Anda di halaman 1dari 7

c  c 

  c c


 

Lo que es bueno o malo en las diversas actividades del hombre suele considerarse como el
campo de estudio de la Ética. En forma más amplia, puede ser precisada como el
esfuerzo sistemático del razonamiento de nuestras experiencias morales, personales y
sociales.

La ética nos permite determinar las reglas que deben gobernar la conducta y valores a
observar durante nuestra vida. Dicho esfuerzo debe de ir más allá de lo que cada persona
debe hacer en su vida diaria considerando su moralidad, sin embargo uno de los
problemas a los que nos enfrentamos durante su ejercicio es el que de la misma manera
ocurre con la antropología, la psicología y la sociología: estas disciplinas nos dicen por qué
se comporta en determinada forma el ser humano o la sociedad, pero no nos dicen cómo
hacerlo, esto podría ser claro al considerar que la ética es el producto de la conciencia1.

Si partimos de la base, de la ética radica en la honestidad, virtud que debe aplicar en


nuestro sistema legislativo en forma inflexible, es de suponer que la verdad imperará en la
creación y aplicación de las leyes. Es decir, que el dictado de una sentencia debe ser legal
y moral.

Un claro ejemplo es lo que sucede en los EUA que al celebrarse un juicio a las partes se
les hace colocar su mano derecha sobre la Biblia y jurar que se conducirán con la verdad,
algo similar sucede aquí en nuestro país también cuando el juez exhorta a las partes a
conducirse con la verdad so pena considerada en nuestras leyes.

En la práctica nos es claro que, en los procesos litigiosos inicialmente la legalidad tiene un
sentido moral pero que tiende a desvanecerse paulatinamente.

Hoy en día sabemos que la ley y la ética no son iguales, aunque en la vida real se atraen.

Su existencia y observancia es condición Ơsine qua nonơ en el common law.

El derecho norteamericano considera que la ética debe ir más allá de lo legal, así se trate
de cuestiones familiares, sociales y económicas. O sea, quela moral debe liderar a la
legislación, pues de lo contrario el sistema jurídico se rezagaría ya que no podría impartir
justicia social.

La ética legal ha ido aun más allá, pues ha influido incluso en las instituciones públicas y
privadas; prueba de ello es la emisión de códigos de conducta dentro de las agencias y
organismos descentralizados y de las empresas privadas.

1
m  

    m( 


En dichos códigos y manuales se obliga tanto a los servidores públicos como empleados a
respetar las leyes y la conducta interna que exige el gobierno o la empresa2.

Es claro así como en cualquier ámbito de intervención que tenga en abogado pueden
plantearse dilemas éticos, pero es en la práctica dónde generalmente surgen problemas
particularmente agudos.

c 
  c   c c

   

En los EUA, y lo pongo como ejemplo porque es nuestro vecino. Para ingresar a la escuela
de derecho, es necesario contar con una licenciatura previa y afín en otra disciplina
(Bacherlor Degree).

Lo anterior se debe a que el foro considera que la mayoría de edad no es suficiente para
titularse de abogado, pues el conocimiento de otra disciplina le ayuda a madurar
psicológicamente para poderle confiar la vida, libertad o patrimonio de una persona.

La conducta de los abogados está constantemente vigilada por las barras de abogados
estatales, la Barra Americana de cobertura nacional, los tribunales y la sociedad; tal es el
caso de los ambulance chasers o perseguidores de ambulancias, los cuales se presentan
cuando ocurre un accidente ofreciendo sus servicios a las personas involucradas o a sus
familiares.

Este comportamiento está sancionado por la ética legal. De la misma manera los divorcios,
escándalos sexuales, abandono de hogar y fraudes a los clientes repercuten en la fama
del profesionista.

Cabe decir, como cosa curiosa, que hace unos treinta años la ética profesional
norteamericana prohibía anunciar los servicios profesionales en periódicos y revistas, lo
cual no sucede actualmente en virtud de haberse ampliado la interpretación axiológica de
la libertad de expresión3.

 c

La ética tiene una marcada influencia en la ley; sin embargo, la ley y la moral no son
términos sinónimos, aunque pudiera decirse en forma atrevida que Ơlo legal es moralơ.

En los negocios a menudo sucede que países del primer mundo legalmente exportan
medicinas prohibidas a otros de menor desarrollo donde no se conocen sus efectos. Otro
caso sería cuando a los judíos se les dio asilo no obstante la prohibición en los edictos
nazis.

2
m  m  
    
3
†  |        !
De lo anterior se puede decir que la legalidad es, en algunos casos, la guía para una
buena conducta.

c 
  

A través de los siglos, los filósofos han tratado métodos universales para resolver
conflictos a través de la ética; sin embargo, hoy en día, han concluido que el mundo es
muy complejo para poder resolverlos de esa manera. Existen varias teorías éticas al
respecto:

a) La fundamentalista, de tinte religioso que se guía por la Biblia y el Corán.

b) La relativista que consiste en el subjetivismo, es decir, conforme a lo que el individuo


cree de lo que es bueno o malo.

c) La utilitarista que se basa en la consecuencia de lo que es bueno o malo. Jeremy


Bentham decía que lo bueno o moral es lo que da felicidad a la gran mayoría. En la época
moderna, esta teoría está influenciada por el concepto del costo-beneficio. Es decir, a
mayor beneficio social la acción está justificada.

d) La deontología considera que la actuación de los humanos no puede ser medida por los
resultados sino por los medios y motivos que tuvo el hombre para actuar.

e) La ética social que se compone de la teoría egalitaria social y de la teoría de justicia


distributiva.

Estas teorías juzgan a la sociedad según su moralidad y la forma de distribuir los bienes y
servicios producidos por ella.

 c 





El principio básico que refiere a que el derecho tiene que ser vigente sin duda alguna
parte de que la ley refleja los valores sociales y cuando estos cambian, la ley tiende a
modificarse (con cierto retraso calaro) y esto ocurre cuando la sociedad se pregunta si la
ley en vigor todavía ampara los valores sociales que se han venido sosteniendo.

Los cánones dictan que los valores sociales ha considerar deben ser la idiosincrasia, la
religión y la economía, mismos que debieran ser estudiados por los legisladores y puestos
a consulta popular antes de comprometerse a un cambio legislativo4.

4
Ë

"#
$m%m   & †
'â (
   
 c 
 
c  
  

El principio fundamental en la ética del abogado es obrar con moralidad y rectitud de


conciencia. La honradez, la bondad , la firmeza, la prudencia, la ilustración y perica, son
consecuencia de la moralidad.

Es importante destacar que el origen histórico de la abogacía, antes que profesión nació
como una actividad señoril. En la antigua roma la abogacía nació como medio de defensa
de derechos de bienes e intereses.

Aun antes según el código de Manú, los sabios en leyes podían representar a quien se
requiriera para sostener su alegación por si o por otro ante autoridades y tribunales.

El antiguo testamento recoge idéntica tradición entre los hebreos.

En Egipto, era necesario un defensor cuando se prohibieron las alegaciones verbales,


tradición que paso a Grecia y de allí a Roma.

En Grecia, la abogacía era actividad de ciudadanos libres y selectos. En Roma de patricios


ricos y poderosos. Los griegos desde Pericles en el Areópago, alegaban la defensa de sus
clientes, y desde Antifon sustituyeron su presencia personal por la redacción escrita de sus
alegatos.

En el derecho antiguo, no se admitían esclavos en el foro, ni pródigos o desertores.


Abogar era privilegio de Caballeros y de ciudadanos ejemplares.

c  c
 
 cc 


La ética del profesional del derecho debe de regirse por un Código de Ética que si bien en
nuestro país no existe alguno en lo general, la mayor parte de los colegios de abogados se
han hecho en lo particular de alguno.

Tomaremos como ejemplo el Código de Ética del Colegio de Abogados de la República


Dominicana5, el cual marca que los deberes esenciales del abogado son: la probidad,
independencia, moderación y la confraternidad.

Parte de que la probidad es la representación que hace un abogado a nombre de su


cliente, la cual debe ser llevada con un alto nivel de dignidad.

5
 ! " #Anexo Al Código Civil Dominicano
Señala que la independencia del abogado es propia del perfil de la carrera porque estamos
ante un profesional liberal, que no se encuentra subordinado a un superior, sino a lo que
sus principios y su preparación académica le pauten.

Anota que la moderación implica en no incurrir en abusos, es obedecer ciertos parámetros


éticos y morales que le exige su oficio.

La confraternidad consiste en no incurrir en una competencia desleal respecto de sus


colegas abogados, respetando la labor de los demás como la propia.

Debe actuar con dignidad tanto en el ejercicio de su dignidad como en su vida privada.
Debe ser leal y veraz, no deberá aconsejar ningún acto fraudulento contrario a sus
principios.

No deberá olvidar que como auxiliar y servidor de la justicia, su cometido es defender los
derechos de su cliente con diligencia y estricta sujeción a las leyes.

Sus alegatos verbales o escritos deberán ser siempre moderados y precisos, con una
energía adecuada, sin exigencias sino peticiones, solicitudes humildes pero bien fundadas
y con base, tanto legal como en los hechos.

Deberá omitir expresiones sarcásticas o violentas.

Quienes han estudiado la deontología jurídica estarán de acuerdo que los anteriores no
son otra cosa si no sus principios y este código aun que no nuestro por jurisdicción
territorial bien podría ajustarse a la ejecución de nuestra profesión en México, pues estos
principios, al contenidos en toda ética profesional, son fundamentales y no discriminan
fronteras.

c 
 c

El fraude procesal es un delito que se comete con frecuencia y que se encuentra tipificado
en el Codigo Penal del Distrito Federal:

ARTÍCULO 310. Al que para obtener un beneficio indebido para sí o para otro, simule un
acto jurídico, un acto o escrito judicial o altere elementos de prueba y los presente en
juicio, o realice cualquier otro acto tendiente a inducir a error a la autoridad judicial o
administrativa, con el fin de obtener sentencia, resolución o acto administrativo contrario a
la ley, se le impondrán de seis meses a seis años de prisión y de cincuenta a doscientos
cincuenta días multa. Si el beneficio es de carácter económico, se impondrán las penas
previstas para el delito de fraude.
p e deli e per eguirá p queella,  que  cu  m exced de ci  mi
e e e 
 m
 gee 
ee e e D

 Fede   e de e
 e e
he .

p  ebe b e que  fe e


 e  e   
be

e pee 



 p  e e

 ee e  .

M  e  e e y  e b  qe e 

e j 


 qe  qe e pe
e
e p e
 e  j 

  e e

 ee e  .

P qe  


e pe 

 j 

 e e e 
 qe    e
e  e  peb y  qe e   
e y qe e  e   
 e

  ee
 j .

C b e e  e
 b 
 e ú 

 

e 
f

 e
e ñ   e  e  be fé e  e  je  e e e    e e

e
  ef

 e  


ó e J 

 e beef

 
  e  e e e
ej

 e e  e e e.

p  

e y 
f

 ee e e
 
e ee   

e 
e  
ye e   e  S
 Se    e 
e e    je
  e e e  e  
ó; y ee e e 
  


ó e  e   

  e je   f


e e 


 e
  e ee


e
j
 (    e e e  e   e
 ) y e
e  
e

 e
e    efe  ee
;  ej
  e ee   e 
e e e  e ;


e e 

e j 

 e  ee.

p Fe P e  ee 



  b
é e e f
e e 
ex
ee 

ee
 e  e f
 e e   e  


  bee f  e
 ee e
e
e e  e  e  e e e je 
.

T b
é ee  e e 
ee
ó e e e (e e ) e e  e  
e  e b  ee e    e  

ó  e .

Se e  e   

  e  e e e e
 e y f
e   
e 
ó e e  


 ej
   e  

e    e e (
  
je   e )

p Fe P e  ee ee   e e   e   e


e  e
ó e

 j

 e 
e

ee
ee e e  e   f  
 e  
 fe 


  e e   
     
 ee

efe   


 e ee .

c 
 

Los antecedentes de la profesión legal son muy claros, el ejercer la abogacía fue en un
inicio profesión de caballeros.

Hoy en día quien se propone limpiar el nombre de esta honorable profesión se enfrenta a
largos años de mala reputación brindada por pseudoprofesionistas en la rama, personajes
maquiavelos que fuera de toda ética han realizado sus actuaciones.

La ética es un principio universal; como profesionistas debemos discernir entre lo bueno y


lo malo como si de un acto reflejo grabado en nuestro inconsciente se tratara, pero es
triste observar que mejor pintados están algunos para utilizar los medios legales en su
beneficio.

La falta de ética y profesionalismo, la podemos observar en la escuela, en los compañeros,


en los maestros, en los invitados a las conferencias. No hace un par de semestres nos
comentaba un catedrático titular de un juzgado en la ciudad, el patético caso de una
defensora de oficio la cual, la cual no sí después de bastantes años de ejercer el puesto le
llego la hora de ganar por primera vez y no sabía que paso dar una vez que la sentencia
resulto a favor de su defendido, caso que traigo a colación y recordé hace un par de
semanas cuando caso contrario, escuchando a otra defensora de oficio, invitada en otra
clase, nos comento de las triquiñuelas a las que tiene que recurrir para salvar a su
representados como lo es el aleccionarlos para los interrogatorios, recomendándonos a
manera de moraleja el que cuando incurramos en artilugios semejantes a los de su
proceder, cuidemos de que no nos sorprendan.

No puedo hablar del pasado más que lo que en libros y corolarios se lee, pero el caso es
que en el hoy en día se requiere de un gran cambio en gran número de ejercitantes de
esta tan noble profesión que resulta ser la abogacía.

La norma próxima de la moral es la conciencia personal y la norma objetiva es la ley.

Cuando se dice que el abogado debe actuar con ética, es actuar en conciencia y a
conciencia6.

El actuar del abogado debe siempre realizarse con conciencia cierta y verdadera, no es
licito actuar y practicar nuestra profesión de manera dolosa, falsa e indiferente; el fin no
justifica los medios.

6
Rafael Gómez Pérez, Deontología Jurídica, EUNSA, Pamplona, 1982, p. 128.