Anda di halaman 1dari 3

De izq. a dcha., el Ing. Humberto Armenta González, presidente nacional de la CMIC, el Lic.

Felipe Calderón Hinojosa, presidente de la República, y el Dr. Luis Téllez Kuenzler, secretario
de Comunicaciones y Transportes, durante la firma del pacto de adhesión de la Cadena
Productiva de la Industria de la Construcción al “Acuerdo Nacional a favor de la Economía
Familiar y el Empleo” del Gobierno Federal.

“El PET, la SCT y la iniciativa privada sí


podemos promover la generación de 350,000
empleos”

Por Humberto Armenta

En plena crisis, muchos pueden pensar que plantearse como objetivo


promover la generación de 350,000 empleos es una locura, pero lo cierto es
que tiene un sustento sólido y fácil de explicar. El Programa de Empleo
Temporal (PET), la obra pública y el esfuerzo de los empresarios de la
Cadena Productiva de la Industria de la Construcción sí podemos cumplir
con el objetivo que nos fijamos el pasado mes de enero, en la adhesión de
nuestro sector al “Acuerdo Nacional a favor de la Economía Familiar y el
Empleo” del Gobierno Federal.

La mayor aportación a los 350,000 puestos de trabajo que queremos


generar será del PET. Tras las modificaciones realizadas en las reglas de
operación de este programa el pasado 29 de diciembre, este apoyo se está
ampliando a las grandes ciudades, que se han sumado a las zonas rurales y
poblaciones más pequeñas que ya se contemplaban desde años anteriores.
Para lograr ampliar su ámbito de cobertura, el Ejecutivo Federal incrementó
los recursos al PET en un 40%, lo que está permitiendo beneficiar a
más de 250 mil personas con un presupuesto total de 2,200
millones de pesos.
Por su parte, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes
contempla para 2009 la creación de 82,550 plazas en obras de
construcción, modernización y conservación de carreteras y caminos
rurales, lo que permitirá alcanzar una cifra de 332,550 empleos:

* El Programa de Empleo Temporal considera la ocupación de personas en diferentes obras,


entre ellas, destacan la construcción y rehabilitación de escuelas públicas, la conservación
de sitios históricos y arqueológicos, la construcción y mantenimiento de caminos rurales y
carreteras, obras para la conservación de suelos y captación de agua, prevención de
incendios y proyectos intensivos en mano de obra rural.

Por tanto, con las acciones generadas por la Cadena Productiva del
sector, se espera que se pueda promover la generación de los
17,450 empleos restantes, con los que se espera alcanzar el compromiso
de los 350,000 empleos del acuerdo firmado ante el Presidente Calderón.
Este objetivo no será sencillo, pero juntos sí podemos. Por eso la Cámara
Mexicana de la Industria de la Construcción lideró la adhesión de todas las
cámaras representativas de nuestra rama industrial al pacto de Felipe
Calderón para combatir la crisis. La Cadena Productiva de la Industria de la
Construcción no sólo la componemos los constructores, sino que engloba,
además, a: ingenieros, arquitectos, financieros, comercializadores y todos
quienes proveen de insumos y servicios a la industria de la construcción,
como pintura, acero, cemento, concreto, cal, madera... y diferentes
servicios. Somos de las ramas más fuertes del país y es momento de
demostrarlo.

Actualmente, la industria de la construcción genera más de 6 millones de


empleos directos e indirectos, lo que repercute en beneficio de 37 de las 73
ramas económicas del país. Por este motivo, la construcción es uno de los
motores de la economía del país y uno de los sectores con un mayor efecto
multiplicador.

Entre todos, sí podemos.

2
3