Anda di halaman 1dari 14

AULA

du lo 1
Mó dito
s
,1 cré
3

delafarmacia Formación Acreditada


Actividad Acreditada por la
Comisión de Formación Continuada

Módulo 1: Enero-Marzo 2006

El farmacéutico: Agente de Salud Pública

Módulo 1.
Retos asociados a nuevas situaciones de salud
1. Violencia de pareja hacia la mujer y sus efectos en la salud.
(Nº 22 - Enero 2006)

2. Inmigración: Nuevas situaciones de salud derivadas del fenómeno


migratorio. (Nº 23 - Febrero 2006)

3. El cuidado a los cuidadores.


(Nº 24 - Marzo 2006)

Módulo 1 Para acceder a los cuestionarios de


evaluación y a toda la información

3,1 créditos
sobre el curso, ver:
www.auladelafarmacia.org

AULAdelafarmacia Enero 2006 13


: Formación Acreditada

Violencia de pareja hacia la


mujer y sus efectos en la salud

E l objetivo del presente artículo es facilitar al farmacéutico/a una


mejor comprensión del importante problema social y de Salud Pública que
supone la violencia por parte de la pareja o expareja1 hacia la mujer, así
como proporcionarle las herramientas necesarias para participar como
agente de salud en su prevención, detección y manejo.

P
ara ello el artículo consta de na de Farmacia, seguidas de una
varios apartados. El primero breve conclusión.
justifica la pertinencia de la
actuación desde la Oficina El farmacéutico/a
de Farmacia frente a la violencia de como agente
pareja hacia la mujer. El segundo de Salud Pública
aclara conceptos y definiciones en frente al problema
relación con la misma y explica las di- de la violencia
ferentes formas de violencia que

S
existen, así como las características egún establece la Federación
específicas de los malos tratos en el Internacional de Farmacia
ámbito de la pareja. En el tercer (FIP, 1997) al fijar las Normas
apartado se expone el proceso de la para la Calidad de los Servi-
Edith Pérez Alonso (Médica de violencia con las distintas fases de cios Farmacéuticos, “un servicio far-
Familia y Comunitaria); Marisa que consta su ciclo. El número cuatro macéutico amplio comprende las ac-
Pires Alcaide (Pedagoga); Luisa visualiza la importante magnitud del tividades para asegurar una buena
Lasheras Lozano (Médica). problema de la violencia, mientras salud y evitar enfermedades en la po-
Servicio de Promoción de Salud. que el quinto explica y analiza el im-
Instituto de Salud Pública. Con- pacto en salud de la misma. Por últi-
1
A lo largo del texto se usará “violencia de pa-
reja”, incluyéndose en las afirmaciones referen-
sejería de Sanidad y Consumo. mo, en el sexto apartado se mues- tes a la misma la violencia producida por la ex-
Comunidad de Madrid. tran las distintas actuaciones que se pareja, aunque no se mencione de forma conti-
pueden llevar a cabo desde la Ofici- nuada.

14 Enero 2006 AULAdelafarmacia


blación (...). Esto presupone la acep-
tación por parte de los farmacéuti- Figura 1
cos, de una responsabilidad compar-
tida con otros profesionales y con los
pacientes por el resultado de la tera-
pia”. Asimismo, afirma que la ‘asis- La aplicación
tencia farmacéutica’ se ha consolida-
do como una filosofía práctica que
de los códigos éticos
cuenta con el paciente y la comuni- es fundamental para
dad como los primeros beneficiarios
de las actividades del farmacéutico.
el manejo de la violencia
En la declaración sobre Estánda- de pareja contra la mujer
res Profesionales de Códigos Éticos
para Farmacéuticos (FIP, 2004), se
en la Oficina de Farmacia
recogen las obligaciones estableci-
das en los mismos. A continuación
se mencionan varios de ellos, dado
que su aplicación es imprescindible 4Asegurar que toda la información sempeñar esta labor tanto por par-
(Figura 1): proporcionada a los pacientes, a te de los profesionales (dificultad
4Actuar con justicia y equidad en la otros miembros del público gene- para incorporar el enfoque promo-
asignación de recursos. ral y a otros profesionales sanita- tor de salud, falta de tiempo, falta
4Asegurar la integridad en el trato y rios sea precisa y objetiva, y que de habilidades y herramientas)
la provisión de servicios en virtud se proporcione de manera tal que (O’Loughlin et al, 1999), como por
del mejor interés y seguridad de sea entendida. parte de la población general, que
aquellos a los que provean. 4Tratar a todas las personas que so- aún no percibe el espacio farma-
4Colaborar con otros profesionales liciten sus servicios con cortesía y céutico como un lugar donde ad-
sanitarios para asegurar que se respeto. quirir consejos que no tengan rela-
proporcione la mejor calidad posi- 4Asegurar la continuidad de la pro- ción directa con los medicamentos
ble de atención sanitaria tanto a visión de servicios profesionales (Iversen et al, 2001).
individuos como a la sociedad en en caso de un conflicto con creen- Es desde esta perspectiva inte-
general. cias morales personales, así como gral de la profesión de farmacia des-
4Respetar los derechos de los pa- en conflictos laborales. de la que cabe comprender su papel
cientes de participar en decisio- Existen diversos estudios que en el manejo de la violencia hacia
nes y estimularles para que lo ha- valoran la efectividad de interven- las mujeres. En el informe mundial
gan. ciones educativas en el ámbito far- sobre violencia y salud (OMS, 2002)
4Reconocer y respetar las diferen- macéutico, mostrando resultados se reconoce la violencia como un im-
cias culturales, creencias y valo- positivos por ejemplo en activida- portante problema de Salud Pública
res de los pacientes. des preventivas en etapas de la vi- en todo el mundo, por el que 1,6 mi-
4Respetar y proteger la confiden- da como la perimenopausia; en re- llones de personas pierden la vida
cialidad de la información obteni- ducción de comportamientos de anualmente, y muchas más resultan
da y asegurar que la información riesgo y factores de riesgo cardio- heridas y sufren una diversidad de
sobre un individuo no sea revela- vascular; en un uso más racional de problemas físicos, sexuales, repro-
da a terceros, salvo con el con- los medicamentos o en la promo- ductivos y mentales. La violencia es
sentimiento informado del indivi- ción de la salud bucodental. Todo un fenómeno sumamente complejo
duo en cuestión, o en circunstan- ello apunta a un campo de acción que hunde sus raíces en la interac-
cias excepcionales específicas. más amplio que el tradicional, in- ción de muchos factores sociales,
4Mantener los conocimientos y ap- corporando el consejo farmacéuti- culturales, económicos, políticos, re-
titudes profesionales actualiza- co y la educación para la salud en lacionales e individuales; atraviesa
dos por medio de un desarrollo la farmacia como nuevos roles. No la sociedad actual y es empleada co-
profesional continuo. obstante, existen barreras para de- múnmente como método de resolu-

AULAdelafarmacia Enero 2006 15


: Formación Acreditada

ción de conflictos, con el sufrimiento


humano que supone y sus devasta- Figura 2
doras consecuencias sobre la salud.
La violencia contra la pareja se Modelo ecológico de factores asociados
produce en todos los países, en todas con violencia de pareja
las culturas y en todos los niveles so-
ciales y es soportada en proporción
abrumadora por las mujeres e infligi-
da por los hombres (Figura 2). Las
mujeres que sufren violencia por su Individuo
pareja acuden con frecuencia a los
Relaciones
servicios de salud. Por ello, cabe pen-
sar que acudirán con frecuencia tam- Comunidad
bién a las farmacias. El farmacéuti-
co/a suele ser, por lo tanto, alguien Sociedad
conocido por la mujer, y que puede
convertirse en persona de confianza.
Además, ocupa una posición de lide- 4Sociedad: normas que otorgan el control del hombre sobre la mujer, la
razgo y referencia en la asistencia violencia como modo de resolución de conflictos, noción de masculini-
sanitaria de la comunidad, lo que dad ligada a dominio, honor o agresividad, roles de género rígidos.
posibilita que su información y con- 4Comunidad: nivel socioeconómico bajo, desempleo, aislamiento social y
sejo sean recogidos y tenidos en familiar de la mujer.
cuenta por la población atendida. 4Relaciones: relaciones de dominio-sumisión en la pareja, control de di-
Varios estudios muestran la valora- nero y toma de decisiones exclusivamente por el hombre.
ción positiva por parte de la pobla- 4Individuo: interiorización y normalización de valores de supremacía del
ción del consejo realizado en las hombre sobre la mujer, haber sido víctima o testigo de violencia familiar
farmacias comunitarias, y la percep- previa, consumo de alcohol que actúa como desinhibidor y “da permi-
ción de la necesidad de consejos so- so” para ejercer la violencia.
bre estilos de vida saludables en las
mismas (Iversen et al, 2001; Zeolla Modificado de Heise, Ellsberg & Gottemoeller, 1999.
et al, 2004; Hodgson et al, 2004).
Considerando su localización física,
los farmacéuticos/as de Oficina es- mujeres, a detectarla de forma pre- les actos, la coacción o la privación
tán en una situación óptima para re- coz y a iniciar una posible interven- arbitraria de libertad, ya sea que ocu-
alizar actividades de promoción de ción. rra en la vida pública o en la priva-
la salud y prevención de la enferme- da”. Esta declaración incluye la vio-
dad, ya que disponen de la posibili- Conceptos y definiciones lencia física, sexual y psicológica ya
dad de una comunicación y acceso se produzca en la familia, en la co-

L
al público, que a veces es más difícil a Declaración, adoptada por la munidad o bien sea perpetrada o to-
para el resto de profesionales sani- Asamblea General de Naciones lerada por el Estado.
tarios. No existe experiencia acerca Unidas en diciembre de 1993, Con frecuencia se emplea para
de la participación de las y los profe- sobre la Eliminación de la Vio- referirse a este fenómeno el término
sionales de farmacia en el abordaje lencia contra la Mujer, en su artículo “violencia de género”, aplicando
de la violencia hacia la mujer, pero primero especifica que violencia con- una categoría de análisis que permi-
todas estas características hacen tra la mujer es “todo acto de violen- te diferenciar y separar lo biológico,
pensar que podrían jugar un papel cia basado en la pertenencia al sexo atribuido al sexo, de lo cultural, de-
importante como agentes de salud femenino que tenga o pueda tener terminado por el género (conjunto
comunitaria, ayudando a promover como resultado un daño o sufrimien- de características diferenciadas que
la salud, a difundir los programas de to físico, sexual o psicológico para la cada sociedad asigna a hombres y
prevención de la violencia hacia las mujer, incluidas las amenazas de ta- mujeres).

16 Enero 2006 AULAdelafarmacia


Los hombres han aprendido social 4No son hechos aislados, sino que 4Las mujeres maltratadas sienten
y culturalmente a situarse en una po- se trata de un proceso que, con el vergüenza de sufrir violencia y se
sición de dominio y las mujeres, por el tiempo aumenta en intensidad y sienten culpables por ello, y tam-
contrario, de sumisión. La violencia es frecuencia, independientemente bién por haber elegido como pa-
una forma de ejercer poder mediante de lo que la mujer haga y que, co- reja a un hombre violento. Estos
el empleo de la fuerza física, psíquica, mo veremos, repercute en toda su sentimientos dificultan contar lo
económica o política, que es incorpo- esfera biopsicosocial. que les pasa y pedir ayuda.
rada por el hombre como una forma 4Al producirse en el ámbito domés- 4Es frecuente considerar que las
más de relacionarse con las mujeres, tico muchas veces son “invisi- mujeres maltratadas tienen al
para conseguir sus objetivos y resol- bles” a las personas del círculo menos parte de culpa en lo que
ver sus conflictos. social que rodean a las mujeres. les pasa, ya sea por debilidad, por
La violencia hacia las mujeres es 4Se ocultan por los hombres que consentir las actitudes violentas o
más frecuente en el ámbito familiar, los ejercen y por las mujeres que por provocarlas. Por ello, son las
constituyendo la perpetrada por la pa- los sufren. únicas víctimas de la violencia
reja actual o anterior la forma más co- 4Los hombres que maltratan sue- que no son consideradas inocen-
mún. Aunque en ocasiones se le de- len gozar de buena imagen públi- tes. Es necesario aclarar que sólo
nomina doméstica o familiar, en este ca, siendo el espacio doméstico y es responsable de la violencia
texto vamos a emplear el término de privado donde se sienten legiti- aquel que la ejerce.
violencia de pareja hacia las mujeres mados para ejercer violencia. 4Hasta hace pocos años la violen-
por ser más específico y claro, y por-
que permite hacer visible quién ejerce
y quién sufre la violencia. Tabla 1
Se trata de comportamientos re-
currentes, basados en una relación Creencias erróneas en relación con la violencia contra las mujeres
de poder desigual, que pueden La violencia es un conflicto de pareja, es un asunto privado y no debe
adoptar muy diversas formas y gene- salir del ámbito familiar.
ralmente comienzan de modo insi- Dentro de la pareja una bofetada es a veces necesaria.
dioso, por lo que con frecuencia son
Los malos tratos se dan casi exclusivamente en familias con problemas
difíciles de reconocer incluso por la (pobreza, drogas, paro...).
propia mujer. En el inicio, los malos
Si la mujer no se separa es porque no quiere.
tratos suelen manifestarse por acti-
tudes de dominio que se identifican Muchas mujeres provocan deliberadamente a los maridos y por eso
culturalmente como pruebas o actos ellos pierden el control.
de amor (por ejemplo, la expresión Los abusos sexuales son realizados casi siempre por desconocidos y
de los celos o las actitudes “protecto- ocurren generalmente en los descampados.
ras”) y que impiden la autonomía e Las mujeres que sufren violencia y no se van de casa no lo hacen por-
independencia de las mujeres. Pau- que en el fondo les gusta.
latinamente los actos violentos se El maltratador es un enfermo mental y no es plenamente responsable
van incrementando en intensidad y de lo que hace.
frecuencia, observándose mayor Si las mujeres quisieran sabrían prevenir nuevos episodios de violencia.
riesgo de morbilidad y mortalidad pa- Hay veces que por el bien de los hijos es mejor soportar este tipo de
ra las mujeres cuando la relación vio- situaciones.
lenta tiene varios años de evolución.
La violencia la sufren un tipo concreto de mujeres, que por lo general
Los malos tratos en la pareja tie- son pasivas, sin trabajo remunerado, con hijos y de edad joven o media.
nen unas características propias que
La violencia contra las mujeres disminuye en el embarazo.
los hacen diferentes de otros tipos
de violencia: Es justificable que un hombre intente poner trabas al desarrollo de acti-
4Son ejercidos por un hombre con vidades fuera del hogar por parte de la mujer, ya que hay que
renunciar a algunas cosas por el bien de la familia.
quien se mantiene o ha manteni-
do un vínculo afectivo y amoroso.

AULAdelafarmacia Enero 2006 17


: Formación Acreditada

cia contra las mujeres no ha sido


reconocida socialmente como Figura 3
una realidad de extrema grave-
dad a la que hay que enfrentarse
y erradicar.
Las y los profesionales de la sa-
Violencia visible
lud formamos parte de una sociedad
Posicionamiento propio
que reproduce las desigualdades en-
(umbral de visibilidad)
tre hombres y mujeres, y comparti-
mos las mismas creencias erróneas
Violencia invisible
acerca de la violencia que la pobla-
ción general (Tabla 1). Esto, unido a
la presencia de otro tipo de barreras
(falta de formación, miedo a no sa-
ber abordar el problema, identifica-
ción con la víctima o el agresor, inse-
guridad, falta de tiempo...), explica
por qué la detección de la violencia
suele ser tardía. mujer con amigos o con la propia El ciclo de la violencia
Si consideramos como violencia familia, control de las salidas de

E
exclusivamente los malos tratos físi- casa, descalificar o ridiculizar la l ciclo de la violencia de pareja
cos, sólo seremos capaces de ver la propia opinión. hacia la mujer (Leonor Walker,
punta pequeña del iceberg. Nuestro 4Maltrato físico: comprende cual- 1979) nos ayuda a entender
umbral de visibilidad estará muy alto quier acto, no accidental, que pro- cómo se produce y mantiene la
y toda la violencia que subyace bajo voque o pueda producir daño en el violencia. Consta de tres fases:
el agua permanecerá invisible a cuerpo de la mujer. Incluye empu- 4La fase de construcción de la
nuestros ojos. Nuestras creencias y jones, golpes, bofetadas, quema- tensión se caracteriza por una es-
valores, nuestra interiorización y nor- duras, puñetazos, intentos de ase- calada gradual de tensión que se
malización de la violencia y de las sinato, omisión de ayuda ante le- manifiesta en actos que aumen-
desigualdades de género, influyen siones derivadas de la agresión. tan la fricción y los conflictos en la
directamente en la actitud que va- 4Maltrato sexual: se produce siem- pareja (ataques verbales, amena-
mos a mantener frente al problema. pre que se imponga a la mujer una zas, hostilidad progresiva, mayor
De nuestro posicionamiento depen- relación sexual contra su voluntad. vigilancia de la víctima...). La mu-
de, por lo tanto, el hacer visible o no Cuando en esa relación se produz- jer intenta calmar, complacer, o al
la violencia oculta en mayor o menor ca penetración forzada se conside- menos no hacer aquello que le
grado y el afrontarla (Figura 3). ra violación. pueda molestar a la pareja, en la
La violencia puede adoptar dife- 4El maltrato económico (controlar creencia irreal de que ella puede
rentes formas, aunque frecuente- el manejo de dinero por parte de la controlar la agresión. Pero la ten-
mente coexisten y están estrecha- mujer no dándole dinero para sus sión sigue aumentando hasta lle-
mente relacionadas: gastos, quedándose su sueldo, pi- gar a la siguiente fase.
4Maltrato psicológico: incluye aque- diendo cuentas acerca de los gas- 4La fase de explosión: se producen
llos actos o conductas que produ- tos, etc.) y el maltrato ambiental abusos físicos, sexuales y/o psíqui-
cen desvalorización o sufrimiento (intimidar a la mujer dañando el cos. Ocurre precipitadamente por
en las mujeres, ya sea en público o medio que la rodea, rompiendo ob- un acontecimiento en particular o
en privado. Puede comprender jetos a los que ella tenga especial sin previo aviso, después de la
amenazas, humillaciones, exigen- cariño, atacando los animales do- construcción progresiva de la ten-
cia de obediencia, culpabilizar a la mésticos, invadiendo la cama con sión. Es en esta fase cuando la
mujer de los problemas, conduc- objetos que le atemorizan como ar- mujer suele denunciar los malos
tas verbales coercitivas como in- mas o pornografía, etc.) se asocian tratos, así como en la “fase de dis-
sultos, impedir relaciones de la habitualmente a los anteriores. tanciamiento” que puede seguirla

18 Enero 2006 AULAdelafarmacia


y que se acompaña de la reflexión
y valoración de la situación. Figura 4
4Fase de conciliación o “luna de El ciclo de la violencia ¿por qué la mujer no se va?
miel”: el hombre violento se arre-
piente, pide perdón, se deshace Acumulación de la tensión
en disculpas y le hace promesas
de cambio o le hace regalos. Este
momento supone un refuerzo po-
sitivo para que la mujer mantenga
la relación. Le permite ver el “lado
bueno” de su pareja, fomentando Explosión
la esperanza y el deseo de que
puede llegar a cambiar. Reconciliación
El ciclo de la violencia explica por “Luna de Miel”
qué algunas mujeres retiran su de-
nuncia, que interponen en la fase de
explosión o distanciamiento. Al llegar
a casa o días después se encuentran
un hombre que se arrepiente, prome-
te cambiar y está en plena fase de Distanciamiento
“luna de miel” (Figura 4).
A medida que evoluciona la situa-
ción de violencia, la fase de explo- Así, según el Informe Mundial de la ces” a situaciones concretas que se
sión tiende a repetirse más a menu- OMS (2002) sobre Violencia y Salud, pueden calificar como violentas, to-
do acortándose el ciclo y repartién- en 48 encuestas efectuadas en todo mando como referencia otros estu-
dose casi todo el tiempo entre la fa- el mundo, entre el 10 y el 69% de las dios y las definiciones del Consejo
se de acumulación de la tensión y la mujeres mencionaron haber sido de Europa sobre violencia). Casi en
agresión, desapareciendo práctica- agredidas físicamente por su pareja el 75% de los casos la violencia pro-
mente la fase de reconciliación. Las en algún momento de sus vidas. venía de la pareja. Frente a estos da-
agresiones se repetirán con más fre- En 1999 se realizó en 15 esta- tos, ambas macroencuestas mostra-
cuencia e intensidad, con mayor gra- dos miembros de la UE una encues- ron que sólo el 4% de las mujeres
vedad y riesgo para la mujer. Cuando ta (Eurobarómetro) encargada por la declaraba haberse sentido maltrata-
esto sucede es el momento en que Comisión Europea sobre la actitud da en los últimos 12 meses, y de
muchas mujeres deciden pedir ayu- de la población frente a la violencia ellas más de la mitad se referían a
da para romper la relación. A veces, doméstica. En ella un 19,3% de los su pareja al señalar al maltratador.
hasta llegar a este punto, han pasa- entrevistados declaraba tener algu- La investigación cualitativa La
do muchos años. na amiga o familiar cercana someti- violencia de pareja contra las muje-
da a trato violento por su pareja. res y los servicios de salud (Instituto
Magnitud del problema En España, el Instituto de la Mu- de Salud Pública. CAM, 2004),
jer ha realizado dos estudios trans- muestra que lo habitual es consultar

A
pesar de que las cifras de vio- versales sobre violencia hacia las por las secuelas del maltrato pero
lencia de pareja hacia las mujeres, en los años 1999 y 2002, no por el maltrato mismo que queda,
mujeres están universalmen- respectivamente. Los resultados en la mayoría de los casos, invisible
te subestimadas, alcanzan mostraron que el 12,4 y el 11,1% de en el sistema sanitario. La propen-
dimensiones alarmantes en todos las mujeres españolas de 18 o más sión a la confidencia y el desahogo
los países del mundo. Las cifras de años fueron consideradas “técnica- por parte de las mujeres en la figura
prevalencia acumulada de violencia mente” como maltratadas en el mo- del profesional sanitario existe y es
de pareja hacia la mujer obtenidas mento de realizar la encuesta (res- notoria, pero en la mayoría de los ca-
mediante encuestas en población pondieron estar sometidas en la ac- sos ni es favorecida ni es correspon-
general, muestran un amplio rango. tualidad “frecuentemente” o “a ve- dida. Según el barómetro del CIS de

AULAdelafarmacia Enero 2006 19


: Formación Acreditada

marzo de 2005, la institución mejor terios tanto para la detección, como encefálicos con pérdida de con-
valorada en cuanto a la confianza para la actuación, coordinación y de- ciencia. Es habitual la presencia
que puede tener en ella la mujer rivación a otros recursos. de lesiones múltiples en diferen-
que denuncia es la sanitaria tes estados de evolución (indican
(13,5% de los encuestados mues- Impacto en salud2 que proceden de agresiones dis-
tra “mucha confianza” y 61% “bas- tintas), que se encuentran con

C
tante confianza”), por encima de omo se ha expresado ante- más frecuencia en zonas del cuer-
servicios sociales, policía, juzgados riormente, las manifesta- po poco visibles o cubiertas por la
y el Estado. La consulta de Atención ciones de la violencia pue- ropa. Otra lesión frecuente es la
Primaria es un lugar ideal para la den adoptar muy diferen- rotura de la membrana timpánica.
detección precoz e intervención con tes formas, afectando tanto a la es- 4Afecciones genitourinarias. Cier-
mujeres maltratadas, ya que éstas fera física como emocional y social. tas afecciones están relaciona-
acuden con frecuencia a los servi- 4Consecuencias mortales: homi- das con la violencia sexual direc-
cios sanitarios y los centros de sa- cidio y suicidio. La mayoría de las ta, pero también se pueden pro-
lud son especialmente accesibles. mujeres que mueren por homici- ducir alteraciones funcionales.
Además, sus profesionales posibili- dio son víctimas de sus parejas Con frecuencia se detectan dispa-
tan una continuidad en la atención actuales o previas, aumentando reunia (dolor en relación con el
que favorece el establecimiento de el riesgo de muerte con la separa- coito), vaginismo, anorgasmia y
relaciones de confianza que pue- ción (OMS, 2002; Sharps et al, dolor pélvico crónico. También
den facilitar la confidencia. Las ofi- 2001; Wilbur et al, 2001; Alberdi suelen presentar reticencias o di-
cinas de farmacia son espacios idó- & Matas, 2002). El suicidio es la ficultades para la exploración pél-
neos para iniciar este contacto con segunda de las consecuencias vica e infecciones urinarias como
la mujer que sufre violencia, por su mortales, teniendo las mujeres las cistitis.
especial accesibilidad y el papel de maltratadas una probabilidad en- 4Embarazos no deseados y caren-
referencia que pueden ocupar las y tre tres y cinco veces mayor de cia de autonomía sexual. Con
los farmacéuticos. suicidio que las mujeres cuyas pa- frecuencia las mujeres se sienten
A pesar de la alta prevalencia de rejas no son violentas (OMS, en la obligación de mantener rela-
la violencia hacia las mujeres por 1998; Kernic et al, 2000). Esto ciones sexuales con su pareja in-
su pareja, los profesionales de la debe tenerse en cuenta a la hora dependientemente de sus de-
salud la detectan poco, y cuando lo de suministrar psicofármacos, de seos, como consecuencia del pro-
hacen suele ser en fases tardías. los que son consumidoras con ceso de depreciación a que están
Las mujeres víctimas de malos tra- más frecuencia. sometidas, que les impide tomar
tos acuden durante años a los cen- 4Síntomas inespecíficos. Con fre- decisiones. Las dificultades para
tros de salud antes de reconocer y cuencia las mujeres maltratadas negociar el uso de anticoncepti-
consultar por violencia ante los pro- presentan síntomas difíciles de fi- vos son también mayores. Por to-
fesionales. Por todo ello, es necesa- liar con escasa o nula respuesta a do ello tienen mayor riesgo de
rio tener una postura activa de bús- los tratamientos habituales. Dolo- embarazos no deseados, así co-
queda ante signos de sospecha y res de cabeza, de espalda, pelvis mo de padecer enfermedades de
factores de mayor vulnerabilidad, o abdomen; tensión muscular, ex- transmisión sexual. Se ha encon-
así como establecer una relación cesivo cansancio, irritabilidad, di- trado asociación entre violencia
de confianza, ya que, detectar pre- ficultad de concentración, altera- verbal habitual y un menor uso
cozmente, implica el proponer a la ciones del sueño, pérdida de me- del preservativo y entre violencia
mujer que entre en confidencia con moria o el síndrome del colon irri- física y embarazo (Roberts, 2005).
el sanitario, que confíe en él para table son otros trastornos fre- Otros estudios apoyan estos ha-
contarle su problema. cuentemente asociados (OMS, llazgos.
Dado que se trata de un proble- 1998; Heise, 1999).
ma complejo y que puede ser detec- 4Lesiones físicas directas. Pueden
tado y abordado por un amplio es- ser desde ligeras abrasiones o
2
Extractado y adaptado del capítulo 4 del Do-
pectro de profesionales, parece ma- contusiones hasta las más seve- cumento Técnico de Salud Pública nº 86 (Op.
nifiesta la necesidad de unificar cri- ras como traumatismos craneo- Cit.).

20 Enero 2006 AULAdelafarmacia


4Embarazos de alto riesgo y com- 2002; Ferketich et al, 2000) y au- el trabajo o tener bajas laborales
plicaciones. El embarazo supone menta la susceptibilidad a cierto largas y/o frecuentes, lo que pue-
una situación de mayor vulnerabili- tipo de infecciones víricas, a reac- de provocar un empobrecimiento
dad para sufrir violencia, pudiendo ciones alérgicas y a padecer en- para la mujer.
aparecer ésta de forma explícita fermedades autoinmunes (Kie- 4Efectos en la salud de las hijas e
por vez primera o bien agravarse colt-Gaser & Glaser, 1995). hijos. Con frecuencia la violencia
(Gazmarian et al, 1996). Por ello 4Efectos sobre la esfera social. El contra las mujeres se asocia a vio-
se trata de un periodo de alto ries- agresor, que suele gozar de impu- lencia directa contra sus hijas e hi-
go para la salud de la mujer y del nidad, tiende a aislar a la mujer jos (García-Moreno, 2000). Se de-
feto. Son consecuencias el retraso de su entorno familiar y social con tectan consecuencias nocivas tan-
en la búsqueda de cuidados pre- el objetivo de controlarla y deva- to si son víctimas como si son testi-
natales por parte de la mujer, la luarla a través del desprecio a to- gos (García-Moreno, 2000). Asi-
muerte fetal y de la mujer (OMS, duamente aparecen manifestacio-
2002). La probabilidad de aborto nes de intensa ansiedad en quie-
es mayor, así como la de compli- nes presencian episodios repeti-
caciones durante el embarazo y Las oficinas de dos de violencia contra sus ma-
necesidad de cesárea (Cokkini- dres, pudiendo desarrollarse un
des et al, 1999). Las hijas e hijos
farmacia son síndrome de estrés postraumático.
tienen una mayor probabilidad de espacios idóneos Otros síntomas asociados son
requerir ingreso en una unidad de para iniciar el cambios del comportamiento, ex-
cuidados intensivos, de sufrir dis- cesiva preocupación, dificultad pa-
trés fetal y de tener bajo peso al contacto con la ra concentrarse, alteraciones del
nacer (Heise, 1999; Campbell, mujer que sufre sueño, hiperactividad, fracaso es-
2002). colar, problemas de adaptación y
4Efectos sobre la salud mental.
violencia, por su dificultades en las relaciones con
Pueden ser devastadores, y los especial otros niños. El acceso a los servi-
más frecuentes son los trastornos accesibilidad y el cios sanitarios es menor en estos
de estrés postraumático y los niños, presentando una baja tasa
trastornos del estado de ánimo papel de referencia de inmunizaciones, con el conse-
(Campbell, 2002). La depresión que pueden cuente riesgo de infecciones pre-
se ha asociado con la frecuencia venibles, así como el diagnóstico
ocupar los
y la severidad de los malos tratos tardío de anomalías del desarrollo
(Golding, 1999). A veces los sínto- farmacéuticos/as y problemas de salud mental, tam-
mas manifestados no se ajustan bién prevenibles (Webb et al,
a criterios diagnósticos de una pa- 2001). La probabilidad de presen-
tología bien definida: reacciones tar a largo plazo comportamientos
de miedo, sentimientos de rabia, do lo que ella quiere o puede de riesgo, de ser víctimas o de ejer-
hipervigilancia, trastornos del constituirse en una oportunidad cer violencia en su vida posterior
sueño, baja autoestima, falta de de salida. A medida que el proce- es también mayor.
asertividad, dificultad para con- so avanza, se evidencia el distan-
centrarse, conductas de riesgo, ciamiento de los seres queridos y ¿Qué se puede hacer
ideas de suicidio. La mujer suele una reducción de los afectos que desde la Oficina de
sufrir un gran desgaste, mostrán- interfieren abiertamente en las Farmacia?
dose vitalmente derrotada y enve- relaciones de las mujeres con las
jecida. personas que les rodean, llegán- Prevención primaria
4Agravamiento de patologías de dose a una situación de aisla-
base. Como consecuencia del es- miento y de pérdida de la autono- Podría parecer alejado de la rea-
trés crónico y la depresión las pa- mía e independencia. La capaci- lidad el pretender desde una Oficina
tologías previamente existentes dad laboral de la mujer se ve tam- de Farmacia evitar que se reproduz-
pueden agravarse (Smith y Ruiz, bién mermada, pudiendo perder ca la violencia hacia las mujeres

AULAdelafarmacia Enero 2006 21


: Formación Acreditada

que, como se ha explicado, se basa en relación con el cuidado, ya sean rio, fomentar otro tipo de mensajes
en la existencia de desigualdades de para ella o para sus allegados. que favorezcan un avance hacia la
género. El artículo 3 de la Ley 34/88 Ge- igualdad de género, sería una de las
No obstante, la violencia hacia la neral de Publicidad define como pu- acciones de prevención primaria.
mujer es un problema que nos afec- blicidad ilícita "la que atente contra Como agentes que gozan de reco-
ta a todas y a todos, y por ello es ne- la dignidad de la persona o vulnere nocimiento social y como comunica-
cesario hacerle frente desde todos los valores y derechos reconocidos dores, los y las farmacéuticas tienen
los ámbitos y sectores sociales. En la en la Constitución, especialmente la responsabilidad de actuar en su
farmacia, como espacio donde se di- en lo que se refiere a la infancia, la ejercicio profesional de manera que
funden actividades e intervenciones juventud y la mujer" (título II, artículo se rompan estos estereotipos, o al
de salud, se puede jugar un papel 3). De las 654 denuncias recibidas menos de que no se refuercen. Esto
importante, sobre todo en lo relativo por el Observatorio de la Publicidad puede entrar en contradicción con la
a la construcción del rol y estereoti- del Instituto de la Mujer en 2003, los obtención de mayores beneficios eco-
pos de género. El rol es el conjunto nómicos por la venta de ciertos pro-
de expectativas que la sociedad tie- ductos. Se trata de una cuestión ética
ne sobre los comportamientos que el dar una información veraz acerca
considera apropiados para cada per- de los mismos, respetando la autono-
sona según su sexo, mientras que mía de las personas atendidas.
los estereotipos son el conjunto de En ocasiones, Otra forma de intervenir sería ser
creencias arraigadas socialmente vi- las mujeres que autocríticos con los valores que se
gentes sobre las características de transmiten con el sistema de trabajo
los hombres y las mujeres, que ali- sufren violencia establecido (tanto en relación con la
mentan el “ideal femenino” y el organización interna del equipo de
intentan resolver
“ideal masculino”. Son mantenidas, trabajo, como con la forma en la que
fomentadas y mediatizadas por los el episodio agudo se desempeña el mismo en contacto
diferentes agentes de comunica- con el público), evitando aquellos
ción, especialmente la publicidad,
o los procesos modelos jerárquicos y de desigual-
que precisa de ellos para aumentar relacionados a dad entre los géneros. Por ejemplo:
el consumo. Estos “ideales” se cuestionar las bajas por enfermedad
muestran como naturales, eternos e
través de la en embarazadas; pautas y recomen-
inalterables. farmacia daciones de cuidados dados a las
En la farmacia se venden y publi- mujeres responsabilizándolas de los
citan numerosos artículos de belleza cuidados del resto de la familia e in-
y cosmética. En la publicidad de cos- cluso culpabilizándolas si no lo ha-
mética, mayoritariamente protagoni- cen, etc. Por el contrario, se puede
zada por mujeres (más del 80%), se intervenir revalorizando el trabajo
utiliza una estrategia discursiva que productos de higiene alcanzan el desarrollado por las mujeres, ayu-
exalta la juventud, la delgadez y la 30,1% de las denuncias, la alimenta- dando a su visibilización y recono-
armonía estética como modelos ción el 7,6%, los perfumes y cosmé- ciendo el impacto del mismo en la
ideales de ser, apelando a los pa- tica el 1,9% y salud y farmacia el salud y en sus vidas.
trones culturales de belleza predo- 0,51%. Son todos sectores que se Evitar el lenguaje sexista y la rea-
minantes. Lo mismo puede ocurrir relacionan con la salud y cuyos pro- lización de chistes machistas o bro-
en la publicidad de medicamentos, ductos y publicidad pueden llegar a mas en relación con el género en
protagonizada también principal- las oficinas de farmacia. nuestra comunicación diaria contri-
mente por mujeres. En el contexto Hacer un análisis crítico de los buye también a esta prevención.
de la sociedad de consumo actual, mensajes que se difunden y publici-
donde la salud y el bienestar han pa- tan, incorporando criterios para Difusión de campañas
sado a tratarse como una mercancía identificar aquellos que contribuyan
más que se puede comprar, es la a la desigualdad y haciendo un es- Se pueden suministrar folletos
mujer la que adquiere los artículos fuerzo por limitarlos y, por el contra- informativos y tener carteles de sen-

22 Enero 2006 AULAdelafarmacia


sibilización o denuncia, y así contri- lesiones físicas como quemaduras, lo haga con prescripción médica o
buir a concienciar a la comunidad golpes o hematomas en diferente lo- no. Cabe recordar aquí los estánda-
acerca de la violencia de género co- calización y evolución nos debe ha- res para códigos éticos ya menciona-
mo un problema social que hay que cer sospechar violencia, así como dos, y en especial el que se refiere a
condenar en todas sus formas. los dolores y malestares crónicos, asegurar la continuidad en la presta-
Dado que las mujeres asumen el mal definidos, que no responden a ción de servicios profesionales en
rol de cuidadoras de la familia, acu- tratamientos o una actitud vitalmen- caso de un conflicto con creencias
dirán a la farmacia no sólo por sus te derrotada, de tristeza, en la mujer. morales personales. El servicio de
demandas, sino también por las de Por su parte, la pareja puede mos- contracepción postcoital está inclui-
sus hijas e hijos, su pareja, las per- trarse excesivamente solícita o no do en la cartera de servicios de la
sonas mayores, etc. En muchas oca- dejar en ningún momento sola a la mayoría de comunidades autóno-
siones acudirán solas, por lo que la mujer. Un relato incoherente del ori- mas. Es, por lo tanto, un derecho de
presencia de información como folle- gen de las lesiones o el que pase un las ciudadanas y los ciudadanos el
tos puede favorecer que la mujer intervalo de tiempo demasiado largo acceso al mismo, y en caso de con-
que esté sometida a violencia por su entre el accidente y la consulta son flicto con las creencias morales, es
pareja acceda a información y recur- también datos de sospecha. necesario asegurar por otra vía la
sos. Varios estudios realizados en prestación.
mujeres que han sufrido violencia ¿Cómo favorecer la comunicación
muestran la receptividad de éstas a con la mujer que sufre violencia? La importancia de la
la presencia de este tipo de informa- confidencialidad
ciones en distintos lugares públicos. Saber escuchar y hacer percibir a
Siempre hay que aconsejar a la mu- la mujer que su mensaje está siendo Una barrera que podemos encon-
jer que esconda la documentación recibido es fundamental. Se trata, trar es la carencia de espacios don-
que se le suministre acerca de la vio- por lo tanto, de aplicar la habilidad de poder garantizar una conversa-
lencia, ya que en caso de ser descu- de la escucha activa. Es importante ción confidencial. Aunque se reco-
bierta por la pareja el riesgo de un que la comunicación no verbal (los mienda en las normas de buena
episodio violento aumenta. En el Ins- gestos, las expresiones, las postu- práctica disponer de estos espacios,
tituto de la Mujer se pueden conse- ras...) no se contradiga con lo expre- es difícil contar con ellos. En ningún
guir de forma gratuita este tipo de fo- sado verbalmente. Asimismo, es ne- caso deberemos forzar la conversa-
lletos y guías (“Mujer, conoce tus de- cesario mantener una actitud empá- ción delante de otras personas, y
rechos”, “¿Qué hacer en caso de tica, esto es, ser capaz de ponerse menos aún delante de la pareja. Si
malos tratos o agresión sexual?”, en su lugar y ayudar a validar sus una mujer nos contara su caso, ha-
“Guía de salud nº XII. Violencia con- sentimientos y percepciones. Por brá que hacer lo posible para que
tra las mujeres”). otra parte, hay que hacer sentir a la ese relato sea confidencial, respe-
mujer que no es culpable de la vio- tando su intimidad, y evitando con-
¿Cómo identificar un proceso de lencia sufrida expresando claramen- tarlo a terceras personas. Este dere-
violencia? te que nunca está justificada la vio- cho está reconocido por el Código
lencia en las relaciones humanas. Ético y Deontológico de la Profesión
La presencia de los diferentes Para una mujer, y especialmente Farmacéutica del Consejo General
síntomas y signos mencionados en si está sufriendo una situación de de Colegios Oficiales de Farmacéuti-
el apartado de impacto en salud jun- violencia, puede ser difícil solicitar cos de España. Aunque en la decla-
to a determinadas actitudes como la una contracepción postcoital que ración de la FIP sobre la política de
hiperfrecuentación de servicios sa- impida un eventual embarazo. Los confidencialidad de información ob-
nitarios (urgencias, centros de sa- sentimientos de vergüenza, miedo y tenida durante el ejercicio farmacéu-
lud...) nos pueden hacer sospechar culpa pueden actuar como barreras tico se reconoce que la revelación de
un maltrato. En ocasiones las muje- para consultar, que en la adolescen- información puede ser necesaria en
res que sufran violencia intentarán cia pueden agudizarse aún más. Es el interés del paciente, para evitar
resolver el episodio agudo o los pro- importante dar un trato digno a cual- daños en su salud o para proteger la
cesos relacionados a través de la quier persona que acuda con esta salud pública, es conveniente contar
farmacia. La consulta frecuente por demanda a una Oficina de Farmacia, con el consentimiento de la mujer

AULAdelafarmacia Enero 2006 23


: Formación Acreditada

El teléfono gratuito de 24 horas


del Instituto de la Mujer (900 19 10
Tabla 2 10) facilita asesoramiento sobre ma-
Qué no debo hacer ante un posible caso de violencia los tratos, agresiones y recursos so-
de pareja hacia la mujer ciales, por lo que es conveniente te-
nerlo a disposición de las mujeres
Hablar con el agresor sobre el tema. en la farmacia. Otros teléfonos de
administraciones autonómicas o
Recomendar psicoterapia de pareja. municipales son también útiles para
este fin.
Presionar para que la mujer tome decisiones (insistir en que denuncie, Existen una serie de situaciones
se separe, se vaya de casa...). que conllevan un mayor riesgo de le-
Dispensar psicofármacos no prescritos o en mayor cantidad siones graves o incluso muerte y que
de lo habitual. es conveniente conocer (Tabla 3).
Ante ellas es preciso poner en cono-
Comentarlo con conocidos de la mujer que acudan a la farmacia. cimiento de la mujer la situación de
riesgo, dar el teléfono de asistencia
Infravalorar el riesgo si la mujer se siente en peligro inmediato. de 24 horas y facilitar el acceso a los
distintos recursos.
Prejuzgar a la mujer o poner en duda lo que cuenta.
Coordinarse con otras
instituciones
Dar la impresión de que todo se va a arreglar fácilmente.
La coordinación con otras insti-
Usar expresiones que puedan crear sensación de culpabilidad como:
"¿Por qué sigue con él?; Si usted quisiera acabar, se iría". tuciones, servicios sanitarios, so-
ciales y educativos y con el tejido
Presentar actitudes de sobreprotección o sobreidentificación que favo- asociativo de la comunidad en que
rezcan la cronificación del proceso.
esté asentada la farmacia es conve-
niente. Fundamentalmente la coordi-
nación con Atención Primaria es una
para poner en conocimiento del mé- la disponibilidad de recursos socia- tarea clave y se plantea como una
dico/a, enfermero/a o trabajador/a les (Gobierno de Aragón, 2005). necesidad técnica para mejorar la
social de referencia su caso. Es frecuente que la mujer no se atención a mujeres maltratadas.
reconozca a sí misma como mujer Aunque tiene sus dificultades y ba-
¿Qué hacer si una mujer nos dice maltratada. En estos casos se debe rreras (falta de tiempo, falta de ex-
que es víctima o si detectamos un mostrar interés por la situación y fa- periencias previas, desconocimien-
caso? vorecer un ambiente de confianza, to de vías de comunicación, resis-
ayudando a que reconozca el proble- tencias...) el mantener vías de co-
Una de las acciones que se podrían ma. Es preciso respetar el tiempo municación y coordinación puede
realizar es la de informar acerca del que necesite para tomar sus propias tener un efecto positivo sobre la sa-
problema de maltrato. Transmitir decisiones (Tabla 2). lud de la población, ya que se po-
que se trata de un problema fre- Cada Oficina de Farmacia podría dría mejorar la detección precoz, el
cuente y que la mujer no es respon- conocer los recursos de la zona que acceso a algunos servicios e inter-
sable del mismo; explicarle que ella sirvan de apoyo y fomenten la auto- venciones, así como compartir in-
no puede cambiar el comportamien- nomía de las mujeres: grupos de au- formaciones de interés con respec-
to de su pareja y que las disculpas y toayuda, asociaciones y grupos de to a tratamientos y cumplimientos
promesas no pararán la violencia; mujeres, grupos comunitarios que terapéuticos. Además, esta necesi-
informarle acerca de las repercusio- incorporen en sus actividades el for- dad se reconoce específicamente
nes para la salud, de la existencia de talecimiento de la autoestima y el en los documentos sobre Buena
medidas legales de protección y de desarrollo de habilidades sociales. Práctica en farmacia y los estánda-

24 Enero 2006 AULAdelafarmacia


la legislación protege sus derechos
e integridad y que si lo desea puede
Tabla 3 solicitar una Orden de Protección,
así como facilitar información acer-
Señales de alerta de riesgo grave en la mujer ca de la red de recursos sociales
para la atención a las mujeres vícti-
La mujer declara temer por su vida.
mas de violencia puede ser de ayu-
Los episodios de violencia se producen también fuera del domicilio. da.
Se remitirá a la víctima lo más rá-
Su pareja se muestra violento con sus hijos. pidamente posible al hospital más
Su pareja se muestra violento con otras personas. cercano, sin que medien lavados ni
cambios de ropa. En caso de fela-
Ha sometido a la mujer a actos de violencia sexual. ción, es importante, en la medida de
lo posible, evitar la toma de líquidos
Amenaza con matarla y/o matar a los hijos y/o suicidarse.
o alimentos (Gobierno de Aragón,
La frecuencia y gravedad de los episodios de violencia se han intensifi- 2005). Se explicará empáticamente
cado. que es conveniente no hacerlo para
Abusa de drogas, especialmente aquéllas que agudizan la agresividad poder tomar las muestras necesa-
(alcohol, cocaína...). rias con posterioridad.
En el hospital se contactará con
La mujer tiene planeado abandonarle o divorciarse en un futuro cerca-
no.
el Juzgado de Guardia y se realiza-
rán las pruebas pertinentes, la pre-
La pareja conoce que la mujer ha recurrido a ayuda exterior para poner vención y tratamiento de posibles
fin a la violencia.
enfermedades de transmisión se-
Su pareja o expareja la sigue o acosa. xual y la prevención de un posible
embarazo.
La mujer ya ha denunciado lesiones graves.

La pareja dispone de armas de fuego en casa.


Conclusiones

E
La pareja o expareja ha amenazado a amigos o parientes de la mujer. n definitiva, el problema de la
violencia de pareja hacia las
Fuente: La violencia contra las mujeres como problema de salud pública. Comunidad de
mujeres constituye un impor-
Madrid, 2003.
tante problema social que pre-
cisa un abordaje conjunto por todos
res para códigos éticos de la FIP nuada de farmacia de la materia de los actores y profesionales. Por ello,
(Federación Internacional de Far- Salud Pública, incluyendo el proble- la implicación de las y los farmacéu-
macia). Esta coordinación facilitaría ma de la violencia hacia las mujeres, ticos se hace también necesaria.
en el caso de la violencia la mayor así como el desarrollo de habilida- Mantener una actitud crítica frente a
difusión de material informativo, la des de comunicación que faciliten la los propios valores, poner cuidado
sensibilización de la población ge- escucha empática y activa en el ejer- en los mensajes que se difunden pa-
neral, la difusión de posibles activi- cicio profesional. ra que rompan los estereotipos de
dades como grupos de mujeres o género establecidos, hacer lo posi-
cursos que se realicen dentro del Actuación ante una agresión ble para prevenir la violencia, bus-
entorno. sexual carla activamente y abordar los ca-
sos apropiadamente, en un marco
Formarse en el tema En primer lugar, podemos infor- de respeto a la dignidad, a los ritmos
mar de que la agresión sexual es un y a las decisiones de las mujeres
Otro aspecto a potenciar sería la delito y como tal tiene derecho a de- que la sufren, son principios que nos
inclusión en los programas de pre- nunciarlo, aunque éste haya sido rea- deben guiar en nuestro quehacer
grado, postgrado y formación conti- lizado por su pareja. Hacer saber que diario.

AULAdelafarmacia Enero 2006 25


: Formación Acreditada

PUNTOS CLAVE

4La violencia de pareja hacia la mujer es un importante problema de Salud Pública.


4Es responsabilidad de todas y todos hacer frente al problema social de la violencia de pareja y que exista
una "tolerancia 0" hacia la misma.
4La violencia puede presentar distintas formas y repercute en la esfera biopsicosocial.
4Sólo es responsable de la violencia aquel que la ejerce.
4Se trata de un proceso que con el tiempo aumenta en intensidad y frecuencia, independientemente de lo
que la mujer haga.
4La Oficina de Farmacia es un lugar óptimo para realizar actividades de promoción de la salud y dirigidas
a prevenir y detectar la violencia.
4Visibilizar la violencia en mayor o menor grado depende de nuestro posicionamiento frente a la misma.
4Es imprescindible garantizar la confidencialidad.
4Se debe practicar la habilidad de la escucha activa y mantener una actitud empática.
4Es preciso respetar el tiempo que necesite la mujer para que tome sus propias decisiones. Afi

Bibliografía
• Alberdi I, Matas N. La violencia doméstica. Informe so- pregnant women. JAMA 1996;275:1915-20. • OMS. Salud Familiar y Reproductiva OPS, División de
bre los malos tratos a mujeres en España. Colección • Gobierno de Aragón. Departamento de Sanidad y Salud y Desarrollo. Violencia contra la mujer. Un te-
Estudios Sociales nº 10. Fundación “La Caixa”. 2002. Consumo. Guía de atención sanitaria a la mujer vícti- ma de salud prioritario. Washington. OMS. 1998.
• Campbell J. Health consequences of intimate part- ma de la violencia doméstica. 2005. • OMS. Informe Mundial sobre Violencia y Salud.
ner violence. Lancet 2002;359:1331-36. • Golding JM. Intimate partner violence as a risk factor 2002. http://www.who.int/violence _injury_preven-
• CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas). Baró- for mental disorders: a meta-analysis. J Fam Viol tion/violence/world_report/en/
metro de marzo. Estudio nº 2597. Marzo 2005. 1999;14:99-133. • Roberts TA, Auinger P, Klein JD. Intimate partner abuse
http:// www. cis.es/File/viewFile.aspx?FileId=2861 • Heise L, Ellsberg M, Gottemoeller M. Ending violence and the reproductive health of sexually active female
• Cokkinides VE, Coker AL, Sanderson M, Addy C, against women. Popul Rep L 1999; 11;27:1-43. adolescents. J Adolesc Health 2005;36(5): 380-5.
Bethea L. Physical violence during pregnancy: • Hodgson C, Wong C I. What do mothers of young chil- • Seoane L, Gálvez A. Instituto de Salud Pública. La vio-
maternal complications and birth outcomes. Osbs- dren think of community pharmacists? A descriptive lencia de pareja contra las mujeres y los servicios de
tet Gynecol 1999;93:661-6. survey. J Fam Health Care 2004;14(3):73-4, 76-9. salud. Informe del estudio cualitativo. Documento
• Comisión Europea, 1999. Eurobarómetro. Citado en • Instituto de la Mujer. La violencia contra las mujeres. Técnico de Salud Pública nº 92. ISP. Consejería de
Romper el Silencio. Oficina de Publicaciones Oficia- Resultados de la Macroencuesta. Madrid 1999. Sanidad y Consumo. Comunidad de Madrid. 2004.
les de las Comunidades Europeas. Luxemburgo, • Instituto de la Mujer. La violencia contra las mujeres. • Sharps PW, Koziol-McLain J, Campbell J, McFarlane
2000. http://www.mujeres.usal.es/data/core/ar- Resultados de la Macroencuesta. Madrid 2002. J, Sachs C, Xu Xiao. Health Care Providers’ missed
chivos/breaksilence.pdf • Iversen L, Mollison J, MacLeod TN. Attitudes of the ge- opportunities for preventing feminide. Prev Med
• Consejo General de Colegios Oficiales de Farma- neral public to the expanding role of community phar- 2001;33:373-80.
céuticos de España. Comisión de Código Deontoló- macists: a pilot study. Fam Pract 2001;18(5):534-6. • Smith TW, Ruiz JM. Psychosocial influences on the
gico. Código de Ética Farmacéutica y Deontología • Kernic MA, Wolf ME, Holt VL. Rates and relative risk development and course of coronary heart disease:
de la Profesión Farmacéutica. www.andoc-biosani- of hospital admission among women in violent inti- current status and implications for research and
tario.org/Codigos/farmacia.htm mate partner relationships. Am J Public Health practice. J Consult Clin Psychol 2002;70;548-68.
• Ferketich AK, Schwartzbaum JA, Frid DJ, Moeschber- 2000;90(9):1416-20. • Walker LEA. Battered women. New York: Harper y
ger ML. Depresion as an antecedent to heart disea- • Kiecolt-Glaser JK, Glaser R. Psychoneuroimmunology Row Publishers, 1979. Obra citada en: Villavicencio
se among women and the NHANES I Study. National and health consecuences: data and shared mecha- Carrillo P, Sebastián Herranz J. Violencia Doméstica:
Health And Nutrition Examination Survey. Arch Intern nisms. Psychosomatic Medicine 1995;57:269-74. su impacto en la Salud Física y Mental de las Muje-
Med 2000;160(9):1261-8. • Lasheras L, Pires M. Instituto de Salud Pública. La res. Ed. Instituto de la Mujer. Madrid 2001.
• FIP (Federación Internacional de Farmacia). Declara- violencia contra las mujeres considerada como pro- • Webb E, Shnkleman J, Evans MR, Brooks R. The
ción de normas para la calidad de los servicios far- blema de salud pública. Documento Técnico de Sa- Health of children in refuges for women victims of
macéuticos. Congreso FIP. 1997. http://www.fip.org/ lud Pública nº 86. ISP. Consejería de Sanidad y Con- domestic violence: cross sectional descriptive sur-
pdf/GPP97-sp.PDF sumo. Comunidad de Madrid. 2003. vey. BMJ 2001;323:210-13.
• FIP. Declaración de estándares profesionales de có- • Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medi- • Wilbur L, Higley M, Hatfield J, Surprenant Z, Taliaferro
digos éticos para farmacéuticos Nueva Orleáns. das de Protección Integral contra la Violencia de Gé- E, Smith DK et al. Violence: Recognition, manage-
2004.http://213.206.88.26/www2/ uploads/data- nero. http://mujeres.universia.es/leyviolencia_fi- ment and prevention. Survey results of women who
base_file.php?id= 132&table_id= nal.pdf have been strangled while an abusive relationship. J
• García-Moreno C. Violencia contra la mujer. Género y • Ο’Loughlin J, Masson P, Dery V, Fagnan D. The role Emerg Med 2001;21(3):297-302.
equidad en salud. Publicación ocasional nº 6. OPS. of community pharmacists in health education and • Zeolla MM, Cerulli J. Assessment of the effects of a
Washington 28I. http://www.paho.org/spanish/DBI disease prevention: a survey of their interests and community pharmacy women's health education
• Gazmarian JA, Lazorick S, Spitz AM, Ballard TJ, Saltz- needs in relation to cardiovascular disease. Prev program on management of menopause survey sco-
man LE, Marks JS. Prevalence of violence against Med 1999;28(3):324-31. res. J Manag Care Pharm 2004;10(5):442-8.

26 Enero 2006 AULAdelafarmacia