Anda di halaman 1dari 2

1.

Contesta a las siguientes preguntas:


● ¿Cuántos tipos de sociedades existen en España?
Existen 8 tipos de sociedades sin contar los subtipos. Sociedad colectiva,
sociedad de responsabilidad limitada, sociedad anónima, sociedad
comanditaria, sociedad laboral, sociedad cooperativa, agrupación de interés
económico y sociedad de inversión mobiliaria.

● ¿Cuáles son las características principales de las sociedades


anónimas?
○ Mínimo de 1 socio
○ La responsabilidad se limita al capital aportado
○ El capital mínimo es de 60.000€
○ Constitución formalizada mediante escritura pública y posterior
inscripción en el Registro Mercantil.
○ En la denominación deberá figurar necesariamente la expresión
"Sociedad Anónima" o su abreviatura "S.A.".
○ Tienen que llevar un Libro de inventarios y Cuentas anuales, un Diario
(registro diario de las operaciones) y un Libro de actas que recogerá
todos los acuerdos tomados por las Juntas Generales y Especiales y
los demás órganos colegiados de la sociedad.
○ También llevará un Libro-registro de acciones nominativas, en el que
se harán constar las sucesivas transferencias de las acciones, así
como la constitución de derechos reales y otros gravámenes sobre
aquellas. La sociedad solo reputará accionista a quien se halle inscrito
en dicho libro.

● ¿Qué representa cada acción?


Cada acción representa una parte del capital social.

2. Busca en Internet, los valores de las acciones de 3 empresas


pertenecientes a diferentes sectores productivos españoles. Establece la
siguiente comparación en una tabla:
a. Valor nominal de sus acciones.
b. Dividendos repartidos en los últimos tres años.
c. Precio actual de sus acciones.
d. Precio medio de sus acciones en el último mes.
e. Tendencia de sus valores.

3. ¿Para qué hacen las empresas las ampliaciones de capital?


Los motivos por los que una empresa suele ampliar su capital es porque lo
necesitan para por ejemplo, la realización de adquisiciones de otras
empresas, la realización de inversiones importantes, para financiar nuevos
proyectos, por la imposibilidad de financiarse en las entidades de crédito o
por motivos legales como pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a
una cantidad inferior a la mitad del capital social o por una reducción del
capital social por debajo del mínimo legal.