Anda di halaman 1dari 2

¿Qué acciones realizarías para controlar tus emociones?

Todos sentimos muchas emociones en cada momento, porque éstas son parte de
la naturaleza del ser humano. Algunos son mejores que otros cuando se trata de
controlarlas, lo cual resulta en pensamientos y acciones positivas. Sin embargo, no
siempre es tan fácil controlar nuestras emociones pero, por suerte, existen técnicas
que fomentan el control de las emociones.

1. Ejercicios de respiración
La respiración es un excelente aliado en el control de las emociones. Simplemente
inhalar y exhalar con conciencia puede mejorar nuestro estado emocional pero,
además, existen respiraciones que controlan ciertas emociones.

2. Técnicas cognitivas
Cuando un determinado evento desencadena emociones negativas, se recomienda
pensar en ese suceso de forma positiva. Cada pensamiento genera emociones y
cada emoción genera pensamientos.

3. Cambio de perspectiva
A cada emoción negativa puede corresponderle una positiva. Un buen ejercicio para
controlar las emociones sería enlistar lo que sentimos y luego buscar su equivalente
positivo. Por ejemplo, escribir en una hoja “Me siento ansioso” y pensar en un
sustituto del tipo “Me siento relajado”.

4. Detener el pensamiento
Cada vez que identifiques la avalancha de pensamientos negativos puedes
detenerla con palabras clave como “Para” o “Basta”, y luego respirar con calma. Lo
importante es no alimentar un pensamiento que te hace daño emocional, sino
reconocerlo y dejarlo pasar.

5. Ensayo mental
Cuando una situación específica nos genera ansiedad o emociones incómodas se
puede recurrir al ensayo mental. La idea es visualizarnos en esa situación particular
que nos provoca las emociones que queremos controlar. Por ejemplo, imaginar que
llegamos a una fiesta y vemos a nuestra expareja con alguien más. Luego podemos
imaginar cómo reaccionaríamos y ensayar la forma más saludable de actuar. Esto
reduce las emociones de antelación y miedo, al mismo tiempo que nos prepara para
controlarnos y actuar mejor.

6. Empatía
Quizá te enojaste porque un coche se metió de la nada en el carril o porque alguien
en el metro te empujó, pero ¿y si tenían mucha prisa o estaban camino a algo
importante? Procura que la empatía te permita dejar pasar todas las emociones que
dependen de las acciones de los demás.

7. Reducir responsabilidad
En otras ocasiones nos enojamos por desear que todo esté bajo control. ¿Y si
reduces tu responsabilidad y te dedicas más a disfrutar? Si logras sentir que no todo
es tu deber, tus emociones estarán más calmadas.