Anda di halaman 1dari 2

Resumen “La mente consciente, en busca de una teoría fundamental” de David J.

Chalmers

Patricio Rojas Jamett

Universidad de Tarapacá

A continuación, trataré de hacer mención de las temáticas centrales que dan forma a
la teoría acerca del fenómeno de la conciencia de David Chalmers, tratando de abordar sólo los
aspectos fundamentales. Por lo tanto, si bien algunos puntos que se refieren a las
ejemplificaciones del autor con respecto a los tópicos que a lo largo del texto desarrolla
estarán ausentes, se invita al lector a abordarlos con el fin de llenar aquellos vacios que a partir
de la presente lectura se pueden generar.

1) Los aspectos fenoménicos y psicológicos de la conciencia

A partir de la revisión de las diversas teorías que existen en relación a la noción de


conciencia, podemos vislumbrar que el abordaje que se hace en función de esta temática, se
realiza en base a la descripción de la conciencia como una capacidad cognitiva, tal como la de
hacer introspección o de informar acerca de los propios estados mentales. En otras
oportunidades, ésta se encuentra ligada estrechamente a nuestra capacidad de concentrar la
atención o de controlar voluntariamente nuestra conducta. Si bien estas descripciones y
abordajes que se realizan no son considerados como erróneos, David Chalmers pone el acento
en que en la mayoría de estas definiciones se encuentran exentas de los aspectos fenoménicos
de ésta, dejando por lo tanto un vacio en la explicación de este fenómeno. A partir de lo
anterior, el autor realiza una interesante subdivisión del fenómeno de la conciencia en dos
aspectos principales; la conciencia fenoménica y la conciencia psicológica. En relación a la
conciencia fenoménica, Chalmers la define como aquella porción de la conciencia que se vive
como experiencia consciente, como un estado mental conscientemente experimentado en
primera persona, mientras que al aspecto de la conciencia psicológica, la define como aquella
porción de la conciencia que funciona como base causal o explicativa de las conductas.

Habiendo realizado esta subdivisión y definición acerca de estos puntos, David


Chalmers reflexiona acerca del uso de que se da a cada uno de estos conceptos, llegando a la
conclusión de que en la cotidianidad, el término que más se suele utilizar es el de la conciencia
psicológica, a tal punto que ésta es considerada como la totalidad del fenómeno consciente. El
autor considera que el poco uso del concepto de la conciencia fenoménica, se debe a la
dificultad que requiere la operacionalización y estudio sistemático de este concepto, a lo que
se suma la falta de tecnicismos, lo que provoca gran dificultad al momento de hacer mención
acerca de esta porción de la conciencia. Sin embargo, enfatiza en que a pesar de estas
dificultades es necesario hacer el esfuerzo en el estudio de esta porción de la conciencia,
debido a la gama de experiencias y fenómenos que se presentan en ésta.
Superveniencia

Sin duda, uno de los tópicos más importantes abordados a lo largo del texto, es el
concepto de superveniencia. Ésta se define como la relación que existe entre dos conjuntos de
propiedades en la cual uno de ellos determina por completo el otro conjunto de hechos. Si
bien en el texto el autor hace mención acerca de las distintas relaciones de superveniencias
que podrían darse en relación a diversos conjuntos de acontecimientos, aquella que parece
ganar relevancia en función de la temática tratada en el texto es aquella que se refiere a la
superveniencia lógica y natural. La superveniencia lógica se define en términos de mundos de
individuos lógicamente posibles. Por ejemplo, la consideración acerca de la existencia de una
zorra macho sería lógicamente imposible, debido a que tal criatura es lógicamente imposible
en relación a las circunstancias lógicas que rigen en nuestro planeta. Por otro lado, la
superveniencia natural corresponde a lo que consideramos como una posibilidad empírica
real, una situación naturalmente posible que podría surgir en el mundo natural sin violar
ninguna ley. A partir de lo anterior, David Chalmers menciona que las explicaciones
reduccionistas que se gestan en función de la explicación de la conciencia sólo en términos
físicos, sólo se hacen en función de la superveniencia lógica, sin embargo, fenómenos como la
conciencia no parecen tener una relacional causal de forma tan directa con conjuntos de
hechos de nivel inferior, por lo tanto, la conciencia según el autor no superviene lógicamente a
lo físico y no puede ser explicada reductivamente. Se entiende entonces que si bien la
explicación reductiva sirve para mencionar y detallar las posibles estructuras y funciones
existentes en relación al fenómeno de la conciencia, parecen no poder explicar el por qué
éstas estructuras o funciones están acompañadas de experiencias conscientes. Con el fin de
tratar de conciliar esta postura, el autor plantea la posibilidad de que quizás la conciencia sea
una propiedad que emerge a partir de la superveniencia de determinados hechos de bajo
nivel, pero se requiere de nuevas leyes fundamentales para entender la forma en que otros
acontecimientos no-físicos ni estructurales ayudan o facilitan la emergencia del fenómeno.