Anda di halaman 1dari 11

APARATO CIRCULATORIO

Es la estructura anatómica compuesta por el sistema cardiovascular que conduce


y hace circular la sangre, y por el sistema linfático que conduce la linfa
unidireccionalmente hacia el corazón. En el ser humano, el sistema cardiovascular
está formado por el corazón, los vasos sanguíneos (arterias, venas y capilares) y
la sangre, el sistema linfático que está compuesto por los vasos linfáticos, los
ganglios, los órganos linfáticos (el bazo y el timo), la médula ósea, los tejidos
linfáticos (como la amígdala y las placas de Peyer) y la linfa.

La sangre es un tipo de tejido conjuntivo fluido especializado, con una matriz


coloidal líquida, una constitución compleja y de un color rojo característico.

La función principal del aparato circulatorio es la de pasar nutrientes (tales como


aminoácidos, electrolitos y linfa), gases, hormonas, células sanguíneas, entre
otros, a las células del cuerpo, recoger los desechos metabólicos que se han de
eliminar después por los riñones, en la orina, y por el aire exhalado en los
pulmones, rico en dióxido de carbono (CO2).
APARATO LINFATICO
Es una red de órganos, ganglios linfáticos, conductos y vasos linfáticos que
producen y transportan linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo. El
sistema linfático es una parte principal del sistema inmunitario del cuerpo.

La linfa es un líquido entre transparente y blanquecino compuesto de:


Glóbulos blancos, especialmente linfocitos, las células que atacan a las bacterias
en la sangre
Líquido proveniente de los intestinos, llamado quilo, que contiene proteínas y
grasas
Los ganglios linfáticos son estructuras pequeñas, suaves y redondas o en forma
de fríjol. Por lo general no se pueden ver ni sentir fácilmente. Se localizan en
racimos en diversas partes del cuerpo como:
El cuello
Las axilas
La ingle
El interior del centro del tórax y el abdomen
APARATO DIGESTIVO
Es el conjunto de órganos encargados del proceso de la digestión, es decir, la
transformación de los alimentos para que puedan ser absorbidos y utilizados por
las células del organismo.

La función que realiza es la de transporte (alimentos), secreción (jugos digestivos),


absorción (nutrientes) y excreción (mediante el proceso de defecación).

El proceso de la digestión es el mismo en todos los animales monogástricos:


transformar los glúcidos, lípidos y proteínas en unidades más sencillas, gracias a
las enzimas digestivas, para que puedan ser absorbidas y transportadas por la
sangre.

Desde la boca hasta el ano, el tubo digestivo mide unos once metros de longitud.
En la boca empieza propiamente la digestión. Los dientes trituran los alimentos y
las secreciones de las glándulas salivales los humedecen e inician su
descomposición química transformándose en el bolo alimenticio.
APARATO EXCRETOR
La excreción consiste en eliminar de nuestro cuerpo los residuos producidos por
la actividad celular. Estos residuos están disueltos en la sangre y son expulsados
al exterior por el aparato excretor.

El aparato respiratorio colabora en la excreción, ya que mediante el intercambio de


gases elimina el dióxido de carbono.

El aparato excretor está formado por el sistema o aparato urinario y por las
glándulas sudoríparas.

A través de la arteria renal, llega a los riñones la sangre cargada de sustancias


tóxicas. Dentro de los riñones, la sangre recorre una extensa red de pequeños
capilares que funcionan como filtros. De esta forma, los desechos que transporta
la sangre quedan retenidos en el riñón y se forma la orina. La orina es un líquido
amarillento compuesto por agua, sales minerales y sustancias tóxicas para el
organismo como la urea y el ácido úrico. Luego la orina pasa a través de las vías
urinarias. Las vías urinarias están formadas por los uréteres, la vejiga y la uretra.
Los uréteres son dos tubos que salen uno de cada riñón y van a parar a la vejiga
urinaria. Por ellos circula la orina formada en los riñones.
APARATO RESPIRATORIO
Es el encargado de captar el oxígeno (O2) del aire e introducirlo en la sangre y
expulsar del cuerpo el dióxido de carbono (CO2) ―que es un desecho de la
sangre y subproducto del anabolismo celular.

En humanos y otros mamíferos, el sistema respiratorio consiste en vías


respiratorias, pulmones y músculos respiratorios que median en el movimiento del
aire tanto dentro como fuera del cuerpo humano.

El sistema respiratorio incluye:


Fosas nasales (usadas para ingresar el aire al cuerpo),
Tubos (como la tráquea y los bronquios),
Los dos pulmones (donde ocurre el intercambio gaseoso).
El intercambio de gases es el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, del ser
vivo con el medio. Dentro del sistema de los pulmones, las moléculas de oxígeno y
dióxido de carbono se intercambian pasivamente, por difusión, entre el entorno
gaseoso y la sangre. Así, el sistema respiratorio facilita la oxigenación con la
remoción contaminante del dióxido de carbono y otros gases que son desechos
del metabolismo y de la circulación.
APARATO ENDOCRINO
También llamado sistema de glándulas de secreción interna es el conjunto de
órganos y tejidos del organismo, que segregan un tipo de sustancias llamadas
hormonas, que son liberadas al torrente sanguíneo y regulan algunas de las
funciones del cuerpo. Es un sistema de señales similar al del sistema nervioso,
pero en este caso, en lugar de utilizar impulsos eléctricos a distancia, funciona
exclusivamente por medio de sustancias (señales químicas). Las hormonas
regulan muchas funciones en los organismos, incluyendo entre otras el estado de
ánimo, el crecimiento, la función de los tejidos y el metabolismo, por células
especializadas y glándulas endocrinas. Actúa como una red de comunicación
celular que responde a los estímulos liberando hormonas y es el encargado de
diversas funciones metabólicas del organismo.

Los órganos endocrinos también se denominan glándulas sin conducto o


glándulas endocrinas, debido a que sus secreciones se liberan directamente en el
torrente sanguíneo.
SISTEMA NERVIOSO
El sistema nervioso es una red compleja de nervios y las células que llevan
mensajes a y desde el cerebro y la médula espinal a las diversas partes del
cuerpo.

El sistema nervioso incluye el sistema nervioso Central y el sistema nervioso


Periférico. El sistema nervioso Central se compone del cerebro y la médula espinal
y El sistema nervioso Periférico se compone de los sistemas nerviosos Somáticos
y Autonómicos.

Es el conjunto de órganos y estructuras, formadas por tejido nervioso de origen


ectodérmico345 en animales diblásticos y triblásticos, cuya unidad funcional
básica son las neuronas. Su función primordial es la de captar y procesar
rápidamente las señales ejerciendo control y coordinación sobre los demás
órganos para lograr una adecuada, oportuna y eficaz interacción con el medio
ambiente cambiante.1 Esta rapidez de respuestas que proporciona la presencia
del sistema nervioso diferencia a la mayoría de los animales (eumetazoa) de otros
seres pluricelulares de respuesta motil lenta que no lo poseen como los vegetales,
hongos, mohos o algas.
SISTEMA MUSCULAR
El sistema muscular permite que el esqueleto se mueva y se mantenga firme;
también le da forma al cuerpo. En los vertebrados los músculos son controlados
por el sistema nervioso, aunque algunos músculos (tales como el cardíaco)
pueden funcionar de forma autónoma. Aproximadamente el 40 % del cuerpo
humano está formado por músculos, es decir, que por cada kilogramo de peso
total, 400 g corresponden a tejido muscular.

Los músculos son asociados generalmente con funciones obvias como el


movimiento, pero en realidad son también los que nos permiten impulsar la comida
por el sistema digestivo, respirar y hacer circular a la sangre. El funcionamiento del
sistema muscular se puede dividir en 3 procesos: uno voluntario, a cargo de los
músculos esqueléticos; otro involuntario, realizado por los músculos viscerales; y
un último proceso que es el de los músculos cardíacos y del funcionamiento
autónomo. Los músculos esqueléticos permiten caminar, correr, saltar, etc.; en fin,
facultan una multitud de actividades voluntarias. Los músculos involuntarios se
desempeñan de manera independiente a nuestra voluntad pero son vigilados por
el sistema nervioso. El proceso autónomo se lleva a cabo en el corazón, órgano
compuesto de músculos cardíacos. La función de este tejido es contraerse miles
de millones de veces, soportando la fatiga y el cansancio; si no, el corazón se
detendría.
SISTEMA ESQUELETICO
Es el conjunto total y organizado de piezas óseas que proporciona al cuerpo
humano una firme estructura multifuncional (locomoción, protección, contención,
sustento, etc.).

A excepción del hueso hioides que se halla separado del esqueleto, todos los
huesos están articulados entre sí formando un continuum, soportados por
estructuras conectivas complementarias como ligamentos, tendones, músculos y
cartílagos.

El esqueleto de un ser humano adulto tiene, aproximadamente, 206 huesos, sin


contar las piezas dentarias, los huesos sutúrales o dormíamos (supernumerarios
del cráneo) y los huesos sesamoideos.

El conjunto organizado de huesos u órganos esqueléticos conforma el sistema


esquelético, el cual concurre con otros sistemas orgánicos (sistema nervioso,
sistema articular y sistema muscular) para formar el aparato locomotor.
SISTEMA REPRODUCTOR
Se llama aparato reproductor al conjunto de órganos de nuestro cuerpo que sirven
para reproducirnos, es decir, dar a luz a nuevos seres humanos.

Son diferentes dependiendo de si somos un hombre o una mujer.

El aparato reproductor masculino es, junto con el femenino, el encargado de la


reproducción, es decir, de la formación de nuevos individuos. Los principales
órganos externos son los testículos, el epidídimo, el pene y el escroto, el saco que
envuelve los testículos. Los conductos deferentes y las glándulas accesorias son
órganos internos. El aparato reproductor femenino se compone de dos partes: el
útero, que alberga el feto en desarrollo, produce secreciones vaginales y uterinas,
y que traslada el esperma a las trompas de Falopio; y los ovarios, que producen
los ovocitos o gametos femeninos. Estas partes son internas; la vagina es el canal
que comunica con los órganos externos en la vulva, que incluye los labios
genitales, el clítoris y el meato de la uretra. La vagina está unida al útero a través
de la cérvix, mientras que el útero está unido a los ovarios vía las trompas de
Falopio. Si, durante el tránsito, se encuentra con esperma, un espermatozoide
puede introducirse y fusionarse con el óvulo, fecundándolo. El equivalente en
hombres es el aparato genital masculino.
LOS SENTIDOS
Nuestro cuerpo está preparado para percibir lo que ocurre en el ambiente que nos
rodea, a través de los sentidos.
Los utilizamos para percibir, conocer y relacionarnos con nuestro entorno.
También utilizamos los sentidos para protegernos.
Los órganos de los sentidos captan estímulos que son convertidos en señales
que se envían al sistema nervioso. El sistema nervioso procesa las señales de los
receptores y elabora órdenes a los efectores. Estos reciben las órdenes del
sistema nervioso y ejecutan las respuestas que corresponde.
Los sentidos son cinco:
- Vista
- Gusto
- Oído
- Olfato
- Tacto