Anda di halaman 1dari 22

Nuevo Mundo Mundos Nuevos

Nouveaux mondes mondes nouveaux ­ Novo Mundo Mundos Novos ­ New world New worlds

Coloquios | 2014
La Locura. Historia, prácticas e instituciones. Siglos XIX­XX – Dossier coordinado por Silvana Vetö y María José Correa

SILVANA VETÖ

Psicoanálisis, higienismo y eugenesia:
educación sexual en Chile, 1930­1940
[09/06/2014]

Resúmenes
Español English Français
Este  trabajo  apunta  a  dilucidar  algunos  aspectos  de  la  recepción  del  psicoanálisis  en  Chile  que  hasta  hoy  no  han  sido  puestos  de
relieve  en  su  historia  oficial:  los  anudamientos  establecidos  por  el  psicoanálisis  con  otros  discursos  de  la  época,  el  higienismo  y  la
eugenesia. Se abordan dichos anudamientos en un campo cultural que en las décadas de 1930 y 1940 fue particularmente relevante
en Chile, y que se construyó sobre la base de un potente discurso nacionalista. Se trata del campo de la educación sexual, el cual es
abordado aquí a partir del análisis de dos cuerpos textuales: algunos escritos del Juez de Menores Samuel Gajardo, por un lado; y
otros pertenecientes al psiquiatra y psicoanalista católico, Manuel Francisco Beca, por el otro.

Resulta  de  este  análisis  una  visión  de  la  apropiación  del  psicoanálisis  en  Chile  particularmente  divergente  de  aquella  transmitida
hasta el día de hoy por la historia oficial. Un discurso plástico, de múltiples lecturas y aplicaciones, tremendamente útil en el campo
de la profilaxis de las enfermedades de transmisión sexual, y respecto del cual se subraya especialmente la importancia atribuida a la
infancia  y  a  la  sexualidad  infantil.  Lejos  de  la  exclusividad  que  la  historia  oficial  del  psicoanálisis  chileno  le  ha  adjudicado
generalmente al campo clínico, a la psiquiatría y a las instituciones psicoanalíticas, resaltan aquí los usos que el psicoanálisis puede
tener para proyectos sociopolíticos y culturales.

This work aims to elucidate some aspects of the reception of psychoanalysis in Chile that have not been brought to the forefront so far
in its official history: the knots established by psychoanalysis with other discourses of the time, hygienism and eugenics. These knots
are addressed in a cultural field that was particularly relevant in the 1930s and 1940s in Chile, and which was built on the basis of a
powerful  nationalist  discourse.  The  field  in  question  is  the  field  of  sexual  education,  which  is  approached  from  the  analysis  of  two
corpuses  of  writings:  a  set  of  texts  by  Judge  Samuel  Gajardo,  on  the  one  hand;  and  a  set  by  the  Catholic  psychiatrist  and
psychoanalyst, Manuel Francisco Beca, on the other.

This analysis gives rise to a vision of the appropriation of psychoanalysis in Chile that greatly diverges from the vision that continues
to be transmitted today by the official history. Psychoanalysis seems to have been as a tremendously plastic discourse, with multiple
readings  and  applications,  particularly  useful  in  the  field  of  prophylaxis  of  sexually  transmitted  diseases  (STDs).  What  is  mostly
emphasized,  is  its  focus  on  childhood  and  child  sexuality.  In  stark  contrast  to  the  exclusivity  that  the  official  history  of  Chilean
psychoanalysis has generally accorded to the clinical field, to psychiatry and to psychoanalytic institutions, what stands out here are
the uses that psychoanalysis can have for socio­political and cultural projects.

Ce  travail  vise  à  élucider  certains  aspects  de  la  réception  de  la  psychanalyse  au  Chili  qui  n'ont  pas  été  mis  en  évidence  jusqu'à
présent  dans  son  histoire  officielle  :  les  nœuds  établis  par  la  psychanalyse  avec  d'autres  discours  de  l'époque,  l'hygiénisme  et
l'eugénisme. Ces nœuds­ci sont traités dans un domaine culturel qui, dans les années 1930 et 1940, a été particulièrement relevant
au Chili, et qui a été construit sur la base d'un puissant discours nationaliste. C'est le domaine de l'éducation sexuelle, qui est abordé
ici à partir de l'analyse de deux corps textuelles : certains écrits du Juge des Mineurs Samuel Gajardo, d'une part ; et d'autres écrits,
appartenant au psychiatre et psychanalyste catholique, Manuel Francisco Beca, de l'autre.

Il résulte de cette analyse une vision de l'appropriation de la psychanalyse au Chili notamment divergente de celle transmise jusqu'à
aujourd'hui par son histoire officielle. Un discours extrêmement plastique, avec des lectures et des applications multiples, très utile
dans  le  domaine  de  la  prophylaxie  des  maladies  sexuellement  transmissibles,  et  duquel  ce  qui  est  particulièrement  souligné  est
l'importance accordée à l'enfance et à la sexualité infantile. Loin de l'exclusivité que l'histoire officielle de la psychanalyse chilienne a
généralement décerné au domaine clinique, à la psychiatrie et aux institutions psychanalytiques, ce qui ressort ici sont les possibles
utilisations de la psychanalyse dans des projets sociopolitiques et culturelles.

Entradas del índice
Mots clés : Histoire de la psychanalyse, hygiénisme, eugénisme, éducation sexuelle, Chili
Keywords : History of psychoanalysis, hygienics, eugenics, sexual education, Chile
Palabras claves : Historia del psicoanálisis, higienismo, eugenesia, educación sexual, Chile

Texto integral
“Freud ha expuesto también la falacia de ciertas escuelas que pretenden que el carácter del individuo viene preformado
desde la célula germinativa. Sin negar en su integridad la influencia de la herencia, él mostró cómo es la infancia la
edad clave de la vida, modeladora de la personalidad futura. Con ello dio una base a la Pedagogía y a la Higiene Mental,
y revolucionó la Criminología y la Jurisprudencia entera (…)”1
Introducción
1 Partamos de la tesis siguiente: el psicoanálisis, nacido de la mano de Sigmund Freud en la Viena de fines del siglo
XIX, estuvo atado a ciertas condiciones de emergencia (políticas, económicas, sociales y culturales), que difieren de las
condiciones  presentes  en  el  Chile  del  Centenario  en  el  cual  puede  situarse  su  recepción.  Dicho  de  otro  modo,  las
condiciones que pueden rastrearse en el “campo de producción” del psicoanálisis, divergen de las condiciones presentes
en lo que llamaremos, “campo de apropiación”. 2
2 Aludiendo  al  “tráfico  de  saberes”,  Sinclair  afirma  que  éste  se  sostiene  “no  en  realidades  objetivas  sino  en  deseos,
proyecciones, idealizaciones, identificaciones y prejuicios”, es decir, en “imaginarios culturales”. 3 Éstos hacen que los
saberes  sean  sometidos  a  adaptaciones  y  transformaciones,  revelando  así  su  carácter  inestable  y  cambiante,  su
permeabilidad a las condiciones presentes en los campos de apropiación. En términos de Bourdieu, es posible afirmar
que los textos circulan sin su contexto, lo cual implica que “los receptores, estando ellos mismos insertos en un campo
de producción diferente, los reinterpreten en función de la estructura del campo de recepción”. 4
3 La historia que hasta hoy se ha escrito del psicoanálisis chileno, prescinde, lisa y llanamente, de un análisis de las
condiciones de recepción, operando por lo tanto con el supuesto de que el psicoanálisis, ese objeto vienés, habría sido
importado a Chile sin que en el camino le sucediera nada que modificara su naturaleza. Aquí, en cambio, planteamos
que  resulta  imperativo  circunscribir  y  analizar  los  imaginarios  culturales  que  sostuvieron  el  tráfico  del  psicoanálisis
entre Europa y Chile en las primeras décadas del siglo XX, a la vez que describir y considerar las modificaciones a las
que se vio sometido como consecuencia. Es decir, analizar críticamente los efectos que tuvieron sobre el psicoanálisis,
las condiciones sociales, políticas, culturales y económicas presentes en Chile en esa época. 5
4 Tal  análisis,  demuestra  que  el  nacionalismo, 6  ausente  del  campo  de  emergencia  del  psicoanálisis,  le  impuso
particulares  condiciones  de  apropiación  en  las  décadas  del  treinta  y  del  cuarenta  especialmente.  Condiciones  que  lo
harán entrar en relaciones y anudamientos específicos con otros discursos, y someterse a transformaciones particulares,
que  no  existían  en  Europa  al  momento  de  su  nacimiento.  Nos  referimos  a  los  anudamientos  que  establece  con  el
movimiento higienista y la eugenesia. Estos anudamientos, hasta cierto punto compartidos con lo sucedido en otros
países americanos, pueden ser explicados a partir del la consideración del campo cultural de la época, el cual puede
tildarse de “utopía nacionalista”.
5 El concepto de utopía, en su uso más abarcativo, implica una idea acerca de lo que sería una “buena sociedad”. 7 Las
utopías arrancan, en efecto, de una evaluación del estado actual de una sociedad, vivido con malestar, y construyen un
estado  ideal  a  alcanzar  para  resolver  dicho  malestar.  En  ese  sentido,  indican  un  objetivo,  una  meta,  un  punto  de
llegada que, en tanto idea de futuro, aglutina diversos grupos o colectivos. Siguiendo a Mannheim, podemos decir que
las utopías se definen por su oposición al status quo y por su voluntad de transformarlo. 8
6 La utopía nacionalista que funciona como telón de fondo de las apropiaciones del psicoanálisis en nuestro país en las
décadas en cuestión, es un proyecto de sociedad ideal construido desde diversos ámbitos (literatura, medicina social,
educación nacional, medios de comunicación, política e intelectuales en general), que atravesó –con modificaciones,
por cierto­ todos los gobiernos hasta aproximadamente la década del cincuenta. Esta utopía tiene su origen histórico en
el malestar experimentado por amplios estratos de la población y encauzado por una emergente clase media, respecto
de  la  llamada  “cuestión  social”, 9  la  decadencia  de  las  clases  dominantes  y  la  crisis  del  parlamentarismo  oligárquico
hacia fines del siglo XIX y en las dos primeras décadas del siglo XX, sistema que no hacía más que impedir la resolución
de las inhumanas condiciones de vida de la gran parte de chilenos y chilenas. 10
7 Las  deplorables  condiciones  de  higiene  y  salubridad  en  que  vivía  el  bajo  pueblo,  denunciadas  por  Augusto  Orrego
Luco  a  fines  del  siglo  XIX,  implicaban  la  propagación  de  epidemias  (como  la  viruela,  el  cólera,  la  peste  bubónica,  la
tuberculosis, entre otras), altísimas tasas de mortalidad, sobre todo infantil, y de delincuencia, así como también una
serie  de  graves  problemas  sociales,  llamadas  en  la  época  “enfermedades  de  trascendencia  social”:  prostitución,
alcoholismo y enfermedades venéreas (sífilis, gonorrea y chancro blando, fundamentalmente). 11
8 Dentro  de  estas  preocupaciones,  se  dibuja  uno  de  los  campos  principales  en  los  que  el  psicoanálisis  se  insertará  y
entrará en relaciones con el higienismo y algunos principios eugénicos en nuestro país, esto es, la educación sexual.
9 Antes  de  otorgar  algunas  definiciones  de  higienismo  y  eugenesia,  debemos  subrayar  que  las  concepciones
historiográficas  aquí  delimitadas  desprenden  también  un  modo  de  entender  el  psicoanálisis.  Tomamos,  por  ello,  la
aclaración que al respecto hacen Damousi y Plotkin, cuando argumentan:

“El psicoanálisis nació como una teoría psicológica y una técnica terapéutica, pero a través de su vida se ha
transformado en un artefacto cultural en el más amplio sentido. Dado que creemos que la historia de las ideas no
puede ser distinguida de la historia de sus múltiples recepciones y apropiaciones, rehusamos (…) aceptar la
existencia de una versión ortodoxa del psicoanálisis que pueda ser usada como norma para definir desviaciones y
heterodoxias. Nos interesamos más en el psicoanálisis como un fenómeno cultural ampliamente definido que como
un teoría psicológica específica y, por lo tanto, definimos como psicoanálisis todo discurso y práctica que se legitimiza
en su referencia a la herencia freudiana”.12

10 El  movimiento  higienista,  nacido  en  Europa  en  el  siglo  XIX,  implicaba  la  consideración  de  la  enfermedad  como
producto de las condiciones ambientales y sociales producidas por la Revolución Industrial. Conllevaba, además, “la
necesidad del fortalecimiento del rol del Estado, y por tanto, una crítica implícita al liberalismo”13 y a la concepción de
que las libertades individuales se encuentran por encima del bienestar social.
11 Como  primero  en  Europa,  en  Chile  la  introducción  del  pensamiento  higienista  coincide  con  los  efectos  de  la
industrialización,  precisamente  con  la  expansión  de  la  industria  salitrera  después  de  la  Guerra  del  Pacífico  y  con  el
crecimiento del proletariado urbano. Así, en 1892, después de una mortal epidemia de cólera, 14 nace el Consejo Superior
de Higiene Pública, primera institución de regulación sanitaria de carácter estatal (pero que tenía aun muy poco poder
ejecutivo). Con este Servicio, y la tardía aprobación del primer Código Sanitario en 1918, comienza a realizarse el paso
desde  una  salud  que  descansaba  en  la  beneficencia  de  las  clases  acomodadas,  a  la  salud  como  asunto  de  Estado
(aunque cabe subrayar que la beneficencia convive mucho tiempo con la salud pública). El Código Sanitario implicaba
no  sólo  la  asistencia,  sino  también  la  vigilancia  y  la  estadística,  el  aislamiento  y  la  segregación,  es  decir,  ponía  en
funcionamiento todo un sistema de control y administración de la población. 15
12 Los principios higienistas se transformaron rápidamente en las claves orientadoras de la educación, 16 la medicina17 y
el  derecho, 18   produciéndose  lo  que  se  ha  llamado  “medicalización  de  la  sociedad”.  Uno  de  los  conceptos  clave  del
higienismo era el de la profilaxis o prevención, el cual inunda todo el campo cultural de la primera mitad del siglo XX.
La  profilaxis  implicaba  también  una  reconceptualización  de  la  infancia. 19  Como  señala  Richardson,  el  higienismo
sostenía “la idea de que la promoción del bienestar infantil podría prevenir disfunciones de la adultez”, 20 es decir, que
era necesario implementar programas de cuidado y de prevención de las enfermedades en la infancia, para así asegurar
la existencia de adultos sanos, y, con ellos, de una sociedad sana. Es decir, “se originó con la premisa de que la sociedad
podía ser perfeccionada a través de la socialización de los niños. Niños felices y sanos, se argumentaba, eran la mejor
garantía de una población adulta racional y productiva”. 21 Esto, unido al ideario racial­nacionalista, hacía de los niños
el germen de la salvación de la raza y la nación.
13 En lo que respecta a la eugenesia, de acuerdo a la definición de su creador, el inglés Francis Galton, la eugenesia es “la
ciencia que se ocupa de todas las influencias que mejoran las cualidades innatas de una raza; también de aquellas que
desarrollan  al  máximo  sus  ventajas”. 22  Se  trata,  por  lo  tanto,  de  una  ideología  científica  de  corte  evolucionista  y
hereditarista  que,  a  la  vez,  no  puede  ser  desligada  de  programas  de  intervención  social,  del  intento  de  incidir
coactivamente sobre la evolución humana a través de políticas públicas. La eugenesia, en ese sentido, no fue sólo una
ciencia, sino también un “proyecto interdisciplinario” de control social, una utopía científico­política.
14 Como  afirma  Labarca,  la  eugenesia  apunta  a  “evitar  la  degeneración  de  la  raza,  causada  principalmente  por  las
enfermedades  venéreas  y  males  sociales,  mediante  el  proceso  de  la  transformación  de  la  «selección  natural»  en
«selección racional»”, 23 y agrega que la propuesta incluía “la elaboración de prácticas que estimularan la reproducción
selectiva, con el fin de obtener niños sanos y aptos (…) para concretar su proyecto de progreso nacional”. 24
15 Es  posible  pensar,  a  primera  vista,  que  el  corte  hereditarista  de  la  eugenesia  no  permitiría  incluir  la  influencia  del
ambiente, tan central en el movimiento higienista, con el cual entró en relaciones estrechas desde su surgimiento. Sin
embargo,  las  lecturas  neolamarckianas,  es  decir,  la  idea  de  la  “heredabilidad  de  los  caracteres  adquiridos”,  volvían
posible dicha inclusión. 25 También la influencia de la sociología evolucionista de Herbert Spencer y lo que en general se
ha llamado “darwinismo social”, permitieron dichas lecturas. Y en efecto, como afirma Cabrera, “[e]n Chile, y en general
en  América  Latina,  existió  la  tendencia  a  considerar  los  factores  medioambientales  como  más  relevantes  que  los
hereditarios”. 26
16 Si  bien  después  de  la  Segunda  Guerra  Mundial,  la  eugenesia  fue  leída  casi  exclusivamente  en  clave  nazi,  diversos
investigadores contemporáneos han demostrado que sus preceptos eran mucho más amplios y su influencia mundial
verdaderamente impactante. 27 Es que la eugenesia no se reduce solamente a lo que se ha llamado “eugenesia negativa”,
que puede definirse como la implementación de medidas que apuntan a “interferir sobre la reproducción de seres que
tendrán  –o  presumiblemente  tendrán,  según  el  caso­  hijos  con  enfermedades  hereditarias  graves…”, 28   como  la
esterilización de ciertos grupos de personas, 29 sino que comprende también otro tipo de medidas, llamadas “eugenesia
positiva”.  Estas  apuntan  al  refuerzo  y  promoción  de  ciertas  uniones  matrimoniales  y  de  la  natalidad  entre  ciertos
grupos de personas, “con la finalidad de modificar la media poblacional, es decir tener relevancia evolutiva”. 30
17 Un  sinnúmero  de  instituciones,  discursos  y  prácticas  realizadas  en  Chile  en  las  primeras  décadas  del  siglo  XX,
promovieron medidas en la línea de la eugenesia positiva, entremezclándose con las ideas higienistas; en los discursos
de defensa de la raza; en la lucha contra las enfermedades sociales; en las reformas educacionales y sanitarias, y, como
veremos en lo que sigue, también en las campañas de educación sexual. 31
18 En lo que sigue, abordaremos los procesos de apropiación y anudamientos del psicoanálisis con el higienismo y la
eugenesia en el campo de la educación sexual. Nos acercamos a ellos, a partir del análisis de algunos cuerpos textuales
demostrativos. Analizaremos primero los aportes del Juez de Menores y Profesor de Medicina Legal de la Facultad de
Ciencias  Jurídicas  y  Sociales  de  la  Universidad  de  Chile  (UCh),  Samuel  Gajardo  Contreras  (1894­1969),  a  través  de
algunas de sus publicaciones y de los cursos realizados en el marco de la lucha antivenérea comandada por el Estado.
En segundo lugar, examinaremos algunas contribuciones realizadas desde círculos católicos, especialmente la revista
Estudios,  y  por  el  psiquiatra  y  psicoanalista,  Manuel  Francisco  Beca  Soto  (1910­1958),  colaborador  de  la  revista  y
miembro activo de la Acción Católica.

Pedagogía sexual: contribuciones de Samuel Gajardo
19 Abogado y especialista en temas de Derecho Penal y delincuencia infantil y juvenil, Gajardo fue profesor de Medicina
Legal de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UCh entre 1928 y mediados de los cincuenta, donde realizó
una  de  sus  más  sistemáticas  prácticas  de  divulgación  del  psicoanálisis,  guiando  e  informando  diversas  tesis  sobre
medicina legal y derecho penal articulados con el psicoanálisis. 32 Publicó también artículos y libros sobre temas muy
diversos, desde novelas, hasta tratados sobre infancia y delincuencia, psicología, enfermedades venéreas, sexualidad y
derecho, manuales de Medicina Legal, entre muchos otros.
20 Este personaje, hoy prácticamente olvidado, tuvo un rol fundamental en el campo intelectual de su época. No sólo
fue el primer Juez de Menores del país, profesor universitario y un incansable defensor de los derechos del niño, sino que
además  durante  años  realizó  cursos  sobre  educación  sexual  en  diversas  instancias,  orientadas  a  distintos  tipos  de
público.  Uno  de  dichos  cursos  fue  el  realizado  con  el  Dr.  Alberto  Bahamonde  Quezada, 33  en  el  marco  de  la  lucha
antivenérea comandada por el Estado a través de las secciones del Ministerio de Higiene, Asistencia, Previsión Social y
Trabajo, creado luego de las reformas de 1924 que marcaron la caída de sistema parlamentarista.
21 Este  Ministerio,  incluía  una  Dirección  General  de  Sanidad,  fundamental  en  su  operatoria,  la  cual  a  su  vez
comprendía  una  División  de  Higiene  Social,  que  fue  dirigida  por  más  de  diez  años  por  el  Dr.  Waldemar  Coutts,
“reconocido especialista en enfermedades venéreas y en la aplicación de la eugenesia preventiva”. 34 Esta División tenía
a su cargo “el cuidado de la raza”, 35 especificado en el Decreto­Ley nº 355, llamado “Decreto­Ley sobre Defensa de la
Raza”,  el  cual  indicaba  que  su  objetivo  era  la  lucha  “contra  las  enfermedades  i  costumbres  susceptibles  de  causar
degeneración  de  la  raza  i  adoptar  los  medios  que  juzgue  adecuados  para  mejorarla  y  vigorizarla”. 36  Dichas
enfermedades  eran  la  sífilis,  la  gonorrea  y  el  chancro  blando,  tuberculosis,  alcoholismo  y  prostitución,  y  “todas  las
prácticas sociales i profesionales que favorezcan la difusión de aquellas enfermedades…”, 37 para lo cual comprendía, por
ejemplo, la “obligatoriedad del certificado prenupcial que acreditaba la situación de la salud venérea para los varones
que desearan casarse”. 38
22 La División de Higiene Social estuvo a cargo de los primeros programas de prevención de enfermedades venéreas de
nuestro país, los cuales fueron cruciales en las apropiaciones locales del psicoanálisis. Es que, como sostiene Labarca,
“la estrategia preventiva sobre la cual se estructuraron los programas antivenéreos instaló la discusión pública en las
«bases sexuales humanas» y posicionó conceptos como «reproducción» y «sexualidad» en el debate sanitario”. 39
23 Una de las cuestiones primordiales en el ámbito de la educación sexual, era, primero, secularizar la sexualidad para
hacer de ella un objeto discursivo y, luego también, científico. Una vez que logró ser arrebatada al dominio exclusivo de
la Iglesia, que la transformaba en tabú y corruptora de almas, hubo que enfrentar el debate sobre la identificación de sus
principales receptores. En general, se tenía clara consciencia de que no eran los adultos quienes se beneficiarían más de
ella, sino los niños y jóvenes de ambos sexos. Sin embargo, por esa vía apareció el problema acerca de la carencia de
preparación de padres y educadores para entregar dicha enseñanza. Es por ello que los programas preventivos dirigidos
por la División de Coutts, incluyó también cursos de educación sexual en las escuelas, dirigidos a educadores, médicos,
padres y madres, los cuales introdujeron, dentro de sus sustentos teóricos, las teorías de Freud sobre sexualidad.
24 En  1931,  el  nuevo  Código  Sanitario,  promulgado  bajo  el  primer  mandato  del  Presidente  Carlos  Ibáñez  del  Campo,
incorporaba  un  articulado  específico  referido  a  las  enfermedades  venéreas  que  daba  importancia  primordial  a  la
educación y los medios preventivos. El artículo no. 68, establecía: “La autoridad sanitaria tendrá a su cargo la lucha
contra las enfermedades venéreas y procurará evitar su propagación por todos los medios educacionales, preventivos o
de otro orden que estime necesarios”, y el artículo no. 69 especificaba: “La Dirección General de Sanidad deberá proceder
a  supervigilar  la  educación  de  ética  sexual  y  antivenérea  en  los  establecimientos  educacionales,  cuarteles,  naves  de
guerra,  maestranzas,  fábricas,  talleres,  hospitales,  lazaretos,  hospicios,  cárceles,  casas  de  corrección  y  demás
establecimientos que señalen dichos reglamentos”. 40
25 Los cursos de educación sexual de la División de Higiene Social, se realizaron en el marco de las actividades de la
Oficina de Educación Familiar, dirigida por Bahamonde. Esta Oficina se creó con el objeto específico de “contribuir a la
solución de los problemas de conducta que, con tanta frecuencia, se presentan en el hogar y en la escuela, y en cuyo
tratamiento raras veces se intenta otras medidas que el castigo moral o corporal”. 41 Es decir, se orientaba a introducir
modelos relacionales al interior de las familias y escuelas, que, de acuerdo a las ideas de la higiene y la puericultura, les
ayudaran a adultos; padres y maestros, a lidiar con los problemas conductuales de los niños por medios distintos que
los  represivos.  Así,  en  el  caso  de  los  cursos  de  educación  sexual,  se  trataba  de  introducir  elementos  educativos  que
permitieran a los adultos concebir, y luego enfrentar, los aspectos sexuales del desarrollo de los niños de un modo más
comprensivo que permitiera hacer profilaxis y así evitar la instalación de patrones nocivos de conducta, o bien intentar
corregirlos en esta etapa de la vida, en que aún no sería tan dificultoso.
26 En 1934, la Oficina de Educación Familiar elaboró un Reglamento de Educación Sexual, con el fin de “establecer los
principios básicos de esta enseñanza”, y de “uniformar los conceptos y procedimientos educativos”. 42 Surgió de allí un
programa, el cual se implementó por primera vez en los cursos dictados por Gajardo y Bahamonde entre 1935 y 1938.
27 Dicho  programa,  que  fue  presentado  por  Bahamonde  en  las  Jornadas  Sanitarias  realizadas  en  Santiago  en  1937,
incluía:  “la  vida  sexual  como  fuente  de  delitos”;  clases  sobre  las  distintas  etapas  del  desarrollo  sexual  durante  la
infancia y la adolescencia; “teoría sexual de Freud”43; “generalidades sobre la psicología sexual del escolar”; “errores del
conocimiento sexual infantil”; “constitución y sexualidad”; “instintos”; “primeras impresiones como determinantes de
la  conducta”;  “sexualidad  y  carácter”;  “complejos  psicológicos”;  “reacciones  institivo­reflejas”  y  “reacciones
inteligentes”; “consciente e inconsciente”; clases sobre onanismo y homosexualidad; así como conclusiones referidas a
la “educación de la voluntad” y a “metodología de la educación sexual infantil”. 44
28 Por otra parte, en El Mercurio se encuentran una serie de noticias acerca de las charlas de educación sexual dictadas
por Gajardo, las cuales no se reducían únicamente a aquellas realizadas con Bahamonde. Sabemos, por ejemplo, que en
junio  de  1937,  ofrecía  una  conferencia  en  la  Sociedad  de  Empleados  de  Comercio,  donde  se  señala  que  “se  refirió  en
primer lugar a demostrar que, el problema sexual, por todas las características que él encierra, como asimismo por sus
consecuencias,  merece  considerársele  como  uno  de  los  problemas  fundamentales  de  la  sociedad  humana”. 45  Dicho
problema,  sostiene  el  Juez,  “radica  entre la  función  biológica  del  individuo  y  las  exigencias  de  la  sociedad”. 46  Entre
porque precisamente Gajardo apunta al conflicto señalado por Freud entre ambos tipos de demandas que recaen sobre
el individuo.
29 Para  apoyar  su  planteamiento,  Gajardo  traía  a  colación  las  experiencias  adquiridas  en  su  práctica  como  Juez  de
Menores: “más de cinco mil casos” de lo que llama, en clara referencia freudiana, “seducción”. 47 Sin entrar en mayores
detalles al respecto, agrega que “todos ellos habían sido producto de la defectuosa educación sexual, porque los padres
creen que sus hijos son ignorantes de la cuestión sexual, cuando en realidad sólo practican la hipocresía”. 48  Es decir, no
es  que  los  hijos  sean  degenerados,  precoces  o  amorales,  sino  que  los  padres  son  hipócritas  sobre  el  momento  de  su
despertar sexual, que, a diferencia de lo que pretenden, se produce antes de la pubertad. “(…) a pesar de los senderos
trazados por Freud, existe siempre una gran ignorancia hija de una mal entendida moral y que es la causa de funestas
consecuencias, tanto para la sociedad como para los individuos”. 49
30 En 1940, en el marco de la “Campaña de defensa de la raza y aprovechamiento de las horas libres”, del gobierno del
Presidente Pedro Aguirre Cerda, se reedita el libro de Gajardo La educación sexual del niño y del adolescente, con la
cual se inaugura una colección a bajo costo dirigida por el autor. Allí, se lee lo siguiente:
“S. E. El Presidente de la República [Pedro Aguirre Cerda] ha iniciado una gran campaña de defensa de la raza y
aprovechamiento de las horas libres, con el fin de proporcionar al pueblo entretenciones honestas y útiles, que eviten
otras actividades perjudiciales.

No es necesario insistir en la importancia de una obra como esta, y la Editorial Chile ha querido cooperar con ella,
fundando la «Biblioteca Popular», destinada a editar libros de interés general y venderlos al precio de costo (…)

La «Biblioteca Popular», no tiene, pues, finalidad comercial y sólo persigue cooperar a la obra de defensa de la
raza…”50

31 Así queda trazado el programa y la intención de la editorial al publicar un libro sobre educación sexual que además
aborda  ampliamente  los  aportes  del  psicoanálisis:  prevenir  actitudes  y  conductas  sexuales  nefastas  para  la
colectividad,  educando  a  los  lectores.  Es  decir,  se  inscribe  claramente  en  la  perspectiva  higienista  y  eugénica
nacionalista.
32 En el capítulo final del libro, “Los datos del psico­análisis”, Gajardo demuestra un conocimiento bastante amplio de
las  primeras  obras  esenciales  de  Freud. 51  Si  bien  el  Juez  dedica  amplios  fragmentos  de  su  presentación  a  la  teoría
freudiana  de  la  seducción,  abandonada  por  Freud  en  1896,  incluye  también  temáticas  posteriores  que  amplían  el
espectro de lo sexual. Concuerda en que existen actividades infantiles que procuran placer al niño, aquellas que Freud
llama “sexuales”, distinguiendo entre lo sexual y lo genital.
33 Para el Juez, la idea de que el Complejo de Edipo sería una manifestación universal de la sexualidad en la infancia, es
“una  errada  interpretación”  de  Freud. 52  Las  manifestaciones  incestuosas,  afirma,  son  expresión  de  una  mentalidad
primitiva,  y  se  producirían  en  la  actualidad  sólo  por  una  desviación:  “para  que  esa  desviación  se  produzca,  basta  la
influencia del ambiente”. 53 Es aquí donde surge el tema de la higiene social:

“Donde esto aparece en forma bien clara es en la vida familiar de las clases populares. A menudo conviven en sórdidas
habitaciones, hombres, mujeres y niños, durmiendo en un mismo lecho cinco o seis personas, en absoluta
promiscuidad. El efecto natural es la desmoralización y las relaciones incestuosas.

No existe el complejo de Edipo, es sencillamente el efecto del ambiente”.54

34 Dado que, según Gajardo, para Freud el Complejo de Edipo es instintivo, éste no podría ser tocado por la pedagogía.
Para  considerar,  pues,  la  ocurrencia  de  las  relaciones  incestuosas  como  algo  susceptible  de  ser  transformado  por  la
educación,  es  necesario  que  se  produzcan  por  la  influencia  del  ambiente  y  no  del  instinto,  es  decir,  que  no  sean
universales.
35 En 1935, Gajardo explica:

“La sexualidad del hombre surge de elementos naturales que existen ya en el niño y determinan la constitución
sexual, que ofrece notables diferencias individuales. Pero ella no basta para determinar el carácter definitivo de la
conducta del adulto, el cual resulta de la combinación de los elementos innatos y las influencias educativas del
ambiente.

Estas consideraciones ofrecen un máximo interés a la pedagogía”.55

36 En efecto, el Juez extrae de su recorrido por Freud una serie de temas de interés para la pedagogía sexual. Afirma que
“la  sexualidad  infantil  es  una  característica  constitucional  del  niño”, 56  lo  que  tiene  como  consecuencia  que  “debe
desaparecer  del  espíritu  del  maestro  la  idea  de  que  las  manifestaciones  sexuales  del  niño  revelan  una  temprana
corrupción”. 57 Afirma que aquí se encuentra el “aspecto fundamental de la revolución que las doctrinas de Freud han
introducido en el campo de la pedagogía”:58  que la sexualidad infantil es natural y debe tratarse como a cualquier otro
aspecto de la psicología del niño. “La psicología sexual es, pues, un nuevo e importante acerbo con que se enriquece el
estudio del niño, y no pueden escapar a la cultura del maestro, sin truncar lamentablemente su labor”. 59 De acuerdo a
estos  postulados,  las  “perversiones  sexuales”  no  deben  considerarse  “estigmas  degenerativos,  sino  como  el  extravío
natural  de  la  conducta  infantil,  que  requiere  la  prudente  orientación”. 60  Si  la  sexualidad  del  niño  fuera  dejada  en  su
libre fluir, sería corrompida por los estímulos del ambiente, que Gajardo denuncia como de creciente peligrosidad dada
la  complejidad  de  la  vida  social  de  la  época.  Una  educación  sexual  bien  dirigida  permitiría  ir  contra  esa  fuerza  del
ambiente social, y es, además, “la mejor obra preventiva de la neurosis”. 61
37 Dado que la pulsión sexual no desaparece con el castigo, ni tampoco con la represión, el mecanismo favorito de los
educadores (también de los criminólogos), es el de la “sublimación”: desviar dicha energía de los fines sexuales, para
aplicarla  a  “actividades  provechosas”,  es  decir,  “la  disciplina  de  los  instintos  y  la  canalización  de  las  tendencias
biológicas, que no es posible extirpar, pero tampoco eximir de control. (…) Ello ofrece un hermoso programa cultural, de
utilización de nuestras tendencias egoístas en beneficio de los intereses humanos”. 62
38 Las ventajas de la educación sexual quedan, pues, evidenciadas: las de otro modo perversas pulsiones sexuales se
ponen al servicio de los más altos intereses humanos. Se trata de profilaxia o higiene mental, en cuanto la educación
previene  de  las  neurosis  y  aleja  a  los  individuos  de  las  casas  de  prostitución  o  de  una  promiscuidad  que  pudiera
someterles al contagio de las enfermedades venéreas que, al ser, hereditarias, van mermando las reservas jóvenes de la
sociedad y produciendo la degeneración de la raza. También se suma a la cruzada del movimiento de higiene mental en
cuanto a su utopía más amplia: minimizar la enfermedad, maximizar la salud de la población, apuntar a una sociedad
más sana y más feliz.

Educación sexual en medios católicos: la revista
Estudios y algunos aportes de Manuel Francisco Beca
39 Los aportes de Gajardo y del psicoanálisis al tema de la educación sexual, fueron también celebrados desde la revista
Estudios  y  los  grupos  y  actividades  asociadas  a  ella.  Fundada  en  1932  por  un  grupo  de  miembros  de  la  Asociación
Nacional  de  Estudiantes  Católicos  (ANEC),  particularmente  aquellos  ligados  a  la  Universidad  Católica  (PUC)  y  al
Centro  de  Estudios  Religiosos  (CER),  fue  dirigida  durante  prácticamente  toda  su  existencia  por  el  abogado  Jaime
Eyzaguirre. Éste, cercano a Manuel Larraín y Alberto Hurtado, s.j., no comulgaba con el Partido Conservador ni con
ningún otro partido político, e imprimió a la revista una orientación crítica al catolicismo conservador y aristocrático.
Ellos había sido formados por el jesuita Fernando Vives, divulgador de la Doctrina Social de la Iglesia en Chile, y al
alero de la Liga Social y de la Acción Católica, fundada en 1931, como movimiento internacional de propagación de la
doctrina  católica  por  y  desde  el  mundo  laico.  Por  ello,  la  revista  estaba  ligada  a  diversos  grupos  de  intelectuales  y
médicos católicos, entre ellos Manuel Francisco Beca (Secretario Pro Moralidad de la Acción Católica, muy interesado
en temas de criminología y de combate contra el alcoholismo), continuo colaborador de la revista.
40 Desde  Estudios,  una  visión  distinta  del  psicoanálisis  se  promueve,  que  le  hace  cierto  contrapeso  o  que  más  bien
problematiza  su  incorporación  y  mixtura  en  temas  eugenésicos  e  higienistas  orientados  desde  una  perspectiva
nacionalista.
41 Estos grupos católicos, que protestaron contra ciertos métodos eugenésicos, en particular el aborto, la esterilización y
el  uso  de  medios  anticoncepcionales  con  fines  eugenésicos, 63  no  se  declararon  sin  embargo  contra  la  eugenesia  en  sí
misma, indicando ciertos caminos para una eugenesia propiamente latinoamericana, que incorporaba la ética católica.
42 Luego de la Convención Médica de Valparaíso, celebrada a fines de 1935, donde se había aprobado la “organización
científica  del  aborto,  la  esterilización  y  medios  anticoncepcionales”, 64  el  Arzobispo  de  Santiago  publica  una  protesta
firmada  por  un  amplio  grupo  de  médicos  católicos.  Así,  en  septiembre  del  mismo  año  1936,  la  Jornada  Católica  de
Estudios  Médicos,  dedica  una  amplia  parte  de  su  programa  a  debatir  sobre  medicina  social  (es  decir,  higienista),  y
eugenesia. El Dr. Roberto Barahona, profesor de Biología General de la PUC, afirma lo siguiente:

“(…) la Iglesia es la mejor ayuda de la Eugenesia, por cuanto; al defender la institución familiar, al velar por los
derechos económicos­sociales de las clases desvalidas y al consagrar la actividad de muchos de sus mejores hombres a
la educación sana de la juventud, hace Eugenesia verdadera, sólida y desinteresada.

(…)

Creo, en cambio, que la Eugenesia robusta que nace de una nación consciente, patriota y cristiana; de una nación que
se ha renovado interiormente por el perfeccionamiento de cada individuo”.65

43 En la misma línea, el Presbítero y Dr. Carlos Hamilton, Asesor Pontificio de la Academia de Medicina de la ANEC,
afirma:

“La doctrina católica tiene de su parte, la moral, la sociología, la medicina y el sentido común; ella salvaguarda
juntamente la dignidad humana y el porvenir moral y hasta físico de la raza.

Prohíbe las restricciones y mutilaciones que son una injuria al derecho; pero recomienda consejos y providencias
sociales, de higiene preventiva por los que pueda el Estado «con un trabajo constante… obrar la depuración somática
y psíquica de los individuos desde la infancia hasta la edad prematrimonial». «Puede y debe, en su Doctrina, el
Estado actuar un orden de cosas donde la higiene y terapéutica corporal vayan acompañadas de una acción moral y
espiritual paralela; sin la que todas las tentativas para el mejoramiento de la raza caerían en el vacío o se convertirían
en daño grave... La virtud, patrimonio del alma no es un producto de selección o legado hereditario, sino fruto de la
educación integral del hombre sostenida y confortada por la gracia de Dios y nutrida por la Religión.» (Dr. Nicola
Pende)”.66

44 Tal  como  señalan  Miranda  y  Vallejo,  Pende  y  su  “biotipología”,  tuvo  un  importante  rol  en  la  apropiación  de  la
eugenesia  en  América  Latina:  “Ciencia  y  poder  confluían  simbióticamente  en  lo  que  Pende  entendió  como  «biología
política»”, la cual promovió “la clasificación de toda la población con el fin de detectar al universo de la otredad sobre el
que debían implementarse las prohibiciones eugénicas de procrear, contraer matrimonio, ingresar al país, educarse o
ejercer cualquier otro derecho constitucional, en función del bien de un inasible colectivo raza”. 67
45 Ahora  bien,  al  revisar  los  aportes  del  psicoanálisis  en  esta  perspectiva  eugenésica  católica  que  aparece  en  estas
agrupaciones y en Estudios, una nueva cara de su anudamiento con la utopía nacionalista chilena aparece. 68
46 Una de las primeras menciones del psicoanálisis en la revista, es la reseña del libro de Gajardo abordado más arriba.
No sólo se aplaude el trabajo de Gajardo, sino que además se agradece la llegada de las obras de Freud al país, en el
contexto de la posibilidad de que la sexualidad sea abordada desde una perspectiva científica. 69 En general, las críticas
que  los  medios  católicos  le  hacen  en  psicoanálisis  son  los  mismos  en  todo  el  mundo  occidental.  Lo  primero  que  se
crítica,  es  la  perspectiva  “materialista”  presente  en  su  antropología.  Freud  habría  promovido  una  visión  donde  lo
sexual, a saber, lo instintual, domina todas las acciones del hombre, lo sepa este conscientemente o no, opacando así la
voluntad racional y el libre albedrío y haciendo caso omiso de la importancia del “espíritu”.
47 Desde esa crítica, y para no desechar por ella toda la doctrina psicoanalítica, los católicos habitualmente dividen el
psicoanálisis en dos dimensiones, el método de investigación y curación de las neurosis, por una parte, y su filosofía
por la otra. De estas dos dimensiones, defienden la primera, mientras que discuten y descartan la segunda.
48 Manuel Francisco Beca parece ser el único psicoanalista chileno que formula una lectura católica del psicoanálisis,
propiamente tal, es decir, un sistema de interpretación que le permite defenderlo, practicarlo y transmitirlo, sin verse
cuestionado por ello en su fe religiosa.
49 Hijo del destacado médico Manuel Segundo Beca Pérez, Beca Soto se había graduado de la Facultad de Medicina de la
UCh  en  1934.  Entre  1936  y  1937  estudia  en  Munich  y  Berlín,  becado  por  la  Fundación  Alexander  Von  Humboldt. 70
Como señala Escobar, mientras su padre había recibido la influencia de la antigua psiquiatría francesa (Pinel, Esquirol,
Magnan,  Charcot,  Janet)  –de  hecho,  había  estudiado  en  Francia  entre  1895  y  1896–,  él  siguió  más  de  cerca  los
planteamientos de la psiquiatría germanófona (Meynert, Kraepelin, Bleuler, Freud). 71
50 Beca Soto trabajó en la Cátedra de Psiquiatría del Dr. Vivado en la UCh hasta la muerte de éste en 1949, momento en
el cual participa en el concurso por el cargo, perdiéndolo frente al también psicoanalista, Ignacio Matte Blanco. Al año
siguiente, Beca es llamado a crear la Cátedra de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la PUC, siendo su primer
profesor. Además de ello, trabajó desde los inicios de su carrera en el Manicomio Nacional (ex Casa de Orates), como
interno de la Cátedra del profesor Hugo Lea Plaza, con quien comenzó a interesarse por la criminología y la medicina
legal. Fue psiquiatra legista del Instituto Médico Legal, entre 1952 y 1956 y, según Escobar, aplicó por primera vez en
nuestro país el Test de Rorschach en un caso de homicidio, cometido por un paciente del Manicomio. 72 También utilizó
tempranamente el test de asociaciones de los suizos Carl Gustav Jung y Eugen Bleuler en pericias psiquiátricas. 73 Sus
intereses  por  esa  área  se  plasmaron  en  varios  artículos  y  presentaciones  en  congresos.  También  se  interesó  por  la
pedagogía, siendo Presidente de la Asociación Montessori de Chile entre 1949 y 1954, y además participó activamente
de  agrupaciones  religiosas:  la  Asociación  Nacional  de  Estudiantes  Católicos;  la  Acción  Católica,  perteneciendo  al
Secretariado Pro Moralidad encargado de las campañas de lucha contra el alcoholismo y de censura cinematográfica; y
la Academia de Médicos San Lucas, de la cual fue Presidente en 1947.
51 Ahora  bien,  para  Beca,  la  anulación  del  libre  albedrío  por  el  sometimiento  del  ser  humano  a  sus  instintos,  lo  que
Freud reconoce en las neurosis, no es falso, sino que es un síntoma que se reduce a los casos patológicos, es decir, que
Freud erró cuando generalizó sus descubrimientos clínicos. Le critica por ello, no haber estudiado más a fondo al Yo, lo
que le habría permitido quizás descubrir modos individuales de lucha contra lo que Coutts, Gajardo y otros en la época,
llamaban “tiranía sexual”. Así, en homenaje a Freud después de su muerte, escribe:

“(…) en la personalidad normal el inconsciente no es tan rebelde ni tan cargado de energías como en el neurótico; que
no hay, teóricamente, conflictos entre las fuerzas de ese inconsciente y lo consciente, porque en la evolución normal se
resuelven en el curso de la vida, y las energías se ponen al servicio de algo más elevado que el objeto del instinto, se
subliman.

Ahora bien, las fuerzas al servicio de lo superior, de lo que es racional, no pueden ser más poderosas que el señor a
quien sirven, la razón. Así debe entenderse la sublimación: como orientación de las energías por la inteligencia. Son
potencias que la razón debe poner en acto. Si en ciertos momentos se actualizan por sí mismas, el acto será instintivo,
no racional; y por lo tanto no específicamente humano. La esencia del hombre es lo racional”.74
52 En 1945, mismo año en que lanzan en la Acción Católica la campaña contra el alcoholismo, que él mismo lidera, 75
Beca publica un artículo titulado “Orientaciones para una psicopedagogía”. 76 Allá y acá señala que lo fundamental es la
prevención y la educación de la voluntad. Para él, principio de placer, que guía al niño hacia el goce inmediato de sus
pulsiones, debe ser moldeado por la educación. Se le enseña e inculca el autocontrol, que más tarde incorporará en su
personalidad, “una disciplina interior cuyo principio es para nosotros la voluntad”. 77
53 Para  Beca,  esta  lucha  entre  “tendencia  e  inhibiciones  o  represiones”  traduce  la  lucha  entre  el  bien  y  el  mal  que  la
Iglesia siempre ha reconocido, y permite guiar al ser humano hacia la inhibición o represión de la tendencia (Beca no es
claro respecto de la diferencia entre ambas cosas y con la sublimación) por medio de la voluntad, es decir, hacia el bien:
“En el orden práctico, el reconocimiento de una voluntad que pueda contrarrestar los impulsos del mal y a la vez guiar y
mover hacia el bien, obliga a enseñar al niño en el renunciamiento y el sacrificio”. 78  Este fin se consigue, explica Beca,
“más por amor que por temor”, lo hace por el amor que entonces le prometen sus padres y, de la misma manera, luego
aprenderá a “hacerlo también por sus educadores y en seguida por sí mismo, y a la vez por la colectividad, por la Patria
y por último, por Dios”. 79

Conclusiones
54 Como hemos visto, el campo cultural chileno de comienzos del siglo XX, estuvo marcado por la necesidad de nuevos
discursos y prácticas que permitieran abordar la “cuestión social”, es decir, las miserables condiciones de higiene, de
habitación, de educación, en que se desarrollaba la vida de gran parte del pueblo chileno. Dichas condiciones, efectos
colaterales del desarrollo industrial, comienzan a ser concebidas en la época como responsables de los males sociales;
enfermedades venéreas, alcoholismo, prostitución, tuberculosis, etc., que no sólo diezmaban a la población, sino que
además –vía teorías de la herencia­, se veían como causantes de la degeneración de la raza. 80
55 Estos  discursos,  que  entremezclaban  ciencia  y  política,  tomaron  por  aquella  época  la  forma  de  la  eugenesia  y  del
movimiento higienista, los cuales tuvieron gran injerencia en la atmósfera cultural de la primera mitad del siglo XX. En
nuestro  país,  estos  discursos  fueron  apropiados  primero  de  manera  desordenada  a  partir  de  comienzos  del  siglo,  se
afianzaron  un  poco  más  desde  la  caída  del  parlamentarismo  oligárquico  en  1925,  y  comenzaron  a  sistematizarse  en
distintos ámbitos y organismos del Estado, desde la primera administración de Ibáñez, hasta los gobiernos del Frente
Popular, especialmente el de Aguirre Cerda. Durante esos años, y sobre el telón de fondo del malestar producido por la
“cuestión social”, se construyó un nuevo proyecto de sociedad, que hemos denominado “utopía nacionalista”, operante
en diversos niveles y subcampos culturales, y en el cual convergieron y se entretejieron distintos discursos, uno de los
cuales, como hemos querido demostrar, fue el psicoanálisis.
56 Hemos  abordado  aquí  uno  de  los  subcampos  de  la  cultura  chilena  en  los  que  la  apropiación  del  psicoanálisis  fue
urdida: la educación sexual, vinculada estrechamente al tema de la infancia, el cual tenía especial relevancia producto
del énfasis puesto en la profilaxis o prevención. De manera general, es importante destacar que en el campo cultural de
la época examinada, el psicoanálisis es utilizado de manera ecléctica, poco ortodoxa y no institucionalizada, es decir,
como un discurso entre otros disponibles, que puede ser leído, moldeado e interpretado en función no de propósitos
corporativos  o  doctrinarios,  sino  de  metas  de  intervención  y  de  transformación  social.  En  otras  palabras,  quienes  lo
utilizan  en  esa  época,  como  Gajardo  y  Beca,  no  lo  hacen  para  mostrar  la  superioridad  del  psicoanálisis  sobre  otros
discursos y prácticas clínicas y lograr así su inserción y eventualmente su hegemonía, sino para extraer de él lo que sea
útil para alcanzar objetivos vinculados al proyecto nacional. 81
57 Si hemos subrayado el tema de la infancia y la profilaxis varias veces, es precisamente porque parece ser una de las
principales  vías  a  través  de  las  cuales  los  tres  discursos  en  cuestión;  psicoanálisis,  eugenesia  e  higienismo,  logran
anudarse en pos de un mismo objetivo. El psicoanálisis, para bien o para mal, ya se había levantado como uno de los
principales  discursos  de  la  época  acerca  de  la  infancia.  Había  develado  la  sexualidad  de  los  niños,  así  como  las
consecuencias psíquicas que tienen sobre la vida adulta los acontecimientos de ese período de la vida. También había
sistematizado  el  concepto  de  inconciente  y  de  huella  mnémica,  es  decir,  la  idea  de  que  los  sucesos  infantiles,
especialmente  sexuales,  aunque  no  sean  recordados  concientemente  después  de  la  pubertad,  dejan  huellas  en  la
memoria.  En  una  memoria  inconciente,  fundamentalmente  productiva,  donde  las  huellas,  sin  mediar  la  conciencia,
siguen produciendo efectos, sea en la formación del carácter, sea en síntomas y formaciones psicopatológicas.
58 Por  otra  parte,  como  la  historia  crítica  del  psicoanálisis  ha  demostrado,  la  obra  de  Freud  es  muchísimo  más
divergente de lo que su historiografía oficial ha pretendido. 82 Como otros discursos contemporáneos, estaba inmerso en
la cosmovisión de su época; aquella que valoraba y se nutría de los descubrimientos de Darwin, a los cuales situaba en
la cima de la construcción de la mentalidad científica moderna, en la que Freud soñaba con ocupar un sitio. 83 Como
muchos han demostrado, en toda la obra de Freud puede verse convivir la cuestión de la herencia y de la influencia del
ambiente, así como la idea de la recapitulación de la filogenia en la ontogenia. 84
59 Sin duda que la concepción que Freud maneja de la herencia no es igual a la de los eugenistas, ni las consecuencias
que extrae de ella. Freud no sólo introdujo lo inconciente en el medio del asunto de la herencia, sino que además –y de
allí la creación del método psicoanalítico­ creía en la modificación de las huellas mnémicas y de los efectos de aquello
que podía considerarse heredado. Pero aún así, tener en cuenta estos elementos, presentes en la obra de Freud, permite
comprender  con  mayor  facilidad  que  en  las  propuestas  y  prácticas  de  determinados  agentes  en  nuestro  país,  el
psicoanálisis pueda haber contribuido con los principios higienistas y eugénicos.
60 También cabe destacar que Freud jamás defendió ningún tipo de intervención social que pudiera apuntar al control y
administración de las características genéticas de la población al modo de la eugenesia negativa o positiva. Tampoco,
hasta  donde  sabemos,  lo  hicieron  otros  psicoanalistas.  No  obstante,  una  vez  más,  advertimos  que  los  usos  que  de
algunas de sus tesis se hicieron en la época en tierras chilenas (y americanas en general), también confluían con esos
intereses.  Es  crucial  enfatizar  además,  que  los  anudamientos  que  estableció  el  psicoanálisis  con  la  eugenesia  fueron
muchísimo  más  laxos  que  aquellos  que  estableció  con  el  higienismo.  En  general,  da  la  impresión  que  el  nexo
psicoanálisis­eugenesia,  es  más  bien  el  de  compartir  agentes,  campos  y  áreas  discursivas,  que  el  de  conformar  en
conjunto alguna práctica. Cuando más se entremezclan es, precisamente, cuando la higiene social viene a colaborar con
la eugenesia positiva, en su versión más ambientalista, confundiéndose con ella.

Bibliografía
Material primario:
Código Sanitario aprobado por el “Decreto con Fuerza de Ley Nº 226”, del Ministerio de Bienestar Social, Diario Oficial (1931).
Decreto con Fuerza de Ley No. 5.291, Título V, Art. 105, 1930.
El Mercurio, 24 de junio 1937, 13.
Ministerio  de  Hijiene,  Asistencia,  Previsión  Social  i  Trabajo.  Recopilación  oficial  de  leyes  y  decretos  relacionados.  Santiago:
Imprenta Santiago, 1925.
Material secundario:
Andersson, Ola. Studies in the Prehistory of Psychoanalysis. Stockholm: Norstedt, 1962.
Agüero,  Guillermo,  Manuel  Francisco  Beca  y  Arturo  Vivado,  “Informe  sobre  un  psicópata  homicida”.  Revista  de  Psiquiatría  y
Disciplinas Conexas VII: No. 3­4 (Julio­Diciembre, 1942): 115­140.
Andersson, Ola. Studies in the Prehistory of Psychoanalysis. Stockholm: Norstedt, 1962.
Bahamonde, Alberto. “Centros de educación familiar”. Revista  Chilena  de  Higiene  y  Medicina  Preventiva 1: No. 2­3 (1937): 142­
149.
Barahona,  Roberto.  “Los  católicos  ante  el  problema  científico  de  la  eugenesia”.  Jornada  Católica  de  estudios  médicos.  Santiago:
Imprenta W. Gnadt, 1938: 185­200.
Barr­Melej, Patrick. Reforming Chile. Cultural Politics, Nationalism and the Rise of the Middle Class. Chapel Hill: The University of
North Carolina Press, 2001.
Bashford, Alison y Philippa Levine, eds. The Oxford Handbook of the History of Eugenics. Oxford: Oxford University Press, 2010.
Bayly, C. A., Sven Beckert, Matthew Connelly, Isabel Hofmeyr, Wendy Kozol y Patricia Seed. “AHR Conversation: On Transnational
History”. American Historical Review 111: No. 5 (December 2006): 1441­1464.
Beca, Manuel Francisco. “El alcoholismo y la lucha antialcohólica en Chile”. Boletín de la Academia de Medicina “San Lucas” (Marzo
y Abril de 1945): s/n.
Beca, Manuel Francisco. “Orientaciones para una psicopedagogía”. Estudios X: No. 114 (Julio de 1942): 54­61.
Beca,  Manuel  Francisco.  “Informe  médico­legal  con  empleo  del  psico­diagnóstico  de  Rorschach”.  Revista  de  Ciencias  Penales  5
(Julio­Septiembre, 1941): 176­180.
Beca, Manuel Francisco. “Sobre psicoanálisis”. Estudios VII: No. 83 (Octubre y Noviembre de 1939): 409­432.
Bourdieu, Pierre. Intelectuales, política y poder. Buenos Aires: Eudeba, 2012.
Cabrera,  Josefina.  “La  salvación  de  la  patria  y  la  raza:  discursos  y  políticas  médico­educacionales  en  torno  a  la  figura  de  Pedro
Aguirre Cerda”. Cuadernos chilenos de historia de la educación 2 (Enero 2014): 69­86.
Cabrera,  Josefina.  “¿Obligar  a  vivir  o  resignarse  a  morir?  Viruela  y  vacuna:  el  debate  sobre  una  enfermedad  y  su  prevención  a
comienzos del siglo XX en Chile”. En Por la salud del cuerpo. Historia y políticas sanitarias en Chile, compilado por María Soledad
Zárate. Santiago: Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2008, 35­80.
Campillo, José Horacio. “La doctrina de la Iglesia sobre el aborto, la esterilización y uso de medios anticoncepcionales”. Boletín de la
Acción Católica (1936): 49­51.
Carnevali, Raúl. “La ciencia penal italiana y su influencia en Chile”. Política Criminal 6 (2008): 1­19.
Damousi,  Joy  y  Mariano  Ben  Plotkin,  The  Transnational  Unconscious.  Essays  in  the  History  of  Psychoanalysis  and
Transnationalism. New York: Palgrave Macmillan, 2009.
Ellenberger, Henri F. Histoire de la découverte de l’inconscient. Paris: Fayard, 1994.
Foucault, Michel. Historia de la sexualidad. 1­ La voluntad del saber. Buenos Aires: Siglo XXI, 2003.
Freud,  Sigmund.  “Moisés  y  la  religión  monoteísta  (1939  [1934­38])”.  Obras  completas,  vol.  XXIII.  Buenos  Aires:  Amorrortu
Editores, 1998.
Freud, Sigmund. “El malestar en la cultura (1930 [1929])”. Obras completas, vol. XXI. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1998.
Freud, Sigmund. “Nuevos caminos de la terapia psicoanalítica (1919[1918])”. Obras completas vol. XVII. Buenos Aires: Amorrortu
Editores, 1998.
Freud, Sigmund. “Algunos tipos de carácter dilucidados por la experiencia psicoanalítica (1916)”. Obras completas vol. XIV. Buenos
Aires: Amorrortu Editores, 1998.
Freud, Sigmund. “Tres ensayos de teoría sexual (1907)”. Obras completas vol. VII. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1998.
Freud, Sigmund. “El chiste y su relación con lo inconsciente (1905)”. Obras completas vol. VIII. Buenos Aires: Amorrortu Editores,
1998.
Freud,  Sigmund.  “El  esclarecimiento  sexual  del  niño  (Carta  abierta  al  doctor  M.  Fürst)  (1907)”.  Obras completas vol. IX.  Buenos
Aires: Amorrortu Editores, 1998.
Freud, Sigmund. “Psicopatología de la vida cotidiana (1901). Obras completas vol. VI. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1998.
Freud, Sigmund. “La interpretación de los sueños (1900 [1899])”. Obras completas vol. IV y V. Buenos Aires: Amorrortu Editores,
1998.
Frigerio  Castaldi,  César.  “Estudio  sobre  la  fuerza  psíquica  como  causal  de  irresponsabilidad  en  materia  civil  y  penal”.  Tesis  de
Licenciatura en Derecho, Universidad de Chile, 1950.
Fuster Sánchez, Nicolás. El cuerpo como máquina. La medicalización de la fuerza de trabajo en Chile. Santiago: Ceibo Ediciones,
2013.
Gajardo, Samuel. Educación sexual del niño y del adolescente. Santiago: Editorial Chile, 1940.
Gajardo, Samuel. “Curso de educación sexual del niño para padres y madres de familia”. Publicaciones de la Asociación Chilena de
Asistencia Social, Folleto No. 61. Santiago: Imprenta Universitaria, 1936.
Gajardo, Samuel. “Pedagogía sexual”. Boletín de la Dirección General de Protección de Menores. Revista de Psicología, Pedagogía,
Derecho y Psiquiatría III: No. 7 (Septiembre de 1935): 699­702.
Gajardo,  Samuel.  Los  derechos  del  niño  y  la  tiranía  del  ambiente  (Divulgación  de  la  ley  4447).  Psicología,  educación,  derecho
penal. Santiago: Editorial Nascimento, 1929.
Galton, Francis “Eugenics; its definition, scope and aim”. The American Journal of Sociology 10: No. 1 (July 1904): 45­79. 
DOI : 10.1086/211280
Gellner, Ernest. Naciones y nacionalismos. Madrid: Alianza Editorial, 1988.
Grez  Toso,  Sergio.  La  “cuestión  social”  en  Chile.  Ideas  y  debates  precursores  (1804­1902).  Santiago:  DIBAM/  Centro  de
Investigaciones Diego Barros Arana, 1995.
Hamilton, Carlos. “El problema de la esterilización eugénica”. Jornada Católica de estudios médicos. Santiago: Imprenta W. Gnadt,
1938: 253­287.
Hannerz,  Ulf.  “Flows,  Boundaries  and  Hybrids:  Keywords  in  Transnational  Anthropology”.  Department  of  Social  Anthropology,
Stockholm University. Disponible en: www.transcomm.ox.ac.uk/working%20papers/hannerz.pdf
Hobsbawm,  Eric  J.  Nations  and  Nationalism  since  1780.  Programme,  Myth,  Reality.  Cambridge:  Cambridge  University  Press,
1992. 
DOI : 10.1017/CCOL0521439612
Illanes,  María  Angélica.  “En  el  nombre  del  pueblo,  del  Estado  y  de  la  ciencia,  (…)”  Historia  social  de  la  salud  pública.  Chile,
1880/1973 (Hacia una historia social del siglo XX). Santiago: Ministerio de Salud, 2010.
Labarca, Catalina. “«Todo lo que usted debe saber sobre las enfermedades venéreas». Las primeras campañas de educación sexual
estatales  entre  1927  y  1938”.  En  Por  la  salud  del  cuerpo.  Historia  y  políticas  sanitarias  en  Chile,  compilado  por  María  Soledad
Zárate. Santiago: Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2008, 81­129.
Labra, María Eliana. “Política, Saúde e Interesses Médicos no Chile (1900­1990)”. Tesis de Doctorado en Ciencia Política, IUPERJ­
Instituto Universitário de Pesquisa do Rio de Janeiro, 1997.
Labra, María Eliana. “Medicina social en Chile: propuestas y debates (1920­1950), Cuadernos médicos­sociales 4 (2004): 207­219.
León,  Marco  Antonio.  “Los  dilemas  de  una  sociedad  cambiante:  criminología,  criminalidad  y  justicia  en  el  Chile  contemporáneo
(1911­1965)”. Revista chilena de historia del Derecho 19 (2003): 223­277.
Levin, Kenneth. Freud y su primera psicología de las neurosis. Una perspectiva histórica. México: Fondo de Cultura Económica,
1985.
Levitas, Ruth. The Concept of Utopia. London: Philip Allan, 1999.
Leys Stepan, Nancy. “The Hour of Eugenics”. Race, Gender and Nation in Latin America. Ithaca: Cornell University Press, 1996.
Leyton,  César.  “Historia  de  la  ortopedia  urbana  1870­1930”.  Cyber  Humanitatis  35  (Invierno  2005).  Disponible  en:
http://www.cyberhumanitatis.uchile.cl/CDA/texto_sub_simple2/0,1257,PRID%253D16159%2526SCID%253D16176%2526ISID%253D576,00.html
Lois Perales, Voltaire. “Psicoanálisis en Derecho Penal”. Tesis de Licenciatura en Derecho, Universidad de Chile, 1948.
Maffi, Carlos. Le Souvenir­écran de la psychanalyse. Freud, Klein, Lacan. Ruptures et filiations. París: Éditions du Félin, 2012.
Mannheim, Karl. Ideology and Utopia. An Introduction to the Sociology of Knowledge. London: Routledge, 1960.
Marín, Juan. Ensayos Freudianos. De la medicina, de la historia y del arte. Santiago: Editorial Zig­Zag, 1938.
Matus, Jean Pierre. “La doctrina penal de la (fallida) recodificación chilena del Siglo XX y principios del XXI”. Política criminal 5:
No. 9 (Julio 2010): 143­206. 
DOI : 10.4067/S0718­33992010000100004
Matus, Jean Pierre. “El positivismo en el Derecho Penal chileno. Análisis sincrónico y diacrónico de una doctrina de principios del
siglo XX que se mantiene vigente”. Revista de derecho XX: No. 1 (Julio 2007): 175­203. 
DOI : 10.4067/S0718­09502007000100008
Miranda, Marisa y Gustavo Vallejo, “Los saberes del poder: eugenesia y biotipología en la Argentina del siglo XX”. Revista de Indias
LXIV: No. 231 (2004): 425­444.
Molina Bustos, Carlos. Institucionalidad sanitaria chilena. 1889­1989. Santiago: LOM Ediciones, 2010.
Orrego Luco, Augusto. La cuestión social. Santiago: Imprenta Barcelona, 1884.
Palma,  Héctor  A.  “Consideraciones  historiográficas,  epistemológicas  y  prácticas  acerca  de  la  eugenesia”.  En  Darwinismo  social  y
eugenesia en el mundo latino, editado por Marisa Miranda y Gustavo Vallejo. Buenos Aires: Siglo XXI, 2005, 115­143.
Reseña de “Educación sexual, Samuel Gajardo”. Estudios III: No. 25 (Diciembre de 1934): 39­40.
Richardson,  Theresa  R.  The  Century  of  the  Child:  the  Mental  Hygiene  Movement  and  Social  Policy  in  the  United  States  and
Canada. Albany: State University of New York Press, 1989.
Rinke, Stefan. Cultura de masas: reforma y nacionalismo en Chile. 1910­1931. Santiago: Ed. DIBAM, 2002.
Ritvo, Lucille B. Darwin’s Influence on Freud. A Tale of Two Sciences. New Haven: Yale University Press, 1990.
Rojas  Corvera,  Mario.  “Responsabilidad  penal  del  delirante  alcohólico”.  Tesis  de  Licenciatura  en  Derecho,  Universidad  de  Chile,
1950.
Rojas Flores, Jorge. Historia de la infancia en el Chile republicano, 1810­2010. Santiago: JUNJI, 2010.
Ruperthuz, Mariano. “Freud y los chilenos: Historia de la recepción del psicoanálisis en Chile (1910­1949)”. Tesis de Doctorado en
Psicología, Universidad de Chile, 2013.
Salfatte Araya, Juan. “Psicoanálisis y criminalidad”. Tesis de Licenciatura en Derecho, Universidad de Chile, 1950.
Salinas, René. “Salud, ideología y desarrollo social en Chile. 1830­1950”. Cuadernos de historia 3 (Julio 1983): 99­126.
Sánchez Delgado, Marcelo. “«El hombre vigoroso es el hombre supremo»: tópicos darwinistas, racistas y eugenésicos en un caso de la
literatura  popular  chilena”.  En  Derivas  de  Darwin.  Cultura  y  Política  en  clave  biológica,  editado  por  Marisa  Miranda  y  Gustavo
Vallejo. Buenos Aires: Siglo XXI, 2010, 269­297.
Serrano,  Sol,  Macarena  Ponce  de  León  y  Francisca  Rengifo,  eds.,  Historia  de  la  educación  en  Chile  (1810­2010),  Tomo  II,  La
educación nacional (1880­1930). Santiago: Taurus, 2012.
Sinclair,  Alison.  Trafficking  Knowledge  in  Early  Twentieth­Century  Spain.  Centres  of  Exchange  and  Cultural  Imaginaries.
Woodbridge, UK: Tamesis, 2009.
Subercaseaux, Bernardo. Historia de las ideas y de la cultura en Chile, Tomo IV, Nacionalismo y cultura en Chile. Santiago: Ed.
Universitaria, 2007.
Sulloway, Frank J. Freud, Biologist of the Mind. Beyond the Psychoanalytic Legend. Cambridge, Mass.: Harvard University Press,
1992.
Vertovec, Steven. Transnationalism. New York: Routledge, 2009.
Vetö, Silvana. Psicoanálisis en estado de sitio. La desaparición de Gabriel Castillo y las políticas del psicoanálisis en Chile durante
la dictadura militar. Santiago: Editorial El Buen Aire/FACSO, 2013.

Notas
1 Marín, Juan, Ensayos Freudianos. De la medicina, de la historia y del arte, Santiago, Editorial Zig­Zag, 1938, 48­49.
2 Para abordar los problemas involucrados en esta tesis, véase: Sinclair, Alison, Trafficking Knowledge in Early Twentieth­Century
Spain.  Centres  of  Exchange  and  Cultural  Imaginaries,  Woodbridge,  Tamesis,  2009;  Bourdieu,  Pierre,  Intelectuales,  política  y
poder, Buenos Aires, Eudeba, 2012; Damousi, Joy y Plotkin, Mariano Ben, The Transnational Unconscious. Essays in the History of
Psychoanalysis  and  Transnationalism,  New  York,  Palgrave  Macmillan,  2009;  y  algunas  referencias  mencionadas  en  este  último
libro, como son: Bayly, C. A.; Beckert, Sven; Connelly, Matthew; Hofmeyr, Isabel; Kozol, Wendy y Seed, Patricia, “AHR Conversation:
On Transnational History”, American Historical Review, 2006, 111­5, p. 1441­1464; Hannerz, Ulf, “Flows, Boundaries and Hybrids:
Keywords  in  Transnational  Anthropology”  [en  línea],  Stockholm,  Department  of  Social  Anthropology,  Stockholm  University,
consultado  el  28  de  mayo  de  2013.  URL:  www.transcomm.ox.ac.uk/working%20papers/hannerz.pdf;  y  Vertovec,  Steven,
Transnationalism, New York: Routledge, 2009.
3 Sinclair, Alison, Trafficking Knowledge, op. cit., p. 2 [mi traducción].
4 Bourdieu, Pierre, Intelectuales, política y poder, op. cit., p. 169.
5 Hace algunos años, Mariano Ruperthuz y yo misma hemos comenzado a desarrollar investigación en este sentido, principalmente
en las respectivas tesis de Doctorado, de las cuales, la de Ruperthuz ya fue defendida y aprobada. Véase: Ruperthuz, Mariano, “Freud
y  los  chilenos:  Historia  de  la  recepción  del  psicoanálisis  en  Chile  (1910­1949)”,  Tesis  de  Doctorado  en  Psicología,  Universidad  de
Chile, 2013.
6  Sobre  nacionalismo,  véase:  Gellner,  Ernest,  Naciones  y  nacionalismos,  Madrid,  Alianza  Editorial,  1988;  Hobsbawm,  Eric  J.,
Nations  and  Nationalism  since  1780.  Programme,  Myth,  Reality,  Cambridge,  Cambridge  University  Press,  1992.  Para  el  caso
chileno en particular: Barr­Melej, Patrick, Reforming Chile. Cultural Politics, Nationalism and the Rise of the Middle Class, Chapel
Hill, The University of North Carolina Press, 2001; Subercaseaux, Bernardo, Historia de las ideas y de la cultura en Chile, Tomo IV,
Nacionalismo y cultura en Chile, Santiago, Ed. Universitaria, 2007; Rinke, Stefan, Cultura de masas: reforma y nacionalismo en
Chile. 1910­1931, Santiago, Ed. DIBAM, 2002.
7 Levitas, Ruth, The Concept of Utopia, London, Philip Allan, 1999.
8 Mannheim, Karl, Ideology and Utopia. An Introduction to the Sociology of Knowledge, London, Routledge, 1960.
9 Acerca de la “cuestión social”, véase: Grez Toso, Sergio, La  “cuestión  social”  en  Chile.  Ideas  y  debates  precursores  (1804­1902),
Santiago, DIBAM/ Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 1995.
10  Barr­Melej  distingue  dos  tipos  de  nacionalismo  que  conviven,  luchan  y  se  yuxtaponen  en  estas  décadas.  El  “nacionalismo
progresista” y el “nacionalismo conservador”. El primero, crítico de la oligarquía, hundía sus raíces en los movimientos reformistas
de la emergente clase media de la época, vinculada al Partido Radical, que buscaba una vía media entre reformismo y revolución. El
segundo,  relacionado  a  la  Unión  Nacionalista  y  posteriormente  al  Partido  Nacional,  fue  construido  por  políticos  e  intelectuales
asociados  a  la  oligarquía,  que  criticaban  el  liberalismo  y  que  mostraban  una  interesante  tendencia  a  la  nostalgia  del  sistema
portaliano.
11 Véase: Orrego Luco, Augusto, La cuestión social, Santiago, Imprenta Barcelona, 1884.
12 Damousi, Joy y Plotkin, Mariano Ben, The Transnational Unconscious, op. cit., p. 4.
13 Cabrera, Josefina, “¿Obligar a vivir o resignarse a morir? Viruela y vacuna: el debate sobre una enfermedad y su prevención a
comienzos  del  siglo  XX  en  Chile,”  en  Zárate,  María  Soledad  (comp.),  Por  la  salud  del  cuerpo.  Historia  y  políticas  sanitarias  en
Chile, Santiago, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2008, p. 40.
14 Para mayores detalles, de esa epidemia, véase: Illanes, María Angélica,“En el nombre del pueblo, del Estado y de la ciencia, (…)
Historia social de la salud pública. Chile, 1880/1973 (Hacia una historia social del siglo XX), Santiago, Ministerio de Salud, 2010.
15 Para una descripción de la institucionalidad sanitaria chilena, véase: Molina Bustos, Carlos, Institucionalidad sanitaria chilena.
1889­1989, Santiago, LOM Ediciones, 2010.
16 Para un análisis de la injerencia del higienismo en la educación nacional, véase: Cabrera, Josefina, “La salvación de la patria y la
raza: discursos y políticas médico­educacionales en torno a la figura de Pedro Aguirre Cerda”, Cuadernos chilenos de historia de la
educación, 2014, 2, p. 69­86; y Serrano, Sol; Ponce de León, Macarena y Rengifo, Francisca (eds.), Historia de la educación en Chile
(1810­2010), Tomo II, La educación nacional (1880­1930), Santiago, Taurus, 2012.
17  Acerca  de  las  relaciones  entre  higienismo  y  medicina  en  Chile,  véase:  Illanes,  María  Angélica,  “En  el  nombre  del  pueblo,  del
Estado y de la ciencia, (…)”, op. cit.; Salinas, René, “Salud, ideología y desarrollo social en Chile. 1830­1950”, Cuadernos de historia,
1983, 3, p. 99­126; Labra, María Eliana, “Política, Saúde e Interesses Médicos no Chile (1900­1990)”, Tesis de Doctorado en Ciencia
Política,  IUPERJ­Instituto  Universitário  de  Pesquisa  do  Rio  de  Janeiro,  1997;  Labra,  María  Eliana,  “Medicina  social  en  Chile:
propuestas y debates (1920­1950), Cuadernos médicos­sociales, 2004, 4, p. 207­219; Leyton, César, “Historia de la ortopedia urbana
1870­1930”,  Cyber  Humanitatis,  2005,  35.  Consultado  el  11  de  abril  de  2014.  URL:
http://www.cyberhumanitatis.uchile.cl/CDA/texto_sub_simple2/0,1257,PRID%253D16159%2526SCID%253D16176%2526ISID%253D576,00.html.
Aunque no trabaja directamente las relaciones mencionadas, también pueden encontrarse reflexiones atingentes en el reciente libro
de Fuster, Nicolás El cuerpo como máquina. La medicalización de la fuerza de trabajo en Chile, Santiago, Ceibo Ediciones, 2013.
18  Sobre  las  relaciones  entre  higienismo  y  derecho,  las  cuales  puede  decirse  que  se  traducen,  básicamente,  en  la  implantación  del
discurso  criminológico  en  Chile  desde  mediados  de  la  década  del  treinta,  véase:  Carnevali,  Raúl,  “La  ciencia  penal  italiana  y  su
influencia en Chile”, Política Criminal, 2008, 6, p. 1­19; Matus, Jean Pierre, “La doctrina penal de la (fallida) recodificación chilena
del Siglo XX y principios del XXI”, Política criminal, 2010, 5­9, p. 143­206; Matus, Jean Pierre, “El positivismo en el Derecho Penal
chileno. Análisis sincrónico y diacrónico de una doctrina de principios del siglo XX que se mantiene vigente”, Revista de derecho,
2007, XX­1, p. 175­203; León, Marco Antonio, “Los dilemas de una sociedad cambiante: criminología, criminalidad y justicia en el
Chile contemporáneo (1911­1965)”, Revista chilena de historia del Derecho, 2003, 19, p. 223­277.
19 Sobre la historia de la infancia en Chile, véase: Rojas Flores, Jorge, Historia de la infancia en el Chile republicano, 1810­2010,
Santiago, JUNJI, 2010.
20 Richardson, Theresa R., The  Century  of  the  Child:  the  Mental  Hygiene  Movement  and  Social  Policy  in  the  United  States  and
Canada, Albany, State University of New York Press, 1989, p. 2.
21 Richardson, Theresa R. The Century of the Child, op. cit., p. 2.
22 Galton, Francis, “Eugenics; its definition, scope and aim”, The American Journal of Sociology, 1904, 10­1, p. 45.
23  Labarca,  Catalina,  “«Todo  lo  que  usted  debe  saber  sobre  las  enfermedades  venéreas».  Las  primeras  campañas  de  educación
sexual estatales entre 1927 y 1938”, en Zárate, María Soledad, Por la salud del cuerpo, op. cit., p. 87.
24 Ibid., 87.
25 Véase: Sánchez Delgado, Marcelo, “«El hombre vigoroso es el hombre supremo»: tópicos darwinistas, racistas y eugenésicos en un
caso de la literatura popular chilena”, en Miranda, Marisa y Vallejo, Gustavo (eds.), Derivas de Darwin. Cultura y Política en clave
biológica, Buenos Aires, Siglo XXI, 2010, p. 269­297.
26 Cabrera, Josefina, “La salvación de la patria y la raza”, op. cit., p. 77.
27  Al  respecto,  véase:  Stepan,  Nancy  Leys,  “The  Hour  of  Eugenics”.  Race,  Gender  and  Nation  in  Latin  America,  Ithaca,  Cornell
University Press, 1996, texto pionero que sin embargo no incluye el caso chileno. Véase también: Bashford, Alison y Levine, Philippa
(eds.), The  Oxford  Handbook  of  the  History  of  Eugenics,  Oxford,  Oxford  University  Press,  2010.  Más  precisamente  para  el  caso
latinoamericano y chileno, véanse todos los trabajos reunidos en diversos volúmenes por Marisa Miranda y Gustavo Vallejo, citados
en este trabajo.
28  Palma,  Héctor  A.,  “Consideraciones  historiográficas,  epistemológicas  y  prácticas  acerca  de  la  eugenesia”,  en  Miranda,  Marisa  y
Vallejo, Gustavo (eds.), Darwinismo social y eugenesia en el mundo latino, Buenos Aires, Siglo XXI, 2005, p. 116.
29 Si bien la “eugenesia negativa” se propuso en determinadas instancias en nuestro país, hasta donde sabemos, ninguna medida de
ese tipo fue aplicada.
30 Ibid., p. 117.
31  Si  los  anudamientos  entre  higienismo  y  psicoanálisis  pueden  intuirse  de  algún  modo,  resulta  mucho  más  complejo  advertir  el
modo  en  que  el  psicoanálisis  puede  haberse  anudado  al  discurso  eugenésico.  Parecen  haber  criterios  o  supuestos  de  base  que  los
harían  en  cierta  medida  incompatibles.  Sin  embargo,  hay  ámbitos  de  intervención,  iniciativas  específicas,  publicaciones  y
personajes particulares, que permiten dilucidar ciertos núcleos de convergencia. Igualmente, como sostendremos en las conclusiones,
los anudamientos del psicoanálisis con la eugenesia son mucho más laxos que con el higienismo, reduciéndose la mayor parte de las
veces a compartir agentes, espacios discursivos y sociales.
32  Véase:  Lois  Perales,  Voltaire,  “Psicoanálisis  en  Derecho  Penal”,  Tesis  de  Licenciatura  en  Derecho,  Universidad  de  Chile,  1948;
Frigerio  Castaldi,  César,  “Estudio  sobre  la  fuerza  psíquica  como  causal  de  irresponsabilidad  en  materia  civil  y  penal”,  Tesis  de
Licenciatura en Derecho, Universidad de Chile, 1950; Rojas Corvera, Mario, “Responsabilidad penal del delirante alcohólico”, Tesis
de Licenciatura en Derecho, Universidad de Chile, 1950; Salfatte Araya, Juan, “Psicoanálisis y criminalidad”, Tesis de Licenciatura
en Derecho, Universidad de Chile, 1950.
33  Bahamonde  era  especialista  en  traumatología  y  educación  sexual.  En  1933,  creó  el  Servicio  Médico­Pedagógico  del  Instituto
Nacional  Barros  Arana  (INBA),  dirigiéndolo  hasta  1952,  donde  dictó  innumerables  cursos  de  educación  sexual  para  estudiantes  y
profesores.  En  1934,  publicó  artículos  de  divulgación  sobre  educación  sexual  en  El  Mercurio,  lo  cual  da  cuenta  de  que  el  debate  se
instalaba en la escena pública. Tres años más tarde, publicó dos artículos sobre el tema en la Revista Chilena de Higiene y Medicina
Preventiva. Después de los cursos de Bahamonde y Gajardo, Coutts creó la Oficina de Educación Familiar, en cuya jefatura quedaría
el  médico.  Más  tarde,  la  Oficina  de  Educación  Familiar  sería  reemplazada  por  el  Departamento  de  Protección  de  la  Infancia  y  la
Adolescencia (PROTINFA), en cuya Oficina de Rehabilitación de la Prostituta, Bahamonde desempeñaría la jefatura durante 21 años.
En 1993, después de su muerte, apareció su libro Educación sexual eugenésica.
34 Labarca, Catalina, “«Todo lo que usted debe saber sobre las enfermedades venéreas»...”, op. cit., p. 101.
35 Ministerio de Hijiene, Asistencia, Previsión Social i Trabajo, Recopilación oficial de leyes i decretos relacionados con el Ministerio
de Hijiene, Asistencia i Previsión Social i Trabajo, p. 16.
36 Ibid., p. 16.
37 Ibid., p. 16.
38 Ibid., p. 39­40.
39 Labarca, Catalina, “«Todo lo que usted debe saber sobre las enfermedades venéreas»…”, op. cit., p. 93.
40 Código Sanitario aprobado por el “Decreto con Fuerza de Ley Nº 226”, del Ministerio de Bienestar Social, Diario Oficial (1931).
41 Bahamonde, Alberto, “Centros de educación familiar”, Revista chilena de higiene y medicina preventiva, 1937, 1­ 2 y 3, p.142.
42 Ibid., p. 146.
43 Ibid., p. 146.
44 Ibid., p. 146­147.
45 El Mercurio, 24 de junio 1937, p. 13.
46 Ibid., p. 13 [énfasis añadido].
47 El Mercurio, 24 de junio 1937, p. 13.
48 Ibid., p. 13.
49 Ibid., p. 13.
50 Gajardo, Samuel, Educación sexual del niño y del adolescente, Santiago, Editorial Chile, 1940.
51  Freud,  Sigmund,  “La  interpretación  de  los  sueños  (1900  [1899])”,  en  Obras  completas  vol.  IV  y  V,  Buenos  Aires,  Amorrortu
Editores, 1998; “Psicopatología de la vida cotidiana (1901), en Obras completas vol. VI, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1998; “El
chiste y su relación con lo inconsciente (1905)”, en Obras completas vol. VIII, Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1998; “Tres ensayos
de teoría sexual (1907)”, Obras completas vol. VII, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1998.
52 Gajardo, Samuel, Educación sexual del niño y del adolescente, op. cit., p. 193.
53 Ibid., p. 195.
54 Ibid., p. 195.
55  Gajardo,  Samuel,  “Pedagogía  sexual”,  Boletín  de  la  Dirección  General  de  Protección  de  Menores.  Revista  de  Psicología,
Pedagogía, Derecho y Psiquiatría, 1935, III­ 7, p. 699.
56 Gajardo, Samuel, Educación sexual del niño y del adolescente, op. cit., p. 198.
57 Ibid., p. 198.
58 Ibid., p. 198.
59 Ibid., p. 198.
60 Ibid., p. 199.
61 Ibid., p. 200.
62 Ibid., p. 200.
63 Los cuales habían sido condenados por el Papa Pío XI en 1931, y refrendado en 1934.
64 Campillo, José Horacio. “La doctrina de la Iglesia sobre el aborto, la esterilización y uso de medios anticoncepcionales”, Boletín de
la Acción Católica, 1936, p. 51.
65 Barahona, Roberto, “Los católicos ante el problema científico de la eugenesia”, Jornada Católica de estudios médicos, Santiago,
Imprenta W. Gnadt, 1938, p. 188.
66  Hamilton,  Carlos,  “El  problema  de  la  esterilización  eugénica”,  Jornada  Católica  de  estudios  médicos,  Santiago,  Imprenta  W.
Gnadt, 1938, p. 286.
67  Miranda,  Marisa  y  Vallejo,  Gustavo,  “Los  saberes  del  poder:  eugenesia  y  biotipología  en  la  Argentina  del  siglo  XX”,  Revista de
Indias, 2004, LXIV­ 231, p. 427.
68 Cabe destacar que la biotipología fue defendida en Roma por el franciscano Agostino Gemelli (1878­1959), Doctor en Medicina,
Filosofía y Psicología, fundador de la Universidad del Sagrado Corazón de Milán, director de la Academia Pontificia de las Ciencias
desde su fundación en 1936, e importante mediador entre el régimen Fascista italiano y la Santa Sede. Gemelli fue uno de los más
infatigables promotores del desarrollo de la psicología religiosa y de la psicología académica en Italia, en lucha contra el idealismo por
una  parte,  y  la  neurologización  de  la  psique  por  la  escuela  de  Lombroso,  por  la  otra.  En  esa  lucha,  Gemelli  escribió  mucho  sobre
psicoanálisis y la mayor parte de tiempo, aunque siempre en la ambigüedad por su contenido sexual, defendió sus aportes al estudio
científico de la psique.
69 Reseña de “Educación sexual, Samuel Gajardo”, Estudios, 1934, III­ 25, p. 39­40.
70  No  podemos  dejar  de  señalar  que  en  esos  años  gobernaba  en  Alemania  Hitler  y  su  Tercer  Reich,  cuya  cuna  había  sido  además
Munich, y que desde septiembre de 1935, momento en que habían sido aprobadas las leyes raciales y antisemitas conocidas como
Leyes de Nuremberg, uno de los pasos esenciales en la posterior aplicación de la llamada “Solución Final”. Para los años en que Beca
se  encontraba  estudiando  en  Alemania,  los  judíos  y  otros  grupos  estaban  siendo  perseguidos,  torturados  y  deportados  a  distintos
campos de concentración, prohibiéndoseles la práctica profesional, el matrimonio, los negocios y cualquier otro tipo de convivencia
generalizada  con  los  “arios”.  Incluso  para  esa  fecha,  el  famoso  Instituto  Psicoanalítico  de  Berlín  y  su  Policlínica  ya  habían  sido
intervenidas  y  la  mayor  parte  de  sus  fundadores  y  profesionales,  casi  todos  judíos  y  muchos  de  ellos  comunistas,  habían  huido  a
Inglaterra,  EE.UU.,  algunos  a  Palestina  y  a  otros  lugares  del  mundo.  Suponemos,  por  ende,  que  el  contacto  de  Beca  con  el
psicoanálisis tiene que haber sido anterior a su estancia en la Alemania, aunque por algunos pasajes de uno de sus trabajos, que aquí
no  hemos  abordado,  se  intuye  que  también  ciertos  prejuicios  antisemistas  se  introdujeron  en  sus  apreciaciones  de  Freud  y  el
psicoanálisis.
71  Escobar,  Enrique,  “Los  Beca  en  la  psiquiatría  chilena”,  Revista  Médica  de  Chile,  2000,  128­7,  p.  801­806.  Consultado  el  18  de
junio de 2013. URL: http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0034­98872000000700015&script=sci_arttext
72  Beca,  Manuel  Francisco,  “Informe  médico­legal  con  empleo  del  psico­diagnóstico  de  Rorschach”,  Revista  de  Ciencias  Penales,
1941, 5, p. 176­180.
73 Agüero, Guillermo, Beca, Manuel Francisco y Vivado, Arturo, “Informe sobre un psicópata homicida”, Revista de Psiquiatría y
Disciplinas Conexas, 1942, VII­ 3­4, p. 115­140.
74 Beca, Manuel Francisco, “Sobre psicoanálisis”, Estudios, 1939, VII­83, p. 7.
75  Beca,  Manuel  Francisco,  “El  alcoholismo  y  la  lucha  antialcohólica  en  Chile”,  Boletín  de  la  Academia  de  Medicina  “San  Lucas”,
1945, p. s/n.
76 Beca, Manuel Francisco, “Orientaciones para una psicopedagogía”, Estudios, 1942, X­114, p. 54­61.
77 Ibid., p. 56.
78 Ibid., p. 60.
79 Ibid., p. 61.
80 Para un interesante análisis de este punto, véase: Foucault, Michel, Historia de la sexualidad. 1­ La voluntad del saber, Buenos
Aires, Siglo XXI, 2003.
81 Esto se modificará más tarde, cuando hacia fines de la década del cuarenta el psicoanálisis comienza a institucionalizarse. Estas
adaptaciones y usos comenzarán a ser obliterados en provecho de un psicoanálisis clínico, médico y guiado por intereses gremiales, o
aquellos de un gremio en formación, más que por intereses sociales o políticos. Véase: Vetö, Silvana, Psicoanálisis en estado de sitio.
La  desaparición  de  Gabriel  Castillo  y  las  políticas  del  psicoanálisis  en  Chile  durante  la  dictadura  militar, Santiago, Editorial El
Buen Aire/ FACSO, 2013.
82  Véase:  Sulloway,  Frank  J.,  Freud,  Biologist  of  the  Mind.  Beyond  the  Psychoanalytic  Legend,  Cambridge,  Mass.,  Harvard
University  Press,  1992;  Andersson,  Ola,  Studies  in  the  Prehistory  of  Psychoanalysis,  Stockholm,  Norstedt,  1962;  Levin,  Kenneth,
Freud y su primera psicología de las neurosis. Una perspectiva histórica, México, Fondo de Cultura Económica, 1985; Ellenberger,
Henri F., Histoire de la découverte de l’inconscient, París, Fayard, 1994.
83 Sobre la influencia de Darwin en la obra de Freud, véase: Ritvo, Lucille B., Darwin’s Influence on Freud. A Tale of Two Sciences,
New Haven, Yale University Press, 1990.
84 Como demuestra Carlos Maffi, en Le souvenir­écran de la psychanalyse, Freud nunca abandonó su creencia en la famosa ley de
Haeckel,  según  la  cual  cada  embrión  reproduce  toda  la  historia  evolutiva  de  la  especie.  Incluso  en  sus  textos  más  tardíos  pueden
encontrarse referencias favorables respecto de dicha tesis, que ya a esas alturas había sido desacreditada en el ambiente científico,
para sostener la idea de que el trauma originario de la humanidad, es decir, el asesinato del padre primordial producto del cual se
habría engendrado la cultura, era repetido en la historia individual bajo la forma del Complejo de Edipo. Véase, por ejemplo, Freud,
Sigmund, “Tres ensayos de teoría sexual”, op. cit., p. 155; y Freud, Sigmund, “Moisés y la religión monoteísta (1939 [1934­38])”, en
Obras completas vol. XXIII, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1998, p. 128.

Para citar este artículo
Referencia electrónica
Silvana Vetö, « Psicoanálisis, higienismo y eugenesia: educación sexual en Chile, 1930­1940 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos
[En línea], Coloquios, Puesto en línea el 09 junio 2014, consultado el 17 enero 2017. URL : http://nuevomundo.revues.org/66920 ;
DOI : 10.4000/nuevomundo.66920

Autor
Silvana Vetö
Doctorante en Historia, Universidad de Chile 
Académica Adjunta, Universidad Andrés Bello

Artículos del mismo autor
La Locura. Historia, prácticas e instituciones. Siglos XIX­XX [Texto integral]
Publicado en Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Coloquios

La Locura. Historia, prácticas e instituciones. Siglos XIX­XX [Texto integral]
Dossier coordinado por Silvana Vetö y María José Correa
Publicado en Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Coloquios

Derechos de autor

 
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution ­ Pas
d'Utilisation Commerciale ­ Pas de Modification 4.0 International.