Anda di halaman 1dari 5

Recita tu Mantra todos los días, por la

mañana y por la tarde

No es un modelo de última generación, no es una receta para el éxito, no es una técnica, no


es la última novedad del mercado. Tampoco es una píldora para el bienestar personal o para
combatir el estrés, o para obtener éxito profesional.

Es algo sumamente simple. Requiere únicamente quietud y silenciamiento. La meditación


tiene una larga historia. Es una destilación de la esencia de la experiencia del hesicasmo
(hesychía: tranquilidad o paz) de los primeros Padres y Madres del desierto egipcio y sirio
de los s. III y IV, traducida a Occidente por Juan Casiano y mantenida principalmente a
través de la Regla de San Benito (s. VI). En realidad tiene su origen en la invitación de
Jesús de Nazaret en el Sermón de la Montaña:

Cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Abba que está escondido;
y tu Abba, que ve en lo secreto, te recompensará.
(Mt. 6,6)

El camino de la meditación es acogido por la espiritualidad contemplativa inglesa del s.


XIV en La Nube del No Saber y practicado hasta la excelencia por Juan de la Cruz y Teresa
de Jesús. Hasta el s. XVI es considerado un camino para ser transitado por cualquier
cristiano. Posteriormente, en previsión de “excesos, posibles excentricidades o abusos”,
queda relegado a expertos y selectos.

En los años setenta-ochenta del siglo pasado, el monje benedictino John Main (1926-1982),
y Thomas Keating (1923), monje cisterciense, por caminos muy paralelos, consideraron
que era momento de que el camino de la contemplación saliera del armario y se hiciera
accesible a toda persona sincera.

Amigos del desierto, una red abierta de meditadores cristianos y no cristianos, iniciada por
Pablo d’Ors, interesados en profundizar y difundir la experiencia del silencio y la quietud,
se siente heredera de los Padres del desierto y del hesicasmo. Concretamente sigue la estela
de John Main y Franz Jalics.

¿Cómo podemos encontrar el camino que nos lleve a la experiencia cristiana esencial?
-se pregunta J. Main- en Una palabra hecha camino. Meditación y silencio interior. Su
propuesta es diáfana: a través del camino de la meditación. Nada de autocomplacencia,
nada de solipsismo, de nada se huye, ninguna búsqueda de estados alterados de la mente.

Se trata de iniciar el viaje más definitivo de todo ser humano, el viaje a nuestro centro más
profundo e íntimo. ¿Cómo?: mediante el silenciamiento y la quietud. Es ahí, más allá de los
conceptos y de las imágenes construidas, donde está nuestro verdadero yo. Fue una de las
experiencias nucleares de los eremitas del desierto: encuéntrate a ti y encontrarás a Dios,
encuentra a Dios y te encontrarás contigo mismo. Sólo desde la inocencia primordial somos
auténticos, sólo desde ese espacio interior puede construirse la auténtica paz y las
relaciones verdaderas.
Aquietar y silenciar. Esta es la única actividad necesaria. De esto trata la meditación, de
ponerse en presencia de Aquel que es. Basta con estar sin más en su presencia. Entonces
somos plenamente la persona que Dios quiso que fuéramos cuando nos creó. ¿Por qué
merece la pena meditar? Creo que, en última instancia, –dice Main- todos contestamos lo
siguiente: en distintos momentos de nuestra vida, hemos querido comprometernos con la
verdad, comprometernos con Dios. La meditación responde a esta necesidad.

¿Cómo puedo meditar? Para aprender a meditar hemos de aprender a estar en profundo
silencio. La meditación es un concepto muy simple. No hay nada complicado ni esotérico al
respecto. En esencia, meditar consiste simplemente en estar en calma en el centro de tu ser.
Conocer a Dios, crecer y estar en calma son experiencias que se producen en el centro de tu
ser. El camino que seguimos comienza por sentarnos completamente quietos (lo cual no
significa “inactivos”). Lo segundo es aprender a decir la palabra, con la que meditamos,
nuestro mantra, con total atención, es decir, aprender a aquietarnos a nivel mental. La calma
y el mantra son los dos elementos esenciales de nuestra meditación. Esta es la sencillez
absoluta.

¿Cuál es el sentido del mantra? John Main lo aprendió de su maestro hindú. El maestro
que me enseñó a meditar –dice- me lo presentó con claridad meridiana. Su enseñanza se
resumía en tres palabras: recita tu mantra. Decir el mantra es lo primero que tenemos que
entender. Puede llevarte –sigue afirmando Main- cinco o diez años comprender la
importancia de recitar el mantra desde el comienzo hasta el final, sin cesar. Lo esencial del
mantra (Palabra Sagrada lo llama T. Keating) es conducirte al silencio. No se trata, por
supuesto, de una palabra mágica. No tiene propiedades esotéricas ni nada parecido. Es
sencillamente una palabra sagrada en nuestra tradición, como Maranatha, Abbá, Amor,
Jesús, … Busca tu mantra, aquel con el que te sientas cómodo. A la sencillez se entra por la
puerta de la práctica. Nuestra práctica consiste en la recitación del mantra. Repetirlo con
claridad, con atención. Si puedes, inhálalo y exhálalo en silencio. Recítalo desde el
principio hasta el final. No te pongas a analizarlo, no analices lo que estás haciendo. No
pienses en lo que estás haciendo; antes bien, sé uno con lo que estás haciendo.

¿Por qué el mantra? La experiencia inmediata del meditador es constatar el constante


ruido interior que nos posee. Este incesante ruido puede personificarse en los pensamientos.
Pero “pensamiento” es cualquier percepción, bien sean recuerdos, planes, visualizaciones,
imágenes, sensaciones externas o internas, sentimientos o auto reflexiones, cualquier tipo
de reflexión, … El mantra es como un faro que guía nuestro rumbo, así que debemos fijar
nuestra atención en él. Si desviamos nuestra atención del mantra, hacia los “pensamientos”,
estamos perdidos. Regresamos al narcisismo, a la obsesión por nosotros mismos. Es
extraordinariamente sencillo. Así pues –repite una y otra vez Main- insisto en la
importancia de decir la palabra. No pienses en Dios, no pienses en ti mismo. No analices a
Dios, no te analices a ti mismo. Guarda silencio. Permanece quieto y estate con él, en su
presencia.

El mantra es como la aguja de la brújula. Te orienta siempre hacia tu destino. Apunta en la


dirección que debes seguir, lejos de ti mismo hacia Dios, y cuando tu ego te lleve por otros
derroteros, la brújula seguirá indicándote fielmente la buena dirección. El mantra, si lo
dices con generosidad, fidelidad y amor, siempre te señalará la dirección hacia Dios, y es
solo en él donde se revela nuestro verdadero sentido.

¿Cómo comienzo? Cuando comiences a meditar, cuanto menos pienses en Dios, cuanto
menos hables de Dios, mejor. Permanece abierto sin condiciones a su don, el cual consiste
en tu ser persona. Un aspecto muy importante de la disciplina es aprender a sentarse
completamente quieto. Te entrarán ganas de moverte, o de rascarte la nariz, o de abrir los
ojos, pero al sentarte quieto estás dando un paso muy importante en este camino que te
aleja del egoísmo, de la obsesión por ti mismo. Para meditar tan solo necesitas unas pocas
indicaciones. Debes estar quieto. En las primeras semanas has de aprender a sentarte
absolutamente quieto como primer paso para estar en completa calma. Una vez sentado y
aquietado tanto como puedas, comienza a decir tu mantra sin cesar, continuamente,
acompañando la respiración.

La doctrina básica de la meditación se


condensa en esta breve frase: di tu mantra. No te molestes en pensar en su significado.
Tampoco pienses en Dios. De hecho, no pienses en nada. Di tu palabra, recítala y
escúchala. Lo único que necesitas saber es que resulta fundamental que recites tu mantra
todos los días de tu vida, por la mañana y por la tarde. Necesitamos dedicar veinte minutos
cada mañana y cada tarde (media hora si puede ser) a estar quietos, a ser sencillos y a
“descansar en el Señor”, como decían los primitivos monjes.

Recuerda, la meditación no consiste en hacer que suceda algo –a ti o al cosmos-. Todo ha


sucedido ya. Si adoptamos una actitud receptiva y de disponibilidad, todo lo demás se nos
dará. Más allá de esto, todo es don. Lo que necesitamos es estar ahí. Y la meditación es una
forma sencilla de estar ahí.

La meditación no es una técnica. Es un camino. Es el camino que es Cristo. Es el camino


que lleva a un estado pleno de ser. Al meditar, aprendemos a estar plenamente alerta, a
aceptarnos por completo, a amarnos a nosotros mismos y a tomar conciencia de que
estamos enraizados y cimentados en la realidad absoluta que llamamos Dios.

Finalmente. Es preciso meditar todos los días. Se trata de adquirir una disciplina orientada
no a lograr un beneficio personal, sino sencillamente a ser. Sé fiel, sé paciente, y busca un
tiempo. Acepta el reto de meditar durante media hora –eso sería lo ideal- o al menos
durante veinte minutos, cada mañana y cada tarde de tu vida. Es un tiempo de pobreza, de
silencio, de olvido de sí, no un momento para analizarnos, para reflexionar sobre nuestras
motivaciones o para determinar si somos virtuosos o pecadores.

La meditación es el itinerario que nos lleva, más allá de nuestra existencia, a nuestro ser. A
nuestro ser singular. Es el camino que nos conduce al núcleo esencial de qué y quiénes
somos. Cuando llevas un tiempo practicando la meditación -asegura Main-, descubres que
meditar es lo más natural y obvio que se puede hacer. Meditamos porque sabemos con
certeza que hemos de atravesar y transcender nuestra esterilidad. Debemos ir más allá de un
sistema cerrado, de una mente que no hace más que mirarse a sí misma. Cada vez tenemos
más claro que hemos de pasar del aislamiento al amor. La conciencia personal da paso a la
verdadera conciencia. Empezamos a conocer lo que existe más allá de nuestros limitados
horizontes, lo que es, lo que Dios es: descubrimos que Dios es Amor.

No dedicamos media hora por la mañana y media hora por la tarde a buscar “un poco de
religión” o a cultivar la espiritualidad como parte de un programa para mejorar la salud, o
para mejorar nuestra imagen. Más bien, mediante esos ratos de media hora pretendemos
vivir la eternidad. Tratamos de dejar a un lado todo lo que es transitorio y vivir en la
eternidad de Dios. Adentrarnos en nuestra propia identidad personal significa sumergirnos
en Dios. Esta es la vocación que cada uno de nosotros ha recibido: conocerse en Dios.

Más allá del camino, de la quietud y el silenciamiento, todo es don. Nada es conquista ni
trofeo por el esfuerzo propio. Lo único que se nos pide es absolutamente sencillo: recita tu
mantra, todos los días, por la mañana y por la tarde. DV.

https://amicsdeldesert.wordpress.com/2016/05/16/recita-tu-mantra-todos-los-dias-por-la-
manana-y-por-la-tarde/