Anda di halaman 1dari 9

Unidad III:

ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE Y METACOGNICIÓN

1- ESTRATEGIAS PARA ESTUDIAR SOLO

Organizarte y estudiar por tí mismo tiene una gran ventaja: avanzar a tu propio ritmo, sin
tener que ajustarte a alguien a quien quizás no puedes seguirles el paso. Y esto, a través
del conocimiento de tus propias necesidades y objetivos, porque eres la persona que más
te conoce.

Cuando hablamos de este tipo de aprendizaje hablamos de un modo personal de estudio


que empieza su recorrido en 1) el reconocimiento de tus necesidades de aprendizaje,
siguiendo con 2) la elección adecuada de los materiales para tu estudio, continuando con 3)
la definición sobre cómo vas a estudiar (estrategias) y finalizando con 4) una evaluación
personal de si el aprendizaje que realizaste fue efectivo.

Lo principal para poder estudiar sólo y para que saques un buen provecho de ello, es la
autogestión en el estudio, manteniendo una actitud de observación, investigación y
reflexión propia de los temas vistos en la escuela, intentando, por ejemplo, darle tu sello
personal a trabajos individuales o grupales.
Lo segundo es la confianza, es decir, el convencimiento de que eres capaz de lograr todo lo
que emprendes.

¿Qué acciones te exige el aprendizaje autónomo?


- El correcto uso de los materiales educativos: es decir, usar eficientemente los
recursos que existen en internet, en portales web como educarchile o Yo estudio y/o en
bibliotecas. Debes mantener alerta tu curiosidad, interesarte por contenidos que vayan
más allá de lo que el profesor te enseñe y no perder la capacidad de asombro.
- Conocer tu propia forma de aprender: descubrir qué forma de estudio te es más útil
para cada asignatura, cuáles de estas estrategias deben reformularse, reflexionando
sobre lo realizado para mejorar y sacar siempre el máximo provecho a tu estudio.
- Trabajo grupal de colaboración con compañeros: a través de la reflexión en grupo, de
la lectura de trabajos de otras personas, en participación de espacios en donde compartas
tus opiniones, por ejemplo, en los foros virtuales. Nos referimos también a las habilidades
sociales necesarias para saber trabajar en grupos.
- Pensamiento crítico, asociado a las habilidades del pensamiento independiente, libre
de prejuicios, es decir, mantener una actitud crítica frente a lo que aprendiste (tener tu
propia opinión respecto de los temas), y autocrítica para evaluar los propios avances en tu
estudio, en forma sistemática.
- Comunicación, incorporando el uso eficaz de todos los lenguajes, como son: el oral,
escrito, gráfico, estadístico e informático. Así como también las habilidades específicas,
discursivas, de redacción, exposición, argumentación y lógica.
- Resolución de problemas asociados a vivencias cotidianas con el apoyo del
pensamiento creativo y estrategias específicas de la indagación, investigación y
verificación de las ciencias.

1
¿Por dónde comenzar?
1° Identifica tus necesidades de aprendizaje, para esto hazte las siguientes preguntas:
¿Qué necesito aprender? ¿Qué me falta aprender? ¿Qué requiero reforzar?
2° Una vez que encuentres estas necesidades de aprendizaje, debes ser capaz de acudir
a las fuentes de información y a los procesos de formación para satisfacer dichas
necesidades.
3° Formula tus propios objetivos de aprendizaje y acciones necesarias para lograrlos.
4° Planifica un horario de estudio que te permita llevar a cabo todo lo que tienes que
estudiar.
5° Evalúa tu horario de estudio, es decir, si tu planificación te fue útil y si lograste los
objetivos que te propusiste al empezar a estudiar, los problemas detectados, situaciones
no contempladas, etc., y hacer una reformulación del horario de estudio si los resultados
no fueron tan favorables como esperabas.

En específico, ¿cómo planificar el estudio de una asignatura en concreto?

Para planificarte, te aconsejamos los siguientes pasos:

- Chequear el nivel de conocimiento alcanzado, para cada contenido señalado


- Identificar las necesidades de aprendizaje.
- Proponerse metas, objetivos en relación a las necesidades de aprendizaje detectadas.
- Planificar cuáles serán las acciones a realizar para el logro de los objetivos trazados.
- Buscar en los distintos recursos disponibles los contenidos a estudiar.
- Seleccionar dentro de los recursos encontrados, cuáles se adecuan a los contenidos,
tareas, tiempos, características propias de la disciplina y de la metodología de estudio del
alumno.
- Fijar tiempos de estudio de acuerdo a las fechas para rendir examen o entrega de
trabajos.

¿Qué pasa si tienes dudas respecto a una materia, estudiando solo?

- Hacerle preguntas a tu profesor de la asignatura, ya sea presencial o virtualmente (si


tiene correo electrónico).
- Buscar en enciclopedias y libros (material bibliográfico), contenidos que puedes
encontrar en bibliotecas o virtualmente en alguna base de datos académica en Internet.
- Tener el apoyo de un compañero a la hora de buscar las respuestas a tus dudas (¡puede
que él recuerde esa parte de la materia que tu no!).

Lo importante es comprender que sólo aquel que se pregunta y se cuestiona puede avanzar
en su proceso de aprendizaje. Por lo tanto, es primordial saber buscar más referencias
sobre un tema y solicitar ayuda para no quedarse con la duda.

2
2- FICHAR, RESUMIR, MEMORIZAR: TRUCOS PARA ESTUDIAR MEJOR

No hay una sola manera de estudiar y cada quien sabe qué trucos o técnicas le funcionan
mejor; pero para quienes prefieren la organización “visual”, las fichas son una buena
alternativa. Presta atención a estos consejos prácticos y podrás sacarle más provecho.

Una pequeña tarjetita de cartulina

Ni más ni menos que eso: una tarjetita que te ayuda a recordar rápidamente lo que
necesitas, y con un mínimo de esfuerzo. Hacerla no cuesta nada, sólo hay que tener en
cuenta la información que escribes en ella.

Las fichas pueden ser de varios colores, que puedes usar creativamente para
diferenciarlas o para distinguirlas por su importancia. Asimismo, las fichas tienen dos
caras, puedes escribir sobre ambas o bien sobre una sola.

En caso de utilizar las dos caras de la ficha, estas deben estar relacionadas y la cara 1
debe describir el contenido de la cara 2. Por ejemplo, una ficha útil puede contener una
fórmula física en una cara y la explicación en la otra. O bien el nombre de una guerra o
evento social en una cara y los personajes más destacados en la otra. O bien puedes poner
el nombre de una asignatura en una cara y los contenidos más importantes en la otra. O las
palabras que te cuesta memorizar, etc, etc, etc: las posibilidades dependen de tu
comodidad. Anímate y el estudio se te hará más fácil.

Cómo hacer buenos resúmenes

Saber resumir información es una habilidad que se valora no solamente en los ejercicios
escolares sino también en la vida laboral, y además es una buena manera de fijar los
contenidos de cualquier asignatura en la memoria.

Para hacer un buen resumen es necesario ir de lo general a lo específico; los pasos


siguientes pueden ordenarte un poco:

1. Primera lectura: comienza leyendo detenidamente toda la información como si fuera


una novela, pásalo bien.
2. Trata de contar de qué trata el texto, oralmente.
3. Segunda lectura: lee de nuevo y subraya o toma nota de las ideas que te parezcan más
importantes. Al final de esta segunda lectura debes saber cuáles son los argumentos
principales y cuáles tienen menor relevancia.
4. Describe el texto con tus propias palabras. En rigor se trata de volver a contar de
qué trata, pero esta vez utilizando las frases subrayadas o los apuntes.

Recuerda que:
 El resumen debe contener sólo lo esencial, omitiendo la información obvia.
 Debe ser imparcial, esto es, no debe incluir tus propias ideas o reflexiones.

 Debe ser coherente y funcionar como un texto independiente con ideas claras y
ordenadas.

3
Cómo memorizar mejor al estudiar

Sería fantástico que pudiéramos memorizar todo lo que dice el profesor


instantáneamente, pero también, un poco aburrido, porque al memorizar sin entender da lo
mismo lo que memorizamos: puede ser marcas de automóvil, direcciones postales, etc. Por
eso, la mejor recomendación que puede hacerse para memorizar los contenidos de clase es
comprenderlos. Una vez que comprendemos lo estudiado, la memoria comienza a trabajar a
gusto y todo se vuelve más fácil.

Aparte de comprender lo que se quiere memorizar, existen trucos muy simples y lógicos.
Uno de ellos figura al comienzo de esta página: la elaboración de fichas con palabras
claves es un buen gancho para recordar. Otro es dibujar un dibujo, esquema o un mapa
conceptual de los contenidos, a fin de comprometer otros sentidos, como la vista.

Leer la información cierta cantidad de veces es un paso inevitable al memorizar


contenidos. En relación a lo anterior, es muy práctico hacer pausas, para volver sobre la
información periódicamente. Estas pausas pueden ser aprovechadas para ver otros
contenidos o bien para realizar otra actividad. Lo que funciona mejor, en todo caso, es
estudiar diariamente; así lo aprendido se fija en tu cerebro como si tuviera pegamento.

Si lo que debes memorizar es una lista de cosas o de nombres, vale más unir las palabras
recordando la primera sílaba de cada una, o tal vez la musicalidad de su pronunciación.

Algunas actitudes no ayudan a la memoria, por ejemplo, aunque suene de Perogrullo, es


importante no ofrecer resistencia; es decir, no latearse de antemano, porque lo que sigue
a esta actitud es el bloqueo. Asimismo, una de los principales obstáculos a la memoria es la
falta de concentración. Por eso: focalízate bien.

Estas son algunas ideas, con toda seguridad encontrarás las tuyas propias en la práctica
diaria del estudio.

3- ESTILOS DE APRENDIZAJE:
4
Seguramente puedes comprobarlo tu mismo: cuando uno estudia tu aprendizaje se ve
afectado por múltiples factores. Desde características ambientales (como la luz, la
temperatura o el ruido) hasta rasgos emocionales (como la motivación y la
responsabilidad). El "estilo de aprendizaje" de cada persona, es según la escuela de
programación neurolingüistica (PNL) la manera preferida que cada uno tiene de captar,
recordar,imaginar o enseñar un contenido determinado .

Para la PNL, es fundamental a la hora de elegir nuestro modo de aprender si los


contenidos que interiorizamos se adquieren mejor a través del ojo, del oído o del cuerpo
en general. La mayoría de nosotros utilizamos más unos de estos canales sensitivos que
otros y esto da origen a tres estilos básicos de aprendizaje: visual, auditivo y
kinestésico (los más comunes). Por ejemplo, si intentamos pensar en una ciudad que
hayamos visitado una vez, algunos recordaremos mejor el aspecto de sus edificios (visual),
otros su nombre (auditivo), otros el calor o frío que hacía cuando estuvimos ahí
(kinestésico).

Para Mariluz Yáñez, profesora de la Universidad Blas Cañas, magister en gestión escolar
en la Universidad del Desarrollo y académica de la facultad de pedagogía de la
Universidad Alberto Hurtado, lo principal es que siempre tengas "experiencias de
aprendizaje". Es decir, que la enseñanza no sea simplemente que el profesor te entregue
información y tu simplemente la recibas, sino que te empapes de lo que estás viendo,
oliendo, tocando, escuchando o percibiendo en general.

Aprendizaje visual

Lo ideal es que pudieras proponerle a tu profesor generar un espacio al aire libre con
"experiencias de aprendizaje". Por ejemplo: ir a observar una situación determinada
vinculada con la vida diaria, con la experiencia vital. Observar y mirar un paisaje, una
pintura, un registro visual de alguna situación que te estén enseñando.

 Aprendes preferentemente a través del contacto visual con el material educativo.


 Piensas en imágenes; si así es como aprendes, entonces eres capaz de traer a la
mente mucha información a la vez, por ello tienes más facilidad para absorber
grandes cantidades de información con rapidez.

 La costumbre de visualizar te ayudará a establecer relaciones entre distintas ideas


y conceptos, por lo cual desarrollarás una mayor capacidad de abstracción.

 Las representaciones visuales del material, como gráficos, cuadros, láminas,


carteles y diagramas mejoran este tipo de aprendizaje.

 Videos, películas o programas de computación también mejoran este aprendizaje.

 Recuerdas mejor lo que has leído que lo que has escuchado.

 La manera más eficiente que tienes de almacenar información es visual (en una clase
con retroproyector, por ejemplo, preferirás leer las fotocopias o transparencias a
seguir la explicación oral, o tomarás notas para tener después algo que leer).

 Se calcula que entre un 40% y un 50% de la población en general privilegia el estilo


de aprendizaje visual.
5
Aprendizaje auditivo

Te sentirás cómodo si te comentan, cuentan o explican la información. También si


escuchas distintos contextos: grabaciones, videos, entrevistas, o alguna situación “insitu”,
por ejemplo, en ciencias naturales, como visitar un ecosistema y escuchar los sonidos de la
naturaleza.

 Si tienes más desarrollado este tipo de aprendizaje, aprenderás preferentemente


escuchando el material educativo.
 Piensas y recuerdas de manera secuencial y ordenada, por lo que prefieres los
contenidos orales y los asimilas mejor cuando puedes explicárselos a otra persona.

 Respondes con éxito al estilo de enseñanza más frecuente en el sistema estudiantil,


ya que te adaptas con facilidad al formato de la clase expositiva.

 Tienes una gran capacidad para aprender idiomas y/o música.

 Los cassettes y discos, las discusiones en público y las lecturas en voz alta, mejoran
tu aprendizaje.

 Recuerdas mejor lo que escuchas que lo que lees.

 Tu manera de almacenar información es transfiriendo lo auditivo a un medio visual


(el almacenamiento auditivo suele ser menos eficiente).

 Se calcula que entre un 10% y un 20% de la población en general privilegia el estilo


de aprendizaje auditivo.

Aprendizaje kinestésico

Hacer, elaborar y construir tu material de estudio te hace recordar mejor los contenidos
que te enseñan. Si es así, palpa, toca texturas, determina formas, y relaciona eso con lo
que estás aprendiendo.

 Aprendes preferentemente al interactuar físicamente con el material educativo.


 Para aprender necesitas asociar los contenidos con movimientos o sensaciones
corporales. De este modo, en una clase expositiva, puede que frecuentemente
te balancees en tu silla, intentes levantarte, o quizás te pases haciendo garabatos o
dibujitos, etc.

 Tus aprendizajes son más lentos, y te desempeñas mejor en tareas de tiempo


limitado y con descansos frecuentes.

 Las actividades físicas, el dibujo y la pintura, los experimentos de laboratorio, los


juegos de rol, mejoran tu aprendizaje.

 Puedes recordar mejor lo que haces en lugar que lo que ves o escuchas.

 Posees la manera menos eficiente para almacenar información académica y la mejor


para almacenar información que tenga que ver con lo deportivo y artístico.

 Se calcula que entre un 30% y un 50% de la población en general privilegia el estilo


de aprendizaje kinestésico. Este porcentaje se incrementa en la población
masculina.

6
Como puedes ver, los distintos estilos de aprendizaje no son mejores o peores, pero si más
o menos eficaces para aprender distintos contenidos. Estudiantes visuales o auditivos se
desempeñan usualmente con éxito en el sistema escolar, mientras que estudiantes
kinestésicos suelen tener dificultades académicas, al ser este el estilo de aprendizaje
menos considerado en la mayoría de las salas de clase.

En todo caso, cada estilo de aprendizaje señala la preferencia por un determinado canal
perceptual, no su exclusividad. El uso de distintos canales perceptuales puede ser
reforzado con la práctica. En este sentido, el ideal del aprendizaje es el uso eficiente de
los tres canales y la capacidad de adaptar el estilo propio predominante al material
educativo y a la manera en que éste se presenta.

Para Mariluz Yáñez, lo que sí favorece y hace que la enseñanza sea óptima, es cuando hay
un profesor que te mira a ti como estudiante, identifica tus intereses y ve, así, qué forma
será para tu curso mejor para su aprendizaje. Las situaciones en donde tú eres el
individuo más importante, en donde se ponen en juego tus capacidades y en donde te
involucras en el proceso, son las experiencias que mejor te llegan.

No es recomendable que el profesor prepare todo y lo transmita pulcramente, y que tú,


por tu lado, solo escuches la información pasivamente, sin reaccionar ante ella. Lo mejor
resulta cuando te involucras, cuando para ti es importante, y cuando el profesor
está atento a tus intereses.

"Cuando se logra despertar eso en los estudiantes, se logra tener un constructo que irá
directamente dirigido hacia sus procesos cognitivos", explica la profesional.

"Hay que cambiar el paradigma de la memoria, cambiar la manera como siempre hemos
enseñado. La memoria no nos sirve y menos el conocimiento envasado. Hay que hacer
realidad la construcción de lo que se enseña y transformarlo en experiencia, estar en
continuo proceso de construcción", concluye Mariluz.

7
4- RECOMENDACIONES PARA MEJORAR
NUESTROS HABITOS DE ESTUDIO

Horario de estudio.

1. Haz un buen programa y horario de estudio.

2. Distribuye tu tiempo adecuadamente repartiéndolo entre todas las materias que estás
cursando.

3. Organiza el tiempo de manera que estudies algo todos los días.

4. aprovecha algunas de tus horas libres para leer o realizar actividades asignadas como
tareas. Si las usas bien, tendrás tiempo luego para otras actividades.

5. Limita el tiempo de estudio a no más de dos horas seguidas por cada materia de estudio.

6. Deja siempre un tiempo libre para las emergencias.

7. No dejes nada para última hora, casi siempre ocurre lo menos pensado.

Preparación continúa.

1. Una vez recibido el materia de estudio, léelo lo más pronto posible, si hay algo que no
entiendes, conviértelo en una pregunta para la próxima clase.

2. Prepara tus trabajos con tiempo y regularidad; no dejes para otro día lo que puedas
hacer hoy.

3. Ordena tus apuntes, realiza resúmenes y revísalos periódicamente.

4. Repasa todo el material que vas acumulando en cada asignatura.

5. Recurre a la biblioteca, a tus apuntes, a un tutor, al material digitalizado o presente en


la web, por último conversa con un buen estudiante que sea compañero tuyo.

6. La mejor manera de aprender algo, es realizando resúmenes del contenido, empleando


tus propias palabra, lo mismo que realizar esquemas o mapas conceptuales.

Para leer con provecho.

1. No dejes de tener en mente el propósito de la lectura.

2. Lee las frases y oraciones completas; no te detengas en cada palabra en particular.

3. Una vez que hayas captado el sentido principal, omite con discreción los detalles.

4. Haz un resumen de la idea central de cada párrafo, o subraya la misma.

8
5. Anota las preguntas que quieras discutir o aclarar con tu grupo curso o con el profesor.

6. Siempre que sea necesario, recurre al diccionario, no sigas leyendo, si hay una palabra
desconocida.

7. Cultiva el hábito de utilizar obras de referencia, tales como, índices, enciclopedia, sitios
web, etc.

Condiciones ambientales.

1. Siempre que sea posible, estudia en un lugar donde no haya ruidos y que esté bien
ventilado y alumbrado.

2. Si te gusta la música, puedes ponerla de fondo con un volumen bajo.

3. Mantente siempre en buenas condiciones físicas de descanso y comida.

4. Práctica algún deporte o sal a caminar.

Toda persona que aprende, cambia…

Toda persona que cambia, crece.