Anda di halaman 1dari 11

NOMBRE DE LA INSTITUCION: UNIVERSIDAD POLITECNICA DE DURANGO

NOMBRE DEL ALUMNO: TORRES ASTORGA


UNIDAD 1

la noción de inteligencia está vinculada a la capacidad para escoger las


mejores opciones en la búsqueda de una solución. Es posible distinguir
entre diversos tipos de inteligencia, según las habilidades que entran en juego.
En cualquier caso, la inteligencia aparece relacionada con la capacidad de
entender y elaborar información para usarla de manera adecuada.

Emocional, por otra parte, es aquello perteneciente o relativo a


la emoción (un fenómeno psico-fisiológico que supone una adaptación a los
cambios registrados de las demandas ambientales). Lo emocional también es
lo emotivo (sensible a las emociones).
La inteligencia emocional tiene una base física en el tronco encefálico,
encargado de regular las funciones vitales básicas. El ser humano dispone de
un centro emocional conocido como neocórtex, cuyo desarrollo es incluso
anterior a lo que conocemos como cerebro racional.
La amígdala cerebral y el hipocampo también resultan vitales en todos
los procesos vinculados a la inteligencia emocional. La amígdala, por
ejemplo, segrega noradrenalina que estimula los sentidos.

Es importante dejar patente que aquella persona que cuente con importantes
niveles de inteligencia emocional es un individuo que gracias a la misma
consigue los siguientes objetivos en su relación con los demás:
• Que quienes le rodean se sientan a gusto con él.
• Que al estar a su lado no experimenten ningún tipo de sensación negativa.
• Que confíen en él cuando necesiten algún consejo tanto a nivel personal
como profesional.

Pero no sólo eso. Alguien que dispone de inteligencia emocional es quien:


• Es capaz de reconocer y de manejar todo lo que pueden ser las emociones
de tipo negativo que experimente.
• Tiene mayor capacidad de relación con los demás, porque cuenta con la
ventaja de que consigue entenderlos al ponerse en sus posiciones.
• Logra utilizar las críticas como algo positivo, ya que las analiza y aprende
de ellas.
• Es alguien que precisamente por tener esa inteligencia emocional y saber
encauzar convenientemente las emociones negativas, tiene mayor capacidad
para ser feliz.
• Cuenta con las cualidades necesarias para hacer frente a las adversidades y
contratiempos, para no venirse abajo
Las competencias de la inteligencia emocional

Autoconciencia o conciencia de sí mismo


Es la capacidad de reconocer y comprender las propias emociones, es la
competencia más crítica de la inteligencia emocional, va más allá del auto
conocimiento, implica la capacidad de ser consciente del efecto que las propias
emociones y estados de ánimo en las emociones de las otras personas.

Para desarrollar esta competencia emocional, es necesario dominar la capacidad


de regular las propias emociones, reconocer las diferentes reacciones
emocionales e identificar correctamente cada emoción en particular.

Autorregulación
Además de ser consciente de las propias emociones y de su impacto en los
demás, la inteligencia emocional requiere de la capacidad de regular y gestionar
las emociones.

Esta competencia no implica bloquear las emociones y ocultar nuestros propios


sentimientos, significa saber esperar el momento oportuno, el lugar y la forma
más adecuada de expresar nuestras emociones.

La autorregulación es la competencia que nos permite saber cómo expresar


nuestras emociones de manera adecuada.

Los expertos en autorregulación suelen ser flexibles y adaptarse bien a los


cambios. También son buenos en la gestión de conflictos y gestión de
situaciones tensas o difíciles.
Goleman también sugiere que las personas con fuertes habilidades
en autorregulación tienen altos niveles de autoconciencia. Saben bien como
influir con los demás y cómo asumir la responsabilidad de sus propias acciones.

Competencias comunicativas
Ser capaz de interactuar adecuadamente con los demás es otro aspecto importante
de la inteligencia emocional.

La verdadera comprensión emocional implica algo más simple introspección


sobre las propias emociones y entendimiento de los sentimientos de los otros, se
debe también ser capaz de poner esta información a trabajar en las interacciones
diarias y la comunicación.

En los entornos profesionales, los gerentes se benefician al tener la competencia


de construir relaciones y conexiones con sus empleados, mientras que los
trabajadores pueden beneficiarse al ser capaces de desarrollar una fuerte relación
con sus líderes y compañeros de labor.

Empatía
La empatía es la capacidad de comprender lo que otras personas sienten, es
fundamental para la inteligencia emocional.

Esta competencia implica algo más que ser capaz de reconocer los estados
emocionales de los demás, también supone la respuesta que damos a esa persona
a partir de la información que percibimos.
Por ejemplo, cuando nos damos cuenta que alguien se siente triste o desesperado
es probable que esto influya en como respondemos a ese individuo.

La respuesta puede ser tratarlo con cuidado y preocupación adicional y realizar


un esfuerzo para mantener a flote su espíritu.

Ser empático también nos permite entender las dinámicas de poder que
frecuentemente influyen en las relaciones sociales, especialmente en los
ambientes laborales.

Quienes son competentes en esta habilidad son capaces de sentir que poseen el
control en sus diferentes relaciones interpersonales, comprenden cómo las
fuerzas emocionales influyen en los comportamientos e interpretan precisamente
las diferentes situaciones que dependen de las dinámicas de poder.

5. Motivación intrínseca
Las personas con una alta inteligencia emocional están motivadas por objetivos
que van más allá de las meras recompensas externas como la fama, el dinero, el
reconocimiento y la aclamación.

En cambio poseen una pasión por alcanzar y satisfacer sus propias necesidades y
objetivos internos.

Los motiva el deseo, buscan metas que conducen a recompensas internas, como
estar en sintonía con alguna actividad que les apasiona y persiguen activamente
dichas experiencias.

.
Manejo de las emociones

El manejo de las emociones lo podré alcanzar fácilmente si permito que las fuerzas
más constructivas dentro de mí sean las que eligen la dirección de mis pensamientos.