Anda di halaman 1dari 3

MegaCursoEcuador

Nombre: Manuel de Jesus Lopera Ponce

 Para qué sirve el apéndice


Un grupo de científicos parece haber descubierto cual es el trabajo del molesto e inútil del
apéndice, que tantos problemas puede llegar a traer a veces. Según ellos produce y protege a
los gérmenes buenos del intestino. Esa es la teoría que tienen un grupo de cirujanos e
inmunólogos de la Universidad Duke, en Estados Unidos. Han publicado sus conclusiones esta
semana en la revista Journal of Theoretical Biology.
En casi toda la historia de la medicina el apéndice ha sido acusado de superfluo, e incluso de
dañino porque a veces podría llegar a producir una apendicitis. La apendicitis es la inflamación
del apéndice, y es una inflamación muy rápida que puede llevar a la muerte. Tan sólo en
Estados Unidos ocurren 321 mil apendicitis al año. Nunca los médicos pudieron encontrarle
una función, y lo quitaban casi de forma rutinaria, y la gente vive sin él sin problemas.

 ¿Qué es el apéndice?
El apéndice es una prolongación del ciego (la primera porción del intestino grueso), que
comienza en su pared interna, puntualmente en un área llamada orificio ileocecal.
Se encuentra conectado al ciego a través de un pequeño orificio que -en ocasiones- posee un
repliegue mucoso que se conoce como válvula de Gerfach.
Es un órgano bastante pequeño, con una medida aproximada de 7 a 8 cm de largo y unos 4 a
8 mm de diámetro. El apéndice se asemeja en su forma a un tubo cilíndrico y flexible. Su
cavidad también tiene una forma tipo cilíndrica.
 Función del apéndice
Ahora los científicos han descubierto que el objeto de la existencia del apéndice puede
estar relacionado con la cantidad masiva de bacterias que viven en el sistema
digestivo humano. Hay más bacterias que células humanas, y la mayoría de ellas son buenas y
ayudan a digerir la comida.

Pero hay enfermedades que dejan al intestino sin bacterias buenas, y los científicos
descubrieron que el trabajo del apéndice sería revitalizar esas bacterias, algo así como un lugar
seguro donde pueden proliferar y volver luego al sistema digestivo. Según dicen los científicos
el apéndice sería como una fábrica de bacterias, cultivando gérmenes buenos.

Bill Parker, uno de los autores del estudio, dice que “Ese uso no es necesario en la sociedad
industrializada de hoy en día. Si una persona pierde toda su flora intestinal, pueden repoblarla
de forma sencilla con gérmenes que toman de otras personas. Pero antes de que existiesen las
poblaciones densas de los tiempos modernos, y durante epidemias que afectaban una región
amplia, no era tan sencillo volver a hacerse de la flora intestinal y entonces el apéndice cumplía
ese trabajo”.

Incluso descubrieron que en las naciones menos desarrolladas el apéndice puede seguir siendo
útil, ya que allí las apendicitis son mucho menos frecuentes que en Estados Unidos. Así que,
después de todo, para algo servía.

 Reconocer los síntomas de la apendicitis

Según los médicos, una de cada 10 personas padecerá apendicitis en algún momento y sólo
uno de cada 100.000 casos llega a acabar con la vida del paciente. Esta enfermedad suele
afectar sobre todo a personas con edades comprendidas entre los 10 y los 30 años.
Dependiendo de la anatomía de una persona, la apendicitis se puede prevenir con más o
menos facilidad, siempre que se conozcan los síntomas. Reconocer las señales es de suma
importancia para determinar si debes realizar una apendicetomía, o simplemente, comenzar a
cuidar más la alimentación. Si notas alguno de los siguientes síntomas, no dudes en acudir a tu
médico de cabecera.

Como primer paso, presiona levemente tu abdomen alrededor del ombligo, que es donde
comienza el dolor asociado con la apendicitis. Después, continúa presionando en el lado
inferior derecho del abdomen, a medio camino del ombligo y el hueso de la cadera. Si sientes
dolor con sólo presionar la piel, es un síntoma de apendicitis.
La apendicitis se puede reconocer además mediante algunos síntomas, más evidentes y
dañinos, como los siguientes que hemos reunido a continuación:

 Una constante pérdida del apetito.


 Problemas estomacales como náuseas, vómitos, diarrea y estreñimiento.
 Incapacidad para expulsar gases, con dolor agudo en el recto.
 Comienzas a sentir fiebre: Puede ser apendicitis si tu temperatura iguala o supera los
40 °C (103 °F), o bien es de 38 °C (102 °F) acompañada de diferentes síntomas.
 Sientes escalofríos y temblores.
 Dolores de espalda, sobre todo en la zona más baja.
 Padeces tenesmo rectal: la sensación de necesitar defecar aunque los intestinos ya
estén vacíos.
 Dolor al orinar.

 Extirpación del apéndice: apendicetomía

Por lo general, cuando se detecta o diagnostica una apendicitis, el médico derivará al paciente
a cirugía. La operación es muy sencilla, rápida y frecuente, por lo que no debemos
preocuparnos demasiado por esta intervención, aunque siempre puede presentar ciertas
complicaciones, como en el caso de que el apéndice presente absceso.

El absceso implica infección y pus, por lo que, en ese caso, en lugar de extirpar el apéndice de
forma inmediata, primero será tratado con antibióticos y un tratamiento para eliminar la
infección. Cuando haya desaparecido, el apéndice se extraerá. Hay que tener en cuenta que
cualquier grieta o perforación en el apéndice puede hacer filtrar esta infección y afectar a toda
la región abdominal, lo cual será definitivo.

Como digo, la apendicetomía es una intervención muy sencilla, que consistirá en una pequeña
incisión en la parte derecha del abdomen y en la extracción del apéndice. Aun cuando se
compruebe el estado del apéndice, se extraerá de igual forma, pues el objetivo es prevenir
complicaciones.

 BIBLIOGRAFIA:

https://demedicina.com/para-que-sirve-el-apendice/

http://www.umm.edu/health/medical/spanishency/articles/apendicitis