Anda di halaman 1dari 160

APUNTES DERECHO PROCESAL PARA EXAMEN DE GRADO

ADVERTENCIA: Los siguientes apuntes contemplan todos los temas del


examen de grado, pero no están elaborados por la bibliografía oficial para
dicho examen, por lo que son solo apuntes de ayuda para el estudio y no
contenido oficial, debiendo ser cotejados, cada tema, con la bibliografía
señalada, lo cual es responsabilidad de cada alumno.

TEMA 1
1.- El Derecho
Es el conjunto de normas jurídicas, abstractas, obligatorias y generales que,
con carácter de permanencia, regulan la conducta humana con poder de
coerción.

2.- El Proceso
La Heterocomposición
Ella es “aquél método de solución de conflicto en el cual las partes acuden a un
tercero, ya sea una persona individual o colegiada, quién se compromete o está
obliga en razón de su oficio, luego de la tramitación de un proceso, a emitir una
decisión para la solución del conflicto, cuyo cumplimiento deberán acatar las
partes”.
Ideas generales acerca del proceso
La razón por la cual el tercero actúa sobre las partes para la solución del
conflicto es que está investido del ejercicio de la función jurisdiccional, que le
reconoce el art. 73 de la CPR.
La jurisdicción es “el poder deber que tienen los tribunales para
conocer y resolver, por medio del proceso y con efecto de cosa juzgada,
los conflictos de intereses de relevancia jurídica que se promuevan en el
orden temporal, dentro del territorio de la República y en cuya solución les
corresponda intervenir”.
Para que se ponga en movimiento el ejercicio de la función jurisdiccional,
es menester que se ejerza por la parte activa una acción, la cual ha sido
conceptualizada como: “el derecho subjetivo público, de carácter
constitucional, consistente en excitar o poner en funcionamiento la
actividad jurisdiccional del Estado” (Alcalá Zamora).
El actor que ejerce la acción para los efectos de obtener la satisfacción de
un pretensión, a lo cual se opone la persona en contra de la cual ella se hace
valer. La pretensión ha sido conceptualizada como: “una declaración de
voluntad por la cual se solicita la actuación de un órgano jurisdiccional
frente a una persona determinada y distinta del autor de la declaración”
(Jaime Guasp).
Las ideas de acción y reacción son básicas en el proceso y para que el
sujeto activo esté en condiciones de defenderse debe ponérsele en
conocimiento de la pretensión del demandado a través de una notificación
válida, cumpliendo con ello con el principio de del debido proceso legal, que en
derecho procesal debe ser entendido como el principio por el cual nadie puede
ser condenado sin saber legalmente que existe un proceso respecto de él y
tener la posibilidad cierta de intervenir en dicho proceso.
La oposición a la satisfacción de la pretensión por la otra parte es lo que
genera el litigio o conflicto. No siendo posible la solución del conflicto por la
autocomposición, es menester que el titular de la pretensión accione para que
se ejerza la función jurisdiccional, siendo la forma en como se resolverá el
conflicto, la decisión de autoridad, que se manifiesta como una sentencia al final
de un proceso.
Se debe entender por proceso: “secuencia o serie de actos que se
desenvuelven progresivamente, con el objeto de resolver, mediante un
juicio de autoridad, el conflicto sometido a su decisión”.
La sentencia que se debe dictar en el proceso resulta eficaz, por provenir
de un tercero independiente en ejercicio de la facultad jurisdiccional y porque
dicha decisión se torna inmutable e inimpugnable una vez pasada en autoridad
de cosa juzgada.
Para que sirve el proceso
El proceso tiene una doble función, privada y pública.
a) Función privada del proceso: es el único medio en materia penal, y el
medio residual a falta de acuerdo en materia civil, para los efectos de
lograr la satisfacción de los intereses jurídicamente trascendentes por las
partes de un conflicto.
b) Función pública del proceso: asegurar la efectividad del derecho
mediante la obra incesante de la jurisdicción.

3.- Concepto de Derecho Procesal


Respecto del Derecho Procesal pueden darse diversas definiciones, pudiendo
distinguir las que ponen énfasis en el concepto de acción, jurisdicción y proceso
como aquellas que tienen un carácter meramente descriptivas.
Se pueden citar la siguiente:
“Es las rama del derecho que estudia la organización y atribuciones de los
tribunales y las reglas a que están sometidos en su tramitación los
asuntos que se han entrega a su conocimiento”. (Fernando Alessandri)
2. Contenido del Derecho Procesal
El Derecho Procesal se ha solido clasificar para efectos de su estudio en
derecho procesal orgánico y derecho procesal funcional.

Derecho Procesal Orgánico


En él se aborda el estudio de las normas referentes a la función jurisdiccional y
a la competencia, la organización y atribuciones de los tribunales y los
auxiliares de la administración de justicia.
Las principales normas de derecho procesal orgánico son:
a) La Constitución Política de la República, particularmente en su capítulo
VI referente al Poder Judicial y VI A referente al Ministerio Público y sus
disposiciones 36 y 37 transitorias.
b) El Código Orgánico de Tribunales, que por imperio del art. 74 y 5T de la
CPR es la ley orgánica constitucional del Poder Judicial, y como tal
requiere de un quórum especial de reforma, control obligatorio preventivo
de constitucionalidad, es indelegable su regulación y en su modificación
debe ser oída la Corte Suprema.
Sin embargo, debemos entender que el carácter de una ley como
orgánica constitucional depende no del cuerpo normativo en que está
contenido, sino a la materia a que se refiere. Es por ello que sólo revisten
el carácter de leyes orgánico constitucionales de carácter procesal, según
el art. 74 CPR, las que se refieren a:
i.-La que determina la organización y atribuciones de los tribunales que
fueren necesarios para la pronta y cumplida administración de justicia.
ii.-La que determina las calidades que respectivamente deben tener los
jueces y el número de años que deben haber ejercido la profesión de
abogado las personas que fueren nombrados como Ministros de Corte o
jueces letrados.
Adicionalmente, el art. 80 B CPR establece que deben tener el carácter de
ley orgánica constitucional las materias referentes a:
i.- La organización y atribuciones del Ministerio Público.
ii.- Las calidades y requisitos que deben cumplir los fiscales para su
nombramiento.
iii.- Las causales de remoción de los fiscales adjuntos en lo no
contemplado por la CPR.
iv.- El grado de independencia autonomía y responsabilidad que tendrán
los fiscales en la dirección de la investigación y en el ejercicio de la acción
penal pública, en los casos que tengan a su cargo.
Por otro lado, hay materias procesales que deben necesariamente ser
reguladas por una ley común, tales son:
i.- Las que son objeto de codificación, (…) procesal, art. 60 nº3 CPR.
ii.- Las que señalen la ciudad en que debe funcionar la Corte Suprema,
art. 60 nº 17 CPR.
Derecho Procesal Funcional
En él se aborda el estudio de los diversos procedimientos establecidos en
materia civil y penal, y de los recursos contemplados dentro de ellos, a fin de
resolver, las controversias sometidas a la decisión jurisdiccional mediante la
dictación de una sentencia, con la eficacia de autoridad de cosa juzgada.
Las principales normas de derecho procesales funcional se encuentran
contenidas en:
a) La Constitución Política de la República, especialmente en sus arts. 19
nº 3, 19 nº 7, 20, 21, 48 nº 2, 49 nº 1, 38 inc.2, 79 inc.2 y 80.
b) El Código de Procedimiento Civil.
c) El Código de Procedimiento Penal.
d) El Código Procesal Penal.
Evolución del Derecho Procesal
De acuerdo a lo señalado por Niceto Alacalá, se pueden apreciar cuatro
períodos con respecto al Derecho Procesal. Ellos son los siguientes.
La tendencia o período judicialista
Se denomina judicialista por ser el juicio el concepto que más destaca en los
trabajos que lo integran.
La tendencia o período de los prácticos
Se caracteriza porque observa la disciplina como arte más que como ciencia.
El derecho procesal se aprecia como una manera de actuar ante el órgano
jurisdiccional, quedando totalmente subordinado al derecho sustantivo en la
solución del conflicto, y por ello comienza a llamársele derecho adjetivo.
La tendencia o período de los procedimentalistas
Nace como consecuencia de la codificación francesa. Se caracteriza por ser un
estudio exegético de la norma, agotando las exposiciones a temas de la
organización judicial, la competencia y el procedimiento.
La tendencia o período del procesalismo científico
Se caracteriza por ser una concepción publicista del proceso, de inspiración
alemana, en donde se busca una visión sistemática del derecho procesal y una
visión unitaria y autónoma de sus normas y del proceso.
La tendencia o período de la internacionalización del derecho
A partir del XX, y como consecuencia de la globalización y de los tratados
internacionales, obliga a reconocer la existencia de los tribunales
internacionales como elementos de solución de conflictos concurrentes a los
internos.
4.- Características del Derecho Procesal
Según Mario Mosquera, sus principales características son las siguientes:
a) Pertenece al Derecho Público: por cuanto regula el ejercicio de una
función pública, de una función del Estado.
b) En cuanto a las normas que lo rigen, por regla general son normas de
orden público: ellas son irrenunciables, es decir, los afectados no pueden
disponer de los derechos y obligaciones que en ellos se establecen. Para
determinar si las leyes de Derecho Procesal son de orden público o de
orden privado, ellas se clasifican en:
i.- Las leyes de organización: son de orden público.
ii.- Las leyes de competencia absoluta: son de orden público.
iii.- Las leyes de competencia relativa: en los asuntos contenciosos civiles
son de orden privado, por cuanto ellas pueden renunciarse a través de la
prórroga de la competencia regulada en los arts. 181 y siguientes del
COT. Sin embargo esta renunciabilidad no es absoluta ya que ella no
opera en los asuntos no contenciosos civiles y en materia penal.
iv.- Las leyes de procedimiento: si la ley de procedimiento se está
aplicando en juicio ella tiene el carácter de irrenunciable, ya que no puede
admitirse la renuncia anticipada de las leyes de procedimiento, ya que
conduciría a un proceso convencional. Una vez que la ley comienza a
actuar en el procedimiento, la mayor parte de las normas son
renunciables expresa o tácitamente. Ej: podría renunciarse tácitamente el
derecho a entablar un recurso de apelación, por el sólo transcurso del
término para hacerlo.
c) No se trata de un derecho adjetivo o formal: no es un derecho objetivo por
oposición al derecho sustantivo, sino que se trata de un derecho
autónomo independiente, que contiene normas fundamentales como la
jurisdicción competencia, la acción, etc.
d) Su objetivo: es traducir en una voluntad concreta, la voluntad abstracta de
la ley, consiguiendo así el mantenimiento de la paz social, comprobando
el derecho de la parte, asegurándolo y ejecutándolo.
e) El Derecho Procesal constituye una unidad: ya que en él existen principios
y normas básicas comunes. Especialmente el problema en torno a la
unidad del Derecho Procesal se centro a establecer que era posible la
unidad entre el Derecho procesal Civil y el Penal. En ello existe una
doctrina separatista, la cual sostiene que las instituciones de ambos
procesos son inconciliables entre sí; mientras que la doctrina unitaria
sostiene que existe unidad conceptual entre ambos procesos, que deben
ser considerados como integrantes de un Derecho Procesal.

5.- Relaciones con otras ramas del derecho


Con el Derecho Constitucional
La CPR crea el Poder Judicial como poder del Estado, estableciendo los
principios básicos de su organización y garantías constitucionales, que son a la
vez, garantías procesales.
Con el Derecho Civil y Comercial
Es el instrumento para el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las
obligaciones civiles y comerciales. Hay también actos civiles que influyen en el
proceso, como el pago, la prescripción y la transacción. Además existen
normas civiles aplicables al Derecho Procesal, como el mandato, la capacidad,
etc.
Con el Derecho Internacional, Público y Privado
Tiene especial importancia en cuanto a la posibilidad que una ley procesal
extranjera rija en Chile o que una norma procesal chilena rija en el extranjero.
Con el Derecho Administrativo
Se relacionan en cuanto a los funcionarios judiciales se les aplica el estatuto
administrativo. Además, la autoridad administrativa tiene a su cargo el
cumplimiento de las sentencias en materia criminal, y también el Derecho
Administrativo ha tomado del Procesal muchas de sus estructuras para
aplicarlas a investigaciones y sanciones administrativas.
Con el Derecho Tributario
El Código Tributario establece normas relativas a reclamaciones de impuestos y
otras materias, el cual su puede decir que forman parte del derecho procesal,
constituyendo una de sus fuentes.
6.- Fuentes del Derecho Procesal
Clasificación
Ellas pueden clasificarse en fuentes directas e indirectas.
Son fuentes directas, “aquellas que contienen el mandato general abstracto
y coactivo de la norma jurídica procesal”. La única fuente directa es la ley,
entendiéndola en un sentido amplio como CPR, y demás leyes.
Son fuentes indirectas, “aquellos actos o hechos de carácter jurídico que
constituyen fuente del Derecho Procesal solo en la medida que
determinan el contenido, la evolución, la interpretación, la aplicación o la
integración de la norma jurídica procesal”.
6.1. La Doctrina
Su importancia reside en que ella crea los principios generales y configuran las
instituciones básicas del Derecho Procesal. Constituye un auxiliar de la
interpretación de la norma procesal y para su reforma.
6.2. La Jurisprudencia
Si bien la importancia de la jurisprudencia en nuestro país es relativa,
atendiendo a lo dispuesto en el art. 3 CC, su trascendencia es enorme en
cuanto a los fallos de los tribunales, especialmente los de la Corte Suprema,
que van formando un criterio interpretativo de la ley, que es en definitiva el que
se impone.
Especial importancia reviste la reforma de la ley 19.374 al recurso de casación
de fondo, para los efectos de demostrar que el ideal de la jurisprudencia es
lograr una unidad de criterio jurisprudencial en la interpretación de la ley, al
permitirse que cualquiera de las partes de dicho recurso solicite a la Corte
Suprema conocer del mismo en Pleno, fundándose en el hecho de que la Corte
Suprema en fallos diversos, ha sostenido distintas interpretaciones sobre la
materia del recurso, art. 780 CPC.
6.3. Los Autos Acordados
Concepto: Ellos son: “resoluciones emitidas especialmente por los tribunales
superiores de justicia que tienden a reglamentar, en uso de sus facultades
económicas, ciertos asuntos que no se encuentran suficientemente
determinados por la ley, o en materias cuya regulación es trascendente y
necesaria para un mejor servicio judicial”.
Fundamento Jurídico de los Autos Acordados
El fundamento jurídico de los Autos Acordados es la organización jerárquica de
los tribunales ordinarios. Dicha organización establece como superior jerárquico
de todos los tribunales a la Corte Suprema, la cual está investida de la
superintendencia correctiva, direccional y económica sobre todos los tribunales
de la República.
Dentro de los principios formativos del procedimiento está el de la economía
procedimental, que consiste en obtener el máximo resultado con el menor
desgaste posible, es por ello que las facultades económicas, que se realizan
por medio de los autos acordados tienden a regular y mejorar el ejercicio
jurisdiccional en todos sus aspectos.
Naturaleza y características de los autos acordados
Es un tipo de norma jurídica emanada principalmente de la Corte Suprema, de
carácter general y destinada a lograr un mejor ejercicio de las funciones de los
tribunales de justicia.
Es una norma jurídica, es producto de una especie de potestad reglamentaria
que poseen los tribunales superiores de justicia. Ellos por tanto son actos
administrativos, emanados de una potestad administrativa de los tribunales, la
cual se justifica atendiendo a su independencia.
Su limitación que deviene por ser actos administrativos es la propia ley.
Sus características son:
a) Se trata de normas jurídicas.
b) Son normas destinadas a señalar un tipo de comportamiento.
c) Su cumplimiento es generalmente obligatorio en todos los casos en que
el auto acordado se refiere.
d) Su contenido es normalmente de aplicación general, o sea, está
dirigido a todos o a toda una categoría de funcionarios del propio poder
judicial o a personas extrañas a él.
e) Emanan de los tribunales superiores de justicia, a quienes la ley ha
otorgado las facultades necesarias para actuar como superior jerárquico.
En este caso son la Corte Suprema sobre todo el territorio de la república
y las Cortes de Apelaciones en su respectivo territorio jurisdiccional.
Clasificación de los autos acordados
La clasificación más importante atiende a la forma en que la Corte ha
procedido a dictarlos. Así, ellos pueden ser:
a) Dictados en virtud de un mandato contenido en la CPR o la ley: ello es el
caso del auto acordado sobre la forma de las sentencias definitivas, sobre
procedimiento de recurso de protección y sobre materias que deben ser
conocidas por la Corte Suprema en su funcionamiento ordinario como
extraordinario.
b) Dictados por la Corte Suprema en virtud de sus facultades discrecionales:
los cuales pueden ser:
i.- Meramente internos: que afectan sólo a los funcionarios del Poder
Judicial.
ii.- Externos: son aquellos que no afectan sólo a funcionarios del Poder
Judicial, sino que a terceros ajenos, dándoles normas de procedimiento,
reglamentando relaciones entre ellos y el Poder Judicial. Ej: sobre
tramitación del recurso de amparo.
En cuanto a su amplitud o extensión estos pueden clasificarse en:
a) Emanados de la Corte Suprema.
b) Emanados de las Cortes de Apelaciones.
Publicidad de los autos acordados
Normalmente se adoptan los medios más idóneos según la naturaleza del auto
acordado, para que este sea conocido por todos. La principal medida es su
publicación en el diario oficial. Así por lo demás lo ordena en forma expresa el
art. 96 COT, que aparte de señalar que deben dictarse en pleno, “todos los
autos acordados de carácter y aplicación general que dicte la Corte Suprema
deberán ser publicados en el Diario Oficial”.
6.4. La Ley Procesal
6.4.1. Disposiciones positivas chilenas
1º.-La Constitución Política de la República
Normas Constitucionales de Derecho Procesal Orgánico
A. Forma de solución de conflictos
El art. 73 CPR establece el proceso jurisdiccional como el medio para la
solución de los conflictos, al señalarnos que la facultad de conocer las causas
civiles y criminales, de resolver y de hacer ejecutar lo juzgado, pertenece
exclusivamente a los tribunales establecidos en la ley.
El art. 19 nº 3 inc.5 CPR establece que toda sentencia de un órgano que ejerza
jurisdicción debe fundamentarse en un proceso previo legalmente tramitado.
Corresponderá al legislador establecer siempre las garantías de un racional y
justo procedimiento.
Los conflictos contenciosos administrativos por su parte, se refiere el art. 38
inc.2 al establecer la responsabilidad del Estado por un por un órgano en el
ejercicio de sus funciones.
La autotutela está reñida con nuestro ordenamiento constitucional y legal. La
igualdad ante la ley y la justicia excluye el empleo de la autotutela como medio
de solución, es más la prohíbe y sanciona civil y criminalmente.
B. La jurisdicción
En primer lugar la jurisdicción aparece expresamente consagrada en la CPR en
el art. 19 nº 3 inc.5, al señalar (...) todo órgano que ejerza jurisdicción (…).
En segundo lugar, es menester tener presente que el ejercicio de la función
jurisdiccional se radica en los tribunales que establece la ley, en consecuencia,
es la función que caracteriza al órgano y no el órgano a la función.
Al efecto, establece el art. 19 nº 3 inc.4 CPR que nadie puede ser juzgado por
comisiones especiales, sino por el tribunal que señale la ley y establecido con
anterioridad por ésta.
Dicho principio aparece reiterado en el art. 73 inc.1 CPR, ya que la función
jurisdiccional pertenece exclusivamente a los tribunales establecidos en la ley.
Finalmente en cuanto a los momentos de la jurisdicción, el art. 73 CPR se
refiere a conocer, juzgar y resolver.
En los inc. 3 y 4 se establece la facultad de imperio de los tribunales para hacer
cumplir sus resoluciones.
C. Los tribunales
La jurisdicción es una atribución de los tribunales establecidos en la ley.
El Capítulo VI se refiere a los tribunales que conforman el Poder Judicial, dentro
de los cuales se encuentran los tribunales ordinarios y especiales que integran
dicho poder.
Sin embargo, del propio texto de la CPR es posible encontrar otros tribunales
distintos a los ordinarios y especiales que integran el poder judicial.
D. Los jueces
La CPR contiene las siguientes reglas acerca de los jueces:
a) Nombramiento: a ello se refiere el art. 75. Mientras que los arts. 81, 84
y 85 se refieren a los nombramientos de los Ministros del Tribunal
Constitucional, del Tribunal Calificador de Elecciones y de los Tribunales
Regionales Electorales.
b) Responsabilidad de los jueces: a ello se refiere el art. 76. El art. 79
otorga a la Corte la superintendencia correctiva, de lo cual arranca la
responsabilidad disciplinaria. Los arts. 48 letra c y 49 nº 1 regula la
responsabilidad política de los Ministros de los tribunales superiores de
justicia por la causal de notable abandono de deberes.
c) Inamovilidad: el art. 77 consagra la inamovilidad de los jueces, los
cuales se mantienen en su cargo mientras dure su buen comportamiento,
cesando en sus funciones sólo cuando cumplan 75 años, por renuncia,
incapacidad legal sobreviviente o por causa legalmente sentenciada.
d) Fuero: a ello se refiere el art. 78.
e) Prohibiciones: de ser candidato a Diputado o Senador, art. 54 nº 4, de
ser designado juez, art. 54 inc.2, de ser designado Fiscal nacional y
Regional, art. 80 E y 37T.
f) Traslados: a ello se refiere el art. 77 inc,f.
E. El Ministerio Público
El Capítulo VII se refiere a éste organismo del Estado.
F. La Competencia. La Constitución contiene una serie de preceptos en los
cuales se refiere a la competencia, que no es más que una esfera o medida
dentro de la cual se ejerce la función jurisdiccional por parte de un tribunal,
pudiendo citar las siguientes:
a) Tribunal preestablecido en la ley: el art. 19 nº 3 inc.4 señala que nadie
pude ser juzgado por comisiones especiales.
b) Distribución de la jurisdicción: el art. 74 establece que una LOC
determinará la organización y atribuciones de los tribunales (…). La
determinación de sus atribuciones no es otra cosa que la determinación
de su competencia.
c) Inexcusabilidad: el art. 73 inc.2 establece que un tribunal no puede
abstenerse de actuarse se le ha requerido su intervención en forma legal
y en negocios de su competencia.
d) Actos de órganos del Estado: los tribunales como órganos del Estado
deben actuar dentro de su competencia y en la forma que prescriba su
LOC. La sanción es la nulidad procesal de las actuaciones, que pueden
hacerse valer por medio de un incidente de nulidad procesal y el recurso
de casación.
e) El detenido por delito flagrante debe ser puesto a disposición del juez
competente, art. 19 nº 7.
f) El recurso de amparo debe ser conocido por la magistratura que señale
la ley, art. 21, entre otros preceptos.

G. Contiendas de competencia
El Senado es el órgano encargado de resolver las contiendas de competencia
entre las autoridades administrativas y políticas y los tribunales superiores de
justicia, art. 43 nº 3. La Corte Suprema es el encargado de resolverlas entre las
autoridades administrativas y políticas y los tribunales inferiores.
Normas Constitucionales de Derecho Procesal Funcional
A. La acción
La CPR no ha contemplado expresamente la acción en ella, no obstante puede
encontrarse en:
a) En el derecho de petición, art. 19 nº14, puesto que la acción puede ser
concebida, especialmente en el concepto de Couture, como una
emanación del derecho de petición.
b) En la igual protección de la ley en el ejercicio de los derechos, art. 19
nº3. Lo cual es posible por medio de la acción.
c) En el art. 82 que contempla acción pública para requerir al Tribunal
Constitucional sobre ciertas materias.
B. El proceso
Se puede encontrar en el art. 19 nº3 y 73 CPR.
C. El procedmiento
El art. 19 nº3 inc.5 señala: corresponderá al legislador establecer siempre las
garantías de un procedimiento y una investigación racionales y justos.
D. Garantía de la defensa jurídica
Se contempla en el art. 19 nº 3 inc. 2 y 3.
E. Garantías dentro del proceso penal
Se establecen varias garantías dentro del proceso penal, algunas de las cuales
son las siguientes:
a) No se puede presumir de derecho la responsabilidad penal, art. 19 nº 3
inc.6.
b) El principio de legalidad penal, art. 19 nº 3 inc. 7 y 8.
c) La privación o restricción de la libertad solo puede efectuarse en los
casos y formas establecidos en la ley, art. 19 nº 7 letra c.
F. Cosa juzgada
La excepción de cosa juzgada se contempla en el art. 73 en cuanto se prohíbe
al Presidente de la República y al Congreso Nacional hacer revivir procesos
fenecidos.
La acción de cosa juzgada está contemplada en el inc.1 del art. 73 al señalar la
etapa jurisdiccional de hacer ejecutar lo juzgado.
H. Acciones especiales contempladas en la CPR
En ella se contemplan acciones especiales como es la protección general o el
amparo, entre otras.
2º. El Código Orgánico de Tribunales
3º. El Código de Procedimiento Civil
4º. El Código de Procedimiento Penal
5º. El Código Procesal Penal
6.4.2. Concepto de ley procesal
Ella es: “la ley reguladora de los modos y condiciones de la actuación de
la ley en el proceso, así como de la relación jurídica procesal”. (Hugo
Alsina)
La naturaleza de la ley procesal no debe deducirse del lugar en dónde esta está
colocada, sino que de su finalidad que no es otra que la tutela de los derechos
de acuerdo con los límites de extensión del Derecho Procesal.
6.4.3. La ley procesal en el tiempo
Una ley se aplica a los hechos ya consumados durante el tiempo que ha estado
en vigor. Pero no todos los hechos son instantáneos, sino que hay actos
sucesivos cuyo desenvolvimiento demora un largo tiempo. Es en este caso en
donde debe determinarse la aplicación de las leyes nuevas o antigua que rigen
la materia.
Podemos afirmar que en nuestro derecho la regla general es la irretroactividad
de la ley, art. 19 nº 3 CPR, 9 CC y 18 CP.
Sin embargo hay situaciones que plantean problemas, es por ello que debe
analizarse la cuestión desde un doble punto de vista: i) el estado en que se
encuentra un juicio al dictarse una ley y; ii) la naturaleza jurídica de las leyes
procesales.
El estado en que se encuentra un juicio al dictarse una ley
El juicio puede encontrarse en tres estados al dictarse una nueva ley:
a) El proceso se encuentra terminado al tiempo de dictarse la nueva ley:
los procesos terminados son inamovibles y no pueden ser afectados por
la nueva ley, lo que emana del art. 73 CPR y 9 CC.
b) El proceso no se encuentra iniciado al dictarse la nueva ley: la nueva
ley procesal rige in actum, es decir la nueva ley tiene efectos inmediatos y
todo es regulado por ella.
c) El proceso se encuentra en tramitación y pendiente de resolución al
dictarse la nueva ley: como principio fundamental todo lo que se realizó
durante la vigencia de la antigua ley se mantiene firme. Los actos con
posterioridad a su dictación se ajustarán a ella, salvo que sean
incompatibles absolutamente con lo que establecía la antigua o con los
efectos de los actos realizados bajo ella.
Sin embargo, normalmente el legislador soluciona estos problemas por
medio de disposiciones transitorias.
En el nuevo sistema procesal penal se establece que las leyes
procesales penales serán aplicables a los procedimientos ya iniciados,
salvo cuando, a juicio del tribunal, la ley anterior contuviere disposiciones
más favorables al imputado, art. 11 NCPP.
Sin embargo, en este caso hay que tener presente lo señalado por la
Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado:
por la 36T CPR la reforma procesal penal sólo se aplica a los hechos
nuevos acaecidos con posterioridad a su entrada en vigencia.

La naturaleza jurídica de las leyes procesales


En estas hay que distinguir:
a) Las leyes de organización: por ser de orden público rigen in actum.
b) Leyes de competencia absoluta: por ser de orden público rigen in
actum.
c) Leyes de competencia relativa: son de orden privado en materia
contenciosa civil, por tanto, es necesario respetar el acuerdo previo
celebrado por las partes de ser juzgados por un tribunal distinto al
naturalmente competente. Pero en el caso de que no exista acuerdo,
rigen in actum.
d) Leyes de procedimiento: las actuaciones realizadas bajo la antigua ley
deben respetarse, rigiéndose las posteriores por la nueva ley.
Legislación positiva chilena acerca de la aplicación de la ley procesal
en el tiempo
La ley de efectos retroactivos de las leyes contiene en sus arts. 22, 23, y
24 las disposiciones que regulan el conflicto temporal de las leyes.
El art. 22 establece el efecto inmediato de las leyes de procedimiento.
También el art. 24 ratifica lo anterior al decir: “las leyes concernientes a la
substanciación y ritualidad de los juicios prevalecen sobre las anteriores desde
el momento en que deban empezar a regir”.
Los arts. 23 y 24 se refieren a situaciones especiales como:
a) Plazos: Si los plazos han comenzado a correr a la fecha de vigencia de la
nueva, se rigen por la antigua. Si los términos no han comenzado su
curso a la época de la nueva ley, rige ésta, art. 24.
b) Recursos: no se refiere expresamente a ellos, pero puede entendérselos
como “actuaciones”, art. 24: “las actuaciones y diligencias que ya
estuvieren iniciados se regirán por la ley vigente al tiempo de su
iniciación”.
c) Actuaciones y diligencias en general: las que se encontraban iniciadas se
rigen por la ley antigua según el art. 24.
d) Prueba: está regido por el art. 23. Se debe distinguir si el medio de prueba
es solo y únicamente eso, un medio probatorio, o es el fundamento mismo
de la pretensión. Es el fundamento mismo, cuando por ejemplo, el medio
de prueba constituya así mismo, solemnidad del acto o contrato como la
escritura pública en la compra de bienes raíces. En tal caso rige la ley
antigua, la vigente al tiempo del contrato.
6.4.4. La ley procesal en el espacio
Una ley es territorial cuando se aplica dentro de los límites geográficos de un
territorio, a todos los que habitan en él. Sin embargo, por las múltiples
relaciones entre los Estados el principio de territorialidad de la ley debe
atenuarse.
La ley procesal es eminentemente territorial, pero por las mismas razones que
la ley general admite la aplicación de otras leyes procesales dentro del territorio
de un Estado.
Son principios doctrinarios que rigen en materia de territorialidad de la ley
procesal:
a) La ley procesal sólo se aplica dentro del territorio que la expide.
b) La competencia, las formas de procedimiento, la carga de la prueba,
los deberes y derechos de las partes, se rigen por la ley del lugar del
proceso.
c) Los medios de prueba de las obligaciones se rigen por la ley del lugar
en que el acto se realizó, siempre que no sea procesal.
d) La validez de los actos procesales realizados en el extranjero, se
determina por la ley del lugar en que se verificaron, pero si deben producir
efectos en un tribunal nacional, se rige por la ley nacional.
e) Las naciones como los extranjeros están potencialmente sometidos a la
jurisdicción de los tribunales del Estado donde vivan.
f) Sin nulos los pactos que pretenden someter a las partes a un tribunal
extranjero.
g) Los tribunales nacionales mediante el exequatur reconocen eficacia a
las resoluciones extranjeras para ser aplicadas en el territorio nacional.
h) En ciertos casos la aplicación de la ley es extraterritorial, principalmente
para la defensa de la soberanía.
Estos principios están reconocidos en la legislación chilena.
6.4.5. Interpretación de la ley procesal
Interpretar es fijar el verdadero sentido y alcance de la ley.
Respecto a la interpretación de la ley procesal hay que tener presente las
normas de interpretación de los arts. 19 y siguientes del CC.
Sin perjuicio de que no puede hablarse de normas especiales de interpretación
de la ley procesal, las normas de éste derecho están influidas por
características peculiares que informan el debido proceso que deben tenerse en
cuanta al momento de interpretar la ley procesal.
Algunos elementos generales que deben considerarse son los siguientes:
a) Las normas de Derecho Procesal son normas de convivencia y deben
interpretarse lo más libremente posible de manera que no sean un
obstáculo que frustre el derecho material.
b) Como reguladoras de una actividad del Estado son más susceptibles a
los cambios políticos, por lo que el elemento histórico es importante.
c) Como el Derecho Procesal es una unidad, la interpretación debe
hacerse siempre respetando este principio unitario.
d) La analogía debe utilizarse de la forma más amplia.
7. Los Tratados Internacionales
Los tratados internacionales según el art. 5 de la CPR deben encontrarse
ratificados por Chile y vigentes. Es más, aquellos que versen sobre derechos
humanos tienen jerarquía material constitucional por el inc. 2 de dicho artículo.
8. La Costumbre
El art. 2 CC señala que: “la costumbre no constituye derecho sino en los casos
que la ley se remite a ella”. Es decir, sólo acepta como fuente de derecho la
costumbre según ley.
En Derecho Procesal chileno puede afirmarse que en el COT, CPC, CPP y
NCPP no hay norma alguna que se remita a la costumbre, por lo que no
constituye derecho, sin perjuicio de la incidencia que tenga ella en la prueba y
en la sentencia definitiva.
En el ejercicio de la función jurisdiccional pueden identificarse ciertos usos y
prácticas ya sea del tribunal, ya sea de los intervinientes en el proceso.
Los usos son costumbre desprovistos de su elemento subjetivo, y nacen por
una necesidad práctica que la ley procesal no satisface. Un ejemplo de usos de
los tribunales es la recomposición de expediente civil.
Las prácticas consisten en la forma en como se realizan los actos procesales
por el juez y por las partes. Un ejemplo de prácticas es la forma de redacción
de los escritos.
9. Los Acuerdos de las Partes
Las partes por regla general no se encuentran facultadas para modificar el
proceso.
Sin embargo se les ha dado la posibilidad para que fuera del proceso
convengan acuerdos que puedan producir efectos en él, como una cláusula
compromisoria.
También se prevé la posibilidad de que las partes dentro del proceso
convengan acuerdos para producir efectos en él, como los convenios judiciales
para alzar la quiebra.

El Recurso de Protección.
Concepto.
El Recurso de Protección es una institución novedosa en nuestro sistema
jurídico, toda vez que aparece por primera vez consagrado en la Constitución
Política de 1980. A primera vista, podemos apreciar que se trata de un
mecanismo cautelar, destinado a reestablecer el imperio del derecho, cuando
este se ha visto quebrantado por una acción u omisión, arbitraria o ilegal.
Como concepto, podemos señalar que más que un recurso es una acción
constitucional que permite a la persona que, como consecuencia de actos u
omisiones arbitrarios o ilegales, sufra una privación, perturbación o amenaza en
el legítimo ejercicio de ciertos derechos y garantías constitucionales, ocurrir a
una Corte de Apelaciones, con el objeto de impetrar la adopción de las
providencias necesarias para restablecer el imperio del derecho y asegurar su
protección, sin perjuicio de los demás derechos que pueda hacer valer ante la
autoridad o los Tribunales de Justicia.
El Profesor Eduardo Soto Kloss lo define como un "remedio pronto y
eficaz para prestar inmediato amparo al afectado, cada vez que una garantía de
libertad o un derecho fundamental esté o pueda estar amenazado, restringido o
coartado por actos u omisiones ilegales o arbitrarios de una autoridad o de
particulares." Independientemente de lo anterior, y desde una perspectiva
netamente procesal, podemos decir que el Recurso de Protección es
evidentemente una manifestación de las facultades conservadoras de los
tribunales de justicia, en cuanto herramienta de defensa de la supremacía de la
Constitución y los derechos esenciales del hombre.
Naturaleza Jurídica.
Mucho se ha discutido a este respecto, si la protección es
verdaderamente un recurso o no. Evidentemente, a la luz de las
consideraciones contenidas en la parte general de este apunte, podemos decir
que no se trata de un recurso, puesto que su objeto no es la modificación de
una resolución judicial. De hecho, nuestra jurisprudencia ha sido reiterativa en
el sentido de indicar que el Recurso de Protección no procede en contra de
resoluciones jurisdiccionales, puesto que respecto de ellas existen otras vías o
medios de impugnación. No obstante lo anterior, debieron pasar varios años
para que finalmente, y pese a la denominación de recurso empleada tanto por
el constituyente (Constitución de 1980), como por el legislador (CPP) por y los
tribunales (Auto Acordado), existiese cierta unanimidad en considerar al
Recurso de Protección como una Acción de Rango Constitucional. Sin
embargo, aún se discute que clase de acción es la protección, para lo cual es
necesario analizar las distintas teorías surgidas al interior de las distintas ramas
del derecho:
a.- Derecho Constitucional:
i. Acción Declarativa: Esta es la opinión del profesor Eduardo Soto Kloss, en
cuanto medio procesal para obtener las medidas destinadas a reestablecer el
imperio del derecho. Niega una supuesta naturaleza cautelar, por cuanto lo
cautelar son las medidas que el tribunal puede adoptar, una vez declarada la
antijuridicidad del acto u omisión.
ii. Acción Cautelar: Es la opinión del profesor José Luis Cea, fundada en la
propia Acta Constitucional N° 3, la cual indica que el vocablo "recurso" no ha
sido usado en su sentido técnico procesal, sino para definir un medio o acción
destinado a proteger un derecho, lo que demostraría su naturaleza cautelar.
iii. Recurso de Urgencia: Para el profesor Enrique Evans la protección no es
sino el recurso de amparo tradicional, extendido a otros derechos, con iguales
características de informalidad y celeridad, sumado a las amplias facultades del
tribunal para decretar medidas preventivas.
b.- Derecho Procesal:
i. Acción Cautelar Principal: Esta tesis coincide con Soto Kloss en definir a la
protección como una acción, pero discrepan del primero en cuanto advierten
que en esta acción no existe contienda entre partes ni bilateralidad, por cuanto
el sujeto pasivo es el tribunal requerido (gran particularidad de esta teoría). En
consecuencia, mal podría ser una acción declarativo, sino que por el contrario
su único objeto es la protección de las garantías constitucionales. Esta es la
opinión del profesor Miguel Otero.
ii. Mecanismo de Freno a la Autotutela: Más que entrar al fondo del asunto,
esta tesis, planteada por el profesor Raúl Tavolari, se centra en el fundamento
último del recurso de protección, cual es detener un atropello a la ley, que se
traduce en el desconocimiento de las garantías constitucionales, evitando la
justicia por propia mano.
iii. Instrumento de Protección No Jurisdiccional: Sostenida por el profesor Mario
Mosquera esta tesis se limita a indicar que la protección es una manifestación
de las facultades conservadoras de los tribunales de justicia (atribución conexa
no jurisdiccional), en cuanto herramienta de defensa de la supremacía de la
Constitución y los Derechos de las personas, pero sin entrar derechamente a su
naturaleza jurídica.
iv. Garantía Jurisdiccional: Es el concepto acuñado por el Ministro de la Excma.
Corte Suprema don Marcos Libedinsky, sobre la base de su naturaleza
eminentemente cautelar y protectoria. Sin embargo, la denominación es un
tanto confusa, puesto que el recurso de protección es una garantía
constitucional, siendo la jurisdicción el medio de hacer efectiva dicha garantía.
v. Proceso Sui Generis: Se descarta de plano una supuesta naturaleza
cautelar accesoria de este recurso, estableciéndose que se trata de una acción
principal, destinada a solucionar un problema de fondo, que se resuelve
mediante una sentencia definitiva y que produce efectos permanentes. Sin
embargo, reconoce que se trata de una acción de urgencia y en consecuencia
reviste ciertas particularidades especiales que no lo hacen encasillable dentro
de los moldes tradicionales. Esta tesis ha tenido gran acogida en el derecho
comparado y en nuestro país uno de sus exponentes es el Ministro de la Corte
de Apelaciones de Santiago, don Enrique Paillas.

3.- Características Esenciales.


a.- Procedencia: Sobre la base de lo expresado por el propio artículo 20 de la
Constitución, el Recurso de Protección procede en contra de cualquier acto u
omisión, arbitrario o ilegal, que amenace, perturbe o prive a una persona del
legítimo ejercicio de determinados derechos que la constitución le garantiza. Es
decir, existen tres presupuestos para este recurso:
i Que exista una acción u omisión ilegal o arbitraria;
ii Que como consecuencia de lo anterior se derive la privación (entendido como
despojo), perturbación (que significa, según el Diccionario de la Real Academia
de la Lengua española, trastornar el orden y concierto, o la quietud y el sosiego
de algo o de alguien)o amenaza (Significa según el Diccionario de la Real
Academia de la Lengua española, dar a entender con actos o palabras que se
quiere hacer algún mal a otro) en el legítimo ejercicio de un derecho; y
iii Que ese derecho esté expresamente cautelado con el recurso de protección,
en el artículo 20 de la Constitución.
De lo anterior derivan varios conceptos que merecen una aclaración
especial en este tema:
i. Arbitrariedad: Es la negación de la razón; es ceder ante los caprichos de la
voluntad irracional y no pensante, adoptar decisiones apresuradas y faltas de
congruencia. Falta total de lógica y la ausencia absoluta de sentido.
ii. Ilegalidad: Infracción a una norma del ordenamiento jurídico, considerando la
acepción amplia de la voz "ley".
iii. Amenaza: Anuncio de un mal futuro o peligro inminente.
iv. Perturbación: Trastorno del orden y concierto de las cosas.
v. Privación: Despojar, quitar o impedir de modo total el ejercicio legítimo de un
derecho.
b.- Tribunal Competente: Corte de Apelaciones en cuya Jurisdicción se
haya cometido el acto o incurrido en la omisión arbitraria o ilegal.
c.- Plazo: El plazo es de 15 días corridos y fatales. Es importante hacer
presente que en este punto, el Auto Acordado ha optado claramente por la
teoría del conocimiento efectivo, por cuanto el plazo comienza a correr cuando
se haya tenido conocimiento cierto de la ocurrencia del acto u omisión, lo que
en todo caso, se hará constar en autos.
d.- Sujeto Activo: El sujeto activo es evidentemente el afectado, sea una
persona natural, persona jurídica, agrupación, sucesión, etc. La verdad es que
no existen limitaciones para la legitimación activa, atendida la amplitud de la
expresión “El que...” con que se inicia la redacción del artículo 20.
e.- Sujeto Pasivo: Persona, funcionario o autoridad que en concepto del
tribunal son los causantes del acto u omisión. Resulta relevante hacer presente
que la calidad de sujeto pasivo no la otorga el recurrente, pese a las
individualizaciones que haga en su libelo, sino el tribunal, luego de haber
revisado los antecedentes.
f.- Formalidades: El Recurso de protección carece de formalidades salvo en
cuanto debe ser escrito (telégrafo o télex), fundamentalmente porque no se
exige patrocinio y poder, pudiendo cualquier persona recurrir a nombre de otra,
siempre que sea capaz de parecer en juicio.
g.- Otras:
g.1 Presenta carácter de urgencia para el pronto restablecimiento del orden
jurídico perturbado o amenazado;
g.2 Se dirige a impugnar actos u omisiones arbitrarios o ilegales que lesionen el
ejercicio legítimo de los derechos fundamentales expresamente previstos por el
artículo 20 de la Constitución, sea que emanen de autoridades o de simples
particulares;
g.3 Deja a salvo los demás derechos que el perjudicado pueda hacer valer ante
la autoridad o los Tribunales;
g.4 Los Tribunales llamados a conocer de esta acción deben adoptar las
medidas necesarias para la protección del afectado y para restablecer el
imperio del derecho;
g.5 Se exige un interés directo, porque el afectado debe sufrir un menoscabo
en el legítimo ejercicio de un derecho tutelado. La jurisprudencia de la Corte
Suprema ha dicho, en fin, que el recurso de protección no es una acción
popular sino una acción de tutela de derechos específicos.
g.6 Mucho se ha discutido acerca del rol que cumple el recurso de protección
en términos de constituir una vía adecuada para impugnar actos de otros
poderes del Estado.
i En relación a los actos del poder legislativo, éste resulta una vía improcedente
para reclamar contra una ley, por tratarse de un acto típicamente político y por
ende, no recurrible de protección. Recordemos que sobre el particular, existen
atribuciones del Tribunal Constitucional. Lo mismo puede decirse de los DFL.
ii En relación a las decisiones del poder ejecutivo, los actos administrativos, el
problema es mas trascendente, toda vez que no se ha dictado la ley sobre
Tribunales y procedimientos contencioso administrativo (que duerme el sueños
de los justos en el Congreso). De hecho, el recurso de protección se ha
transformado en un “mal sucedáneo” (y no sustituto) del contencioso
administrativo, considerando la particular estructura procesal del recurso de
protección frente a un procedimiento declarativo en forma (piénsese en el
desahogo de la discusión; la actividad probatoria, recursos, etc.). Pedro Pierry
ha sostenido que en nuestro país, los Tribunales ordinarios tienen, en general,
competencia para conocer de acciones contencioso administrativas, salvo en lo
que respecta con el tema del contencioso de anulación (nulidad de decisiones
administrativas), que es de competencia de los Tribunales contencioso
administrativos aún no creados, excepto la situación del recurso de protección,
ya que éste procede contra actos u omisiones emanadas también de las
autoridades del estado, pudiendo las Cortes, al acogerlo, decretar -entre otras
medidas- la anulación del acto recurrido. Esta situación ha permitido, en parte,
un verdadero “desbordamiento” del ámbito del recurso de protección, fenómeno
que el profesor Zúñiga ha denominado la “elefantiasis”1 de este recurso, en
términos que se constituye -con peligro de sustituir las vías procesales
ordinarias- en una vía no idónea para consolidar derechos, con lo cual -en la
práctica- se ha venido a perder la naturaleza cautelar de esta acción. Supuesta
la existencia del contencioso administrativo, el profesor Pierry ha sostenido que
el recurso de protección -de carácter excepcional y de extensión limitada- no
cubre todo el contencioso administrativo, sino que partiendo de la premisa que
este recurso procede, según la Constitución, para restablecer el imperio del
derecho, estima entonces que el recurso de protección procederá contra la
actividad administrativa cuando ella no pueda vincularse a la presunción de
legitimidad que emana de los actos administrativos, en términos de ser del todo
necesario restablecer el imperio del derecho, por constituir lo que se ha
denominado “vías de hecho”.

4.- Tramitación.
Se encuentra contenida en el Auto Acordado de la Corte Suprema sobre
Tramitación del Recurso de Protección de Garantías Constitucionales, cuya
última modificación fue realizada en 1992, el cual reemplazó el Auto Acordado
dictado con fecha 29 de marzo de 1977. Conforme con sus fundamentos, la
Corte Suprema hace uso de sus facultades directivas y económicas, contenidas
en los artículos 79 de la Constitución Política de la República y 96 número
4º del Código Orgánico de Tribunales. Este Auto acordado fue modificado
por Auto acordado de 4 de mayo de 1998, publicado en el Diario Oficial de
fecha 9 de junio de 1998.
a.- Examen de Admisibilidad: Ingresado el recurso a la Corte, esta
procederá a realizar este examen en cuenta. Lo que se analiza en esta etapa
es sólo si el recurso ha sido interpuesto dentro del plazo legal y si tiene
fundamentos suficientes para admitirlo a tramitación. En consecuencia, si es
extemporáneo o si adolece de manifiesta falta de fundamento, se declarará
inadmisible por resolución someramente fundada. Contra esta resolución sólo
procede el recurso de reposición dentro de 3ro día.
b.- Informe: Una vez acogido a tramitación, la Corte ordenará que informe, por
la vía mas expedita, la persona, funcionario u órgano sindicato como autor del
acto u omisión arbitrario o ilegal, fijando un plazo breve y perentorio y
ordenando adjuntar a dicho informe todos los antecedentes que existan en su
poder sobre el asunto en cuestión. El sólo hecho de remitir el informe, no
transforma al requerido en parte del recurso, debiendo manifestar
expresamente su voluntad si desea hacerlo.
1
Concepto acuñado por el profesor Jorge Precht.
c.- Prueba: No se contempla un término probatorio, y dado el carácter
concentrado del recurso, sólo serían admisibles la prueba documental y la
confesión espontánea, sin perjuicio de otras diligencias que la Corte ordene.
Todos los antecedentes probatorios se analizan por el tribunal, de acuerdo a las
reglas de la sana crítica.
d.- Vista de la Causa: Una vez recibido el informe, o sin él pero habiendo
vencido el plazo, el tribunal ordenará traer los autos en relación y agregar la
causa en forma extraordinaria a la tabla del día siguiente, previo sorteo de sala.
La vista de la causa sólo puede suspenderse por una vez, cualquiera sea el
número de partes y no procede suspender de común acuerdo. Colocada la
causa en tabla, viene el anuncio, relación y alegatos (los alegatos duran 30
minutos). Termina con el fallo o el estado de Acuerdo de la causa
e.- Otras Diligencias:
i Para el mejor acierto del fallo, la Corte puede decretar todas las diligencias
que estime necesarias. Los oficios necesarios para cumplir con tales
diligencias, se despacharán por comunicación directa, por correo, por telégrafo
o a través de un ministro de fe.
ii El recurrido puede solicitar la ampliación de plazo para informar.
iii La orden de no innovar procede solo cuando el Tribunal lo juzgue
conveniente para los fines del recurso.
iv Pueden hacerse parte: las personas, funcionarios u Órganos del Estado
afectados o recurridos.
v Acumulación: cuando respecto de un mismo acto u omisión se deducen dos o
más recursos, aún por distintos afectados.

5.- Fallo del Recurso.


La sentencia tendrá el carácter de definitiva, debiendo ser dictada dentro
del 5° día hábil, salvo que se trate de las garantías del N° 1 (derecho a la
vida), N° 3 inciso 4° (debido proceso), N° 12 (libertad de opinión) y N° 13
(derecho de reunión), caso en el cual el plazo se reduce a 2 días. La
sentencia se notifica personalmente o por el estado a las partes. Aprecia
antecedentes y probanzas de acuerdo con las reglas de la sana crítica (hasta la
modificación, se apreciaba en conciencia).
Se pueden imponer costas cuando las Cortes lo estimen procedente, y no
procede recurso de casación en su contra.
Evidentemente, el tribunal puede asumir una de las siguientes actitudes:
a.- Acoger el Recurso: Si el tribunal estima que el recurso debe ser acogido,
lo expresará formalmente, adoptando las medidas necesarias para reestablecer
el imperio del derecho y dar la debida protección al afectado, sean o no las
medidas solicitadas por el recurrente. Si el recurrido no evacuare los informes
o luego no diere cumplimiento a las medidas dispuestas por el fallo, el tribunal
podrá aplicar alguna de las siguientes sanciones:
i. Amonestación Privada;
ii. Censura por escrito;
iii. Multa a beneficio fiscal de 1 a 5 UTM; y,
iv. Suspensión de funciones hasta por 4 meses, con medio sueldo.
b.- Rechazar el Recurso: Procede el recurso de apelación dentro del plazo
de 5 días hábiles contados desde la notificación del fallo, recurso que debe ser
fundado y debe contener peticiones concretas. No procede el recurso de
casación.
6.- Apelación del Recurso de protección.
La resolución que falla un recurso de protección es apelable, es decir, son
apelables: La sentencia definitiva que acoja el recurso, la que lo rechace y la
que lo declare inadmisible (recordar que es posible declarar inadmisible el
recurso por sentencia definitiva; no olvidar que la inadmisibilidad producto del
examen de admisibilidad en cuenta debe pronunciarse por unanimidad);
i.- Ante quién: ante la Corte de Apelaciones para ante la Corte Suprema;
ii.- Plazo: 5 días hábiles y fatales (“...dentro de...”), contados desde la
notificación de la parte que entabla el recurso (plazo individual);
iii.- Formalidades interposición: debe contener fundamentos de hecho y de
derecho y peticiones concretas formuladas al Tribunal de Alzada (antes no
requería ser fundado);
iv.- Sanción para una apelación inoportuna o que carece de las formalidades
antes dichas: inadmisibilidad.
v.- Tramitación en el Tribunal de Alzada (la Corte Suprema):
- Por regla general se ve en cuenta (preferente), sin plazo para dar dicha cuenta
(antes se debía rendir dentro de los 5 días desde que se ordenaba, pero se
suprimió), salvo que la sala estime conveniente o se le solicite con fundamento
plausible traer los autos en relación para oír alegatos, en cuyo caso el recurso
se agrega extraordinariamente a la tabla extraordinaria de esa sala.
- Para entrar al conocimiento del recurso o como Medida para Mejor Resolver,
la Corte puede solicitar los antecedentes que estime necesarios para resolver el
asunto.
- Todas las notificaciones se hacen por el estado diario.
vi.- Trascripción del fallo firme o ejecutoriado: al recurrido.

6.- Efectos del Fallo del Recurso:


Nos referimos a la cosa juzgada y su relación con la sentencia de un
recurso de protección, toda vez que se dan situaciones bastante particulares.
En primer término, respecto de otros recursos de protección que pudieren
intentarse por la misma causa, el fallo produce cosa juzgada sustancial, lo
cual implica que se configura la cosa juzgada en plenitud, no siendo admisible
volver a discutir el mismo asunto, entre las mismas partes y por la misma
causa. Sin embargo, en relación con otros procedimientos, la sentencia del
recurso de protección produce solamente cosa juzgada formal, ya que al ser
simplemente una acción cautelar, no impide que con posterioridad se ejerzan
acciones ordinarias para el acabado y lato conocimiento del asunto.

El Recurso de Amparo.
1.- Concepto.
Este recurso que la Constitución establece en su artículo 21 a favor de
toda persona que se hallare detenida, procesada o presa con infracción de las
garantías individuales que la misma Carta determina en su artículo 19, o con
infracción de las formalidades de procedimiento señaladas en el Código
respectivo, tiende no tan sólo a garantir la libertad de los ciudadanos para
permanecer en cualquier punto de la República, trasladarse de uno a otro o
salir del territorio a condición de guardar los reglamentos de policía, sino
también a sancionar a los que abusando de su autoridad o arrogándose
facultades que no tienen, priven a las personas de uno de los más importantes
derechos dentro de un país regularmente constituido.
Es una acción que nuestra Carta Fundamental establece para
garantizar la libertad personal lesionada o amenazada ilegalmente” (Elena
Caffarena de Jiles).
El Ministro de la Excma. Corte Suprema, don Alberto Chaigneau2 expresa
que es aquel que “tiene por objeto reclamar, hacer cesar y evitar que sean
ejecutadas toda detención o prisión arbitrarias y cualquiera otra privación,
perturbación o amenaza del derecho a la libertad personal y seguridad
individual”.
2.- Características Esenciales.
2.1 Está consagrado en el artículo 21 de la Carta, precepto que contempla una
serie de garantías procesales materiales de la libertad personal y la seguridad
individual establecidos en la Constitución -artículo 19 número 7º- o en las
leyes, las cuales son tuteladas por el recurso de amparo -concebido como una
acción de naturaleza declaratoria y cautelar- el cual permite al Tribunal adoptar
algunas de las siguientes medidas:
i.- Ordenar se guarden las formalidades legales;
ii.- Adoptar las providencias que juzgue necesarias para restablecer el imperio
del derecho y asegurar la protección del amparado;
iii.- Incluso puede decretar el Habeas Corpus, conforme con el artículo 21
inciso 2º de la Constitución.
2.2 Se contempla en la modalidad tradicional y preventiva.
2.3 La Constitución se remite a la ley en el tema de la determinación del
Tribunal competente: Cortes de Apelaciones y Suprema.
2.4 Es una acción constitucional que impugna toda resolución de una autoridad
cualquiera, sea ésta judicial o no. Incluso protege la libertad y seguridad
individual del hombre contra todo atentado, privación o limitación que las
mismas puedan experimentar, aunque provengan de un particular.
2.5 El recurso de amparo -ha sostenido doña Elena Caffarena- no es un recurso
extraordinario. El carácter extraordinario de esta acción deriva de su
reconocimiento constitucional; y esa connotación lo coloca por encima de la ley,
en el sentido que ésta no puede suprimirlo o limitarlo mas allá de lo que la
misma Constitución ha prescrito.
2.6 Agrega esta autora que el recurso de amparo no es de derecho estricto,
sino que por el contrario, es amplísimo y ajeno a toda formalidad, sea ésta
externa o de fondo. Agrega Elena Caffarena que a partir del texto literal de la
Constitución y de su espíritu, se desprende que el recurso de amparo procede,
como norma general, en todos los casos en que un individuo es privado de su
libertad arbitrariamente.
2.7 Presupuestos del recurso de amparo; esta acción tutelar procede en dos
hipótesis:
a.- Arresto, detención o prisión (artículo 21 de la Constitución); y
b.- Que la privación de libertad o vulneración de la seguridad individual se haya
producido con infracción a la Constitución (artículo 19 número 7º) o las leyes
(artículos 306 al 317 del Código de Procedimiento Penal). Ahora bien, el
Código de Procedimiento Penal permite distinguir -en la privación de libertad-
vicios de forma o de fondo.
a.- Por vicios de forma, en los siguientes casos:
i Orden emanada de autoridad no facultada para disponerla;
ii Orden de aprehensión o de privación de libertad dada con infracción a las

2
Chaigneau del Campo, Alberto. Tramitaciones en las Cortes de Apelaciones, quinta edición. Editorial Jurídica
de Chile, 2002. pág. 191
formalidades exigidas por la Constitución o la ley (Código de Procedimiento
Penal);
iii Cuando expedidas dichas órdenes con arreglo a la legalidad, el afectado no
sea puesto a disposición del Juez dentro de los plazos que señala la ley o no
fuese interrogado por el Juez dentro de las 24 horas desde que está a su
disposición;
b.- Por vicios de fondo, en los siguientes casos:
i Órdenes expedidas fuera de los casos señalados por la ley; y
ii Cuando han sido dictadas sin que exista mérito para ello.
2.8 Naturaleza Jurídica: Más que un recurso se trata de una acción procesal,
cuyo objeto es preservar la libertad individual de las personas.
2.9 Tramitación Rápida: En términos generales autoriza al tribunal para hacer
uso en todas sus fases de los más rápidos medios de comunicación, y,
principalmente, resolverlo a la mayor brevedad y no cuando el mal causado por
una prisión injusta haya tomado grandes proporciones o haya sido soportado en
su totalidad.
2.10 Procedencia: Conforme a los artículos 306 y 314 CPP, procede en los
siguientes casos:
i. Si la orden de detención, prisión o arraigo proviene de una autoridad que
carece de facultades para decretarla;
ii. Si la orden ha sido expedida fuera de los casos previstos en la ley;
iii. Si la orden ha sido expedida con infracción de las formalidades legales;
iv. Si la orden ha sido expedida sin mérito ni antecedentes; y,
v. Por cualquier demora en tomar declaración al inculpado (artículo 319 CPP).
2.11 Tribunal Competente: Corte de Apelaciones respectiva en primera
instancia y Corte Suprema en segunda instancia (artículo 307 Código de
Procedimiento Penal). Se trata de la Corte de Apelaciones dentro de cuyo
territorio jurisdiccional se ha dictado la orden arbitraria, o bien la Corte en cuyo
territorio se encuentre el sujeto privado de libertad.
Se discute, en torno al territorio jurisdiccional, cual es el alcance de la
expresión “Corte de Apelaciones respectiva”. Se han sostenido varias tesis:
i Aquella dentro de cuyo territorio jurisdiccional se dictó o cumplió la orden
arbitraria;
ii Aquella donde se encuentra el detenido, si no existe esa orden;
iii Aquella que corresponde al domicilio del afectado. Según Elena Caffarena,
esta sería la Corte competente, porque la voz “respectiva” alude al amparado y
no a la persona que transgrede el derecho a la libertad personal o la seguridad
individual.
2.12 Sujeto Activo: Para la eficacia y verdadero valor de ese recurso ha
querido la ley que esté al alcance de todos los habitantes y para ese fin autoriza
ejercitarlo no solamente al interesado, sino también a cualquiera persona capaz
de parecer en juicio, aunque no tenga para ello mandato especial. Según el
profesor Zúñiga es una “acción popular”, acorde con el tenor del artículo 317
del Código de Procedimiento Penal.
2.13 Limitaciones: No procede su interposición si se han deducido
cualesquiera otros recursos procesales.
3.- Tramitación: Se encuentra contenida en el Auto Acordado de la Corte
Suprema sobre Tramitación del Recurso de Amparo, así como en el Título V del
Libro ll del Código de Procedimiento Penal.
En el tema tramitación del recurso, se puede decir que ésta es de suyo
simple y breve y sumaria:
3.1 El escrito del recurso está exento de formalismo y consignación; puede
interponerse por cualquier vía de comunicación al Tribunal, personalmente, por
escrito o por telégrafo; no precisa de designación de Abogado ni apoderado; no
tiene plazo de interposición; pero está sujeto a una condición preclusiva
consistente en no haberse deducido otros recursos procesales ordinarios, tales
como el de reposición, apelación o queja.
3.2 Tampoco procede el recurso de amparo cuando la privación de libertad es
consecuencia de la imposición de una pena por parte de la autoridad
competente, ni cuando se ha decretado por dicha autoridad en causa criminal
cuando dicha orden ha sido confirmada por autoridad superior.
3.3 En los casos de estado de asamblea o estado de sitio, su interposición no
suspende los efectos de la medida decretada, sin perjuicio de lo que se
resuelva en definitiva3.
3.4 Ingreso; se consignará por el Secretario la hora y fecha de ingreso y se
entrega al relator para su cuenta. La cuenta de admisibilidad se da en la sala
tramitadora, la que pedirá informe urgente al recurrido (24 horas o menos);
3.5 Durante la tramitación se puede decretar el habeas corpus: comisionando a
alguno de los Ministros para que se traslade al lugar donde está el afectado;
oírlo y en vista de los antecedentes disponer o no su libertad; o bien disponer
se subsanen los defectos reclamados, informando al Tribunal.
3.6 También se pueden decretar otras diligencias, tales como ordenar traer los
autos originales a la vista.
3.7 Informe: Recibido el recurso se dispondrá que informen directamente los
jueces o funcionarios que emitieron la orden, por la vía mas expedita posible.
Si la demora de esos informes excediese de un límite razonable, deberá el
Tribunal adoptar las medidas que sean pertinentes para obtener su inmediato
despacho, y, en último caso prescindir de ellos para el fallo del recurso, sin
perjuicio de adoptar, si lo estimare indispensable, las medidas que señalan los
artículos 331 y 332 CPP.
3.8 Vista de la Causa: Una vez en estado recibido el informe o sin él, se
mandarán traer los autos en relación y se dispondrá que el recurso se agregue
extraordinariamente a la tabla del día siguiente hábil, previo sorteo de la sala en
Cortes de mas de una sala; y resolverlo con preferencia a cualquier otro asunto,
cuidando de no acceder a la suspensión de la vista sino por motivos graves e
insubsanables del abogado solicitante.
3.9 Fallo del Recurso: El día de la vista, anuncio, relación, alegatos
(opcionales). No procede suspensión de la vista (artículo 165 número 5º del
Código de Procedimiento Civil). Terminada la vista, la Corte tiene 24 horas
para fallar, plazo que puede ampliarse a 6 días o 6 días más emplazamiento,
cuando se hace necesario decretar alguna diligencia previa a resolver fuera del
territorio jurisdiccional o revisar los antecedentes para un mejor acierto del fallo.
Una vez acogido un recurso, el tribunal puede adoptar una serie de medidas,
entre ellas la orden de dejar en libertad al detenido o preso, para lo cual podrá
requerir un inmediato informe del funcionario encargado de darle aplicación o
del jefe del establecimiento donde se encontraba el amparado (artículo 149
CP). En todo caso si persiste la demora en la concreción de la diligencia o en la
llegada de algún antecedente más allá de un límite razonable, se prescindirá de
ello y se dictará el fallo.
La sentencia que acoge el recurso tiene naturaleza declarativa o cautelar,
según el caso:
3
Chaigneau, ibid, pág. 192.
i Dejar sin efecto la resolución recurrida;
ii Ordenar corregir algún defecto de la resolución recurrida; y
iii En general, adoptar todas las providencias necesarias para restablecer el
imperio del derecho y asegurar la protección del afectado.
3.10 Recurso de apelación: ante la Corte Suprema, en plazo de 24 horas
(artículo 316 CPP). Ingresa y se agrega extraordinariamente a la tabla para el
mismo día o el día siguiente, para la vista y fallo por la Sala Penal (2ª) o la Sala
Constitucional (3ª) si el amparo no incide en causas criminales.
TEMA 2
JURISDICCION Y COMPETENCIA
1. Aspectos Generales
Según Calamandrei, el Derecho Procesal se basa en el estudio de tres
conceptos fundamentales:
La jurisdicción: que es la actividad que se realiza por el juez, como un tercero
imparcial, para los efectos de dirimir a través del proceso, el conflicto que las
partes han sometido a su decisión.
La acción: que es el derecho que se reconoce a los sujetos para los efectos de
poner en movimiento la actividad jurisdiccional en orden a que se resuelva a
través del proceso el conflicto que se ha sometido a su decisión.
El proceso: que es el medio que el sujeto activo tiene para obtener la
declaración jurisdiccional acerca de la pretensión que ha hecho valer mediante
el ejercicio de la acción; donde el sujeto pasivo tiene el derecho a defenderse; y
el tribunal la obligación de dictar sentencia conforme a los alegado y probado.

2. Etimología
Proviene del latín iurisdictio – nis, que significa acción de decir o de indicar el
derecho.
La acepción etimológica no ha sido aceptada por la doctrina para
conceptualizar el concepto de jurisdicción por las siguientes razones:
a) Se trataría de un concepto de gran multivocidad: no sólo sería el juez
quien dice el derecho sino que también otros órganos en el Estado de
Derecho Democrático.
b) No se comprende la equidad: porque si bien es cierto que en la gran
mayoría de los Estados existe la Jurisdicción de Derecho, no es menos
cierto que a falta de norma que resuelva el conflicto debe el juez aplicar la
equidad, art. 73 CPR, 10 inc.2 COT, 170 nº 5 CPC.
c) Se restringe la jurisdicción a las sentencias declarativas: deja de lado
las sentencias constitutivas, las cuales tiene por objeto crear, modificar o
extinguir un estado o situación jurídica y que tienen efectos para futuro.

3. Diversas acepciones de la voz jurisdicción


a) Como ámbito territorial: debe ser descartada, ya que se aparta claramente de
lo que constituye la jurisdicción.
b) Como competencia: diversos preceptos legales confunden la jurisdicción con
la competencia, en circunstancias que se trata de conceptos distintos, si bien
existe respecto de ellos una relación de totalidad a parte.
c) Como poder: para referirse al conjunto de atribuciones del cual se
encuentran dotados los diferentes órganos del poder público. Pero, tratándose
de los órganos jurisdiccionales la sola noción de poder no permite delimitar el
concepto de jurisdicción. En efecto, la jurisdicción no sólo implica poder, sino
que también deber que requiere ser ejercido por el órgano para resolver los
conflictos que le promuevan las partes.
d) Como función: la jurisdicción es una función que debe ser ejercida para
resolver los conflictos de relevancia jurídica que se promuevan en el orden
promuevan en el orden temporal.
Por otro lado, el legislador puede encomendar asuntos jurisdiccionales a
órganos que no forman parte del Poder Judicial como es el caso del Senado, la
Contraloría General de la República o el Director del SII.
4. La jurisdicción como facultad de administrar justicia
La función jurisdiccional concebida como la facultad de administrar justicia,
obedece a un resabio histórico. Durante mucho tiempo se concibió la función
jurisdiccional como una parte de la administración del Estado y por tanto, regida
por el Derecho Administrativo. Por consiguiente la facultad judicial se ejercía a
través de una función administrativa, la administrar justicia.
Respecto de esta concepción todavía existen resabios en nuestro COT,
utilizándose la expresión administración de justicia como sinónimo de Poder
Judicial.

5. Definiciones doctrinarias de jurisdicción


Definiciones doctrinarias extranjeras
a. Teoría organicista. Son jurisdiccionales todos los actos emanados del poder
judicial
La primera teoría acerca de la jurisdicción es de carácter organicista. De
acuerdo con esta teoría, “serían jurisdiccionales todos los actos emanados
del poder judicial” (Carré de Malberg)
Esta se encuentra actualmente superada y no puede ser aceptada en atención
a las siguientes razones:
a) No todos los actos que emanan del Poder Judicial son jurisdiccionales,
lo que se desprende de la sola lectura de los arts. 1, 2 y 3 COT.
b) La simplicidad de esta teoría hace imposible distinguir entre actos
jurisdiccionales de los administrativos y legislativos.
b. Concepto de Chiovenda
La jurisdicción es: “la función del Estado que consiste en la actuación de
la ley mediante la sustitución de la actividad de los órganos a la actividad ajena,
ya sea afirmando la existencia de una voluntad de ley, ya poniéndola
posteriormente en práctica”.
Son elementos de su definición:
a) La jurisdicción es una función pública.
b) El objeto de la jurisdicción es la actuación de la voluntad de la ley al caso
concreto.
c) La jurisdicción se concibe como la sustitución de la voluntad de las partes
en conflicto por la actividad pública del juez.
d) La sustitución de la actividad pública del juez a la voluntad de las partes
se hace en dos planos: i) sustitución intelectiva: se realiza dentro del
proceso al momento de juzgar, decisión que va a sustituir la voluntad de
las partes para la solución del conflicto, la que regirá no sólo para ellas
sino que para los demás miembros de la comunidad, en cuanto a cual es
la voluntad concreta de la ley respecto del litigio; ii) sustitución material: el
juez realiza materialmente la actividad que ha debido ejercer la parte
vencida para dar cumplimiento del fallo, o las apercibe con multas o
arrestos para que la parte vencida de cumplimiento al fallo.
c. Francisco Carnelutti
La jurisdicción es: “la actividad desarrollada para obtener la justa
composición de la litis”.
Son elementos de su definición:
a) La jurisdicción es una función pública.
b) Requiere ser ejercida en el proceso.
c) Importa una garantía de la norma jurídica.
d) Es la función del Estado destinada a garantizar la observancia práctica del
derecho.
d. Eduardo Couture
La jurisdicción es: “la función pública, realizada por los órganos
competentes del Estado, con las formas requeridas en la ley, en virtud de la
cual, por acto de juicio, se determina el derecho de las partes, con el objeto de
dirimir sus conflictos o controversias de relevancia jurídica, mediante decisiones
con autoridad de cosa juzgada, eventualmente factibles de ejecución”.
Son elementos de su definición:
a) La jurisdicción es una función: n porque no sólo importa un conjunto de
facultades, sino que también de deberes.
b) Es una función pública realizada por los órganos competentes.
c) Se cumple mediante el adecuado proceso.
d) Asegura la vigencia del proceso.
e) Su cometido inmediato es decidir conflictos y controversias de relevancia
jurídica.
f) La decisión del conflicto se logra mediante una sentencia pasada en
autoridad de cosa juzgada.
g) La sentencia que se dicte es eventualmente factible de ejecución, por
parte del triunfador.
Definiciones doctrinarias nacionales
La jurisdicción es: poder deber del Estado, radicado exclusivamente en
los tribunales establecidos en la ley, para que éstos dentro de sus atribuciones
y como órganos imparciales, por medio de un debido proceso, iniciado
generalmente a requerimiento de parte y a desarrollarse según las normas de
un racional y justo procedimiento, resuelvan con eficacia de cosa juzgada y
eventual posibilidad de ejecución, los conflictos de intereses de relevancia
jurídica que se promuevan en el orden temporal y dentro del territorio de la
República” (Maturana).
De la definición pueden extraerse los siguientes elementos:
a) La jurisdicción es un poder deber del Estado.
El art. 73 CPR prevé expresamente que corresponde el ejercicio de la
función jurisdiccional exclusivamente a los tribunales establecidos en la ley.
Sin embargo, la jurisdicción también importa un deber para los órganos
del Estado. Así lo señal el art. 73 CPR: “(…) Reclamada su intervención en
forma legal y en negocios de su competencia, no podrán excusarse de ejercer
su autoridad, ni aún por falta de ley que resuelva la contienda o asuntos
sometidos a su decisión”. En el mismo sentido el art. 10 inc.2 COT.
El incumplimiento del deber de jurisdicción puede acarrear diversas
especies de responsabilidad como lo son:
i.- El art. 76 CPR establece que los jueces son personalmente
responsables de los delitos de denegación de justicia, disposición que no es
aplicable a los miembros de la Corte Suprema por el art. 324 COT. Asimismo el
CP tipifica como delito las conductas que importen una negativa o retardo en la
administración de justicia y en brindar el auxilio y protección que legalmente se
les pida, arts. 224 y 225 CP.
ii.- La CPR además prevé la responsabilidad política por notable
abandono de deberes en el art. 48 nº 2 letra c.
iii.- Finalmente se incurre en responsabilidad disciplinaria a que se refiere
el art. 76 CPR.
b) El ejercicio de la función jurisdiccional se radica exclusivamente en
los tribunales establecidos en la ley
El art. 19 nº 3 CPR establece que: “nadie puede ser juzgado por
comisiones especiales sino por el tribunal que señale la ley y que se hallare
establecido con anterioridad por ésta”.
El art. 2 NCPP complementa este principio al señalar nadie puede ser
juzgado por comisiones especiales sino por el tribunal que señale la ley y que
se hallare establecido por ésta con anterioridad a la perpetración del hecho.
Asimismo el art. 73 CPR establece que la facultad de conocer las causas
civiles y criminales, de resolverlas y de hacer ejecutar lo juzgado pertenece
exclusivamente a los tribunales establecidos en la ley.
De lo expuesto es claro que los órganos encargados de ejercer la función
jurisdiccional son los tribunales establecidos en la ley, formen o no parte del
Poder Judicial a que se refiere el art. 5 COT.
El carácter privativo del ejercicio de la jurisdicción aparece ratificado por el
art. 73 CPR al señalar que: “ (…) Ni el Presidente de la República ni el
Congreso pueden, en caso alguno, ejercer funciones judiciales, avocarse
causas pendientes, revisar los fundamentos o contenidos de las resoluciones
judiciales o hacer revivir procesos fenecidos”. Por su parte el art. 80 A CPR
señala que el Ministerio Público en caso alguno podrá ejercer funciones
jurisdiccionales”.
c) Los tribunales deben ejercer su función jurisdiccional actuando
dentro de su competencia
Un tribunal por el hecho de ser tal tiene jurisdicción, pero no
necesariamente competencia para conocer de un asunto. La competencia es la
esfera, grado o medida que posee cada tribunal para el ejercicio de la función
jurisdiccional.
Tratándose de la función jurisdiccional, la obligación de su ejercicio sólo
se prevé respecto de los órganos que poseen competencia.
Por su parte el art. 74 CPR señala que una ley orgánica constitucional
determinará la organización y atribuciones de los tribunales que fueren
necesarios para una pronta y cumplida administración de justicia en todo el
territorio de la República.
Concordante con ello, los arts. 108 y siguientes del COT establecen las
reglas de competencia de los tribunales.
d) Los jueces, que son los que actúan en representación del órgano
jurisdiccional para la sanción del conflicto deben ser imparciales
El ejercicio de la función jurisdiccional se delega en un juez, quien
además de ser independiente debe ser imparcial, es decir, debe ser una
persona distinta de las partes en el conflicto y no debe poseer ninguna
vinculación con las partes que le motive un designio a favor o en contra de las
partes.
En el caso de que concurra una causal que le reste imparcialidad a un
juez para la solución de un conflicto, se dice que éste no posee competencia de
carácter subjetiva. Al efecto, el art. 195 COT señala que: “Los jueces pueden
perder su competencia para conocer de determinados negocios por implicancia
o recusación declaradas, en caso necesario, en virtud de causas legales”.
e) La jurisdicción debe ser ejercida dentro de un debido proceso legal
El art. 19 nº 3 CPR señala que: “toda sentencia de un órgano que ejerza
jurisdicción debe fundarse en un proceso previo legalmente tramitado”. Luego,
la resolución es nula si no existe una tramitación anterior a ella, en que el
afectado haya sido oído en sus defensas y sus pruebas.
f) El ejercicio de la jurisdicción y el inicio del proceso suponen
generalmente el requerimiento de parte
El ejercicio de la jurisdicción en el ámbito civil es eventual, puesto que
sólo será necesario que se ponga en movimiento la actividad jurisdiccional
cuando las partes no hubieren arribado a una solución por la vía
autocompositiva.
En el proceso civil rige el principio dispositivo, Nemo iudex sinne actore,
es decir, que el proceso debe comenzar a instancia de parte. Ello se justifica en
atención a que los derechos privados pertenecen a las partes y por ello su
protección queda entregado a la petición de sus titulares.
Este principio aparece reconocido en el art. 10 inc.1 COT: “Los tribunales
no podrán ejercer su ministerio sino a petición de parte, salvo los casos en que
la ley los faculte para proceder de oficio”.
El medio que tiene la parte para los efectos de poner en movimiento el
ejercicio de la función jurisdiccional es la acción.
En materia penal, el antiguo procedimiento penal, regía el procedimiento
inquisitivo, ya que tratándose de los delitos de acción penal pública es posible
que la función jurisdiccional se ponga en movimiento de oficio, art. 105 y 81 nº 4
CPP.
En el nuevo procedimiento penal, se basa en el sistema acusatorio, por lo
que el juez sólo puede actuar a requerimiento de parte por regla general, y no
puede de oficio dar comienzo a una investigación que no le corresponde
realizar, arts. 3, 77, 172 NCPP; ni proceder a formalizar una investigación, art.
229 NCPP; o formular acusación, arts. 248 letra b y 258 NCPP.
g) La sentencia que se dicte en un proceso requiere que éste se haya
desarrollado según las normas de un racional y justo procedimiento
Así lo dispone el art. 19 nº 3 inc.5 CPR.
Una de las principales manifestaciones del racional y justo procedimiento
dice relación con la fundamentación que debe tener la sentencia que resuelve
el conflicto, art. 170 CPC, 500 CPP y 342 NCPP.
h) La jurisdicción tiene por objeto resolver los conflictos de
relevancia jurídica, con eficacia de cosa juzgada y eventual
posibilidad de ejecución
El conflicto externo de relevancia jurídica que debe ser compuesto para la
mantención de la paz social se denomina litigio. Este se caracteriza por la
existencia de una pretensión de uno de los interesados y la resistencia de otro a
satisfacerla. La misión que tiene la jurisdicción respecto de estos litigios es su
resolución, lo que se obtiene a través de una sentencia definitiva que es pasada
en autoridad de cosa juzgada.
Estas sentencias son susceptibles de una eventual posibilidad de ejecución a
través de la acción de cosa juzgada. La ejecución de la sentencia es eventual
porque:
a) No todas las resoluciones judiciales son susceptibles de ejecución,
existiendo algunas que satisfacen su misión por el sólo hecho de su dictación
como ocurre con las sentencias declarativas de mera certeza, así como las
sentencias constitutivas.
b) Las sentencias de condena que son las que requieren de ejecución no
siempre requieren de un procedimiento compulsivo posterior para ser
satisfechas, sea porque en algunos casos el deudor voluntariamente les da
cumplimiento, o porque no es posible pedir su cumplimiento por la vía de
apremio, como son las sentencias condenatorias contra el fisco, las cuales se
cumplen por decreto.
i) La jurisdicción tiene por objeto resolver los conflictos de
relevancia jurídica, que se promueven en el orden temporal
La expresión temporal, que utilizara el primitivo art. 5 COT, quiere decir
que se ejerce solamente sobre lo no secular o espiritual, que puedan
corresponder a los tribunales eclesiásticos.
j) La jurisdicción tiene por objeto resolver los conflictos de relevancia
jurídica, que se promuevan dentro del territorio de la República
La jurisdicción al ser una función pública, que emana de la soberanía y
que se delega para su ejercicio en los tribunales establecidos en la ley, debe
reconocer como límite para su ejercicio el territorio de la República.
Al efecto, así lo señala el art. 5 COT, “(…) a los tribunales mencionados
en este artículo corresponderá el conocimiento de todos los asuntos judiciales
(…) dentro del territorio de la República”.
Este principio de territorialidad aparece ratificado por el art. 1 CPP: “Los
tribunales de la República ejercen jurisdicción sobre los chilenos para el efecto
de juzgar los delitos que se cometan en su territorio (…)”.
Por su parte el art. 5 CP establece: “La ley penal chilena es obligatoria
para todos los habitantes de la República, incluso los extranjeros” (…).
Además debe tenerse presente el principio general del art. 1462 CC: “Hay
objeto ilícito en todo lo que contraviene el orden público chileno. Así la promesa
de someterse en Chile a una jurisdicción no reconocida por las leyes chilenas,
es nula por vicio de objeto ilícito”.
Sin embargo existen excepciones en las que los tribunales son
competentes para conocer de asuntos promovidos fuera de la República, o no
lo son para conocer de los acaecidos dentro de ella. Ellos son:
a) Los casos de crímenes y simples delitos cometidos fuera del territorio
de la República a que se refiere el art. 6 COT.
b) Como asuntos que se hayan promovido en Chile respecto de los cuales
nuestros tribunales no ejercen la función jurisdiccional son los casos de
inmunidades de jurisdicción, que están reguladas en los tratados
internacionales.
c) También es posible de acuerdo a nuestra legislación, someterse
válidamente a la jurisdicción y competencia de los tribunales o de un
árbitro en Chile. Al efecto así lo prescribe como posible el art. 318 del
Código de Derecho Internacional Privado.

6. Características de la jurisdicción
a) La jurisdicción tiene un origen constitucional
La jurisdicción tiene un origen constitucional, encontrándose contemplada
expresamente en el art. 73 CPR = 1 COT.
Respecto de esta materia conviene tener presente que en el nuevo
sistema procesal penal se consagró el principio de separación de la función de
investigación y juzgamiento, las cuales corresponden al fiscal y al juez oral en lo
penal respectivamente.
b) La jurisdicción es una función pública
c) La jurisdicción es un concepto unitario
La jurisdicción es una y es la misma cualquiera sea el tribunal que la
ejercite y el proceso que se valga para ello. Pero tiene además carácter
totalizador en el sentido que cuando el órgano correspondiente la ejercita, lo
hace como un todo sin posibilidad de parcelación.
Es una sola y como tal no admite clasificaciones. Por el sólo hecho de
dividirse, ésta se restringe y se especifica en el concepto de competencia.
d) El ejercicio de la jurisdicción es eventual
Como señala Calamandrei, la jurisdicción es de ejercicio eventual, ya que
es la regla general de que ella sea cumplida por sus destinatarios.
Tratándose del proceso penal, el ejercicio de la función jurisdiccional es de
carácter necesaria e indispensable para solucionar el conflicto penal,
imponiendo la pena por la comisión del delito.
e) El ejercicio de la función jurisdiccional corresponde
exclusivamente a los tribunales establecidos por la ley
f) La jurisdicción es indelegable
El juez no puede delegar o conceder la función jurisdiccional a otro
órgano. Una vez que el tribunal está instalado no puede dejar de ejercer su
ministerio si no es por causa legal.
Si ha delegado, los actos cometidos por el delegado son nulos. En tal
sentido el art. 35 NCPP dispone: “La delegación de funciones en empleados
subalternos para realizar actuaciones en que las leyes requieran la intervención
del juez, producirá la nulidad de las mismas”.
Lo que sí el juez puede hacer es delegar parcialmente su competencia a
través de exhortos a otro juez, art. 7 COT, 71 y siguientes CPC y 20 NCPP.
g) La jurisdicción es improrrogable
Lo que está permitido por el legislador es la prórroga de la competencia
respecto de los asuntos contenciosos civiles, en la primera instancia y ante
tribunales de un mismo territorio.
h) La parte de jurisdicción que corresponde a cada juez es su
competencia
i) La jurisdicción debe ser ejercida a través del debido proceso, el
que debe tramitarse a través de normas de un racional y justo
procedimiento
j) La jurisdicción se ejerce para resolver asuntos del orden temporal
k) La jurisdicción como función pública que emana de la soberanía
se debe ejercer dentro del territorio de la República
l) La jurisdicción resuelve conflictos a través de sentencias que
tienen la eficacia de cosa juzgada, y de eventual posibilidad de
ejecución

6. Los momentos jurisdiccionales


Ellos dicen relación con las diversas fases o etapas que se contemplan para el
desarrollo de dicha función, los que en definitiva corresponden a las etapas que
se deben contemplar dentro de un debido proceso, al ser éste el único medio a
través del cual la jurisdicción puede válidamente ejercerse.
Los momentos jurisdiccionales son: el conocimiento, el juzgamiento y la
ejecución de lo juzgado, los cuales se encuentran contemplados en los arts. 73
CPR y 1 COT.
La fase de conocimiento
Comprende conocer las pretensiones de parte del actor y de las alegaciones,
excepciones y defensas que frente a ellas puede hacer valer el demandado, y
la realización de la actividad probatoria para acreditar los hechos en los cuales
ellas se sustentan.
En el procedimiento civil esta etapa está conformada por la demanda y la
contestación de la demanda. En el proceso penal, esta etapa se encuentra
representada por la acusación que debe efectuar el fiscal y la acusación
particular del querellante si lo hubiere y la contestación por parte del acusado.
En segundo lugar, la fase de conocimiento se proyecta esencialmente a
saber los hechos por medio de las pruebas que suministren las partes o por la
propia iniciativa del juez.
La fase de juzgamiento
Es la más relevante y caracteriza la misión del juez. Implica reflexión, estudio y
análisis del material de hecho y de derecho necesario para adoptar una
decisión, análisis que se manifiesta o exterioriza en el acto o declaración de
voluntad que es la sentencia.
En nuestro derecho la labor de raciocinio y análisis ya de la situación fáctica, ya
de la situación jurídica, se realiza en las consideraciones de hecho y de
derecho de la sentencia definitiva, art. 170 nº 4 CPC, 500 nº 4 y 5 CPP y 342
letras c y d NCPP y 83 COT. Es también el antecedente directo e inmediato de
la resolución, es la razón del mandato.
La fase de ejecución
En ella la reflexión cede el paso al obrar. Su existencia está subordinada al
contenido de la sentencia en cuanto funciona si ésta es de condena y
normalmente requiere coerción, del auxilio de la fuerza pública. Si la resolución
ordena pagar una suma de dinero, se embargan bienes del deudor que se
subastan para entregar al acreedor el producido del remate, etc.
Como el órgano jurisdiccional carece de fuerza propia, ha de recurrir al órgano
administrativo correspondiente para que le suministre la suya. De ahí las
disposiciones constitucionales, art. 73 inc. 3 y 4 y legales, art. 11 COT que
habilitan a los tribunales ordinarios para impartir órdenes directas a la fuerza
pública para hacer ejecutar sus resoluciones, sin que la autoridad requerida
pueda diferir el mandato judicial, ni calificar su fundamento, oportunidad, justicia
y legalidad.
Como es obvio esta fase jurisdiccional deja de existir si el obligado por el fallo
se allana a cumplirlo voluntariamente o se produce alguna forma de
composición, no del conflicto, ya que se encuentra resuelto, sino en el modo de
facilitar la ejecución.

8. Los límites de la jurisdicción


Concepto
Se entiende por límites de la jurisdicción: “los diversos factores que delimitan
el ejercicio de la función jurisdiccional”.
Clases de límites
a) En atención al tiempo: en general el ejercicio de la jurisdicción es
perpetua. La excepción lo constituyen los árbitros y los tribunales
unipersonales de excepción.
Debe tenerse también presente que en la actualidad rige respecto
de las personas designadas para ejercer la función jurisdiccional un límite
de edad de 75 años, art. 77 y 8T CPR.
b) En atención al espacio: es posible distinguir: i) un límite externo que
está dado por la jurisdicción de otros Estados; ii) uno interno que está
dado por las normas de competencia respecto de cada tribunal.
c) En atención a la materia: sólo debe ejercerse la jurisdicción respecto
de la resolución de asuntos de trascendencia jurídica del orden temporal.
d) En atención a la persona: sólo puede ser ejercida por el tribunal
establecido por la ley, no pudiendo el juez delegarla, ni las partes
modificarla de manera alguna.
e) En relación con las atribuciones de otros poderes del Estado:
puede verse desde dos puntos de vista: i) los tribunales no pueden
avocarse el ejercicio de las funciones de otros poderes del Estado, art. 4
COT; ii) los otros poderes del Estado no pueden avocarse el ejercicio de
las funciones encomendadas a los tribunales, art. 73 y 80 A CPR.
f) En relación con el respeto a otros Estados: los tribunales no pueden
ejercer jurisdicción respecto de Estados extranjeros, mandatarios,
diplomáticos, organismos internacionales, y en general respecto de toda
persona que goza de inmunidad de jurisdicción.

9. Inmunidad de jurisdicción
Concepto
La inmunidad de jurisdicción: “se refiere a los casos en que no es posible
que se ejerza por nuestros tribunales el ejercicio de la función
jurisdiccional respecto de determinadas personas”.
Los Estados extranjeros
Los Estados extranjeros no pueden ser juzgados como sujetos de derecho por
nuestros tribunales de acuerdo con las normas consuetudinarias de derecho
internacional y al principio de la igualdad soberna de los diversos Estados
consagrada en la Carta de las Naciones Unidas, art. 2.1.
Los jefes de Estado extranjeros
Ellos gozan de inmunidad de jurisdicción de conformidad a los arts. 333 y 334
CDIP.
Los agentes diplomáticos
Ellos gozan de inmunidad de jurisdicción de conformidad a lo previsto en el art.
31 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, pudiendo
renunciarse a ella según lo previsto en el art. 32 de ella.
Los cónsules
Ellos gozan de inmunidad de jurisdicción de acuerdo a lo previsto en el art. 43
de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, pudiendo renunciarse
a ella según lo dispuesto en el art. 45 de ella.
Misiones especiales y organizaciones internacionales
Los arts. 31 y 41 de la Convención sobre Misiones Consulares regula la
inmunidad de jurisdicción.

10. Los equivalentes jurisdiccionales


Concepto
Se entiende por equivalente jurisdiccional: “todo acto que son haber
emanado de la jurisdicción de nuestros tribunales equivale a los efectos
que produce una sentencia para los efectos de la solución del conflicto”.
Son equivalentes jurisdiccionales
a) La transacción: es un equivalente jurisdiccional por cuanto de acuerdo
al art. 2460 CC produce el efecto de cosa juzgada de última instancia, y
por ello puede oponerse por vía de excepción para que se dicte un fallo
por un tribunal en oposición a lo establecido en ella. En relación a la
acción de cosa juzgada, sólo producirá sus efectos si es celebrada por
escritura pública, puesto que no aparece mencionada como uno de los
títulos ejecutivos del art. 434 CPC.
b) La conciliación: el acta de conciliación se estima como sentencia
ejecutoriada para todos los efectos legales, art. 267 CPC. En
consecuencia produce efecto de cosa juzgada y es título ejecutivo
perfecto, art. 434 CPC.
c) El avenimiento: el acta de avenimiento pasada ante tribunal
competente produce el término del proceso y efecto de cosa juzgada.
Además es contemplada como título ejecutivo, art. 434 CPC.
d) La sentencia extranjera: la sentencia extranjera no tiene eficacia en
Chile mientras no se halla otorgado respecto de ella un exequatur por
parte de la Corte Suprema, según los arts. 242 y siguientes CPC. En
materia penal ello se rige por las reglas establecidas en el art. 3 CPP y 13
NCPP.
e) La sentencia eclesiástica: no es un equivalente jurisdiccional en
Chile.

11. Las atribuciones o facultades conexas


Concepto
Ellas son: “atribuciones vinculadas con el ejercicio de la función
jurisdiccional que se radican en los tribunales, por mandato de la CPR o la
ley”.
El art. 3 COT se refiere a ellas: “Los tribunales tienen, además, las facultades
conservadoras, disciplinarias y económicas que a cada uno de ellos se asignan
en los respectivos títulos de este Código”.
a. Las facultades conservadoras
Concepto
“Son aquellas conferidas a los tribunales para velar por el respeto de la
Constitución en el ejercicio de la función legislativa y por la protección y amparo
de las garantías y derechos que se contemplan en la Constitución”.
Diversas manifestaciones de las facultades conservadoras
i. El respeto de la Constitución y las leyes
a) Inaplicabilidad por inconstitucionalidad, art. 80 CPR: el cual es un
control constitucional represivo, que sólo tiene un carácter relativo.
b) Resolver las contiendas de competencia que se susciten ente las
autoridades políticas o administrativas y los tribunales inferiores de
justicia, según el art. 49 nº 3 CPR y 191 COT.
ii. Protección de garantías constitucionales
a) Conocimiento del recurso de protección, art. 20 CPR.
b) Amparo ante el juez de garantía, art. 95 NCPP.
c) Reclamación por desconocimiento de la nacionalidad, art. 12 CPR.
d) Acceso a los tribunales, derecho constitucional a la acción, art. 19 nº 3
inc. 1 y 2 CPR.
e) Privilegio de pobreza, art. 129 CPC, 593, 596 y 600 COT, 64 y 200
CPP y ley 19.718 de Defensoría Penal Pública.
f) Abogados y procuradores de turno, art. 598 inc.1 COT.
iii. Otras manifestaciones
a) Desafuero, art. 611 a 622 CPP y 416 a 423 NCPP.
b) Visitas a los lugares de detención, semanales, art. 567 CPP y
semestrales, art. 578, a 580 COT.
b. Las facultades disciplinarias
Concepto “Son aquellas conferidas a los tribunales para velar por la
mantención y el resguardo del correcto y normal funcionamiento de la
actividad jurisdiccional, pudiendo al efecto reprimir las faltas o abusos en que
incurrieren los diversos funcionarios como los particulares que intervinieren o
asistieren a los tribunales”.
El principio que rige en esta materia consiste en que las máximas
facultades disciplinarias se ejercen a mayor jerarquía del tribunal, así la corte
Suprema le corresponde el ejercicio de las facultades disciplinarias señaladas
en los arts. 77 inc.3 y 79 CPR y 540 COT.
Los arts. 530 y siguientes se encargan de regular la jurisdicción
disciplinaria de los tribunales.
Diversas manifestaciones de las facultades disciplinarias
i. Aplicación de facultades de oficio
Ellas están descritas para los diversos tribunales en los correspondientes
códigos procesales.
ii. Aplicación de medidas disciplinarias a petición de parte
a) La queja disciplinaria, art. 544m 547 y 551 COT.
b) El recurso de queja, arts. 545, 548 y 549 COT.
iii. Sanciones a los abogados, arts. 546 COT y 287 NCPP.
iv. Medios indirectos
a) Visitas, las cuales pueden ser ordinarias, art. 555 a 558 COT o
extraordinarias, art. 559 COT.
b) Relator debe dar cuenta de las faltas o abusos que notare antes de
comenzar la relación ante los tribunales colegiados, art. 373 inc. 1 COT.
c. Facultades económicas
Concepto
“Son aquellas conferidas a los tribunales para velar por el mejor ejercicio
de la función jurisdiccional y para dictar las normas e instrucciones destinadas a
permitir cumplir con la obligación de otorgar una pronta y cumplida
administración de justicia en toso el territorio de la República”, arts. 74 y 79
COT.
Diversas manifestaciones de la facultad económica
i. Discurso del Presidente de la Corte Suprema, art. 102 nº 4 COT.
ii. Intervención en el nombramiento, art. 282 y siguientes COT.
iii. Escalafón, art. 264 y siguientes COT.
iv. Confección de listas, art. 278 COT.
v. Instalación de jueces, art. 300 COT.
vi. Traslados y permutas, art. 310 COT.
vii. Autos acordados internos y externos.
La Competencia
1. Concepto
El art. 108 COT define la competencia como: “La competencia es la facultad
que tiene cada juez o tribunal para conocer de los negocios que la ley ha
colocado dentro de la esfera de sus atribuciones”.
La jurisdicción es la facultad de conocer, juzgar y resolver las causas civiles y
criminales, mientras que la competencia es la esfera fijada por el legislador para
que la jurisdicción se ejerza.
La definición de competencia del legislador adolece de un defecto formal al
señalarnos que la competencia es la facultad de conocer los negocios, puesto
que ella no es más que la esfera, grado o medida fijada por el legislador para el
ejercicio de la jurisdicción.
Por ello es que se define como competencia: “la esfera, grado o medida
establecida por el legislador para que cada tribunal ejerza jurisdicción”.
2. Clasificación
a. En cuanto a la determinación del tribunal competente
Desde este punto de vista la competencia es absoluta o relativa.
La competencia absoluta es: “aquella que persigue determinar la jerarquía del
tribunal, dentro de la estructura jerárquica piramidal de ellos, que es
competente para conocer de un asunto específico”.
Los elementos de la competencia absoluta son: la cuantía, la materia y el fuero
o la persona.
En la actualidad podríamos agregar el factor tiempo en materia penal, ello por la
entrada en vigencia gradual del sistema procesal penal, que deriva en la
aplicación de uno u otro sistema según su vigencia.
Sin embargo, el factor tiempo no tiene injerencia alguna frente a los delitos de
competencia de tribunales militares, ya que la reforma procesal penal no es
aplicable respeto de ellos, art. 80 A CPR.
La competencia relativa es: aquella que determina cual tribunal dentro de una
jerarquía es competente para conocer de un asunto específico”.
El único elemento establecido por el legislador para determinar la competencia
relativa es el territorio.
b. En cuanto a la intervención de la voluntad de las partes en la
determinación de la competencia
Desde este punto de vista puede ser clasificada en competencia natural y
competencia prorrogada.
La competencia natural es: “aquella que se asigna por la ley a un determinado
tribunal para el conocimiento del asunto”.
Es aquella que se genera por la aplicación lisa y llana de las reglas de la
competencia.
La competencia prorrogada es: “aquella que las partes expresa o tácitamente
confieren a un tribunal, que no es el naturalmente competente para el
conocimiento de un asunto, a través de la prórroga de la competencia”.
c. En cuanto al origen de la competencia
Desde este punto de vista se clasifica en competencia propia y competencia
delegada.
La competencia propia es: “aquella que naturalmente o por voluntad de las
partes en virtud de la prórroga de la competencia corresponde a un tribunal
para el conocimiento de un asunto por la aplicación de las reglas de la
competencia absoluta o relativa”.
Según el art. 7 COT: “Los tribunales sólo podrán ejercer su potestad en los
negocios y dentro del territorio que la ley les hubiere respectivamente asignado.
Lo cual no impide que en los negocios de que conocen puedan dictar
providencias que hayan de llevarse a efecto en otro territorio”.
Es decir del principio de territorialidad del tribunal con competencia propia
existe excepcionalmente la posibilidad de que el tribunal con dicha competencia
realice actuaciones fuera de su territorio. Así lo son:
a) El tribunal que posee competencia propia puede realizar la prueba de
inspección personal del tribunal en su territorio jurisdiccional, art. 403
CPC.
b) Los jueces del crimen de las provincias de Santiago y Chacabuco
pueden practicar sus actuaciones en cualquiera de las comunas de la
Región metropolitana.
La competencia delegada es: “aquella que posee un tribunal que no
conoce del asunto, para la realización de diligencias específicas, por habérsela
delegado para ese sólo efecto el tribunal que posee la competencia propia”.
El tribunal que delega su competencia propia en otro tribunal, que
requiere ser de un distinto territorio jurisdiccional, lo hace sólo para diligencias
específicas, art. 71 inc.3 CPC: “El tribunal a quien se dirija la comunicación
ordenará su cumplimiento en la forma que ella indique, y no podrá decretar
otras gestiones que las necesarias a fin de darle curso y habilitar al juez de la
causa para que resuelva lo conveniente”.
Finalmente constituye una obligación para el delegado practicar o dar la
orden de practicar en su territorio las actuaciones correspondientes, art. 71
CPC inc.1: “Todo tribunal es obligado a practicar o a dar orden para que se
practiquen en su territorio, las actuaciones que en él deban ejecutarse y que
otro tribunal le encomiende”.
El medio a través del cual se realiza la delegación es el exhorto, que son:
“las comunicaciones que el tribunal que conoce de una causa dirige a otro
tribunal, nacional o extranjero, para que practique u ordene practicar
determinadas actuaciones judiciales dentro de su territorio jurisdiccional”. El art.
71 CPC así como el 20 NCPP se refieren a la materia.

d. En cuanto a la extensión de la competencia que poseen los tribunales


para el conocimiento de los procesos
Desde este punto de vista, se puede clasificar en común o especial.
La competencias común es: “aquella que permite a un tribunal conocer
indistintamente de toda clase de asuntos, sean civiles, contenciosos o no
contenciosos o penales.
En nuestro país, la regla general es que la competencia sea común.
La Cortes de Apelaciones y Suprema siempre tienen competencia común.
La competencia especial es: “aquella que faculta a un tribunal ordinario para el
conocimiento de determinadas causas civiles o criminales”.
De manera excepcional, la estructura de tribunales ordinarios vigente anterior a
la reforma procesal penal, el legislador estableció competencia especial para
determinados jueces del letras, como por ej. los jueces civiles de Santiago.
e. En cuanto al número de tribunales potencialmente competentes para
conocer de un asunto
Desde este punto de vista, se puede clasificar en privativa o exclusiva y
competencia acumulativa.
La competencia privativa es: “aquella en que de acuerdo a la ley existe un solo
tribunal competente para conocer del asunto, con exclusión de todo otro
tribunal”.
La competencia acumulativa es: “aquella en que de acuerdo a las reglas de
competencia que establece la ley, existen dos o más tribunales potencialmente
competentes para conocer del asunto, pero previendo cualquiera de ellos en el
conocimiento del asunto cesa la competencia de los demás para conocer el
asunto por el sólo ministerio de la ley”.
Ejemplos de esta competencia son: i) para el conocimiento de una acción
inmueble, son competentes el tribunal donde se contrajo la obligación o el lugar
donde se encontrare la especie reclamada, art. 135 COT; ii) en el antiguo
proceso penal, para el conocimiento de la acción civil de indemnización de
perjuicios, son potencialmente competentes el juez del respectivo proceso
penal o el juez civil competente, art. 5 CPP y 171, 172 COT.
f. De acuerdo a la instancia en que el tribunal posee competencia para
conocer de un asunto
La instancia es “cada uno de los grados de conocimiento y fallo que
corresponde a un tribunal para la resolución del asunto, pudiendo avocarse al
conocimiento tanto de las cuestiones de hecho y de derecho que configuran el
conflicto”.
El concepto de instancia está indisolublemente vinculado al de apelación, que
es el que da origen a la segunda instancia. De acuerdo a ello puede clasificarse
la competencia en:
a) De única instancia: cuando no procede el recurso de apelación en
contra de la sentencia que se debe dictar para su resolución. En nuestro
país la competencia de única instancia es de carácter excepcional, puesto
que siempre es procedente el recurso de apelación en contra de la
sentencia definitiva, salvo texto expreso. En el nuevo sistema procesal
penal, se altera esta regla general, y se contempla el conocimiento en
única instancia de el juicio oral por el tribunal oral en lo penal, art. 364
NCPP; y del procedimiento simplificado por el juez de garantía, art. 399
NCPP.
b) De primera instancia: para el conocimiento de un asunto cuando es
procedente la interposición del recurso de apelación en contra de la
sentencia que se debe dictar para su resolución.
c) De segunda instancia: para el conocimiento de un asunto cuando se
encuentra conociendo el recurso de apelación interpuesto en contra de
una resolución pronunciada por el tribunal de primera instancia.

g. En cuanto a la materia civil respecto de la cual se extiende la


competencia
Desde este punto de vista puede clasificarse en: competencia civil contenciosa
y competencia civil no contenciosa, según se promueva o no conflicto entre
partes.
h. En cuanto al destinatario de las reglas de competencia
Desde este punto de vista puede clasificarse en: objetiva y subjetiva.
La competencia objetiva es: “aquella que determina el órgano jurisdiccional que
debe conocer el asunto en virtud de las reglas de la competencia absoluta y
relativa”.
La competencia subjetiva o funcional es: “aquella que determina la posibilidad
de actuar de la persona misma del juez para la resolución de un asunto, por no
ser este parte del proceso a resolver (impartialidad) o carecer de la absoluta
independencia para resolver (imparcialidad)”.
El medio que el legislador ha establecido para velar por la competencia
subjetiva son las implicancias y recusaciones.

Las reglas generales de la competencia


1. Concepto y características
Concepto
Las reglas generales de la competencia son: “los principios básicos que
establece el legislador respecto de la competencia y que deben aplicarse sin
importar la naturaleza del asunto y la clase o jerarquía del tribunal que deb
conocer de él”.
Características
a) Son generales en el sentido de que reciben aplicación respecto de
todos los asuntos que conocen los tribunales ordinarios.
b) Son complementarias, en cuanto no integran las normas de
competencia absoluta o relativa, pero sirven para determinar las
facultades de un tribunal una vez que aquellas han recibido aplicación.
c) Son consecuenciales, en cuanto reciben aplicación una vez que se
encuentre determinado el tribunal competente.
d) Su infracción no tiene establecida una sanción única, sino que debe
determinarse para cada regla general.

2. Enunciación
Son las contenidas en los arts. 109 a 114 COT y son:
a) La regla de la radicación o fijeza, art. 109.
b) La regla del grado o jerarquía, art. 110.
c) La regla de la extensión, art. 111.
d) La regla de la inexcusabilidad, art. 112.
e) La regla de la ejecución, art. 113 y 114.

3. La regla de la radicación o fijeza


Concepto
La señala el art. 109 COT: “Radicado con arreglo a la ley el conocimiento de un
negocio ante tribunal competente, no se alterará esta competencia por causa
sobreviviente”.
Por tanto, ella consiste en fijar en forma irrevocable la competencia de un tribual
que ha de conocer un asunto, cualquiera sean los hechos que acontezcan con
posterioridad modificando los elementos que se tuvieron en cuenta para
determinar la competencia absoluta y relativa.
Ella es la consagración del principio de la seguridad jurídica en materia de
competencia.
Elementos que deben concurrir para que se produzca la radicación
de un asunto a ante un tribunal
a) La actividad del tribunal: el tribunal debe haber intervenido en el
proceso, ya sea de oficio o a petición de parte.
b) La competencia del tribunal interviniente: el tribunal que interviene debe
ser competente según las reglas de la competencia absoluta y relativa.
c) La intervención del tribunal debe ser hecha con arreglo a derecho.
Momento en el cual se entiende radicado un asunto ante el tribunal
Competente
a) En materia civil: la radicación de la demanda se produce desde la
notificación válida de la demanda, a partir de la cual se entiende
constituida la relación jurídica procesal y el estado de litis pendencia.
b) En materia penal: en el antiguo procedimiento penal se discute si esta se
produce por:
a. A partir de la resolución “instrúyase sumario”: esta tesis considera
que si la radicación presupone la competencia, y siendo en materia
criminal los cuatro elementos de orden público, lo propio sería que
el mismo tribunal al faltar uno declarare su incompetencia para
conocer el asunto. Esta tesis encuentra apoyo en los arts. 102 y 105
CPP, de acuerdo con los cuales el tribunal debe desde el inicio del
procedimiento penal un examen de competencia.
b. A partir de la resolución del auto de procedimiento: para esta
tesis, al legislador no le importa mayormente determinar la
competencia antes del nacimiento del sujeto pasivo con el auto del
procedimiento, estableciendo una competencia preventiva en
relación con la práctica de diligencias en el territorio de comisión del
ilícito. Es sólo a partir del auto de procedimiento donde existe una
certeza relativa acerca del delito y la participación, elementos
indispensables para poder determinar las reglas según la
competencia absoluta y relativa.
c) En el nuevo sistema procesal penal: la radicación sólo puede
producirse a partir de la formalización de la investigación a que se refiere
el art. 229 NCPP. La investigación preliminar en el nuevo proceso penal
es una actuación de carácter administrativo y no jurisdiccional, por lo que
mal cabría requerir la competencia, que es sólo propia de la actividad
jurisdiccional.
Excepciones a la regla de la radicación
Ellas consisten en que no obstante encontrarse fijado el tribunal
correspondiente, por el hecho posterior al proceso debe pasar a otro tribunal
para su conocimiento y fallo.
Es menester destacar que para que exista realmente una excepción a la
regla de la radicación, el cambio que debe producirse con posterioridad debe
decir relación con el tribunal y con la persona del juez, por lo que no existe una
excepción por las reglas de la subrogación.
Tradicionalmente se ha señalado que son una excepción a la regla de la
subrogación:
a) El compromiso: por el que las partes entregan la decisión del asunto a un
juez árbitro.
b) La acumulación de autos:
a. En materia civil: es un incidente especial que tiene por finalidad evitar el
pronunciamiento de sentencias contradictorias, manteniendo la
continencia o unidad de causa.
b. En materia criminal: tiene un doble aspecto, el primero dice relación a que
todo lo pendiente ante otro tribunal se acumula ente el que establece la
ley; y el segundo está contemplado en el art. 160 COT: “El culpable de
diversos delitos será juzgado por todos ellos en un solo proceso, para lo
cual se acumularán las causas iniciadas o por iniciarse en su contra; y las
personas que en ella figuran como reos quedarán sometidas a la
jurisdicción del tribunal a quién corresponda conocer en los procesos
acumulados” (hoy derogado por la reforma procesal penal). En el nuevo
proceso penal, es procedente que se acumulen las investigaciones
formalizadas ante diversos jueces de garantía ante uno solo de ellos y
pasen a configurar una sola investigación conforme a lo previsto en el art.
159 COT.
c. En materia comercial: el art. 70 inc.1 Ley de Quiebra, dispone la
acumulación material de todos los juicios del fallido que puedan afectar
sus bienes.
c) Las visitas: se dice que las visitas extraordinarias reguladas en el art. 559
y siguientes del COT, por el cual el Ministro Visitador se constituye en el
tribunal de primera instancia es una excepción a la regla de la radicación.
Ello no es efectivo ya que no existe una sustitución de un tribunal por otro,
sino solamente de un juez por otro.

4. La regla del grado o jerarquía


Concepto
Esta regla se encuentra en el art. 110 COT: “Una vez fijada con arreglo a la ley
la competencia de un juez inferior para conocer en primera instancia de un
determinado asunto, queda igualmente fijada la del tribunal superior que debe
conocer del mismo asunto en segunda instancia”.
Esta regla general de la competencia se vincula a dos conceptos
fundamentales en el Derecho Procesal: la instancia y el recurso de apelación.
Esta regla tiene por objeto determinar el tribunal de alzada que va a conocer en
la segunda instancia.
Ella es de orden público e irrenunciable, por lo que no procede la prórroga de la
competencia en la segunda instancia.
Elementos para que opere la regla del grado o jerarquía
a) Que el asunto se encuentre legalmente radicado ante un juez de
primera instancia.
b) Que sea procedente el recurso de apelación en contra de la resolución
pronunciada por el tribunal de primera instancia.

En el nuevo sistema procesal penal, la regla del grado o jerarquía sólo


recibe aplicación respecto de los jueces de garantía en las resoluciones que
son apelables, art. 370 NCPP, y no recibe aplicación respecto de las
resoluciones de tribunal oral en lo penal, ya que ellas no son apelables, art. 364
NCPP y respecto del trámite de la consulta por haber sido este suprimido.

5. La regla de la extensión
Concepto
Se encuentra formulada en el art. 111 COT: “El tribunal que es competente para
conocer de un asunto lo es igualmente para conocer de todas las incidencias
que en él se promuevan.
Lo es también para conocer de las cuestiones que se susciten por vía de
reconvención o de compensación, aunque el conocimiento de estas cuestiones,
atendida su cuantía, hubiere de corresponder a un juez inferior si se entablaran
por separado”.
Mario Mosquera la ha definido como: “Consiste en que el tribunal que es
competente para conocer del asunto principal que se promueve ante él, es
también competente para conocer de todo aquello que se vincula al
asunto principal y que lo conduce a la decisión del conflicto”.
La regla de la extensión en materia civil
La regla de la extensión en materia civil se aplica a:
a) El asunto principal: que en materia civil comprende las pretensiones
que el demandante formula en el proceso a través de su demanda y las
alegaciones, defensas y excepciones que el demandado formula
respecto de la pretensión hecha valer en su contra, en su contestación.
b) Los incidentes: pudiendo ser ellos ordinarios, sujetos a la tramitación
general de los arts. 82 a 91 CPC o especiales, sujetos a tramitación
especial.
c) La reconvención: es la demanda formulada por el demandado en su
escrito de contestación y que se inserta en el primitivo procedimiento
iniciado por el demandante. Por regla general sólo recibe aplicación en
el juicio ordinario de mayor cuantía, salvo que por texto expreso se
aplique a otros procedimientos como son: i) el juicio de arrendamiento; ii)
el juicio ordinario de menor cuantía; iii) el juicio ordinario laboral.
d) La compensación: desde la perspectiva del derecho civil, es un modo
de extinguir las obligaciones recíprocas existentes entre dos personas,
hasta la concurrencia del menor valor, regulada en los arts. 1655 y
siguientes CC. Desde el punto de vista procesal, es una excepción
perentoria, es decir, un medio de defensa que hace valer el demandado
y que ataca y enerva el fondo de la acción deducida de forma definitiva,
art. 303 nº 6 CPC.
e) La ejecución de la sentencia: de acuerdo a lo previsto por los arts. 113
y 114 COT, la ejecución de las resoluciones puede corresponder a los
tribunales que las hubieran pronunciado en primera o única instancia,
sea con competencia exclusiva si se aplica el procedimiento incidental o
como uno de los tribunales con competencia acumulativa o preventiva si
se aplica el procedimiento ejecutivo.

Regla de la extensión en materia penal


El juez del crimen en virtud de dicha regla puede conocer:
a) Del asunto principal: es decir, de la acción penal destinada a la
averiguación de todo hecho punible y a obtener la sanción del delito que
resulte probado, art. 10 inc.1 CPP. En la etapa de sumario, deberá
investigar los hechos que constituyen la infracción, lo que en el nuevo
proceso penal corresponderá al Ministerio Público. En el plenario, el
asunto principal se configurará por la acusación de oficio, por la adhesión
a la acusación o la acusación particular del querellante y por la
contestación del acusado. En el nuevo proceso penal, la discusión,
prueba y fallo se realizan ante el tribunal oral en lo penal.
b) De los incidentes: el juez del crimen conoce de los incidentes que se
promuevan durante el juicio. Asimismo acontece con el juez de garantía
en el proceso de investigación y con el tribunal oral en las incidencias que
se promuevan durante su tramitación.
c) La acción civil:
a. La acción civil restitutoria: corresponde conocer al juez del crimen
exclusivamente la acción civil restitutoria de la especie que ha sido
objeto material del delito. En cuanto a la que persigue su valor son
competentes al no haber regla especial, los jueces del crimen y civil.
En el nuevo proceso penal, sólo podrá ser conocida por el juez del
crimen si ella se intenta por la víctima contra el imputado, art. 59
inc.2 NCPP.
b. La acción civil indemnizatoria: es de competencia acumulativa, ya
que puede conocer de ello el juez civil como el criminal que conoce
del delito, art. 6 inc.2 CPP y 167 CPC. En el nuevo proceso penal,
sólo existe esta competencia acumulativa si la indemnización es
ejercida por la víctima en contra del imputado, art. 59 inc.2 NCPP. Si
la acción civil es intentada por personas distintas a la víctima o
contra personas distintas al imputado, sólo podrá ser conocida por
el tribunal civil, art. 59 inc.3 NCPP y 171 inc.3 COT.
c. La acción civil reparatoria: la que sigue las mismas reglas.
d) Las cuestiones prejudiciales civiles: la regla general es que
corresponde al juez del crimen (o al juez de garantía en el nuevo
procedimiento penal) conocer de todas las cuestiones prejudiciales civiles
que se hagan valer. Sin embargo existen ciertas excepciones que sólo
van a poder ser conocidas por el juez civil, ellas son, arts. 173 inc.2y 3,
174 COT:
a. Las cuestiones sobre validez de matrimonio.
b. Las cuestiones sobre cuentas fiscales.
c. Las cuestiones sobre el estado civil cuya resolución deba servir
de antecedente necesario para el fallo de la acción penal
persecutoria de los delitos de usurpación, ocultación o suspensión
del estado civil, art. 173 inc.3 COT.
d. Los delitos que versen sobre el dominio u otro derecho real
constituido sobre inmuebles, art. 174 COT: “Si contra la acción
penal se pusieren excepciones de carácter civil concernientes al
dominio o a otro derecho real sobre inmuebles, podrá suspenderse
el juicio criminal, cuando dichas excepciones aparecieren revestidas
de fundamento plausible y de su aceptación, por la sentencia que
sobre ellas recaiga, hubiere de desaparecer el delito. El
conocimiento de esas excepciones corresponde al tribunal en lo
civil”.
Cuando se promueve una cuestión prejudicial civil, el proceso penal
se suspende., por medio de un sobreseimiento temporal, art. 409 nº 4
CPP, 252 letra c NCPP.
Le legislación aplicable a las cuestiones prejudiciales civiles lo
determina el art. 173 inc.4 COT: “En todo caso, la prueba y decisión de las
cuestiones civiles que es llamado a juzgar el tribunal que conoce de los
juicios criminales, se sujetarán a las disposiciones del derecho civil”.

6. Regla de la prevención o inexcusabilidad


Concepto
Ella está contenida en el art. 112 COT: “Siempre que según la ley fueren
competentes para conocer de un mismo asunto dos o más tribunales, ninguno
de ellos podrá excusarse del conocimiento bajo el pretexto de haber otros
tribunales que puedan conocer del mismo asunto; pero el que haya prevenido
en el conocimiento excluye a los demás, los cuales cesan desde entonces de
ser competentes”.
Elementos que deben concurrir para la aplicación de la regla
a) Que de acuerdo con las reglas de competencia existieren dos o más
tribunales potencialmente competentes para conocer de un asunto,
situación que se materializa en los casos que existe competencia
acumulativa.
b) Que el demandante presente su demanda en uno de ellos.
c) Que uno de los tribunales prevenga en el conocimiento del asunto,
instante a partir del cual cesa la competencia de los otros tribunales que
hubieren sido potencialmente competentes.

7. Regla de la ejecución
Concepto
Ella está contemplada en el art. 113 inc.1 COT: “La ejecución de las
resoluciones corresponde a los tribunales que las hubieren pronunciado en
primera o en única instancia”.
Excepciones que posee dicho principio general
a) En el nuevo sistema penal, la ejecución de las sentencias penales y de
las medidas de seguridad previstas en la ley procesal penal será de
competencia del juzgado de garantía que hubiere intervenido en el
respectivo procedimiento penal, art. 113 inc.2 COT.
Sin embargo, las sentencias que hayan sido pronunciadas por los
tribunales de garantía en el procedimiento abreviado, no nos encontramos
frente a una excepción. Art. 466 NCPP.
b) En el nuevo proceso penal, la ejecución de la parte civil de la sentencia
definitiva dictada en el proceso penal, no debe ser ejecutada ante los
tribunales penales, sino que ante el juzgado de letras civil que fuere
competente, art. 172 COT.
Según el NCPP, art. 472: en el cumplimiento de la decisión civil de
la sentencia, regirán las disposiciones sobre ejecución de las resoluciones
judiciales que establece el CPC.
Ello implica que el único procedimiento aplicable para la ejecución
de esta sentencia es el juicio ejecutivo, ya que no cabe aplicar el
procedimiento incidental, porque sólo es procedente cuando se solicita
ante el tribunal que conoció del asunto en única o primera instancia, art.
233 CPC.
c) Los tribunales que conozcan de la revisión de las sentencias firmes o de
los recursos de apelación, de casación o de nulidad contra sentencias
definitivas penales, ejecutarán los fallos que dicten para su sustanciación.
Podrán también decretar el pago de las costas adeudadas a los
funcionarios que hubieren intervenido en su tramitación, reservando el de
las demás costas para que sea decretado por el tribunal de primera
instancia, art. 113 inc.2 COT.
Si bien esta regla es aplicable en lo relativo al cumplimiento de los
autos y decretos no lo es respecto de otras resoluciones, ya que las
sentencias definitivas o interlocutorias, se puede solicitar su cumplimiento
conforme al procedimiento incidental ante el tribunal que la pronunció en
primera o única instancia, y si se requiere iniciar un nuevo juicio, deberá
aplicarse el juicio ejecutivo, cuya competencia es acumulativa. Es la
situación que contempla el art. 114 COT: “Siempre que la ejecución de
una sentencia definitiva hiciere necesaria la iniciación de un nuevo juicio,
podrá éste deducirse ante el tribunal que menciona el inciso primero del
artículo precedente o ante el que sea competente en conformidad a los
principios generales establecidos por la ley, a elección de la parte que
hubiere obtenido en el pleito.
Reglas especiales de la competencia
Las reglas especiales de la competencia se dividen en las de la competencia
absoluta y relativa.
A. Reglas de la competencia absoluta
1. Concepto
Ellas son: “aquellas que determinan la jerarquía del tribunal que es competente
para conocer de un asunto determinado”.
2. Características
a) Son de orden público.
b) Son irrenunciables.
c) No procede la prórroga de competencia.
d) Puede y debe ser declara de oficio la incompetencia por el tribunal.
e) No existe plazo para que las partes aleguen la nulidad del
procedimiento por incompetencia absoluta del tribunal.

3. Elementos de la competencia absoluta


Son elementos de la competencia absoluta la cuantía, la materia, el fuero
o la persona, y por la entrada en vigencia gradual de la ley procesal penal, el
factor tiempo para aquellas materias.
4. La cuantía
Generalidades
Como elemento de la competencia absoluta ha perdido importancia para con la
supresión de los juzgados de menor cuantía, en el campo civil como en el penal
por la ley 18.776 de 1989.
Sin embargo, la cuantía no ha perdido importancia para determinar el
procedimiento aplicable, para la determinación de la procedencia de ciertos
recursos.
Concepto
El art. 115 COT señala lo que entiende por cuantía: “En los asuntos civiles la
cuantía se determina por el valor de la cosa disputada. En los penales se
determina por la pena que el delito lleva consigo”
Reglas generales para determinar la cuantía en los asuntos penales
Según el art. 132 COT para determinar la gravedad o levedad de un delito se
estará a lo dispuesto en el Código Penal”
En el CP los delitos en cuanto a su gravedad se clasifican en:
a) Las faltas: que por regla general conocen los jueces de policía local
siempre que sean letrados. Salvo en Santiago, donde los jueces del
crimen deben conocer de las faltas del art. 494 nº 5 7 12 16 20 21; 495 nº
3 15 21 22; etc.
b) Los simples delitos: que por regla general conoce el juez del crimen.
c) Los crímenes: que conoce el juez del crimen o un tribunal unipersonal
de excepción.

Reglas para determinar la cuantía en el nuevo proceso penal


En el nuevo proceso penal, la cuantía determina el tribunal competente y
el procedimiento aplicable.
a) Las faltas: conocen los juzgados de garantía a través de los siguientes
procedimientos:
a. Procedimiento monitorio: aplicable a las faltas que debieren
sancionarse sólo con penal de multa, art. 392 NCPP.
b. Procedimiento simplificado: es aplicable a todas las faltas con
excepción de los que debiere aplicarse la pena de multas, art. 388 NCPP,
y también de las que debiera aplicarse la pena de multa y que el imputado
hubiere reclamado de ella en plazo legal, art. 392 inc.f NCPP.
b) Los crímenes y simples delitos: hay que distinguir:

a. De acción penal privada: les es aplicable el procedimiento de acción penal


privada.
b. De acción penal pública: el tribunal competente y el procedimiento
aplicable son: i) el procedimiento abreviado, del que conoce el juez de
garantía, art. 406 NCPP; ii) el procedimiento simplificado, del que conoce el
juez de garantía, art. 388 NCPP; iii) el procedimiento oral penal, el cual
constituye el procedimiento ordinario en el sistema procesal y que una vez
terminada la investigación, conoce el tribunal oral en lo penal.
c. De acción penal pública previa instancia particular: se rige por las reglas
de la acción penal pública.
Reglas para determinar la cuantía en los asuntos civiles
Ella ha perdido importancia y sólo influirá en si el tribunal conocerá en única o
en primera instancia, la procedencia de recursos y la naturaleza del proceso
aplicable.
La competencia en función de la cuantía está entregada únicamente a los
tribunales letrados, los cuales deben conocer en única instancia si la cuantía es
inferior a 10 UTM, o en primera instancia si es mayor, art. 45 nº 1 y 2 COT.
Las reglas para determinar la cuantía son las siguientes:
a. Determinación de la cuantía en asuntos no susceptibles de apreciación
pecuniaria
Los arts. 130 y 131 COT señalan, por vía ejemplar que asuntos no son
susceptibles de apreciación pecuniaria, reputándolos de mayor cuantía:
Art. 130 COT: “Para el efecto de determinar la competencia se reputarán de
mayor cuantía los negocios que versen sobre materias que no estén sujetas a
una determinada apreciación pecuniaria. Tales son, por ejemplo.
1.° Las cuestiones relativas al estado civil de las personas.
2.° Las relativas a la separación de bienes entre marido y mujer, o a la crianza y
cuidado de los hijos.
3.° Las que versen sobre validez o nulidad de disposiciones testamentarias,
sobre petición de herencia, o sobre apertura y protocolización de un testamento
y demás relacionadas con la apertura de la sucesión, y
4.° Las relativas al nombramiento de tutores y curadores, a la administración de
estos funcionarios, a su responsabilidad, a sus excusas y a su remoción”.
Art. 131 COT: “Se reputarán también, en todo caso, como materias de
mayor cuantía, para el efecto de determinar la competencia del juez, las que en
seguida se indican:
1.° El derecho al goce de los réditos de un capital acensuado, y
2.° Todas las cuestiones relativas a quiebras y a convenios entre el deudor y los
acreedores”.
Puede decirse que por regla general se trata de materias de Derecho de
Familia, y en cuestiones que las sumas de dinero no pueden cuantificarse con
facilidad.
b. Determinación de la cuantía en asuntos susceptibles de apreciación
pecuniaria
A esto se refieren las normas del COT arts. 116 y siguientes. Para ello se
debe distinguir si:
Si el demandante acompaña con documentos su pretensión: art. 116
inc.1 COT: “Si el demandante acompañare documentos que sirvan de apoyo a
su acción y en ellos apareciere determinado el valor de la cosa disputada, se
estará para determinar la competencia a lo que conste de dichos documentos”.
Si el demandante no acompaña con documentos su pretensión, se
debe distinguir si se trata de una acción personal o real:
a) Acción personal: art. 117 COT: “Si el demandante no acompañare
documentos o si de ellos no apareciere esclarecido el valor de la cosa, y
la acción entablada fuere personal, se determinará la cuantía de la
materia por la apreciación que el demandante hiciere en su demanda
verbal o escrita”.
b) Acción real: si es real entran a jugar una serie de reglas:

i.-Si la apreciación de las partes se hiciere de común acuerdo, o se presumiera


de derecho: art. 118 COT: “Si la acción entablada fuere real y el valor de la
cosa no apareciere determinado del modo que se indica en el artículo 116, se
estará a la apreciación que las partes hicieren de común acuerdo.
Por el simple hecho de haber comparecido ante el juez para cualquiera
diligencia o trámite del juicio todas las partes juntas o cada una de ellas
separadamente, sin que ninguna haya entablado reclamo por incompetencia
nacida del valor de la cosa disputada, se presume de derecho el acuerdo de
que habla el inciso anterior y se establece la competencia del juez para seguir
conociendo del litigio que ante él se hubiere entablado”.
ii.-Si no hay acuerdo entre las partes: el juez debe determinar la cuantía
mediante la apreciación pericial. Art. 119 COT: “Si el valor de la cosa
demandada por acción real no fuere determinado del modo que se indica en el
artículo anterior, el juez ante quien se hubiere entablado la demanda nombrará
un perito para que avalúe la cosa y se reputará por verdadero valor de ella,
para el efecto de determinar la cuantía del juicio, el que dicho perito le fijare”.
Art. 120 COT: “Cualquiera de las partes puede, en los casos en que el valor de
la cosa disputada no aparezca esclarecido por los medios indicados en
este Código, hacer las gestiones convenientes para que dicho valor sea fijado
antes de que se pronuncie la sentencia. Puede también el tribunal dictar de
oficio las medidas y órdenes convenientes para el mismo efecto”.
Momento en que se determina la cuantía
De los señalado en el art. 116 y siguientes del COT la cuantía debe tomarse,
por regla general, en consideración al tiempo de presentarse la demanda.
Una vez que la cuantía queda determinada ella no puede alterarse por causa
sobreviviente. De ahí los arts. 128 COT: “Si el valor de la cosa disputada se
aumentare o disminuyere durante la instancia, no sufrirá alteración alguna la
determinación que antes se hubiere hecho con arreglo a la ley”, y 129 COT:
“Tampoco sufrirá la determinación alteración alguna en razón de lo que se deba
por intereses o frutos devengados después de la fecha de la demanda, ni de lo
que se deba por costas o daños causados durante el juicio”.
Si la tramitación del juicio admite la reconvención, la fijación de la cuantía no
puede realizarse sólo con la demanda, para lo cual deben sumarse las
cantidades indicadas en ambos escritos. Mas, esta consideración no es
importante para la competencia, sino que para los recursos y procedimiento
aplicable.
Reglas especiales para la determinación de la cuantía
Entre los arts. 121 a 127 COT se establecen reglas especiales para su
determinación.
a) Pluralidad de acciones, art. 121 COT: “Si en una misma demanda se
entablaren a la vez varias acciones, en los casos en que puede esto
hacerse conforme a lo prevenido en el Código de Procedimiento, se
determinará la cuantía del juicio por el monto a que ascendieren todas las
acciones entabladas”.
b) Pluralidad de demandados, art. 122 COT: “Si fueren muchos los
demandados en un mismo juicio, el valor total de la cosa o cantidad
debida determinará la cuantía de la materia, aun cuando por no ser
solidaria la obligación no pueda cada uno de los demandados ser
compelido al pago total de la cosa o cantidad, sino tan sólo al de la parte
que le correspondiere”.
c) Caso de reconvención, art. 124 COT: “Si el demandado al contestar la
demanda entablare reconvención contra el demandante, la cuantía de la
materia se determinará por el monto a que ascendieren la acción principal
y la reconvención reunidas; pero para estimar la competencia se
considerará el monto de los valores reclamados por vía de reconvención
separadamente de los que son materia de la demanda. No podrá
deducirse reconvención sino cuando el tribunal tenga competencia para
conocer de ella, estimada como demanda, o cuando sea admisible la
prórroga de jurisdicción. Podrá también deducirse aun cuando por su
cuantía la reconvención debiera ventilarse ante un juez inferior”.
d) Terminación de arrendamiento: según lo dispuesto en el art. 125 COT
se debe distinguir entre: i) en los juicios de desahucio o de restitución de
la cosa arrendada, el valor de lo disputado se determinará por el monto de
la renta o del salario convenido para cada período de pago; ii) en los
juicios de reconvención, por el monto de las rentas insolutas.
e) Saldos insolutos, art. 126 COT: “Si lo que se demanda fuere el resto
insoluto de una cantidad mayor que hubiere sido antes pagada en parte,
se atenderá, para determinar la cuantía de la materia, únicamente al valor
del resto insoluto”.
f) Pensiones futuras, art. 127 COT: “Si se trata del derecho a pensiones
futuras que no abracen un tiempo determinado, se fijará la cuantía de la
materia por la suma a que ascendieren dichas pensiones en un año. Si
tienen tiempo determinado, se atenderá al monto de todas ellas. Pero si
se tratare del cobro de una cantidad procedente de pensiones periódicas
ya devengadas, la determinación se hará por el monto a que todas ellas
ascendieren”.
Otros fines de la cuantía
Ya no es de importancia para determinar la competencia, pero para otras
materias sigue totalmente vigente:
a) Importa para los efectos de establecer la aplicación de un procedimiento
determinado, el juicio ordinario de mayor (500 UTM), menor (10-500 UTM)
o mínima cuantía (menos de 10 UTM).
b) Importa en los negocios civiles y comerciales para los efectos de
determinar si el tribunal que conoce lo hará en única o primera instancia,
art. 45 COT.
La cuantía en asuntos pactados en moneda nacional
Art. 116 inc.2 COT: “Para determinar la cuantía de las obligaciones en
moneda extranjera, podrá acompañar el actor, al tiempo de presentar la
demanda, un certificado expedido por un banco, que exprese en moneda
nacional la equivalencia de la moneda extranjera demandada. Dicho certificado
no podrá ser anterior en más de 15 días a la fecha de la presentación de la
demanda”.
Sin embargo, el art. 20 de Ley de Operaciones de Crédito de Dinero
establece que basta un certificado otorgado por la plaza, referido al día de
presentación de la demanda o a cualquiera de los diez días precedentes, para
los efectos de lo dispuesto por los arts. 116 y 120 COT.

5. La materia
Ella es: “la naturaleza del asunto controvertido”.
Si bien ha perdido importancia, en la legislación chilena ella juega doblemente.
Por una parte, es utilizada para el establecimiento de los tribunales especiales.
En segundo lugar, la materia juega a través de lo que se denomina “elemento
de la competencia absoluta” (fuero real) para la determinación de la jerarquía
de un tribunal. En este carácter, arrastra los asuntos de una cuantía inferior a
otra superior.
La materia como factor de competencia
En la actualidad los jueces de letras se estructuran en forma jerárquica,
adecuándose a la administración interna del país. Por ello puede distinguirse
entre: jueces de letras de comuna o agrupación de comunas, de capital de
provincia y de asiento de Corte de Apelaciones. En esta estructura, la materia
sumado a el factor persona o fuero, juega a través de la sustracción del
procedimiento de un tribunal inferior a otro mayor.
Ello se puede encontrar en las siguientes disposiciones:
a) Art. 48 COT, Los juicios de Hacienda: conocerán de ellos los jueces de
letras de comunas de asiento de corte de Apelaciones, en primera
instancia. No obstante lo anterior, el Fisco como demandante puede elegir
entre ocurrir a aquellos tribunales o el del domicilio del demandado.
b) Art. 45 nº 2 letra c COT, Asuntos judiciales no contenciosos: se entrega
el conocimientos de estos asuntos al juez de letras en primera instancia,
salvo en lo que respecta a la designación de los curadores ad litem,
donde es competente el tribunal que conoce del pleito.
c) Art. 50 nº 1 COT: entrega al conocimiento de un Ministro de Corte de
Apelaciones los asuntos que se sigan contra la seguridad del Estado.
d) Art. 52 nº 2: entrega al conocimiento de un Ministro de Corte de
Apelaciones los delitos de jurisdicción de los tribunales chilenos cuando
puedan afectar las relaciones internacionales de la República con otro
Estado. Entre otros.

6. El fuero o persona
Concepto
Se puede afirmar que el fuero es: “aquel elemento de la competencia absoluta
que modifica la determinación previa de la jerarquía de un tribunal en razón de
la cuantía y materia para conocer de un asunto por existir la intervención de una
persona constituida en dignidad”.
Este factor mantiene toda su vigencia como elemento alterador de la
competencia de un tribunal.
El fuero no es un beneficio para la persona que lo goza, sino que es una
garantía para la persona que no cuenta con él, al pensar el legislador que un
tribunal superior es más independiente en sus decisiones. Así se mantiene una
relativa igualdad ante la ley.
Clasificación del fuero
Puede clasificarse en fuero mayor o menor.
Fuero mayor: por éste, se eleva el conocimiento de un asunto que, en un
principio, estaba entregado a un juez de letras al de un tribunal unipersonal de
excepción.
A este fuero se refiere el art. 50 nº 2 COT: 2.° que entrega al conocimiento de
un Ministro de Corte de Apelaciones los asuntos de “las causas civiles en que
sean parte o tengan interés el Presidente de la República, los ex Presidentes de
la República, los Ministros de Estado, Senadores, Diputados, miembros de los
Tribunales Superiores de Justicia, Contralor General de la República,
Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, General Director de
Carabineros de Chile, Director General de la Policía de Investigaciones de
Chile, los Intendentes y Gobernadores, los Agentes Diplomáticos chilenos, los
Embajadores y los Ministros Diplomáticos acreditados con el Gobierno de la
República o en tránsito por su territorio, los Arzobispos, los Obispos, los
Vicarios Generales, los Provisores y los Vicarios Capitulares.
La circunstancia de ser accionistas de sociedades anónimas las personas
designadas en este número, no se considerará como una causa suficiente para
que un ministro de la Corte de Apelaciones conozca en primera instancia de los
juicios en que aquéllas tengan parte, debiendo éstos sujetarse en su
conocimiento a las reglas generales”.
En el nuevo sistema procesal penal no se contempla la existencia del fuero
mayor respecto de las causas penales, debiendo su investigación ser efectuada
por el Ministerio Público, y actuando el juez de garantía y el tribunal oral en lo
penal según las reglas generales.
Fuero menor: por éste, determinadas personas, por el hecho de desempeñar
una función pública, hacen radicar el conocimiento de un asunto en los jueces
de letras, pero sólo respecto de las causas civiles o de comercio. Señala al
efecto el art. 45 nº 2 letra g COT: que los jueces de letras conocerán en primera
instancia de: “De las causas civiles y de comercio cuya cuantía sea inferior a las
señaladas en las letras a) y b) del No. 1 de este artículo, en que sean parte o
tengan interés los Comandantes en Jefe del Ejército, de la Armada y de la
Fuerza Aérea, el General Director de Carabineros, los Ministros de la Corte
Suprema o de alguna Corte de Apelaciones, los Fiscales de estos tribunales,
los jueces letrados, los párrocos y vicepárrocos, los cónsules generales,
cónsules o vicecónsules de las naciones extranjeras reconocidas por el
Presidente de la República, las corporaciones y fundaciones de derecho público
o de los establecimientos públicos de beneficencia”.
El fuero de los jueces
En esta materia, sobre todo a partir de la CPR de 1980, es preciso tomar en
consideración de lo que es comúnmente denominado fuero orgánico, el que
está complementado con una garantía que no dice relación directa con la
competencia. Nos referimos a la inviolabilidad.
De acuerdo al art. 78 CPR: “Los magistrados de los tribunales superiores de
justicia, los fiscales judiciales y los jueces letrados que integran el Poder
Judicial, no podrán ser aprehendidos sin orden del tribunal competente, salvo el
caso de crimen o simple delito flagrante y sólo para ponerlos inmediatamente a
disposición del tribunal que debe conocer del asunto en conformidad a la ley”.
Se debe entender por fuero de los jueces la alteración establecida por la ley de
jerarquía de los tribunales que van a conocer de los asuntos civiles o penales
en el que sea parte o tenga interés un juez, ministro o fiscal del Poder Judicial.
A esta especial modalidad de fuero se refieren los siguientes preceptos
orgánicos:
a. Art. 45 n º2 letra g COT.
b. Art. 46 COT: “Los jueces de letras de comunas asiento de Corte conocerán
en primera instancia de las causas criminales en que sea parte o tengan interés
un juez de letras de la comuna o agrupación de comunas de la jurisdicción de
esa misma Corte de Apelaciones”. En el nuevo sistema penal no se contempla
la existencia de esta norma, debiendo su investigación ser realizada por el
Ministerio Público.
c. Art. 50 nº 3 COT: otorga competencia en primera instancia a los Ministros de
Corte de Apelaciones para que conozcan de las causas por delitos comunes en
que sean parte o tengan interés los miembros de la Corte Suprema, los de las
Cortes de Apelaciones, los fiscales de estos tribunales y los jueces letrados de
las comunas asiento de Corte de Apelaciones. En el nuevo sistema penal no se
contempla la existencia de esta norma, debiendo su investigación ser realizada
por el Ministerio Público.
c. Art. 51 nº 2 COT: radica en el Presidente de la Corte de Apelaciones de
Santiago el conocimiento de las acusaciones o demandas civiles que se
entablen contra uno o más de los miembros de la Corte Suprema o contra su
fiscal para hacer efectiva su responsabilidad por actos cometidos en el
desempeño de sus funciones. En el nuevo sistema penal no se contempla la
existencia de esta norma, debiendo su investigación ser realizada por el
Ministerio Público.
d. Art. 53 nº 2 COT: radica en el Presidente de la Corte Suprema el
conocimiento en primera instancia de los asuntos indicados en la letra d)
precedente, en que participen los Ministros de las Cortes de Apelaciones o los
fiscales de estos tribunales colegiados. En el nuevo sistema penal no se
contempla la existencia de esta norma, debiendo su investigación ser realizada
por el Ministerio Público.
Materias en que no opera el fuero
Art. 133 COT señala dichas materias, las que son:
a) los juicios de minas.
b) los juicios posesorios.
c) los juicios sobre distribución de aguas.
d) las particiones.
e) en los que se tramiten breve y sumariamente.
f) el que tengan los acreedores en el juicio de quiebra ni el de los
interesados en los asuntos no contenciosos.
g) Los procedimientos seguidos por faltas o contravenciones.
h) y en los demás que determinen las leyes.

B. Las reglas de la competencia relativa


Concepto
Ellas son: “las que persiguen establecer, dentro de la jerarquía ya determinada
por las reglas de la competencia absoluta, el tribunal específico dentro de esa
jerarquía que va a conocer del asunto”.
Dichas reglas tienen el carácter de reglas de orden privado, y por tanto
renunciables para las partes por medio de la prórroga de la competencia.
Ellas se vinculan directamente con el elemento territorio. Este a juicio de Mario
Mosquera, no se traduce en un concepto meramente geográfico sino que
comprende cualquier aspecto que la ley tome e consideración para la
determinación precisa del tribunal que tendrá competencia para conocer de un
asunto.
Adecuación a la regionalización
Según los DL 573 y 575 se modificó sustancialmente la distribución
administrativa y política del país, para pasar a dividirse el territorio en comunas,
provincias y regiones.
Nuestros códigos son embargo utilizaban la antigua denominación de
departamentos, delegaciones y distritos, lo que vino a cambiar con la ley
18.776, estableciendo como unidad básica para la organización de los
tribunales la comuna.
I.Reglas de la competencia relativa en los asuntos contenciosos civiles
Para poder determinar con precisión cual es el tribunal competente para
conocer de un asunto se deben tener en cuanta las siguientes reglas de
descarte:
a) Determinar si existe o no prórroga de competencia, si existe, se debe
estar a ella.
b) A falta de ella, se debe estar a las disposiciones especiales
establecidas en el COT.
c) A falta de ellas, se debe estudiar la naturaleza de la acción deducida,
de acuerdo a las prescripciones del CC, que las clasifica en muebles o
inmuebles.
d) Finalmente a falta de todas las anteriores, y como norma residual se
debe aplicar el art. 134 COT: “ En general, es juez competente para
conocer de una demanda civil o para intervenir en un acto no contencioso
el del domicilio del demandado o interesado, sin perjuicio de las reglas
establecidas en los artículos siguientes y de las demás excepciones
legales”.

La prórroga de la competencia
a. Concepto
El art. 181 COT señala que: “Un tribunal que no es naturalmente
competente para conocer de un determinado asunto, puede llegar a serlo si
para ello las partes, expresa o tácitamente, convienen en prorrogarle la
competencia para este negocio”.
De conformidad a ello se puede dar el concepto de prórroga de
competencia: “es el acuerdo expreso o tácito de las partes en virtud del cual, en
la primera instancia de los asuntos contenciosos, que se tramitan ante los
tribunales ordinarios, otorgan competencia a un tribunal que no es el natural
para conocer de él, en razón del elemento territorio”.
b. Clasificación
En cuanto al sujeto que efectúa la prórroga, puede ser:
a) Legal: es aquella que se verifica por el propio legislador modificando el
tribunal que va a conocer de un asunto de acuerdo a las reglas generales
que la ley ha preestablecido. Se han señalado como prórroga legal, por
ejemplo, el art. 161 COT, que a propósito de las faltas, establece que si
un mismo reo tuviera procesos pendientes por faltas y por crímenes o
simples delitos, el juez de letras será el sólo competente para conocer de
todos ellos. Este precepto se encuentra derogado en el nuevo sistema
procesal penal. También se señalan los arts. 124 y 168 inc.2 COT. En
ellos sin embargo, no estamos frente a una prórroga de la competencia,
sino que sólo una regla especial del legislador, ya que en ella es esencial
la manifestación de volunta de las partes.
b) Convencional: es aquella que las partes realizan en forma expresa o
tácita, otorgando competencia a un tribunal que naturalmente no la tiene.
En cuanto al elemento sobre el cual recae la prórroga, puede ser:
a) De persona a persona: cuando el avecindado en un distrito judicial se
somete a un juez de un distrito diferente, o del fuero especial o común. La
prórroga de persona a persona en virtud del elemento territorio opera en
nuestro derecho, mientras que la relacionada con la renuncia del fuero no,
por ser norma de orden público.
b) De cantidad a cantidad: cuando se somete a un juez que no puede
juzgar sino hasta cierta cuantía, una cuestión de cuantía superior. Ella no
tiene aplicación en nuestro derecho por ser norma de orden público.
c) De tiempo a tiempo o de causa a causa: cuando las partes convienen
en que el juez cuya jurisdicción esta limitada a cierto tiempo o acierto
negocio, conozca más allá del plazo, o en distinto negocio. La prórroga de
tiempo a tiempo procede en las causas de arbitraje, la cual ha sido
considerada por los tribunales como un nuevo compromiso.
d) De lugar a lugar: cuando el juez de jun territorio conoce en otro, con
conocimiento de los litigantes y del juez de distrito respectivo. No puede
tener aplicación en Chile por aplicación de la regla de la territorialidad del
art. 7 COT.
d. Requisitos para la procedencia de la prórroga de la competencia
a) Naturaleza del asunto: de acuerdo con el art. 182 COT: la prórroga de
competencia sólo procede respecto de los negocios contenciosos civiles.
b) Elemento de la competencia que puede ser modificado: sólo puede serlo
el territorio.
c) Tribunales en los cuales procede: de acuerdo con el art. 182 COT: sólo
procede entre tribunales ordinarios de igual jerarquía.
d) Instancia en la cual procede: de acuerdo con el art. 182 COT: sólo
procede en primera instancia.
f. Capacidad de las partes para prorrogar la competencia
Es un acto jurídico bilateral cuando se realiza en forma expresa, y debe
realizarse por personas con capacidad de ejercicio según las normas del CC.
Al respecto, el art. 184 COT señala: “Pueden prorrogar competencia todas
las personas que según la ley son hábiles para estar en juicio por sí mismas, y
por las que no lo son pueden prorrogarla sus representantes legales”.
g. Forma expresa de prorrogar la competencia
Según el art. 186 COT: “Se prorroga la competencia expresamente
cuando en el contrato mismo o en un acto posterior han convenido en ello las
partes, designando con toda precisión el juez a quien se someten”.
En base a ello se puede definir como: “convención en virtud de la cual las
`partes acuerdan prorrogar la competencia, sea que se contenga en el contrato
mismo o en un acto posterior, designando con toda precisión el juez a quien se
someten”.
Por ello se puede verificar:
a) En el mismo contrato: por una de sus cláusulas, sujetándose a cualquier
conflicto que de origen su aplicación.
b) En un acto posterior: el que deberá contemplar la materia respecto de la
cual se efectúa y el tribunal para ante el cual se prorroga la competencia.

h. Forma de prorrogar tácitamente la competencia


a) La prórroga tácita del demandante: se entiende que el demandante
prorroga tácitamente la competencia por el hecho de ocurrir ante el juez
interponiendo su demanda, art. 187 COT. Por demanda debe entenderse
en su sentido más amplio como además una medida prejudicial, una
preparatoria de la vía ejecutiva o la notificación del tercer poseedor en
una acción de desposeimiento.
b) La prórroga tácita del demandado: se entiende que el demandado
prorroga tácitamente la competencia por hacer, después de apersona en
el juicio, cualquiera gestión que no sea la de reclamar la incompetencia
del juez, art. 187 COT. Se desprende ello que la primera gestión que debe
efectuar el demandado en el juicio es la de reclamar la incompetencia del
juez, si no lo hace, prorroga la competencia. Ello tiene una excepción en
el juicio ejecutivo, por el cual: no obstará para que deduzca la excepción
de incompetencia, el hecho de haber intervenido el demandado en las
gestiones del demandante para preparar la acción ejecutiva, art. 465
CPC.
i. Efectos de la prórroga de la competencia
a) Un tribunal que no era competente para conocer de un asunto en virtud
del elemento territorio pasa a ser competente para conocer de él.
Producida la prórroga de la competencia, las partes no podrán alegar la
incompetencia del tribunal.
b) Los efectos de la prórroga son relativos, sólo afecta a las partes que han
concurrido a otorgarla. Art. 185 COT: “La prórroga de competencia sólo
surte efectos entre las personas que han concurrido a otorgarla, mas no
respecto de otras personas como los fiadores o codeudores”.

Reglas especiales de la competencia relativa


En el caso de no existir prórroga de competencia, se deben examinar las
reglas especiales que establece el COT en sus arts. 139 a 148.
Reglas vinculadas a la naturaleza de la acción deducida
Cuando la acción es inmueble estamos frente al caso de una
competencia acumulativa: art. 135 COT: “Si la acción entablada fuere inmueble,
será competente para conocer del juicio el juez del lugar que las partes hayan
estipulado en la respectiva convención. A falta de estipulación será competente,
a elección del demandante.
1. El juez del lugar donde se contrajo la obligación; o
2. El del lugar donde se encontrare la especie reclamada.
Si el inmueble o inmuebles que son objeto de la acción estuvieren
situados en distintos territorios jurisdiccionales, será competente cualquiera de
los jueces en cuya comuna o agrupación de comunas estuvieren situados”.
Si la acción es mixta se aplica el art. 137 COT: “Si una misma acción
tuviere por objeto reclamar cosas muebles e inmuebles, será juez competente
el del lugar en que estuvieren situados los inmuebles. Esta regla es aplicable a
los casos en que se entablen conjuntamente dos o más acciones, con tal que
una de ellas por lo menos sea inmueble”.
Si la acción es mueble se aplica el art. 138 COT: “Si la acción entablada
fuere de las que se reputan muebles con arreglo a lo prevenido en los artículos
580 y 581 del Código Civil, será competente el juez del lugar que las partes
hayan estipulado en la respectiva convención. A falta de estipulación de las
partes, lo será el del domicilio del demandado”. Regla supletoria
A falta de todas las otras reglas de competencia que se han enunciado,
será competente para conocer del asunto aquel en que tenga su domicilio el
demandado, art. 134 COT.
II. Reglas para determinar la competencia relativa en los asuntos
civiles no contenciosos
Se deben aplicar las siguientes reglas de descarte:
a) Determinar si el legislador ha establecido una regla especial en
atención con el elemento territorio, en cuyo caso debe estarse a ella.
b) A falta de ella, se debe aplicar la regla supletoria del art. 134 COT, el
domicilio del solicitante.
Reglas especiales para determinar la competencia relativa en los
asuntos civiles no contenciosos
Están establecidas en los arts. 148 a 155 COT,
III. Las reglas de la competencia relativa en los asuntos penales
En materia criminal el factor territorio presenta dos particularidades, por una
parte es de orden público y por tanto no renunciable, art. 9 CPP y por otro lado,
está determinado por el lugar físico en que el delito se cometió o dio inicio a su
ejecución. Así por lo demás lo señala el art. 157 inc.1 COT: “Será competente
para conocer de un delito el tribunal en cuyo territorio se hubiere cometido el
hecho que da motivo al proceso”.
Para determinar la competencia relativa en asuntos penales se deben
hacer las siguientes distinciones:
Delitos cometidos en el extranjero
Es una excepción al principio de la territorialidad de la ley, aquellos casos
contemplados en el art. 6 COT.
En relación al ellos, el art. 167 COT dispone que: “De los delitos a que se
refiere el artículo sexto conocerán los tribunales de Santiago”. Para estos
efectos y como regla de distribución de causas, por Auto Acordado de la Corte
de Apelaciones de Santiago, se determinó que debe conocer de estos asuntos
el juez de letras criminal que esté de turno en el mes que se inicie el
procedimiento.
Existe en todo caso una regla especial para los delitos contemplados en la Ley
de Seguridad del Estado que se cometan en el extranjero, ya que según el art.
27 letra l de la ley 12.927 debe conocerlo un ministro de la Corte de
Apelaciones de Santiago según el turno.
En el nuevo proceso penal los delitos contra la seguridad del Estado
perpetrados fuera del territorio de la República, su investigación será dirigida
por el fiscal adjunto de la Región Metropolitana, que sea designado por el fiscal
regional de dicha región.
Delitos cometidos dentro del territorio nacional
Es menester aplicar las siguientes reglas:
1º Comisión de un sólo delito
El art. 157 COT dispone que: será competente para conocer el tribunal en cuyo
territorio jurisdiccional se hubiere cometido el hecho que da motivo a la
iniciación del proceso. El delito se entenderá cometido en el lugar donde se de
inicio a su ejecución.
En el nuevo sistema procesal penal se dan las siguientes reglas en el nuevo art.
157 COT: “Será competente para conocer de un delito el tribunal en cuyo
territorio se hubiere cometido el hecho que da motivo al juicio.
El juzgado de garantía del lugar de comisión del hecho investigado conocerá de
las gestiones a que diere lugar el procedimiento previo al juicio oral.
El delito se considerará cometido en el lugar donde se hubiere dado comienzo a
su ejecución.
Sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso segundo, cuando las gestiones
debieren efectuarse fuera del territorio jurisdiccional del juzgado de garantía y
se tratare de diligencias urgentes, la autorización judicial previa podrá ser
concedida por el juez de garantía del lugar donde deban realizarse. Asimismo,
si se suscitare conflicto de competencia entre jueces de varios juzgados de
garantía, cada uno de ellos estará facultado para otorgar las autorizaciones o
realizar las actuaciones urgentes, mientras no se dirimiere la competencia.
La competencia a que se refiere este artículo, así como la de las Cortes de
Apelaciones, no se alterará por razón de haber sido comprometidos por el
hecho intereses fiscales”.
2º Comisión de varios delitos
En ellos hay que distinguir si se trata de:
d) Delitos independientes de igual gravedad: si se cometieren varios
delitos de igual gravedad en un solo territorio jurisdiccional, será
competente para conocer de todos ellos el tribunal de ese territorio
jurisdiccional. Si se cometen en distintos territorios, se aplica el art. 158
COT: será juzgado por el juez de aquel en que cometió el último delito.
e) Delitos independientes de distinta gravedad: se aplica el art. 159
COT: si el reo hubiere cometido en varias comunas delitos de distinta
gravedad, será competente para conocer de ellos el juez de aquellas
comunas en que se cometió el último crimen o en su defecto el último
simple delito.
f) Delitos conexos: el art. 165 COT consideraba como delitos
conexos: 1º Los cometidos simultáneamente por dos o más personas
reunidas; 2º Los cometidos por dos o más personas en distintos lugares o
tiempos, si hubiere procedido concierto entre ellas; 3º Los cometidos
como medio para preparar otro delito, o para facilitar su ejecución y; 4º
Los cometidos para procurar la inmunidad de otros delitos. El art. 164
COT señala que tribunales son competentes para conocer de ellos en un
solo proceso: 1º el de la comuna en que se hubiere cometido el de mayor
gravedad; 2º si todos los delitos fueren de igual gravedad, el de la
comuna en que se cometió el último delito; 3º si no se supiere cuando se
cometió el último delito, el de la comuna en que se cometió uno de ellos y
que primero hubiere comenzado a instruir el proceso; 4º si varios jueces
hubieren comenzado a instruirlo a un mismo tiempo aquél que fuere
designado por la respectiva corte de apelaciones, o por la Corte Suprema
si los jueces fueren dependientes de varias cortes de apelaciones.
En el nuevo proceso penal
No se hace ninguna distinción entre delitos de acuerdo a su gravedad, ni
se contempla la existencia de delitos conexos.
Para ello se deben seguir las reglas del nuevo art. 159 COT: “Si en
ejercicio de las facultades que la ley procesal penal confiere al Ministerio
Público, éste decidiere investigar en forma conjunta hechos constitutivos de
delito en los cuales, de acuerdo al artículo 157 de este Código, correspondiere
intervenir a más de un juez de garantía, continuará conociendo de las gestiones
relativas a dichos procedimientos el juez de garantía del lugar de comisión del
primero de los hechos investigados.
En el evento previsto en el inciso anterior, el Ministerio Público
comunicará su decisión en cada uno de los procedimientos que se seguirán en
forma conjunta, para lo cual solicitará la citación a una audiencia judicial de
todos los intervinientes en ellos. El o los jueces de garantía inhibidos harán
llegar copias de los registros que obraren en su poder al juez de garantía al que
correspondiere continuar conociendo de las gestiones a que diere lugar el
procedimiento.
Sin perjuicio de lo previsto en los incisos precedentes, si el Ministerio
Público decidiere posteriormente separar las investigaciones que llevare
conjuntamente, continuarán conociendo de las gestiones correspondientes los
jueces de garantía competentes de conformidad al artículo 157. En dicho
evento se procederá del modo señalado en los incisos segundo y tercero de
este artículo”.
En el caso de este sistema será necesario aplicar las normas de
distribución de causas cuando se determine que es competente un juzgado de
garantías integrado por más de un juez.

La acumulación de autos en materia penal


Nos podemos encontrar frente a la circunstancia de que una misma persona
haya cometido o sea inculpado por dos o más delitos. Esta circunstancia
genera la segunda excepción a que un delito debe ser investigado en un
sumario, art. 77 CPP: “Cada crimen o simple delito de que conozca un tribunal
será materia de un sumario. Sin embargo, se comprenderán en un solo
sumario:
1.° Los delitos conexos; y
2.° Los diversos crímenes, simples delitos y faltas que se imputaren a un solo
procesado, ya sea al iniciarse la causa o durante el progreso de ésta”.
Esta institución es llamada la acumulación de autos penales.
Señala el art. 160 inc.1 COT: “El culpable de diversos delitos será juzgado por
todos ellos en un solo proceso, para lo cual se acumularán las causas iniciadas
o por iniciarse en su contra; y las personas que en ella figuren como reos
quedarán sometidas a la jurisdicción del tribunal a quien corresponda conocer
en los procesos acumulados”.
Una segunda disposición a la acumulación de autos y que se vincula con una
prórroga legal de la competencia señala que: “Si un mismo reo tuviera procesos
pendientes por faltas y por crímenes o simples delitos, el juez de letras será el
solo competente para conocer de todos ellos”, art. 161 COT.
Empero, existen otras circunstancias que no obstante encontrarse presentes los
requisitos para mantener los autos acumulados, debe declararse la
desacumulación. Ello según el art. 160 inc.2 COT sucede fundamentalmente
asuntos acumulados se encuentran en u estado más avanzado que los demás,
cuando existen tramitaciones especiales o cunado se trate de procedimientos
con términos especiales.
Es competente para conocer de los asuntos acumulados el tribunal que de
acuerdo a las reglas de los delitos conexos e inconexos deba conocer de la
materia.
En el nuevo sistema procesal penal, sin embargo, estas reglas se encuentran
derogadas, aplicándose el art. 159 COT antes señalado.
Reglas de la competencia relativa vinculadas a la participación penal y la
eventual incidencia que ella puede tener en el fuero
El COT aplicando la regla de la extensión, señala que en materia de
competencia la calidad de autor de un hecho, trae como consecuencia que los
cómplices y encubridores también sean juzgados por ese mismo tribunal. Art.
168 inc.1 COT: El tribunal competente para juzgara al autor de un delito lo es
también para juzgar a los cómplices y encubridores del mismo”. Esta norma se
encuentra derogada en el nuevo proceso penal.
Sin embargo, esta competencia se ve alterada cuando se encuentran personas
aforadas, ya que los que gocen de fuero deberán ser juzgadas por el tribunal de
fuero correspondiente, art. 168 inc.2 COT.
Posteriormente el legislador se ocupa de los delitos en que intervienen militares
y civiles, art. 169 COT: “si en delitos conexos (…) si hubiere entre ellos
individuos sometidos a tribunales militares y otros que no lo estén, el tribunal
competente para juzgar a los que gocen de fuero juzgará también a todos los
demás”. En el nuevo sistema procesal penal esta norma se deroga, al no
contemplar la existencia de delitos conexos.
El art. 170 COT por su parte señala: cuando se hubiere cometido por un mismo
agente delitos de jurisdicción militar y común, que no sean conexos, el tribunal
militar será competente para conocer de los primeros y los ordinarios de los
segundos (…). En el nuevo sistema procesal esta norma se deroga, por cuando
ella es innecesaria, ya que en el nuevo sistema ella es la regla general, los
delitos militares quedan bajo la competencia de los juzgados militares.
Excepción al principio de la territorialidad
A ello se refiere el art. 170 bis COT: “El juez que conozca de un proceso por
delitos cometidos en diversas comunas, o de delitos cuyos actos de ejecución
se realizaron en varias comunas, podrá practicar directamente las actuaciones
judiciales en cualquiera de ellas. En este caso deberá designar un secretario
ad-hoc que autorice sus diligencias”. En el nuevo sistema procesal penal esta
norma se deroga, teniendo por aplicación lo dispuesto en el art. 157 COT.

1. La incompetencia del tribunal y su sanción


La CPR ha encargado expresamente a los tribunales, órganos públicos la
función jurisdiccional, para lo cual deberán ejercerla dentro del marco de sus
atribuciones, art. 73 y 6, 7 CPR.
Si un tribunal actúa fuera de la competencia que le ha entregado la ley, adolece
de nulidad según el art. 7 inc.3 CPR.
En nuestro derecho procesal no se contemplan causales específicas para
declarar la nulidad procesal, sino que ella debe ser declarada en todos los
casos en que se infrinjan las normas que se han establecido para la actuación
de un órgano público, ya sea en relación a la competencia o al procedimiento.
La nulidad procesal puede obedecer a leyes de orden público, en cuyo caso ella
debe ser declarada de oficio por el tribunal o a petición de parte, como es el
caso de las normas de la competencia absoluta. En las reglas de la
competencia relativa por otro lado, en los asuntos contenciosos civiles, ellas
son de orden privado, por lo que dicha nulidad no puede ser declarada de oficio
por el tribunal y es susceptible de sanearse por la renuncia de las partes.
2. Formas de hacer valer la incompetencia del tribunal
Las formas que el legislador ha contemplado para hacer valer la nulidad
procesal son las siguientes:
De oficio por el tribunal
Los arts. 84 inc. final del CPC y 72 del CPP establecen que el tribunal puede
corregir de oficio los errores en la tramitación del proceso. El art. 163 NCPP
contempla la facultad para declarar la nulidad con un carácter más limitado,
pero dentro de la cual debe entenderse comprendida la declaración de nulidad
por incompetencia del tribunal.
El art. 83 CPC, aplicable al proceso penal por el art. 68 CPP, establece que la
nulidad procesal puede ser declarada de oficio por el tribunal.
Además el art. 102 inc.2 CPP establece que el tribunal ante el cual se entabla la
querella si se cree incompetente, lo declarará así; y el querellante podrá ocurrir
ante el tribunal a quién corresponda el conocimiento del negocio (…). En el
nuevo sistema procesal penal se regula esta situación el en art. 117 NCPP:
“Querella rechazada. Cuando no se diere curso a una querella en que se
persiguiere un delito de acción pública o previa instancia particular, por
aplicación de alguna de las causales previstas en las letras a) y b) del artículo
114, el juez la pondrá en conocimiento del ministerio público para ser tenida
como denuncia, siempre que no le constare que la investigación del hecho
hubiere sido iniciada de otro modo”.
Finalmente, se contempla la capacidad de que el tribunal, que esta conociendo
por vía de casación, apelación, consulta o una incidencia pueda proceder a
casar la sentencia de oficio, si aparece de manifiesto que de los antecedentes
aparece una causal del recurso de casación en la forma, art. 776 CPC y 535
CPP.
Tratándose de la incompetencia relativa, no es posible que el tribunal declare
de oficio su incompetencia, ya que el legislador contempla la disponibilidad de
las partes por la vía de la prórroga tácita de la competencia.
Por vía incidental
Ello se puede verificar a través de:
a) La declinatoria de competencia: el art.101 CPC señala que: “Podrán
las partes promover cuestiones de competencia por inhibitoria o por
declinatoria. Las que hayan optado por uno de estos medios, no podrán
después abandonarlo para recurrir al otro. Tampoco podrán emplearse los
dos simultánea ni sucesivamente”. La declinatoria de competencia es:
“aquella incidencia que se propone ante el tribunal que se cree
incompetente para conocer de un negocio que le esté sometido,
indicándole cual es el que se estima competente y pidiéndole que se
abstenga de dicho conocimiento”. Su tramitación se sujeta a la de los
incidentes, art. 111 CPC.
En el juicio ordinario civil, la forma de hacer valer la declinatoria de
la competencia es a través de la excepción dilatoria del art. 303 nº 1 CPC:
la incompetencia del tribunal ante el cual se ha presentado la demanda”.
Si no se hace valer por esa vía, ello puede hacerse con
posterioridad en la forma de un incidente de nulidad procesal de acuerdo
al art. 305 inc.2 CPC.
En el procedimiento penal, se puede hacer valer como una
excepción de previo y especial pronunciamiento, tramitándose en
cuaderno separado, sin suspender la investigación, art. 405 y 445 CPP.
En el nuevo proceso penal, se contempla que se hagan valer para ser
resueltas en la audiencia de preparación del juicio oral por el juez de
garantía.
Además se puede hacer valer en el plenario por el acusado en lo
principal del escrito de contestación de la acusación, la que se efectúa en
forma subsidiaria, tramitándose como incidente de previo y especial
pronunciamiento en el cuaderno principal y suspendiéndose su curso
hasta su resolución, art. 434 y 439 CPP. En el nuevo procedimiento penal
no es posible hacer valer la excepción de incompetencia en el juicio oral,
art. 256 NCPP.
b) La inhibitoria de competencia: es: “aquel incidente especial que se
promueve ante el tribunal que se cree competente y que no está
conociendo del asunto pidiéndole que se dirija al tribunal, que es
incompetente pero que está conociendo del negocio, para que se inhiba y
remita los autos”, art. 102 CPC.
Requerido el tribunal que está conociendo del asunto, deberá oír a
la parte que ante el litiga, para dar lugar o negar la inhibitoria. Si se niega
se dará lugar a una contienda de competencia positiva, si la acepta
remitirá los autos al tribunal competente.
c) El incidente de nulidad procesal: el vicio de incompetencia se puede
hacer valer según lo prescrito por los arts. 83 y 85 CPC. Para promover
un incidente de nulidad no existe plazo, art. 38 CPC, pero deberán
concurrir los siguientes requisitos: i) que exista un juicio pendiente; ii) que
el proceso se tramite ante un tribunal absolutamente incompetente; iii) el
juicio se encuentre pendiente.
d) Como incidente de nulidad procesal en segunda instancia: el inc.final
art. 305 CPC: Las excepciones de incompetencia y litis pendencia pueden
oponerse en segunda instancia en forma de incidentes”.
El recurso de casación en la forma
Una de las causales que permite la interposición del recurso es la
incompetencia del tribunal, art. 768 nº 1 CPC y 541 nº 6 CPP.
Para los efectos de interponer el recurso de casación de forma, es
necesario que el recurso se hubiera preparado.
El de fondo nunca puede interponerse por vicio de incompetencia del
tribunal, puesto que las normas de competencia revisten la calidad de
ordenatoria litis.
Además constituyen medios indirectos para reclamar la incompetencia de
un tribunal, el recurso de apelación y de queja. En nuevo proceso penal, la
incompetencia del tribunal que pronuncia la sentencia es casual para deducir el
recurso del nulidad en su contra, art. 274 letra a NCPP.
TEMA 3
LA ACCIÓN, LA PRETENSIÓN, LA DEFENSA Y LA CONTRAPRETENSIÓN
I.- Acepciones.
En el derecho comercial se utiliza “acción” para referirse a las cuotas en las que
se divide el capital de las sociedades anónimas. En el derecho penal, se usa
para referirse a la conducta constitutiva de un tipo penal. En el orden procesal,
tiene tres acepciones:
a) Como sinónimo de derecho, como cuando se dice “el actor carece de
acción para…”
b) Como similar a pretensión, hablándose de “acción fundada o
infundada…”, “acción real o personal”, etcétera.
c) En el sentido de “potencia o posibilidad de provocar la actividad
jurisdiccional”, que es el sentido procesal auténtico de la palabra.
II.- Evolución histórica del concepto de acción.
Han existido diversas teorías, las que se han clasificado en cuanto a identidad o
diversidad entre la concepción de la acción en relación con el derecho material
en monistas y dualistas.
1.- Teoría monista o clásica respecto de la acción.
Esta teoría plantea la identidad entre acción y derecho material, definiendo a la
acción como el derecho sustancial deducido en juicio. En consecuencia, de
acuerdo con esta teoría, no habría acción sin derecho, lo cual resulta
inadmisible por cuanto no explica diversas situaciones que se presentan, como
son las obligaciones naturales o las demandas rechazadas en sentencia
definitiva (acción sin derecho). Esta teoría aparece hoy universalmente
desechada.
2.- Teorías dualistas o modernas respecto de la acción.
Sostienen la diferencia entre la acción y el derecho material. La teoría dualista
ha sustentado tres variables: teorías concretas, abstractas y abstractas
atenuadas.
2.1. Teorías concretas de la acción: Sustentadas por Chiovenda, Calamandrei y
Redenti, conciben la acción como un derecho a obtener una sentencia de
contenido determinado, de carácter favorable para el titular, el cual tiene
derecho a tal contenido, precisamente por la titularidad de la acción de la cual
disfruta.
2.2. Teorías abstractas de la acción: Sustentada por autores como Carnelutti, y
Couture, conciben la acción no como poder de reclamar un fallo de contenido
más o menos concreto, sino un fallo sin más, ya se subordine o no este
derecho a requisitos distintos como el de buena fe del accionante.
2.3. Teorías abstractas atenuadas de la acción: Sus partidarios (Guasp y Betti,
entre otros) establecen que el derecho de accionar no exige ser titular de un
derecho, sino sólo afirmar la existencia de un hecho o de determinados
requisitos. Desde este punto de vista, Guasp define la acción como el poder
concebido por el Estado de acudir a los Tribunales de Justicia para formular
pretensiones.
De todas las teorías, Juan Colombo Campbell saca las siguientes conclusiones:
1) La acción es un derecho distinto e independiente de la pretensión.
2) El sujeto pasivo de la acción: el juez; de la pretensión: demandado o
querellado.
3) El juez se pronuncia sobre la acción al mismo momento en que se le
plantea, y sobre la pretensión en la sentencia definitiva. Por ello, el
derecho de acción se agota con su ejercicio, en tanto que la pretensión se
mantiene hasta la sentencia.
En síntesis: la acción procesal es el último de los tres requisitos necesarios
para la formación del proceso, a recordar:
1.- Un conflicto de intereses de relevancia jurídica.
2.- Un órgano jurisdiccional competente.
3.- El ejercicio de la acción.
III.- Características de la acción procesal.
1) Es un derecho procesal. La acción es el derecho para activar la
jurisdicción, que se materializa mediante actos procesales,
generalmente demanda y querella.
2) Es un medio indirecto de protección jurídica. Es indirecto porque
supone la intervención de un tercero, que es el juez.
3) Tiene como destinatario el tribunal. Puesto que el único fin de la acción
es abrir el proceso.
4) Es un derecho autónomo de la pretensión. La acción persigue abrir el
proceso, en tanto que la pretensión persigue de la otra parte el
cumplimiento de una obligación o que sufra una sanción.
5) Se extingue con su ejercicio, sea que el actor obtenga o no la apertura
del proceso. Si se quiere reintentar, ello implica el ejercicio de una
nueva acción.
6) Tiene dos objetivos: Abrir el proceso (objetivo directo) y permitir al
Estado conocer las infracciones al derecho para terminarlas y evitarlas
a futuro (objetivo indirecto).
7) Se liga al concepto de parte. El actor es el sujeto que ejerce la acción.
Si no hay parte, no hay acción. Cuando el juez abre el proceso en el
procedimiento penal antiguo, no es que ejerza la acción, pues en ese
caso la apertura se produce en virtud de su jurisdicción.
8) Su ejercicio implica el pronunciamiento inmediato del tribunal, en el
sentido de abrir o no el proceso.
IV.- Regulación de la acción en Chile.
A) Constitución Política:
Si bien no existe disposición constitucional que contemple el derecho de
acción expresamente, sí se encuentra amparado implícitamente en los arts. 19
N°3 y N°14 y 73. La primera disposición consagra la garantía de igual
protección de la ley en el ejercicio de los derechos, la cual evidentemente
incluye el derecho de acción procesal. Como toda sentencia debe fundarse en
un proceso previo legalmente tramitado y teniendo presente que la tramitación
necesariamente debe comprender la fase de conocimiento, es evidente que
para que ésta exista es necesario que una acción active la jurisdicción del
tribunal.
Además, la Carta Magna contempla muchas acciones específicas, como
la de reclamación de nacionalidad, de indemnización por error judicial, de
reclamación de legalidad del acto expropiatorio, de protección, de amparo, etc.
B) Ámbito meramente legal:
La disposición básica es la contenida en el art. 254 del CPC, que
establece los requisitos de la demanda civil en juicio ordinario, normas que,
como sabemos, son de aplicación supletoria para muchos otros procedimientos
(art. 3 CPC). En materia penal, la situación varía un poco, puesto que
tratándose de delitos de acción pública la acción puede deducirse por varios
medios. En el procedimiento antiguo son la querella, la denuncia hecha
directamente al tribunal y el requerimiento de la fiscalía judicial. En el nuevo
proceso penal sólo se conservan como formas de ejercer la acción penal
pública la querella y el requerimiento del Ministerio Público.
V.- Clasificación de la acción.
a) De acuerdo a la pretensión: acciones civiles y penales.
b) De acuerdo al objeto que se persigue a través de la pretensión civil:
acciones muebles, inmuebles y mixtas.
c) De acuerdo con el contenido de la pretensión: acciones civiles
petitorias, cuando el bien protegido es el dominio de un bien u otro derecho
real; y posesorias, cuando lo que se pretende es la protección de la posesión
respecto de inmuebles.
VI.- Concepto de la pretensión. Sus requisitos y efectos.
A. Concepto de Pretensión. Es una declaración de voluntad por la que se
solicita una actuación de un órgano jurisdiccional frente a persona determinada
y distinta del autor de la declaración.
B. Estructura. La pretensión procesal requiere de elementos subjetivos que
son: a) el órgano jurisdiccional; b) el actor y c) el demandado, y de un elemento
objetivo, cual es el bien litigioso que se pretende, que puede ser una cosa o una
conducta.
C. Características de la pretensión procesal.
1) Se materializa, al igual que la acción, a través de un acto procesal
2) Es un derecho exclusivo del sujeto activo. Muy excepcionalmente
puede ser el sujeto pasivo quien acciona. Son los casos de demanda de
jactancia (art. 269 a 272) y la acción forzada del art. 21 del CPC. No ocurre lo
mismo con la reconvención, pues si bien el que pretende es el sujeto pasivo, lo
que ocurre es que se abre un nuevo proceso, que sólo por economía se tramita
con el inicial.
3) Se dirige contra el sujeto pasivo del proceso: demandado o querellado.
4) La pretensión se falla en sentencia definitiva, al final de la instancia.
5) Mira al interés particular del pretendiente, lo cual lo distingue con la
acción, que tiene un interés social comprometido.
D. Regulación de la pretensión procesal en Chile. La CPR la trata en el art.
19 N°3, entendiendo que la igual protección de la ley en el ejercicio de los
derechos se refiere también al derecho a solicitar una sentencia favorable.
Asimismo, se encuentra tratada en la acción de inaplicabilidad por
inconstitucionalidad, en el amparo y en la protección. En los procedimientos
civiles, el art. básico es el 254 CPC que consagra tanto los requisitos de la
acción como los de la pretensión, siendo su número 5 el que se refiere más a
ésta, al exigir que la demanda contenga “la enunciación precisa y clara … de
las peticiones que se someten al fallo del tribunal”. Finalmente, en materia
penal los requisitos de la pretensión están en la querella y en el requerimiento
del Ministerio Público.
E. Paralelo entre acción y pretensión.
E1) Semejanzas. Se asemejan en que, generalmente, ambas corresponden
al sujeto activo del proceso, en que ambas se plantean ante un tribunal y por
medio de un acto procesal y en su objetivo, pues ambas tienen por objeto lograr
la solución de un conflicto.
E2) Diferencias. Se diferencian en cuanto a:
- Sujeto destinatario: la acción se dirige hacia en tribunal; la pretensión
contra el adversario.
- Objetivo: la acción tiene como objetivo primordial la apertura del
proceso; la pretensión se dirige a obtener una sentencia favorable.
- Oportunidad en que se resuelven: si se acoge o no la acción, es resuelto
tan pronto como se es presentada; el pronunciamiento respecto de la
pretensión se da sólo con la sentencia.
- Efecto de su rechazo: la acción rechazada puede volver a interponerse;
si se rechaza la pretensión, la condena o la absolución se mantendrá a
firme en virtud de la cosa juzgada.
VII.- La defensa del demandado.
1) Concepto. Es el poder jurídico del demandado de oponerse a la pretensión
que el actor ha formulado frente a él y ante el órgano jurisdiccional.
2) Formas de defensa. Ante una demanda, el sujeto activo puede accionar o
inaccionar. Sus posibles actitudes son:
1.- Rebeldía o contumacia. El demandado asume una actitud pasiva,
manteniéndose inactivo, sin hacer nada. La rebeldía no importa una aceptación;
por el contrario, implica una contestación ficta de la demanda en la que se
tienen por negados genéricamente los fundamentos de su pretensión. Ello
importa que el actor será quien deberá probar los hechos en que funda su
pretensión. Además, en primera instancia y para aquellos casos en que no se
trate de plazos fatales para que el demandado realice sus actuaciones, deberá
acusársele las rebeldías respecto de cada trámite.
2.- Reacción. Si el demandado comparece en el proceso, puede asumir las
siguientes actitudes:
2.1. Allanamiento. Es una aceptación expresa del demandado a la pretensión
hecha valer por el sujeto activo. Para que un mandatario judicial se allane,
requiere de la facultad especial del inciso 2° del art. 7° del CPC.
2.2. Oposición a la pretensión. Puede revestir las siguientes formas:
A.- La defensa negativa. Consiste en una mera negativa y no lleva
consigo ninguna afirmación de un hecho nuevo. La carga de la prueba recaerá
en el demandante, puesto que con estas el demandado no introduce hechos
nuevos que tengan por objeto destruir la pretensión. Por último, estas defensas
no deben ser analizadas en lo dispositivo del fallo; sólo en la parte
considerativa.
B.- Las excepciones. Son las peticiones del demandado que tienen
eficacia extintiva, impeditiva o invalidativa del efecto jurídico afirmado como
fundamento de la pretensión. Se clasifican en:
b.1.- Excepciones dilatorias. Son las que se refieren a la corrección del
procedimiento sin afectar el fondo de la acción (pretensión) deducida. Tienen un
carácter taxativo (art. 303 CPC), pero genérico, por cuanto en el número 6 se
pueden comprender todos los vicios del procedimiento cuya corrección sea
posible solicitar. Estas excepciones deben hacerse valer en un mismo escrito,
antes de la contestación de la demanda y dentro del término del
emplazamiento. Suspenden la tramitación del procedimiento y deben ser
resueltas una vez concluida la tramitación del incidente que generan.
b.2.- Excepciones perentorias. Tienen por objeto destruir el fundamento
de la pretensión e importan la introducción de un hecho de carácter impeditivo,
modificativo o extintivo de la pretensión del actor. Normalmente se confunden
con los modos de extinguir las obligaciones. Estas excepciones no suspenden
la tramitación del proceso y deben hacerse valer en el escrito de contestación
de la demanda (art. 309 CPC). Una contestación de demanda con excepciones
perentorias implica que la carga de la prueba va a recaer en el demandado, ya
no en el demandante. Deben ser resueltas en la parte dispositiva del fallo,
debiendo contener las consideraciones de hecho y de derecho en las que se
basa (art. 170 CPC).
b.3.- Excepciones mixtas. Son aquellas que no obstante tener el
carácter de perentorias, pueden ser ejercidas como dilatorias antes de la
contestación de la demanda. Son las de cosa juzgada y de transacción.
Formuladas éstas, el tribunal puede fallarlas luego de concluida la tramitación
del incidente que generen, o estimarlas que son de lato conocimiento, en cuyo
caso mandará contestar la demanda y se reservará el fallo de esas
excepciones para la sentencia definitiva (art. 304 CPC).
b.4.- Excepciones anómalas. Son aquellas perentorias que pueden ser
deducidas con posterioridad a la contestación de la demanda, durante todo el
juicio, hasta la citación para oír sentencia en primera instancia y hasta la vista
de la causa en segunda (art. 309). Son las de prescripción, cosa juzgada,
transacción y pago efectivo de la deuda, siempre que se funde en un
antecedente escrito. Si son deducidas en primera instancia, después de
recibida la causa a prueba, se tramitan como incidentes y se reservará la
resolución para definitiva. Si se deducen en segunda, se sigue igual
procedimiento pero el tribunal se pronunciará respecto de ellas en única
instancia.
3.- La reconvención. El demandado puede no sólo adoptar una actitud
defensiva, sino que una actitud agresiva, haciendo valer una pretensión en
contra del demandante, quien pasa a ser sujeto pasivo respecto de ella. La
reconvención es la demanda del demandado mediante la cual se introduce una
nueva pretensión. Se acepta por el principio de economía procesal.
La oportunidad de deducirla es el escrito de contestación de la demanda
(En lo principal: Contesta la demanda. Primer otrosí: Deduce demanda
reconvencional). La reconvención se substancia y falla conjuntamente con la
demanda principal, debe ser notificada al demandante igual que la demanda y
éste puede asumir las mismas actitudes del demandado respecto a la demanda
principal.
Requisitos de la reconvención:
a.- Que el tribunal tenga competencia para conocer de la reconvención
estimada como demanda (art. 315 CPC y 111 y 124 COT)
b.- Que la contrapretensión se encuentre sometida al mismo
procedimiento de la demanda.

CAPÍTULO III
EL PROCESO
1.- Nociones generales.
a) Concepto. El proceso es la serie de actos que se desenvuelven
progresivamente, con el objeto de resolver, mediante un juicio de la autoridad,
el conflicto sometido a su decisión.
b) Terminología. La voz proceso es utilizada con diversos alcances tanto
en la ley, como en doctrina y jurisprudencia. Es así como podemos hablar de
proceso como litigio, juicio, procedimiento, expediente, causa, auto, pleito y litis.
c) Paralelo entre procedimiento y proceso. El proceso es un conjunto de
actos unidos hacia un fin común, que el procedimiento (un conjunto de
ritualidades) organiza para el mejor cumplimiento de tal fin.
II.- El Debido Proceso Legal.
a.- Finalidad e importancia.
La finalidad del debido proceso legal procesal lo constituye la garantía de
un juicio limpio para las partes en cualquier proceso y en especial para las
partes en un proceso penal, ya que la función jurisdiccional aplicada de acuerdo
a sus características minimiza el riesgo de resoluciones injustas. La
extraordinaria trascendencia que tiene el debido proceso para la adecuada
protección de los derechos de la persona humana, generó la incorporación de
este concepto como uno de los fundamentales a nivel internacional. En los
principales tratados internacionales se contempla el debido proceso como una
de sus principales garantías. Tales son: Declaración Universal de los Derechos
Humanos, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, Declaración
Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y la Convención Americana
de Derechos Humanos.
b.- El debido proceso en nuestra CPR.
El art. 19 Nº 3 establece que “toda sentencia de un órgano que ejerza
jurisdicción debe fundarse en un proceso previo legalmente tramitado.
Corresponderá al legislador establecer siempre las garantías de un
procedimiento y una investigación racionales y justos”. El precepto se aplica a
toda autoridad que ejerza jurisdicción. La voz sentencia no sólo se refiere a las
judiciales, sino a cualquier resolución que afecte derechos.
En consecuencia, para que una resolución sea válida se requiere de:
1) Que exista un proceso previo, legalmente tramitado
2) Que se desarrolle a través de un procedimiento racional y justo,
correspondiendo al legislador su establecimiento
c.- Garantías mínimas de un procedimiento racional y justo.
a) Derecho a que el procedimiento se desarrolle ante juez independiente e
imparcial. El juez debe ser independiente de los órganos ejecutivos y
legislativos del Estado (art. 73 CPR) e imparcial, es decir que no se encuentre
en una especial relación con alguna de las partes o con la materia del conflicto
(art. 194 COT)
b) Derecho a un juez natural preconstituido por la ley. Es menester que el
tribunal se encuentre predeterminado por la ley. “Nadie puede ser juzgado por
comisiones especiales, sino por un tribunal que le señale la ley y que se halle
establecido con anterioridad por ésta” (art. 19 Nº 3 inciso 4º CPR). Ojo: este es
el único inciso del numeral 3º del art. 19 que se encuentra amparado por el
recurso de protección. La garantía también se encuentra prescrita en el art. 2
del Código Procesal Penal.
c) Derecho de acción y defensa. Pues no basta con que la ley establezca
derechos si ello no va acompañado de las medidas de protección adecuadas
para asegurar que tales derechos se respeten
d) Derecho a un defensor. Toda persona tiene derecho a una defensa
jurídica en la forma que la ley señale y nadie puede impedir o restringir la
debida intervención de un letrado si hubiere sido requerido. Por mandato de la
CPR, la ley debe arbitrar los medios para otorgar asesoramiento a quienes no
puedan procurárselos (art. 19 Nº3 incisos segundo y tercero)
e) Derecho a una pronta resolución del conflicto. Un proceso rápido es
esencial para la existencia de un debido proceso. El art. 74 CPR establece que
una LOC determinará la organización y atribuciones de los Tribunales
necesarios para la pronta y cumplida administración de justicia. En
consecuencia, si se estableciera un procedimiento con plazos o trámites
innecesarios que dilaten la resolución, el procedimiento no sería racional y, por
tanto, sería inconstitucional.
f) Derecho a que se contemple la existencia de un contradictorio. Se
manifiesta como la garantía “del día ante el tribunal” del derecho anglosajón
(“his day in Court”). Esto consiste en que el demandado tenga una razonable
posibilidad de hacerse escuchar, comparecer y exponer sus derechos. Para
que se verifique la existencia del contradictorio respecto del demandado, es
menester que se le notifique de la acción en su contra y que tenga un plazo
razonable para hacer efectiva su defensa.
g) Derecho a que se permita a las partes rendir pruebas para acreditar
sus fundamentos, que asegure la posibilidad de valerse de los medios
generalmente reconocidos por el ordenamiento, derecho que no es absoluto ya
que no puede permitir rendir pruebas obtenidas ilícitamente (Ej: art. 484 CPP
inc. 3º y art. 276 inc. 3º NCPP).
h) Derecho a la igualdad de tratamiento de las partes. Significa que
ambas partes puedan tener análogas posibilidades de expresión y prueba. El
problema es la desigualdad económica entre las partes, pues el costo de la
justicia es, por sí, un instrumento de desigualdad. Esto se ha tratado de
remediar a través de la eliminación de las cargas económicas para ejercer
derechos procesales antes de la sentencia, y a través del privilegio de pobreza.
i) Derecho a sentencia que resuelva el conflicto. Como la finalidad del
proceso es la solución del conflicto, resulta imprescindible la existencia de una
sentencia. Además, ésta debe ser fundada.
j) Derecho a recurso para impugnar sentencias que no emanen de un
debido proceso. Debe contemplarse el recurso de casación que permita
impugnar sentencias dictadas sin un debido proceso.
Finalmente, cabe hacer presente que un debido proceso penal implica el
cumplimiento de una serie de otros principios específicos que, en atención a la
naturaleza de la pretensión deducida, se han establecido en las CPR y en
tratados internacionales.
III.- Clasificación del proceso.
I.- Civiles.
a) De conocimiento:
i. Meramente declarativos. Su fin es la declaración de un
derecho, reconocer una situación jurídica preexistente, sin que se
imponga al demandado ninguna condena ni se le solicite la
modificación de una situación determinada. Ejemplo: La declaración
de inaplicabilidad de una ley por inconstitucionalidad.
ii. Constitutivos: Procuran sentencias que, además de declarar
un derecho, produzca un nuevo estado jurídico, creando,
modificando o extinguiendo un estado jurídico. Estas sentencias, al
igual que las meramente declarativas no son susceptibles de
ejecución ni la necesitan puesto que lo perseguido por el actor se
satisface con la sola sentencia. Ej: sentencia que declara el divorcio
perpetuo.
iii. De condena: Mediante éstas, además de declararse un
derecho, se impone al demandado el cumplimiento de una
prestación de dar, hacer o no hacer. La sentencia de condena es
siempre preparatoria, pues no permite por sí sola la satisfacción de
la pretensión.
b) De ejecución: Tienen por objeto satisfacer lo establecido en la
sentencia de condena o en la fuente de la obligación que ha sido
infringida. Su objetivo es que a través de la acción de cosa
juzgada se cumpla íntegramente la sentencia condenatoria.
Además se aplica directamente el procedimiento ejecutivo
cuando la parte tiene un derecho que consta en un título
ejecutivo.
Estos procedimientos se dividen de acuerdo a la obligación de
que se trate: de dar, de hacer y de no hacer.
II.- Penales.
a) Antiguo Proceso Penal:
a. Delitos de acción penal privada. Se tramitan conforme al
libro III del CPP.
b. Delitos de acción penal pública y delitos de acción penal
mixta. Se tramitan conforme al procedimiento ordinario de
acción penal pública contemplado en el libro II del CPP,
salvo existencia de un procedimiento especial.
c. Las faltas se tramitan conforme al procedimiento especial
del libro III, sin perjuicio de los casos de competencia de los
Juzgados de Policía Local, en cuyo caso se tramitan
conforme al procedimiento especial que se contempla para
los asuntos conocidos por éstos.
b) Nuevo Proceso Penal:
a. Faltas: Las conocen los juzgados de garantía, mediante:
i. Procedimiento monitorio (Art. 392 NCPP)
ii. Procedimiento simplificado (Art. 388 y 392 inc. final
NCPP)
b. Crímenes y simples delitos:
i. De acción penal privada (art 55 y 400 NCPP)
ii. De acción penal pública:
1. Procedimiento abreviado (Art. 406 NCPP)
2. Procedimiento simplificado (Art. 388 NCPP)
3. Juicio oral (Art. 281 y sgtes. NCPP)
iii. De acción penal pública previa instancia particular
(Art. 55 NCPP).
IV.- Los elementos del proceso.
Los elementos se dividen en dos clases:
1) Elementos subjetivos: Las partes y el juez.
2) Elemento objetivo: El conflicto sometido a decisión del tribunal.

Ahora veremos los elementos subjetivos y dentro de éstos a las partes.


VI.- Las Partes:
1. Concepto. Existen varias doctrinas respecto al concepto de parte. Sin
embargo, procesalmente puede definirse como todo aquel que pide o frente al
cual se pide en juicio la actuación de la ley en un caso concreto. Importa
determinar el concepto de parte pues es sólo a éstas a quienes afecta la
sentencia que se dicte.
2. Clasificación de las partes.
a) Directas u originarias: Demandante y demandado.
b) Indirectas o derivadas: Terceros.
3. Capacidad para ser parte.
Para comparecer válidamente en juicio se requiere tener capacidad para
ello. El CPC no da normas específicas sobre la materia. Por lo tanto, debemos
recurrir al Código Civil o Código Penal, según sea la naturaleza de la acción. De
acuerdo con éstos, sabemos que la capacidad es la regla general y que, por lo
tanto, para ser capaz de comparecer en juicio se requiere ser persona y no
estar sujeto a ninguna especial incapacidad.
Hay que distinguir entre:
1.- Capacidad para ser parte (o de goce): es inherente a toda persona por el
sólo hecho de ser tal. Por lo tanto, basta ser sujeto físico y vivo (o una sucesión
hereditaria), incluyéndose las personas jurídicas.
2.- Capacidad Procesal (o de ejercicio) para actuar en el proceso, es la
facultad para comparecer en juicio, para realizar actos procesales con efectos
jurídicos en nombre propio o por cuenta de otros.
3.- Ius Postulandi: Es la capacidad para que la actuación judicial sea correcta
y se traduce en la necesidad de cumplir con dos requisitos procesales, a saber:
patrocinio y poder (se verán mas adelante).
4. Las partes en el Código de Procedimiento Civil. (art. 18 y siguientes)
A.- Pluralidad de Partes o Litis Consorcio: La regla general es que haya un
demandante y un demandado. Sin embargo, hay casos en que existe una
relación procesal múltiple, sea activa, pasiva o múltiple. Esta situación puede
producirse al inicio del proceso (litis consorcio originario), o con posterioridad a
ello (litis consorcio sobreviniente). En el primer caso se caracteriza por ser
facultativo para quienes lo constituyen, y por estar consagrado expresamente
en el art. 18 CPC, conforme al cual se produce esta situación en los siguientes
casos:
a) Cuando varias personas deducen una misma acción (contra del mismo
sujeto pasivo)
b) Cuando varias personas deducen acciones, sean estas iguales o
diferentes, pero emanadas todas de un mismo hecho.
c) Cuando la ley autoriza para proceder por muchos o contra muchos,
como en el caso de las obligaciones solidarias.
Para evitar que esta pluralidad de partes se constituya en un elemento
disociador del proceso, el legislador establece que habiendo litis consorcio, y
siendo iguales las acciones o las defensas, debe designarse un procurador
común, todo lo cual se regirá de conformidad a las siguientes reglas:
a) Debe ser nombrado de común acuerdo entre las partes en el plazo que fije
el tribunal, o en su defecto por el Juez, pero con la obligación de designar
a un Procurador del Número o a uno de los abogados de las partes (art. 12
CPC)
b) El nombramiento puede ser revocado por unanimidad o a petición fundada
de una de las partes, pero en todo caso la revocación no surte efecto sino
hasta que se designa un reemplazante (art. 14 CPC)
c) El procurador designado debe seguir las instrucciones de las partes y si
estas no están conformes con su cometido, tienen el derecho de hacer
alegaciones separadas y a presentar sus propias pruebas, todo en los
mismos plazos y condiciones que el procurador común, todo lo cual
obviamente sólo irá en su propio beneficio o perjuicio. No obstante ello, lo
obrado por el procurador común les sigue empeciendo (art. 16 CPC)
d) No será necesario designar un procurador cuando (art. 20 CPC):
a. Sean distintas las acciones de los demandantes.
b. Sean distintas las defensas de los demandados.
c. Habiéndose iniciado el juicio con iguales acciones o excepciones,
surgen incompatibilidades de intereses entre quienes litigan
conjuntamente.
B.- Intervención Forzada de Parte:
Un carácter básico del ejercicio de las acciones es su voluntariedad. Sin
embargo, nuestro Código contempla casos de intervención forzada en los que
las partes se ven en la necesidad de comparecer en el proceso, so pena de
soportar las graves consecuencias de su inasistencia. Son cinco casos:
a) Artículo 21 CPC: Cuando una acción corresponde a otras personas
determinadas pero distintas del sujeto activo, el o los demandados
quedan facultados para pedir que se ponga la demanda en conocimiento
de ellos a fin de adoptar, dentro del término de emplazamiento, alguna de
las siguientes actitudes:
i. Adherir a la demanda: Se forma un litis consorcio activo y debe
designarse procurador común.
ii. No adherir: Caducan los derechos del potencial demandante para
entablar la misma acción con posterioridad, pudiendo el demandado hacer
valer la excepción de cosa juzgada.
iii. No hacer nada: Si se deja transcurrir el plazo de emplazamiento, si
bien no se transformará en parte, le afectará todo lo obrado en el proceso,
pero tendrá el derecho de comparecer posteriormente en el juicio,
respetando todo lo obrado.
b) Jactancia: Se define como la acción y efecto de atribuirse por persona
capaz de ser demandada, derechos propios sobre bienes de otro o
asegurar ser su acreedor (Couture). Es la situación que se produce
cuando una persona dice tener derechos de los que no está gozando,
para ser obligado por el afectado a interponer la demanda
correspondiente. Conforme al art. 270 CPC, se puede deducir jactancia
en alguno de los siguientes casos:
i. Cuando la manifestación del jactancioso conste por escrito.
ii. Cuando la manifestación del jactancioso se haya hecho de viva voz, a
lo menos delante de dos personas hábiles para declarar en juicio.
iii. Cuando una persona haya sido parte en proceso criminal del cual
pueden emanar acciones civiles contra el acusado, para el ejercicio de
dichas acciones.
La acción de jactancia, para que se declare la obligación del
jactancioso de demandar prescribe en 6 meses desde los hechos en que
se funda, y se tramita de conformidad al procedimiento sumario (art. 272
CPC). Si se da lugar a la demanda, el jactancioso tiene 10 días para
demandar, ampliable a 30 por motivo fundado, so pena de declararse que
no será oído posteriormente sobre tal derecho (incidente del
procedimiento de jactancia).
c) Citación de Evicción: Situación que se da propiamente en los contratos
bilaterales y especialmente en la compraventa, cuando el comprador que
se ve expuesto a sufrir evicción (pérdida de la cosa comprada por efecto
de acciones judiciales interpuestas por terceros), cita al vendedor, antes
de contestar la demanda, para que éste comparezca en su defensa como
es su obligación (arts. 1843 y 1844 CC y art. 584 CPC) Pueden darse
múltiples situaciones:
i. Si el comprador no cita, libera al vendedor de su responsabilidad.
ii. Si lo cita y el vendedor concurre, el proceso se sigue en contra de éste,
pero conservando el comprador el derecho de intervenir.
iii. Si el vendedor citado no comparece, se hace responsable de la
evicción, salvo que el juicio lo pierda el comprador por negligencia
procesal.
d) Citación de los Acreedores Hipotecarios en el Juicio Ejecutivo: Si
una persona adquiere en remate judicial una propiedad hipotecada, la
adquiere con dicho gravamen, salvo que los acreedores hipotecarios
hayan sido citados al juicio. La citación los obliga a optar por mantener la
hipoteca o acceder a pagarse con el producto del remate.
e) Verificación de Créditos en el Procedimiento de Quiebra: Declarado
en quiebra un deudor, sus acreedores sólo tendrán derecho a concurrir al
reparto de dividendos si han comparecido al tribunal a verificar su crédito
(sino, la ley presume condonación).
C.- Dos instituciones vinculadas al concepto de parte:
a) Substitución Procesal: Es aquella institución que faculta a una
persona para comparecer en juicio a nombre propio, haciendo valer
derechos de terceros, adquiriendo el carácter de parte para todos los
efectos legales. No constituye un caso de representación ni de agencia
oficiosa, pues quien comparece lo hace a nombre propio. Ejemplos:
i.- Artículo 878 C. de Comercio: Se faculta a quien desee demandar al
capitán de un navío, para deducir la acción ya sea en contra de éste o del
naviero.
ii.- Artículo 2466 CC: Acción Subrogatoria.
iii.- Artículo 2468 CC: Acción Pauliana o Revocatoria.
iv.- Artículo 1845 CC: Citación de Evicción.
b) Sucesión Procesal: A diferencia de la substitución, el cambio de sujeto
en este caso puede verificarse durante el procedimiento y no sólo antes
de él. Son tres casos:
i. Fallecimiento de quien litiga personalmente: (art. 5° CPC) Se suspende
el procedimiento para efectos de notificar a los herederos, y sólo se
reanuda tras haber transcurrido el término de emplazamiento, hayan éstos
concurrido o no.
ii. Cesión de Derechos Litigiosos: Producida la cesión, comparecerá al
proceso el cesionario exhibiendo el título y adoptando el papel procesal
del cedente.
iii. Subrogación: Opera cuando una persona paga por otra, produciéndose
una traslación de derechos (puede ser legal o convencional).
D.- Los Terceros:
Son aquellas personas que no están directamente vinculadas al conflicto
promovido ante el órgano jurisdiccional, pero que actúan al interior del
procedimiento tendiente a resolver ese conflicto. Se clasifican en:
1.- Terceros indiferentes: Aquellos a quienes no afecta de modo alguno el
proceso, ni la sentencia dictada. No son terceros, según la definición dada.
2.- Terceros intervinientes: Son los testigos, peritos, martilleros y demás
personas que intervienen en el proceso sin tener interés directo en su resultado.
3.- Terceros interesados: aquellos que, sin ser partes directas en un proceso,
ven afectados sus derechos a causa de ese proceso, por lo que se les autoriza
a participar. Son los siguientes:
a) Coadyuvantes: (o por vía adhesiva) Hacen valer pretensiones
concordantes con alguna de las partes, debiendo en consecuencia actuar
con procurador común.
b) Independientes: (o por vía principal) Su interés es independientes de las
pretensiones de las partes por lo que actúa separadamente.
c) Excluyentes: (o por vía de oposición) Tienen pretensiones incompatibles
con las de las partes.
Los requisitos para interponer una tercería son los siguientes: (art. 23
CPC)
a) Ser tercero (no ser parte)
b) Existencia de un proceso en actual tramitación.
c) Tener interés actual en el proceso (patrimonial y sobre la base de
derechos adquiridos y no de meras expectativas)

Las resoluciones judiciales dictadas en los procesos en los cuales


intervienen terceros, producen respecto de ellos iguales efectos que respecto
de las partes principales (art. 24 CPC).

LA COMPARECENCIA EN JUICIO
1. Generalidades
Hemos dicho que para que una persona tenga capacidad para
comparecer en juicio, debe reunir la capacidad de goce, de ejercicio y el “Ius
Postulandi”, condición esta última que se entrega exclusivamente a
determinadas personas.
El concepto de comparecencia en juicio se puede entender en 2 sentidos:
1) Sentido amplio: el acto de presentarse ante un juez voluntaria o
coercitivamente.
2) Sentido estricto es el acto de presentarse ante los tribunales,
ejercitando una acción o defendiéndose, o requiriendo la intervención en un
acto no contencioso.
La capacidad para parecer en juicio o ius postulandi, se traduce en el
estudio de dos instituciones procesales fundamentales, cuales son el
Patrocinio y el Mandato Judicial. Mientras que el primero se refiere
fundamentalmente a la fijación de estrategias procesales (técnico del derecho),
el mandatario mira a la representación (técnico del procedimiento).
2. El Patrocinio: Se define como un “contrato solemne por el cual las partes o
interesados en un asunto, encomiendan a un abogado la defensa de sus
pretensiones ante los Tribunales de Justicia.”
2.1. Requisitos para ser Patrocinante: Ser abogado habilitado para el
ejercicio de la profesión, es decir, tener el título de abogado y haber pagado la
patente profesional (art. 3° D.L. 3.637).
2.2. Forma de constituirlo: La formalidad exigida es que en la primera
presentación que el interesado efectúe ante el tribunal, el abogado ponga su
firma, indicando además su nombre, apellidos y domicilio. Lo normal en la
práctica es destinar un otrosí del escrito a este efecto. En el nuevo proceso
penal, tratándose de Defensores Públicos, éste se entiende constituido por el
sólo ministerio de la ley (art. 54 Ley de Defensoría Penal Pública).
2.3 Sanciones al Incumplimiento: La sanción es gravísima: el escrito se
tiene por no presentado para todos los efectos legales (art. 1º inciso 2º Ley
18.120).
2.4 Duración: Todo el proceso, salvo renuncia o revocación.
2.5 Facultades del Patrocinante: Esencialmente el patrocinio se limita a
la fijación de las estrategias de defensa. No obstante, y a pesar de que ello es
propio del mandatario judicial, se le faculta para asumir la representación en
cualquier estado del juicio (facultades ordinarias del mandato: art. 1° inciso 3º,
Ley N°18.120)
2.6 Término del Patrocinio:
a) Cumplimiento o desempeño del encargo: Forma normal de terminación.
b) Revocación: Acto por el cual el patrocinado pone fin al patrocinio
vigente. Normalmente va aparejado de la designación de un nuevo abogado
patrocinante, quien tiene dos obligaciones: comunicar la revocación a su colega
y encargarse que éste reciba sus honorarios profesionales (Código de Ética).
c) Renuncia: Debe notificarse al patrocinado junto con el estado del
proceso. No obstante, el abogado que renuncia mantiene su responsabilidad
hasta por el término de emplazamiento, salvo que previo a ello se haya
designado un nuevo patrocinante (art. 1º inc. 4º Ley 18.120).
d) Muerte o Incapacidad del Abogado: En este caso el patrocinado debe
constituir un nuevo patrocinio antes de efectuar su siguiente presentación. Cabe
señalar que la muerte del patrocinado no extingue el patrocinio, pues el
abogado deberá seguir prestando sus servicios a la sucesión.
3. El Mandato Judicial: Es un “contrato solemne en virtud del cual una persona
otorga a otra facultades suficientes para que la represente ante los Tribunales
de Justicia.”
3.1 Diferencias con el Mandato Civil:
MANDATO CIVIL MANDATO JUDICIAL
Consensual Solemne
Se extingue con la muerte de ambas No se extingue con la muerte del
partes mandante
Todos pueden ser mandatarios (incluso Sólo aquéllos del art. 2° Ley
incapaces) N°18.120
La representación es un elemento de la La representación es de la esencia
naturaleza
La delegación no obliga al mandante si La delegación siempre obliga al
no ratifica. mandante.

3.2 Requisitos para ser Mandatario: Es preciso ser una de las personas
incluidas en el art. 2° de la Ley N°18.120, esto es:
i. Abogado habilitado para el ejercicio de la profesión.
ii. Procurador del Número.
iii. Postulantes designados por la Corporación de Asistencia Judicial,
independientemente del tiempo que lleven como egresados.
iv. Estudiantes actualmente inscritos en 3°, 4° o 5° año de Derecho en
alguna Universidad autorizada.
v. Egresados de las Facultades de Derecho que hubieren cursado 5° año
y hasta 3 años después de haber rendido los exámenes correspondientes.
3.3 Forma de Constituir el Mandato (art. 6° Ley 18.120):
a) Por escritura pública.
b) Acta extendida ante un Juez de Letras o Juez Árbitro suscrita por
todos los otorgantes.
c) Declaración escrita del mandante y autorizada por el Secretario del
Tribunal: Es la forma normal de constitución (Secretario: “autorizo” o
“autorizo poder”, fecha, firma).
d) Artículo 29 de la Ley sobre Letra de Cambio y Pagaré: Endoso en
Comisión de Cobranza: Tiene la particularidad de que por el sólo efecto
del endoso se entienden conferidas todas las facultades especiales
que en otros casos requieren otorgarse expresamente.
3.4 Excepciones a la comparecencia en juicio representado:
a) Caso general (art. 2° inc. 3° Ley 18.120) se puede solicitar
autorización al tribunal para comparecer y defenderse personalmente.
b) Casos especiales: No se requiere tener mandato judicial ni
patrocinio:
a. En departamentos (comunas) con menos de 4 abogados en
ejercicio.
b. Manifestaciones Mineras.
c. Asuntos que conozcan Alcaldes o Jueces de Policía Local
salvo regulación de perjuicios de cuantía superior a 2 UTM.; los
Juzgados de Menores o los Árbitros Arbitradores.
d. Asuntos que conozca la Dirección General del S.I.I. y la
Contraloría.
e. Juicios políticos de que conozca la Cámara de Diputados o el
Senado.
f. Juicios cuya cuantía no exceda de ½ U.T.M., cualquiera sea su
naturaleza.
g. Causas Electorales.
h. Recursos de Amparo y Protección.
i. Denuncias Criminales.
j. Solicitudes aisladas en que se piden copias, desarchivos, etc.
k. Presentaciones efectuadas por las denominadas “partes
intervinientes”.
3.5 Sanciones al Incumplimiento: La sanción es menos drástica que la
del patrocinio, ya que otorga al interesado un plazo de 3 días para corregir el
vicio de que adolece la presentación y constituir legalmente el mandato. Si se
hace, el escrito mantiene como fecha la de su presentación.
3.6 Facultades del Mandatario: Las facultades puedes ser:
1.- Esenciales u Ordinarias: Existen sin necesidad de mención expresa y
no pueden ser objeto de limitaciones por las partes. Autorizan al mandatario
para tomar parte del mismo modo que podría hacerlo el que da el mandato, en
todos los trámites e incidentes del juicio y en todas las cuestiones que por vía
de reconvención se promuevan al mandatario tomar parte en todos los actos e
incidentes del proceso, y en todas las cuestiones que se promuevan por vía de
reconvención, hasta el cumplimiento completo del fallo definitivo. Como
consecuencia, las notificaciones se deben hacer al mandatario judicial, siendo
nulas las que se notifiquen al mandante.
2.- De la Naturaleza: Son básicamente dos: la posibilidad de delegar el
mandato, y la facultad para interponer la acción civil o ser notificado de ella en
un plenario criminal (art. 432 CPP).
3.- Accidentales o Especiales: Sólo se entienden incorporadas al mandato
si se mencionan expresamente. Están en el art. 7° inc. 2°.
Las facultades especiales son:
- Desistirse en 1ª instancia de la acción deducida, porque produce cosa
juzgada.
- Aceptar la demanda contraria (allanamiento) ya que es un acto de
disposición.
- Absolver Posiciones.
- Renunciar expresa y anticipadamente a los recursos o a los términos
legales.
- Transigir, ya que es un acto de disposición.
- Comprometer (designar árbitro para que resuelva conflicto).
- Otorgar a los árbitros facultades de arbitradores.
- Aprobar convenios (se refiere a la quiebra, art. 178 LQ).
- Percibir: operación mediante la cual los productos, frutos o rentas de una
cosa son objeto de apropiación o cobro por parte de la persona calificada
para gozar de ellos (Capitant).
Durante años se discutió si debían enunciarse una a una o si bastaba una
referencia general. Hoy está resuelto el tema en favor de la segunda
posición.
3.7 Efectos del Mandato: Constituido el mandato, desaparece del
proceso la persona física del mandante, por lo que todas las actuaciones del
proceso, así como, sus notificaciones deben practicarse al mandatario. Hay
excepciones en el avenimiento laboral, la conciliación civil y la absolución de
posiciones cuando se solicite comparecencia personal de la parte, etcétera.
3.8 Término del Mandato:
i. Cumplimiento o desempeño del encargo: Forma normal de terminación.
ii. Terminación anticipada: Cuando el proceso no llegue ni llegará a tener
sentencia definitiva, el mandante puede solicitar que se lo libere del encargo (ej:
desistimiento de la demanda).
iii. Revocación: Acto unilateral del mandante por el cual se pone fin al
mandato vigente. Puede ser expresa o tácita (designación de un nuevo
mandatario sin hacer mención al anterior). Debe constar en el proceso para ser
oponible a la contraparte.
iv. Renuncia del mandatario: Debe notificarse al mandante e informarle el
estado del proceso. No obstante ello, el mandatario que renuncia mantiene su
responsabilidad hasta por el término de emplazamiento, salvo que previo a ello
se designe un nuevo apoderado.
v. Muerte o incapacidad del mandatario: En este caso el patrocinado debe
constituir un nuevo patrocinio antes de efectuar su siguiente presentación.
3.9 Responsabilidad del Mandatario: El mandatario tiene una
responsabilidad especial y expresa (art. 28) en relación con las costas
procesales (definidas por el art. 139 CPC) a que sea condenado su mandante,
sin perjuicio de poder repetir contra éste con posterioridad (es un caso de
solidaridad). Además el mandatario tiene responsabilidad disciplinaria, en
términos tales que puede se objeto de sanciones por actos abusivos de su
parte.

3.10 Paralelo entre Patrocinio y Mandato:


PATROCINIO MANDATO JUDICIAL
Naturaleza Jurídica: Contrato Contrato Solemne
Solemne
Objetivo: Fijar la estrategia de La representación en juicio
defensa
Arts. 1° y 2° de la Ley N°18.120 Arts. 1° y 2° de la Ley N°18.120
Quiénes: Sólo abogados habilitados Abogados y otros del art. 2° Ley
18.120.
Cº: Nombre, domicilio, firma del Alguna de las formas del art. 6° CPC
abogado
Oportunidad: En la primera En la primera presentación
presentación
Sanción: Por no presentado el escrito Misma sanción pero después de 3
días.
Responsabilidad: Civil y criminal Civil, criminal y por costas
procesales
Ejercicio ilegal: Constituye delito Constituye delito (art.3° Ley 18.120)

4. Situaciones Especiales de Representación:


a) Agencia Oficiosa: Es la situación que se produce cuando una persona
comparece ante un tribunal, asumiendo la representación de otra sin patrocinio
ni mandato constituido en su favor, pero ofreciendo la ratificación posterior de
todo lo obrado por parte de quien ha debido ser el mandante. Requisitos:
i. El agente oficioso debe ser habilitado para comparecer en juicio o en
caso contrario debe actuar representado por alguien que lo sea.
ii. Invocar causales calificadas que han impedido al representado
comparecer.
iii. Ofrecer una garantía de que lo obrado será ratificado
El tribunal califica las circunstancias y puede o no aceptarla. Si el tribunal
la acepta se debe constituir la garantía, que normalmente es una fianza (fianza
de rato). Si lo obrado no es ratificado posteriormente, se produce la nulidad de
todo lo obrado (efecto procesal), y el fiador deberá responder de los perjuicios
causados (efecto civil).
b) Procurador Común: Ya analizado a propósito de la pluralidad de
partes.
c) Representaciones Especiales: Se trata de dilucidar quién representa
a determinadas personas jurídicas. Para ello debemos distinguir:
i. Personas Jurídicas de Derecho Público: No existen reglas
especiales. Hay que analizar la ley que las crea y reglamenta.
Ejemplos:
- Fisco: Presidente del Consejo de Defensa del Estado.
- Municipalidades: Alcalde.
ii. Corporaciones y Fundaciones de Derecho Privado: Las representa
su presidente (art. 8 CPC).
iii. Sociedades: Las representa el gerente o administrador. Salvo
mención expresa, la representación sólo comprende facultades
ordinarias del mandato. Hay 3 casos especiales en cuanto a la
representación de las sociedades:
- Sociedades Anónimas: El representante debe ser el gerente (art.
49 Ley 18.046)
- Sociedad Legal Minera: La representa el socio designado por la
junta o si no hubiere junta, el socio con mayores derechos, o en
caso de empate aquél cuyo apellido empiece con la letra más
cercana a la A. (art. 193 CM)
- Sociedades de Personas: Sin no tiene un administrador designado,
basta con notificar a uno cualquiera de los socios.
d) Representación de Personas Ausentes: (art. 11, 285, 844, 845
y 846 CPC, y 367 COT). Hay que distinguir tres situaciones:
1) Si se teme una eventual ausencia del demandado y quiere el
demandante emplazarla para un juicio posterior, puede pedirse como
medida prejudicial, que se constituya un apoderado que lo represente y
responda por las costas y multas del juicio, bajo apercibimiento de
designarse un curador de bienes (art. 285 CPC).
2) Si el ausente ha partido del país sin dejar mandato constituido. Hay que
distinguir (art. 844 y ss. CPC):
- Si se conoce su paradero: se le notifica por exhorto.
- No se conoce su paradero: se designa curador de ausentes (art.
473 CC)
3) Si el ausente dejó mandatario con facultades generales, es posible
notificarlo válidamente. Si sólo tiene facultades para un negocio en
particular, sólo se lo puede emplazar válidamente para ese caso.
Finalmente, si no puede contestar nuevas demandas y no conoce el
paradero del mandante, se designa un curador de ausentes. (art. 11 CPC)
5. Cesación de la Representación Legal: Ver art. 9° CPC. Sólo se refiere a la
representación legal.

LOS ACTOS JURÍDICOS PROCESALES


1. Concepto y elementos. Son una especie de acto jurídico cuyos efectos se
producen en el proceso. Como no existe una regulación orgánica y específica
de la teoría de los actos jurídicos procesales (AJP) en el CPC, corresponde
aplicar las normas del CC.
Se puede definir el AJP como aquellos que tienen importancia jurídica
respecto de la relación procesal, esto es, los actos que tienen por consecuencia
inmediata la constitución, la conservación, el desenvolvimiento, la modificación
o la definición de una relación procesal. Sus elementos son:
a) Una o más voluntades destinadas a producir efectos en el proceso.
b) Voluntad debe manifestarse, expresa o tácitamente.
c) La intención de producir efectos en el proceso.
2. Características. Los AJP son:
1) Actos esencialmente solemnes. (Ej: 254, 303, 170 CPC).
2) Mayoritariamente unilaterales.
3) Suponen un proceso y, a la vez, lo crean.
4) Actos autónomos, aunque no en términos absolutos.
3. Clasificaciones. Los AJP admiten las siguientes clasificaciones:
a) Desde el punto de vista de la voluntad: unilaterales y bilaterales.
b) Desde el punto de vista del sujeto que origina el acto: del tribunal, de
las partes, de terceros.
c) Desde el punto de vista de las partes:
a. Actos de impulso procesal: se realizan para dar curso al
procedimiento.
b. Actos de postulación: Pretenden no sólo dar curso, sino que
también formular cuestiones de fondo.
c. Actos probatorios: Realizados para acreditar los hechos.
d. Actos de impugnación: Pretenden atacar resoluciones.
d) Desde el punto de vista de los terceros: actos probatorios (declaración
de testigos e informe de peritos), de certificación (actos de receptor o
del secretario) y de opinión (informes en derecho).
4. Requisitos de existencia y validez de los actos jurídicos procesales. Son
la voluntad, la capacidad procesal, el objeto, la causa y las solemnidades.
4.1.- La voluntad y sus vicios. La voluntad es la facultad que nos permite
hacer o no hacer lo que deseamos. Como en todo AJ, debe manifestarse, sea
expresa, sea tácitamente (Ej: 394, 197, 55 CPC). Veamos los vicios de la
voluntad:
a) Error: Existen muchas manifestaciones del error en el CPC. A
modo de ejemplo vemos la posibilidad de revocar una confesión
(art. 402 inc. 2 CPC y 483 CPP), el error de derecho como causal
de casación en el fondo (art. 767 CPC y 546 CPP). En la CPR se
contempla la indemnización por error judicial (art. 19, Nº7, letra i).
b) La fuerza: Cuesta encontrar norma al respecto en los Códigos.
Existen alusiones en los art. 483 y 481 CPP y en el 810 CPC,
como causal de revisión de la sentencia cuando se obtuvo con
violencia.
c) El dolo: Hay un caso en que el dolo no es vicio de la voluntad sino
fuente de responsabilidad, a propósito de las medidas
precautorias (280 inc. 2º CPC). Además se encuentra en el
recurso de revisión.

4.2.- La capacidad procesal. Desde el punto de vista del tribunal, la


capacidad se refiere a su competencia. Con respecto a las partes, toda persona
tiene capacidad, salvo las excepciones legales. Las incapacidades más
importantes están en materia penal en los art. 16 CPP, 17 CPP y 39 CPP.
Además en el art. 10 n° 2 y 3 del CP.
4.3.- El objeto. Al igual que en lo civil debe ser real, determinado o
determinable y lícito. En cuanto al objeto ilícito, nos encontramos frente a varios
casos, por ejemplo, la prórroga de la competencia en materia penal y en
asuntos civiles no contenciosos, las materias de arbitraje prohibido, etc.
4.4.- La causa. “Motivo que induce al acto o contrato”. En los AJP hay siempre
una causa. Por ejemplo, en la apelación es el agravio, en el mandato es tener
buenos representantes, etc. La causa debe ser lícita.
4.5.- Las solemnidades. Si bien es cierto que lo lógico sería que existiera un
impulso antiformalista (pues las formalidades serían un obstáculo para la
justicia) lo cierto es que la experiencia nos ha hecho considerar dichas formas
como indispensables para la función jurisdiccional. Es así como los AJP son
eminentemente formalistas.
5. La ineficacia de los Actos Jurídicos Procesales. El AJP es ineficaz
cuando no genera sus efectos propios y ocurre cuando no se ajusta a todos los
requisitos legales. Veamos las sanciones de ineficacia de los AJP que
contempla el derecho procesal.
5.1.- La inexistencia. Se produce cuando no se cumplen los requisitos de
existencia de los AJP. Los casos de inexistencia son la falta de jurisdicción
(inexistencia de tribunal), la falta de parte y la falta de proceso.
5.2.- La nulidad. Se produce cuando se incumplen requisitos de validez. La
nulidad procesal se caracteriza por lo siguiente:
a) Es autónoma en su naturaleza, en sus consecuencia y en su
configuración jurídica, pues se rige por normas especiales, siendo la
jurisprudencia la que ha asentado una teoría de la nulidad procesal.
b) No es clasificable, no es ni absoluta ni relativa.
c) Requiere de alguna causal, ya sea genérica (art. 84 y 768 n° 9 CPC) o
específica (768 n°1 a 8 y 79 y 80 CPC).
d) Requiere ser declarada judicialmente.
e) Genera la ineficacia del acto viciado (nulidad propia) y, en casos, la de
sus actos posteriores (nulidad extensiva o derivada), como lo es la falta de
emplazamiento.
f) Se sanea de las siguientes maneras.
- Mediante la resolución que la deniega.
- Por la preclusión de la facultad para hacerla valer. Debe
promoverse dentro del plazo de 5 días desde que se tuvo conocimiento
del vicio.
- Cuando la parte ha originado el vicio o concurrido a su
materialización (art. 83 inc. 2).
- Mediante la convalidación expresa o tácita del acto nulo (art. 83
inc. 2).
g) Sólo procede cuando el vicio que la genera causa perjuicio: no hay
nulidad sin perjuicio, principio éste que se recoge en los art. 83, art. 768
inc. penúltimo CPC, a propósito de la casación en la forma, y en el art.
767 como requisito de casación en el fondo.
h) Puede hacerse valer por distintos medios.
- Medios directos: nulidad de oficio (art. 84), casación de oficio (776 y
785), incidente de nulidad, excepciones dilatorias, recursos de casación y
de revisión.
- Medios indirectos: sin perseguir directamente la nulidad, pretenden su
declaración. Ejemplos: recursos de reposición, de apelación, de queja,
etc.
5.3.- La inoponibilidad. Se produce cuando un AJP que tiene existencia
y es válido, no produce efectos respecto de terceros. La regla general es que el
AJP (y por lo tanto la sentencia) sea oponible sólo a las partes del proceso.
5.4.- La preclusión. En los procesos en que rige el orden consecutivo legal es
posible concebir la preclusión (extinción) de la facultad para impetrar la nulidad
procesal si no se respeta el orden y las oportunidades establecidas para tal
efecto por el legislador. Ejemplos de preclusión: art. 83 inciso 2°, 85 y 86 del
CPC)

RESOLUCIONES JUDICIALES.
1. Concepto: Es el acto jurídico procesal que emana de los agentes de la
jurisdicción, y mediante el cual dan curso al procedimiento, resuelven los
incidentes que se promueven durante el curso de él o deciden la causa o
asunto sometido a su conocimiento.
2. Clasificación:
a) Según la nacionalidad del tribunal que las dicta: Nacionales y extranjeras.
b) Según la naturaleza del negocio en que se dictan: Contenciosas y no
contenciosas.
c) Según la naturaleza del asunto en que se dictan: Civiles y penales.
d) Según la instancia en que son pronunciadas: De primera, segunda o
única instancia.
e) Según su relación con la cosa juzgada:
i. Firmes o ejecutoriadas: Aquellas que producen plenamente el efecto de
cosa juzgada, conforme a lo indicado en el art. 174 CPC:
a) Si no procede recurso alguno, desde que se notifica a las partes.
b) Si proceden recursos y éstos se han deducido oportunamente, desde
que se notifique el “cúmplase” una vez que los recursos deducidos se hubieren
fallado.
i) Si proceden recursos y estos no se interponen, desde el certificado del
secretario del tribunal, en el cual se acredite que transcurrieron todos los plazos
para interponer recursos sin que ellos se hayan hecho valer.
ii. Que causan ejecutoria: Son aquellas que pueden cumplirse a pesar de
existir recursos pendientes deducidos en su contra (art. 231 CPC). Producen
este efecto las sentencias de primera instancia, apeladas en el sólo efecto
devolutivo, y las de segunda instancia, estando pendiente un recurso de
casación en su contra.
En el nuevo proceso penal, la regla general es que las sentencias causen
ejecutoria dado que la interposición de un recurso no suspende la ejecución de
la decisión, salvo que se impugnare una sentencia condenatoria o que la ley
dispusiere expresamente lo contrario (art. 355 NCPP).
iii. Sentencia de término: Si bien no cabe en esta clasificación, el art. 98
CPC las define expresamente como aquellas que ponen fin a la última instancia
del juicio. Es decir, son las sentencias definitivas de única instancia y de
segunda instancia.
f) Según su contenido:
i. De condena: Imponen el cumplimiento de una prestación, sea de dar,
hacer o no hacer.
ii. Constitutivas: Crean, modifican o extinguen una situación jurídica.
iii. Declarativas: Deciden sobre la existencia o inexistencia de una
situación jurídica.
iv. Cautelares: Declaran, por vía sumaria, una medida de seguridad.
g) Según su naturaleza jurídica: (art. 158 CPC)
i. Definitivas: Son aquellas que ponen fin a la instancia, resolviendo la
cuestión o asunto que ha sido objeto del juicio. Son requisitos copulativos (la
sentencia de casación no cumple el primero, y la que declara el abandono no
cumple el segundo por lo que no pertenecen a esta clase).
ii. Interlocutorias: Son aquellas que fallan un incidente del juicio,
estableciendo derechos permanentes en favor de las partes (de primer grado) o
bien, aquellas que resuelven sobre algún trámite que debe servir de base en el
pronunciamiento de una sentencia definitiva o interlocutoria (segundo grado).
También se clasifican entre aquellas que ponen término al juicio o hacen
imposible su continuación (ej: abandono del procedimiento) y aquellas que no
producen este efecto.
iii. Autos: Resuelve un incidente del juicio sin ninguno de los efectos
propios de una sentencia interlocutoria, es decir, sin establecer derechos
permanentes a favor de las partes.
iv. Decretos, providencias o proveídos: No resuelven nada, sino que tan
sólo tienen por objeto dar curso progresivo a los autos.
La importancia de este criterio de clasificación, que por lo demás es el
único establecido expresamente en la ley, deriva de los siguientes elementos:
a) Varía la forma de notificación (art. 48 y 50 CPC)
b) En los tribunales colegiados varía el número de miembros (art.
168 CPC)
c) Tienen distintas formalidades y requisitos (arts. 169 a 171
CPC)
d) Sólo definitivas e interlocutorias producen cosa juzgada (art.
175 CPC)
e) Varían los medios de impugnación.
Finalmente, cabe señalar que existen determinadas resoluciones
judiciales que no concuerdan con ninguna de las categorías precedentemente
señaladas, tales como el Sobreseimiento Definitivo en materia penal, la
sentencia que falla un Recurso de Casación, la que acoge provisionalmente la
demanda en el Juicio Sumario, etc.
3. Forma de las Resoluciones Judiciales:
3.1 Requisitos comunes a toda resolución (arts. 61 y 169 CPC):
a) Requisitos comunes a toda actuación judicial.
b) Fecha y lugar en que se expide expresado en letras.
c) Firma del juez o jueces que la dicten.
d) Autorización del Secretario.
e) Si se trata de la primera resolución judicial, debe indicar el número de
rol (art. 51 CPC) y la cuantía.
3.2 Requisitos de cada clase de resolución:
a) Decretos: No tiene mayores formalidades, por lo que basta que
cumplan con los requisitos comunes, y que indiquen el trámite que el
tribunal ordena.
b) Autos y sentencias interlocutorias: Requisitos comunes.
i. Deben pronunciarse sobre condena en costas (autos e
interlocutorias de 1er grado)
ii. Deben resolver el asunto sometido a su decisión.
iii. Pueden eventualmente, en cuanto la naturaleza del negocio lo
permita, contener fundamentos de hecho y de derecho pero no es
indispensable (art. 171 CPC)
c) Sentencias definitivas de primera o única instancia: Se contienen
en el art. 170 CPC y en el Auto Acordado sobre la forma de las
sentencias:
a) Parte Expositiva: Tiene por objeto dejar de manifiesto si el tribunal
comprendió realmente la naturaleza del problema sometido a su conocimiento y
decisión. Contiene:
- Identificación de las partes (nombre, domicilio y profesión u oficio)
- Enumeración de todas las acciones y excepciones opuestas.
- Indicar si se recibió la causa a prueba y si se citó a oír sentencia.
b) Parte Considerativa: Su objeto es manifestar los fundamentos de la
sentencia, con el objeto de evitar arbitrariedades.
- Considerandos de hecho y de derecho en que se funda el fallo.
- Identificación de todos los hechos que han sido fehacientemente
acreditados, a juicios del tribunal.
- Enunciación de las leyes y principios de equidad con arreglo a los cuales
se pronuncia el fallo.
c) Parte Resolutiva: Debe contener la decisión del asunto controvertido,
pronunciándose sobre todas y cada una de las acciones y excepciones,
indicando si se aceptan o rechazan, salvo dos excepciones:
- Acciones o excepciones incompatibles con otras ya aceptadas.
- Casos en que el Juez debe proceder de oficio.
No puede extenderse a puntos no sometidos expresamente a la decisión
del tribunal, bajo sanción de ser casada por “ultrapetita”. Eventualmente, las
sentencias definitivas contienen una especie de injerto de sentencia
interlocutoria de segundo grado, toda vez que deben pronunciarse sobre las
costas y sobre la legalidad y comprobación de las tachas de testigos, cuando
éstas han sido dejadas para definitiva.
d) Sentencias confirmatorias de segunda instancia:
i. Si la de primera instancia cumple con todos los requisitos: basta con cumplir
con los requisitos comunes a toda resolución, más la indicación “se confirma”.
ii. Si la de primera instancia no cumple con todos los requisitos: El art. 170 inc.
2° CPC establece que deberá cumplir con todos los requisitos de una sentencia
definitiva de primera instancia. En la práctica, basta con subsanar el defecto. El
único defecto no subsanable es la falta de pronunciamiento respecto de una
excepción opuesta en tiempo y forma. En este caso, el tribunal de alzada
deberá o casarla de oficio, u ordenar al tribunal a quo que complete la
sentencia, suspendiendo entre tanto el fallo del recurso (art. 776 CPC)
Excepcionalmente no rige esta norma, cuando las excepciones no han sido
falladas por ser incompatibles con otras aceptadas, o cuando se trate de una
sentencia dictada en juicio sumario, casos en los cuales el tribunal ad quem
puede fallarlas.
e) Sentencias modificatorias de segunda instancia:
Siempre deberá indicarse la opinión del o los ministros disidentes (tribunal
colegiado), y el nombre del ministro que redactó el fallo. Además es preciso
hacer nuevamente la misma distinción:
i. Si la de primera instancia cumple con todos los requisitos: Se
cambian las partes considerativa y resolutiva en lo pertinente.
ii. Si la de primera instancia no cumple con todos los requisitos:
Deberán además subsanarse los defectos de la de primera instancia.

4. Sanción a la falta de un requisito de forma: Se distingue de acuerdo a la


resolución:
i. Autos o decretos: Recurso de reposición (excepcionalmente apelación).
ii. Sentencias interlocutorias: Recurso de apelación (excepcionalmente
reposición).
iii. Sentencias definitivas: Recursos de apelación y Casación en la forma
de conformidad a la causal del art. 768 N°5 CPC.
5. El desasimiento del tribunal (art. 182 CPC): Es aquel efecto que producen
las sentencias definitivas e interlocutorias, en virtud del cual una vez que han
sido notificadas a alguna de las partes, no podrán ser modificadas o alteradas
de ninguna manera por el tribunal que las pronunció. La excepción se
encuentra en el propio art. 182 CPC y es el denominado Recurso de Aclaración,
Rectificación o Enmienda.
6. Impugnación de las Resoluciones Judiciales: Por regla general, la
impugnación de las resoluciones judiciales se verifica a través de la
interposición de recursos, que son aquellos actos jurídicos procesales de parte,
realizados con la intención de impugnar una determinada resolución judicial. La
impugnación puede perseguir diferentes objetivos:
a) Enmienda: Modificación total o parcial de la resolución.
i. Recurso de Reposición: Contra autos y decretos y excepcionalmente
contra sentencias interlocutorias.
ii. Recurso de Apelación: Contra sentencias definitivas e interlocutorias
de primera instancia y excepcionalmente contra autos y decretos que
ordenen trámites no establecidos en la ley o que alteren la
substanciación regular del juicio (en subsidio del recurso de
reposición)
b) Nulidad:
i. Recurso de Casación en la Forma: (art. 766 CPC)
ii. Recurso de Casación en el Fondo: (art. 767 CPC)
iii. Recurso de Revisión: (art. 810 CPC)
c) Otros Según la Naturaleza del Recurso:
i. Recurso de Amparo: Garantía constitucional de la libertad personal y
seguridad individual.
ii. Recurso de Protección: Resguardo de los derechos y garantías
constitucionales afectados por actos u omisiones, arbitrarios o ilegales
que priven perturben o amenacen el libre ejercicio de tales derechos.
iii. Recurso de Inaplicabilidad: Velar por el principio de supremacía
constitucional.
iv. Recurso de Queja: Reparar faltas o abusos graves cometidos en la
dictación de una resolución judicial.

LA ACCION DE COSA JUZGADA.

1.- Concepto.
La acción de cosa juzgada es aquella que tiene por objeto exigir el
cumplimiento de una resolución judicial firme, según se desprende de los
artículos 175 y 181 CPC. En este sentido el artículo 174 CPC señala que una
resolución se entiende firme o ejecutoriada en los siguientes casos:
a.- Si no procede recurso alguno en contra de ella, desde que se haya
notificado a las partes;
b.- Si proceden recursos en contra de ella y ellos se han interpuesto, desde que
se notifique el decreto que la mande cumplir; y,
c.- Si proceden recursos en contra de ella y ellos no se han interpuesto, desde
que transcurren todos los plazos que la ley concede para la interposición de
dichos recursos (normalmente se exige certificado de¡ secretario)
Pero sabemos que también producen acción de cosa juzgada pueden
cumplirse las resoluciones que causan ejecutoria, esto es, aquellas que pueden
cumplirse no obstante los recursos pendientes en su contra.

2. Elementos esenciales de la acción de cosa juzgada.


a.- A quien corresponde: El artículo 176 CPC, señala que corresponde a
aquel en cuyo favor se ha declarado un derecho en el juicio, para el
cumplimiento de lo resuelto o para la ejecución de la sentencia.
b.- Donde se hace valer: El inciso 11 del artículo 231 CPC dispone que la
ejecución de las resoluciones corresponde a los tribunales que las hayan
pronunciado en primera o en única instancia. No obstante, cuando la ejecución
de una sentencia haga necesaria la iniciación de un nuevo juicio, podrá éste
deducirse ante el tribunal antes señalado, o bien, ante el que sea competente
en conformidad a los principios generales establecidos por la ley, a elección del
acreedor.
c.- Oportunidad para hacerla valer: Puede pedirse la ejecución de las
resoluciones judiciales desde que estén ejecutoriadas o causen ejecutoria, y se
haya hecho exigible la prestación ordenada en estas.
d.- Como se hace valer: Es preciso distinguir las siguientes situaciones:
i.- Si el cumplimiento se solicita después de un año desde que la ejecución se
hizo exigible, debe necesariamente hacerse valer a través de un juicio
ejecutivo.
ii.- Si se solicita ante un tribunal distinto de aquel que dictó la sentencia también
debe seguirse necesariamente un juicio ejecutivo.
iii.- Si se solicita ante el tribunal que la dictó, dentro del plazo de un año
contado desde que la ejecución se hizo exigible, se hace valer a través del
cumplimiento incidental.
iv.- La ley establece otros procedimientos especiales para cumplir
determinadas resoluciones judiciales.

LA EXCEPCION DE COSA JUZGADA.

1.- Concepto.
La excepción de cosa juzgada es el efecto que producen las sentencias
definitivas o interlocutorias firmes, en virtud del cual no puede volver a
discutirse entre las partes la cuestión que ha sido objeto del juicio. Al igual que
los anteriores, no es un efecto de todas las resoluciones judiciales, sino sólo de
las sentencias definitivas e interlocutorias firmes o ejecutoriadas. Tampoco
producen este efecto las sentencias definitivas o interlocutorias que causan
ejecutoria. El fundamento de la excepción de cosa juzgada está en la
necesidad que los pleitos tengan fin y que las cosas no estén constantemente
inciertas. Se fundamenta en el principio de seguridad jurídica, por cuando
además persigue evitar fallos contradictorios.
2.- Características:
a.- Titular: El artículo 177 CPC dice que la excepción de cosa juzgada puede
alegarse por el litigante que haya obtenido en el juicio y por todos aquellos a
quienes según la ley aprovecha el fallo. Por lo tanto podría oponerla tanto el
litigante que ha obtenido como aquel que ha perdido, a fin de impedir que en un
nuevo pleito se dicte una sentencia más desfavorable.
b.- Renunciabilidad: Si la parte interesada no opone la excepción de cosa
juzgada en el juicio, se entiende que renuncia a ella y el tribunal no podría
declararla de oficio.
c.- Relatividad: La presunción de verdad que ella envuelve rige solamente para
las partes que han intervenido jurídicamente en el litigio. El efecto de la cosa
juzgada no es general sino es relativo, al igual que el efecto de las resoluciones
judiciales (artículo 31 inciso 21 CC) Hay, sin embargo, casos de cosa
juzgada absoluta, no sólo respecto de las personas que han intervenido en el
juicio, sino respecto de todo el mundo (artículos 315, 1246 y 2513 CC). Ellos,
sin embargo, son excepción a la regla general de la relatividad de la cosa
juzgada.
d.- lrrevocabilidad: Las sentencias judiciales firmes no pueden ser alteradas
de manera alguna. Ni los tribunales de justicia ni el Poder Legislativo tienen
autoridad para modificar la situación jurídica en que la sentencia ha colocado a
las partes que han intervenido en el juicio. Esto tiene algunas excepciones:
i.- Jurisdicción Voluntaria: Los actos judiciales no contenciosos son
esencialmente revocables y por lo tanto no existe en ellos cosa juzgada.
ii.- Juicios de Arrendamiento: Según el artículo 615 CPC, las sentencias que
se pronuncien en los juicios especiales de¡ contrato de arrendamiento, no
privarán a las partes del ejercicio de las acciones ordinarias a que tengan
derecho, sobre las mismas cuestiones resueltas por aquéllas.
iii.- Juicio Ejecutivo: Conforme al artículo 478 CPC, la sentencia del juicio
ejecutivo produce cosa juzgada en el juicio ordinario, salvo que se hubiere
hecho reserva de derechos al ejecutante o de acciones o excepciones, todos
los cuales pueden discutirse nuevamente en un juicio ordinario.
3.- Requisitos de Procedencia.
Según el articulo 177 CPC, la excepción de cosa juzgada puede
alegarse, siempre que entre la nueva demanda y la anteriormente resuelta
exista Triple Identidad. Esta triple identidad consiste en lo siguiente:
a.- Identidad Legal de Personas: El demandante y el demandado deben en
ambos juicios ser la misma persona jurídica. Es indiferente que sean o no la
misma persona física. Lo relevante es que las partes figuren en el nuevo juicio
en la misma calidad que en el anterior. Se trata más bien de "identidad legal de
parte", en cuanto puede suceder que exista identidad legal o jurídica de partes
y no exista identidad física, o bien que exista identidad física, sin que concurra
la identidad legal o requerida por el CPC. Así, una persona puede figurar en un
juicio personalmente y ser representada en un nuevo juicio por un mandatario.
En este caso, a pesar de no existir identidad física, existe identidad jurídica o
legal. Por el contrario, una persona puede actuar primero a nombre propio y
luego como representante legal de otro, habiendo identidad física pero no
jurídica. Surgen en este punto algunos problemas jurídicos relevantes:
i.- Caso del Sucesor a Título Singular: Si bien existen una serie de teorías,
digamos en resumen que si el sucesor a título singular ha adquirido el derecho
después que el fallo queda firme, debe éste producir cosa juzgada a su
respecto, no así si lo ha adquirido antes.
ii.- Coacreedores Solidarios: Claramente existe entre ellos la identidad legal de
personas, y el deudor podría oponer a un coacreedor solidario la excepción de
cosa juzgada basada en un juicio que hubiere seguido con anterioridad a otro
coacreedor solidario.
iii.- Codeudores Solidarios: Si la sentencia falla una excepción personal
opuesta por el deudor que interviene en el juicio, ese fallo no puede afectar a
los demás codeudores. Pero en el caso de excepciones comunes hay quienes
sostienen que no produce cosa juzgada respecto de los demás codeudores, en
tanto otros dicen lo contrario. Hay una tercera doctrina, carácter ecléctico,
conforme a la cual si la sentencia es favorable al deudor, produce cosa juzgada
con respecto a los demás codeudores, en tanto que si le es adversa, no obliga
a los otros codeudores solidarios. Pareciera que la primera tesis es la más
acertada.
iv.- Indivisibilidad- Tratándose de coacreedores o codeudores de una obligación
indivisible, creemos que debe llegarse a la misma conclusión que ya hemos
visto para el caso de la solidaridad. Lo que se falla con respecto a uno de ellos,
afecta a los demás.
b.- Identidad de Cosa Pedida: Es el beneficio jurídico que se reclama en el
juicio y al cual se pretende tener derecho. Existe identidad de cosa pedida
cuando el beneficio jurídico que se reclama en el nuevo juicio es el mismo que
se demandó en el juicio anterior. No debe atenderse a la materialidad del
objeto que se reclama, sino al derecho que se discute. Cuando el derecho
discutido es el mismo, existe la identidad de cosa pedida, aun cuando se trate
de cosas materialmente distintas.
c.- Identidad de Causa de Pedir: La causa de pedir ha sido definida por el
artículo 177 CPC, como el fundamento inmediato del derecho deducido en
juicio. No debe confundirse la causa de pedir con los medios probatorios
fundantes. Una demanda fundada en la misma causa de pedir de otra anterior
que ya ha sido fallada, debe ser rechazada, aunque se sostenga por otros
medios probatorios. Si una persona pierde un juicio no puede reiniciarlo con
posterioridad, basado en la misma causa de pedir, aun cuando tratara de
probar su demanda por medios de prueba distintos. En doctrina se distingue
entre la causa próxima o inmediata y la causa lejana o remota de la acción
deducida y se discute a cuál de estas debe atenderse para ver si concurre la
identidad que exige la ley. Por ejemplo, en la nulidad de un contrato, la causa
próxima será el consentimiento viciado, en tanto que la causa remota puede ser
el error, la fuerza o el dolo. Según Marcadé, sólo debe tomarse en cuenta la
causa próxima. Así, por ejemplo, existe identidad de causa de pedir, cuando
ambas demandas se basan en que el consentimiento ha estado viciado, sin que
importe que en una demanda el vicio invocado sea la fuerza y en la otra el dolo.
Por su parte, Laurent considera que hay que atender a la causa lejana o
remota. No hay identidad de causa de pedir si la causa le ana o remota es
diferente en ambas demandas, aunque la causa próxima o inmediata sea la
misma. Se presenta el problema de saber cuál de estas dos teorías es la que
acepta nuestra legislación positiva. Nuestra jurisprudencia no se ha definido al
respecto. Stoherel adhiere a la segunda teoría, esto es, la de la causa lejana o
remota, porque si la cosa juzgada pretende evitar el pronunciamiento de fallos
contradictorios, la teoría de la causa remota no le pone en situación de
contradecirse, porque la contradicción sólo se produce en el caso de
pronunciamientos opuestos ante asuntos jurídicamente idénticos.
4.- Formas de Hacer Valer la Casa Juzgada.
Del estudio de las diversas disposiciones del CPC resulta que la cosa
juzgada puede alegarse en diversas formas:
a.- Como Acción: (artículos 175 y 176 CPC).
b.- Como Excepción Dilatoria: En conformidad al artículo 304 CPC.
c.- Como Excepción Perentoria: De acuerdo con lo dispuesto en los artículos
309 y 310 CPC, con la característica que además es anómala por cuanto puede
oponerse en cualquier estado de la causa, antes de la citación para sentencia
en primera instancia, o de la vista de la causa en segunda.
d.- Como Fundamento de un Recurso de Apelación:
e.- Como Causal del Recurso de Casación en la Forma: Siempre que
hubiere sido alegada oportunamente en el juicio y se hubiere desestimado
(artículo 768 NO 6 CPC).
f.- Como Fundamento a un Recurso de Casación en el Fondo: Cuando la
sentencia, al pronunciarse sobre la excepción de cosa juzgada, haya cometido
una infracción de ley, siempre que esta infracción influya sustancialmente en lo
dispositivo de ella.
g.- Como Base a un Recurso de Revisión: Cuando la sentencia que se trata
de rever ha sido pronunciada contra otra pasada en autoridad de cosa juzgada
y que no se alegó en el juicio en que la sentencia firme recayó (artículo 810 NI
4 CPC).
5.- Efectos de las Sentencias Criminales en Juicios Civiles.
En conformidad al artículo 511 CPP y al artículo 171 COT, las acciones
civiles que emanan del delito pueden ejercitarse separadamente, salvo la
acción restitutorio que es de competencia exclusiva del juez del crimen. Cuando
la acción civil se ejercita separadamente de la penal, se tramitan 2 procesos
íntimamente relacionados. El inciso 20 del artículo 50 CPP dispone que en tal
caso la acción civil podrá quedar en suspenso desde que el procedimiento
pena¡ pase al estado de plenario, debiendo observarse lo dispuesto en el
artículo 167 CPC, el cual a su vez señala que cuando la existencia de un delito
haya de ser fundamento preciso de una sentencia civil o tenga en ella influencia
notoria, podrán los tribunales suspender la dictación de esta hasta la
terminación del proceso penal, si en éste se ha pasado a la fase de plenario.
Esta suspensión puede decretarse en cualquier estado del juicio y si da lugar a
un incidente, se tramita en cuaderno separado. Lo anterior se relaciona con los
procedimientos, pero el tema es determinar los efectos de la sentencia criminal
en el juicio civil, para lo cual debemos distinguir:
a.- Sentencias Condenatorias: Producen siempre cosa juzgada en el juicio
civil (artículos 178 CPC y 13 CPP). Por su parte, el artículo 180 CPC agrega
que siempre que la sentencia criminal produzca cosa juzgada en juicio civil, no
es lícito en éste tomar en consideración pruebas o alegaciones incompatibles
con lo resuelto en dicha sentencia o con los hechos que le sirven de necesario
fundamento, por lo cual no puede el juez civil tomar en consideración pruebas o
alegaciones tendientes a acreditar la no existencia de] delito o la inculpabilidad
del condenado. En todo caso no se exige que se cumpla con la triple identidad.
b.- Sentencias Absolutorias o Sobreseimiento Definitivo: No existe una
regla absoluta, pero a partir del inciso 10 del artículo 179 CPC, la regla
general es que no producen cosa juzgada en el juicio civil. Hay un caso en que
la regla es absoluta y es respecto de tutores, curadores, albaceas, síndicos,
depositarios, tesoreros y demás personas que hayan recibido valores u objetos
muebles por un título de que nazca obligación de devolverlos. Las excepciones
a la regla general o casos en que si produce cosa juzgada en materia civil son
las siguientes:
i.- Cuando la sentencia o sobreseimiento se funda en la no existencia del delito
o cuasidelito: Pueden presentarse cuatro situaciones diversas, según si la
resolución:
- Se basa en que no se han realizado los hechos que lo constituyen: Produce
cosa juzgada
- Se basa en que los hechos han sido casuales (caso fortuito): Produce cosa
juzgada.
- Se basa en que los hechos existen pero no están penados por la ley: No
produce cosa juzgada porque podría haber delito civil
- Se basa en que, los hechos existen y están probados, pero hay causales
eximentes de responsabilidad: No produce cosa juzgada
ii.- Cuando la sentencias o sobreseimiento se funda en no existir relación
alguna entre el hecho y el acusado: Tampoco es una excepción absoluta, ya
que opera sin perjuicio de la responsabilidad civil que pueda afectar al acusado
por actos de terceros (responsabilidad por el hecho ajeno).
iii.- Cuando la sentencias o sobreseimiento se funda en no existir indicio
alguno contra el acusado: No hay prueba para establecer culpabilidad y por lo
tanto puede invocarse la cosa juzgada, pero sólo respecto de quienes
intervinieron n el proceso criminal.

6.- Efectos de las Sentencias Civiles en Juicios Criminales.


a.- Regla General: Las sentencias civiles no producen cosa juzgada en juicios
criminales, conforme se desprende del artículo 14 inciso 2' CPP.
b.- Excepciones:
i.- Cuando se ejercita la acción civil que emana de un delito de acción privada,
se extingue por ese sólo hecho la acción penal. No es verdaderamente
excepción porque el efecto se produce por la interposición de la demanda civil y
no por efecto de la sentencia.
ii.- No puede entablarse la acción civil indemnizatoria en un juicio criminal, si
esta ya ha sido resuelta en sede civil.
iii.- El juez del crimen debe acatar lo que resuelvan los jueces civiles
conociendo de las denominadas cuestiones prejudiciales civiles que sean de su
competencia.
7.- Cosa Juzgada en las Resoluciones Extranjeras:
Para analizar este tema, deberemos distinguir entre las dos caras de la
cosa juzgada:
a.- Acción de Cosa Juzgada: Nuestro ordenamiento establece en forma
expresa los procedimientos y trámites necesarios para poder demandar el
cumplimiento de lo resuelto por una sentencia extranjera a través del trámite del
"exequátur o pase regio" (artículos 242 a 245 CPC)
i.- En primer término debe estarse a lo que dicen los tratados internacionales;
ii.- Si no hay tratados, se aplica el principio de reciprocidad;
iii.- Si no es posible aplicar las reglas anteriores, se dará a la sentencia la
misma fuerza que si se hubiere dictado en Chile, siempre y cuando se cumplan
los siguientes requisitos:
- Que no contenga nada contrario a la ley chilena (salvo leyes de
procedimiento)
- Que no se oponga a la jurisdicción nacional;
- Que no haya sido dictada en rebeldía; y,
- Que se encuentre ejecutoriada conforme a la ley del país de dictación.
b.- Excepción de Cosa Juzgada: No hay duda que las sentencias dictadas por
tribunales extranjeros producen en Chile la excepción de cosa juzgada, pero la
discusión se ha centrado en determinar si se requiere previamente de la
autorización de la Corte Suprema, como en el caso del cumplimiento forzado.
La tesis mayoritaria se inclina por exigir la autorización, por cuanto "donde
existe la misma razón existe la misma disposición", y en definitiva lo que se
persigue es el reconocimiento en Chile de una sentencia extranjera.
TEMA 4
LAS MEDIDAS PRECAUTORIAS.
I. GENERALIDADES
1. Concepto. Entre la presentación de la demanda y la sentencia puede ocurrir
que varíe la cosa objeto del pleito o la solvencia misma del demandado. Este
tipo de medidas surge con el objeto de evitar que tales cambios perjudiquen al
demandante. Las medidas precautorias pueden definirse como los medios que
la ley franquea al demandante para que asegure el resultado de la acción que
ha interpuesto.
2. Clases de medidas precautorias. Existen tres tipos:
a) Las que enumera el Art. 290 CPC.
b) Las demás que autorizan las leyes conforme al Art. 300 CPC.
c) Las referidas por el Art. 298 CPC.
II. ANÁLISIS PARTICULAR DE LAS MEDIDAS PRECAUTORIAS
3. El secuestro de la cosa que es objeto de la demanda. El secuestro se
define como el depósito de una cosa que se disputan dos o más individuos, en
manos de otro que debe restituirla al que obtenga una decisión en su favor.
Como medida precautoria tiene lugar en dos casos:
a), cuando reivindicándose una cosa corporal mueble, hubiere motivo de temer
que se pierda o deteriore en manos del poseedor.
b) Cuando se entablen otras acciones con relación a cosa mueble determinada
y haya motivo de temer que se pierda o deteriore en manos de la persona que,
sin ser poseedora de dicha cosa, la tenga en su poder (Art. 291 CPC).
4. El nombramiento de uno o más interventores. El interventor judicial es la
persona que designa el juez con el objeto de que controle la administración de
los bienes materia del juicio, y que aún se hallan en poder del demandado.
5. La retención de bienes determinados. Esta medida recae exclusivamente
sobre dinero o cosas muebles, sean o no materia del juicio. Su objeto es
impedir que el demandado disponga de esas cosas durante el curso del juicio.
Este medida precautoria no debe confundirse con el “derecho legal de
retención”.
6. La prohibición de celebrar actos o contratos sobre bienes
determinados. Mediante esta medida precautoria, se impide al demandado
que celebre cualquier clase de acto o contrato sobre bienes objeto del juicio o
ajenos a él. Como la ley señala genéricamente “prohibición de celebrar actos o
contratos”, Casarino estima que al solicitar la medida hay que expresar qué
clase de acto o contrato se desea que se prohíba, o si estima que ha de ser
amplia la prohibición. En la práctica, la más común es la de prohibición de
gravar y enajenar bienes determinados.
7. Requisitos para la concesión de medidas precautorias.
Hay que distinguir según se trate de aquellas enumeradas por el Art. 290 CPC,
las referidas en la parte final del Art. 298 CPC y las demás que autorizan las
leyes conforme al Art. 300 CPC.
a) Medidas Precautorias señaladas en el Art. 290: exigen la concurrencia de
un doble grupo de requisitos legales, generales y especiales.
1. Generales:
- Que se limiten a los bienes necesarios para responder a los resultados del
pleito: ya que mediante ellas se busca resguardar los derechos del
demandante, pero sin imponer gravámenes innecesarios al demandado.
- Que el demandante acompañe comprobantes que constituyan a lo menos
presunción grave del derecho que se reclama (Art. 298): ello para darle
seriedad a la medida precautoria. En cierta medida el tribunal prejuzga,
pero no lo hace con pleno conocimiento de todos sus antecedentes, pues
estos se irán produciendo en el curso de su tramitación.
2. Especiales: aquellos que se analizarán en detalle al estudiar las
medidas precautorias en particular.
b) Medidas Precautorias contempladas en la parte final del Art. 298: deben
concurrir también los requisitos generales y, además, el otorgamiento de
una caución para responder el actor de los prejuicios que se originen, si el
tribunal así lo estima necesario.
c) Medidas precautorias contempladas en el Art. 300: solamente deben
concurrir los requisitos particulares que exija el texto legal.
8. Oportunidad para pedir medidas precautorias. Art. 290 inc.1: “Para
asegurar el resultado de la acción, puede el demandante en cualquier estado
del juicio, aún cuando no esté contestada la demanda, pedir una o más de las
siguientes medidas”. Por tanto se pueden solicitar en primera instancia, en
segunda instancia y aún en vía de casación, formulándose ante el tribunal de
primera instancia.
10. Efectos de las medidas precautorias. El Art. 301 establece: “todas estas
medidas son esencialmente provisionales. En consecuencia, deberán hacerse
cesar siempre que desaparezca el peligro que se ha procurado evitar o se
otorguen cauciones suficientes.” En cuanto al cese del peligro y las cauciones
que se han de otorgar, se trata de cuestiones de hecho que el tribunal debe
determinar. Las resoluciones que confieren o deniegan una medida precautoria,
no producen cosa juzgada, ni siquiera formal, por tanto ante un cambio en las
circunstancias puede volver a solicitarse la medida precautoria.

LAS MEDIDAS PREJUDICIALES.


I. GENERALIDADES.
1. Concepto. El legislador ha creído conveniente, para asegurar el derecho de
defensa de ambas partes, establecer la institución de las medidas prejudiciales,
que se definen como “los medio que franquea la ley a las partes litigantes para
preparar su entrada al juicio”. En caso alguno constituyen una verdadera
demanda, se trata simplemente de gestiones preparatorias del juicio mismo.
No deben confundirse con las medidas precautorias, las precautorias sólo
competen al demandante, mientras que las prejudiciales pueden solicitarlas
tanto el demandante como el demandado. Las precautorias buscan asegurar el
resultado de la acción instaurada, mientras que las prejudiciales tienes por
objeto preparar la entrada al juicio. Las precautorias se solicitan en cualquier
estado del juicio, mientras que las prejudiciales antes de la iniciación del juicio.
Ambas instituciones difieren en cuanto a su titular, finalidad y oportunidad.
El Art. 273 parece dar a entender que las medidas prejudiciales sólo tienen
aplicación en el juicio ordinario, sin embargo del Art. 3 del mismo código puede
concluirse que las medidas prejudiciales son disposiciones comunes a todo
procedimiento. Dado lo anterior, su lugar lógico habría sido en el libro I.
2. Clasificación de las medidas prejudiciales.
a) Según la parte que puede solicitarlas: medidas prejudiciales del futuro
demandado y medidas prejudiciales del futuro demandante.
b) Según la finalidad: aquellas destinadas a preparar la demanda, las
destinadas a procurarse pruebas que pueden desaparecer, y las
destinadas a asegurar el resultado de la acción que se va a instaurar.
c) Según su naturaleza: propiamente dichas y prejudiciales precautorias.

II. ANÁLISIS PARTICULAR DE LAS MEDIDAS PREJUDICIALES.


3. Declaración jurada acerca de algún hecho relativo a la capacidad del
futuro demandado para parecer en juicio, o a su personería o al nombre y
domicilio de sus representantes. Art. 273 nº1. Solamente puede pedirla el
futuro demandante. Tiene un triple objetivo ya que puede versar sobre algún
hecho relativo a su capacidad para parecer en juicio, personería o sobre el
nombre y domicilio de sus representantes. Se decretará solo cuando sea
necesaria para que el demandante pueda entrar en el juicio.
4. Exhibición de la cosa que haya de ser objeto de la acción que se trata
de entablar. Art. 273 nº2. Solamente puede pedirla el futuro demandante. Ha
de tener por objeto una cosa, la cual desea examinar previamente para mejor
éxito de aquella. Se decretará solo cuando sea necesaria para que el
demandante pueda entrar el juicio.
5. Exhibición de sentencias, testamentos, inventarios, tasaciones, títulos
de propiedad u otros instrumentos públicos o privados que por su
naturaleza puedan interesar a diversas personas. Art. 273 nº3. Solo puede
solicitarlo el futuro demandante. El tribunal decretará sólo cuando, a su juicio,
sea necesaria para que el demandante pueda entrar en el juicio. La exhibición
de los documentos en cuestión se hará ante el mismo tribunal, de manera que
este, al decretarla, tendrá que señalar una audiencia. Rige lo dispuesto en el
Art. 283.
6. Exhibición de los libros de contabilidad relativos a negocios en que
tenga parte el solicitante. Art. 273 nº4. Solamente puede solicitarla el futuro
demandante. Tiene además una importante limitación, ya que esta medida es
sin perjuicio de lo dispuesto en los arts. 42 y 43 del C.Com. Por tanto no cabe
decretar la manifestación y reconocimiento general de estos libros, y la
exhibición deberá ser ejecutada en el lugar donde los libros se llevan y en
presencia del dueño o de la persona que él comisione.
7. Reconocimiento jurado de firma, puesta en instrumento privado.
Art. 273 nº5. Puede ser solicitada tanto por el futuro demandante como por el
futuro demandado. Está destinada a preparar la demanda o su contestación. Se
decretará en todo caso (Art. 273 inc. Final), y el tribunal, junto con decretarla,
fijará una audiencia para que ella se lleve a efecto.
8. Medidas Prejudiciales Precautorias. Arts. 279 y 280. Sólo le corresponde
solicitarlas al futuro demandante.
Se trata de:
a) Secuestro de la cosa
b) Nombramiento de uno o más interventores
c) Retención de bienes determinados
d) Prohibición de celebrar actos o contratos sobre bienes determinados
Para que puedan decretarse se requieren tres requisitos copulativos:
a) Motivos graves y calificados para solicitarlas
b) Determinación del monto de los bienes
c) Que se rinda fianza u otra garantía suficiente para responder de los
perjuicios que se originen y multas que se impongan (Art. 279).
Una vez que el tribunal ha aceptado la solicitud, pesan sobre el futuro
demandante dos obligaciones:
a) Presentar la demanda en el término de 10 días: se trata de un plazo
fatal, se descuentan los feriados y puede ampliarse hasta 30 días por
motivos fundados.
b) Pedir que se mantengan las medidas decretadas: esta petición debe
formularse en el cuaderno de medida prejudicial, junto con la presentación
de la demanda; pero no en este mismo y último escrito. Esta petición
debe ser resuelta directamente por el tribunal, sea manteniendo la ya
decretada o bien ordenando alzarla, sin perjuicio, en el primer caso del
derecho del demandado para oponerse, dando origen al correspondiente
incidente.
Sin embargo en la práctica los tribunales proveen, dándole de inmediato
tramitación incidental.
Pueden darse diversas situaciones:
a) Futuro demandante no deduce oportunamente la demanda.
b) A pesar de haberla deducido, no pide que continúen en vigor las medidas
precautorias decretadas.
c) A pesar de haber presentado la demanda y pedido la mantención de estas
medidas, al resolver sobre esta petición, el tribunal decida no
mantenerlas.
En cualquiera de estos tres casos, el demandante debe responder de los
perjuicios causados frente a la persona en contra de quien se decretaron tales
medidas. Se trata de una presunción legal.
9. Inspección personal del tribunal, informe de peritos nombrados por el
mismo, o certificado de ministro de fe. Art. 281. Pueden ser solicitadas tanto
por el futuro demandante como por el futuro demandado y están destinadas a
procurarse pruebas que pueden desaparecer.
10. Declaración jurada o exhibición de título por parte del simple tenedor
de la cosa de que procede la acción o es objeto de ella. Art. 282.
Únicamente puede solicitarla el futuro demandante. La petición principal
consiste en que quien tenga la cosa de que procede la acción que es objeto de
ella, exponga si es poseedor o mero tenedor de la misma;
11. Confesión Judicial. Art. 284. Puede ser solicitada tanto por el futuro
demandante como por el futuro demandado y está destinada a procurarse un
medio probatorio que pudiera desaparecer. Tiene lugar como medida prejudicial
siempre que haya motivo fundado para temer que una persona se ausente en
breve tiempo del país.
12. Constitución de apoderado judicial. Art. 285. Sólo puede solicitarla el
futuro demandante. Tendrá lugar cuando exista motivo fundado para temer que
una persona se ausente en breve tiempo del país. El objetivo directo de la
medida es que la persona cuya ausencia se teme, constituya apoderado que le
represente y que responda por las costas y multas.
13. Declaración testimonial. Art. 286. Pueden solicitarla el futuro demandante
o el futuro demandado, respecto de testigos cuyas declaraciones, por razón de
impedimentos graves, no puedan recibirse oportunamente. Versarán sobre los
puntos que indique la parte que solicita la diligencia, calificados de conducentes
por el tribunal (pueden interponerse recursos, ya que no se prohibió como en el
caso de la absolución de posiciones). Se dará previamente conocimiento a la
parte en contra de quien se ha solicitado la diligencia.
14. Requisitos para decretar medidas prejudiciales.
Existen requisitos especiales (ya analizados) y requisitos generales:
a) Que el solicitante exprese la acción que se propone deducir y
someramente sus fundamentos (Art. 287).
b) Que se decreten sin audiencia de la persona contra quien se piden,
salvo los casos en que expresamente se exige su intervención (Art. 289).

JUICIO ORDINARIO DE MAYOR CUANTÍA.


GENERALIDADES
1. Características e importancia.
a) Se aplica a negocios judiciales cuya cuantía sea superior a 500 UTM, a
las materias no susceptibles de apreciación pecuniaria siempre que no haya
procedimiento especial.
b) Es un procedimiento típico de doble grado o instancia, pues las
sentencias que se pronuncien son siempre susceptibles de apelación.
c) Es un procedimiento fundamentalmente escrito.
d) Es un procedimiento declarativo o de cognición.
e) Consiste en un procedimiento común o de aplicación general.
f) Es un procedimiento supletorio en relación a los mismos procedimientos
extraordinarios o especiales, a virtud de lo que prescribe el artículo 3º del CPC.
2. Esquema del juicio.
Se inicia por la demanda, que se provee dando traslado de 15 días
(notificación personal). Si el demandado se defiende lo hará oponiendo
excepciones dilatorias o perentorias. Las dilatorias se interponen previamente y
se resuelven como incidentes; las segundas se hacen valer en el término para
contestar la demanda. Contestada la demanda se confiere traslado para
replicar y de éste escrito también se confiere traslado para duplicar, siendo
ambos plazos de 6 días.
Luego, si existen hechos sustanciales, pertinentes y controvertidos el juez
recibirá la causa a prueba fijando los hechos sobre los cuales habrá de recaer
la prueba, resolución ésta que se notificará por cédula.
Vencido el término probatorio, las partes tienen 10 días para formular las
observaciones que el examen de la prueba les sugiera; vencido el plazo, el
tribunal citará a las partes a oír sentencia. La sentencia definitiva deberá
dictarse dentro de 60 días posteriores a la última resolución, y será susceptible
de los recursos legales que procedan, apelación y casación en la forma.
3. Períodos o fases del juicio ordinario de mayor cuantía.
a) Período de discusión: demanda, contestación, réplica y dúplica.
b) Período de prueba: tiempo que media entre el auto de prueba y la
citación a las partes a oír sentencia.
c) Período de sentencia: que transcurre entre la resolución antedicha y la
notificación de la sentencia definitiva.

LA DEMANDA
4. Concepto. El juicio ordinario puede ser iniciado de dos maneras: mediante la
demanda del actor o por medidas prejudiciales promovidas por el futuro
demandante o futuro demandado.
5. Medidas prejudiciales. Son los medios que la ley franquea a los futuros
litigantes para preparar su entrada al juicio. Su finalidad es preparar la
demanda, procurarse de antemano de ciertos medios de prueba que pueden
desaparecer o asegurar el resultado de la acción a deducir.
6. La demanda. Es el acto procesal del actor mediante el cual ejercita una
acción tendiente a la declaración, en sentido amplio, por parte del tribunal, de
un hecho que le ha sido desconocido o menoscabado.
7. Contenido de la demanda. Debe ajustarse a las siguientes formalidades:
1) Generales de todo escrito.
2) Especiales contempladas en el artículo 254 CPC, a saber:
a. Designación del tribunal ante quien se entabla.
b. Nombre, domicilio y profesión u oficio del demandante y de las
personas que lo representen, y la naturaleza de la
representación.
c. Nombre, domicilio y profesión u oficio del demandado.
d. Exposición clara de los hechos y fundamentos de derecho en
que se apoya.
e. Enunciación precisa y clara, consignada en la conclusión de
las peticiones que se someten al fallo del tribunal (parte petitoria).
8. De los documentos acompañados con la demanda. El art. 255 dispone
que los documentos acompañados a la demanda deberán impugnarse dentro
del término de emplazamiento, cualquiera sea su naturaleza. El art. 348
establece que los instrumentos pueden presentarse en cualquier estado del
juicio hasta el vencimiento del término probatorio en primera instancia y hasta la
vista de la causa en segunda.
9. Resolución que recae en el escrito de demanda. Si no contiene las
indicaciones de los tres primeros números del art. 254 puede de oficio no darle
curso (art. 256). Si las contiene, conferirá traslado al demandado para que
conteste (art. 257).
10. El emplazamiento. (Ver apuntes de normas comunes). El plazo que tiene
el demandado para defenderse es:
a) De quince días, si es notificado en el lugar donde funciona el tribunal
(art. 258 inciso 1º).
b) De dieciocho días, si se encuentra en el mismo territorio jurisdiccional,
pero fuera de los límites de la comuna del tribunal (art. 258 inciso 2º).
c) De dieciocho días más el aumento que corresponda, si es notificado en
un territorio diverso o fuera del territorio de la República (art. 259 inciso
1º). El aumento se determina por la tabla que la Corte Suprema fija a
tal efecto, cada 5 años.
Si son varios demandados, el término se contará hasta que expire el
último término parcial que corresponda a los notificados (art. 260). En
consecuencia, el término de emplazamiento es:
a) Un plazo de días, o sea se suspende durante los feriados.
b) Un plazo legal, es decir, no puede ser prorrogado.
c) Un plazo variable, pues difiere en su duración, dependiendo del lugar
de notificación.
d) Un plazo fatal, por cuanto su transcurso implica extinción del derecho a
contestar la demanda.
e) En caso de ser varios demandados es común para su vencimiento.
El emplazamiento del demandado es un trámite esencial (art. 795 Nº1),
por lo cual su omisión es causal de casación en la forma. Se entiende que hay
omisión cuando no se notifica la demanda, cuando se practica de forma ilegal o
cuando se le da por evacuado el trámite sin estar vencido aún el plazo para
contestarla.
11. Modificaciones de la demanda. Para analizar la posibilidad, hay que
distinguir:
a) Antes de notificada la demanda, puede el actor retirarla sin trámite alguno,
considerándosele como no presentada (art. 148, parte 1ª).
b) Una vez notificada y antes de la contestación, se pueden hacer las
ampliaciones o rectificaciones que se estimen convenientes y se considerarán
como una demanda nueva (art. 261, inc. 1º y 2º).
c) Contestada la demanda, en el escrito de réplica puede ampliar, adicionar o
modificar las acciones que haya formulado en la demanda, pero sin poder
alterar las que sean objeto principal del pleito (art. 312).
d) Después de notificada la demanda, el demandante puede desistirse de ella,
lo que implica la extinción de las acciones que se hicieron valer.
12. Actitudes del demandado una vez notificado de la demanda. Puede
adoptar tres actitudes: aceptar la demanda, no hacer nada o defenderse.
a) Si el demandado acepta llanamente las peticiones o si en sus escritos no
contradice en materia sustancial y pertinente los hechos sobre que versa el
juicio, el tribunal mandará citar a las partes para oír sentencia definitiva (art.
313, inc. 1º).
b) Si el demandado no contesta la demanda en el plazo que la ley le ha
señalado para estos efectos, se entiende que se ha contestado fictamente.
Declarada la rebeldía, habrá traslado para replicar; evacuada ésta se dará
traslado para duplicar. Evacuada la súplica el tribunal verá si se recibe la causa
a prueba.
c) Si el demandado se defiende, lo hará oponiendo excepciones dilatorias o o
simplemente contestando la demanda, en la cual opondrá las perentorias e
incluso podrá reconvenir.

LAS EXCEPCIONES DILATORIAS.


13. Concepto. La excepción tiene dos significados. Uno, como defensa que
opone el demandado a las peticiones del actor para enervarlas (perentoria); y
otro equivalente a su defensa fundada en la defectuosa manera de haberse
ejercitado la acción (dilatoria). Las primeras se hallan en las leyes de fondo; las
segundas en las leyes procesales.
Son excepciones dilatorias aquellas que tienen por objeto corregir vicios de
procedimiento sin afectar al fondo de la acción deducida (art. 303 nº 6). Deben
ser interpuestas en forma previa a la cuestión principal, la que quedará
suspendida.
Están tratadas en el art. 303 CPC, aunque su enumeración no es taxativa
atendida la redacción del número 6.
II. ANÁLISIS PARTICULAR
14. Incompetencia del tribunal (art. 303 Nº1). Como la ley no distingue,
Casarino estima que se refiere tanto a la competencia absoluta como a la
relativa. La importancia de su distinción radica en que en el primer caso, si no
se formula la excepción en la oportunidad legal debida, siempre puede
formularse en el curso del juicio como incidente de nulidad de todo lo obrado
(arts. 10 COT y 84 inc. 2º CPC). En el segundo caso, es decir, tratándose de
incompetencia relativa, la falta de excepción implica una prórroga tácita de la
competencia (art. 187 COT).
Esta excepción no cabe confundirla con la falta de jurisdicción, que es
perentoria.
15. Falta de capacidad del demandante, o personería o de representación
legal del que comparece en su nombre (art. 303 Nº2). La capacidad del actor,
al igual que la personería del que comparece en su nombre es requisito
indispensable para accionar válidamente. El problema de determinar si hay o no
capacidad debe ser resuelto a la luz de la legislación de fondo aplicable.
16. Litispendencia (art. 303 Nº3). Se entiende que la hay cuando entre las
mismas partes existe otro juicio diverso pero sobre la misma material. Sus
requisitos son: a) existencia de juicio anterior, que puede ventilarse en el mismo
u en otro tribunal; b) seguido entre las mismas partes, es decir que hubiere
identidad legal entre las partes, no importando qué papel procesal cunplen; y c)
que verse sobre la misma materia, es decir que tanto la cosa pedida como la
causa de pedir sean idénticas a las reclamadas en el otro pleito. Su fundamento
es evitar que las partes pretendan subsanar los posibles errores cometidos en
un juicio, renovando este mismo juicio mediante una nueva demanda. En
consecuencia, acogida la excepción, se produce el efecto de paralizar el nuevo
pleito, intertanto se falle el primero por sentencia ejecutoriada. Así, la parte
favorecida en ese primer pleito podrá oponer la excepción perentoria de cosa
juzgada en el segundo pleito.
17. Ineptitud del libelo por razón de falta de algún requisito legal en el
modo de proponer la demanda (art. 303 Nº4). Se produce cuando a la
demanda le falta algún requisito de forma señalado en la ley. Es decir, la
excepción operará cuando a la demanda le falta algún requisito de los
enumerados en el art. 254 CPC; o bien, cualquiera de los tres primeros
señalados en tal precepto, y el juez no haga uso de su facultad de oficio de no
admitir a tramitación la demanda.
18. Beneficio de excusión (art. 303 Nº5). Es el derecho que tiene el fiador que
ha sido demandado para exigir que antes de proceder en su contra se persiga
la deuda en los bienes del deudor principal, y en las hipotecas o prendas
prestadas por éste para la seguridad de la misma deuda (art. 2357 CC).
19. Otras excepciones dilatorias (art. 303 Nº6). El demandado puede oponer
en carácter de dilatoria, toda aquella excepción que tenga por objeto corregir
los vicios de procedimiento, sin afectar el fondo de la acción deducida.

III. PROCEDIMIENTO
20. Manera y oportunidad de oponerlas. Deben oponerse todas en un mismo
escrito (art. 305, inc. 1º, parte 1ª CPC), lo que es lógico pues de no existir la
norma, el demandado podría oponerlas de a una, dilatando de mala fe el juicio.
En cuanto a la oportunidad para oponerlas, debe hacerse dentro del término de
emplazamiento fijado por los arts. 258 y 260 (art. 305, inc. 1º, parte 2ª CPC). La
regla general anterior presenta dos excepciones:
a) Si no se han opuesto en un mismo escrito y dentro del plazo indicado,
se podrán oponer en el progreso del juicio sólo por vía de alegación o defensa,
y se estará a lo dispuesto en los arts. 85 y 86, lo que significa que en principio,
serían rechazadas, a menos que se funde en un vicio que anule el proceso, o
en una circunstancia esencial para la ritualidad o la marcha del mismo.
b) Las excepciones dilatorias de incompetencia y de litispendencia puede
oponerse en segunda instancia en forma de incidente (art. 305, inc. 2º).
21. Tramitación, fallo y recursos. Las excepciones dilatorias se tramitan como
incidentes (art. 307 inc. 1º). Se trata de un incidente ordinario.
Al fallar las excepciones el tribunal se pronunciará respecto de todas
éstas, salvo que entre ellas figure la incompetencia del tribunal, pues de
aceptarla, sólo se pronunciará respecto de ésa (art. 306, parte 1ª CPC), como
es obvio.
El precepto agrega, “sin perjuicio de lo dispuesto por el artículo 208, es
decir que, si se ha apelado a la resolución y la Corte revoca y niega lugar a la
excepción de incompetencia, ésta debe pronunciarse sobre las demás
excepciones, sin necesidad de nuevo pronunciamiento del tribunal inferior.
Contra la resolución que falla el incidente de excepción dilatoria procede
apelación. La resolución que la deseche, en el sólo efecto devolutivo (art. 307,
inc. 2º); contrario sensu, la que lo acoja, en ambos efectos.
22. Curso posterior del juicio. Desechadas las excepciones o subsanadas por
el demandante los defectos de la demanda, el demandado tiene un plazo fatal
de diez días para contestarla, cualquiera sea el lugar en donde le haya sido
notificada (art. 308). Ese plazo se cuenta desde la notificación de la resolución
que rechazó la excepción; y desde la resolución que se pronuncia respecto del
escrito con el cual el demandante subsana los vicios formales de su libelo, en
caso de haberse acogido la excepción.

EXCEPCIONES MIXTAS O ANÓMALAS.


23. Concepto. Son excepciones perentorias (miran el fondo de la acción) que
pueden oponerse como dilatorias, antes de la contestación de la demanda. Son
las de cosa juzgada y transacción y se fundan en el principio de economía
procesal.
Opuestas éstas, el tribunal puede adoptar dos actitudes:
a) Fallarlas de inmediato;
b) Mandar contestar la demanda, reservándolas para ser falladas en sentencia
definitiva en caso que sean de lato conocimiento.

LA CONTESTACIÓN, LA RÉPLICA Y LA DÚPLICA, Y LA RECONVENCIÓN.


I. LA CONTESTACIÓN DE LA DEMANDA.
24. Concepto. Se define como el escrito en el que el demandado opone las
excepciones o defensas que hace valer en contra del demandante, destinadas
a enervar o destruir las acciones que éste ha deducido. Su objetivo es dar la
oportunidad al demandado para defenderse, oponiendo excepciones
perentorias, es decir, aquellas que miran el fondo de la acción deducida. Esas
excepciones no están enumeradas en la ley. En general son los diversos
modos de extinguir las obligaciones, que se contemplan en las leyes de fondo o
sustantivas.
Además, este escrito puede servir para dos objetivos más: a) aceptar
llanamente la demanda; y b) deducir reconvención.
25. Clases de contestación.
a) Según si se ha evacuado o no, puede ser expresa o ficta. En el
primer caso, el demandado presenta el escrito; en el segundo, no lo hace
dentro del término legal. Importa para la prueba, puesto que la contestación
ficta importa negación absoluta y total de los hechos contenidos en la demanda.
b) Según si el demandado hace o no valer una acción, puede ser
pura y simple o reconvención: Será con reconvención, cuando el demandado
no sólo opone excepciones perentorias, sino que además, deduce una nueva
demanda en contra del actor.
26. Forma y contenido. Debe ajustarse a las siguientes formalidades:
1) Generales de todo escrito.
2) Especiales contempladas en el artículo 309 CPC, a saber:
a. Designación del tribunal ante quien se entabla.
b. Nombre, domicilio y profesión u oficio del demandado.
c. Las excepciones que se oponen a la demanda y la exposición
clara de los hechos y fundamentos de derecho en que se apoyan. Se trata
de las excepciones perentorias.
d. Enunciación precisa y clara, consignada en la conclusión de las
peticiones que se someten al fallo del tribunal (parte petitoria).
27. De los documentos en que se funda la contestación. El demandado
puede o no acompañarlos; si lo hace, serán con citación o con conocimiento,
sin prejuicio del art. 348 inciso 1°, que establece que pueden presentarse en
cualquier estado del juicio hasta el vencimiento del probatorio en primera
instancia y hasta la vista de la causa en segunda.
28. Plazo para contestar la demanda y resolución que en ella recae. Ya lo
hemos visto, pero resumiendo podemos decir que este plazo varía de acuerdo
a la actitud que asume el demandado. Si se limita a contestar la demanda, será
de 15, 18 o 18 más el aumento de la tabla de emplazamiento; si opone
previamente excepciones dilatorias, el plazo es de 10 días, una vez
desechadas o subsanados por el actor los defectos de que adolecía la
demanda.
La resolución que recaiga sobre el escrito de contestación será traslado al
actor para que en 6 días replique (art. 311, parte 1°).
29. Oportunidad para oponer excepciones perentorias. Lo normal es que se
opongan en la contestación de la demanda. Sin embargo, la ley permite que
puedan oponerse aún antes de la contestación e incluso durante todo el juicio.
Las primeras, es decir, las que pueden oponerse antes de la contestación de la
demanda, ya las vimos (excepciones mixtas o anómalas). Las segundas, es
decir aquellas que pueden oponerse en cualquier estado de la causa -antes de
la citación a oír sentencia en primera instancia y de la vista de la causa en
segunda- son las de prescripción, cosa juzgada, transacción y pago efectivo de
la deuda, cuando ésta se funde en un antecedente escrito (art. 310, inciso 1°).
30. Tramitación de las excepciones que pueden hacerse valer en cualquier
estado del juicio. Su tramitación variará de acuerdo a cuándo se hagan valer:
a) Si se formulan en primera instancia antes de recibida la causa a prueba, se
tramitarán como incidentes y la prueba se rendirá juntamente con la de la
demanda principal; b) Si se formulan después de recibida la causa a prueba,
también se tramitan como incidentes, que puede recibirse a prueba, si el
tribunal lo estima necesario. En ambos casos el fallo se reservará para
definitiva. c) Si se deducen en segunda instancia, también se tramitan como
incidentes, con la particularidad de que es pronunciado en única instancia por el
tribunal de alzada (art. 310 incisos 2° y 3°).

LA RÉPLICA Y LA DÚPLICA.
31. Concepto. La réplica es el escrito en que el demandante, junto con tratar
de destruir las excepciones del demandado, reafirma la posición de sus
acciones; la dúplica, es el escrito en que el demandado, junto con reafirmar la
posición de sus excepciones, trata de destruir las acciones deducidas por el
actor. A diferencia de la demanda y contestación, éstos no requieren contener
mención especial alguna.
32. Ampliación, adición o modificación de las acciones y excepciones. En
los escritos de réplica y dúplica las partes pueden ampliar, adicionar o modificar
las acciones y excepciones que hayan formulado en la demanda y
contestación, pero sin que puedan alterar las que sean objeto principal del
pleito (art. 312).
33. Tramitación. De la contestación se comunicará traslado al actor por el
término de seis días, y de la réplica al demandado por igual término (art. 311).
Evacuado el trámite de dúplica o vencido el término para evacuarlo, el proceso
queda en condiciones de ser estudiado por el juez, a fin de resolver si debe
recibirlo a la prueba o citar a las partes a oír sentencia.

LA RECONVENCIÓN.
34. Concepto. Se fundamenta en el principio de economía procesal y se
produce en aquellos casos en que el demandado tiene una acción que ejercitar
contra el actor. Puede definirse como la acción deducida por el demandado
contra el actor, al contestar la demanda, en el juicio que éste ha provocado. A
diferencia de lo que ocurre en el derecho francés, ambas acciones -la que
ejercita el demandante y la que se ejercita en la demanda reconvencional- no
requieren tener relación o conexión jurídica alguna.
35. Requisitos de procedencia de la reconvención.
a) Que el tribunal tenga competencia para conocer de la reconvención estimada
como demanda, o que sea posible la prórroga de la jurisdicción, a pesar de que
por su cuantía ésta deba ventilarse ante un juez inferior (art. 315, inc. 1°).
b) Que tanto la acción principal como la reconvencional estén sometidas a un
mismo procedimiento, es decir, al juicio ordinario de mayor cuantía.
36. Tramitación. El artículo 314 establece que debe hacerse valer en el escrito
de contestación de demanda y debe cumplir con los requisitos especiales de
toda demanda (art. 254) y puede ser ampliada o rectificada en los términos del
art. 261.
Se notifica por el estado diario y se substancia y falla conjuntamente con la
demanda principal (art. 316, inc. 1°, parte 1°); salvo dos excepciones: a) Puede
fallarse antes de la demanda principal o la reconvención según el caso, si se
presenta el fenónemo de separación o división del juicio, cuando se produce el
evento contemplado en el art. 172 (art. 316, inc 1°, parte final); y b) No se
concede en la reconvención aumento extraordinario de término para rendir
prueba fuera de Chile cuando no deba concederse en la cuestión principal (art.
316, inc 3°).
Acogida una excepción dilatoria, el demandante reconvencional deberá
subsanar los defectos dentro de los 10 días siguientes a la notificación de la
resolución que haya acogido la excepción; si no lo hace, se tiene por no
presentada la reconvención para todos los efectos legales (art. 317, inc 2°).
Resumen: Deducida la demanda reconvencional, se da traslado al demandante
principal, por 6 días, para que replique la demanda principal y conteste la
reconvención. Luego se da traslado por 6 días al demandado principal para que
duplique la demanda principal y replique la reconvención. Finalmente se da
traslado al demandante principal, por 6 días, para que duplique en la
reconvención. Luego, el tribunal recibe la causa a prueba o cita a las partes a
oír sentencia.

RECEPCIÓN DE LA CAUSA A PRUEBA


37. Diversas actitudes del tribunal. Concluida la etapa de discusión, el
tribunal examina los antecedentes. Si estima que hay o puede haber
controversia sobre algún hecho sustancial y pertinente, recibirá la causa a
prueba fijando los hechos sustanciales controvertidos sobre los cuales deberá
recaer (art. 318). El tribunal tiene dos opciones:
a) Citar a las partes a oír sentencia: Ocurrirá cuando el demandado se allana,
cuando no contradice sustancialmente los hechos de que versa el juicio o
cuando las partes piden que se falle el pleito sin más trámite.
b) Recibir la causa a prueba: Cuando hay controversia sobre los hechos
sustanciales y pertinentes, es decir, hechos que tengan conexión con el asunto
en debate.
38. Resolución que recibe la causa a prueba. Debe contener la orden de
recibir el juicio a prueba y la fijación de los hechos sustanciales, pertinentes y
controvertidos sobre los cuales habrá de recaer. Comúnmente se le llama auto
de prueba, aunque en realidad es una sentencia interlocutoria de 2° grado.
Debe ser notificada por cédula (art. 48).
39. Recursos con motivo de la recepción de la causa a prueba.
a) La resolución que recibe la causa a prueba y fija los hechos, es
susceptible de reposición y apelación, recursos que pueden tener como
finalidad que el tribunal modifique los hechos controvertidos fijados, elimine
algunos o bien agregue otros. Estos recursos tienen reglas particulares (art.
319). Es una reposición especial, porque procede contra una sentencia
interlocutoria, porque tiene un plazo de tres días y porque el tribunal puede
resolverla de plano o darle tramitación de incidente. La apelación también tiene
reglas especiales, porque sólo puede interponerse subsidiariamente a la
reposición, debe ser interpuesta dentro de tercero día y se concede en el sólo
efecto devolutivo.
b) La resolución en que explícita o implícitamente se niegue el
trámite de la causa a prueba es apelable (art. 326), salvo cuando las mismas
partes han pedido que se falle el pleito sin más trámite. A falta de regla
especial, esta apelación debe concederse en ambos efectos.
40. Ampliación de la prueba (arts. 321 y 322). Esta institución permite ampliar
los hechos sustanciales, pertinentes y controvertidos. Tiene lugar en dos casos:
1) Cuando dentro del término probatorio ocurre algún hecho
substancialmente relacionado con el asunto que se ventila;
2) Cuando se trata de hechos verificados y no alegados antes de recibirse
la causa a prueba y el que los aduce jura que sólo entonces han llegado a su
conocimiento.
La resolución que da lugar a la ampliación de prueba, es inapelable (art.
326 inc. 2º).
41. Práctica de diligencias probatorias. Toda diligencia probatoria debe
practicarse previo decreto del tribunal que conoce de la causa, notificado a las
partes (art. 324). En los tribunales colegiados podrán practicarse las diligencias
probatorias ante uno solo de sus miembros comisionado al efecto (art. 325).
La resolución que dispone la práctica de una diligencia probatoria, es inapelable
(art. 326 inc. 2º).

DEL TÉRMINO PROBATORIO.


42. Concepto. Es aquel espacio de tiempo señalado en el juicio ordinario de
mayor cuantía y que está destinado a que las partes suministren las pruebas al
tenor de los hechos substanciales y pertinentes controvertidos, y, en especial,
la prueba testimonial. En nuestra legislación el término probatorio es
únicamente fatal para la recepción de la prueba testimonial.
43. Características del término probatorio.
a) Es un término legal, pero también puede ser judicial, pues el juez
está facultado para señalar términos especiales de prueba, e incluso
convencional, ya que por acuerdo, se puede reducir su duración (art.
328, inc. 2º).
b) Es un término común, o sea, comienza a correr desde la última
notificación a las partes, la del auto de prueba (art. 327).
c) Es un término fatal (arts. 64 inc 1º, 328, inc. 1º, 329, 340, inc 1º).
d) Es un término que no se suspende en caso alguno, salvo que todas
las partes lo pidan (art. 339).
44. Clases de términos probatorios. Son tres:
i) Término probatorio ordinario (art. 328)
ii) Término probatorio extraordinario (arts. 329 a 338)
iii) Término probatorio especial (arts. 339 y 340)
45. El término probatorio ordinario. Constituye la regla general y su duración
es de 20 días, a menos que las partes acuerden reducir ese plazo (art. 328).
Por ser de días, se suspende durante los feriados. Normalmente está destinado
a rendir prueba dentro del territorio del Tribunal, aunque también se puede
rendir en cualquier parte de la República o fuera de ella, pero en la práctica
resulta insuficiente; de ahí la existencia de los términos extraordinario y
especiales.
46. El término probatorio extraordinario. Es aquel plazo destinado a rendir
prueba en otro territorio jurisdiccional diverso al que se sigue el juicio o fuera del
territorio de la República. Este término se constituye por el término ordinario de
prueba, ampliado con un número de días igual al que concede el art. 259 para
aumentar el término del emplazamiento (art. 329); este aumento comienza a
correr una vez extinguido el término ordinario, sin interrupción, y sólo durará
para cada localidad el número de días fijado en la tabla respectiva (art. 333).
¿Cuándo se debe pedir? Es aumento extraordinario deberá solicitarse
antes de vencido el término ordinario, determinando el lugar en que dicha
prueba debe rendirse (art. 322).
Además, debe cumplirse con los siguientes requisitos:
a) El aumento para rendir prueba dentro de la República, se concederá
siempre que se solicite, salvo que haya justo motivo para creer que se pide
maliciosamente con el solo propósito de demorar el curso del juicio (art. 330).
El aumento para rendir prueba fuera de la República se concederá
siempre que concurran las siguientes circunstancias:
1ª Que del tenor de la demanda, contestación u otra pieza aparezca que
los hechos a que se refieren las diligencias probatorias solicitadas han acaecido
en el país en que deben practicarse dichas diligencias, o que ahí existen los
medios probatorios que se pretenden obtener;
2ª Que se determine la clase y condición de los instrumentos de que el
solicitante piensa valerse y el lugar en que se encuentran;
3ª Que, tratándose de prueba de testigois, se exprese su nombre y
residencia o se justifique algún antecedente que haga presumible la
conveniencia de obtener sus declaraciones (art. 331).
Siempre que se solicite este aumento, para dar curso a la solicitud, debe
depositarse en arcas fiscales una cantidad cuyo monto no podrá fijarse en
menos de medio sueldo vital ni en más de dos sueldos vitales (art. 338, inc 1º).
c) El tribunal, ante una solicitud de aumento, tendrá que distiguir: Si es
para rendir prueba dentro de la República, otorgará el aumento con previa
citación. Si es para de rendir prueba fuera de la República, otorgará el aumento
con audiencia de la parte contraria.
d) Los incidentes a que dé lugar la concesión de aumento extraordinario
se tramitarán en pieza separada, y no suspenderán el término probatorio.
e) Por último, la parte que haya obtenido el aumento extraordinario para
rendir prueba fuera del territorio jurisdiccional y no la rinda, o sólo rinda una
impertinente, será obligada a pagar a la otra parte los gastos que ésta haya
hecho, condenación que se impondrá en la sentencia definitiva (art.. 337); y la
parte que haya obtenido el aumento extraordinario para rendir prueba fuera del
territorio de la República y no la rinda, o sólo rinda una impertinente, además de
lo anterior, perderá la consignación que hizo, si resulta establecido en el
proceso alguna de las circunstancias siguientes: 1ª Que no se hizo diligencia
alguna para rendir prueba; 2ª Que los testigos señalados no tenían
conocimiento de los hechos, ni se han hallados en situación de conocerlos y 3ª
Que los testigos o documentos no han existido nunca en el país en que se ha
pedido que se practiquen las diligencias probatorias (art. 338).
47. El término probatorio especial. Se fundamenta en que el término
probatorio ordinario no se suspende en caso alguno. Puede ocurrir algún
accidente o entorpecimiento que impida rendir la prueba, por razones ajenas a
la parte, y no es justo, por consiguiente, dejarla sin oportunidad legal de
rendirla. Este inconveniente se salva mediante la petición y concesión de este
término especial.
Se concede en los siguientes casos:
a) Si durante el término probatorio ocurren entorpecimientos que imposibiliten la
recepción de la prueba, sea absolutamente, sea respecto de algún lugar
determinado, podrá otorgarse un nuevo término especial por el número de días
que haya durado el entorpecimiento y para rendir prueba sólo en el lugar a que
dicho entorpecimiento se refiera (art. 339, inc. 2º). Para solicitarlo, será
necesario que la parte reclame el obstáculo que impide la prueba en el
momento de presentarse o dentro de los 3 días siguientes (art. 339, inc. 3º);
b) Deberá concederse un término especial por el número de días que fije
prudencialmente el tribunal, y que no podrá exceder de ocho, cuando tenga que
rendirse nueva prueba, de acuerdo con la resolución que dicte el tribunal de
alzada, acogiendo la apelación subsidiaria a que se refiere el art. 319 (art. 339
inc. final). A diferencia del anterior, acá no se requiere de reclamación previa.
c) Si la prueba testimonial se ha comenzado a rendir en tiempo hábil y no se
concluye en él por impedimento cuya remoción no haya dependido de la parte
interesada, podrán practicarse, dentro de un breve término que el tribual
señalará, por una sola vez, para ese objeto. Para solicitarlo, también es
necesario reclamar previamente entorpecimiento dentro del probatorio o dentro
de los 3 días siguientes a su vencimiento (art. 340, inc. 2º).
d) Si el motivo del entorpecimiento es la inasistencia del juez de la causa,
deberá el secretario, a petición verbal de cualquiera de las partes, certificar el
hecho. Con el mérito de ese certificado, se fijará nuevo día y hora para la
recepción de la prueba (art. 340, inc. 3º). Acá no es necesario reclamo previo y
puede concederse más de una vez, a diferencia del anterior.
e) Siempre que el legislador así lo establezca. Ejemplos: arts. 159, inc. 3º,
376, 402, incs. 2º y 3º, etc.

ASPECTOS GENERALES DE LA PRUEBA


I.- GENERALIDADES.
El objeto del proceso es lograr la convicción del tribunal acerca de lo que
es justo para el caso concreto, a fin de que esta convicción se plasme en el
acto final llamado sentencia. La convicción que debe adquirir el tribunal, debe
recaer sobre cuales son los hechos verdaderos, y en que términos éstos
acaecieron, todo lo cual se logra a través de la prueba.
Toda pretensión se integra por elementos de hecho y de derecho. El
derecho, por regla general, no es objeto de prueba, por lo que la actividad
probatoria en el proceso, se centra en acreditar los hechos. La forma en que
éstos se acreditarán, dependerá del principio formativo que inspira al
procedimiento. Si en el procedimiento prima el principio inquisitivo, la
determinación de los hechos se realiza a través de una actividad de
investigación; probar es investigar (Ej: sumario criminal).
Respecto de la Teoría General de la Prueba, existen básicamente cuatro
problemas a resolver:
- Qué es la prueba (concepto)
- Qué se prueba (objeto)
- Quién prueba (carga)
- Cómo se prueba y qué valor tiene la prueba producida (valoración)
Existen diversas definiciones. Para Couture es un medio de verificación
de las proposiciones que los litigantes formulan en juicio. La Corte Suprema ha
dicho que es el establecimiento de un hecho del cual depende la pretensión o
contra-pretensión hecha valer por los medios y en la forma establecida en la
ley.

La Función de la prueba. A este respecto se han formulado 3 teorías:


1) La prueba tiene por objeto establecer en el proceso la verdad respecto de la
forma como acaecieron los hechos en el proceso. No es aceptable por cuanto
es posible acreditar hechos no verdaderos.
2) La prueba tiene por finalidad obtener la formación del convencimiento o la
certeza subjetiva del juez acerca de los hechos del proceso.
3) La prueba tiene como fin la fijación de los hechos en el proceso.

La actividad probatoria de parte y actividad investigadora del juez.


1. Generalidades. El principio dispositivo se manifiesta a través de los
siguientes tres bocardos latinos.
2. Nemo Iudex Sine Actore (El proceso debe comenzar a instancia de parte).
Este principio emana de la propia naturaleza del proceso civil, en el cual se
discuten derechos privados. Se manifiesta en que sólo puede iniciarse un
proceso instancia de parte y en que las partes puedan disponer de sus
pretensiones mediante la renuncia (allanamiento y desistimiento).

3. Ne eat iudex ultra vel extra petita partium (El proceso tiene como
contenido el que determinan las partes con sus peticiones). El contenido del
proceso lo fijan las partes, por lo cual el tribunal sólo puede juzgar las
peticiones que éstas le han manifestado. La sanción a su contravención se
verifica a través de la ultrapetita.
4. Secundum allegata et probata partium (Corresponde a las partes elegir los
medios oportunos de prueba para defender sus intereses, debiendo el juez
limitarse a juzgar en atención a lo alegado y probado por éstas). En
consecuencia, en el proceso civil sólo habrá termino probatorio cuando sea
pedido y el juez no tiene iniciativa para la práctica de la prueba
El objeto de la prueba.
1. Concepto: El objeto de la prueba busca respuesta a la pregunta: ¿Qué
cosas deben ser probadas?
La existencia de una presunción de conocimiento del derecho,
consagrada en el art. 8° CC, descartan su necesidad de prueba, por regla
general no es objeto de prueba. El objeto de la prueba serán los hechos y por
tanto sólo se debe rendir prueba en un proceso cuando el conflicto recae en la
discrepancia que se pudiera plantear por las partes respecto de los hechos.
Los hechos que deben ser probados en el proceso son aquellos que
forman parte integrante de las pretensiones y excepciones y configuran el
conflicto, estando presentes en el conflicto desde su inicio hasta su fin (arts.
254 Nº4 y 309 CPC). Hay hechos que integran el conflicto mismo y otros que
son accesorios, todos los cuales se van introduciendo en el proceso y deben
ser probados. En materia penal la regla varía un poco, toda vez que el juez
debe investigarlo todo, sin estar limitado por las afirmaciones de las partes
respecto de los hechos, las cuales sólo lo guían. En definitiva, por Son hechos
los "acontecimientos o circunstancias concretas determinadas en el espacio y
en el tiempo, pasados y presentes del mundo exterior y de la vida anímica
humana que el derecho ha convertido en un presupuesto de un efecto jurídico."
2. La Prueba del Derecho: La regla general es que el derecho se presume
conocido por todos desde su entrada en vigencia, y por lo tanto no requiere ser
probado en juicio. Iura Novit Curia: el tribunal conoce el derecho.
Sin perjuicio de lo anterior, hay casos en que es necesario rendir prueba
para proceder a darle una correcta aplicación en juicio:
a) La Ley (entendida como toda norma de carácter general) hay que
probarla:
i. Cuando se afirma que la ley es inexistente;
ii. Cuando se ha acreditado que el texto de la ley publicada en el Diario
Oficial es distinto de aquel que fue promulgado; y,
iii. Discusión acerca de la vigencia o derogación de la ley.
b) La Costumbre: Consiste en una repetición de una determinada conducta,
realizada por la generalidad de los miembros de un grupo social, de una
manera constante y uniforme, con la convicción de cumplir un imperativo
jurídico. Según las normas de derecho civil y comercial, en determinados
casos la costumbre constituye derecho. En materia civil (art. 2 CC) no
constituye derecho sino en los casos en que la ley se remite a ella y
puede ser probada por cualquier medio. En materia comercial no sólo en
ese caso, sino también cuando existe silencio de ley, siempre y cuando se
acredite por los siguientes medios:
i. Dos sentencias que aseverando la existencia de la costumbre hayan
sido pronunciadas conforme a ella.
ii. Tres escrituras públicas anteriores a los hechos que motivaron el
juicio en que debe obrar la prueba.
c) Derecho Extranjero: Las partes deben invocar y probar la existencia del
derecho extranjero porque legislación extranjera no se encuentra
amparada por la presunción del art. 8° CC. El derecho extranjero se
prueba normalmente a través del informe de peritos. Si el derecho
extranjero constituye cuestión de hecho, el derecho extranjero no podría
ser aplicado por el juez, sino cuando es alegado y probado por las partes.
d) Sentencia Extranjera: Para hacerse valer en el proceso se requiere que
previamente se otorgue el exequatur por parte de la Corte Suprema (art.
241 CPC)
3. Los Hechos que sí Requieren Prueba: Deben probarse los hechos que
integran el conflicto y que no han sido aceptados por las partes: los hechos
sustanciales, pertinentes y controvertidos. En definitiva, el tribunal fijará los
hechos sobre los cuales debe rendirse la prueba en el juicio, en la resolución
que recibe la causa a prueba.
a) Hecho Sustancial: El que integra en forma tan esencial el conflicto que
sin su prueba no se puede adoptar resolución alguna.
b) Hecho Pertinente: Aquel que sin integrar esencialmente el conflicto se
vincula a él y es necesario para la resolución del órgano jurisdiccional.
c) Hecho Controvertido: Aquel que genera discrepancia en cuanto a su
existencia o a la forma en que acaeció.
4. Hechos que no requieren de Prueba: Hay hechos que no requieren de
prueba. Estos son:
a) Los hechos consentidos por las partes. Se trata de hechos que no
son controvertidos.
b) Los hechos evidentes: Son aquellos vinculados al progreso científico
en el momento histórico en que se producen y que no necesitan de
prueba por estar incorporado al acervo cultural de los hombres, y por
ende al del juez. Se trata, por ejemplo, de máximas científicas tales como
que los efectos de la luz son más rápidos que los del sonido, la visión es
mejor en la claridad que en la oscuridad, etc. Este concepto de hecho
evidente es relativo al momento en que se produce por cuanto lo que es
evidente hoy, mañana puede dejar de serlo. De hecho, el progreso de la
humanidad se ha construido precisamente por el desmoronamiento que el
progreso científico y técnico ha producido respecto de los hechos que
alguna vez fueron evidentes. Para establecer el hecho evidente no es
necesario que se rinda prueba, pero si es admisible rendir prueba en el
proceso para destruir el hecho evidente. En el nuevo proceso penal se
remite a los “conocimientos científicamente afianzados” (Art. 297 NCPP)
c) Los hechos notorios: Son aquellos hechos cuyo conocimiento forma
parte de la cultura normal propia de un determinado círculo social, en el
tiempo en que se produce la decisión. 1) Elementos del hecho notorio:
i. Que se trate de un hecho;
ii. Que este hecho forme parte del acervo cultural de un determinado
círculo social; y,
iii. Que dicho conocimiento concurra al momento de la decisión.
d) Los Hechos Presumidos: se refiere a las presunciones legales, las
cuales a su vez pueden ser de derecho o simplemente legales. En todo
caso debemos distinguir entre el hecho base o premisa y el hecho
presumido propiamente tal. El hecho base o premisa debe estar probado,
y sólo entonces puede darse por acreditado el hecho presumido. No
obstante, incluso en este caso puede ser que el hecho presumido
requiera prueba. En efecto, si la presunción es de derecho, hay exclusión
de prueba y no se puede rendir prueba en contrario, pero si es
simplemente legal, es admisible prueba por parte del que quiere destruir
el hecho presumido.
e) Los Hechos Negativos: Hay que distinguir dos situaciones:
i. Alegación o Negación Genérica: Se verifica cuando el demandado
procede a negar todos los fundamentos de hecho en los cuales se
basa la pretensión del demandante, en forma general y abstracta. En
este caso, el demandado nada debe probar, y en consecuencia le
corresponderá en plenitud la carga de la prueba al demandante.
ii. Negación respecto de determinados hechos:
- Negativa absoluta: Cuando solo se niega una situación sin
agregar hechos, nada hay que probar, y la carga de la prueba
corresponde al demandante.
- Negativo reforzado por un hecho positivo: La carga de la
prueba le corresponde al que agrega el hecho positivo contrario (ej:
nada debo porque pagué).

La carga de la prueba.
1. Concepto: Es aquella noción procesal que indica al Juez como fallar cuando
en el proceso no se han acreditado los hechos (mandato dirigido al Juez), o
bien, aquel conjunto de reglas que indican que hechos corresponde probar
(mandato a las partes). Según Goldschmidt, una carga es el ejercicio de un
derecho para el logro del propio interés. "Es el poder o facultad de ejecutar
libremente ciertos actos o adoptar cierta conducta provista en la norma para
beneficio y en interés propio, sin sujeción ni coacción y sin que exista otro
sujeto que tenga derecho a exigir su observancia, pero cuya inobservancia
acarrea consecuencias desfavorables."
También se le ha definido como aquella carga que incumbe a una parte
de suministrar la prueba de un hecho controvertido, mediante su propia
actividad, si quiere evitar la pérdida del proceso.
El concepto de la carga de la prueba reviste gran importancia, toda vez
que impide que se produzca la situación conocida como la absolución de la
instancia o non likuet, que existía en el derecho romano, y en virtud de la cual,
si no se acreditaban los hechos, el juez estaba obligado a sobreseer el proceso.
Hoy en día, si no se rinde prueba, el juez deberá dictar sentencia desfavorable
contra el que no sobrellevó la carga de la prueba.
2. Sistema Normativo de la Carga de la Prueba: Dentro de las disposiciones
normativas que regulan la carga de la prueba, podemos distinguir tres clases o
grupos:
a) Normas Subjetivas: Están dirigidas a las partes para determinar quien
debe rendir la prueba para acreditar un determinado hecho.
b) Normas Concretas: Determinan que hecho debe probar cada parte.
c) Normas Objetivas: Constituye una regla general de juicio para el juez,
ante la falta de prueba de los hechos.
d) Norma Abstracta: No se refiere a hechos particulares, sino es de
carácter general
3. Características de la Carga de la Prueba:
a) Forma parte de la Teoría General del Derecho.
b) Se aplica en toda clase de procedimientos.
c) Contiene una regla de juicio para el juez y una pauta para la actividad
probatoria de las partes.
d) No determina quien debe llevar la prueba si no que más bien determina
quien asume el riesgo de no probar un determinado hecho.
e) Se trata de una regla objetiva consagrada en la ley.
f) La aplicación de las reglas sobre la carga de la prueba, constituye una
cuestión de derecho, no de hecho. Si en una sentencia se infringen las
reglas sobre la carga de la prueba, el recurso para impugnar la sentencia
es el recurso de casación en el fondo, a través, del cual, en forma
excepcional, se podrán modificar las consideraciones tanto de hecho
como de derecho.
g) Interesa la carga de la prueba si no se rindió prueba.
h) La influencia de este concepto se extiende a lo largo de todo el proceso
pero se aplica por el juez en el momento de decidir, porque la carga de la
prueba se altera a lo largo del proceso por la conducta de las partes.
i) Se relaciona con la premisa menor del silogismo judicial, esto es, el
establecimiento de los hechos para encuadrarlos en la norma y así
resolver el conflicto.
j) Es independiente del sistema de valoración de la prueba. Rige siempre,
sin importar si rige el sistema de prueba legal, sana crítica o libre
convicción.
k) Se determina no solo por la situación inicial en un proceso sino también
por las circunstancias posteriores que pueden ir acaeciendo.
l) Se aplica no solo para la cuestión principal, sino que también para las
cuestiones accesorias tales como los incidentes.
m) Está consagrada en los códigos como regla general.
n) Impide el non likuet o la absolución de la instancia.
4. Reglamentación de la Carga de la Prueba en Nuestra Legislación: La
regla de oro se encuentra contenida en el art. 1698 CC, aplicable a todo el
ordenamiento jurídico chileno, de conformidad a lo establecido en el art. 4° CC.
Se pone énfasis a las normas de la carga de la prueba como normas de
conducta dirigidas a las partes: "Incumbe probar las obligaciones o su
extinción al que alega aquéllas o ésta." Este art. distingue solo dos clases de
hechos: los constitutivos y los extintivos. Sin embargo, la doctrina distingue una
gran variedad de hechos que eventualmente pueden ser alegados por las
partes:
a) Constitutivos: aquellos que generan una obligación.
b) Invalidativos: aquellos que generan la nulidad de la obligación.
c) Convalidativos: aquellos que partiendo del supuesto acto invalidado
permiten sanearlo (ej: ratificación, confirmación, etc.)
d) Impeditivos: aquellos que vician el acto desde su inicio sin posibilidad de
sanearse.
e) Extintivos: aquellos que extinguen la obligación.
Como regla general, podemos decir que la carga de la prueba la tiene aquel
a quien la existencia del hecho favorece respecto de los hechos constitutivos y
convalidativos, mientras que en los hechos invalidativos, impeditivos y
extintivos, la carga de la prueba la tiene aquel a quien la nulidad o extinción de
la obligación favorece.
Además de la regla anterior, existen una serie de criterios generales
doctrinarios y jurisprudenciales para determinar la distribución de la carga de la
prueba:
a) El actor tiene la carga de probar la acción y el demandado la excepción.
b) La carga corresponde a quien afirma un hecho y se exime a quien niega
un hecho.
c) La carga corresponde a quien alega un hecho anormal porque lo normal
se presume (la carga corresponde a quien pretende innovar).
d) Corresponde la carga de la prueba a la parte que afirma un hecho que
constituye un supuesto para la aplicación de la norma jurídica que invoca.
5. Problemas Relacionados con la Carga de la Prueba:
a) Según la reacción del demandado, debemos distinguir:
i. Si se encuentra en rebeldía, la carga de la prueba le corresponde
siempre al demandante.
ii. Si deduce alegaciones o defensas meramente negativas, la carga de la
prueba le corresponde igualmente al demandante.
iii. Si se defiende oponiendo excepciones de fondo, la carga de la prueba
la va a corresponder al demandado.
iv. Si deduce demanda reconvencional, el demandado para a tener el
carácter de demandante, y en consecuencia se invierten las reglas.
b) Situación de las Presunciones:
i. Presunción de derecho: Una vez acreditado el hecho base o premisa,
se da por acreditado el hecho presumido, y se excluye la posibilidad de
rendir prueba.
ii. Presunción simplemente legal: Se altera la carga de la prueba, porque
el legislador, partiendo de determinados supuestos, da por acreditado
un hecho que, de no existir norma legal, debería ser probado por quien
tiene la carga de la prueba. En este caso, la carga de la prueba la tiene
quien quiere destruir la presunción.
c) Alteración de la Carga de la Prueba:
i. El tribunal: Nunca puede alterar las reglas de la carga de la prueba, por
ser éstas de carácter legal.
ii. Las Partes: Como el art. 1698 CC no dice nada, hay varias posiciones:
- Se trata normas de procedimiento, inmodificables antes de aplicarse,
por ser de orden público, pero modificables una vez que se están
aplicando (art. 303 CPC)
- Se trata de reglas de orden público, dirigidas principalmente al
tribunal y por lo tanto inalterables por las partes. Da lo mismo que
sean normas de procedimiento, pues éstas igualmente son de
derecho público, en cuanto regulan el desarrollo de la gestión de un
órgano público.

Los sistemas probatorios.


Los sistemas o reglas de valoración de la prueba son aquellos destinados
a determinar la eficacia probatoria de los diversos medios de prueba. Cuando
hablamos de sistemas de valoración de la prueba, nos referimos tanto a los
medios admitidos, a los procedimientos establecidos para su producción, así
como, a su valor probatorio.
Los criterios de valoración de la prueba son:
a) Libre Convicción: Dentro de él es posible identificar dos corrientes
diferentes. Una primera vertiente, es el denominado sistema de apreciación de
prueba en conciencia, propio de los sistemas judiciales en que existe jurado, y
en el cual si bien no existen reglas que determinen ni la admisibilidad de los
medios ni su valor probatorio, el tribunal debe fallar de acuerdo a su prudencia,
pero con apego a las pruebas aportadas al juicio, dejando de lado las
intuiciones o prejuicios. La segunda doctrina, es el sistema de apreciación
contra prueba, en el cual el tribunal falla exclusivamente conforme a su íntima
convicción, y aún prescindiendo de las pruebas que obren en el proceso,
pudiendo inclusive contrariarlas abiertamente. Independientemente de la
doctrina, la verdad es que hoy en día estos sistemas se han visto atenuados,
toda vez que es inadmisible que el juez no fundamente su fallo aún en el
sistema de la libre convicción.
b) Prueba Legal o Tasada: Conforme a este sistema, el legislador
establece detallada y taxativamente cuales son los medios de prueba de que
pueden valerse las partes y que serán admisibles en un procedimiento. Del
mismo modo, se regula todo el proceso de producción de la prueba, en cuanto
a su forma y oportunidad procesal. Finalmente, se establece igualmente un
mandato imperativo para el Juez, indicándole el valor probatorio que debe dar a
cada prueba rendida, así como a forma de cotejar unas pruebas con otras.
Dentro de este sistema, podemos distinguir una prueba legal absoluta, y otra
relativa, según la mayor o menor atenuación de la regulación y la mayor o
menor libertad para el Juez al momento de valorar la prueba.
c) Sana Crítica: Es un sistema racional, y eminentemente judicial, que se
ubica en una posición intermedia entre la prueba legal y la libre convicción.
Según Couture, este sistema está basado en la aplicación de dos principios:
a) El juez debe actuar de acuerdo a las reglas de la lógica. Son reglas
universales, estables e invariables en el espacio y tiempo, propias del
razonamiento humano.
b) El juez debe actuar aplicando reglas de la experiencia. Las máximas de
la experiencia son "Conjunto de juicios fundados sobre la observación de lo que
ocurre comúnmente y que pueden formularse en abstracto por toda persona de
nivel mental medio." (Stein) Son definiciones o juicios hipotéticos con contenido
de carácter general desligados de hechos concretos formulados en un proceso.
La crítica debe ser sana, en cuanto a que el juez haga una ponderación
acuciosa, imparcial y orientada con los datos científicos y morales pertinentes a
la materia y caso que se trate. Es un razonamiento intelectual, interno y
subjetivo que debe realizar el tribunal para la apreciación en cada proceso de
los hechos. En el sistema de la sana crítica es posible que existen leyes
reguladoras de la prueba en cuanto a establecer los medios de prueba,
establecer y distribuir la carga de la prueba, pero no existen normas destinadas
a regular la apreciación comparativa de los medios de prueba ni a establecer su
valor probatorio.
d) Sistema Probatorio Chileno: En nuestro país, aparentemente el
legislador intentó establecer un sistema de Prueba Legal Relativa, toda vez que
no obstante se enumeran los medios de prueba, la forma de rendirlos y el valor
probatorio, existen una serie de "válvulas de escape" que se acercan en gran
medida a la sana crítica. Ejemplos:
i) Disposiciones que establecen la apreciación de la prueba en conciencia
en diversos procedimientos civiles, como en el Juicio de Mínima Cuantía
(Artículo 724 CPC), de Menores (artículo 36 de la Ley N° 16.618) sobre juicios
de arrendamiento (artículo 15 Ley de la N° 18.101) sobre,
ii) Disposiciones que establecen la apreciación de la prueba conforme a la
sana crítica en juicios de policía local (artículo 14 de la Ley N° 18.287 de
Juzgados de Policía Local), juicios laborales (artículo 456 del Código del
Trabajo), en la prueba de peritos (artículo 425 CPC), y en la testimonial (artículo
429 y 384 Nºs 2, 3 y 4 CPC.
iii) Disposición que permite al tribunal efectuar la apreciación comparativa
de los medios de prueba de igual valor probatorio, cuando no existe norma que
resuelva el conflicto (Artículo 428 CPC).
LOS MEDIOS DE PRUEBA
I.- GENERALIDADES.
A. Concepto: Es todo elemento que sirve para convencer al juez de la
existencia de un hecho. "Son todos los instrumentos, cosas o circunstancias en
las cuales el juez encuentra los motivos de su convicción frente a las
proposiciones de las partes."
B. Clasificación de los Medios de Prueba: Los criterios de clasificación
derivan de los sistemas probatorios o dicen relación al contacto entre el juez y
el hecho:
a) Según el contacto del juez con los hechos:
i. Directas: Permiten al tribunal formarse su convicción por la observación
propia y directa del hecho (ej: inspección personal)
ii. Indirectas: El tribunal se forma su convicción a través de otros hechos o
de dichos de terceros (ej: prueba testimonial y pericial)
b) Según cuando se origina la prueba:
i. Preconstituidas: Existen antes del juicio y tienen una eficacia jurídica
potencial (ej: instrumentos)
ii. Circunstanciales: Nacen o se producen durante el juicio (ej: prueba
testimonial)
c) Según su eficacia:
i. Que Producen Plena Prueba: Aquellos medios que reuniendo los
requisitos legales, por si solos permiten dar por acreditado un hecho
(ej: confesión acerca de hechos personales - prueba más plena en
materia civil)
ii. Que no Producen Plena Prueba: (o que producen prueba semi plena)
Son aquellos medios que por si solos no permite acreditar los hechos
sino que requiere para ello de otras pruebas.
d) Según su relación con el conflicto:
i. Pertinentes: dicen relación con el asunto controvertido.
ii. Impertinentes: no dicen relación con el asunto controvertido.
e) Según los requisitos para rendir prueba:
i. Prueba Legal.
ii. Prueba Ilegal.
Este tema no se ha debatido mucho, pero en el derecho norteamericano y
se refiere fundamentalmente a que la obtención de la prueba sea lícita
(teoría del árbol podrido). Aquí se contraponen el derecho a rendir prueba
en el proceso, limitado por los derechos fundamentales establecidos en la
CPE, en especial el derecho a la intimidad. Cualquier prueba obtenida con
infracción a estos derechos es ilegal (ej: pruebas obtenidas en
allanamiento de domicilio sin autorización judicial). Pero esto va aún más
lejos: se puede obtener prueba ilegal y a través de ella llegar a obtener
una prueba legal. De acuerdo con la doctrina del árbol podrido, esta
prueba también sería ilegal. En la legislación chilena, existirían ciertas
disposiciones que apoyan esta teoría, tales como el art. 484 CPP.
f) Según los efectos que produce en el tribunal:
i. Idóneas: Llevan al tribunal a adquirir la certeza acerca de un hecho.
ii. Ineficaces: no llevan al tribunal a adquirir la certeza acerca de un
hecho.

LOS MEDIOS DE PRUEBA EN PARTICULAR


I.- LA PRUEBA INSTRUMENTAL.
A. Generalidades.
2. Concepto: En su concepto clásico, se los identifica con los documentos o
escritos, en tanto que para la doctrina más moderna, el concepto de
instrumento es genérico, siendo los documentos sólo una especie; es todo
escrito, impreso o grabado. Para Chiovenda es toda representación material
destinada e idónea para producir una cierta manifestación del pensamiento. En
nuestro derecho no hay distinción, y se los considera como conceptos
sinónimos. Debido a esto se busca aplicar las normas más modernas del CPP
para poder encajar los modernos medios de prueba. En definitiva, podemos
decir que un instrumento es "todo elemento que da testimonio de un hecho y
que tiene el carácter de conservable."
3. Características:
a) Es prueba pre constituida.
b) Es indirecto.
c) Generalmente produce plena prueba.
B. El Instrumento Público: El art. 1699 CC lo define como aquel “autorizado
con las solemnidades legales por el competente funcionario.” A partir de la
definición legal, podemos inferir sus elementos esenciales:
a) Debe otorgarse por un funcionario público: (no necesariamente un
ministro de fe). Es todo aquel que pertenece a la administración del Estado,
regido por la Ley de Administración del Estado. Los jueces también son
funcionarios públicos. Se admite en esta materia el error común respecto de la
capacidad o habilidad del funcionario.
b) El funcionario público debe ser competente: Se refiere a que tenga
facultades suficientes en atención al territorio y a las demás exigencias legales.
c) Debe ser otorgado con las solemnidades legales: Para determinar
si un instrumento público cumple con estos requisitos, es preciso examinar la
legislación que regula cada una de las especies de instrumento público y cual
es tanto el funcionario como las solemnidades que exige la ley.
C. La escritura pública. Ver apuntes Derecho Procesal Orgánico.
D. Documentos protocolizados e instrumentos privados autorizados ante
notario. Los instrumentos pueden ser públicos o privados. Sin embargo,
existen una serie de otros instrumentos cuya naturaleza puede resultar confusa,
en razón de lo cual es preciso aclararla. Para partir, diremos que la sola
intervención de un Notario no permite otorgarles a éstos el carácter de
escrituras públicas. Veamos estas dos clases de documentos:
1. Instrumento Privado Protocolizado: La protocolización es agregar un
instrumento privado al final del protocolo (art. 415 COT). La
protocolización no transforma al instrumento privado en público, sino que
sólo sirve para dar fecha cierta al documento, respecto de terceros.
2. Instrumento Privado autorizado ante Notario: La sola autorización
no es suficiente para transformarlo en instrumento público, pero existirá un
testigo preconstituido y abonado de su existencia en caso de ser objetado en
juicio.
E. Aspectos procedimentales.
1. Iniciativa en la prueba instrumental. La iniciativa para rendir la prueba
instrumental dentro del proceso puede ser de parte o de tribunal. La iniciativa
de parte puede a su vez ser voluntaria o forzada:
2. La oportunidad legal para rendir la prueba instrumental.
a) Antes del Procedimiento: A través de las medidas prejudiciales
probatorias contempladas en los números 3 a 5 del art. 273 CPC.
b) Conjuntamente con la Demanda: El actor puede acompañar los
documentos a la demanda y en tal caso el demandado tiene para objetarlos el
término de emplazamiento, lo cual implica que la objeción se hará en la
contestación de la demanda, usualmente en un otrosí del escrito de
contestación de la demanda o de las excepciones dilatorias, pero nada
impediría que se haga en documento separado.
c) Durante el Procedimiento: (regla general) Se pueden acompañar en
cualquier estado del juicio, hasta el vencimiento del término probatorio en la
primera instancia y hasta la vista de la causa en segunda instancia. No
obstante, aún cuando las partes estén citadas para oír sentencia, se puede
presentar el escrito de objeción de documentos (arts. 348 y 433 CPC). En
segunda instancia también se pueden presentar objeciones el mismo día y
antes que se inicie la vista de la causa.
d) Después de la Oportunidad Procesal: Como medida para mejor
resolver, el tribunal determinará que documentos se acompañarán.
3. Instrumentos públicos otorgados en el extranjero y sus efectos en
Chile. De conformidad a lo establecido por el art. 17 CC, la forma de los
instrumentos públicos se determina por el lugar en que han sido extendidos,
mientras que su autenticidad se probará además según las reglas establecidas
por el Código de Enjuiciamiento (CPC). La forma se refiere a las formalidades
externas, en tanto que la autenticidad, se refiere al hecho de haber sido
realmente otorgado y a la manera en como en dichos documentos se expresa.
Para que un instrumento público otorgado en el extranjero tenga valor en Chile,
es preciso que cumpla con ciertos requisitos especiales:
a) Que la forma en que ellos se otorgaron se ajuste a la legislación del país en
el cual se extendió el instrumento.
b) Que el instrumento ha sido otorgado y autorizado por las personas y de la
manera en que el se exprese.
Nuestro legislador, respecto de los instrumentos públicos otorgados en el
extranjero, ha establecido tres trámites esenciales para equipararlos u
homologarlos a los instrumentos públicos nacionales:
a) Legalización: Se establece la autenticidad del documento otorgado en
el extranjero, esto es, que en ellos conste 1) el carácter de públicos, y 2) la
verdad de las firmas de las personas que los han autorizado. Esta autenticidad
se obtiene mediante el atestado (testimonio) otorgado por alguno de los
funcionarios establecidos en el art. 345 CPC.
b) Traducción: La traducción oficial normalmente es realizada por un
intérprete del Ministerio de Relaciones Exteriores, conforme al art. 63 CPC.
c) Protocolización: Ya analizado.
4. Instrumentos Públicos en Juicio: Están establecidos como una clase
especial de instrumentos en el art. 342 CPC, el cual indica que solo serán
considerados como tales los que a continuación se enumeran, y siempre que
en su otorgamiento se hayan cumplido las disposiciones legales que dan este
carácter:
5. Forma de acompañar los instrumentos públicos al juicio. Si bien no se
establece expresamente en el CPC, por interpretación de diversas normas del
mismo código, se ha establecido que los documentos, por regla general, deben
acompañarse "con citación". Inclusive, aún existiendo regulación especial, esta
debe adicionarse a la citación, todo lo cual se desprende de las siguientes
normas:
a) Artículos 795 Nº4 y 800 Nº2 CPC: A propósito del Recurso de
Casación en la Forma, establecen como trámites esenciales de la primera
y segunda instancias, "la agregación al proceso de los documentos
presentados oportunamente con citación."
b) Artículo 342 Nº3 CPC: A propósito de qué documentos se deben
considerar como públicos en juicio, se establece un plazo de tres días
para objetarlos, plazo que se iguala con el de citación.
c) Artículo 348 inciso 2° CPC: Suspende el fallo en segunda instancia
hasta que se encuentre vencido el plazo de citación para objetar
documentos.
d) La citación es perfectamente compatible con cualesquiera de las
regulaciones especiales.
e) Siempre está latente la posibilidad de que se produzca una pluralidad
de partes, o presencia de terceros coadyuvantes, respecto de los cuales
no son aplicables los apercibimientos especiales, pero debe dárseles la
posibilidad de objetar la prueba.
No obstante lo anterior, que como hemos dicho constituye la regla
general, existen ciertos casos particulares en que esta regla se altera, toda vez
que además de acompañarlos con citación (porque es trámite esencial) se
establecen formas adicionales de acompañar el instrumento:
a) Instrumento Privado emanado de la Contraparte: debe acompañarse
con citación, y bajo el apercibimiento contenido en el art. 346 N°3 CPC.
b) Traducción de Documentos: De conformidad a lo establecido en el art.
347 inciso 2° CPC, debe acompañarse con citación (porque es trámite
esencial) y bajo el apercibimiento de que salvo que en plazo de seis días
la contraparte exija la revisión de la traducción por un perito, se tendrá por
válida la traducción acompañada.
Documentos acompañados a la Demanda: Si bien se acompañan con
citación o bajo los apercibimientos que correspondan, el plazo para objetarlos
será el término de emplazamiento.
6. Valor probatorio de los instrumentos públicos. En términos generales, los
instrumentos públicos gozan de una presunción de autenticidad, por cuanto son
otorgados por un ministro de fe, reforzado por la sanción del art. 208 CP. Es
preciso hacer una nueva distinción:
1) Respecto de los Otorgantes: Constituye plena prueba respecto a:
a) El hecho de haberse otorgado el instrumento.
b) La fecha del instrumento.
c) El hecho de haberse formulado las declaraciones que constan en el
instrumento público. En este caso es necesario hacer algunas precisiones. En
el caso de las declaraciones del funcionario, hace plena prueba en todos los
casos, sea que estas recaigan en hechos propios, hechos percibidos por sus
propios sentidos, hechos que no son suyos ni ha percibido por sus propios
sentidos, pero que ha comprobado por los medios que la ley le suministra, o
hecho que ha comprobado confiando en el dicho de otras personas y que
importan meras apreciaciones. En cuanto a las declaraciones de las partes, el
instrumento hace plena fe entre las partes aún en lo meramente enunciativo,
con tal que tenga relación directa con lo dispositivo del documento. En
consecuencia, sólo en las cláusulas enunciativas sin relación directa no
constituyen plena prueba, aunque pueden tener el carácter de presunción grave
por el art. 398 inciso 2° CPC.
2) Respecto de Terceros: Las cláusulas dispositivas, al igual que las
enunciativas directamente vinculadas con lo dispositivo contenidas en el
instrumento, se consideran verdaderas respecto de los terceros. Respecto de
las meramente enunciativas sin vinculación directa, no tienen valor probatorio
respecto de terceros.
7. La impugnación de un instrumento público. El instrumento público se
encuentra amparado por una presunción de autenticidad, por lo que no se
debe probar su autenticidad para usarlo en juicio. La carga de la prueba se
radica en aquel que quiere desvirtuar la presunción.
Pero el hecho que el instrumento público goce de esta presunción, no
implica en ningún caso que no pueda ser impugnado. De hecho, se contemplan
expresamente tres causales de impugnación:
a) Nulidad: Para ser otorgado un instrumento público debe serlo por
funcionario público competente y con las solemnidades legales. El
incumplimiento de estos requisitos (funcionario incompetente o no cumplir con
las solemnidades legales) son las causales de nulidad.
b) La falta de autenticidad o falsedad material del instrumento
público: Interpretando a contrario sensu el art. 17 CC, un instrumento público
es falso o falto de autenticidad:
i. Cuando no ha sido realmente otorgado.
ii. Cuando no ha sido autorizado por el funcionario público u otorgado por
las personas que en él se expresan.
iii. Cuando las declaraciones que aparecen en el instrumento no
corresponden a las efectuadas por las partes.
c) Falsedad en la Declaración de las Partes o Simulación: En la
simulación las declaraciones se formularon, pero lo que pasa es que no
corresponden a la verdad.
F. El Instrumento Privado.
1. Concepto. En su concepto clásico, es todo escrito que deja constancia de un
hecho y que es otorgado por particulares. En su sentido moderno, la definición
es esencialmente la misma, pero se cambia la palabra "escrito" por "elemento".
Mucho se ha discutido si es necesario para estar en presencia de un
instrumento privado, el que esté firmado.
2. Autenticidad. La gran diferencia con los instrumentos públicos es que éstos
no están amparados por la presunción de veracidad que reviste a los primeros,
y en consecuencia requieren ser reconocidos en juicio.
3. Reconocimiento. El reconocimiento de los instrumentos privados se
encuentra expresamente regulado en el art. 346 CPC, el cual distingue varios
casos:
a) Reconocimiento Expreso:
i. Artículo 346 N° 1 CPC: Cuando así lo ha declarado en el juicio la
persona a cuyo nombre aparece otorgado el instrumento o la parte
contra quien se hace valer.
ii. Artículo 346 N° 2 CPC: Cuando igual declaración se ha hecho en
instrumento público o en otro juicio diverso.
b) Reconocimiento Tácito: (Artículo 346 N° 3 CPC) Cuando puestos en
conocimiento de la parte contraria, no se alega su falsedad o falta de
integridad dentro de los seis días siguientes a su presentación, debiendo
el tribunal, para este efecto, apercibir a aquella parte con el
reconocimiento tácito del instrumento si nada expone dentro de dicho
plazo.
c) Reconocimiento Judicial: (Artículo 346 N° 4 CPC) Cuando se
produce la objeción del instrumento privado por falta de autenticidad o
falta de integridad y el tribunal resuelve dicho incidente, rechazando la
objeción se llega al reconocimiento judicial. El mecanismo contemplado
en el CPC para acreditar la autenticidad de un instrumento privado es el
COTEJO.
i. Los que las partes acepten como tales, de común acuerdo;
ii. Los no tachados de apócrifos o suplantados; y,
iii. Los privados cuya letra o firma haya sido reconocida expresamente
(por la vía del N° 1 o 2 del art. 346 CPC).
El cotejo es una prueba pericial. El tribunal designará los peritos que
deben llevar a cabo la diligencia del cotejo dando aplicación a las normas de los
arts. 417 a 423 CPC respecto del desarrollo de la prueba pericial.
La fecha del instrumento privado, respecto de las partes otorgantes, es la
que el instrumento señala, en tanto que respecto de terceros, será sólo aquella
que corresponda luego de aplicar los arts. 1703 CC y 419 COT:
a) Fallecimiento de alguno de los otorgantes.
b) Desde que el instrumento ha sido copiado en un registro público.
c) Desde que conste que se ha presentado en juicio.
d) Si se ha inventariado o tomado razón de él por parte de un funcionario
competente, actuando en carácter de tal.
e) Desde su anotación en el repertorio.
4. Valor probatorio del instrumento privado.
a. Instrumentos Privado Reconocido o mandado tener por reconocido:
(art. 1702 CC) Tienen el mismo valor probatorio que un instrumento público,
respecto de los que aparecen haberlo suscrito y de las personas a quienes se
han transferido las obligaciones y derechos de estos, pero no respecto de
terceros, a los cuales rige el art. 1703 CC. Si el instrumento emana de un
tercero y éste lo reconoce en juicio, el documento valdrá como prueba
testimonial.
b. Asientos, Registros y Papeles Domésticos: (art. 1704 CC) Son escritos
en que una persona ha fijado el recuento de ciertos hechos. No requieren
siquiera estar firmados y sólo hacen fe contra quien los escribió (ej: agenda)
c. Notas puestas en una Escritura: (art. 1705 CC) Hacen prueba en todo
lo favorable al deudor, si la ha escrito el acreedor y la escritura ha estado
siempre en poder de éste.
d. Cartas, Telegramas y Fax: Si están firmados son instrumentos privados
pero con escaso valor probatorio, salvo que se trate de cartas escritas a mano.
e. Fotocopias: Pueden llegar a ser instrumentos públicos en juicio
aplicando los arts. 342 N°2 y N°3 CPC.
2. Valor probatorio de las contraescrituras.
a) Entre las partes: producen pleno efecto (art. 1.545 CC). Por ello
prevalece la contraescritura a la escritura, por simple aplicación del art. 428
CPC, pues parece más conforme con la verdad la contraescritura que la
escritura.
b) Respecto de terceros: Como regla general, las contraescrituras
privadas no producen efecto contra terceros, así lo dispone el art. 1.707, inciso
1° del CC.
Las contraescrituras públicas tampoco producen efecto, a menos que se
haya tomado razón de su contenido al margen de la escritura matriz, cuyas
disposiciones se alteran en la contraescritura y del traslado (copia) a cuya virtud
ha obrado el tercero. No obstante, si bien el cierto que los terceros no pueden
ser afectados por la contraescritura, ello no importa que éstos no puedan
aprovecharse de ella. Haciéndola valer en el caso que pueda producir efectos a
su favor.

II.- LA PRUEBA CONFESIONAL.


A. Generalidades.
1. Concepto. "Es el reconocimiento expreso o tácito que hace una de las partes
del proceso en su perjuicio, respecto de hechos sustanciales, pertinentes y
controvertidos." Se trata de un medio de prueba circunstancial, generalmente
indivisible e irrevocable, judicial o extrajudicial, espontáneo o provocado y que
puede llegar a constituir plena prueba.
2. Requisitos. Los elementos que deben concurrir para que nos encontremos
en presencia de la confesión son:
a) La confesión es un acto jurídico procesal unilateral, exento de
vicios, y que emana de una parte del proceso que posee capacidad para
materializarlo dentro de él. En el CPC, respecto de la confesión como acto
jurídico procesal, solo se trata al error como vicio del consentimiento; las partes
pueden retractarse de su confesión personal si invocan para ello la existencia
de un error de hecho (art. 402 CPC). Sin embargo, no habría problema para
atacar la validez del acto en invocar cualquiera de las otras causales de
nulidad.
b) El reconocimiento debe recaer sobre hechos precisos y
determinados, que sean trascendentes para la resolución del conflicto.
c) La confesión debe recaer respecto de hechos que sean
desfavorables para la parte que formula la declaración.
d) La declaración debe ser formulada con la intención consciente y
dirigida del confesante en reconocer un determinado hecho que le
perjudica y favorece al contendor
3. Limitaciones a la admisibilidad de la confesión como medio de prueba.
La regla general es que la confesión se admite como medio de prueba
para acreditar todos los hechos que configuran un conflicto, a menos que exista
una disposición legal que la excluya como medio de prueba. Esos casos son:
a) La falta de instrumento público no puede suplirse por otra prueba en los
actos y contratos en que la ley requiere esa solemnidad (art. 1701 CC).
b) No se admite la confesión para probar una causal de divorcio perpetuo o de
nulidad de matrimonio, puesto que ello importaría admitir el divorcio o la nulidad
por mutuo consentimiento.
c) En los juicios de separación de bienes por el mal estado de los negocios del
marido, la confesión de éste no hace prueba (art. 157 CC).
d) No se admite el testimonio de la madre que en el juicio sobre legitimidad del
hijo declare haberlo concebido en adulterio (art. 188 inc. 3 CC).
e) La declaración de unos de los cónyuges que afirme ser suya o debérsele una
cosa perteneciente a la sociedad conyugal, ni la confesión del otro, ni ambas
juntas, se estimarán como suficiente prueba, aunque se hagan bajo juramento
(art. 1739 inc 2 CC).
f) La confesión extrajudicial verbal sólo se debe tomar en cuenta en los casos
en que es admisible la prueba de testigos (art. 398 CPC).
4. Clasificación de la confesión:
a) Según ante quién se preste:
i. Judicial: Si se presta ante un tribunal, aun cuando este fuere
incompetente, no fuere el tribunal de la causa o estuviere conociendo
por la vía de competencia delegada o exhorto.
ii. Extrajudicial: Cuando se presta fuera de un órgano jurisdiccional.
b) Según cómo se genera:
i. Espontánea: sin requerimiento previo de parte ni del tribunal.
ii. Provocada: Previo requerimiento.
c) Según cómo se verifica:
i. Expresa: Reconoce los hechos en forma directa y categórica.
ii. Tácita: Se entiende confeso por disposición legal.
d) Según cómo se expresa: Verbal o escrita.
e) Según su contenido:
i. Simple: Se limita a reconocer un hecho.
ii. Calificada: Reconoce el hecho y le agrega una circunstancia que
altera su naturaleza jurídica.
iii. Compleja: Es confesión compleja de primer grado cuando reconoce
varios hechos pero inconexos entre sí, y de segundo grado cuando los
hechos adicionales son vinculados y modificativos del hecho confesado
o reconocido.
f) Según su divisibilidad: Divisible e indivisible.
g) Según la iniciativa: De parte y del tribunal.
h) Según su finalidad: Prejudicial preparatoria, prejudicial probatoria,
medio de prueba, medida para mejor resolver o gestión preparatoria de la
vía ejecutiva.
B. La confesión judicial.
La absolución de posiciones es la confesión judicial, que se presta
durante la tramitación del procedimiento, ya sea ante el tribunal de la causa,
ante uno exhortado o ante un cónsul con facultades delegadas.
Si la confesión judicial es espontánea, no tiene ninguna regulación
especial, toda vez que se trata fundamentalmente de los hechos y
circunstancias que se afirman o reconocen en los escritos del período de
discusión. En cambio, si se trata de la confesión provocada, existen una serie
de normas aplicables:
a) Puede absolver tanto la parte personalmente, como el mandatario con
facultades especiales, salvo sobre hechos personales.
b) Se presenta una solicitud, acompañada de un sobre cerrado en el cual se
contienen las "posiciones" o preguntas al tenor de las cuales deberá
absolver o confesar la contraparte.
c) El tribunal provee la solicitud, ordenando la custodia del sobre y citando a
una audiencia, normalmente para el 5° día hábil siguiente a la notificación
por cédula (art. 48 CPC). La notificación se practica al mandatario, quien
debe arbitrar para que comparezca su mandante.
d) El absolvente debe comparecer, salvo que se encuentre en alguna de las
circunstancias de excepción contempladas en el art. 389 CPC. En estos
casos, el juez debe trasladarse al domicilio a tomar la prueba.
iii. Autoridades políticas, judiciales y eclesiásticas.
iv. Enfermos o impedidos de comparecer por razones calificadas.
v. Las mujeres, cuando el tribunal estime prudente eximirlas de
comparecer.
C. Valor Probatorio de la Confesión:
Sobre los hechos personales, constituye plena prueba que no admite
prueba en contra. Sobre los hechas de terceros también constituyen plena
prueba pero si admiten prueba en contra. (art 1713 CC).
A) La confesión extrajudicial:
1) Si es verbal, puede aceptarse como base de presunción judicial, si es
admisible la prueba de testigos. art. 398 “ La confesión extrajudicial es sólo
base de presunción judicial, y no se tomará en cuenta, si es puramente verbal,
sino en los casos en que sería admisible la prueba de testigos”.
La confesión extrajudicial que se haya prestado a presencia de la parte
que la invoca, o ante el juez incompetente, pero que ejerza jurisdicción, se
estimará siempre como presunción grave para acreditar los hechos confesados.
La misma regla se aplicará a la confesión prestada en otro juicio diverso; pero si
éste se ha seguido entre las mismas partes que actualmente litigan, podrá
dársele el mérito de prueba completa, habiendo motivos poderosos para
estimarlo así.
2) Si se ha prestado ante la parte que la invoca o ante juez
incompetente o ante un juicio distinto, constituye presunción grave para
acreditar los hechos confesados. “La confesión extrajudicial que se haya
prestado a presencia de la parte que la invoca, o ante el juez incompetente,
pero que ejerza jurisdicción, se estimará siempre como presunción grave para
acreditar los hechos confesados. La misma regla se aplicará a la confesión
prestada en otro juicio diverso; pero si éste se ha seguido entre las mismas
partes que actualmente litigan, podrá dársele el mérito de prueba completa,
habiendo motivos poderosos para estimarlo así.” (cfr. art. 398 CPC).
3) En consecuencia, en un juicio distinto seguido ante las mismas partes,
podría ser plena prueba habiendo méritos poderosos para determinarlo así el
juez (cfr. art. 398 fine CPC)).
B) La confesión judicial: Art. 399 CPC “Los tribunales apreciarán la
fuerza probatoria de la confesión judicial en conformidad a lo que establece el
artículo 1713 del Código Civil y demás disposiciones legales. Si los hechos
confesados no son personales del confesante o de la persona a quien
representa, producirá también prueba la confesión”. El art 1713 CC: establece
“La confesión que alguno hiciere por sí, o por medio de apoderado especial, o
de su representante, y relativo a un hecho personal de la misma parte,
producirá plena fe contra ella, aunque no haya un principio de prueba por
escrito; salvo los casos comprendido en el art 1701, inciso 1° y los demás que
las leyes exceptúen”
En consecuencia, si la confesión es expresa, si es y recae sobre hechos
personales, constituye plena prueba, sobre hechos de terceros es plena
prueba, pero admite prueba en contra; y si es tácita, se tendrá por probado
todos aquellos hechos que estén categóricamente afirmados de forma asertiva
(cfr. art. Art. 400 CPC “La confesión tácita o presunta que establece el artículo
394, producirá los mismos efectos que la confesión expresa”).

III.- LA PRUEBA TESTIMONIAL.


1. Concepto: "Los testigos son terceros indiferentes al proceso, que declaran
bajo juramento, sobre hechos de los que tienen conocimiento y que son
controvertidos en la contienda en que depone." A partir de este concepto,
podemos desglosar sus elementos esenciales:
a) Tercero Indiferente al Proceso (jamás puede ser testigo una parte
interesada)
b) Declara acerca de hechos precisos y determinados. No pueden declarar
sobre cuestiones de derecho.
c) Declaran sobre lo que ellos han percibido, personalmente o a través del
dicho de terceros. Los testigos no opinan ni piensan, todo lo que tenga
relación con emitir un juicio está reservado a los peritos. Los testigos se
limitan a exteriorizar lo que está grabado en su memoria y además dar
razón de sus dichos.
2. Características:
a) Es un medio preconstituido.
b) Puede producir plena prueba o prueba semi - plena.
c) Eminentemente Formalista: En el CPP es aún más formalista. Esta
formalidad se contempla por el legislador, regulando hasta el más mínimo
detalle, todo lo referente a la prueba, oportunidad y requisitos de la lista de
testigos, oportunidad de rendición, manera de determinar el valor probatorio,
personas hábiles para declarar como testigos, las tachas, etc.
d) Rige el Principio Formativo de la Inmediación: En relación con el
contacto con el juez (art. 365 CPC y 205 CPP). En la práctica se aplica el
principio de mediación, ya que el juez no presencia ni toma la prueba en el 98%
de los casos. Esto ocurre debido a la sobrecarga de trabajo en cuanto a la
proporción entre casos y tribunales disponibles.
e) Es indirecto.
f) Se pondera según la calidad del testigo.
g) Carece de Valor Suficiente: Del análisis de las diversas disposiciones
del código al respecto, podemos deducir con cierta certeza que don Andrés
Bello desconfiaba de la prueba testimonial, y confió mucho más en la
escrituración. Esta desconfianza se debe a muchas causas, pero
fundamentalmente a las siguientes:
i. Falsedad habitual;
ii. Por el alto margen de error en la percepción de los hechos, no
necesariamente por mala fe, sino por fallas que se producen en el
proceso psicológico que importan en todo testimonio (exceso de
subjetividad); y,
iii. Falta de cultura cívica de la ciudadanía.

3. Clasificación de los Testigos:


a) En cuanto a su capacidad para declarar en juicio:
i. Hábiles: Todos aquellos a quienes la ley no declara inhábiles.
ii. Inhábiles: Aquellos afectados por alguna causal de inhabilidad, ya
sea absoluta (art. 357 CPC) o relativa (art. 358 CPC) o inhabilidad
penal, la cual no distingue (art. 460 CPP).
No basta con que el testigo esté afectado por una causal de inhabilidad
para que no pueda declarar. Para que se declare su inhabilidad es necesario
por regla general que se alegue de dicha inhabilidad por la parte en contra de la
cual se pretende usar el testigo. Esto se hace a través de la TACHA.
Excepcionalmente el tribunal puede de oficio impedir la declaración de los
testigos que estén afectos de una inhabilidad absoluta notoria.
b) En cuanto a como conocieron los hechos:
i. Presenciales: Física y mentalmente presentes en el momento en que
acaecieron los hechos y los percibieron directamente por sus sentidos.
Son los que tienen un mayor valor probatorio.
ii. De Oídas: Conocieron los hechos por el dicho de las partes o
terceros.
iii. Instrumentales: Presentes al momento de firmarse un documento
para certificar la exactitud del documento y la veracidad de la firma.
Aún se usan en materia testamentaria.
c) En cuanto a su calidad respecto de los hechos:
i. Contestes: Están de acuerdo en el hecho declarado y en sus
circunstancias esenciales. Cuando se habla de contestes, se esta
haciendo referencia a la comparación de las declaraciones de dos o
más testigos. No existe un solo testigo conteste, porque no tiene con
que estar conteste.
ii. Singulares: Están de acuerdo en el hecho pero difieren acerca de las
circunstancias esenciales que lo rodearon. Esto involucra tres tipos de
circunstancias:
4. Limitaciones a la Prueba Testimonial: En nuestro país, la prueba testifical
tiene una gran limitación, consagrada en el art. 1708 CC, el cual establece
perentoriamente que "no se admitirá prueba de testigos respecto de una
obligación que haya debido consignarse por escrito". A su vez, el art. 1709 CC,
enuncia los casos en los cuales la obligación debe constar por escrito:
a) Acto o contrato que contenga la entrega o promesa de entrega de una
cosa que valga más de 2 UTM.
b) Cuando se demande una cosa que valga menos de 2 UTM, pero se
declare que lo que se demanda es parte de un crédito que debió haberse
consignado por escrito.
c) Adiciones o alteraciones a un acto o contrato, o negociaciones
anteriores, coetáneas o inclusive posteriores al acto.
d) Actos en que el instrumento público es la solemnidad.
En todos los casos precedentemente enunciados, no es admisible la
prueba de testigos, careciendo ésta de todo valor probatorio. No obstante,
existen ciertas circunstancias de excepción que autorizan el uso y dan fuerza a
la prueba testifical, aún respecto de los actos antes referidos (art. 1711 CC):
a) Cuando exista un principio de prueba por escrito, entendido como
cualquier acto escrito del demandado o de su representante, que haga
verosímil el hecho litigioso.
b) Imposibilidad de obtener prueba escrita, ya sea que se trate de
imposibilidad física o moral.
c) Casos en que la ley lo permite expresamente:
5. La Iniciativa de la Prueba Testimonial: Puede ser tanto de parte, como de
iniciativa oficial.
a) De Parte: Puede solicitarse como medida prejudicial probatoria, o durante
todo el curso del juicio.
b) Del Tribunal: A través de las medidas para mejor resolver, pero
solamente puede llamar a testigos que ya declararon en el juicio, y
exclusivamente para que clarifiquen dichos oscuros o contradictorios de
sus declaraciones.

6. Oportunidad de la Prueba Testimonial:


a) Antes del Procedimiento: A través de las medidas prejudiciales
probatorias contemplada en los números 1 y 5 del art. 273 CPC.
b) Durante el Procedimiento: Hay que distinguir entre el ofrecimiento de
la prueba y la rendición de la misma:
i. Ofrecimiento: Se manifiesta mediante la presentación de la lista de
testigos y la minuta de interrogatorio dentro del plazo previsto por el
legislador en cada procedimiento. La oportunidad depende del
procedimiento:
a) Juicio Ordinario: 5 primeros días del término probatorio.
b) Incidentes: 2 primeros días del término probatorio.
c) Juicio Sumario: 2 primeros días del término probatorio.
d) Juicio Ejecutivo: 5 primeros días del término probatorio.
ii. Rendición: Se determina en la audiencia que haya determinado el
juez, dentro del término probatorio, que es fatal. Si no se llevan en el
día fijado (a los testigos), la prueba es nula.
c) Después de la Oportunidad Procesal: Como medida para mejor
resolver, el tribunal determinará que documentos se acompañarán.
d) En Segunda Instancia: En materia civil, rige el art. 207 CPC, conforme
al cual deben reunirse una serie de requisitos (casi imposible) para que la
prueba testimonial sea admisible en segunda instancia:
i. Decretarse como medida para mejor resolver, lo cual elimina la
iniciativa de parte y hace que se examinen después de la vista de la
causa.
ii. Debe recaer sobre hechos que no figuren en la prueba rendida en
autos.
iii. Es preciso que no se haya podido rendir prueba testimonial en
primera instancia.
iv. Que los hechos sean considerados por el tribunal como
estrictamente necesarios para la acertada resolución del juicio.
7. Obligaciones de los Testigos:
a) Comparecer: Consiste en concurrir ante el tribunal, a la audiencia que este
haya fijado para que se preste la declaración. Excepciones
i. Autoridades políticas, judiciales, militares y eclesiásticos. Declaran por medio
de informes, y además, en ciertos casos, deben contar con permiso previo,
según el inciso 1° del art. 362 CPC.
ii. Las personas que gozan en el país de inmunidades diplomáticas.
iii. Los religiosos, incluso los novicios.
iv. Mujeres embarazadas: El Código habla de las mujeres, siempre que por su
estado o posición no puedan concurrir sin grave molestia.
v. Los que por enfermedad u otro impedimento, calificado por le tribunal, se
hallen en la imposibilidad de hacerlo.
b) Declarar: (arts. 359 CPC y 189 CPP). La regla general es que todos están
obligados a declarar. El art. 360 CPC señala los casos en que un sujeto no está
obligado a declarar, independientemente de que esté o no obligado a concurrir.
Las razones de exención de declarar son básicamente tres:
i. Secreto Profesional: El secreto profesional implica no revelarle nada a
nadie. Se viola por el solo hecho de decirle a alguien en la forma en que se
contó, por ser la principal garantía entre el profesional y el cliente.. El secreto
profesional se extingue cuando se es demandado por un cliente o la
contraparte, puede hablar haciéndolo para su propia defensa. Cuando el cliente
le confiesa que cometerá un delito, debe hablar para evitar el delito y proteger a
personas en peligro.
ii. Parentesco: Específicamente los Nºs 1, 2 y 3 del art. 358 CPC. El
parentesco también puede jugar cuando la abstención de declarar va en
perjuicio de un pariente, ya que se deberá tachar al testigo por inhabilidad.
iii. Autoinculpación o inculpación de pariente: Se refiere a que no hay
obligación de declarar si es para perjudicarse a si mismo o a un pariente.
c) Decir la Verdad: Se asegura esta obligación a través del juramento (art. 363
CPC). Se jura por Dios, a pesar que hoy la Constitución asegura la libertad de
culto. Toda deposición prestada sin previo juramento es nula, salvo los casos
exceptuados por la ley. Aun más, los arts. 206 a 208 CP, establecen los tipos
penales de perjurio por no decir la verdad, distinguiendo entre las causas civiles
y las criminales. No es lo mismo hacer una declaración falsa que una
equivocada. Si bien en ambos casos hay un alejamiento de la realidad, solo la
declaración falsa es causal de perjurio, toda vez que se debe probar la
intención del testigo de faltar a la verdad.
8. Derechos de los Testigos: Tanto en materia civil como penal, los testigos
tienen algunos derechos, los cuales prácticamente no tienen aplicación:
a) Que se les cite para un día preciso y determinado para prestar su
declaración:.
b) Que quien lo presente le pague los gastos que importa su
comparecencia:
9. Capacidad de los Testigos: La regla general es que toda persona es capaz
para declarar en juicio (art. 356 CPC). No obstante, en materia civil se
contemplan dos clases de inhabilidades:
a) Absolutas: (art. 357 CPC) Son absolutas porque afectan al testigo
respecto de cualquier proceso. Las causales contenidas en los N°s 1 al 5
de dicha norma, se refieren a la falta de capacidad para apreciar o
deponer los hechos, mientras que aquellas establecidas entre el 6 y el 9,
se refieren a la duda acerca de la buena fe u honestidad y credibilidad de
las personas de las personas que declaran.
b) Relativas: (art. 358 CPC) Los tres primeros números son casos de
parentesco o relaciones de dependencia familiar. Los numerales 4 y 5 se
refieren a relaciones de dependencia laboral. El número 6 contempla
como causal el interés pecuniario del testigo en los resultados del juicio.
Finalmente se establece la amistad o enemistad con las partes del juicio,
lo cual tiene la particularidad de que debe ser manifestado a través de
hechos graves, o de lo contrario no es posible configurar la causal.
Las inhabilidades se hacen valer por medio de las TACHAS, las cuales
corresponden a la parte que no ha presentado el testigo. Para formular la
tacha, es preciso distinguir si el testigo se encuentra en la lista de testigos o
no:
a) Si se encuentra incluido en la lista de testigos, la tacha se puede
formular hasta antes de que presten su declaración.
b) Si no se encuentra incluido, la tacha se puede formular dentro de los
tres días subsiguientes a que hubiere prestado la declaración.
Formulación de la Tacha: Se tiene que formular invocando alguna de las
causales de inhabilidad señalando con claridad y precisión los hechos que
la configuran. Si se formula la tacha, esto no impide que el testigo preste
declaración, aunque quien lo ha presentado tiene la opción de retirarlo y
reemplazarlo por otro de la lista. Las tachas se tramitan como incidentes
que son susceptibles de recibirse a prueba, la cual se rinde dentro del
término probatorio, ampliables por diez días más si es insuficiente (art.
376 CPC) Se puede presentar prueba testimonial para acreditar una
tacha, pero no su puede presentar testimonial para tachar un testigo de
tacha.
10. Procedimiento Para Rendir Prueba Testimonial: Es preciso seguir una
serie de pasos o secuencia lógica establecida por el legislador:
a) Lista de Testigos: Dentro de los primeros cinco días del término
probatorio, cada parte deberá acompañar una nomina, indicando el
nombre, profesión y domicilio de las personas a quienes pretenda
presentar como testigos.
b) Nómina o Minuta de Interrogatorio: En teoría, junto con la lista de
testigos debe acompañarse el listado de las preguntas que se quieren
hacer al testigo. En la práctica sólo se hace a veces, y nada más que para
facilitar el interrogatorio, ya que si no se presenta, los testigos igual
pueden ser interrogados, al tenor de los hechos contenidos en el auto de
prueba.
c) Citación: Normalmente los testigos se encarga de llevarlos a declarar
la propia parte que los presenta. Pero en ciertos casos no existe contacto
con el testigo cuya presencia se requiere, o este se rehúsa a comparecer.
En estos casos, sin perjuicio de que pueda usarse en los otros, procede la
citación judicial de los testigos, la cual se efectúa por cédula. Sólo la no
concurrencia de un testigo que ha sido citado judicialmente, habilita a la
parte para solicitar el otorgamiento de término especial de prueba.
d) La Audiencia: Normalmente, en el propio auto de prueba, el tribunal
fija las audiencias para recibir la prueba testimonial Los testigos deberán
declarar ante el juez cuando estén en el territorio de su domicilio, o sino
por exhorto. En la práctica es el receptor quien toma la declaración.
e) El Juramento: Lo toma el receptor como ministro de fe, según la
fórmula del art. 363 CPC, siendo este juramento requisito esencial para la
validez de la prueba.
f) El Interrogatorio:
i. Los testigos son interrogados en forma separada y sucesiva, primero
los del demandante y luego los del demandado.
ii. Todos los testigos de la misma parte deben ser interrogados en la
misma audiencia.
iii. No se puede interrumpir la declaración sino por causas graves y
urgentes (art. 368 CPC).
iv. El testigo debe llevar su cédula de identidad para que así conste
que estaba incluido en la lista de testigos.
v. Efectuado el juramento, la parte contraria a la que presenta al
testigo, tiene derecho a formular preguntas sobre tachas. Todas las
preguntas se hacen a través del juez o ministro de fe.
vi. El testigo es interrogado por el juez, tanto en las preguntas de tacha
como en las de fondo. Si el tribunal es colegiado, interroga uno de los
ministros del tribunal, en presencia de los abogados de las partes si
concurren al acto. En la práctica las preguntas las hace el receptor.
vii. Las preguntas deben ser claras y precisas y el testigo debe
contestar de igual forma señalando como le constan los hechos
contenidos en su respuesta. No puede llevar escrita su declaración.
viii. Concluidas las preguntas para tacha, la parte que las formuló debe
decidir si alega la tacha o no. Si no lo hace, precluye su derecho.
ix. Concluidas las tachas, comienza el interrogatorio de fondo sobre los
puntos de prueba que se hubieren fijado. En el Juicio Ordinario, existe
una limitación de no poder presentar a declarar más de 6 testigos por
cada parte respecto de cada hecho controvertido (4 en juicios
posesorios, 2 en laborales, 4 en menores, 4 en policía local, etc.)
x. Concluidas las preguntas, existe el derecho para la parte que
presenta al testigo de formular las repreguntas. Concluidas las
repreguntas, la parte que no presenta al testigo tiene derecho a
formular contrainterrogaciones. En ambos casos, la parte que no está
preguntando, tiene el derecho de oponerse a las preguntas, por ser
éstas:
- Impertinente (la pregunta no dice relación con los hechos
sustanciales, pertinentes y controvertidos)
- Inductiva (conduce al testigo a ratificar los hechos aseverados en
la pregunta formulada). Esta oposición se tramita como incidente y se
dará traslado a la otra parte la cual puede insistir insiste en la pregunta y
solicitar que se rechace la oposición, o retirar la pregunta. Para evitar la
repetición de esta situación, es aplicable el art. 88 CPC.
xi. Terminada la declaración del testigo se levanta acta de las
declaraciones, firmada por los testigos, el tribunal y los abogados que
hubieren asistido a la audiencia, y autorizada por el receptor u otro
ministro de fe.
12. Valor Probatorio: Existen varias normas que regulan el valor probatorio,
distinguiendo según la calidad del testigo ("los testigos no se suman, se
pesan"):
a) Artículo 357 N° 1 CPC: La declaración de testigo menor de 14 años
puede servir de base para una presunción judicial, siempre y cuando
tuviere discernimiento suficiente.
b) Artículo 383 CPC: La declaración de un testigo de oídas puede constituir
base de presunción judicial.
c) Artículo 384 CPC: Se refiere a las declaraciones de los testigos
presenciales:
i. Un testigo imparcial y verídico: Constituye presunción judicial cuyo
mérito se aprecia conforme al art. 426 CPC (puede llegar a constituir
plena prueba cuando sea grave y precisa). Este testigo debe ser hábil,
que de razón de sus dichos y conteste con otras pruebas.
ii. Dos o más testigos: Si estos testigos están contestes en el hecho y en
sus circunstancias esenciales, no han sido tachados, han sido
legalmente examinados y han dado razón de sus dichos, su
declaración podrá constituir prueba plena, cuando no haya sido
desvirtuada por otra prueba en contrario.
iii. Declaraciones contradictorias entre los testigos de una y otra parte: Se
prefiere a aquellos que incluso en menor número, parezca que dicen la
verdad por estar mejor instruidos, o por ser de mejor fama, más
imparciales y verídicos, o por halarse sus declaraciones más
conformes con otras pruebas del proceso.
iv. Si los testigos de ambas partes son de igual calidad, imparcialidad y
veracidad, se atiende al número de testigos.
v. Si los testigos son de igual calidad y número, se tiene por no probado el
hecho.
vi. Los testigos presentados por una parte que declaran en contra de lo
sostenido por la parte que los presenta, se suman a los de la parte
contraria.
IV.- EL INFORME DE PERITOS.
1. Concepto. El informe de peritos consiste en la opinión emitida en un
proceso, por una persona que posee conocimientos especiales en una ciencia o
arte, acerca de un hecho sustancial, pertinente y controvertido o de alguna
circunstancia necesaria para la adecuada resolución de un asunto.
2. Funciones del perito. Mediante sus conocimientos profesionales ayuda al
tribunal en la estimación de una cuestión probatoria, de tres maneras
diferentes: Informando los principios generales fundados en la experiencia, los
resultados de su ciencia, comprobando hechos que únicamente pueden ser
observados o comprendidos en virtud de conocimientos especiales y
extrayendo conclusiones que sólo pueden colegirse en virtud de tales
comprobaciones.
3 Características de la prueba pericial.
a) Es un medio de prueba circunstancial y de mediación.
b) Puede ser obligatorio o facultativo para el tribunal decretarlo:
i. Obligatorio: En todos los casos en que la ley lo disponga expresamente,
se a que se valga de estas expresiones o de otras análogas que
indiquen la necesidad de consultar opiniones expertas, como por
ejemplo cuando la ley dice que un asunto se resuelva en "juicio
práctico", o "previo informe de peritos" (arts. 409 y 410 CPC)
ii. Facultativo: (art. 411 CPC)
1) Respecto de puntos de hecho para cuya apreciación se requieran
conocimientos especiales de alguna ciencia o arte; y,
2) Respecto de puntos de derecho referentes a alguna legislación
extranjera.
c) Puede decretarse por iniciativa de partes, ya sea como medida prejudicial
o en cualquier estado del juicio salvo en segunda instancia (art. 207
CPC), y por iniciativa del tribunal conforme al art. 412 CPC o como
medida para mejor resolver.
5. Procedimiento para designar perito. Presentada la solicitud, o decretada
de oficio la diligencia, el tribunal cita a las partes a una audiencia, mediante
resolución que debe ser notificada por cédula, a fin de proceder a lo siguiente:
a) Determinar el número de peritos necesarios;
b) Determinar las calidades, aptitudes o títulos que debe poseer;
c) Determinar los puntos sobre los cuales debe recaer el informe; y,
d) Designar a la o las personas que realizarán el peritaje decretado;
Si las partes llegan a acuerdo en cuanto a los puntos antes enunciado, se
estará a lo convenido (art. 414 CPC). A falta de acuerdo, lo cual se presume
cuando no asisten todas las partes a la audiencia (art. 415 CPC), será el
tribunal quien resolverá sobre los puntos esenciales, con la sola limitación de no
poder designar como perito a ninguna de las dos primeras personas que hayan
sido propuestas por cada parte.
6. Procedimiento para llevar a cabo el peritaje. En términos generales, el
procedimiento de peritaje se compone de tres etapas o fases fundamentales:
a) Aceptación: Luego del nombramiento, debe notificarse por cédula al perito,
el cual deberá declarar si acepta y deberá prestar juramento de desempeñar
fielmente el cargo.
b) Reconocimiento: Son las actuaciones que realiza el perito, con el objeto de
recopilar información, actuaciones en las cuales pueden intervenir las partes si
lo desean, pudiendo pedir que se hagan constar determinados hechos o
circunstancias, pero sin estar presentes ni tomar parte en la deliberación de los
peritos (art. 419 CPC).
c) Informe o Dictamen: Es el escrito mediante el cual se informa al tribunal de
la labor realizada y de las conclusiones alcanzadas respecto del punto que
respecto del cual se ha requerido su opinión. El legislador no estableció un
plazo para evacuarlo, pero entregó dicha misión al tribunal (art. 420 CPC). El
informe se acompaña con citación, y los gastos u honorarios del perito serán de
cargo del solicitante, o a medias si lo decretó el tribunal.
7. Gastos y honorarios del perito. La regla general es que los gastos y
honorarios que se originen sean de cargo de la parte que haya solicitado la
medida, salvo que el tribunal estime necesaria la medida para el
esclarecimiento de la cuestión.
8. Valor Probatorio: En materia, civil, el valor probatorio del informe pericial se
aprecia conforme a las reglas de la sana crítica, de conformidad a lo dispuesto
en el art. 425 CPC. Por su parte, en el antiguo procedimiento penal, si bien en
el fondo se aplica también la sana crítica, existe una regulación específica que
pareciera llevarnos a la prueba legal, aunque ello no es realmente así:
a) Artículo 472 CPP: El dictamen de 2 peritos perfectamente acordes que
afirmen la existencia de un hecho debidamente apreciado o deducido
según la ciencia que profesan, puede ser considerado como prueba
suficiente del hecho, si dicho dictamen no fuere contradicho por otro.
b) Artículo 473 CPP: En los demás casos, el dictamen de los peritos será
estimado por el Juez como una presunción más o menos fundada, de
acuerdo a la competencia de los peritos, la uniformidad de sus opiniones,
los principios científicos en que se apoyen, la concordancia de su opinión
con las reglas de la sana lógica y demás elementos de convicción del
proceso.

V.- LA INSPECCION PERSONAL DEL TRIBUNAL.


1. Concepto. "Es el examen que el tribunal realiza por si mismo de
determinados hechos o circunstancias materiales, que son controvertidas en el
pleito del cual conoce, a fin de adquirir convicción respecto de su veracidad y
exactitud." Los elementos que caracterizan a este medio de prueba, y a partir
de los cuales se construye el concepto antes enunciado son:
a) Los hechos que se acreditan por esta vía serán sólo aquellos
apreciados directamente por el tribunal.
b) Sólo puede utilizarse este medio de prueba para apreciar
circunstancias y/o hechos materiales.
c) Se trata de un medio de prueba directo, circunstancial y que constituye
plena prueba.
2. Características.
a. Es un medio de prueba directo
b. Es un medio de prueba circunstancial
c. Constituye plena prueba.
d. En algunos casos es obligatoria
3. Clasificación.
a) Según cómo se practica:
i. Judicial: Se lleva a efecto previa resolución, debidamente notificada a
las partes.
ii. Extrajudicial: se efectúa fuera del proceso y carece de todo valor
probatorio.
b) Según la iniciativa:
i. Iniciativa Legal: Determinados casos en que la ley establece
expresamente que debe realizarse una inspección personal del tribunal
(ej: art. 571 CPC, a propósito del procedimiento de denuncia de obra
ruinosa)
ii. Iniciativa de Parte: Las partes pueden pedir que se practique una
inspección personal, ya sea como medida prejudicial (art. 281 CPC) o
como medio de prueba durante el procedimiento (art. 327 CPC).
iii. Iniciativa del Tribunal: El tribunal, actuando de oficio, puede decretar
esta diligencia cada vez que lo estime necesario, ya sea durante el
curso del proceso (art. 403 CPC), o como medida para mejor resolver.
4. Procedimiento:
a) Lo normal es que primero se presente una solicitud de parte, requiriendo
al tribunal para que practique la inspección personal. En dicha solicitud
deben indicarse en detalle todos aquellos hechos o circunstancias que
requieren de constatación, así como, los fundamentos que apoyan la
necesidad de la inspección. En la misma solicitud se puede pedir que en
el acto del reconocimiento, se oigan informes de peritos, lo cal es
facultativo para el tribunal (art. 404 CPC).
b) Para que el tribunal pueda decretar la diligencia, el solicitante debe
depositar en la secretaría del tribunal, la suma que estime necesaria para
costear los gastos que se causen. Si la inspección es de iniciativa legal o
judicial, el depósito se reparte por mitades entre las partes (art. 406 CPC)
c) Luego el tribunal debe dictar una resolución, en la cual, si concede la
solicitud, fijará el día y hora en que llevará a efecto la inspección. Esta
resolución se notifica tan sólo por estado diario, aunque debiera
notificarse por cédula, y de hecho algunos tribunales así lo ordenan.
d) La inspección puede realizarse aún fuera de los límites del territorio
jurisdiccional del tribunal, pero siempre con la asistencia del Juez, el
Secretario del tribunal y, si así lo desean, también pueden asistir las
partes y sus apoderados, y eventualmente los peritos. Si el tribunal fuese
colegiado, puede comisionar a uno de sus miembros para practicar la
diligencia.
e) Efectuada la diligencia, debe levantarse un acta en la cual se
consignen todas las observaciones realizadas del tribunal, lo cual no
constituye opinión anticipada que lo inhabilite, además de las
circunstancias que las partes estimen pertinente consignar. acta. Esta
acta debe ser suscrita por todos los que asistieron a la diligencia, y
autorizada por el secretario. Finalmente, el acta debe ser agregada al
proceso.
5. Valor Probatorio: En términos generales, la inspección personal del tribunal
produce plena prueba, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos:
a) Que haya recaído sobre hechos o circunstancias materiales. Según la
Corte Suprema, no tiene ningún valor la inspección que se refiere a
consideraciones jurídicas;
b) Que los hechos o circunstancias hayan sido observados directamente
por el tribunal; y,
c) Que se haya dejado constancia en el acta de los hechos o
circunstancias materiales observados por el tribunal.
En el procedimiento penal antiguo la inspección tiene valor de plena
prueba en tres situaciones particulares, siempre y cuando ello quede asentado
en el acta:
a) Artículo 474 CPP: Respecto de los rastros, huellas y señales del delito y
acerca de las armas, instrumentos y efectos relacionados.
b) Artículo 475 CPP: Respecto de los hechos que hubieren ocurrido en
presencia del Juez y del Secretario.
c) Artículo 476 CPP: Respecto de toda diligencia en que se hicieren constar
las observaciones del Juez en los lugares que hubiere visitado o sobre los
hechos que hubiere presenciado tanto el como el Secretario.
En el nuevo procedimiento penal, no se regula específicamente esta
situación. Sin embargo, de acuerdo con el sistema de apreciación de la prueba,
será el tribunal conforme a las reglas de la sana crítica quien determinará el
valor probatorio de la inspección realizada.

VI.- LAS PRESUNCIONES.


1. Concepto: "Es aquel razonamiento que, partiendo de un hecho conocido,
proporciona certeza respecto de un hecho desconocido, debido a la vinculación
o relación lógica existente entre uno y otro".
2. Elementos. Sus elementos esenciales son:
a) Hecho o circunstancia conocida (hecho base de la presunción)
b) Elemento lógico o actitud racional del tribunal.
c) Hecho presumido que era desconocido y pasa a ser conocido.
3. Clasificación: Sobre la base del criterio de quien establece la presunción,
distinguimos entre presunciones legales y judiciales. Además, las primeras
admiten una subclasificación, dependiendo de si admiten o no prueba en
contrario. A continuación analizaremos cada una de estas clases:
a) Presunción de Derecho: Es aquella establecida por la ley y en contra de la
cual no es admisible prueba alguna para destruir el hecho presumido, una vez
que se encuentre acreditado el hecho conocido (ej: arts. 76 y 706 CC)
b) Presunción Simplemente Legal: Es aquella establecida por la ley, y en
contra de la cual si cabe rendir prueba, tanto para destruir el hecho conocido o
el hecho presumido (ej: arts. 180 y 700 CC)
c) Presunción Judicial: Son aquellos hechos desconocidos que deduce el
Juez a partir de ciertos antecedentes que constan en el proceso. A estas
presunciones se refiere el art. 341 CPC al mencionar los medios de prueba. La
base de la presunción serán aquellos hechos probados por las partes pero que
no son exactamente los puntos controvertidos.
4. Valor Probatorio: Según el CC, para que las presunciones judiciales
constituyan plena prueba, deben ser varias (dos o más), graves, precisas y
concordantes. El CPC en cambio, contempla la posibilidad de que una sola
presunción haga plena fe respecto de un hecho, cuando a juicio del tribunal
tenga caracteres de gravedad y precisión para formar su convencimiento. Hay
que analizar los distintos conceptos involucrados:
a) Graves: Significa que sea ostensible y que exista relación o nexo
causal con los hechos conocidos.
b) Precisas: Exenta de vaguedad. Que no sea difusa en términos de
poder conducir a conclusiones distintas.
c) Concordantes: deben ser armónicas y no contradictorias.
Sin perjuicio de las reglas anteriores, el art. 427 CPC, contiene dos
presunciones de carácter legal, en virtud de las cuales deben tenerse por
acreditados todos los hechos certificados por un ministro de fe en cumplimiento
de una resolución judicial, así como, todos aquellos hechos declarados
verdaderos en otro juicio entre las mismas partes.

LOS MODERNOS MEDIOS DE PRUEBA.


1. Generalidades.
Con posterioridad a la dictación del CPC, la técnica ha ido generando nuevos
medios de prueba, cada vez más masivos. Resulta imprescindible analizarlos.
2. Las fotocopias. Constituyen un medio de uso habitual en la sociedad, pero
produce un cierto grado de desconfianza por cuanto es fácil producir montajes y
fraudes. Para analizarlas, es menester distinguir si se refiere a un instrumento
público o a uno privado.
3. La grabación mecánica de la voz. El timbre de voz es propio de cada
persona y permite la determinación del sujeto que la emite. La voz se asimilaría
a la firma puesto que el timbre de aquélla es un atributo personalísimo de cada
persona, e inimitable. En las nuevas legislaciones se ha admitido la grabación
de la voz humana como un medio de prueba autónomo. En Chile no, pero
puede ser subsumido dentro de la prueba confesional -si es reconocido por la
parte- y pericial -si fuere negado. Este criterio respecto a que es necesario un
reconocimiento de la grabación para que tenga valor probatorio se encuentra
contemplado en el art. 330 CPP.
4. Microcopia. La ley N°18.845 de 03.11.1989 estableció el sistema de la
microcopia o micrograbación de documentos.
a. Concepto. Debe entenderse por microforma cualquier alternativa de
formatos de películas fotográficas, microfilmes u otros elementos análogos que
contengan imágenes de documentos originales como producto del proceso de
microcopia o micrograbado y que sean susceptibles de ser reproducidas (art.
1). El método que se emplee debe garantizar la duración, indelebilidad,
integridad, legibilidad y fidelidad de las microformas. Para establecer su valor
probatorio hay que distinguir entre:
5. Documentos electrónico. La ley N°19.799 de 12.04.2002 estableció el
reconocimiento de este tipo de documentos.
a. Conceptos. Para los efectos de esa ley, se definen una serie de conceptos,
como: electrónico, certificado de firma electrónica, certificador de servicios de
certificación, documento electrónico, firma electrónica, firma electrónica
avanzada y titular o usuario.
c. Valor probatorio. Conforme al art. 4, los documentos electrónicos que
tengan la calidad de instrumento público deberán suscribirse mediante firma
electrónica avanzada. Respecto del valor probatorio de los documentos
electrónicos presentados en juicio como medio de prueba, existen las
siguientes normas:
a.- Los documentos electrónicos que tengan la calidad de instrumento
público y se encontraren suscritos mediante firma electrónica avanzada,
tendrán el carácter de instrumento público y se les aplicarán las reglas
generales que regulan el valor probatorio de estos documentos;
b.- Los documentos electrónicos que tengan la calidad de instrumento
privado y hayan sido suscritos mediante firma electrónica avanzada, tendrán el
mismo valor probatorio de un instrumento público y se les aplicarán las reglas
generales que regulan el valor probatorio de estos documentos;
c.- Los documentos electrónicos que tengan la calidad de instrumento
privado y hayan sido suscritos mediante una firma electrónica simple o no
contengan firma electrónica, tendrán el valor probatorio que corresponda según
las reglas generales, esto es, son instrumentos privados que para poseer valor
probatorio deberán ser reconocidos en las formas previstas por la ley, por no
encontrarse amparados por la presunción de autenticidad.

TRÁMITES POSTERIORES A LA PRUEBA.


Escritos de observaciones a la prueba.
Vencido el término de prueba, y dentro de los 10 días siguientes, las
partes podrán hacer por escrito las observaciones que el examen de la prueba
les sugiera (art. 430). En estos escritos se examina la prueba rendida con
relación a los hechos afirmados en la demanda y en la contestación, para
demostrar su inexactitud y exactitud. El demandante sostendrá que ha logrado
probar los fundamentos de hecho de su demanda, agregando que ello no ha
sido logrado por el demandado, por lo cual su demanda debe ser acogida; y
viceversa.
Citación para oír sentencia.
Es el último trámite de los posteriores a la prueba, y su dictación significa
que, agotada ésta, el tribunal ha quedado en condiciones de sentenciar. El art.
432 establece que vencido el plazo a que se refiere el art. 430, se hayan o no
presentado escritos, y existiendo o no diligencias pendientes, el tribunal citará
para oír sentencia. A esta resolución sólo podrá interponerse recurso de
reposición, dentro de tercero día y fundado en un error de hecho. La resolución
que resuelve el recurso será inapelable (art. 432 inc. 2º). La importancia de la
citación para oír sentencia radica en que es un trámite esencial, cuya omisión
es causal de casación en la forma (art. 768 Nº9, y 795 Nº7). Citadas las partes
para oír sentencia, no se admitirán escritos ni pruebas de ningún género, lo cual
se entiende sin perjuicio de el incidente de nulidad, de las medidas para mejor
resolver y las medidas precautorias (art. 433). Esa enumeración es incompleta,
toda vez que las partes también pueden promover legalmente el incidente de
acumulación de autos (art. 98), de privilegio de pobreza (art. 130), de
desistimiento de demanda (art. 148) y gestiones de conciliación (Art. 262).
Las medidas para mejor resolver.
Son diligencias probatorias decretadas de oficio por el tribunal, una vez
citadas las partes para oír sentencia, a fin de quedar en condiciones adecuadas
para dictar un mejor fallo. Éstas son:
1ª La agregación de cualquier documento que estimen necesario para
esclarecer el derecho de los litigantes
2ª La confesión judicial de cualquiera de las partes sobre hechos que
consideren de influencia en la cuestión y que no resulten probados
3ª La inspección personal del objeto de la cuestión
4ª En informe de peritos
5ª La comparecencia de testigos que hayan declarado en juicio, para que
aclaren o expliquen sus dichos oscuros o contradictorios
6ª La presentación de cualesquiera otros autos que tengan relación con el
pleito. Esta medida se cumplirá de conformidad a lo establecido en el inciso 3º
del art. 37. en este último caso, si se remite el expediente original, sólo quedará
en poder del tribunal por el tiempo estrictamente necesario para su examen, no
pudiendo exceder de 8 días este término si se trata de asuntos pendientes.
Si en la práctica de alguna de estas medidas aparece de manifiesto la
necesidad de esclarecer nuevos hechos indispensables para dictar sentencia,
podrá el tribunal abrir un término especial de prueba, no superior a 8 días,
improrrogable, y limitado a los puntos que el mismo tribunal designe. En este
evento, se aplicará lo establecido en el inciso 2º del art. 90. Vencido este
término de prueba, el tribunal dictará sentencia sin más trámite. Las
providencias que se expidan en conformidad al art. 159 serán inapelables, salvo
las que decreten el informe de peritos y las que abran el término especial de
prueba mencionado. En estos casos, la apelación se concederá en el solo
efecto devolutivo.
Agregación de la prueba rendida fuera del tribunal.
Como hemos visto, se puede solicitar la concesión de un término
probatorio extraordinario para rendir prueba fuera del asiento del tribunal.
Normalmente esa prueba se remite al tribunal exhortante, agregándose a los
autos. Pero si esa prueba no es devuelta, esa circunstancia no es motivo para
suspender el curso del juicio, ni para dictar el fallo.
Como se ve, se trata de una sanción al litigante que no toma las precauciones
necesarias a fin de que esa prueba hubiere sido agregada oportunamente a los
autos.
La sentencia definitiva.
Desde la citación a las partes para oír sentencia el juez tiene 60 días para
dictar sentencia (art. 162, inciso 3°). Debe ser notificada por cédula y sus
requisitos se contemplan en el art. 170 y el autoacordado de 1920.
Formas anormales de terminación del juicio.
Lo normal es mediante la dictación de la sentencia definitiva. Pero puede
terminar de otras formas:
a) Mediante la celebración del contrato de transacción (art. 2446 CC).
b) Mediante la celebración del contrato de compromiso (art. 234 CPC).
c) Mediante el desistimiento de la demanda (art. 148 CPC).
d) Mediante el abandono del procedimiento (art. 152 CPC).
e) Mediante la conciliación o el avenimiento (art. 262 CPC).
f) Mediante la aceptación de la excepción dilatoria de incompetencia (art 303
N°1 CPC).
g) Mediante la aceptación de excepciones perentorias de transacción, cosa
juzgada e inadmisibilidad a que se refiere el Código de Comercio cuando han
sido opuestas con el carácter de dilatorias (art. 304 CPC).

JUICIO ORDINARIO DE MENOR CUANTÍA.


Reglamentación. Está tratado entre los artículos 698 y 702.
Aplicación. Este procedimiento se aplica a todas las acciones declarativas,
constitutivas y de condena respecto de las cuales concurran los siguientes
requisitos:
1. No tengan señalada en la ley un procedimiento especial para su tramitación.
2. La cuantía del juicio debe ser superior a 10 UTM e inferior a 500 UTM.
Tramitación. Tiene igual tramitación que el de mayor cuantía, con las
siguientes modificaciones (art. 698):
1) Plazo para contestar la demanda (art. 698 N°2).
2) Se omiten los escritos de réplica y dúplica (art. 698 N°1).
3) Procede la reconvención, pero sin que se contemplen respecto de ella los
escritos de réplica y dúplica (art. 698 N°1 inc. 2°).
4) Citación obligatoria a audiencia de conciliación (art. 698 N°3).
5) Término probatorio (art. 698 N°4).
6) Plazo para formular observaciones a la prueba (art. 698 N°5).
7) Plazo para dictar sentencia definitiva (art. 698 N°6).
8) Recurso de apelación.
8.1. De la sentencia definitiva.
8.2. Contra otras resoluciones.
9) Recurso de casación.

JUICIO ORDINARIO DE MÍNIMA CUANTÍA.


Reglamentación. Se regula entre los artículos 703 y 729.
Aplicación. Este procedimiento se aplica a todas las acciones declarativas,
constitutivas y de condena respecto de las cuales concurran los siguientes
requisitos:
1. No tengan señalada en la ley un procedimiento especial para su tramitación.
2. La cuantía del juicio no sea superior a 10 UTM.
Tramitación.
1) Demanda.
2) Notificación.
3) Audiencia de contestación y conciliación.
4) Recepción de la causa a prueba.
5) Reglas para la rendición de la prueba y la audiencia de la prueba.
5.1. Documental.
5.2. Testimonial.
5.3. Confesional.
5.4 Pericial.
5.5. Inspección personal.
5.6. Protocolización.
6) Apreciación de la prueba.
7) Citación para oír sentencia.
8) Sentencia definitiva.
9) Los incidentes.
10) Abandono del procedimiento.
11) Recurso de apelación.
12) Recurso de casación en la forma.
- Causales.
- Forma de interponerlo.
- Plazo para interponerlo.
- Tramitación en tribunal ad quem.

INCIDENTES ESPECIALES.
Desistimiento de la demanda
Abandono del Procedimiento
VER ARTICULOS 148 AL 157 DEL CPC.

PROCEDIMIENTO SUMARIO

1.- Introducción.
Aspectos Generales:
a.- Se encuentra normado en artículos 680 y sigtes, titulo XI del libro III CPC:
De los juicios especiales;
b.- Según el artículo 2 CPC, para algunos autores sería un procedimiento
especial, para otros basado en 680 inc 1 CPC, sería común
c.- El juicio ordinario de mayor cuantía tiene 3 etapas o periodos: Discusión,
prueba y fallo o sentencia
El procedimiento sumario conforme a los artículos 683, 686, 687, 688 inc.
2º y 690 CPC:
a.- Tiene las mismas etapas del juicio ordinario de mayor cuantía: Discusión,
prueba y fallo o sentencia
b.- Conforme a las características de rapidez y concentración se establece que
su estructura se reduce a los siguientes trámites:
i.- Demanda
ii.- Notificación de la demanda (personal si es la primera)
iii.- Comparendo o audiencia de discusión y conciliación obligatoria (hace valer
en esta el demandado toda clase de defensas o incidentes que procedan, la
conciliación procede posterior a la contestación de la demanda)
iv.- Concluido lo anterior el tribunal recibe la causa a prueba o cita a oír
sentencia, según lo expuesto en la audiencia
v.- El término probatorio de 8 días termina con la citación a oír sentencia,
vencido este termino
vi.- Sentencia definitiva dentro de los 10 días siguientes a la citación para oír
sentencia
2.- Importancia.
Profesor Maturana: Desde un punto de vista legislativo es notoria la evolución
que ha tenido el Juicio Sumario, alcanzando importancia indiscutible en la
década de 1930 a 1940, porque además de lo contemplado en el artículo 680,
se ha hecho aplicable respecto de muchas otras materias como:
a) Ley 18.101: Arrendamiento de predio urbano (procedimiento sumario
modificado)
b) 233: Código de Minería (1983), en todos los juicios del código de minería
procede el juicio sumario, excepto aquellos que el código expresamente lo
indique
c) 9 inc 5 Ley 18.287: Procedimiento ante Juzgado de Policía Local (apéndice
del COT)
Profesor Casarino:
a) Es innegable su importancia, ya que hacemos oportuna, expedita y
económica la acción de la justicia
b) Permite la declaración de un derecho, sin tener que someterse a los
formulismos y lentitud del procedimiento ordinario de mayor cuantía
c) Sería conveniente que el procedimiento sumario constituyera el rito de
aplicación general, reservando el juicio ordinario de mayor cuantía solo para los
que por su importancia o relevancia jurídica lo ameritaran

3.- Ámbito de aplicación (680 CPC):


Para Casarino: Tiene 2 aspectos diferenciales:
a.- Se puede entender que es procedimiento común y de aplicación general
cada vez que se conforman los requisitos del inc 1, rápido para que sea eficaz y
que el legislador no prevea otra disposición especial;
b.- Nace como procedimiento especial cuando esta destinado a aplicarse en
ciertos y determinados casos indicados en el inc 2, que exige la aplicación del
procedimiento sumario

3.1 Aplicación General:


El artículo 680 inc 1 CPC expresa: El procedimiento de que se trata este
Titulo se aplicará en defecto de otra regla especial a los casos en que la acción
deducida requiera, por su naturaleza, tramitación rápida para que sea eficaz.
Al tribunal se le reserva en este inciso la facultad para que
soberanamente pueda o no aplicar este procedimiento

3.2 Aplicación Especial (requiere texto legal expreso para que proceda aplicar
este procedimiento):
680 inc 2 CPC: Deberá aplicarse, además, a los siguientes casos:
1º A los casos en que la ley ordene proceder sumariamente, o breve y
sumariamente, o en forma análoga
Ej.: art. 271 CPC: Jactancia, 754 CPC: Divorcio temporal, etc.
2º A las cuestiones que se susciten sobre constitución, ejercicio, modificación o
extinción de servidumbres naturales y legales y sobre las prestaciones a que
ellas den lugar.
Ej.: art. 831 CC: Describe el CC 3 tipos de servidumbres: Naturales,
legales y voluntarias, CPC excluye estas últimas que se tratan en juicio
ordinario de mayor cuantía, las que también podría alegarse que se traten en
juicio sumario por aplicación de 680 inc 1 CPC
También se aplica a los deslindes
3º A los juicios sobre cobro de honorarios, excepto el caso del artículo 697
697 CPC: Pago de ciertos honorarios, plantea dos caminos, este
procedimiento sumario o el procedimiento incidental del fallo, que es un
procedimiento más rápido.
4º A los juicios sobre remoción de guardadores y a los que se susciten entre los
representantes legales y sus representados
Plantea dos tipos de juicios distintos:
i.- Juicio de remoción de guardadores: En que se priva del cargo legal de
curador o tutor de una persona.
Que es promovida por cualquiera por causales de incapacidad, fraude o
culpa grave, ineptitud manifiesta, administración descuidada y conducta inmoral
(539 y 542 CC)
ii.- Casos entre representantes legales y sus representados:
Ej.: art. 43 CC: Representantes legales: Padre y madre legítimos,
adoptante y tutor o curador
5º A los juicios sobre separación de bienes
a) Legal: 150 CC: Patrimonio reservado de la mujer
b) Convencional: Cuando los contrayentes lo verifiquen, antes del matrimonio,
en el mismo acto o en acto posterior al mismo
c) Judicial: Ej.: Cuando la mujer casada en sociedad conyugal solicita
separación judicial de bienes, o cuando el tribunal la declara por las causales
del 155 CC: Insolvencia o administración fraudulenta del marido
6º A los juicios sobre depósito necesario y comodato precario
a) 2236 CC: Deposito necesario: Cuando la elección del depositario no
depende de la voluntad del depositante
b) 2194 y 2195 CC: Comodato precario: Cuando el comodante se reserva
el derecho de pedir la cosa prestada en cualquier tiempo
7º A los juicios en que se deduzcan acciones ordinarias a que se hayan
convertido en ejecutivas a virtud de lo dispuesto en el articulo 2515 CC
2515 CC: El tiempo de prescripción de las acciones judiciales es en
general de 3 años para las acciones ejecutivas y de 5 para las ordinarias
La acción ejecutiva se convierte en ordinaria por el lapso de 3 años, y
convertida en ordinaria durará solamente otros 2
8º A los juicios en que se persiga únicamente la declaración impuesta por la ley
o el contrato, de rendir una cuenta, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo
696.
Con este juicio sumario no se persigue la cuenta misma, solo la
declaración por la obligación de rendirla (si se debe o no la cuenta). Deben
rendir cuentas todos los que administran bienes ajenos por contrato o por ley:
Ej: 1309 CC: Albacea; 514 CPC: Depositario, etc.
696 CPC: Si se emplea la acción ejecutiva, no se usa el procedimiento
sumario.
9º A los juicios en que se ejercite el derecho que concede el articulo 945 CC
para hacer cegar un pozo
945 CC: Esta derogado, por tanto esta referencia debe entenderse
efectuada al Código de Aguas.

4.- Características del procedimiento Sumario:


a.- Es un Procedimiento Declarativo: Es la finalidad del procedimiento, igual al
Juicio Ordinario de Mayor Cuantía;
b.- Es un Procedimiento Rápido y Breve:
i.- Porque consta de pocas etapas
ii.- Por la oportunidad en que deben emitirse las resoluciones, a mas tardar
dentro del 2do día (688 inc 1 CPC)
iii.- Por que es un juicio con preferencia para el fallo
c.- Es un Procedimiento Concentrado:
Se demuestra por ejemplo en 1er comparendo, lo que no se presenta acá,
no podrá hacerse valer a posterior, procede en este La Conciliación y también
en el fallo, que resuelve todas las cuestiones suscitadas
Excepción: Excepción dilatoria de incompetencia
Ej.: 269 y siguientes CPC: La Jactancia
d.- Consagra legalmente la aplicación del Principio de Oralidad:
682 CPC: El procedimiento sumario será verbal, pero las partes podrán, si
quieren, presentar minutas escritas en que se establezcan los hechos
invocados y las peticiones que se formulen
En la practica no se da la oralidad, la demanda es por escrito, la mayoría
contesta por escrito y solicita se tenga por parte integrante de la discusión, de
ese comparendo de discusión
e.- Permite la sustitución del procedimiento:
681 CPC: En los casos del inciso 1º del articulo anterior, iniciado el
procedimiento sumario podrá decretarse su continuación conforme a las reglas
del ordinario, si existen motivos fundados para ello.
Por la inversa, iniciado un juicio como ordinario, podrá continuar con
arreglo al procedimiento sumario, si aparece la necesidad de aplicarlo a la
solicitud en que se pida la substitución de un procedimiento a otro se tramitará
como incidente.
Procede solo respecto a los casos del ámbito de aplicación general (680
inc 1 CPC). El legislador faculta a cualquiera de las partes para solicitar el
cambio de procedimiento y viceversa.
Doctrina:
a) Debería estar esta norma en el Libro II, dentro del Juicio Ordinario de Mayor
Cuantía
b) Nada dice el legislador de la oportunidad para interponer esta substitución
Algunos autores estiman que ella puede presentarse en cualquier estado
del juicio y una vez que concurran motivos fundados para substituir el juicio
Sumario por el Ordinario, o cuando apareciere necesario pedirlo del Ordinario al
Sumario
Otros sostienen una tesis mas restringida, la substitución del Sumario al
Ordinario en la audiencia de discusión o de contestación de la demanda o de
conciliación obligatoria, y de Ordinario a Sumario, como es excepcional, como
excepción dilatoria, y antes de la contestación de la demanda
Este incidente tiene carácter de previo y especial pronunciamiento en
ambos procedimientos, tramitada en la misma pieza de autos, resuelto
previamente, y no en sentencia definitiva
f.- Faculta al actor para acceder provisionalmente a la demanda:
Característica inusual (684 inc 1 CPC)
Requisitos para pedir el Derecho:
i.- Que la audiencia se desarrolle en rebeldía del demandado
ii.- Que el demandante invoque fundamentos plausibles
El demandado posteriormente puede apelar esta resolución o puede
oponerse a la aceptación provisional de la demanda. Ni en uno ni en otro caso
se suspenderá el cumplimiento de la solicitud provisional (684 inc 2 CPC). La
apelación será solo en el efecto devolutivo (691 inc 2 CPC). Si se opone, no
tiene objeto la apelación.
g.- Contempla la citación de los parientes en sus disposiciones legales:
A los consignados en 42 CC: Cónyuge, consanguíneos legítimos y luego
consanguíneos afines. Notificación personal a los habidos, se entiende por
avisos a los no habidos, se realiza la audiencia con los que concurran.
Doctrina: Norma extraña en cuanto a su ubicación, debería estar en Libro
I, normas comunes a todo procedimiento, aplicables a múltiples procedimientos
contenciosos y no contenciosos, por regla general en la designación de
curadores y tutores
h.- Los incidentes se deben promover y tramitar en la misma audiencia de
discusión, conjuntamente con la cuestión principal, sin paralizar el curso de
esta: (690 1ra parte CPC). Consecuencias:
i.- Sentencia definitiva debe pronunciar sobre la acción deducida y sobre los
incidentes
ii.- Posteriores, tan pronto como el hecho llegue al conocimiento de la parte
respectiva, pero solo si se trata de un vicio que anule el proceso o una
circunstancia esencial para la ritualidad o marcha del juicio (85 y 84 inc 3 CPC).
iii.- Se resuelven en la definitiva, excepto si son previos o incompatibles, la
definitiva resuelve estos antes de la acción deducida (690 CPC)
i.- Respecto de las resoluciones que se dictan dentro de él, procede, como
regla general, que se conceda la apelación en el solo efecto devolutivo y no en
ambos efectos:
Esta regla general no se aparta de la norma general contemplada en el
194 nº 2 CPC, antes de 1988 no era así. El 691 inc 1 CPC: Contempla 2
excepciones que proceden en ambos efectos:
i.- Resolución que dispone cambio de procedimiento de Ordinario a Sumario
ii.- Sentencia definitiva, cualquiera que sea la parte que intente el recurso
Contradicción entre 194 nº 1 y 691 CPC:
194 nº 1 CPC: De las resoluciones dictadas contra el demandado en los
juicios ejecutivos y Sumarios, solo en el efecto devolutivo. Regla especial prima
sobre la particular
j.- El tribunal de 2da instancia posee un mayor grado de competencia para la
dictación de la sentencia definitiva que en el juicio ordinario.
Antecedentes:
170 nº 6 CPC: La decisión del asunto controvertido. Esta decisión deberá
comprender todas las acciones y excepciones que se hayan hecho valer en el
juicio; pero podrá omitirse la resolución de aquellas que sean incompatibles con
las aceptadas
160 CPC: Las sentencias se pronunciaran conforme al mérito del proceso,
y no podrán extenderse a puntos que no hayan sido expresamente sometidos a
juicio por las partes, salvo en cuanto las leyes manden o permitan a los
tribunales proceder de oficio
Si se apela o va en consulta existe un mayor grado de competencia
i.- El grado de competencia establecido en los artículos antes citados constituye
la regla general aplicable al Juicio Ordinario de Mayor Cuantía y a cualquier otro
procedimiento que no tenga disposición especial
ii.- El tribunal de 2da instancia solo puede resolver acciones y excepciones
hechas valer por las partes en 1ra instancia y resueltas en fallo de 1ra instancia
iii.- Si el tribunal de 2da instancia llega a pronunciarse sobre acciones y
excepciones no discutidas en 1ra instancia y no falladas en 1ra instancia, falla
ultrapetita.
Excepciones:
Puede el tribunal de Segunda instancia pronunciarse sobre acciones y
excepciones que no se encuentren resueltas:
1.- Cuando el tribunal de 1ra instancia ha dejado de resolver acciones y
excepciones por ser incompatibles con las acogidas o resueltas (208 CPC)
2.- Cuando el tribunal por norma legal expresa se encuentra obligado, puede
hacer de oficio: (209 inc 1 CPC)
a.- Declaración de su propia incompetencia absoluta
b.- Declarar la nulidad absoluta si aparece de manifiesto en el acto o contrato
Cualquier fallo en que el tribunal de Segunda instancia exceda el límite de
competencia antes analizado, tiene como consecuencia el vicio de ultrapetita y
habilita para interponer un recurso de casación en la forma contra la sentencia
de este tribunal (768 nº 4 CPC)
Normas Generales:
a) Invalidar de oficio sentencia apelada por falta de decisión del asunto
controvertido (170 nº 6, 775 inc 1 y 768 nº 5 CPC)
b) Ordenar al tribunal de 1ra instancia que complete la sentencia, dictando
resolución sobre el punto omitido, suspendiendo mientras tanto el fallo emitido
(170 nº 6 y 775 inc 2 CPC)
No obstante, lo resuelto en el fallo de 1ra instancia debe ser compatible
con lo demás, ya que el tribunal de 1ra instancia esta facultado para omitir su
decisión, y el de 2da instancia para resolver sin nueva pronunciación (208 CPC)
Normas para El Juicio Sumario:
692 CPC: En segunda instancia, podrá el tribunal de alzada, a solicitud de
parte, pronunciarse por vía de apelación sobre todas las cuestiones que se
hayan debatido en primera para ser falladas en definitiva, aun cuando no hayan
sido resueltas en el fallo apelado
Para que tenga aplicación legal esta norma se requiere:
a) Que se trate de cuestión debatida en 1ra instancia, para ser resuelta en
definitiva
b) Que el fallo definitivo no resuelva dicha cuestión, y haya sido apelado
c) Que exista petición expresa de parte interesada, en que esta cuestión sea
subsanada por el tribunal de 2da instancia
Si no existiera esta norma, tendría que recurrirse a las lentas normas
generales.

5.- Tramitación
5.1 Comienzo del Procedimiento:
El procedimiento sumario puede comenzar por medida prejudicial o por
demanda (253 en relación con 3 CPC). Si comienza por medida prejudicial, no
se utiliza la regla de distribución de causa y se presenta usualmente minuta
escrita (682 CPC). Menoscabo del principio de oralidad, por razones de
comodidad y seguridad.
La demanda se ajustará a:
a.- Requisitos comunes a todo escrito (30 y siguientes CPC)
b.- Requisitos comunes a toda demanda (254 CPC)
c.- Reglas de comparecencia en juicio, especialmente el patrocinio de poder
5.2 Providencias del tribunal:
El artículo 683, inc 1º CPC: Deducida la demanda, citará el tribunal a la
audiencia del 5to día hábil después de la ultima notificación, ampliándose este
plazo, si el demandado no esta en el lugar del juicio, con todo el aumento que
corresponda según lo previsto en el articulo 259
El tribunal no señala fecha fija, sino que al 5to día después de la ultima
notificación
259 CPC: Se entenderá solo la tabla a continuación del 5to día
Formula: Por interpuesta la demanda en procedimiento sumario, vengan las
partes a comparendo al 5to día hábil después de la ultima notificación a las 9
horas (las horas son a modo ejemplar)
5.3 Personas con derecho a asistir a la audiencia.
a.- Regla General: Las partes litigantes son las que tiene derecho a asistir a la
audiencia;
b.- Excepciones:
i.- El respectivo Oficial del Ministerio Publico o Defensor Publico cuando deban
intervenir conforme a la ley (683 inc 2 CPC)
ii.- Parientes citados en forma general (ver mas atrás: Características nº 7)
5.4 La audiencia o comparendo de discusión, contestación de la
demanda y conciliación.
Situaciones que pueden producirse:
a.- Que a la audiencia concurran ambas partes: Demandante ratifica la
demanda, pide que sea acogida en todas sus partes, traslado (se ofrece la
palabra al). Demandado se defiende oralmente (constancia en acta que se
levanta) o por escrito y solicita que esta se tenga como parte integrante del acta
(690 CPC), esto es lo habitual. Todo incidente, excepción o defensa se hace
valer en esta audiencia, no hay otra oportunidad procesal. Una vez producida la
defensa del demandado, opera la conciliación obligatoria (262 CPC), si no se
produce esta (683 inc 2, 2da parte), el tribunal pone termino a la audiencia y
resuelve si recibe la causa a prueba o cita a las partes a oír sentencia. La
resolución del tribunal que cita a recibir la causa a prueba puede pronunciarse
en la misma audiencia o posteriormente (lo habitual)
i.- Si es en el término de la audiencia, se entienden notificados personalmente,
firman ahí mismo
ii.- Si posteriormente, por cédula (ver mas adelante letra F))
b.- Que a la audiencia concurran, además de las partes antes señaladas, el
respectivo oficial del ministerio publico o el defensor publico cuando deban
intervenir conforme a la ley o cuando el tribunal lo estime necesario, y que
concurran los parientes cuando corresponda oírlos:
Comparecencia del Oficial del Ministerio Publico o Defensor Publico: Cuando
corresponde que deje constancia de su parecer en al acta
Comparecencia de parientes: El tribunales pedirá informe verbal sobre los
hechos que considere conducentes (689 inc 2 CPC)
c.- Que comparezca solo el demandante:
También se pronuncia el tribunal (684 inc 1 CPC). El tribunal debe tener
por evacuada la contestación de la demanda y efectuado el llamado a
conciliación obligatorio. Examina los autos o expediente para ver si existen
hechos controvertidos pertinentes y substanciales para recibir la causa a
prueba o para acceder provisionalmente, a petición de parte, a lo pedido en la
demanda. La actitud del tribunal esta condenada a la actitud del demandante,
recibe la causa a prueba, ya que la rebeldía del demandado es la negación de
las pretensiones del actor, y otorgará lo pedido si aparece con fundamento
plausible
d.- Que comparezca solo el demandado:
Nada dice la ley, aplicando las normas ordinaria y comunes, se entiende
que se lleva a cabo la audiencia en rebeldía del demandante, recibe la causa a
prueba o cita a oír sentencia según los casos. Con lo que conteste el
demandado queda delimitado el asunto controvertido
e.- Que no comparezca el respectivo oficial del ministerio publico o defensor
publico, debiendo hacerlo:
Su inasistencia no frustra el comparendo, igual se efectúa, el legislador no
faculta al juez para suspender el juicio. Terminada la audiencia pasa los autos
para la vista a dicho funcionario, el que determina y emite dictamen, su opinión
es esencial.
f.- Que no comparezcan los parientes, debiendo también hacerlo:
El tribunal puede suspender la audiencia y citarlos determinadamente (689 inc 3
CPC).
g.- Que no comparezcan el demandado ni el demandante:
No tiene trascendencia ni gravedad, solo se habrá perdido la notificación
La parte que desea reactivar la audiencia deberá pedir que se fije nuevo día y
hora, procediendo nueva notificación por cédula, porque no se produjo el
emplazamiento del demandado.
5.5.- La aceptación provisional de la demanda.
684 inc 1 CPC: En rebeldía del demandado, se recibirá a prueba la causa,
o, si el actor lo solicita con fundamento plausible, se accederá provisionalmente
a lo pedido en la demanda. Vía poco usada, problemática, reminiscencias de
épocas antiguas. El demandado ante esta, notificada por el Estado Diario tiene
dos caminos:
a.- Apelación: De esta resolución (691 inc 2 CPC) solo en el efecto devolutivo
(...salvo que, concedida la apelación en esta forma, hayan de eludirse sus
resultados), no afecta en lo inmediato a lo aceptado provisionalmente
b.- Formula oposición: Dentro del 5to día de notificación. El tribunal ante
oposición fundada emite resolución que cita al 5to día hábil de la ultima
notificación por cédula a una audiencia de discusión, pero las partes no pierden
su condición de demandante o demandado en esta, a pesar de la reacción del
demandado, tampoco altera el peso de la prueba. El fundamento del
demandado debe atender a probar lo incorrecto de que se haya accedido
provisionalmente a la demanda.
No procede defensas, las que precluyeron en su momento, con su
inasistencia, de lo que se entendió que negaba todo lo de la demanda. La
discusión acá es restringida a la procedencia o no de la resolución que acepta
provisionalmente la demanda. Si el tribunal:
i.- Accede a lo solicitado, lo provisional se hace permanente, queda a firme
ii.- Rechaza lo solicitado, habrá que deshacer el cumplimiento provisional,
deshacer lo actuado
Problemas doctrinarios:
- Compatibilidad entre la apelación y la oposición: La ley nada dice al respecto,
ante el silencio, aparentemente no se aprecia incompatibilidad, pero en el
aspecto practico, si se presentan ambas y le va bien en la oposición, esta
demás la apelación, desaparece la resolución que acepta provisionalmente la
demanda, por tanto no habrá nada que apelar
- Naturaleza jurídica de la resolución que accede provisionalmente a la
demanda: Produce los mismos efectos de la sentencia definitiva (pero
provisionalmente) 158 inc 2, 2da parte: Sentencia Definitiva. Sería esta un buen
ejemplo de las denominadas “Resoluciones Inclasificables”
5.6 Resolución que recibe la causa a prueba y el término probatorio.
a.- Resolución:
686 CPC: La prueba, cuando haya lugar a ella, se rendirá en el plazo y en
la forma establecida para los incidentes
323 CPC: Cuando haya de rendirse prueba en un incidente, la resolución
que lo ordene determinará los puntos sobre que debe recaer, y su recepción se
hará en conformidad a las reglas establecidas para la prueba principal. La
referida resolución se notificará por el estado
Jurisprudencia:
La resolución que recibe la causa a prueba en juicio sumario se notificará
por cédula, ya que se debe distinguir un limite entre:
i.- Resolución (que ordena recibir la causa a prueba y fija hechos substanciales,
pertinentes y controvertidos, y como se rinde la prueba), y la Notificación , en
que proceden las normas generales, y
ii.- Plazo y Forma en que proceden las reglas de los incidentes
En cuanto a la prueba misma, hay que tener presente que es la prueba
principal, y no solamente la de testigos, por tanto el procedimiento general
aludido es el del Juicio Ordinario de Mayor Cuantía
b.- Termino Probatorio:
- Termino Probatorio Ordinario: 8 días contados desde la ultima notificación de
la resolución que recibe la causa a prueba, notificada por cédula.
- Término Probatorio Extraordinario: Plazo máximo 30 días (90 inc 3 CPC).
- Término Probatorio Especial: Según las reglas generales, proceden
casuisticamente, ej.: 339 CPC: entorpecimientos
Testigos: Si desea la parte rendir prueba de testigos, deberá presentar
nomina de testigos dentro del 2do día, individualizándolos con nombre,
domicilio y profesión u oficio, solo se examinaran los de la nomina, sin
excepción. No hay necesidad de presentan minuta de puntos de prueba (el
código no lo permite). Los testigos solo pueden declarar sobre los puntos
establecidos por el tribunal, debiéndose justificar las tachas.
5.7 La Sentencia.
687 CPC: Vencido el término probatorio, el tribunal, de inmediato, citará a
las partes para oír sentencia. No hay periodo de observaciones a la prueba.
688 inc 2 CPC: La sentencia definitiva deberá dictarse en el plazo de los
diez días siguientes a la fecha de la resolución que cito a las partes para oír
sentencia
5.8 Los Incidentes
690 1ra parte CPC: Los incidentes deberán promoverse y tramitarse en la
misma audiencia, conjuntamente con la cuestion principal, sin paralizar el curso
de ésta. Los incidente se regirán por las reglas generales para los incidentes.

6.- La substitutición del procedimiento.


Concepto (681 CPC).
Por razones de manifiesta conveniencia puede continuar como ordinario
un procedimiento sumario y uno sumario como ordinario. Se plantean 2 casos:
a.- Iniciado el juicio conforme las reglas del sumario por motivos fundados
Siempre que sea en razón de lo preceptuado en 680 inc 1 CPC: Ámbito de
aplicación general
b.- Cuando iniciado como ordinario, aparezca la necesidad de aplicarlo
Oportunidad para pedir la substitución.
Jurisprudencia y doctrina variable
a.- Interpretación Restrictiva: Ante el silencio de la ley y ante la obligación de
substituir el procedimiento del 681 CPC, y por aplicación de las reglas
generales:
i.- De Ordinario a Sumario: Como excepción dilatoria del demandado, con plazo
el de la contestación de la demanda, previa a esta;
ii.- De Sumario a Ordinario: Como incidente tramitado en la misma audiencia
del 5to día hábil;
Esta interpretación no se condice con los objetivos propios del juicio
sumario.
b.- Interpretación Extensiva: (la mas aceptada) No hay silencio del legislador.
i.- De Ordinario a Sumario: Cuando existan motivos fundados
ii.- De Sumario a Ordinario: Desde que aparezca la necesidad de aplicarlo
Tramitación.
a.- Como incidente, tan pronto como existan motivos fundados o aparezca la
necesidad de aplicarlo
b.- Traslado a la contraria en plazo de 3 días y ante su respuesta o no, se
recibe el incidente a prueba o se cita a oír sentencia, fallando de inmediato
c.- En ambos casos, por ser de previo y especial pronunciamiento, se detiene el
procedimiento, se lleva en el cuaderno principal
Efectos de la substitución de procedimiento.
Una vez ejecutoriado o que cause ejecutoria, se continúa el procedimiento
según las nuevas normas del procedimiento. Las diligencias efectuadas tienen
completo valor y eficacia legal, no procede nulidad de lo obrado por error en la
tramitación

7.- Recurso de apelación en el Juicio Sumario.


Efectos (691 concordado con 194 nº 1 CPC):
a.- Regla General: Todas las resoluciones en el juicio sumario son apelables
solo en el efecto devolutivo;
b.- Excepciones, proceden en ambos efectos;
i.- Sentencia definitiva
ii.- Substitución de procedimiento de ordinario a sumario
Respecto al 194 nº 1 CPC: Puede apelar en ambos efectos ya que la ley
en 691 inc 1 CPC no distingue
Tramitación.
Según las reglas establecidas para los incidentes.
Facultades del tribunal de alzada (692 CPC):
En consecuencia, para tener aplicación legal se requiere:
a.- Que se trate de cuestión debatida en la 1ra instancia para ser resuelta en la
definitiva
b.- Que este fallo definitivo no resuelva dicha cuestión y haya sido apelado
c.- Que exista petición expresa de parte interesada, aun cuando esta omisión
sea subsanada por el tribunal de alzada
Si no existiera esta norma, tendría el tribunal que:
i.- Invalidar de oficio la sentencia apelada por falta de decisión del asunto
controvertido, u
ii.- Ordenar al tribunal de 1ra que complete la sentencia
Permite este artículo evitar estos largos trámites, en atención a la
brevedad y rapidez, permite si es solicitado, resolver esta sin nuevo
pronunciamiento del inferior, por tanto:
- Si el de 1ra ha omitido algo, resuelve el de 2da, cerciorándose solo de que
sea compatible
- El de 2da puede opinar y cambiar el de 1ra

JUICIO EJECUTIVO
VER ARTICULOS 434 AL 529 DEL CPC
TEMA 5
RECURSOS PROCESALES
Gerardo Bernales Rojas
La impugnación:
Dentro de todos estos actos jurídicos procesales el que nos
refiere en el curso dice relación con el acto jurídico que impugna; el
verbo rector entonces es impugnar: Que, según el diccionario de la
Real Academia de la Lengua Española, significa combatir, contradecir,
refutar. Interponer un recurso contra una resolución judicial.
En el proceso, una vez dictada y notificada la sentencia de
primera instancia, ésta queda expuesta a la impugnación de las
partes. Dicha facultad de impugnación se traduce en términos jurídicos
en la facultad de impugnar dicha resolución a través de los recursos
procesales. La facultad de impugnar se ejerce regularmente a través
de los recursos de apelación y el de nulidad, que tienen por objeto
corregir las principales desviaciones que puedan advertirse en una
sentencia. De esta forma una primera característica es que la
sentencia queda susceptible de ser impugnada, por lo que su carácter
es provisional.
Otra característica es que, por regla general, la sentencia
impugnada queda privada temporalmente de sus efectos, por lo que
podría señalarse que una sentencia es un acto jurídico procesal sujeto
a una condición suspensiva; ¿cual es esta condición? Que no sea
impugnada; si la sentencia no se impugna dentro del plazo legal,
queda como un acto puro y simple desde el día de su notificación.
Pero si la sentencia es impugnada ya la sentencia no es, per se, un
acto perfecto, es una de las dos o más etapas dentro de las cuales
actúa la jurisdicción, es necesario una voluntad; la originaria y la
confirmatoria, lo cual no es ajeno al derecho; como se ve en el
derecho privado, en que un incapaz relativo requiere la autorización o
ratificación de su representante, o en el caso del derecho público; un
tratado internacional requiere los trámites de internación para entrar a
regir como ley de la República; se trata de voluntades
complementarias; pues la primera sin la segunda no está completa y la
segunda, sin la primera, no puede darse.
Sin embargo la segunda etapa no puede ser solo confirmatoria,
sino, no tendría razón de ser la impugnación, por ello está la
posibilidad de que sea revocatoria, en este caso es más claro aún, en
este caso la de primera instancia y la de segunda se vinculan
necesariamente, pero los efectos son los de la segunda instancia, los
de la revocatoria. Lo que en la Apelación se analiza es la validez
interna, el contenido de la sentencia.
Lo ya dicho se da en la apelación, pero distinta es la situación de
la Nulidad, que es la otra vía de impugnación, en esta se atiende a la
forma de la resolución más que al contenido de la misma. En este
caso si la resolución impugnada por nulidad es confirmada, los efectos
de la resolución de segunda instancia son declarativos (y no
constitutivos), por lo que se van a producir los efectos de la resolución
de primera instancia. En cambio si se acoge una nulidad, se deja sin
efecto lo resuelto, y vuelve la causa al estado de dictarse nuevo fallo.

El Agravio:
Otro concepto importante es el de agravio, que es la injusticia, la
ofensa, el perjuicio material o moral. El recurso que naturalmente
surge frente a un agravio es el de apelación. La nulidad, por su parte
se refiere a la desviación en la forma de actuar o proceder.

Los Recursos:
De esta forma, frente al agravio o bien ante la incorrecta forma
de proceder, se han establecido los recursos; que son los medios o
formas de revisar o impugnar una sentencia o resolución judicial y
ellos presentan dos características esenciales, al decir de Eduardo
Couture1;
1.- Los recursos son medios de fiscalización entregados a la parte, es
decir el error en el proceso, sea de forma o fondo, es corregido a
petición del afectado, y si no impugna el acto, éste se subsana. Por
ello que la impugnación debe ser, además oportuna;
2.- Los recursos no son solo una forma de enmendar vicios de la
parte, sino que además funcionan por actuación del tribunal, sea el
mismo como ocurre en la reposición o bien por el superior, como
ocurre con la apelación.

Características o elementos:
1.- Por lo general se interpone ante el mismo tribunal que dictó la
resolución impugnada, siendo las excepciones los recursos de Hecho,
de Revisión y Queja;
2.- En general conoce y resuelve el recurso el superior jerárquico del
tribunal que dictó la resolución impugnada. Las excepciones son el
recurso de reposición y el de aclaración, rectificación o enmienda;
3.- Por lo general solo se interponen en contra de resoluciones que no
se encuentren firmes o ejecutoriadas. Las excepciones son el recurso
de aclaración y el de revisión;
4.- El sujeto activo del recurso es la parte agraviada por una
resolución;
5.- Los recursos pueden ser renunciados, tanto expresa como
tácitamente. Hay renuncia expresa cuando la parte agraviada expone
o manifiesta que renuncia al recurso, y la renuncia es tácita, cuando
realiza cualquier acto que implique la renuncia a la facultad de
interponer el recurso;
6.- Los plazos legales para interponer los recursos son fatales, por lo
que se extinguen por el solo ministerio de la ley.
Clasificación:
Existen variados criterios para clasificar los recursos:
En cuanto a su finalidad se clasifican en:
1.- De nulidad de lo obrado (casación y revisión);
1
Couture, Eduardo, Fundamentos del Derecho Procesal Civil, Tercera edición. Ed. Depalma, Bs. As. 1993,
pag. 350.-
2.- De enmienda de lo obrado (reposición y apelación);
3.- De protección de garantías constitucionales (amparo y protección);
4.- De declaración de determinadas circunstancias (inaplicabilidad);
5.- Disciplinarios (como la Queja)
En cuanto a la generalidad de su procedencia se clasifican en:
1.- Ordinarios, que son aquellos que la ley admite comúnmente y
respecto de la generalidad de las resoluciones judiciales, como el de
rectificación, aclaración o enmienda; la reposición; apelación y el de
hecho; y
2.- Extraordinarios, como aquellos que proceden contra determinadas
resoluciones judiciales y en los casos y condiciones expresamente
señalados en la ley, como los recursos de Casación y de revisión.
El autor Jorge Correa Selamé2 señala algunas diferencias entre
los recursos ordinarios y los extraordinarios:
a.- Los ordinarios, generalmente no exigen causales específicas o
taxativas para su interposición, los extraordinarios sí;
b.- Los ordinarios no presenten mayor formalismo, los extraordinarios
sí tienen una rigurosidad para su interposición, bajo sanción de ser
declarados inadmisibles;
c.- Los ordinarios miran en general el interés de las partes, los
extraordinarios velan por un interés público;
d.- Los ordinarios originan, en general una nueva instancia, los
extraordinarios no.
En cuanto a su fuente se clasifican en:
1.- Constitucionales, como el Amparo o la Protección;
2.- Legales, como el de Apelación o Reposición.
En cuanto a la naturaleza de la resolución que impugnan se
clasifican en:
1.- Principales; cuando impugnan sentencias que resuelven el conflicto
principal;
2.- Incidentales; cuando impugnan resoluciones que recaen en
trámites accesorios.
En cuanto a las facultades en virtud de las cuales se conocen se
clasifican en:
1.- Jurisdiccionales (reposición, apelación, Casación, Revisión,
nulidad);
2.- Conservadoras (amparo, protección e inaplicabilidad)
3.- Disciplinarias (Queja)
4.- Económicas (rectificación, aclaración o enmienda)

El Agravio en el Recurso.
El agravio es el concepto central que fundamenta la interposición
de la generalidad de los recursos procesales, en términos tales que
constituye la causal genérica que habilita para su procedencia. En
términos amplios, el agravio nos hace pensar en la posición de quien
ha perdido el juicio, pero lo anterior no es enteramente correcto, toda
vez que como veremos, no sólo las sentencias definitivas pueden

2
ob. Cit, pág. 4
producir agravio sino en general cualquier clase de resoluciones
judiciales. Del mismo modo, debemos hacer presente que una misma
resolución puede resultar agraviante para ambas partes del pleito, en
términos tales que ninguna de ellas vea satisfechas a plenitud sus
pretensiones jurisdiccionales. Si bien este concepto no cuenta con
una definición legal, la doctrina ha utilizado para conceptualizarlo, la
norma del artículo 751 CPC, relativa al juicio de hacienda, en la cual
se define que debe entenderse por una sentencia "desfavorable al
interés fiscal", para determinar la procedencia del trámite de la
consulta:
i.- Cuando la sentencia no acoge totalmente la demanda del Fisco;
ii.- Cuando no acoge totalmente la reconvención del Fisco;
iii.- Cuando no rechaza totalmente la demanda deducida contra el
Fisco; y,
iv.- Cuando no rechaza totalmente la reconvención deducida contra el
Fisco.
Sobre la base de los casos que enumera la norma antes citada,
la doctrina ha llegado a establecer en términos relativamente simples,
que hay agravio siempre que existe una diferencia entre lo que se ha
solicitado al tribunal y lo que este ha otorgado. Hacemos presente que
el concepto de agravio es propio de litigios civiles, en tanto que en lo
penal, el término toma el nombre de "gravamen irreparable"; la
doctrina ha aunado estos dos conceptos bajo el término de "perjuicio
legal" que emana directamente de la parte resolutiva de la resolución.

RECURSO DE REPOSICIÓN
Concepto:
Es el acto jurídico procesal de impugnación que emana
exclusivamente de la parte agraviada o del interesado que es
agraviado, y cuyo objeto es solicitar al mismo tribunal que dictó una
resolución, que la modifique o deje sin efecto. Tiene una gran
trascendencia puesto que procede durante toda la tramitación de los
procedimientos, tanto civiles como penales. Estadísticamente es el
recurso de mayor utilización
Características:
a.- Se interpone ante el tribunal que dictó la resolución impugnada
(recurso de retractación)
b.- Emana de las facultades jurisdiccionales de los tribunales.
c.- Es un recurso ordinario (artículo 181 CPC)
Resoluciones contra las cuales Procede:
Por regla general procede en contra de los autos y decretos, pero
excepcionalmente se admite en contra de las siguientes sentencias
interlocutorias:
3.1 Resolución que declara la quiebra;
3.2 Resolución que recibe la causa a prueba (sólo 3 días y con
apelación subsidiaria - artículo 319 CPC)
3.3 Resolución del tribunal de alzada que declara la inadmisibilidad del
recurso de apelación (sólo 3 días - artículo 201 CPC)
3.4 Resolución que declara la prescripción del recurso de apelación
(plazo de 3 días; y fundado en error de hecho artículo 212 del CPC)
3.5 Resolución que declara la inadmisibilidad del recurso de casación
(plazo de 3 días y fundado en un error de hecho - artículo 780 CPC)
Plazo para interponerlo:
Se deben distinguir tres situaciones:
4.1 En contra de sentencias interlocutorias; dentro de tercero día.
4.2 Reposición Ordinaria; dentro de quinto día (autos y decretos).
4.3 Reposición extraordinaria; no tiene plazo, pero se requiere de
nuevos antecedentes, los cuales han sido definidos por la Corte
Suprema como aquellos existentes pero desconocidos al momento de
dictar la resolución. Se dice que no tiene plazo, pero nuestra
jurisprudencia, basados en los principios de la preclusión y el orden
consecutivo legal, ha estimado que el plazo debe ser aquel
contemplado en el artículo 85 del CPC.
lmpugnación de la Resolución que lo Falla:
Hay que distinguir:
a.- Si lo acoge:
a. 1 El Recurrente: no puede impugnarla porque no ha sufrido agravio.
a.2 El Recurrido: Depende la naturaleza jurídica que se le asigne a
esta resolución, será la reacción que puede adaptarse:
Primera Tesis: Es una sentencia lnterlocutoria y por lo tanto es
apelable;
Segunda Tesis: Es un auto o decreto y por lo tanto solo sería apelable
si hay norma expresa (se debe recordar que no procede la reposición
de la reposición);
Tercera Tesis: Tiene la misma naturaleza jurídica que la resolución
que impugna, lo cual parecería ser lo más apropiado.
b.- Si lo rechaza:
b.1 Se dedujo apelación subsidiaria: Se concede la apelación y elevan
los autos al tribunal de alzada.
b.2 No se dedujo la apelación subsidiaria: El artículo 56 del CPP
establece expresamente que no es posible apelar con posterioridad, lo
cual se ha hecho extensivo al ámbito civil, en el que no hay norma
expresa.

RECURSO DE APELACION,
Es la materialización del principio de la doble instancia, tanto así
que los procedimientos se clasifican por instancia, en virtud de la
procedencia o improcedencia del recurso de apelación, distinguiendo
procedimientos de única instancia (no procede apelación), de primera
instancia (el fallo que sujeto a la apelación) y de segunda instancia (se
conoce del recurso). Este principio de la doble instancia y en
consecuencia todas las instituciones que de él derivan, se justifican en
virtud de las siguientes razones:
1. Permite enmendar los agravios cometidos por tribunales inferiores.
2. Permite enmendar omisiones o errores.
3. Se traduce en una mayor diligencia y celo de los jueces inferiores
para evitar ser corregidos.
4. Permite que la causa la analicen jueces con mayor criterio,
experiencia y preparación.
Otro principio relevante que juega en este caso, es el principio
de la jerarquía o grado que, en cuanto regla general de la competencia
(artículo 110 COT), tiene el carácter de orden público y no puede ser
modificada ni prorrogada por las partes (artículo 182 CPC)
Concepto:
Es el acto jurídico procesal de la parte agraviada por una
resolución judicial, por el cual se solicita al tribunal que la dictó que
eleve el conocimiento del asunto al tribunal superior jerárquico, para
que este la enmiende conforme a derecho.
Resoluciones contra las cuales procede:
i. Contra sentencias definitivas e interlocutorias de primera instancia,
salvo que la ley lo deniegue en forma expresa (artículo 187 CPC)
ii. Contra determinados autos o decretos, pero sólo de manera
subsidiaria del recurso de reposición (los que alteran la substanciación
normal del juicio o decretan trámites no expresamente establecidos
por la ley, art. 188 CPC)
iii. Resolución del tribunal de alzada que declara su incompetencia
(art. 209 inciso 2º CPC).
Fundamento del Recurso:
En materia civil se habla de agravio y en lo penal se denomina
gravamen irreparable. Si bien en general se consideran conceptos
sinónimos, algunos autores dicen que el concepto penal es más
amplio, porque no sólo basta el agravio sino que es preciso que la
apelación sea la única forma de repararlo. Independientemente de lo
anterior, la doctrina ha aunado estos dos conceptos bajo el término de
"perjuicio legal" que emana directamente de la parte resolutiva de la
resolución.
Plazo para Interponerlo:
a.- Regla General: (artículos 189 CPC y 55 CPP) El Recurso de
Apelación debe interponerse en el plazo de 5 días contados desde la
notificación de la resolución.
b.- Sentencias Definitivas: En materia penal no existen diferencias,
pero en lo civil, el plazo se aumenta a 10 días, salvo que se trate de
procedimientos en que las partes litiguen personalmente y apelen
verbalmente (caso muy especialísimo). La razón es que cuando es
escrita, debe contener fundamentos y peticiones concretas.
c.- Apelación Subsidiaria de la Reposición: Debe interponerse
conjuntamente con el Recurso de Reposición, por lo que el plazo será
el de la reposición.
d.- Plazos Especiales:
i. Recurso de Amparo: El plazo para apelar es de 24 horas.
ii. Laudo y Ordenata: El plazo es de 15 días (artículo 664 CPC)
Forma de Deducirlo:
Regla General:
- Por Escrito: Por excepción, en los procedimientos orales puede ser
verbal.
- Fundado: Debe contener los fundamentos de hecho y de derecho en
que se apoya, aunque sólo sea someramente (artículo 189 CPC). No
hay formalidades ni fórmulas especiales para fundar el recurso, por lo
que por pobre que sea, no lo hace inadmisible ni restringe la
competencia del tribunal de alzada. Sólo es inadmisible si no es
fundado del todo (artículo 201 CPC). Es razonar con el objeto de
demostrar de acuerdo al mérito del expediente que, de haberse fallado
conforme a derecho, no habría existido agravio
- Peticiones Concretas: No basta la simple solicitud de enmienda,
sino que debe indicarse en que sentido y con que consecuencias, sin
ambigüedades. Las peticiones si que delimitan la competencia del
tribunal ad quem (principio “tantum devolutium apellatum') y pueden
dar lugar a las causases de casación de ultrapetita o no decisión del
asunto (articulo 768 N° 4 y 5 CPC)
Excepción: Procedimientos en que se litiga personalmente o en
los que se puede apelar en forma verbal (artículo 189 inc. final CPC).
Los Efectos del Recurso de Apelación:
En todo recurso de apelación, se encuentra comprendido el
efecto devolutivo, esto es, la devolución o remisión de competencia
que efectúa el tribunal inferior en el superior, para que este conozca
del recurso, pero sin perder su propia competencia para seguir
conociendo del asunto. Adicionalmente, en ciertos casos el recurso
incluye además el efecto, suspensivo, caso en el cual la remisión o
reenvío de la competencia al tribunal de alzada, provoca la suspensión
del procedimiento en primera instancia, bajo sanción de nulidad
(artículo 191 CPC)
Apelación concedida en Ambos Efectos: en este caso existe
sólo un tribunal competente que es el tribunal de alzada. Teóricamente
es la regla general en materia civil, aunque hay tantas excepciones
que en la práctica la regla se ha invertido (artículo 195 CPC). Si el
tribunal no se pronuncia expresamente sobre la forma de conceder el
recurso y la ley nada dice, se entiende concedido en ambos efectos
(artículo 193 CPC).
Casos de mayor aplicación:
i. Sentencia Definitiva en Juicio Ordinario.
ii. Sentencia Definitiva en Juicio Ejecutivo y Sumario, en ambos casos
si quien apela es el demandante.
Apelación concedida en el Sólo Efecto Devolutivo: Existirán dos
tribunales competentes, uno para conocer del recurso y otro para
conocer del asunto principal. Si se confirma la resolución apelada, se
ratifica todo lo obrado en primera instancia. De lo contrario, deberá
retrotraerse la causa al estado de dictar la resolución apelada. Casos
(artículo 194 CPC):
i. Sentencia Definitiva en Juicio Ejecutivo y Sumario, desfavorable al
demandado.
ii. Autos, decretos e interlocutorias (esto es lo que invierte la regla)
iii. Resoluciones dictadas en el procedimiento incidental de ejecución.
iv. Resolución que ordena el alzamiento de una precautoria.
v. Demás resoluciones que sólo admiten este efecto (artículos 550,
606, 614 y 691 CPC)
La Orden de No Innovar:
Es la reacción natural a la concesión del recurso en el sólo
efecto devolutivo, establecida en el artículo 192 CPC, y en virtud de la
cual el apelante puede obtener de parte del tribunal de alzada, la
orden de suspender el curso del procedimiento en primera instancia.
Requisitos de procedencia:
a.- Apelación concedida en el sólo efecto devolutivo.
b.- Solicitud al tribunal de alzada (no puede decretarse de oficio)
c.- Resolución fundada que la conceda (para rechazarla no es
necesario fundarla)
Si se decreta la Orden de no Innovar, se suspenden los efectos
de la resolución recurrida y se paraliza su cumplimiento. La solicitud
de orden de no innovar es sorteada por el Presidente de la Corte entre
las diferentes salas y debe conocerse y fallarse en cuenta. Si se
concede, la causa se radica (muy importante para la vista) en esa sala
y el recurso de apelación gozará de preferencia para su vista y fallo.
Tramitación del Recurso en Primera Instancia:
1 Examen de Admisibilidad: Una vez deducido el recurso, y previo a
concederlo, el tribunal a quo debe realizar este examen, con el objeto
de verificar las siguientes circunstancias (artículo 201 CPC):
i. Procede el recurso de apelación contra la resolución impugnada.
ii. Ha sido deducido dentro de plazo.
iii. Cuenta con fundamentos y peticiones concretas.
2 Concesión del Recurso: La resolución que lo concede o deniega no
es susceptible de recurso alguno, sin perjuicio de la posibilidad de
deducir un Recurso de Hecho (falso).
3 Notificación de la Resolución que lo concede:
Se notifica por el estado diario y constituye el primer elemento del
emplazamiento para la segunda instancia. Además a partir de la
notificación, comienza a correr el plazo para deducirán verdadero
Recurso de Hecho y para consignar dinero para las compulsas
(artículos 203 v 197 CPC)
4 Compulsas:
Sólo es necesario si el recurso se concedió en el sólo efecto
devolutivo. Lo normal es que la propia resolución que lo concede de
esta forma, indica las piezas que deben compulsarse (fotocopiarse). El
apelante tiene un plazo de 5 días para consignar los fondos
necesarios, bajo apercibimiento de tenérsela por desistido (en realidad
es deserción o abandono). Las compulsas son autorizadas por el
secretario y remitidas al tribunal de alzada, salvo que se trate de la
sentencia definitiva, caso en el cual sube el original y las compulsas se
quedan en primera instancia
5 Remisión del Proceso o de las Compulsas al Tribunal de Alzada:
Debe hacerse al día siguiente de la práctica de la notificación de
la resolución que concede el recurso, plazo que se amplía hasta que
las compulsas estén listas (artículo 198 CPC). Con la remisión del
expediente, precluye el derecho de adherirse a la apelación en primera
instancia.
Tramitación en Segunda Instancia:
1 Certificado de Ingreso: Apenas el expediente llega a la Corte de
Apelaciones, el secretario de dicho tribunal debe certificar el arribo del
expediente y asignarle un rol o número de ingreso que lo identifique.
Este certificado es sumamente importante puesto que a partir de este
momento, comienza a correr el plazo que tienen las partes para
comparecer, y que en definitiva constituye el segundo elemento del
emplazamiento para la segunda instancia (artículos 768 N° 9 y 800
N° 1 CPC)
2 Examen de Admisibilidad: Es un segundo control, adicional al que
efectúa el tribunal de primera instancia (artículos 214 y 215 del CPC)
Si como resultado de dicho examen, se determina que el recurso es
inadmisible o extemporáneo, lo que puede decretarse sin más trámite
o bien mandar previamente traer los autos en relación para resolver
este punto. Si se admite el recurso, se pasa a la siguiente fase. En el
caso en que se declaró inadmisible o extemporáneo el recurso, se
devuelven los antecedentes al tribunal a quo.
3 Comparecencia de las Partes:
i. Plazo: Es un plazo legal, de días y fatal. Es el segundo elemento
del emplazamiento para la segunda instancia, y es además el plazo
para adherirse o para pedir alegatos. Su extensión varía según la
ubicación del tribunal inferior:
- Misma comuna que el de alzada: 5 días (artículo 200 CPC)
- Distinta comuna pero en el mismo territorio jurisdiccional: 8 días
(artículo 258 CPC)
- Distinto territorio jurisdiccional: 8 más la tabla del artículo 259 CPC.
ii. Formalidades: Las partes deben comparecer personalmente o
representadas por un abogado habilitado o procurador del número
(artículo 202 CPC). No hay fórmulas sacramentales, pero lo normal es
presentar un escrito haciéndose parte, confiriendo poder, solicitando
alegatos si es preciso y, eventualmente, notificándose de la primera
resolución (tácitamente).
Iii. Sanción a la No Comparecencia: Si bien no se encuentra
expresamente establecida, a partir del artículo 768 N° 8 del CPC, se
deduce que la sanción para el apelante es la deserción del recurso.
Basta un certificado del Secretario del tribunal acreditando la no
comparecencia para que el tribunal declare la deserción. Dicha
resolución es reponible dentro de tercero día. Respecto del apelado, la
sanción es la no notificación de las resoluciones que se dicten
(rebeldía).
4 Primera Resolución: Hay que distinguir:
i. El Recurso es Inadmisible: Se declara la inadmisibilidad y se
devuelven los antecedentes.
ii. El Recurso es Admisible: (artículos 199 y 214 CPC) Si se trata de
una sentencia definitiva o de otra clase de resoluciones y en que
alguna de las partes ha solicitado alegatos, se decreta "Autos en
Relación". De lo contrario, la resolución será "Dése Cuenta".
Autos “en relación” implica que la causa se ve previa relación
del relator, con la posibilidad de alegatos; en cambio si se ve “en
cuenta”, se ve con la sola relación del relator, sin alegatos.
5 Adhesión a la Apelación: Es una facultad del apelado para pedir la
reforma la sentencia, en la parte que le sea agraviante, aun cuando no
haya apelado en tiempo y forma. Evidentemente, sólo se verifica en el
caso de sentencias con "fallo dividido" Para poder adherirse se exigen
los siguientes requisitos:
i Recurso de Apelación pendiente;
ii Agravio para el apelado; y,
iii Hacerlo oportunamente.
En primera instancia puede hacerse hasta antes que se eleven
los autos y en segunda instancia el plazo para hacerse parte (artículo
217 CPC). Debe tener fundamentos y peticiones concretas. Si la
adhesión se verificó en primera instancia, el adherente deberá hacerse
parte en segunda, bajo apercibimiento de deserción. Respecto de la
naturaleza jurídica de la adhesión hay dos teorías:
i. Es una apelación accesoria: Se basa en que la adhesión sigue la
suerte de la apelación principal y sólo surge como consecuencia de la
actitud del apelante (si apela, me adhiero).
ii. Nace condicionada pero luego se independiza: La condición inicial
para que operen es diferente, la comparecencia de las partes es
independiente y el plazo de prescripción es diferente.
6 Notificaciones:
i. Regla General: Estado Diario.
ii. Casos Especiales: La primera notificación debe hacerse
personalmente al apelante. En la práctica, dado que es indispensable
su comparecencia, lo normal es que se notifique tácitamente. En otros
casos, como cuando el tribunal lo estima pertinente o cuando se exija
la comparecencia personal de las partes o de terceros, la notificación
puede practicarse por cédula (artículos 48 y 221 CPC)
iii. Casos en que no hay notificación: Cuando se ha declarado la
deserción por falta de de comparecencia del apelante, o en el caso del
apelado rebelde (artículo 201 CPC).
7 Incidentes: Las cuestiones accesorias pueden resolverse de plano
o como incidentes; en cuenta o previa vista de la causa (artículo 220
CPC). Contra la resolución que se pronuncie sobre ellos procede solo
el recurso de reposición (artículos 201, 209, 210 y 212 del CPC).
12.8 La Prueba en Segunda Instancia: Dado que el objeto de la
segunda instancia es exclusivamente revisar el fallo, pero en caso
alguno reformular el proceso ni las pretensiones, la regla general es
que no se admite prueba alguna (artículo 207 CPC). No obstante,
existen varias excepciones, a saber:
i. Prueba Incidental de las Excepciones Anómalas (prescripción, cosa
juzgada, transacción y pago de la deuda) del artículo 310 CPC;
ii. Prueba documental hasta antes de la vista de la causa (artículo
348 CPC);
iii. Absolución de posiciones hasta antes de la vista de la causa
(artículo 385 del CPC);
iv. Agregación de pruebas rendidas por exhorto (artículo 431 CPC)
v. Medidas para mejor resolver.
vi. Prueba testimonial con los requisitos del artículo 207 CPC:
Exclusivamente sobre hechos que no figuren en el proceso, que no se
haya podido rendir en primera instancia y que el tribunal lo estime
estrictamente necesario.
Si se concede o se da lugar a prueba en segunda instancia, se
abrirá un término especial de hasta 8 días de duración, debiendo
acompañarse la lista de testigos dentro de los dos primeros días.
Mención Especial en cuanto a la prueba merecen los Informes
en Derecho, que pueden solicitarse tanto de oficio como a petición de
parte, para ser evacuados en un máximo de 60 días. Una vez
evacuados, deben agregarse al expediente con citación a las partes.
Si bien no es estrictamente un medio de prueba, dado que el derecho
no se prueba, si es un elemento que influye fuertemente en la
convicción del tribunal.
9 Conocimiento y Resolución del Recurso: Una vez ingresado el
expediente a la Corte, este pasa directamente a manos de la "sala
tramitadora", que en el caso de Santiago es la primera sala (artículo
70 COT). Esta sala analizará en primer término la admisibilidad del
recurso. Si es admisible, procederá a determinar si el asunto está en
condiciones de ser conocido y fallado, o si por el contrario requiere de
la realización de alguna clase de trámites previos. En caso de requerir
algún trámite, deberá decretarse y el asunto sólo volverá a ser
revisado una vez cumplido el trámite. En caso contrario, se dispondrá,
que el asunto pase a la sala o al pleno, según corresponda, por medio
de una resolución que podrá ser "autos en relación" o "dese cuenta".
En general, podemos decir que los asuntos jurisdiccionales se ven en
sala y previa vista de la causa, mientras que en el caso de los asuntos
disciplinarios, conservativos o económicos, lo normal es que se vean
en pleno y en cuenta,
10 La Vista de la Causa: Es una de las formas de conocimiento que
tienen los tribunales colegiados y que se compone de una serie de
trámites o etapas, lo cual le ha valido el calificativo de "procedimiento
complejo de conocimiento":
a.- Primera Resolución: Para que estemos en presencia de esta forma
de conocimiento, la primera resolución debe ser "Autos en Relación" o
simplemente "En relación".
b.- Notificación: Se notifica por estado diario.
c.- Fijación de la Causa en Tabla: Corresponde al presidente del
tribunal y se realiza por sorteo, en forma semana¡. Las causas van
siendo sorteadas a medida que se encuentran en condiciones de ser
conocidas y falladas, salvo que gocen de preferencia (artículos 162 y
192 CPC). La tabla contiene la indicación de la causa (partes y
número de ingreso), y el día, número de orden en tabla y el relator
asignado. Los errores en la confección de la tabla no vician la vista de
la causa, salvo que fueren sustanciales. Existe una tabla ordinaria,
que contiene la generalidad de las causas, una tabla extraordinaria,
que en Santiago al menos se confecciona para las nulidades de
matrimonio, y una tabla de causas agregadas, que se confecciona día
a día. En la práctica, en Santiago, lo que se sortea es el relator, y
cada uno de estos funcionarios verá en que orden va incorporando la
causa a su tabla.
d.- Instalación del Tribunal: (artículo 90 inciso 2° COT) Llegado el día
fijado para la vista de la causa, lo primero que deberá analizarse es si
la sala respectiva o el pleno en su caso, cuentan con el número
suficiente de jueces, para lo cual habrá que analizar si existen
implicancias o recusaciones.
e.- Anuncio: Una vez instalado el tribunal, las causas se irán viendo en
el orden en el que figuran en la tabla, partiendo por las agregadas. La
excepción la constituyen las causas suspendidas, que se posponen
para mana siguiente y las causas radicadas, que no forman parte de la
El anuncio en sí mismo es una medida de publicidad consistente en la
fijación en un lugar visible, del número que corresponde a la causa
que se está viendo, y el cual debe mantenerse hasta que la sala pase
al conocimiento del asunto siguiente (artículo 164 CPC).
f.- Relación La relación es la exposición oral y sistemática que efectúa
el relator y en virtud de la cual se informa o pone en conocimiento del
tribunal, el asunto que habrá de resolverse. Es una clara
manifestación del principio de la mediación, en cuanto el conocimiento
que los jueces tendrán del asunto, se limita a lo que les informe el
relator, sin perjuicio de las preguntas que puedan hacerle. El relator,
además de relatar, tiene algunas obligaciones adicionales, que se
verifican con anterioridad a la relación. En efecto, debe informar a las
partes cual es la composición del tribunal, para que estos hagan valer
sus inhabilidades, debe dar cuenta al tribunal de cualquier vicio que
detectare en el procedimiento y debe asimismo dar cuenta de
cualesquiera faltas o abusos que pudieren dar origen a sanciones
disciplinarias. Finalmente, corresponde a los relatores anotar a
aquellos abogados que deseen alegar, lo cual debe hacerse antes del
inicio de la respectiva audiencia.
g.- Alegatos: Son defensas orales que pueden hacer los abogados
habilitados para el ejercicio de la profesión y los postulantes de la
Corporación de Asistencia Judicial. Sólo puede alegar un abogado por
cada parte y se encuentra prohibido leer. Al final de los alegatos, los
abogados pueden hacer rectificaciones de hecho, en relación con lo
expuesto por la contraparte. Los abogados alegan en el orden en el
que se dedujeron las apelaciones (artículos 223 y 783
CPC).Concluidos los alegatos, concluye la vista de la causa, entendida
como forma de conocimiento de los tribunales colegiados.
11 Los Acuerdos de los Tribunales Colegiados: Terminada la vista
de la causa, puede suceder que el tribunal proceda directamente a
emitir su fallo, o bien que la causa quede “en acuerdo”, cuando se
decretan medidas para mejor resolver, se pide un informe en derecho
o se requiere un mejor estudio de los antecedentes. Este plazo no
puede extenderse, más allá de 15 o 30 días en su caso, conforme a
las normas de los artículos 82 y 374 No 4 COT, y artículo 526 inciso
2" CPP. El acuerdo es en definitiva la decisión a la que arriba el
tribunal colegiado, sea en el momento de la vista de la causa o sea
después de este período de estudio. El Código Orgánico de Tribunales
establece las reglas para la adopción de los acuerdos. Dado que este
tema fue analizado en el Curso de Derecho Procesal 1, nos
limitaremos en esta parte a señalar que existe a cuerdo cuando hay
mayoría absoluta de votos en cuanto a la parte resolutiva del fallo, y al
menos en cuanto a un fundamento de apoyo, sea de hecho o de
derecho.

RECURSO DE HECHO.
Concepto:
"Es el acto jurídico procesal de parte, que se realiza
directamente ante el tribunal superior jerárquico, a fin de solicitarte que
enmiende con arreglo a derecho la resolución errónea del tribunal
inferior, acerca del otorgamiento o denegación de un recurso de
apelación interpuesto ante este último." Es un recurso extraordinario,
que se deduce siempre ante el tribunal superior y que emana de las
facultades jurisdiccionales.
Causales de Procedencia:
a.- No conceder una apelación procedente (verdadero)
b.- Conceder una apelación improcedente
c.- Conceder una apelación en el sólo efecto devolutivo, debiendo
concederlo en ambos (falso)
d.- Conceder el recurso en ambos efectos, debiendo hacerlo sólo en el
efecto devolutivo.
El tribunal de alzada podrá siempre declarar de oficio sin lugar a
un recurso de apelación por inadmisible (artículo 196 inciso 2° CPC),
pero para poder pronunciarse sobre los efectos en los cuales se ha
concedido el recurso, requiere solicitud de parte vía recurso de hecho
Tramitación del Verdadero Recurso de Hecho:
(Artículo 203 CPC) Se interpone directamente ante el tribunal
superior, dentro de los cinco días siguientes a la notificación de la
resolución que denegó el recurso de apelación (artículo 200 del
CPC). Puede deducirlo personalmente el ¡afectado o a través de
mandatario o procurador del número. Debe deducirse acompañado de
un certificado emitido por el secretario del tribunal de primera
instancia, en el cual conste la fecha de dictación y notificación de la
resolución y el poder de quien comparece deduciéndolo. Recibido el
recurso, se pide informe al juez inferior y copias del expediente en el
cual se ha dictado la resolución (artículo 208 CPC). Se contempla la
posibilidad de solicitar una Orden de No Innovar la cual se conocerá y
fallará en cuenta. Evacuado el informe del juez y recibidos los
antecedentes, se provee "autos en relación" y se pone la causa en
tabla. El tribunal puede:
a.- Acoger el Recurso de Hecho: Todo lo obrado en primera
instancia y que sea consecuencia del fallo apelado quedará sin efecto
(artículo 206 CPC). Si el recurso de apelación debió haber sido
concedido en ambos efectos, se manda a pedir el expediente o de lo
contrario las compulsas que la Corte estime necesarias y en ambos
casos se da a tramitación a la apelación. En ambos casos, es
necesario que se informe vía oficio al tribunal inferior, el acogimiento
del recurso de hecho.
b.- Rechazar el Recurso de Hecho: (o lo declara inadmisible) Debe
comunicarse esta circunstancia al tribunal inferior, devolviendo el
proceso si hubiere sido elevado durante la tramitación (artículo 205
CPC).
Tramitación del Falso Recurso de Hecho:
La principal característica es que puede ser deducido tanto por el
apelante (causal c) como por el apelado (causases b y d). Además,
en estos casos cabe además el recurso de reposición, no siendo
excluyentes uno del otro (artículo 196 incisos 1° y 2° CPC). Se
deduce ante el tribunal de alzada, pero en el plazo que tiene el
apelante para hacerse parte (5 días desde el ingreso de la causa). No
es necesario acompañar el certificado que se exige en el verdadero,
porque el expediente o al menos compulsas de él se encuentran en el
tribunal de alzada. Por lo mismo, tampoco se pide informe al juez
inferior ni el envío del expediente. No procede la Orden de no innovar
y el recurso se conocerá y fallará en cuenta, a diferencia del
verdadero. Nuevamente la Corte tiene dos alternativas:
a.- Acoger el Recurso de Hecho: Se deberá enviar una
comunicación al tribunal inferior, informando el acogimiento de¡
recurso de hecho y ordenándole que siga conociendo, si el recurso se
declaro improcedente o procedente en el sólo efecto devolutivo, o que
se abstenga de conocer si se declaró procedente en ambos efectos.
En este último caso, todo lo obrado queda sin efecto por falta de
competencia.
b.- Rechazar el Recurso de Hecho: (o lo declara inadmisible). El
recurso de apelación continuará su tramitación normal.

RECURSO DE CASACIÓN EN LA FORMA.


Concepto:
El recurso de casación en la forma es un recurso extraordinario,
destinado a la invalidación de sentencias judiciales, a virtud de haber
sido dictadas con omisión de requisitos legales o que son fruto de un
procedimiento viciado.
Características:
a.- Tribunal Competente: El recurso de casación se deduce ante el
tribunal que dictó la sentencia impugnada, para ser conocido y fallado
por aquel tribunal que corresponda conforme a la ley (artículo 771
CPC puede ser la Corte de Apelaciones o la Corte Suprema)
b.- Plazo: Es un plazo de 15 días, legal, fatal e individual (artículo 770
CPC). Excepcionalmente, si se deduce contra sentencias de primera
instancia, el plazo será de 10 ó 5 días, dependiendo si la sentencias
es definitiva o interlocutoria; y si se quiere deducir además Recurso de
Apelación, deberán interponerse en forma conjunta (artículos 189
incisos 1° y 2° y artículo 770 CPC)
c.- Es un Recurso Extraordinario y de Nulidad; es decir es
extraordinario porque no procede por regla general y no contra todas
las resoluciones además es de nulidad por cuanto su objetivo no es
rectificar un fallo, sino que invalidarlo.
d.- No constituye Instancia por lo que no pueden discutirse los
hechos, sino que solo la causal.
Requisitos Formales:
Debe interponerse por escrito, ante el tribunal que dictó la
resolución y para ante aquel que debe conocer del mismo (artículos
771 y 772 CPC). Hoy ya no es necesario consignar suma alguna para
recurrir. Los requisitos del escrito son los siguientes:
a.- Mencionar expresamente el vicio o defecto en que se funda;
b.- Señalar la ley que concede el recurso, por la causal que se invoca;
c.- Firma y Patrocinio de Abogado Habilitado que no sea Procurador
del Número; y,
d.- Adicionalmente, es muy común que, aunque no se exige
expresamente, se incluya en estos recursos un capítulo especial
dedicado a demostrar el perjuicio, sobre la base de la exigencia del
artículo 768 inciso penúltimo CPC.
Resoluciones contra las cuales Procede:
En general, el recurso de casación en la forma es un medio de
impugnar sentencias definitivas, y solo excepcionalmente procede en
contra de sentencias interlocutorias. En general procede contra las
siguientes resoluciones judiciales:
a.- Cualquier Sentencia Definitiva, salvo de la Corte Suprema;
b.- Sentencias interlocutorias que ponen término al juicio o hacen
imposible su continuación;
c.- Sentencias lnterlocutorias dictadas en segunda instancia sin previo
emplazamiento de la parte agraviada y sin señalar día para la vista de
la causa; y,
d.- Sentencias que se dicten en juicios o reclamaciones regidos por
leyes especiales (salvo por constitución de juntas electorales,
reclamaciones de avalúos u otras exceptuadas por ley.)
Causales:
A diferencia de lo que ocurre con el Recurso de Casación en el
Fondo, el artículo 768 CPC se encarga de detallar específicamente
las causales del Recurso de Casación en la Forma:
a.- Sentencia dictada por tribunal incompetente o integrado en
contravención a la ley;
b.- Sentencia pronunciada por juez legalmente implicado (artículo 195
del COT) o con recusación pendiente o declarada (artículo 196 del
COT);
c.- Sentencia acordada en tribunal colegiado por menor número de
votos o menor número de jueces que el exigido en la ley o por jueces
que no asistieron a la vista de la causa o viceversa;
d.- Ultrapetita (otorgando mas de lo pedido por las partes) o
Extrapetita (extendiendo el fallo a puntos no sometidos a la decisión
del tribunal);
e.- Sentencia dictada con omisión de cualquier requisito del artículo
170 del CPC.
f.- La Sentencia dictada contra otra con cosa juzgada, siempre que se
haya alegado;
g.- Sentencia que contiene decisiones contradictorias;
h.- Sentencia dictada en apelación legalmente declarada desierta,
desistida o prescrita; y,
i.- Sentencia dictada en proceso con omisión de algún trámite o
diligencia esencial o de cualquier otro requisito por cuyo defecto la ley
sancione con la nulidad.
En este punto, y fundamentalmente en relación con la causal
novena del artículo 768 CPC, es preciso tener en cuenta cuales son
los trámites o diligencias declarados esenciales por la ley:
A.- Se consideran Trámites Esenciales en Primera o única
Instancia en Juicios de Mayor y Menor Cuantía y Juicios Especiales
(artículo 795 CPC):
1° Emplazamiento;
2° Llamado a Conciliación cuando corresponda;
3° Recepción de la causa a prueba;
4° Práctica de diligencias probatorias cuya omisión pueda producir
indefensión;
5° Agregación de los instrumentos presentados por las partes, con
citación o bajo los apercibimientos legales;
6° Citación para diligencias de prueba;
7° Citación a oír sentencia definitiva, salvo que no proceda este
trámite.
B.- Se consideran Trámites Esenciales en Segunda Instancia en
Juicios de Mayor y Menor Cuantía y Juicios Especiales (artículo 800
CPC):
1° Emplazamiento;
2° Agregación de los instrumentos presentados por las partes, con
citación o bajo los apercibimientos legales;
3° Citación a oír sentencia;
4° Fijación de la causa en tabla, en la forma establecida en el artículo
163 CPC; y,
5° Los indicados en el artículo 795 Nos 3, 4 y 6 CPC, en caso de
aplicarse el artículo 207 CPC.
C.- Se consideran Trámites Esenciales en Juicios de Menor
Cuantía (artículo 789 CPC): Sólo se consideran esenciales el
emplazamiento del demandado y el acta en que se consignan las
peticiones de las partes y el llamado a conciliación.
D.- Se consideran Trámites Esenciales en Juicios de Mayor
Cuantía seguidos ante Arbitradores: (artículo 796 CPC). Los que las
partes expresen en el acto constitutivo o, en su defecto, los indicados
en el artículo 795 N° 1 y 5 CPC.
Efectos del Recurso de Casación en el Juicio:
Regla General: El recurso de casación no suspende el cumplimiento
del fallo impugnado (artículo 773 CPC), salvo que la ejecución haga
imposible cumplir posteriormente el fallo que acoja el recurso
casación.
Excepción: El recurrente puede exigir que no se ejecute el fallo
mientras el vencedor no rinda fianza de resultas a satisfacción del
tribunal que dictó la sentencia impugnada, impidiendo de esta forma el
cumplimiento. Esta solicitud debe presentarse junto con el recurso y
sobre ella se pronuncia el tribunal que dictó la sentencia, de plano y en
única instancia.
Contraexcepción: Los demandados en juicio ejecutivo, juicios
posesorios, juicios de desahucio o de alimentos, carecen del derecho
de pedir la rendición de fianza de resultas, respecto de la sentencia
definitiva (no así de interlocutorias)
Tramitación del Recurso de Casación:
a.- Ante el Tribunal que dictó la Resolución Impugnada:
Presentado el recurso, el tribunal debe analizar si se interpuso en
tiempo y forma y si cuenta con el patrocinio de abogado habilitado. En
caso afirmativo, se ordena la confección de compulsas, salvo que
además se hubiere concedido apelación en ambos efectos (artículos
197 y 776 CPC). En caso negativo, se declarará la inadmisibilidad del
recurso, resolución que será inapelable pero reponible por error de
hecho. La remisión del expediente al tribunal superior es de cargo del
recurrente, bajo apercibimiento de declararse no interpuesto el recurso
(artículos 777 CPC)
b.- Ante el Tribunal que conoce del Recurso:
i. Admisibilidad: Elevado el proceso en casación, el tribunal debe
pronunciarse de oficio y en cuenta sobre la admisibilidad, para lo cual
debe atender a las siguientes circunstancias:
- Si la sentencia es impugnable por casación;
- Si el recurso cumple con los requisitos de forma del artículo 772;
- Si el recurso cumple con los requisitos del artículo 776 (dentro de
plazo y patrocinado)
La resolución que declara la inadmisibilidad debe ser fundada.
Es susceptible de ser impugnada por la vía del recurso de reposición,
con un plazo especial de 3 días y fundado en error de hecho. Si se
estima admisible o si aun siendo inadmisible, la corte hace uso de la
facultad de casar de oficio, se ordenará traer los autos en relación.
ii. Vista y Fallo del Recurso: En primer término, las partes tienen la
carga de comparecer ante el tribunal, dentro de los 5 días siguientes al
ingreso de los autos a la Secretaría. En general, la vista del recurso
se rige por las normas de la apelación, con la salvedad de la duración
de los alegatos, que pueden extenderse a 1 hora prorrogable al doble
por acuerdo unánime del tribunal (artículo 783 CPC). Si la causal
alegada necesita de prueba, se puede abrir un término especial de
hasta 30 días, sin perjuicio de decretarse medidas para mejor resolver.
El fallo debe emitirse en el plazo de 20 días desde la vista de la causa.
De acogerse el Recurso:
La sentencia dictaminará el estado en que queda el proceso, el
cual es devuelto al tribunal. Sin embargo, si se trata de alguna de las
causases del artículo 768 N° 4, 5, 6 y 7 CPC, es decir, aquellas que
deriven de vicios generados en la misma dictación de la sentencia
casada, no opera el reenvío y es el tribunal de casación quien procede
a dictar la Sentencia de Reemplazo, haciendo primar los principios de
concentración y economía procesal.
La Casación en la Forma y las Facultades Oficiosas del Tribunal:
Conforme al artículo 775 CPC, pueden los tribunales,
conociendo por vía de apelación, consulta, casación o en alguna
incidencia, invalidar de oficio una sentencia, cuando de los
antecedentes aparezca en forma manifiesta que adolece de vicios de
casación. En este caso, podrán oír a los abogados sobre este punto,
indicando el mismo tribunal los vicios sobre los cuales deben alegar.
Si el defecto es la falta de fallo de alguna acción o excepción, el
tribunal puede limitarse a ordenar que se complete la sentencia. Si el
vicio fuere alguno de los N° 4, 5, 6 y 7 del artículo 768 CPC, puede
dictarse sentencia de reemplazo. Hay consenso en todo caso en que
no procedería esta facultad respecto de aquellos vicios susceptibles
de convalidación y que hubieren sido saneados por esa vía (este tema
se estudio al ver la incompetencia relativa del tribunal no reclamada)

RECURSO DE CASACIÓN EN EL FONDO.


Concepto:
El recurso de casación en el fondo es un recurso extraordinario,
destinado a la invalidación de sentencias judiciales que han sido
dictadas con infracción de ley, siempre que esa infracción haya influido
sustancialmente en lo dispositivo del falto.
Características:
a.- Tribunal Competente: El recurso de casación, en ambas
especies, se deduce ante el tribunal que dictó la sentencia impugnada,
para ser conocido y fallado por aquel tribunal que corresponda
conforme a la ley (artículo 771 CPC). Respecto del recurso de
casación en el fondo, el único tribunal con competencia para conocer
de él es la Corte Suprema (artículo 98 N° 1 COT).
b.- Plazo: Es un plazo de 15 días, legal, fatal e individual (artículo 770
CPC).
c.- Es un Recurso Extraordinario y de Nulidad.
d.- No constituye Instancia.
Requisitos Formales:
Debe interponerse por escrito, ante el tribunal que dictó la
resolución y para ante aquel que debe conocer del mismo (artículos
771 y 772 CPC). Hoy ya no es necesario consignar suma alguna para
recurrir. Los requisitos del escrito son los siguientes:
a.- Expresar en que consiste el o los errores de derecho de que
adolece el fallo recurrido;
b.- Expresar de que modo tales errores influyen sustancialmente en lo
dispositivo del fallo; y,
c.- Firma y Patrocinio de Abogado Habilitado que no sea Procurador
del Número.
Resoluciones contra las cuales Procede:
Procede en contra de las siguientes resoluciones judiciales:
a.- Sentencias Definitivas lnapelables; y,
b.- Sentencias lnterlocutorias lnapelables que ponen término al juicio
o hacen imposible su continuación.
En ambos casos es preciso que la sentencia haya sido dictada
por Cortes de Apelaciones o por un Tribunal Arbitral de segunda
instancia constituido por árbitros de derecho que conocieron asuntos
de competencia de tales cortes (artículo 767 CPC)
Causales:
Tanto en materia civil como penal, este recurso reconoce una
única causal, cual es la "infracción de ley", con la sola diferencia que
en lo penal, el legislador se encargó de precisar que infracciones de
ley son dignas de casación. En términos generales sin embargo, se
admite que es infracción suficiente para recurrir de casación:
a.- La contravención formal de la ley;
b.- La interpretación errónea de la ley; o,
c.- La falsa aplicación de la ley.
La modificación introducida por la Ley No 19.374, utiliza la voz
"derecho" en vez de "ley", lo que podría hacer pensar que se ha
ampliado la procedencia. Sin embargo, ello no es sino reconocer el
sentido amplio de la palabra "ley" para esta materia. En efecto,
constituye infracción de ley la infracción de la Constitución, de
Tratados Internacionales, de Leyes, de DFL, de DL, de las leyes
reguladores de la prueba e inclusive para algunos de la ley del
contrato. Sólo se excluirían la infracción a leyes de enjuiciamiento
(recurribles por casación en la forma) y la infracción a la costumbre.
Efectos del Recurso de Casación en el Juicio:
Rige lo mismo que se ha señalado previamente a propósito del
Recurso de Casación en la Forma.
Regla General: El recurso de casación no suspende el cumplimiento
del fallo impugnado (artículo 773 CPC), salvo que la ejecución haga
imposible cumplir posteriormente el fallo que acoja el recurso
casación.
Excepción: El recurrente puede exigir que no se ejecute el fallo
mientras el vencedor no rinda fianza de resultas a satisfacción del
tribunal que dictó la sentencia impugnada, impidiendo de esta forma el
cumplimiento. Esta solicitud debe presentarse junto con el recurso y
sobre ella se pronuncia el tribunal que dictó la sentencia, de plano y en
única instancia.
Contraexcepción: Los demandados en juicio ejecutivo, juicios
posesorios, juicios de desahucio o de alimentos, carecen del derecho
de pedir la rendición de fianza de resultas, respecto de la sentencia
definitiva (no así de interlocutorias).
Tramitación del Recurso de Casación:
En términos generales tiene la misma tramitación que el Recurso
de Casación en la Forma, con las siguientes modificaciones:
a.- Rechazo por Manifiesta Falta de Fundamento: Respecto del
Recurso de Casación en el Fondo, luego del examen de admisibilidad
y aun siendo declarado admisible el recurso, el tribunal puede
rechazarlo de inmediato si en opinión unánime de sus integrantes,
adolece de manifiesta falta de fundamentos. La resolución debe ser
fundada y procede reposición dentro de 3° día (artículo 782 inciso 2°
CPC). Según el Ministro Marcos Libedinsky, mientras la admisibilidad
es un examen formal, este es un examen de fondo y de méritos.
b.- Solicitud de Conocimiento por el Pleno: Tiene por objeto
uniformar la jurisprudencia de la Corte Suprema. La petición
corresponde a ambas partes, dentro del plazo para hacerse parte, y
debe fundarse en que la Corte haya sostenido interpretaciones
diversas, en fallos diversos, sobre el derecho implicado en el asunto.
Se resuelve junto con el examen de admisibilidad y si se rechaza
procede reposición dentro de 3° día.
c.- Vista y Fallo del Recurso: La duración de los alegatos puede
extenderse hasta 2 horas (prorrogables al doble por acuerdo unánime
del tribunal artículo 783 CPC) Además en este recurso se contempla
expresamente la posibilidad de presentar informes en derecho
(artículo 805 CPC) No procede prueba ni medidas para mejor
resolver, toda vez que se supone que la discusión es puramente
jurídica (artículo 807 CPC) El fallo debe emitirse en el plazo de 40
días desde la vista de la causa.
Acogimiento del Recurso:
Al anularse el fallo recurrido, el tribunal debe acto seguido
pronunciar la sentencia de reemplazo, reproduciendo la parte del fallo
no impugnada (artículo 785 CPC)
La Casación en el Fondo y las Facultades Oficiosas del Tribunal:
Se contempla para el evento que el recurso fuere rechazado por
defectos de forma, pero la Corte apreciara una infracción de ley que
influya en lo dispositivo del fallo, caso en el cual hará constar los
motivos que la determinan y dictará sentencia de reemplazo. La
doctrina dice que también procedería aun cuando el recurso no tuviere
defectos de forma, pero la Corte apreciara infracciones distintas de las
alegadas, porque de lo contrario se estaría premiando al litigante
torpe.