Anda di halaman 1dari 1

El ocaso ha llegado, Un hijo ha mirado

Sus vestiduras en oro sagrado,


En altamar llorando sin cesar,
Por cosas que no logra sobrellevar.

La luna llena lo mira sonriendo,


Y le seala una estrella ardiendo.
Es el camino de un pueblo unido,
Que Dios ha nacido: nos ha reunido.

De rotos corderos a fuertes leones,


De palomas tristes a guilas fuertes.
No hay hogar, ni luz, ni camino,
Si no bebes este nuevo vino.

No hay fuerza ni destreza,


Tampoco esperanza ni bonanza,
Si no comes este pan divino,
El tesoro del mana escondido.

Un hombre llora: Dios ha muerto.


Y un impo re hasta el intestino.
La luna llama: El rey ha nacido,
En el corazn del pueblo elegido.