Anda di halaman 1dari 3

Cómo integrar las TIC

en las áreas de Lengua

CHRISTIAN INARAJA

La competencia digital debe impregnar todo el currículo de forma casi invisible. Para lograrlo en el área de Lengua,
el autor sugiere unos criterios de uso que van desde promover un aprendizaje significativo en relación con la experiencia
cotidiana hasta velar por la no discriminación de ningún alumno o comprometer a todas las instancias del centro
escolar. Y, a modo de ejemplificación, analiza las posibilidades de un recurso tan simple como útil, el navegador.

EDUARDO-MARTÍN LAREQUI GARCÍA Dentro del actual marco curricular, las Tecnologías de la Infor-
Catedrático de Enseñanza Secundaria por la especialidad de Lengua mación y la Comunicación (en adelante, TIC) ofrecen una doble
Castellana y Literatura, y asesor docente de la Sección de Tecnologías de perspectiva. Por un lado, pueden concebirse como un recurso
la Información y la Comunicación del Departamento de Educación del instrumental encaminado al logro de las competencias básicas,
Gobierno de Navarra. y en especial de las dos que nos interesan en este trabajo, la
Correo-e: elarequi@gmail.com competencia en comunicación lingüística y el tratamiento de la

72 CUADERNOS DE PEDAGOGÍA. Nº 401 MAYO 2010 } Nº IDENTIFICADOR: 401.020


tema del mes

información y competencia digital. Por otro lado, las TIC forman 2. Para lograr promover aprendizajes realmente significativos
parte del currículo de diferentes áreas y materias, pues en la for- es necesario que las actividades en que intervienen las TIC que
mulación de sus objetivos, contenidos y criterios de evaluación tengan relación directa con la experiencia cotidiana de los estu-
aparecen ciertos aspectos (por ejemplo, el uso de procesadores diantes, respecto a los ámbitos escolar y académico, con la ac-
de texto, la comunicación a través del correo electrónico o las tualidad, con las relaciones de carácter personal, social e institu-
tareas de búsqueda de información en internet), indiscutible- cional, etc.
mente relacionados con el ámbito de las Tecnologías de la In- 3. Las actividades en las que se haga uso de las TIC siempre
formación y la Comunicación. deben concebirse y llevarse a cabo teniendo en cuenta su rela-
El uso educativo de las TIC en los centros escolares ha de en- ción con los objetivos, contenidos y criterios de evaluación for-
tenderse, pues, en relación con este nuevo enfoque curricular. mulados en el currículo y en el proyecto educativo del centro.
Es necesario lograr lo que se ha denominado “la impregnación 4. Las actividades que implican el uso de las TIC requieren un
de las TIC en el currículo”, es decir, una situación en la que “las marco de actuación que debe ser objeto de los correspondien-
TIC se hacen invisibles, están permanentemente a disposición tes acuerdos en los centros escolares. El aprendizaje de ciertas
de alumnos y profesores, como instrumento de trabajo intelec- técnicas (el uso de procesadores de texto, los procedimientos
tual y de construcción compartida y creativa de conocimiento” de búsqueda en Internet, etc.) debe programarse a través de
(Vivancos, 2008, p. 47). contenidos y actividades adecuadamente secuenciados y de
acuerdo con normas de organización acordadas por los docen-
tes. Asimismo, conviene que las actividades didácticas en que
Criterios de uso se utilizan recursos y materiales TIC se realicen teniendo en cuen-
ta el marco del tratamiento integrado de las lenguas.
Aunque la bibliografía sobre uso educativo de las TIC es amplí- 5. Es una exigencia inexcusable para todas las áreas, pero
sima, existen pocos trabajos que contemplen una organización sis- en especial para las lingüísticas, que todas las producciones
temática de los recursos y actividades TIC en cada una de las áreas resultantes de la aplicación de las TIC respeten los criterios de
y materias curriculares. El decálogo de criterios que figura a conti- corrección idiomática (ortográfica, textual y pragmática).
nuación está basado en una propuesta publicada recientemente 6. El desarrollo de la Red hacia el escenario de la llamada web
para el área de Lengua Castellana y Literatura (Larequi, 2009). 2.0, que se caracteriza por la participación activa de las personas
1. Los recursos TIC no son por sí mismos una garantía de efi- en la creación del conocimiento, exige que los docentes conoz-
cacia didáctica, que sólo se logrará si estos recursos responden can recursos como los servicios online, los sistemas de marcado-
a objetivos y planteamientos educativos, forman parte de una res y etiquetado social, las redes sociales, los blogs, wikis y otras
metodología efectiva, contrastada y asumida por los docentes plataformas de gestión de contenidos que se pueden utilizar en
y facilitan aprendizajes significativos. internet y en las redes de área local de los centros. El potencial
educativo de los recursos de la web 2.0 es tal que muchos auto- implica la adquisición de varias competencias básicas, responde
res están proponiendo la necesidad de orientar el paradigma de a objetivos, contenidos y criterios de evaluación explícitos en el
enseñanza-aprendizaje hacia el concepto de los entornos de apren- currículo, no es especialmente difícil de organizar y utiliza recur-
dizaje personales (PLE, Personal Learning Environments). En di- sos de bajo coste de explotación. Presupone, a cambio, la dis-
chos entornos, todos los alumnos y alumnas disponen de la ca- ponibilidad de equipos informáticos para todos los docentes y
pacidad de integrar distintas herramientas y servicios en un estudiantes implicados en su uso, así como una conexión a in-
espacio personal que les proporciona la propia aplicación, ade- ternet de suficiente ancho de banda, estable y fiable.
más de disponer de más contenidos y materiales para atender a
sus propios intereses y condiciones de aprendizaje. El navegador como centro de consultas lingüísticas
7. Incluso las metodologías tradicionales se pueden renovar Varios de los navegadores actuales –en concreto, las versiones
gracias a las herramientas TIC. En este sentido, tanto la pizarra más modernas de Mozilla Firefox, Internet Explorer y Google
digital (un ordenador conectado a un cañón de proyección), que Chrome, todos ellos compatibles con la tecnología OpenSearch–
permite proyectar cualquier documento almacenado en el orde- no sólo permiten utilizar diversos motores de búsqueda, sino
nador o disponible a través de la Red, como la “pizarra digital que además tienen la capacidad de incorporar cualquier sitio
interactiva” o PDI, que además hace posible la interactividad so- que incorpore dicha tecnología a sus herramientas de búsque-
bre la superficie de la pantalla de proyección, ofrecen un abanico da. Para hacerse una idea cabal de esta capacidad, puede ver-
prácticamente ilimitado de recursos educativos. se en la página web del Mycroft Project la lista de casi ochenta
8. El uso de las TIC debe comprometer a todas las instancias diccionarios en español que pueden integrarse en los citados
del sistema educativo. Por ello resulta esencial que los docentes navegadores: http://mycroft.mozdev.org/search-engines.
se planteen qué competencias y contenidos del currículo pueden html?category=21&language=es
desarrollar con su nivel de competencia digital, y cuáles sólo La transformación del navegador en un centro de consultas
podrían abordar si mediara la formación o el acompañamiento lingüísticas constituye un procedimiento que no supone habili-
necesarios. Los centros educativos, por su parte, habrán de apo- dades especiales y puede realizarse en apenas unos segundos
yar las propuestas didácticas con nuevas formas de organización (Larequi, 2007). Además, esta técnica no sólo permite utilizar el
y gestión. Finalmente, es obligación de las administraciones edu- navegador como herramienta especializada para áreas lingüísti-
cativas hacer el esfuerzo necesario para dotar a los centros y sus cas, sino que sirve igualmente para cualquier otro ámbito del
profesores de medios materiales y humanos, promover la crea- conocimiento. Y añadir un motor de búsqueda especializado a
ción de recursos digitales y organizar las acciones formativas un navegador es una acción que tiene una influencia positiva
encaminadas a la capacitación del personal docente en el uso para el trabajo interdisciplinar, pues cada recurso de búsqueda
de dichos recursos. añadido al navegador en el curso de una actividad didáctica se
9. Las actividades TIC no pueden conllevar discriminación de puede utilizar inmediatamente por parte de cualquier otra per-
los alumnos y alumnas que presentan necesidades educativas sona que utilice la misma aplicación.
especiales, ni tampoco de aquéllos que por su situación social
se encuentran en riesgo de exclusión tecnológica. La organiza-
ción y puesta en práctica de las actividades TIC no debe dar por
supuesto que todos ellos cuentan con las mismas oportunidades
personales, familiares y sociales de acceso a recursos como los
ordenadores o la conexión a internet.
10. Conviene que, a la hora de seleccionar recursos y aplica-
ciones con los que llevar a la práctica las actividades TIC, se con-
sideren aspectos como los principios de neutralidad tecnológica
y respeto de los estándares, la conveniencia de utilizar software
no propietario y materiales curriculares publicados bajo licencias
abiertas que permiten su distribución y uso compartido, así como para saber más
la consideración del criterio del coste derivado de la adquisición,
explotación y renovación de los medios tecnológicos.
X Larequi, Eduardo (2007): “Búsquedas desde Firefox para el área
de Lengua I”, La Bitácora del Tigre, 28-8-2007, http://www.labita-
Propuesta a partir de un recurso básico: coradeltigre.com/2007/08/28/busquedas-desde-firefox-para-el-area-
el navegador de-lengua-1/
X Larequi, Eduardo (2009): “Propuestas para la integración curricu-
La brevedad de un artículo hace difícil presentar siquiera un lar de las TIC en el área de Lengua Castellana y Literatura”, en Lara,
resumen de los recursos educativos disponibles para el profeso- Tíscar, Zayas, Felipe, Alonso Arrukero, Néstor y Eduardo Larequi,
rado de las áreas lingüísticas a través de las Tecnologías de la La competencia digital en el área de Lengua. Barcelona: Octaedro.
Información y la Comunicación. Las personas interesadas en co- X Lavid, Julia (2005): Lenguaje y nuevas tecnologías. Nuevas pers-
nocer sus posibilidades pueden consultar los trabajos de Lavid pectivas, métodos y herramientas para el lingüista del siglo XX.
(2005) y Larequi (2009). Madrid: Cátedra.
Aquí expondremos un recurso TIC muy simple, pero de indis- X Vivancos, Jordi (2008): Tratamiento de la información y compe-
cutible utilidad para todas las áreas lingüísticas. Su puesta en tencia digital. Madrid: Alianza.
práctica respeta los criterios que acabamos de exponer, pues

74 CUADERNOS DE PEDAGOGÍA. Nº 401 }