualidades físicas (buena estatura, manos grandes, buena puntería, etc.).

Aunque todos los rasgos son en buena medida genéticos, no es necesario que

haya un gen del básquet.

Es por eso que “en primer lugar, con un gen no basta para formar un modelo

del cerebro; el cerebro es como un pastel hecho de finas capas de caramelo en

el que la contribución de cada gen es un integrante que produce un efecto

complejo en las propiedades de muchos circuitos. El segundo lugar, cada rasgo

de comportamiento no depende en exclusiva de un solo modelo del cerebro”

(PINKER 1994:359)

40

 

CAPÍTULO IV: Alberto Rebollo: La psicolingüística en relación con el procesamiento lingüístico

4.1)

LA PSICOLINGÜÍSTICA

La psicolingüística es una rama de la psicología y ciencia experimental

interesada en cómo la especie humana adquiere, comprende, produce y pierde

el lenguaje. Para ello estudia los factores psicológicos y neurológicos que

capacitan a los humanos para la adquisición y deterioro del mismo, uso,

comprensión, producción del lenguaje y sus funciones cognitivas y

comunicativas.

4.2)

DIFERENCIAS ENTRE LA LINGÜÍSTICA Y LA PSICOLINGÜÍSTICA

Aunque la psicolingüística proviene de las raíces de la psicología y la

lingüística, no puede concebirse como la unión entre esas dos ramas. Mientras

que la lingüística problematiza fundamentalmente en la constitución del

conocimiento del lenguaje; la psicolingüística se centra en la utilización del

conocimiento del lenguaje.

“Es decir, distingue entre el conocimiento tácito que todo hablante posee sobre

su lengua (competencia) y el conjunto de procedimientos en virtud de los

cuales dicho conocimiento se aplica a la comprensión y producción de

expresiones lingüísticas (actuación).” (Rebollo 1998: 11)

41

 

Esta distinción se apoya en la dicotomía “competencia” frente a “actuación”.

Sin embargo, ambos enfoques tienden a caracterizar la “facultad del lenguaje”,

mientras que la lingüística estudia esta facultad por medio de teorías generales

que describen y explican los principios de las lenguas naturales, la

psicolingüística estudia los “procesos de actuación” que ponen en práctica el

instinto lingüístico.

4.3)

METODOLOGÍA DE LA PSICOLINGÜÍSTICA

Los psicolingüistas señalan en sus manuales que las evidencias

conseguidas en la investigación lingüística surgen de datos introspectivos y

subjetivos basados fundamentalmente en la intuición de los gramáticos y de los

hablantes. De éstos, se derivan que por un lado, los hallazgos psicolingüísticos

sobre algunos procesos del lenguaje se obtienen con técnicas observacionales

de un nivel metodológico semejante a las técnicas introspectivas. Por otro, la

validez empírica de los datos lingüísticos no es fácilmente cuestionable.

Para

el

autor, hay

tres

métodos de investigación

utilizados en

la

psicolingüística:

la

observación,

la

experimentación

y

la

simulación

del

comportamiento verbal.

4.3.1) EL MÉTODO DE LA OBSERVACIÓN

Consiste en examinar la conducta lingüística tal y como esta tiene lugar en

las distintas actividades verbales de comprensión y producción. Además,

suministra datos naturales sobre el funcionamiento del sistema lingüístico en

situaciones cotidianas perfectamente contextualizadas y comunicativas.

4.3.2) EL MÉTODO DE LA EXPERIMENTACIÓN

42

 

También conocido como “hipotético-deductivo”. Para su realización, Alberto

Rebollo hace mención a dos procedimientos:

En

primer lugar, se formula un modelo o hipótesis sobre

un evento

lingüístico y se deduce

el

tipo de consecuencias empíricas que el

modelo predice.

Posteriormente, se comienza a realizar experimentos que prueben o

nieguen la realidad empírica del modelo o la validez explicativa de las

hipótesis formuladas.

4.3.3)

EL

MÉTODO

DE

INVESTIGACIÓN

DE

LA CONDUCTA VERBAL

COGNITIVA

 

Este método procede de las técnicas empleadas en Inteligencia Artificial y

consiste en elaborar un programa de ordenador para que ejecute determinada

tarea lingüística. Si el funcionamiento del programa resulta ser potencialmente

semejante al comportamiento lingüístico de un sujeto, entonces obtendremos

evidencias empíricas acerca de la conducta verbal, pues se piensa que las

operaciones efectuadas por el programa son funcionalmente equivalentes a las

que puede realizar la mente humana.

4.4)

EL SISTEMA BIOLÓGICO DEL LENGUAJE

“El lenguaje es una facultad psicológica que se sustenta en un soporte

biológico. Sin embargo, el substrato físico (el cerebro, etc.), con su

organización y funcionamiento específico, no explica las propiedades del

sistema lingüístico.” (Rebollo 1998: 17)

Asimismo,

se

sabe

que

el

lenguaje depende de un sistema de

conocimientos que rige la actividad verbal humana. Además, que un principio

43

 

gramatical afirma que los constituyentes sintácticos tienen un núcleo que

precede a sus complementos pero no a la inversa.

Según el autor, el sistema de conocimientos gramaticales del lenguaje

podría implementarse en un soporte físico distinto al sustrato fisiológico

humano de forma que este simulase los procesos de la mente humana. Este

razonamiento, sugiere que el soporte físico, no es determinante para la

explicación de la conducta verbal.

4.5)

EL PROCESAMIENTO LINGÜÍSTICO

Al ser la psicolingüística una ciencia que se ocupa de estudiar la actividad

mental a la que hemos denominado procesamiento lingüístico, se debe

considerar primero las siguientes nociones: “estado mental”, “representación” y

“procesamiento”.

Estado mental:

Es un “factor causal” que explica nuestra conducta. Pueden ser entidades

estativas, como la que representa el enunciado “tengo mucha hambre” y

pueden ser también entidades en proceso, como nos sugiere la oración “estoy

pensando en dejar de trabajar para ir a comer”. Además, los estados mentales

pueden ser intencionales, como “dejaré de trabajar para ir a comer”.

Representación:

Los estados mentales poseen un carácter “representacional”. Los cuales

son representaciones o símbolos acerca de lo que conocemos, las cuales

poseen una estructura (sintaxis) y un contenido proposicional (significado) y

son el objeto de los procesos cognitivos.

Procesamiento:

44

 

Son secuencias o series de operaciones computacionales, es decir,

procedimientos algorítmicos que involucran a mecanismos de cómputo, reglas

procedimentales y representaciones simbólicas.

4.5.1) ÁREAS CEREBRALES IMPLICADAS EN EL LENGUAJE

El cerebro responde a una estructura neuro-anatómica compleja que se

encuentra dividida en dos grandes regiones: el hemisferio izquierdo y el

hemisferio derecho. Según el autor, para la mayoría de personas, el hemisferio

izquierdo es el hemisferio dominante para el lenguaje, aunque el hemisferio

derecho también participa.

Además, el hemisferio dominante para el lenguaje se suelen distinguir una

serie de zonas relacionadas con los distintos procesos lingüísticos. Las más

importantes son las áreas de Broca y Wernicke. En la primera se produce la

codificación del habla, mientras que en la segunda tiene lugar buena parte de

los procesos de comprensión verbal.

45

 

CONCLUSIONES

  • I. Cada parte del cerebro es importante, ya que cada una de éstas cumple una gran función en la lingüística. Pues a través de ellos tenemos las posibilidades de seguir un proceso riguroso que se enfoca en distintos puntos desarrollados en la neurolingüística (lenguaje y cerebro).

II.

SALVATIERRA

III.

El intento de los psicólogos cognitivos contemporáneos enfocados en los

aspectos lingüísticos, con lo que respecta a la búsqueda del gen de la

gramática y sus órganos del lenguaje, producen nuevas teorías y fundamentos

vinculados a la biología y el lenguaje. Cabe recalcar que dichas teorías dan

nuevos enfoques al estudio del lenguaje relacionado con el cerebro humano.

IV.

La psicolingüística consiste en la descripción del sistema de procesamiento del

lenguaje. Su marco de estudio es de la ciencia cognitiva. Además, en conjunto

con la gramática, forma parte de la facultad lingüística.

46

 

FUENTES DE INFORMACIÓN

PINKER, Steven (1994) El instinto del lenguaje. Editorial Alianza. Madrid,

España.

REBOLLO, Alberto (1998). El abecé de la psicolingüística. Editorial Arco Libros

S.L. Madrid, España.

YULE, George (2006). El lenguaje. Editorial Akal, S.A. Para lengua española.

Madrid, España.

47