Anda di halaman 1dari 1

C 6 Cultura

LA VOZ DEL INTERIOR


CÓRDOBA. LUNES 24 DE AGOSTO DE 2009

ENSAYOS

Volver a las fuentes


La publicación de “Escritos políticos” de Saúl Taborda recupera el pensamiento de uno de los ideólogos
de la Reforma Universitaria y pone en foco una rica pero olvidada tradición progresista cordobesa.
EMANUEL RODRÍGUEZ por la alianza socialista y demó-
DE NUESTRA REDACCIÓN crata progresista a Deodoro Ro-
erodriguez@lavozdelinterior.com.ar ca; o su participación protagó-
nica en el Instituto Pedagógico
Una pregunta política que se re- de Córdoba que hacia 1940 for-
siste a desaparecer, un modo de maba parte del gobierno del “ra-
rebeldía que parece combatir dicalismo rojo” de Santiago Hu-
desde el pasado contra un esce- go del Castillo. Otra forma de la
nario tan desolador como el pre- vida intelectual que se insinúa
sente, el pensamiento de Saúl Ta- en ciertos períodos de la bio-
borda que Matías Rodeiro recu- grafía de Taborda y que convi-
pera en su edición prologada de ve con lo anterior, es la del re-
los Escritos políticos tienen la cogimiento, diría hasta en un
urgencia de lo indispensable. sentido místico. Me parece muy
Matías Rodeiro vive y traba- interesante esa faceta, en espe-
ja en Buenos Aires y es mejica- cial en los momentos en los que
no de nacimiento, pero es tan no se tiene nada significativo pa-
cordobés como el más fanático rar decir. Practicar un retrai-
de los hinchas de Belgrano. Des- miento, callar, cerrar los ojos pa-
de la capital del país respondió ra revisar las bases propias y las
una serie de preguntas sobre la de la cosa pública; para luego sa-
flamante edición de su trabajo lir otra vez al ruedo.
de recopilación. –¿Qué creés que perdió
–¿Por qué es importante re- Córdoba al perder a Taborda?
cuperar el pensamiento de –Me cuesta comprender cómo
Saúl Taborda, hoy? Córdoba perdió ese legado. Y no
–Creo que la recuperación de sólo me refiero al de Taborda, al
pensadores y obras como las Ta- que siempre intento pensarlo co-
borda y Deodoro Roca, resulta sig- mo parte de un círculo más am-
nificativa para intentar re-fundar plio, una constelación en la que
el lenguaje político argentino, que conviven Deodoro, Astrada,
hoy entre el avance de un neo- Martínez Paz, Carri Pérez, los Or-
pragmatismo –que corre detrás gaz, Malanca, Pedone, Horacio
de los hechos que él mismo pro- Juárez, Montenegro, entre otros.
duce– y el fetiche de las tecno- La Reforma Universitaria de 1918 inscribió el nombre de Saúl Taborda en el primer plano de la política latinoamericana. Por supuesto que los fuegos de la
logías de la comunicación, pasa dictadura y la banalización neo-
por un momento de encrucijada. miento de Taborda es su peculiar responsable e implicado con el liberal (que tiene tristes funda-
–¿Qué actualidad pueden horizonte temporal, hecho de tra- EL LIBRO destino de su comunidad. Es la mentos locales en los “medi-
tener estos ensayos? dición y modernidad. Esto es al- figura del habitante y animador terráneos de Harvard”); han he-
–Quizás la ensayística de Ta- go que fue marcado con cierta in- de la polis. Taborda tuvo una ac- cho su tarea. Aunque la imagen
borda pueda resultar algo re- sistencia, sobre todo para carac- tividad político-cultural muy in- del incendio, con todo y ser lite-
nuente o resistente a la actuali- terizar a Córdoba como “ciudad tensa, en los tiempos cercanos a ral, me parece que no alcanza a
dad. En ese sentido, quizás su de frontera”. Sin embargo, no sé la Reforma se destaca su partici- dar cuenta de la gravedad de esa
aporte a la actualidad, pudiera si ha extraído lo suficiente de esa pación en la Asociación Córdo- pérdida que tiene mucho que ver
estar en cierto halo de anacro- veta de la configuración cultural ba Libre, el Círculo de Autores con el olvido.
nismo que la envuelve. Me pa- cordobesa, que podría revelar los Teatrales, fue un gran orador de –¿Qué tipo de olvido?
rece que tanto su estilo como al- sedimentos de cierta sensibilidad barricada y fino conferencista, –Es un modo del olvido difícil
gunas de sus fuentes de indaga- o cierto ethos barroco. Esa mar- publicista en los principales dia- de asimilar. Ausente en las bi-
ción e imaginación política, leí- ca barroca, esa frontera tempo- rios y revistas de la ciudad y el bliografías universitarias y en las
das desde el vértigo de la actua- ral y espacial, como decía Aricó, país, abogado defensor de huel- referencias literarias y políticas.
lidad, provocan una distorsión, “punto de cruce entre tantas tra- guistas. Participó en la filial Cór- ¿Alguna vez se habrán repuesto
una interrupción sobre los mo- diciones y realidades distintas y doba de la Unión Latinoameri- las obras teatrales de Taborda?
dos en que la actualidad piensa autónomas”, pareciera darle for- cana, luego del Comité de Ayuda Quizás no lo valieran, pero al me-
y escribe lo político. Así, lo que ma a un pensamiento hecho de al Pueblo Español, etc. Parecie- nos, alguna vez ¿se discutió sobre
empieza a sonar raro son las for- restos, de lecturas que despoja- Escritos políticos. 1918- ra un modo de concebir el pen- ese mérito? A veces pienso que
mas y las cosas que decimos y es- das de ánimos imitativos o plei- 1934, por Saúl Taborda. Edición samiento y practicar lo político, en la pregunta por el sentido de
cuchamos en y de la actualidad. tesías legitimantes, le arrancan y prólogo de Matías Rodeiro. Edi- más allá de los partidos y los en- esa pérdida, de ese olvido (todavía
Creo que de alguna manera su trozos culturales al tranquiliza- torial Universidad Nacional de cuadramientos ideológicos. Aun- no asumido del todo), radica una
ensayística rasga la actualidad dor orden de los anaqueles y los Córdoba, Córdoba, 2009, 344 pá- que es para destacar que Tabor- de las claves para explicar el
y abre un tiempo y un espacio mezclan en rizos de rareza, has- ginas. Precio: $ 50. da también aceptó cargos públi- baldío cultural y político que
para repensar las cuestiones que ta disponerlos de otro modo, de Matías Rodeiro es sociólogo. cos que dejarían huella, como la arrasó con la fertilidad política y
atañen al ser de lo político. un modo quizás original. A par- dirección del Colegio Nacional cultural de Córdoba.
tir del cual, se podría llegar a Taborda, por caso, recuperaba la lismo burgués. de la UNLP en 1920. Asimismo,
Córdoba fronteriza pensar en otras formas de la mo- tradición comunalista que se re- –¿Qué modelo de intelec- no escatimó arrimar sus con-
–¿En qué sentidos la obra de dernidad para la América his- mite hasta el Medievo español; y tual promueve la figura de vicciones a proyectos políticos
Taborda explica algunas ca- pana, inclusive en otras fuentes junto con el legado ético y poéti- Taborda? que le resultaban afines. De allí,
racterísticas de Córdoba? para pensar los fundamentos de co de los místicos del Siglo de –Pienso que Taborda encarna por ejemplo, surge su apoyo a la Entrevista. Ingresá y leé
–Una marca fuerte que im- las democracias; más allá del Oro, mostraba posibilidades al- distintos modelos de intelectual. campaña a la intendencia que la nota completa.
brica a Córdoba con el pensa- “contrato social” y la Ilustración. ternativas a las del individua- Uno podría ser el del individuo en 1931 llevaba como candidato

Cerca de la revolución ÍNDICE

Ana Sierra Romera. La escrito-


ROGELIO DEMARCHI miso que les otorga a un amplio abanico es decir las asambleas territoriales don- uniría los Andes con el Plata (la concep- ra cordobesa presentará mañana
ESPECIAL de instituciones (entre otras, la iglesia, de los ciudadanos tienen participación ción económica y política de más fuste su libro de poemas Raíces, edita-
la universidad, y por extensión todo el directa en la discusión de leyes y elec- que haya tenido un estadista argentino), do por Arkena. La cita es en la
En 1918, en los agitados días de la Re- sistema educativo) para que ahonden la ción de autoridades. culminó su magna obra con la legisla- Casa de España, 24 de setiembre
forma Universitaria, Saúl Taborda ob- brecha social: Taborda las califica como En su interpretación del ideal, en- ción agraria” de la enfiteusis. 946, a las 19. El libro reúne ver-
sequiaba a los líderes del movimiento instituciones de clase que promueven la tonces, se advierte una comuna que au- La enfiteusis de Rivadavia implicaba sos sobre las costumbres, la cul-
estudiantil los ejemplares de su ensayo existencia de dos morales, “la una para todefine colectivamente su destino de que el Estado se consideraba propieta- tura y la lengua de los antepasa-
recién editado: Reflexiones sobre el los amos, la otra para los oprimidos”. manera activa, sin mediaciones políti- rio de las tierras, que eran arrendadas dos inmigrantes de la autora.
ideal político de América, un texto cla- Al compararlas, escribe: “Mientras la cas, ya que no creía en los partidos, a los para su explotación a los particulares DesarrollArte. Via Margutta pre-
ve de su pensamiento y que abre el ciclo una enseña la manera de redimir los pe- que calificaba como “sindicatos organi- por un término de 20 años (renovables) sentan la tercera muestra del Ci-
de esos Escritos políticos que la Uni- cados y los vicios con moneda corriente, zados para la conquista del poder”, lobos a cambio de un canon. clo 2009 de DesarrollArte, con la
versidad Nacional de Córdoba ha pu- la otra instruye la manera de conseguir que se disfrazan de ovejas. En esta lectura de la historia nacional, exhibición de la artista plástica
blicado con el apoyo de la Biblioteca Na- ‘la vida verdadera’ con moneda de mar- La asamblea comunitaria podía pres- Taborda lamenta la derrota de Rivadavia María Eugenia Castelli. Inaugura
cional. tirio; mientras la una en- cindir de ellos y darse a sí a manos de la “gauchocracia” (el original el miércoles a las 19.30 en las ofi-
Taborda nació en 1885 y murió en 1944. seña que una minoría del misma las herramientas término es suyo), que hundió al país en cinas comerciales de Grupo Edi-
Estudió Derecho y Filosofía, enseñó So- pueblo ha nacido para necesarias para conducir la tiranía, el feudalismo y el latifundio. sur, Estrada 122.
ciología en la Universidad, escribió po- mandar, la otra enseña El pensamiento el proceso en pos del bien Por todos estos motivos, deberíamos Conferencia. “El pensamiento
esías y obras de teatro, se ocupó de la polí- que la organización social tabordiano parece común garantizándole a entender que la democracia propuesta colonial en la Teoría Latinoame-
tica y de la educación en sus ensayos, fue es la más perfecta y la inscribirse en el todos los habitantes los por Taborda sólo podía ser el resultado ricana” es el título de la confe-
un hiperactivo protagonista de la cultu- más justa. Aquélla se pre- mismos derechos a partir de un proceso revolucionario. Caso con- rencia que ofrecerá hoy a las
ra de Córdoba y un lector voraz. Se podría dica en el gran mundo; és- anarquismo y anticipar de una decisión central: trario, imposible realizar todas las pro- 18.30 en la Biblioteca Córdoba
decir que, a su manera, seguía los pasos ta se predica y se impone las posturas del Ejército que la tierra fuera libre y fundas transformaciones a las que hace (27 de Abril 375) el sociólogo Ed-
de Domingo F. Sarmiento, con cuyas po- en las escuelas que las cla- Zapatista de Liberación. se la considerase propie- referencia en el siguiente pasaje: gardo Lander. La charla está or-
siciones polemizó en más de una opor- ses dirigentes abren en dad comunitaria para que “No más Estado de clase, no más polí- ganizada por la Secretaría de Cul-
tunidad. beneficio de las masas”. todos los hombres tuvie- tica de clase y de facciones; no más jus- tura y el doctorado en Ciencia
La reciente democratización del país No está hablando ex- sen igual derecho a ella pa- ticia con distingos; no más propiedad mo- Política del Centro de Estudios
por la reforma electoral de 1912, los pro- clusivamente de la realidad nacional, ra asegurarse pan y hogar. nopolizada e inmovilizada; no más ilus- Avanzados de la UNC. Entrada li-
cesos políticos abiertos por las revolu- está pensando en la América toda, a la Si hasta aquí el pensamiento tabor- tración unilateral; no más instituciones bre y gratuita.
ciones mejicana y rusa, y la Primera Gue- que compara con el Hamlet de Shakes- diano parece inscribirse en el anarquis- eclesiásticas como elemento de domina- Muestra fotográfica. Hoy a las
rra Mundial son algunos de los hechos peare. Aquella célebre disyuntiva del mo y, en cierto sentido, anticipar las pos- ción; no más moral de esclavos: la de- 18 inaugura la muestra “El acero
políticos a los que Taborda alude en más “ser o no ser”, aquí es reformulada: turas del Ejército Zapatista de Libera- mocracia americana es el fallo inapela- también sangra”, del fotógrafo
de un pasaje de sus Reflexiones... para América tiene que elegir entre ser sim- ción Nacional y su famoso subcoman- ble, irrevocable, que expropia en bene- Ricardo Sisti y de la escultora
diagnosticar la falta de democracia, ya ple factoría al servicio de una Europa dante Marcos, no dejará de sorprender ficio de los pueblos el Estado, la política, Violeta Lemoine, en el patio inter-
que -desde su punto de vista- el Estado que ha caído en manos del “dios de la que reivindique a Bernardino Rivada- la justicia, la propiedad, la ilustración, no de la Legislatura provincial.
había permitido que el industrialismo riqueza” (el capitalismo) o “pueblos in- via: “Mientras se hallaba atareado en la religión y la moral”. Tótems canadienses. Una expo-
dividiera a la sociedad en burguesía y dependientes al servicio del ideal” de- combatir los privilegios eclesiásticos; en Si el programa de Taborda, por su in- sición itinerante de imágenes de
proletariado: unos luchaban para man- mocrático. rebajar los derechos aduaneros sobre los tegralidad y profundidad, sigue tenien- tótems canadienses tendrá lugar
tener injustos privilegios; otros trataban productos alimenticios, los vestidos, los do vigencia, la incógnita es cómo refor- en auditorio Diego de Torres de
de conquistar un conjunto mínimo de de- Democracia ideal útiles de labranza y los materiales de mularlo en estos tiempos en los que la la UCC (Obispo Trejo 323) desde
rechos. Para Taborda, “la única democracia que construcción; mientras imponía las he- palabra “revolución” (con todo lo que mañana. Entrada libre y gratuita.
Y entre los grandes errores que le ha conocido el mundo es la del Lands- rencias y meditaba en la supresión de las ella implicaba) ha sido eliminada del len-
señala al Estado, pone el acento en el per- gemeinde de ciertos cantones suizos”, aduanas y en la empresa de un canal que guaje político.