Anda di halaman 1dari 1

A cunto asciende la deuda externa del ecuador?

Tom parte activa en la lucha poltica


en el bando girondino durante la inestable etapa revolucionaria de fin siglo. Fue
encarcelado y una vez puesto en libertad consagr sus energas a la temtica, quiz
menos apasionante pero tambin menos peligrosa, de los usos del mundo mercantil.

El ao 1975 sali de la imprenta su libro La tenue des livres rendue facile, que fue
reeditado en 1801; tres aos ms tarde public un suplemento, que desde entonces
qued incorporado a la obra principal en sucesivas ediciones.

El mtodo de Degranges se hizo pronto famoso. Su obra se reedit en muchos idiomas,


y puede decirse que fue bsica en los estudios de contabilidad a lo largo de todo el siglo
XIX. Aunque Degranges no fue un gran terico, ni puede considerarse como un
innovador de primera categora, tuvo el mrito de idear el sistema del Diario Mayor. A
fin de simplificar las operaciones, clasific las cuentas en cinco grupos, con lo que dio
origen a la escuela de los cincocuentistas. Al igual que Barrme, consideraba dos
grandes bloques de cuentas: las de la persona del comerciante y la de los corresponsales.
Las primeras podan ser de cinco clases: Mercaderas Generales, Caja, Efectos a Cobrar,
Efectos a Pagar, y Perdidas y Ganancias.

Adems de estas cinco cuentas generales, susceptibles de subdivisin, el tenedor de


libros haba de manejar las cuentas personales de deudores y acreedores. Por su parte, la
cuenta de Capital no quedaba suficientemente integrada en el sistema. En su Diario
Mayor, Degranges dispuso ocho columnas, de la siguiente manera: la primera para los
totales, las cinco siguientes para las cinco cuentas antes enumeradas, otra columna para
cuentas diversas, y la ltima para el total de cada cuenta en el Mayor. El mtodo de
Degranges simplific en gran manera la mecnica contable, al reducir las cuentas a un
mnimo, con lo que permita al profano aprender rpidamente la tenedura de libros. Su
obra, pues, tuvo razones fundadas para alcanzar el xito enorme que consigui pese a
sus carencias y su poca altura terica; o, tal vez, precisamente a causa de ello.