Anda di halaman 1dari 2

ARTÍCULO 4.

- Para los efectos previstos en este Código, se presume de derecho que


representa al empleador y que en tal carácter obliga a éste con los trabajadores, el gerente,
el administrador, el capitán de barco y, en general, la persona que ejerce habitualmente
funciones de dirección o administración por cuenta o representación de una persona natural
o jurídica.
Las modificaciones totales o parciales relativas al dominio, posesión o mera
tenencia de la empresa no alterarán los derechos y obligaciones de los trabajadores
emanados de sus contratos individuales o de los instrumentos colectivos de trabajo, que
mantendrán su vigencia y continuidad con el o los nuevos empleadores.

DOCTRINA

Se contienen dos importantes principios, la presunción en la representación del


empleador y la continuidad de la empresa.

El primero de ellos, en cuya virtud, se presume de derecho, es decir, que no admite


prueba en contrario, que representan al empleador las personas que se indican, esto es muy
útil en la práctica para el trabajador, que durante la prestación de servicios y básicamente
cuando concluyen, ignoran quien es su verdadero empleador, más aun cuando se trata de
grandes empresas. Se ha optado por la teoría de la validez y la suficiencia del representante
legal sólo aparente, visible y más a mano de los ojos del trabajador.

Enumera el precepto de las personas que representan al empleador y además,


contiene una fórmula general al disponer que también opera esta presunción respecto de la
persona que ejerce habitualmente funciones de dirección o administración por cuenta o
representación de una persona natural o jurídica.

Cada vez que se produzca una modificación en el dominio, posesión o mera


tenencia de la empresa, los derechos y obligaciones consignados en los contratos de trabajo
se mantienen en los mismos términos con el o los nuevos empleadores, debiendo
únicamente, actualizarse los contratos de trabajo, indicándose quien asume la calidad de
empleador.

Nos parece que lo anterior implica que el nuevo empleador deba asumir las
obligaciones que el anterior tenia pendiente al momento de operar el cambio de empleador,
por mandato legal, ya que, la medida de protección al trabajador dice relación con el hecho
que se mantienen las condiciones del contrato de trabajo, con el objeto de evitar que el
nuevo empleador introduzca modificaciones en forma unilateral, pero no se indica que el
nuevo empleador deba responder por las deudas del empleador que deja de tener esa
calidad para el trabajador.
JURISPRUDENCIA ADMINISTRATIVA

1. “El nuevo dueño, poseedor o mero tenedor de una empresa, se encuentra obligado a
pagar las prestaciones y beneficios que el antiguo propietario hubiere quedado
adeudando a los trabajadores, incluidas entre aquéllas las cotizaciones provisionales
a los respectivos organismos de previsión”. Ordinario N° 3522/0066, de
07.08.2006.-

2. “Cabe señalar que del precepto legal en comento se desprende que la subsistencia
de los derechos y obligaciones de los trabajadores en caso de modificación total o
parcial del dominio, posesión o mera tenencia de la empresa, se produce por el sólo
ministerio de la ley, no siendo necesario, en consecuencia, para tal efecto, que las
partes suscriban un nuevo contrato de trabajo o que modifique los ya existentes”.
Ordinario N° 4432/0207, de 28.11.2001.-