Anda di halaman 1dari 110

21

cine colombiano
cuadernos de
cuadernos de cine colombiano
¿Otra vez Mayolo?
21 carlos mayolo
Beatriz Caballero
Carlos Mayolo
de los muertos vivientes
Sandro Romero Rey
Carlos Mayolo
hacia el gótico tropical
Isaac León Frías
De casas y haciendas
azucareras en el gótico tropical:
Carne de tu carne y
La mansión de Araucaíma
Juana Suárez
Mayolo,
padre nuestro
Daniel D. Flórez y
Pedro Adrián Zuluaga
Mayolo
en el Litoral
Gerardo Otero
Entrevistas
Katia González Martínez
Luis Ospina, humor y rigor
Miguel González, la experiencia plástica del cine
Elsa Vásquez, el papel de la continuidad
carlos mayolo

esta versión digital incluye la edición de “caza de citas”


MINISTERIO DE CULTURA INSTITUTO DISTRITAL DE
LAS ARTES (IDARTES)
ISSN: 1692-6609
INSTITUTO DISTRITAL DE
Contenido
Mariana Garcés Córdoba 4 Reconocimientos que construyen
Ministra de Cultura Santiago Trujillo Escobar LAS ARTES (IDARTES)
director general Calle 8 No. 8-52 un público para el futuro
Adelfa Martínez Bonilla Bertha Quintero Medina
Bogotá, Colombia Santiago Trujillo Escobar
Conmutador: (571) 379 5750
Directora de Cinematografía subdirectora de las artes Síguenos: www.idartes.gov.co 6 El cine febril de Carlos Mayolo
María Adela Donadío Copello Julián David Correa Restrepo
ALCALDÍA MAYOR DE BOGOTÁ D.C. subdirectora de CINEMATECA DISTRITAL-GERENCIA Fotografías de la cubierta y del interior de Eduardo Carvajal,
DE ARTES AUDIOVISUALES DEL Hernando Guerrero, Hernando Tejada Ángel, Juan Carlos Herrera,
8
equipamientos culturales
Gustavo Petro Urrego
IDARTES Fernell Franco, archivo Beatriz Caballero, archivo Luis Ospina, ¿Otra vez Mayolo?
alcalde mayor de bogotá d.c. Orlando Barbosa Silva archivo Sandro Romero, BECMA -Mediateca especializada en cine Beatriz Caballero
subdirector administrativo Carrera 7 No. 22-79
Bogotá, Colombia y medios audiovisuales de la Cinemateca Distrital-. Fotogramas
Clarisa Ruiz Correal y financiero Conmutador: (571) 379 5750, de las películas Carne de tu carne y La mansión de Araucaíma 17 Carlos Mayolo:
SECRETARIA DE CULTURA, ext. 3400 - 3406 extraidos por la Cinemateca Distrital a partir de las copias
RECREACIÓN Y DEPORTE CINEMATECA DISTRITAL-GERENCIA restauradas suministradas por Proimagénes Colombia a través de la de los muertos vivientes
DE ARTES AUDIOVISUALES DEL Síguenos: infocinemateca@idartes.gov.co
www.cinematecadistrital.gov.co Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano. Sandro Romero Rey
IDARTES
CUADERNOS DE Facebook: Cinemateca Distrital Fotografía de la cubierta: Carlos Mayolo durante el desfile de
CINE COLOMBIANO NO. 21. Julián David Correa Restrepo Twitter: @cinematecadb modas de artistas colombianos para apoyar al Cine Estudio 35, 39 Carlos Mayolo:
CARLOS MAYOLO gerente de artes audiovisuales
El contenido de los artículos es digido por Jaime Vásquez y Carlos Mayolo. Al fondo, afiche del hacia el gótico tropical
responsabilidad exclusiva de los autores desfile en el Club San Fernando, diseñado por Carlos Duque. 1968. Isaac León Frías
Beatriz Caballero Clara Nydia Pardo Murillo
y no representa necesariamente el Archivo: Hernando Guerrero. Contracubierta: Carlos Mayolo con
Enrique Ortiga asesora administrativa pensamiento del Instituto Distrital de las cámara de Betamax, circa 1979. Foto: Hernando Tejada. - Rodaje 51 De casas y haciendas
editores invitados Giovanna Segovia Mercado Artes (idartes), ni del Ministerio de Cultura. Cali: de película. Foto: Eduardo Carvajal. - Foto fija de La mansión
asesora misional de Araucaíma. Foto: Eduardo Carvajal- Foto fija de Carne de tu azucareras en el gótico tropical:
Marina Arango Publicación impresa y digital de carne. Foto: Eduardo Carvajal - Foto fija de Carne de tu carne. Carne de tu carne y
Henry Caicedo Jenny Alexandra Rodríguez Peña distribución gratuita con fines educativos Foto: Eduardo Carvajal - Rodaje Agarrando pueblo. Foto. Eduardo La mansión de Araucaíma
Ministerio de Cultura asesora de programación y culturales. Queda prohibida su Carvajal. Fotografías e imágenes del interior como aparece en cada
y publicaciones reproducción total o parcial con o sin pie de foto. Juana Suárez
Jenny Alexandra Rodríguez Peña César Almanza Vargas ánimo de lucro sin la debida autorización
Julián David Correa Restrepo asesor de localidades expresa para ello. Información adicional Fotos de ambientación de las entradas de los artículos de Beatriz 75
Mayolo, padre nuestro
Caballero (archivo: Beatriz Caballero), Sandro Romero, Isaac León
coordinación editorial
María Paula Lorgia Garnica
en: infocinemateca@idartes.gov.co.
Frías (foto: Eduardo Carvajal), Juana Suárez (foto: Fernell Franco), Daniel D. Flórez y
Neftalí Vanegas asesora de nuevos medios Pedro Adrián Zuluaga (fotograma), Gerardo Otero (archivo: Beatriz Pedro Adrián Zuluaga
Caballero), Katia González (archivo de los entrevistados). Foto
diseño y diagramación David Zapata Arias colofón (archivo: Beatriz Caballero). 103
Mayolo en el Litoral
asesor de formación y convocatorias
Francisco Díaz-Granados Agradecimientos a Sandro Romero, Luis Ospina, Giovanny Balambá, Gerardo Otero
corrección de estilo Juan Carlos González Navarrete Ramiro Arbeláez, Vanessa Franco, Juan Carlos Herrera, Angélica
coordinador becma
Reyes, Juan Carlos González, Joan Bocanegra, Juan Carlos Rueda Entrevistas
QuadGraphics Colombia.
impresión Angélica Reyes Hernández Azcuénaga, Gerylee Polanco, Oscar Ruíz Navia y María Vásquez. Katia González Martínez
asistente becma
Por el artículo de Isaac León Frías agradecemos en ficunam (Festival
120 Luis Ospina, humor y rigor
Mónica Higuera Coronado Internacional de Cine de la Universidad Autónoma de México) a
Cristian Camilo Reyes David Eva Sangiorgi, su directora y a Georgina Hernández editora de la
apoyo administrativo publicación Carlos Mayolo, un intenso cine de autor (Universidad 134
Miguel González, la experiencia
Camilo Parra Martínez
Autónoma de México. México D.F.: 2015). plástica del cine
Jaiver Sánchez Leal 144
Elsa Vásquez, el papel
proyeccionistas
de la continuidad
156
Cuadernos de cine colombiano. Nueva época : Carlos Mayolo / Cinemateca Distrital
– Gerencia de Artes Audiovisuales del IDARTES Filmografía
Bogotá : Cinemateca Distrital ; IDARTES, 2015
180 p. : fot. ; 20 cm (ISSN 1692-6609 ; no. 21) 167 Bibliografía
Bibliografía al final de cada capítulo
1. Mayolo, Carlos, 1945-2007 – Crítica e interpretación. 2. Cine Colombiano – Siglo XX 176 Caza de citas
3. Cine Colombiano – Historia 4. Cortometrajes – Historia y crítica - Colombia (texto publicado sólo en la versión digital)
5. Cine documental – Historia y crítica - Colombia
Enrique Ortiga
210 Perfiles de los autores
Carlos Mayolo, 1984. Archivo: Beatriz Caballero.
4 5
carlos mayolo reconocimientos que construyen un público para el futuro

Reconocimientos que construyen un Por eso es para nosotros primordial destacar artísticas nacionales e internacionales; en

público para el futuro la labor de este director, guionista y actor del


cine nacional. Mayolo fue un pionero en crear
el contexto social, político y geográfico que
rodeó su trabajo, y en la relevancia de su obra
Santiago Trujillo Escobar nuevas formas de hacer cine: su experiencia tanto en cine como en televisión: su rol en el
Director General y trayectoria es una referencia fundamental grupo de Cali, la revista Ojo al cine, su traba-
idartes en el sector audiovisual nacional. Su obras jo como realizador en largometrajes como La
no solo hablan sobre los temas sociopolíticos mansión de Araucaíma (1986) y Carne de
cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época de este país y critican las estructuras sociales tu carne (1983), y la creación de la estética
del pasado y del presente, sino que además del “gótico tropical”.
innovaron la narrativa y la técnica del cine
En idartes contribuimos a hacer memoria
colombiano.
de las diversas formas de expresión audiovi-
Por medio de esta publicación damos sual, convencidos de que es una manera de
relevancia a la obra de Mayolo y destacamos entender el desarrollo del cine colombiano
la vigencia de su cine en nuestro presente. y de ampliar la formación de públicos para
Durante tres años, el Instituto Distrital de las memoria de nuestras artes y reconocer a las El Cuaderno hace énfasis en sus influencias todas nuestras artes.
Artes (idartes) ha demostrado grandes logros. personas que con su labor han contribuido a
Ha sido exitoso en el fomento de la literatura, que hoy en día existan posibilidades artísticas Sala de la Cinemateca Distrital, 2015. Foto: Jairo Jhasua.
las artes plásticas, las artes audiovisuales, el para todos los ciudadanos. Desde su crea-
teatro, la danza y la música, cualificando los ción, los Cuadernos de Cine Colombiano han
escenarios artísticos y los programas de for- impulsado la protección de esa memoria, y la
mación en todas las localidades de Bogotá, construcción de un pensamiento crítico a su
alrededor. Por medio de este nuevo número
como Tejedores de Vida o los Centros Loca-
de los Cuadernos, dedicado al fallecido Carlos
les de Artes para la Niñez y la Juventud (clan).
Mayolo (1945-2007), la Cinemateca Distrital,
Para enriquecer nuestros proyectos hemos Gerencia de Artes Audiovisuales de idartes,
trabajado con artistas y gestores de todo el rinde un homenaje a uno de los directores de
país. Nuestro equipo ha ido construyendo una cine más importantes de Colombia. De esta
ciudad que se ha convertido en una de las manera, buscamos impulsar la historia de las
capitales culturales más importantes de Lati- artes en Colombia y reflexionamos acerca del
noamérica. patrimonio audiovisual de nuestro país.
En nuestro esfuerzo por fortalecer el capital Concebimos la memoria de nuestro cine
cultural de la ciudad, hemos logrado proteger la como parte de la historia de nuestra nación.
6 7
cine animado en colombia: una historia en movimiento el cine febril de carlos mayolo

El cine febril de Carlos Mayolo


Cuando entre los años 2002 y 2003 ini- el constante apoyo de la Fundación Patrimonio 2 · Entendemos la
palabra cine en su acep-
ciamos la publicación de los Cuadernos de Fílmico Colombiano y Proimágenes Colombia, ción original: abrevia-
Cine Colombiano – Nueva época, fuimos cla- además de la participación del Ministerio de tura de cinematografía
(escritura con imágenes en
Julián David Correa Restrepo ros en que con esta colección no buscamos Cultura, institución que coedita esta colección movimiento) que pueden
Director Cinemateca Distrital ser arte, industria y expre-
crear un espacio para los homenajes, sino desde hace varios números.
Gerente de Artes Audiovisuales sión ciudadana, y que en la
idartes para la construcción de una memoria crítica En la suma de territorios que por conquis-
actualidad se encuentra en
múltiples ventanas.
del cine nacional2. En esa misma línea está ta, colonia y desmembramieno ha acabado
cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época este libro que es posible gracias a la pasión por llamarse Colombia, se hace cine desde
que tenemos por la obra de Mayolo y por el fines del siglo XIX. En 2015 se celebran los 50
cine nacional, pero que se ha forjado con el años del estreno de El río de las tumbas (Julio
1 · Isaac León Frías: El Sobre Mayolo y Ospina escribió el crítico Andrés Caicedo, Luis Ospina, Hernando Gue- rigor de quienes trabajamos en su edición. Luzardo, 1964), y se recuerdan los 100 años
nuevo cine latinoamericano Este Cuaderno es posible gracias al trabajo
de los años sesenta, entre peruano Isaac León Frías: “... En una época en rrero, Eduardo Carvajal y Ramiro Arbeláez, de nuestro primer largometraje: El drama
el mito y la modernidad la que la seriedad e, incluso, la gravedad y el de Beatriz Caballero, una mujer excepcional del 15 de octubre (Vincenzo Di Domenico,
fílmica. Ed. Fondo Editorial entre otros, fundaron el Cine Club de Cali y
Universidad de Lima, dramatismo eran moneda común (casi condi- que con su amor acompañó a Mayolo has- 1915). Es en este memorable 2015 que a través
Ciudad Solar (1971), y crearon la revista Ojo
Lima 2013.
ción sine qua non) en los abordajes documen- ta el día de su muerte y quien llegó hasta la de nuestro Cuaderno y una caja de películas, de
al cine (1974). Desde ese grupo en donde la Cinemateca en el año 2012 con la idea de
tales, los caleños Mayolo y Ospina instalan el una publicación del ficunam (Festival Interna-
cinefilia se transformó en cinematografía, se hacer esta publicación. Acompañando a Bea-
sentido del humor, la ironía y el carácter provo- cional de Cine de la Universidad Autónoma de
cador en el corto Oiga vea, sin que eso dismi- creó el mote “Caliwood” y las imágenes en triz en esas reuniones y en mucho del trabajo México), y de una serie de muestras y expo-
nuya la dimensión critica que este posee. Esa movimiento fluyeron tan potentes como las que compone este libro está Enrique Ortiga: siciones, estamos reflexionando alrededor de
misma perspectiva se acentuará más adelante páginas impresas. Filmes como Agarrando Beatriz y Enrique son los coeditores de esta la obra de Carlos Mayolo, un artista que supo
en Agarrando pueblo, lo que produjo en su pueblo (Mayolo y Ospina, 1978), con el que obra. Queremos agradecer a los autores de revelar nuestras realidades con humor y una
momento la acusación de anarquismo e irres- se da nombre al fenómeno de la pornomiseria las fotos y textos que componen esta publi- mirada crítica, y que encontró caminos para
peto a los realizadores...”1. y La mansión de Araucaíma (Mayolo, 1986), cación: Eduardo Carvajal, Hernando Guerrero, romper los límites de lo que entendíamos por
con el que se consolida el género del gótico Hernando Tejada Ángel, Juan Carlos Herrera y cine nacional.
Para los cinéfilos de América Latina, el al desaparecido maestro Fernell Franco, nues-
nombre de Carlos Mayolo está unido a la irre- tropical que se venía esbozando desde Pura Carlos Mayolo en el rodaje de Cali: de película, 1973. Foto. Eduardo Carvajal.
tro agradecimiento para los escritores Sandro
verencia y al desarrollo de la expresión audio- sangre (Ospina, 1982) y Carne de tu carne Romero, Isaac León Frías, Juana Suárez,
visual: Mayolo cambió el cine y la televisión de (Mayolo, 1983), demuestran la trascendencia Daniel D. Flórez, Pedro Adrián Zuluaga, Gerardo
Colombia. Para quienes este apellido apenas de Mayolo en la historia del cine. En la histo- Otero y Katia González. Un especial agrade-
es un rumor o una nueva noticia, va dirigido ria de la televisión colombiana, series como cimiento a las personas que dedicaron su
este párrafo: Azúcar (Mayolo, 1989) y Hombres (Mayolo, tiempo para atender las entrevistas que Katia
Carlos Mayolo nació en Cali en 1945 y 1996) son momentos brillantes que siguen realizó: Luis Ospina, Miguel González y Elsa
murió en Bogotá en 2007. Mayolo, junto con influenciando la obra de muchos creadores. Vásquez. Y por supuesto, queremos reconocer
cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época

¿Otra vez Mayolo?


Por Beatriz Caballero

¿Otra vez Mayolo? Pues sí, ¡otra vez Mayolo! Con sus películas recién restauradas (gracias al
Fondo para el Desarrollo Cinematográfico, la Fundación Patrimonio Fílmico y algunas de ellas
preservadas por la Cinemateca Distrital - Gerencia de Artes Audiovisuales del idartes) nuevecitas,
brillantitas, con la carita lavada, más bonitas que cuando las hizo, según Luis Ospina, el “oiga”
de las que hicieron juntos, ahora el “vea” para garantizar la fidelidad en la supervisión de su
paso a esta nueva técnica.
Seguir la filmografía de Mayolo es seguir el desarrollo de su pensamiento. En sus inicios con la
publicidad –servicio militar de la poesía, la llamaba él–, comprendió el impacto de la colisión
imagen/sonido que había admirado en las películas de Eisenstein y de la que se valió en Monse-
rrate (1971) y Oiga vea (1972). Estos primeros cortos suyos, como también Iglesia de San Carlos Mayolo, circa 1946.

Ignacio (1970) y Quinta de Bolívar (1979), son referencias históricas y turísticas obligadas que
dejan de ser las mismas bajo la mirada reveladora e irónica de Mayolo.
Los documentales sociológicos, políticos y ecológicos de su juventud comunista empiezan
con Corrida (1967-1968), basada en un poema de Evtuchenko, acompañada por otro de Bertolt
10 11
carlos mayolo ¿otra vez mayolo?

teatro con Enrique Buenaventura, Santiago en la escena de los dos niños que incendian
García y los actores del Teatro Experimental la loma, resultan Oiga vea y Cali: de película
de Cali (tec) y La Candelaria, varios de los (1973), los primeros irónicos documentales
cuales seguirán trabajando en sus películas y que hacen juntos. Luego el trío dinámico caleño
series de televisión. Sigue El basuro (1968), arremete con Angelita y Miguel Ángel (1971),
con Arturo Alape, “el compañero Máuser”, a película fallida codirigida por Caicedo y editada
quien dejaron a su cuidado los de su célula por Ospina. Pero es con Agarrando pueblo
–contaba Alape–, durante un tiempo en el que (1978) como Mayolo y Ospina, el par de amigos
tuvo que pasar escondido. Con Jorge Silva, entrañables y de humor corrosivo, se convierten
también del partido, hizo Monserrate, y cierra en pioneros de la irreverencia en el medio cine-
su etapa radical con Viene el hombre (1973), matográfico nacional y latinoamericano.
un panfleto realizado colectivamente, basado Se pueden seguir sus pasos también
en una canción del poeta nadaísta Nelson según aquello de “dime con quién andas y te
Osorio (los nadaístas fueron otros cercanos a diré quién eres”. Las agencias de publicidad
Mayolo en su momento). De dos años antes, con que trabajó (Corafilm y Cinesistema, que
hay que reseñar Una experiencia (1971), ya no existen) producen sus primeras pelí-
filmación de pedreas y peleas estudiantiles culas, las de sobreprecio y alguna otra hecha
que abre un nuevo segmento en el que entran gracias a una furtiva expropiación pasajera
Umberto Valverde, la salsa y Cali. Otro texto de de sus equipos. El personal femenino que va
Valverde servirá de punto de partida para Rodi- apareciendo en las fichas técnicas corresponde
llanegra (1976) y en el 85 escribirá el guion al desarrollo sentimental del director. Script,
del argumental Aquel 19 (1985). asistencia de dirección, producción, maqui-
Cali, Andrés Caicedo, la revista Ojo al cine, llaje, guion fueron funciones desempeñadas
la comuna Ciudad Solar, todo eso va junto. Un por sus denominadas con recelo “becarias” por
movimiento cultural potente y festivo, fruto los amigos que a su vez hacían su pasantía.
de la curiosidad juvenil y la inquietud de una Mayolo hizo escuela. La mayoría de sus
provincia para la que la cultura norteame- colaboradores fueron sus amigos y se formaron
Carlos Mayolo, circa, 1947. Archivo: Beatriz Caballero. ricana era muy familiar. De la relación con con él en las disciplinas para las que tenían Carlos Mayolo, 1956. Archivo: Luis Ospina.
Caicedo nace el germen de Carne de tu carne aptitudes. Mayolo confiaba en los otros y
Brecht, cantado en vivo por Charlie Boy (tres (1983), pues tenían en común una proclividad sabía sacar lo mejor de ellos. Oía y pedía cine y televisión, fotógrafos, sonidistas, técnicos,
comunistas en un solo film verdadero, que hacia los fantasmas y los vampiros. De la propuestas, dejaba hacer, delegaba e impro- empezaron con Mayolo. Ospina y Sandro
no existe). Aquí da frutos su acercamiento al unión con Luis Ospina, quien hace su aparición visaba. Muchos de los actores consagrados de hablan de su entusiasmo, de su elocuencia y su
12 13
carlos mayolo ¿otra vez mayolo?

en respuesta a los cortos de sobreprecio; la natural y revela el trasfondo de Litoral (1989- Elsa Vásquez, otra que no se deja ver mucho,
obsesión por el incesto, los fantasmas y los 1990), la valiosa serie que realizaron él y Mayolo pero cuando se confiesa es implacable, y
vampiros; el “gótico tropical”; la inclusión de para Telepacífico, inédita en el resto del país. cuando de Mayolo se trata, tiene toda la auto-
los negros, su cultura y sus mitos; la posición ridad: raptada por nuestro director en su
Finalmente, acudimos a Katia González,
del cine de Mayolo en relación con el de otros adolescencia, lo siguió como script, guionista,
quien adquirió un conocimiento muy grande de
países de América Latina. Y “todo lo demás”, asistente y editora.
Caliwood y sus protagonistas después de una
todo lo que se quedase por fuera, le pedimos a
concienzuda investigación recogida y publi- Las nuevas generaciones en general
Sandro Romero que lo escribiera, puesto que él
cada en Cali, ciudad abierta. Arte y cinefilia saben más de Mayolo por las series de televi-
estuvo al lado de Mayolo como guionista, asis-
en los años setenta. Ella fue la escogida para sión que por sus películas, aun cuando estas
tente de dirección, escribano de sus escritos,
entrevistar a Luis Ospina con el fin de que este últimamente las pasan con frecuencia en los
además de pupilo y amigo, y porque ambos
nos descubriera el secreto de cómo codirigir programas de cine por televisión en Colombia.
eran actores y directores de actores.
con Mayolo sin morir en el intento; a Miguel Los estudiantes de cine y cinéfilos lo conocen
Isaac León Frías es el autor más vete- González, para desentrañar sus secretos de muy bien, sus películas arrastran fans y
rano de esta publicación. Desde su revista alcoba, de todas las alcobas de los largos desde sus últimos años empezó a convertirse
Hablemos de cine conoció a Caicedo por la de Mayolo: las de la abuela que se muere en en un director de culto. Con estos Cuadernos
suya Ojo al cine, y fue el primero en escribir Carne de tu carne, del tío comunista en la de Cine Colombiano - Nueva época: Carlos
sobre las películas de Mayolo y Ospina cuando finca, de la Machiche, de don Graci…, y de Mayolo, esperamos que el público fluya, circule,
estos empezaron. Él hace una rápida y certera todos los otros sets que montó Miguel artís- corra, pase la voz y quiera ver a Mayolo una y
Carlos Mayolo en rodaje, circa, 1986. Foto: Fernell Franco. ticamente. Para terminar, dimos la palabra a otra vez.
apreciación de la influencia que tuvo Enrique
Buenaventura en Mayolo con el tec y de su
capacidad de convencer a quien fuera de hacer coincidencia en su obsesión por vampiros y
Carlos Mayolo en rodaje de Carne de tu carne, 1983. Foto: Eduardo Carvajal.

una película. Cuando esta reventaba, la hacían fantasmas, compartida con Ospina.
entre todos. Hacían películas como quien hace
fiestas, lo dicen ellos. Era la vida, eran los Se quiso dar la palabra a otras voces, a
amigos, la risa y hacer cine: ¡la felicidad! Cali- críticos reconocidos más jóvenes, como Pedro
wood era una fiesta… Adrián Zuluaga, profundo conocedor del cine
nacional. Él y Daniel D. Flórez, joven realizador,
Para este título de la colección Cuadernos aportaron una interpretación muy completa,
de Cine Colombiano buscamos concentrarnos personal y con tintes psicoanalíticos. Juana
en asuntos relevantes del cine de Mayolo y Suárez hace énfasis en el horror y la violencia,
encargamos a los colaboradores, según sus y se toma el trabajo de hacer una ilustra-
especialidades, de temas específicos: la innova- tiva referencia histórica a La Violencia en
ción en la manera de enfrentar el documental Colombia. Gerardo Otero deja su modestia
14 15
carlos mayolo ¿otra vez mayolo?

Carlos Mayolo, circa 1970. Foto: Eduardo Carvajal.

Carlos Mayolo, 2004. Foto: Juan Carlos Herrera.


cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época

Carlos Mayolo:
de los muertos vivientes
Por Sandro Romero Rey

Cero en conducta
1 · En 1971 se rodaron
en Cali las películas Oiga
Cuando se habla de cine caleño y, en particular, del llamado Grupo de Cali o “Caliwood” (1971- vea de Luis Ospina y
Carlos Mayolo y Angelita
1991)1, el nombre de Carlos Mayolo aparece siempre como un ejemplo imprescindible de las y Miguel Ángel de Andrés
imágenes en contra de la corriente, en quien se combinaron la irreverencia con el rigor, la cinefilia Caicedo y Carlos Mayolo,
se fundaron el Cine-Club
con el amor por la ciudad, la rumba con el derrumbe. Mayolo nació con el final de la Segunda de Cali y Ciudad Solar.
En 1991 fue el final de la
Guerra Mundial, en 1945, hijo de un ingeniero de minas y de una secretaria bilingüe. Temible niño serie de televisión Azúcar
precoz, contemplativo por la fiebre y entusiasmado por la impaciencia (sus primeras memorias se dirigida por Carlos Mayolo.
Estos límites se plantearon
titularon, en 2002, Mamá, ¿qué hago?), terminaría encontrando, en una ininterrumpida infancia, para la realización del
su pasión por la dimensión poética del mundo y por el encuentro de las sazones secretas de la documental Todo comenzó
por el fin (2015) de Luis
creación, las cuales le llegaron de manera muy temprana, gracias, en especial, al descubrimiento Ospina.
18 19
carlos mayolo carlos mayolo: de los muertos vivientes

Y lo que primero fue un pasatiempo de fin de y mitificación, gracias a documentales como la fotografía y enamorando la belleza de las
semana se convirtió en una herramienta para Cali: ayer, hoy y mañana (1995) de Luis modelos, Mayolo aprendió a mirar el mundo a
su propia rebelión. Sin proponérselo, Mayolo Ospina. Estos saltos cronológicos tendrán una través de los lentes de las cámaras. Y todo se
terminaría siendo un pionero del cinematógrafo, regular inconstancia, hasta que el nombre de convirtió en un pretexto para ser contado. La
de la misma manera que lo fueron algunos de Carlos Mayolo primero y el del siempre citado publicidad florecía poco a poco en Colombia
sus desconocidos antecesores en el oficio Luis Ospina después convirtió a los cineastas y, gracias a la confianza que le brindaron sus
de las imágenes. Bien es sabido que el primer del occidente de Colombia en un ejército de jefes y tutores, el futuro director comenzó no
largometraje de ficción realizado en Colombia pioneros, cuya constante sería la de encontrar solo a realizar comerciales, sino a contar
se hizo en los alrededores de Cali: una versión en las imágenes en movimiento un recurso historias a través de ellos.
de la novela romántica María de Jorge Isaacs para vencer la realidad frente al olvido.
filmada y firmada por Máximo Calvo y Alfredo Como suele suceder en estos casos, las
del Diestro en 1922. La película desapareció Los años sesenta sorprendieron al futuro fechas no coinciden. Según su cómplice incon-
casi por completo (solo se conservan escasos director Mayolo Velasco en Bogotá, luego de dicional, el cineasta Luis Ospina, la historia del
segundos en la Fundación Patrimonio Fílmico pasar una temporada interno en la Academia Mayolo realizador comenzó con el pequeño film
Colombiano) y, por obra y gracia de Santa Ramírez de la capital de la república, tras titulado En grande (1967) (hoy desaparecido,
Verónica (“la santa del cine”, según asegura ser expulsado de “todos” los colegios de como tantas películas pioneras en la historia
el crítico Hernando Salcedo Silva), 62 años niños bien de Cali. Desesperada, doña Nydia del cine) y, poco tiempo después, entre 1967
después, su gesta sería reproducida por Velasco envió a su hijo incorregible a los y 1968, con el apoyo de Gregorio González
Luis Ospina y Jorge Nieto en el documental claustros helados, donde el pequeño, en lugar (heredero de ricos ganaderos vallunos),
En busca de ‘María’ (1985), donde Mayolo de ajuiciarse, terminaría siendo una especie de Mayolo corrió el riesgo de inventarse un
representó el rol de Máximo Calvo, mientras representante del film Cero en conducta (Zéro pequeño experimento cinematográfico, el cual
Ospina fue don Alfredo del Diestro. Pero la de condulte, 1933) de Jean Vigo, al conocer titularon Corrida (1967-1968), revelando los
saga inaugural del cine caleño no se cerró al futuro poeta y desastre natural Harold materiales en casa y secando los negativos
con la versión de la novela de Isaacs. Porque Alvarado Tenorio, identificado en el ambiente en las cuerdas del patio de ropas. Pero los
Carlos Mayolo como Máximo Calvo en el rodaje de En busca de
‘María’, 1985. Foto: Eduardo Carvajal. el primer largometraje sonoro realizado en cultural del terruño como “Matraca”. Conver- libros confunden las fechas: según el Repor-
Colombia sería, una vez más, dirigido por el tido en un brillante delincuente juvenil, Mayolo taje crítico al cine colombiano de Umberto
de las películas de género del cine norteame- citado Máximo Calvo y titulado Flores del Valle salta del internado a la vida bohemia, y de allí Valverde, Corrida pertenece a 1968, mientras
ricano. En realidad, los años cincuenta en (1939). De igual forma, la primera película en a asociarse con el nadaísmo, la izquierda y el En grande (definida como “documental indus-
Cali fueron un modelo de vida del cual quiso color de la cinematografía local se trataría, una teatro de vanguardia no hubo sino un paso. trial”) fue realizada en 1969. Si nos ponemos
desprenderse, una vez se instalaron los mitos vez más, de una aventura caleña, titulada Es en ese momento en el que el realizador exhaustivos y vamos a las fuentes, en los
de los años sesenta en la ciudad. El descubri- La gran obsesión, realizada en 1955 por caleño terminaría siendo, sin quererlo, un dos libros de Mayolo (Mamá, ¿qué hago? y
miento del cine fue un detonante que le reveló Guillermo Ribón Alba, otra curiosidad llena de nuevo pionero. Inmerso en el mundo de la La vida de mi cine y mi televisión) En grande
una nueva óptica para curiosear su entorno. frustraciones que ha dado para su recuperación publicidad, curioseando los secretos de no aparece en la filmografía y Corrida se
20 21
carlos mayolo carlos mayolo: de los muertos vivientes

soviético. Luego, en una reducida versión de


3 minutos, el joven caleño reeditó su experi-
mento con una canción de Bertolt Brecht inter-
pretada por Carlos Parada, actor de la Casa de
la Cultura, conocido en el medio como “Char-
lieboy”. Una vez más, para Mayolo no había
obras terminadas. Su afán, su necesidad,
su curiosidad de niño, lo obligaban a armar
y desarmar de manera continua sus tesoros
creativos, muchas veces hasta dejarlos inser-
vibles. No es muy extraño, por consiguiente,
suponer que Corrida, hoy por hoy, sea una
curiosidad de la prehistoria del moderno cine
en Colombia que haya desaparecido, quizás
para siempre. Aunque nunca se sabe4.
Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Santiago García y Carlos Mayolo. El conjunto de películas que sí existen y
que figuran, más o menos en orden, en las
2 · El libro Reportaje considera un trabajo de 1965. Asimismo, en producción de Mayolo y, quizás por ello, un distintas filmografías de Mayolo es una tríada
crítico al cine colombiano de
Umberto Valverde(Bogo- los citados textos autobiográficos de Mayolo, film inacabado era, a su vez, una experiencia compuesta por los títulos Quinta de Bolívar,
tá-Cali: Toronuevo, 1978), aparecen títulos como El basuro (1968) o Una cinematográfica digna de tener en cuenta. La Iglesia de San Ignacio y Monserrate, reali-
escrito a partir de distintas
conversaciones con reali- experiencia (1971), los cuales no aparecen vida sería, según Mayolo, un pretexto para zadas entre 1969 y 1971. Se trataba de una serie
zadores colombianos, dice,
referenciados en el libro de Valverde2. Pare- rodar y rodar. de cortometrajes producidos por la empresa
refiriéndose a la entrevista
con Carlos Mayolo y ciera que estas voluntarias “imprecisiones” Siguiendo con la prehistoria de nuestro Corafilm, en una época en la que reinaban los
Luis Ospina, que esta fue
ayudan a comprender el espíritu de Mayolo: realizador, hay un dato que podría ser reve- experimentos documentales, los cuales dege-
“revisada y autorizada el 12
de septiembre del mismo es muy poco probable que, en sus inicios, estu- lador en las pesquisas de sus orígenes: la neraron, años después, en el polémico “cine
año [1977])”.
viese trabajando “para la historia del cine”; por llegada del poeta ruso Evgueni Evtushenko a de sobreprecio” que tendría su sentencia de
3 · Según una broma
el contrario, sus urgencias se concentraban muerte, gracias al escándalo desatado por el
frecuente del director de Bogotá, en 1968. Por aquellos días, en los que
teatro Santiago García, en el aprendizaje personal, en sus nacientes mediometraje Agarrando pueblo (Mayolo y
comenzaba a inventarse la llamada Casa de la
la Casa de la Cultura fue
ideas revolucionarias y en el entusiasmo por el Ospina, 1978). Tanto Quinta de Bolívar como
fundada “el 6º día del 6º Cultura en Bogotá3 (el germen de lo que luego
mes de 1966 a las 6 de la
descubrimiento de un nuevo mundo creativo. Iglesia de San Ignacio (ambos realizados
se conocerá como el Teatro La Candelaria),
tarde”. con fotografía de Víctor Morales, quien, dos
Poco a poco, la fascinación por el momento Mayolo decidió “enriquecer” su pequeño film,
décadas después, se encargó de la cámara
del rodaje representará la esencia de la apoyándose en un poema del citado escritor
Foto del rodaje de El basuro, 1968. archivo: Luis Ospina,
y fotogramas de Iglesia de san Ignacio, 1970, Monserrate,
1971 y Quinta de Bolívar, 1969.
22 23
carlos mayolo carlos mayolo: de los muertos vivientes

4 · Finalizando la escritura en En busca de ‘María’), eran cortos de Cali, ciudad de América (1972), dirigido por conciliar a Richie Ray con el Che Guevara, a
del presente texto, ha
aparecido una copia del indagación, de contrapunto entre la imagen Diego León Giraldo, donde se daba la mirada Woodstock con el camarada Gilberto Vieira, a
documental titulado y el sonido, recurso que Mayolo desarrollaría “oficial” de una gesta deportiva, duramente Roger Corman con Enrique Buenaventura? Esta
Contaminación es, de 1975,
según la filmografía del libro con corrosivo humor en Monserrate, con la criticada por las vanguardias del lado zurdo dialéctica entre el rigor y el placer se conso-
Mamá, ¿qué hago? (Bogotá: complicidad creativa de Jorge Silva, docu- de la vida. Sin guion, sin un plan de trabajo lida en la nueva experiencia al alimón de Ospina
Oveja Negra, 2002) y
se encontró el negativo mentalista que por aquellos días estaba en preciso, con el “Oiga” de Ospina y el “Vea” y Mayolo titulada Cali: de película (1973),
del cortometraje Cali: de el proceso de consolidación de su ya memo- de Mayolo (es decir, el sonido y la imagen donde se descomponen, de manera anárquica,
película (Mayolo y Ospina,
1973). Aún no se sabe nada rable Chircales, documental correalizado con respectiva del documental) nació una película los íconos de la otrora llamada Feria de la
del destino de algunos de Marta Rodríguez5. Si se miran en perspectiva, que terminaría siendo todo un manifiesto de Caña de Azúcar, con nostalgias del documental
sus experimentos de los
años sesenta ni del curioso es indudable que Monserrate es el comienzo cómo realizar un film a contracorriente, sin À propos de Nice (1930) del citado Jean
film promocional titulado de un lenguaje y el encuentro con la mirada de tener que hacer concesiones ni al público ni Vigo y toda suerte de juegos en contrapunto
Rodando por el Valle (circa
1986). un realizador que contaba con inusitados a la crítica y mucho menos a productores o audiovisual. En su momento, el citado corto-
5 · Chircales (1966-1972) recursos expresivos. Esta poderosa intuición exhibidores. La película se distribuyó “con el metraje (que pasó, para sorpresa de todos,
es un documental realizado
se consolida cuando Mayolo se reencuentra proyector al hombro”, en sindicatos, univer- como un film de sobreprecio) tuvo opiniones
por Marta Rodríguez y Jorge
Silva sobre los trabajadores con Luis Ospina, su amigo de la infancia, y sidades, cineclubes, primero, y luego en divididas, ante sus aparentes concesiones al
del ladrillo en el barrio
entre los dos deciden filmar, desde la reta- festivales internacionales que comenzaron a sistema. Hoy por hoy, es un testimonio único
Tunjuelito de Bogotá.
guardia, los VI Juegos Panamericanos de Cali, recibir los primeros films colombianos como del Cali de los años setenta, cuyas imágenes
6 · Sobre la historia de Rodaje Cali: de película, 1972. Jaime Acosta, Luis Ospina, Carlos Mayolo, Ute Broll y
Ciudad Solar, véase el libro en 1971. parte del llamado “tercer cine”, cuando Lati- han sido reproducidas en muchos documen- Eduardo Carvajal. Archivo: Eduardo Carvajal.
Cali: ciudad abierta. Arte y noamérica se ponía de moda en el mundo, tales posteriores, “dialogando” con los nuevos
cinefilia en los años setenta Ospina, quien estudiaba cine en Los gracias a la Revolución Cubana, a Allende, al tiempos, desde la perspectiva de su deso- (publicado de manera póstuma) Angelitos 8 · En la época de
de la investigadora Katia
González Martínez (Bogotá: Angeles, se une creativamente a Mayolo, en boom de la narrativa o a los escenarios de la pilante jugarreta8. En ese mismo año, suce-
su estreno, el público
empantanados o historias para jovencitos y “comprometido” se
Ministerio de Cultura, la misma época en la que se consolida un creación colectiva. dieron dos acontecimientos frustrados, pero molestaba cuando, en los
2012). Noche sin fortuna. En ambas películas, las
espacio decisivo para los jóvenes artistas de alguna manera simbólicos para el cine créditos finales, aparecía
7 · El Cine-Club de Cali posturas dogmáticas de la izquierda termi- un texto que anunciaba:
fue fundado por Andrés
Caicedo en 1971 y funcionó
caleños llamado Ciudad Solar6. Ese mismo La revolución caleña de Cali: por un lado, el cortometraje de alta naron abortando los resultados. Por fortuna, el
“Esta película fue patro-

hasta su muerte, en 1977.


año, Andrés Caicedo, Luis Ospina, Carlos militancia titulado Viene el hombre (1973), cinada por la Industria de

Mayolo, Hernando Guerrero, Eduardo Carvajal film de Mayolo y Caicedo fue recuperado por Licores del Valle”, pues se
Aunque hubo proyecciones Una vez más, entre 1972 y 1973, son tan una suerte de videoclip revolucionario, a consideraba que el film le
después del suicidio de
y Ramiro Arbeláez, entre otros, se echan al importantes en la vida creadora de Mayolo Ospina en su documental Andrés Caicedo: estaba haciendo “conce-
su fundador, el Cine- partir de una canción “protesta” de Nelson siones al sistema”.
Club tuvo su verdadera hombro el ya mítico Cine-Club de Cali7 y, al tanto sus películas realizadas como sus Osorio9. Por otra parte, Mayolo concluye, con unos pocos buenos amigos de 1986, donde
9 · Viene el hombre
identidad gracias a la
mismo tiempo, se produce el documental de proyectos no terminados. Es una época en la Andrés Caicedo, la película inacabada Ange- se intuye lo que sucedería entre los gestores (Creación colectiva,
labor de Caicedo y de sus
“pocos buenos amigos”, 27 minutos, en 16 mm, blanco y negro, cono- que la militancia revolucionaria entraba en lita y Miguel Ángel (1971), primer intento de de Angelita y Miguel Ángel, the movie: “la 1973) es un documental
realizado en medio de los
con quienes consolidó lucha de clases” en el seno de una creación
la cinefilia en toda una
cido para la historia como Oiga vea (1972). tela de juicio con el hipismo, las drogas, la hacer un film de ficción, a partir de uno de fervores revolucionarios,
generación de jóvenes inte- En un principio, el film era una suerte de pelí- pasión por el cine (en especial, el estadouni- los relatos del autor de ¡Que viva la música!, artística. Por un lado, la fuerte presencia de los cuyos resultados parecen
refugiarse “en la cinema-
resados por las imágenes en
movimiento.
cula-respuesta al desaparecido largometraje dense) y la naciente salsa neoyorkina. ¿Cómo cuyos personajes se desarrollan en los libros personajes del relato de Caicedo (jovencitos teca del olvido”.
24 25
carlos mayolo carlos mayolo: de los muertos vivientes

Al parecer, cada vez se hacía más difícil su mediados de los años setenta. La hamaca es
trabajo de realización a cuatro manos. Pero un divertimento “feminista” con la presencia
Mayolo no puede detenerse, porque sus necesi- de dos actores del Teatro Experimental de Cali
dades de “creación física” parecen imparables. (tec), a partir de un cuento del escritor barran-
Así, mientras se mantiene con su “servicio quillero José Félix Fuenmayor. Y Rodillanegra
militar” en la publicidad, cuatro nuevos corto- es la versión de un relato del caleño Umberto
metrajes (dos documentales, dos ficciones) Valverde sobre el mundo de las ilusiones frus-
continúan engrosando la lista de sus produc- tradas de un jugador de fútbol de extracción
ciones. Según su particular cronología, Mayolo popular, en la que se destaca una escena en
recuerda el film titulado Contaminación es la que los jóvenes deportistas roban a unos
(1975), producido por Corafilm para Sura- gringos en el río Pance, en una escena (con
mericana de Seguros, el cual, al parecer, fue desnudo frontal de Luis Ospina) que parece
realizado para tratar de cuestionar “desde emular a uno de los célebres episodios de la
Rodaje de Angelita y Miguel Ángel, 1971. Jaime Acosta, Carlos Mayolo, Andrés Caicedo
y Pilar Villamizar. Foto: Eduardo Carvajal. adentro” los propósitos institucionales de la novela ¡Que viva la música! de Andrés Caicedo.
compañía aseguradora. Es muy poco lo que se
Fragmentos de sus caleños salpicados por una extraña epidemia dijo, en su momento, sobre Contaminación Las colaboraciones de Mayolo y Ospina
imágenes pueden verse en gótica) que, al tener contacto con los antihéroes es, pero sí se sabe lo suficiente de Sin telón regresan en 1975 con la filmación de un
los documentales Un tigre
de papel (2007) y Todo “proletos” (quienes ya se vislumbraban en el (1975), La hamaca (1975) y Rodillanegra arriesgado cortometraje de ficción titulado
comenzó por el fin (2015) cuento titulado “El tiempo de la ciénaga”) son (1976), tres aventuras visuales realizadas por Asunción, en el que la empleada doméstica
de Luis Ospina.
aprehendidos por Mayolo para tratar de cons- Mayolo, con el apoyo de su esposa Patricia de la mamá de Mayolo (Marina Restrepo)
10 · La “broma” viene del
epitafio de Jean Cocteau truir una “segunda parte” en la que se vería Restrepo11 (quien fuese también compañera de representaba el rol protagónico, en una pelí-
sobre la tumba del director la vida cotidiana de los barrios populares de Luis Ospina y, sobre todo, de Andrés Caicedo, cula que parecía evocar la rebelión de los
de la Cinémathèque
française, Henri Langlois: Cali. Este cruce de caminos, en apariencia coincidiendo con la época de su suicidio). Los marginales en la Viridiana (1961) del siempre
“Ce dragon qui veille sur irreconciliable, hizo que Angelita y Miguel tres cortos presentan distintos problemas admirado Luis Buñuel. Una vez más, las fechas
nos trésors”.
11 · Aunque parezca
Ángel no fuese terminada en vida por sus técnicos, de aprendizaje del oficio, pero parecen confundirse y es muy probable que
extraño en una persona- gestores, y que Luis Ospina, “el dragón que demuestran, a su vez, la diversidad creativa Rodillanegra haya sido realizada después
lidad como la de Mayolo,
la directora y guionista
cuida los tesoros”10 del cine caleño, se encar- de su gestor. Sin telón es, hoy por hoy, un de Asunción. Pero estos detalles se vuelven
Patricia Restrepo y él gara de recuperar sus restos y convertirlo en documento invaluable, no solo para el cine, difíciles de confirmar en la frenética velocidad
estuvieron casados entre el eje estructural de su celebrado documental sino para el teatro colombiano, pues se trata vital de Mayolo, toda vez que su vida parecía
1973 y 1976.
de mediados de los ochenta.
de un testimonio único del proceso de montaje tomar, por aquellos días, nuevos rumbos y su
Dos años después, los juegos creativos de de la obra Guadalupe: años sin cuenta, la polémica militancia política iba girando, poco a
Mayolo vuelven a la carga, esta vez en solitario. obra maestra del Teatro La Candelaria a poco, de la revolución a la fiesta desenfrenada.
Fotogramas de Asunción, 1975, La hamaca, 1975, Rodi-
llanegra, 1976 y Sin telón, 1975.
26 27
carlos mayolo carlos mayolo: de los muertos vivientes

Así presentaba Mayolo la última película Alfonso Londoño, quien ya había aparecido filman Bienvenida a Londres, la cual se 13 · Ver en este mismo
Cuaderno de Cine Colom-
que realiza compartiendo el crédito de direc- en el documental Oiga vea), el cual termina convierte en la única experiencia que el director biano, el manifiesto de la
ción con Luis Ospina. Ya desde 1974 la crítica de limpiando su trasero, frente a la cámara, con realiza en Europa. Aunque Mayolo pensaba que pornomiseria publicado en
el artículo de Isaac León
cine se había convertido en una preocupación los billetes con los que intentan comprarlo. Al la película terminó “guardada en un cajón” de la Frías.
de los miembros del Cine-Club de Cali, hasta final, Ospina y Mayolo entrevistan a Londoño y futura directora de la Compañía de Fomento 14 · Sus películas
que la necesidad dio sus frutos con la creación el argumental se hace realidad, el documental Cinematográfico (focine), lo cierto es que figuran firmadas como Inti
Pascual.
de la revista Ojo al cine, en cuyo número inicial destapa sus cartas y la ficción regresa a la el cortometraje londinense de Mayolo siguió
Mayolo escribe un artículo, en compañía de vida. Ganador de varios premios internacio- circulando, e incluso pueden verse sendos
Ramiro Arbeláez (“Secuencia crítica del cine nales, Agarrando pueblo termina agarrando fragmentos en el documental Mayolo de pelí-
colombiano”), donde plantea sus principales al público de distintos festivales europeos y, cula realizado por Roberto Triana en 2006,
reflexiones sobre lo que producían, hasta el poco a poco, se fue convirtiendo en una pelí- pocos meses antes de la muerte de nuestro
momento, los realizadores locales. Al no poder cula de culto13. Aprovechando los consecu- protagonista.
financiar sus propias películas, se hacía nece- tivos reconocimientos, Mayolo empaca sus
Los años ochenta coinciden con el boom
saria una aproximación escrita a la fascina- maletas y viaja por primera vez a Europa, en
Rodaje Agarrando pueblo, 1977. Astrid Orozco, Carlos de los largometrajes caleños. El primero que dio
Mayolo y Luis Ospina. Foto: Eduardo Carvajal. ción cinéfila. Sin proponérselo, los caleños compañía de su nueva cómplice, la script,
la largada fue el director Pascual Guerrero14,
comenzaron, por un lado, a acercarse a la guionista, asistente y realizadora Elsa Vásquez.
12 · Carlos Mayolo. Ese tránsito se da, en primer término, con la postura de la revista Cahiers du cinéma en El director caleño se codea con la margina-
La vida de mi cine y mi
televisión. Bogotá: Villegas, realización de Agarrando pueblo (1978) y, en su defensa del cine de autor, y por el otro, lidad y combina el descubrimiento de los
2008.
segundo lugar, con su primer viaje a Europa, el a convertirse en directores que construyen grandes festivales con las aventuras en la
cual tendría como resultado la filmación de su su obra (como Godard, como Truffaut, como espesura de la flora y la fauna cinematográ-
cortometraje Bienvenida a Londres (1978), Rohmer, como Chabrol) gracias a las herra- ficas. Hacia 1978, con las herramientas del
mientas obtenidas a través de la escritura oficio en su bolsillo, viaja a Londres y conoce a
codirigido con la estudiante de cine María
sobre el cine. Agarrando pueblo es un film-en- María Emma Mejía, quien trabaja en el consu-
Emma Mejía.
sayo, un film-militante, un film sobre el cine, lado de su país. La futura figura de la política
Agarrando pueblo es una película que un falso documental (unos cineastas, vistos se entusiasma con el deslumbrante realizador.
era necesario hacer. Yo pensaba escribir un en blanco y negro, que capturan la realidad, en Profesional en entusiasmar a los más escép-
artículo sobre la pornomiseria, sobre cómo color, a través de sus cámaras oportunistas), ticos, Mayolo convence a María Emma de
la miseria se filmaba abyectamente y se expor-
en el que el propio Mayolo, acompañado por codirigir una película, tras conocer la historia
taba, y cómo la gente con sólo filmar al pobre
creía que ya había cogido a Latinoamérica su cameraman (Eduardo Carvajal), interpreta de una compatriota au pair que se suicida en
por los cachos, y en Latinoamérica faltaba al realizador oportunista que se nutre de la Londres durante la noche de navidad y nadie
mucho por analizar. Es un argumental sobre miseria para conquistar futuros mercados reclama sus restos. Las cenizas de la joven
cómo no se debe hacer un documental en europeos. Pero se atraviesa en su camino se conservaban en la caja fuerte del consu-
América Latina12. “un proleto auténtico” (el actor natural Luis lado de Colombia. Junto a María Emma Mejía, Luis Alfonso Londoño en el rodaje de Agarrando pueblo, 1977. Foto: Eduardo Carvajal.
28 29
carlos mayolo carlos mayolo: de los muertos vivientes

15 · La leyenda de quien, luego de la realización de la película El colombianos realizasen sus largometrajes16. El a su vez Elsa Vásquez
Tacones llegó hasta el
primero de la lista fue el director Luis Ospina, como script. La película se
mundo del performance: lado oscuro del nevado (1980), se lanzó a la estrenó en 1981 y tuvo un
en el año 2013 la artista
aventura de dirigir una comedia musical que quien en 1981 rueda su opera prima titulada discreto éxito local.
Mónica Restrepo realizó
una experiencia denomi- se tituló Tacones (1982). Cinéfilos de todas las Pura sangre (estrenada en 1982). Uno de 18 · En los archivos de
la obra inédita de Andrés
nada Del dicho al hecho
tendencias participaron en la aventura y entre sus actores protagónicos sería Carlos Mayolo, Caicedo se encuentran los
y una puesta en verbo de
Tacones (una obra en dos representando un siniestro violador y asesino fragmentos de un guion
ellos se encontró Carlos Mayolo, el cual ofició titulado No me desampares
instantes) – Comentarios de niños17. Años atrás, Andrés Caicedo habría
sobre Tacones in the making como director de arte y eventual camarógrafo. ni de noche ni de día, donde
– proyecto bloc 2013, en la sido el primero de la generación del Grupo se encontraría la génesis
La película desapareció de la historia, luego de Carne de tu carne. A
que trata de recuperar los de Cali que manifestó su fascinación por el propósito de las secretas
pasos perdidos del film, de su estreno local, al parecer por problemas horror, a través de sus relatos, influidos por correspondencias entre la
desde la perspectiva de la
instalación y, por qué no, con los derechos musicales y, hoy por hoy, es Allan Poe o H. P. Lovecraft. Ospina continúa obra de Caicedo, Mayolo
de la ironía. y Luis Ospina, véanse:
otro de los deliciosos enigmas de un cine que dicha tendencia, con un film inspirado en la Sandro Romero Rey. Andrés
16 · A propósito de
desapariciones: en 1980, se nutre de sus curiosos espectros15. De todas leyenda del “Monstruo de los Mangones” que Caicedo o la muerte sin
sosiego. Bogotá: Norma,
la compañía que produjo
Tacones les encomendó
maneras, la semilla de Tacones dejó sus frutos asoló a Cali en la década del sesenta. Dos 2007, y el documental
Todo comenzó por el fin
a los directores Fernando y coincidió con la época en la que focine comenzó años después, Mayolo continuaría la ruta de (2015) de Luis Ospina.
Vélez (camarógrafo de
las secuencias en blanco a prestar dinero para que los realizadores la sangre con su largometraje Carne de tu 19 · Tras el rodaje de
y negro de Agarrando Carne de tu carne, la
pueblo) y Carlos Mayolo empresa que produjo la
la realización de un corto opera prima de Mayolo
de ficción titulado Cuentas (Producciones Visuales)
claras, chocolate espeso, realizó para la compañía
a partir de un relato del Proyectamos Televisión
periodista Henry Holguín. Rodaje de Aquel 19, 1985. Foto: Eduardo Carvajal. una serie de cuatro
El film se rodó y, al parecer, capítulos denominada
se hizo una primera Cuentos de espanto,
edición del mismo. Pero carne, film “de época” en el que se recons- se subieron al bus de la realización y Mayolo (1984) escritos por Sandro
también desapareció. truye la Explosión de Cali en 1956 cuando sirvió como líder de muchos proyectos a lo Romero Rey y dirigidos
Otro dato para la sinfonía por Mayolo. Una vez más,
inconclusa de la filmografía estalla una decena de camiones cargados con largo de la década del ochenta. Antes de su se trata de experiencias
de Mayolo. dinamita. Al mismo tiempo, la película se va segundo largometraje, el director caleño reali- audiovisuales de las que
no se encuentra el rastro.
17 · Antes de embar-
carse en la aventura de
convirtiendo en un relato de pasiones inces- zaría dos mediometrajes para la televisión Cuentos de espanto fue
la primera experiencia de
Pura sangre, Mayolo tuosas y fantasmas de antepasados, donde el canadiense, como parte de la serie titulada Mayolo en el mundo de
trabajó como asistente de
dirección en el largome- miedo va configurando lo que algunos años Les films du monde (En busca de El Dorado la realización de ficciones
para televisión.
traje Fuga, dirigido por el después se llamará el “gótico tropical”18. (1984) y La Madremonte (1984) eran sus
italiano Nello Rossati, con
la producción de Rafael El entusiasmo por el cine en Cali no se títulos) y, poco tiempo después, se embarca en
Culzat y Carreta Films. En
dicho film participó Rodaje de Pura sangre, 1982. Humberto Arango, Florina Lemaitre, Carlos Mayolo y Enrique Ortiga. Foto: Eduardo Carvajal. detuvo19. Toda una generación de jóvenes un nuevo par de films en 16 mm para la serie,
30 31
carlos mayolo carlos mayolo: de los muertos vivientes

cómplice londinense de Mayolo, quien le ya Mutis había referenciado en el subtítulo de 22 · Tanto José Lewgoy
(1920-2003) como
propone al caleño que dirija el film, pues el su relato23. Fábula de la destrucción a través de Antonio Pitanga (1939)
tono del mismo se adaptaba, como anillo al dedo, los entresijos de la promiscuidad, alegoría habían sido actores en
algunas películas de
a sus preocupaciones formales, tras el delirio de la inocencia sacrificada en las garras de Glauber Rocha, director

formal de Carne de tu carne. El rodaje de un desorden establecido, mezcla de Buñuel24, por el cual Mayolo sentía
especial fascinación.
La mansión de Araucaíma fue el momento del Marqués de Sade, de Glauber Rocha, La 23 · La mansión de
mansión de Araucaíma es una rara avis en Araucaíma tiene como
culmen de la explosión cinematográfica del subtítulo la frase “Relato
la historia del cine colombiano, donde todo
Cali de los 80: prácticamente todos los que gótico de tierra caliente”.
está creado en función de una farsa trágica, Según la leyenda amplia-
allí participaron eran colombianos, salvo los en la que la música, la dirección de arte, el mente difundida, Mutis
escribió la historia como
dos actores brasileros invitados22. Por fin se modelo de las interpretaciones e, incluso, una suerte de tratamiento
consolidaba un equipo de locales especia- las trapacerías del montaje, todas a una, son para su amigo Luis Buñuel,
con el fin de ganarle una
listas en los distintos oficios del cine. A pesar puestas en función del film, sin tener que sana apuesta: el aragonés
de tratarse de una obra con precisas referen- recurrir a préstamos innecesarios o a artificios insistía en que la literatura
gótica solo era posible en
cias a su modelo literario, Mayolo se encargó, extraños a su propio delirio. medio del frío y la niebla
de los castillos medievales,
apoyado en sus cómplices colaboradores, de Al parecer, la historia del cine de Mayolo mientras que el escritor
Rodaje de La mansión de Araucaíma, 1986. De pie: Rodrigo Lalinde, Sandro Romero, Luis Ospina, Carlos Mayolo, Carlos Congote, Corinna Chand, Antonio darle a La mansión de Araucaíma un toque terminaría con este, su segundo largome- colombiano aseguraba que
en las grandes casonas del
Pitanga y Miguel González. Sentadas: Adriana Herrán y Vicky Hernández. Foto: Fernell Franco. muy personal, complementándola con los traje25. Pero, en realidad, hubo un aconteci- trópico también era posible
lugares comunes del cine de Cali y reafir- miento que, de alguna manera, cerraría con construir relatos de horror.
20 · La expresión fue producida por focine, denominada Cine en charangas. Uno de sus actores era, de nuevo, 24 · La película Susana
acuñada en una de las mando sus ideas sobre el “gótico tropical”, que accidentado broche de oro la historia del (carne y demonio) (1950)
frenéticas fiestas del televisión. Y a pesar de tratarse de un docu- el joven David Guerrero, quien ya había sido el presenta curiosas coinci-
Grupo de Cali, donde los
juegos de palabras eran tan
mental y una ficción, ambos tenían de nuevo protagonista de Carne de tu carne. dencias con el relato de
Álvaro Mutis.
excesivos y desenfrenados la pasión por reivindicar la estética y la iden- Pero quizás el momento de mayor euforia 25 · Habría que citar aquí
como los límites de sus
travesuras vitales y audio- tidad de una ciudad. Sus títulos: Cali, cálido, creativa del llamado Caliwood20 se dio durante también el cortometraje
Rodando por el Valle,
visuales. En el año 2008, calidoscopio (1985) (radiografía de la capital el rodaje de La mansión de Araucaíma realizado después de La
se funda en la capital del
Valle del Cauca un espacio del Valle del Cauca, más allá de los extremos (1986), adaptación escrita por Julio Olaciregui mansión de Araucaíma.
denominado “Caliwood.
Museo de la Fotografía”,
iconoclastas de Oiga vea o Cali: de película) y Philip Priestley21, quienes se habían ganado
el cual registra la broma y y el film de ficción Aquel 19 (1985), a partir un concurso de guiones convocado por focine,
deciden darle un carácter
mucho más reverencial. de un guion escrito por Umberto Valverde, a partir de un relato escrito por el colombiano
21 · En los créditos del moderna versión de Romeo y Julieta, ubicada Álvaro Mutis en 1973. En ese momento, la
film figuran Mayolo y Sandro Romero Rey, Werner Herzog, Carlos Mayolo, Luis Fotograma de Cobra Verde, 1987. Carlos Mayolo.
Sandro Romero Rey, en la
en un barrio popular caleño durante los años directora de la Compañía de Fomento Cine- Ospina, durante la preproducción de Cobra Verde, 1987. Ar-
adaptación del guion. sesenta, con fondo de pachangas, boleros y matográfico era María Emma Mejía, la antigua chivo: Sandro Romero Rey.
32 33
carlos mayolo carlos mayolo: de los muertos vivientes

26 · Del Grupo de Cali Caliwood ochentero: se trató de la llegada de del ochenta, Cali y Bogotá son los lugares cuya primera estructura fue escrita por Virgilio
trabajaron, en Cobra
Verde, Miguel González, Werner Herzog y su tropa, Klaus Kinski incluido, donde pasaría largas temporadas en la nueva Trespalacios y Sandro Romero Rey. De este
Karen Lamassonne y para el rodaje de la película Cobra Verde etapa de su vida. Poco a poco, “el mueble” diseño, se aferró el libretista Mauricio Navas
Sandro Romero Rey, como
asistentes de dirección, sin (1987), verdadero acontecimiento memorable de la televisión terminaría copando los espa- Talero, con quien Mayolo trabajó la mayoría
contar el amplio número para los cineastas locales. Gracias a la compli- cios creativos del nuevo Carlos Mayolo. Y si de los capítulos. Finalmente, el entonces joven
de extras y actores locales
que participaron en dichas cidad de Salvo Basile, actor y productor italiano Caliwood parecía esfumarse, había nuevos Fernando Gaitán27 terminaría “libreteando” la
secuencias. Para una radicado en Cartagena, Herzog visitó Cali y territorios que resultaron propicios para su última etapa, cuando Azúcar se había conver-
mejor comprensión del
rodaje de Cobra Verde en sus alrededores para mirar locaciones de su desorden creativo. tido en una suerte de delirio fantasmal de
Colombia, véase: Sandro próxima aventura cinematográfica. Al mismo insólita verosimilitud. Quizás nunca en la tele-
Romero Rey. “La ira de
Dios. Recuerdos de Klaus tiempo, decidió mirar algunos de los films Cine en televisión visión colombiana se gestase un trabajo de
Kinski en Kolombia”. El locales y se sintió especialmente atraído por semejantes dimensiones y delirios poéticos.
Malpensante, 86 (2008).
La mansión de Araucaíma. No solo contrató Mi alma se la dejo al diablo (1987) diri- En un principio, se concibió como una serie
al actor natural y tramoyista Gilberto “Mr. Fly” gida por Andrés Agudelo y Los pecados de que ahondaba en el mestizaje cultural en el
Forero y al mismísimo Mayolo como actores Inés de Hinojosa (1988) dirigida por Jorge Alí Valle del Cauca, con estupendas reconstruc-
en algunas secuencias para ser filmadas en Triana, ambas producciones de R.T.I. Televisión, ciones de época. Pero pronto Azúcar fue
Cartagena de Indias, sino que pidió, incluso, el sirvieron para que Mayolo se colase, poco a transformándose, de acuerdo con el progre-
cuadro que sirve de fondo para la secuencia poco, en el nuevo paisaje audiovisual. En ambas sivo desenfreno creativo de su realizador,
de los créditos como elemento para su utilería. realizaciones, Mayolo participó como actor e, en una saga de muertos vivientes en la que
Finalmente, Cobra Verde sería filmada (los incluso, en la primera de ellas, se hizo respon- sus protagonistas llegaron a buen final tan Alejandra Borrero durante la grabación de Azúcar, 1990. Foto: Eduardo Carvajal

fragmentos que corresponden al Brasil dentro sable de una suerte de Making of, durante las solo con la paciencia de sus excesos. Hoy
accidentadas grabaciones en la selva amazó- exquisitos productos televisivos, donde su 27 · Futuro libretista de
de la historia) en Villa de Leyva, Cartagena y por hoy, Azúcar es considerada un clásico las exitosas telenovelas
los alrededores azucareros de Cali. Mayolo nica. La carismática presencia de Mayolo en de la moderna televisión colombiana, quizás épica obsesión por los grandes frescos cine- Café: con aroma de mujer
y Betty, la fea, entre otras.
no participaría en las secuencias “vallecau- los corredores de la entonces programadora por el recuerdo de su estupenda primera matográficos se dejó colar en experiencias
canas”, sino en algunas escenas rodadas en R.T.I. no pasó inadvertida y, poco a poco, parte, antes que por el desmadre triunfal de como La otra raya del tigre (1993, basada
la costa Atlántica. Mayolo sufrió en carne comenzó a dirigir. Primero, algunos episodios su desenlace. Emitida entre 1989 y 1991, en la novela de Pedro Gómez Valderrama), o su
propia los delirios de Klaus Kinski, compar- de la serie unitaria titulada Suspenso 7:30 Azúcar fue la mejor carta de presentación elegante realización alcanzó momentos memo-
tiendo escenas en inglés con el actor alemán, (1987-1988), mientras diseñaba, para R.C.N. del talento de Mayolo. Ganadora de múlti- rables en las comedias románticas Hombres
víctima de su legendaria megalomanía26. El Televisión, su inmenso fresco de tres genera- ples premios nacionales, la serie convirtió a (1996) o Brujeres (2001), ambas escritas por
accidentado rodaje de Cobra Verde coincidiría ciones titulado Azúcar (1989). El éxito de la su director en un exitoso realizador de amplio la desaparecida libretista Mónica Agudelo.
con el lento viaje de Mayolo a la capital colom- serie (se emitía un capítulo semanal de una reconocimiento, aunque, al mismo tiempo, los
biana, donde irá instalándose poco a poco. hora) no se hizo esperar. Diseñada por Mayolo, excesos de todo tipo terminarían devorándo- Tras el estimulante éxito de Azúcar, Mayolo
Y coincidiría, a su vez, con su lento tránsito a partir de una idea original de Rodolfo Gómez, selo. Sin embargo, hasta el año 2001, Mayolo no se detuvo. Durmiendo tan solo dos horas
hacia la pantalla chica. Finalizando la década Azúcar tuvo un largo y complicado proceso, tendría el entusiasmo y el aliento para producir diarias, el director caleño parecía poseído por
34 35
carlos mayolo carlos mayolo: de los muertos vivientes

una necesidad imparable de vivir en función conversar, bailar, comer y escribir frenética- de 2007, a primeras horas de la mañana, su
de las cámaras. En la videofilmografía “oficial” mente. Mayolo dejó poemas, guiones, dos corazón estalló para siempre.
del director se reseñan créditos como los de libros de memorias y, aunque nunca se sintió
Su encierro voluntario, sus idas y venidas
la comedia Laura, por favor (1991), las series especialmente atraído por el teatro, escribió
por clínicas y centros de recuperación coinci-
Litoral (1989-1990) y Protagonistas, (1992), o distintas versiones de textos para la escena,
dieron, a su vez, con algunos documentales
el programa de entrevistas Mario Fernando de los cuales se destacan La vida no está bien
que dieron cuenta de su genio y su inventiva.
Piano (2002) (todos para el canal regional (inédito) y, sobre todo, Pharmakon, el cual fue
Junto al citado trabajo del director Roberto
Telepacífico), hasta que el cerebro de Carlos puesto en escena en el año 2008, protagoni-
Triana, jóvenes realizadores consignaron con
José Mayolo estalló. Si algo había caracte- zado por la actriz Alejandra Borrero (colabo- sus cámaras la pirotecnia verbal de Mayolo,
rizado al creador de Carne de tu carne era radora de Mayolo en sus proyectos desde los con títulos como 3 grados más de fiebre
su capacidad, al parecer inagotable, de tiempos de La Madremonte y, en especial, (2005) de Carlos Andrés Bedoya o El vampiro
estar gestando proyecto tras proyecto. Había recordada por su excelente trabajo interpreta- de Ciudad Solar (2006) de Ronald Ojeda.
escrito decenas de guiones de largometraje o tivo en Azúcar), bajo la dirección de Sandro En ellos se persiguió un personaje que, con Carlos Mayolo y Vicky Hernández en grabación de la serie Azúcar, 1990. Foto: Eduardo Carvajal.
de series de televisión que nunca se hicieron Romero Rey, para la inauguración del centro el tiempo, terminaría convirtiéndose en una
(¿Quién morirá mañana?, ¿Bailamos?, El cultural Casa Ensamble (desde 2014, Casa E). Hernández, quizás la actriz que de manera más
víctima de sí mismo y su figura se revelaría
remiendito, Soledad, Pacífico, Honrar a El montaje de Pharmakon trascendió las 200 tan fascinante como su producción artís- entrañable estuvo en los mejores momentos
padre y madre, Melancolía…), realizó episo- representaciones y se ha convertido en uno tica. Poco a poco, su obra y su personalidad creativos del realizador caleño (Carne de tu
dios como La palabra del diablo (I y II) (1989) de los espectáculos más exitosos del citado
en los carnavales de Riosucio para Telepací- (incompletas, imperfectas, veloces, delirantes, carne, La mansión de AraucaÍma y Azúcar).
espacio bogotano. Poco antes de su muerte, desopilantes, espontáneas, misteriosas, feli- Por otra parte, Mayolo se “inventó” figuras
fico, actuó en proyectos experimentales (El Mayolo recibió distintos homenajes, entre
brillante de Fondclaire (2002) de Armando ces) terminaron ocupando un lugar defini- como Adriana Herrán, David Guerrero o
los que se destacó el Premio Nacional “Toda tivo en la historia del cine colombiano de la
Escobar; Escena, ¿qué? (2003) para la Marcela Agudelo, quienes le dieron el impulso
una vida dedicada al cine”, otorgado por el segunda mitad del siglo XX.
Universidad Javeriana…), dictó cursos de juvenil a sus grandes frescos góticos y a sus
Ministerio de Cultura en el 2006 o, como
dirección de actores donde terminaba inven- siniestro dato curioso, la proyección nocturna Mayolo dejó un estilo en la realización de reconstrucciones caleñas. Contó con amigos
tándose cortometrajes cada vez más excesivos, de su película Carne de tu carne en las documentales, construido junto a Luis Ospina, artistas que le materializaron sus aceleres
hasta que sus coqueteos con el alcohol, la mari- entrañas mismas del Cementerio Central de quien, con los años, lo ha complementado, creativos: Miguel González y Ricardo Duque en
huana y la cocaína (sin contar otros fármacos Bogotá. Las retrospectivas y las celebraciones organizado, consolidado y, por qué no, supe- la dirección de arte; Hernando Tejada, Karen
de aterrizaje), terminaron pasándole la factura. se multiplicaron, coincidiendo con su lento rado. Con el paso del tiempo, Mayolo formó Lamassonne y Luis Ospina en la edición o el
Durante sus últimos años de vida, Carlos desmoronamiento. A pesar de los cuidados y una generación de actores y creadores que lo sonido; Liuba Hleap, Berta de Carvajal, Isabela
José Mayolo Velasco se encerró, en compañía de la amorosa complicidad de Beatriz Caba- apoyaron y “le hicieron la segunda” hasta en Borrero en la producción; Elsa Vásquez o
de su último gran amor, la escritora y entu- llero y sus amigos, Mayolo se entregó a sus sus más arriesgadas arbitrariedades. Es de Sandro Romero Rey en la asistencia de
siasta cómplice Beatriz Caballero, a leer, fiestas interiores hasta que, el 3 de febrero destacar el aporte de intérpretes como Vicky dirección; Rodrigo Lalinde o Carlos Congote
36
carlos mayolo

Referencias
en la imagen, más cientos de actores natu- puede convertirse en una obra maestra,
rales y profesionales frente a la cámara… En siempre y cuando su gestor lo defina como tal.
distintos momentos de su vida, ellos fueron Por supuesto, el nuevo milenio no fue benévolo
complementos generosos de lo que Mayolo, con el cerebro audiovisual de Mayolo. Durante
sus últimos años, terminó siendo más prolífico González Martínez, Katia. Cali: ciudad abierta.
como un niño, genio e inagotable, iba lanzando Arte y cinefilia en los años setenta.
al aire con su explosivo método, incendiado con la palabra escrita, porque ya nadie quiso
correr el riesgo de producirlo. La televisión Bogotá: Ministerio de Cultura, 2012.
por la pirotecnia verbal. Al revisar su filmo-
grafía o las telarañas de los recuerdos de sus cambió y tan solo la Academia, con nuevos, Mayolo, Carlos. Mamá, ¿qué hago? Vida
mejores cómplices, aparecen curiosidades jóvenes y pacientes tutores, le dio espacio secreta de un director de cine. Bogotá:
en su producción (títulos como ¿Por qué te para que Mayolo quemase sus últimos cartu- Oveja Negra, 2002.
chos. Sus amigos han ayudado a mantener la . La vida de mi cine y mi televisión.
fuiste, Ramírez? (1993), para Los cuentos de
llama viva del mechero de sus invenciones y Bogotá: Villegas Editores, 2008.
Bernardo Romero Pereiro, donde se reprodujo,
han aparecido libros, documentales, retros-
en estudio, un invierno noruego…), trabajos Romero Rey, Sandro. Andrés Caicedo o la
pectivas y homenajes que cuentan y seguirán
universitarios (El encierro, El Mohán, El muerte sin sosiego. Bogotá: Norma,
contando que, alguna vez, en un lejano país
sueño del pongo, La serie anunciada, Como 2007.
llamado Colombia, en una fría ciudad llamada
la tentación, Los miniserios….), documen-
Bogotá o en una aún más lejana población . “La ira de Dios. Recuerdos de Klaus
tales urgentes (Caballero expuesto, 1997),
llamada Cali, se paseó por sus paisajes un Kinski en Kolombia”. El Malpensante, 86
artículos de amargo humor o conferencias de
creador que tiró la casa por la ventana y, mien- (2008). En línea.
tabiques destrozados, las cuales consolidaron tras la casa estallaba en pedazos, sus cámaras
su presencia como la de un personaje que tras- Valverde, Umberto. Reportaje crítico al cine
registraron el desastre que, en medio de sus
cendió los propios límites de su videofilmografía. colombiano. Bogotá-Cali: Toronuevo,
ilimitados fragmentos, dejaron ver la luz de
1978.
Carlos Mayolo terminó siendo su propia un autor. Un autor que, como dijo alguna vez
obra, y parte de su encanto era su discurso, su el crítico Miguel Marías sobre Arthur Penn,
frenesí, su inagotable inventiva y la imperfec- resultó ser “imperfecto pero vivo”.
ción de sus riesgos. Mayolo no tuvo vergüenza
de sus equivocaciones. Por el contrario, las
asumió como parte de sus aventuras y terminó
creyendo que cualquier ejercicio de la creación

Fotogramas de: Aquel 19, 1985, David Guerrero y Marce-


la Agudelo. Carne de tu carne, 1983, Adriana Herrán y
David Guerrero. La mansión de Araucaíma, 1986, Vicky
Hernández y Adriana Herrán, y de nuevo, Vicky Hernández.
cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época

Carlos Mayolo:
hacia el gótico tropical*
Por Isaac León Frías

Caliwood
En los años 70 se desenvuelve en Cali una actividad cultural bastante intensa, que ya venía * · Artículo publicado en
Carlos Mayolo: Un intenso
forjándose desde varios años atrás y convirtió a esa ciudad en un polo cultural como no lo había cine de autor. Universidad
Nacional Autónoma de
sido antes. Entre 1961 y 1970 el Club Cultural La Tertulia realizó los Festivales de Arte de Cali y México, 2015.
alentó la actividad creadora, estableciendo, entre otras cosas, un museo. Las universidades, por
su parte, pusieron lo suyo en el fomento de las actividades intelectuales y artísticas. El Teatro
Experimental de Cali (tec), dirigido por Enrique Buenaventura, se convirtió en uno de los más impor-
tantes y avanzados a nivel regional y lo siguió siendo por un buen tiempo. Precisamente, Carlos
Mayolo se forma en el tec, aunque más adelante su participación actoral sea muy fugaz. Pero la
influencia que Buenaventura y el tec ejercen sobre él es indudable.
40 41
carlos mayolo carlos mayolo: hacia el gótico tropical

de esos años, el muy joven Andrés Caicedo, de Federico Fellini y Luis Buñuel, entre otros”1. (1975), de 15 minutos, el único abiertamente 1 · Katia González.
Cali, ciudad abierta. Arte y
personalidad magnética, quien fallecerá en Demás está decir que esto no había sido ni de ficción entre los cuatro, pues Agarrando cinefilia en los años setenta.
1977 a los 25 años, después de una etapa era tampoco en ese entonces muy común pueblo va un poco a caballo entre la ficción y Bogotá: Ministerio de
Cultura, 2012.
muy agitada dedicada al cineclub, a la crítica en el ambiente colombiano y menos aún en el documental.
de cine, a la escritura novelesca y de guiones esos años en los que el cine de “urgencia” se
Para empezar con los cortos documen-
y, sin duda, a una vida “acelerada”, consciente imponía casi como una consigna, tanto en
tales, hay que decir de entrada que ninguno
de que sus plazos eran perentorios. En torno Colombia como en varios otros países, espe-
de los dos, que son los primeros, es un docu-
al Cine Club y a Caicedo, aparecen de inme- cialmente los sudamericanos. Son los años de
mental convencional, pues ambos se plantean
diato Carlos Mayolo y Luis Ospina, entre otros ese nuevo cine latinoamericano, identificado
desde una mirada satírica, poco común en el
amigos cinéfilos, como Ramiro Arbeláez. con las posiciones de izquierda, con el cual
cine colombiano y latinoamericano de esos
no se sentían identificados los cinéfilos caleños,
Aun cuando Mayolo y Ospina participan años. Esa misma mirada que se va a repetir
de raíces más anarquistas, pese a que Mayolo
con firmeza en el cine club y acompañan a en empeños individuales posteriores, espe-
había militado en el Partido Comunista de su país.
Caicedo en la creación de la revista Ojo al cine, cialmente en la obra de Luis Ospina, que ha
que publicó sólo cinco, pero con influyentes podido tener un desarrollo mayor que la de su
números, ellos se decantan muy pronto por la
Mayolo-Ospina colega y amigo Mayolo.
realización, sin dejar de ser muy cinéfilos, que Entre 1971 y 1978 la dupla Mayolo-Ospina Oiga vea está centrada en los Juegos
es uno de los rasgos que en mayor medida estará ligada en varios proyectos fílmicos que Panamericanos de Cali realizados en 1971
los va a identificar en su recorrido posterior. hacen de Cali, además de la ciudad de la
Andrés Caicedo y Carlos Mayolo en el rodaje de Oiga vea, 1971. Foto: Luis Ospina. que los cineastas no lograron filmar por
La actitud, ya no independiente, sino provoca- movida cultural cinéfila, una ciudad que aporta diversas circunstancias, pues no pudieron
Con esos antecedentes inmediatos, en la dora y crítica del grupo frente a la realidad del obras fílmicas como no había ocurrido antes, acceder al recinto de los juegos. Solo filmaron
década del 70 se perfila una nueva generación cine del país y al establishment cultural fue al menos no con la misma notoriedad. No es a los ciclistas, pues la competencia ciclística
en la que se combinan intereses variados: la bastante notoria. Ellos hacen de la actividad que se produzca una obra amplia ni mucho era, obviamente, callejera, y algunas otras
literatura, la música, el arte en general y, en cultural y de su propia vida una amalgama menos, porque, si no los únicos que hacen escenas fuera del espacio de los Juegos,
lo que toca directamente a nuestro perso- difícilmente separable y comparten un “espí- películas en esa ciudad, Mayolo y Ospina además de entrevistar a algunos pobladores
naje, pero también a todo ese ambiente de la ritu de época” en que el cine, el rock, la salsa son, ciertamente, los más activos y cono- que se sienten excluidos de la ostentación
época, el cine. En 1971 se funda el Cine Club naciente, la droga y las amistades entrañables cidos, pero lo que realizan se reduce al campo oficial de los Panamericanos. A partir de
de Cali, que se convierte muy pronto en un se entremezclan. del cortometraje. Aún así, se trata de cortos ese material marginal, componen un original
espacio de encuentro de quienes contribuirán Según Katia González Martínez, “tanto que van a trascender los límites de la ciudad, acercamiento sin texto explicativo ni comen-
desde esa ciudad a darle por primera vez a en Carlos Mayolo como en Luis Ospina son especialmente el último de ellos, Agarrando tarios de fondo a un espectáculo del que está
Cali un claro protagonismo en la actividad claves las corrientes del cine negro, la Nueva pueblo (1978), de 28 minutos. Los tres primeros ausente la mayor parte del pueblo caleño. La
fílmica del país. El Cine Club de Cali lo funda Ola francesa, el Cinema Verité, así como las son Oiga vea (1972), de 28 minutos; Cali: de mirada se dirige, entonces, a esa marginalidad
y dirige una figura capital en la vida cultural filmografías de Ingmar Bergman, Billy Wilder, película (1973), de 14 minutos, y Asunción que los Juegos propician, y así convierten las
42
carlos mayolo

limitaciones de un rodaje “insuficiente” en la anterior. Pero en Cali: de película se afirma


base de una observación crítica y, también, de un trabajo de equipo que pudo dar lugar a una
un estilo peculiar. Lo que otros hubiesen, proba- producción más abundante, si las condiciones
blemente, desechado por escasez de material la hubiesen favorecido. Pero en ese entonces
ellos lo aprovechan para construir el documental aún no se había promulgado la Ley de Cine,
a partir de esas supuestas insuficiencias. la llamada “Ley del sobreprecio” que permitió
que los cortos se exhibieran en las salas
Cali: de película tiene como objeto la Feria públicas, y eso limitó la amplitud del trabajo
de Cali, en la que una competencia de reinas de conjunto de los cineastas, aunque sin duda
belleza es uno de los platos fuertes. Otra vez abonó a favor de su independencia creativa,
el tono humorístico, sin ningún apoyo verbal pues no los ligó a compromisos comerciales o
que comente o narre lo que se ve, atraviesa a exigencias de productores.
el corto, aunque tal vez sin la mordiente del Asunción es otra cosa: una pequeña
historia argumental de venganza simbólica de
una criada en una casa de “gente de bien”. La
sombra de Buñuel está por allí cerca, pero eso
no le resta originalidad a un corto sin preten-
siones vanguardistas; más bien, un relato
muy claro y legible y, a la vez, con un sentido del
humor un poco en sordina y un aire irreve-
rente, muy propio del espíritu de esa escuela
caleña a la que los autores pertenecieron y
que se ratifica en este primer trabajo de ficción.
Finalmente, Agarrando pueblo, sin duda
el más ambicioso de los cortos del dúo caleño.
Una referencia se impone: ante la abundancia
de cortos que utilizaban la miseria como coar-
tada expresiva, tanto en Colombia como en
otros partes, Mayolo y Ospina proponen el
término de pornomiseria para definir esa veta
documental que se alimenta de las imágenes
Luis Ospina y Carlos Mayolo en el rodaje de Cali: de película, 1972. Foto: Eduardo Carvajal. de la explotación y de la marginalidad sociales

Manifiesto de la pornomiseria, 1978. Texto escrito por Luis Ospina y Carlos Mayolo con motivo de la première de Aga-
rrando pueblo en el cine Action République en París. Archivo: Luis Ospina.
45
carlos mayolo: hacia el gótico tropical

Mutis, autor de la novela homónima en la que colombianos, entre ellos Juana Suárez3, han 3 · Juana Suárez. Cinem-
bargo Colombia. Ensayos
se basa el segundo largo de Mayolo. Mutis le señalado con cierto detenimiento los lazos que críticos sobre cine y cultura.
había propuesto la filmación de su novela La esa concepción tiene con algunos relatos de Cali: Universidad del Valle,
2009.
mansión de Araucaíma a Luis Buñuel, segura- Andrés Caicedo y con los gustos que Mayolo
mente teniendo como referencia Abismos de y Ospina compartían con el escritor fallecido
pasión, (1953) la adaptación que Buñuel había en torno al género fantástico en sus vertientes
hecho de la célebre Cumbres borrascosas, de de horror, y que incluso retrospectivamente se
Emily Bronté, en la que recrea en los estudios podía encontrar en Agarrando pueblo, a su
Fotogramas de Agarrando pueblo, 1978.
Churubusco el clima gótico de esa historia de modo una recreación de la pornomiseria en
2 · Lina María Barrero. como recurso de exhibición que aspira a los nada en la infancia, se debilite y sin que dejen tintes necrofílicos. El argumento de Mutis fue clave de “gótico tropical”.
Prismas del cine latinoame-
festivales de cine y a las pantallas europeas. de colaborar mutuamente en sus proyectos. el de querer aplicar el estilo gótico (originado
ricano. Santiago de Chile:
en la Inglaterra de los siglos XVIII-XIX) a las No lo he leído, pero es muy probable que
Cuatro Propio, 2012, p. 197. Así, con el título Agarrando pueblo, que en Por ejemplo, Mayolo fue intérprete de dos
largometrajes de Ospina: Pura sangre (1982) y tierras calientes del trópico. Ese proyecto no el término se planteara asimismo como un
el argot colombiano significa valerse o aprove-
charse del pueblo, el film es una dura e incle- Un tigre de papel (2007), en el segundo de los se concretó y va a ser más adelante Mayolo modo de establecer una diferenciación con la
mente mirada sobre los procedimientos de estas cuales hizo su última intervención fílmica. Antes quien le dé forma al término y lo denomine categoría de realismo mágico, prácticamente
representaciones, llevados al extremo por el participó como actor en el corto de Ospina En “gótico tropical”, como un modo de caracte- monopolizada en Colombia por la obra nove-
tratamiento burlón, que alcanza ribetes real- busca de ‘María’ (2005) y en el largo docu- rizar sus películas, y también Pura sangre, lesca de Gabriel García Márquez. Es decir,
mente esperpénticos en el film y pone “en mental del mismo Ospina Andrés Caicedo: el largo de horror de Ospina. Los analistas todo lo que no era realista tendía a enrolarse
crisis el documental social que surge como unos pocos buenos amigos (1986) en el que
paradigma de cine latinoamericano a partir contribuye a la evocación y la reconstrucción
de los años 60”, para decirlo en palabras de parcial de una película inacabada con Caicedo:
Lina María Barrero2. Muy cuestionado en su Angelita y Miguel Ángel (1971), basada en un
momento por su irreverencia, especialmente relato de Caicedo que se filmó parcialmente en
por quienes abogaban por un cine testimonial, 1971. Ospina es, asimismo, uno de los actores
Agarrando pueblo es uno de los acercamientos de La mansión de Araucaíma (1986), uno de
más valiosos que se hacen en América Latina los dos largos que realizó Mayolo, junto con
al conflictivo asunto del abordaje de la miseria Carne de tu carne (1983).
y queda como una obra única e irrepetible.
Justamente, sobre esos dos largometrajes
El gótico tropical y unos pocos más se ha asentado la noción
del estilo “gótico tropical” en el cine colombiano,
Después de 1978, Mayolo y Ospina siguen término que, aunque enunciado por Mayolo,
sus propios caminos, sin que la amistad, origi- proviene del escritor, también colombiano, Álvaro Fotograma de La mansión de Araucaíma, 1986. Adriana Herrán.
46 47
carlos mayolo carlos mayolo: hacia el gótico tropical

notorios rasgos propios del universo terrate- más fuertemente “atmosférica”, es decir, más
niente colombiano. Luego, la atmósfera enra- “gótica tropical”, si queremos decirlo así, donde
recida y con fuertes componentes oníricos. la sangre es mucho menos cuantiosa, pero el
También, las conductas marcadas por irrefre- relato es tanto o más insidioso y perturbador.
nables deseos eróticos y tanáticos. El vampi-
Se ha dicho que en los dos largos de Mayolo
rismo o el “zombismo” de los personajes.
hay una visión metafórica del derrumbe de la
El motivo del incesto articula Carne de casta terrateniente colombiana y una alegoría
tu carne y está presente, asimismo, en La del periodo de La Violencia en la que liberales
mansión de Araucaíma. Es verdad que la y conservadores se enfrentaron, sobre todo
primera está más atravesada por las claves del en el medio rural colombiano, durante veinte
relato de horror y las profusiones sangrientas años. El incesto, en su doble dimensión de
del gore, lo que significa que es más tribu- atracción y rechazo, sería un modo de dar
taria del relato de género. Mientras que La cuenta de ese vínculo entre los partidos tradi-
mansión de Araucaíma, cuya procedencia cionales y su enfrentamiento. No es desca-
literaria la independizaba desde su origen de minada esa interpretación, siempre y cuando
las claves del horror genérico, se interna en esté situada en el terreno de las sugerencias
los meandros de una historia desaforada, pero que las películas proyectan. Es decir, no es que
Fotograma de La mansión de Araucaíma, 1986.

en las filas del “realismo mágico”. El “gótico de vida (1999), se atuvo allí al registro de
tropical” venía, entonces, a marcar una línea un relato criminal en clave de cine negro.
de separación y a situar una variante más que La evolución posterior de Ospina, ligada a
significativa en el panorama del cine colom- un trabajo documental muy personal, admi-
biano. Desde ya, hay que decir que es deplo- tiría toques de “gótico tropical”, si es que se
rable que la carrera de Mayolo prácticamente ensancha el alcance del término, pero en rigor
se detuviera después de realizar la adaptación ya no lo es como registro expresivo.
de la novela de Mutis y que, por tanto, no
prosiguiera en esa línea, que tal vez hubiese, a Entonces, ¿qué es lo que configura ese
la fecha, mostrado un catálogo de títulos que “gótico tropical” en los dos largos de ficción
validaran una noción que quedó algo descol- de Mayolo? En primer término, el espacio
gada, pues tampoco Ospina persistió en el cerrado de las casas y sus linderos inme-
camino de la ficción o, si lo hizo con Soplo diatos, situadas fuera del ámbito urbano, y con Fotogramas de Carne de tu carne, 1983. Adriana Herrán y David Guerrero.
48
carlos mayolo

Referencias
Carne de tu carne y La mansión de Arau- un funcionamiento y vida propios, que pueden
caíma impongan esa lectura, no es un parti trasuntar, y en buena hora, motivos ligados a
pris desde el cual las películas han sido cons- la historia de su país y de su región, como los
truidas, sino una derivación de las mismas. En que se desprenden de las imágenes inquie-
Barrero, Lina María. Prismas del cine latinoa-
ello, Mayolo pone en evidencia su filiación de tantes de estos dos films que forman parte mericano. Santiago de Chile: Cuatro
cineasta, de creador de universos fílmicos en sustancial de la herencia legada por Carlos Propio, 2012.
los que se instalan relatos autosuficientes, con Mayolo.
González, Katia. Cali, ciudad abierta. Arte y
cinefilia en los años setenta. Bogotá.
Ministerio de Cultura, 2012.

Suárez, Juana. Cinembargo Colombia. Ensayos


críticos sobre cine y cultura. Cali: Univer-
sidad del Valle, 2009.

Fotograma de Carne de tu carne, 1983.

Fotograma de Carne de tu carne, 1983.


carlos mayolo: padre nuestro

cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época

De casas y haciendas
azucareras en el gótico tropical:
Carne de tu carne y
La mansión de Araucaíma
Por Juana Suárez

Quiero hacer una novela gótica pero en tierra caliente,


en pleno trópico’ […]. Buñuel me contestó que no se
podía, que era una contradicción, ya que la novela gótica
para él tendría que suceder en un ambiente gótico. Para
mí el mal existe en todas partes, y la novela gótica lo
que se propone es el tránsito de los personajes por el
mal absoluto […]. Entonces esta Mansión es un lugar
donde reside el mal, es el reino del mal; sus paredes no se
usan, no se gastan, el tiempo no pasa por allí.
Álvaro Mutis sobre La mansión de Araucaíma
52 53
carlos mayolo de casas y haciendas azucareras en el gótico tropical

1 · Dice Jerrold E. En la tradición gótica las historias tienen largometrajes argumentales. Tanto en Carne En este ensayo se elabora una discusión y dan forma a ese concepto, reiterando con 2 · “Estados góticos”.
Hogle que, “aunque no Entrevista con Carlos
siempre tan obvio como lugar en casas, mansiones, fábricas, conventos de tu carne (1983) como en La mansión de más específica de la relación entre esa cons- frecuencia su entorno personal. Por tanto, Mayolo. Arcadia va al cine,
en El castillo de Otranto o o espacios similares, siempre abandonados o Araucaíma (1986), la casa funciona como trucción del espacio de la casa, el significado aunque no discrepo de la definición propuesta 16 (junio-julio 1987), pp.
en Drácula, las historias 2-3. En línea.
góticas por lo general en decadencia. Esta convención opera desde espacio que reproduce a menor escala las de los elementos que contiene, la implosión de los por el cineasta, me aventuro a proponer que el 3 · Carlos Mayolo.
tienen lugar (por lo menos El castillo de Otranto, la novela de Horacio estructuras de poder que el cineasta quiere mismos y la relación de todos estos aspectos “gótico tropical” no es una parodia y que –como Mamá, ¿qué hago? Vida
gran parte del tiempo) en secreta de un director de
un espacio anticuado o Walpole que por consenso se considera como en lo que se denomina “gótico tropical”. Como explicaré– es un concepto más localizado tanto
cuestionar. Se trata, en los dos casos, de un cine. Bogotá: Oveja Negra,
que parezca como tal, sea despunte de la misma, hasta manifesta- explicaré, en cada uno de los largometrajes, la 2002; La vida de mi cine
un castillo, un palacio en orden neocolonial que alude directa e indirec- en su contenido como en su ubicación espacial. y mi televisión. Bogotá:
lejanías, un convento, una ciones recientes en cine o cultura popular1. casa aparece como depositaria de elementos Villegas Editores, 2008.
vasta prisión, una cripta Carlos Mayolo, para quien las narrativas tamente a la cultura de la hacienda azucarera Aunque canonizado en el contexto del cine
subterránea, una frontera visuales y auditivos, determinantes en la confi- 4 · Focine fue una
literarias y las producciones fílmicas asociadas de propiedad de familias poderosas, cercadas colombiano, Mayolo no tuvo una producción institución que surgió
o isla virgen, una casa guración del “gótico tropical”. Quisiera empezar
grande vieja o un teatro, con el gótico son un gran referente, entiende la por ansiedades raciales de interrupción de prolífica de largometrajes de ficción, debido
como intento del Estado de
una ciudad que envejece o por precisar un poco la definición de “gótico industrializar la producción
centralidad de la casa y hace que la construcción su supuesto linaje y la pérdida de su poder en parte a las dificultades de hacer cine en fílmica en Colombia y que
el mundo bajo urbano, una tropical”, pues se usa muchas veces en el funcionó entre 1978 y
fábrica, laboratorio, edificio de ese espacio sea primordial en sus dos económico y social. Colombia en los años 80, a pesar de la
público decadentes, o una contexto de la crítica cinematográfica colom- 1993. Los años de Focine
se caracterizaron por una
nueva recreación de un
biana para referirse a las películas de Mayolo existencia de la Compañía de Fomento Cine- producción relativamente
espacio viejo, por ejemplo
una oficina con gabinetes (y de Luis Ospina), pero sin limitar claramente matográfico (focine)4, y también por su propia continua, aunque no
viejos, muebles muy copiosa, y han pasado a
usados o una memoria de
qué abarca e implica. manera de abordar el oficio de cineasta, la historia del cine colom-
biano como un proyecto
computador”. (“Intro- un caos creativo que es bien conocido. Se
duction”. The Cambridge En una entrevista publicada en Arcadia va decisivo, sobre cuyos
Companion to Gothic Fiction. puede decir que el impulso del director y la resultados aún se debate.
al cine en 1987, Mayolo ofrecía una contextua- Las diversas intrigas sobre
Trad. J. Suárez. Cambridge conformación de un lenguaje venían con clara
UP, 2002, p. 2). lización del origen del término y una definición su administración, su

bastante amplia. Para él, el “gótico tropical” firma de cine de autor, pero se trata de un formato de préstamos y
su carácter burocrático la
tiene su origen en la tradición europea, pero trayecto fílmico desarrollado sólo en forma llevaron a una inevitable
disolución.
se relaciona con “nuestras historias de miedo parcial. En este marco, Carne de tu carne
y leyendas: casas donde se siente el miedo, y La mansión de Araucaíma deben leerse
casas vacías que amenazan. El “gótico tropical” como una experimentación, una búsqueda
es una versión que de esas historias existen estética que estaba en curso y en proceso
en todo el mundo y que al ser trasladadas a de consolidarse, pero de las cuales Mayolo
América Latina se convierten en una especie tenía un norte claro. Como él mismo explica,
de parodia”2. En sus dos libros autobiográficos su compromiso siempre fue con lo fantástico,
–Mamá, ¿qué hago? y La vida de mi cine y “sin que se fuera a volver ni trascendental, ni
mi televisión3–, Mayolo esboza características raro, ni miedoso, ni extraño, ni incomprensible,
Fotograma de La mansión de Araucaíma, 1986. Adrian a Herrán. y elementos que trae a su lenguaje fílmico ni ilegible, sino respirable, con un presente,
54 55
carlos mayolo de casas y haciendas azucareras en el gótico tropical

5 · Mayolo. Mamá, ¿qué hijo del presente que tiene toda película, en su los elementos moralizantes que –en su visión– entorno de su niñez8, y su cinefilia dominada 8 · La referencia puede no ser útil para expertos en el tema de La Violencia
hago?, op. cit., p. 118; en Colombia, pero sí práctica para aquellos menos versados en el tema. En el
énfasis en el original. acontecer, mientras se construye”5. hacían muy católico un guion preliminar de por una preferencia por el género de horror y lo contexto de la historia colombiana, se ha dado en designar la violencia con V
mayúscula a las manifestaciones de violencia bipartidista de los años 50, para
6 · Ibídem, p. 116.
El concepto de “gótico tropical”, se debe en Julio Olacigueri y Philip Priestley7. fantástico. En sus dos textos autobiográficos, diferenciarla de otras manifestaciones de violencia de otras épocas. Muchas
7 · Ibídem, p. 117.
realidad a un intercambio entre Álvaro Mutis y Mayolo alude en diferentes apartados a cómo investigaciones sobre el tema se refieren al Bogotazo –nombre de los disturbios
Al ser comisionado por focine para la desatados el 9 de abril de 1948 por el asesinato del líder liberal y candidato
Luis Buñuel. La novela de Mutis La mansión de dirección de este largometraje, Mayolo pone en su imaginación e inquietudes se alimentan de presidencial Jorge Eliécer Gaitán– como detonador del período conflictivo entre
el partido liberal y el conservador. Según estas versiones, a lo largo del país
Araucaíma tiene como subtítulo Relato gótico diálogo su conocimiento de la historia regional todos estos componentes. y hasta los años 1960, La Violencia se manifestó como una serie de eventos
sectarios que dejaron drásticas consecuencias económicas y un listado de
de tierra caliente. La discusión sobre la del Valle del Cauca y su economía fundacional Al igual que Luis Ospina y Andrés Caicedo bandoleros, guerrilleros y gamonales que buscaban defender sus territorios.
posibilidad de ubicar el gótico en el trópico y Primero, las discrepancias espaciales y temporales señalan que en algunas
en la hacienda azucarera con su lectura de la –sus más cercanos contemporáneos en regiones de Colombia, La Violencia había empezado a manifestarse antes del 9
la consecuente escritura de la novela, publicada tradición gótica y predilección por la misma. la creación artística–, Mayolo enfrenta una de abril de 1948. Tal es el caso de Boyacá y Santander, donde los antecedentes
más fuertes datan de la década de 1930.
en 1973, son el punto de partida para el “gótico El engranaje socioeconómico del ingenio “americanización del mundo gracias al cine La Violencia azotó principalmente a la zona cafetera, así como a Cundinamarca,
tropical”. Entre otras razones, Mutis escribe le sirve para desglosar su historia familiar, la americano, asunto que se sintió ampliamente
Valle y Tolima. Aunque se insiste en su carácter bipartidista, es importante
resaltar la fractura que impone el surgimiento de las columnas guerrilleras
La mansión de Araucaíma como respuesta al historia de colonialismo y neocolonialismo de en Cali”. Este es un fenómeno que los seduce, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (farc) y el Ejército de
Liberación Nacional (eln), que precisamente alegaron su origen como resultado
reto de Buñuel, quien “discutía si era posible la región, la historia de Colombia, el imaginario pero que no pasa sin cuestionamientos9. de la traición del partido liberal y el conservador. Esta división permitió que
trasladar el gótico inglés a la exuberancia del simbólico de desmembramiento y escritura Leer la historia de la infancia y adolescencia
espacios geográficos como los Llanos Orientales y las fronteras departamen-
tales del Magdalena medio cobraran, desde entonces, protagonismo geográfico.
trópico”6. En todo el ejercicio de adaptación, el sangrienta sobre el cuerpo generado por La de Mayolo en estos textos ofrece toda una La “resolución” política de La Violencia se dio con un intervalo del golpe militar
del General Gustavo Rojas Pinilla, derrocado en 1957 para establecer el Frente
propósito de Mayolo como director es quitar todos Violencia bipartidista, que es circundante del constelación de nombres de parientes, vecinos Nacional, una alianza entre los dos partidos políticos tradicionales de Colombia,
donde cada uno se alternaría el poder en turnos de cuatro años. Hay extensa
Fotogramas de Carne de tu carne, 1983. Carlos Mayolo.
de la casa, viajes, circunstancias familiares literatura sobre el período de La Violencia; véanse, por ejemplo, Germán
y topónimos, convocados sin alteración en Guzmán Campos, Orlando Fals Borda y Eduardo Umaña. La Violencia en
Colombia. Bogotá: Punto de Encuentro, 1972; Marco Palacios. Entre la legitimidad
los largometrajes. Como tales, Carne de tu y la violencia. Colombia 1875-1994. Bogotá: Norma, 2003; Gonzalo Sánchez.
Pasado y presente de La Violencia en Colombia. Bogotá: Cerec, 1986; González
carne y La mansión de Araucaíma tienen Sánchez y Donny Meertens. Bandoleros, gamonales, y campesinos: el caso de La
piso en historias emparentadas con la misma Violencia en Colombia. Bogotá: El Áncora, 1983.
9 · Véanse por ejemplo: Mamá, ¿qué hago?, op. cit., pp. 23-25; La vida, op. cit.,
casa y núcleo social de Mayolo; en particular, p. 42.
la primera es –a decir de él mismo– un poco 10 · “Estados góticos”, op. cit., p. 3.
autobiográfica10.
En su discusión “Gothic on the Screen”,
Misha Kavka advierte la vaguedad y amplitud
del concepto de lo “gótico” y la variedad de
piezas que lo componen, y argumenta que el
conjunto de elementos reconocibles del mismo
se caracteriza por los “códigos visuales” que
56 57
carlos mayolo de casas y haciendas azucareras en el gótico tropical

sobre el orden colonial, el “gótico tropical” es Para ser precisos, más que góticos ad
un código visual que trae a escena ansiedades litteram, los largometrajes de Mayolo exhiben
y paranoias sobre raza, género y clase, como una amplia gama de elementos de géneros
elementos desestabilizadores del orden eco- y subgéneros del horror que convocan ele-
nómico y social hegemónico. mentos góticos muy ortodoxos, toman del
vampirismo y de los zombis, incluyen mani-
Dentro de la consolidación de ese código
festaciones de lo supernatural y apelan al
visual, la puesta en escena y los elementos
horror físico y sicológico. En cuanto a estos
sonoros reunidos en el espacio de la casa
últimos elementos, Carne de tu carne, en
juegan un papel central en los dos largome-
particular, hacen problemáticas la idea de
trajes en cuestión. Carne de tu carne y La
lo supernatural y la presencia del horror
mansión de Araucaíma se ubican tempo-
versus la representación de lo real, pues, en
ralmente en épocas diferentes, el primero con
su alusión a La Violencia, el largometraje pone
marcadores históricos muy concretos y el
de presente la tortura, la violencia física y el
segundo con marcos temporales y espaciales
desmembramiento del cuerpo político del otro, Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Ángela de Molina y José Grisales.
deliberadamente abstractos. No obstante,
como acciones que distan de la invención
Mayolo traza la genealogía de la cultura del Whale, 1931), Dr. Jekyll y Mr. Hyde (Rouben 12 · Sobre el imaginario
o de la mera imaginación de terror gótico12. resultante de la violación,
azúcar con diversos recursos, para poner en Mamoulian, 1931), Freaks (Tod Browning, tortura y desmembra-
La violencia que Mayolo quiere representar no
Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Vicky Hernández, Santiago García y Marina Restrepo. tela de juicio esas paranoias y ansiedades 1932) y Mad Love (Karl Freund, 1935). El miento del otro, se sugiere
es imaginaria, sino inseparable de la realidad revisar de María Victoria
mencionadas, tal como se relacionan con la análisis que hace Smith de este corpus fílmico Uribe. Matar, rematar
11 · Misha Kavka. cada manifestación en la pantalla aporta11. colombiana.
“Gothic on the Screen”.
región del Valle del Cauca y, por extensión, resulta de la revisión de documentos legales y y contramatar. Bogotá:
Cinep, 1990; Antropología
The Cambridge Compa- Esta proclividad a transformarse contribuye a con América Latina y otros espacios geográ- Carne de tu carne y La mansión de médicos que van desde el paso del siglo XIX al de la inhumanidad. Bogotá:
nion to Gothic Fiction.
Cambridge UP, 2002,
la continuidad de la tradición, pues cada mani- ficos donde la cultura de la hacienda prosperó Araucaíma giran en torno a la idea de “purgar XX y que guardan relación con su documenta- Norma, 2006.
13 · Angela Smith.
p. 210. festación, artista o director imprime nuevas (sea industria azucarera, cafetera, tabacalera, la sangre”, como excusa para sustentar un ción sobre publicidad que promueve la pureza Hideous Progeny. Disability,
figuras y elementos. Es quizás dentro de esa algodonera o similar). En el orden neocolo- discurso hegemónico de orden social carac- racial y biológica. Se trata de un conjunto de Eugenics, and Classic Horror
Cinema. Nueva York:
propuesta donde podríamos cifrar una definición nial que estos largometrajes proponen, los terizado por la supremacía blanca, masculina películas bien conocido por Mayolo, Ospina y Columbia University Press,
más concreta de “gótico tropical”, como una procesos de racialización deben ser ratifi- y heterosexual, amparándolo de influencias Caicedo, como lo certifica su trabajo suple- 2011.

manifestación fílmica que toma constantes cados. Por ende, la sangre negra renueva un que lo pueden deteriorar. Como plantea mentario con el Grupo de Cali, el cine club
dominantes de la tradición gótica y las combina proyecto eugenésico que alienta un meca- Ángela Smith en su libro Hideous Progeny13, del grupo y la revista Ojo al cine. En lugar
con elementos sociales y culturales caracte- nismo de selección para mantener un orden este discurso subyace como fundamento del de imitarlo haciendo nuevas versiones de
rísticos de espacios geográficos donde ha social en el que la idea del linaje y la nobleza cine clásico de horror de Estados Unidos, películas viejas, Mayolo lo contextualiza
florecido la cultura colonial de la hacienda y es fuertemente desestabilizada y entra en con películas como Drácula (Karl Freund y dentro de la historia regional de la hacienda
el latifundio. Como catalizador de metáforas pugna por sostener jerarquías. Tod Browning, 1931), Frankenstein (James azucarera del Valle del Cauca en los años 50.
58 59
carlos mayolo de casas y haciendas azucareras en el gótico tropical

14 · Mayolo. Mamá, ¿qué Por supuesto que hay precedentes mayo- como la “historia folclórica del cura, el alcalde esperaban ser llevados a la morgue y el correr
hago?, op. cit., p. 125.
15 · Ibídem, p. 139. res de la representación de la hacienda y el y el borracho de las películas colombianas zombi y errático de confundidos ciudadanos16.
ingenio azucarero tanto en el cine de horror anteriores”14. Veamos, entonces, qué hace En Carne de tu carne, varios miembros de
del Caribe como en Brasil, aunque se trate de particular la representación de la casa en las la familia Velasco regresan de Estados Unidos
producciones estadounidenses ubicadas en el dos manifestaciones del “gótico tropical” de para presenciar la lectura del testamento de
Caribe: White Zombie/Zombi Blanco (Víctor Mayolo. la abuela y matriarca de la familia. Margaret
y Edward Halperin, 1932) y I walked with a viene con ellos y se reúne con su medio
zombie/Yo anduve con un zombie (Jacques hermano Andrés Alfonso. Tras la lectura del
Tourneur, 1943) son la quintaesencia de ese El incesto es un elemento frecuente en testamento y una reunión improvisada para ver
corpus. Existe, asimismo, una larga tradición de la tradición gótica y está presente desde las películas caseras, la familia parece instaurarse
primeras historias clásicas, como El castillo en un orden aparente en el domicilio familiar
restituciones históricas en el cine latinoameri-
de Otranto (The Castle of Otranto, Horacio en Cali. La explosión interrumpe esa relativa
cano, como La última cena (Tomás Gutiérrez
Walpole 1974), El monje (The Monk, Matthew normalidad. Margaret y Andrés Alfonso parten a
Alea, Cuba, 1976), La Rue Cases-Nègres
G. Lewis, 1795), El romance de la selva (The La Emma, una serie de fincas en las afueras de
(Euzhan Palcy, Martinica, 1983) y representa-
Romance of the Forest, Ann Radcliffe, 1971) la ciudad, propiedad familiar. Allí, segregado de
ciones más operáticas, como Quilombo (Cacá
y La caída de la casa Usher (The fall of the los Velasco, acumulando memorias materiales e
Diegues, Brasil, 1984). Los dos largometrajes de
house of Usher, Edgar Allan Poe, 1839), por intangibles de sus parientes, vive el tío Enrique,
Mayolo y Pura sangre (Luis Ospina, 1982) –que librepensador, proscrito comunista e hijo cala-
ejemplo. Siguiendo la tradición de la narrativa
versa sobre el declive de un magnate azucarero gótica, el incesto es uno de los ejes principales vera. En el orden visual, el espacio urbano se Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Adriana Herrán y David Guerrero.
que sobrevive gracias a transfusiones de de la trama de Carne de tu carne. Según las separa del rural para adentrar al espectador
sangre de jóvenes blancos– se emparentan memorias de Mayolo, el guion se desprende de en un escenario natural y exuberante que se Como sugiere Felipe Gómez, la repetición de 16 · Véase Katia Gonzá-
lez Martínez. Cali, ciudad
temáticamente y crean un pequeño conjunto una lectura de la novela Otra vuelta de tuerca caracteriza por su aura surrealista. la endogamia se convierte en una estrategia abierta. Arte y cinefilia en
para perpetuar el estatus socioeconómico de los años setenta. Bogotá:
en ese “gótico tropical”, dentro de esa saga de (The turn of the screw, Henry James, 1898) Las conversaciones con el tío Enrique Ministerio de Cultura,
representaciones de la maquinaria azucarera. sobre la cual Andrés Caicedo había elaborado la élite de Cali, que trata de mantener el poder, 2012, pp. 135-37.
revelan a los adolescentes tanto el origen ilícito
Estos largometrajes aparecen como novedad un guion preliminar15. El referente temporal es a pesar de la división bipartidista17. El incesto 17 · Felipe Gómez. “La
de la riqueza de la familia como las relaciones Violencia y su sombra.
disruptiva en el contexto del cine colombiano e la explosión de un convoy militar el 7 de agosto incestuosas entre el tío y la difunta abuela. En además afirma la línea de la película dentro Asomos al género del ho-
incluso en el latinoamericano, por su conexión de 1956, accidente que guarda relación esa casa en decadencia, Margaret –vestida de la tradición gótica y alude al personaje de rror en el cine colombiano:
Vallejo, Mayolo, Ospina”.
con el cine de horror y el cine fantástico. Se estrecha con el clima político del momento y con el traje de novia de la abuela– empieza su Manfred en El castillo de Otranto, que busca En Rosana Díaz-Zambrana
oponen también a las representaciones La Violencia bipartidista. Mayolo aprovecha el transformación en zombi y arrastra a su medio el divorcio de su esposa Hipólita para casarse y Patricia Tomé (eds.),
Horrofílmico. Aproxima-
mágico-realistas de La Violencia favorecidas aura gótica que la ciudad adquirió ese día con hermano con ella, cumpliendo la sentencia con Isabella, novia de su difunto hijo, para poder ciones al cine de terror en
por directores contemporáneos de los años los cadáveres aflorando de sus sepulturas en que parece predispuesta sobre sus destinos: mantener las propiedades. Una vez más, el Latinoamérica y el Caribe.
San Juan (Puerto Rico):
de focine, producciones que Mayolo describe el cementerio, los montones de cuerpos que “carne de tu carne, sangre de mi sangre”. incesto es una estrategia para mantener el poder. Isla Negra, 2012, p. 289.
60 61
carlos mayolo de casas y haciendas azucareras en el gótico tropical

y la escenografía de Ricardo Duque, imágenes pura y se rehusaba a aceptar la mezcla racial19. 19 · “Ojo a Mayolo”, n.p.
20 · Véase la pintura Las meninas de Diego Velázquez (1656). La alusión a Laureano
de un bestiario se superponen a la aparición La idea de un supuesto linaje la enfatiza una Gómez conecta directamente la línea política de esta familia con las acciones del líder
fantasmagórica de antepasados de la familia. y otra vez Julia Borrero (Vicky Hernández). conservador, presidente de Colombia entre 1950 y 1951, quien, aunque dejó la posición
por problemas de salud y fue reemplazado por Roberto Urdaneta, mantuvo gran influen-
La cópula de los adolescentes tiene lugar en Ella hace alarde de la cercanía de la familia cia en ese término presidencial. Como exiliado en España tuvo la responsabilidad de
medio de elementos siniestros. Los antepa- con el líder conservador Laureano Gómez, preparar el Pacto de Benidorm y luego de participar con Alberto Lleras en la redacción
del Pacto de Sitges, documentos decisivos en la creación del Frente Nacional y el devenir
sados regresan como espectadores voyeurs traza el origen de la familia a las Meninas político colombiano de los años siguientes. Como figura política, Gómez ha sido objeto

que se deleitan en presenciar el acto sexual –damas de honor de la corte española inmor- de innumerables estudios, por su responsabilidad en el colapso político colombiano y el
acrecentamiento de la Violencia.
entre medio hermanos y aprueban la reno- talizadas por Velásquez– y añora el estilo 21 · Alianza para el Progreso fue el programa político instituido por John F. Kennedy en
de vida de la España franquista20. Ana (Lina 1961 para establecer cooperación económica y reforma política, con el objetivo a largo
vación de un orden endogámico que solo plazo de contrarrestar la presencia de fuerzas comunistas en América Latina. Para una
Uribe), su hermana antagonista, evoca la idea crítica completa de sus operaciones, se recomienda Jeffrey F. Taffet. Foreign Aid as Foreing
es posible en el espacio irreal. La sexualidad
de orden y progreso de los Estados Unidos. Policy. The Alliance for Progress in Latin America. NY: Routledge, 2007.
incestuosa no se desprende del poder, sino que 22 · Los pájaros eran escuadrones de paramilitares conservadores, campesinos organi-
Son varias las referencias a esa presencia
lo ratifica. estadounidense: el traje de vaquerito del
zados y alentados por el partido. Guardan relación con el origen del paramilitarismo en
Colombia. Eran extremadamente católicos, sostenían el orden familiar y económico de
los negocios, pero, paralelo a esas vidas regulares, celebraban encuentros privados para
Las conciliaciones políticas y familiares niño albino, la mención explícita de la ayuda planear sus nefastas actividades.
solo pueden suscitarse en una casa que de Alianza para el Progreso21, la alusión a la
pierde corporalidad y está alejada de los presencia de ingenieros estadounidenses para
otros terrenos familiares. Margaret y Andrés la construcción de los ingenios, la función de
Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Josué Ángel.
Alfonso parecen copular en el altillo de la casa, Margaret como importadora de novedades
enmarcados visualmente por halos y filtros de de consumo (cigarrillos Camel y música de
18 · María Inés Martínez. Desde su alegada vinculación comunista, Elvis), entre otros.
“Incesto, vampiros y ani-
males: La violencia colom- Enrique se revela como confrontador de las luz que intensifican la atmósfera surrealista
biana en Carne de tu carne y gótica. Los antepasados son espectros, Para Mayolo, esa americanización es un
de Carlos Mayolo”. Revista acciones terratenientes de su familia, ofreciendo
no verdaderas masas corporales. El espacio escapismo que le interesa cuestionar. No es
de Estudios Colombianos, ayuda a los campesinos desplazados. Su muerte
33-34 (2009), p. 75. casero se torna en una alucinación. María Inés coincidencia que las referencias a esos dos
abre espacio para que Margaret se apropie
Martínez anota que en lugar de portar una órdenes, el español colonial y el estadouni-
de lo “monstruoso femenino”, una oposición dense neocolonial, se junten en la narrativa
banda con el tricolor de la bandera colombiana,
al rol tradicional del monstruo masculino, que fílmica. Como señala Felipe Gómez, por un
el General Borrero –uno de los antepasados
define el poder en términos del poder sexual. lado tenemos al padre legítimo de Margaret
que regresa en forma de espectro– aparece
Liderados por las acciones de Margaret, los que cuida los intereses de la hacienda y la
con una azul y roja, reuniendo los colores
adolescentes se encierran gradualmente en protege de las bandas de pájaros (grupos
distintivos del partido conservador y liberal18.
el mundo fantasmagórico donde la realidad paramilitares asociados con las acciones
se desintegra. En una dirección de arte Mayolo decía que sus películas buscaban ilegales de los conservadores)22; por otro está
bastante cuidada por el artista Miguel González sacudir un Cali que se veía como de sangre su padrastro, el exitoso hombre de negocios Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Adriana Herrán y David Guerrero.
62 63
carlos mayolo de casas y haciendas azucareras en el gótico tropical

23 · Gómez. “La que trabaja en la comercialización del azúcar y por lealtad. Josefa deja en su testamento zombis con las películas de George Romero
Violencia y su sombra”,
op. cit., p. 289. en los Estados Unidos23. Tanto Carne de tu una pensión para Asunción (interpretada y su trilogía La noche de los muertos
En La mansión de Araucaíma la idea
24 · Martínez. “Incesto, carne como Pura sangre de Ospina revisan por Marina Restrepo, sirvienta mulata que vivientes (Night of the Living Dead, 1968),
vampiros y animales”, op. de la casa está cifrada en el título, adapta-
cit., p. 75. el rol que el azúcar tuvo en la economía para el siempre trabajó en la casa familiar de Mayolo) Amanecer de los muertos (Dawn of the ción de la novela homónima de Álvaro Mutis.
proyecto de Alianza para el Progreso y el papel y Éver (el capataz mestizo, interpretado por el Dead, 1978) y El día de los muertos (Day of En el largometraje, las locaciones geográficas
que esa industria sigue teniendo en el soste- mismo Mayolo) en reconocimiento a los años the Dead, 1985). Sin embargo, en su interés parecen deliberadamente borradas, suspen-
nimiento de un orden neocolonial en el Valle de servicio. Éver aparece asociado desde el por generar otro código visual, las películas de didas en un tiempo mítico que es imposible
del Cauca. comienzo con los pájaros. Su deceso se da Mayolo no son una imitación de Romero (ni definir y que, en su aislamiento, ensalzan un
por un ataque de Margaret en La Emma y de Roger Corman ni de cualquier otro director sentido de claustrofobia inherente al interior de
En el orden de la casa, los sirvientes juegan
puede interpretarse como una manera de de su repertorio favorito). Mayolo contextualiza la casa. Por otro lado, abundan los referentes
un papel determinante, porque crean una neutralizar la información sobre el pasado estos ingredientes dentro de la historia del directos e indirectos a las conexiones de la
extensión de la familia que no está definida por oscuro de la familia. En este orden doméstico Valle del Cauca, que enriquece con los mitos casa con la cultura de la hacienda azucarera.
sangre, sino por la adquisición de fuerza laboral y social, los sirvientes guardan demasiados locales, las referencias a la historia opresiva De este modo, continuando una tradición de
secretos de las familias de los amos. Éver, de la hacienda azucarera y el imaginario de La manifestaciones culturales que tienen que
por ejemplo, fragua muchas de las acciones Violencia. Para Carne de tu carne escoge un ver con la historia de la caña de azúcar en
ilegales de los Velasco. Martínez propone fin ambiguo: los adolescentes se funden con la América Latina, uno y otro largometraje están
que la muerte de Éver puede entenderse naturaleza exuberante de la zona. En lugar de tamizados por historias de esclavitud, opre-
como la desaparición de un personaje que no morir, Margaret y Andrés Alfonso mutan a un sión, violación, incesto, ansiedades raciales y
toleraba la coexistencia del partido liberal y estado errante y su presencia se disuelve en secretos.
el conservador24, en una posible referencia la naturaleza, adoptando la corporalidad de la
al Frente Nacional, el acuerdo político fir- En La mansión de Araucaíma, la refe-
Madre Monte, figura mítica de la mujer guar- rencia a El castillo de Otranto se renueva,
mado con el Pacto de Benidorm en 1956 dabosques que se caracteriza por la fusión de
que permitiría una alternación del período pues la mayor parte de la acción tiene lugar
su cuerpo con hojas y ramas de los árboles. en una casa de ubicación remota. A dife-
presidencial entre liberales y conservadores
La Madre Monte también tiene el rol de vigilar rencia de esta, el escenario se construye
como plausible control a la creciente violencia
a los campesinos; incluso desde lo irreal, la visualmente en un espacio alucinatorio que
y a la polarización política.
vigilancia queda instaurada. En el plano final, parece estar suspendido en la espesura de
Margaret y Andrés Alfonso adquieren Margaret y Andrés Alfonso como zombis, la vegetación tórrida. Araucaíma está locali-
características tanto de vampiros como de sobreviven como promesa potencial de que zada en medio natural fecundo y copioso. En
zombis. Como vampiros, chupar sangre les la endogamia puede proteger del mestizaje varias transiciones entre secuencias, se usan
proporciona placer y logran volverse invisibles o de cualquier otro cruce de razas, aunque planos generales para enmarcar la magnitud
o aparecer y desaparecer frente a sus también a costa del autoaniquilamiento de la de la mansión y su aire romántico, matizado
Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Carlos Mayolo y Adriana Herrán. víctimas. Mayolo asocia su preferencia por los raza blanca. por luces tenues y sonidos de la naturaleza.
64 65
carlos mayolo de casas y haciendas azucareras en el gótico tropical

lo prodiga a los hombres que la rodean. La mulato de Salvador de Bahía, personaje que
llegada de Ángela (Adriana Herrán), una joven vuelve a encarnar en La mansión de Arau-
modelo, rompe la aparente calma de la casa. caíma, lo que parece ser un gesto inten-
Su antagonismo con Machiche causa su even- cional de Mayolo para crear intertextualidad
tual desaparición, pero el espectador toma entre la historia de la explotación del azúcar
nota de que la muerte de la joven es parte de en los dos países.
un ciclo, un espiral de elementos controlados
por diferentes caprichos de quienes viven en Las máquinas de ver y las prótesis visuales
la mansión. En la secuencia de cierre vemos abundan en La mansión de Araucaíma,
llegar al novio de Ángela (David Guerrero), a la abarcando desde el equipo cinematográfico
desolada Araucaíma, con lo que se abre una en las secuencias iniciales, los binoculares del
elipsis que advierte la continuación del ciclo. vigilante (Mayolo), las varias fotos que decoran
el boudoir de la Machiche y un número inter-
La mansión pertenece a don Graciliano,
minable de espejos que le añaden bastante a
heredada de su madre en circunstancias
la puesta en escena. La mansión juega con
imprecisas que denotan adquisición ilícita.
Con la inclusión de los dos personajes brasi- elementos del gótico y del barroco, en particular
Fotograma de La mansión de Araucaíma, 1986. Antonio Pitanga y José Lewgoy. leños –don Graciliano y Cristóbal–, Mayolo
traza un mapa desde la historia de la produc-
En el interior de la casa, los decorados abarcan ansiedad de poder extremos. Todos los perso- ción del azúcar en el Brasil y la conecta con
el acumulamiento y la exacerbación de los najes parecen haber llegado a la mansión por la del suroeste colombiano. Lewgoy y Pitanga
sentidos, típica del barroco latinoamericano y azar, pero se presentan faltos de voluntad para vienen de una extensa trayectoria en la indus-
de escenarios surrealistas. abandonarla. En Araucaíma se dan cita don tria del cine y la televisión brasileña. Además,
A diferencia de Carne de tu carne, no hay Graciliano (José Lewgoy), un antiguo hacen- Lewgoy interpretó el papel de don Aquilino
un núcleo familiar que se desintegre, sino una dado brasileño; Cristóbal (Antonio Pitanga), en Fitzcarraldo (Werner Herzog, 1982) y
reunión de residuos sociales, todos individuos su esclavo incondicional; un cura renegado de don Octavio Coutinho en Cobra Verde
que han perdido su pedigrí social y, como la jesuita (Alejandro Buenaventura); Camilo (Luis (Werner Herzog, 1987), en la que Mayolo
misma mansión, evidencian un orden social en Fernando Montoya), un piloto atrapado en el interpreta al gobernador. Pitanga ha trabajado
declive que no está fraguado por la escasez de lugar, caracterizado por su impotencia sexual; en varios clásicos del cine brasileño, como O
propiedades –adentro de la casa domina un Paul (Carlos Mayolo), capataz de la mansión, pagador de promessas (Anselmo Duarte,
orden de abundancia, siempre marcado por un y Machiche (Vicky Hernández), actriz de teatro 1962), Barravento (Glauber Rocha, 1962) y
aire de petite bourgeoisie excesivo–, sino por en retirada. El rol principal de Machiche Quilombo (Carlos Diegues, 1984). En estas Fotograma de La mansión de Araucaíma, 1986. Adriana Herrán, Vicky Hernández, José
el progresivo aniquilamiento debido al deseo y es la distribución de placer, pues es quien películas siempre ha interpretado el rol de Lewgoy, Alejandro Buenaventura y Luis Fernando Montoya.
66 67
carlos mayolo de casas y haciendas azucareras en el gótico tropical

25 · Mayolo. Mamá,
¿qué hago?, op. cit., p. 118.
ese efecto tenemos un gramófono de don ajusta bastante bien a esta descripción de van pusilánime Camilo siempre está rodeado de 28 · Ibídem, p. 37; trad.
J. Suárez.
26 · Isabella van
Graciliano, que emite música sin reposo, Elferen: declamaciones agónicas, por ejemplo. Melo-
Elferen. Gothic Music. The preferiblemente óperas; el constante tarareo El sonido y la música son cruciales para días como “Damisela encantadora” de Alfredo
Sound of the Uncanny.
Cardiff: University of de canciones de Machiche; el insistente las experiencias del horror, terror y siniestro Sadel; “Viejo rencor” compuesta por Gonzalo
Wales Press, 2012. canturrear de Camilo que se interpola con su cinematográfico. Si el film gótico se caracteriza Courier (autor de varias bandas sonoras para el
27 · Ibídem, p. 4. declamación de poemas dramáticos y el rezo por el terror de lo que no se ve caer en el plano
de lo hipervisual, entonces el sonido del film cine mexicano de la Época de Oro) e interpre-
frecuente de letanías del cura.
puede ser definido como un narrador elocuente tada por Fernando Fernández; “Dame de tus
En su libro Gothic Music. The Sounds of de lo invisible, la presencia más allá de la rosas” interpretada por Carlos Julio Ramírez,
the Uncanny, Isabella van Elferen26 discute el pantalla que fuerza su realidad por medio
del oído, pero permanece escondida al ojo. En y “Los diez soldados”, un foxtrot con aire de
escaso número de estudios sobre el sonido en muchos casos, la banda sonora es el centro de tango interpretado por Los Reyes del Fox,
las películas góticas en comparación con la las manifestaciones cinematográficas del gótico llenan la mansión de sonido. Este repertorio
literatura que se produce sobre otros aspectos –no es gratuito que las películas de miedo
perturben menos con el sonido apagado28. se caracteriza por su esencia lírica –la banda
y temas del mismo. No es diferente el caso de
sonora privilegia interpretaciones de tenor– y
los dos largometrajes de Mayolo, pues poco
se ha dicho de su gran arquitectura sonora. La mansión, por el contrario, recurre a denota en su ritmo una generosidad de movi-
En ellos, el sonido está trabajado de una una banda sonora más melodiosa, que denota miento, ligereza y fluidez de los ocupantes de la
manera cuidadosa y apoya siempre el universo placer y que hace coro con el acumulamiento y mansión, siempre deseosos de sensaciones.
visual creado. exceso barroco. La inclusión de los elementos
antes listados (ópera, tarareo y letanías, por
Carne de tu carne obedece a patrones ejemplo) es resultado de una selección de rigor
Foto rodaje Carne de tu carne, 1983.
Foto fija: Eduardo Carvajal. más clásicos y ortodoxos de manejo del sonido que se acompaña de canciones y arreglos
en las películas góticas que –si atendemos musicales que enmarcan el aire de nostalgia
del barroco latinoamericano. Pensemos, por a las apreciaciones de van Elferen– cambia que tiene la casa, acompañando además la
ejemplo, las múltiples ocasiones en que se de época a época y según la manifestación distribución de poder, sensualidad y sexua-
cita visualmente el banquete o la cena leza- cultural, pero hacen que la música gótica
lidad dentro de la misma.
miana, para Mayolo traducido en “ese trópico siempre sea “espectral”27. Como tal, abarca
lleno de frutos, de iguanas, de leche, de sonidos espeluznantes, silbidos, chirridos La Obertura de Tannhäuser y Don
unciones, de los sacrificios internos de la y sonidos muy agudos de la naturaleza, como Giovanni son óperas que encuadran la
casa”25. En La mansión, la supremacía de la el viento, ecos, el crujir de ramas de árboles y presencia dadivosa y suprema de don Graci-
mirada se combina con paisajes sonoros sonidos de animales. Todo esto está presente liano; Machiche en su derroche de sensualidad
melancólicos para las escenas nocturnas, lo y acompaña la música incidental que Mario tararea boleros y canciones del repertorio
cual hace de ella una película muy auditiva. Gómez-Vignes compuso para la película. El popular español, como gesto generoso de Fotograma de La mansión de Araucaíma, 1986. Adriana Herrán, Vicky Hernández y
Entre los elementos sonoros que permiten diseño sonoro en este primer largometraje se su corporalidad y de su apetito sexual, y el José Lewgoy.
68 69
carlos mayolo de casas y haciendas azucareras en el gótico tropical

a propósito. Y tal como pasa en Carne de tu que ya no pueden prodigar placer sexual siempre) se proyecta en la monstruosidad de 30 · Madrid Benítez, n.p.
31 · Kavka. “Gothic on
carne, el personaje joven femenino parece (ya no tienen sangre para ofrecer), Camilo la casa misma. Al igual que en el cine negro, el the Screen”, op. cit., pp.
predispuesto a rendirse a los juegos de placer y Ángela deben desaparecer. Para Mayolo, personaje femenino es sometido a investiga- 219-220.
que gobiernan el universo barroco de la “La mansión de Araucaíma es una alegoría ción (vigilancia, en el caso de La mansión de
mansión. Pero en La mansión, su música se del poder, la casa representa el Estado, el Araucaíma), paranoia y sexualidad perversa.
convierte en ruido que interrumpe y perturba; inocente que llega es exterminado”30. En lugar del espacio citadino, Kavka sostiene
al igual que ella, debe ser consumado y sofo- que el gótico femenino favorece el espacio
La sexualidad monstruosa opera en ambos
cado para, por lo menos, encontrar cabida doméstico, que se hace ominoso y en el cual
largometrajes en relación con los personajes
temporal en la casa. la supervivencia del personaje femenino no se
femeninos. En Carne de tu carne hablá-
En la medida que Ángela aminora con su bamos del rol de lo monstruoso femenino, tal puede garantizar31.
presencia y sensualidad el poder sexual de como se retrata en el liderazgo de Margaret En La mansión de Araucaíma, la sexua-
la Machiche, su sangre joven se vuelve una y en su apetito sexual; en La mansión de lidad es una afirmación de poder. Don Graciliano
posesión preciosa para los otros habitantes de Araucaíma evidenciamos esta misma mani-
la mansión. Ángela se convierte en el objeto festación en la relación entre Machiche y
Fotograma La mansión de Araucaíma, 1986. Adriana Herrán y Vicky Hernández.
de deseo del piloto, el renegado sacerdote y el Ángela y su relación con la jerarquía de placer
esclavo. Todos los actos sexuales en los que y vigilancia establecida en la casa. Para Kavka
29 · Mayolo. Mamá, Aunque encuadren el camino hacia la auto-
¿qué hago?, op. cit., p. 18. Ángela participa funcionan como rito de inicia- este tipo de representación se enfila con la
destrucción y el abandono de la casa, nunca
ción para la pérdida de su inocencia. Mientras tradición del gótico femenino en el cine esta-
dejan de tener un tono de armonía, sostenido
que reparte placer, Machiche decide que dounidense, que empieza con Rebeca (Alfred
por la alternancia de la música incidental,
Ángela no puede irse, pero a cambio entabla Hitchcock, 1938) y tiene ecos hasta los años
presidida por el piano, de la composición
una lucha para restablecer su poder sexual 60 con pilares fuertes en el cine negro. En
de Germán Arrieta. Es un trabajo en conjunto
y reclamar su territorio de seducción. En La ese conjunto de películas, dice Kavka, es
que siempre se ve orquestado y dominado por
mansión de Araucaíma no hay representa- característica la persecución de una mujer
el sonido. Dice Mayolo: “por eso quise que el
ciones de violencia gráfica, como en Carne de por otra mujer. Para esta crítica, las películas
músico estuviera con nosotros durante todo el
tu carne, y aun así sigue siendo una película del gótico femenino usualmente posicionan a
rodaje, así como el director artístico, el sonidista,
de vampiros. Al querer robar el poder sexual de una mujer protagonista que es tanto víctima
los demás actores; necesitaba que Germán
la joven, Machiche apela a una relación lésbica como investigadora de una cacería desa-
Arrieta supiera en qué estaba metido”29.
con la joven, que se convierte literalmente en tada por ansiedades sobre una sexualidad
La llegada de Ángela con su walkman y “la mordida del vampiro”. Una vez la seduce, transgresiva. Con o sin fantasmas, la casa
su música rock emergen como elementos Machiche la humilla y desexualiza, recor- se hace un personaje central a la trama, y se
disruptivos. Ella es una intrusa en un lugar dándole que no pertenece al lugar y que no trata de una casa donde un acto monstruoso
que parece haberse alienado de la civilización encontrará su espacio allí. Como personajes o un ocupante (con frecuencia mujer, pero no Fotograma de La mansión de Araucaíma, 1986. Adriana Herrán y Alejandro Buenaventura.
70 71
carlos mayolo de casas y haciendas azucareras en el gótico tropical

el orden económico. Azúcar (1989), la famosa sostienen una conversación con Pura sangre puede ser restaurada. La estructura de cada
telenovela de Mayolo sobre la historia de este de Luis Ospina, una película sobre vampiros uno devela que la violencia está asentada en
producto en el suroeste colombiano, reiteraba urbanos. Esa intertextualidad se deriva de la el imaginario político de la región y del país y
la imposibilidad de escapar al cruce racial. En conversación no solo entre los directores, sino guarda relación con el desigual repartimiento
ella, el amo blanco separa de su madre al hijo también entre personajes, settings, referencias de tierra. Puesta así, la violencia siempre será
que tiene con una mujer mulata y ella maldice a la región y algunas puestas en escena. Del un episodio persistente y evocará fantasmas
a la familia Solaz con una sentencia similar: mismo modo, las tres películas insisten en el que renuevan preguntas sobre género, raza,
“el azúcar, para ser blanca, ha de tener sangre tema de la hacienda azucarera, la terratenencia, sexualidades, flujo de capital, clase, políticas
negra, de semillas negras y de tierra negra”. nacionales y coloniales de épocas específicas,
La Violencia y los escuadrones de pájaros, por
En La mansión, el cruce de razas se hace ejemplo. Los finales abiertos de las películas tanto en el orden doméstico como en el orden
tanto destructivo como liberador. Frente al de Mayolo sugieren que la normalidad no nacional.
cuerpo muerto de Ángela, don Graciliano
reitera su poder patriarcal, que se ha visto Fotograma La mansión de Araucaíma, 1986.

desestabilizado por la saga de celos generada


por el contacto sexual entre el mulato y la
adolescente. El abandono final de la mansión
está marcado por la muerte trágica de Ángela,
Fotograma La mansión de Araucaíma, 1986. Adriana Herrán y Antonio Pitanga.
Machiche y el piloto. Mientras parte, don
Graciliano le entrega las llaves a un glorioso
32 · Ibídem, p. 212; trad. incordia a Cristóbal a copular con Ángela, como Cristóbal que proclama el fin de su esclavitud.
J. Suárez.
una lánguida afirmación del debilitamiento de Mayolo encuentra en el gótico la ubicación
su poder ante la voluntad de los habitantes de perfecta para la casa y la familia, que sirven
la casa. Al hacerlo le recuerda que “incluso la como microcosmos de ese orden social que
flor más blanca ha de hundir su raíz en tierra quiere cuestionar. El gótico funciona justo
negra”. Esta metáfora, presente en varias por esa característica mutable que, según
representaciones de la cultura del ingenio Kavka, lo caracteriza pues “está atado al
azucarero, encapsula el proyecto racial sobre momento histórico, reelaborando materiales
el que se erige el “gótico tropical”. En la del pasado en términos de los miedos cultu-
hacienda es imposible escaparse de la mezcla rales del presente”32. Carne de tu carne y
de sangres y razas, de modo que el proyecto La mansión de Araucaíma fueron los dos
de “pureza racial” se torna insostenible, pues únicos largometrajes de ficción dirigidos por
desafía la vigilancia patriarcal y desestabiliza Carlos Mayolo y muchos de sus elementos
72 73
carlos mayolo de casas y haciendas azucareras en el gótico tropical

Referencias Filmografía
Colombia. Bogotá: Punto de Encuentro, Sánchez, Gonzalo. Pasado y presente de La
1972. Violencia en Colombia. Bogotá: Cerec,
1986.
Hogle, Jerrold E. “Introduction”. The Cambridge
Companion to Gothic Fiction. Cambridge Diegues, Carlos, director. Quilombo. Brasil,
Brophy, Philip. “Horrality. The Textuality of Sánchez, González y Donny Meertens. Bando-
UP, 2002, pp. 1-20. CDK y Embrafilme, 1984.
Contemporary Horror Films”. Screen, 27 leros, gamonales, y campesinos: el caso
(enero 1986), pp. 2-13. Kavka, Misha. “Gothic on the Screen”. The de La Violencia en Colombia. Bogotá: El Gutiérrez Alea, Tomás, director. La última
Cambridge Companion to Gothic Fiction. Áncora, 1983. cena. Cuba, ICAIC, 1976.
Elferen, Isabella van. Gothic Music. The Sound Cambridge UP, 2002, pp. 209-28.
Smith, Angela. Hideous Progeny. Disability, Euge- Halperin, Victor y Edward, directores. White
of the Uncanny. Cardiff: University of Zombie. United Artists, 1932.
Wales Press, 2012. Martínez, María Inés. “Incesto, vampiros y nics, and Classic Horror Cinema. Nueva
animales: La violencia colombiana en York: Columbia University Press, 2011. Mayolo, Carlos, director. Carne de tu carne.
Carne de tu carne de Carlos Mayolo”. Colombia, Focine, 1983.
“Estados góticos”. Entrevista con Carlos Mayolo.
Revista de Estudios Colombianos, Taffet, Jeffrey F. Foreign Aid as Foreing Policy.
Arcadia va al cine, 16 (junio-julio 1987), , director. La mansión de Araucaíma.
33-34 (2009), pp. 63-78. The Alliance for Progress in Latin
pp. 2-7. En línea: www.lugaradudas.org. Colombia, focine, 1986.
America. Nueva York: Routledge, 2007.
Mayolo, Carlos. Mamá, ¿qué hago? Vida
Gómez, Felipe. “La Violencia y su sombra. secreta de un director de cine. Bogotá: Uribe, María Victoria. Matar, rematar y contra- Ospina, Luis, director. Pura sangre. Colombia,
Oveja Negra, 2002. focine, 1983.
Asomos al género del horror en el cine matar. Bogotá: Cinep, 1990.
colombiano: Vallejo, Mayolo, Ospina”. En Palcy, Euzhan, director. Rue Cases-Nègres.
. La vida de mi cine y mi televisión. . Antropología de la inhumanidad.
Rosana Díaz-Zambrana y Patricia Tomé Bogotá: Villegas Editores, 2008. Martinique, NEF Diffusion, 1983.
(eds.), Horrofílmico. Aproximaciones Bogotá: Norma, 2006.
al cine de terror en Latinoamérica y el Madrid Benítez, Ramiro. “Carlos Mayolo: Tourneur, Jacques, director. I walked with a
la lucidez del presente”. La palabra zombie. RKO, 1943.
Caribe. San Juan (Puerto Rico): Isla
Negra, 2012, pp. 281-299. (1993), s.p.

Mutis, Álvaro. “La irresponsabilidad del


González Martínez, Katia. Cali, ciudad abierta.
viajero”. En El papel literario. Caracas,
Arte y cinefilia en los años setenta.
24-12-1989.
Bogotá: Ministerio de Cultura, 2012.
Palacios, Marco. Entre la legitimidad y la
Guzmán Campos, Germán; Orlando Fals Borda violencia. Colombia 1875-1994.
y Eduardo Umaña. La Violencia en Bogotá: Norma, 2003. Fotogramas de la serie Azúcar, 1989. Carmenza Gómez, y obreros de la hacienda de caña de azúcar. Archivo: RCN TV.
carlos mayolo

cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época

Mayolo,
padre nuestro
Por Daniel D. Flórez y Pedro Adrián Zuluaga

Este artículo examina la vigencia de la obra y el pensamiento sobre el cine del director caleño
Carlos Mayolo (1945-2007) a partir de algunos de sus cortos y largometrajes, así como de sus
textos teóricos. Como director y crítico, respectivamente, pertenecemos a dos generaciones
distintas que, sin embargo, pueden trazar puntos comunes en torno a la inmensa figura de
Mayolo. Reconocemos, así mismo, que tanto la personalidad del director como su obra para cine
y televisión son más grandes de lo que puede abarcar este texto; por ello, lo que sigue solo debe
entenderse como un esbozo.
76 77
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

pero de una factura mediocre. La adoración sito que busca una tradición que lo acune. 2 · El Grupo de Cali es un
movimiento cultural que
acrítica del director en ciernes, Gaviria, y del Queremos postular que la “fiebre” de Mayolo se consolidó en la década
crítico investido de sus poderes sacerdotales, definió no solo su visión del mundo, sino toda
de 1970 en esta ciudad del
suroccidente colombiano.
Álvarez, no salvó a Arzuaga de una muerte una estética que hoy es posible reivindicar. En torno a iniciativas
solitaria y melancólica. como el Cineclub de Cali y
Ciudad Solar, se reunió un
En tiempos más recientes, Rubén Mendoza, Primer gesto grupo diverso de artistas
(pintores, cineastas, fotó-
en la secuencia inicial de La sociedad del grafos y escritores, princi-
palmente) que transformó
semáforo (2010), invocó el magisterio y la furia En Los hongos (2014), el director caleño las formas de producción y
crítica que Luis Ospina y Carlos Mayolo expre- Óscar Ruiz Navia siembra una pista, intenta consumo cultural, con una
influencia rastreable hasta
saron en Agarrando pueblo (1978); Iván Wild un homenaje. El joven protagonista de la nuestros días.
revivió la referencia al “gótico tropical” en
Edificio Royal (2013), y Simón Mesa negó
la pertenencia al realismo a ultranza de Víctor
Fotograma de El brillante de Fondclaire, 2002. Carlos Mayolo.
Gaviria en Leidi (2014). Así, de negaciones,
tachaduras, homenajes y signos está hecha
“‘Padre, assai ci fia men doglia/ se tu mangi anterior a la cultura. Porque no hay hijos sin “la angustia de las influencias”. Los padres
di noi: tu ne vestisti/ queste misere carni...’.” padres, no hay padres sin hijos. Unos a otros se posibles del cine colombiano, siempre pocos,
Dante, Inferno, xxxiii, 61-631 reclaman y solicitan. se han comportado muchas veces como
“Muerta la araña, la tela se deshace.” Saturnos que devoran a sus hijos, negándoles
De cuando en cuando, generaciones de
La mansión de Araucaíma el consuelo de las costumbres, la dulzura de
relevo se han empecinado en inventar el
los hábitos familiares, la pertenencia a un
cine colombiano, contra el pasado, contra
1 · “‘Padre, nos darías El cine colombiano es un cine huérfano; tronco común.
menos dolor si comieses
ellas mismas. A su pesar, estas generaciones
de nuestras pobres carnes: peor aún, expósito, arrojado como Moisés al buscan adscribirse a una tradición, encontrar Guiados por estas consideraciones, nos
tú nos vestiste con ellas...’”. ancho río de las probabilidades por unos una paternidad real o simbólica, y han tenido proponemos, desde nuestra posición respec-
padres obstinados en negarse a sí mismos que idealizarla: Luis Alberto Álvarez y Víctor tiva de director y crítico, imaginar a Carlos
negando a sus hijos. Y por unos hijos definidos Gaviria, en “Las latas en el fondo del río. El Mayolo –el “Ojo” del Grupo de Cali2, aquel que
a partir de una falta: la carencia de la “ley cine colombiano visto desde la provincia”, fue capaz de llegar a las zonas limítrofes de su
del padre”. Contrariados entre el deseo de la un texto de 1982, lo hicieron con José María ciudad, de su país y de sí mismo y encontrar
norma y la ilusión de una libertad (envenenada). Arzuaga, un español afincado en Colombia en ellas “el delirio y la libertad”– como uno
Fachada Ciudad Solar, 1971. Arriba: Guillermo Franco, Diego Vélez, Hernando Guerrero,
Luchas tribales, contiendas edípicas, renci- desde la década de 1960, que agotó su de los padres ideales o, más bien, posibles Phanor Satizábal, Pakiko Ordoñez. Abajo: colaborador arreglos locativos y Germán Duque.
llas ideológicas, territorios minados, malestar talento en proyectos intuitivos y ambiciosos, de este cine colombiano huérfano y expó- Foto: Fernell Franco.
78 79
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

3 · Coloquialmente,
la abuela.
película, acompañado por su ñaña3, ve Carne matriarca–, la familia Velasco se reúne para de lo local –Cali, la economía de la plantación perspectiva freudiana, es aquello ajeno a la
4 · Felipe Gómez.
de tu carne (1983), el largometraje de 1983 ver películas en un proyector Bell & Howell azucarera, con sus pánicos raciales y sexuales razón y a la cultura. El trópico es un destino
“Trópicos góticos: Vampi- que significó la línea de partida de lo que de 16 mm. Después de considerar opciones, y las trazas modernas de esa herencia econó- inscrito en los cuerpos y los paisajes, en las
rismos transculturados por
el Grupo de Cali”. Tropos, después –o al mismo tiempo o antes, según como las películas de El Gordo y El Flaco, mica que sobreviven en las formas más geografías del sur y las economías perifé-
XXX (2004). Department los pormenores de la leyenda– se etique- la familia decide volver a mirar viejas cintas actuales y anómalas de producción capita- ricas y extractivas que ofrecen sus bienes a
of Spanish and Portu-
guese, Michigan State taría como “gótico tropical” (simbólicamente, por las que distintos miembros de la casta lista– en estas dos poderosas matrices imagi- los centros metropolitanos. A diferencia del
University, East Lansing; las escenas de Carne de tu carne repro- aparecen como fantasmas, con sus respec- nativas: gótico y trópico. Así, queda abierto el gótico, el trópico se desplaza en el tiempo. En
Juana Suárez. Cinembargo
Colombia: Ensayos críticos ducidas en Los hongos son la muerte de tivas historias sobrellevadas en los cuerpos. camino para trazar vínculos y asociaciones el trópico todo es potencialmente corruptible,
sobre cine y cultura. Cali: Ever –Carlos Mayolo– a manos de Margaret
Universidad del Valle, El cuchicheo que comenta estas imágenes fluidas, flexibles, transnacionales, y se vuelve todo va camino a podrirse: la degeneración
Ministerio de Cultura, –Adriana Herrán– y el levantamiento zombie de revela la distancia entre el ser ideal soñado posible inventar un paisaje ajeno a cualquier que arrastra consigo se hereda de generación
2009; Paulo Antonio
Paranaguá. “Colombia y
los nietos, como si Ruiz Navia estuviera come- por la decencia y la coerción familiar, y el ser esencialismo identitario, un paisaje de la en generación y define una herencia biológica
Bolivia”. En Jordi Costa et tiendo parricidio por delegación y reclamando “real” que al cine le es dado revelar. perversidad y no de la norma. y cultural inescapable.
al. (eds.), Historia general
del cine. Vol. X. Madrid: su tiempo y lugar).
Cátedra, 1996; Geoffrey Las imágenes familiares condensan una El gótico, primero de estos discursos, es Esta proximidad con la naturaleza se
Kantaris. “El cine urbano y En Carne de tu carne, a su vez, había un herencia inevitable que sucede en el espacio una narrativa de cuerpos encerrados en un
la tercera violencia colom- expresó en poderosas metáforas que resu-
homenaje o cita, quizá un comentario metafic- y en el tiempo: son imágenes de entrecasa, espacio que los delimita y es al mismo tiempo
biana”. En Pedro Adrián mían la otredad necesaria para la empresa
Zuluaga (ed.), Versiones, cional, sincrónico al de Los hongos, aunque expresión simbólica de miedos arraigados de
subversiones y representa- de los lugares compartidos que definen un moderna y colonial. El tropo más funcional
entre ambos se establezca una línea quebrada
ciones del cine colombiano. encierro físico, pero también son imágenes orden social, manifestación de la imposibi- adquirió la forma de un díptico cuyas dos
Investigaciones recientes. de tiempo: una o dos generaciones con sus
Bogotá: Museo Nacional que suceden en el tiempo. No solo en el tiempo lidad de aceptar los intercambios desjerarqui- partes, vistas de cerca, se necesitan la una
de Colombia, Fundación respectivas herencias y promesas rotas. En un
cinematográfico, con su capacidad para dar zados que demandaba la modernidad, desde a la otra: “el buen salvaje”, expresión de la
Patrimonio Fílmico Colom- gesto de distensión, en medio del ambiente
biano, 2008 una idea de la duración, sino en un tiempo sus propios orígenes como sistema-mundo América dócil y dispuesta al proyecto coloni-
hostil que los convoca –la muerte de la gran
biológico que encadena a padres e hijos y los entregado a una aceleración desde arriba, zador, y “el caníbal”, con sus variantes feme-
Fotograma Los hongos, 2014. Calvin Buenaventura deja soldados, a merced de unas represiones desde el poder, que rompió los tejidos sociales ninas de las amazonas, que le dio vida a la
Tascón y Atala Estrada.
y traumas que, como se verá más adelante, y los vínculos comunitarios. El gótico es una leyenda de un territorio resistente y hostil. El
se desplazan de generación en generación, imaginación de resistencia y conservación, de canibalismo, como tropo con el cual se reducía
precisamente por no ser nombrados. repliegue en un orden anterior, de nostalgia a América a una condición primitiva y salvaje,
El horizonte político del “gótico tropical” del pasado. será revertido y reevaluado en varios frentes:
se ve hoy, a una prudente distancia de sus El trópico, por su parte, es el discurso que en el del pensamiento ensayístico latinoame-
orígenes y a expensas de los análisis de encierra lo americano –aunque su repertorio ricano, que intentó refundar nuestra identidad
Felipe Gómez, Juana Suárez, Paulo Antonio de clichés y su distribución de imaginarios (como en el caso emblemático del Ariel de
Paranaguá y Geoffrey Kantaris, entre otros4, desborda nuestro continente– en una proxi- José Enrique Rodó) y, sobre todo, en el moder-
como la posibilidad de insertar las narrativas midad insalvable con la naturaleza; desde una nismo brasileño de la década de 1920 y en
80 81
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

5 · Oswald de Andrade. el manifiesto antropófago (1928) de Oswald cultura y las tendencias artísticas europeas del pensamiento teórico y las películas de propios términos del colonizador, sin dejar 10 · Carlos Mayolo.
“Manifesto antropófago”. “Universo de provincia
Revista de Antropofagia, I (I) de Andrade5. Los modernistas brasileros son por extrañas, Andrade proponía devorarlas Glauber Rocha, su arco de influencia llegará de ser, al mismo tiempo, Otro, y, en última o provincia universal”.
(mayo 1928).
conscientes de que “el caníbal es –podría aventurando una exitosa correspondencia a Colombia. En “Universo de provincia o instancia, devorarlo. Se trataba de valorizar y Caligari (junio de 1983).
6 · Carlos A. Jáuregui. 11 · Ángel Rama.
Canibalia. Canibalismo, decirse– un signo o cifra de la anomalía y alte- analógica entre el rito caníbal y los diversos provincia universal”, texto publicado en 1983, vivir creativamente nuestra condición perifé- “La imaginación de las
calibanismo, antropofagia
ridad de América al mismo tiempo que de su procesos de producción, circulación y apro- Carlos Mayolo suscribirá la convicción defen- rica, ser Arieles, voceros de una raza cósmica formas”. Prólogo a La
cultural y consumo en
América Latina. Madrid: adscripción periférica a Occidente”. De esta piación cultural. [...] Antropofagia transfor- dida por Glauber Rocha de que “la pelea no (Vasconcelos), mestiza. hojarasca, de Gabriel García
Márquez. Bogotá: Círculo
Iberoamericana, Vervuert, es solamente estética sino económica”10 y que
2008, p. 15. forma, a través del manifiesto antropófago el maba la imitatio en deglutição y conjuraba así Como programa estético, unas primeras de Lectores, s.f., p. 11.

7 · “Antropofagia. canibalismo pasa de ser solo “un dispositivo –en un plano discursivo– la ansiedad perifé- un nuevo cine solo será posible si se trans- señales de canibalización y antropofagia
Absorción del enemigo
generador de alteridad” para transmutarse en rica de la influencia”8. forman primero las condiciones estructurales en la cultura colombiana pueden intuirse
sacro, para transformarlo
en tótem”. De Andrade. “un tropo cultural de reconocimiento e iden- de la producción cinematográfica, subvir- esquemáticamente en las palabras de Ángel
Antropofagia y canibalismo van a ser
“Manifesto antropófago”,
tidad”6. “Antropofagia. Absorção do inimigo tiendo las relaciones fijas y jerárquicas entre Rama sobre el García Márquez de La hoja-
op. cit. actualizados en los años sesenta por movi-
centro y periferia, lo local y lo global, lo letrado rasca (1955): “modernización de la escritura
8 · Jáuregui. Canibalia, sacro. Para transformá-lo em totem”7. Como mientos culturales como Tropicália 9 y el Cinema
op. cit. p. 39. y lo popular. Apropiación y canibalismo serán narrativa y americanización profunda del
9 · Tropicália, más que recapitula Jáuregui: “En lugar de rechazar la Novo, y por esa ruta, gracias a la ascendencia
solo un movimiento
para el Grupo de Cali, del que Mayolo hizo asunto y su significación”11. Al entrar a saco
musical de fusión reno- parte, el modus operandi y la forma concreta en los imaginarios gótico y tropical, Mayolo
vadora, es toda una fase
de contestación cultural
de esa subversión. Los directores caleños, al no solo le da continuidad a este gesto, sino
–aunque rápidamente acometer estas estrategias de canibalización que va más allá del contexto reduccionista
neutralizada por el propio
mercantilismo que de discursos narrativos foráneos, continuaron de la cultura colombiana, en ese momento –
denunciaba– que parte de con la apropiación desinhibida de influencias décadas de 1970 y principios de los ochenta–
la instalación del mismo
nombre realizada en 1967 que ya había sido iniciada en la cultura colom- ampliamente politizada y definida a partir de
por el artista Hélio Oiticica,
que a su vez respondía
biana por el Grupo de Barranquilla. idealismos duros. El trasvase de las fronteras
críticamente al posiciona-
En vez de considerarse un gesto de mime- arriba mencionadas implicó un acto revolucio-
miento exotista de Brasil
y al culto a la natura- tismo dependiente y cómplice del imperia- nario. El imaginario gótico llegó a las películas
leza como mercancía.
lismo, esta canibalización fue entendida como del Grupo de Cali –incluso anteriores a Carne
Véase Jens Andermann.
“Paisaje: imagen, entorno, la potencia prefigurada en el Calibán de La de tu carne– a través de una mezcla de
ensamble”. Orbis Tertius, influencias, geografías y artefactos culturales
2008, XIII (14). tempestad de Shakespeare. Este personaje
fue reinterpretado por la antropofagia y por el que incluye algunas expresiones masificadas
ya mencionado pensamiento latinoamericano como el cine de horror.
refundante como una de las posibles formas La connivencia con la cultura de masas en
de nuestra emancipación: aprender a hablar general y con el cine en particular tenía que
el lenguaje del amo para así aprovecharse ver, en el Grupo de Cali, con un acercamiento
Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Adriana Herrán y David Guerrero. estratégicamente de su fuerza; hablar en los nuevo a la experiencia urbana. Este grupo es la
82 83
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

Ojo al cine (1974), los autores señalan la desprecios y exclusiones que les dieron curso 13 · Hacemos aquí
referencia al inspirador
imposibilidad de trasladar el “marco” de los a las complejas cuestiones raciales y de clase y monumental ensayo
géneros para Latinoamérica, de cara a pelí- que marcaron la vida social en la Colombia del de Carlos Jáuregui,
ampliamente citado en
culas “despolitizadas” que reverenciaban, por siglo XIX y primeras décadas del XX. Binomios el transcurso de nuestra
ejemplo, el cine de vaqueros, como Aquileo como civilización y barbarie o virtud y vicio argumentación.
14 · Véase Peter Brooks.
Venganza (Ciro Durán, 1968). Pero la deriva enmascaraban los miedos que el proyecto The Melodramatic Imagina-
posterior del cine de Mayolo no solo reivin- moderno enfrentó para su implementación y tion: Balzac, Henry James,
Melodrama and the Mode
dica los géneros, desde la dedicatoria a Roger cumplimiento. of Excess. New Haven: Yale
Corman de Carne de tu carne hasta las refe- La obra cinematográfica de Mayolo insiste University Press, 1996.
Rodaje de Pura sangre, 1982. Florina Lemaitre, Luis E. Fernández y Carlos Mayolo. rencias –quizá sobrevaloradas– al cine de en la “novela familiar”, pero la resuelve
12 · El nadaísmo fue un primera y más consistente generación cultural que produce la ciudad. Mayolo y Ospina se zombies que están sembradas en esta pelí- apenas rozando el melodrama o, en cualquier
movimiento de impug-
nación estético-cultural colombiana que encontró en las memorias, anticipan, en esa constatación, al realismo cula, sino que los politiza, y demuestra que caso, densificándolo. Fue precisamente esa
que surgió en la ciudad
las vivencias y los palimpsestos de la ciudad sucio de la década de 1990 que encontró se puede hacer cine de género y al mismo densidad cultural y política la que no resultó
de Medellín a finales de
la década de 1950. A una inspiración creativa, en un momento en inspiración en la anomia urbana y sus sujetos tiempo permanecer en los territorios de un
través de actos simbólicos
y textos literarios, los que las urbes latinoamericanas, entre ellas marginales (Rodrigo D. No futuro (1990) y La cine crítico y potencialmente emancipador.
miembros del grupo, Cali, se transformaban violentamente al galope vendedora de rosas (1998) de Víctor Gaviria; En ese sentido, Cali es nuestra Calibania13, la
esencialmente poetas,
intentaron reaccionar de arrogante del progreso y la modernidad. Si Ratas, ratones, rateros (1999) de Sebastián ciudad donde surge un Calibán –y un caníbal–
forma airada e iconoclasta
bien para los nadaístas12 la ciudad era el Cordero; Pizza, birra, faso (1998) de Bruno que incorpora el discurso del amo para sacu-
al conservadurismo de
la cultura colombiana. El escenario de sus fechorías, y aunque escri- Stagnaro y Adrián Caetano, por nombrar dirlo desde adentro.
movimiento, aunque tuvo
tores como José Antonio Osorio Lizarazo, algunos títulos que operaron como bisagra en
su origen en Medellín,
trazó muchos vínculos Álvaro Salom Becerra y Luis Fayad les dieron este movimiento). El huis clos familiar
con Cali.
entidad literaria a personajes urbanos, fue Una de las formas de la mencionada diso-
con el Grupo de Cali como la ciudad misma lución de las fronteras tradicionales se da en El cine colombiano, desde las viejas
se volvió un motivo de investigación artística. la manera como Mayolo y Ospina entran en la películas de la década de 1920, visitó los
En cortometrajes muy tempranos, como Oiga tradición de los géneros cinematográficos. Si linderos de la familia y sus conflictos, pero el
vea (1972) o en largos como Pura sangre bien estos tenían una exploración previa en el género habitual con que abordó estos temas
(1982) y Carne de tu carne, la ciudad, Cali, cine colombiano, con el Grupo de Cali el ejer- fue el melodrama. A través de él se pudo
es un organismo en permanente desequilibrio, cicio de adaptarlos parece ir más allá de un entronizar la cultura de la sensibilidad y los
donde se viven conflictos de clase, género y mimetismo paralizador, y proponer en cambio sentimientos14 que trasladó sus marcos de la
raza. Aquí es necesario insistir en el carácter un engullimiento. En “Secuencia crítica del novela decimonónica al primer cine colom-
pionero de esa inmersión y en el señalamiento cine colombiano”, texto publicado por Mayolo biano de ficción. Este desplazamiento permitió Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Lina Uribe, Álvaro Bejarano, Ximena Guerrero,
del fracaso, aunque también de la excitación, y Ramiro Arbeláez en el número inicial de distribuir tanto solidaridades y simpatías como Vicky Hernández, Santiago García, Adriana Herrán y David Guerrero.
84 85
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

“denominación de origen” que los directores Esta pulsión retórica es parte de lo que Por el contrario, el huis clos se rompe desde 15 · Jáuregui. Canibalia,
op. cit., p. 29
caleños no han abandonado con el tiempo, logra trascender en las obras de Mayolo y adentro. La revuelta que provoca Asunción
pero que parte del universo fílmico de Mayolo Ospina los intereses y procedimientos de la se desarrolla de puertas para dentro, como
y Ospina. Si el cine antioqueño está decidido cinematografía dominante, tanto la que suma- si se cumplieran a través de ella todas las
a investigar escuetamente la realidad a través riamente se etiquetó de cine comercial o fantasías y miedos que se enmascaraban en
de sus huellas y personajes, con el fin de industrial como la también esquemática- la imaginación gótica: otredad y mismidad. Caní-
darle curso a una suerte de costumbrismo, de mente nombrada como cine político. Ni las bales, salvajes, monstruos, zombies, pederastas,
mucha tradición en la plástica y en la narrativa agendas afines al melodrama ni aquellas del necrófilos, comunistas, vistos como trampas
nacional y de esa región, o el cine del Caribe cine político son excluidas del programa fílmico especulares de la diferencia, desorden del
no esconde su gusto por la leyenda popular de estos dos directores. Se trata en cambio de régimen trópico del adentro y el afuera que
y el mito, el cine caleño se entrega a una un reenfoque, de un reframing. La “novela
produce zonas de insoportable ambigüedad15.
pulsión retórica donde no puede o no quiere familiar” que el melodrama extenúa es reto-
Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Adriana Herrán, David Guerrero y Karen Lamassonne.
enfrentar directamente lo real. mada por Mayolo y Ospina en clave política. En Asunción se hace claro el pánico y el
del todo obvia para los primeros comentaristas En el entorno doméstico están sembrados desprecio bidireccional entre clases sociales
¿Qué enfermedad padece Roberto Hurtado
de las películas de Mayolo y Ospina, que las los gestos “indiciales”, en los términos de que el melodrama había atenuado, al abrir
leyeron como ejercicios más o menos mimé- en Pura sangre y por qué necesita sangre de
Benjamin, de un drama más amplio que, no la posibilidad de vínculos –o sacrificios– que
ticos de cinefilia y que, por el contrario, inves- jóvenes varones blancos? ¿Qué es la Arau-
sin pudor, nos atrevemos a llamar nacional. El iban de ricos a pobres, o viceversa. Asunción
tigadores recientes han identificado. Tanto caíma, sino la concreción del aislamiento
núcleo familiar y las sinuosas relaciones entre
en Asunción (1975) como en Carne de tu cultural de una “aristocracia” destinada al
sus miembros se presentan como un micro-
carne estamos en un orden familiar en cierta aburrimiento y, por tanto, a la muerte? ¿Qué
cosmos en el cual es posible identificar ener-
medida clausurado, cuyos componentes son alegoría subyace en esa montaña de cadá-
gías sociales y políticas: el desprecio racial y
la base para el despliegue de tropos de signi- veres que cambian de lugar en Todos tus de clase –en varias direcciones– que culmina
ficación política. Un discurso codificado sobre muertos (Carlos Moreno, 2011), y el hecho en el encierro, la endogamia y el incesto; los
la realidad, a la manera del cine de género, de que parezcan tan vivos? ¿Qué es el perso- crímenes y/o la malversación moral en los que
que sin embargo mantiene su anclaje a una naje de Chocó (Jhonny Hendrix, 2012) , sino se funda la prosperidad económica, y la conni-
sociedad y sus dinámicas, nombrándolas de un símbolo de la violación del territorio? Sin vencia entre el entramado religioso, militar,
manera indirecta, a partir de sustitutivos que pasar por la declaración directa o explícita, político y jurídico. Las familias encerradas de
recorren y recurren al orden del símbolo, la el cine de Cali o de caleños ha construido Asunción y Carne de tu carne y el encierro
alegoría y la sinécdoque. un discurso crítico sobre la realidad y se ha físico de Roberto Hurtado en Pura sangre no
Aunque el cine es lenguaje y como tal no permitido comentar las formas de produc- libran a estos microcosmos o a estos perso-
puede prescindir de sus figuras, la pulsión por ción económica, la violencia o los drásticos najes de la invasión de lo exterior, aquello
retorcerlo, estrujarlo y hacerlo significar es una cambios del país. que produce miedo y justifica el encierro. Fotograma de Asunción, 1975. Marina Restrepo.
86 87
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

es un personaje presentado con rasgos contigüidad exterior-interior es lo que nos psicosociales. Las fuerzas de lo pulsional y su vez, funcionar como una especie de mapa 16 · Películas como
El ángel exterminador
asociados a lo monstruoso, lo primitivo y lo permite decir que el encierro físico final- lo instintivo se desencadenan y desorganizan cognitivo para inscribir dentro de esta narra- (1962) de Luis Buñuel
y La ciénaga (2001) de
infantil, los cuales la imaginación gótica atribuía mente no evita el cumplimiento de un destino los intercambios de los cuerpos, antes inhi- tiva obras de otras tradiciones16. Lucrecia Martel, pueden
a las clases populares y a ciertas geografías inscrito de antemano. Algo similar ocurre en bidos o reglamentados. Las clases populares ser vistas bajo la luz
Tanto en La cerca como en La casa por del “gótico tropical”. En
–imaginarias o no–, entre ellas el trópico. La mansión de Araucaíma (1986), donde representadas en Asunción se rebelan, pero ambas películas se repite
la ventana asistimos a una actualización de
Asunción es una sinécdoque de esa Otredad la utópica comunidad entregada al cultivo de no mediante una organización política, como el cronotopo de la casa
“novelas familiares” jalonadas por un oscuro como encierro, al mismo
que alternativamente, en el orden social, los placeres es sacudida en su interior por la lo soñó el cine comprometido, sino a través tiempo que se manifiesta
de una acción individual, no programada y, en pasado de violencia. En ambos cortometrajes el desprecio como agente
puede tomar las formas del primitivo, el irrupción pasoliniana de la jovencita que huye
del rodaje de un comercial y que renueva y ese sentido, cercana a lo aleatorio, al acci- el encierro –como hemos tratado de demos- que organiza las relaciones
sociales. Por otra parte, en
negro, el homosexual, el judío o el comunista. trarlo antes en las obras iniciales del “gótico las dos películas hay un
redistribuye la entretejida malla del deseo. Si dente y al terrorismo. Lo que separa a este proceso de degeneración
En Carne de tu carne también el orden se resquebraja el orden familiar –en el caso de corto de Mayolo y Ospina de las agendas del tropical”– está definido en un sentido espa- en marcha de orden
familiar colisiona desde dentro, mediante el Asunción y Carne de tu carne– o el comu- cine político es que el personaje que desen- cial y temporal. La cerca, en el primero de temporal y ciertas formas
de retorno de lo reprimido.
incesto que se actualiza, aunque la situa- nitario –en La mansión de Araucaíma– es cadena la revuelta no está idealizado; por el los cortos, delimita la propiedad heredada El interés de Luis Buñuel
por el gótico es bien
ción que lo propicia es un evento exterior: la porque ya estaban averiados desde antes. La contrario, es degradado, perfilando así los que padre e hijo deben redistribuir el último conocido, como lo prueba
explosión de los camiones cargados con dina- fuerza destructora opera como una especie fantasmas y fantasías sobre la otredad que día del impreciso año en que se desarrolla la su adaptación de Cumbres
borrascosas. Así mismo,
mita, ocurrida en Cali en agosto de 1956. Esa de retorno de lo reprimido, en términos sostienen el relato gótico. narración; pero al mismo tiempo es un cerco según la leyenda, La
heredado que establece una intolerable conti- mansión de Araucaíma fue

La casa que se repite nuidad biológica y cultural entre padre e hijo. El


escrita por Álvaro Mutis
para resolver una apuesta
con el director español,
parricidio resulta la única solución para nego- quien consideraba que la
El “gótico tropical” plantea el encierro ciar con ese pasado traumático e intentar una imaginación gótica era
en una doble condición. Por un lado, es un renovación, muy bien expresada en la película
imposible de trasladar al
trópico.
encierro espacial que se concreta en la casa en la figura del tradicional muñeco de añoviejo
y en el cuerpo apresado en sus límites; por
que se quema con pólvora y que simboliza un
otro, es el encierro temporal de aquello que
nuevo comienzo. Las relaciones de La cerca
se hereda en un movimiento generacional. La
con Carne de tu carne superan la anécdota y
casa es, para nosotros, el cronotopo esencial
del “gótico tropical” y, en su significado amplio, el argumento y se encuentran más en el punto
es lo que puede desplazarse como concepto de vista y la densificación de la experiencia
y como influencia en el cine colombiano colectiva de la violencia, con su capacidad de
posterior –La cerca (2004) y La casa por la capturar el inconsciente social e individual.
ventana (2010), de Rubén Mendoza; Edificio También en La cerca la violencia habita en los
Royal (2013), de Iván Wild, o Las uñas de sueños de los personajes, en el lenguaje con
Fotograma de La mansión de Araucaíma, 1986. Carlos Mayolo, Luis Fernando Montoya y Vicky Hernández. los pies (2013), de Daniel D. Flórez– y, a el que se expresan –con sus índices concretos
88 89
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

17 · Germán Guzmán, de lo que Guzmán, Fals Borda y Umaña Luna nativa que el encierro, la aceptación cuasia- de los objetos y espacios que multiplican y Los cuatro trabajos mencionados cons- 18 · Es el caso de
Orlando Fals Borda películas como A casa
y Eduardo Umaña llamaron “tanatomanía”17– y en la imposibi- ristocrática –como lo revela el personaje de comentan el drama de las dos mujeres. La truyen un espacio físico fuertemente vinculado (1997) de Sharunas
Luna. “Tanatomanía en Bartas, A humble life –
Colombia”. En La violencia lidad de clausurarla. Laura García con su obsesión por mantener textura de los 16 mm en que se rodó este al destino de los personajes. Es el espacio de Smirennaya Zhizn– (1997)
en Colombia. Estudio de las apariencias– de un destino inescapable. cortometraje, el encuadre 1:33:1 y la ilumina- una pérdida paralizante, de una inmovilidad. de Aleksandr Sokurov,
un proceso social. Bogotá: En La casa por la ventana, por su parte, La-Bàs (2006) de Chantal
Tercer Mundo, 1962. En ese sentido, Edificio Royal tiene afinidades ción de baja intensidad conspiran a favor de Por eso, resulta plausible su vinculación con Akerman y Aita (2010)
somos convocados a presentir lo que ocurrió
con el programa estético-político de Mayolo un desarrollo mínimo de los acontecimientos el sistema fílmico de Mayolo y del “gótico de José María de Orbe.
en el adentro del espacio doméstico a través a la vez que de una alta concentración de tropical”. Puesto que la casa en la visión de
De maneras diversas,
de las señales que el paisaje exterior y los y Ospina. Al utilizar estereotipos culturales para aunque convergentes, el
ir más allá de ellos, propone nuevos sentidos a las emociones. Las dos actrices, aunque en mundo de Mayolo nunca se nos presenta espacio físico en estos
personajes que circulan por él no pueden registros distintos, son el reverso y el anverso desde la nostalgia propia de la narrativa o la
filmes está sobrecargado

articular, porque su vivencia debió haber sido partir de lo que aparentemente está clausurado. emocionalmente, al mismo
tiempo que definido
de una misma impotencia para representar poesía patricia, como la de Aurelio Arturo, que por lo fantasmático,
insoportable. La contigüidad entre lo animal y En Las uñas de los pies, una vieja casona y dar sentido, se necesitan en su mutua la ubicaba como un lugar a recuperar, como lo que genera a su vez
lo humano y las alusiones sexuales nos hacen bogotana es la matriz que reúne y encadena a desconfianza, expresada en unos gestos que una pérdida; y tampoco como anticipación de una suspensión de las
coordenadas temporales.
suponer la escena interior que, sin embargo, una madre y su hija. Los personajes viven en los escasos diálogos a veces corroboran, pero la un gesto propio de cierto cine contemporáneo Pasado y presente se
nunca se nombra. La recurrencia de las rondas un encierro autoimpuesto que, al parecer, es mayor parte de las veces contradicen. “Todo que ubica la casa como una sinécdoque de
intersectan. Ya sea en
su ausencia o en su
infantiles y la propia circularidad de la cámara el cumplimiento de un pacto que nunca se nos va a estar bien”, dice la madre. Pero, ¿en dónde? los afectos18. concreción, estamos
ante construcciones
dan forma a una suerte de narrativa del eterno revela. En los entresijos de esta mutua alie- arquetípicas de la idea
retorno del acto violento. nación parece haber, sin embargo, el secreto de casa: un espacio
imaginario y espiritual al
En el material promocional del largo- deseo de parte de Sara, la hija, de trasponer que se accede por la vía de
lo material y sensible.
metraje Edificio Royal se hace referencia la frontera de la casa y ver el mundo del otro
explícita al “gótico tropical” como inscripción lado, en un gesto que es violentamente cerce-
genérica del film. La película nos instala en el nado por la madre. ¿De qué se esconden?
trópico barranquillero, pero la visión del Caribe ¿De qué se protegen? La presencia de una
y del trópico que le interesa a Wild dista de rata, un animal fuertemente asociado a lo
los estereotipos asociados a esta geografía oscuro, a las alcantarillas, al submundo síquico
imaginaria. Este, en cambio, es un trópico y a la ruindad moral, sugiere aquello que no
triste, como los de Levi-Strauss, definido por puede ser tramitado por la conciencia, pero que
la espera y la decadencia y singularmente tampoco puede ser expulsado de la casa-orga-
captado por la fotografía y la dirección de nismo-escenario. Más allá de la coincidencia
arte. Es una frontera geográfica, biológica y de este trabajo con el cronotopo del espacio
cultural donde todo abunda y al mismo tiempo encerrado, llama la atención la manera como
todo se degrada. Y es gótico porque frente a la puesta en escena hace resonar el mundo
la certeza de la degradación no hay más alter- concreto y material a través de la observación Fotograma Carne de tu carne, 1983. Adriana Herrán y David Guerrero.
90 91
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

19 · Jáuregui. Canibalia,
op. cit., p. 25.
La casa en Mayolo es un espacio en sí lista para retornar con todo su potencial de La mujer, vinculada así a la noción de
mismo degenerado, un depósito de memo- corrupción y desorden. territorio y sembrada en las pulsiones instin-
rias sepultadas que la revuelta (Asunción), el tivas, es una máquina de producir metáforas:
Esta representación de lo femenino
incesto (Carne de tu carne) o el deseo (La un falansterio guiado hacia la autodestrucción
asociada a lo instintivo y libidinal vehicula una
mansión de Araucaíma) activan con todo su por la sexualidad femenina (La mansión de
potencial destructor. En esa casa degradada, lectura en clave política. Lo femenino establece
Araucaíma), una comunidad de apariencia
el lugar de la mujer, que en la tradición román- una línea de correspondencia semántica con la
utópica y un paisaje que se despliega lasci-
tica y melodramática se representaba como el noción de territorio y específicamente con la
vamente como promesa para la libido capita-
ángel del hogar, se invierte. La mujer, en las idea construida de América, que al representar lista o para el ethos romántico de un escape
ficciones de Mayolo, es el vehículo que deses- una Otredad radical se convirtió en la condi- de la cultura a la naturaleza (El vuelco del
tructura y desorganiza el universo familiar, en ción de posibilidad del proyecto moderno. “La cangrejo, Óscar Ruíz Navia, 2009), un oficio
Fotograma de La mansión de Araucaíma, 1986. Adriana Herrán y Vicky Hernández.

vez de integrarlo y sostenerlo. La pasión de feminidad salvaje –caníbal, lasciva e inces- y sus ciclos naturales en el que sobrevive la
tuosa– fue uno de los pilares androcéntricos asfixiada e incierta de sus últimos años. Un
la matriarca de Carne de tu carne por su economía de la plantación azucarera (Corta),
de la modernidad. El canibalismo se asoció espacio alucinado de ausencias y poblado
hermano funciona como una suerte de mito un territorio violado, expropiado y ultrajado
de los orígenes familiares. Narrativa funda- tempranamente a una feminidad siniestra, por aquello que no ha podido ser nombrado,
que toma las formas de una mujer (Chocó). donde solo existe una manera de asumir lo
cional que está al mismo tiempo reprimida y voraz y libidinosa”19. Se trata de una película seminal del “gótico nacional: desde la patria sustitutiva del cine,
tropical” (La mansión de Araucaíma) y tres con sus códigos, filiaciones y afiliados. Un cine
obras que se mantienen en un orbe geográ- mestizo, enclaustrado, en el que la represen-
fico y cultural próximo al del cine de Mayolo, tación de lo propio abandona la pretensión de
el cual funcionaría para el cine reciente como una costa, para seguir nadando, a sabiendas
una suerte de mito de los orígenes. de que no hay remedio posible en esta lengua
Si Mayolo, siguiendo el rastro de su (el cine) para subsanar lo saqueado, para
influencia, puede tomar la forma deseada del devolver integridad a aquello que ha sido
padre ausente del cine colombiano, es porque profanado. Pero sí un lugar (esta patria susti-
en él podrían coincidir las figuras de Moisés, tuta y vicaria) para desplegar la complicidad,
quien desafiando su propio origen bastardo, un lugar para descubrir y enamorar fantasmas.
expósito, ofrece las tablas cifradas de la ley,
y de un Edipo que se aventura ciegamente al Hacia una estética de
cumplimiento de un destino trágico y secre- la fiebre
tamente anhelado. Para los realizadores, el
precedente que sientan sus dos largome- Si algo heredamos entonces del cine de
Fotograma de Carne de tu carne, 1983. trajes argumentales se ofrece como la voz Mayolo es una actitud, la formulación de un
92 93
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

de las artes: el cine como arte impuro (Bazin), del personaje en el libro de Mutis, como motor
bastardo, que une, hibrida y rompe tradi- que pone en jaque el orden hedonista de la
ciones. Por poner un ejemplo, en el caso de mansión, es subvertido en la adaptación
La mansión de Araucaíma, además de sus cinematográfica, para hacer de Ángela la
logros técnicos, excepcionales dentro de la “dueña de un erotismo sedante y apacible”,
precariedad del medio colombiano, el alcance como lo hace notar R. H. Moreno Durán. No
de la película puede apreciarse en otros es en vano que, en la película, el único punto
terrenos que en su momento no fueron valo- de referencia del exterior sea un rodaje, y no
rados, ni siquiera comprendidos. cualquier rodaje, sino el de un comercial: un
producto igual de “sedante y apacible” y en el
En primer lugar, Mayolo logra integrar,
cual Ángela actúa, y que, además, es dirigido
con eficacia, diferentes acentos actorales a lo
dentro de la ficción por Luis Ospina. De esta
largo del relato, los cuales varían en corres-
manera, el tono discordante en la actuación
pondencia directa con los diferentes estatutos
de Adriana Herrán, contiguo al de los perso-
de representación. Incluso la notoria sobreac-
najes involucrados en el rodaje y al del propio
tuación de Vicky Hernández a lo largo de la
Mayolo, y conforme a un modelo de represen-
película encuentra una razón de ser subra-
Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Antonio Pitanga. tación cercano a cierto realismo, resulta ajeno
yada. El mismo énfasis “literario” es atribuible
posible diálogo que se incorpora al alud histó- Yo siempre estuve enfermo desde que nací, a los demás personajes trasplantados de la
rico de gestos y síntomas; en este caso, la chiquito, yo nunca entendí nada, yo tuve novela de Mutis, exceptuando a Mayolo, que
cuatro grados de fiebre desde que nací. Yo se introduce como observador y vigilante de
fiebre del autor, que es la fiebre de Colombia todo lo vi monstruoso. Mi mamá no llegaba;
reflejada en atmósferas esquizoides donde el este universo. Se trata de hacer del límite de la
los tacones... el sonido de los tacones de mi
símbolo se retrae en la extrañeza del realizador hermana, eran con eco lejano. El sonido de mansión y de sus esquemáticos y abstractos
frente a una realidad inasimilable. Su inadecua- los cubiertos de la mesa del comedor, y yo personajes un recorte que divide no solo el
arriba en el cuarto de enfermo, me hacían adentro y el afuera en el mundo de la ficción,
ción transferida a la arquitectura formal de sentir lejano. A mí nunca me convenció este
las películas, con su distancia, sus torsiones sino el mismo adentro y afuera del cine, como
cagadero. Yo he sido criado y regañado a
líricas, sus quiebres inesperados, sus aper- punta de besos. Yo he tratado de entender el si la tradición literaria –en concreto, la lite-
turas e insinuaciones, sus imprevistos cambios mundo, de gastar mi vida explicándolo. Y el ratura de la gran cultura aristocrática– se
mundo sigue igualito al río, que siempre tiene pusiera en escena, incrustada dentro de este
de estilo, su habilidad para sacar del actor un las mismas olas.
matiz, un gesto revelador. Es, en definitiva, el universo, para ser desestructurada, cuestio-
desasosiego de una mirada oblicua. El propio La manera en que se formaliza esta mirada nada, aplebeyada por el cine mismo.
Mayolo lo vislumbra así en Tres grados más febril evidencia una conciencia del lenguaje El personaje de Ángela es, en la película de
de fiebre (2003): cinematográfico y su lugar dentro del espacio Mayolo, una sinécdoque del cine. El carácter Fotograma de Carne de tu carne, 1983.
94 95
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

20 · La correspondencia
entre el recorrido actoral
al artificio del universo “otro” de la mansión y con el universo de Buñuel y su interpreta- Se las apropia porque las necesita y porque
de Adriana Herrán y el sus habitantes. ción gráfica y gramática de las imágenes del nosotros [los espectadores] sentimos el deseo
de Ángela en La mansión
inconsciente, en Mayolo encontramos, más de reencontrarlas a través suyo”21.
de Araucaíma, se le De igual manera, los guiños autorrefe-
insinúa al espectador
renciales20 y la sugerencia metatextual que allá de esa “angustia de las influencias”, un
a través de un diálogo
cine febril y autoconsciente, cuyo carácter El escaso éxito de La mansión de Arau-
que ocurre en la propia suponen las actuaciones de Antonio Pitanga caíma entre los críticos, así como la embes-
película. Herrán interpretó
y José Lewgoy, actores de Glauber Rocha, alegórico se vale de todos los recursos de la
a Margaret en Carne de tida casi general contra la presunta división
tu carne, y así, cuando el refuerzan la idea de esa irrupción del cine lengua fílmica y de sus posibles fluctuaciones
personaje de Ángela les para la formalización de ideas. estilística de Carne de tu carne –entre el
dice a sus interlocutores como patria sustitutiva que desarticula y supuesto bien logrado retrato de clase de la
que ha participado en un
largometraje, podemos
corrompe la tradición constituida por la El Mayolo visionario y desapercibido que primera parte y el bizarro aunque sobredi-
entender que la actriz mansión, su impenetrabilidad y el estatuto intuyó a través de su fiebre las posibilidades
se está interpretando a mensionado homenaje al cine de género de la
de representación “literaria” que corresponde de un mestizaje formal puede ser visto como
sí misma y trayendo a la segunda– evidencian un problema de lectura,
película los códigos de a tal condición. De la fricción entre estos dos un precedente precoz y tropical del desarrollo
representación del una mirada obtusa regida por el purismo: el
mundo del cine. niveles surge un tercer nivel compuesto que de nuevas tendencias cinematográficas, como mismo que pretende conservar lo homogéneo
hace fluctuar todos los elementos de la puesta las del mexicano Nicolás Pereda, o dialogar de una raza o una clase –una tradición, en Fotograma de La mansión de Araucaíma, 1986.
en escena. Es entonces cuando se da libre con las apuestas estéticas de Jean-Marie suma, con sus blindajes y privilegios– que no
curso a la “máquina gótica” y trópica, la orgía, Straub y Danièle Huillet. En el cine de Pereda pasado”, los fantasmas que hacen su apari- 21 · André Bazin. “A favor
asimila un cine impuro; se trata de una inca- de un cine impuro (defensa
la descomposición, los sueños, el delirio. Exas- la elasticidad a la hora de combinar modos ción desde el mismo comienzo de la narra-
pacidad de ver el cine desde su propia historia de la adaptación)”. En ¿Qué
peración cultural y natural que en los largos de de representación, visibilizar el dispositivo, ción, el propio cine como el vehículo para la es el cine? Madrid: Rialp,
de préstamos y contaminaciones. “Dejá de 1966, p. 186.
Mayolo entremezcla tiempos y estados: vemos instaurar un extrañamiento racional frente al expresión de lo fantasmático, evidencian la
meterle tanto misterio al cine”, exclama el 22 · Fernando Cruz
caer al suelo un fruto podrido o proliferan los contenido ficcional y establecer vínculos al intención “lírica” de Mayolo, su inclinación Kronfly, Umberto Valverde
personaje de David Guerrero en La mansión
anturios que, al entre mezclarse –como se interior de su propia obra, propicia una plata- poética. “La segunda parte está escrita sobre
y Alberto Ramos.
de Araucaíma. “Conversaciones sobre
explica en Carne de tu carne–, se dege- forma orgánica en permanente redefinición el terreno de la poesía, todo tiene significado, Carne de tu carne”. Trailer,
8-9 (1982).
neran, se oscurecen, se vuelven negros. Así de sus códigos, donde el cine contemporáneo En Carne de tu carne, el rompimiento no hay diálogos, es más musical y cons-
como “el azúcar para ser blanco necesita de la por él representado se despliega con insólita en el orden de la representación, que tantos truida sobre imágenes”22. La función de la
sangre negra”, lo que vemos en las ficciones flexibilidad y libertad. Straub y Huillet, por su críticos resintieron, no supone la irrupción de música compuesta por Mario Gómez Vignes
de Mayolo es una naturaleza que retorna, que parte, reinventan la relación entre el cine y las un deus ex machina, sino algo lógico dentro del resulta esclarecedora de estos aspectos. El
cobra su venganza. Así el cine, para llegar a otras artes –el teatro o la palabra literaria– encadenamiento de las ideas y el desarrollo empleo consciente de sus posibilidades como
ser, necesita ser impuro, bastardo, mestizo. dando cumplimiento a la impureza constitutiva de los acontecimientos que las expresan. conector gramático entre escenas y como
Es lo que nos gustaría llamar “estética de del cine. El cine engulle, canibaliza las artes La Explosión de Cali como preanuncio de la forma de anticipar la torsión de la narración es
la fiebre”. Pues si el imaginario del cine de anteriores y “asimila el formidable capital de irrupción –igualmente abrupta– de aquello evidente; la fiebre se entromete de a poco, se
horror configura superficialmente la visión de asuntos elaborados, amasados a su alrededor sumergido por los intereses criminales de anuncia a través de atmósferas sonoras que
Mayolo e incluso si hay una relación estrecha por las artes ribereñas a lo largo de los siglos. las élites, las guacas que traen “la fuerza del prefiguran el núcleo lírico que se apoderará de
96 97
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

la narración. El paso a otros códigos de repre- de desarrollar un lenguaje de cámara con sigue resultando un desafío acechado, a partes
sentación en Carne de tu carne no es pues ciertas recurrencias estilográficas. Muestra iguales, por el hermetismo, la obviedad o la
un rompimiento caprichoso. de ello es el constante uso del tilt-down en sobreexposición.
La mansión de Araucaíma, que muestra
Así mismo, en La mansión de Araucaíma la casa-cuerpo-escenario en momentos y El teórico de la provincia, el
la música adquiere un valor por encima de lugares que se van acumulando como vaticinio delirio y la libertad
las estratagemas y manipulaciones de los del desenlace trágico, emparejando luego,
modelos miméticos, y no solo acompaña con el mismo movimiento, la presentación del A los críticos Mayolo los convoca con su
empáticamente la intención dramática, sino cadáver de Ángela, que ahora hace parte de furia, su inconformismo y su lucidez. Él fue
que refuerza las delimitaciones de los distintos la venida abajo de la mansión. Es la expresión capaz de entender, en cada momento, las
regímenes de representación como índice gráfica de la debacle, presente también, con el demandas de una época y trasvasarlas en
semántico. A los boleros y a la obertura del mismo movimiento, desde el primer plano de su subjetividad alucinada. Los pocos pero
Tannhauser de Wagner, que suenan constan- Carne de tu carne. También encontramos en trascendentales textos teóricos de Mayolo
temente en la mansión, se opone la música La mansión un plano que se dirige hacia las y las numerosas entrevistas que dio en
estridente y siniestra “de afuera”. Desde el llamas de un horno, el mismo que presenta distintos momentos de su vida demues-
momento en que Ángela trae al espacio de la el momento en que se crema un cadáver, al tran su conciencia crítica y su voluntad de
mansión esa música “exterior” que escucha cual, en el primer momento, se yuxtapone comprender. Lejos de la dictadura fáctica
en su walk-man, se da la superposición de o del “hacer por hacer” con que muchos Foto rodaje de Oiga vea, 1972. Carlos Mayolo frente a Sebastián de Belálcazar. Archi-
un fundido encadenado con un motivo pictó- vo: Luis Ospina.
dos músicas en el discurso fílmico. Pero esto realizadores de antes y de ahora justifican
rico: una casa incendiada, un índice más de
no representa una síntesis, sino el comienzo su indiferencia, Mayolo emprendió, en cada Arzuaga como un “verdadero autor” pasa por 23 · Mayolo, Carlos
la disolución. Pero, además, en La mansión la
momento, una aguda reflexión sobre su encima de la circunstancia de su inhabilidad
y Ramiro Arbeláez.
del fin del edén; aquí se duplica el conflicto pintura no solo está enmarcada en cuadros; “Secuencia crítica del cine
entorno y las trampas que lo acechaban. Y técnica para concretar eficazmente su visión colombiano”. Ojo al cine,
entre el cine bastardo y la alta cultura que se las mismas escenas del jardín son especies 1 (1974).
lo hizo no solo a través de textos, en sentido del mundo. El entusiasmo por Chircales
pone en escena en el interior de la casa. Es el de tableaux vivants que remiten a temas 24 · Luis Alberto Álvarez
estricto, sino de películas que tuvieron el (1967-1972) y su “estructura abierta” corres- y Víctor Gaviria. “Las latas
desencadenamiento de la máquina gótica, alegóricos desarrollados en la tradición de la valor de ensayos teóricos y posicionamientos en el fondo del río. El cine
el paroxismo de la fiebre y, al mismo tiempo, pintura occidental. ponderían a la misma necesidad sicológica colombiano visto desde la
críticos. de llenar un vacío de tradición, una orfandad, provincia”. Cine, 8 (mayo-
la realización, en la narrativa del film, de los junio 1982).
Se puede decir, con seguridad, que las En “Secuencia crítica del cine colom- paralela a la que años después van a reiterar
miedos y fantasmas que inútilmente se ha
soluciones formales intuidas por Mayolo tienen biano”23, Mayolo y Arbeláez inventan una Álvarez y Gaviria en “Las latas en el fondo del
pretendido mantener a raya.
vigencia, en la medida en que ninguno de tradición historiográfica del cine colombiano río. El cine colombiano visto desde la provin-
Un último aspecto que no se puede dejar los miedos y fantasmas que su cine pone en en un sentido general y nominan unos padres cia”24, cuando vuelven a invocar las películas
pasar por alto en el cine de Mayolo, aunque no evidencia han dejado de gobernar la vida social simbólicos, en un gesto más subjetivo. En ese de Arzuaga como aquel modelo a partir del
vayamos a tratarlo in extenso, es la búsqueda colombiana; sin embargo, su representación texto, la postulación del español José María cual se podría refundar el cine nacional.
98 99
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

25 · Carlos Mayolo.
“Universo de provincia
En “Universo de provincia o provincia nuevo documental, Mayolo lo imagina con un Para Ospina y Mayolo “estas deformaciones cuerpo en la lucha, lo convierten, así sea por 28 · Ibídem, p. 128.
Bogotá: Ministerio de
o provincia universal”. universal”, Mayolo escribe su “manifiesto” sobre desarrollo en dos partes: estaban conduciendo al cine colombiano por pura urgencia, en un padre nuestro… Tal vez Cultura, 2012, p. 38. Este
Caligari (junio 1983), extracto del manifiesto
p. 299. el cine del porvenir, que es al mismo tiempo, una vía peligrosa pues la miseria se estaba un Saturno que, sin embargo, solo se devoró de la pornomiseria,
[en la primera] se documenta sobre la persona presentando como un espectáculo más, donde a sí mismo.
26 · Carlos Mayolo. aquí y ahora, un “cine sin tanta deformación y su vida; en la segunda, el entrevistado pierde
puede verse también en
este Cuaderno de Cine
“De la constatación de
la verdad al delirio de la
cosmopolita, con grupos de filmación más el carácter de ser tema para rebasar el método el espectador podía lavar su mala conciencia, Colombiano, p. 43.
libertad”. Kinetoscopio, 78 pequeños, integrados a la provincia”, para de documental; esta segunda parte es como si conmoverse y tranquilizarse”28. Ni el cine oficial
(junio-septiembre 2007),
este modo “poder descubrir o mostrar algo la gente entrara en un estado de delirio, de ni las películas for export ni la tendencia a Carlos Mayolo, 2004. Foto: Juan Carlos Herrera.
p. 15.
sinceridad e impertinencia como la de los
27 · Katia González. realmente distinto y con un peso cultural y con borrachos, y la cámara toma una radiografía una mirada abyecta y pornográfica sobre la
Cali, ciudad abierta. Arte y
cinefilia en los años setenta. un universo que ni siquiera nosotros sabemos procurando llegar a todo lo desconocido 26. realidad ni el conformismo paralizador son
Bogotá: Ministerio de hacia dónde va”25. En este texto, Mayolo anti- asuntos clausurados en el cine colombiano.
Cultura, 2012, p. 38.
cipa la discusión central del cine colombiano Este otro “manifiesto”, escrito desde la Por el contrario, son realidades vigentes que
de la década de 1980, entre un centro arro- frontera de su hedonismo, resulta conmo- se erigen como desafíos a superar por críticos,
gante –que funge como vocero de un relato vedor porque parece estar hablando no de creadores y público.
nacional disolviendo en su melting pot todas los documentales realizados por Mayolo, sino
las incómodas diferencias y otredades peri- de aquellos en los que él mismo fue tema y Epílogo
protagonista como 3 grados más de fiebre
féricas o, al menos, asumiendo su control,
(Carlos Andrés Bedoya, 2005) y Carlos En los distintos frentes que hemos abor-
banalizándolas– y una provincia que le debe
Mayolo, de película (Roberto Triana, 2006). dado en este recorrido quisimos demostrar que
responder en sus propios términos, pero que
para hacerlo tendrá que aprender, como Calibán, Por último, nos gustaría proponer a Oiga los aportes de Mayolo al cine colombiano no
a hablar en el lenguaje del “colonizador”. vea y Agarrando pueblo como textos (audio- pertenecen a un pasado cultural que se deba
visuales) llenos de furor crítico, capaces de reivindicar a partir de homenajes paralizantes
“De la constatación de la verdad al delirio reaccionar airadamente al “cine colombiano o adjudicando apelativos vaciados de sentido,
de la libertad”, publicado en 2007 tras la ambiente” y de desnudar sus trampas e como los de “genio” o enfant terrible, capaces,
muerte del director y como parte de un home- inconsistencias. En el caso de Oiga vea, uno por su puro desgaste, de no significar nada en
naje de la revisa Kinetoscopio, fue escrito por de los blancos es el cine oficial o, para ser más el orden de las renovaciones y los desafíos que
Carlos Mayolo en los últimos años de su vida, precisos, el documental oficial sobre los VI cada generación debe asumir. Su manera de
cuando ya estaba inactivo como director de Juegos Panamericanos de Cali en 1971, diri- explicar las estructuras sociales y los agentes
cine o de televisión. El texto, de apariencia gido por Diego León Giraldo. En Agarrando que las determinan, la capacidad de proponer
inconexa o al menos abstrusa, plantea la posi- pueblo –“crítica de cine hecha en forma soluciones formales para expresar incluso las
bilidad de que el documental revele “la otra de película”27–, por su parte, impugna las aporías más irrepresentables, el despliegue
verdad de las cosas” y lo conmina a “dejar de deformaciones del documental for export, cali- de un cine que se piensa a sí mismo, y su
ser un constatador”. En su propuesta de un ficado de forma sumaria como pornomiseria. compromiso de intelectual que entregó su
100 101
carlos mayolo carlos mayolo: padre nuestro

Referencias
Guzmán, Germán; Orlando Fals Borda y Moreno Durán, R. H. “El falansterio violado”. , director. La mansión de Araucaíma.
Eduardo Umaña Luna. “Tanatomanía en Cinemateca, 7 (1987). Largometraje de ficción, Colombia, 1986.
Colombia”. En La violencia en Colombia. Paranaguá, Paulo Antonio. “Colombia y Mayolo, Carlos y Luis Ospina, directores.
Estudio de un proceso social. Bogotá: Bolivia”. En Jordi Costa et al. (eds.), Agarrando pueblo. Corto de ficción,
Álvarez, Luis Alberto y Víctor Gaviria. “Las latas
Tercer Mundo, 1962. Historia general del cine. Vol. X. Madrid: Colombia, 1978.
en el fondo del río. El cine colombiano
visto desde la provincia”. Cine, 8 (mayo- Jáuregui, Carlos A. Canibalia. Canibalismo, Cátedra, 1996.
, directores. Asunción. Corto de ficción,
junio 1982). calibanismo, antropofagia cultural y Rama, Ángel. “La imaginación de las formas”. Colombia, 1975.
Andermann, Jens. “Paisaje: imagen, entorno, consumo en América Latina. Madrid: Prólogo a La hojarasca, de Gabriel
, directores. Oiga vea. Corto docu-
ensamble”. Orbis Tertius, XIII (14) (2008). Iberoamericana, Vervuert, 2008. García Márquez. Bogotá: Círculo de
mental, Colombia, 1972.
Lectores, s.f.
Andrade, Oswald de. “Manifesto antropófago”. Kantaris, Geoffrey. “El cine urbano y la tercera Mendoza, Rubén, director. La casa por la
violencia colombiana”. En Pedro Adrián Suárez, Juana. Cinembargo Colombia: Ensayos
Revista de Antropofagia, I (I) (mayo 1928). ventana. Corto de ficción, Colombia,
Zuluaga (ed.), Versiones, subversiones y críticos sobre cine y cultura. Cali: Univer-
Bazin, André. “A favor de un cine impuro sidad del Valle, Ministerio de Cultura, 2010.
representaciones del cine colombiano.
(defensa de la adaptación)”. En ¿Qué es 2009. , director. La cerca. Corto de ficción,
el cine? Madrid: Rialp, 1966. Investigaciones recientes. Bogotá: Museo
Colombia, 2004.

Filmografía
Nacional de Colombia, Fundación Patri-
Brooks, Peter. The Melodramatic Imagination: , director. La sociedad del semáforo.
monio Fílmico Colombiano, 2008.
Balzac, Henry James, Melodrama and Largometraje de ficción, Colombia, 2010.
the Mode of Excess. New Haven: Yale Mayolo, Carlos. “Universo de provincia o
provincia universal”. Caligari (junio Bedoya, Carlos Andrés, director. Tres grados Moreno, Carlos, director. Todos tus muertos.
University Press, 1996.
1983). Cali [reimp. La crítica de cine, más de fiebre. Documental, Colombia, Largometraje de ficción, Colombia,
Cruz Kronfly, Fernando; Umberto Valverde y 2012.
una historia en textos. Artículos memo- 2003.
Alberto Ramos. “Conversaciones sobre
rables en Colombia 1897-200. Bogotá: Flórez, Daniel D., director. Las uñas de los Ospina, Luis, director. Pura sangre. Largome-
Carne de tu carne”. Trailer, 8-9 (1982).
Proimágenes Colombia, Universidad pies. Corto de ficción, Colombia, 2013. traje de ficción, Colombia, 1982.
Gómez, Felipe. “Trópicos góticos: Vampirismos Nacional de Colombia]. Guerrero, Felipe, director. Corta. Largometraje Ruiz, Navia Óscar, director. El vuelco del
transculturados por el Grupo de Cali”.
Tropos, XXX (2004). Department of . “De la constatación de la verdad al documental, Colombia, 2012. cangrejo. Largometraje de ficción,
Spanish and Portuguese, Michigan State delirio de la libertad”. Kinetoscopio, 78 Colombia, 2009.
Hinestroza, Jhonny Hendrix, director. Chocó.
University, East Lansing. (junio-septiembre 2007). Largometraje de ficción, Colombia, Triana, Roberto, director. Carlos Mayolo, de
González, Katia. Cali, ciudad abierta. Arte y Mayolo, Carlos y Ramiro Arbeláez. “Secuencia 2012. película. Documental, Colombia, 2006.
cinefilia en los años setenta. Bogotá: crítica del cine colombiano”. Ojo al cine, Mayolo, Carlos, director. Carne de tu carne. Wild, Iván, director. Edificio Royal. Largome-
Ministerio de Cultura, 2012. 1 (1974). Largometraje de ficción, Colombia, 1983. traje de ficción, Colombia, 2013.
cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época

Mayolo
en el Litoral Por Gerardo Otero

El 3 de julio de 1988 se emitió por primera vez la señal de televisión del Canal Regional Telepacífico,
cubriendo el centro y el sur del Valle del Cauca con 24 horas semanales de programación. La direc-
ción del Canal le encargó a Carlos Mayolo realizar el programa de presentación de Telepacífico. Él
entrevistó a varios actores reconocidos del ámbito nacional y a otros personajes oriundos del Valle
del Cauca acerca de la importancia de contar con un canal de televisión regional, y recorrió el
departamento filmando los paisajes de varias ciudades. El productor ejecutivo de Imágenes Televi-
sión, Jairo Sánchez, había obtenido mediante licitación pública dos programas para el Canal: uno de
salsa llamado El solar (1987) y Litoral (1989-1990), con la idea de recuperar la memoria de los
104 105
carlos mayolo mayolo en el litoral

habitantes de la costa Pacífica: su idiosincrasia, Canal de Panamá que hablaban inglés. Mayolo 1 · Carlos Mayolo. Mamá,
¿qué hago? Vida secreta de
su literatura oral, su música, sus ritmos, sus ya tenía en él la molécula de la negritud. Su un Director de Cine. Bogotá:
Oveja Negra, 2002.
mitos, sus leyendas. Sánchez invitó a Carlos abuela Ninfa nació en el Chocó y se casó con
2 · Ibídem, p. 248.
Mayolo a integrar el equipo de producción de José Mayolo, propietario de minas en ese
Litoral. Su idea era contar con dos realizado- departamento. Su padre, el ingeniero Jorge
res en el programa. Uno que se encargara de Mayolo, nació en Buenaventura. “El Pací-
viajar a todas las regiones de la costa Pacífica fico siempre estuvo metido en mí, olvidado
colombiana, labor que me correspondió a mí; y además satanizado por mi madre y mi
y Mayolo de su lado se dedicaría a poner en abuela”, como lo cuenta en su libro de memo-
escena los documentales, los mitos y leyendas. rias Mama, ¿qué hago? 1 .
Fotograma Litoral, 1989-1990. Orquesta “Los negritos
Carlos Mayolo siempre prefirió hacer Para realizar el primer programa, titulado
del ritmo” en el episodio El Brujo.

ficción, le apasionaba todo lo que tenía que


Memoria viva, visitamos el barrio la Pilota, Aníbal Arias, sobre la historia del origen de la
ver con la puesta en escena, la dirección de
situado en el puerto, frecuentado en los años salsa en Cali, que comenzó con la llegada
actores, el trabajo de dramaturgia. Él siem-
50 y 60 por todos los marinos del mundo de los discos por el puerto de Buenaventura.
Fotograma cabezote Litoral, 1989-1990. pre citaba la famosa frase de su amigo Luis
Ospina que decía: que llegaban a visitar sus bares, prostíbu- Mostré igualmente la influencia de la música
los y discotecas, tales como Fantasio, Tango cubana en nuestros músicos y la acogida que
La diferencia entre el documental y la Bar, Leonor, Montecarlo, Changai, La Antigua tuvo en Cali, considerada años más tarde
ficción es como la diferencia que hay entre
la cacería y la pesquería. En la pesquería Aurora. En 1988 ya esos sitios no existían y Capital Mundial de la Salsa. 
hay ese elemento del azar. Uno tira el había sido construida allí una iglesia bautista.
anzuelo y no sabe qué va a atrapar. En Esos marinos traían discos, especialmente de De su lado, Mayolo tuvo la idea de realizar
cambio, en la cacería, se tiene un objetivo. “los yores” (de Nueva York), de 45 rpm y los un documental llamado Los vaporinos. “Hice
Se va a un terreno y, si es de jabalíes, se le
tira al jabalí. En la pesquería puede salir vendían por cinco pesos en el bar de Próspero un programa con unos marineros retirados,
de todo o puede que no salga nada. Lozano, conocido coleccionista. Era la música encima de un barco que está hundiéndose.
cubana de Benny Moré, Fernando Álvarez, Lloraban sus anécdotas de sus épocas en el
El primer programa que hicimos fue la Chapotín, Orlando Guerra “Cascarita”. Estos mar”, contó Mayolo2. En Memoria viva filma-
historia del puerto de Buenaventura. La narra- ritmos fueron llegando a Cali, dando inicio a la mos también al guitarrista Viáfara, quien nos
ción corrió a cargo del profesor universitario transformación musical de la ciudad. habló por primera vez del “Negro Cuco”, como
Iván Forbes, de descendencia “Chombo”, llamaban a Petronio Álvarez, maquinista de
nombre que recibían los negros de las Anti- Años más tarde yo realizaría un documen- los ferrocarriles nacionales y músico empírico,
Fotograma Litoral, 1989-1990. Puerto de Buenaventura en el episodio Érase una vez. llas inglesas, emigrados de la construcción del tal llamado ¡Oh Vida!, con la colaboración de compositor de “Mi Buenaventura”, considerada
106 107
carlos mayolo mayolo en el litoral

como el himno del puerto, grabado en 1961. la persona que rescató danzas tradicionales, documental, llamado Érase una vez, donde 3 · Ibídem, p. 251.

En este documental entrevistamos al famoso entre ellas, el andarele. Sacó del anonimato se cuenta la historia del Ferrocarril del Pací-
cantante y saxofonista Néstor Urbano Tenorio, el “Bunde de San Antonio”, que comienza así: fico, sobre todo la construcción de la línea
más conocido como Peregoyo, célebre intér- Mira qué bonito Cali-Buenaventura. En 1922 los talleres ferro-
prete de “Mi Buenaventura”, con su orquesta lo vienen bajando viarios se encontraban en Dagua y luego
Vacaná, compuesta por músicos de los depar- con ramos de flores fueron trasladados a Chipichape, en Cali. En
tamentos del Valle, Cauca y Nariño, la primera lo van adorando… estos talleres se fabricaba el 85 por ciento
afrocolombiana en grabar, en 1960, un Orrí, orrá, San Antonio ya se va.  de las locomotoras a vapor. Estos talleres se
disco en Colombia. Ellos nos pusieron a bailar Abuela Santa Ana vendieron luego al Banco Central Hipotecario.
y a cantar: por qué llora el niño, Años después se construyó allí un centro
por una manzana Fotograma Litoral, 1989-1990. Ferrocarril del Pacífico en comercial. 
Bello puerto de mar, mi Buenaventura, el episodio Érase una vez.
que se le ha perdido.
donde se aspira siempre la brisa pura.
Bello puerto precioso circundado por el mar, Con guaza, cununo y bombo, La Marimba de los Espíritus
tus mañanas son tan bellas y puras como
Margarita Hurtado recorrió con él gran flauta, marimba y canto,
parte del país. La alcaldía de Buenaventura los negros cantando fondo. Jairo Sánchez me recomendó ir a Guapi a
el cristal.
editó un libro de versos de esta decimera en filmar a la familia Torres (José, Pacho, Genaro,
Esa vez grabamos también a una decimera, 1992 y ese mismo año el Museo Rayo publicó Celestina, Conrado, doña Eulalia y el maestro
De regreso a Cali, nos detuvimos a filmar el
Margarita Hurtado, conocida como la “Negra otro con sus trovas. De allí citamos “Cómo se Gualajo), una verdadera institución musical
cañón del Dagua. “Cuando se fundó Telepací-
Hurtado” o la “Trovadora del Pacífico”. Ella era hace un currulao”: tradicional de afrodescendientes, conocidos por
fico y trabajé en Litoral, empecé por buscar el
oriunda de Guapi, donde nació en 1918, pero fantasma de mi abuelo en Dagua, antigua esta- ser fabricantes y ejecutores de la marimba.
Teófilo Potes fue el hombre
desde 1957 se había radicado en Buenaventura. Para llegar hasta donde ellos vivían, a orillas
predilecto y preparado ción del ferrocarril, donde vivió mi papá cuando
De escasos estudios, fue empleada doméstica del río Guapi, en la vereda Sansón, me embar-
Y él anduvo en todas partes era un niño y con mis tíos jugaban a los trenes
y vendedora ambulante, con un don innato qué en una canoa con motor fuera de borda.
para improvisar la trova. Fue la mejor alumna Presentando el currulao. de verdad”, cuenta Mayolo3, quien andaba real-
y amiga de Teófilo R. Potes, llamado el “Maes- De los cuatro instrumentos mente buscando sus ancestros, siguiendo El padre, José Torres, contaba una leyenda
tro del Folclor”, quien contribuyó a la cons- que él les quiso presentar acaso la máxima de Jean-Luc Godard: “el cine sobre la Marimba de los Espíritus, bautizada
trucción de la identidad de los habitantes del primero fue la marimba son huellas de vida”. Su abuelo había sido inge- así por él porque una noche, trabajando en su
Pacífico. Fue un gran organizador de grupos que hablaba con claridad. niero del Ferrocarril del Pacífico. casa, en la construcción de una marimba, se
de danza y además era un puente de comuni- Salieron a bailar las viejas le presentó un duende, un espíritu del agua,
cación entre el litoral y el interior del país para con sus viejos al salón. Este cañón del Dagua tiene una gran que desapareció en forma de humo como
proyectar la cultura de su región hacia Antio- Con anchas naguas de letín importancia en la historia de la región, y por una señal de la gran sonoridad y magia que
quia y Manizales. Se le reconoce además como y faldas de bolerón. eso decidí, meses después, consagrarle un tendría esa marimba en toda la región. Una
108 109
carlos mayolo mayolo en el litoral

vez terminada la fabricación del instrumento, Guayacán: “Nostalgia africana” y “Son cepillao 4 · Entrevista de Alexis
Lozano para el programa
don José se reunió con sus hijos, primos y con minué”. Alexis Lozano nos explica: “El Solar” de Imágenes
Televisión. Cali, 1988.
sobrinos para tocar los ritmos tradicionales,
Son cepillao, Alfonso Córdoba, el Brujo
como el currulao, el bambuco costeño, el arru- fue el que la inventó. Son cepillao con
llo, el bunde, la juga del Pacífico, la caranga, los minué. ¿Por qué? El minué es el baile
torbellinos, el pango… de origen francés, cosa que los negros en
los tiempos de la Colonia no lo podíamos
bailar. Eso era apenas cuestión para
Posteriormente, fui a filmar la historia musi- blancos, eso llega a América Latina. Llega
cal del Chocó, en su capital, Quibdó, una ciudad al Chocó. El negro ve cómo se baila ese
que respira música. En cada cuadra se podía minué francés y lo pone con el tumbao,
con sabor a negro. Entonces, ese son de la Fotograma Litoral, 1989-1990 en el episodio Érase una
armar una orquesta. Su tradición musical calle, ese tumbao, se le mete un poco... no vez. Tomando el fresco en el Atrato.
viene de la escuela de un sacerdote español propio del minué francés, sino un poco de
que impartió clases de composición y arreglos algo de ese aporte de la música europea que tipo “viejo bambuco”, que en su concepto son
musicales, sobre todo a Alexis Lozano y Jairo tuvimos nosotros. De la contradanza y al las expresiones más típicas de los negros del
son se le da un toque más de suavidad, de sur de Colombia. El currulao es el baile tradi-
Fotograma Litoral, 1989-1990. Alfonso Córdoba y su grupo en el episodio El Brujo.
Varela, quienes años después crearían sus salón, para poder hacer Son cepillao con
propios grupos Guayacán y Niche, así como minué: “Muchachos, les traigo el son cepi- cional de la costa Pacífica, cuya base rítmica
también a los cantantes Carlos Brito y Ricardo llao,/ para que lo bailen sin sofocación./ está dada por el cununo (macho y hembra),
Y, pecho con pecho, bien arrejuntao,/ al que se asocian la tambora o bombo y para
Valdés. En Quibdó el personaje legendario era saturen su cuerpo, con rara emoción”4. la parte melódica, la marimba de chonta, que
“El Brujo”, Alfonso Córdoba, joyero, escul-
cuenta con 24 piezas que corresponden a los
tor de máscaras para los disfraces de las Mercedes Montaño tonos, y el guasá (hembra y macho) acompa-
Fiestas de San Pacho, cantante y compositor,
ñado con voces femeninas guturales al estilo
quien recibió la herencia de la música antillana, El segundo programa documental dirigido africano. 
asimilándola, encontrando cadencias y ritmos por Mayolo fue sobre Mercedes Montaño, la
propios del Chocó. Él es el creador del “Son “Reina del currulao”. El trabajo de investigación Con Mercedes Montaño mostramos el
del Chocó”. nos había llevado hasta este personaje, una proceso de sincretismo religioso entre el culto
folclorista nacida en Tumaco, pero residente en católico y las formas africanas que sobrevivie-
La música cubana llegaba a Quibdó desde Buenaventura durante más de 50 años. Ella ron desde la época de la esclavitud, entre ellos
Cartagena, por el río Atrato. Ellos recibieron fue la fundadora del conjunto Escuela Danzas los alabaos, los abosaos, los romances, las
esta musicalidad y la transformaron en el Folclóricas del Pacífico, donde se inició jugas, los gualis y las balsadas. En los alrede-
Fotograma Litoral, 1989-1990. Alexis Lozano, director de Guayacan Orquesta en
“son” del Chocó. El Brujo es el compositor de Teófilo R. Potes. Mercedes Montaño fue la dores de Buenaventura, en el río Claro, recrea-
el episodio El Brujo. dos canciones interpretadas por la orquesta creadora del currulao llamado tipo “pango” y mos una balsada con el grupo de Mercedes.
110 111
carlos mayolo mayolo en el litoral

Decoramos una canoa con arcos de guadua En esta región llueve a menudo y es uno de los mejores ingenieros de sonido de
que cortamos en el mismo bosque. La adorna- frecuente la aparición de culebras en el monte Colombia– dos documentales sobre el Primer
mos con flores recogidas por nuestro equipo y en el río. Durante el día caen varios agua- Festival Internacional de Currulao, en el que
y todos los integrantes del grupo. Tradicional- ceros y al mismo tiempo sale el sol. Hace un participaban los grupos de Buenaventura,
mente, en los puertos ribereños se realiza la calor pegajoso, intenso, y la zona está infes- Guapi, Tumaco, Quibdó, Esmeraldas (Ecuador)
balsada para llegar al puerto principal, donde tada de zancudos y alimañas, entre ellas unas y grupos del Perú. Por primera vez mostramos
está la iglesia en la que se bautizará al niño, y gigantescas arañas. Durante la filmación de a los televidentes del Canal Regional las otras
luego regresar al pueblo para arrullarlo.  este documental nos llovió todo el tiempo y tonadas mulatas de la costa Pacífica, como el
tuvimos que adaptarnos a las inclemencias. patacoré, la juga, el maquerule, el bunde, el
Mayolo puso en escena los alabaos, que La balsada la filmamos con lluvia permanente aguabajo y, por supuesto, la tonada básica del
son cantos a capela o alabanzas dedicadas y varias veces, porque la canoa se volcaba a Pacífico que es el currulao. Igualmente hici-
a los santos... siendo el más conocido el “Tío mos conocer otras tonadas, como la bámbara
causa del peso de los ocupantes y los arcos
Guachupecito”: negra, la caderona, el andarele o amanecer, el
llenos de flores que habíamos construido. La
tiagorandó, el calipso chocoano, el tamborito
Tío Guachupecito, puesta en escena de los alabaos, arrullos,
chocoano, el pregón, los bundes y chigualos.
siéntese, siéntese, siéntese. abosaos, la hicimos dentro de una choza que
Paraíto nada más, sobrino, estaba al lado del río Claro. En este Festival descubrimos también al
en el cielo pintan santo. decimero Benildo Castillo, quien nació a orillas
Mayolo propuso, para finalizar el docu-
Yo también quiero pintá. del río Mejicana, pero vivía en Tumaco, donde
mental, que se filmara al pequeño equipo Gerardo Otero, Carlos Mayolo y Fernando López durante grabación de Litoral, 1989-1990.
Pintaremos un san Antonio, fue agricultor, cortador de mangle y pescador.
de producción de Litoral saliendo del bohío
que lo vamo a celebrar. Sus décimas se vendían impresas en hojas de hablé con todos los muertos
con el aguacero en las espaldas y Mercedes
Ay pintá, ay pintá, papel en las tiendas de Tumaco como artículos sin dificultad ninguna.
Montaño despidiéndonos con una risa un poco
Yo también quiero pintá. de primera necesidad, pues era el vocero de Conversé con san Alberto
burlona hacia nosotros, los citadinos mojados.
Ay, paraíto nada más, sobrino. todos los problemas y situaciones de la ciudad. y la virgen del Consuelo,
Benildo nos cantó una décima de su propia
Tumba hombre, Ninoska Salamandra. La oralidad llegué a la puerta del cielo
Tumba hombre, Tumba hombre. experiencia, su visión del universo: soñando que estaba muerto.
Aé, mi pollera, que es tumba hombre. En diciembre de 1988 el productor ejecu- Una vez en un letargo
Tumba hombre es mi pollera. tivo de Imágenes Televisión, Jairo Sánchez, soñando que estaba muerto La décima es la estructura poética de mayor
Esta es mi pollera, tumba hombre. me propuso viajar a Tumaco para realizar, al me subí a los elementos fuerza en el Pacífico colombiano, puede ser
Se deja, se deja. frente de un reducido equipo de producción y anduve un rato pasando. glosada o libre. “Los decimeros son en cierta
El hombre que no da se deja, –Óscar Bernal como camarógrafo y César Yo conversé con la Luna medida una especie de conciencia colectiva,
se le cortan las orejas. Salazar como sonidista, en la actualidad que se hallaba en su aposento, críticos e historiadores de sucesos locales, y
112 113
carlos mayolo mayolo en el litoral

5 · Delia Zapata Olivella a veces internacionales, fabuladores y conta- que este era estudiante de Comunicación de Buenaventura que hacían teatro. La Tunda
y Edelmira Massa Zapata.
Manual de danzas de la dores del amor y el desamor, de la fortuna y Social en la Universidad del Valle: es una leyenda sobre el inicio de la pubertad.
Costa Pacífica colombiana.
Bogotá: Patronato los reveses de la suerte”, como señala Delia Advierte a los niños sobre el riesgo de aden-
Los dramatizados eran no solamente un
Colombiano de Artes y Zapata Olivella en el Manual de danzas de la atisbo sociológico, era una alegoría, era por trarse solos en la selva y a las madres sobre el
Ciencias, 2002.
costa Pacífica colombiana5. ejemplo una alegoría del hombre marinero riesgo de dejarlos sin vigilancia en la casa. La
que no puede volver a buscar trabajo y le Tunda rapta a los niños adoptando la forma de
Posteriormente viajé a Buenaventura a hacer toca rastrear entre lo delictuoso para poder una mujer de la familia, madre, hermana o tía.
un documental sobre el Primer Festival de Lite- ser otra vez la persona que fue, y su mujer Para quitar el embrujo o “desentundar” a los
toma otro rol distinto, ella sostiene el hogar
ratura Oral, donde reencontramos a Margarita y él por más afanado o por más éticamente niños hay que sacarlos de la selva cantándo-
Hurtado, quien había participado en nues- cargado de un rol viril no tiene razón de les un alabao con aguardiente bendito.
tro primer programa Memoria viva. En este ser, hay como una moraleja: de qué le sirve
al marinero haber navegado tanto si pierde Mayolo consideraba que la característica
Festival descubrimos los “romances” de los su puesto (entrevista, por César Salazar,
negros de la costa Pacífica, que en realidad más importante de la puesta en escena en
Cali, 1989).
son romances o fragmentos de romances de los programas que hacíamos para Litoral era
origen hispánico que los esclavos se apropia- sobre todo el respeto:
Filmamos en el barrio de palafitos de La
ron, incorporándolos a sus prácticas religiosas Playita, en Buenaventura. Esa vez tuvimos ...o sea, no violentar un universo que
y sociales. Además del romance, encontra- que interrumpir el rodaje durante varias horas posee una vida propia; el hecho de saber Fotograma Litoral, 1989-1990. Buenaventura en el episodio Érase una vez.

mos en la tradición oral las retahílas o ensa- dramaturgia o tener unos conocimientos
cuando Mayolo y yo caímos al agua al pisar un de dramaturgia no implica que uno vaya negro y silencioso que desaparece cuando se
ladillas y los estribillos, que representan la travesaño podrido. Quedamos llenos de barro a violar la manera de ver o la manera de ilumina y deja fuertes voces cuando alguien se
función más lúdica del lenguaje en el Pacífico. en medio de esa agua estancada. Afortuna- contar, la manera de narrar de la gente
del Pacífico. Entonces lo primero es el acerca, clamando por los más insignes apelli-
damente la cámara no se cayó, pero nosotros
respeto. Después sigue cierta disciplina de dos del Pacífico: los Martán, los Márquez, los
Mayolo y las leyendas tuvimos que ir al hotel a cambiarnos de ropa prolongar los hechos, porque un hecho oral Mayolo, los Estupiñán y todos los de “buena
para volver a rodar. es una cosa muy corta, pero ya dramática-
mente implica que hay que alargarlo. Sin familia” del litoral, clamando para que se suban
Después de esta experiencia, Carlos Mayolo Teníamos que grabar dos programas en embargo, uno lo alarga enfrente de ellos. al barco. Este buque fantasma está cargado
propuso hacer un “dramatizado” en Buena- cada salida. Por las presiones de la produc- Pero básicamente era el respeto a la fluidez. de espíritus endemoniados, de condenados y
ventura con la profesora y cantadora Gertru- Este tipo de fluidez no era algo que estaba seres que en vida hicieron pacto con el Diablo
ción, debíamos trabajar a toda velocidad, dado, sino que había que adornar delante
dis Bonilla y su marido, sobre la historia de así que después de terminar el dramatizado de ellos (entrevista, por César Salazar, para obtener riqueza y poder. Esto ocurre solo
un marino que había navegado con la Flota con Gertrudis Bonilla salimos hacia Piangüita Cali, 1989). en Semana Santa y los condenados vienen
Mercante Grancolombiana y había queda- para realizar otro programa sobre la leyenda a preguntar por los vivos. Esta leyenda es la
do desempleado. Explicaba Mayolo en una de la Tunda, con un grupo de estudiantes de Pusimos en escena también la leyenda del representación de los afanes de riqueza que
entrevista con César Salazar, en la época en bachillerato del colegio Pascual Andagoya barco Maravelí, un inmenso buque oxidado culminan en las miserias del infierno.
114 115
carlos mayolo mayolo en el litoral

6 · Carlos Mayolo. El actor Diego Vélez, exintegrante del a beber “biche” (alcohol de caña arte- que los llama y los invita a un paraje tapizado un sombrero cubierto de hojas y plumas 7 · Mayolo. La vida de mi
La vida de mi cine y mi sanal). El río crece y se lleva el ataúd con cine y mi televisión, op. cit.,
televisión. Bogotá: Villegas, Teatro Experimental de Cali (tec), conocido por de flores y a un palacio con muchas escali- verdes. Vive en sitios enmarañados con árbo- p. 214.
2008, pp. 214-215. la vela encendida por las aguas 6.
su actuación en Soldados, de Carlos José natas, adornado con oro y piedras preciosas. les frondosos, alejada del ruido de la civiliza-
Reyes y Enrique Buenaventura, trabajó en El ción y en los bosques cálidos, con animales
Como no podíamos hacer efectos especia- Carlos Blanco, el camarógrafo de este docu-
barco Maravelí y también en El riviel, una dañinos. Castiga a quienes invaden sus terre-
les sofisticados, dadas nuestras condiciones mental, con una pesada cámara Umatic de
leyenda que se refiere a una suerte de control nos y pelean por linderos, a los perversos,
artesanales de producción, compramos una 3/4 de pulgadas tuvo que meterse al río con el a los esposos infieles y a los vagabundos.
ecológico: los pescadores no deben quedarse
gran cantidad de pólvora para hacer humo y agua al cuello para poder filmar a la actriz que Maldice con plagas los ganados de los propie-
solos en el mar, deben regresar a sus casas.
lograr que fuesen creíbles las apariciones de hacía el papel de la Madre de Agua. Él debió tarios que usurpan terrenos ajenos o cortan
Carlos Mayolo cuenta una versión propia de
los zombis del barco Maravalí y del Riviel. salir corriendo del río dos veces porque había los alambrados de los colindantes. También
esta leyenda en su libro La vida de mi cine y
mi televisión: una serpiente. En la orilla se encontraba César castiga a los que andan en malos pasos. Les
Poco después viajamos a río Claro, cerca
Salazar, provisto de un cable multipín de unos hace ver una montaña impenetrable o una
El riviel también tiene que ver con mis de Buenaventura, donde nos reunimos con la
cinco metros de largo, cargando en su hombro maraña de juncos o de arbustos que dificul-
ancestros míticos, pues cuando se murió profesora Zoraida Valencia y los jóvenes acto-
mi abuelo en San Francisco (California), la pesada grabadora. Precisaba Mayolo en la tan dar pasos, les borra el camino y los hace
res de teatro del colegio Pascal Andagoya,
lo trajeron embalsamado de una manera entrevista con César Salazar: sentir un mareo del que no se despiertan sino
perfecta y lo sepultaron, pero a los diez para poner en escena la leyenda de La Madre
después de unas horas.
años al Cementerio de Buenaventura lo de Agua, que según la tradición es un espíritu Uno viene de esquemas y de mecánicas
cambiaron de sitio. Sacaron todos los cadá- creado por hechiceros para acechar, desde preestablecidas. No podemos llegar donde Mayolo explica la manera de contar de los
veres y al único que encontraron perfecto fue el fondo del río, entre palizadas y remolinos, ellos a crear historias, sino a escucharlos, habitantes de la costa Pacífica:
a mi abuelo, quien, después de tantos años y después crear historias al unísono con
de muerto, estaba listo para una fiesta. Se
protegiendo a la naturaleza de los excesos
ellos, con su manera de narrar y un Me di cuenta que la manera de contar de
armaron los bochinches, que dizque era de los hombres. La Madre de Agua es una desenvolvimiento moral. Cada cuento debe ellos es en trece instancias: cuatro escenas
Drácula, que era un vampiro. Cuentan leyenda sobre una niña o joven bellísima, con tener un sabor útil, o sea, que lo que se para anunciar el hecho, cuatro para
que hoy en día, en el barrio Mayolo y en ojos hipnotizadores y una larga cabellera. Su cuenta sea útil. No que sea bueno, que sea enredar, cuatro para desenredar y una,
el aeropuerto, construidos en tierra que característica más notoria es que lleva los malo, sino que sea útil, que tenga un valor la trece, para la moraleja. Esta forma de
pertenecieron a don José Mayolo, lo ven ético o moral, esto es lo más importante narrar es atávica y coindice con todos los
caminando y lo confunden con el Riviel, pies volteados hacia atrás, es decir, al contra- de una narración, la ves y tenés un nuevo métodos de dramaturgia.
fantasma del Pacífico. rio de como los tienen los humanos. Por eso conocimiento sobre el mundo y la manera Son contadores natos 7.
quien encuentra sus rastros cree seguir sus de ver las cosas.
Esta leyenda tiene otras versiones. Una de
ellas es la de una lámpara que se aparece huellas, pero se desorienta porque ella va en La última leyenda que filmamos con Mayolo
en la alta noche, en manos de un señor sentido contrario. Los ribereños, los pescadores, En el mismo río Claro hicimos también la para el programa Litoral fue la leyenda de El
francés, buscando en la oscuridad a una los bogas y los vecinos de los grandes ríos, leyenda de La Madre Monte. Los campesinos Duende, con los mismos actores naturales de
mulata. Otra es la de un extranjero que
se muere, lo meten en un ataúd y lo suben quebradas y lagunas cuentan que los niños y leñadores que han visto a la Madre Monte La Madre Monte. El Duende es un enano, con
a un potrillo que va bajando por el río con predispuestos al embrujo de la Madre de Agua dicen que es una señora corpulenta, elegante, cabeza grande, cubierto con un gran sombrero,
una vela encendida. Los dos bogas se bajan siempre sueñan y deliran con una niña bella, vestida de hojas frescas y musgo verde, con siempre con una guitarra y enamorado; persi-
116 117
carlos mayolo mayolo en el litoral

yo empezaba por el juicio moral, o sea, por “que no cansan”, las de Johnny Pacheco, Joe de mucha creatividad. En menos de dos años
el momento en que la persona comenta lo Quijano, los Jóvenes del Hierro, Manolín Morel, realizamos 30 documentales.
que le pasó, si le salió el monstruo o no
Fajardo, Noro Morales, Belisario López, Eddie
le salió y luego entrábamos a la mecánica
de la acción, la cual era hecha sobre el y Charlie Palmieri, Pupi Lagarreta, y “Güera Experiencias
peso moral del comentario del hecho que Balín”, la pachanga preferida de Mayolo.
acontecía. Entonces lo primero era filmar Gracias a este proceso en Litoral, comenzó
el comentario y luego se filmaba lo que Baila, baila, baila, Güera Balín,
a germinar en Mayolo el proyecto de la serie
acontecía. baila, baila, baila con el botín.
Azúcar. En pleno Litoral, Virgilio Trespalacios,
Baila, baila, baila con el bombín.
A partir de esta estructura, Mayolo me Sandro Romero y Mayolo armaron el diseño de
Gózala pachanga, gózala pachanga.
daba plena autonomía para montar los la serie, donde por primera vez en la historia de
Pachanga gózala, pachanga gózala.
programas, pero yo tenía que vérmelas con la televisión colombiana los afrodescendientes
las exigencias del productor y del canal de fueron protagonistas, dejando los papeles
Dada la complejidad de la puesta en
televisión, que habían inventado una supuesta habituales que desempeñaban antes como
escena de estas leyendas, había que improvi-
fórmula matemática: para editar un minuto camareros, choferes, bármans. Ni siquiera
sar para resolver de inmediato los problemas
te daban una hora de edición, o sea, que un los brasileros, conocidos mundialmente por
técnicos, en la captación tanto de imágenes la producción de series, habían arriesgado
programa de 25 minutos había que sacarlo como del sonido. Todas las producciones se
Fotograma Litoral, 1989-1990. Episodio El Duende.
en 25 horas de edición o en menos. Afortu- tanto como lo hizo Mayolo con su propuesta
hicieron con dos micrófonos y sin microfonis- televisiva. Además innovó en la manera de
gue a las muchachas para acariciarlas, sobre nadamente yo contaba con la colaboración de
tas. César Salazar utilizaba un micrófono duro hacer televisión en Colombia, proponiendo
dos editores muy diestros: Giovanni Agudelo y
todo en los senos. Para espantar al Duende con direccionalidad cardioide, ocultándolo un lenguaje narrativo cinematográfico con los
Henry Sánchez.
hay que hacer un exorcismo con aguardiente y en materas o en muebles, para grabar los dispositivos propios de la televisión.
una guitarra destemplada. Esta leyenda indica También me dio carta blanca para musi- diálogos. Él compró de su propio bolsillo un
el peligro que representa para las mujeres la calizar los programas. En esa época tenía una micrófono de solapa para hacer las entrevis- Podemos afirmar que fuimos los pione-
presencia de desconocidos. Durante la reali- variada discoteca de lp y música grabada en tas. “Se trabajaba en plano secuencias con un ros en la Televisión Regional al mostrar una
zación Mayolo inventó una mecánica narrativa casetes de ferrocromo. Era la época en que encuadre abierto […], lo cual era más proble- imagen diferente de los habitantes de la costa
para que funcionaran. En su diálogo con César aún las salas de edición tenían lectores de mático para el sonido”, recuerda Salazar. Pacífica. De esta cultura tan vasta y rica,
Salazar la definió así: casetes para musicalizar. Estos casetes siem- Como no tenía caña, montaba el micrófono mostramos la diversidad cultural de nuestra
pre los llevaba en nuestros viajes a Buenaven- en una piaña pequeña, a falta de asistente. región y la identidad de los afrodescendien-
Primero hay que hacer las tomas de “Submodulaba por culpa de la falta de sensi- tes, sus ritmos, sus danzas, su gastronomía,
comentarios de la situación, es decir: si
tura para escuchar buena música, sobre todo
el comentario de la situación es equis, la al regresar a Cali en los cómodos y antiguos bilidad del micrófono y corregía en la edición, su manera de caminar, de hablar, de vestir.
situación tiene que ser “berraca”, pero carros Dogde Dart de la empresa Taxi Tras- subiendo los niveles o sugiriendo que lo hicie- Fuimos los primeros en filmar los trabajos
nunca empezar por la situación. Siempre mar. Viajábamos escuchando pachangas, las ran en la edición”, dice Salazar. Fue una época de Mercedes Montaño y su grupo de danzas
118 119
carlos mayolo mayolo en el litoral

Referencias
folclóricas. Por primera vez pusimos en escena
y recreamos los mitos y leyendas de la costa
Pacífica colombiana. Filmamos el primer Festi-
val de Literatura Oral en el Pacífico y mostra-
mos a los grandes decimeros, como Margarita Mayolo, Carlos. Mamá, ¿qué hago? Vida
Hurtado y Benildo Castillo. Fuimos también secreta de un director de cine. Bogotá:
los primeros en mostrar los innumerables Oveja Negra, 2002.
grupos de música en el Chocó y presentar al . La vida de mi cine y mi televisión.
gran cantante, intérprete y compositor Alfonso Bogotá: Villegas Editores, 2008.
Córdoba, el “Brujo”. Estuvimos en Tumaco
en el primer Festival de Currulao. En nuestro Zapata Olivella, Delia y Edelmira Massa Zapata.
programa redescubrimos a Petronio Álvarez, el Manual de danzas de la costa Pacífica
“Cuco”. Años después se creó en Cali, donde colombiana. Bogotá: Patronato Colom-
el 66% de la población es afrodescendiente, biano de Artes y Ciencias, 2002.
el Festival de Música del Pacífico “Petronio
Álvarez”, que a la fecha de edición de este
Cuaderno lleva ya 16 ediciones. De todas estas
experiencias tan enriquecedoras del Litoral,
con sus mitos y leyendas, Mayolo escribió un
guion: “Pacífico”, proyecto que no alcanzó a
realizar. Cuando nos paseábamos por las
calles del barrio San Antonio de Cali, con la
brisa de las cinco de la tarde, Mayolo solía
decirme: “Del Pacífico soy yo...”.

Fotogramas Litoral, 1989-1990. Episodio El Duende, y,


el río Atrato y Neivo Moreno en episodio El Brujo.
Luis Ospina (Cali, 1949). Director, editor, guionista y productor colombiano. Estudió cine en la Universidad
del Sur de California y en la Universidad de California UCLA. Formó parte del llamado Grupo de Cali junto a
Carlos Mayolo, Andrés Caicedo y otros artistas locales, quienes en la década del setenta fundaron el Cine
Club de Cali y la revista Ojo al cine. Ha dirigido los largometrajes de ficción Pura sangre (1982) y Soplo
de vida (1999) y ha realizado un compacto conjunto de cortometrajes y documentales entre los que se
destacan Andrés Caicedo: unos pocos buenos amigos (1986),  La desazón suprema: retrato incesante de
Fernando Vallejo (2003) y Un tigre de papel (2007). Junto a Carlos Mayolo realizó las películas Oiga vea
(1972), Cali: de película (1973), Asunción (1975) y Agarrando pueblo (1978). De igual forma, fue editor de
los largometrajes Carne de tu carne (1983) y La mansión de Araucaíma (1986), así como de distintos medios
y cortometrajes de Carlos Mayolo. Director del Festival Internacional de Cine de Cali, ha sido merecedor de
múltiples reconocimientos nacionales e internacionales. Su documental Todo comenzó por el fin (2015) es
un inmenso fresco sobre su trabajo y el de su generación.

entrevistas cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época

Luis Ospina, humor y rigor


por katia gonzález martínez

Los directores de cine Luis Ospina (Cali, 1949) y Carlos Mayolo


(Cali, 1945 - Bogotá, 2007) compartieron cinefilias, el cineclu-
bismo, la edición de la revista Ojo al cine y una vida en el mundo
audiovisual. En los años 70 y 80 trabajaron de forma colabo-
rativa, primero como codirectores y luego como actores de sus
películas. “Con Mayolo nos unió una amistad de 51 años. Fue la
persona que más me conoció”.
Dos hechos marcaron el inicio de esta amistad. Se conocieron
de niños por la Explosión de Cali del 7 de agosto de 1956. La onda
expansiva producida por el estallido de seis camiones cargados
de dinamita, había destruido la casa de los Ospina Garcés en
el barrio Versalles de Cali. Por eso debieron mudarse a la casa
de su abuela, en ese momento situada frente a la de Mayolo:
“Le conté a Mayolo que nos metimos al carro y oímos la radio”,
escena que luego reprodujo en Carne de tu carne (1983).
Ospina agrega que en la película hay un guiño más referido
122 123
carlos mayolo entrevista luis ospina, humor y rigor

1 · En la filmografía de a su amistad: Andrés Alfonso, perso- claves. Hace siete años, cuando Mayolo
la entrevista “Con Carlos
Mayolo” por Alberto naje interpretado por David Guerrero, me compartió una de sus reflexiones
Navarro en la revista se llama así por Andrés Caicedo y Luis sobre esa época de amistad, subrayó:
Cinemateca, 2 (5) (agosto
1978), se afirma que se Alfonso Ospina. Luego, en la juventud, “Participábamos en todo, queríamos
trata de un cortometraje
de 1968.
se encontrarían en los sótanos de la estar enterados de todo. Fuimos una
Librería Nacional en la proyección de juventud oficiosa, siempre hacíamos
El gabinete del doctor Caligari (1920) algo” (entrevista, 8-12-2005, s.p.).
de Robert Wiene, programada en el Luego de En grande, Ospina comenta
segundo Festival de Arte de Vanguardia que sigue Corrida, una película de la
(1966). “Esa vez fue cuando realmente misma época (1967-1968) que no fue
Mayolo y yo hablamos de cine. Yo tenía terminada. “Yo no la conocí”. Luego
17 años de edad y él 21”. vienen Quinta de Bolívar (1969),
“En grande fue su primera película y mi Iglesia de San Ignacio (1970) y Monse-
primer trabajo en cine –apunta Ospina–, rrate (1971) realizadas en Corafilm,
porque me contrató como proyeccio- compañía cinematográfica dirigida por
nista manejando un proyector de 35 el francés Jean Balavoine. “Mayolo, a los
mm en una de las ferias realizadas en 20 años de edad, empezó a trabajar en
Corferias. La cámara la hizo el holandés Corafilm y allí hizo su escuela de forma-
Jan-Henk Kleijn”; es un documental ción de la mano de Balavoine y otro
de 19671 sobre el acero que realizó francés, Robert Rosé. Con él aprendió
Mayolo para la Siderúrgica del Pacífico. animación, iluminación y muchos más
Luego, en los años 70 y 80, compar- conocimientos que lo introdujeron en
tieron el deporte de su generación: el el cine. Estos franceses estaban en
cine. Ospina y Mayolo codirigieron tres Bogotá porque les hizo ilusión trabajar
documentales: Oiga vea (1972), Cali: en un país con un medio cinematográ-
de película (1973) y Agarrando pueblo fico tan incipiente”.
(1978) y el cortometraje argumental Sandro Romero Rey recuerda que
Asunción (1975). Mayolo consideró a Mayolo generaba mucho entusiasmo
Ospina “el domador” de sus películas, en los actores: “su dirección era intui-
y ambos compartieron una amistad tiva y a la vez frenética, aglutinaba a todo Facsímil de la transcripción de la entrevista a José Alcides Urbano (personaje de Oiga vea, padre de la familia Urbano) realizada después de proyectar
donde el humor, la risa y la ironía eran las un combo. Era un gregario a quien todos el documental en su casa , Cali, 1972, p. 1. Archivo: Luis Ospina. 
124
carlos mayolo

2 · Mayolo reconoció querían ayudar”. Luis Ospina impulsó su logos, entre los que estaba Nicolás
que el publicista Hernán
Nicholls le enseñó a capacidad actoral sobre todo en Pura Buenaventura (militante del Partido
pensar en breve, “me llevó sangre (1982), pero empezó actuando Comunista Colombiano), Mario Flórez
al calambur o juego de
palabras que hemos usado en La hamaca (1975) y Agarrando y unas personas del pcc. El tiempo de
tanto en las rumbas”. pueblo. “Mayolo decía que todo esto reunión con todo este grupo se iba
Carlos Mayolo. Mamá,
¿qué hago? Vida secreta de se lo había aprendido a Santiago García, en cómo redactar un cuestionario.
un director de cine. Bogotá: quien fue su modelo de dirección de Filmamos la recogida de los “iguazos”
Oveja Negra, 2002, p. 114.
actores”, recuerda Sandro. a la madrugada. Llegaba un capataz
que los contrataba a destajo, los subía
“La poesía es la prisa de la prosa” fue a un camión y se los llevaba a trabajar.
una de las tantas frases que hacía sonar Eran unas escenas oscurísimas. Nos
Mayolo como carambolas. Era una fiesta cansamos de esa metodología revuelta
de palabras. Sus breves pensamientos con las ciencias sociales. Nosotros no
terminaron siendo un juego más de estábamos para eso. Lo absurdo era que
su generación, un “calimbur”2, como parte de la investigación se hacía en las
concluye Ospina. “Santiago García decía fincas de la esposa de Nicolás Buena-
que Mayolo hablaba mayolismo. Inven- ventura, la pianista Rosalía Cruz. Los
taba palabras como buñuelismo, mayako- obreros estudiados eran de sus tierras. De izquierda a derecha: sin identificar, Luis Fernando Pérez (actor), sin identificar, Hilda Ruiz (actriz), Carlos Mayolo (director)​, Luis Ospina (sonidista y
montajista)​, Jorge Pinto (director de fotografía), Isidro Niño (tramoyista) y Alfonso Lara (asistente de cámara), durante el rodaje de La hamaca en Carmen
vskiano que entonces no se usaban. El comunismo comienza en casa… de la de Apicalá, Tolima, 1975. Archivo: Luis Ospina. 

Hablaba el lenguaje de los pachucos esposa. Filmamos tres o cuatro días y


caleños, al vesre [al revés]”. Una chispa se grabaron las entrevistas. Hay fotos
que se fue perdiendo con los años. de algún día de rodaje. El fotógrafo
Eduardo Carvajal, “La Rata”, también
Katia González: ¿Qué proyectos cine- participaba en esto.
matográficos en codirección con Carlos
Hubo otro proyecto que fue la continua-
Mayolo se quedaron en el tintero?
ción de Oiga vea. Cuando terminamos
Luis Ospina: Iguazos, una película que este documental fuimos al barrio El
íbamos a realizar sobre los corteros de Guabal a donde la familia Urbano y en su
caña. Se llamaba así por los pájaros casa filmamos la proyección de la pelí-
migratorios del Valle del Cauca y cula. Yo grabé las opiniones de la gente,
porque así se les llamaba a los corteros. tengo las transcripciones de todas esas
Era en codirección con Mayolo, pero entrevistas. Luego con Mayolo quisimos
asesorados por una cantidad de soció- seguir investigando la relación entre

Rodaje de Asunción, Bogotá, 1975. Archivo: Luis Ospina.


126 127
carlos mayolo entrevista luis ospina, humor y rigor

deporte y política. Hubo un hecho que jardín de la casa de un militar. Al policía participó en la realización. Son películas Yo quería que la copia se viera tal como 3 · Luis Ospina. Palabras
un poco malogradas. yo la había enviado y considero que mi al viento. Mis sobras
nos interesó. Cuando iba a pasar la lo matan, porque el militar cree que es trabajo (el de montador) se está desco- completas. Bogotá: Aguilar,
2007, p. 336.
Vuelta a Colombia por Puerto Tejada un ladrón. Todo termina en impunidad La primera película en la que Mayolo nociendo al hacer cambios macheteros y
(Cauca), el pueblo se rebotó para sabo- y recurren a un falso positivo para dirigió actores fue La hamaca –a Luis precipitados. Creo que en el montaje yo
tearla. Esto debió ser en 1973. Entonces, simular un robo. Fernando Pérez e Hilda Ruiz del Teatro respeté todos los propósitos de ambos al
hacer la película y que hice lo mejor que
cuando supimos que la competencia Experimental de Cali (tec)–. En este se podía con el material a mi disposición.
KG: Durante la etapa de las codirec-
iba a entrar a Cali, yo me quedé en casa cortometraje, con guion de Patricia No es que me parezca malo el poema sino
ciones de Oiga vea, Cali: de película,
grabando la transmisión radial, Mayolo Restrepo, Mayolo actuó de borracho. la forma en que está presentado. La idea
Asunción y Agarrando pueblo, ¿por Ese día se emborrachó de verdad original no era mala y de todas maneras
y La Rata se fueron a filmar. La ciudad qué Mayolo dirigió unas películas en porque la escena tocó repetirla varias recursiva, como cine, que la verraca voz
estaba militarizada para evitar algún solitario? Aunque unas de esas usted en off. Haberle agregado ese texto es lo
veces… Hace tiempo no veo la película.
impedimento. Mayolo se emocionó y se las editó como La hamaca, Sin telón mismo que hicieron los Silva al agregarle
En las películas de Mayolo, siempre el eslogan de Camilo al final de Chircales
puso a filmar las ametralladoras hasta (1975) y Rodillanegra (1976). me veía a gatas, porque filmaba muy [La lucha es larga, comencemos ya], todo
que llegaron unos hombres de civil y poquito y no había suficiente material
LO: Porque esos proyectos venían de con el supuesto propósito de “claridad”.
los agarraron. Eran unos policías encu- con qué montarlas. Filmaba tres a uno. Carlos, creo que te estás dejando guiar por
biertos, los detuvieron, los separaron productores. Mayolo hacía alianza por
El material era caro y sus productores opiniones que no tienen nada que ver con lo
y los encanaron. Un policía se compa- ejemplo con Cinesistema y nunca me que vos y yo nos proponemos hacer cuando
querían que se hiciera bien barato.
deció, me llamó y por medio de él les invitó a participar en ellos como codi- trabajamos juntos. Al mismo tiempo que
rector. Después de 1975 yo no quise KG: ¿Por qué dejaron de hacer películas querés ser rebelde, sentís la necesidad de
mandamos comida y un libro de humor ser aceptado; no se puede estar con Dios
hacer más películas que no fueran con en codirección?
inglés. Cuando se dieron cuenta de que y con el diablo en la tierra del sol. […]
verdadero sonido directo. Mayolo traba- Uno tiene que asumir las mierdas que uno
ese material audiovisual no era subver- LO: En Agarrando pueblo nos
jaba a veces con el sonido de la cámara mismo crea. Nosotros hicimos esta película
sivo, los soltaron. Finalmente recuperé peleamos porque le hizo unos cambios
y eso se oía muy mal. En esa época casi con la intención de armar el mierdero, no
la cámara, mas no el material. sin mi consentimiento a una copia que solo con los mercachifles sobrepreciados sino
nadie tenía cámaras con sonido directo,
le envié desde París. Mayolo agregó un también con los marginales tipo Álvarez y
Mayolo y yo también escribimos el solo Gustavo Nieto Roa. Asunción es la prólogo que era una cita de Maiakovski Silva y no para quedar bien con nadie sean
guion de una comedia negra titulada primera película de los dos que se hace cubanos, provincianos o caníbales3.
con una voz en off. De eso me enteré
Ladrones y policías. Andrés Caicedo con sonido directo y luego Agarrando por una carta suya. Le escribí una carta
hizo los diálogos. La íbamos a filmar pueblo, también realizada en 16 mm. De el 29 de mayo de 1978 rebatiéndole En las posteriores películas nos colabo-
en la agencia de publicidad de Hernán las películas de Mayolo de esa época, esos cambios y pidiéndole que conser- ramos mutuamente. Yo fui el montador
Nicholls. Es la historia de un policía que la que más tenía guion era La hamaca. vara la versión original. Esta carta la de sus películas y actuamos en los elencos
está haciendo una ronda por el barrio, Rodillanegra fue una adaptación de un publiqué en mi libro Palabras al viento. de Pura sangre, Carne de tu carne (1983)
le dan ganas de cagar y se mete en el cuento de Umberto Valverde, quien no Mis sobras completas [Ospina lee]: y La mansión de Araucaíma (1986).
128 129
carlos mayolo entrevista luis ospina, humor y rigor

4 · Germán Guzmán mayúscula), tema ya tratado en el cine un guion sobre un señor que literalmente de imagen y sonido están basados en
Campos, Orlando Fals
Borda y Eduardo Umaña. colombiano. Es una película donde la vivía de la sangre de los obreros de los este documental que Mayolo realizó
La Violencia en Colombia. violencia crea un mundo fantástico, un ingenios. Los obreros eran una especie con la colaboración de Jorge Silva. ¿De
Estudio de un proceso social.
Bogotá: Tercer Mundo, mundo de película de horror. Lo que de zombis, a quienes les sacaban la dónde surgió ese interés de Mayolo
1962.
me parece genial de esta película es sangre que mantenía vivo al patrón. por contraponer sonido e imagen?
la consumación del incesto que trae Recuerdo que Mayolo y Andrés se
LO: Por la marihuana. Esos planos se
los fantasmas de sus antepasados inventaban fantasmas. Pero volviendo
pueden entender como ese estado
familiares y la representación de dos a No me desampares ni de noche ni
de alteración de la percepción espa-
momentos históricos fundamentales de día, el guion consta de diez páginas;
cio-temporal que produce la mari-
para Cali: La Violencia bipartidista y luego Mayolo plasmaría esta historia
huana. Mayolo decía que la marihuana
la Explosión de Cali. Todo esto deri- en el guion de Carne de tu carne escrito
daba la sensación de estar concen-
vaba del libro La Violencia en Colombia4 con Jorge Nieto y Elsa Vásquez.
trado en la distracción.
(1962) y de la prensa local que leíamos KG: ¿El incesto fue un referente real?
en esa época; por ejemplo, el diario El KG: ¿Cómo conseguían los libros?
Relator, que publicaba las muertes y la LO: El incesto siempre estuvo presente
LO: En la librería de Alberto Aguirre en
en el Valle del Cauca y en su familia. Su
acción de bandoleros como “Sangre- Medellín, sobre todo, de allí se traía un
tío Gustavo Napoleón Córdoba era un
negra”, “El Vampiro”, “Desquite” o cerro de libros. Mayolo era amigo de
loco, vivió con sus hermanas y siempre
“Mariachi”. En Pura sangre los perros Aguirre, un cinéfilo que tenía un cine-
le dijo a Mayolo: “yo nunca tuve que
se llaman Desquite y Mariachi. En esa club. Mayolo solo salió de Colombia
salir de la casa para nada”. Él estudió
época circulaban historias fantasiosas hasta 1978, a sus 34 años de edad. Yo
Carlos Mayolo, Roberto Álvarez, Enrique Forero y Luis medicina en Alemania, se vestía de
Ospina durante el rodaje de Asunción, Bogotá, 1975. sobre los bandoleros. Se decía que vivía en París en esa época. Cuando
Archivo: Luis Ospina. blanco y se volvió microbiano. Iba a
había uno que cuando lo perseguían se llegó a Essen (Alemania), donde vivía
los cafés, pedía un café y sacaba su
KG: ¿De las películas de Mayolo, cuál volvía un racimo de plátanos. su madre, le dio un shock cultural, no
propia taza, su propio plato y su propia
representaría su “manifiesto”? quería salir a la calle. Me fui a resca-
KG: ¿Cuál fue la génesis de Carne de cucharita, para que no lo envenenaran
tarlo, compré una botella de vodka y lo
LO: Carne de tu carne. tu carne? los microbios. Se bañaba desnudo en
saqué a la calle y le di una credencial
la pileta del patio central de la casa y
KG: Viéndola en perspectiva y dándole LO: Surgió de No me desampares ni de como estudiante, pues yo tenía pape-
las hermanas estaban ahí, unas señoras
su lugar en la historia, ¿qué aporta esta noche ni de día de Andrés Caicedo. Yo lería de la Universidad del Valle que
calvas rarísimas: las Córdoba.
tengo el boceto del guion inacabado. firmaba como rector bajo el nombre
película a la cinematografía colombiana?
De esta historia quedó el incesto y la KG: Es indiscutible que el antecedente Luis Alfonso Londoño [personaje de
LO: Carne de tu carne es una nueva historia familiar. Pasó lo mismo con directo del documental Oiga vea es Agarrando pueblo]. Yo les entregaba
forma de ver La Violencia (con V Pura sangre. Andrés tenía un boceto de Monserrate. Los planos contrapuestos credenciales de estudiante a todos
130 131
carlos mayolo entrevista luis ospina, humor y rigor

5 · Nagra era la marca


de la grabadora de cinta
los colombianos en París. Hasta tenía Era hombre de unos pocos buenos Referencias
magnética de carrete un sello. Ese viaje Mayolo lo hizo con amigos, de rumbear en las casas y sin
abierto que se usaba
Elsa Vásquez. En un segundo viaje, lo música a veces. A lo último escuchaba Guzmán Campos, Germán; Orlando Fals Borda
para sincronizar sonido e
imagen invitaron a Oberhausen (Alemania), a Pepito López. En los ochenta la rumba y Eduardo Umaña. La Violencia en
muy cerca de donde vivía su mamá. Yo era donde Mayolo, en una casa vacía Colombia. Estudio de un proceso social.
creo que de ahí se fue a Londres donde de dos pisos donde no había muebles, Bogotá: Tercer Mundo, 1962.
dirigió Bienvenida a Londres (1978). no había nada”. Fue cinéfilo de lectura,
y destaca que Mayolo hubiera leído, Mayolo, Carlos. Mamá, ¿qué hago? Vida secreta
KG: ¿Qué extraña de Mayolo? en su época, La inteligencia de una de un director de cine. Bogotá: Oveja
LO: Extraño la primera etapa. La camara- máquina de Jean Epstein, un pionero y Negra, 2002.
dería de estar descubriendo las cosas al filósofo del cine.
. La vida de mi cine y mi televisión.
mismo tiempo, en un momento donde Mayolo no pasó de la Nagra5 –como Bogotá: Villegas Editores, 2008.
todo estaba por hacerse, y, obviamente, advierte Ospina–, y las cosas técnicas
el sentido del humor. En los últimos diez nunca las aprendió bien, se aferró a Navarro, Alberto. “Con Carlos Mayolo”. Revista
años era difícil hasta rumbear con él. Se su talento, a su intuición y a su don de Cinemateca, 2 (5) (agosto 1978).
ponía difícil. Mayolo era un monólogo. encantar a la gente. En la televisión no Bogotá.
Extraño la época de los 60 y los 70, dirigía como dirige un director conven- Ospina, Luis. Palabras al viento. Mis sobras
porque se estaba viviendo otra cosa, cional. A todo el mundo le parecía rarí- completas. Bogotá: Aguilar. 2007.
uno estaba en sintonía con el resto simo, pero la gente le hacía la segunda.
del mundo. Mayolo despreciaba a la gente que no
trabajaba, no le gustaba la vagancia.
Para Ospina, Mayolo era “vanidoso, En muchas de sus cartas se quejaba de
inteligente y buen seductor, sabía bailar, la vagancia de Ciudad Solar. Él trabajó
le gustaba bailar. Amaba las mujeres. toda su vida, desde muy chico.

Foto agüita de Carlos Mayolo y Luis Ospina tomada en el Parque Santander, circa 1975.
Archivo: Luis Ospina.
132 133
carlos mayolo entrevista luis ospina, humor y rigor

Carlos Mayolo y Luis Ospina, 2005. Foto: Elkin René Díaz. Archivo: Beatriz Caballero. Foto rodaje de Pura sangre, 1982. Luis Ospina y Carlos Mayolo. Foto: Eduardo Carvajal.
Miguel González (Cali, 1950). Crítico y curador de arte colombiano. Comenzó a escribir crítica de arte en
diarios regionales como El Crisol, Occidente, El País y El Pueblo. Ejerció la curaduría en la galería del Club de
Ejecutivos, la sala de exposiciones de la Universidad del Valle, el Museo de Arte Moderno La Tertulia, Casa
Proartes, el Museo Rayo y más recientemente, fue curador invitado de la Bienal de Arte Contemporáneo de
Cartagena y la Bienal Internacional de Danza. Una vida como espectador de grandes espectáculos de ballet
y ópera del mundo, y paseante de ciudades y museos, ha marcado su trabajo como profesor universitario en
el Instituto Departamental de Bellas Artes y autor de artículos y libros, entre los que se destacan: Colombia:
visiones y miradas (2002), Entrevistas: arte y cultura de Latinoamérica y Colombia (2003) y Observado e inte-
rrogado (2010). Realizó la dirección artística de películas del Grupo de Cali como Carne de tu carne (1983)
y La mansión de Araucaíma (1986) de Carlos Mayolo y El día que me quieras (Sergio Dow, 1987). Ha sido
galardonado con el India Catalina del Festival de Cine de Cartagena a la mejor dirección artística por Carne de
tu carne y en el Festival de Cine de Bogotá por El día que me quieras.

entrevistas cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época

Miguel González, la experiencia plástica del cine


por katia gonzález martínez

Miguel González (Cali, 1950) consolidó su carrera profesional


en las artes plásticas ejerciendo como crítico y curador de arte
en Cali. Dice que por su amigo Andrés Caicedo empezó a escri-
bir sus ideas y a publicarlas, y así lo ha hecho por más de cuatro
décadas en la prensa local y nacional y en revistas especiali-
zadas de arte. Con otro amigo, Hernando Guerrero, y junto a
Pakiko Ordóñez, se lanzaron a la aventura de crear Ciudad Solar
(1971-1978)1, un espacio alternativo –en pleno centro histórico
de la ciudad de Cali– para la convivencia, la creación, la cinefilia
y la exhibición artística; un punto de encuentro para una gene-
ración de jóvenes interesados por las artes plásticas, la foto-
grafía, el ver y el quehacer del cine. El escultor Édgar Negret le
mostró el camino de la gestión de exposiciones y a los 21 años

1 · Este periodo abarca las dos etapas de Ciudad Solar. La primera, en el barrio La Merced
(1971-1973), época en la que vivió el grupo fundador Hernando Guerrero, Pakiko Ordóñez y
Miguel González en la casa solar; y la segunda (1973-1978), ubicada en el barrio El Peñón.
136 137
carlos mayolo entrevista miguel gonzález, la experiencia plástica del cine

2 · Conformada por edad, con su asesoría, González realizó error. La camaradería los llevaría luego
Álvaro Barrios, Feliza
Bursztyn, Santiago su primera exposición: “Nueve artistas a colaborar en proyectos cinematográ-
Cárdenas, Leonel colombianos”2 con la cual se inauguró ficos: Eduardo Carvajal se destacaría
Góngora, Beatriz
González, Édgar Negret, Ciudad Solar el 26 de julio de 1971. como fotofija de las películas de Carlos
Ómar Rayo, Carlos Rojas y Mayolo y Luis Ospina, entre otros direc-
Hernando Tejada Miguel conoció a Mayolo en Nicholls
tores; con su cámara de video escu-
3· Por esta producción Publicidad a finales de los años 70. En
recibió el premio Catalina driñó los rodajes y la trasescena de las
esta agencia de Hernán Nicholls, un
de Oro a mejor dirección películas. Algunos de llos trabajaron
artística en el Festival de “poeta varado en un aviso”, como él
en un corto inacabado, hoy desapare-
Cine de Cartagena de mismo se definía, trabajaron el dise-
1984. cido, Cuentas claras, chocolate espeso
4 · Miguel González fue ñador Carlos Duque y Fernell Franco,
(1981), dirigido por Carlos Mayolo
invitado luego a colaborar como fotógrafo publicitario. “Mayolo
en las películas: El día y Fernando Vélez, con la cámara de
que me quieras (1987) de era un hombre muy atractivo, simpático,
Bartelsman. Miguel González trabajó
Sergio Dow; Cobra Verde chispudo, que hacía uso de retruécanos
(1987) de Werner Herzog, como director artístico de Carne de tu
y Crónica de una muerte y del doble sentido de las palabras”. Así
carne3 y La mansión de Araucaíma:
anunciada (1987) de lo recuerda Miguel en la época en que
Francesco Rosi. “por obra y gracia de estas dos pelícu-
el cineasta en ciernes realizó su primer Miguel González en Ciudad Solar, Cali, 1971. Foto: Diego Vélez. Archivo: Miguel González.
las, me convertí en un director artís-
comercial para un sostén de Everform
tico especialista en época”4. Una tarde
cuyo lema era: “el brassier que sostiene
nos reunimos para conversar sobre
todas las miradas”.
su incursión en el cine de la mano de
Mayolo formó parte del grupo que Mayolo y esa forma de inventarse el
se reunía en Ciudad Solar (barrio La cine.
Merced), les donó los equipos y uten-
Katia González: ¿Cómo fue el proceso
silios del laboratorio de fotografía que
de articular el guion, las expectativas
sirvieron para que un grupo de jóve-
que tenía Mayolo y los recursos dispo-
nes convirtiera la casa solar en su
nibles para hacer la dirección artística
propia escuela de formación fotográfica.
de Carne de tu carne (1983)?
Gertjan Bartelsman, Eduardo Carva-
jal, Hernando Guerrero y los herma- Miguel González: Cuando él me dijo
nos Juan Fernando y Pakiko Ordóñez, que hiciera la dirección artística yo no
Diego y Fernando Vélez descubrieron tenía ni idea qué era eso. La pintora
allí su vocación, así como los misterios Karen Lamassonne había hecho la
de la luz, aprendiendo de la prueba y el dirección artística de Pura sangre de

Carlos Mayolo, Jacques Marchal, Berta de Carvajal, María Isabel Borrero, Gabriel Beristain y Miguel González. De espaldas: (sin identificar) y Elsa
Vásquez durante el rodaje de Carne de tu carne, 1982, Cali. Archivo: Miguel González.
138 139
carlos mayolo entrevista miguel gonzález, la experiencia plástica del cine

Luis Ospina y para eso le ayudé consi- cano, Gabriel Beristain, un joven que
guiendo cuadros, objetos, tapetes. La estaba interesado en construir atmós-
única diferencia era que la película feras e iluminar las horas que se nece-
de Ospina no era de época, uno podía sitara. Él aportó la coloración general y
poner cualquier tipo de tapete. Un año asumió la película como su proyecto de
después, la película de Mayolo se vino mostrar. Beristain, años después, haría
encima, me pasaron el guion de Carne la dirección fotográfica de Caravaggio
de tu carne y con Ricardo Duque hici- (1986) de Derek Jarman.
mos primero una lectura. Por un lado, Mayolo era una persona que siempre
sacamos lo que la historia reclamaba: trabajaba con plan A, B y C. Si estaba
los cigarrillos Lucky Strike, el disco lloviendo, la escena se hacía lloviendo.
de Elvis Presley, en sí los objetos que Si un actor resultaba sorpresivamente
debíamos conseguir; y por otro, como bueno, como pasó con Vicky Hernán-
segundo ejercicio, extrajimos aquello dez en Carne de tu carne, que hizo
que no era explícito. Por ejemplo, el en principio un papel secundario, lo
disco de Elvis Presley debía estar en un convertía en un personaje fuerte. Como
tocadiscos de época junto a unos discos ella era tan buena actriz, tuvo su monó- Fotograma de Carne de tu carne, 1983. Vicky Hernández.
de ese mismo momento; los floreros, logo en la película: es el momento en
los cuadros, las porcelanas, los bande- que la tía Julia comienza a cantar: “El como “platanizar” al pobre Visconti. El por ejemplo, estaba la flor de los años
rines que usaban los adolescentes de 13 de junio/ la Virgen María/ bajó a tocador de la Machiche está inspirado cincuenta, el anturio, muy del estilo art
entonces, las lámparas, los vestidos, Laureanito/ y subió un policía”. en el tocador de la condesa de la pelí- déco. Por eso en la lectura del testa-
las joyas, etc. Nos hubiera gustado que cula Senso (1954). En La mansión de mento se aprecian unos anturios rojos.
KG: Su trabajo como director artístico,
todos los vestidos fueran de los 50, Araucaíma era una mesa cualquiera También logré conseguir uno negro
¿cómo se ve permeado por su forma-
pero en Cali no se conseguían muchos. que se vistió con una tela y la llené de que puse en el nochero del tío Enrique
ción como crítico de arte y conocedor
Para los vestidos de la actriz Adriana objetos. La cena también está inspirada (Josué Ángel). La película es barroca y
de la historia del arte?
Herrán se compró una tela similar a la en Visconti, porque a este director le todas las cosas eran de los amigos. Por
tela galleta, se confeccionaron faldas MG: A mí me gustaba mucho el cine. encantaba filmar a la gente hablando. ejemplo, el vestido negro de encaje de
con crinolina y se tiñeron para darles un Ya me había adoctrinado en el cine de Yo siempre he tenido alma de decora- guipure que utilizó la tía Julia (Vicky
color de época. En el equipo de produc- autor con Andrés Caicedo. Creo que dor, por eso se me facilitó la dirección Hernández) en la escena del testa-
ción se formó una gran familia. Todos uno de mis directores predilectos era artística. Me gusta colgar cuadros, mento era de una señora muy rica de
hacíamos las cosas por primera vez. el italiano Luchino Visconti. Ese fue hacer floreros, combinar colores, mover Cali que se llamaba Margucha Borrero.
Había un director de fotografía mexi- mi referente. Pero, en este caso, era tapetes. Entre las cosas que pensamos, Lo había comprado en Nueva York en
140 141
carlos mayolo entrevista miguel gonzález, la experiencia plástica del cine

los 50. La cartera de Margaret (Adriana MG: Esa fue la prueba de resistencia, que todo se estaba demorando mucho. fía iluminara bien. Mayolo no le tenía 5 · Néstor Almendros
(Barcelona, 1930 - Nueva
Herrán), donde guarda los cigarrillos porque, por la premura y por el presu- Se formó un equipo muy bonito. Los mucha confianza, porque no había hecho York, 1992), director de
Camel, era de esta misma familia; una puesto, la película no tuvo preproduc- dos señores brasileros, José Lewgoy y ninguna gran película. Rodrigo Lalinde fotografía de François

cartera de plástico imitación nácar que ción. María Emma Mejía, entonces Antonio Pitanga, comprendieron qué asistió al taller de dirección de fotogra-
Truffaut y Eric Rohmer,
Robert Benton y Alan
gerente de focine, de un momento a era hacer cine sin dinero y con premu- fía con Néstor Almendros5 realizado en J. Pakula, entre otros.
salió en su momento en Londres. Ellos
otro le dijo a Mayolo que debía hacer ras. Ellos habían sido actores de Glau- Bogotá el año anterior. Aunque fue un Recibió un premio Oscar
además prestaron las joyas de la tía ber Rocha, eran unas estrellas en Brasil.
de fotografía en 1978 por
Julia y los grandes tapetes persas. Todo la película en mes y medio. Yo me alumno aventajado, en La mansión de la película Días de gloria
había enseñado a que primero se leía Lewgoy había trabajado con Herzog y Araucaíma se iba a probar iluminando de Terrence Malick.
esto era sin plata, prestado y gratis. en grandes series de televisión. Fueron
el guion, luego se hacía el alegato y con unos espejos. La luz del sol rebo-
KG: ¿Cómo llevó a cabo su trabajo con se definía una identidad a cada perso- unas personas estoicas, nunca dijeron taba en los espejos. Eso nadie lo había
Ricardo Duque, encargado de la utilería naje, pero en estas circunstancias no “se demoró esto” o algo no me gustó. hecho aquí. Lalinde le apostó a algo
y los efectos especiales? se podía, nos tocaba hacer la película La casa de la mansión no tenía baño muy riesgoso y resultó bien.
en poco tiempo, y con un agravante: y para la película encontramos en
MG: Ricardo Duque venía del Teatro Mayolo era muy buen actor y les
había que hacer todo un trasteo hasta Santander de Quilichao, a una cuadra
Experimental de Cali (tec), músico, mostraba a los jóvenes cómo hacerlo.
Santander de Quilichao (Cauca). No de la plaza, una casa de una señora que
titiritero, dibujante, una persona con Él se encargaba de darles las instruccio-
se podía quedar ninguna cosa en Cali. tenía el baño perfecto, al aire libre, con
muchos intereses y habilidades estu- nes a Adriana Herrán y David Guerrero.
El reto diario de La mansión de Arau- matas. Le pedí que nos prestara la casa
Mayolo se propuso hacer cine arte,
pendas. Con él, que traía la experien- caíma fue cumplir con el plan de rodaje. y el baño, pero la señora no tenía ni idea
amaba este oficio, se formó sobre la
cia de haber trabajado en Pura sangre, que iba a salir un negro desnudo echán-
KG: ¿Cómo consiguieron la locación de marcha. Tenía una gran cultura del
hicimos un banco de imágenes para dose leche, Vicky Hernández desnuda,
la mansión? cine. A Mayolo le gustaba que los
los personajes femeninos y masculinos en fin. Cuando vio eso, casi se echa para
actores fueran parte de su autobio-
de Carne de tu carne. Todo lo decidía- MG: Con una familia de Popayán que atrás, pero solo nos faltaban tres esce-
grafía; por ejemplo, Ricardo Duque
mos de común acuerdo. Duque dirigió tenía una casa abandonada. Eso podía nas por rodar en esas mismas condicio-
nes. Ella mínimo pensó que eso iba a ser hizo un pequeño papel de vendedor,
la confección de los vestidos e hizo ser una gran virtud, pero a la vez un gran también actuó Helios Fernández, quien
defecto, ya que se requería amoblar una película pornográfica.
los efectos especiales; por ejemplo, el fue como su cuñado cuando sostuvo
disparo a Ever (Carlos Mayolo), cuando completamente el sitio. Fuimos de casa KG: El equipo técnico de La mansión de una relación con Líber Fernández.
el personaje de Adriana Herrán ya está en casa recogiendo camas, toldillos, etc. Araucaíma era completamente colom- Sus amigos y novias participaban del
poseído por el vampirismo. Por ejemplo, Bertha de Carvajal prestó biano, en Pura sangre y Carne de tu rodaje. Eduardo Carvajal, La Rata, hizo
la mesa del comedor. Recuerdo que la carne había extranjeros. ¿Cómo fue la fotofija; la del vestuario era Claribel
KG: Después de la experiencia de primera semana de rodaje fue traumá- esa experiencia de trabajar solo con un Arango, pareja de Eduardo; el maqui-
Carne de tu carne, ¿cómo enfrentó tica, porque todo se fue armando sobre equipo local? llaje estuvo a cargo de Corinna Chand,
esa segunda dirección artística de La la marcha. Llegó un momento en que MG: El mayor temor era la ilumina- novia de Mayolo; la asistente de direc-
mansión de Araucaíma? Mayolo entró en pánico, porque sentía ción, que nuestro director de fotogra- ción era Isabella Borrero, exnovia de
142 143
carlos mayolo

Mayolo. Luis Ospina decía que Mayolo dicho, si había un imprevisto, tocaba que Mayolo la consiguió. Cuando estuvo
las graduaba a todas. En el equipo hacer otro storyboard. Ospina era una muy enfermo y drogado fue cuando más
técnico también estuvo un joven estu- persona muy tímida y Mayolo un torrente curiosidad despertó en estudiantes
diante de Comunicación Social de la de imaginación y de recursos, también de universitarios, en directores de cineclu-
Universidad del Valle que se ofreció de liderazgo. Era muy entusiasta y enca- bes o en jóvenes directores de cine. Hay
voluntario arrastrando cables, con tal rretaba a todo el mundo en su proyecto. una serie de documentales realizados
de presenciar el rodaje. Este joven era el Ospina sabía hacer cine y Mayolo debía en sus últimos años de vida que mues-
futuro director de cine Antonio Dorado. demostrar todos los días que lo podía tran el interés por conocerlo, él seguía
hacer. Mayolo vivió de hacer cine; si no hablando con coherencia y lucidez de lo
KG: En las películas de Luis Ospina y
trabajaba en la película o el comercial mismo.
Carlos Mayolo se notan varios home-
najes al cine. Desde sus películas en no podía comer ni pagar el arriendo. Considero que el cine colombiano se
las que había una colaboración mutua, Eso era muy diciente. profesionalizó sobre todo por medio de
¿usted cómo percibía esto en pleno KG: En el libro Mamá, ¿qué hago? Vida las facultades de Comunicación Social,
y a raíz de los Estudios Culturales hubo Miguel González actuando en La mansión de Araucaíma, 1986. Santander de
rodaje? de un director de cine, Mayolo plantea Quilichao, Cauca. Foto: Fernell Franco. Archivo: Miguel González. 
que uno se juega en la vida aquello que una intelectualización de la práctica
MG: Eso fue algo muy consciente. Esos
está soportado en tres patas. En el caso cinematográfica. Esto me lleva a pensar
homenajes eran toda una cultura cine-
de él, decía, eran el cine, la poesía y que la historia premia a los autores que
matográfica. Este interés por el cine
el amor. Para definir a Mayolo, ¿usted se esforzaron por hacer un cine que
nació por el culto al cine, estar apasio-
dejaría estas tres patas o cambiaría trascendiera, que se diferenciara de un
nado hasta el punto de hacer cine. En
alguna? cine con apetitos comerciales, efectis-
Pura sangre ves el Ciudadano Kane
tas, gratuitos y baratos. La gente quiere
(1941, Orson Welles); Carne de tu MG: Para mí el cine y la poesía son la acercarse a esas personas y convertir-
carne está dedicada a Roger Corman y misma cosa. Lo que llamamos gran los en sus nuevos referentes. Los estu-
Roman Polanski, y en esta misma pelí- cine es un acto poético. Las dos gran- diantes de cine no querían ser el Gordo
cula se recurre a los home movies. des pasiones que mueven a los seres Benjumea, sino Mayolo. De allí deviene
Mayolo era un hombre muy extrover- humanos son el amor y el poder. Yo eso, de que Mayolo se terminara convir-
tido, tenía muchísimo más talento para pienso que Ospina y Mayolo, cuando tiendo en un director de culto.
el cine. Luis Ospina había estudiado hicieron sus cortos en los 70, se fueron
cine en Estados Unidos y su forma volviendo míticos y sus películas,
de hacer cine era muy distinta a la de aunque no tuvieron un gran éxito de
Referencias
Mayolo. Por ejemplo, Ospina hacía un taquilla, se convirtieron en referen- Mayolo, Carlos. Mamá, ¿qué hago? Vida
detallado storyboard donde señalaba tes del cine colombiano. Ellos querían secreta de un director de cine. Bogotá:
la ubicación de las cámaras. Mejor alcanzar la fama y lo lograron. Yo creo Oveja Negra, 2002.

Miguel González y José Lewgoy durante el rodaje de La mansión de Araucaíma, 1985.


Capilla de la hacienda San Julián, Santander de Quilichao, Cauca. Foto: Fernell Franco.
Archivo: Miguel González.
Elsa Vásquez (Cali, 1958). Script, guionista, editora, asistente, directora y realizadora audiovisual. Se inició
profesionalmente haciendo producción y sonorización de comerciales para cine y televisión. Fue script en el
largometraje Fuga (Nello Rossati, 1981) y colaboró con el Grupo de Cali en películas como Pura sangre (Luis
Ospina, 1982), y los dos largometrajes de Carlos Mayolo La mansión de Araucaíma (1986) o Carne de tu
carne (1983), de la cual fue coguionista. Fue editora de series de televisión, entre las que se destacan Mi alma
se la dejo al diablo (1987), Azúcar (1989), Mujeres asesinas (2008) y Rosario Tijeras (2009). Su expe-
riencia como script, editora y asistente en el cine y la televisión incluye títulos como Tiempo de morir (Jorge
Alí Triana, 1985), La estrategia del caracol (Sergio Cabrera, 1993), Rodrigo D. No futuro (Víctor Gaviria,
1990), Soplo de vida (Luis Ospina, 1999) o La virgen de los sicarios (Barbet Schroeder, 2000). En televi-
sión dirigió y realizó algunos episodios del seriado semanal Suspenso 7:30 (1988) y del programa Rastros y
Rostros (Universidad del Valle Televisión, U.V.T.V.). Ha sido galardonada con el India Catalina por el montaje
de distintos seriados para televisión.

entrevistas cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época

Elsa Vásquez, el papel de la continuidad


por katia gonzález martínez

Elsa Vásquez (Cali, 1958) ha dedicado buena parte de su vida


al mundo audiovisual. El cine es una tradición familiar que
viene de su padre Jaime Vásquez1, crítico de cine y pionero del
cineclubismo en Cali. Aprendió el oficio de script, “estudiando,
leyendo, preguntando”, durante la película Fuga (1981) del
director italiano Nello Rossati. “Mayolo iba a ser el asistente
de dirección, por eso le dije: quiero trabajar, necesito que me
impulses, porque no conozco a esa gente. Fui muy entregada
porque debía aprovechar esta oportunidad si me iba a separar
de Mayolo”, recuerda Elsa. Desde entonces, hizo una carrera
como script de películas nacionales y extranjeras; trabajó en
montaje para cine, edición para televisión, así como en la direc-
ción y realización de seriados. Su nombre, junto con el de Sara

1· Jaime Vásquez (Medellín, 1924 - Cali, 2002), junto con Nils Bongue, Eduardo Gamba y
Gino Faccio, programó ciclos de películas en el Club Cultural La Tertulia (1956-1968), ante-
cesor del Museo de Arte Moderno La Tertulia.
146 147
carlos mayolo entrevista elsa vásquez, el papel de la continuidad

Libis, ocupa un capítulo en la historia Vásquez] en su cineclub del Club Cultu-


de cómo se ha ido profesionalizando ral La Tertulia y en el cineclub obrero.
la práctica cinematográfica en Colom- Mayolo siempre me dijo que lo único
bia. En este caso, del paciente oficio del que hizo fue cargarle el proyector a mi
control de la continuidad de un film. papá, que él había sido una especie de
obrero. La relación entre ellos fue muy
En Agarrando pueblo, la voz de Elsa
estrecha. Años después nos volvimos a
marca el inicio del documental, cuando ver en Nicholls Publicidad, cuando yo
dice: “Agarrando pueblo, escena A, toma trabajaba en el laboratorio de fotogra-
uno”. Su experiencia se ha escrito fía como asistente de Fernell Franco.
detrás de cámaras, por eso es nota- Luego nos fuimos a vivir juntos. En
ble su aparición en el documental En ese momento, Luis Ospina y Mayolo
busca de ‘María’ (1985) de Luis Ospina hicieron Agarrando pueblo, un docu-
y Jorge Nieto, en el momento en que mental que respondía a la proliferación
se reconstruye uno de los planos de la de cortometrajes sobre la miseria, que
película María (1922), aún desapare- gozaban de mucho auge en los festiva-
Néstor Almendros, Elsa Vásquez, Adriana Calero, Sandro Romero y Luis Ospina durante el rodaje del documental En busca de ‘María‘, 1985, en la
cida. Elsa y el escritor Sandro Romero les europeos. Ellos, muy emberraca- hacienda El Paraíso, Valle del Cauca. Archivo: Elsa Vásquez.
Rey interpretaron los papeles de María dos con esa moda, decidieron filmar la
y Efraín, y actuó Carlos Mayolo encar- película.
nando la figura del director español
Mayolo era muy pelión con todo el
Máximo Calvo.
mundo. En esa época, no quería de a
En esta entrevista con Elsa Vásquez, mucho a Mario Mitrotti y Ciro Durán.
participa Sandro Romero y se analiza Recuerdo una carta que me escribió,
un período de goce, autoformación y luego de visitarme en Cali, donde me
trabajo compartido con Carlos Mayolo, cuenta que en el aeropuerto se había
cuando colectivamente inventaban una encontrado con Mitrotti y Durán, y no
forma de hacer cine. se había despedido de mí como debía,
por salir corriendo a discutir con ellos
Katia González: Elsa, ¿cómo conociste
sobre lo que estaba pasando. A Ospina
a Carlos Mayolo? y a Mayolo los emberracaba que hubieran
Elsa Vásquez: Lo conocía desde niña. convertido la miseria en morbo con falsas
Mayolo trabajó con mi papá [Jaime pretensiones sociológicas. Se burlaron

Elsa Vásquez y Jaime Vásquez en Mameyal, Cali, 1974. Foto: Juan Fernando Ordóñez. Archivo: Elsa Vásquez.
148 149
carlos mayolo entrevista elsa vásquez, el papel de la continuidad

2· Director de fotografía de todas esas premisas sociológicas, clusa Angelita y Miguel Ángel (1971). Yo tenía 18 años de edad recién cumpli- Lang, 1927), etc. Este era el clima gótico
y realizador audiovisual.
Fue el director de foto- las cuales fueron representadas por Ellos tuvieron una moviola, un estudio, dos y Mayolo, 31. Me llevaba 13 años. y vampiresco de las fiestas y reuniones.
grafía de La mansión de el personaje interpretado por Ramiro luces, y después montaron un labo- Mi papá sabía quién era él y de la canti-
Araucaíma. SRR: Cuando comencé a trabajar en el
Arbeláez en Agarrando pueblo. ratorio. Nosotros copiábamos algu- dad de mujeres que había tenido.
nas películas que llegaban a nuestras archivo de Andrés Caicedo, encontré
KG: ¿Alcanzaste a vivir la militancia Sandro Romero Rey: Cuando yo una génesis de una historia muy pare-
manos, en un primitivo acto de pirate-
política de Mayolo? comencé a ser amigo de Mayolo, a cida al espíritu de Carne de tu carne,
ría cinéfila. Por ejemplo, una vez llegó
EV: Cuando lo conocí era mucho más el documental Nanuk, el esquimal comienzos de los años 80, leí en el una historia de incesto y fantasmas. Se
anárquico. Mayolo, ante los comunis- (Robert J. Flaherty, 1922) y en Truca periódico que Carlos Mayolo se había contaba un desfile de fantasmas donde
tas y el mamertismo tenía una actitud Films lo copiamos en 16 mm. Allí conocí ganado el premio a mejor guion, “coes- cada uno tenía sus parlamentos. Mayolo
muy burlona. A él le gustaba mucho la a Rodrigo Lalinde2, quien trabajaba con crito con Elsa Vásquez y Jorge Nieto”. y Andrés Caicedo hacían concursos para
rumba, nada que fuera una camisa de Forero. Yo ya te conocía. Siempre me he que cada uno escribiera sus fantasmas
fuerza. preguntado, cómo fue ese trabajo a seis familiares. En la película no quedaron
KG: ¿Qué reacción tuvo tu papá cuando manos.
KG: ¿Tu vida en el cine se inició por la se enteró de que te ibas a vivir con los textos de los fantasmas, sino las
cinefilia? Mayolo? EV: Tengo poca memoria de la meto- imágenes. Eso debió tener una géne-
dología seguida, pero lo que recuerdo sis en un trabajo conjunto con Andrés
EV: La primera película que vi en la vida EV: Mi papá casi se muere. Cuando yo que luego continuó con ustedes. En esa
son las fiestas tan buenas que hacía-
fue El acorazado Potemkin (Serguéi trabajaba en Nicholls, Mayolo me invitó época estuve muy cerca de la prepro-
mos en la casa de Jorge Nieto. Sacába-
M. Eisenstein, 1925) por mi papá cine- un fin de semana a Bogotá. Mi papá me ducción de Carne de tu carne, pero no
clubista. Pero toda mi experiencia en acompañó hasta el aeropuerto y con mos películas documentales de Benny
Moré, de los Matamoros, etc. Conver- trabajé en el rodaje. Interpreté el perso-
el cine la hice con Mayolo. Él fue mi mucho esfuerzo me habló de las píldo-
sábamos mucho. A raíz de mi apasio- naje de un herido en la Explosión de
universidad. Tenía una biblioteca de ras anticonceptivas y yo, para quitár-
namiento por un extraño e interesante Cali. Durante la preproducción, como
cine extraordinaria y yo la aproveché melo de encima, le dije que nunca me
iba a casar. Regresé y me echaron de libro de la biblioteca de Mayolo titulado siempre, a Mayolo se le ocurría una
en esos cuatro años que vivimos juntos,
entre 1976 y 1980. Cuando lo conocí, Nicholls, porque me había tomado más De Caligari a Hitler. Una historia psicoló- idea distinta cada día. Y de lo que me
trabajaba en publicidad en Corafilm. Se días de los permitidos. Llamé a Mayolo gica del cine alemán (1947) de Siegfried hablaba en ese entonces no quedó casi
divertía mucho realizando comercia- y me dijo: “venite para acá”. Esta vez Kracauer, cuya tesis sostiene que el nada plasmado en la película. Mayolo
les. A mí me mandaban a sonorizar en engañé a mi papá. Otra vez me llevó al arte expresionista y particularmente el con Gabriel Beristain, el director de casi
Ingesón, el estudio de Manuel Drezner, aeropuerto, le dije que iba a pasar unos cine alemán presagiaban el ascenso del fotografía, se iban inventando cosas, y
donde se hacían todos los comerciales. días en Bogotá para ver qué hacía, pues nazismo, cada semana nos propusimos eso se nota. Carne de tu carne se volvió
Mayolo luego creó una productora en no tenía empleo. Nunca regresé. Me sacar películas del Instituto Goethe y dos películas, tal como sucedió con
sociedad con Enrique Forero, camaró- quedé a vivir con Mayolo. Le escribí una darnos unos banquetes de vampiros, Azúcar (1989). Ahora que lo pienso
grafo que trabajó en la película incon- carta a mi papá contándole mi decisión. golem, nosferatus, Metrópolis (Fritz bien, la primera parte de Azúcar es
150 151
carlos mayolo entrevista elsa vásquez, el papel de la continuidad

3· Andrés Caicedo y medio realista y la segunda, patafísica corresponde esta obsesión, si es pura
Luis Ospina. “Conversa-
ción con Barbara Steele”. y fantasmagórica. En Carne de tu carne nostalgia o porque era un provocador. La
Ojo al cine, 5 (1976). sucede lo mismo: la primera parte es Explosión de Cali fue un pretexto para
realista y la segunda, una historia de hablar de su adolescencia. A Mayolo
fantasmas. el aspecto histórico y realista fue lo
que menos le interesó. Realmente eso
EV: A propósito de fantasmas, Mayolo
terminó siendo una plataforma para
tenía una obsesión por la actriz Barbara
hablar del vampirismo. La película tiene
Steele, se moría por ella, por esta
un marco realista, de reconstrucción
famosa actriz de terror de los sesenta.
de época, y de un momento a otro se
Uno de sus sueños era que Steele
rompe. La idea y el realismo cambian
actuara en su película.
abruptamente. Es una película rara. La
SRR. Andrés Caicedo y Luis Ospina la volví a ver hace poco y vi con otros ojos
entrevistaron para la revista Ojo al cine3 tanto su montaje como su ritmo en
en el Festival de Cine de Cartagena. general. Pero Carne de tu carne es la Carlos Mayolo y Elsa Vásquez en Madrid, España, 1978. Archivo: Elsa Vásquez.

Había sido actriz de Roger Corman y película de la vida de Mayolo, la pelí-


había interpretado un rol pequeño en cula de sus obsesiones.
8 ½ de Federico Fellini.
SRR: Yo creo que había una mezcla de
KG: ¿Mayolo era consciente de las nostalgia con las imágenes que perte-
metáforas que estaba construyendo necían al cine. En las escenas de la
en Carne de tu carne en relación con carretera al mar se percibía un ambiente
La Violencia en Colombia? ¿Era cons- de misterio. Allí uno podía vivir una
ciente de esa idea que luego se deno- película de terror. En esa época surgió
minó “gótico tropical”? una fascinación por el cine fantástico
de terror y por el mundo perdido de la
EV: Mayolo siempre tuvo una gran
juventud. A Andrés Caicedo se le volvió
obsesión por su infancia y la adolescen-
cia, por su vida en las fincas. El incesto su destino fatal, mientras que Mayolo
era parte de esas historias, porque en decidió traducirlo en películas.
las fincas se duerme con los primos, o se KG: Miguel González comentó que
pierde uno con los primos. Mayolo todo Carne de tu carne, para ser una película
el tiempo hablaba de eso. No sé a qué de época, se hizo con escasos recursos.

Elsa Vásquez y Carlos Mayolo, camino a Ámsterdam, 1978. Foto: Karen Lamassonne. Archivo: Elsa Vásquez.
152 153
carlos mayolo entrevista elsa vásquez, el papel de la continuidad

¿Qué te gustaría destacar de las pelícu- sueño del Fraile. Se fue molesto y noso-
las de Mayolo? tros lo organizamos y lo dirigimos.
Armamos “sindicato” con Elsa, Carlos
EV: Mi papá dijo algo que siempre me
Congote y Rodrigo Lalinde, porque a
ha parecido muy certero: Mayolo era
Mayolo le daba por esas: cambiar el
un tipo de chispazos, de muy buenas
curso de las cosas.
ideas, de muy buenos momentos.
Mayolo fue un hombre supremamente EV: Mayolo se enloquecía de la dicha
anarco, completamente desordenado. con las escenas en el baño de José
Detestaba los condicionamientos y las Lewgoy, Vicky Hernández y Antonio
imposturas. Los guiones para él siem- Pitanga. Todas esas escenas le fasci-
pre fueron una camisa de fuerza. Sus naban, pero el problema era: ¿esto de
películas tienen el mismo problema: dónde viene y para dónde va? Por otro
no tienen amarre. A él le interesaban lado, Azúcar fue una telenovela que
los momentos, construía pedazos de pudo ser más manejable, una serie
atmósferas. En Azúcar todo el tiempo semanal de una hora con un guion que
se crearon atmósferas. Le gustaba no se podía desbaratar. A Mayolo no le
construir atmósferas, mas no contar importaba la continuidad ni los engan-
historias. Si tenían relación o no, no le ches de las historias. Yo terminé renun-
importaba. Nunca creí mucho en La ciando a la telenovela y me quedé
mansión de Araucaíma, porque siem- solo editándola. Luego llegó Fernando
pre tuve serias dudas con el personaje López, su asistente, una persona muy
de Adriana Herrán. Nunca estuvimos valiosa que le tuvo mucha paciencia. En
de acuerdo con que ella fuera la actriz, el segundo año de Azúcar, cuando se
pero Mayolo la impuso. retiró Mauricio Navas como libretista,
Fernando Gaitán asumió ese trabajo.
SRR: Sin embargo, creo que, a nivel de
Y ahí sí no le importó nada el guion. Ni
historia, acabado y factura, la mejor
siquiera lo leía. Mayolo no respetó a
película de Mayolo fue La mansión de
Gaitán. La tercera parte de Azúcar fue
Araucaíma, porque hubo un equipo que
el caos absoluto, la anarquía pura.
le organizaba el camino para que todo
siguiera su curso, desde lo creativo SRR: Pero, volviendo a La mansión de
hasta la producción. Yo recuerdo un Araucaíma, yo recuerdo que quien iba
día en el que “nos tomamos el poder”, a interpretar a la Machiche era Rejane Carlos Mayolo y Gabriel Beristain durante el rodaje de Carne de tu Gabriel Beristain, Carlos Mayolo y Elsa Vásquez d ​ urante el rodaje de
porque Mayolo decidió no filmar el Medeiros, actriz brasileña que hacía carne, 1982. Cali. Archivo: Elsa Vásquez. Carne de tu carne, 1982. Cali. ​Archivo: Elsa Vásquez.
154 155
carlos mayolo entrevista elsa vásquez, el papel de la continuidad

4· Monólogo escrito tiempo no actuaba, esposa del músico provincia o provincia universal” (1982) están hablando? Parece árabe”. Nos
por Carlos Mayolo, prota-
gonizado por Alejandra Egberto Gismonti. En ese tiempo Mayolo donde menciona una relación conflic- volvimos unos expertos.
Borrero y dirigido por andaba encarretado con Glauber Rocha. tiva entre la provincia y el centro capi-
Sandro Romero Rey. KG: Desde tu punto de vista, ¿en qué
El estreno se realizó Mayolo viajó a Brasil y consiguió a los tal. Ese sentimiento de resistencia con radica la importancia de Mayolo para la
en Bogotá, en 2008, dos actores: Lewgoy y Pitanga. Vicky Bogotá, ¿cómo lo expresaba Mayolo? historia del cine colombiano?
para inaugurar Casa
Hernández se obsesionó con ese papel,
Ensamble (hoy Casa E), EV: A Mayolo le gustaba odiar a Bogotá, EV: Yo le reconozco a Mayolo su inteli-
en el espacio denominado pero Mayolo le había dicho que lo iba
Sala Mayolo. Esta obra era parte de su provocación. Odiábamos gencia, sus chispazos y sus momentos
a interpretar Medeiros. Esto para Vicky
también se menciona en Bogotá, pero eso era más un juego. brillantes, pero no logró consolidar una
este Cuaderno de Cine fue terrible y se cortó el pelo como
Colombiano en el artículo un personaje de tragedia griega. En la SRR: Fue una época en que nos sentía- obra consistente. En los 80 trabajába-
escrito por Sandro
Romero Rey. víspera del rodaje nos comunicaron que mos orgullosos de ser caleños. En Cali mos como locos, pero lo que más nos
Rejane no podía viajar. Miguel Gonzá- creíamos que lo que se hacía allá era gustaba era jugar a hacer películas, de
lez y yo, que queríamos a Vicky para mucho mejor. Hasta que la realidad nos la misma forma que organizábamos
el personaje, la llamamos y la conven- aterrizó. Pero ese limbo en el que vivi- una fiesta. Gozábamos experimen-
cimos de aceptar el papel. Pero luego mos como seis o siete años, entre 1980 tando, aprendiendo, haciendo cine.
a Rejane Medeiros se le pasó la crisis y 1987, fue definitivo para todos. Mayolo contribuyó enormemente a la
y avisó que podía viajar. No le dimos creación del cine colombiano, pero me
KG: ¿A quién se le ocurrió hablar al pregunto: ¿cuál es el cine colombiano?
tiempo a Mayolo para que dudara.
vesre, al revés?
Frente a eso, nos le impusimos a Mayolo SRR: Ese es el punto. Si uno mira en
y finalmente lo hizo Vicky Hernández. SRR: Eso era un lenguaje de los malan- perspectiva, Mayolo fue un pionero. Él
dros de Cali que en el rodaje de la pelí- no sabía nada de cine, pero se inventó
KG: ¿Qué nutrió la estética visual y
cula Fuga (1981) lo supieron “imple- la forma de hacer sus propias películas.
musical de las películas de Mayolo?
mentar” muy bien, para enloquecer a Si uno lo compara con los directores de
EV: La nostalgia. La música es pura los técnicos italianos. En Pura sangre, su generación, como Jorge Alí Triana,
nostalgia. A Mayolo solo le gustaba buena parte de los que allí trabajaban Pacho Norden o Ciro Durán, uno no
mirar atrás, nunca vivió el presente, eran de Bogotá, y para hacerles una puede decir que Mayolo era el imper-
ni en la música ni en el cine ni en la travesura, la clave era hablar al vesre. El fecto y que los otros sí hacían obras
estética. Siempre veía el pasado. Eso lema era: “¿A tedus le tagus la damier maestras. Cada uno puso un granito.
también lo sentí en Pharmakon4, pues de rope grone?” (¿A usted le gusta la Pero me parecen más interesantes
sus referentes son sus historias de mierda de perro negro?). las imperfecciones de Mayolo que las
infancia y adolescencia. tareas bien hechas de otros directores
EV: En Fuga empezamos a hablar al
KG: Mayolo escribió un artículo para de entonces.
revés delante de los italianos y uno
la revista Caligari titulado “Universo de de ellos nos preguntaba: “¿qué idioma Elsa Vásquez y Carlos Mayolo en Nicholls Publicidad, circa 1975. Archivo: Elsa Vásquez.
157
carlos mayolo filmografía

Filmografía
Fotografía: Víctor Morales Texto: Umberto Valverde No existe copia terminada. Recupe-
Duración: 6 minutos Música: Richie Ray & Bobby Cruz rada por Luis Ospina en su largome-
Formato: 35 mm, blanco y negro No existen copias. Este título no traje documental Andrés Caicedo:

y otros trabajos de Carlos Mayolo


está referenciado ni en la filmografía Unos pocos buenos amigos (1986).
1970: Iglesia de san Ignacio de Mayolo publicada en la revista En el citado documental, se estable-
Ojo al cine, 1, ni en la filmografía del ce que Angelita y Miguel Ángel fue
Cortometraje documental sobre la
Reportaje crítico al cine colombiano de filmada a finales de 1971, meses des-
iglesia bogotana del mismo nombre.
Umberto Valverde. Los datos aquí pués del rodaje de Oiga vea.
Dirección, guion y montaje: Carlos
consignados corresponden a los
cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época Mayolo
Producción: Corafilm
libros firmados por Mayolo. 1972: Oiga vea
Fotografía: Víctor Morales Primer documental con Luis Ospina.
Proyectos como director, asistente de dirección Duración: 6 minutos 1971: Angelita y Miguel El efecto de los VI Juegos Paname-
y actor de cine, director de televisión, premios, Formato: 35 mm, blanco y negro Ángel ricanos en la ciudad de Cali de 1971,
formación, conferencias, teatro y audiovisuales
Primer intento de hacer ficción sobre desde el punto de vista de la gente
sobre Carlos Mayolo. que no pudo entrar a los estadios.
1971: Monserrate una historia de Andrés Caicedo.
Película inacabada, por falta de Hay un malentendido sobre su fecha
Cortometraje documental satírico de estreno en diversas publicacio-
sobre Monserrate, lugar de peregri- dinero y divergencias entre Caicedo
y Mayolo. Historia de dos parejas nes: aunque Oiga vea se filmó en
nación de Bogotá.
Director de cine poema de Bertolt Brecht cantado por
Charlie Boy (Carlos Parada).
¿qué hago?, Mayolo afirmó que algu-
nos planos aparecen en documenta- Dirección y guion: Carlos Mayolo, de jóvenes de dos clases sociales 1971, en realidad fue estrenada en
1972.
Dirección, guion y montaje: Carlos les del cubano Santiago Álvarez. Jorge Silva diferentes.
Dirección: Carlos Mayolo, Andrés Dirección y guion: Carlos Mayolo,
1967: En grande Mayolo Realización colectiva: Arturo Alape, Producción: Corafilm Luis Ospina
Producción: Carlos Mayolo y Grego- Carlos Mayolo, Juan José Vejarano, Fotografía: Víctor Morales Caicedo
Documental institucional sobre la Producción: Ciudad Solar
Sonido: Jorge Silva, Yesid Guerrero Producción: Carlos Mayolo, Simón
Siderúrgica del Pacífico (Sidelpa). rio González Caicedo Hernando González Fotografía: Carlos Mayolo
Montaje: Carlos Mayolo Alexandrovich
No existe copia. Fotografía: Gregorio González Caicedo Fotografía: Carlos Mayolo, Jorge Sonido y montaje: Luis Ospina
Música: Vivaldi, Daniel Santos Fotografía: Carlos Mayolo, Enrique
Dirección: Carlos Mayolo Música: Carlos Parada Silva, Juan José Vejarano Música: Richie Ray & Bobby Cruz,
Forero, Manfred Hirsch
Productor: Nicholls Publicidad Duración: 20 minutos (1 versión), 3 Guion: Carlos Mayolo, Arturo Alape Duración: 8 minutos John Philip Sousa, Procol Harum
Guion y diálogos: Andrés Caicedo
Fotografía: Jan Henk Kleijn  minutos (2 versión) Música: Sinfonía Nuevo Mundo de Formato: 35 mm, blanco y negro Asistente de dirección y script: Ute
(sobre su cuento homónimo)
Música: The Modern Jazz Quartet Formato: 16 mm, blanco y negro Anton Dvorak Broll
Sonido: Manfred Hirsch
Formato: 35 mm, color Nota: en la revista Ojo al cine, 1 Duración: 4 minutos 1971: Una experiencia Dirección de arte: Carlos Mayolo Duración: 27 minutos
Duración: 6 minutos (1974), Corrida tiene como fecha Formato: 16 mm, blanco y negro Peleas y pedreas filmadas en las Formato: 16 mm, blanco y negro
Montaje: Carlos Mayolo, Luis
el año 1967 y se considera un film rebeliones estudiantiles de febrero Ospina
1967-1968: Corrida “inacabado”. En el libro Mamá, ¿qué 1969: Quinta de Bolívar de 1971 en Cali, acompañadas por Script: Ute Broll 1973: Cali: de película
Correalizada con Gregorio González hago? Mayolo la ubica en 1965. Cortometraje documental sobre la Bomba Camará de Richie Ray. Cine Reparto: Jaime Acosta, Pilar Villami- Cortometraje documental sobre la
Caicedo. Documental sobre la fiesta Quinta del Libertador Simón Bolívar urgente de contrainformación. zar, Fabián Ramírez, Líber Fernández, Feria de Cali.
brava, inspirado en un poema de 1968: El basuro en Bogotá. Creación colectiva Astrid Orozco, Guillermo Piedrahíta, Dirección y guion: Carlos Mayolo,
Evtuchenko. La película se presentó Documental sobre el basurero de Dirección, guion y montaje: Carlos Fotografía: Carlos Mayolo, Fernando Ute Broll Luis Ospina
en la TV nacional, según versión del Cali. Película inacabada, actualmente Mayolo Vélez Duración: 50 minutos Producción: Cinesistema, Cine al ojo
propio Mayolo, acompañada de un desaparecida. En su libro Mamá, Producción: Corafilm Guion y montaje: Carlos Mayolo Formato: 16 mm, blanco y negro Fotografía: Carlos Mayolo
158 159
carlos mayolo filmografía

Sonido y montaje: Luis Ospina 1975: Sin telón Fotografía: Roberto Álvarez Dirección y guion: Carlos Mayolo, Dirección: Carlos Mayolo, Alberto Dow, William Durán, Silvio
Música: Nelson y sus Estrellas, Ennio Sonido y montaje: Luis Ospina Luis Ospina Fernando Vélez Arango, José Grisales, Paulina de
Cortometraje documental sobre
Morricone Música: Rafael Escalona, Richie Ray Producción: Satuple (Sindicato de Producción: IPCO Films Duque, César Ramírez, Álvaro Beja-
el grupo de Teatro La Candelaria
Asistente de dirección: Eduardo & Bobby Cruz Trabajadores y Artistas Unidos para Guion: Henry Holguín, Fernando rano, Karen Lamassonne, Lucy Bola-
durante el proceso de montaje de su
Carvajal Reparto: Marina Restrepo, Mónica la Liberación Eterna) Vélez, Carlos Mayolo ños, Ximena Guerrero
obra de creación colectiva Guadalupe
Duración: 14 minutos Silva, Pablo Martínez, Genaro de Fotografía: Fernando Vélez (blanco Fotografía: Gertjan Bartelsman Duración: 86 minutos
años sin cuenta.
Formato: 35 mm, color Gamboa y negro), Eduardo Carvajal (color), Fotofija: Eduardo Carvajal Formato: 35 mm, color
Dirección y guion: Carlos Mayolo
Duración: 16 minutos Enrique Forero, Jacques Marchal, Asistente de dirección: Sandro
Producción: Corafilm
1973: Viene el hombre Fotografía: Víctor Morales Formato: 35 mm, color Oswaldo López (fotografía adicional) Romero Rey 1984: En busca de El
Cortometraje documental que ilustra Asistente y script: Elsa Vásquez Reparto: Berta Cataño, Gustavo Dorado
Sonido: Patricia Restrepo Sonido y montaje: Luis Ospina
la canción homónima de Nelson 1976: Rodillanegra González, Jorge Herrera, Diego
Montaje: Luis Ospina Coproducción de Focine con Le
Osorio Marín. Reparto: Luis Alfonso Londoño, Vélez, Eduardo Carvajal
Duración: 8 minutos Cortometraje argumental. Adapta- Carlos Mayolo, Eduardo Carvajal, Groupe Via Le Monde, de Montreal
Dirección colectiva: Carlos Mayolo, Duración: Inacabado
Formato: 35 mm, color ción del cuento Un faul para el Pibe Ramiro Arbeláez, Javier Villa, Fabián (Canadá), para la serie Légendes
Patricia Restrepo, Álvaro Trujillo, Formato: 16 mm, color
de Umberto Valverde. Hecha en el Ramírez, Astrid Orozco du monde, distribuida internacio-
Roberto Fernández, Nelson Osorio, 1975: La hamaca valle de Pance con actores naturales. nalmente. Dos niños en el Museo
Clara Luz Uribe, Eduardo Carvajal, Duración: 28 minutos 1983: Carne de tu carne
Cortometraje argumental, basado Dirección, guion y fotografía: Car- Formato: 16 mm, blanco y negro, color del Oro en Bogotá se trasladan a la
Luis Ospina los Mayolo Primer largometraje. Incesto entre época de la Conquista y ven el rito
Fotografía: Carlos Mayolo, Luis en el cuento homónimo de José Félix
Producción: Cinesistema dos medio hermanos. Desencade- de El Dorado. Filmada en Bogotá y en
Ospina Fuenmayor. 1978: Bienvenida a Londres nan fuerzas del pasado al volverse
Dirección: Carlos Mayolo Sonido: Patricia Restrepo la costa Pacífica.
Guion: Creación colectiva Cortometraje argumental. La historia caníbales y vampiros. Alegoría polí- Dirección: Carlos Mayolo, Nicole
Producción: Cinesistema Montaje: Luis Ospina
Sonido y montaje: Luis Ospina de una niña colombiana que viaja a tica sobre La Violencia en Colombia, Duchesne
Guion: Patricia Restrepo Música: Charlie Palmieri
Música: Nelson Osorio, Clara Luz Londres a aprender inglés y se suici- especialmente en el Valle del Cauca. Producción: Producciones Visuales,
Uribe Fotografía: Jorge Pinto Reparto: Darío Bermúdez y el equi- da un 24 de diciembre en el metro.
po de fútbol de Barrios Unidos, Cali. Dirección: Carlos Mayolo Bertha de Carvajal, Liuba Hleap
Duración: 4 minutos Sonido y montaje: Luis Ospina Dirección y guion: María Emma
Duración: 15 minutos Producción: Bertha de Carvajal, Fer- Guion: Carlos Mayolo, Beatriz Caba-
Formato: 16 mm, blanco y negro Reparto: Luis Fernando Pérez, Hilda Mejía, Carlos Mayolo
Formato: 35 mm, color nando Berón llero, Nicole Duchesne
Ruiz, Carlos Mayolo Producción: María Emma Mejía Guion: Jorge Nieto, Elsa Vásquez, Dirección de arte: Ricardo Duque
1975: Contaminación es… Duración: 15 minutos Fotografía: Gabriel Beristain Carlos Mayolo
Formato: 35 mm, color 1978: Agarrando pueblo Sonido, montaje y reparto: alumnos Dirección de arte: Miguel González
Fotografía: Rodrigo Lalinde
Cortometraje documental ecológico Sonido: Gustavo de la Hoz
institucional. Película de ficción que simula ser un de la National Film School de Londres Fotografía: Gabriel Beristain
1975: Asunción documental sobre los cineastas que Duración: 12 minutos Montaje: Luis Ospina
Dirección: Carlos Mayolo Sonido: Philip Pearle
explotan la miseria con fines mer- Formato: 16 mm, color Reparto: Boris Birmaher, Gilberto
Producción: Suramericana Cortometraje argumental. La historia Música: Mario Gómez-Vignes
cantilistas. Es una crítica mordaz a Ramírez
Guion: José María Raventós de la rebelión de una muchacha del Montaje: Luis Ospina, Karen
la pornomiseria, término acuñado por 1981: Cuentas claras, Duración: 25 minutos
Fotografía: Enrique Forero servicio contra su patrona. Prohibida Lamassonne
Mayolo y Ospina, y al oportunismo chocolate espeso Formato: 16 mm, color
Asistente: Jaime Ceballos por la Junta de Calidad durante dos Asistente de dirección: Isabella
Montaje: Carlos Mayolo, Enrique años. de documentalistas deshonestos Cortometraje de humor negro en el Borrero
Forero Dirección: Carlos Mayolo, Luis que hacen “documentales socio-po- que un joven tiene una deuda con Reparto: Adriana Herrán, David 1984: La Madremonte
Locución: Hernán Castrillón Ospina líticos” en el Tercer Mundo con el unos narcotraficantes y su abuela se Guerrero, Carlos Mayolo, Santiago Coproducción de focine con Le Grou-
Duración: 9:43 minutos Producción: Producciones Caligari objeto de venderlos en Europa y encarga de deshacerse de sus temi- García, Vicky Hernández, Sebastián pe Via Le Monde, de Montreal (Cana-
Formato: 35 mm, color Diálogos: Andrés Uribe ganar premios. bles villanos. Ospina, Lina Uribe, Josué Ángel, dá), para la serie Légendes du monde,
160 161
carlos mayolo filmografía

distribuida internacionalmente. 1985: Cali, cálido, 1986: La mansión de Duración: 7 minutos · Mejor Guion Argumental, III Festi- exhibido en varios festivales y
Argumental a partir del mito de la calidoscopio Araucaíma Formato: video, color val Colcultura: Carne de tu carne muestras nacionales, la Tate
productora de la naturaleza. Cortometraje documental para cele- Cámara: grupo cultural La mansión · Mejor Película, Fantasporto, Por- Gallery de Londres, la Filmote-
Largometraje argumental. Adap-
Dirección y guion: Carlos Mayolo, de Araucaíma tugal: Carne de tu carne ca de Cataluña, la Cineteca de
brar los 450 años de la fundación tación de La mansión de Araucaíma
Raul Held Música: Manuela Valencia México, la Casa de América de
de Cali. (relato gótico de tierra caliente) de · Mejor Película, Festival igmafic
Producción: Producciones Visuales, Reparto: Manuela Valencia, Juana Madrid y en varios festivales
Dirección: Carlos Mayolo Álvaro Mutis, premio de Guion de (ciencia ficción e imaginario),
Bertha de Carvajal, Liuba Hleap González, Santiago Ayerbe, Gabriel internacionales, entre ellos, cph-
Producción: Producciones Visuales, focine, realización encargada a Madrid, España: Carne de tu carne
Fotografía: Raúl Held dox de Copenhague, fidocs de
Bertha de Carvajal Mayolo. Ponce, Félix Martínez, Julián Ospina · Mejor Guion Documental, Cine
Sonido: Gustavo de la Hoz Santiago de Chile, Ambulante de
Guion: María Elvira Bonilla Dirección: Carlos Mayolo (niños), Carmenza Gómez, Rosario en TV: Cali, cálido, calidoscopio México, Cinéma du Réel de París,
Script: Elsa Vásquez Fotografía: Carlos Congote Producción: Producciones Visuales, Jaramillo (maestras) · Mejor Documental, Cine en TV: Festival de 3 Continentes en Nan-
Montaje: Luis Ospina Sonido: Hernando Tejada Bertha de Carvajal, Liuba Hleap Cali, cálido, calidoscopio
Reparto: Alejandra Borrero, Helios Script: Elsa Vásquez
Montaje: Luis Ospina
Asistente de dirección: Sandro Premios en cine · Mejor Guion Argumental, Cine en
tes, Buenos Aires Festival de Cine
Independiente bafici, así como en
Fernández Romero Rey arco, 2015 y en el Festival Inter-
Música: Pepito López, Grupo Niche, · Dos Catalinas de Oro por Corto- TV: Aquel 19
Duración: 25 minutos Guion premiado: Julio Olaciregui, nacional de Cine ficunam, México
Formato: 16 mm, color Philip Glass Philip Priestley metrajes Industriales, Cartagena · Mejor Cortometraje Argumental,
Cine en TV: Aquel 19 2015.
Duración: 25 minutos Adaptación del guion: Sandro · Mención de Honor Primer Concur-
1985: Aquel 19 Formato: 16 mm, color Romero Rey, Carlos Mayolo so Nacional de “Cine de Arquitec- · Mejor Película Colombiana, Carta-
gena: La mansión de Araucaíma
Director
Cortometraje argumental para Foci- 1985: Rodando por el Valle
Fotografía: Rodrigo Lalinde
Dirección de arte: Miguel González,
tura”: Iglesia de san Ignacio
· Mención de Honor, Primer Festi- · Premio Especial del Jurado, Río de
asistente
ne, basado en un guion de Umberto Ricardo Duque
Cortometraje. Una pareja es toma- val Colcultura: La hamaca Janeiro: La mansión de Araucaíma 1981: Fuga
Valverde. Romeo y Julieta en el Barrio Sonido: Gustavo de la Hoz
da como excusa para mostrar los · Premio Nacional “Toda una vida
Obrero de Cali. Historia de amor Script: Elsa Vásquez · Mejor Cortometraje Argumental, Título original: Fuga scabrosamente
sitios más turísticos del Valle del dedicada al cine”. Ministerio de
imposible en un barrio popular en los Montaje: Luis Ospina, Karen II Festival Colcultura: Asunción pericolosa. Un guerrillero secuestra
Cauca: Casa del Virrey en Cartago, Cultura, 2006
años 60. Piedechinche, Tuluá, Museo Rayo, Lamassonne · Mejor Dirección Cortometraje a una muchacha de la burguesía.
Dirección: Carlos Mayolo
Producción: Producciones Visuales,
hacienda El Paraíso, plaza de Palmi- Música: Germán Arrieta Argumental, II Festival Colcultura: Otras Dirección: Nello Rosatti

Bertha de Carvajal, Liuba Hleap


ra, Parque de la Caña, catarata del Reparto: Adriana Herrán, José Asunción
participaciones en Director asistente: Carlos Mayolo
Coproducción: Carreta Films y
Guion: Umberto Valverde
Indio, entre otros.
Dirección: Carlos Mayolo
Lewgoy, Vicky Hernández, Antonio
Pitanga, Luis Fernando Montoya,
· Mejor Cortometraje Argumental,
III Festival Colcultura: Agarrando
festivales de cine Rafael Culzat
Fotografía: Joaquín Villegas Producción: Producciones Visuales pueblo · Río de Janeiro, muestra oficial, Reparto: Eleonora Vallone, Rodrigo
Carlos Mayolo, Alejandro Buenaven-
Sonido: Hernando Tejada Asistente de dirección: Óscar Díaz Carne de tu carne Obregón
tura, David Guerrero · Premio de la Crítica Novais Teixei-
Montaje: Norma Desmond (seudó- Jefe de producción: Bertha de Carvajal Duración: 90 minutos
Duración: 86 minutos ra, Festival de Cortometrajes, · Luxemburgo, Festival Imaginario
nimo de Luis Ospina) Asistente de producción: Liuba Formato: 35 mm, color
Formato: 35 mm, color Lille, Francia: Agarrando pueblo y de Ficción, Carne de tu carne
Música: Ismael Rivera, Alberto Bel- Hleap
trán, Joe Cuba Fotografía: Víctor Morales
2007: El placer de
· Premio Interfilm, Festival de Ober-
hausen, Alemania, Agarrando
· Nueva Delhi, invitación a Carne
de tu carne
Director de arte
Reparto: Marcela Agudelo, David Sonido: Hernando Tejada
Guerrero, Helios Fernández, mucha- Montaje: Luis Ospina, Karen aprender pueblo · Tokio, en la reseña de invitados, 1982: Tacones
chos de barrio, Carlos Mayolo Lamassonne Tráiler para largometraje (sin rea- · Mención de Honor, Festival de Carne de tu carne Largometraje musical. Versión caleña
Duración: 25 minutos Duración: 15 minutos lizar) sobre la libertad sexual entre Bilbao, Cataluña, España, Premio · Addenda: Después de su muerte, de West Side Story, con enfrentamien-
Formato: 16 mm, color Formato: 35 mm, color adolescentes y maestras. de la Occic: Agarrando pueblo algunas de sus películas se han tos entre la música disco y la salsa.
162 163
carlos mayolo filmografía

Dirección: Inti Pascual (Pascual 1985: En busca de ‘María’ Dirección: Andrés Agudelo 2003: Escena, ¿qué? 1987-1988: Suspenso una de las fiestas populares más
Guerrero) Producción: RTI TV. Especial argu- Personaje: profesor de guion 7:30 p.m. singulares del país, el Carnaval del
Personaje: Máximo Calvo mental unitario basado en el libro de
Director de arte: Carlos Mayolo Reconstrucción del rodaje de María Una alumna y su profesor discuten Episodios unitarios de media hora. Diablo.
Reparto: María Fernanda Martínez, Germán Castro Caycedo Algunos títulos dirigidos por Mayolo: Dirección general: Carlos Mayolo
de Máximo Calvo y Alfredo del Dies- la manera de hacer un guion.
Hermann Wexler, Margarita Rosa de Reparto: Jairo Camargo, Mariela Noches de pasión, Gato encerrado Producción de campo: Alejandra
tro, primer largometraje nacional, Dirección: Pablo González
Francisco, Fanny Mikey Rivas, Víctor Hugo Cabrera, Robert David
filmado en el Valle del Cauca, a par- Producción: Universidad Javeriana Dirección: Carlos Mayolo
Watson, Kapax, Carlos Mayolo Producción ejecutiva: Doris Eder de
Duración: 90 minutos tir de la novela de Jorge Isaacs. Cortometraje en video Producción: RTI TV
Dirección y guion: Jorge Nieto y Luis 1987: Cobra Verde Zambrano, Germán Vallejo
Actor Ospina
Personaje: gobernador de Pernambuco 2007: Un tigre de papel 1989: Rostros y rastros Jefa de producción: Yolanda Bautista
Producción: Nueva Era, Cinemateca Usando como pretexto la vida y obra Serie de varios episodios, entre otros: Música: Carlos Iván Medina
Dirección: Werner Herzog
1982: Pura sangre Distrital
Producción: Werner Herzog del artista Pedro Manrique Figueroa, • Tatínez y Matachín Dirección artística y vestuario:
Investigación: Marta Helena Retrepo a la manera de un collage, la película Documental. Cada dos años en el Joyce Lamassonne
Personaje: Perfecto Filmproduktion
Perverso, pedófilo, asesino Fotografía: Víctor Morales yuxtapone el arte con la política, la municipio de Río Sucio, departamen- Guion: Carlos Mayolo, Joyce
Dirección de arte: Karen Lamassonne Duración: 111 minutos
Primera aproximación a historias verdad con la mentira, el documental to de Caldas, se celebra el Carnaval Lamassonne
Montaje: Luis Ospina y Karen Reparto: Klaus Kinski, Nana Fedu
góticas: en Cali, un rico hacendado con la ficción. del Diablo. Tatínez y Matachín Posproducción: Paranova Films, Gio-
Lamassonne Abodo, King Ampaw, Salvatore Basi-
sobrevive con sangre de muchachos Dirección y producción: Luis Ospina, muestra las dinámicas de la festivi- vanni Agudelo
Música: Antonio María Valencia, le, Kofi Bryan, Guillermo Coronel,
pobres. Congo Films, Efe-X dad e indaga por sus orígenes. Edición: Antonio Dorado, Óscar
Pepito López Kwesi Fase, Carlos Mayolo
Dirección, producción y montaje: Intervenciones: Carlos Mayolo, Jai- Dirección: Carlos Mayolo Agredo
Asistente de dirección: Andrés Cámara, iluminación y dirección de
Luis Ospina
Marroquín
1988: Los pecados de me Osorio, Arturo Alape, Joe Brode- Producción de campo: Alejandra David
Fotografía: Ramón Suárez Inés de Hinojosa rick, Jotamario Arbeláez entre otros. Producción ejecutiva: Doris Eder de fotografía: Luis Hernández
Reparto: Elsa Vásquez, Adriana Zambrano, Germán Vallejo Duración: 26 minutos c/u
Dirección de arte: Karen Lamassonne Personaje: Lope de Aguirre
Guion: Alberto Quiroga, Luis Ospina
Calero, Sandro Romero, Luis Ospina,
Carlos Mayolo, Estella López Dirección: Jorge Alí Triana Director de Coordinación: Óscar Campo Formato de grabación y emisión:
Sonido: Philip Pearle
Música: Gabriel y Bernardo Ossa
Duración: 15 minutos Producción: RTI TV. Serie de 10 televisión Cámara, iluminación/dirección de
fotografía: Luis Hernández
3/4 U-matic
Producción: UV.TV Universidad del
Formato: 35 mm, blanco y negro y color. capítulos basada en la novela de
Asistente de dirección: Alex Martínez 1984: Cuentos de espanto Sonido: César Salazar Valle
Próspero Morales Padilla
Script: Elsa Vásquez 1985: Aquel 19 Reparto: Margarita Rosa de Francis- Operación de video: Édgar Gil Elenco: July Pedraza (Lucero), José
Cuatro episodios unitarios de media
Reparto: Gilberto “Fly” Forero, Flori- co, Amparo Grisales, Diego Álvarez, Duración: 25,35 minutos Luis Quesseps (Damián), Omar
Personaje: el investigador que des- hora: Despierta si estás dormida,
na Lemaitre, Humberto Arango, Car- Fanny Mikey, Diego Vélez, Carlos La mujer en llamas, La muerte sin Formato de grabación y emisión: Marín Cardona, Jaime Grisales Cruz,
cubre a los dos niños suicidas.
los Mayolo, Luis Alberto García Mayolo, entre otros sosiego, Baila para mí 3/4 U-matic Adriana Pérez, Ana Campiño. Joa-
Duración: 98 minutos 1986: La mansión de Dirección: Carlos Mayolo Producción: UV.TV Universidad del quín Guevara, Édgar Gil, Augusto
Formato: 35 mm, color Araucaíma 2002: El brillante de Producción: Proyectamos TV, Clara Valle Gartner, Joyce Lamassonne
Personaje: guardián encargado de Fondclaire María Ochoa • La palabra del diablo I y II
1983: Carne de tu carne mantener el orden material en la casa. Personaje: obispo Libretos: Sandro Romero Rey Ficción. Para los pobladores de Río
1989-1990: Litoral
Personaje: Ever Cortometraje experimental Sucio, Caldas, recibir la visita del Serie documental sobre la costa
Administrador de la finca, “pájaro”, 1987: Mi alma se la colectivo en video. 1987: Mi alma se la diablo es motivo de orgullo. A través pacífica. 36 episodios.
vigila a los medios hermanos amantes. dejo al diablo Dirección: Armando Escobar dejo al diablo de un relato fantástico en que se Memoria I y II, Mercedes Montaño,
Véase ficha técnica en “Director de Personaje: encargado de buscar Producción: Corporación del Nuevo Detrás de cámaras de la producción insertan algunas imágenes docu- La gringa, La caída, Vaporinos, Ger-
cine”. perdidos en el Amazonas. Cine Latinoamericano del mismo nombre de RTI TV mentales, este audiovisual registra trudis Bonilla, La Madre de Agua, El
164 165
carlos mayolo filmografía

riviel, El barco Maravelí, La tunda, Libretos: Fernando Gaitán 1996: Hombres 2002: Mario Fernando Corafilm, Cinesistema, Kinos, Pro- · Jurado de video de Sky TV
La Marimonda o Madre Monte, El Reparto: Alberto Valdiri, David Gue- Comedia ética sobre el comporta- Piano ducciones Visuales, Rodaje Ltda.,
Duende” y Experiencias I y II rrero, Constanza Duque, Juan Carlos miento de los sexos. Serie de 85 Programa de entrevistas y musical Truca TV, RCN TV. Cursos,
Dirección: Carlos Mayolo y Gerardo Arango, Ana María Arango, Rosita
Alonso
capítulos de una hora. de Mario Fernando Prado. Primeras
Cursos diplomados y
Otero
Producción: Imágenes televisión,
Dirección: Carlos Mayolo emisiones.
recibidos realizaciones en
Jairo Sánchez, para Telepacífico 1992: Protagonistas
Producción: RCN TV
Libretos: Mónica Agudelo
Creación y dirección: Carlos Mayolo
Producción: Telepacífico video
Serie. Dirección de algunos episodios. · Dirección: José Luis Borau, Cali,
Asistente de dirección: Gerardo Música original: Bernardo Ossa Personajes: Mario Fernando Prado e
Dirección: Carlos Mayolo 1983 · Museo de Arte Moderno de
Otero Edición: Adriana Villamizar invitados
Producción: Telepacífico · Dirección de fotografía: Michael Bogotá: El encierro, comedia
Cámara: Carlos Blanco Reparto: Margarita Rosa de Fran-
Sonido: César Salazar cisco, Nicolás Montero, Alejandra Premios en Balhaus, Medellín, 1983
· Dirección: Fernando Trueba, Ron-
· UVTV, Universidad del Valle: El
1993: Cuentos de Bernardo
Romero Pereiro
Borrero, Luis Fernando Hoyos, Gus- televisión da, España, 1997
sueño del pongo, adaptación del
cuento homónimo de José María
1989: Azúcar tavo Angarita, Aura Cristina Geith-
Serie ¿Por qué te fuiste, Ramírez? (2 Premios India Catalina del Festival Arguedas, ficción, y El asalto, drama
Serie argumental de 83 horas que capítulos).
ner, Luis Mesa
Internacional de Cine de Carta- Instituciones · Universidad del Tolima: El Mohán,
cuenta la saga de una hacienda de Dirección: Carlos Mayolo 1997: Caballero expuesto gena de Indias: cinematográficas dramatizado experimental
caña de azúcar en el Valle del Cauca,
a lo largo de tres generaciones.
Producción: RTI TV
Reparto: Rosario Jaramillo, Jaime
Video sobre la exposición Luis
· 1990. Dos premios por Azúcar:
Mejor director y Mejor fotografía
y eventos · Interconsult y Universidad de
Dirección: Carlos Mayolo Caballero: sin título, 1966-1968 en el Panamá: Piratas, thriller
Andrés Uribe, Manuel Busquets · 1997. Cinco premios por la serie · Cine Estudio 35, Cali. Fundador
Producción: RCN TV Museo Nacional. Hombres: Mejor director, Mejor · UVTV Universidad del Valle y
y director con Jaime Vásquez y
Dirección: Carlos Mayolo Telepacífico: Los Miniserios,
Argumento original: Rodolfo 1993: La otra raya serie, Mejor libreto, Mejor actor Enrique Buenaventura
Producción: Beatriz Caballero de reparto y Mejor edición comedia
Gómez, Carlos Mayolo, Virgilio Tres- del tigre · Cine Club Obrero en Fedetav,
Edición: Gerardo Otero · Universidad Autónoma de Occi-
palacios, Sandro Romero Rey Serie de 13 capítulos de una hora. Premios Simón Bolívar de Cementos del Valle y Sindicato de
Duración: 24 minutos dente de Cali: “Prácticas de reali-
Libretos: Mauricio Navas, Fernando Novela épica basada en el libro Televisión: La Manuelita, Cali
Formato: video, color zación dramática para televisión”;
Gaitán homónimo de Pedro Gómez Valde- · 1990. Tres Premios por Azúcar: · Miembro del Cine Club de Cali,
Reparto: Gerardo de Francisco, Ale- rrama. Mejor actriz de reparto, Mejor fundado por Andrés Caicedo La serie anunciada, comedia, y
2000: Brujeres actor revelación, Mejor actriz Salpicón, comedia
jandra Borrero, Óscar Borda, Vicky Dirección: Carlos Mayolo · Cine Club de Bogotá, miembro
Hernández, Alberto Valdiri, Carmen- Producción: RCN TV Serie sobre cuatro mujeres tras el revelación · Universidad del Rosario, Bogotá:
crimen de su mejor amiga. de la junta directiva, fundado por
za Gómez, Hansel Camacho, Rita Adaptación y libretos: Martha · 1996. Tres Premios a Hombres: Como la tentación, drama
Dirección: Carlos Mayolo (inicial Diego León Hoyos, Diego Rojas y
Robert, Danna García, entre otros Bossio Mejor director, Mejor dramatiza-
Juan Diego Caicedo
Script y edición: Gerardo Otero de Kepa Amuchástegui y Nicolás
Montero)
do y Mejor actriz de televisión
· Jurado en el Festival de Cine de Otras asesorías
1991: Laura, por favor Música original: Josefina Severino
Reparto: Guy Ecker, Danna García, Producción: RCN TV
Tercer Puesto Ibermedia, España:
Hombres
Cartagena (selección)
Comedia sobre situaciones de fami- Claudia González, Gerardo de Fran- Libretos: Mónica Agudelo · Presidente de la Corporación del
lia de clase media, en 68 capítulos
de 30 minutos.
cisco, Luis Fernando Múnera, María Música: Juan Gabriel Turbay
Reparto: Rita Bendek, Marcela
Publicidad Nuevo Cine Latinoamericano
· Retrospectiva en Cine al Parque,
· Dirección de Cinematografía,
Ministerio de Cultura y Fondo
Fernanda Martínez, Orlando Valen-
Dirección: Carlos Mayolo zuela, Juan Carlos Arango, Guillermo Agudelo, Helena Mallarino, Patricia Realizador de comerciales con Instituto Distrital de Cultura y Mixto, Yopal, Casanare: Evalua-
Producción: RCN TV Vives, entre otros Polanco Nicholls Publicidad, Cine al ojo, Turismo, Bogotá ción de cortometrajes realizados
166 167
carlos mayolo bibliografía

en Casanare; Presentación de cias basadas en su libro en pre- de La mansión de Araucaíma (Ger-


largometrajes de Carlos Mayolo paración La vida de mi cine y mi mán Arrieta)
· Dirección de Cinematografía, televisión Asistentes de dirección: Catalina
Ministerio de Cultura y Fondo González, Roni Sabaleta
Mixto, Barranquilla, Atlántico: Obra de teatro
Asesoría en la realización de un Audiovisuales
cortometraje
· Producciones Chicamocha, Tipa-
coque, Boyacá: El sueño de una
Pharmakon (bálsamo o
veneno)
sobre Carlos
Mayolo
Bibliografía
Texto teatral. Mayolo escribió tres
película de Eduar Rojas versiones distintas. Ensayo sobre cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época
1994: Carlos Mayolo, un creador de
· Festival de la Amazonia y Cine la droga, escrito desde el punto de cine en acción y reacción perma-
Mujer, Florencia Caquetá: Taller vista del drogadicto. La puesta en nentes. De Luis Alberto Díaz. Serie
con estudiantes y trabajadoras escena fue estrenada en agosto de Los protagonistas. 27 minutos Textos publicados por Carlos Mayolo o acerca
sexuales de Carlos Mayolo.
2008, para inaugurar la Sala Mayolo 2002: Dirección. De Patricia Restre-
de Casa Ensamble (hoy Casa E.) en
Conferencias Bogotá.
po y Diego Rojas. Serie Imágenes en
(selección) Montaje y dirección: Sandro
movimiento. 30 minutos
2004: Caliwood. De William Vega.
Romero Rey 27 minutos
· Universidad Santiago de Cali:
Conversatorio sobre la serie de
El paciente: Alejandra Borrero
Médicos invitados (en videos con
2005: 3 grados más de fiebre. De Mayolo como autor “Universo de provincia o provincia universal”.
Carlos Mayolo. Caligari, 1 (1982). Cali,
televisión Hombres Carlos Andrés Bedoya. 25 minutos
cámara de Felipe Montoya): Sandro
· La Isla al Mediodía, Bogotá: Con- Romero Rey, Adriana Herrán, David 2006: El vampiro de Ciudad Solar. “Mamá, ¿qué hago?” Carlos Mayolo. Primicia
ferencia sobre la dirección de De Ronald Ojeda. 29 minutos Revistas y periódicos del libro autobiográfico. El Malpensante
Guerrero, Marcela Agudelo, Luis Fer-
actores nando Montoya, Rosario Jaramillo, 2006: Carlos Mayolo, de película. Ojo al cine. Revista de crítica cinematográ- (2002). Bogotá.
· Universidad Autónoma de Buca- Luis Mesa, Ricardo Duque, Santiago De Roberto Triana. 59 minutos
fica. Redacción: Andrés Caicedo, Luis “El nombre del padre”. Carlos Mayolo. Boletín
ramanga: Conferencia sobre García, Alberto Valdiri, Ricardo 2006: Homenaje a Carlos Mayolo.
Andrés Caicedo Vélez, Óscar Borda, Luis Ospina, Serie El cine no ha muerto, III Festi- Ospina, Ramiro Arbeláez, Carlos Mayolo. cultural y bibliográfico, 62 (2003).
· Festival de Cine Santa Fe de Carmenza Gómez, Nicolás Montero, val Internacional de Cortos El Espejo Cali, 1974-1977. Bogotá.
Antioquia: cuatro (4) conferen- Vicky Hernández y Culturama. 25 minutos
“Secuencia crítica del cine colombiano”. Ramiro “El estado de la felicidad”. Carlos Mayolo. Ciudad
cias sobre cine colombiano Dirección de arte: Ricardo Duque 2007: La última. De Hildebrando
· Universidad del Rosario, Bogotá: Porras. 30 minutos Arbeláez y Carlos Mayolo. Ojo al cine, 1 Viva (2005). Bogotá.
Imágenes: Fragmentos de Cali, cáli-
Conferencia sobre el documental do, calidoscopio y Carne de tu carne 2007: El vanguardista del cine (1974). “Pharmakon. Cuento-terapia”. Carlos Mayolo.
· Universidad Javeriana, Bogotá: Fotos: Carlos Duque, Carlos Mario caleño. De Harold Romo y Jairo Sán- “¿Qué es la pornomiseria?” Luis Ospina y Carlos Número, 45 (2005). Bogotá.
Pasantía, Cómo hacer un largo- Lema, Humberto Quevedo chez Ayala. Universidad Autónoma
metraje de Occidente, Cali. 55 min Mayolo, volante con motivo del estreno “Las 63 cosas que más odio en la vida”. Carlos
Producción: Katrin Nyfeler
· La mansión de Araucaíma (grupo Música: Bandas sonoras de Carne 2015: Todo comenzó por el fin. De de Agarrando pueblo en Cine Action Mayolo. Soho (2 de febrero de 2005).
cultural), Bogotá: Seis conferen- de tu carne (Mario Gómez Vignes) y Luis Ospina. 210 minutos Repúblique, París, mayo 1979. Bogotá. En línea. “Las 63 cosas que más odio en
la vida”. Carlos Mayolo. Soho
168 169
carlos mayolo bibliografía

“Adiós al camarada Mauser”. Carlos Mayolo. Proyecto cofinanciado con las becas de Alzate, Gastón A. “Carlos Mayolo: una vida . “Un grito en el trópico”. Arcadia va al
Sobre el fallecimiento de Arturo Alape. Gestión de Archivos y Centros de Docu- contra los libretos establecidos”. Revista Cine, 16 (V) (junio-julio 1987). Bogotá.
Número, 50 (2006). Bogotá. mentación Audiovisual de la Dirección de Estudios Colombianos, 37-38 (2011). Blanco, Desiderio e Isaac León Frías. Entre-
“Lo que me pasó en la nariz”. Carlos Mayolo. de Cinematografía del Ministerio de California State University, Los Angeles. vista a Luis Ospina y Carlos Mayolo.
Soho (18 de agosto de 2006). Bogotá. Cultura, 2007-2009. Hablemos de Cine, 71 (abril 1980):
Alzate Vargas, César y Oswaldo Osorio. “Entre-
En línea. Aguirre, Alberto. “II Festival de Cine Colom- 31-34. Lima.
“Lo que me pasó en la nariz”.
Carlos Mayolo. Soho
vista a Carlos Mayolo”. En Oswaldo “Carlos Mayolo: una
“Obituario de Carlos Mayolo”. Carlos Mayolo. biano”. Cuadro (III-IV trimestre 1977). Osorio (ed.), Comunicación, cine colom- Burton, Julianne. “Cineastas de palacio, trafi- vida contra los libretos
establecidos”. Revista de
Soho (9 de noviembre de 2006). Bogotá. Medellín. cantes e independientes”. Magazín Estudios Colombianos,
biano y ciudad. Medellín: Pontificia
En línea. Alvarado Tenorio, Harold. “Las Memorias de Dominical, El Espectador, 28 de enero
Universidad Javeriana, 2005.
“Argumentos sobre el documental: de la cons- Carlos Mayolo”. Discurso en la Feria de 1978. Bogotá.
tatación de la verdad al delirio de la . Encuentros del cine y la literatura en Caicedo, Andrés. “Oiga vea”. Ojo al cine, 1
del Libro de 2002 con motivo del lanza-
libertad”. Carlos Mayolo. Kinetoscopio, Colombia. Recuento histórico y filmo- (1974). Cali.
miento del libro Mamá, ¿qué hago?
78 (16) (2007). Medellín. grafía total de adaptaciones, 1899- Caicedo, Juan Diego. “Cine de aquí y de allá”.
Bogotá, 2002.
“Obituario de Carlos Mayolo”.
Carlos Mayolo. Soho “En casa de un poeta”. Poema. Clave, 9 (2007). 2012. Medellín: Ministerio de Cultura, El Espectador, 15 de febrero de 1979.
Alvarado Tenorio, Harold y Hernán Toro. “Con
Cali. Borealia Libros y Verdades. 2012. Bogotá.
Luis Ospina. Agarrando pueblo desde
Libros París”. Semanario Cultural, El Pueblo, Ángel Vargas, Martha. “Si mi vida fuera un docu- . “¿Cuáles son los intereses?” Magazín
mental, la primera escena sería escan- Dominical, El Espectador, 29 de abril de
Mamá, ¿qué hago? Vida secreta de un director 11 de junio de 1978. Cali.
dalosa”. El Periódico, 28 de octubre de 1979. Bogotá.
de cine. Bogotá: Oveja Negra, 2002. Álvarez, Carlos. “El tercer cine colombiano”.
2007. Bogotá. . “El cine como weekend comprometido”.
La vida de mi cine y mi televisión. Bogotá: Cuadro, 4 (I trimestre 1978). Medellín. Magazín Dominical, El Espectador, 22
Villegas Editores. 2008. . El cortometraje de sobreprecio. Bogotá: Arbeláez, Ramiro. “El cine en el Valle”. En de abril de 1979. Bogotá.
Cinemateca Distrital, 1982. Fernando Cruz Kronfly (ed.), Historia de
Cardona, Jacobo. “¿A qué suena el gótico
Mayolo por otros Álvarez, Luis Alberto. “La nueva versión de un
la cultura del Valle del Cauca en el siglo tropical? El sonido en los largometrajes
sueño: largometraje colombiano la era XX. Cali: Proartes, 1999. de Carlos Mayolo y Luis Ospina”. En
“Un man que viene de Cali”. Entrevista a Carlos
focine”. Boletín Cultural y Bibliográ- Ardila, Patricia y Hernando Martínez Pardo. Catálogo del XII Festival de Cine Colom-
Mayolo. Alucine (1995). Cine-Clubes de
fico del Banco de la República, 2 (XXI) Reportaje. Cuadernos de Cine Colom- biano de Medellín, agosto de 2014, pp.
la Universidad Nacional, Bogotá.
75-77.
Acosta, Jaime y Ramiro Arbeláez. “Las alas de (1984). Bogotá. biano, 12 (noviembre 1983). Edición
dedicada a Carlos Mayolo. Cinemateca Castro Carvajal, Beatriz. Gran enciclopedia
un cineasta”. Arcadia va al Cine (junio- . Páginas de cine. Medellín: Universidad de Colombia. T. X: Biografías. Bogotá:
julio 1984). Bogotá. de Antioquia, 1988. Distrital, Bogotá.
Círculo de Lectores, 1994, pp. 374-375.
Aguilera, Camilo y Gerylee Polanco. “Rostros . Gran enciclopedia de Colombia. T. VI: Bernal, Augusto. “Estados góticos”. Entrevista. Cervoni, Albert. “Court métrage et documen-
sin rastros: televisión, memoria e Arte. Bogotá: Círculo de Lectores, 1993, Arcadia va al cine, 16 (V) (junio-julio taire. Vus de Lille et d’ailleurs”. L’Huma- “Rostros sin rastros: televisión,
memoria e identidad”. Cali:
identidad”. Cali: Universidad del Valle. pp. 263-264. 1987). Bogotá. nité, 27 de diciembre de 1978. París. Universidad del Valle.
170 171
carlos mayolo bibliografía

. “Entrevista con Carlos Mayolo”. El Siglo,


Chaparro, Hugo. “Mayolo del 68”. Cine para ver, Semanario dominical. Bogotá, 18 de concurso”. El Espectador, 11 de mayo doctoral, Universidad de Michigan,
El Espectador, 22 de febrero de 2008. de 1977. Bogotá. 2004.
agosto de 1968.
Bogotá. . “Trópicos góticos: vampirismos trans-
. “Oculto: cine nacional”. El Espectador. Duque Ramírez, Ricardo. “La insolencia y el acto
. “Mayolo”. Cine para leer, El Espectador de dar sentido”. Kinetoscopio, 78 (16) culturados por el Grupo de Cali”. Tropos,
(marzo 2002). Bogotá. Bogotá, 3 de julio de 1973.
(2007). Medellín. 30 (2004). Department of Spanish and
Cicciarelli, Tullio. “Gli splendori dell’erotismo ed Delmas, Jean. “Le courtmétrage à Lille”. Jeune Portuguese, Michigan State University, “Pornomiseria: Or How Not to
Cinéma, 117 (marzo 1979). París. Eljaiek Rodríguez, Gabriel Andrés. “Transilva- Make a Documentary Film”.
il cruccio dei vecchi”. Il Lavoro, 22-12- East Lansing.
nia-Cali-Bogotá: ‘Tropicalización’ en
1978. Génova. Diago Rivera, Mónica. “Carlos Mayolo por última . “Caníbales por Cali van: Andrés Caicedo
tres películas de horror colombianas”.
“Cinéma du Réel”. Cinéma Politique, 13 (prima- vez”. El Espectador.com. Bogotá, 13 de y el gótico tropical”. Íkala. Revista de
En Rosana Díaz y Patricia Tomé (eds.),
vera 1979). París. febrero de 2008. Lenguaje y Cultura, 12 (enero-diciembre
Horrofílmico. Aproximaciones al cine
Correa, Julián David. “Sobre Agarrando pueblo Diccionario del Cine Iberoamericano: España, 2008). Escuela de Idiomas, Universidad
de terror en América Latina y el Caribe.
de Ospina y Mayolo”. Enciclopedia del Portugal y América. Madrid: Sociedad de Antioquia.
Puerto Rico: Isla Negra Editores, 2012.
Cine Iberoamericano de Egada. España, General de Autores y Editores (SGAE), . “La violencia y su sombra. Asomos al
2009. Entrevista. Directo Bogotá, Universidad Jave-
26 de enero de 2013. género de horror en el cine colombiano:
riana, Bogotá, 2006.
. “Quince años: cortometraje en Colombia. Drekonja-Kornat, Gerhard. “A propósito de Vallejo, Mayolo, Ospina”. En Rosana
Agarrando pueblo de Carlos Mayolo Faguet, Michèle. “Pornomiseria: Or How Not Díaz y Patricia Tomé (eds.), Horrofílmico.
Colombia en corto: una larga historia”.
Kinetoscopio, 73 (2006). Medellín. y Luis Ospina”. El Colombiano, 11 de to Make a Documentary Film”. Afterall, Aproximaciones al cine de terror en
septiembre de 1979. Medellín. (Verano 2009). Londres. En línea: América Latina y el Caribe. Puerto Rico:
. “Geografía virtual”. Entreextremos, 2
(1997). Nueva York. Duque, Lisandro. “Cine colombiano 1972”. El Frías, Isaac León. El nuevo cine latinoamericano Isla Negra Editores, 2012.
Espectador, 24 de diciembre de 1972. de los años sesenta. Entre el mito polí- Gómez, Santiago Andrés. “Mayolo ha muerto,
Cruz Carvajal, Isleni. “‘Agarrando pueblo’”. En
Bogotá. tico y la modernidad fílmica. Universidad queda la telaraña”. Kinetoscopio, 78
Alberto Elena y Marina Díaz López (eds.),
Terra en Trance: el cine latinoamericano . “La pantalla mayor: ‘Oiga vea’”. El de Lima, 2013. (16) (2007). Medellín.
en 100 películas. Madrid, 1999. Espectador, 6 de octubre de 1972. Galán, Camilo. “El Segundo Festival de Cine González Martínez, Katia. Cali, ciudad abierta.
Cruz Hoyos, Santiago. “Luis Ospina, un cineasta Bogotá. Colombiano”. Voz Proletaria, 19 de Arte y cinefilia en los años setenta.
de pura sangre”. Magazín Gente, El País, . “La pantalla mayor: ‘Carlos Mayolo’”. mayo de 1977. Bogotá. Bogotá: Ministerio de Cultura, 2012.
24 de agosto de 2007. Cali. El Espectador, 19 de agosto de 1973. Gómez, Felipe. “Guerrillas cinematográficas. La . “Biografías”, por Beatriz Castro Carvajal.
De la Vega de Hurtado, Margarita. “Cinco filmes Bogotá. situación del documental en Colombia T. X. Bogotá: Círculo de Lectores, 1994,
de Mayolo”, El Tiempo. Bogotá, 17 de . “Algunas consideraciones sobre el cine después de la Revolución cubana”. pp. 374-375.
agosto de 1973. en Colombia”. Ojo al cine, 2 (1975). Cali. Ensayo inédito, 2000. Heller, Peter. “Das Volk verladen oder ‘Die
. “Cine documental colombiano”. El Siglo. Duque López, Alberto. “Polémica por premios .
“Misterio regio: contracultura y el vampire des Volkes’”. Medium, 4 (abril
Bogotá, 12 de octubre de 1969. de cine. Historia de una sirvienta ganó cadáver de Andrés Caicedo”. Tesis 1980). Berlín.
172 173
carlos mayolo bibliografía

Henao Cobo, Elsa. “Con todo gusto”. El Tiempo, General de la República, Festival de Colombia, Escuela de cine y televisión, . “Mayolo y Ospina: Libertad y orden”.
1 de abril de 1997. Bogotá. Cine de Bogotá, 1988. 2009. Cambio (2 de noviembre de 2008).
Henríquez, Leonardo. “Colombian Pictures: .
“Autor con estilo y personalidad”. Moreno Durán, R. H. “El falansterio violado en Bogotá.
Mayolo/Ospina”. Boletín de la Cine- Ciudad viva (marzo 2007). Bogotá. torno a La mansión de Araucaíma”. . “Mayolo: vida en cine y TV”. Lecturas Fin
mateca Nacional, 2 (febrero 1992). Laverde Román, Alejandra; Martha Ligia Parra, Cinemateca, 7 (1986). Bogotá. de Semana, El Tiempo, 10 de febrero de
Caracas. Alejandra Montoya G., Yennifer Uribe Navarro, Alberto. “Entrevista con Luis Ospina”. 2007. Bogotá.
“Las 63 cosas que más odio en
la vida”. Carlos Mayolo. Soho
Hernández S., Georgina y Enrique Ortiga (eds.). Alzate y Margarita Tobar Álvarez. “Cine Cinemateca, 1 (julio 1977). Bogotá. Ospina, Luis y Sandro Romero Rey. “A favor de
Carlos Mayolo: Un intenso cine de autor. y literatura: Narrativa de la identidad”. . “Con Carlos Mayolo”. Cinemateca, 5 (2) Carlos Mayolo”. Documento de postula-
Universidad Nacional Autónoma de Anagramas, 8 (16) (enero-junio 2010). (agosto 1978). Bogotá. ción al Premio Nacional “Toda una vida
México, 2015. Medellín. Noticiero Universal, 10 de octubre de 1983. dedicada al cine”, Ministerio de Cultura,
Hoyos, Diego León. “Asunción, la historia de Martínez Pardo, Hernando. Historia del cine Barcelona. Bogotá, 2006.
una rabia”. Alternativa, 115, 22 de mayo colombiano. Bogotá: Guadalupe, 1978. O’Bryen, Rory. Literature, Testimony and Cinema Paranaguá, Paulo Antonio. “Colombie”. Diction-
de 1977. Bogotá. in Contemporary Colombian Culture. naire du cinéma Larousse In Extenso.
. “Colombia en el cinema”. Filmoteca
. “Agarrando pueblo’”. Alternativa, 165, Spectres of ‘La Violencia’. Gran Bretaña: Jean-Luc Passek (ed.). París, 1991.
de Catalunya. Programa 6. Barcelona,
1978. Bogotá. Tamesis, 2008.
marzo-abril de 2002. . “Colombia y Bolivia”. En Jordi Costa,
Jaramillo, Eugenio. “Caliwood”. VII Festival de Ortiz, María Paulina. “Mayolo por él mismo”. Carlos F. Heredero, Douglas Gomery,
Martínez, María Inés. “Incesto, vampiros y Lecturas Fin de Semana, El Tiempo, 10
Cine de Bogotá, 1990. animales: la violencia colombiana en Román Gubern, Paulo Antonio Para-
de febrero de 2007. Bogotá. naguá y Casimiro Torreiro (eds.). Historia
. “Semblanza histórica sobre el Grupo de Carne de tu carne de Carlos Mayolo”.
Osorio Marín, Nelson. “¿Quiere ver cine colom- general del cine. Vol. X. Madrid: Cátedra,
Cali. Caliwood”. Museo La Tertulia, Cali, Revista de estudios colombianos, 33-34
biano? Vaya a Europa”. El Tiempo, 1 de 1996.
julio de 1987. (2009). California State University, Los abril de 1973. Bogotá.
Jurado, Óscar. Agarrando pueblo y Cuartito Angeles. Pérez López, Juan. “Caliwood”. Diners, 156
Osorio, Oswaldo. “Cine político en Colombia. En (marzo 1983). Bogotá.
azul. Cuadro, 6 (III trimestre 1979). Martínez, Fabio; Augusto Díaz, Ramiro Madrid, busca del cuarto cine”. Kinetoscopio, 58
Medellín. Umberto Valverde. “Carlos Mayolo: Quintero, Rafael. “Cómo el cine colombiano
(2001). Medellín.
King, John. Magical Reels. A History of Cinema la lucidez del presente”. La Palabra, llegó a ‘Gamín’”. Semanario Cultural. El
Osorio, Oswaldo y César Alzate Vargas. “De
in Latin America. Londres: Verso, 1990. 1-2-1993. Cali. Pueblo, 6 de mayo de 1979. Cali.
Caliwood al gótico tropical”. Kinetos-
Laurens, Mauricio. “Recreaciones del más Montaña, Diana Catalina. “La función del cine copio 64 (13) (2003). Medellín. Ramírez Lamus, Sergio. “Retornos de Andrés
reciente cine colombiano”. Arte en colombiano, según Carlos Mayolo”. Ospina, Luis (ed.). Andrés Caicedo, cartas de un Caicedo”. Arcadia va al cine (junio-julio
Colombia, 21 (mayo 1983). Bogotá. En Acercamiento al documental en cinéfilo 1971-1973. Cuadernos de Cine 1984). Bogotá.
. El vaivén de las películas colombianas la historia del audiovisual colom- Colombiano - Nueva época (octubre Ramos Garbiras, Alberto. Textos de cine, 1977-
(de 1977 a 1987). Bogotá: Contraloría biano. Bogotá: Universidad Nacional de 2007). Cinemateca Distrital, Bogotá. 1982. Cali, agosto de 1982.
174 175
carlos mayolo bibliografía

Reina, Mauricio. “El legado de Mayolo”. El Rondón, Ricardo. “Pintando el retrato de la Téllez, Pedro Claver. “Carlos Mayolo: un home- . “Conversaciones sobre Carne de tu
Colombiano, febrero de 2007. Medellín. desazón suprema”. El Espacio, 9 de naje”. Catálogo del V Festival de Cine carne”. Tráiler, 10-11 (junio-julio 1984).
Restrepo, Patricia. “Tres películas colombianas”. septiembre de 2003. Bogotá. Colombiano “Feria de las Flores”, Cali.
Trailer, 2 (junio-agosto 1978). Medellín. Rubiano, Juan Carlos. “Sobre el Premio Colcul- Festival de Cine de Santa Fe de Antio-
. “El delirio del incesto”. Tráiler, 10-11
tura: Agarrando pueblo”. Teorema, 14 quia, agosto de 2007. En línea.
Ríos, Alejandro. “Retrato de Vallejo, el icono- (junio-julio 1984). Cali.
clasta”. Loft, 31 (febrero 2005). Miami. (agosto-septiembre 1978). Bogotá. Toledo, Teresa (ed.). Directores de América
. “‘En busca de ‘María’”. Occidente, 25
Latina. Festival Internacional de Cine de
Rojas Diego. Diccionario del cine iberoame- Rubio, Luz Dary. “Premio nacional a film vetado”. de noviembre de 1985. Cali.
San Sebastián, 2000.
ricano: España, Portugal y América. El País, 16 de mayo de 1977. Cali. Vides, Alberto. “Agarrando premio”. Diario del
Madrid: SGAE, 2009. Rubio, Teresa. “Un ciclo de filmes de Colombia Urbano, José. “La mansión de Araucaíma es
Caribe, 18 de junio de 1978. Barran-
muestra la violencia del país”. El Perió- corrosiva”. El Tiempo, 15 de mayo de
Romero Rey, Sandro. Artículo sobre Carne de tu quilla.
1992. Bogotá.
carne. Magazine Dominical, El Espec- dico, 19 de marzo de 2002. Barcelona. VV.AA. Largometrajes colombianos en cine y
Salcedo Silva, Hernando. “El cine colombiano Valle de película, retrospectiva del audiovisual video: 1915-2004. Bogotá: Fundación
tador, 1984. Bogotá.
en 1972”. Lecturas Dominicales, El vallecaucano, Carlos Mayolo. Catálogo Patrimonio Fílmico Colombiano, 2005.
.
“Carlos Mayolo: La fiesta sin fin”. y entrevistas. Lugar a dudas. Cali, 2007.
Tiempo. 14 de enero de 1973. Bogotá. . Una memoria obstinada: en torno al
Presentación, en Carlos Mayolo, Mamá,
. “Nuevo cine independiente colombiano: Valverde, Umberto. “23 años de cine colom- documental. Cali: Escuela de Comuni-
¿qué hago? Bogotá: Oveja Negra, 2002. biano”. Lecturas Dominicales, El
Agarrando pueblo y Cuartico azul”. cación Social, Facultad de Artes Inte-
. “Introducción”. En Luis Ospina, Palabras Tiempo, 7 de octubre de 1973. Bogotá. gradas, Universidad del Valle, 2002.
Boletín, 1978. Bogotá.
al viento. Mis sobras completas. Bogotá: . “La encrucijada del cine colombiano”.
Aguilar, 2007. Sánchez, Pepe. “El cine político debe ser
rentable”. Alternativa, 131 (mayo 1978). Estravagario, 20, El Pueblo, 8 de junio Otros
. “¡Corten! Carlos Mayolo: la misa final”. El Bogotá. de 1975. Cali.
Malpensante, 75 (2007). Bogotá. . “Asunción”. El Pueblo, 3 de mayo de Obra sobre la que se basa la película
Soto, Luis. “Agarrando pueblo: pro y contra”.
.“Sin aliento. Adiós, Carlos Mayolo”. El Semanario, 173, El Pueblo, 16 de 1976. Cali. La mansión de Araucaíma.
Número, 52 (2007). Bogotá. septiembre de 1979. Cali. . “Reportaje crítico”. Semanario Cultural, Mutis, Álvaro. La mansión de Araucaíma:
. “El otro final”. En Andrés Caicedo o la Suárez, Juana. “Vampiros en la hacienda: El Pueblo, 24 de diciembre de 1977. relato gótico de tierra caliente. Primera
muerte sin sosiego. Bogotá: Norma, el gótico tropical”. En Cinembargo Cali. edición, Buenos Aires: Sudamericana,
2007. . Reportaje crítico al cine colombiano. 1973. Otras ediciones: Barcelona: Seix
Colombia, ensayos críticos sobre cine
Bogotá-Cali: Toronuevo Limitada, 1978. Barral, 1978, Bogotá: Oveja negra,
. “La escritura de Carlos Mayolo”. Presen- y cultura. Cali: Universidad del Valle,
1982, Madrid: Siruela, 1992.
“Carlos Mayolo: un tación, en Carlos Mayolo, La vida de mi 2009. . “Avatares y tristezas de un concurso”.
homenaje”. Catálogo del V
Festival de Cine Colombiano.
Santa Fe de Antioquia.
cine y mi televisión. Bogotá: Villegas, Swiezynski, Waclaw. “Jest co robic w lesie”. Nueva Frontera, 182, 24-30 mayo de
2008. Film, 2 (enero 1979). Varsovia. 1978. Bogotá.
caza
de
cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época
citas 1
Por Enrique Ortiga
Corrección y edición:
Francisco Díaz-Granados

“ ”
1 nota de los compiladores: Con el tiempo, a medida que la
obra de Carlos Mayolo se fue divulgando internacionalmente,
académicos de otros países han analizado su obra. Por su
interés y pertinencia, estas citas incluyen ampliamente sus
consideraciones y análisis de la obra de Mayolo. Como muchas
de las publicaciones de este año sobre Carlos Mayolo, esta
compilación debe su título a Luis Ospina. Véase Luis Ospina y
Sergio Cabrera, compiladores y traductores. “Hollywood: Caza
de citas”. Cine, 2 (febrero-marzo 1981), Bogotá.
178 179
carlos mayolo caza de citas

Mayolo, más extrovertido y disoluto [que Andrés Caicedo], dejó algunas huellas sorprendía que la gente se riera en partes donde yo no lo esperaba. Entonces con esa
dispersas de su genialidad pero no la alcanzó plenamente porque era demasiado experiencia acumulada, siguieron Oiga vea y Cali de película. [Alberto Navarro. “Con
consciente de ella. Fue víctima de lo que los griegos llamaron hybris, que puede Carlos Mayolo”. Cinemateca, 5 (2) (1978), Bogotá.]
traducirse como una confianza desmesurada y exagerada en uno mismo. Una
sobreestimación de las propias capacidades que va acompañada generalmente de una La clave está [marcada] desde Quinta de Bolívar (1971) donde la cámara inicia un
pérdida de contacto con la realidad, a menudo castigada por los dioses. “Aquel a quien recorrido por los objetos que pertenecieron a Bolívar. Es un recorrido con todas
los dioses quieren destruir, primero lo vuelven loco” dice un antiguo proverbio griego las características de la descripción turística tradicional, reforzada por la voz en off
atribuido erróneamente a Eurípides. [Luis Ospina - www.luisospoina.com] que cuenta lo que era la Quinta para el Libertador. No hay una ruptura, se busca una
relación con el espectador a nivel de reconocimiento. La ruptura con lo turístico va
***
surgiendo a medida que los objetos se van identificando en su relación con las frases
Comencé a sentir que lo me gustaba a mí se veía bien allá [...] a mí los comerciales me de Bolívar que se refieren a la lucha con los españoles. Son frases sobre la libertad
ensañaron a cargar el cuadro, a ser sintético, a hacer elipsis, a cargar un cine cargado recordadas por los objetos, pero esos objetos son franceses (la cama, los cuadros, los
y de buen gusto. No es esa onda que aquí es el desjarete. La teoría esa de que si no candelabros, las arañas). Sin necesidad de un texto que explique la contradicción y
se saben vestir pues mucho menos van a poder hacer cine, eso es cierto! [Patricia haga un discurso sobre la nueva dependencia cultural europeizante, el corto como
Ardila, Hernando Martínez P. Cuadernos de Cine Colombiano, 13 (noviembre 1983), totalidad de imagen y palabra ha ido dando los datos para deducirla. Una estructura
Cinemateca Distrital, Bogotá.] que no impone, construye. La cámara sale a los corredores –primero vacíos, después
con turistas extranjeros– que todavía recuerdan las frases de Bolívar sobre la
Trabajando ya del todo en el cine, me ofrecieron la oportunidad de hacer tres necesidad de una nueva liberación. Cuando la cámara decide abandonar la Quinta,
cortometrajes turísticos. En el primero traté de buscarle el quiebre a Quinta de encuentra al único colombiano que ha visto en su paseo, el portero, y al llegar a la
Bolívar, uno de los primeros cortos de sobreprecio, realizado cuando aún no había puerta la encuentra cerrada. [Hernando Martínez Pardo. Historia del cine colombiano.
legislación al respecto. Trataba sobre las cosas viejas, y la memoria de las cosas. Un Bogotá: Guadalupe, 1978, pp. 284-285.]
poco resnaisiana, pero era un Bolívar más bravo y menos héroe que los de Norden [...]
El proceso desde Quinta de Bolívar hasta Oiga vea ha sido el de unos autores
Después con Monserrate me propuse romper con ese cine tipo “académico”, y que tiene una posición ante el cine y que reflexionan sobre lo que producen. La
descubrí, cuando la estaba montado, un camino satírico-sonoro-visual, que lograba posición ante el cine se expresa en la forma como Mayolo y Ospina estructuran los
la participación del espectador común y corriente, el de las salas. Yo la iba a ver, y me documentales para construir significaciones que aportan al conocimiento crítico de la
180 181
carlos mayolo caza de citas

historia y del presente, evitando sistemáticamente el cliché seudocrítico. El proceso Sí, es un juego surreal. Es un juego del encuentro fortuito de la mesa de disección y
ha sido desde la memoria de los objetos (Quinta de Bolívar) y la confrontación de esa del paraguas, y toda esa cosa. [Patricia Ardila, Hernando Martínez P. Cuadernos de Cine
memoria con el presente (Iglesia de San Ignacio y Monserrate), hasta el presente de Colombiano, 13 (noviembre 1983), Cinemateca Distrital, Bogotá.]
los objetos confrontado con la conciencia popular. [Hernando Martínez P. Historia del
cine colombiano. Bogotá: Guadalupe, 1978, p. 288.] ... por ejemplo en Monserrate la gente se burlaba de la religión [...]. Se burló de la
simonía, de los tipos estos que van a tomar trago allá arriba, en un lugar sagrado.
Con su instintiva genialidad a cuestas, rodó en Bogotá tres películas documentales Había una serie de humoradas que generaba la película que eran demoledoras,
de hermosas intenciones: Quinta de Bolívar, Iglesia de San Ignacio y, sobre todo, sin necesidad de recurrir a arquetipos ideológicos sino por simple colisión. Hay
Monserrate, co-realizada con el desaparecido Jorge Silva. ¿Para qué y para quién más colisiones que son muy desmitificadoras y muy descodificadoras y despiertan

las hizo? Para él, para nadie. Para la historia del cine. En el último título citado, en la gente cierta maledicencia que tiene interna, y que había que sacar [...]. // Él
[Luis Ospina] con el oiga y yo con el vea. Desvariamos sobre la relación de estas
por ejemplo, están, en ciernes, todos los mejores elementos del documental
dos referencias para captar la realidad, cercana a Monserrate (1971): el sonido
latinoamericano, de Santiago Álvarez a Solanas y Getino. [Luis Ospina y Sandro
contradecía a la imagen y la imagen contradecía el sonido. [Carlos Mayolo. La vida de
Romero Rey. “A favor de Carlos Mayolo”. Postulación al Premio Nacional “Toda una
mi cine y mi televisión. Bogotá: Villegas, 2008, p. 67.]
vida dedicada el cine”, Ministerio de Cultura, Bogotá, 2006.]

Yo he sido siempre un cineasta fetichista que trabaja con los mismos objetos para
En los años sesenta, se inventó cortometrajes documentales que aún hoy nos dejan sin
todas las películas. [...] // Asunción [codirigida con Luis Ospina en 1976], por
aliento (Monserrate, Iglesia de San Ignacio). A comienzos de los setenta, comenzó
ejemplo, es una película que empieza con fetiches: la aspiradora, el baúl, la foto de
su complicidad con el director Luis Ospina y con él sellaron un pacto a través de la
los viejos, salen las banderas del partido conversador y una cantidad de fetiches que
provocación y la irreverencia (Oiga vea; Cali: de película; Asunción y, sobre todo,
estaban guardados. [Augusto Bernal. “Estados góticos”. Arcadia va al Cine, 16 (junio-
Agarrando pueblo). [Sandro Romero Rey. Andrés Caicedo o la muerte sin sosiego. julio 1987).]
Bogotá: Norma, 2007, pp. 143-157.]
... realizó el anárquico cortometraje Asunción (1975), uno de los clásicos del cine de
Todo plano tenía que ser una comparación o una contradicción [...]. Este estilo en el sobreprecio colombiano, y La hamaca, basado en un cuento de José Félix Fuenmayor,
documental, como camarógrafo, lo usé en Monserrate (1971). [Carlos Mayolo. La vida con actores del TEC y buena dosis de feminismo caribeño. [...] // En esa época [ca.
de mi cine y mi televisión. Bogotá: Villegas, 2008.] 1983], con Caliwood consolidado, Mayolo realizó un hermoso cuento titulado Aquel
182 183
carlos mayolo caza de citas

19. Al mismo tiempo, dirigió un nuevo documental sobre su ciudad, titulado Cali, últimas palabras se van pisando, [y al tiempo se va] empujando con urgencia un plano
cálido, calidoscopio, con buena dosis de viento y ritmos tropicales. [Luis Ospina y muy breve de la bandera cubana ondeando al viento y más bien sobre-expuesta ante
Sandro Romero Rey. “A favor de Carlos Mayolo”. Postulación al Premio Nacional “Toda el feroz viento de Cali. Es el primer momento hermoso del film [...]. La cámara de
una vida dedicada el cine”, Ministerio de Cultura, Bogotá, 2006.] Mayolo busca las manos en todos sus films [...], y en el montaje aparece como si el
paneo a las manos fuera un ánimo a la idea clara, a la satírica, la que al fin de cuentas
... cuando nos referimos a eso de no querer meterle a la gente ideas en la cabeza será material rico para el film. [Andrés Caicedo. “Oiga vea”. Ojo al cine, 1 (1974), Cali.]
también es hijo de Agrandando pueblo, porque cuando encontramos ese personaje,
Luis Alfonso, este personaje sabía mucho más de la vida que nosotros [...] En 1971 dirigió Oiga vea, un documental sobre los VI Juegos Panamericanos de Cali,
aún vivo en la memoria del cine colombiano. Una película que veía los deportes desde
... ser provinciano es recuperar estéticamente los valores colombianos, llegar a afuera de los escenarios, para indagar lo que estaba sucediendo adentro de una ciudad.
lo recóndito, a la cultura desconocida... Volver a la provincia no como algo exitico El contrapunto, la confrontación de planos contradictorios, la dialéctica entre la
vendible al exterior, no como punto geográfico sino a la historia y la provincia de la imagen y el sonido, el encuentro entre “la realidad” y “lo real”, entre lo que es y lo que
memoria. [Carlos Mayolo, “Universo de provincia o provincia universal”. Cagliari, se esconde, forman parte del catecismo estético de Mayolo. Así lo podemos ver, de
1 (junio 1982): 14-15, Cali; citado por P. Ardila y H. Martínez P. Cuadernos de Cine nuevo, en el documental de 1972 Cali: de película, un travieso divertimento sobre la
Colombiano, 13 (noviembre 1983).] tradicional feria decembrina de la capital del Valle del Cauca. Poco después, el director
co-realizaría Angelita y Miguel Ángel, única película firmada por Andrés Caicedo, a
... nosotros hemos utilizado con frecuencia es como el elemento sorpresa y lo insólito. partir de uno de sus relatos. Se trata quizá del primer argumental sobre jóvenes hecho
Es un poco hijo de toda esa teoría surrealista [...]. Ospina y yo somos muy unidos. en Colombia en aquellas épocas de urgencias revolucionarias. [Luis Ospina y Sandro
Somos ambos completamente surrealistas, creemos en la colisión de las cosas, en el Romero Rey. “A favor de Carlos Mayolo”. Postulación al Premio Nacional “Toda una
azar maravilloso, en el encuentro fortuito entre las cosas. [P. Ardila y H. Martínez P. vida dedicada el cine”, Ministerio de Cultura, Bogotá, 2006.]
Cuadernos de Cine Colombiano, 13 (noviembre 1983).]
Se nos muestra [en tele] el momento en el cual una clavadista se prepara a [dar] su
***
salto ornamental: salta al aire y zoom hacia atrás antes que caiga al agua. El zoom nos
Se dispensa atención a la delegación cubana [...]. Sus gesticulaciones pueden ha bajado de las alturas del último trampolín, nos ha sacado del recinto de las Piscinas
parecer histéricas, superficiales..., pero no cuando grita “Cuba tiene que ganarles a Olímpicas para ponernos detrás, frente a los muros. Un procedimiento mecánico
los Estados Unidos porque Cuba es el primer territorio libre de América”, y las tres (zoom, el más común) resulta en un movimiento plenamente ideológico [...]. Es en
184 185
carlos mayolo caza de citas

mi opinión la mejor toma que ha hecho Maloyo. Teniendo en cuenta que el zoom back Caicedo, junto con Ramiro Arbeláez, cuando estaban en el colegio y luego en el Tesca,
es más dado a sensacionalismos y en general mucho peor utilizado que el zoom in, al el Teatro Estudiantil de Cali. La película, filmada en 16 mm, no se terminó de rodar
que en el cine comercial, un Visconti puede darle todo un sentido de penetración [...]. por desacuerdos en el desenlace: la cinta narraba una historia de jóvenes burgueses,
Este zoom de Oiga vea llama, por supuesto, la atención por el mismo procedimiento, como la concibió Caicedo, y Mayolo introdujo escenas documentales con una pareja de
pero no es por ello objetable, pues el público, a la par que comprende el (obvio) jóvenes proletarios, de modo que, al final, hubo un choque de dos concepciones, que
manipuleo mecánico comprende también la intención, consistentemente brillante, Caicedo interpretó como una lucha entre generaciones [...]
por otra parte. [Andrés Caicedo. “Oiga vea”. Ojo al cine, 1 (1974), Cali.]
Luis Ospina recuerda los diferentes montajes que tuvo esta película: “hubo uno que
En una época en la que la seriedad e, incluso, la gravedad y el dramatismo eran
hicieron Andrés Caicedo y Carlos Mayolo pero que no le gustó del todo a Caicedo.
moneda común (casi condición sine qua non) en los abordajes documentales,
Luego, un par de años después, Andrés me pidió que le ayudarla a sacar cosas de ese
los caleños Mayolo y Ospina instalan el sentido del humor, la ironía y el carácter
montaje, sobre todo la parte más documental y proletaria que le había introducido
provocador en el corto Oiga vea, sin que eso disminuya la dimensión crítica que este
Mayolo a la película”3. En 1986, Ospina rescató la memoria de su amigo en el
posee. Esa misma perspectiva se acentuará más adelante en Agarrando pueblo, lo que
documental Andrés Caicedo: unos pocos buenos amigos (1986). De esta forma,
produjo en su momento la acusación de anarquismo e irrespeto a los realizadores, en
trascendería su consigna: “Si dejas obra muere tranquilo, confiando en unos pocos
un periodo marcado por los dogmas del pensamiento de izquierda, para los cuales los
buenos amigos”. Por último –agrega Ospina– “hubo un tercer montaje que yo le hice
tópicos de la realidad social y política no debían librase al juego o la irrisión, a no ser
cuando creé una versión de 25 minutos en 1991” [...]
que hicieran referencia a los sectores sociales encumbrados, a los gobiernos locales
o a los representantes o agentes del imperialismo estadounidense. [Isaac León Frías.
El tándem Andrés Caicedo y Carlos Mayolo ya venía trabajando en historias para
El nuevo cine latinoamericano de los años sesenta. Entre el mito y la modernidad fílmica.
llevar al cine, como lo recuerda el escritor Sandro Romero Rey, quien encontró unos
Universidad de Lima, 2013.]
fragmentos de guión en la revisión de los archivos de Caicedo. Uno en particular,
El primer film de ficción de Andrés Caicedo y Carlos Mayolo, Angelita y Miguel No me desampares de ni noche ni de día, era una historia de amor entre dos hermanos
2 Ciudad Solar, espacio Ángel –basado en un cuento de Caicedo del mismo título– contó con el apoyo de durante la explosión del 7 de agosto de 1956 en Cali, escrito a dos manos, que sería
alternativo para las artes y el 3 Nota en el original:
cine en Cali (1971), fundado, Ciudad Solar2. Andrés Caicedo vivía en la casa solar, en la habitación que había dejado la génesis la película Carne de tu carne (1983) dirigida por Mayolo. [Katia González “Correspondencia
entre otros, por Hernando Miguel González tras su salida. Allí escogió los roles principales, Jaime Acosta y Pilar Martínez. Cali, ciudad abierta. Arte y cinefilia en los años setenta. Bogotá: Ministerio de personal de Luis Ospina
Guerreo Quintero y Miguel con la autora, por correo
González. Villamizar, que contada entonces con 15 años de edad. Acosta había sido actor de Cultura, 2012, pp. 227, 229.] electrónico, Octubre,
2012”.
186 187
carlos mayolo caza de citas

... con gente más vieja que yo, allí el caso de Mayolo. El que Angelita y Miguel Ángel Cali, en Andrés Caicedo, cartas de un cinéfilo 1971-1973, Cuadernos de Cine Colombiano.
permanezca como mi único trabajo inconcluso lo atribuyo, ni más ni menos, a una Nueva Epata, 10 (2007), Cinemateca Distrital, Bogotá, 2007.]
lucha entre generaciones [...]. // Hay infinitos problemas porque Pilar, que va a hacer
Angelita no sabe ni leer, no se ha leído un libro en toda su vida, y Jaime Acosta, que … era la misma realidad dimensionada de manera surrealista con otros destellos.
va a hacer Miguel Ángel, está completamente loco. Ya hicimos fotos de ensayos, por Corrosión ideológica casi eisensteiniana. Por ejemplo, una trampolinista se tira del
la calle, y salieron la berraquera. Luego yo hice unos planos en una bolex no reflex, trampolín, se hace un zoom back y vemos que nadie ve la caída de la trampolinista
también de prueba, que no sé cómo habrán salido [...]. Pilar está muy bien en plano porque la gente no ha podido entrar en el espectáculo. O sea ese zoom te mete a otra
general y cuando mira, pero cuando habla empiezan a salir las limitaciones. Esta información dentro del mismo plano, imposible de cortar. Pero era la misma realidad,
carta la escribo en la olla porque el parlamento largo de ella no sale: es un sólo plano, mejor que la que había captado, casi de manera surrealista. [Carlos Mayolo. La vida de
mirando a cámara, que dura 4 minutos (ya ha pasado una semana y ya está saliendo
mi cine y mi televisión. Bogotá: Villegas, 2008, p. 67.]
el parlamento, pero de todos modos sigo en la olla, por otro montón de ondas claro).
Hermano, yo quería hacer una película con gente bien chicoria, niños casi, pero no
Oiga vea la hicimos como respuesta a la película oficial de los Juegos Panamericanos
hubo caso... Si Pilar no funciona la película no se puede hacer, ergo Pilar tiene que
[...]. Después vino Cali: de película, que desmitifica la Feria de Cali. La hamaca es
funcionar (ya está funcionando). Mayolo, se viene para acá en diciembre a empezar a
sobre el conflicto de machismo. En Asunción, que trata sobre la convivencia con
filmar. Yo ni sé lo que pienso, ni sé lo que siento con todo este trabajo, estoy pasando
una sirvienta, esa posibilidad es desmitificada. En Agarrando pueblo el hecho de
por un período de aguda perversidad, es decir: la tendencia a hacer exactamente lo
enriquecerse con la miseria queda al descubierto [...] la complicidad constituye lo más
que no se debe hacer, lo que va contra uno pero que a pesar de todo se hace: desde que
dejé de hacer teatro me he dicho, en estos dos años, de ahora en adelante nada, nada importante de una película, es cuando la obra se completa. [Alberto Navarro. “Con
de trabajo colectivo, y de pronto me encuentro que tengo que dirigir actores, tengo Carlos Mayolo”. Cinemateca, 5 (2) (1978), Bogotá.]
que volver sobre mí, ponerme a aprender cosas que ya sabía y que he olvidado, y es
tenaz: a veces digo me piso, lo dejo todo, me pongo a escribir y nada más pero para qué Menos acertado me parece Lisandro Duque al comparar Oiga vea con Cerro pelado
engañarse: lo que uno quiere hacer es cine. Entonces va a tocar andar muy despacio. del cubano Santiago Álvarez. [Hernando Martínez Pardo. Historia del cine colombiano.
Mayolo dice que filma esa película en una semana pero yo ahora no pienso lo mismo, Bogotá: Guadalupe, 1978, p. 288.]
hay que trabajar mucho con los actores, yo al principio estaba trabajando varias
escenas, a diferentes horas, pero ahora hasta que no acabe con el plano de Angelita no En Colombia, películas como Oiga vea de Luis Ospina y Carlos Mayolo, del
sigo con nada más. [Andrés Caicedo. “Carta a Luis Ospina” de 5 de noviembre de 1971, año 72 y sobre los Juegos Panamericanos de Cali, se insertaban en la corriente,
188 189
carlos mayolo caza de citas

enriqueciéndola en muchos matices, [en la misma línea] de Cerro pelado de ... ha construido una de las obras audiovisuales más contundentes, agresivas y vitales
Santiago Álvarez sobre los Juegos Panamericanos de Puerto Rico. Ambas enjuician el de toda la accidentada historia del cine colombiano. [...] // ... no solo creó un lenguaje
suntuarismo del deporte en el medio capitalista, la degradación de la fórmula siniestra único e irrepetible, sino que construyó todos los cimientos de una generación de
de antaño: “pan y circo” a otra siniestra más feroz aún: muchos estadios y nada de pan. apasionados por las imágenes en movimiento. [Luis Ospina y Sandro Romero Rey. “A
[Lisandro Duque. “Algunas consideraciones sobre el cine colombiano”. Ojo al Cine, 2 favor de Carlos Mayolo”. Postulación al Premio Nacional “Toda una vida dedicada el
(1975): 4-5, Cali.] cine”, Ministerio de Cultura, Bogotá, 2006.]

Oiga vea es un intento de cine-verdad, donde no se oculta sino que más bien se
[Asunción] parte de una base documental, es realmente la vida de Marina y
insiste en que se está haciendo una película que muestra la otra cara de los Juegos
respetamos su piscología, sin querer imponerle cosas ajenas a lo que ella realmente
Panamericanos de Cali. Una de sus principales cualidades es su sentido del humor
sentía. [Desiderio Blanco, Isaac León Frías. “Entrevista a Luis Ospina y Carlos
y su dimensión real, aun cuando es demasiado larga y se interrumpe para narrarnos
Mayolo”. Hablemos de Cine, 71 (abril 1980): 33, 31-34, Lima.]
otra historia en medio de la película. [Margarita de la Vega. “Oculto: cine nacional”. El
Espectador, 3-7-1973.]
... [decía Mayolo:] creo que lo que nosotros hemos utilizado con frecuencia es como
el elemento sorpresa y lo insólito. Es un poco hijo de toda esa teoría [...]. // Para mí
Oiga vea (1972), por ejemplo, es una película que se hizo contra otra película que se
los mitos son como una especie de estratosfera que rodea el mundo. Es una especie
estaba haciendo sobre los Juegos Panamericanos. Es una película que reacciona, que
busca cómo hacer un nuevo documental jovial, un documental de interrelación entre de Olimpo donde están las cosas, y a través de los mitos se pueden generar muchas
sonido e imagen, un documental donde el pueblo era el que hablaba, en el que la explicaciones [...]. Nicolás Buenaventura siempre decía que había un marxismo
gente era la que daba las opiniones; era un documental abierto, distinto a los demás espontáneo, un marxismo nato. La lucha de clases es obvia aunque está velada.
documentales que se hacían en la época, en el cine político. Es una película jovial y [Patricia Ardila, Hernando Martínez P. Cuadernos de Cine Colombiano, 13 (noviembre
sigue siendo una película política, sin necesidad de ser “seriosa”. Entonces con ese 1983), Cinemateca Distrital, Bogotá.]
tipo de elementos, sobre todo la interacción entre el sonido y la imagen, que la imagen
no correspondiera con el sonido en contracción, fuimos encontrando otros elementos … [decía Mayolo:] me volví marxista fue científicamente, no por resentimientos, en la
para expresarnos, como en Cali de película (1972), que también es una película que Universidad Santiago de Cali. Ahora soy como surrealista, más bien. Yo salgo a la calle
apunta a contraponer sonido e imagen. [Oswaldo Osorio y César Alzate Vargas. “De a echar dedo y a joder y echarle palo a la gente [...]. // Sigo siendo un iconoclasta, pero
Caliwood al gótico tropical”. Kinetoscopio (diciembre 2002), Medellín.] tierno, ya sin la dureza esa. Ya no me sale la dureza... ¡la cosa es con ternura! [Patricia
190 191
carlos mayolo caza de citas

Ardila, Hernando Martínez P. Cuadernos de Cine Colombiano, 13 (noviembre 1983), interfiere en nada con el relato, no otorga ninguna información, es más, ni siquiera
Cinemateca Distrital, Bogotá.] se hace alguna alusión el respecto; o las inconsistentes tomas en las que aparece el
director con su camarógrafo a bordo de un taxi que nos hacen concluir que Mayolo
***
quería “robar pantalla”. Hace de show man.
Agarrando pueblo es una mezcla hábilmente concebida pero no igualmente, de
Así pues ese plano secuencia en la alcoba del hotel no tiene por objeto otra cosa que
argumental y documental. Esta interesante combinación de formas cinematográficas
hacer gala de un pretendido preciosismo formal, de lo contrario [¿]para qué se abre
otorga a la película una estructura puramente fílmica –el cine dentro del cine– que da
la puerta del cuarto contiguo si no para mostramos un hermoso encuadre, con muy
la fluidez al relato y facilidad de comprensión y justifica plenamente la utilización del
buena profundidad de campo?
color y el blanco y negro, aunque encontremos algunas veces problemas de racord en el
uso del material, o sea escenas en color cuando deberían aparecer en blanco y negro y Si Agarrando pueblo deja clara la desviación del cine de sobreprecio, lo hace de una
viceversa, lo cual rompe con la estructura y da pie a pequeñas confusiones [...] forma un tanto populista porque su superficialidad deja la sensación de haber sido
construida alrededor de una frase: “Agarrando pueblo” y con el único deseo que
Así que Agarrando pueblo seduce al público solamente por su simpatía, por la ilustrarla. [Patricia Restrepo. “Tres películas colombianas”. Trailer, 2 (junio-agosto
espontaneidad con que Ospina-Mayolo trabajan el documental, pero además, y esto a 1978), Medellín.]
pesar de ser un elemento positivo, en esta película hace la veces de bumerang por su
ritmo, por el buen sentido con el que está manejado el tiempo cinematográfico. Las ... después de haber filmado las otras dos partes de la película. Dijimos: la escena del
secuencias de puesta en escena de dicho filme son bastante ágiles, el desplazamiento hotel necesita información tanto del lado final como del lado anterior de la película.
de los actores en un plano y las entradas y salidas de cuadro tienen una precisión Así que, después de tener la primera parte, que toda es documental, y la segunda,
milimétrica [...] que es [la de] Luis Alfonso en la “danza macabra”, teníamos que buscar lo que había
quedado suelto entre las dos y unirlas en esa escena del hotel, como un sándwich Esa
Toda esta exactitud formal, esta preocupación puramente estilística hace que estos escena enhebra las ideas que quedaron sueltas al principio, un poco desconcertantes
dos realizadores vayan más allá de la superficie, por la cual Agarrando pueblo es para el espectador, y que se van decantando después de los gamines, y ya en el hotel se
una película formalista, y un claro ejemplo de ello es la escena del hotel, cuando el decanta más. Después de la salida del hotel, ya el público intuye adónde se quiere ir, lo
director de la película Alfredo García (Carlos Mayolo) sostiene una larga conversación que va a pasar, aunque todavía no se sabe. Esa escena es completamente improvisada.
telefónica que si bien intuimos con quién, nunca sabemos para qué o por qué, pues no Está basada en un juego de puertas, nada más. Basándonos en ese juego mecánico de
192 193
carlos mayolo caza de citas

puertas, aplicamos los diálogos. Creo que quedó variada, suelta, y al mismo tiempo Luego empezamos a elaborar el guión, en el que nos demoramos por ahí un año,
con sabor cómico permanente por la vaina de las puertas. puliéndolo, construyéndolo, porque este se basada en que unos usurpadores entran
a un lugar desconocido a filmar. Luego lo fuimos ampliando a otros niveles, que
Y es todo un plano-secuencia, porque tiene siete minutos y pico, y había que actuarlo, son los que tiene ahora la película, que posee un prólogo que es documental; luego
pues, de cabo a rabo […]. // Todos teníamos que hacerlo, los niños incluidos; estos un desenvolvimiento, que es el del hotel; un epílogo, que es argumental; y luego
nunca se dieron cuenta de que había una cámara. Todos estaba tan rítmicamente otro epílogo que es documental otra vez. Se elaboró esa estructura para romper
enhebrado una cosa con la otra, que los “pelaos” no se dieron cuenta [de] que los arquetipos que existen sobre qué es documental y qué es ficción, que nosotros
estábamos haciendo una película. […]. // Agarrando pueblo siempre giró sobre la siempre hemos puesto en duda. Siempre nos ha parecido que el documental es un
improvisación, porque nosotros fuimos los actores; entonces la íbamos construyendo gran elemento para hacer ficción, y películas documentales, por ejemplo Nanuk
[…], tienen escenas completamente fantásticas. Nunca hacemos la distinción entre
todos los días. [Alberto Navarro. “Con Carlos Mayolo”. Cinemateca, 5 (2) (1978), Bogotá.]
documental y ficción […]. // Y, como te dije, Luis Ospina elaboró los diálogos de la
escena final. Casi todos los diálogos en que la gente ríe son construidos por Ospina.
Luego, tras la noticia del suicidio de Andrés Caicedo, vendría a Colombia la sacudida
[Alberto Navarro. “Con Carlos Mayolo”. Cinemateca, 5 (2) (1978), Bogotá.]
del mediometraje Agarrando pueblo, verdadera cachetada contra la pornomiseria,
cine dentro del cine, humor irrefrenable, mezcla de documental y de ficción, para
Ese es el trabajo en que estamos: el de buscar nuevas dramaturgias, nuevas situaciones
dar como resultado una de las mejores películas colombianas de todos los tiempos.
dramáticas que no sean ya archi-conocidas por el espectador; que no sean, por lo
Es mucho lo que ya se ha dicho sobre esta película, y los numerosos premios
tanto, un resorte fácil [...] en Agarrando pueblo hemos logrado esa complicidad con
internacionales que recibió en su momento son prueba de ello. Ahora, en el nuevo el espectador; más que todo con el espectador popular […]. // Agarrando pueblo no
milenio, se puede ver como una película siempre joven, siempre fresca, siempre busca el porqué se da la pornomiseria, sino la reacción de la gente común y corriente
provocadora. [Luis Ospina y Sandro Romero Rey. “A favor de Carlos Mayolo”. cuando se siente filmada. Esa era la dramaturgia que queríamos desarrollar. Porque
Postulación al Premio Nacional “Toda una vida dedicada el cine”, Ministerio de cuando hicimos Oiga vea (1971) nos gritaron “Ajá, conque agarrando pueblo”, en
Cultura, Bogotá, 2006.] un barrio [...]. Además se nos atravesó un libro de Ray Bradbury, sobre un tipo que
no quiere dejar fotografiar su casa. Eso cuento nunca lo leímos, para no dejarnos
... [y] Agarrando pueblo (1977), que es un argumental sobre cómo no se debe hacer influir, pero nos lo contó una persona, y como que nos dio más deseos de concretar la
un documental en América Latina. [Oswaldo Osorio y César Alzate Vargas. “De anécdota. Luego empezamos a elaborar el guión, en el que nos demoramos por ahí un
Caliwood al gótico tropical”. Kinetoscopio (diciembre 2002), Medellín] año, puliéndolo, construyendo, porque ese se basada al principio solo en el conflicto
194 195
carlos mayolo caza de citas

de que unos usurpadores entren en un lugar desconocido a filmar. [Alberto Navarro. En Cali de película hay un poco de sonidos que no tienen nada que ver con la imagen.
“Con Carlos Mayolo”. Cinemateca, 5 (2) (1978), Bogotá.] Y funcionan [...]

... [Agarrando pueblo] se presenta como el más enérgico cuestionamiento fílmico … creo que nunca he hecho nada que piense si el público va a reaccionar así o asá de
no solo a la utilización de la miseria como bandera de denuncia, sino también de antemano. De repente en Carne de tu carne sí, por la responsabilidad del dinero. Por
los diversos procedimientos que una parte del cine del Tercer Mundo emplea para eso siempre pensé en el espectador [...]
“justificarse” como tal, elevando a la categoría de productor del folclor local de la
... incidió en que tenía que tener yo mis imágenes como más claras a nivel de la
favelas de Río o las rancherías de Caracas, la violencia delictiva o la mendicidad
comprensión inmediata. Entonces hay perseguidor y perseguido, hay situaciones
callejera. Con la particularidad [de] que Agarrando pueblo no se vale de una discurso
paralelas [...] son cosas muy elementales, casi griffithianas, las que utilicé yo en la
fílmico serio o grave, sino de los modos del grotesco y del esperpento, un poco como
película [...]
si se ingresara al ambiente de Los olvidados, de Buñuel, para cargar las tintas y para
hacer una carnavalización sórdida de la miseria. [Isaac León Frías. El nuevo cine
... por mí haría un cine que no lo viera nadie. ¡A mí qué me importa! [...] pero no
latinoamericano de los años sesenta. Entre el mito y la modernidad fílmica. Universidad de
son concesiones. Son simplemente habilidades para que el discurso subjetivo,
Lima, 2013.] eminentemente subjetivo de esa película se haga asimilable, o sea una técnica de
narración, griffithiana inclusive, tan elemental como el cine mudo [...]
... fue como un escupitajo en la sopa del cine miserabilista. [Luis Ospina. “Mayolo y
Ospina: Libertad y Orden”. Cambio, 2-11-2008.] ... por ejemplo la próxima película que quiero hacer es también de encierro. Es una
alegoría sobre la mujer, sobre cómo la sociedad margina a las mujeres y las vuelve casi
Mayolo decía que él y yo éramos como el escudo nacional: él era la Libertad y yo el autistas. Mejor dicho, como parapléjicas. Terminan como arrinconadas, en ciertas
Orden. Y nuestro método de trabajo siempre fue la risa. [Luis Ospina. “Mayolo y familias burguesas [...]
Ospina: Libertad y Orden”. Cambio, 2-11-2008.]
... a mí se me hace que todo el potencial del hombre está en la imaginación [...] que es
A mí ese cine me hirió mucho. Ese tipo de cine mercenario, ese que se hacía de salir como en los recuerdos [...] que es como la música, como músicas internas que uno tiene...
a la calle y filmar gente así, como lo hago yo como actor en Agarrando pueblo. Eso lo
llevé al [mundo] externo como un antídoto, ¿no? Como una especia de vacuna. Si uno Ambas [Carne de tu carne (1984) y La mansión de Araucaima (1986)] son cuentos
quiere salvarse de una enfermedad tiene que inocularse la misma enfermedad [...] de hadas [Carlos Mayolo. La vida de mi cine y mi televisión. Bogotá: Villegas, 2008.]
196 197
carlos mayolo caza de citas

*** de terror que introduce elementos sobrenaturales que complejizan la historia y el


contexto en el cual de desarrolla [...]
En Carne de mi carne el conflicto son unos treinta años de recuerdos familiares. [...]

La forma como se desarrolla Margaret evoca las dos leyendas de mujeres/monstruos


Ahí quise contar como para niños. Mejor dicho, una de la mayores satisfacciones es
que asedian los bosques y selvas colombianas y, al mismo tiempo, guarda similitudes
que le hayan dado censura de doce años, porque los pelados no van a entender eso de
que es un mundo subjetivo ni nada, sino que ellos son los que están enamorados y se con Camila –protagonista de la novela gótica homónima de Joseph Sheridan Le Fanu,
metieron en ese bosque y esto va para adelante y les pasó esto y lo otro [...] escrita en 1872–, joven que, como la adolescente caleña, comienza mostrándose como
un ser inocente para luego revelar su naturaleza vampírica [...]. Su papel en la película
... es un cuento de hadas, había una vez dos niños que en el bosque tatatá, y visitaron “tropicaliza” y subvierte las dos imágenes femeninas tradicionales de las narraciones
a un tío que era titití, y se convirtieron en tatatá. Moraleja, no os acostéis con vuestra góticas –la heroína y la villana– convirtiéndolas en una sola. Es heroína debido a que
hermana porque es volvéis vampiros. [Patricia Ardila, Hernando Martínez P. es víctima de las circunstancias que la preceden y que la ponen en situaciones extrañas
Cuadernos de Cine Colombiano, 13 (noviembre 1983), Cinemateca Distrital, Bogotá.] para ella (cometer incesto, ser perseguida y asesinada) y es villana porque acoge
dichas situaciones y las trasformaciones consecuentes y se regodea en ellas: disfruta la
Sus dos largometrajes fueron la continuación de una línea temática iniciada por el
transgresión y su paso por estados animales hasta convertirse en vampira. Es a la vez
gran escritor suicida Andrés Caicedo (con quien, entre otras, realizaría el primer
Mina y Lucy, solo que esta vez moviéndose por la selva tropical [...]
cortometraje “de autor” en Colombia, titulado Angelita y Miguel Ángel), llena de
terror y cinefilia. [Sandro Romero Rey. Andrés Caicedo o la muerte sin sosiego. Bogotá:
Luego de salir de la selva y llegar a la finca San Antonio (el punto más alto de páramo,
Norma, 2007.]
lugar de la tentación), lo que había sido un juego, invitación, preámbulo, se convierte

El horror en el filme está situado y surge del seno de la familia, del espacio de la en realidad consumada, en sexo incestuoso presidido y aprobado por los fantasmas de
familiaridad, que en este caso se trata de un linaje azucarero de la ciudad de Cali: los la familia Velasco [...]. Al verlos, Andrés parece sorprendido y asustado mientras que
Velasco. Este grupo se muestra sólido, cerrado sobre sí mismo, hasta el punto que Margaret se regodea con su presencia, mirándolos mientras besa a Andrés. Como si la
no requiere ninguna intervención extraña para destruir y destruirse [...]. Robos de escena no fuera suficientemente perturbadora, los fantasmas, luego de su aparición y
tierras, explotación, monopolio y asesinatos son algunos de los pilares sobre los ante los ojos de los jóvenes, se metamorfosean en diferentes animales: un ganso, una
cuales se sustenta la familia Velasco, grupo del cual nos es dado ver miembros de tres cabra, un cerdo, transformaciones que ligan lo fantasmal con la animalidad del deseo,
generaciones. No obstante el trasfondo social –y junto con él–, la película es un filme que es lo que acosa cada vez más a los jóvenes y los lleva a un deterioro cada vez mayor.
198 199
carlos mayolo caza de citas

Los fantasmas asedian en pro del incesto, salvaguarda de la maldición y el deseo horror provengan de la familia Velesco, de la maldición que carga su linaje y que
visceral por la sangre [...] convierte a sus herederos en muertos vivientes sedientos de sangre, es la fórmula
usada por Mayolo para hacer más poderosa una denuncia del desangramiento de
Mayolo transporta y trasforma la manera de trasformase en vampiro. A diferencia
campesinos y trabajadores por parte de las burguesías azucareras. Así, el Ever matón,
de los relatos tradicionales de vampiros, en la película no hay un ente que se pueda
dasalmado y sarcástico, es igual de aterrador que la Margaret vampira, enloquecida y
considerar como el origen de la maldición/infección; no hay un conde o extraño
cubierta de vegetación; los dos encarnan una violencia constante, sin fin, que empezó
forastero que venga a chupar la sangre o a buscar un amor perdido, trasmitiendo el
en los años cincuenta y aún no termina. Ever, entonces, no es un nombre elegido
mal. La maldición circula por la sangre de la familia completa, es transferida por la
al azar, más si se piensa como una perversa pervivencia del paramilitarismo y su
sangre, por el linaje que es tradición infectada por el incesto, pero también por una
historia infame [...]. A diferencia también del Drácula de Bram Stoker, el sexo y el auge a finales del siglo XX y principios del XXI. [Gabriel Andrés Eljaiek Rodríguez.
incesto aparecen en la película de Mayolo y a pesar de ser tabú se presentan como “Transilvania-Cali-Bogotá: ‘Tropicalización’ en tres películas de horror colombianas”.
tales; a su vez, la metáfora del burgués como chupasangre es más clara y está liberada En Rosana Díaz y Patricia Tomé (eds.), Horror fílmico. Aproximaciones al cine de terror en
de la necesidad de ubicar a este monstruo en lugar del otro. No obstante, como en Latinoamérica y el Caribe. Puerto Rico: Isla Negra Editores, 2012.]
Drácula el sexo hace parte del mecanismo de transformación, que convierte a los dos
adolescentes en vampiros incestuosos. ... [varias] teorías y análisis críticos del cine de horror [...] notan que el núcleo
temático de las obras del género del horror y sus subgéneros suele presentarse
Siguiendo la tradición gótica, los hermanos deben morir luego de ser infectados, para en forma de crisis [...]. El término “crisis”, legado del antiguo griego, ofrece su
completar así su transformación. Deben ser enterrados para regresar a la vida como
significado de “separar”, “romper” o “decidir” [...]. Es el momento en que la nación
vampiros, como muertos vivientes. La muestra, que debería ser el final de la vida de
podría personificar al Arturo Cova de la novela fundacional colombiana La vorágine de
los personajes y de la película, se convierte en una continuación indirecta, que invita
José Eustasio Rivera para decir: “Jugué mi corazón al azar y me lo ganó la Violencia”. O
a pensar que la tradición/maldición de la familia Velasco, en vez de eclipsarse con el
para recodar a la narradora de la novela ¡Que viva la música! del también miembro del
asesinato de dos herederos, se expande, ahora bajo formas más brutales y explícitas,
Grupo de Cali, Andrés Caicedo: “Yo pensé, mientras daba mi último paso: ‘Me tocaría
pero también más difíciles de erradicar.
escoger; no me sería deparado ser ambas cosas por segunda vez; tendría que escoger
Horror sobrenatural y natural conviven y se mezclan en Carne de tu carne, entre la chica del baile y la burbuja’. Me decidí. ‘El muerto –pensé–, el muerto’, y
fortaleciendo el filme y haciéndolo socialmente relevante. Que las dos formas de volteé la esquina”.
200 201
carlos mayolo caza de citas

Al mismo tiempo [Mayolo] interpela a los espectadores desde una “estética crítica de del poder político y económico que han detentado históricamente y que la situación
la Violencia colombiana”, cualidad esta última que es [para Martínez Pardo] su más política amenaza con robarles y destruir como si se tratara de un verdadero monstruo
notable aporte de la película, y que define en torno a la búsqueda que hace el director invasor y desterritorializador [...]
de maneras para estructurar el cuestionamiento de las formas tradicionales de hacer
cine en Colombia. En este proceso, Mayolo reinventa los géneros y formatos desde los Los ejemplos de las películas colombianas analizados arriba (En la tormenta,
cuales se narra la historia de la nación, recurriendo al horror para ver a través suyo la Fernando Vallejo, 1980, Carne de tu carne, Carlos Mayolo, 1983 y Pura sangre, Luis
Violencia, al tiempo que interpela al espectador de manera más exigente, creado un Ospina, 1991) permiten construir una perspectiva sobre el empleo y desarrollo de
tipo de cine que el director define como “no demagógico” y “marginal” [...] elementos constitutivos del género del horror como recuso encaminado a la narración
de elementos traumáticos del período de la Violencia en Colombia, especialmente en
Si para Goya “el sueño de la razón produce monstruos” en Carne de tu carne es el
su relación con las estructuras políticas sociales y económicas [...]
incesto, como el sueño u oscurecimiento de las costumbres morales, el que engendra
la monstruosidad, aunque no se representa con una cola de cerdo como ocurre ... un análisis de los elementos que componen [estas películas], como el que se ha
en Cien años de soledad de García Márquez, sino con elementos rescatados de la realizado anteriormente, permite ver, a mi entender, que esta selección de género
tradición gótica y tropos como la antropofagia y la succión de la sangre como símbolo es más que una imposición o una importación, y que más bien se adecúa a aspectos
de la extracción de lo vital. Pues ya consumado el acto sexual, los protagonistas
complejos de la historia local y se conecta además con elementos de la tradición oral
se convierten en vampiros y caníbales y empiezan a matar y a devorar a algunos
como los mitos de la Madremonte para el caso de Carne de tu carne [...]
habitantes de los alrededores [...]
El análisis de estas tres películas permite ver que su empleo de las convenciones y
Margaret y Andrés Alfonso transmutados a zombis caníbales pueden verse los recursos del género del horror se hace como respuesta a la crisis de la Violencia.
como metáforas del conflicto social y de clase, como suele suceder dentro de En ese sentido logran retratar y revelar aspectos oscurecidos o borrados por las
las convenciones del género de horror. En muchas de las películas del género, y versiones oficiales (Mayolo), enfatizar su carácter cíclico y mutante, provocar en los
concretamente en el caso del slasher [...] es el proletariado y la otredad racial lo que espectadores una toma de postura (Mayolo y Vallejo), o enfatizar sus conexiones con la
retorna en forma monstruosa, amenazando la estabilidad y supervivencia de una desigualdad y la explotación y la permanencia de anquilosadas estructuras económicas
clase media que a su vez halla en narrativas conservadoras de la tradición y la familia (Ospina). Son estas las que, como muertos vivientes, sobreviven en la impunidad a
justificación para marginar y eliminar lo monstruoso [...]. Sin embargo, en esta pesar de las muertes y las masacres generalizadas. La violencia y su sombra. [Felipe
película vemos una inversión de términos, con las élites amangualadas en defensa Gómez Gutiérrez. “Asomos al género del horror en el cine colombiano: Vallejo,
202 203
carlos mayolo caza de citas

Mayolo, Ospina”. En Rosana Díaz y Patricia Tomé (eds.), Horror fílmico. Aproximaciones ... [La mansión de Araucaima] está hecha con cierto carácter irónico, juguetón y
al cine de terror en Latinoamérica y el Caribe. Puerto Rico: Isla Negra, 2012.] casquivano [...]

*** Para el gótico inglés existía el castillo que producía horror, mientras que la mansión
en mi película no es un castillo de verdad sino una casa grande de locos, a donde llega
Pasarían tres años antes de que Carlos Mayolo realizase un nuevo largometraje. Su
una muchacha que no es virgen, y se va creando una trama que no es de la novela gótica
segundo film de largo alcance sería una versión de La mansión de Araucaima de Álvaro
clásica, pero que, sin embargo, sirve de elemento develador, y de una sociedad tan
Mutis. Esta película es, quizás, el punto máximo del llamado Grupo de Cali. [Luis
patética como la novela gótica inglesa misma, sin dejar de ser una parodia [...]
Ospina y Sandro Romero Rey. “A favor de Carlos Mayolo”. Postulación al Premio
Nacional “Toda una vida dedicada el cine”, Ministerio de Cultura, Bogotá, 2006.] La mansión de Araucaima (1986) es la hija de una historia que quería hacer Buñuel,
admirador del gótico inglés, y [que] el escritor colombiano Álvaro Mutis escribió
En mis películas está como una conclusión política o como una conclusión de un expresamente para Buñuel. Se llama “gótico tropical” pero la película transcurre y se
estado de las cosas imaginario, inventado y utópico [que] no puede ser soportado enmarca dentro de la exuberancia del trópico. Yo la definiría como una película de
por la sociedad, y [es así como] al fin y al cabo la sociedad los destruye. Como en La misterio con raíces centradas en la cultura latinoamericana, como lo ha hecho Vagas
mansión de Araucaima (1986). O como en Carne de tu carne (1984), [en el] que Llosa con La casa verde, Álvaro Cepeda Samudio con La casa grande, y Álvaro Mutis con
también tienen los campesinos que matar a los muchachitos para poder liberar al La mansión de Araucaima. [Antonio Arango, Carlos Tapia, Juan José Vejarano y Augusto
mundo de la podredumbre de ellos, del canibalismo y toda esa cosa. [Oswaldo Osorio Bernal. “Estados góticos”. Arcadia va al Cine, 16 (junio-julio 1987): 6-13.]
y César Alzate Vargas. “De Caliwood al gótico tropical”. Kinetoscopio (diciembre 2002),
En medio de ese maremágnum de cosas que encuentra un director de arte como
Medellín.] Miguel González y que es capaz que conseguir lo que sea [...]

Carlos Mayolo es el Polanski de los trópicos. [Peter Shuman (Alemania).


Ese uso de los objetos va permitiendo el enriquecimiento de los personajes, incluso
Contraportada. En Carlos Moyolo, ¿Mamá qué hago? Bogotá: Oveja Negra, 2002.] uno los identifica [...]

Las mejores películas latinoamericanas de todos los tiempos están basadas en clásicos No me interesaba en lo más mínimo tomar trasfondos políticos. Considero que era
de la literatura [...] esta sí es una película de estilo gótico, nombre dado por el propio algo tan obvio que ni siquiera alcanzaba esos niveles simbólicos de poder. Eran, más
autor, Álvaro Mutis, a su relato: “Relato gótico de tierra caliente” [...] bien, niveles irónicos [...]
204 205
carlos mayolo caza de citas

... la niña manifiesta cierta atracción a primera vista: es infantil e ingenua, primero el molde común y corriente. Personas con alguna manía [...]. Personajes como estos
se enfrenta al piloto (Luis Fernando Montoya), quien representa esa atracción inicial. hacen parte de un inconsciente colectivo de la conducta de una ciudad. Buscando la
Luego viene el cura (Alejandro Buenaventura), que representa el amor maduro, identidad en la carne propia del sujeto.
paternal. En tercera instancia aparece la pasión o sea el amor con el negro Cristóbal
(Antonio Luis Pitanga: “Porque aun [para] las flores más blancas tienes que enterrar En 1990 Luis Alberto Álvarez escribió en la revista Número un balance de la década
sus raíces en tierra negra”). La última instancia, es la del uso del sexo para destruir a
sobre el cine colombiano y se lamentaba de que el cine colombiano todavía seguía
otra persona, o sea la perversión, representada en la Machiche, que es la maldad [...]
apoyado en el prestigio de la literatura. Posiblemente Luis Alberto estaba pensando
en las dos última películas colombianas que se habían inspirado como adaptaciones
La mansión [...] tiene una escenografía justa de los elementos, el caos aparece
solamente en las escenas que requieren caos [...] porque La mansión [...] en vez en dos famosos libros colombianos escritos por dos escritores respetados, cada cual
de volverse barroca con los objetos rígidos, logra el barroquismo involucrando el a su modo: La mansión de Araucaima de Álvaro Mutis, adaptada por Julio Olaciregui y
paisaje, la exuberancia de la naturaleza. Se compenetra con la piel, hay más erotismo. Cóndores no entierran todos los días, novela de Gustavo Álvarez Gardeazábal, adaptada
Aunque ambas son de horror porque conducen a una tragedia terrible. [...] Hay una al cine por un grupo de guionistas y cineastas en donde estaban personas tan distintas
expectativa por romper un tabú. Desordenar lo establecido a través de los mitos. La como Dunav Kuzmanich, Antonio Montaña, Sergio Cabrera y Francisco Norden, quien
leyenda se ha olvidado en nuestra cultura y se trata de recuperar el mito y volverlo la dirigió con éxito [...]
vida. El pensamiento mágico siempre será la mejor opción frente a la alienación.
Por eso, mediante la nostalgia y el poder de la televisión yo intento recuperar ese
La película dirigida por Carlos Mayolo, La mansión de Araucaima, no produjo el
terreno ignoto del hombre: su propia fantasía. [...] Creo que las dos películas son
efecto que se esperaba. Sobre todo tratándose de una novela que había sido antes
irónicamente corrosivas [...]. [es] en el esquema de la casa donde suceden cosas
un guión que Luis Buñuel había querido dirigir. Los elementos son perfectamente
pues es hijo del cuento gótico donde hay un castillo y llega una niña inocente, como
respetuosos de la novela y están brillantemente realizados, pero el efecto final no se
El castillo de Otranto [de Walpole] y El monje de Lewis. Afortunadamente a mí me tocó
inaugurar el género gótico tropical [...]. Porque en el cine nuestro los objetos adquieren presenta. La poesía que la novela tiene no se despierta en el público [...]
significado y se vuelven protagonistas. [José Urbano. El Tiempo, mayo 1992.]
Sacamos la conclusión entonces [de] que cuando se respeta demasiado la literalidad
Influye mucho la experiencia en el oficio. Me dejo llevar por la intuición. De la del texto original no se produce el efecto buscado, que es el que el espíritu despierte y
escogencia del tema surge todo. Un tema con vida propia y un personaje que rompa se encarne en el cine [...]
206 207
carlos mayolo caza de citas

... el primer pecado de la adaptación es tratar de copiar, de imitar, de reproducir los dentro, una ley que es casi que biológica: el organismo empieza su corrupción, su
elementos del texto original. Cuando se hace así, tal vez como en La mansión de detritus desde dentro [...]
Araucaima, se cae en la “ilustración” y lo que más se echa de menos entonces es un
sentido general de la historia [...] Hay sin embargo otro fallo tremendo y es el papel de La Machiche. La Machiche es
el personaje femenino que se identifica con la mansión en todos los aspectos, y que
Haciendo de pronto una lectura injusta de la La mansión de Araucaima, dirigida remite a la viaja imagen que equipara mujer y casa: orbe doméstico y orbe sexual. Esa
por Carlos Mayolo y adaptada por Julio Olaciregui, se me hace que ambos trataron de imagen la recrea Mutis de forma admirable gracias a La Machiche. De paso es bueno
imitar aquella casa que está en el libro que ya es una síntesis poética. Los adaptadores señalar que este es un personaje que Mutis no lo inventó de la noche a la mañana [...].
debieron haberse preguntado por toda esa simbiosis de casas que habían aportado
para formar aquella casa de la novela, que era un símbolo. El adaptador debe volverse Basta evocar las hembras tórridas que nos legó la memoria de Rodríguez Freyle y
hacia atrás y buscar de dónde se sintetizó aquel símbolo, o sea, volver a todos los que prácticamente se suceden en los textos más significativos de nuestra literatura
elementos de la historia para encontrar otro texto distinto que tenga el mismo
hasta confluir en el gineceo contemporáneo. De tan vasto panel destaca una, esa
sentido, la misma alma, el mismo espíritu. [Víctor Gaviria. “La adaptación de la
Zoraida Ayram [...] de La vorágine [...] hembra sexual y “frutal”, insaciable, como La
literatura al cine”. En Augusto Escobar Mesa, Literatura y cine, una tradición de pasiones
Machiche. Así pues que, llegados a este punto, más que traicionar la obra de Mutis
encontradas. Medellín: Comfama, 2003, pp. 127-145.]
casi se traiciona una tradición, pues La Machiche es el eje pasional y doméstico de la
anécdota: todo el mundo pasa por La Machiche y ella todo lo controla. En la película
La película que comentamos acusa un excesivo terror reverencial y a ningún lector
del libro se le escapará el hecho de que lo que ve en la pantalla proviene del libro que La Machiche hace gala de una fastidiosa sobreactuación, un exceso de histrionismo, y

leyó [...] [y] cuando digo que me llama la atención el marcado énfasis que hace la además carece del phatos erótico que caracteriza a la heroína de Mutis [...]. //
película respecto al texto del cual se nutre, se entiende que se muestre más atento y a
la vez severo con la película, porque ya no estamos frente a una texto evidentemente Insisto en que el error radica en el temor reverencial del guionista [...] //
autónomo sino a otro fallo tremendo y es el de una obra que nos está contando su
relación con la novela [...] Lo deseable en este caso es la total autonomía de guión y dirección: la iconoclastia
siempre libera y por lo general crea, aporta, enriquece. La fidelidad limita, oprime,
... el gran error del film consiste abrir y cerrar la anécdota con la irrupción de un sojuzga. Por último hay algo más que me molesta, y es la banda sonora. Noto una
elemento foráneo, cuando la más lógico es que un recinto cerrado se rompa desde persistencia casi contra natura en conciliar ópera y boleros, como si se tratara de
208 209
carlos mayolo caza de citas

elaborar una antología de extremos. [R. H. Moreno-Durán. “‘El Falansterio violado’. Dirigir es un acto poético, donde no se debe seguir insinuaciones de nadie. Cuando
En torno a la ‘La mansión de Araucaima’”. Cinemateca, 7 (julio 1987).] estoy filmando, es como ir de cacería con un arma pequeña. Todo está contra uno. Hay
que tener instinto e intuición. Una vez, necesité que un perro siguiera un rastro. Unté
Sobre nuestra amistad Mayolo escribió esto en su autobiografía ¿Mamá qué hago?: de regla de perra el zapato del actor y pude hacer que siguiera la pista. Hay que recurrir
“Somos los amigos más íntimos y que más nos hemos respetado en la vida. Gozamos a todas las astucias. [Carlos Mayolo. La vida de mi cine y mi televisión. Bogotá: Villegas,
de nuestros triunfos juntos y separados. Él ha sido el editor, o más bien el domador 2008, p. 145.]
de mis películas. Hemos conservado una amistad llena de risa y de júbilo. Hicimos no
sé qué tantas películas juntos y hoy, cuando nos vemos, tenemos la sensación de ser
los mismos muchachos hippies de siempre”. Lo extrañaré por siempre. [Luis Ospina.
“Mayolo y Ospina: Libertad y Orden”. Cambio, 2-11-2008.]

***

... he hecho televisión: he hecho Azúcar; La otra raya del tigre; Hombres, que son
unas series que no son comunes y corrientes en la televisión colombiana. Azúcar, por
ejemplo, fue una épica histórica, una serie de costumbres: El mestizaje, la relación
del Valle del Cauca con la salsa, todo ese cuento de la hacienda, el hijo natural, todo
eso que marcó una época, una curiosidad y una opinión sobre las maneras de ver el
país. Hombres también fue una comedia bastante libertaria, bastante abierta hacia la
sexualidad y hacia las costumbres sexuales de la época... Y La otra raya del tigre fue
una marera de ver históricamente un momento que la gente no conocía y había que
analizarlo también desde el punto de vista de la cotidianidad y buscar que eso fuera
representativo. Esas tres obras fueron representativas de una ausencia de cine en mi
carrera. La una es de 92 horas, la otra es de cien horas y la otra son 13 horas, o sea que
sí ha habido un aporte además de las películas. [Oswaldo Osorio y César Alzate Vargas.
“De Caliwood al gótico tropical”. Kinetoscopio (diciembre 2002), Medellín.]
211
carlos mayolo perfiles de los autores

Perfiles de los autores Sandro Romero Rey


Escritor, director de teatro, realizador, guionista y productor de radio,
cine y televisión. Docente en diferentes universidades, periodista cul-
tural y lector de proyectos de R.C.N. Televisión. Licenciado en teatro.
Máster en Artes Escénicas de la Universidad de París viii. Doctorado
Cum Laude en la Universidad de Barcelona. Profesor de Planta de la

®Daniel Mordzinsky.
cuadernos de cine colombiano 21-2015 nueva época Facultad de Artes (asab) de la Universidad Distrital de Bogotá. Ha reci-
bido distintos premios y menciones por su obra cinematográfica, litera-
ria y teatral. Algunas de sus publicaciones son Oraciones a una película
virgen, Andrés Caicedo o la muerte sin sosiego y El miedo a la oscuridad.

Isaac León Frías


Beatriz Caballero Profesor de cine en la Universidad de Lima. Licenciado en Sociología.
Titiritera y escritora. Organizó los dos primeros festivales nacionales de títe- Crítico de cine en diversas publicaciones peruanas durante 40 años.
res y dirigió el Teatro del Parque Nacional (1970-1976). Ha publicado cuentos Fue fundador y director de las revistas especializadas Hablemos de cine
para niños y jóvenes: Un Bolívar para colorear, Las siete vidas de Agustín Codazzi, y La gran ilusión, y colaborador de Tren de sombras. Fue director de la
Papá y yo, Cuaderno de novios entre otros, y escrito guiones para cine y libretos Filmoteca de Lima y ha ejercido como jurado en numerosos festiva-
para televisión entre ellos En busca de El Dorado y Los Miniserios con Carlos les internacionales. Entre otros libros, ha publicado Los años de la con-
Mayolo. Ha sido jurado en varias oportunidades de concursos de cuento, dra- moción 1967-1973: Entrevistas con realizadores sudamericanos, Ojos bien
maturgia infantil y producción de largometrajes. abiertos: El lenguaje de las imágenes en movimiento (con Ricardo Bedoya)
y El nuevo cine latinoamericano de los años sesenta. Entre el mito político y
la modernidad fílmica.

Juana Suárez
Enrique Ortiga (Ph.D.) Especialista en cine y literatura latinoamericana, preservación
Especialista en historia del cine, y promoción de películas y artes audiovisuales. y archivo de imágenes en movimiento, estudios culturales y en temas
Curador invitado del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), Cineteca relacionados con museos y bibliotecas. Es autora de Sitios de Contienda.
Nacional (México), Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México Producción cultural colombiana y El discurso de la violencia (Madrid, Ibe-
y de las cinematecas de España, Argentina, Perú, Uruguay y Venezuela. Ha roamericana-Vervuert) y Cinembargo Colombia. Ensayos críticos sobre
participado en diversos festivales de cine nacionales e internacionales y en con- cine y cultura colombiana (Cali, Universidad del Valle), traducido y
gresos de historia del cine en Canadá, Cuba, Estados Unidos, Francia, México y expandido en la versión en inglés (Palgrave). Trabaja como consultora
Venezuela. Profesor del Centro de Capacitación Cinematográfica (ccc-México) independiente para archivos audiovisuales en América Latina y Esta-
y docente en la Escuela de Cine Black María de Bogotá. Coeditor del libro Carlos dos Unidos. Adelanta varios proyectos de humanidades digitales y de
Mayolo. Un intenso cine de autor (ficunam). investigación.
212 213
carlos mayolo perfiles de los autores

Daniel D. Flórez Katia González Martínez


Hizo estudios de Artes Audiovisuales en la Universidad Nacional de La Plata Maestra en Artes Plásticas de la Academia Superior de Artes de Bogotá y
(Argentina). Estudia en la Escuela de Cine y Televisión de la Universidad Magíster en Historia y Teoría del Arte, la Arquitectura y la Ciudad de la Uni-
Nacional de Colombia. En el 2013 realizó su primer corto, titulado Las uñas de versidad Nacional de Colombia. Gerente de Artes Plásticas y Visuales de la
los pies. Se encuentran en preproducción su documental Esa enorme cicatriz Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Docente. Entre sus publicaciones están
luminosa y el largo de ficción Angelus Novus. el libro Cali, ciudad abierta. Arte y cinefilia en los años setenta (Ministerio de Cul-
tura) y los artículos: “Salcedo, no es… frase de cajón” (errata# 2); “Ever Astu-
dillo: Un trayecto entre dibujos” (Papel de colgadura, icesi); y “Ciudad Solar: A
Communitarian, Universal City in 1970s Cali” (Review 88. Literature and Arts of
the Americas, Americas Society).

Pedro Adrián Zuluaga


Comunicador Social –Periodista de la Universidad de Antioquia y Magister
en Literatura de la Universidad Javeriana. Ha sido periodista cultural, crítico
de cine y curador de exposiciones, muestras y festivales de cine. Fue editor
de la revista de cine Kinetoscopio y autor de los libros Cine colombiano: cáno-
nes y discursos dominantes (2014) y Literatura, enfermedad y poder en Colombia:
1896-1935 (2013). Es Jefe de Programación del Festival Internacional de Cine de
Cartagena de Indias-FICCI y bloguero en www.pajareradelmedio.blogspot.com

Gerardo Otero
Realizó Estudios Cinematográficos en la Universidad París VIII. Docente del
departamento de Comunicación Social de la Universidad del Valle. Colabora-
dor de las revistas Número, Gaceta de El País de Cali y de la revista virtual Visaje
de la Universidad del Valle. Asistente de dirección de los 6 capítulos de Litoral
dirigidos por Carlos Mayolo, realizador de los otros 30 y editor de todos. Asis-
tente de dirección y sonido de varios documentales de Luis Ospina. Realizador
y editor de varios documentales de Citurna producciones, Telepacífico y Min-
cultura. Realizador, productor y editor de varios cortos y del largometraje Todo
el mundo baila.
Carlos Mayolo y la cámara
de Betamax, circa, 1979. Foto:
Hernando Tejada Ángel.
estos cuaderno s de cine se terminar on de imprimir en marzo de
2015 en la ciudad de Bogotá
21

cine colombiano
cuadernos de
cuadernos de cine colombiano
¿Otra vez Mayolo?
21 carlos mayolo
Beatriz Caballero
Carlos Mayolo
de los muertos vivientes
Sandro Romero Rey
Carlos Mayolo
hacia el gótico tropical
Isaac León Frías
De casas y haciendas
azucareras en el gótico tropical:
Carne de tu carne y
La mansión de Araucaíma
Juana Suárez
Mayolo,
padre nuestro
Daniel D. Flórez y
Pedro Adrián Zuluaga
Mayolo
en el Litoral
Gerardo Otero
Entrevistas
Katia González Martínez
Luis Ospina, humor y rigor
Miguel González, la experiencia plástica del cine
Elsa Vásquez, el papel de la continuidad

Minat Terkait