Anda di halaman 1dari 5

Taller cerámico II a IV

Cátedra Olio
Año 2015
Autor: Luciana Poggio Schapiro y mas….

Tratamiento de superficies.

¿Hay algo que en cerámica sea superficie solamente?


¿Cómo separar la superficie del cuerpo? De la forma?, ¿Cual es el límite?
¿Podría ser que lo que tocamos y vemos de una pieza? De todas formas no sé cómo separarlo.
Al pensar un proyecto o lanzarlo, en palabras de Claudia la materialidad de la imagen posee
superficie. ¿Cómo pensar algo con superficie?,¡ la superficie esta siempre!

Partiendo de esta premisa, pensar un proyecto cerámico necesariamente conserva lo superficial,


lo superficial entonces no existe como tal.
Solo las diferentes materialidades y nuestro propósito o búsqueda de sentidos o poéticas
asociadas a una imagen-forma-superficie. Idea-cuerpo-piel.

La tradición de la cerámica utilitaria en sus distintos niveles de producción, nos han obligado
quizás a instalar en nuestro proceso personal, terminaciones que son más de una necesidad
funcional, por eso pienso, lo importante es tener en claro la decisión de una materia, y de esta en
su lazo con el cuerpo. Y que no existe una manera de hacer o aplicar un material sobre otro, un
tratamiento; sino, la que nuestro proyecto reclama.
Graham Harman a partir del ensayo “Arte y objetualidad” de Michael Fread, postula, como
observadores no tenemos contacto con la obra de arte, solo con sus cualidades sensuales, existe
una tensión entre objeto y sus características. Lo oculto y lo presente.
Entonces nuestras elecciones construirán esas relaciones donde descubrir los sentidos que
prestan los objetos.
El proceso cerámico se ve atravesado por etapas, las que también son pasibles de alterar. El
desarrollo del color, la terminación de su acabado táctil y/o visual, aparecen con la participación
de la temperatura.
Al optar un acabado x, estamos iniciando la construcción de un vínculo, y como tal este puede
funcionar por distintas características, por atracción, por negación, porque uno realza algo del
otro, su textura, ángulos, por qué se glorifican juntos y muchos ejemplos más.
No es lo mismo aplicar sobre un cuerpo de mucha textura una delgada capa de esmalte Tp
brillante que una gruesa de un vidriado coloreado mate opaco.de alta. O simplemente dejar
expuesto el cuerpo cerámico sin cubierta. Se trata entonces de cómo reflexionar en los recursos
que abarcan los materiales y que queremos mostrar, como construir el sentido del que nos habló
Clau.
Las variables son realmente infinitas (materias primas, composiciones, formulas, orígenes, pesos,
métodos de elaboración, método de aplicación, estado del cuerpo, tipo de horneada,
temperatura, curva de calentamiento y puedo seguir).

Si nos obligamos a construir categorías sobre tratamientos cerámicos de superficie, podemos


distinguir materialidades terreas y vítreas, independientemente de la temperatura, tema que
veremos próximamente con David.
Lo térreo, cuya característica principal es de conservar una calidad en la que se distingue el cuerpo
de arcilla. A la vista y o al tacto.
Los engobes, arcilla coloreada con óxidos o pigmentos que “se aplica sobre una pieza en estado
de cuero, o bizcochada”. Lo encomillado se refiere a este concepto que nos ha marcado, el peso
histórico de los materiales.
A groso modo la composición de un engobe se da por:
1. material arcilloso
2. fundente para lograr la adherencia (10% +/)
3. Colorante
Los colorantes son los óxidos cromóforos, que se encuentran naturalmente en las arcillas o son
agregados para formar colores buscados. Y los pigmentos, mezclas de distintas materias primas
calcinadas.
Los óxidos y pigmentos también se pueden aplicar sobre el cuerpo de arcilla en sus diferentes
estados o bizcochado con la adhesión de fundente (adherencia) o no de acuerdo a la
temperatura, Obteniendo una cubierta colorante con mayor o menor capacidad de traslucir, el
soporte. O también mezclarlos en las pastas obteniendo un cuerpo coloreado.

Los materiales vítreos en su naturaleza, que en fusión se unen íntimamente al soporte.


Insolubles e impermeables en la superficie.
Compuestos de materias vitrificables o fusibles, las cuales pueden ser diversamente coloreadas.
La variedad de posibilidades es infinita, las tipologías se despliegan entre el color, el no color, las
transparencias, opacidades, brillos, matificaciones.
Los esmaltes o vidriados se enmarcan en esta categoría y su composición:
1. oxido formador de vidrio Sílice.
2. óxidos fundentes.
3. oxido estabilizador (adherencia a cualquier superficie)
4. colorantes.
5. opacificantes.

Esta semana estuve relevando algunas palabras, reflexiones de artistas que no trabajan con estos
materiales y otros que si lo hacen. Sobre la relación forma, superficie, pensamiento, que es todo a
la vez a veces y que se diversifica en algunos casos.
Lo que si me quedo claro y me parece relevante es la pregunta ¿?.
Ser conscientes, conocer nuestros procesos, nuestras dudas y certezas.
Porque nuestro trabajo sigue por este camino.
Más confiados en nuestro sistema hiperconceptual, anárquico, controlado, despojado….
¡¡¡Poético siempre!!!
Quiero agradecer a la participación a estas y estos grandes artistas, por sus generosas palabras y
por su encantador trabajo.

Jazmín Giordano

Mirada propia de la superficie? últimamente pienso y trabajo la superficie en función a una


digitalización posterior. A la no textura, superficie lisa o superficie luz. Para mi la superficie es
siempre color. Quiero decir que trabajo en una imagen con la técnica que sea pero siempre
pensando que lo voy a llevar a lo digital...

Valeria Camerano Ceijas


Yo pienso siempre primero en la materia que voy a utilizar y ella me da la textura o dopo la
texturizo o no, pero a priori pienso en la materia, nunca pienso en color y dopo la forma va de la
mano de la superficie. O sea primero materia-forma-superficie-no color

Silvia Sánchez

Para mi forma y contenido van siempre unidas y la superficie y el color son parte de la forma, me
encantaba algo q leí de Lou Reed sobre la superficie, y es q no tiene nada de superficial, es la piel
Lo q somos, la mirada gestáltica.

Marina Lazo

Con superficial te referís a tratamiento de la superficie? yo en general pienso siempre antes en


como quiero que se vea el material que uso, va de la mano con la forma y la idea. es importante
que la materia se entienda, tenga una razón para esa forma, esto Hoy, mañana no sé.

María Crimmella

Es muy raro! Cuando estoy trabajando la forma nunca se separa de la superficie o el color. Como
voy a trabajar la superficie me acompaña en todo el proceso de trabajo con la arcilla. Quizás no
tengo muy en claro el esmalte, el brillo o la opacidad, eso sí que viene después, quizás cuando
tengo varias piezas horneadas de un mismo proyecto comienzo a pensar el esmaltado.

Andrés Pasinovich

!!!!La superficie es algo que me copa mucho es algo en lo que pienso mucho.
La superficie no se puede independizar de la forma. En mis trabajos la superficie es determinante
de la forma y la idea está ligada a la superficie. Como vos sabes yo no tengo una formación de
ceramista. Y mis trabajos si bien hace casi 5 años que utilizan la cerámica como medio, no son
trabajos que yo pueda pensar como cerámica. Al menos no son trabajos puros. En general yo los
pienso dentro del campo de la escultura, La escultura en su campo ampliado. Bueno todo esto
para decir que mis trabajos no son piezas únicas. Todos los trabajos que hago en cerámica son
conjuntos de piezas. Grupos. Y en la totalidad yo los veo como una escultura. Son esculturas
formadas por muchas partes. En general no veo que cada pieza se sostenga por sí misma. Algunas
por ahí sí pero en general, no Entonces, volviendo a la pregunta, cuando yo pienso un trabajo la
superficie se hace parte fundamental. La piel de la cerámica es algo que en general pienso mucho.
Me genera bastante conflicto de hecho. Al interior de cada obra está bien pero después se puede
volver una trampa Por ejemplo en la obra de las cerámicas negras, que es una obra que estoy
desarrollando hace unos 2 o 3 años, la elección del esmalte negro fue fundamental del trabajo. Le
da un ambiente. Genera lazos. Por otro lado siempre me interesa mucho más que el tema del
color, de qué color?, etc., me interesa mucho mas el tema de brillo vs opaco Es algo que me da
vueltas bastante. El esmalte tiene esa cualidad que con el brillo hace que cualquier cosa o casi
cualquier cosa sean hermosas. Eso complica todo Por otro lado, y hablando de la superficie
también, las cerámicas de colores que estoy haciendo ahora surgieron un poco en contraposición
a las negras y a esta sensación de cosa hermosa que brilla. Están pintadas con lápices de colores
comunes. Pero la arcilla que uso es con chamote entonces las esculturas tienen mucha textura.
Eso hace que el lápiz nunca logre cubrir la superficie del todo. Entonces es como una tarea inútil
de tratar de cubrir con capas y capas y capas de color algo que nunca va a quedar. Entonces esa
textura en realidad está en el centro de la obra. Es la coartada de la obra. No solo funciona como
un elemento formal. Sino que es la clave del trabajo. A mí me interesa bastante eso. Que los
elementos formales se deriven o estén en relación con la idea de la obra. Cosas pequeñas. Pero
para mí ahí está la cosa. No hace falta grande explicaciones conceptuales cuando la idea está en la
forma. No sé. Pienso eso. Pero por ahí es cualquiera. Entonces para resumir la superficie para mí
es algo que no tiene ninguna separación de la forma. Es parte de la forma y de la idea. Una parte
muy importante tanto desde el color, o el brillo, o la textura... A veces predomina una de estas
características, a veces otra. Pero en general es solo una la que es significativa y está relacionada
directamente a la idea del trabajo. También en la obra de los arrocitos algo que surgió del proceso
pero que se transformo en vital y que tiene que ver con la piel (de la obra y mía) es que en cada
granito de arroz están marcadas las líneas de mis huellas digitales. Y quedan así porque están
horneadas y sin esmaltar ni nada, y son producto de un movimiento de los dedos muy repetitivo y
simple. De un solo movimiento. Entonces eso. Soy muy superficial!!

Evangelina Aybar

Cuando pienso en un proyecto lo primero que se me viene en la cabeza es la atmosfera que ese
proyecto requiere, después pienso en su necesidad física, como traerlo! y cuando aparece la
cerámica generalmente se figura, yo recurro a la figura.
Por ahí la relación cuerpo humano cuerpo materia me interesa
La cerámica me permite sentir la presencia con más firmeza
Cuando hablo de presencia hablo de eso que quiero mostrar, cuerpos presentes, nunca dejo de
pensar en el cuerpo, y de ahí desprendo su textura
Su color
Su resolución
Su imagen
SERIA ASI EN LIMPIO: ATMOSFERA + CUERPO = textura/color/ figura.

Pablo Insurralde.

Depende de lo que esté haciendo. Casi siempre uso esmaltes comerciales puros o mezclados.
Ahora por ejemplo en las piezas que estoy laburando (objetos en escala 1:10 de lo real) busco
bastante el color local, dejando que sea el brillo del esmalte el que agregue un carácter “elegante”
a estos objetos cotidianos. A veces es un esmalte el que me dice la pieza que tengo que hacer.
Encontré un esmalte que era perfecto para los neumáticos, y otro para lamparitas de bajo
consumo. Los carteles los pinto con pigmentos bajo cubierta para acercarme más al formato
original. Otras veces no tengo idea de cómo voy a terminarlos y entonces aparecen algunos
objetos que morfológicamente tienen que ver con el modelo pero que en su acabado aparecen
brillos metálicos, colores fuertes, y texturas que remiten a otra cosa. Un proyecto. Tiene color ?
textura ? brillo? opacidad? Elegir la cerámica como material es una opción que tiene en sí esa
carga sensual de brillo, color, textura… Cuando estudiaba escultura hacíamos la pieza en arcilla,
hacíamos el molde, la pasábamos a otro material, y recién despues se pensaba en el “acabado”.
No creo que se pueda pensar así en la cerámica, todos los materiales terminan uniéndose.
Básicamente el material es el mismo. Esto parece contradictorio a lo que dije antes, jajjajaj… Lo
que quiero decir es que siempre todo se termina uniendo, aunque uno no lo piense tanto.
Físicamente hay una unión, eso es lo genial. Lo superficial no es superficial, es también esencial…
uhh ya me puse cursi…
Leila Córdoba

Cuando trabajo en un proyecto, por lo general pienso en el tratamiento superficial al inicio.


Dibujo mucho primero y al momento de elegir y editar lo me que me interesa volver cerámica de
esas ideas que estaban en el papel, ya empiezo a decidir cómo, con qué color y calidad. Sobre
todo porque no suelo trabajar con esmaltes que cubren el soporte, sino con el mismo soporte
como color. Es decir, la pasta sola. Esto es así sobre todo para los proyectos que pienso para ser
horneados en mi horno a leña. En esta quema a alta temperatura (1280°C) la paleta de color que
vengo usando es bastante acotada: decido si voy a trabajar el proyecto con una pasta oscura o
una pasta clara. Luego, la misma quema le imprime trazos y a veces manchas de manera
aleatoria, dependiendo el lugar donde las coloque dentro del horno, (acá también hay una
decisión). Pero lo que pienso al inicio es que pasta voy a hacer: blanca u oscura. (En leña no suelo
trabajar con otra variante que esa, gres desnudo) Acá la forma no se podría independizar del
color. Por ejemplo para la obra Mujeres cruda/cocida, desde el inicio pensé y busqué que el color
de ambas piezas no contrastara demasiado entre sí. Solo lo necesario para que quizá una persona
que no supiera de cerámica pudiera decodificar más fácilmente qué estaba crudo y qué estaba
cocido, a partir de un color mas semejante a la tierra. Me interesaba trabajar con un contraste
medio porque una de las ideas que orbitaban ese trabajo tenía que ver con mostrar en ese
desdoblamiento, dos estados de lo mismo. Y que lo crudo (más frágil) pudiera atravesar a lo
cocido (más fuerte). Cuando trabajé con la obra Mujer que llora un pájaro, y el dibujo que se
materializa al desprenderse la línea del muro para volverse volumen en el espacio. Me interesaba
desde lo superficial, que esa forma en cerámica tuviera algo de la materialidad del dibujo, y por
eso pensé en trabajar con una pasta bien oscura, casi plomiza que remitiera y se relacionara con el
material grafito. Cuando trabajo en proyectos que me resultan complejos de realizar, casi siempre
el color está pensado antes de poner como se dice las manos en la masa. Aunque no creo que sea
la única manera de abordar el tratamiento superficial. Es solo la forma en que lo he puesto y
usado mayormente en mi práctica. Pero por ejemplo Mujer Kintsuji, es una escultura que varió de
dirección gracias al accidente y fue mejor. Esta obra en un principio iba a ser solo en pasta clara
(que en el horno a leña queda de un tono salmón-rosado por el efecto del fuego). La idea era solo
la acción del lamido como una especie de autoconocimiento, un poco erótico. Y quería que
tuviera ese color salmón claro que se pareciera mas a la piel. A lo corporal. Intimo. Pero la pieza se
rompió antes de entrar al horno y ahí es donde la técnica kintsugy apareció. Y para que esa
reparación y curación con la línea dorada trabajara con más peso o densidad, decidí cambiar el
color rosado por una pátina muy oscura y plana. En el horno eléctrico trabajo también a partir de
pastas coloreadas, sulfatos y a veces también engobes. Es el caso de la obra (In) utilitarios por
ejemplo, donde traté de trabajar con un color terracota cercano a lo clásico de la cerámica
utilitaria, así como el blanco. Y luego negros y azules para introducir aspectos más fantásticos, de
irrealidad o inutilidad y potenciar las diversas formas. Y cuando no estoy segura sobre qué tipo de
calidad superficial quiero, busco variables y hago muuuuuchas pruebas y piezas para luego poder
ver cómo funcionan en el espacio, y poder elegir ya sobre un resultado concreto. Bueno, así ha
sido hasta ahora mi dialogo con el tratamiento de superficie.

Iching: La verdad interior: arriba lo suave el viento abajo lo sereno, el lago. "por sobre le lago
sopla el viento y remueve la superficie del agua. Así se manifiestan efectos visibles de lo invisible"