Anda di halaman 1dari 1

Honro el pasado que me ha resarcido

confusiones con esclarecimientos.


Honro el instinto y su estremecimiento
sensual, generatriz, rtmico y vivo.

Por llegar a sentir esto que siento


honro los rastros de lo acontecido.

Honro el coraje ante lo que he temido,


amparndome en mi apasionamiento.
Honro la prisa y el detenimiento,
la virtud y el pecado arrepentido.
Honro el vientre carnal que me ha parido,
engendrndome en lquido elemento. Honro la audaz mirada del Testigo
Honro mi antorcha, que en su que no renuncia a su apercibimiento.
[alumbramiento, Honro la Vacuidad y su Sustento.
persistiera ante todo el sinsentido. Honro la Libertad de lo Cautivo.

Honro el ronco golpe percutido Por llegar a sentir esto que siento
que quebr mi coraza con su acento. honro todo lo hallado y lo perdido.
Honro el vital sablazo, sabio y cruento.
que cort lo sobrante, imprevenido. Honro sin quejas, llantos ni gemidos,
sin decepciones ni cuestionamientos.
Por llegar a sentir esto que siento Honro el error y su resarcimiento,
honro lo celebrado y lo sufrido. venerando el valor de lo aprendido.

Honro el dolor de mi cuerpo transido Honro lo que no fui y lo que he sido,


que humaniz a mi hurao pensamiento. sin vanaglorias, dudas ni lamentos.
Honro el guin sutil de mi Argumento, Honro el fruto de todos mis tormentos
con su retorno a lo no comprendido. y de tantos apegos desasidos.

Honro el antdoto que mi enemigo Porque mi vida es un experimento


inoculara en mi envanecimiento. honro todo lo dado y recibido.
Honro el rechazo y su padecimiento
fecundando a mi mundo introvertido. Y aqu estoy hoy, hablndome contigo,
cantando con mi mnimo instrumento,
Por llegar a sentir esto que siento pues quiero convidarte esto que siento,
honro lo que he creado y destruido. honrando la grandeza de estar vivo.

Honro seales que me han conducido Honremos el recuerdo y el olvido.


a Encontrar pese a tanto desencuentro. Abre tu pecho: te doy mi sentimiento.
Honro a los Dioses que con su alimento Con devocin y con agradecimiento
dulcsimo y amargo me han nutrido. honremos haber muerto y renacido.

Canto de Honra, de Virginia Gawel