Anda di halaman 1dari 20

UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL


Conocimientos y estrategias para promover la educación y la innovación vial en el aula
Profesorado del Sistema Educativo

UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

Índice

1. El tráfico un fenómeno sociológico


2. Salud pública, impacto ambiental
3. Los accidentes, las conclusiones
4. Factores de riesgo: factor humano, factor vehículo, factor vía
5. Somos red: consecuencias de los actos
6. Perfiles viales: somos peatones, pasajeros, conductores
7. Seguridad vial y educación vial: factor humano
8. Principios generales que rigen el tráfico

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 1
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

Presentación de la UD

En la UD se abordan los siguientes conceptos:

El tráfico un fenómeno sociológico que amplía el número de posibilidades de


comunicación y desplazamiento, pero también constituye uno de los mayores
problemas de salud pública e implica un alto impacto ambiental: es una de
las principales causas de siniestralidad, mortalidad y discapacidad, es causa de
contaminación atmosférica y acústica y tiene repercusiones sobre el paisaje y
las especies.
Nos facilita la vida y también nos afecta a todas las personas porque a lo largo
de nuestra vida y en cada momento de ella bien como peatones, pasajeros o
conductores estamos implicados en él.
El análisis de los siniestros permite identificar, conocer y comprender los
factores de riesgo –el factor humano, el factor vehículo y el factor vía: todo
aquel elemento, fenómeno, condición, circunstancia o acción humana que
incrementa la probabilidad de que ocurra un accidente- para generar medidas
que, en la medida de lo posible, puedan prevenirlos o minimizar sus
consecuencias.

La seguridad vial no es accidental, el estudio de los siniestros de circulación


indica que muy pocos accidentes son totalmente accidentales, entre el 70 y el
90% de la responsabilidad en un accidente se debe al factor humano: exceso de
velocidad, cansancio, consumo de alcohol, distracciones…
Vialmente somos red, somos peatones, conductores, pasajeros y nuestros actos
tienen repercusiones en nuestra seguridad y en la de los demás y lo que hacen
otras personas repercute en nuestra seguridad.

Para que la relación con el tráfico sea positiva, para saber actuar de forma
segura para nosotros mismos y quienes nos rodean, existen normas y
principios que rigen el la convivencia en las vías.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 2
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

1.- El tráfico un fenómenos sociológico

La necesidad de desplazarnos como peatones, como usuarios de los transportes o


como conductores es una realidad que nos afecta a todos en mayor o menor
medida, en todos los contextos sociales y entornos viales.

El tráfico está inmerso en nuestras vidas día tras día, y se convierte en una fórmula
de comunicación, desplazamiento y relaciones personales.

Por ello, desde sus orígenes, el tráfico constituye un fenómeno social, histórico,
económico y jurídico de primer orden presente en todas las sociedades y que
supera barreras y fronteras.

Está presente en muchos actos cotidianos, nos permite amplias posibilidades de


comunicación, desplazamiento y transporte, de personas y mercancías, pero
también conlleva efectos negativos como los accidentes –muertes, lesiones,
discapacidad…- e influye en la calidad del medio ambiente –contaminación,
afectación de paisajes y del entorno natural-.

Uno de los retos principales de las sociedades actuales es llegar a un equilibrio


sostenible en los diferentes sectores que marcan el desarrollo económico, social,
cultural y medioambiental.

En este marco se inserta la idea de una movilidad sostenible, buscando y


realizando estrategias que hagan que nuestros sistemas de transporte respondan a
necesidades de cualquier carácter pero que a la vez se minimicen los impactos
negativos que puedan producir: se reduzcan los siniestros y se minimice el
impacto ambiental.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 3
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

2.- Salud pública, impacto ambiental

La Organización Mundial de la Salud, OMS, en su


último informe sobre la situación mundial de la
seguridad vial señala que:
• cada año 1,25 millones de personas mueren en
las carreteras del mundo
• los accidentes viales son una de las causas de
muerte más importantes en el mundo, y la
principal causa de muerte entre los 15 y los 29
años.

Constituye uno de los mayores problemas de salud


pública de nuestra época, y una de las principales
causas de mortalidad, siniestralidad y discapacidad,
tanto en Europa cono el mundo.

El análisis de las estadísticas relativas a los accidentes de circulación evidencian


que los accidentes relacionados con el tráfico afectan a todos los sectores de la
sociedad, a todos los usuarios de las vías públicas -conductores, pasajeros y
peatones-, y las causas y circunstancias en que se producen son múltiples y
variadas.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 4
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

• Prevención de la violencia y los traumatismos


• Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial
• Infografías acerca de la situación mundial de la seguridad vial

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 5
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

La siniestralidad vial es un
problema de salud pública

Keshia Pollack - Investigadora de la


Universidad Johns Hopkins (EE.UU.)
-¿Es la siniestralidad vial un problema
de salud pública?
Sí, el tráfico es un problema de salud
pública en todo el mundo. Si causa tantas
muertes e incapacidades debemos
centrarnos en ello. En Salud Pública
trabajamos mucho en la prevención, son
muertes evitables.
-¿Y cómo se consigue? Sí, hemos hecho una campaña de
Obtenemos datos, identificamos concienciación muy gráfica en la que
problemas, buscamos soluciones, las recordamos a la población las
aplicamos y evaluamos las consecuencias de ser peatones seguros.
consecuencias. Tratamos de -¿Qué importancia le da a estas
proporcionar condiciones necesarias campañas?
para que la gente viva saludablemente.
La educación en el tráfico es necesaria
-¿Cuál es el objetivo de estas para que la gente conozca las normas
investigaciones? respecto al alcohol, peatones... En
Reducir muertos, heridos y número de Maryland aprobaron la distancia
colisiones. Analizamos los accidentes obligatoria de separación con los ciclistas
para saber cómo evitar, en primer lugar, de tres pies -alrededor de un metro-,
que ocurran y cómo prevenir lesiones pero muchos conductores no supieron
más graves y muertes... Entre nuestros que había una norma nueva.
proyectos está el de 'Calles completas', -¿En qué edades hay más víctimas de
diseñadas para todos los usuarios, no accidentes en EE.UU.?
solo para los coches.
Los accidentes de automóvil son la
-¿Les preocupa la seguridad de los primera causa de muerte hasta los 44
peatones? años. Los niños mueren porque no viajan
Sí, es un gran problema en todo el sujetos. Por eso debemos contar a los
mundo. Caminar seguro para desplazarse padres cómo usar correctamente las
debería ser posible. Porque, si la gente retenciones infantiles. Mucha gente pone
puede andar de forma segura, habrá más a sus hijos en los asientos traseros y no
probabilidades de que lo haga. Muchas piensa que necesiten retención, de hecho
investigaciones dicen que cuando nos en muchos estados ni siquiera es
sentimos cómodos en nuestro entorno el obligatorio llevar cinturón detrás, solo
riesgo del tráfico es menor, salimos más delante.
a la calle y andamos más. Y andar es -¿Aspirar a cero víctimas mortales en
además un muy buen ejercicio, queremos el tráfico es un utopía?
que la gente sea físicamente activa para
reducir el riesgo de obesidad. Me gustaría pensar que no, bajar a cero
las muertes del tráfico es un objetivo
-¿También hacen campañas de posible. Y debemos pensar también en
información? las personas heridas.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 6
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

Actualmente, además, las consecuencias ambientales del tráfico suponen un grave


riesgo sobre el medioambiente y, en consecuencia, nuevamente sobre la salud de
las personas. La Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) señala que el
transporte en Europa genera niveles perjudiciales de contaminantes atmosféricos
y una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE. Por
ello, uno de los grandes retos del siglo XXI será paliar los efectos negativos del
transporte —los gases de efecto invernadero, la contaminación atmosférica y la
contaminación acústica— salvaguardando los aspectos positivos de la movilidad.

El informe anual sobre transporte y medio ambiente de la AEMA “Transport and


Environment Reporting Mechanism” (TERM) evalúa el impacto ambiental del
transporte en Europa y aunque pone de manifiesto que la contaminación
atmosférica ha descendido a lo largo de los dos últimos decenios, sigue siendo un
grave problema en muchas zonas. Las «normas Euro» aplicadas a los automóviles
no han logrado reducir las emisiones reales de NO2 a los niveles establecidos en la
legislación, si bien han supuesto importantes mejoras de la calidad del aire en
general, los datos y tendencias indican que:

El crecimiento del transporte de mercancías influye en una peor calidad del aire.
Esta fue una de las principales causas de los altos niveles de NO2 registrados. La
población que reside cerca de carreteras muy transitadas sigue estando
especialmente expuesta a niveles excesivos de contaminación
atmosférica. Se han registrado niveles de dióxido de nitrógeno
(NO2) por encima de los límites legales en el 44 % de las
estaciones de tráfico de la red de observación de la calidad del
aire. Los niveles de partículas (PM10) superaron los límites
en el 33 % de dichas estaciones. Estos contaminantes pueden
afectar al sistema cardiovascular, a los pulmones, al hígado, al
bazo y a la sangre. Europa necesita reducir aún más el
consumo energético del transporte.

Por otro lado, la demanda de transporte de pasajeros ha caído


en los últimos años y el uso del vehículo privado se ha
mantenido más o menos constante pese a la crisis económica
y a las grandes fluctuaciones que han sufrido los precios de
los combustibles. El sector del transporte ha de reducir las
emisiones de dióxido de carbono un 68 % entre 2010 y 2050
para cumplir el objetivo de la UE.

La contaminación acústica es otro efecto que puede acarrear graves problemas de


salud: en las grandes ciudades europeas, tres de cada cinco residentes están
expuestos a niveles nocivos de contaminación acústica por el tráfico rodado.
Incluso en el ámbito rural, 24 millones de europeos están expuestos a niveles
perjudiciales de contaminación acústica por la noche, que puede causar problemas
físicos y psicológicos. En este marco se inserta la idea de una movilidad sostenible,
buscando y realizando estrategias que hagan que nuestros sistemas de transporte
respondan a necesidades de cualquier carácter pero que a la vez se minimicen los
impactos negativos que puedan producir.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 7
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

3.- Los accidentes, las conclusiones


La velocidad inadecuada, el consumo de alcohol y drogas, no respetar la prioridad,
el cansancio o sueño, y la distracción siguen siendo los principales factores
presentes en los accidentes viales. En 2016, hubo 1.810 víctimas mortales y
140.139 personas necesitaron hospitalización como consecuencia de las heridas
sufridas en un accidente vial. Esto supone 4,95 personas muertas cada día.

España presenta una tasa de muertos por millón de habitantes muy por debajo de
la tasa de mortalidad media de la UE, pero cada vida es una vida menos y 1.810 son
muchas vidas y familias rotas.

Han aumentado las infracciones por consumo de drogas ilegales: en 2016 la DGT, a
través de la ATGC –Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil-, se han realizado más
de 61.000 pruebas, resultando positivas 23.822 (39%) y, de las 3.026 realizadas a
conductores involucrados en accidentes 829 dieron positivo (27%). Respecto del
alcohol, se realizaron 4,6 millones de pruebas: positivas 68.852, el 1,5%.

Por edades, el mayor porcentaje de fallecidos se sitúa en el grupo de edad de 45 a


54 años con 225 muertos, un 19% del total y en el de 35 a 44 años, con 216
fallecidos, también un 19% del total. El siguiente grupo de edad con mayor número
de fallecidos es el de 25 a 34 años con 165 fallecidos, un 14% del total.

Los menores hasta 14 años, han sido 19, el 2% del total de fallecidos, y los mayores
de 65 años, 240, han supuesto el 21% del total.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 8
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 9
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

4.- Factores de riesgo: factor humano, factor vehículo, factor vía


Normalmente, cuando sucede algo que no es previsible tendemos a catalogarlo de
“accidente” y muchas veces pensamos que los accidentes viales son casuales,
fortuitos, cosa del destino o por mala suerte y los consideramos inevitables, pero la
realidad es que, como señala la Organización Mundial de la Salud, “la seguridad vial
no es accidental”.

Estilos de vida y factores de riesgo


Muertes en accidentes de tráfico

En la mayor parte de los siniestros de tráfico las cifras indican que el factor
humano supone entre el 70 y el 90% de la responsabilidad en un accidente: la
mayoría de los accidentes de tráfico se deben a exceso de velocidad, cansancio,
consumo de alcohol, distracciones…

Hay tres grandes grupos de factores de riesgo:


• El factor humano: todo lo relacionado con las personas, nuestros
conocimientos, hábitos y comportamientos.
• El factor vehículo o medio de trasporte: su estado, antigüedad, los
mecanismos de seguridad con los que cuenta.
• El factor vía: el estado y trazado de la vía, su entorno, las condiciones
meteorológicas, las medidas de control del tráfico, la señalización…

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 10
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

En los accidentes viales laborales, aquellos que se producen al ir o volver del


trabajo o al realizar desplazamientos por motivos laborales, se añade un cuarto
factor que tiene que ver con todo lo relacionado con las condiciones y organización
del trabajo: los horarios, las rutas, si acostumbramos a llamar y coger llamadas
mientras nos desplazamos…

El factor humano es todo lo relacionado con las personas, nuestro estado, hábitos
y comportamientos. Son aspectos de riesgo:
• La capacidad, la formación, los conocimientos, la habilidad, los hábitos,
actitudes y conductas que tenemos como peatones, conductores, pasajeros
o acompañantes.
• El estado psicofísico: fatiga, sueño, cansancio, estrés, enfermedades leves
como un catarro…
• El consumo de sustancias -alcohol y otras drogas- que alteran la percepción
de la realidad, hacen que se asuman más riesgos y que se sea menos
prudente.
• El efecto de medicamentos que pueden producir somnolencia, falta de
atención o de reflejos…
• El uso de teléfonos móviles, GPS…, conduciendo, incluso cuando se utilizan
dispositivos de manos libres, multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un
accidente. Como peatones caminar hablando por el móvil es causa de
comportamientos inapropiados, de falta de atención al entorno y a las
circunstancias.
• Las distracciones y comportamientos inadecuados: ir pensando en otra
cosa, buscar música mientras se conduce, andar por la calle sin fijarse en el
tráfico…
• La rutina, la falta de reacción y las respuestas automatizadas ante
circunstancias difíciles o inesperadas: atascos, circulación lenta y
retenciones, espera en paradas sin respetar filas, invasiones u obstáculos en
el carril bici...

Factor vehículo: todo lo que tiene que ver con las condiciones en qué está el
vehículo y las medidas de seguridad con las que cuenta. La mayoría de los
accidentes producidos por un fallo mecánico podrían haberse evitado con un
mantenimiento adecuado.

Sea cual sea el vehículo –bici, ciclomotor, motocicleta, turismo…- debe estar en
buen estado y cumplir las revisiones obligatorias.
• Los elementos de seguridad activa son los dispositivos destinados a
disminuir el riesgo de que se produzca un accidente -por ejemplo, los
frenos, dirección de neumáticos y amortiguadores, los neumáticos, luces y
faros…-. Se deben mantener en buen estado.
• Los elementos de seguridad pasiva proporcionan protección en caso de
accidente, por ejemplo el cinturón de seguridad o el airbag en los turismos;
el casco, la ropa protectora, los guantes y ropa adecuada en el caso de bicis
y motos.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 11
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

El factor vía es todo lo relacionado con la calzada o vía, con las condiciones
meteorológicas, con las medidas de control del tráfico –si hay agentes regulando el
tráfico, o cámaras vigilando, radar…-.

En muchas ocasiones los accidentes se producen porque se rompe el equilibrio


entre la exigencia del entorno (la vía, la densidad de tráfico, las condiciones
climatológicas, etc.) y la capacidad del conductor –de turismo, moto, bici,
ciclomotor…- para manejar el vehículo o del peatón para usar la vía.
• El estado de la vía, tanto la calzada como las aceras: el diseño o trazado, la
conservación, la señalización, el estado del pavimento, la anchura, el
número de carriles, la pendiente...
• El entorno de la vía: la localización de señales, las barreras protectoras,
mobiliario urbano, la visibilidad e iluminación…
• La climatología y condiciones ambientales: si hay niebla, lluvia, viento, nieve
o hielo…, la oscuridad, obras, cruce de animales, atascos, retenciones...
• Las medidas de control de tráfico y la supervisión policial: los controles
policiales, los radares…

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 12
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

5.- Somos red: consecuencias de los actos


Vialmente somos red: nuestros actos tienen repercusiones en nuestra seguridad y
en la de los demás y lo que hacen otras personas repercute en nuestra seguridad.

Tres víctimas el accidente que les cambió la vida: Anna, perdió a su marido ciclista,
fue atropellado en carretera. Murió en el acto. Mar quedó parapléjica por la
distracción de un conductor al cambiar de emisora de radio. Jordi tuvo un
accidente en moto por conducir bajo los efectos del alcohol. Estuvo en coma tres
meses y finalmente quedó en silla de ruedas.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 13
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

“Han pasado cuatro años y Mariano y Amalia visten de luto riguroso. Cuatro años
de dolor, de impotencia. Justo ahora se cumple el aniversario de la muerte de su
hijo, en un accidente de tráfico cuando tenía 21 años. Su único hijo.

Los datos objetivos son aterradores. Se estima que el fallecimiento de una persona
en un accidente de tráfico destroza directamente la vida diaria de una media de
diez personas de su entorno íntimo.

El vuelco en la vida de Mariano y Amalia ocurrió en la tarde del 9 de noviembre de


2011, cuando un vecino llamó a su casa para decirles que muy cerca, en un cruce,
su hijo había tenido un percance. Salieron corriendo y lo encontraron tirado en el
suelo. A los pocos días murió. Y todo se vino abajo.

«Al principio no sabes ni dónde estás. Estás perdido. Te niegas a aceptar la


realidad. No lo crees. Luego llega el dolor. Te duele todo. Sobre todo donde no se
ve. Te duele el alma. Un dolor que no se calma. Te cambia la vida. No hay alegría,
solo pena. Es lo que queda. Dolor».

«Yo nunca quise ni denunciar ni nada, porque parece que vas buscando dinero y no
es eso», dice Dolores. Lleva en el bolso una foto de su hijo. La coge con mimo y la
enseña. Fue un accidente de moto. «Ha hecho ahora ocho años y ahí sigue. Hay
épocas que parece que lo aceptas, luego retrocedes, te preguntas que por qué, que
qué cosa tan absurda». Acaba de terminar en la plaza el acto de homenaje a las
víctimas. Ella llora no sólo a su hijo. Después murió su marido. De pena. Detrás de
las gafas de sol se adivinan unos ojos que aún hacen el esfuerzo de contener las
lágrimas. Su hija mayor está cerca, con su nieto.

Detrás de cada muerte en un accidente de tráfico no hay solamente una tragedia.


Hay muchas tragedias. Estaba casado. Desde quince meses antes del accidente. Un
mes después de morir nació su hija.

Dolores no olvida el estupor y la desolación absoluta de esos primeros días. «Había


muchos comentarios en el pueblo. Parecía como si él se lo hubiera buscado, que si
iba muy de prisa cuando nadie sabe la velocidad, que si era algo que se veía venir
por ir siempre en las motos. Se siente una inmensa soledad, que nadie te
comprende».

Aún hoy, diez años después, no ha logrado sacudirse todo ese estupor. Ahora se
plantea irse del pueblo. «Son muchos recuerdos que me rodean aquí. La casa, el
lugar del accidente, el cementerio. Su mujer ha rehecho su vida y vive también
aquí. Demasiadas cosas”.

Adaptado: http://www.ideal.es/jaen/jaen/201511/16/vidas-rotas-detras-cada-20151115234404-v.html

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 14
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

6.- Perfiles viales: somos peatones, pasajeros, conductores

Desplazarnos forma parte de las cosas que hacemos a diario y prácticamente todas
las personas usamos las vías ya sea como peatones, conductores o pasajeros. En
cada etapa de la vida, en cada momento de la vida, las personas tenemos distintos
perfiles viales: puede que cojamos un autobús, el metro o el tranvía para ir al
trabajo y ser pasajeros de transporte público; que salgamos a la calle y seamos
peatones, que cojamos el coche, la moto o la bici y seamos conductores, o que nos
lleven y seamos pasajeros de un turismo. Todo en un mismo día, en pocas horas.

Las personas, vialmente, podemos ser peatones –en zonas urbanas e interurbanas-,
conductores –de turismos, motos, ciclomotores, bicis- o pasajeros –de transporte
público, de vehículos particulares-.

Son peatones todas las personas que, sin ser conductor, transitan a pie por las vías,
son también peatones quienes empujan un coche de niño, una silla de ruedas o
cualquier otro vehículo sin motor de pequeñas dimensiones; también las personas
que llevan a pie un ciclo o ciclomotor de dos ruedas, y las personas que circulan al
paso en una silla de ruedas, con o sin motor.

Los peatones deben:


• Cumplir las normas: respetar las señales.
• Caminar por las aceras y zonas más seguras. En vías interurbanas caminar
por el arcén, llevar chaleco. No correr aunque se vaya con mucha prisa,
respetar al resto de peatones.
• Cruzar por zonas seguras: semáforos, pasos de peatones, si no hay
señalización por la parte más segura de la vía.
• No cruzar entre vehículos que no dejan ver a otros vehículos e impiden que
nos vean.
• Hacerse ver: si es de noche o muy temprano, en zonas mal iluminadas, en
vías interurbanas, en polígonos industriales…, llevar ropa de alta visibilidad
o chaleco reflectante.
• Si se camina y habla por teléfono, extremar la prudencia: mirar alrededor,
no cruzar indebidamente…

Como pasajeros de transporte público


• Esperar en la parada sin salir a la calzada, sin pasar de la línea de seguridad
del metro o tranvía, sin entorpecer a otras personas.
• Subir y bajar de forma ordenada, cuando el bus, tranvía o metro estén
detenidos.
• Al subir o bajar del bus cruzar siempre por detrás, nunca por delante para
ver y ser vistos.
• En viajes en bus, usar el cinturón de seguridad durante todo el trayecto.

Como pasajero de un turismo


• Llevar siempre cinturón de seguridad, tanto delante como detrás.
• Colocar el asiento y reposacabezas de forma adecuada a tu altura: son
elementos de seguridad, no sólo de comodidad.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 15
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

• Ayudar al conductor a elegir la ruta, a estar atento: no discutir, no agobiar,


no dejarle “solo” en la tarea de conducir…

Como conductor de moto o motocicleta


• Cumplir con el código de circulación: hacer los cambios de carril y los
adelantamientos correctamente…
• Realizar revisiones periódicas, asegurar el mantenimiento: desgaste de
piezas, limpieza…
• Utilizar casco homologado, sin holguras y bien abrochado.
• Hacerse visible: utilizar ropa reflectante y señalizar las maniobras.
• Ser especialmente cuidadoso en días de lluvia, niebla, viento...
• Si se lleva carga, asegurar que no puede desplazarse o soltarse.
• Extremar la prudencia si se están tomando medicamentos, consultar con el
médico sobre el uso de vehículos.
• Es un delito contra la seguridad vial conducir bajo la influencia de drogas,
estupefacientes y sustancias psicotrópicas. También es delito la negativa a
someterse a las pruebas de control legalmente establecidas.

Como conductores de bici


• Respetar las señales: los ciclistas deben cumplir las normas de circulación
igual que el resto de conductores.
• Extremar la prudencia si se están tomando medicamentos, consultar con el
médico sobre el uso de vehículos.
• Está prohibido circular con auriculares o hablando por el móvil.
• Utilizar casco de seguridad. Usar prendas reflectantes que hagan visible.
• Llevar alumbrado y extremar la precaución si se circula muy temprano o de
noche, por pasos inferiores, túneles o en días de niebla, lluvia o viento.
• Es un delito contra la seguridad vial conducir bajo la influencia de drogas,
estupefacientes y sustancias psicotrópicas. También es delito la negativa a
someterse a las pruebas de control legalmente establecidas.

Como conductores de turismos


• Respetar siempre las señales y cumplir las normas.
• Adecuar la velocidad al estado de la vía y a las condiciones meteorológicas,
al estado físico y psíquico. Mantener siempre la distancia de seguridad.
• Revisar y mantener el vehículo en buen estado, prestar especial atención a
los elementos de seguridad: los frenos, la dirección, las ruedas, las luces...
• Planificar el trayecto, evitar horas punta y zonas conflictivas; ir con tiempo
suficiente para evitar estrés y las prisas.
• Llevar siempre abrochado el cinturón de seguridad, ajustar el asiento, los
espejos retrovisores y colocar el reposacabezas adecuadamente,
especialmente si no es el coche habitual.
• Controlar las comidas copiosas si vas a conducir. No conducir cansado o con
sueño.
• Es un delito contra la seguridad vial conducir bajo la influencia de alcohol,
drogas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas. También es delito la
negativa a someterse a las pruebas de control legalmente establecidas.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 16
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

Como responsables de menores y adolescentes


Muchas personas son padres y madres, abuelos, familiares o salen con niños y
adolescentes a la calle. Las estadísticas indican que la principal causa de
mortalidad por lesiones de 0-14 años, son los accidentes de tráfico, y una gran
mayoría de estos accidentes podrían haber evitado con medidas preventivas por
parte de los adultos, y que el número de adolescentes implicados en accidentes
aumenta a partir de los 14 años.

Los adultos del entorno son quienes han de supervisar las acciones y reforzar las
conductas y hábitos adecuados a la hora de hacer uso de las vías públicas. Los
menores aprenden, fundamentalmente, por imitación y por tanto, las conductas de
la persona responsable serán claves en su respuesta a las distintas situaciones.

Los mensajes positivos que trasmitamos, de forma directa -hablando con ellos,
recordándoles, insistiendo e incidiendo- y de forma indirecta –con la propia
actitud, con el ejemplo-, y los hábitos que inculquemos harán de ellos personas
responsables, con unos valores y unos comportamientos correctos; mientras que
los mensajes negativos, aún trasmitidos de forma inconsciente, les pueden llevar a
asumir riesgos para ellos y el resto de la sociedad.

Menores
Vialmente los niños son peatones, pasajeros –en vehículos particulares y públicos-
y conductores de bicis. Son ideas fuerza sobre las que trabajar acciones educativas
con los adultos -madres, padres y otras personas del entorno- en talleres, sesiones
y actividades formativas:

Caminando
• Los más pequeños, siempre de la mano y en el lado interior de la acera.
• Cruzar por lugares señalizados y enseñar cómo se debe hacer.
• Correr y jugar en las zonas adecuadas que no impliquen riesgo vial.
• Aprender a no salir corriendo impulsivamente detrás de pelotas, mascotas,
jugando con otros niños.

En coche
• Siempre usando los sistemas de retención infantil adecuados a la edad e
instalados de acuerdo a las instrucciones del fabricante. Siempre bien
puestos y asegurados.
• Siempre en los asientos traseros, preferentemente en el sentido contrario
de la marcha.
• Subir y bajar por la puerta más próxima a la acera. Evitar bajar y subir en
doble fila.

En transporte público
• Esperar correctamente en la acera.
• Ceder el asiento a las personas para las que esté reservado.
• Sujetarse, no empujar ni molestar a otros pasajeros.
• En viajes de largo recorrido, en transporte escolar, siempre con cinturón de
seguridad.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 17
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

Como conductores de bicis


• Usarlas en lugares adecuados, recordar que la bici es un vehículo y se deben
cumplir las normas de circulación.
• El mantenimiento y cuidado de la bici es una responsabilidad que deben
asumir progresivamente y que deben aprender de los mayores.
• Usar casco, elementos protectores, ropa reflectante si es el caso.

Adolescentes
Es el momento en que se ponen a prueba sus hábitos de seguridad vial y, por tanto,
su Educación Vial. Lo que hayan aprendido en la infancia van a ser determinantes
ahora, una etapa difícil de auto-afianzamiento de su personalidad y rebeldía en la
que no cumplir las normas es casi in objetivo para para los chicos y chicas y,
educarles, un importante reto para su entorno.

Los adolescentes viven profundos cambios en su cuerpo y personalidad, se


generan nuevos comportamientos y relaciones con la familia y el entorno,
empiezan a ser autónomos, a usar las calles y los medios de transporte solos,
conducen bicis y ciclomotores...

Los jóvenes de adolescentes usan la vía pública como:


• Peatones: paseantes, generalmente en grupo, o usuarios de patines o
monopatines.
• Conductores de bicicletas, ciclomotores y, a partir de 16, motocicletas.
• Pasajeros en turismos.
• Pasajeros en autobuses, bus, tren, metro y otros transportes colectivos.

Los adolescentes deben:


• Como peatones conocer y respetar las normas de convivencia y de
circulación.
• Como pasajeros en turismos tomar concienciación de la obligación del uso
del cinturón de seguridad, de no viajar con jóvenes que hayan bebido o
consumido drogas, o que arriesguen en la conducción. Aprender a decir “yo
no voy”.
• Transitando con patines o monopatines deben saber respetar a los
peatones, usar protecciones, moderar la velocidad. Usar, preferentemente,
lugares habilitados especialmente para ello.
• Como pasajeros en autobuses: esperar correctamente en las paradas, no
molestar al conductor, sujetarse, respetar los asientos reservados, cuidar
con las mochilas y bultos.
• Como conductores de bicicletas: saber que deben cumplir las normas de
circulación, usar los carriles-bici, obedecer la señalización y a los agentes,
usar de prendas reflectantes para ser vistos, usar casco;
• Como conductores de ciclomotores: contar con la licencia para conducirlos,
cumplir las normas de circulación, respetar la señalización, semáforos y
marcas viales; ser conscientes del peligro y riesgo de los efectos del alcohol
y otras drogas para ellos y para el resto de los usuarios de la vía; evitar la
contaminación; saber actuar en caso de accidente.
• Conocer las consecuencias de las infracciones de las normas de circulación.
CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación
y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 18
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

7.- Principios que rigen el la convivencia en las vías

En la calle, en las vías, lo que hacemos tiene repercusiones directas sobre nosotros
mismos y nuestra integridad: si cruzamos indebidamente, si no usamos el
cinturón, si despreciamos los límites de velocidad, nos ponemos en peligro y
podemos provocar un accidente con trágicas consecuencias para nosotros mismos
y para los demás.

Para que la relación con el tráfico sea positiva, para saber actuar de forma segura
para nosotros mismos y quienes nos rodean, se deben conocer las normas que lo
rigen y desarrollar conductas cívicas de convivencia.

Las normas de tráfico son los acuerdos adoptados para el uso de las vías, los
principios generales del tráfico son:

Principio de responsabilidad: se basa en el cumplimento de la normativa


existente, evitando ser un peligro u obstáculo a los demás usuarios de la vía,
adoptando un comportamiento adecuado en cada momento y asumiendo las
consecuencias de sus propios actos.

Principio de confianza en la normalidad del tráfico: toda persona tiene derecho


a esperar que los demás usuarios de la vía, sean conductores o peatones, harán un
uso adecuado de la misma y cumplirán las normas que regulan el tráfico. Saber qué
van a hacer los demás y cómo lo van a realizar, da la tranquilidad suficiente para
anticiparse, prevenir situaciones y actuar adecuadamente en cada caso. El
principio de confianza en la normalidad del tráfico está basado en el cumplimiento
por parte de los usuarios, de las normas que regulan la circulación.

Principio de seguridad o defensa: no se debe confiar ilimitadamente en que los


demás usuarios de la vía van a observar las normas y debemos prever y evitar, en
cuanto sea posible, los comportamientos defectuosos de los demás usuarios para
evitar daños. Se trata de prevenir los posibles fallos humanos de los usuarios que
comparten con nosotros las vías con una actuación adecuada. Es poner de nuestra
parte la cautela, previsión, diligencia y cuidado requeridos por las circunstancias o
condiciones de cada momento concreto, actuando consecuentemente ante ellas.

Aplicaremos este “comportamiento defensivo” cuando o un usuario actúa de


manera contraria a las normas de circulación o ante determinados usuarios
llamados vulnerables (niños, mayores, personas con discapacidad…), cuyas
conductas en un determinado momento pueden poner en riesgo su integridad o la
del resto de los usuarios

Principio de seguridad en la conducción: este principio exige del conductor la


utilización en plenitud de sus facultades físicas y psíquicas con la finalidad de que
pueda percibir todas las incidencias circulatorias y pueda en todo momento actuar
de acuerdo con ellas de la mejor forma posible.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 19
UD 1 – El tráfico, la seguridad vial

Principio de señalización o de la conducción dirigida: ligado al principio de


confianza, busca que la conducción de realice de la forma más “natural” posible y
se basa en que todo obstáculo o situación que pueda sorprendernos en el tránsito
normal por la vía se deberá señalizar. Mientras no exista señalización que indique
una alteración de la normalidad, el conductor –de turismos, bicicletas,
ciclomotores…- puede circular en la confianza de que no va a encontrar ninguna
anomalía. Un aspecto de este principio es la obligación que tienen los usuarios de
las vías de señalizar las maniobras que realicen para comunicar al resto de los
usuarios sus acciones.

Principio de la integridad personal o aceptación de la fuerza mayor: supone


que nadie está obligado a comprometer su integridad personal cuando realiza un
acto lícito en el que emplea la normal diligencia que su actividad exige, por
ejemplo, en aquéllas situaciones en las que un conductor por evitar un accidente
realiza una maniobra evasiva que comporta algún daño para otros usuarios,
siempre que la situación de peligro inicial sea de tal naturaleza que, efectivamente,
exija la actuación realizada, y siempre que no haya sido provocada por el propio
conductor.

CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN EDUCACIÓN VIAL: conocimientos y estrategias para promover la educación


y la innovación vial en el aula. Profesorado del Sistema Educativo. 20