Anda di halaman 1dari 35

TEXTO PARALELO

Trabajo sometido para el curso Educación para el Sentido Crítico Del Diplomado E
n innovaciones educativas y aprendizaje
Por Edy Manuel Pacheco Duarte Código 13018 28 de julio de 2008
2 TABLA DE CONTENIDO
TABLA DE CONTENIDO..............................................................
................2 INTRODUCCIÓN..................................................
.......................................3 Presento a continuación el texto parale
lo correspondiente al curso “Educación para el sentido crítico”. En el trabajo p
resento en primer lugar mi reacción personal al texto leído dividiéndolo en las
grandes unidades trabajadas en el texto. Al finalizar cada unidad voy presentand
o también los ejercicios propuesto en las sugerencias. Definitivamente es urgent
e que eduquemos a nuestros jóvenes para que tengan sentido crítico. Cada día est
amos más expuestos a los medios masivos de difusión y si no tenemos una postura
clara, simplemente nos podemos dejar llevar por todo lo que llega. Esa siento qu
e es la importancia de este texto donde se nos van dando una serie de ideas para
pasar del darnos cuenta de esta necesidad a la aplicación práctica en el salón
de clase, sabiendo que a educación es un gran instrumento y que como puede ser u
tilizado para motivar la transformación de nuestro mundo, también puede usarse m
alintencionadamente para dejar que todo siga como está, de manera pasiva y mucha
s veces porque los mismos educadores carecen de una conciencia crítica..........
..3 UNIDAD I: ¿HACE FALTA SENTIDO CRÍTICO?......................................
...3 ¿Qué es el sentido crítico?................................................
......................5 SUGERENCIA DE TRABAJO 1 ................................
.................................8 UNIDAD II: HACIA UNA PEDAGOGÍA DEL SENTIDO CR
ÍTICO ............11 SUGERENCIA DE TRABAJO 2 ...................................
............................15 UNIDAD III: ESTRATEGIAS PARA DESARROLLAR EL SENTI
DO CRÍTICO .....................................................................
.........................................................17
3 La lectura crítica............................................................
.........................17 La argumentación....................................
..............................................18 SUGERENCIA DE TRABAJO 3: Aprend
er para aplicar ..........................19 UNIDAD IV: TÉCNICAS Y RECURSOS PARA
DESARROLLAR EL SENTIDO CRÍTICO ................................................
.............................................................27 SUGERENCIA DE TR
ABAJO 4: Aplicación de técnicas para el desarrollo del sentido crítico .........
................................................................................
.............28 REFERENCIAS: ...................................................
....................................34
INTRODUCCIÓN
Presento a continuación el texto paralelo correspondiente al curso “Educación pa
ra el sentido crítico”. En el trabajo presento en primer lugar mi reacción perso
nal al texto leído dividiéndolo en las grandes unidades trabajadas en el texto.
Al finalizar cada unidad voy presentando también los ejercicios propuesto en las
sugerencias. Definitivamente es urgente que eduquemos a nuestros jóvenes para q
ue tengan sentido crítico. Cada día estamos más expuestos a los medios masivos d
e difusión y si no tenemos una postura clara, simplemente nos podemos dejar llev
ar por todo lo que llega. Esa siento que es la importancia de este texto donde s
e nos van dando una serie de ideas para pasar del darnos cuenta de esta necesida
d a la aplicación práctica en el salón de clase, sabiendo que a educación es un
gran instrumento y que como puede ser utilizado para motivar la transformación d
e nuestro mundo, también puede usarse malintencionadamente para dejar que todo s
iga como está, de manera pasiva y muchas veces porque los mismos educadores care
cen de una conciencia crítica.
UNIDAD I: ¿HACE FALTA SENTIDO CRÍTICO?
Al iniciar a leer el texto y encontrarme con el relato sobre el profesor Whitson
definitivamente no pude quedarme indiferente. Al principio me chocó, pues sentí
que yo no actuaría de una manera tan “irresponsable”, sobre todo trabajando par
a una institución donde se respeta tanto el reglamento. Sin embargo, al dejar qu
e el texto se asentara en mí, pude darme cuenta cómo a lo largo de mi vida como
educador me he preocupado por decirles a mis
4 aprendientes (casi) siempre la verdad, y en caso de equivocarme y que ellos me
corrigieran, estar dispuesto a buscar la respuesta correcta para proporcionárse
las. Siempre yo, como protagonista, buscando las verdades y transmitiéndoselas,
sin darles un espacio para plantearse preguntas y mucho menos para cuestionar lo
que yo he dicho a lo largo de estos años. Así lastimosamente me he dado cuenta
que aunque lo intento a través de reflexiones y cuestionamientos, no estoy forma
ndo a mis aprendientes para el sentido crítico, sino que los he acostumbrado a s
er sujetos pasivos que tienen obligatoriamente que “aprender” lo que yo digo. Va
lga esta primera reflexión, o mejor llamada “reacción” para iniciar este texto y
especialmente la primera unidad. Aunque la segunda trata propiamente el tema de
la educación y el sentido crítico siento que no podemos iniciar la reflexión si
n ubicarnos cada uno y cada una, y ubicarme yo sobre cómo estoy educando y a la
vez cómo está mi sentido crítico de cara a la cantidad de “informaciones” que vo
y recibiendo a diario. Ciertamente pareciera que en ningún momento de la histori
a de la humanidad se ha tenido tanto acceso a la información como hoy en día. Y
de las más variadas maneras. Si bien la televisión ha sido el principal vehículo
, actualmente nuestros jóvenes viven inmersos en el ciberespacio absorbiendo una
inmensa cantidad de mensajes, sin preocuparse por verificar cuáles son verdader
os y cuáles no. Estamos a merced de los medios masivos de comunicación y nos vam
os apropiando de una cultura que no es la nuestra. Tengo que decir que en un mom
ento de mi vida el fenómeno de la globalización me pareció algo interesante. Pod
er viajar a cualquier lugar del mundo y tener acceso a las mismas cosas. Hoy ya
no me lo parece tanto. Y sin embargo el texto de “La vida de Pepe” es una realid
ad. Bien podría llamarlo “la vida de Edy” y hacer un recuento de los productos d
e diferentes marcas que utilizo a diario. Si bien la mayoría de veces por necesi
dad (aquí no se fabrica, por ej.) otras me dejo llevar por el lema de “lo barato
sale caro”, y en muchas, por el efecto que la publicidad ha tenido en mí, inclu
so a veces lamentándome porque el presupuesto no me alcanzo para comprar algo de
mejor calidad o marca. Esta realidad que voy constatando me hace preocuparme po
r la falta de sentido crítico de nuestros jóvenes y la necesidad que hay de form
arlos en ello. Paso a revisar algunas ideas del texto que ayudan a fundamentar t
odo esto como complemento a lo que he escrito. Los medios masivos persiguen una
serie de objetivos, siendo quizá los más latentes: influir en las personas con u
na serie de criterios, gustos e intereses; distraer a la población de su problem
ática; desinformar tergiversando la información y legitimar una ideología o domi
nación. Y nos van haciendo observadores pasivos de lo que ocurre en nuestro mund
o, en nuestro país, acostumbrándonos a todo lo que pasa hasta el punto de dejar
de lamentarnos y limitarnos a seguir viviendo o si nos afecta, cambiamos de cana
l. En lo personal no había tomado tanta conciencia de la realidad de las cadenas
de noticias. En una ocasión tuve la oportunidad de preguntarle a María Elena Sa
linas de Univisión, presentadora del noticiero, por qué su cadena era tan amaril
lista y me dijo que ellos sólo cumplían con darle a la gente lo que la gente que
ría. Y efectivamente, nos han hecho pasar del dolor por el mal ajeno al morbo y
hasta la satisfacción y búsqueda de noticias sangrientas o escandalosas. Basta c
on mirar algunos periódicos en Guatemala. Recuerdo que hace años eso era publica
ción exclusiva de un periodiquito llamado la “Extra”. Un problema grande con nue
stros aprendientes es que no sólo son pasivos, sino que ni siquiera se preocupan
por ver o leer las noticias. Me admiro de cómo siendo alguien que ha estudiado
diseño gráfico y tenido que incursionar en el mundo de la publicidad, muchas vec
es soy uno más que cae frente a la trampa de los anuncios bien hechos. Y poniénd
ome en el lugar de mis aprendientes, comprendo su poca
5 capacidad para hacer frente a la publicidad y a las culturas impuestas. No se
valora lo que se tiene, siempre tienen que comprar lo nuevo, lo de moda, aunque
lo antiguo sea reciente, y esté en perfecto estado. Sin entrar al tema de los ce
lulares. Veo alumnos y alumnas del colegio con unos celulares carísimos, con múl
tiples funciones y subutilizados para mandar mensajes y escuchar música. Y así c
on tantas otras cosas. Reconozco que por mucho tiempo he sido un amante del cine
, lo sigo siendo. En Coatepeque no hay una sala de cine, así que eso me mantiene
un tanto alejado de los últimos estrenos. No me considero alguien que se preocu
pa sólo por el cine “cultural”, mis gustos son variados. Pero desde que soy educ
ador he creído en el valor de las películas como instrumento de reflexión. Sin e
mbargo, sí considero que no soy lo suficientemente crítico respecto a algunas co
sas que veo. Y siento la necesidad de serlo para poder a la vez ayudar a mis apr
endientes a hacer su proceso. No así con la televisión. He tenido momentos de mi
vida en que he sido teleadicto, dependiente del zapping, acostumbrado a tener e
l control en la mano. Mala costumbre heredada de mi familia, cuando siendo un be
bé me entretenían viendo moverse a Topo Gigio. Hoy casi no me queda tiempo para
ver televisión. Algo de noticias, partidos de futbol y alguna película, cuando h
ay oportunidad. Y como educador lo que lamento es no poder estar al día con los
programas que ven mis aprendientes, pues sin verlos, o estar al tanto, no puedo
orientarlos. Constato en mi ambiente todos los efectos de la televisión menciona
dos en el texto: promoviendo antivalores, sirviendo de sedante o estimulante, ca
llando a las familias, alejándonos de la lectura. Y todo ello me lleva a pregunt
arme, qué pasos dar para formar en una conciencia crítica que me haga y los haga
capaces de hacer frente a la dominación que se ejerce desde los medios masivos
de difusión. Un primer paso será la lectura, informarme más al respecto. De hech
o estoy leyendo un libro titulado “Las nuevas adicciones” de Cesare Guerreschi (
2007) donde se trata todo esto. Otro creo que será estar muy cerca de mis aprend
ientes, conocerlos más, saber lo que les gusta, lo que ven, lo que oyen y desde
ahí poder también acompañarlos. Este texto, de hecho, ha sido sumamente iluminad
or sobre lo que puedo hacer. ¿Qué es el sentido crítico? Quizá me he alargado un
poco en el primer aspecto, pero sentía necesario comentar la influencia que los
Medios Masivos de Difusión están ejerciendo en mí y en mis aprendientes, para e
nfatizar la necesidad de la formación el sentido crítico y desde ahí hacer frent
e a todo este bombardeo y a esta dominación que se nos impone. Ahora podemos res
ponder: ¿Qué es el sentido crítico? A lo mejor valga la pena empezar diciendo lo
que no es. Hay personas que se hacen dignas de admiración por su capacidad para
pasar al frente y expresar sus puntos de vista, criticar, rebatir, mostrar su i
nconformidad… incluso acaparando la atención y no permitiendo que los demás habl
en. Pero no basta con ser criticón para tener sentido crítico. También llamado p
ensamiento crítico, es precisamente eso, un tipo de pensamiento al que podemos c
onsiderar de alto nivel por la serie de habilidades que involucra, no sólo cogni
tivas, sino también afectivas y de interacción social. Tiene que ver con la capa
cidad de analizar, razonar, argumentar, y también ser capaces de comprender el p
unto de vista del otro. La argumentación se constituye en una pieza fundamental
del pensamiento crítico. Será necesario llegar a comprender en su totalidad una
aseveración para criticarla y argumentar sobre ella. Las partes constitutivas de
una argumentación son: • Aseveraciones fundamentales (ideas que se afirman). •
Explicación o justificación de las aseveraciones
6 • Evidencia que se proporciona sobre las explicaciones • Evaluación o juicio (
conclusión) • Postura personal Se parte de las habilidades analíticas y de razon
amiento pero se debe llegar a comprender y usar la perspectiva de los otros a fi
n de generar un sentido holístico. Roncal (2008, pág. 28) nos presenta (basado e
n Díaz Barriga) una serie de rasgos que caracterizan al pensador crítico. Más qu
e una definición, quizá nos ayuden a entender mejor lo que es el pensamiento crí
tico: El pensador (a) crítico (a) es la persona que: Está informada. Analiza
las situaciones. Trata de identificar los argumentos. Toma en cuenta los he
chos o evidencias. Se forma un criterio propio frente a los acontecimientos.
Sabe escuchar y entender diferentes puntos de vista. Busca alternativas. Se
pregunta a quién y cómo benefician ciertas acciones o interpretaciones. Se pr
egunta a sí misma sobre el qué, cómo y por qué de lo dice o hace. Puede identi
ficar sus emociones. Sabe distinguir sus motivos e intereses personales. Rec
onoce honestamente sus sentimientos. Toma decisiones razonadas. Desconfía de
l rumor y de la información de fuentes dudosas. Es crítica en el sentido posit
ivo. La persona que no piensa críticamente está limitada en su eficacia, pero ta
mbién en su manera de evaluarse a sí misma, sus pensamientos, sus formas de hace
r. Diría yo que está condenado a repetir lo que los demás hacen y no solo a conv
ertirse en espectador pasivo, sino más aún, a ser fiel servidor de las culturas
impuestas y sus impositores. Rojas (citado por Roncal, pág. 29) presenta cinco d
imensiones que son propias del pensamiento crítico:
Examinar en términos de claridad, coherencia y validez
Lógica Sustantiva Contextual Dialógica Pragmática
Evaluar el pensamiento en términos de la información y conceptos que se posean
Valorar en relación con el ambiente social
Tomando en cuenta a los demás, otros puntos de vista
En términos de los fines e intereses que se persiguen
7 Paulo Freire, por otro lado, nos presenta tres niveles en el desarrollo de la
conciencia social en las personas: a) La conciencia intransitiva o mágica: típic
a de las sociedades y mentes cerradas. Personas que no se preguntan por las caus
as de los problemas, ni están interesadas en buscarles solución. También se ubic
an aquí las personas que atribuyen las causas de los hechos o problemas a fuerza
s sobrenaturales y mágicas (voluntad de Dios, por ej.). b) La conciencia transit
iva o ingenua: Personas que buscan las causas de los fenómenos y se interesan po
r encontrar explicaciones racionales, pero suelen aceptar ingenuamente cualquier
tipo de argumentación, presa fácil de la manipulación. c) La conciencia transit
iva o crítica: Personas que se esfuerzan por llegar a las causas estructurales d
e los problemas sociales. Nivel de conciencia que permite la transformación de l
a realidad. Me resulta lamentable comprobar que la mayoría de personas con las q
ue me relaciono, aprendientes y educadores, se ubican en el segundo nivel. Inten
tan encontrar explicaciones a los problemas pero aceptan cualquier argumento que
se les dé, incluso tratándose de chismes o simples rumores. Ciertamente un buen
grupo de aprendientes ni siquiera se preguntan por las causas de los problemas,
sobre todo sociales, a veces se encierran en “sufrir lo suyo”, pero no logran u
bicarse de cara a la realidad. Surge nuevamente en mí la llamada a formar person
as con conciencia crítica, pues solo éstas serán capaces de transformar la reali
dad. Azmitia presenta otra serie de características de la persona con sentido cr
ítico. Sólo las enumero, pues las utilizaré nuevamente en la actividad sugerida.
Se conoce a sí misma Sabe lo que cuesta tener sentido crítico Desarrolla actitu
des analíticas Reconoce sus errores y otras perspectivas Cultiva para sí y para
los demás, la claridad Le gusta ir al fondo de las cuestiones Sabe como utilizar
las fuentes de información Evalúa conscientemente los medios de difusión Prefie
re ser perceptor que receptor
8 En este último punto, siento que la mayoría de personas que conozco son claros
receptores y muy poco perceptores. Buscan medios de diversión sin juzgarlos, qu
edándose como receptores pasivos de estímulos básicos directos y de imágenes y p
alabras. Copian, imitan y repiten, especialmente los adolescentes, llegando a id
entificarse con los modelos presentados. De mentalidad ingenua, no tienen discip
lina frente al uso, no eligen, van pasando de canal y se quedan admirando. Aunqu
e he dado algunos pasos en este sentido, en algunos momentos me he sentido como
mero receptor. Tengo que disciplinarme más en cuanto al uso y elección y sobre t
odo estar en una actitud más analítica y reflexiva frente a lo que veo.
SUGERENCIA DE TRABAJO 1
Comunicación escrita Todo a Jesús por María Coatepeque, 28 de julio de 2008 Esti
mados compañeros y compañeras educadores y educadoras: Vivimos tiempos difíciles
. Dentro de muchos signos de esperanza que encontramos a diario no dudo en afirm
ar que nuestro mundo no nos gusta como está. En nuestro ambiente es innegable la
violencia y la inseguridad que cada día crece más haciéndonos vivir con miedo.
Pero si salimos un poco de nuestro mundillo veremos como la pobreza sigue en aum
ento sin visos de que sea erradicada, hay guerras, injusticias y las grandes pot
encias mundiales imponen no sólo sus normas, sino también su poderío económico e
incluso su estilo de vida. Y eso sin hablar de cómo estamos destruyendo nuestro
planeta. Y mientras ¿qué hacemos? ¿cuál es nuestro papel como educadores? ¿Cómo
ayudamos para que este mundo sea un mejor lugar para vivir y una mejor herencia
para las futuras generaciones? Son preguntas duras, pero no tomadas al aire. Pu
es mientras las escribo estoy pensando en nuestros alumnos y alumnas. ¿Qué hacen
ellos? Generalmente ni se lo preguntan. Si casi prefieren no preguntar por la p
roblemática que se vive en sus hogares. Se podría decir que van “pasando por la
vida”, tratando de disfrutar el momento, preocupados por sus pequeños problemas
con la pareja, con los amigos o por el último celular que ha salido y que tendrá
n que comprar aunque después no tengan para recargar la tarjeta. La fiesta, el f
útbol, la televisión, el Internet…son pequeños escapes, como droga que adormece
y no los deja darse cuenta de lo que sucede a su alrededor. Si Marx decía que la
religión era el opio del pueblo, estas drogas son más poderosas. Esta es la ide
a que quiero recalcar. Nuestros jóvenes están siendo espectadores pasivos de lo
que sucede en nuestro mundo. Y a veces ni siquiera espectadores. Y se dejan enga
ñar. Y se dejan manipular por el bombardeo de la publicidad y la televisión. Vue
lvo a preguntar: ¿qué estamos haciendo? ¿cuál está siendo nuestro papel como edu
cadores? Ahí radica la importancia de que promovamos el sentido crítico entre nu
estros alumnos y alumnas. Qué los ayudemos en primer lugar a ser conscientes de
lo que pasa y a tomar una postura frente a la realidad. Es necesario que tengan
su propio criterio desde una personalidad fuerte que no se deje manipular. Pero
no basta con la conciencia, la conciencia debe llevar al compromiso por ir trans
formando nuestro mundo.
9 Esto no se consigue haciendo una dinámica de vez en cuando en la clase. Requie
re de un proceso sistemático, donde en primer lugar nos cuestionemos qué son nue
stras aulas ¿instrumentos para mantener el sistema de manera pasiva o lugares do
nde se crece en conciencia y compromiso, en autonomía y solidaridad? Porque nues
tro mismo tipo de educación puede estar favoreciendo el mantenimiento de las est
ructuras actuales. Y esto no será labor solitaria de un solo educador, tiene que
ser una conciencia de todo el colegio. Debemos cambiar nosotros para luego ayud
ar a los otros. Por eso quiero invitarlos a que nos tomemos en serio todo esto.
De ello depende nuestro futuro. Evaluemos nuestras actitudes, nuestra práctica e
ducativa y propongamos las reformas necesarias para preparar gente consciente qu
e no se contente al final de toda una vida educativa con nosotros, con salir y e
scoger una carrera que les dé posición y dinero. Comprometámonos con este proyec
to. Formémonos, preparémonos y retomemos aquello que es vital e importante en nu
estra misión de educadores maristas. Fraternalmente,
H. Edy Pacheco b. Concepto personal de sentido crítico: Par mí el sentido crític
o es la capacidad que tenemos los seres humanos de evaluar los diferentes aspect
os que se nos van presentando en la vida desde un criterio propio y desde ahí po
der expresar nuestro punto de vista analizando las cualidades de dichos aspectos
y reaccionar frente a los mismos. Para ello es necesario desarrollar una serie
de habilidades de orden cognitivo, pues esto implica analizar, razonar, argument
ar, clasificar, emitir juicios. Y también habilidades de orden afectivo y de int
eracción social, pues en este campo siempre entramos en la relación con los otro
s y es frente a ellos que marcamos nuestra postura. El sentido crítico nos hace
protagonistas, pero no nos ciega de manera que defendamos sin criterio nuestras
ideas, sino que nos lleva a ser realistas, a estar conscientes de lo que pasa, a
formarnos e indagar si no estamos seguros de algo, e incluso a ponernos en el l
ugar del otro y desde ahí es que tomamos nuestra postura de cara a tomar un pape
l activo en el caminar de nuestra sociedad. c. Mi lista de aspectos que caracter
izan a una persona con sentido crítico:
Aspectos característicos de la persona con sentido crítico Bien. Aunque puedo me
jorarlo Regular. Debo trabajarlo más. Casi ausente. Debo concentrarme en él.
1. Se conoce a sí misma y reconoce
sus sentimientos, intereses
X X
2. Se mantiene informada y sabe
cómo utilizar las fuentes de
10
información 3. Es reflexiva y analiza las situaciones 4. Sabe escuchar y entende
r diferentes puntos de vista 5. Evalúa conscientemente los medios de difusión so
cial 6. Es crítica 7. Toma decisiones razonadas 8. Se forma un criterio propio a
nte los acontecimientos 9. Desconfía de los rumores y las fuentes dudosas 10. Va
al fondo de las cuestiones analizando los hechos y evidencias
X X X X X X X X
d. Autoevaluación: Me preocupa el constatar que el punto que tengo casi ausente
y en el que tengo que trabajar de manera más consciente es en la evaluación de l
os medios de difusión social. Como he mencionado anteriormente, en algún momento
he llegado a ser teleadicto y me encantan las películas. Pero más allá de la en
tretención, creo que me falta analizar los mensajes inherentes a las cosas que v
eo, qué están transmitiendo, qué mensaje me envían y cuál es mi respuesta frente
a ello. De hecho en algún momento me he descubierto comprando o deseando compra
r X o Y producto influenciado por la televisión, la publicidad o las mismas pelí
culas. Tengo pues aquí un campo interesante de autotrabajo. Ciertamente consider
o que me mantengo informado, soy crítico, reflexivo, las decisiones que tomo son
razonadas, incluso creo que demasiado por mi personalidad insegura llevándome m
uchas veces a buscar consejo antes de dar la última palabra. Desconfío de los ru
mores, pero a veces me dejo llevar por ellos sin ir realmente al fondo de las cu
estiones. Por ello es que todos estos aspectos considero que debo trabajarlos má
s. Me ha sido de gran ayuda el tiempo de formación y crecimiento personal que pu
de realizar en Chile y que he comentado en algún otro texto paralelo. Me ha llev
ado a un mejor conocimiento de mí mismo, de ahí que puedo hablar de mi insegurid
ad sin ningún problema. Ese conocimiento que tengo de mí mismo me ha llevado a s
er más comprensivo con los otros y por eso también me ha ayudado a ponerme en su
lugar, a comprender sus puntos de vista y sobre todo a saber escuchar. Creo que
las personas que me conocen agradecen ese detalle de dedicarles tiempo para pod
er escucharlos. Esto también me hace irme formando mis propios criterios ante la
s cosas que van pasando y aunque, como decía más arriba, alguna vez me dejo llev
ar por los rumores, en general intento tener mi propio punto de vista.
11
UNIDAD II: HACIA UNA PEDAGOGÍA DEL SENTIDO CRÍTICO
Aunque en la unidad anterior hacía alguna referencia a la educación y si ésta fa
vores o no el sentido crítico, en esta segunda unidad ese es el tema en cuestión
. Me parece interesante el planteamiento que se hace y los cuestionamientos a lo
s sistemas educativos. Voy a profundizar más en mi propia práctica en las activi
dades sugeridas, pero ahora escribo algunas ideas y sentimientos al reaccionar a
lo que he leído al confrontar el texto con mi propia vida como educador. Si bie
n para mis aprendientes ha sido significativa mi cercanía, mi amistad y creo que
eso es lo que más les ha ido marcando para la vida, siento que a nivel de práct
ica pedagógica han tenido “chispazos” de algo diferente, pero en el fondo me he
preocupado, como lo aprendí, por la transmisión de conocimientos, perdiendo el s
entido de lo que realmente les serviría para la vida. Recalco la idea de que así
lo aprendí, pues traigo a mi memoria las clases de didáctica en las dos univers
idades que estudié. En ambas se nos motivó a ser creativos, innovadores, a plani
ficar bien… pero en el fondo esa creatividad iba a ser aplicada para la transmis
ión de conocimientos. Que fuera más lúdica esa transmisión, incluso la evaluació
n, pero no conectaba con la vida. Y en los colegios en los que he trabajado esa
ha sido la preocupación, muchas veces presionados por el ministerio de educación
y su insistencia en cumplir con el currículo y las planificaciones. Así, pues,
me descubro parte de un sistema donde he insistido en que se debía repetir lo tr
ansmitido, alejados de la vida cotidiana. En general yo he tenido la palabra y h
e sido “el que todo lo sabe”, he insistido en lo obligatorio, he amenazado con e
l castigo para mantener el orden… Yo he sido el centro y la única herramienta el
texto. En algunos momentos incluso he enfatizado mi autoridad… en fin, no creo
haber promovido el sentido crítico. Sin embargo, también veo que no todo ha sido
tan negro y eso me alegra. Hay materias que me han permitido tocar más la vida,
ayudando a conectar con la realidad y sobre todo promovido la reflexión. Religi
ón, filosofía, economía… en algún momento historia y geografía. También han sido
diversos los grupos, desde primero básico hasta quinto bachillerato, y en reali
dades tan diferentes como un pueblo de Nicaragua y la capital de El Salvador. Pe
ro, en general, aunque he intentado conectar con la realidad, con lo cotidiano,
al final, en su mayoría he traspasado conocimientos. Me alegra ver lo que he ido
haciendo sin toda esta formación que ahora recibo, pero también ahora soy consc
iente (como me ha ido pasando a lo largo del diplomado) de aquello que me hace f
alta. Ahora bien, veo que en nuestros países centroamericanos, en general, no se
ha contribuido a la formación del sentido crítico, sino más bien ha ido convirt
iendo a los jóvenes en gente pasiva y conformista. Pienso ahora en las competenc
ias nacionales y en los grandes premios del ministerio de educación. ¿A quiénes
se premia? A quienes saben repetir mejor los contenidos establecidos en el currí
culo. Se premia pues, la repetición mecánica, no el pensamiento creativo y mucho
menos el crítico. Cito aquí a Jean Piaget como lo hace Azmitia (en Roncal, pág.
43) para ilustrar lo que debería ser la educación y en concreto mi práctica edu
cativa: “La principal meta de la educación es crear personas capaces de hacer co
sas nuevas y no simplemente de repetir lo que han hecho otras generaciones. La s
egunda meta de la ecuación es formar mentes que puedan ser críticas, que puedan
verificar y no aceptar todo lo que se les ofrece.”
12 En mi conciencia surge el grito de que no puedo quedar indiferente frente a l
as situaciones de injusticia y opresión de nuestro mundo. Pero para que esta soc
iedad cambie deben cambiar las personas y ahí está mi reto como educador. Ahora
me entristece más observar a los alumnos de quinto bachillerato eligiendo su pro
fesión universitaria. La mayoría no busca una carrera de servicio real a los dem
ás, ni siquiera aquello en lo que van a ser felices, sino lo que les dará estatu
s y dinero. Casi se les obliga en la presentación de su seminario a decir qué ap
orte darán desde su carrera a la sociedad, pero en el fondo prima el prestigio,
hacer dinero. Es lamentable después de doce años de educación marista. En el tex
to se nos proponen los desafíos de la educación liberadora. Los presento a grand
es rasgos:
Primacía de la pluriculturalidad Sobre la cultura universal dominante Primacía d
e la persona
Sobre el capital
Primacía de la justicia
Sobre la injusticia
Primacía de la democracia
Sobre el autoritarismo
Primacía de la solidaridad
Sobre el individualismo
13
Primacía de la equidad e igualdad entre mujer y hombre
Sobre el machismo
Primacía de la pluriculturalidad
Sobre la cultura universal dominante
Primacía de las utopias de libertad
Sobre las tiranías esclavizantes
Primacía del diálogo
Sobre el monólogo
Primacía de la integración
Sobre la parcialización
Primacía del equilibrio y la complementariedad
Sobre la explotación y la destrucción de la naturaleza
Primacía del Dios de la vida y la libertad
Sobre el dios de la muerte y la coacción
14
Me queda, pues, no perder la ilusión y ser más bien alguien que contagie la utop
ía. Pero no puedo dar aquello que no tengo. Si quiero educar para el cambio soci
al y la participación democrática tengo que empezar por estar yo mismo más inmer
so en la realidad, soñar con un mundo nuevo, luchar por él y desde ahí reinventa
r mi práctica. La coherencia de mi vida puede decir más que todas las técnicas p
articipativas. O quizá no tanto, pero las segundas no tendrán sentido sin la pri
mera. Suena bonito, pero en la práctica es muy comprometido pues mi estilo de vi
da tiene que cambiar en varios aspectos, partiendo incluso de lo que compro o no
compro, de cómo trato a mis alumnos, de cómo soy solidario… etc., y así aliment
ar en mis aprendientes el sueño del mundo mejor y luchar porque sea realidad cad
a día. Está de más decir que todo esto me lo inspira Pablo Freire. En el texto n
os recuerda que su pedagogía se basa en cuatro pilares: El carácter fundante d
el diálogo: pues la horizontalidad entre educadores y educandos está fundada en
el diálogo. La educación como un acto político: en un proceso de concientizaci
ón que nos lleva a transformar el mundo partiendo de la educación como proceso d
e concientización y con métodos democráticos. Aprender a conocer: por lo que l
os educandos deben ser sujetos activos de su proceso, para lo que hay que motiva
rlos despertando dudas y preguntas. La perspectiva del conocimiento y los proc
esos de enseñar y aprender: Reflexionando sobre la propia práctica educativa. Al
finalizar la unidad se aterriza en el camino por el cual debería ir una educaci
ón para el sentido crítico. En primer lugar se nos invita a pasar del pseudo-apr
endizaje que hemos mantenido hasta hoy a un aprendizaje autentico. Para ello rec
alcamos que, en definitiva, el protagonista debe ser el educando, por lo que ten
emos que propiciar un proceso que: 1. toma como punto de partida su contexto his
tórico y cultural concreto 2. asume los objetivos del proceso de aprendizaje a p
artir de ese contexto 3. le involucra de forma activa 4. le lleva a interactuar
con otros 5. se realiza a través de experiencias educativas 6. le permite reflex
ionar sobre su vivencia 7. promueve la aplicación del aprendizaje en el contexto
Nuestra mediación para propiciar el sentido crítico tomará en cuenta seis dimen
siones:
1. Partir de la realidad y de las ideas que se tienen de ella. 2. Proporcionar h
erramientas intelectuales. 3. Promover el desarrollo y la adopción de criterios
de calidad. 4. Ayudar a crear el clima afectivo que requiere el pensamiento crít
ico 6.5. Promover la colaboración y el diálogo desde el aprendizaje cooperativo
Utilizar el modelaje ofreciendo suficientes ejemplos de pensamiento crítico
15 Casi al final se nos ofrecen una serie de sugerencias par fomentar el sentido
crítico. Me alegra ver que los diez consejos de Lipman los he ido aplicando, as
í que, por lo menos en eso veo que no estoy tan alejado. En segundo lugar se nos
ofrece la indagación como una herramienta útil para promover el sentido crítico
. Sus características son: a) Se compromete a los educandos con preguntas de ori
entación científica b) Los aprendientes dan prioridad a la búsqueda de la eviden
cia c) Los educandos formulan explicaciones basadas en la evidencia para respond
er a las preguntas. d) Evalúan sus explicaciones a la luz de distintos criterios
y de otras explicaciones alternativas e) Comunican y justifican sus explicacion
es Por último se nos da un listado de sugerencias compiladas por Azmitia. Transc
ribo algunas ideas y solo comento que en general hay muchas cosas que ya pongo e
n práctica. Sin embargo y quizá por lo que es a lo que menos estoy acostumbrado,
quiero poner en práctica la sugerencia de dar libertad para discordar o diferir
, pero ayudando a que sean capaces de argumentar y justificar su opinión.
LISTADO DE SUGERENCIAS
Para una educación del sentido crítico
* Sustituir los dogmas sociales por el estudio crítico de la realidad. * Desafia
rlo y entusiasmarlo para la búsqueda de sus propias respuestas. * Darle libertad
de discordar o diferir pidiéndole que presente argumentos que justifiquen su op
inión. * Ayudar a los educandos a buscar diversos enfoques. * Conocer y utilizar
instrumentos de análisis científico. * Orientar a los educandos para su autoeva
luación ideológica. * Incentivas a los educandos para que el aula se convierta e
n un “laboratorio” analítico y sistémico. * Realizar ejercicios de lectura críti
ca sobre la ideología de los medios de comunicación social. * Fomentar la expres
ión argumentativa tanto escrita como oral.
SUGERENCIA DE TRABAJO 2
a. Aspectos en mi práctica educativa que debilitan el sentido crítico: Como lo p
resentaba en mi reacción, me siento hijo de una formación y de una institución q
ue ha remarcado mucho algunos aspectos en vistas a mantener un buen nivel académ
ico, y que aunque promueve la creatividad, ésta se utiliza para seguir en el sis
tema de traspaso de conocimientos. Los aspectos que a lo largo de estos años com
o educador han debilitado el sentido crítico en mis aprendientes son: Mis arra
nques de autoritarismo: obviando el sentido democrático. Especialmente en moment
os de mal genio cuando uno o el grupo fastidian más de la cuenta. Procuro demost
rar en última instancia quien es el que tiene el control y la autoridad. Mi pr
otagonismo como centro de la enseñanza: en general en mis clases he ido cambiand
o un poco esto, pero a lo largo de estos años mi práctica ha sido la de una ense
ñanza donde yo he dirigido todo, he explicado, a lo mejor dinámicamente, pero la
cátedra ha sido mía. Auxiliándome del libro de texto, incluso he promovido poca
s investigaciones y casi nunca exposiciones de los alumnos en clase. Procuro que
haya participaciones, pero generalmente para llegar a la respuesta correcta que
yo poseo.
16 Enseñanzas ajenas a la vida cotidiana: si bien ahora estoy intentando acerc
ar más a mis aprendientes a la realidad del mundo, en general mis enseñanzas se
han centrado en transmitir y en repetir lo aprendido. He tomado ejemplos de la v
ida diaria, pero al final les evalúo sobre los contenidos teóricos de las materi
as. Me he preocupado más por cumplir con el programa que por que mis aprendiente
s aprendan a resolver los problemas de la vida. Entre el monólogo y el castigo
: No puedo decir que me dedico únicamente a hablar, pero me doy cuenta que en un
porcentaje elevado, yo soy quien pasa hablando más tiempo en la clase. Tengo ca
si el uso exclusivo de la palabra y cuando no se habla es porque están trabajand
o en silencio de manera personal. Como mencionaba en el punto anterior, si algui
en participa es para repetir las ideas correctas que yo he dado. Y si alguien in
terrumpe, estará amenazado por un castigo. No soy muy exagerado en este sentido,
pero en varios momentos aprecio como me voy alejando de lo lúdico, de lo placen
tero de aprender y voy obligando a la uniformidad y la quietud. Ciertamente no t
odo lo veo negro a lo largo de mi práctica. He tenido momentos muy interesantes
y enriquecedores para mis aprendientes. Pero tampoco soy ingenuo ni ajeno a mi r
ealidad y rescato que posiblemente el aspecto más positivo con mis aprendientes
ha sido la relación que mantengo con ellos de cercanía, amistad y escucha. b. Pr
opuestas para fomentar el sentido crítico: A partir de los aspectos que consider
o deficientes en mi práctica, intento lanzar una serie de propuestas que pueden
fomentar mejor el sentido crítico en mi trabajo educativo. Ir dejando las clas
es magistrales y la monopolización de la conversación: y así ir permitiendo que
cada vez más mis aprendientes sean quienes construyan sus conocimientos, sus apr
endizajes, sus opiniones. Esto implicará una mejor planificación de mis clases p
rivilegiando esa búsqueda personal. La frase del día: poseo una colección de f
rases de personajes de la historia sobre diversidad de temas. Creo que puedo ded
icar un momento al iniciar la clase para leer o escribir la frase y que los apre
ndientes opinen y así vayan acostumbrándose a manifestar su criterio y vayan arg
umentando su punto de vista. ¿Qué tiene que ver conmigo? No iniciar un tema si
n que los aprendientes se sientan identificados con el mismo. Que encuentren la
conexión entre la teoría y la vida diaria y se les facilite reconocer que la sol
ución de problemas en el tema es aplicable a lo cotidiano. Temas picantes. Por
llamarlo de alguna manera. Llevar por lo menos una vez a la semana un tema sobr
e el que se sienta motivados a comentar. No tiene que ser precisamente sobre la
unidad que se esté viendo, aunque sería lo preferible. Lo interesante será que s
e vayan acostumbrando a expresar su opinión y a ser lo suficientemente centrados
para lograr razonar adecuadamente en medio de un tema que les toca en lo afecti
vo. ¿Cómo dice que dijo? Llevar sistemáticamente declaraciones de personas en
entrevistas en la televisión, el periódico o revistas e intentar descubrir el se
ntido de sus palabras. Para ello habrá que partir del estudio de las partes cons
titutivas de la argumentación para analizar sus aseveraciones y poder construir
las nuestras. El anuncio de la semana: Distribuir equipos que recopilen anunci
os en los periódicos, las revistas, si se puede visualizar un anuncio de televis
ión o
17 recomendarlo para verlo en la semana y analizar si frente a ese anuncio estam
os siendo receptores o perceptores. Promover la indagación: Partiendo de los e
jercicios anteriores, buscar explicar más determinado tema. Hacernos preguntas s
obre ello y dejar un tiempo para recopilar evidencias y el día que se crea oport
uno, permitir que comuniquen lo que han indagado. ¿Contra mí o contra mis idea
s? Motivar a los aprendientes para que se sientan en libertad de diferir de mis
ideas. Para ello iniciar presentando aspectos que les resulten chocantes y que s
e vean impulsados a contradecir y no tragarse lo que he dicho. Sólo una norma: j
ustificar adecuadamente su opinión con argumentos. También buscar que no sean só
lo los mismos quienes dialoguen, sino que todos y todas se vayan involucrando en
el proceso. No he tenido aún experiencia con ninguna de estas. Quizá lo más cer
cano ha sido un año que me asignaron el curso de filosofía del último año de bac
hillerato. Conseguí un libro titulado “1000 pensamientos de filósofos” y como en
esa clase me esmeraba porque ellos pensaran, iniciábamos cada clase de filosofí
a citando un filósofo. Les hacía ver que era una frase descontextualizada, por l
o que podíamos aplicarla tranquilamente y explicar su significado. Fue bonito ve
r cómo poco a poco todos se fueron abriendo a expresar su opinión y dedicar un m
omento del día a pensar, a reflexionar y encontrar la aplicabilidad para su vida
.
UNIDAD III: ESTRATEGIAS PARA DESARROLLAR EL SENTIDO CRÍTICO
Al iniciar esta unidad se nos insiste en cómo todo lo visto anteriormente es vál
ido y necesario para la educación en el sentido crítico, pero se requiere de est
rategias sistemáticas que les permitan a los aprendientes potenciar su criticida
d. Se nos presentan dos estrategias que normalmente utilizamos en el aula, pero
que quizá no las hemos (o por lo menos yo) enfocado para promover el sentido crí
tico: La lectura crítica La expresión argumentativa La lectura crítica En ocas
iones yo mismo he confundido la lectura comprensiva con la lectura crítica, por
lo que me ha resultado iluminador y oportuno el que al principio se haga la dist
inción entre ambas, enfatizando en cómo es necesario llegar a comprender para po
der luego criticar, opinar, evaluar… La lectura comprensiva y la crítica van de
la mano. La lectura comprensiva consiste en descubrir e identificar la informaci
ón e ideas de un texto o libro escrito a través de una lectura atenta, activa, r
eflexiva, analítica, referencial. La lectura crítica es una forma de evaluar la
información y las ideas a través de la reflexión sobre la validez y veracidad de
lo que se ha leído en base al conocimiento y comprensión que se tenga del mundo
y desde ahí decidir qué aceptar, creer y hacer.
18 Para leer un texto de manera comprensiva y crítica se nos propone un proceso
de tres etapas, cada una con sus estrategias que en síntesis es:
Etapas
Lectura crítica
Identificar tipo de texto Captar esencia del texto Visualizar estructura general
Estructural
estrategias
Comprensiva
estrategias Acordar conceptos básicos Comprender las proposiciones Encontrar ide
as principales
Crítica
estrategias
Cuestionar veracidad y validez Reconocer la emotividad Inferir la intencionalida
d Razonar los desacuerdos o acuerdos
La argumentación Me ha pasado en varias ocasiones hacer alguna pregunta directa
a algún aprendiente y luego de que éste responde, cuestionarle sobre el por qué
de su respuesta y que se quede callado, se encoja de hombros o simplemente me di
ga: “no sé”. Frente a un tema de discusión que toca sus intereses, muchos aprend
ientes se dejan llevar por lo que opina la mayoría y realmente pocos son capaces
no sólo de opinar sino de exponer razones para mantener su pensamiento o posici
ón. La mayoría de mis aprendientes tienen entre 12 y 13 años. No están acostumbr
ados a hacerlo. Creo que es buen momento para que lo vayan ejerciendo y así no s
er presa fácil de la pasividad, la manipulación, el engaño o incluso de su propi
a intransigencia o intolerancia. Precisamente por eso me parecen útiles las pist
as que se dan sobre la argumentación. Al empezar a leer esta parte me sentía muy
identificado con lo que dicen de la gran dificultad que tienen la mayoría de lo
s educandos para expresar y organizar sus ideas por escrito de manera coherente.
Les ha sido fácil escribir lo que sólo hay que repetir, pero expresar las propi
as ideas exige más. Viene ahí la importancia de discutir, opinar y producir text
os argumentativos donde se tengan que dar razones, justificaciones. Implicará un
a serie de habilidades. En el texto se presenta una experiencia en la cual se ha
n utilizado una serie de instrumentos para analizar el nivel de argumentación de
los alumnos, partiendo de la realidad descrita anteriormente de cómo se les dif
iculta expresar coherentemente sus propias ideas. En general me parece interesan
te, quizá un poco complicada la manera de presentarlo. Sin embargo al final mi r
eflexión surgía más bien en cómo ir implementando una argumentación correcta ent
re mis aprendientes, partiendo de su edad, cómo decía más arriba entre 12 y 13 a
ños. Y creo que hay que empezar por cuestiones sencillas, pero que les vayan mov
iendo a argumentar. Poco a
19 poco ir subiendo el nivel de los cuestionamientos. Una limitación creo que le
s sería su escaso hábito de lectura y, sin embargo, para poder argumentar tendrá
n que leer un poco más de lo que lo hacen, tendrán que formarse mejor e investig
ar para poder utilizar justificaciones válidas, en base a evidencias y que al fi
nal los lleven a tomar su propia postura. Entiendo que es un proceso, pero tambi
én siento que esta edad es un buen momento para iniciarse en una argumentación q
ue les vaya formando en el pensamiento crítico. Al final se nos ofrecen una seri
e de sugerencias. Tomo las ideas de algunas de ella que me parecen interesantes:
Tener siempre un esquema al argumentar. Formular primero una introducción b
reve. Despertar credibilidad. No afirmar más de lo que se esté en capacidad
de probar. Distinguir los argumentos de las conclusiones. Evitar la sensibil
ería. Realizar un estudio previo del auditorio adecuando el lenguaje. Determ
inar los objetivos, la justificación y la metodología a seguir. Utilizar esque
mas coherentes y hablar con un tono de voz grave. Si hace falta, leer, pero co
n párrafos cortos. Escuchas las razones del otro. Mostrar sensibilidad al co
ntexto. Rebatir las objeciones con argumentos. Pedir y dar razones cuando se
a necesario. Reconocer las falacias. Confrontar, refutar cuando sean necesar
io. Apoyo en personas de prestigio intelectual sólo que sea necesario. Utili
zar buenos ejemplos para ilustrar. Hacer analogías, establecer paralelos. De
dicar la última parte a cerrar, resaltando la tesis o hipótesis.
SUGERENCIA DE TRABAJO 3: Aprender para aplicar
Revisando las unidades que estoy desarrollando o que voy a desarrollar con mis a
prendientes he ubicado alguna temática en la que van a tener que leer algunos te
xtos. Quiero aprovechar esta posibilidad para que practiquen la lectura crítica
y la argumentación, para ir creciendo en sentido crítico. Como son varias asigna
turas no presento la planificación completa de la unidad sino solo aquellas temá
ticas en las que puedo aprovechar mejor lo aprendido en esta unidad. PROPUESTA 1
CURSO
Tercero Básico
MATERIA
Orientación religiosa
UNIDAD
5. El perdón y la justicia social
TEMA
5.2 La reconciliación social
EJERCICIO
Lectura comprensiva y Argumentación
OBJETIVOS: • Tomar conciencia de la dificultad de llegar a una auténtica reconci
liación social cuando hay heridas muy profundas y no se practica la justicia. •
Argumentar el punto de vista personal frente a esta temática.
20
DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD: En la unidad anterior (que es lo que presento en la
sugerencia 4) hemos trabajado el tema de la conciencia social y nos hemos acerca
do a realidades duras de nuestro mundo y nuestro país como es la guerra y el gen
ocidio. Las actividades realizadas han ayudado a sensibilizar sobre nuestra pasi
vidad frente a estas temáticas, nuestra inconciencia y nuestra postura frente a
ello. Damos un paso más retomando el tema de la guerra en Guatemala desde una no
ticia en el periódico sobre los juicios que se siguen llevando a los responsable
s de los hechos para argumentar sobre nuestra postura frente a esta temática. En
primer lugar leemos la noticia. Nos acercamos a ella únicamente para darnos cue
nta de lo que dice. Posteriormente hacemos una segunda lectura dejándonos tocar
por el contenido. Respondemos la guía de trabajo y al final expresamos oralmente
nuestros puntos de vista.
Texto para analizar:
Juez español escucha testimonios de víctimas de genocidio en Guatemala
Noticia aparecida en Prensa Libre. 5 de febrero de 2008.
Madrid - Tienen todas sus esperanzas puestas en la Justicia española porque la d
e Guatemala, rechazó sus peticiones. Esta semana, 17 personas -víctimas, familia
res, testigos y peritos- comparecen ante el juez Santiago Pedraz de la Audiencia
Nacional, quien decidió echar un pulso a la Corte de Constitucionalidad de Guat
emala e investigar el genocidio durante el conflicto armado interno. Violencia,
violaciones, torturas... los testimonios de lo acontecido en Guatemala son escal
ofriantes. El conflicto interno costó la vida a más de 250 mil personas entre 19
61 y 1996, de las que más del 80 por ciento eran mayas. Actualmente nada se sabe
del destino que corrieron 45 mil. Los peores años fueron los de la década de lo
s 80. Lo sabe bien Juan Manuel Jerónimo. Hoy tiene 63 años y una memoria en la q
ue se grabó a fuego la fecha del 18 de julio de 1982. Era catequista en la comun
idad de Plan de Sánchez, situada en el departamento de Baja Verapaz (centro), y
el Ejército lo acusaba de reunir a la población para el “aprovechamiento de la g
uerrilla”. Aquel 18 de julio, Jerónimo pudo huir cuando los militares entraron e
n Plan de Sánchez, registrando vivienda tras vivienda. No se escondió lejos, tan
sólo a unos 60 metros de la casa en la que los militares metieron a su familia.
Y desde allí vio cómo disparaban contra sus allegados y cómo posteriormente, tr
as ser rociados con líquido inflamable, sus cadáveres quedaban carbonizados. Per
dió a su mujer y a sus cuatro hijos: tres niños de siete, cinco y tres años y un
bebé de seis meses. Las adolescentes de la comunidad fueron “violadas, torturad
as y degolladas”, recordó hoy para la prensa en Madrid. Aquel día murieron 184 p
ersonas en Plan de Sánchez. Jerónimo se ha desplazado hasta Madrid para contárse
lo el próximo viernes al juez Pedraz. “Nosotros exigimos Justicia”, dijo. El mag
istrado de la Audiencia Nacional están inmerso en un pulso a la Justicia guatema
lteca, después de que la Corte de Constitucionalidad del país centroamericano re
chazase en diciembre la competencia de España para juzgar el genocidio de los añ
os 80. La decisión supuso la anulación el proceso judicial contra cinco militare
s -el general retirado Ángel Aníbal Guevara, el coronel Germán Chupina y los gen
erales Efraín Ríos Montt, Oscar Mejía y Benedicto Lucas- y dos civiles guatemalt
ecos -Pedro García y Donaldo Álvarez-. Los ex dictadores Ríos Montt y Mejía gobe
rnaban Guatemala cuando se produjeron las peores matanzas, entre 1982 y 1985. Pe
se a lo decidido por la Justicia de Guatemala, Pedraz mantuvo vigentes las órden
es de captura de los siete con el objetivo de la extradición. El mes pasado, hiz
o un llamamiento mundial para lograr la colaboración de los ciudadanos de cualqu
ier país del mundo que hayan sido testigos del genocidio en el país latinoameric
ano o puedan aportar información. Las declaraciones de este primer grupo de test
igos en la Audiencia Nacional comenzaron el lunes y se prolongarán hasta el vier
nes. “Hemos salido todos llorando”, manifestó el abogado Manuel Ollé tras
21
la comparecencia de los dos primeros testigos. El segundo grupo declarará del 3
al 7 de marzo y el tercero, del 5 al 9 de mayo, hasta completar un total de 38 p
ersonas. Pedraz imputa a los acusados delitos contra la humanidad, terrorismo de
Estado, torturas y secuestros. El juez investiga por un lado la presunta partic
ipación de los siete acusados en el incendio de la Embajada de España en Guatema
la, que el 31 de enero de 1980 costó la vida a 37 personas, y, por otro, investi
ga su presunta implicación en el genocidio de los años 80. Es por este caso por
el que están declarando los testigos. La quema de la Embajada de España en Guate
mala provocó la ruptura de las relaciones diplomáticas entre los dos países dura
nte cuatro años. Aquel 31 de enero, un grupo de campesinos organizados en el Com
ité de Unidad Campesina y acompañados por algunos estudiantes universitarios tom
aron la sede diplomática para denunciar las matanzas ejecutadas por los militare
s en comunidades rurales del departamento de Quiché (oeste). El gobierno militar
de la época, encabezado por el general Romeo Lucas, derrocado en 1982 y falleci
do hace dos años en Venezuela, no accedió a la negociación y resolvió tomar por
la fuerza el edificio, lo que dio lugar a un tiroteo y al incendio del inmueble.
Entre los 37 muertos en la legación se encontraban tres diplomáticos españoles.
También murió allí Vicente Menchú, el padre de la Premio Nobel de la Paz Rigobe
rta Menchú. De hecho, fue la denuncia de la líder indígena, en 1999, la que llev
ó a Pedraz a abrir las diligencias. Actualmente son muchos los guatemaltecos que
tienen puestos los ojos en este magistrado de 43 años. “La impunidad y el desal
entador panorama de la Justicia de Guatemala” han hecho que los supervivientes y
los familiares de los muertos decidieran “asistir al llamado” de Pedraz, manife
stó hoy Francisco Soto, representante de la organización de defensa de los derec
hos humanos Organización Center for Justice & Accountability (CJA), que acompaña
a las víctimas en el trance de recordar ante la Justicia española. DPA
22 GUÍA DE TRABAJO: 1. Realiza una lectura comprensiva del texto desde tres etap
as: a) ¿Qué tipo de texto es? ¿Sobre qué trata? b) ¿Qué dice y cómo lo dice? ¿Cu
áles son las ideas principales? c) ¿Es cierto lo que dice el texto? ¿Cómo podemo
s verificarlo? Investigamos si hace falta d) ¿Con qué intención está escrito? 2.
Analiza la argumentación del texto: • ¿Cuáles son las afirmaciones principales
que se hacen? • ¿Qué explicación se da para explicar estas afirmaciones? • ¿Qué
evidencia hay para apoyar estas explicaciones? • ¿Qué opinas sobre esta noticia?
¿Cuál es tu punto de vista? Si crees que te falta información investiga más sob
re el tema para argumentar mejor. 3. Conectando con mi vida: ¿Qué relación hay e
ntre este texto y el tema que estamos iniciando? ¿Qué harías tú si fueras una de
las víctimas? ¿Y si fueras uno de los acusados? ¿Qué esperarías? ¿Crees que se
pueden perdonar hechos como los narrados en los testimonios? ¿Consideras que el
perdón y la justicia son opuestos o se deben complementar? ¿Se puede perdonar y
a la vez pedir justicia? ¿Se debe perdonar a los responsables de estos hechos pa
ra llegar a una reconciliación o se debe buscar la justicia? ¿Cómo vives normalm
ente el perdón y la reconciliación con las personas que son PROPUESTA 2:
CURSO
Primero Básico
MATERIA
Orientación religiosa
UNIDAD
6. Familia en conversión
TEMA
6.1 Problemas familiares
EJERCICIO
Lectura crítica
OBJETIVOS: • Tomar conciencia de las distintas problemáticas que viven actualmen
te las familias y de la importancia de la conversión para superar dichas problem
áticas. • Realizar una lectura crítica del texto aparecido en el libro de clase
y conectar su contenido con la realidad que ellos están viviendo en sus hogares.
DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD: Presentamos la nueva unidad que se va a desarrollar
preguntando sobre cuáles creen ellos que son los principales problemas que vive
n las familias sin tocar la realidad propia. (pues eso será un punto posterior).
Se les ubica en el libro de texto (pág. 80) y se les orienta para que lean el t
estimonio que ahí aparece. Luego de haberlo leído que trabajen la guía para real
izar una lectura crítica del texto. Al finalizar el trabajo se organizan por gru
pos de reflexión para compartir: 1) ¿Qué he descubierto sobre el texto leído? ¿C
uál es mi punto de vista sobre lo que en él se dice? 2) De las posturas presenta
das en el texto ¿hay alguna con la que me sienta identificado/a? ¿Por qué? 3) ¿Q
ué problemáticas se están viviendo en mi familia? ¿De qué manera me afecta? ¿Cóm
o puedo yo ser elemento positivo en la superación de esos problemas? ¿Qué puedo
hacer?
23 El texto del libro es el siguiente:
24
25
26
PARA TRABAJAR EL TEXTO DE MANERA CRÍTICA RESPONDE LA SIGUIENTE GUÍA: A. SU ESTRU
CTURA: • ¿Qué tipo de texto es? (narrativo, descriptivo, conversacional, instruc
tivo, predictivo…) • ¿Cuál es el tema principal? B. • • • C. • • • • • COMPRENDI
ÉNDOLO: ¿Comprendes todas las palabras utilizadas? ¿Cuáles son las ideas princip
ales? Expresa con tus propias palabras estas ideas principales. CRITICANDO EL TE
XTO: ¿Las ideas expresadas son verdaderas o no? ¿Suceden estas cosas en la reali
dad o es ficción? ¿Qué sentimientos se dejan ver en el texto? ¿Cuáles te ha prov
ocado a ti? ¿Qué objetivo persigue el autor del libro al presentarnos este texto
? ¿Estás de acuerdo con lo que ahí se plantea?
No puedo dar un informe de aplicación sobre estas actividades pues son para real
izar en unidades posteriores. Sin embargo sí puedo retomar un ejercicio que real
izamos con un testimonio de las víctimas de la guerra en Guatemala que trabajamo
s con los aprendientes de tercero básico en el tema de la conciencia social. Dic
ho texto habla de cómo el ejército obligo a los miembros de la aldea Xesic en el
Quiché a que entregaran a los cinco catequistas a quienes acusaban de subversiv
os, y que los mismos familiares se encargaran de matarlos a machetazos y en caso
de no cumplirse, el ejército arrasaría con la aldea. Esto sucedió en los primer
os meses de gobierno de Ríos Montt. Al final los catequistas pidieron que sus fa
miliares cumplieran la orden para salvar la aldea. Leímos todo el relato y los a
prendientes muy atentos se dejaron tocar por toda la narración. No presento todo
el material, pues no hubo propiamente una guía. Más bien me quedo con la experi
encia. Les pregunté su opinión sobre los distintos actores del drama: el ejércit
o, los catequistas, los familiares, los miembros de la aldea. Se dio un diálogo
muy emotivo, en el que participaron incluso personas que no acostumbran hacerlo.
Algunos más que su opinión empezaron a dar pistas de lo que tenían qué haber he
cho. En general se creo una discusión sobre las acciones y si era más válido que
mataran o que se dejaran matar, que beneficio se obtenía con estas muertes, etc
. Al llegar a la pregunta: ¿Qué harías tú en una situación así? El diálogo se hi
zo más interesante, pues es muy diferente hablar de otros a expresarse cuando el
que tendría que morir es un familiar o alguien cercano a mí. Quiero rescatar de
toda esta experiencia el valor del diálogo, de la argumentación de los propios
criterios y el lograr conectar con la realidad incluso de cara a lo que haríamos
en una situación parecida. Definitivamente fue una experiencia enriquecedora pa
ra todos, en donde simplemente me tocó fungir como moderador. En esta última uni
dad tengo que explicar historia de Centroamérica en primero básico. Ya estoy bus
cando textos para trabajarlos en clase y que puedan expresar su punto de vista,
buscando que la historia no se quede en algo del pasado, sino que nos ayude a ub
icarnos en el presente y de cara al futuro.
27
UNIDAD IV: TÉCNICAS Y RECURSOS PARA DESARROLLAR EL SENTIDO CRÍTICO
La última unidad nos presenta una serie de técnicas y recursos para ir desarroll
ando el sentido crítico. No me detendré en cada una, pues cada una tiene su mane
ra de realizarse. Mencionaré algunas, pero creo que lo principal está en la pues
ta en práctica de todo esto. Quisiera comentar que vi la oportunidad de utilizar
el texto “Cuidado con el Dihydrógeno Monóxido (DHMO)” que se nos presenta al in
icio del capítulo, y lo usé buscando una reacción por parte de mis aprendientes.
La oportunidad se dio al terminar de ver el documental “La verdad incómoda” de
Al Gore, sobre el calentamiento global. Luego de todas las pruebas presentadas,
donde se resaltaba el papel de la contaminación y la falta de compromiso con el
medio ambiente del gobierno de George W. Bush, se me ocurrió proporcionarles el
texto para que lo leyeran y respondieran tres cuestiones: Qué opinaban del texto
, que podríamos hacer para evitar utilizar el DHMO y que sugeriríamos al gobiern
o de Estados Unidos para que deje de usarlo. Estas preguntas se entregarían resp
ondidas con un informe del documental. Respondidas, abrimos el diálogo. Cada uno
y cada una dieron las más variadas respuestas sobre lo que se podría hacer, hac
iendo énfasis en no utilizar la sustancia y en prohibir su uso, exigiendo a Esta
dos Unidos que cumpla. Posteriormente les pedí que analizáramos la sustancia a v
er qué contenía. Se sorprendieron cuando vieron que se trataba de H2O y les caus
ó risa cuando comprobamos que todo lo que se decía era cierto. Al final les ayud
é a reflexionar sobre cómo nos dejamos llevar por un texto o un argumento sin an
alizarlo lo suficiente. Cómo nos dejamos llevar más por la pasión que por la cab
eza, y cómo se hace necesario cuestionar todo, incluso el mismo documental para
poder tener criterio propio. Pero que primeramente había que darse tiempo para e
l análisis, la lectura pausada del texto y desde ahí opinar. Se presentan seis t
écnicas o recursos para desarrollar el sentido crítico: 1) Análisis de la realid
ad 2) Análisis de medios 3) Lecturas para el análisis crítico 4) Lecturas para l
a reflexión y el análisis 5) Imágenes para la reflexión y el análisis De todas é
stas me llamó más la atención el análisis que se hace de medios, quizá porque la
s otras de alguna manera ya las he utilizado o por la necesidad que siento de ay
udar a mis aprendientes (y a lo mejor a mí mismo) a ser más críticos frente a lo
s medios. De ahí que me pareció interesante que se analizara la publicidad, las
caricaturas, las novelas, la ciencia ficción, los programas en general, las noti
cias, los “ídolos” y la radio. Para cada una se presentan esquemas y fichas de t
rabajo que me han parecido de gran utilidad para poder aplicarse. Creo que faltó
algo sobre cómo utilizar el análisis de una película para despertar la concienc
ia social y crítica, así que al trabajar la sugerencia quise aplicar precisament
e el análisis de una película, complementado con el análisis de dos imágenes que
pretenden ir creando conciencia.
28
SUGERENCIA DE TRABAJO 4: Aplicación de técnicas para el desarrollo del sentido c
rítico
Las dos técnicas que he aplicado parten de un mismo contexto. Han sido utilizada
s con los alumnos de tercero básico. Justamente en estos días ha correspondido l
a unidad temática de la conciencia social, la cual ha sido iluminada por la temá
tica marista del asesinato de cuatro hermanos maristas en la República Democráti
ca del Congo (antiguo Zaire) mientras colaboraban en un campo de refugiados. El
hecho ocurrió el 31 de octubre de 1996. Para mí ha sido importante no quedarnos
sólo con lo anecdótico, o con el suspiro de admiración por su entrega o incluso
con los detalles morbosos del asesinato, sino que llegáramos al porqué del confl
icto en el que fueron víctimas, por qué se les necesitaba en aquel lugar y por q
ué los países desarrollados no hicieron nada frente al conflicto. Previamente le
s he pedido que investiguen quiénes eran estos hermanos y por qué estaban en ese
campo de refugiados. Posteriormente les proporcioné un texto, un cómic y vimos
algunos videos con fotografías y escenas reales de los hermanos y los refugiados
y el grito de auxilio en nombre de éstos a los altos comisionados de los organi
smos internacionales. TÉCNICA 1: Análisis de una película Para ubicar el origen
del conflicto quise que analizáramos la película “Hotel Rwanda”, la cual me pare
ce que lo ilustra muy claramente, además de mostrar el heroísmo que se puede lle
gar a tener cuando se tiene conciencia social, aunque también muestra como esa c
onciencia se va formando en el protagonista. En el análisis no quise que se qued
aran solo en Rwanda, sino que se ubicaran en Guatemala y todavía más, en su prop
ia postura frente a las situaciones de injusticia. Esta fue la primera técnica q
ue apliqué. La guía que se trabajó es la siguiente:
“HOTEL RWANDA”
FICHA TÉCNICA
Dirección: Terry George. Países: Reino Unido, Sudáfrica, USA e Italia. Año: 2004
. Duración: 121 min. Género: Drama. Interpretación: Don Cheadle (Paul Rusesabagi
na), Sophie Okonedo (Tatiana), Nick Nolte (Coronel Oliver), Joaquin Phoenix (Jac
k), Desmond Dube (Dube), David O'Hara (David), Cara Seymour (Pat Archer), Fana M
okoena (General Augustin Bizimungo), Hakeem Kae-Kazim (George), Tony Kgoroge (Gr
egoire), Ofentse Modiselle (Roger). Guión: Keir Pearson y Terry George. Producci
ón: A. Kitman Ho y Terry George. Música: Andrea Guerra, Rupert Gregson-Williams
y Afro Celt Sound System. Fotografía: Robert Fraisse. Montaje: Naomi Geraghty.
29 Diseño de producción: Tony Burrough y Johnny Breedt. Dirección artística: Emm
a MacDevitt.
30 Vestuario: Ruy Filipe. PARA TRABAJAR LA PELÍCULA
“HOTEL RWANDA”
A. Ver y analizar
1) Señalen el momento que más les ha gustado o impresionado de la película. ¿Por
qué? 2) Describan el proceso de Paul: cuáles son sus preocupaciones al comienzo
, qué y quién le hacen cambiar, cómo cambia, cuándo, en qué se manifiesta este c
ambio… 3) Mencionen otros personajes que creen que son importantes en la películ
a y digan por qué. 4) ¿Qué consecuencias tiene para todos el inicio de la guerra
? 5) ¿Qué razones se dan para justificar la guerra/matanza/genocidio? ¿Cuál es e
l papel que juega la emisora local? 6) ¿Por qué no intervienen las fuerzas occid
entales para evitarlo? ¿A quiénes salvan? 7) ¿De qué manera nos ilustra esta pel
ícula lo acontecido a los Hermanos Maristas en Zaire? 8) ¿Qué parecidos encuentr
an entre Paul y estos Hermanos? ¿Creen que los podemos considerar valientes? ¿Po
r qué? 9) Investiguen que otros Hermanos Maristas perdieron la vida durante este
conflicto. 10) Si tuvieran que cambiar el título a la película ¿qué otro título
le pondrían?
B. Nos interpela
11) ¿Qué saben del genocidio de Rwanda en 1994? ¿Sabían algo antes de este tema?
Investiguen algunos datos importantes de este hecho y confronten la autenticida
d histórica del protagonista. 12) Mirando al mundo de hoy ¿en qué países se está
dando algo parecido a la masacre de Rwanda? Si no los conocemos investigamos. 1
3) ¿Sabían que en Guatemala pasaron hechos parecidos? ¿Cuándo? ¿Por qué? 14) ¿Qu
é mensajes escuchamos hoy que nos invitan a la violencia? ¿de dónde vienen? ¿Cóm
o los podríamos combatir? 15) ¿Qué nos enseña esta película sobre la justicia y
la solidaridad? 16) ¿A qué se sienten llamados, cuestionados por esta película?
17) ¿cómo pueden ustedes ser “constructores de paz” en este mundo? 18) Después d
e ver esta película, ¿qué es lo que valoran en su vida?
INFORME DE APLICACIÓN DE ACTIVIDAD 1: Me ha sorprendido de manera grata la maner
a en que mis aprendientes han conectado con la película. Han estado atentos a to
do lo que sucedía, a la historia. Y a la vez les ha tocado en lo afectivo. Creo
que es diferente ver una película de guerra por afán de diversión, de pasar el r
ato, que ubicarse frente a un hecho histórico y darse cuenta que cosas así suced
en en nuestro mundo y han sucedido incluso en nuestro propio país. Nos ayudó al
final que en los extras de la película hay una entrevista con los verdaderos pro
tagonistas de la historia y ellos pudieron validar la autenticidad de lo que vim
os. Para algunos, más que para otros, ha habido un momento posterior de dedicars
e a estudiar en profundidad el acontecimiento, tratando de entender lo que suced
ió. También les ayudó a conectar con la realidad de nuestro país, que ellos no c
onocieron y de cuyas secuelas ahora se están enterando. De todo esto me he dado
cuenta por sus preguntas y consultas fuera de clase.
31 Tuvieron que entregar un informe escrito de la ficha de trabajo. Siento que e
l momento más rico fue, sin embargo, cuando realizamos el diálogo de la película
en clase y tuvieron que argumentar no ya por escrito, sino oralmente en base no
sólo a lo visto, sino también a lo investigado. Veo muy positiva la participaci
ón de muchos y muchas, debatiendo, planteando su postura. El diálogo se vio enri
quecido por la lectura de un testimonio del asesinato de los líderes y catequist
as en una aldea de Guatemala en 1982. No comento mayor cosa pues ya lo he tratad
o en las actividades de la unidad 3. Simplemente comento que ante la pregunta: ¿
Qué habrías hecho en su lugar? Surgieron momentos de intenso diálogo y argumenta
ción. Creo que debo mejorar la distribución del tiempo. Se nos hizo corto y quiz
á se debió profundizar más. También creo que debo mejorar la manera de buscar qu
e participen aquellos que no acostumbrar hacerlo y escuchar también sus argument
aciones, no sólo por escrito. Otro aspecto débil, siento que se dio en la guía d
e preguntas. Pude a lo mejor ubicar más preguntas que tocaran no tanto el pasado
, sino la actualidad, su propia conciencia y cómo responden frente a esas situac
iones. TÉCNICA 2: Análisis de viñetas La otra técnica utilizada fue el análisis
de dos imágenes en viñetas. A través de estas imágenes quise complementar el tra
bajo realizado con la película y ver los argumentos de aquellos que venden las a
rmas y nuestra postura frente a todas estas realidades de guerra y sufrimiento q
ue se dan en el mundo y en nuestro país. Para el primer dibujo se trabajaron las
siguientes preguntas: • ¿Quién crees que es el señor que habla? ¿A quién le hab
la? • ¿Qué opinas de sus argumentos? ¿Crees que son válidos? • ¿Esto pasa en la
realidad o es sólo una caricatura? • ¿Qué le responderías si te hablara a ti? ¿C
ómo defenderías tus argumentos? • Escríbele una carta expresándole tu opinión fr
ente a lo que dice. Para el segundo dibujo se trabajaron las siguientes pregunta
s: • ¿Qué mensajes aparecen en la televisión? • ¿Influyen estos mensajes en el s
eñor que está viendo la televisión? ¿Por qué? • ¿Crees que su postura se asemeja
a lo que vivimos en nuestra sociedad? ¿Por qué? • ¿Te has sentido identificado/
a de alguna manera con el dibujo? ¿Por qué? • ¿Qué crees que se puede hacer para
cambiar esta actitud? Con respecto a las dos caricaturas: • ¿Qué relación tiene
n con la película y el tema en general que hemos estado trabajando? • ¿Qué mensa
je crees que nos están transmitiendo sobre la conciencia social?
32
33
INFORME DE APLICACIÓN DE ACTIVIDAD 2: Con las viñetas el diálogo fue más sencill
o, pero no por eso menos profundo. Los aprendientes ubicaron sus viñetas en el c
uaderno de trabajo, las colorearon (poniendo en práctica otras habilidades) y re
spondieron las preguntas. A esta actividad, al ser complementaria dediqué menos
tiempo. El momento más rico fue también el del diálogo sobre lo que se había ana
lizado. Fue interesante escucharles argumentar sobre los países que “patrocinan”
las guerras con la venta de armas. Sin embargo en esta ocasión sí observé debil
idad en los argumentos al intentar rebatir los argumentos del vendedor de armas.
Creo que al trabajar esta primera viñeta faltó alguna aplicación práctica para
la vida cotidiana sobre cómo nos excusamos echando la culpa a otros cuando nosot
ros provocamos una situación. En la segunda viñeta se dialogó más sobre nuestras
posturas frente a la realidad, y percibí el temor de tener que comprometerse, a
l plantearse el qué podemos hacer, aunque sí se logró una cierta sensibilización
frente al pasotismo y la actitud despreocupada frente a los problemas sociales.
Se logró conectar con todo el tema, pero queda pendiente el mejorar la calidad
de la argumentación ante problemática actual.
34
REFERENCIAS:
Galindo Neira, Luis Eduardo. (2004). Nuestra Religión 9. Bogotá. Santillana. Gue
rreschi, Cesare. (2007) Las nuevas adicciones. Buenos Aires. Lumen. Intermón. (1
994) Norte y sur. Madrid. PPC. Roncal Martínez, Federico. (2008). Educación para
el sentido crítico. Guatemala. La SalleMaristas. Suárez Bonilla, Juan Pablo. (2
004). Nuestra Religión 7. Bogotá. Santillana. Rodríguez Estrada, Mauro. (2004).
Manual de creatividad. México. Trillas. www.prensalibre.com.gt