Anda di halaman 1dari 3

AUTO NUMERO:

Córdoba, de Septiembre de dos mil seis. Y VISTOS: Estos autos

caratulados “HEREDIA, RICARDO ALEJANDRO Y OTROS C/ D.A.S.

(DIRECCIÓN DE AGUA Y SANEAMIENTO)-EXP.N° 577500/36”; de los que

resulta que a fs. 493 el Banco Pcia. de Córdoba, a través de oficio recibido por el

Tribunal con fecha 16/05/06, comunica la imposibilidad de mantener vigente la medida

cautelar ordenada en virtud de los dispuesto por las leyes provinciales 24624 y 25973 y

lo dictaminado por el Sr. Fiscal de Estado de la Provincia. A fs. 501/502 la Dra. Alicia

Verónica Rodini, evacua la noticia corrida, oponiéndose a lo manifestado por el Banco

Pcia. de Córdoba. Dice que a la autoridad bancaria no le está permitido inmiscuirse en la

causa. Expresa que en estos autos hay resoluciones firmes y cumplimentado el plazo del

art. 806 del C.P.C., se promovió su ejecución, y luego de vencido el término en que se

emplazó a la Fiscalía de la Provincia para que diera cumplimiento al art. 68 de la ley

9086 se dispuso el embargo sobre fondos, sin que haya mediado oposición al respecto.

Dice que por la aplicación de la teoría de los actos propios y de pronunciamientos

judiciales firmes emerge que la condena de autos se encuentra fuera de discusión. Plantea

la inconstitucionalidad de las leyes 24264 y 25973 ya que no son de aplicación al caso

concreto. Hace reserva del recurso extraordinario. A fs. 507/510 comparece la

Procuración del Tesoro solicitando que la legislación atacada, debe ser convalidada y

rechaza el planteamiento que formula la actora. Sostiene que la normativa nacional no

conculca ninguna garantía constitucional y que la misma ha sido dictada en miras al bien

común e interés general que debe primar necesariamente sobre todo el interés sectorial o

particular. Y CONSIDERANDO: I) A fs. 501/502 de autos la parte actora representada

por la Dra. Alicia Verónica Rodini ha planteado la inconstitucionalidad de las leyes 24264

y 25973 las que por lo tanto no pueden ser aplicadas en esta causa. Expresa además que
los plazos de espera se encuentran vencidos destacando por otra parte que la legislación

invocada no ha sido traída por la demandada, sino por el Banco de la Pcia. de Córdoba a

fs. 493/495 en una indebida intromisión en los autos, negándose a cumplimentar el

embargo ordenado por el Tribunal. El planteo de inconstitucionalidad así deducido ha

sido resistido por la demandada defendiendo la constitucionalidad de las normas legales

cuestionadas. Señala entre otras consideraciones a través de su apoderado, que la

normativa en cuestión no conculca una garantía constitucional y la misma ha sido dictada

en miras al bien común e interés general que debe primar necesariamente sobre todo

interés sectorial o particular. Explica desde su perspectiva el sentido y el alcance de las

citadas leyes 24264 y 25973 afirmando por último que no hay vulneración del derecho de

propiedad, pues el sentido de las normas en cuestión no impiden la ejecución de una

sentencia, sólo por un tiempo razonable, en función de las necesidades del Estado de

priorizar obligaciones presupuestarias. II) Así planteada la cuestión comenzaré por

recordar que los hechos que han motivado la condena contra la Provincia han tenido

lugar en los meses de Febrero y Marzo de 1997, es decir hace ya más de nueve años. A

su vez la sentencia definitiva dictada en 2da. Instancia se dictó el día 17 de Febrero de

2005 de manera que ha transcurrido más de un año de esa fecha. A su vez con fecha 14

de Febrero del corriente año la Procuración del Tesoro compareció a fs. 487 y 488 de

autos invocando el artículo 68 de la ley 9086 por el cual no pueden disponerse embargos

ejecutivos contra el Estado sin la previa comunicación a la Fiscalía de Estado la cual

dispondrá de treinta (30) días informando la forma y el plazo en que se procederá a

abonar la obligación requerida de acuerdo a las previsiones de la ley de presupuesto.

Dicha comunicación tuvo lugar el día 23 de Febrero de 2006 sin que hasta la fecha se

haya emitido respuesta alguna, habiendo excedido largamente el plazo para ello, lo que

constituye una inaceptable pasividad de la autoridad provincial frente a los padecimientos


de los actores, víctimas del daño material y moral causado por los servicios públicos de

que ha sido responsable la Provincia, semejante indiferencia frente al dolor ajeno no

puede ser premiada mediante el reconocimiento de las leyes 24264 y 25973, porque a la

luz de las constancias de autos significaría consagrar el abuso del derecho a favor del

Estado violándose la prohibición contenida en el artículo 1071 del Código Civil. En

segundo lugar, advierto que las leyes de referencia no han sido invocadas oportunamente

por quien tiene el verdadero carácter de parte en el presente juicio, esto es el Superior

Gobierno sino por una persona jurídica diferente, el Banco de la Pcia. de Córdoba, quien

en lugar de cumplimentar la orden judicial de embargo de fondos, ha dilatado

indebidamente el acatamiento de su obligación como encargado de materializar la

ejecución de sentencia. Estas dos razones me relevan de la necesidad de pronunciarme a

cerca de la constitucionalidad de las leyes impugnadas sin perjuicio de declarar que

resultan inaplicables en el caso concreto atento los fundamentos precedentemente

expuestos. III) Las costas se imponen al Superior Gobierno atento su persistencia en

resistir el derecho de los ejecutantes sin razones que lo justifiquen (art. 130 y 133 del

C.P.C.) Por todo ello y lo dispuesto por los arts. 29,34,80 y concs. de la ley 8226

RESUELVO: 1) Declarar abstracto el planteo de inconstitucionalidad de las leyes 24264

y 25973 en razón de tratarse de normas inaplicables en el caso concreto. 2) Costas a

cargo del Superior Gobierno a cuyo fin se regulan los honorarios de la Dra. Alicia Rodini

en la suma de pesos setecientos ($700). PROTOCOLICESE, HAGASE SABER Y

DESE COPIA.