Anda di halaman 1dari 8

INTRODUCCIÓN

Hoy existe una gran preocupación de los diversos países y los ciudadanos del mundo y
del Perú, por evitar la continuidad de la contaminación ambiental, el calentamiento global y,
a la vez, por salvaguardar los recursos naturales y la existencia humana, a través de diversas
políticas internacionales y medidas gubernamentales dadas para afrontar esta difícil
situación y que se han difundido tanto a fines del siglo XX como a inicios del presente, XXI,
de manera profusa e intensa.
Este inicial diagnóstico, tiene mucha relación con lo que Aragonés y Amérigo sostienen:
“La preocupación por el medio ambiente forma parte del discurso de la globalización. Los
gobiernos y los organismos internacionales se reúnen en numerosas conferencias -Como la
I Cumbre de la Tierra en Río en 1972 o la última Cumbre sobre el Clima desarrollada en
Copenhague en 2009- para ofrecer soluciones a los problemas medioambientales. Estas
reuniones evidencian la concienciación de la población mundial sobre los problemas
ambientales e impulsan el desarrollo de materias como la Psicología Ambiental”.
Es acertado constatar el fomento de la conciencia social y humana en todas las latitudes,
así como el surgimiento de diversas disciplinas científicas empeñadas en explicar la
problemática aquí expuesta, como el de la Psicología Ambiental, la Educación Ambiental, la
Filosofía Ambiental, etc., con el propósito de aunar no sólo esfuerzos, sino
fundamentalmente para formar ciudadanos conscientes, responsables y con una elevada
visión humanista, a fin de actuar bajo el principio ecológico: “Satisfacer las necesidades de
las generaciones actuales, pero sin afectar la capacidad de las futuras, y en términos
operacionales, promover el progreso económico y social respetando los ecosistemas
naturales y la calidad del medio ambiente”, sustentado por la noruega Gro Harlem
Brundtland.
Estas propuestas deben constituirse en fundamentos básicos para encausar la
educación ambiental y el compromiso de las instituciones educativas de todos los niveles
para lograr mejores niveles de existencia social, comprometiendo la labor formativa de los
docentes e influir en los estudiantes, padres de familia para formular lineamientos políticos y
educativos que sustenten una educación científica, técnica, humanística y ambientalista,
para lograr una calidad de vida en los estudiantes, futuros ciudadanos, que han de organizar
y dirigir la sociedad por mejores y superiores derroteros con sensibilidad, humanismo y
valoración del ambiente y del ser humano.

i
En efecto, si de calidad de vida se trata, es menester organizar, educar a las nuevas
generaciones para construir adecuadas condiciones en que deben vivir, propiciando que su
existencia sea placentera, digna de ser vivida y compartida, con satisfacción de sus
necesidades básicas, disfrutar de buena calidad de vida, gozar de buena salud, vivienda,
alimentación, trabajo, educación, descanso, diversión, etc., que hoy se hallan limitadas. Por
esta razón, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha propuesto un
indicador denominado índice de Desarrollo Humano, que hace posible que las personas
sientan bienestar cuando gozan de un conjunto de elementos que les permiten vivir en forma
positiva, sin aislar cada elemento en particular. Estos elementos que comprende este índice
aluden al índice de la esperanza de vida, el de educación y el Producto Bruto Interno,
respectivamente.
Pero el logro de esta aspiración no es fácil ni sencilla, por el contrario está sujeto a
problemas como el crecimiento acelerado de la población mundial y nacional, que motiva el
no poder afrontar los retos de las numerosas personas, como la alimentación, vivienda,
bienestar, etc., especialmente a la población mayor que tienen dificultades para afrontar los
años de vida que tienen, con problemas familiares, de alejamiento o el de vivir en asilos, con
una salud deficiente, estrés, enfermedades psíquicas, etc.
Para el caso, es preocupante el Informe de Desarrollo Humano para América Latina y el
Caribe, en el que según el análisis efectuado por el PNUD, en el presente año, la principal
amenaza al progreso en la región como resultado de la desaceleración de la economía es la
recaída de millones de hogares en la pobreza, con lamentables consecuencias sociales y
ambientales, desmintiendo a la vez, el gran crecimiento económico-financiero que se habría
alcanzado en los últimos años.
En esta situación no puede soslayarse el problema de la contaminación ambiental, que
a su vez, genera muchos trastornos en la salud, en las relaciones laborales y educativas. Al
respecto examínese los datos dados por el diario Le Monde, de Francia, el 4 de agosto: “El
clima se ha degradado brutalmente en 2015...El sobrecalentamiento de los océanos
continúa, acentuando la subida de las aguas y las proliferaciones inéditas de algas. La
producción de carbono ha alcanzado nuevas cimas, debido al aumento del consumo del
carbón, de petróleo y de gas. Las catástrofes climáticas se multiplican, como las sequías y
tempestades. Altas temperaturas del aire y del mar, desaparición de glaciares, lluvias
diluviales e incendios gigantescos, son la seña de un calentamiento que se acentúa...” (Diario
Uno, 2016).
Estas descripciones ambientales responden a investigaciones efectuadas por ecólogos,
ambientales, científicos naturales y sociales, que deben permitir asumir una conducta de
accionar, y a la vez, saber analizar el estado en que nos hallamos, incluso criticar que los
diversos logros tecnológicos, si bien viabilizan la vida humana, brindando, por un lado el
confort y la comodidad (al que acceden un pequeño sector social) pero a la vez, ocasiona
enormes daños a la naturaleza y la existencia humana.
Como puede apreciarse, sobre la conjunción, pero a la vez, diferencia de estas dos
variables aquí, es que ha girado la presente investigación, con el propósito de promover una
actitud positiva y saludable en torno al ambiente y el derecho de acceder a un mejor espacio
y tiempo realmente humanos, a sabiendas que el hombre ha sido, es y seguirá siendo el
valor principal del desarrollo social, desde una visión filosófica científica, humanística y
racional como sostienen Moya y otro (2015).
De allí que sea necesario explicar la valía, contenido y alcances de la educación
ambiental, con los aportes de ambientalistas y gobernantes probos que apuestan al fomento
de esta actividad humana. En torno a dicha categoría pedagógica y ecológica, se debe
sostener, basándonos en los aportes de la Unión Internacional para la Conservación de la
Naturaleza (UICN), de 1970: “La educación ambiental, es el proceso de reconocer valores y
aclarar conceptos para crear habilidades y actitudes necesarias, tendientes a comprender y
apreciar la relación mutua entre el hombre, su cultura y el medio biofísico circundante”.
Igualmente la educación ambiental “incluye la práctica de tomar decisiones y formular un
código de comportamiento respecto a cuestiones que conciernen a la calidad ambiental”.
Como es de inferir, la educación ambiental está relacionada con el hecho de que los
seres humanos asuman una elevada conciencia sobre el medio, adquieran valores,
competencias y la decisión para que actúen en la solución de dificultades y avizoren el futuro.
De lo anterior es viable deducir algunas cuestiones importantes, como:
❖ Que la educación ambiental constituye un proceso sistematizado, continuo, prolongado
y paciente.
❖ Se tiene que fomentar la promoción de una conciencia elevada, basada en la realidad
natural y social.
❖ Debe desarrollar las competencias y sentimientos sobre el respeto y defensa del
ambiente, pero sin perder de vista los valores, especialmente los valores éticos.
PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
1. CARACTERIZACIÓN DEL PROBLEMA
El mundo se halla en una situación convulsiva y riesgosa no sólo por los factores
económicos, sociales, políticos, sino también por los factores ambientales, que vienen

3
poniendo en serio riesgo la existencia humana. No hay que ser ingenuo como para no
reconocer que esta problemática, se debe, fundamentalmente,
por la aplicación y vigencia del sistema capitalista de producción, sistema depredador de la
naturaleza y sus múltiples recursos, sino, igualmente es explotador de la fuerza laboral de
millones de asalariados del mundo. Este capitalismo, hoy impuesto bajo el nombre de
globalización y la economía neoliberal, ha provocado las más grandes contaminaciones
naturales en el mundo, a través de las transnacionales que dominan a países enteros.
Enkerlin (1997) ha advertido que entre fines del siglo pasado y el presente (XXI) el mundo
asiste a todo un proceso de depredación de la naturaleza, explotación irracional de sus
numerosos recursos naturales, por la voracidad de las empresas petroleras, gasíferas y
mineras que son las que contaminan el espacio geográfico, amplios territorios, ríos, lagunas,
mares y océanos. Estas cuestiones se asocian a las desigualdades en la distribución de las
utilidades, el agotamiento de los recursos no renovables, la pérdida de hábitats naturales y
de los suelos por erosión y urbanización, el costo de la contaminación del aire y del agua, y
las estimaciones a largo plazo del daño ambiental por la destrucción de la capa de ozono y
el calentamiento global.
El caso del fenómeno efectuado en contra la humanidad por los rusos desde hace varias
décadas, a través del desastre nuclear de Chernobil, es algo patético del actuar irracional de
los tecnólogos y cientificistas en contra de las poblaciones y sus recursos naturales. No se
puede olvidar que el 26 de abril de 1986 explotó el reactor no. 4 de la planta Nuclear de
Chernobyl, impactando al mundo con la mayor tragedia humana y ecológica, probablemente
sólo comparado con la más reciente de Fukushima. Las radiaciones habrían envenenado la
vida de más de ocho millones de personas de Belarus, Ucrania y Rusia, quienes no conocían
con certeza las consecuencias que la catástrofe podría generar en la salud humana.
Sin embargo, de acuerdo a la ley filosófica de la contradicción, allí donde hay destrucción,
depredación y atentado en contra de la naturaleza y parte de la humanidad, también
subsisten seres humanos y organizaciones internacionales que se preocupan por rescatar y
defender lo más valioso del planeta, sus recursos naturales, etc. Es el caso del Programa de
las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano, que conjuntamente con la UNESCO vienen
haciendo grandes esfuerzos por dotar a la humanidad de mejores perspectivas en las
condiciones ambientales, económicas, de salud mental y física, y sobre todo, de educación.
Es en este marco que, a partir del año 2015, se ha propuesto a la humanidad un conjunto
de propuestas que responden a la denominada AGENDA 2030 para el Desarrollo

5
Sostenlble, mediante la cual, a decir de Helen Clark, Administradora del PNU, los “líderes
mundiales tienen la oportunidad sin precedentes de poner el mundo en la senda del
desarrollo incluyente, sostenible y resiliente”. Esta Agenda 2030 para el Desarrollo
Sostenible, incluye 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, con el propósito de restringir la
pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia, y hacer frente al terrible cambio climático,
que demasiado daño viene ocasionando a la naturaleza y a los seres humanos.
Lo singular es que “este acuerdo marca un hito importante al poner el mundo en un curso
integrador y sostenible”, de manera que los gobernantes, organismos internacionales y todas
las personas conscientes y responsables puedan apuntar al cumplimiento de las
aspiraciones de los ciudadanos de vivir, trabajar y educarse en paz, la prosperidad y
bienestar, y preservar el planeta Tierra. Es más, es y debe ser una alta responsabilidad de
defender el buen clima y evitar los desastres naturales.
Sobre estas referencias y retos internacionales es que se ha orientado y fomentado una
educación ambiental y el logro de una calidad de vida en las estudiantes del nivel secundario
de la I.E.P.A.C “Instituto Gelicich”, en el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo
Sostenible del distrito de El Tambo, porque ellos constituyen el presente y futuro de nuestra
nación, a condición de que asuman responsablemente los principios, bases y retos de esta
Agenda 2030,
que se constituyen en grandes referentes para la educación y el proceso de la enseñanza y
aprendizaje, en nuevas y mejores condiciones pedagógicas y ecológicas.
Es decir, los nuevos aprendizajes y enseñanzas que deben ejercer los docentes deben
basarse no solamente en los contenidos educativos locales y nacionales, sino, también en
las exigencias mundiales, a fin de que las estudiantes tomen conciencia de los problemas
planetarios y que tienen influencias en nuestro medio, que por inadecuada educación y
conciencia ambiental y falta de orientación familiar y social hoy se constituyen en serios
problemas a toda escala.
2. Formulación del problema de investigación
¿Las estudiantes de la I.E.P.A.C. “Instituto Gelicich”, de El Tambo son capaces de
acceder a una educación ambiental y el logro de una calidad de vida en el marco de la
Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible?
3. Objetivos de la investigación
3.1. General

6
Demostrar que las estudiantes de la I.E.P.A.C. “Instituto Gelicich”, de El Tambo son capaces
de acceder a una educación ambiental y el logro de una calidad de vida en el marco de la
Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.
3.2. Específicos
a. Explicar los alcances y propósitos de la educación ambiental en las estudiantes de esta
institución educativa.

7
b. Fundamentar los alcances y características de una calidad de vida en las estudiantes.
c. Explicar las propuestas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, enfatizando en
las cuestiones ambientales.
4. JUSTIFICACIÓN
Las cuestiones educativas locales, regionales y nacionales deben relacionarse con los
aconteceres internacionales, máxime si se trabaja, educa y culturiza en el contexto de la
globalización económica, tecnológica, científica y educativa, y que supuestamente viene
concediendo a los países mejores relaciones culturales, en un proceso de interrelación e
influencia permanente. El valorar este asunto, ya de por sí, constituye una justificación
epistemológica, digna de ser llevada a cabo, máxime en las aulas de una de las instituciones
educativas de renombre y prestancia en la provincia de Fluancayo y sobre todo, el del distrito
de El Tambo, en la Institución Educativa Particular de Acción Conjunta, “Instituto Gelicich”.
La realización de la investigación ha sido justificable porque ha dado a conocer, difundir,
valorar y comprometerse con las Políticas de la Agenda al 2030 para el Desarrollo Sostenible,
haciendo que las estudiantes, docentes, personal directivo y los padres de familia alcancen
un compromiso ético, democrático, ciudadano para con los diversos problemas mundiales,
los que tienen una repercusión en la vida social del país, de la región y el distrito
metropolitano de El Tambo.
Por otro lado, a tenor de lo mencionado por Velázquez y Rey (1999), Niño
(2010) y Cerda (2011), la justificación investigativa está vinculada a la consecución de
los siguientes aspectos epistemológicos: