Anda di halaman 1dari 7

PACTO, ALIANZA

berét (‫ב‬ ְ ִ ‫ תיר‬, H1285) , «pacto; alianza; convenio; acuerdo; confederación». Lo


más probable es que este nombre se derive de la raíz acádica que significa
«encadenar, poner grillos»; tiene paralelos en hitita, egipcio, asirio y arameo. Berét
se encuentra más de 280 veces en todas las secciones del Antiguo Testamento. El
primer caso del vocablo está en Gen_6:18 «Pero estableceré mi pacto contigo
[Noé]. Entraréis en el arca tú, tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos
contigo». «Alianza» es la traducción preferida de berét por la RV: «Haced, pues,
ahora alianza con nosotros» (Jos_9:6); sobre todo en el caso de acuerdos políticos
internos de Israel (2Sa_3:12-13, 21; 5.3) o entre naciones (1Ki_15:19). En estos
casos las revisiones subsiguientes (RVr, RVA, NRV) usan «alianza» o «pacto». En
Jdg_2:2 se traduce: «Con tal que nosotros no hagais «pacto» con los moradores de
esta tierra», («alianza» RVA). El mandamiento también le fue dado a Israel en
Exo_23:32; 34.12–16; y en Deu_7:2-6: Otras versiones se valen de diversos
términos: «pacto» (lba, lbp, BLA; bpd, sbp), «alianza» (BJ), «tratado de paz»
(NBE), etc., según el contexto. La RVR prefiere el término «pacto» para traducir
berét, en particular para denotar «acuerdos entre hombres», como entre Abraham
y Abimelec (Gen_21:32): «Así hicieron pacto en Beerseba». David y Jonatán
hicieron un «pacto» de protección mutua que comprometía a David y a sus
descendientes en perpetuidad (1Sa_18:3; 20.8, 16–18, 42). En todos estos casos
había acuerdo mutuo que se confirmaba con un juramento en nombre del Señor. A
veces se entregaban prendas materiales como testimonios del convenio
(Gen_21:28-31). Acab derrotó a los sirios: «Hizo, pues, pacto con él [Ben-adad], y
le dejó ir» (1Ki_20:34). El rey de Babilonia «tomó también a uno de la
descendencia real e hizo pacto [«un trato» nbe] con él [Sedequías], y le hizo prestar
juramento» (Eze_17:13). En «pactos» como estos, los términos los imponían una
potencia militar superior; no eran acuerdos mutuos. La monarquía en Israel estaba
fundamentada en un «pacto»: «David hizo pacto [«alianza» RV] con ellos [los
ancianos de Israel] en Hebrón, delante de Jehová» (2Sa_5:3). Dicho acuerdo se
basaba en su reconocimiento de que Dios lo había nombrado (2Sa_5:2), por lo que
se hicieron súbditos de David (cf. 2Ki_11:4, 17). La gran mayoría de los casos de
berét tienen que ver con los «pactos» o «alianzas» de Dios con hombres, como en
el caso de Gen_6:18, ya citado. Son importantes los verbos que se usan:
«Estableceré mi pacto contigo» (Gen_6:18), literalmente, «mantendré firme» o
«confirmaré» mi «alianza». «Y pondré mi pacto entre mí y ti» (Gen_17:2;
«cumpliré» RVA; «confirmaré» BLA). «Y Él os anunció su pacto» (Deu_4:13). «Mi
pacto que yo les mandé» (Jos_7:11). «Me he acordado de mi pacto. Por tanto … os
librare de su servidumbre» (Exo_6:5-6). Dios no rechazará a Israel por su
desobediencia ni los desechará «hasta consumirlos, invalidando mi pacto con
ellos» (Lev_26:44). «Ni se olvidará del pacto que les juró a tus padres»
(Deu_4:31). El verbo más común es «cortar» [karat] un pacto, que siempre se
traduce como en Gen_15:18 «Jehová hizo un pacto». Este uso parece derivarse de
la ceremonia descrita en Gen_15:9-17 (cf. Jer_34:18), en la que Dios se aparece
como «una antorcha de fuego que pasaba por entre los animales divididos»
(Gen_15:17). Todos estos verbos aclaran que en todos los casos la iniciativa es de
Dios; es quien establece y cumple los pactos. «Pacto/alianza» es un término
paralelo o equivalente a los vocablos hebreos dabar («palabra»), joq («estatuto»),
piqqud («preceptos», Psa_103:18 LBA), edah («testimonios» Psa_25:10), torah
(«ley» Psa_78:10) y jesed («misericordia» Deu_7:9). Estos términos enfatizan la
autoridad y la gracia de Dios en establecer y cumplir con el «pacto», a la vez que
señalan la responsabilidad humana bajo el «pacto». Las palabras de la «alianza» se
escribieron en un libro (Exo_24:4, 7; Deu_31:24-26) y sobre tablas de piedra
(Exo_34:28). Los seres humanos «entran en» (Deu_29:12) o se «unen» (Jer_50:5
RVA; «juntan» RVR) al «pacto». Deben «obedecer» (Gen_12:4) y «poner por
obra» todos los mandamientos del «pacto» (Deu_4:6). Pero, encima de todo, la
«alianza» es un llamado a que Israel ame a «Jehová tu Dios de todo tu corazón, y
de toda tu alma, y con todas tus fuerzas» (Deu_6:5). La «alianza» divina es una
relación de amor y lealtad entre el Señor y su pueblo escogido. «Si de veras
escucháis mi voz y guardáis mi pacto, seréis para mí un pueblo especial entre todos
los pueblos … y vosotros me seréis un reino de sacerdotes y una nación santa»
(Exo_19:5-6 RVA). «Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento … para que
viváis, y seáis multiplicados, y entréis y poseáis la tierra que Jehová prometió con
juramento a vuestros padres» (Deu_8:1). En el «pacto» la respuesta del hombre
contribuye a su cumplimiento; no obstante, su acción no es causativa. La gracia de
Dios siempre va delante produciendo la respuesta humana. De cuando en cuando,
Israel «hizo pacto delante de Jehová, de andar en pos de Jehová y de guardar sus
mandamientos … para cumplir las palabras de este pacto escritas en este libro»
(2Ki_23:3 RVA). Se asemeja a su compromiso original: «¡Haremos todo lo que
Jehová ha dicho!» (Exo_19:8 RVA; 24.7). Israel no propuso los términos de una
«alianza» con Dios. Respondió a su «pacto». La total clemencia y eficacia del
carácter del «pacto» de Dios se confirma en la Septuaginta con la elección de
diatheekee para traducir berét. Diatheekee es el testamento que estipula la
distribución de los bienes de un occiso de acuerdo a su voluntad. Denota una
acción totalmente unilateral. Diatheekee se encuentra 33 veces en el Nuevo
Testamento. En su traducción al castellano, las versiones protestantes prefieren
«pacto» y las católicas priorizan el término «alianza». El uso de «Nuevo
Testamento» y «Antiguo Testamento» como nombres de las dos secciones de la
Biblia indica que el «pacto» divino está en el centro de todo el libro. La Biblia relata
el propósito «testamentario» de Dios, de modo que el ser humano pueda unirse a
Él en servicio amoroso y conocer la comunión eterna con Él mediante la redención
que es en Cristo Jesús.

Pacto
v. Alianza, Arca, Convenio
Gen_9:9 yo establezco mi p con vosotros, y con
Gen_15:18 aquel día hizo Jehová un p con Abram
Gen_17:2 mi p entre mi y ti, y te multiplicaré
Gen_21:27 Abraham .. Abimelec .. hicieron .. p
Gen_26:28 haya .. juramento .. haremos p contigo
Gen_31:44 ven, pues, ahora, y hagamos p tú y yo
Exo_2:24 se acordó de su p con Abraham, Isaac y
Exo_6:4 también estableci mi p con ellos, de darles
Exo_19:5 si .. guardareis mi p, vosotros seréis
Exo_24:8 la sangre del p que Jehová ha hecho
Exo_31:16 por sus generaciones por p perpetuo
Exo_34:10 yo hago p delante de todo tu pueblo
Lev_26:9 os haré .. y afirmaré mi p con vosotros
Num_18:19 p de sal .. delante de Jehová para ti
Num_25:12 aquí yo establezco mi p de paz con él
Deu_4:23 no os olvidéis del p de Jehová .. Dios
Deu_5:2 Jehová .. Dios hizo p con nosotros en
Deu_9:15 con las tablas del p en mis dos manos
Deu_29:1 las palabras del p que Jehová mandó a
Jos_24:25 entonces Josué hizo p con el pueblo
Jdg_2:1 no invalidaré jamás mi p con vosotros
Jdg_2:2 no hagáis p con los moradores de esta
1Sa_18:3 hicieron p Jonatán y David .. le amaba
1Sa_20:16 hizo Jonatán p con la casa de David
1Sa_23:18 ambos hicieron p delante de Jehová
2Sa_3:12 envió Abner .. a David .. haz p conmigo
2Sa_5:3 el rey David hizo p con ellos en Hebrón
2Sa_23:5 embargo, él ha hecho conmigo p perpetuo
1Ki_8:23 que guardas el p y la misericordia a tus
1Ki_15:19 rompe tu p con Baasa rey de Israel
1Ki_19:10, 14 los hijos de Israel han dejado tu p
2Ki_11:17 Joiada hizo p entre Jehová y el rey
2Ki_23:3 hizo p delante de Jehová, de que irían
1Ch_16:15 hace memoria de su p perpetuamente
1Ch_16:17 confirmó .. a Israel por p sempiterno
2Ch_34:31 hizo .. p de caminar en pos de Jehová
Ezr_10:3 ahora .. hagamos p con nuestro Dios
Neh_9:8 hiciste p con él para darle la tierra del
Job_5:23 con las piedras del campo tendrás tu p
Job_31:1 hice p con mis ojos; ¿cómo, pues, había
Psa_50:5 los que hicieron conmigo p con sacrificios
Psa_89:3 hice p con mi escogido; muré a David
Psa_89:34 no olvidaré mi p, ni mudaré lo que ha
Psa_105:8; 111:5

PACTO
Convenio que expresa la relación especial de Jehová con su pueblo y resume la
forma y estructura de la religión bíblica en ambos testamentos. La palabra hebrea
(berit) aparece 285 veces en el Antiguo Testamento y la palabra griega (diatheke)
33 veces en el Nuevo Testamento; ambas se traducen "pacto".
Pactos Humanos
El pacto siempre es un acuerdo mutuo entre dos o más socios que los vincula y
obliga a una reciprocidad de beneficios y obligaciones. No solo lo vemos en pactos
bilaterales, sino también concertados entre grupos (Jos 9.15; Abd 7). El Antiguo
Testamento da varios ejemplos de pactos humanos:
Compromiso matrimonial
El matrimonio es un pacto (Mal 2.14; Ez 16.8).
Relaciones familiares
A través de un pacto, Jacob y Labán entran en relaciones familiares (Gn 31.44-54).
Relaciones de amistad y compromiso de unión para la vida
En un pacto, Jonatán sella con un regalo la dádiva de su propia vida a su amigo
David (1 S 18.1-4; 20.4-17).
Promesa de buenas relaciones
y obligaciones sociales mutuas
Abimelec e Isaac hicieron un pacto de no agresión (Gn 26.23-33).
Reconocimiento de una propiedad
Abimelec y Abraham hacen un pacto en el que se asegura que Abraham es dueño de
un pozo (Gn 21.22-34).
Compromiso de apoyo político
Abner se compromete con David para luchar por hacerlo rey de todo Israel (2 S
3.12-21).
Compromiso de liberación de esclavos
Sedequías se compromete con los ricos de Judá a liberar a sus esclavos (Jer 34.8-
22).
Tratado de un rey vasallo con un rey soberano
El rey de Judá se sometió al rey de Babilonia (Ez 17.11-21).
Concepto Teológico En El Antiguo Testamento
Adán
Aunque la palabra no se usa en Gn 1-3 ni aparecen todos los elementos
tradicionales, el Antiguo Testamento se refiere una vez a la relación establecida
entre Dios y [Ver=] ADÁN como a un pacto (Os 6.7). Se estableció con Adán no
solo como individuo, sino como representante de todos los hombres (Ro 5.12ss). El
sábado fue la señal de este pacto (Éx 31.12-17).
Muchos teólogos suelen hablar del pacto adámico como "un pacto de obras". Sin
embargo, sería más exacto calificar el pacto adámico como pacto de "obediencia",
puesto que Dios, como el "Dios de toda gracia" (1 P 5.10), manifiesta su gracia en
todas sus obras (Sal 145.13b, 17, BJ), pero exige obediencia de Adán (Gn 1.29-31;
2.9, 16). La obediencia que Dios espera del hombre debe ser consecuencia de la
confianza (fe) en Él y su Palabra (Heb 11.6; cf. Gn 3.1ss), y debe expresarse en la
obediencia (Gn 1.28; 2.15-17; 3.11, 17). El pacto con Adán incluyó también su
ubicación en un lugar escogido ([Ver=] EDÉN, Gn 1.27; 2.8) y poder creador para
producir una descendencia santa (Gn 1.26-28; 2.18-25; 3.15; 5.1-3; cf. 4.1ss).
Noé
El primer uso de la palabra pacto (berit) aparece en relación con [Ver=] NOÉ en
Gn 6.18 e implica beneficios para toda su familia. Este pacto se desarrolla en Gn
9.1-17 donde se aplica a toda la descendencia de Noé y a todo ser viviente. En este
caso la gracia prometida no depende de una buena comprensión o respuesta
positiva por parte de todos los beneficiados. Es un pacto eterno cuya señal es el
arco iris (Gn 9.12, 13). Está arraigado en la gracia divina (Gn 6.8; 9.1-3); requiere
una fe que se exprese en obediencia (Gn 9.4-6; Heb 11.7) y la responsabilidad de
producir una descendencia santa (Gn 9.1, 7); es eterno (Gn 9.12, 16) e implica una
bendición universal (Gn 9.1, 11, 16s). Se puede considerar como una renovación del
pacto con Adán y un avance del pacto salvífico con Abraham (Is 54.9, 10; 1 P 3.20,
21).
Abraham
En el pacto con [Ver=] ABRAHAM, renovado con [Ver=] ISAAC y [Ver=] JACOB,
tenemos la expresión clásica del pacto divino (Gn 3.16-18), y se transmitió por dos
tradiciones (Gn 15; 17). Las bendiciones prometidas incluyen: (1) Una descendencia
santa y numerosa; (2) la posesión de la tierra de [Ver=] CANAÁN; y (3) la
reconciliación con Dios.
La tercera promesa se expresa en Gn 17.7: "Yo seré tu Dios y el de tu descendencia
después de ti", y muestra que, como en los casos de Adán y Noé, el pacto divino no
se limita a la relación entre Dios y el individuo que originalmente recibe las
promesas. Sin embargo, la exclusión de Ismael (Gn 17.18-21) y Esaú (Ro 9.6-13)
muestra que aun en el Antiguo Testamento la descendencia física no garantiza el
cumplimiento automático de todas las bendiciones prometidas en el pacto. Las
promesas se cumplen para "los hijos de los hijos", pero con la condición de que
posean una actitud de fe hacia Dios y estén calificados como "los que guardan su
pacto, y los que se acuerdan de sus mandamientos para ponerlos por obra" (Gn
17.9; Sal 103.17, 18; Ro 4.13).
Génesis 17 acentúa el hecho de que el pacto con Abraham es eterno (vv. 7-9, 13, 19;
cf. Gl 3.16-18; Heb 13.20), y establece la [Ver=] CIRCUNCISIÓN como señal del
mismo. Aunque en el pacto con Abraham resalta el requisito de la fe, permanece
vigente la necesidad de la obediencia como expresión ineludible de una fe sincera
(Gn 12.4; 17.1; 18.19, BJ; Heb 11.8, 17-19). Aunque el pacto con Abraham es
particular y limitado, el contexto muestra que (cf. Adán y Noé) Dios tenía
propuesta una bendición universal (Gn 12.3; Hch 3.25).
Israel
El mediador del pacto que Dios hizo con el pueblo de Israel en Sinaí fue [Ver=]
MOISÉS. Este pacto constituía una renovación y desarrollo del pacto con Abraham
(Gn 15.13-21; Éx 2.23, 24; 3.15-17; 6.4-8; 32.13; Lv 26.40-45; Dt 4.29-31; Sal 105.8-
11, 41-45; 106.45). La continuidad esencial de este pacto con el anterior se destaca
en los siguientes elementos:
1. Es un pacto arraigado en la gracia divina (Dt 9.4-6; Ez 16.1-14; 20.4-8).
2. Insiste en una actitud de fe por parte del hombre (Éx 30.4, 31; 14.31; Nm 14.11;
21.9; Dt 1.31; 9.23; Heb 11.23-29).
3. Requiere que la fe se exprese en una obediencia radical y de todo corazón (Éx
19.5, 6; 20.2ss; 24.7; Dt 6.4, 5; 10.16).
4. Siempre incluye la reconciliación espiritual con Dios como promesa fundamental
del pacto (Éx 6.7; Dt 29.12, 13).
5. Espera como cosa normal una descendencia santa (Dt 6.7; 29.29; 30.6), aunque
esto nunca es automático (Dt 32.5, 6, 15ss; etc.).
6. Mantiene como meta final la bendición universal (Éx 19.5, 6; cf. 1 P 2.9; Nm
14.21).
Los principales elementos nuevos (de "caducidad" o "desarrollo") en el pacto con
Israel se encuentran en que: (1) por primera vez Dios establece su pacto con una
nación (descendiente de Abraham, Éx 1.1-7); (2) se multiplican y desarrollan las
estipulaciones del pacto en la [Ver=] LEY (Éx 20; Dt 32) hasta convertirse en la
constitución de la nueva nación.
David
El pacto que hizo con [Ver=] DAVID desarrolla la antigua promesa de una
descendencia santa (Gn 3.15; 17.7, etc.). Se anuncia en 2 S 7.12-17; 1 Cr 17.10-15 y se
recuerda con júbilo en Sal 89.3, 4, 26-37; 132.11-18; cf. 2 S 23.5. En última
instancia es mesiánico (Is 42.1, 6; 49.8; 55.3, 4; Mal 3.1; Lc 1.32s; Hch 2.30-36). El
[Ver=] SIERVO de Jehová se llama "pacto" en Is 42.6, puesto que incorpora todas
las bendiciones y cumple todas las estipulaciones. El pacto davídico marca un
desarrollo particular dentro del contexto general del pacto mosaico y no se debe
considerar totalmente paralelo con aquel.
El "nuevo pacto"
El nuevo pacto prometido en Jer 31.31-34 es otra renovación del pacto con
Abraham e Israel. Su continuidad con los pactos anteriores se muestra en los
siguientes hechos:
1. Es un mismo Dios que establece el pacto (vv. 31-33).
2. Se hace con un mismo pueblo (vv. 31-33).
3. Las estipulaciones abarcan esencialmente la misma Ley antigua (v. 33).
4. La promesa fundamental es una misma: "Yo seré tu Dios y tú serás mi pueblo".
Los nuevos elementos en la renovación del pacto recalcan:
1. Una interiorización más profunda de la Ley (cf. Dt 6.6, 7; Sal 37.31).
2. Una nueva fuerza moral e interior que resulta del nuevo pacto (cf. Ez 36.27; Ro
8.38s).
3. Un nuevo concepto sobre la universalidad del conocimiento de Dios entre su
pueblo (Jer 31.34, [Ver=] SACERDOE).
Concepto Teológico En El Nuevo Testamento
La promesa de un nuevo pacto (o sea, una renovación decisiva y final del pacto
eterno) se cumplió en [Ver=] JESUCRISTO (2 Co 1.19, 20). Como el segundo Adán
(1 Co 15.45ss) e imagen de Dios (Col 1.15), Cristo cumple con los requisitos del
pacto por parte de todos los hombres y así renueva la imagen divina en el hombre
(Ro 5.12-21; 2 Co 3.18). Cristo forma su Iglesia en la que nada puede prevalecer (Mt
16.18), y nos somete a un lavamiento con agua vivificadora e inmortal, como en el
caso de Noé (1 P 3.20s).
En Cristo se cumplen las promesas del pacto hecho con Abraham (Lc 1.54, 55, 72-
75) y con David (Lc 1.68-71) y las estipulaciones del pacto mosaico con Israel (Mt
5.17, 18). El nuevo pacto se funda en la sangre de Cristo, su [Ver=] MEDIADOR
(Heb 12.24), quien identificó este pacto (Lc 22.20; 1 Co 11.25) con el pacto eterno
(Mt 26.28; Mc 14.24, BJ).
Puesto que el nuevo pacto representa una confirmación del pacto eterno, las
promesas y provisiones fundamentales de los pactos anteriores permanecen
vigentes ((Ef 2.12; 2 Ti 3.15-17). El [Ver=] PUEBLO de Dios todavía se llama
"Israel" (Gl 6.16), y se desarrolla a partir del núcleo de judíos creyentes (Ro 11.1-6).
Sin embargo, del [Ver=] OLIVO se desgajan a los judíos incrédulos y se injertan
(Ro 11.7-24) y hacen miembros de la familia de Dios (Ef 2.11-22) a los gentiles
creyentes. Sigue en efecto el deber de levantar una descendencia santa (Tit 2.14; 1 P
2.9), y ahora este deber incluye la labor evangelizadora (Mt 28.19, 20; 1 Co 4.15;
etc.; cf. Dt 6.7-9).
El nuevo pacto se destaca sobre todo por el gran desarrollo del ministerio del
[Ver=] ESPÍRITU SANTO (Hch 2; 2 Co 3.4-18; etc.). Hebreos explica la
superioridad del nuevo pacto (9.16, 17), y tanto allí como en Gl 3.15-17 la garantía
del pacto es la muerte de Cristo, "porque el testamento con la muerte se confirma".
Su finalidad también se acentúa por el uso del concepto de un [Ver=]
"TESTAMENTO", que es otro significado del griego diatheke ([Ver=]
CIRCUNCISIÓN; BAUTISMO).
Bibliografía:
L. Alonso-Schokel, "Motivos sapienciales y de alianza en Génesis 2-3", Bíblica, 43,
1962, pp. 305-309. J. Schildenberger, "Alianza", Diccionario de teología bíblica,
Herder, Barcelona, 1967. Edmund Jacob, Teología del Antiguo Testamento,
Ediciones Marova, Madrid, 1969, pp. 198-204.