Anda di halaman 1dari 9

Orquesta Sinfónica Nacional

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

FACULTAD DE QUÍMICA

Luz María Valente Ramírez


Nava Fernández Luis Ángel
PROFESORA ALUMNO

GRUPO 2

MAYO DEL 2016


El Palacio de Bellas Artes tiene como antecedente
inmediato al edificio que albergaba al antiguo Teatro
Nacional, considerado el más importante en su género en
la vida artística y cultural de nuestro país durante la
segunda mitad del siglo XIX.

Al iniciarse el siglo XX, como parte del programa de obras arquitectónicas con las
que se estaba embelleciendo a la Ciudad de México, se pensó primero en renovarlo,
pero se optó por demolerlo para construir otro, acorde al crecimiento urbano y
cultural de la Ciudad.

La ubicación del nuevo teatro fue objeto de un minucioso estudio tanto por parte de
las autoridades como por su arquitecto, el italiano Adamo Boari. Finalmente, en 1901
ya se había decidido que se situaría a un costado de la Alameda Central.

La historia de la construcción del nuevo Teatro Nacional, llamado después Palacio


de Bellas Artes, es compleja y tiene una dinámica singular; dos épocas importantes
de la historia de nuestro país la definen: el régimen de Porfirio Díaz y la Revolución
Mexicana.

A partir de 1930, bajo la presidencia de Pascual Ortiz Rubio, el arquitecto Federico


E. Mariscal fue el encargado del proyecto de la conclusión del Teatro Nacional; sin
embargo, no es sino hasta 1932, con el apoyo del secretario de Hacienda, Alberto
J.Pani, que la obra fue revitalizada con las instrucciones precisas de concebir un
edificio que albergara varios museos, de ahí que por primera vez en 30 años se
cambiara el nombre del edificio, de Teatro Nacional al de Palacio de Bellas Artes.

Debido a la fuerte inversión que se requería para acabar el recinto, éste debía
responder a una necesidad social y ser de utilidad pública. Así, el Palacio de Bellas
Artes fue concluido por el arquitecto Mariscal el 10 de marzo de 1934.

La altura del edificio es de 53 metros hasta el espiral y 42,5 m hasta el techo. Cuenta
con 4 pisos y un estacionamiento subterráneo. Además de la sala principal, hay otros
espacios, como la Sala Manuel M. Ponce, la Sala Adamo Boari, una cafetería, una
librería y salas de exposiciones tanto temporales como permanentes.
Ha sido escenario de los grupos artísticos del Instituto Nacional de Bellas Artes,
como las orquestas Sinfónica Nacional y de Cámara de Bellas Artes, las compañías
nacionales de Danza, de Ópera y de Teatro, en el Palacio de Bellas Artes desde su
creación así como de los más reconocidos artistas y agrupaciones del mundo, tales
como las orquestas filarmónicas de Israel y de Los Ángeles, María Callas, Plácido
Domingo, Luciano Pavarotti, Jessye Norman, Giuseppe Di Stefano, Aldo Ciccolini,
Zubin Mehta, Yo-Yo Ma, Rudolph Nureyev, Julio Bocca, el American Ballet Theatre
y Les Ballets de Monte Carlo, entre otros.

Tuvo un aforo para 1 977 personas, pero después de su modernización perdió 300
butacas. El escenario es de veinticuatro metros de longitud. En él se encuentra el
gran telón antifuego (único en el mundo dentro de un teatro de ópera) con la imagen
de los volcanes mexicanos Popocatépetl e Iztaccíhuatl, y un peso de 24 toneladas.
Este telón fue encargado a la Casa Tiffany de Nueva York a modo de un enorme
rompecabezas.

En el techo de la sala se encuentra la lámpara de cristales, que fue diseñada por el


húngaro Geza Marotti y en la que se representa al dios griego Apolo rodeado de las
musas de las artes.
La Orquesta Sinfónica Nacional, la Compañía Nacional de Teatro, la Compañía
Nacional de Ópera y la Compañía Nacional de Danza presentan sus temporadas en
este recinto. Cuenta con un escenario de 24 metros de longitud y tiene capacidad
para acoger a casi dos mil espectadores.
Allí se han presentado las
grandes orquestas del mundo
y cantantes de ópera como
María Callas, Luciano
Pavarotti, Plácido Domingo,
pero también intérpretes
populares como Lola Beltrán y
Juan Gabriel. La variedad de
sus presentaciones es un
abanico que va desde música
clásica, popular, jazz, danza
tradicional y ballet clásico.
Es la agrupación musical más relevante de nuestro país. Su primer antecedente es
la Orquesta Sinfónica de México fundada por el maestro Carlos Chávez en 1928.

Con la creación del Instituto Nacional de Bellas Artes en 1947, la Sinfónica de


México se convirtió primero en la Sinfónica del Conservatorio Nacional de Música y
finalmente, En la Orquesta Sinfónica Nacional.

Ha obtenido diversos reconocimientos, como la nominación al Grammy Latino 2002


al Mejor Álbum Clásico y el premio Lunas del Auditorio en 2004 como mejor
espectáculo clásico.

La han encabezado, entre otros, Moncayo, Herrera, Diemecke, Dutoit, Mata,


Cárdenas y Savín. Figuras legendarias la han dirigido, como Monteux, Bernstein,
Stravinski, Penderecki, Klemperer, Celibidache, Villa-Lobos, Solti y Copland.

Los solistas que ha presentado incluyen a varios de los más grandes músicos de
nuestros días, como Yo-yo Ma, Rostropovich, Carlos Prieto, Jessye Norman, Federica
von Stade, Francisco Araiza y Plácido Domingo, por nombrar sólo algunos.

La Orquesta Sinfónica Nacional está siempre presente en los festivales de México


en el Centro Histórico, el Internacional de Música de Morelia.

Participó también en la entrada del milenio en la plaza de la Constitución


acompañada del tenor Ramón Vargas.
Su trayectoria internacional es muy amplia. Ha participado en importantes
festivales y realizado giras a diversos países, donde ha obtenido siempre grandes
éxitos. Sobresale su preocupación permanente por difundir el repertorio sinfónico
mexicano y latinoamericano.

Cabe destacar la gira de la Orquesta Sinfónica Nacional que concluyó en febrero de


2008 bajo la batuta de su actual director el maestro Carlos Miguel Prieto, quien
asumió el cargo en 2007. En este viaje la orquesta tocó en las salas más reconocidas
de Europa como la Tonhalle en Düsseldorf y Gewandhaus de Leipzig en Alemania;
Concertgebouw en Ámsterdam, Holanda; Theatre Du Chatelet en París, Francia y
Palais Des Beaux Arts en Bruselas, Bélgica, entre otras, con ovaciones del exigente
público europeo.

CONCERTINO Shari Mason VIOLINES I Mykyta Klochkov*, Isabel Arriaga, Karina


Cortés, Nancy Cortés, Iryna Dovgal, Rogelio Guerrero, Moisés Laudino, Pablo
Martínez, Rimma Matioukova, Cuauhtémoc Morales, Elisa Nivón, Francisco Pereda,
Olga Pogodina, Abel Romero, Igor Ryndine VIOLINES II Marta Olvera*, Omar
Guevara**, En-riqueta Arellanes, Andrés Castillo R., Emilio Cornejo, Mario Escoto,
Ana María Ezaine, Ángel Jain, Gabriel Olguín, Luz Ángela Ortiz, Laura Ramírez,
David Anthony Ramos, Luis En-rique Ramos, Arturo Rodríguez, Adalberto Téllez
VIOLAS Mikhail Tolpygo*, Paul Abbott**, Emilio Ahedo***, César Busta-mante, Luis
Antonio Castillo, Mauricio Chabaud, Fran-cisco Chavero, Jorge Delezé, Laura
Loranca, Judith Reyes, Alejandro Torres, Bogdan Zawistowski, VIOLONCHELOS
Vitali Roumanov*, Alan Durbecq**, Alma Rosa Bernal, Alejandra Galarza, Gustavo
González, Salomón Guerrero, Iván Koulikov, Ga-briela Oliva, Sona Poshotyan, Pablo
Rainier Reyes, María Valle, Miguel Ángel Villeda*** CONTRABAJOS Jesús
Bustamante*/***, Abe-lardo López**, Víctor Arámburu, Vicente Castro, Alejandro
Hernández, Mario Hernández, Enrique Palma, Álvaro Porras, Armando Rangel
FLAUTAS Julieta Cedillo*, Evangelina Reyes*, María Elena Guevara**, Horacio
Puchet FLAUTA Y PICCOLO María Elena Guevara**, OBOES Luis Delgado*,
Alejandro Tello*, Norma Puerto de Dios, OBOE Y CORNO INGLÉS Rolando Cantú**,
Carlos Felipe Rosas***, CLARINETES Austreberto Pérez*, Eleanor Weingartner*, J.
Antonio Martínez CLARINETE Y CLARINETE REQUINTO Rodolfo Mojica**
CLARINETE Y CLARINETE BAJO Genaro Xolalpa** FAGOTES Wendy Holdaway*,
Cecilia Rodríguez*, Carolina Lagunes, FAGOT Y CONTRAFAGOT Ernesto
Martínez** CORNOS Carlos Torres*, David Antonio Velázquez P.* Javier León**,
Artemio Núñez, Martín Duran, TROMPETAS Francisco López*, Juan Ramón
Sandoval*, Edmundo Romero**, Josué Olivier Sánchez TROMBONES Félix Méndez*,
Fernando Islas*, Hernando Castro TROMBÓN BAJO Misael Clavería** TUBAS
Roberto Garamendi*, Armando Santiago* TIMBALES Julián Romero*,
PERCUSIONES Juan Carlos del Águila, Alejandro Reyes. ARPA Baltazar Juárez*

DIRECTORA EJECUTIVA Claudia Hinojosa SUBDIRECTORA DE PRODUCCIÓN Y


OPERACIÓN Sara Romero JEFE DEL DEPARTAMENTO DE PROMOCIÓN Izkrah
Pinto JEFA DEL DEPARTAMENTO DE ENLACE ARTÍSTICO Roxana Acosta JEFA
DEL DEPARTAMENTO DE PERSONAL María del Carmen Juárez Ramírez JEFE DEL
DEPARTAMENTO DE RECURSOS FINANCIEROS Y MATERIALES Horacio Téllez
Andrade DEPARTAMENTO DE BIBLIOTECA Armando Castillo

ASISTENTES TEATRALES Miguel Ángel Ortega, Arturo Sosa Montes, Misael Torres,
Sergio Ángeles Ramírez

Personal Administrativo Arturo Serrano, Dora Sosa, Fernando Gutiérrez, Guadalupe


de la Rosa, Isabel Pérez, Jessika García, Juan Fuentes, Sergio Márquez, Laura
Hernández, Pablo Romero, Silvia Arriaga, Yolanda Torres, Gabriela León Fuentes

Personal de Apoyo Emanuel F. Bórquez, Apolonia López, Sandra Razo, Mariana


Salas, Marcos Fernández.
Carlos Miguel Prieto / Director artístico
Asier Polo / violonchelo

Programa Coro del Teatro de Bellas Artes


Schola Cantorum de México A.C., Pilar de la Garza
Anabel de la Mora / soprano
Enrique Ángeles / barítono
Víctor Hernández / tenor
Francisco Méndez / supertitulaje

Alberto Ginastera Concierto para violonchelo núm. 2 op.50


(1916-1983)
Metamorfosi di un tema
Scherzo fuggevole
Nottilucente
Candeza e finale rustico (estreno en México)

INTERMEDIO Carmina Burana


Fortuna, Emperatriz del Mundo:
O fortuna
Carl Orff
Fortune plango vulnera
(1895-1982) I.Primo vere (la primavera)
Veris leta facies
Omnia sol temperat
Ecce gratum
Uf den Anger (En el Prado)
Danza
Floret silva
Chramer, gip die varwe mir
Ronda: Swaz hie gat umbe; Chumbe, chum, geselle min
Were diu werlt alle min
II. In taberna (En la taberna)
Estuans interius
Olim lacus colueram
Ego sum abbas
In taberna quando sumus
III. Cours d’amor (Cortes de Amor)
Amor volat undique; dies, nox et omnia
Steti puella; circa mea pectora
Si puer cum puellula; Veni, veni, venias
In trutina; Tempus est iocundum; Dulcissime
Blanca y Elena
Ave formosissima
Fortuna, Emperatriz del mundo
O fortuna
Al principio del concierto no sabía que estaban tocando y se escuchaba un poco
aburrido por lo cual me estaba desanimando un poco, hasta que después me di
cuenta de que era como una pequeña introducción.
Cuando comenzó la canción O Fortuna me emocioné un poco pues esa canción
siempre la ponen en películas de terror o cosas que dan miedo, aunque no entiendo
porque pues al menos a mí no me causa miedo, jamás pensé escucharla en vivo y la
verdad es que fue un buen comienzo para lo que vendría después.
Las siguientes canciones que tocó la orquesta me parecieron muy buenas, arriba de
ellos había una pequeña pantalla que mostraba las traducciones de todas las
canciones que tocaron, desde el inicio hasta el final me pareció un buen concierto,
no tuvo algunas partes tan aburridas.
La parte en la que me toco fue justo en medio, hasta adelante y en el tercer piso, se
lograba apreciar muy bien todo y me quede muy satisfecho, pues los instrumentos
de los cuales me gusta el sonido son el violin y el violonchelo de lo cual hubo
bastante. Volvería a ir sin duda en el futuro.

Nunca había asistido a un concierto de música clásica, y aunque no es mi favorita la


escuchaba en internet mientras hacía tarea o quería escuchar algo diferente como
para salir de la rutina siempre hay alguna melodía que logra hacerte un “click”, de
hecho, así descubrí varios grupos y artistas que después escuché en la clase de
ciencia ya arte.
Dentro de la música clásica hay una gran variedad de estilos y es muy lindo el
intentar adentrarse en ella, la mayoría de las personas tiene la creencia de que la
música clásica es aburrida o que es música para gente súper inteligente, pero
cuando uno pone atención a los instrumentos y al sonido en general es de lo mejor
porque te das cuenta que lleva cierto orden, que es a lo que la gente no está
acostumbrada pues escuchan géneros como pop, música electrónica y regionales.
La música clásica casi queda en cualquier situación.
Pienso que a las personas y sobre todo en México hace falta cierta capacidad de
abstracción y un conocimiento profundo de lo que podía obtenerse de los
instrumentos y sobre todo que deberíamos atrevernos a escuchar otro tipo de cosas.