Anda di halaman 1dari 2

Marcos R.

Rodriguez García
ID:1069372

¿Puede la energía 100% renovable mantener al mundo completo?

La energía y los métodos de producción de la misma es uno de los temas más discutidos
en la actualidad cuando se habla de progreso tecnológico. Muchos científicos incluso
proponen que los límites del progreso tecnológico están directamente relacionados con la
habilidad que tenga cierta civilización de aprovechar toda la energía disponible en su
planeta e incluso en su galaxia. Esto nos lleva a pensar en la manera en que producimos
energía actualmente y qué tan viable son estos métodos para alcanzar mejores niveles
tecnológicos.

Según cifras oficiales, cada año la humanidad consume aproximadamente 89 millones de


barriles de petróleo diariamente, esto nos ha llevado a consumir el 40% del petróleo
disponible en nuestro planeta. Esta dependencia en combustible fósil además de ser
altamente contaminante no es renovable lo que significa que no durará para siempre. Los
científicos estiman que a este paso en aproximadamente 50 años terminaremos con la
reserva total, en el caso del carbón nos queda no mucho más de un siglo. Tales
predicciones nos llevan a preguntarnos: si la humanidad sabe que estas fuentes de energía
algún día llegarán a su término, ¿Por qué no implementar un sistema de producción de
energía 100% renovable? La respuesta a esta pregunta no es tan sencilla como parece.

Los seres humanos utilizamos energía para más de un propósito y a cada manera de
utilizarla le correspondería una solución renovable diferente. Los dos usos más comunes
son la electricidad y el combustible liquido para transporte. En el caso de la electricidad,
la tecnología actual ya nos permite capturar toda esa energía de fuentes renovables. Una
de esas fuentes es el Sol, esta estrella emite 173 cuatrillones de watts de energía a la Tierra
continuamente, es casi diez mil veces lo que necesitamos para sostener el mundo
eléctricamente. Para poder hacerlo, sin embargo, sería necesario construir una red de
paneles solares de más de cientos de miles de kilómetros. Esto supone grandes problemas
de costo, pero aún cuando se podrían conseguir los recursos para construirla, surgen otros
problemas, la localización de esta red de paneles solares debe ser donde la luz solar sea
constante y debe poderse transportar desde esta red hasta el mundo entero. Estos son dos
problemas cuya solución no está todavía los suficientemente eficientizada.

En el caso de los combustibles líquidos para el transporte, el problema más importante es


el almacenamiento y transporte de estas energías para poder alimentar vehículos
eléctricos. Actualmente se ha eficientizado la producción de baterías de ion de litio, pero
incluso las mejores baterías almacenan 20 veces menos energía que un galón de gasolina.
Para ilustrar el problema mejor, si quisiéramos alimentar un avión necesitaríamos una
batería de algunas 1000 toneladas. Una solución potencial sería encontrar una manera de
convertir energía solar en energía química sin embargo los ensayos de laboratorio actuales
son todavía muy ineficientes para el mundo real.
Es evidente que el uso de energía renovable presenta todavía bastantes retos y requiere
que la humanidad se una para encontrar la solución a estos retos. Requiere de gran
progreso económico y científico. Muchos argumentan que necesitamos dar mejores
incentivos para que las empresas y gobiernos dediquen mejores esfuerzos para alcanzar
este futuro renovable, pero surge la pregunta, ¿Es acaso la vida en nuestro planeta un
incentivo débil?