Anda di halaman 1dari 12

KEN BAIN

Lo que hacen los mejores


estudiantes de universidad

Traducción
Oscar Barberá

Universitat de Valéncia
2014
Esta publicación no puede ser reproducida, ni total ni parcialmente, ni registrada en,
o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún
medio, ya sea fotomecánico, fotoquímico, electrónico, por fotocopia o cualquier otro,
sin el permiso previo de la editorial.

Título original: What the Best College Students Do


© The President and Feliows of Harvard College, 2012
© Ken Bain, 2012
© Publicacions de la Universitat de Valncia
Primera edición, 2014
© De la traducción: Óscar Barberá, 2014

puv.uv.es
publicacions@uv.es

Maquetación: Textual IM
Diseño de la cubierta: Celso Hernández de la Figuera
Corrección: Communico, C. B.

ISBN: 978-84-370-9264-5
Depósito legal: V-31-2014
Impresión: Guada Impresores SL
A dos futuros estudiantes de universidad,
Adam Bain y Nathan Bain,
a todos los futuros nietos,
y a Andra Looper,
la niña que tan fascinada estaba con la astronomía
Sumario

PRÓLOGO...............................................................................11

1. Las raíces del éxito ....................................................................15

2. ¿Qué convierte a alguien en un experto? ................................... 47


3. Organizarse uno mismo .............................................................81

4. Aprender a aceptar el fracaso ....................................................117

5. Problemas enrevesados..............................................................151

6. Ánimo ........................................................................................181

7. Curiosidad y educación sin límite .............................................217

8. Tomar las decisiones difíciles....................................................239

9. Epílogo.......................................................................................275

Agradecimientos............................................................................277

índice.............................................................................................. 279

EN
Prólogo a la edición en castellano

No se aprende de la experiencia. Se aprende


reflexionando sobre la experiencia.
Frase multitud¡ nariamente atribuida a John Dewey

Hace aproximadamente diez años Ken Bain publicó un libro titulado


Lo que hacen los mejores profesores de universidad.' Aquel libro, basado
en un número importante de entrevistas a profesores y profesoras, y tam-
bién a estudiantes, trataba de indagar en las prácticas, en los comporta-
mientos y en las competencias profesionales de aquellos docentes que po-
dían ser calificados de excelentes. ¿Que cuáles fueron los criterios que
utilizó para definir la excelencia? Bain, en el capítulo introductorio de ese
libro, explica el camino que siguió para concretar aquellos factores ca-
paces de ir esbozando un modelo de excelencia docente que identificaba
la enseñanza como una actividad que crea situaciones de aula con la
potencialidad de generar tanto aprendizaje como entusiasmo por seguir
aprendiendo en el mayor número de estudiantes.
Muchas de las entrevistas fueron dirigidas a estudiantes para indagar
y delimitar puntos de vista diferentes sobre qué se considera un «buen
docente». Lo cierto es que la figura del estudiante, desde su aparición

1. What the Best Teachers College Do, Harvard University Press, 2004. La Univer -
sitat de Valncia publicó las traducciones al catalán y al castellano (El que fan els nzillors
professors d'unjversitat, Publicacions de la Universitat de Valncia, 2005 y Lo que hacen
los mejores profesores de universidad, Publicacions de la Universitat de Valncia, l." ed.
2005, 2 . ed. 2007), y la Universidade de Vigo publicó la traducción al gallego (O que fan
os inellores profesores universitarios, 2007).

íL
12

en aquel capítulo introductorio de su primer libro hasta el protagonismo ff


absoluto que cobra en el presente, surge como constructor o artífice de co
un tipo de aprendizaje que puede encuadrarse en alguna de las siguientes
categorías: aprendices superficiales (reproducen lo que han leído o escu- n
chado), aprendices estratégicos (cuyo objetivo se centra en las notas) y rk
aprendices profundos (se introducen en la complejidad de las materias fi
con la intención de entenderlas). Si gran parte de Lo que hacen los me- co
jores profesores de universidad está dedicado a qué pueden hacer —y E
pensar— los docentes para diseñar situaciones de aula que deriven a sus
estudiantes hacia un aprendizaje profundo, el libro que tiene en sus ma- fi
nos, Lo que hacen los mejores estudiantes de universidad, viene justa- e:
mente a profundizar en las prácticas, formas de ver el mundo —y, dentro
de él, la propia universidad—, hábitos mentales y maneras de aprender, h
individualmente y en colaboración, de personas, hombres y mujeres, ha- n
bitualmente jóvenes, en todo caso estudiantes universitarios, que deci- si
dieron asumir el control y la responsabilidad de su propia formación y p
desarrollo en el marco de una carrera universitaria.
Si la pretensión del lector fuera encontrar en un libro como éste un c
conjunto de reglas bien definidas, lo que podríamos llamar «trucos del q
oficio» para «sacar buenas notas», más vale que lo devuelva al estante de e
donde lo tomó, o que si acaba por comprarlo sea para regalarlo; pero aún n
le resultaría mejor si le diera una oportunidad, silo leyera para descubrir
lo mucho que de provechoso contiene. Y le garantizo que le cautivará, d
que lo encontrará altamente interesante, y ello porque habla de historias d
de vida, de personas que, en su momento, se detuvieron a pensar sobre d
sus intereses y, a veces con la ayuda de sus profesores (algunos incluidos y
en Lo que hacen los mejores profesores de universidad, o que merecían a
haberlo sido), a veces a pesar de ellos (quizás alguno de los que con- ti
tinúan pensando que aprender consiste básicamente en escuchar y repe-
tir?), decidieron convertirse en protagonistas de su propio aprendizaje. d
Si aprender es crecer, Ken Bain, de nuevo a través de sus relatos de b
un caso tras otro, va ofreciéndonos claves en la búsqueda de la excelen- c
cia... ¿académica?; bueno, quizás a fuerza de «manosear» el concepto de p
«excelencia académica» desde claves de eficacia y eficiencia por parte de y
las diversas estancias gestoras y evaluadoras de la universidad española, n
13

ahora se identifique más con «conseguir las mejores calificaciones» que


con la idea que sobrevuela permanentemente todos los capítulos del li-
bro de Bain: excelencia como capacidad de descubrir la complejidad del
mundo a través de la parcela de la realidad que se está estudiando, de
relacionar esa parcela con otras, de abordar lo desconocido, de reconocer
fracasos y de emprender a partir de ellos búsquedas nuevas, de recono-
cerse y avanzar a través de la evaluación, de apreciar el trabajo de otros.
En realidad, el libro de Bain no trata de «buenos estudiantes», sino de
«buenas personas» y de cómo estas buenas personas y magníficos pro-
fesionales o, en su caso, grandes artistas, encararon su tarea de «hacerse
estudiantes» en la universidad.
Para la investigación, Ken Bain, con la colaboración de Marsha Bain,
ha buscado e identificado a sus protagonistas, que define como «alta-
mente productivos» en los ámbitos social, académico y profesional, en
su momento estudiantes que fueron a la universidad y que tras su paso
por ella llegaron a ser personas creativas e innovadoras en sus ámbi-
tos profesionales; pero no sólo eso, también se convirtieron en personas
comprometidas con las desigualdades y con su entorno social, algo en lo
que Bain pone un énfasis especial. El libro es un ejercicio de descripción
e indagación sobre cómo fueron construyendo ese aprendizaje profundo
mientras eran estudiantes en la universidad.
Lo cierto es que el estilo de aprendizaje profundo, cuando el estu-
diante toma el control de su propia educación, vincula lecturas, ideas,
debates y lecciones a mil aspectos de la vida, del currículum y del propio
desarrollo, es precisamente lo que nos hace apreciar como estudiantes,
y también como profesores, que enseñar y aprender en una aula es una
actividad compartida, asombrosa y con grandes dosis de creatividad, que
tiene que ver con la vida y no tanto con el expediente académico.
Es un libro que al estudiante de universidad le puede ofrecer algunas
de las claves para entender que una cosa es aprobar, sacar notables y so-
bresalientes —y que eso, por supuesto, está bien—, pero que otra distinta es
Convertir la experiencia del aprender, individualmente y con otros, en un
proyecto con sentido, un proyecto presidido por la pasión, la curiosidad
y la superación del fracaso, y que es posible que ambas puedan darse al
mismo tiempo.
14
1
¿Que qué puede ofrecernos el libro a los docentes? A buen seguro nos
recordará que delante nuestro, en el aula, se sientan personas que, ade-
más de escuchar, leer y repetir, tienen capacidad de pensar, de organizar
ideas, de relacionar asuntos de asignaturas diferentes, de escucharse en-
tre ellos, de equivocarse, de aprender de esas equivocaciones... ¿Nuestro
problema?... el de siempre: crear situaciones, las mejores situaciones,
para que todo ello resulte posible.

Bernardino Salinas,
profesor de la Facultad de Magisterio de la Universidad de Valencia.

d
g

n
p
11
p

p
t
S
g
n
u
t(
d