Anda di halaman 1dari 1

ACERCA DE ADÁN:

Si no conocemos quién fue Adán, no se puede comprender que es Cristo. Si logramos


entender el Primer Adán, entonces tenemos el conocimiento del postrer Adán.

Sin profundizar mucho. Adán (Adama en griego) significa «TIERRA». Lo que dio vida a esa
materia fue la INSUFLACION del Ruaj (Espíritu de Dios), del Pneuma (Alito).

¿Qué pasó luego con el HOMBRE (varón y hembra)?, fueron como uno de nosotros (Genesis
3:22)... sabiendo el Bien y el mal.

Desde ése tiempo hasta Cristo, el hombre (como género humano) no tenía acceso al
conocimiento ETERNO de Dios. Estaba privado (por soberanía) de comer de ese Árbol.
Fue su propia MENTE TERRENAL la que lo traicionó. Fueron entonces abiertos sus
SENTIDOS naturales.

Y así lo quiso Dios; de Lo contrario tenemos que afirmar que se le arruinó el guión de la
película, porque uno de sus actores se reveló y fue y metió cizaña a otro. Y el omnisciente
(que todo lo sabe), no lo sabía... piense porfavor.

Pablo lo explica claramente. 2 Corintios 11:3 NVI Pero me temo que, así como la serpiente
con su astucia engañó a Eva, los PENSAMIENTOS de ustedes sean desviados de un
compromiso puro y sincero con Cristo.

Hasta Cristo existía este yugo, este paréntesis, está ambivalencia del hombre respecto al
conocimiento de Dios. Por eso el Pueblo Israelita fue mudando de manera de pensar y de
actuar. Se les privó de tener una cosmovisión de Lo Eterno como una sustancia de vida.

Es por esto que Pablo lo aclara en su Epístola a los Corintios.

1 Corintios 15:49 RVR1960

Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.

Ellos (los de aquella época) venían trayendo la imagen (proyección) del terrenal. Y dice:
TRAEREMOS (futuro) También la imagen del celestial.

Hoy, 05 de Mayo del 2017, ya no tenemos la imagen del terrenal. Ese paradigma viejo caduco.
Hoy tenemos la imagen que siempre tuvimos desde el PRINCIPIO; Cristo como el TODO y en
TODOS.

«Somos Celestiales, somos Espirituales, somos Eternos, somos la misma imagen de Dios».