Anda di halaman 1dari 2

UNIDAD Nº 3

PEDAGOGÍA Y GERENCIA

La relación entre gerencia y pedagogía se da en la gestión de los procesos


pedagógicos y curriculares, asumidos por la comunidad educativa en el PEI, y
propuestos desde enfoques y modelos que responden a las expectativas,
características y exigencias del contexto, de los intereses y de los saberes que
circulan entre los integrantes de la comunidad. Cada PEI refleja de manera
concreta las características y especificidades de cada institución.

La gerencia de la institución educativa es el proceso a través del cual se orienta y


conduce la labor docente y administrativa de la escuela y sus relaciones con el
entorno1 , con miras a "conseguir los objetivos institucionales mediante el trabajo
de todos los miembros de la comunidad educativa" 2 a fin de ofrecer un servicio de
calidad, "y coordinar las distintas tareas y funciones de los miembros hacia la
consecución de sus proyectos comunes" 3 (Álvarez, 1988:23). Para ejercer la
dirección de la escuela se debe contar con un perfil profesional de competencias,
aspecto que abordaremos seguidamente.

Si en los procesos gerenciales se encuentra una dimensión pedagógica que da


razón del sentido y la finalidad de las prácticas educativas en las organizaciones,
en los procesos pedagógicos puede encontrarse también una dimensión gerencial
que da razón del mejoramiento de la calidad de los procesos que sustentan la
enseñanza, el aprendizaje y la formación de las personas, que constituyen los
objetos centrales de la reflexión pedagógica.

Las competencias básicas del gerente educativo son: la capacidad para


proporcionar dirección a la gestión de la escuela con una visión de conjunto y
desarrollar un ambiente y cultura de trabajo en equipo que favorezca la
participación creativa y la innovación, habilidad para obtener y procesar
información relevante para planificar y solucionar problemas, capacidad de
negociación y generación de compromiso, liderazgo centrado en el modelaje,
disposición a aprender, habilidad para formar y asesorar en los procesos docentes
y administrativos y capacidad de establecer vínculos de colaboración con la
comunidad y su entorno, entre otras.

1
Manes, J. M., (1999). Gestión estratégica para instituciones educativas. Guía para planificar
estrategias de gerenciamiento institucional. Buenos Aires: Granica.

2
Amarate, A. M. (2000). Gestión Directiva. Módulos 1 a 4. Buenos Aires: Magisterio del Río de la
Plata.

3
Álvarez, M. (1988). El equipo directivo. Recursos técnicos de gestión. Madrid: Popular.
La gestión implica la capacidad de coordinar el trabajo humano y los recursos
existentes para alcanzar unos objetivos previstos. La implementación de este
sistema sobre el sistema organizacional se alcanza con metodologías claras y
compromiso decidido de la alta dirección, la armonización de esfuerzos, la
construcción de significados y la circulación de la información.

El rol de liderazgo del direccionamiento estratégico lleva consigo varias


responsabilidades entre las cuales está la de orientar la gestión institucional hacia
las nuevas tendencias y necesidades del contexto educativo. Esto implica que
cada vez se hace más necesario que la escuela responda a las exigencias de una
globalización que ha desaparecido las fronteras intercontinentales; en este nuevo
paradigma se necesita que formemos seres humanos capaces de comprender
culturas diferentes y formas de pensar distintas a la propia.4

Se necesita garantizar a esta comunidad globalizada, la formación de líderes con


valores humanos, morales, intelectuales que convoquen a la humanidad a unir
esfuerzos para la búsqueda de soluciones, debido a que el mundo laboral necesita
colaboradores seguros de sí mismos, que se apropien de su trabajo y cumplan la
misión que se les ha encomendado.

4
Revista Proyecto Educativo Líderes Siglo XXI. Guía Nº 7, Bogotá 2007