Anda di halaman 1dari 9

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN

“LAS PEÑAS”

PROFESOR : Franz Carvajal Meza.


ALUMNOS : Gabriela Barra - Mariana Gálvez
Maximiliano Quezada - Katia Reyes
ASIGNATURA : Historia, Geografía y Cs. Sociales.
CURSO : 8 “A”
Introducción

El presente trabajo de investigación grupal, considera a “Las Peñas”, como una


celebración religiosa, de hecho, es la más popular e importante de la XV región de
Arica y Parinacota.

La masiva concurrencia a la fiesta de las Peñas y la Fe devota a la Virgen del Rosario,


lleva cada año los llamados peregrinos, hacia el pueblo de Livilcar para concretar su
FE.

Para explicar lo que anteriormente escrito, este trabajo considerará en su desarrollo:

- características religiosas
- fechas de peregrinación,
- ruta de peregrinación,
- el origen colonial de la fiesta religiosa (alferazgo),
- La historia tras la celebración,
- características geográficas en las que están inserto el santuario de LAS PEÑAS
y
- convocatoria de esa festividad.

A esta fiesta año a año llegan miles de devotos, de países como Bolivia, Perú y Chile
mayoritariamente, los que cumplen a su cita con la Virgen una o dos veces al año con
la finalidad de agradecer, pagar “mandas”, cumplir “promesas” y bailar en las
compañías, que al igual que el resto de los peregrinos, aminan aproximadamente 20
kilómetros hasta llegar a la Virgen tallada en piedra.
Desarrollo

Las Peñas, reconocible permanentemente como el Santuario de la Virgen de las


Peñas, o Festividad de la Santísima Virgen María del Rosario de las Peñas , está
ubicada en Lívilcar, pueblo ubicado en la quebrada de Lívilcar, más menos a 95
kilómetros hacia el interior de Arica, a una altura aproximada de 1.300m/s/n/m.

FE es la característica principal que hace que se lleve a cabo esta peregrinación y


festividad, pues para llegar al pueblo la trayectoria comienza en medio del valle de
Azapa en vehículo particular o público. El camino no está exento de riesgos pues la
característica de él es que su ruta es angosta y con curvas cerradas.

Se llega hasta el sector de Chamarcusiña donde está la parada de vehículos y desde


allí, sólo se llega a la Virgen de Las Peñas caminando aproximadamente 16 kilómetros,
en medio de piedras, riachuelos y quebradas, sin electricidad ni posibilidad de tránsito
de vehículos, medio de transporte que a ratos es reemplazado por burros y caballos
para la carga de enceres o de personas que requieren apoyo para llegar a la misión
religiosa que los lleva hasta allá.

Luego de una hora aproximada de caminata por el sendero (dependiendo del ritmo de
cada persona), se llega al sector de Humagata, que era un caserío colonial, en el que
hay una pequeña iglesia en cuyo interior está la imagen de San Santiago.

Esta zona tiene un camino más complejo y zigzagueante que luego de otro poco
caminar lleva a los fieles al denominado “caracol” por su forma de espiral y curvas
cerradas en ascenso y muy estrecho, que luego de ser superado lleva aun lugar lleno
de verdor…alfalfa y algunos arbustos que hacen variar la aridez de las horas de paisaje
seco lo que quiere decir que ya se está a pocos minutos de llegar al Santuario.
Los devotos dan gracias a la virgen por los favores concedidos o van a pedir algún
favor, prometiendo volver para pagar con la dura prueba de resistencia física y moral
que la peregrinación significa.

Esta peregrinación se lleva a cabo en dos fechas:


- El primer domingo en el mes de octubre
- 8 de diciembre

Durante la celebración de esta fiesta religiosa son más de 24 organizaciones de baile


de distintos países los que danzan a su Virgen, Arica, Bolivia, Perú.

Los bailes para saludar a la Virgen se iniciaron a fines del siglo XIX. En aquel entonces,
los bailes eran suaves y en ellos participaban los músicos, pero en los años 40 el saludo
a la Virgen se vio influenciando por la Fiesta de La Tirana y el Carnaval de Oruro,
debiendo los bailarines ejecutar vigorosos saltos de complicada coreografía,
impidiéndoles tocar los instrumentos musicales. Por ello, los músicos se hicieron a un
lado e incorporaron grandes tambores e instrumentos de viento de bronce.

Como en otras festividades religiosas, es dirigida por una institución religiosa de origen
colonia: el cargo de alferazgo, cuyas autoridades velan porque se desarrolle la
costumbre de la mejor manera organizando y gestionando todo para que la tradición no
se pierda.

Hoy existen más de 70 alférez que hacen posible que esto continúe, en los cuales hay
alrededor de 30 que provienen de Tacna y el resto son de Arica o localidades cercanas.

En la emotiva ceremonia, el día de la víspera, alrededor de las 5 de la mañana las


compañías de baile con su caporal, se presentan en el templo y saludan a la Virgen.

Luego del toque de dianas, las compañías de baile y bandas no dejan de tocar, cantar
y bailar por tres días dentro y fuera del templo, mientras una larga fila de fieles esperan
y peregrinan a lo largo del poblado hasta llegar a saludar a la Virgen de Las Peñas.
La leyenda

Se dice que hace mucho tiempo en un pequeño pueblo de Carangas (provincia


boliviana del Altiplano colindante al Depto. de Arica) se celebraba la fiesta de la
Virgen del Rosario. Una vez, el alférez que estaba a cargo de la fiesta – quien era
pobre- causó el desprecio de un hombre que era rico y orgulloso. Al final de la fiesta
ese hombre agarró el estandarte para un año siguiente. Para humillar al alférez dijo,
que él iba a hacer la fiesta como debía hacerse.

Al año siguiente, arregló la Iglesia con muchas flores y velas, tanto como nunca se
había visto, y se puso junto a otros a tomar bastante. Pero la iglesia se incendió, y la
imagen de la Virgen desapareció. Unos pastores que llegaban atrasados a la fiesta,
encontraron en el camino del pueblo a una señora desconocida. Le preguntaron si no
iba a la fiesta, y ella respondió: "Voy a otro lugar, donde me adoran más". Y de pronto
se convirtió en una paloma blanca que voló al oeste.

Justo en ese tiempo había un gobernador malo en Humagata (pueblo ahora


abandonado, a poca distancia del Santuario de Las Peñas, situado en la misma
quebrada). Un día se enfermó su esposa. El gobernador mandó a llamar un curandero
para mejorarla, pero la señora murió. El Gobernador acusó al curandero de ser brujo y
lo condenó a morir quemado en una hoguera. Y más todavía, lo mandó a buscar, él
mismo, la leña para la hoguera. El curandero que era hombre bueno, lloró mucho y
fue a buscar leña.

Así llegó llorando frente a las rocas de Livilcar y vio llegar una paloma blanca, que se
posó a descansar contra la peña. Era la paloma que vino de Carangas. Llamó la
atención del curandero, porque era muy bonita. Quería tomarla y llevarla al
gobernador para pedirle compasión, pero justo en ese momento desapareció, y en la
roca quedó grabada una Virgen. El curandero se asustó mucho y corrió haber al
gobernador y le contó lo que le había pasado.

El gobernador no quiso creerle, pero después dijo: 'Si mientes, te voy a quemar vivo
allá mismo". Fueron, y el Gobernador comprobó que era así. Reconoció que el
curandero no era brujo y lo perdonó. Fueron a avisar al cura de Humagata, y éste lo
comprobó también y avisó a los Padres Franciscanos de Codpa. Los Padres fueron y
quisieron sacar la Virgen con cinceles de la roca, con piedra y todo; querían llevársela
al templo, porque era muy bonita, pero no pudieron porque la roca era muy dura.

Esa noche el cura sufrió gran dolor de cabeza y escuchó una voz que dijo: "Sufres
mucho. Yo también sufro con los golpes que me dan". Cuando despertó el cura,
ordenó se parara el trabajo y que la gente fueras a adorar la Virgen allá mismo, en
Las Peñas, porque reconoció que era milagrosa.

Espiritualidad:
La imagen de nuestra señora de las Peñas se encuentra tallada en la roca.
Representa a una adolescente de formas hermosas y expresivas. Su altura es de más
de medio metro y, como esta en sobrerrelieve, se le puede vestir sin dificultad.

Se afirma que la imagen cada año crece un centímetro y que inicialmente fue del
tamaño de una paloma. Para confirmar esta aseveración se dice que existen los
ropajes con que se le vestía, algunos son del siglo pasado y estos no medirían más
de 20 centímetros.
Conclusión

Como se puedo observar en la investigación, la fiesta religiosa de Las Peñas, es para


que la Virgen del Rosario bendiga a su tierra y a sus fieles que la visitaron y a aquellos
por quienes pidieron, protegiéndolos también en el camino de retorno por la quebrada.

Los bailes se realizan con fervor y son para venerarla como la Santísima Virgen del
Rosario Las Peñas.

Aquí conocimos su leyenda y como apareció la imagen de ella en una peña, luego de
que una paloma blanca, se posó en ésta, emergiendo de la roca la imagen bella de
quien hoy se venera en los altos de Livilcar.
Fuentes bibliográficas.

- https://es.wikipedia.org/wiki/Fiesta_de_las_Pe%C3%B1as
- www.revistmusicalchilena.uchile.cl
- www.destinoarica.cl
- www.eventosenarica.cl
- http://myldechile.blogspot.cl/2011/10/la-virgen-de-las-penas.html

Minat Terkait