Anda di halaman 1dari 1

1.

Montaigne define el ensayo como un instrumento necesario en el


examen de toda clase de asuntos, por eso yo lo ejercito en toda
ocasin en estos ensayos. Si se trata de una materia que no
entiendo, con mayor razn me sirvo de l, sondeando el vado
desde lejos; y luego, si lo encuentro demasiado profundo para mi
estatura, me detengo en la orilla. Lo cual resulta contrario a lo
expresado por Diego Gil cuando afirma lo siguiente: Los
ensayistas, en fin, nos han enseado la gran leccin de la
mediocridad. El lector medio termin por acostumbrarse a optar
por el escrito ligero frente al escrito riguroso, por el ensayo de
divulgacin (ameno, sencillo, informal) frente al texto cientfico
(riguroso, complejo, formal).

2. Asi mismo Montaigne asegura: De cien miembros y rostros que


tiene cada cosa, escojo uno, ya para acariciarlo, ya para
desflorarlo y a veces para penetrar hasta el hueso. Reflexiono
sobre las cosas, no con amplitud sino con toda la profundidad de
que soy capaz, y las ms de las veces me gusta examinarlas por
su aspecto ms inusitado. Contrario a lo que plantea Gil cuando
manifiesta que el ensayo Universaliz la pereza de pensar, a
nombre de un propsito de todos modos encomiable: el acceso de
las grandes masas al mundo del saber y a las preocupaciones de
los intelectuales. Uno de los precios de la masificacin de los
saberes fue el facilismo, la pereza, la espontaneidad, la
irresponsabilidad.