Anda di halaman 1dari 4

Introducción

En el presente trabajo se podrá observar lo que es contaminación de las aguas


superficiales y subterráneas, las diferencias entre estos dos tipos de contaminación,
posibles soluciones y sus clasificaciones.
La contaminación de aguas superficiales es fácilmente detectable. A veces a simple vista,
por el color y el olor de las aguas. Pueden tomarse medidas pronto para evitar que
continúe la contaminación. En cambio, las aguas subterráneas pueden estar
contaminándose y no darnos cuenta, hasta que la contaminación esté muy extendida en el
acuífero y aparezca con las aguas que afloran a la superficie.
Los elementos contaminantes, al infiltrarse en el terreno, pueden dispersarse a lo ancho
de una gran superficie, lo que provoca que un foco de contaminación pueda acabar
alcanzando al acuífero o a los acuíferos que puedan existir en una amplia zona. Y
viceversa: puede ser muy difícil el rastreo hasta su origen de un elemento contaminador.
Contaminación de las aguas superficiales
Aguas superficiales son aquellas que se
encuentran sobre la superficie del suelo. Esta se
produce por la escorrentía generada a partir de las
precipitaciones o por el afloramiento
de aguas subterráneas.
La contaminación hídrica o contaminación del
agua es una modificación de esta, generalmente
provocada por el ser humano, que la vuelve impropia o peligrosa para el consumo
humano, la industria, la agricultura, la pesca y las actividades recreativas, así como para
los animales.

Algunos factores que producen la contaminación en las aguas superficiales son:


-Las basuras generadas por el hombre
-Productos químicos
-Petróleo
-Sustancias radioactivas
-Metales pesados

Las contaminaciones de las aguas superficiales


producen una serie de consecuencias negativas,
las cuales son:
El empobrecimiento biológico de los
ecosistemas marinos y de agua dulce, como los
ríos, y también afecta muy negativamente a la
agricultura y al consumo directo humano.

Puede producir la completa destrucción de los ecosistemas a los que afecte, y también
afecta al clima, produciendo entre otras cosas, lluvia ácida.

Se pueden tomar numerosas medidas para reducir la contaminación de las


aguas:
-Práctica de la agricultura ecológica
-Tratar las aguas residuales para reducir su toxicidad
-Reducir las emisiones de amoníaco y óxidos de nitrógeno
-Reciclar los residuos como los plásticos
-Evitar arrojar productos químicos muy contaminantes, o productos que los
contengan, como las pilas.
Tipos de aguas superficiales

Aguas corrientes
Son las masas de agua que se mueven siempre en una misma dirección como ríos,
manantiales, riachuelos, arroyos.

Aguas lénticas
Se denominan aguas lénticas a las interiores quietas o estancadas tales como los lagos,
lagunas, charcas, humedales y pantanos.

Desde otro punto de vista pueden clasificarse en:


Artificiales o muy modificadas:
Se trata de una masa de agua superficial que, como consecuencia de alteraciones físicas
producidas por la actividad humana, ha experimentado un cambio sustancial en su
naturaleza.

Aguas superficiales en estado natural:


Se definen así las masas de agua superficial que no han sido modificadas por acciones
antrópicas.
Contaminación de las aguas
subterráneas
Este tipo representa una parte
importante de la masa de agua
presente en los continentes, esta agua
infiltrada se desplaza por el interior
de la tierra lentamente por gravedad
(atracción de la tierra) hasta que se
encuentra una roca impermeable (que no deja pasar el líquido) y no puede seguir su
descenso acumulándose y formando lo que se conoce con el nombre de acuífero.
Un acuífero es aquella masa de rocas permeables que permite la circulación y el
almacenamiento del agua subterránea por sus poros o grietas.
Las aguas subterráneas tienen una importancia muy grande en la vida de los individuos y
en las comunidades de la tierra, importancia que con frecuencia no es apreciada o es
desconocida por la sociedad. Este desconocimiento y la mala disposición de nuestros
desechos como consecuencia de todas las actividades humanas hacen que este recurso se
vea afectado o contaminado.

La contaminación del agua subterránea también puede ser debida a causas naturales, pero
es el hombre quien más influye: cuando dispone los residuos sólidos urbanos que arrastra
todo tipo de contaminantes orgánicos e inorgánicos, cuando las aguas residuales de los
núcleos urbanos se vierten en los cauces de los ríos, con todas las actividades industriales,
mineras, agrícolas y de ganadería y en algunos países actividades nucleares.
La contaminación puede ocurrir de fugas desde sistemas de saneamiento básico, aguas
residuales, vertederos, estaciones de servicio, o de la aplicación de fertilizantes en la
agricultura. También puede ocurrir a partir de contaminantes naturales existentes en el
acuífero como el arsénico o el fluoruro. El uso del agua subterránea contaminada puede
causar daños en la salud a través de intoxicaciones o la propagación de enfermedades.
Existen varios mecanismos que influyen en el transporte de contaminantes en las aguas
subterráneas, por ejemplo, la difusión y la adsorción de contaminantes, o la precipitación
de minerales dentro del acuífero. La interacción entre el agua subterránea y las aguas
superficiales también se puede analizar a través de modelos hidrológicos.
Esta contaminación puede ser provocada por:
• Uso excesivo de fertilizantes y pesticidas en la agricultura o en las prácticas forestales.
• Explotación excesiva de los acuíferos que facilita el que las aguas salinas invadan la
zona de aguas dulces, por desplazamiento de la interfase entre los dos tipos de aguas.
En conclusión, son más fácilmente contaminables las aguas superficiales. Pero
también suele ser más sencillo devolverles la pureza. A veces basta
simplemente suprimir el foco. Las aguas subterráneas, son más difíciles de
contaminar. Pero la solución, si esto ocurre, nunca es sencilla; en algunas