Anda di halaman 1dari 22
Avances en la comprensión y tratamiento de la autolesión en la adolescencia Publicado en la revistaº 027 Autor: Doctors, Shelley Traducción: Nick Cross y Rosa Velasco Como psicóloga psicoanalista especializada en el tratamiento de adolescentes, llevo 25 años trabajando con pacientes que se auto-cortan. He investigado sobre este síntoma y he publicado trabajos sobre la autolesión (Doctors, 1981, 1999). Sin embargo, no creo haberlo “descifrado” d todo. Mi objetivo en este capítulo es ensanchar las fronteras de nuestra comprensión un poco m enfocándolo desde los avances recientes de la teoría del desarrollo y de la investigación neurobiológica. Lo curioso de este síntoma de “actuación” es el abismo que separa la aparente simplicidad de l conducta observada y la complejidad de sus orígenes y funciones. Los síntomas psicológicos si están sobredeterminados, siempre tienen una multi-funcionalidad (Waelder, 1936) y por lo tant siempre son asuntos complejos. No obstante, en la auto-lesión (como, de hecho, en los trastorn alimentarios), hay una diferencia notable entre la forma violenta de la conducta y la intención, motivación, y/u objetivo de la persona que lo hace. Esta discrepancia hace difícil la comprensió clínica y a menudo dificulta un tratamiento apropiado. Aunque parece que la violencia sea inhe al síntoma y lleva a los observadores a suponer que el cortarse representa un intento de morir dañarse, yo creo que el síntoma refleja una estrategia para afrontar una experiencia intensa, abrumadora. Haré hincapié en los avances de la teoría y de la investigación que ayudan a sabe como surge esta estrategia y como se mantiene y/o se transforma. La Violencia Emocional Para entender la experiencia emocional subjetiva de una persona que se auto-lesiona, es neces " id="pdf-obj-0-2" src="pdf-obj-0-2.jpg">

Avances en la comprensión y tratamiento de la autolesión en la adolescencia Publicado en la revista nº027 Autor: Doctors, Shelley

Traducción: Nick Cross y Rosa Velasco

Como psicóloga psicoanalista especializada en el tratamiento de adolescentes, llevo 25 años trabajando con pacientes que se auto-cortan. He investigado sobre este síntoma y he publicado trabajos sobre la autolesión (Doctors, 1981, 1999). Sin embargo, no creo haberlo “descifrado” d todo. Mi objetivo en este capítulo es ensanchar las fronteras de nuestra comprensión un poco m enfocándolo desde los avances recientes de la teoría del desarrollo y de la investigación neurobiológica.

Lo curioso de este síntoma de “actuación” es el abismo que separa la aparente simplicidad de l conducta observada y la complejidad de sus orígenes y funciones. Los síntomas psicológicos si están sobredeterminados, siempre tienen una multi-funcionalidad (Waelder, 1936) y por lo tant siempre son asuntos complejos. No obstante, en la auto-lesión (como, de hecho, en los trastorn alimentarios), hay una diferencia notable entre la forma violenta de la conducta y la intención, motivación, y/u objetivo de la persona que lo hace. Esta discrepancia hace difícil la comprensió clínica y a menudo dificulta un tratamiento apropiado. Aunque parece que la violencia sea inhe al síntoma y lleva a los observadores a suponer que el cortarse representa un intento de morir dañarse, yo creo que el síntoma refleja una estrategia para afrontar una experiencia intensa, abrumadora. Haré hincapié en los avances de la teoría y de la investigación que ayudan a sabe como surge esta estrategia y como se mantiene y/o se transforma.

La Violencia Emocional

Para entender la experiencia emocional subjetiva de una persona que se auto-lesiona, es neces

considerar las experiencias previas de “violencia emocional” que conducen a que las personas, momentos de necesidad, se aparten de los otros para buscar (desesperadamente) el consuelo una acción dirigida hacia sí mismo. “La violencia emocional” refiere un tipo de dolor que sufren aquellos que han experimentado una disfunción significativa en la regulación diádica de la ansi emocional. La violencia emocional la encontramos en un amplio abanico de circunstancias personales, y la forma más extrema es tipificada en la situación donde un padre o una madre a de un niño, física o sexualmente, y lo daña aun más diciendo que el mismo niño había provoca esta conducta, o bien, que el comportamiento del padre es un acto de amor. Un ejemplo más c es cuando un niño necesitado de reconocimiento y modulación parental de su ansiedad debe afrontar los déficits de sintonización emocional. Experiencias de fondo de violencia emocional c la expectativa de que el dolor emocional debe ser gestionado sin recurrir a otros, siendo uno de factores de riesgo que contribuyen al establecimiento de una vulnerabilidad a la auto-lesión, sí que considero un esfuerzo de auto-gestión.

Avances Teóricos

Cuando empecé a estudiar a las personas que se auto-lesionan (Doctors 1981), intentaba ente “agresión al self …y …la capacidad para contrarrestarla” a través de la perspectiva de las teorí desarrollo existentes. Por lo tanto, hablé de la necesidad de “marcar límites corporales en desintegración”, de “extremos de tendencias ambivalentes: un acercamiento extremo y retraim agresivo del objeto”, y de “convertir lo pasivo en activo”.

Mientras sigo considerando (Doctors, 1999) que la vulnerabilidad dolorosa está en el centro del síntoma, me he alejado de las teorías del desarrollo que ven la necesidad de distinguir elself de y ya no considero análogos la piel, límites corporales y límites del yo. Ahora entiendo la vulnerabilidad del paciente dentro del contexto de la familia de origen y de las circunstancias actuales (el entorno intersubjetivo formativo y el ambiente intersubjetivo actual). En mi opinión teoría de apego (Ainsworth, 1963, 1967, 1968; Bowlby, 1958, 1959, 1960, 1969) y las recientes investigaciones en primera infancia (p.ej., Beebe & Lachmann, 1998; Sander, 1977, 1985), proporcionan una comprensión más auténtica y más útil del desarrollo. La investigación ha confirmado lo que los teóricos de la intersubjetividad propusieron (Stolorow, Atwood & Brandch 1987). El desarrollo de la persona siempre está intrínsicamente relacionado con los contextos específicos en donde ocurre. Es útil entender las experiencias de vulnerabilidad dolorosa y las estrategias desarrolladas para afrontarlas como secuelas de sistemas relacionales disfuncional padres inseguros o desorganizados (en referencia a la teoría del apego) utilizan modos de procesamiento de afectos que a menudo agudizan la ansiedad emocional de sus hijos; no se pu

entender la vulnerabilidad del niño que crece en este entorno sin hacer referencia al sistema relacional en el que se desarrolló, como veremos en las viñetas que siguen a continuación.

La teoría del desarrollo ha avanzado significativamente por la brillante integración de la infant research (investigación empírica en primera infancia) y la experiencia clínica de Beatrice Beebe Frank Lachmann (2001). Su teoría de la co-construcción evolutiva y recíproca de los procesos internos y relacionales nos permite entender porque algunos individuos dependen de un tipo d “auto-gestión excesiva” observada en los que se auto-cortan. Además, comprender la relación existe entre procesos internos y relacionales forma parte de una teoría de cura psicoterapéutic que los procesos diádicos caracterizados por la interacción terapeuta/paciente más adelante pu (re-)organizar procesos tanto internos como relacionales (Beebe & Lachmann, 1998, p. 456). Co regulación de procesos internos (auto-regulación) es tan fundamental en la comprensión de la conducta de la auto-lesión, más adelante volveré al innovador trabajo de Beebe y Lachman sob auto-regulación y la regulación interactiva.

Considerar el mundo interno como una estructura fundamentalmente coordinada por procesos relacionales facilita el reconocimiento de los patrones interactivos implicados en la regulación d estados internos. Si la disfunción en la regulación diádica de la angustia proviene de una figura parental rechazante o intrusiva, el individuo que crece en tal entorno tendrá que hacer frente a falta de un otro fiable. Ahora pienso que la auto-lesión es un modo de regular un estado del sel una persona que ha aprendido a no esperar una facilitación considerada de los demás. Ya antic esta noción de la importancia de las expectativas aprendidas cuando escribí: “el cortarse a me es una “imagen” concretizada y un intento de contrarrestar una experiencia actual o inminente pérdida del self (Doctors, 1979, 1981) y la amenaza concomitante de aniquilación personal (Or Atwood & Stolorow, 1997) experienciada cuando el entorno brinda un apoyo insuficiente o cuan le siente agresivo”. La experiencia interactiva desencadena cambios en las estrategias de auto regulación.

Además del enfoque de los procesos de desarrollo, mencionaré los avances en la comprensión conexiones cerebro-conducta, ya que iluminan la persistencia del síntoma y nos permiten mejo nuestros esfuerzos terapéuticos. Empezaré por definir el problema, haciendo un comentario so epidemiología, describiré un ejemplo típico de auto-lesión y luego a través de unas breves viñe clínicas ilustraré mis ideas principales.

Definición

Prefiero la expresión “cortes superficiales” (Pao, 1969) porque distingue al individuo que realiza incisiones superficiales, delicadas y cuidadosamente diseñadas del que hace únicas incisiones, bastas y profundas, cercanas a puntos vitales. Los que se cortan de forma delicada (o más comúnmente, los que se auto-lesionan) se inflingen heridas que son poco profundas o superfici no profundas y severas. Tienden a hacerse varios cortes poco profundos o arañazos y a menud repiten una y otra vez. Y lo más importante es que las heridas reflejan el mantenimiento de un de control más que dar cuenta de un abandono exhaustivo (Doctors, 1981).

Prefiero no utilizar el término “conducta para-suicida” ni “auto-mutilación” para describir esta conducta, aunque en la mayoría de los artículos relevantes la encontramos bajo estas categoría auto-lesión (cortarse de forma delicada)[1] está dentro de la esfera de dañarse el cuerpo de for deliberada pero sin intento de suicidio, a pesar de la presencia de una ideación casi-suicida. Sin embargo, en ocasiones esta auto-lesión (cortarse de forma delicada) puede ser mortal (sin la intención de serlo), y además puede evolucionar a formas de auto-lesión más severas y por lo t incrementar la posibilidad de muerte, yo creo que una terminología que tiene connotaciones peyorativas solo sirve para complicar la búsqueda de una comprensión de la esencia psicológic esta conducta.

¿Y la violencia?

Los que observan esta conducta sienten intuitivamente que cortarse la propia piel es unareacci violenta a una ansiedad emocional. ¿Por qué alguien se cortaría al sentirse mal? ¿Cómo se pue entender esta agresión dirigida hacia sí mismo?

La reacción de quien se corta pertenece en gran parte a una experiencia de inminente catástro psicológica que, hablando subjetivamente, es “sentida” como amenazante. Una necesidad urge de gestionar una experiencia desorganizadora de vulnerabilidad está en el centro del episodio auto-lesión. Desesperadas circunstancias psicológicas exigen medidas extremas. Lo que es má difícil de entender del síntoma es lo siguiente: la conducta considerada problemática por los observadores (padres, profesores, amigos, y terapeutas), es vivida por el adolescente como un manera de solucionar problemas. La conducta que un observador identifica como violenta la experimenta el adolescente como un modo de tratar o anticipar un estado insoportable del self

estado de intensidad emocional que se intensifica rápidamente anuncia una experiencia de pér del self. La amenaza de pérdida del self es una señal de emergencia para quien se corta. Aquel que denominan a esta conducta “auto-destructiva” enfocan concretamente las heridas hechas impulsividad y/o compulsividad del acto de auto-lesión), mientras que estos adolescentes, que sienten los cortes como restaurativos del self , enfocan el impacto de la conducta sobre el senti self. Los que se auto-cortan sienten alivio al poder contrarrestar la vivencia de “agresión” sobre sentimiento de sí.

No obstante, esta forma violenta de “auto-cuidado” no es casual. Los que se cortan conocen de forma íntima la experiencia de violencia emocional, a veces también exacerbada por violencia Los individuos que son particularmente vulnerables a la auto-lesión, personas con historias traumáticas (Herman, 1992), vejaciones sexuales (Davies & Frawley 1994), lesiones físicas y enfermedades (Kafka 1969; Rosenthal et. al., 1972 ), trastornos de la alimentación, y aquellos c trastorno límite de la personalidad (Kernberg 1975; Fowler 1998), tienen todos en común un nú vivencial. Para ellos, las heridas psíquicas constituyen instancias de violencia emocional y vulnerabilidad insoportable que deben gestionar solos.

Lo central en estos casos es cómo se entiende, vive y gestiona la vulnerabilidad (Doctors, 1999 hago distinciones entre la experiencia de vulnerabilidad emocional extrema y la experiencia de vulnerabilidad física extrema, porque aunque sea un artífice heurístico, sugiere distinciones en experiencia que sólo existen en estados patológicos. Una cuestión a considerar: ¿se puede ima una experiencia emocionalmente violenta que no se viva físicamente? Cuando la respuesta es afirmativa, hemos definido la disociación de la experiencia que es patognomónica del trauma (Herman, 1992).

Al trabajar con un adolescente que se auto-corta, haya o no una historia clara de trauma físico, se encuentra con la urgencia, la desesperación y el desespero de tener que gestionar estados d vulnerabilidad muy amenazantes. No solo han existido experiencias de fondo de violencia emo en las cuales el individuo “aprendió” a contar con técnicas de auto-gestión más que a esperar q los otros le ayuden a gestionar sus sentimientos, sino, decisivamente, las organizaciones del se se forman en tales circunstancias son bastante frágiles. Los observadores que usan la terminol de “sobre-reacción” para la auto-lesión no conciben que el auto-cortarse sea una medida de emergencia. Además de soportar las emociones “violentas” y sentirse “violentamente” rechaza malentendidos, los que se cortan tienen que gestionar un estado de la mente que no pueden aguantar. Comprender estos estados y ayudar al adolescente a gestionarlos de forma menos maladaptativa es central en la tarea terapéutica. Estoy convencida de que es posible transform vulnerabilidad subyacente de estos casos. El éxito de esta tarea terapéutica depende de la díad paciente-terapeuta y de las circunstancias del tratamiento, consideraciones que quedan fuera d ámbito de este capítulo. (Véase Doctors, 1999 para una discusión de las dificultades en la inter

en el tratamiento de la auto-lesión).

Notas Epidemiológicas

“Existen muchos indicios que sugieren que la auto-lesión es un fenómeno conocido por la comu psiquiátrica desde casi 90 años (Emerson, 1914), y que probablemente es universal, existiendo tanto en Japón y Alemania (Uemura 1975; Janus 1972) como en los Estados Unidos y Gran Bret primer caso que definió el cortarse las muñecas como un fenómeno extendido entre los adoles en hospitales psiquiátricos fue descrito por Offer y Barglow en 1960. Encuestas repetidas en el hospital Monte Sinaí en Nueva York (Rinzler y Shapiro, 1968) establecieron que entre un 5 y 20 ciento de los pacientes ingresados presentan el problema de “cortarse las muñecas”. Desde lue que esta conducta no solo se observa en los ingresos hospitalarios, ni tampoco la auto-lesión s limita a la zona de las muñecas. Se ha observado que los que se auto-cortan[2] se hacen incisi en la cara, pecho, mamas, estómago, brazos, y piernas (Crabtree 1967; Emerson 1914; Kafka 1 Pao 1969)." (Adaptado de Doctors, 1981).

Las formas de conducta auto-lesiva vistas en otras poblaciones nos son de interés. La auto-lesi morderse, arañarse la piel, golpear la cabeza, y golpearse con objetos son conductas que frecuentemente acompañan trastornos no psiquiátricos. Se encuentran estas conductas en los trastornos de desarrollo (retraso mental y autismo), trastornos neurológicos (el síndrome de Tou neuroacantocitosis, y epilepsia del lóbulo frontal), y trastornos genéticos (el síndrome Lesch-Ny síndrome Prader-Willi, síndrome Smith-Magenis, y el síndrome de X frágil). Aunque generalment atendemos a estos pacientes, los que sí lo hacen (y que han de afrontar la tarea de manejar los efectos auto-destructivos de estas conductas) han realizado investigaciones que son de nuestr interés y de las que hablaré más adelante.

Desde hace muchos años se considera un fenómeno predominantemente femenino (Graff and 1967; Phillips and Alkan 1961; Simpson 1975) y la mayoría de estudios sugieren que hasta un 9 de las personas con estas conductas son féminas. Mientras algunos autores cuestionan esta conclusión (Di Clemente et. al., 1991; Briere & Gil 1998), yo sigo pensando que para los chicos hombres, auto-cortarse es un fenómeno secundario; los varones tienden a recurrir a esta condu en circunstancias especiales, cuando sus modos habituales de regular la frustración y la tensió están bloqueados. Se suele observar esta conducta en varones en centros de detención juvenil cárceles, encuadres que restringen los habituales modos masculinos de gestión de tensión, tale

como el alcohol y las peleas.

Existe una impresión generalizada de que la incidencia de la auto-lesión está creciendo. Sin embargo, a pesar de un informe (Di Clemente et al, 1991) que señala que el 61% de adolescen ingresados en instituciones psiquiatritas practican la auto-lesión, no hay que llegar a la conclus anticipada de que la auto-lesión se ha incrementado tres veces o más en los EEUU. Ahora es m más difícil ingresar a un adolescente en una institución psiquiátrica que hace 25 años, y esta hospitalización prácticamente requiere la presencia de señales alarmantes tales como la auto-l Por tanto, los datos de los hospitales no tienen el mismo significado que antes; y otros estudios gran escala, simplemente no existen.

Aunque no tenemos datos fiables, la mayoría de terapeutas con consultorios con muchos pacie creemos que la auto-lesión se ha hecho mucho más común entre los adolescentes. Igual que co trastornos de la alimentación, la auto-lesión ya no es un síntoma enteramente auto-inventado. través de artículos de revistas, programas de televisión y libros de divulgación, este síntoma ha llegado al gran público. Seguro que la anorexia nervosa que sufrió Isak Dinesson fue creada puramente de sus circunstancias psicológicas, sin embargo, hoy nuestros jóvenes aprenden so estas cosas en todas partes, la escuela incluida. Que quede claro que no soy crítica de iniciativ la educación, ni tampoco trivializo esta conducta diciendo que se hace por imitación, más bien sugiero que hay una diferencia entre los individuos para los que un síntoma es una ingenua cre propia y aquellos que observan el síntoma y encuentran que les “atrae”. Y en última instancia, publicidad influye sobre la incidencia.

Un Compuesto Fenomenológico

Como existe una gran concordancia entre los investigadores en cuanto a la fenomenología del mismo, nos es posible ofrecer una descripción unitaria. Los terapeutas creen que la conducta s como una reacción a una separación real o amenazada (Pao, 1969; Rosenthal et. al., 1972), una pérdida (Goldwyn, Cahill, and Grunebaum 1967; Grunebaum and Klerman 1967), o desilusión (Novotny 1972), sea en la realidad o en la fantasía. La experiencia consciente que tiene el paci es la de sentirse completamente solo y de empezar a sentirse muy tenso (Pao, 1969), o enfada (Nelson and Grunebaum, 1971). Después de un período de tensión, el paciente decide aislarse. una sorprendente unanimidad en este descubrimiento: cortarse es casi siempre un acto solitari da un cambio para sentirse “anestesiado,” “irreal,” “vacío” (Rosenthal et al 1972), o “muerto” ( 1971). Un paciente decía: “Sientes mucho, pero luego no sientes nada.” Los pacientes, casi

uniformemente, no experimentan dolor cuando se cortan (Graff and Mallin 1967; Grunebaum a Klerman 1967; Novotny 1972; Pao 1969; 1972; Simpson 1975). La experiencia de dolor es concomitante con sentirse vivo y real de nuevo (Kafka, 1969). Por eso, los pacientes a veces informan de que se cortan hasta que empiezan a sentir dolor o hasta ver sangre (Asch, 1971). Mientras que algunos pacientes pueden sentir temporalmente repugnancia, arrepentimiento o culpabilidad (Pao, 1969), esto da paso a la experiencia de satisfacción y calma de que muchos pacientes informan (Friedman, Glasser, Laufer, Laufer, and Wohl 1972; Graff and Mallin 1967; Grunebaum and Klerman 1967). (Doctors, 1981, p. 444.)

Avances en la Teoría y la Investigación I: Comprensiones de la Conducta Auto-reguladora

¿Qué es la conducta auto-reguladora? Con la auto-regulación nos referimos a la organización continuada que hace el individuo de sus estados internos. Cada individuo actúa para proteger s integridad al mantener la excitación del organismo dentro de unos límites tolerables desarrolla personalmente. Cada uno de nosotros lo hacemos a nuestra manera. Algo de nuestra actividad auto-gestión es consciente y hay partes que quedan fuera de nuestra consciencia. Gestionamo nuestro sueño, el hambre, la evacuación y nuestras necesidades sexuales, pero también nos gestionamos momento a momento en formas mucho más sutiles como a través del control de l atención, tocarse y hablarse a uno mismo, y también a través todas las formas de organizar nu flujo cognitivo y afectivo. Con la investigación empírica de la primera infancia incrementamos y profundizamos nuestra comprensión de esta dimensión de desarrollo normal al demostrar com individuo es influido por su propia conducta (auto-regulación) y también por la de su “pareja” (regulación interactiva). “La regulación interactiva discurre en las dos direcciones, así, cada uno experimenta tanto influir la conducta del otro como estar influido por ella. La conducta es [por l tanto] a la vez comunicativa y auto-reguladora, así, todos los cambios del influir al otro y estar influido por el otro van acompañados de cambios simultáneos en la conducta y excitación auto- reguladoras." (Beebe & Lachmann, 1998, p. 509).

Hay varias maneras en que están vinculados el estado interno y los procesos interactivos porqu auto- regulación y la regulación interactiva se dan al mismo tiempo, cada uno influyendo al otr Ahora se reconoce que aspectos de la conducta (pensados antes como que solo reflejaban la dotación de un único individuo) se refieren también a un sistema diádico particular. Por ejemplo Sander (1977, 1985) ha demostrado en cuanto a los propios estados internos del individuo que sistema diádico construye una facilitación única de ellos, una restricción al acceso de ellos, la consideración que tiene de ellos y también la capacidad de usarlos. Un ejemplo de esto es el argumento de Fonagy (Fonagy et al, 1991) de que la capacidad de auto-reflexión, desde el pun

vista del desarrollo, emerge dentro de un proceso interactivo. La función de auto-reflexión se desarrolla cuando uno puede encontrar una reflexión de sí mismo en la mente de otra persona reflexiva.

Comprender esta relación tan altamente coordinada entre la regulación interactiva y la auto- regulación me ha permitido ver que los problemas que he observado en las relaciones de objet desarrollo del self de los que se auto-cortan (Doctors, 1981) están relacionados con vulnerabilid en la auto-gestión. Paradójicamente, aunque es más difícil para los que se cortan auto-regulars forma efectiva, dependen más de organizarse así mismos que otras personas porque han "aprendido" a anticipar la ansiedad que deriva de la interacción, y retraerse de ella. Las formas extremas de auto-gestión son compensaciones adquiridas. Mientras estos individuos parecen retraerse de la interacción con los otros y tienden a gestionarse solos, su auto-gestión lleva la impronta de su historia relacional. Tanto si sirve para calmar y contener un estado psicológico insoportable (asociado con experiencias de violencia emocional), o si sirve para restaurar el sentimiento y rescatar al individuo de una experiencia de sentirse muerto, vacío o despersonali la auto-lesión funciona: cambia el estado de self.

Avances en la Teoría y la Investigación II: Relaciones Cerebro-Conducta

Antes de pasar a los casos clínicos, quiero considerar la neuro-bioquímica de la auto-lesión, ya útil que los terapeutas consideren la posibilidad de que esta conducta se vuelva constante precisamente por la razón de que ofrece alivio. El conocimiento científico de las relaciones entr cerebro y conducta proviene de los estudios sobre el trauma y el estudio de conductas de auto- lesión[3] en individuos con retraso mental y con trastornos neurológicos y genéticos.

Hubo, durante los años 90, muchos intentos de describir los procesos y sistemas neurobioquím afectados por el trauma (Charney et. al 1993, Chu 1998, Hartman & Burgess 1993, Le Doux 19 Saporta & Case 1993, Van der Kolk 1996, 1997; Yehuda 1999). Estos investigadores alegan que durante el trauma, altos niveles de excitación emocional interfieren con las funciones cerebrale normales de procesamiento de experiencia. Según este punto de vista, datos sensoriales se almacenan como huellas mnémicas cargadas afectivamente sin asociaciones en el lenguaje. Lo individuos afectados de esta forma están entonces sujetos a una tensión crónica e intensa; sien miedo o se sienten abrumados por experiencias que no pueden formular ni comunicar en palab es decir, una experiencia no organizada. Bessel Van der Kolk (1989) propuso la hipótesis de que auto-lesión "trata" tal angustia porque descarga opioides endógenos. El incremento de opioides

endógenos en el cerebro produce “calma” y “lucidez”, una experiencia característica descrita p muchas personas después de cortarse. Él sugirió que puede crearse un ciclo tipo adicción en qu disminución natural de opioides endógenos durante un tiempo después de cortarse lleva a que algunos de los que se auto-cortan busquen un estado de calma en cortarse de nuevo en un inte consciente o no, de conseguir la descarga de opioides. La implicación es, evidentemente, que e potentes mecanismos neurobioquímicos que refuerzan la conducta de auto-lesión y contribuye constancia.

Un apoyo independiente para esta hipótesis procede de un corpus muy grande de investigación conductas de auto-lesión en poblaciones no-psiquiátricas (véase Schroeder, Oster-Granite & Thompson, 2002, especialmente (Cap. 13 por Sandman & Touchette) Sandman and Touchette ( han concluido que entre individuos con retraso mental y afectados de anomalías neurológicas y genéticas, (a) existen patrones de conducta que sugieren que causas (biológicas) internas son l responsables de conductas de auto-lesión en la mayoría de individuos, (b) el sistema de opioid endógenos está alterado en individuos que muestran conductas de auto-lesión, y (c) intervenci farmacológicas centradas en el sistema de opioides endógenos, reducen y a veces eliminan, conductas de auto-lesión en una proporción significativa de estos individuos” (pág. 192).

Los investigadores que estudian este problema también están investigando los modelos y mecanismos relacionados con la auto-lesión y la experiencia de dolor (Symons, 2002), porque l auto-lesión severa que se da con altos índices en la población de personas con retraso mental, ejemplo, solo se entiende parcialmente y aun queda mucho para que esta situación mejore. Est experimentales del dolor agudo se han extendido a otros pacientes psiquiátricos con trastorno de la personalidad. Consecuente con los relatos personales, los pacientes con trastorno límite d personalidad que refieren no sentir dolor a la auto-lesión responden a la inducción experimenta dolor agudo con analgesia y con una subsiguiente mejora de su humor. Esto lleva a los investigadores a especular que estos efectos son debidos a mecanismos cerebrales, los cuales creen reguladores tanto del dolor como del afecto (p.ej. el sistema de péptidos opioides endóge los sistemas serotonérgicos (Symons, 2002; Russ et. al, 1992).

Aunque todavía no estamos en una posición para entender completamente las conexiones entr conducta y cerebro que afectan al humor y a la experiencia de angustia y su alivio de forma tan poderosa, ese trabajo tiene interés para aquellos que trabajan con adolescentes que se auto-co Sugiere que estimular la piel o cortarla en diferentes sitios y de diferentes maneras debe produ unos efectos calmantes inmediatos. Es una tentación adoptar esta perspectiva porque da cuen la persistencia de conductas manifiestas de auto-lesión en una alta variedad de individuos: per con retraso mental sin lenguaje, personas claramente traumatizadas sin lenguaje a causa de su angustia, y adolescentes (y adultos) que sufren de varias formas de ansiedad psicológica. Adem sugiere que tenemos que ir con cuidado en el tratamiento de este síntoma, ya que a no ser que

perciba y se mejore la vulnerabilidad subyacente a la angustia, es muy posible que se cronifiqu

Ejemplos Clínicos

Los ejemplos clínicos no pueden “demostrar” una teoría clínica, solo ilustran cómo se utiliza un teoría con los pacientes. Daré ejemplos de adolescentes vistas muy temprano en su actividad l de cortarse para mostrar como la comprensión de la co-construcción de la auto-regulación y la regulación interactiva abre una ventana a la experiencia subjetiva de los que se auto-cortan y c ayuda en su tratamiento. La intervención precoz, potencialmente evita la evolución de los ciclo adictivos que pueden hacer que la conducta sea tan refractaria al tratamiento. Cuando interven precozmente y podemos entender la relación entre patrones interactivos y dificultades en la au regulación, a menudo podemos conseguir un gran éxito en limitar la conducta y mejorar el prob regulatorio subyacente. He escogido casos con manifestaciones similares para demostrar que conductas que parecen semejantes pueden tener significaciones diferentes y responder a intervenciones de distintas maneras. Comienzo con dos casos dando una ilustración del impact un apego inseguro. La teoría del apego es un ejemplo específico de la co-construcción de la aut regulación y la regulación interactiva, y nos abre una ventana para poder ver los patrones característicos que se establecen desde el punto de vista del desarrollo. (Doctors, 2002) (Ejemp detallados de individuos que se cortan de manera más crónica pueden verse en publicaciones anteriores [Doctors 1979, 1981, 1999]) .

Amanda

La Sra. J. pidió consulta después de que las amigas de Amanda la llamaran por teléfono para informarle de que Amanda se había auto-cortado varias veces. Amanda comía y dormía irregularmente y no atendía a sus estudios. La madre, a quien otro clínico había descrito como “áspera” y “controladora”, era consciente de que la relación con su hija de 14 años había sido perturbada por la conducta repulsiva del novio de la madre (que cohabitaba con ellas), y su pro inhabilidad para proteger a su hija de forma efectiva o de comunicarse con ella abiertamente. impresionó el contraste entre la destacada inteligencia de la madre, y el patrón de comunicació perturbado que se me evidenciaba. Había una notable ausencia de expresiones faciales, y sí la había, no cuadraban con sus palabras. Su discurso no era colaborativo, me explicaba conducta

bizarras sin pensar que yo podría reaccionar ante lo que me decía. Cualquier intento mío de responder o participar fue firmemente apartado.

El discurso de la madre llevaba la huella de sus trastornos interactivos y auto-regulatorios. Pare suprimir las emociones en ella misma y desconectar de su entorno cuando el contenido estaba cargado de afecto. Tal evidencia de un apego inseguro me hizo pensar en la interacción entre m e hija y como ésta afectaba la auto-regulación de la hija.

En nuestra primera sesión, Amanda se describía como una persona que a menudo decía cosas “sacadas de la nada” que “sin sentido”. De hecho, su discurso era bastante inconexo, pero a diferencia de la madre, ofrecía unas pistas que me ayudaban a entenderla. Además, era más a que la madre y me permitía conectar con ella, señal de buen pronóstico. Amanda hablaba de la circunstancias en que su madre parecía “quedarse congelada” de forma dramática e inexplicab como por ejemplo, cuando alguien derramaba algo en la mesa. Aunque Amanda reía, le comen la intensidad de la reacción de su madre, la mirada y el tono de voz daban miedo. Cuando acab sesión, soltó: “Ah, una cosa más. Mi madre me tiene miedo, de verdad, créeme”. Pude respond “Creo que entiendo. A veces no solo da miedo estar cerca a ella, sino también tiene miedo de e misma y tú has estado allí cuando parece tenerte miedo a ti."

Creo que esto es un ejemplo de como un patrón de apego desorganizado afecta al estilo intera auto-regulatorio de la hija.

El discurso deficitario de la madre refleja su propia falta de experiencias de apego y a la vez pe su proceso interactivo con Amanda.

Amanda ha tenido que hacer frente a la experiencia subjetiva de una “pérdida” repentina de “e en-relación”, de repente su madre (psicológicamente) está ausente, y Amanda se encuentra sin nadie para gestionar sus reacciones afectivas. Como resultado, al sentirse angustiada, no espe poder recurrir a nadie que la ayudara a gestionar sus sentimientos.

El énfasis que yo ponía en la sintonización afectiva y la integración emocional en el tratamiento Amanda llevó a que se reorganizara en muchos campos. Amanda demostró la alentadora capac de usar una nueva relación, la que nos estimula para trabajar con adolescentes. Los trastornos sueño y las dificultades para estudiar se aliviaban, y la auto-lesión desapareció. Ya no tenía un depresivo. En menos de seis meses, las comunicaciones de Amanda se hicieron más fluidas y m auto-reflexivas. Las interacciones dentro de la familia seguían perturbadas, sin embargo, Aman

gestionaba mejor (aunque se retraía). La madre quería sesiones madre-hija, y yo las recomend pero Amanda se negó. Y a pesar de que la auto-lesión ya forma parte del pasado, el tratamient continua. Independientemente de que hablemos de sus amigas, de sus profesores, o de algún c “especial”, confio en que los procesos diádicos que caracterizan nuestra interacción seguirán contribuyendo a la reorganización de su auto-regulación y regulación interactiva.

Rebeca

La escuela de Rebeca sugirió consulta después de que otras chicas de su curso informaran de q estaban preocupadas porque Rebeca se había auto-cortado, consumía drogas y alcohol indiscriminadamente, y formaba parte de un grupo conflictivo dentro de su colegio. Los conflict su madre demostraban otro prototipo de apego. Se centraban en los incesantes intentos invasi la madre para controlar a Rebeca, y el rechazo de las preferencias e intereses que tenía Rebeca no coincidieran con los suyos. Como para la madre conseguir logros escolares era muy importa preocupaban las notas. Y como la madre no había sido una persona muy “social” y nunca tuvo curiosidad ni experiencia con las drogas, se despreocupada; solo pedía que Rebeca le contara cuando bebía alcohol o consumía drogas. La madre relató que ella misma había compartido tod incluso su primera experiencia sexual, con su propia madre y además, el hecho de que la preocupación sobre la reacción de su madre continuaba dominando sus pensamientos cuando interactuaba con su familia de origen me llevó a pensar que ella tenía problemas con su propio apego materno. En cuanto a este caso, mi “hipótesis de apego” estuvo reforzada por muchos detalles omitidos en este trabajo.

Rebeca hizo frente a las intrusiones maternas rechazandolas abruptamente. Sus tentativas de escapar del control de su madre la habían dejado irreflexiva e impulsiva. Tendía a ser despreoc a pasar alegremente de los problemas surgidos de sus interacciones. Dicho de otra manera, Re le daba poca importancia a la manera de gestionarse tanto social como académicamente.

Rebeca tenía un apego inseguro con ambos padres, aunque podía conversar con su padre con facilidad. Los chicos inseguros llegan a la adolescencia con necesidades especiales de sentirse valorados. Como ocurre a menudo, Rebeca sentía su entorno social como una segunda oportun para ganar el reconocimiento que anhelaba. Encontrándose más cómoda con los chicos que co otras chicas, y siendo una chica muy guapa, a los 13 años fue "descubierta" por los chicos may empezó a “tontear”, a beber alcohol y a consumir drogas. Después de un breve coqueteo con u trastorno de la alimentación, empezaron los episodios de auto-lesión en medio de un conflicto s

en el instituto. Las chicas mayores no aceptaban su presencia y Rebeca fue el blanco de horribl chismorreos; su capacidad para comprender emocionalmente a otros y anticipar sus reacciones propia conducta estaba tan pobremente desarrollada sus propias meteduras de pata complicab sufrimiento.

Rebeca se sentía abrumada por su vida social. Hablar del problema en su tratamiento individua muy informativo para nosotras dos, a medida que llegamos a ver como a menudo Rebeca “olvi considerar las consecuencias de sus acciones y no podía ponerse en la piel de otro, como solían hacer las otras chicas adolescentes. La transmisión entre modos de organización psicológica en generaciones se observa cuando los padres no logran reflexionar sobre las mentes y los afecto sus hijos y estos adolescentes carecen de las mismas capacidades. Rebeca ni era auto-reflexiva empática con los demás. No era feliz y estaba confusa, y me permitía saberlo.

Con el tratamiento se dieron momentos interesantes. Le dije que yo pensaba que ella precisaba todo su ingenio para hacer frente a sus apuros sociales de forma efectiva, y le expliqué directa como abstenerse del alcohol y la marihuana podría ayudar. Estuvo de acuerdo, aliviada por pod hacer algo que la hiciera sentir menos perdida.

El interés que tenía en mis observaciones sobre su familia llevaron a adicionales sesiones de fa La tarea en el trabajo de familia fue la de animar a la madre y al padre a "dejar espacio" para e punto de vista de Rebeca, tanto en la manera en que ellos la consideraban como en sus comunicaciones con ella. Yo intentaba facilitar una interacción en la que Rebeca podía empezar articular su punto de vista, para consigo misma y también con ellos. Vimos en las sesiones fam la insoportable tensión que experimentaba Rebeca cuando sentía que no conseguía que su ma hiciera caso, por mucho que ella lo intentara. En el tratamiento individual le dije a Rebeca que pensaba que la horrible tensión que ella había descrito en relación a la frustración con su madr alguna manera tenía que ver con los estados en los que se cortaba, y ella respondió emocionad “Totalmente. Sentía que iba a reventar. Piénsatelo visualmente", dijo, "tuve que sacarlo. La san hacía eso”. Su familia empezaba a “escucharla”, y a medida que ella articulaba su punto de vis era algo más consciente de sí misma y más hábil en su auto-gestión. Sin decir nada a nadie, Re dejó de tomar los antidepresivos recetados por su terapeuta anterior. A pesar de esto, su estad ánimo mejoró de forma espectacular, lo mismo que ocurrió con sus estudios. Tomó medidas pa moderar su vida social. Poco a poco se retiró de la movida tan acelerada, retomó amistades co chicas que había dejado, y estableció relaciones que la ayudaban a desarrollar más sus capacid socio-emocionales.

Melinda

Quiero hablar de otra chica de 14 años, por si diera la impresión de que todos los problemas de regulación provienen exclusivamente de las interacciones familiares. Melinda solo se había cort un par de veces, en estas ocasiones haciéndose unos cortes muy pequeños y delimitados. Des de una llamada del coordinador de colonias, quien creía que Melinda estaba abrumada por circunstancias sociales a las que no podía hacer frente, sus padres pidieron hora.

La reticencia de Melinda parecía mayor de lo que se podía atribuir a la timidez. Se apreciaron ín de un umbral de dolor inusualmente alto, y evidencia de una inmadurez social moderada. Pedí psicológicos para evaluar mis sospechas de que se dieran dificultades en la expresión oral y la posibilidad de un autismo funcional o síndrome de Asperger. Los tests confirmaron dificultades leves a moderadas en la expresión oral. El informe también dio cuenta de los niveles de frustra relacionados con la forma con que los padres se relacionaban verbalmente con ella. Aunque yo consciente de la tendencia de la madre a compensar la baja producción verbal de Melinda al ha por ella y hacerle preguntas fáciles a las que se podía responder con un "sí" o “no”, yo no había notado el sarcasmo del padre ni tampoco de cómo sus burlas influían en la desgana de Melinda hablar. No aparecieron señales de incapacidad, en los tests, desde el punto de vista del desarro

En la consulta, Melinda y yo hablamos de los cortes que se había hecho cuando se sentía desbo por la frustración. Me sentía libre para hacerselo saber con cuidado, como a menudo hago, que conductas pueden volverse adictivas y que podría ser prudente hacer planes para que eso no ocurriera. Después de hablarlo, ella decidió que si se sentía frustrada y abrumada en casa, pon música y bailaría hasta calmarse, ya que bailar era su actividad preferida. Si se sintiera mal y n pudiera bailar, propuso imaginarse bailando hasta que se sintiera calmada por los sentimientos asociados con la imagen. Fíjense que utilizamos movimiento e imágenes para compensar las carencias del diálogo interno. Como en otros ejemplos el uso de técnicas cognitivas-conductual gestión en el tratamiento, sirvió para elaborar un programa de prácticas, que seguiría. Unos me después llamó Melinda para preguntar si yo pensaba que un ejercicio de gimnasia como dar sal con palmadas le iría bien en el caso de sentirse frustrada cuando estaba de colonias, en una habitación donde no había espacio para bailar.

La particular incapacidad lingüística de Melinda le causaba problemas en su auto-regulación (la disminuida capacidad para el “diálogo interno”) y contribuía a dificultades en la regulación interactiva. En lugar de hacer un tratamiento con Melinda, continuó el caso con sesiones de orientación para los padres. Melinda se encuentra con un orientador escolar que le cae especialmente bien en un encuadre que le permite ejercer la auto-expresión. Sus padres han re

una formación sobre los modos de fomentar intercambios verbales significativos con ella. La co parece haber sido exitosa sin más episodios de lesiones en el último año.

Conclusión

Comúnmente se cree que la auto-lesión es un “grito de ayuda” y/o que es una manipulación. E formulaciones hacen hincapié en la función comunicativa de la auto-lesión pero omiten el aspe auto-regulatorio que considero clave. Y efectivamente, he destacado que las dos cosas están vinculadas de manera inextricable y que las dos dimensiones deben ser consideradas a la hora evaluar los que se auto-cortan.

Comprender y conectar con la experiencia subjetiva de los adolescentes que se auto-cortan sig siendo el centro de nuestros esfuerzos. Siempre se descubren momentos en que un adolescent siente abrumado y sin capacidad para enfrentarse. En la terapia individual y/o terapia familiar s tratan estas vivencias de sentirse solos tratando de gestionar una vulnerabilidad insoportable, también son transformadas en la díada paciente-terapeuta.

En este trabajo se han presentado brevemente los casos de tres chicas de 14 años atendidas p después de la aparición de la auto-lesión. He intentado demostrar que dificultades en la auto- regulación y regulación interactiva están implicadas en la dependencia del cortarse como técni calmante. Mientras cada una utilizaba el cortarse con propósitos auto-regulatorios al sentirse emocionalmente desbordadas, la naturaleza del trastorno interactivo que contribuía a las dificu en la auto-regulación eran distintas para cada una de ellas. Amanda sentía que su madre “desorganizada-disociada” la rechazaba emocionalmente, mientras “preocupada" madre de Re fue percibida por su hija como invasiva emocionalmente y frustrante. Y aunque el trastorno moderado en la expresión verbal de Melinda conllevaba retos especiales en la interacción padr hija, en los tres casos se observa una disfunción significativa en la regulación diádica de la ansi emocional. Patrones de comunicación entre padres e hijos están directamente relacionados con dificultades en la auto-regulación del hijo; la reorganización de estos patrones es una forma en problemas en la auto-regulación pueden mejorarse (lo hemos visto en el caso de Rebeca). Y al resolviendo dificultades en la auto-regulación, como ocurrió con Amanda en un tratamiento individual, mejora la capacidad de la regulación interactiva. He intentado demostrar que dificul en la auto-regulación y en la regulación interactiva tienen que ver con la dependencia a cortars como una técnica calmante.

Otros temas clínicos mencionados aquí, merecen una exploración más profunda: (1) el uso de l terapia familiar y de la orientación paterna para mejorar las capacidades funcionales del adolescente, (2) el hablar directamente con adolescentes acerca de la experiencia de cortarse como evitarlo, (3) la influencia del consumo de drogas y alcohol en la incidencia de la auto-lesi la cuestión de la elección de síntomas y la relación entre trastornos de la alimentación y la auto lesión. Me he centrado en el desarrollo y la transformación de las dificultades en la auto-regula emocional, he intentado hacer hincapié en la auto-lesión como una solución a la disfunción en de auto-regulación y he mencionado los procesos neurobiológicos que pueden contribuir a que auto-lesión sea una conducta “adictiva”.

BIBLIOGRAFIA

Ainsworth, M. (1963). The development of infant-mother interaction among the Ganda. In: Determinants of Infant Behavior, ed. B. M. Foss. New York: Wiley, pp. 67-104.

Ainsworth, M. (1967). Infancy in Uganda. Baltimore, MD: Johns Hopkins University Press.

Ainsworth, M. (1968). Object relations, dependency and attachment: a theoretical review of the infant-mother relationship. Child Devel., 40: 969-1025.

Asch, S. (1971). Wrist scratching as a symptom of anhedonia: a pre-depressive state. Psychoan Quarterly,40: 603-617.

Beebe, B. and Lachmann, F. (1998). Co-constructing inner and relational processes: self- and m regulation in infant research and adult treatment. Psychoanalytic Psychology, 15: 480-516.

Beebe, B. and Lachmann, F. (2001). Infant Research and Adult Treatment: Co-Constructing Interactions. Hillsdale, NJ: The Analytic Press.

Bowlby, J. (1958). The nature of the child's tie to his mother. Int. J. of Psycho-anal, 39: 1-23.

Bowlby, J. (1959). Separation Anxiety. Int. J. of Psycho-anal, 41:1-25.

Bowlby, J. (1960). Grief and mourning in infancy and early childhood. The Psychoanalytic Study Child, 15: 3 3-39. New York: Int. Universities Press.

Bowlby, J. (1969). Attachment and Loss, Vol. 1, New York: Basic Books.

Briere, J. and Gil, E. (1998). Self-mutilation in clinical and general population samples: prevalen correlates and functions. Am. J. of Orthopsychiatry, 68: 609-620.

Crabtree, L. (1967). A therapeutic encounter with a self-mutilating patient. Psychiatry, 30: 91-1

Charney, D., Deutch, A., Krystal, J. et al. (1993) Psychobiologic mechanisms of post traumatic st disorder.Archives of General Psychiatry, 50: 294-305.

Chu, J. (1998). Rebuilding Shattered Lives: The Responsible Treatment of Complex and Post-Trau Dissociative Disorders. New York: John Wiley.

Davis, J. and Frawley, M. (1994). Treating the Adult Survivor of Childhood Sexual Abuse: A Psychological Perspective. New York: Basic Books.

Di Climente, R., Ponton, L. and Hartley, D. (1991). Prevalence and correlates of cutting behavior for SIV transmission. J. of the Am. Acad. of Ch. and Adol. Psychiatry, 30: 735-739.

Doctors, S. (1979). The symptom of delicate self-cutting in adolescent females: a developmenta view. Unpublished doctoral dissertation.

Doctors, S. (1981). The symptom of delicate self-cutting in adolescent females: a developmenta view. Adolescent Psychiatry, 9: 443-460.

Doctors, S. (1999). Further thoughts on "self-cutting": the intersubjective context of self-experie and the vulnerability of self-loss. Psa Rev., 86: 733-744.

Emerson, L. (1914). The case of Miss A: a preliminary report of a psychoanalytic study and treat of a case of self-mutilation. Psychoanalytic Review, 1: 41-54.

Fonagy, P. Steele, H., Moran, G., Steel, M. and Higgitt, A. (1991). The capacity for understanding mental states: The reflective self in parent and child and its significance for security of attachment. Infant Mental Health J., 13: 200-217.

Fowler, C. (1998). Self-mutilation and Rohrschach: exploring the psychology of the act. Paper presented at American Psychological Assoc., Div. of Psychoanalysis, Boston MA, April 23, 1998.

Friedman, M., Glasser, M., Laufer, E., Laufer, M. and Wohl, M. (1972). Attempted suicide and sel mutilation in adolescence: some observations from a psychoanalytic research project. Int. J. of Psycho-analysis, 58: 179-183.

Goldwyn, H., Cahill, J. and Grunebaum, H. (1967). Self-inflicted injury to the wrist. Plastic and Reconstructive Surgery, 39: 583-589.

Graff, H. and Mallin, E. (1967). The syndrome of the wrist cutter. Am. J. of Psychiatry, 124: 36-4

Grunebaum, H. and Klerman, G. (1967). Wrist slashing. Am. J. of Psychiatry, 124: 527-534.

Hartman, C. and Burgess, A. (1993). Information processing of trauma. Child Abuse and Neglec

47-58.

Herman, J. (1992). Trauma and Recovery. New York: Basic Books.

Janus, L. (1972). Personality structure and psychodynamics in dermatologic artifacts. (German - English abstract only.) Zeitschrift fur Pyschosomatische Medizin und Psychoanalyse, 18: 21-28.

Kafka, J. (1969). The body as transitional object: a psychoanalytic study of a self-mutilating patient. Brit. J. of Med. Psychology, 42: 207-212.

Kernberg, O. (1975). Borderline Conditions and Pathological Narcissism. Northvale, NJ: Jason Aro

Le Doux, J. (1996). The Emotional Brain. New York: Simon & Schuster.

Nelson, S. and Grunebaum, H. (1971). A follow-up study of wrist slashers. Am. J. of Psychiatry, 1

1345-1349.

Novotny, P. (1972). Self-cutting. Bull. of the Menninger Clinic, 36: 505-514.

Offer, D. and Barglow, P. (1960). Adolescent and young adult self-mutilation in a general psychi hospital.Archives of General Psychiatry, 3: 194-204.

Orange, D., Atwood, G. and Stolorow, R. (1997). Working Intersubjectively: Contextualism in Psychoanalytic Practice. Hillsdale, NJ: The Analytic Press.

Pao, P. (1969). The syndrome of delicate self-cutting. British J. of Med. Psych., 42: 195-206.

Phillips, R. and Alkan, M. (1961). Some aspects of self-mulitation in the general population of a l psychiatric hospital. Psychiatric Quarterly, 35: 421-423.

Podvoll, E. (1969). Self-mutilation within a hospital setting: a study of identity and social compliance. Brit. J. of Med. Psychology, 42: 213-221.

Rinzler, C. and Shapiro, D. (1968). Wrist-cutting and suicide. Jour. of Mount Sinai Hospital (New 25: 485-488.

Rosenthal, R., Rinzler, C., Walsh, R. and Klausner, E. (1972). Wrist cutting syndrome: the meani gesture.Am. J. of Psychiatry, 128: 1363-1368.

Russ, M., Roth, S., Lerman, A., Kakuma, T., Harrison, K., Shindledecker, R. et al. (1992). Pain perception in self-injurious patients with borderline personality disorder. Biological Psychiatry, 3

501-511.

Sander, L. (1977). The regulation of exchange in the infant-caretaker system and some aspects context-content relationship. In: Interaction, Conversation and the Development of Language, e Lewis and L. Rosenblum. New York: Wiley, pp. 133-156.

Sander L. (1977). The regulation of exchange in the infant-caregiver system and some aspects context-content relationship. In: Interaction, Conversation and the Development of Language, e Lewis and L. Rosenblum. New York: Wiley, pp. 133-156.

Sander, L. (1985). Toward a logic of organization in psycho-biological development. In: Biologic Response Styles: Clinical Implications. (Monograph series, American Psychiatric Press), pp. 20-3

Sandman, C. and Touchette, P. Opiods and the maintenance of self-injurious behavior. In: Self- injurious Behavior: Gene-Brain-Behavior Relationships. Eds. S. Schroeder, M. Oster-Granite and Thompson. Washington, DC: American Psychological Assoc., pp. 191-204.

Saporta, J. and Case, J. (1993). The role of medications in treating adult survivors of childhood trauma. In:Treatment of Adult Survivors of Incest. ed. P. Paddison. Washington, DC: American Psychiatric Press, pp. 101-134.

Schroeder, S., Oster-Granite, M. and Thompson, T. (2002). Self-injurious Behavior: Gene-Brain- Behavior Relationships. Washington, DC: American Psychological Assoc.

Simpson, M. (1975). The phenomenology of self-mutilation in a general hospital setting. Canadi Psychiatric Assoc. J., 20: 429-434.

Stolorow, R., Atwood, G. and Brandchaft, B. (1987). Psychoanalytic Treatment: An Intersubjectiv Approach. Hillsdale, NJ: The Analytic Press.

Symons, F. (2002). Self-injury and pain: models and mechanisms. In: Self-injurious Behavior: Ge Brain-Behavior Relationships. eds. S Schroeder, M. Oster-Granite and T. Thompson. Washington, American Psychological Assoc., pp. 223-234.

Uemura, A. (1975). On a course of therapy for a self-destructive female student. (Japanese - En abstract only.)Kyushu Neuro-Psychiatry, 21: 37-42.

Yehuda, R. (1999). Biologic factors associated with susceptibility to post traumatic stress disorder. Canadian J. of Psychiatry, 44: 34-39.

van der Kolk B. (1996). The body keeps score: approaches to the psychobiology of post traumat stress disorder. In: Traumatic Stress: The Effects of Overwhelming Experience on Mind, Body an Society. eds. B. van der Kolk, A. McFarlane and L. Weisaeth. New York: Guildford, pp. 279-302.

van der Kolk, B. (1997) The psychobiology of post traumatic stress disorder, J. of Clinical Psychi 58: 16-24.

Waelder, R. (1936). The principle of multiple function: observations on over- determination. Psychoanalytic Quarterly, 36: 45-62.e