Anda di halaman 1dari 7

Universidad Abierta Para Adultos

(Uapa)

Facultad de Psicología Clínica

ASIGNATURA.-
Práctica No.- 04 de:
Psicopatología I

TEMA.-
Trastorno de Ansiedad

PRESENTADO POR.-
Ingrid Alt.- Rosario Paulino 14 - 1402

REVISADO POR.-
Prof.- Alexandra Rodríguez

FECHA DE ENTREGA.-
23 de Noviembre del 2017
Santiago de los Caballeros
INTRODUCCIÓN
La ansiedad es una respuesta normal a una amenaza o una
situación de estrés psicológico, que ocasionalmente puede experimentar
cualquier persona a lo largo de su vida. Está relacionada con la
sensación de miedo y cumple una importante función en la
supervivencia. Cuando alguien tiene que afrontar una situación
peligrosa, la ansiedad induce una respuesta de lucha o huida.

Esta respuesta proporciona al cuerpo, a través de distintos


cambios fisiológicos como el incremento del flujo sanguíneo en los
músculos y en el corazón, la energía y la fuerza necesarias para
afrontar situaciones amenazantes para la vida, como huir de un animal
agresivo o enfrentarse a un atracador. Sin embargo, la ansiedad se
considera patológica cuando aparece en momentos inoportunos, de manera
frecuente o es de tal intensidad y duración que interfiere en el
desarrollo de la actividad habitual de la persona.

Los trastornos de ansiedad son más frecuentes que cualquier otra


clase de trastorno mental y se cree, por ejemplo, que afectan
aproximadamente al 15% de los adultos en el caso de Estados Unidos.
Sin embargo, en muchas ocasiones no son identificados como tales ni
por las personas que los padecen ni por los profesionales de la salud,
de ahí que pocas veces sean tratados.

Las causas de los trastornos de ansiedad no se conocen


completamente, pero se cree que pueden estar implicados diversos
factores: genéticos (incluyendo antecedentes familiares), ambientales
(como el hecho de experimentar un suceso traumático o sufrir estrés),
el propio carácter y el estado físico. Un trastorno de ansiedad puede
desencadenarse como una respuesta al estrés ambiental, por ejemplo
ante la ruptura de una relación importante o la exposición a un
desastre que amenaza la vida de la persona. El trastorno de ansiedad
aparece cuando la respuesta al estrés es desproporcionada o cuando la
persona se ve desbordada por los acontecimientos.
ESQUEMA RESPECTO A LOS DIFERENTES TRASTORNOS DE ANSIEDAD, SUS
CARACTERÍSTICAS Y LOS POSIBLES TRATAMIENTOS PARA CADA CASO.
CARACTERÍSTICAS DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD
La evolución de los trastornos de ansiedad es, en general,
crónica. Sin embargo, esto puede variar mucho dependiendo del género
y el trastorno específico de quien la padece. La ansiedad se puede
desarrollar de muchas maneras, lo que ha llevado a que se conozcan
diferentes trastornos. Es muy común que una misma persona, al manejar
altos niveles de ansiedad, desarrolle uno o varios de estos
trastornos. Se conocen muchos tipos: el trastorno de pánico, las
fobias, el trastorno obsesivo compulsivo, el trastorno por estrés post
traumático y el trastorno de ansiedad generalizada.

TRASTORNO DE PÁNICO.-
Las personas que sufren de trastorno de pánico, tienen ataques
de pánico recurrentes e inesperados, caracterizados por síntomas
físicos como palpitaciones, sudor, temblores, falta de aire, dolor de
pecho, náusea, mareo, desorientación, entre otros. Todos estos
síntomas están estrechamente relacionados con la naturaleza del ataque
de pánico, que se encuentra en el reflejo primario que tenemos al
percibir una amenaza, que intenta prepararnos para luchar o huir.
Estos ataques pueden tener un desencadenante definido o pueden surgir
repentinamente.

FOBIAS.-
En cuanto a las fobias, todas tienen relación con la ansiedad,
sin embargo dos fobias están más estrechamente relacionadas y
generalmente acompañan el cuadro completo del trastorno. En este
sentido se habla de la fobia social o trastorno de ansiedad social
(TAS); la cual se define como un miedo extremo a sentirse expuesto
ante los demás, ya sea por temor a la humillación o a ser
juzgado. Ésta fobia se desarrolla, en la mayoría de los casos,
durante la niñez y adolescencia y muchas veces es malinterpretada como
simplemente timidez.

TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO.-


Por otro lado, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es
caracterizado por pensamientos o imágenes persistentes y
comportamientos repetitivos o rituales, conocidos precisamente como
compulsiones, las cuales, en general, hacen que la persona sienta que
tiene un control sobre su entorno.

Existen una serie de obsesiones comunes a quienes padecen este


tipo de trastorno, como miedo a contaminarse, fijación con los
números, necesidad extrema de orden. Este trastorno evoluciona de
manera crónica y se presenta tanto en hombres como en mujeres, aunque
suele manifestarse en una edad más temprana en los hombres.

TRASTORNO POR ESTRÉS POSTRAUMÁTICO.-


En cuanto al trastorno por estrés post traumático, este surge,
como su nombre lo indica, cuando una persona se enfrenta a un evento
trágico o violento, que le causó sensaciones muy fuertes, como sufrir
un accidente, vivir una guerra o algún desastre natural, entre otros.

En estos casos lo que sucede, es que las personas afectadas


reviven, en su mente, los momentos traumáticos una y otra vez. Además
intentan evitar todo lo que esté asociado con el evento. Este
trastorno suele aparecer, con algunas excepciones, en el período
posterior a tres meses después de vivir el acontecimiento y, debido a
su naturaleza, puede presentarse a cualquier edad.

TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA.-


El trastorno de ansiedad generalizada (TAG). El cual posee como
sello característico una ansiedad y preocupación excesivas sobre
eventos o actividades del día a día. Las personas que tienen este
trastorno, suelen mantenerse en un constante estado de alerta. Freud,
en “La neurastenia y la neurosis de angustia” reconoció un elemento
muy importante, al que llamó “espera angustiosa”, una angustia
pendiente sobre expectativas catastróficas acerca de cualquier evento
cotidiano. Este tipo de trastorno, normalmente aparece desde muy
temprana edad.
Existen diferentes tipos de medicamentos se usan para tratar los
trastornos de ansiedad, entre ellos los de abajo. Hable con su médico
acerca de los beneficios, riesgos y posibles efectos secundarios.

Antidepresivos. Estos medicamentos influyen en la actividad de


los productos químicos del cerebro (neurotransmisores) cree que
desempeñan un papel en los trastornos de ansiedad. Ejemplos de
antidepresivos utilizados para tratar los trastornos de ansiedad
incluyen fluoxetina, imipramina, paroxetina, sertralina y venlafaxina

El citalopram y escitalopram también pueden ser eficaces, pero


las dosis de aproximadamente 40 miligramos al día de citalopram o 20
mg al día de escitalopram discusión orden de los riesgos frente a los
beneficios.

Buspirona. Un medicamento contra la ansiedad llamado buspirona


puede ser utilizado en forma permanente. Al igual que con la mayoría
de los antidepresivos, que suele durar hasta varias semanas para ser
plenamente eficaz.

Benzodiazepinas. En ciertas circunstancias el médico puede


recetar uno de estos sedantes para aliviar los síntomas de ansiedad.
Los ejemplos incluyen alprazolam, clordiazepóxido, clonazepam,
diazepam, y el lorazepam. Las benzodiazepinas generalmente se utilizan
sólo para el alivio de la ansiedad aguda a corto plazo. Debido a que
pueden provocar dependencia, estos medicamentos no son una buena
opción si usted ha tenido problemas con el alcohol o abuso de drogas.
CONCLUSION

La ansiedad que ocurre como una parte normal de la vida. Incluso


puede ser útil cuando se le advierte de peligro. Pero para algunas
personas, la ansiedad interfiere constantemente con las actividades
diarias como el trabajo, la escuela o el sueño. Este tipo de ansiedad
puede afectar a las relaciones y el disfrute de la vida, y con el
tiempo puede conducir a problemas de salud y otros problemas.

En algunos casos, la ansiedad es una enfermedad mental que


requiere tratamiento. El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) es
un trastorno crónico común caracterizado por ansiedad de larga
duración y que no se centra en algún objeto o situación particular, al
contrario que en las fobias. Las personas que padecen de ansiedad
generalizada experimentan miedos y preocupaciones persistentes no
específicos, muy focalizados en asuntos cotidianos.

El trastorno de ansiedad generalizada es el trastorno de


ansiedad más común que afecta a adultos mayores. La ansiedad puede ser
un síntoma secundario al abuso de medicamentos o sustancias, y los
profesionales médicos deben ser conscientes de ello. El diagnóstico de
trastorno de ansiedad generalizada se produce cuando una persona ha
estado excesivamente preocupada por uno o más problemas todos los días
durante seis meses o más.

La persona puede tener problemas para tomar decisiones diarias y


recordar compromisos como consecuencia de la falta de concentración
que le supone la "preocupación por la preocupación". Antes de
diagnosticar un trastorno de ansiedad generalizada, los médicos deben
descartar las causas de ansiedad inducida por fármacos