Anda di halaman 1dari 2

Amado Nervo

(Jos Amado Ruiz de Nervo; Tepic, Nayarit, 1870 - Montevideo, 1919)


Poeta mexicano. Hizo sus primeros estudios en el Colegio de Jacona,
pasando despus al Seminario de Zamora, en el Estado de Michoacn,
donde permaneci desde 1886 hasta 1891.
Los problemas econmicos que atenazaron a su familia, un hogar de clase
media venido a menos, le forzaron a dejar inconclusos sus estudios
eclesisticos, sin que pueda descartarse por completo la idea de que su
decisin fuera tambin influida por sus propias inclinaciones. En cualquier
caso, sigui alentando en su interior una espiritualidad mstica, nacida sin
duda en estos primeros aos y que empap su produccin lrica en una
primera etapa; en ella medit fundamentalmente sobre la existencia
humana, sus problemas, sus conflictos y sus misterios, y sobre el eterno
dilema de la vida y la muerte.
Abandonados los estudios, Amado Nervo empez a ejercer el periodismo,
profesin que desarroll primero en Mazatln, en el Estado de Sinaloa, y
ms tarde en la propia Ciudad de Mxico, adonde se traslad
temporalmente en 1894. Sus colaboraciones aparecieron en la Revista Azul.
Junto a su amigo Jess E. Valenzuela, fund la Revista Moderna. Estas dos
publicaciones fueron el resultado de las ansias e impulsos modernistas que
aparecieron, en aquella poca, en todos los rincones de la Latinoamrica
literaria y artstica.
En 1900, el diario El Imparcial lo envi como corresponsal a la Exposicin
Universal de Pars, donde residira durante dos aos. Entabl all
conocimiento y amistad con el gran poeta nicaragense Rubn Daro, quien
ms tarde dira de Nervo: "se relacion tambin con el grupo de literatos y
artistas parnasianos y modernistas, completando de ese modo su formacin
literaria."
Todos los estudiosos parecen estar de acuerdo en afirmar que adopt los
principios y la filosofa del Parnaso, grupo de creadores franceses que
intentaba reaccionar contra la poesa utilitaria y declamatoria tan en boga
por aquel entonces, rechazando tambin un romanticismo lrico en el que
los sentimientos, las encendidas pasiones y las convicciones ntimas de los
autores, interfiriendo en su produccin literaria, impedan, a su entender, el
florecimiento de la belleza artstica pura.