Anda di halaman 1dari 4

La maldición del poeta

(horror surrealista)
Autor: Cristian camilo bolívar
Un poeta desquiciado

Tras mi locura vivo perdido en la ilusión de la muerte, mis sueños se


invaden de su belleza, un hermoso cuerpo que baila melodías de espantos
mi deseo de poseerla se ha vuelto tan fuerte que cada noche escucho sus
oscuros gemidos, un sufrimiento que solo un viejo poeta suele tener.

soy Maurice duran tan solo tengo una pluma y mi viejo libro, despierto en
un mundo infernal donde solo existe la utopía de vivir en la más repúgnate
de la felicidad, mis escritos tan solo son sentimientos extraños que siento al
ver sus ojos grises que se confunde con un destello, saber que no puedo
poseerla ha hecho que caiga en el más profunda desesperación, cada
mañana camino por un viejo sendero que conduce a bosque muerto sin
vida, fue devastada por miserables que solo busca dinero, siempre escucho
el susurro de un niño repitiendo una y otra vez, “si quieres a la muerte
busca azathot” varios meses tenía esa misma rutina hasta que decidir buscar
a ese maldito demonio.

Busque en varias ciudades libro de alquimia de brujería y hechizos, hasta


que encontré un bruja en un ciudad desolada por el caos envenenada por el
frio, invadía por la soledad las bombas acabaron con los seres miserables
que alguna vez poblaron esta frías tierras, su nombre era Lilith su belleza
resaltaba el infierno que se desataba al caminar por allí, vivía en un vieja
casa en el centro de la ciudad, ella poseía la forma de invocar a azthot, al
golpear se abre la oxidada puerta un bella sonrisa me seducía perturba mi
ser, pero su belleza no se compara con muerte le comente que iba en busca
de azathot , pero no me daría ese secreto pues el poder de azthot invadía la
locura , era incontrolable, un dios que consumes almas, se revela contra el
universo condenado a estar fuera de espacio a tiempo nadie ha podido
encontrar.

En un momento de silencio lilith empezó a enloquecer abriendo portales,


donde se escuchan gritos de niños, demonios voces insoportable olores
repugnantes, hicieron que cayera de rodillas ,gritando no mas no más, la
bruja comenzaba a besar seres extraños, desnudándose ante su deseo de
follar de la forma más salvaje , vi como esto seres desgarraban su piel sus
gritos eran fuertes, gemidos de horror la excitación del placer , su cuerpo
quedo total mente destruido la muerte solo viene por su alma, al verme se
burla como si yo fuera la peor escoria , nunca imagine ver su bello cuerpo
su mirada que se confunde con un lucero que brilla en lo más lejano del ser
como si un deseo atravesara mis pensamientos, su sonrisa seductora acabo
por desquiciarme pero sabía que no podía tocarla ni besarla, la maldición
que me ha perseguido todos estos años, comencé a llorar no soporta este
dolor, hasta que como un destello desapareció, todo se volvió silencioso
solo escucho mi suspiro, mi corazón latía muy fuerte, pero no sabía si era el
por el miedo que me invadía , o por esta maldito amor que ha hecho caiga
en esta oscura locura, me levante cogí el libro donde estaban la forma de
invocar azathot y me marche rápidamente de allí.

Corrí hacia un bosque cercano me adentre en lo más profundo, y comencé a


leer pronto escuche pasos de una bestia no sabía qué hacer, el miedo volvía
invadir mi cuerpo hasta que una horrible bestia aparece al de frente de mí ,
un minutauro con una afilada hacha quería asesinarme , cogí el libro y corrí
hasta donde pude, al ver que mi cuerpo no daba caí, hasta que escuche el
sonido de una flecha vi como atravesó el minutauro y cayó muerto , la
muerte apareció para llevarse su alma, al verme me besa sentí como si la
vida fuera dulce como la miel, me dice que yo no era nadie para ella y
desaparece, una ninfa se acerca me da mano me ayuda a levantarme, me
dice que tengo que irme lo más rápido posible pues el bosque se infectó de
seres invocados por lilith, siempre va a tratar de asesinarme como si fuera
mi propio miedo llevando mi alma al más profundo de los infiernos la
soledad, pero no le hice caso tan solo quiera la muerte.

Seguí leyendo el libro hasta que encontrar la forma de invocar a azathot


sobre una piedra puse las cinco sellos, y comencé a gritar ”azathot el dios
del caos, tu ere el más grande del universo, el odio de la humanidad la
perversión de mi ser, o quiero que te presente ante mí , y cumplas mis más
sucios deseos, tú el más oscuro de la verdad un miedo que se consume lo
más miserable de las almas y pudre sus cuerpos” luces de colores invaden
el bosques, pronto la pesadilla invade mis pensamientos, comienzo a ver
sombra alrededor de mí, seres amorfos estaba consumiendo mi cuerpo caí
en un profundo sueño, la muerte estaba en mi brazos, pero su sonrisa
desapareció, sus ojos ya no brillaban, ya no escucha sus suspiros, estaba
muerta, no creía que muerte pudiera morir, su belleza que alguna me sedujo
se convirtió en mi peor pesadilla, no entendía por qué un amor tan
profundo terminara en lo más oscuro y doloroso de mi ser, cuando desperté
estaba en una prisión lleno de dementes que no tenía esperanza alguna, he
intentado suicidarme pero la muerte dejo de existir, ahora vivo con este
maldito dolor, la belleza de la diosa más hermosa , la maldición de aquel
viejo poeta.
El amor de la bruja

El placer se confunde con el deseo de follar libre por el firmamento de la


locura, pero ningún hombre ha podido satisfacer mi lujuria soy una bruja
que disfruta tras el sufrimiento de idiotas que no saben saciar mis deseos,
tras no excitarme la noche se ha vuelto una pesadilla, siempre voy a un bar
cerca de esta podrida ciudad, donde miserables velan por sus penas de sus
sucios trabajos de no ser amados, si no despreciados por una sociedad
perdida en la codicia de su vanidad.

Pido un copa de ginebra la sed de locura no me deja en paz, se acerca un


hombre trata de seducirme mostrando todas su habilidades ilusionistas pero
no aguanto su olor, su cuerpo se pudre como la carne de gusanos
consumido por lo cuervos, saco de mi bolso un cortaplumas corto su
asqueroso cuello, quedando en mis mano su sucia cabeza, una sonrisa
macabra en mi rostro la de ver sus cara atusadas, el miedo los invadía no
soportaron ver tan oscuro acontecimiento todos salieron a correr cogí mi
copa de ginebra lo mezcle con sangre brinde por lo miedo que espanta a la
humanidad.

Al salir de bar camino rumbo a mi casa, veo la misma ciudad abandonada,


veo algo extraño pero comprendida que, al llegar vi mi ser tulpa destruido
mutilado, un ser que, creado con mi conciencia con mi misma apariencia,
para espantar a cualquiera que se acercara allí, note que se había robado el
libro de invocaciones de demonios y seres fuera del tiempo, cualquiera que
lo tuviera terminaría muerto.

El libro lo robe en la montaña más lejanas de china, los poseía unos monjes
con cara pálidas, vestiduras negras los seguí hasta que decidieron descasar,
cogí el cortaplumas, uno a uno le cortaba el cuello, robe todos sus objetos,
manuscritos, libros oscuros, objetos malditos, y oro, allí estaba ese maldito
libro sin nombre ni autor.

Pensé que lo primero que haría el ladrón era correr hasta adentrarse en el
bosque, pues no soportaría su miedo al ver el tulpa destrozado, camine
hasta allí, vi a una ninfa mutilada y un minutauro sin cabeza, seguí un
rastro de sangre hasta llegar a una piedra, contenida el sello el muy imbécil
había invocado a azathot, ¿pero por qué? qué extraño decidí volver a mi
casa.
Al regresar decidí invocar espíritus para que me dijera quien se robó ese
libro, vi que era un autor maldito que se enamoró de la muerte, la única de
poseerla era invocan a azthot, solo que él nunca le cumpliría ese deseo, en
sus sueños la asesino haciéndole creer que estaba muerta, claro ya
comprendía todo, pero el ya no poseía el libro, entonces le pregunte a los
espíritus, ¿quién lo poesía?, me respondieron que lo obtenía un médico
alquimista lo encontró, y lo llevo hasta la cueva más profunda de lo bosque
de Sequoia done haría experimentos con la muerte, inmediata mente cogí
mis cosas y fui para ese lugar.

Al llegar al bosque vi que era tenebroso empecé a caminar por un viejo


sendero , que me llevaría hasta la cueva, sombras al verme empezaban a
seducirme, bailan a ritmos extraños provocados por mi lujuria, pero yo
estaba concentrada en encontrar ese libro camine hasta llegar, se escuchan
grito espantosos, ruñidos desagradables, al entrar vi cuerpos de animales ,
especial mente gatos, panteras y jaguares, de pronto encontré al alquimista
llorando de rodillas ente un cuerpo, era su gran amor murió envenenada por
el placer, hacia experimentos para resucitarla pero ninguno le resultaba.

Cogí el libro lo empaqué, pero podía marcharme, no soportaba su dolor


decidí desnudarme ante él, seduciendo su dolor tras la desesperación el
empezó a tocarme dejando lleva por la lujuria que a ambos los poseía besos
ocultos en la perversión, comencé a sudar pronto no descontrolamos
empezamos a follar, la excitación invadida mi cuerpo, era la primera que
sentía lago así, la única donde mi gemido era más fuerte que mis pesadillas
el comienzo de un amor disfrazado de placer, el dolor se hunde en la
ilusión de vivir, pero la muerte asina pasiones oculta en el corazón maldito
de los poetas.