Anda di halaman 1dari 2

CUADRO​: ​LA FRAGUA DE VULCANO 

 
● Autor: ​Diego Velázquez  
Nació en Sevilla el 6 de junio de 1599

conocido como Diego Velázquez , fue un

pintor Barroco considerado uno de los más

grandes de la pintura española , y figura

indiscutible en la pintura universal.

Pasó sus primeros años en Sevilla donde

desarrolló un estilo naturalista influenciado

por Caravaggio.

Se mudó a Madrid y a los 24 años fue nombrado pintor del rey, y 4 años más tarde a

pintor de cámara. A esto se dedicó el resto de su vida, hacía retratos y cuadros para

adornar la casa real. Su estilo evolucionó hacia una pintura de gran luminosidad con

pinceladas rápidas y sueltas.

Este estilo se desarrolló gracias a el estudio de los pintores reales y su viaje a Italia

donde estuvo estudiando la pintura antigua y la contemporánea. En su última década

tenía un dominio perfecto de la luz.

Murió el día 6 de agosto de 1660 en Madrid.

SE ENCUENTRA: ​Madrid, Museo del Prado. 

 
 
● LOS DOS PERSONAJES PRINCIPALES DEL CUADRO: 

Apolo  se  ve  envuelto  en  un  manto  que  deja  al  descubierto  su  torso 
desnudo.  
Vulcano,  en  este  caso,  es  simplemente  un  herrero,  al  igual  que  los 
cíclopes  que  le  ayudan,  que  son  hombres  del  pueblo  que  conocen  el 
oficio. 
 
Vulcano  le  contempla  con  ojos  atónitos  después  de  haber  escuchado  la 
mala  noticia  sobre  el  adulterio  de su esposa con el dios Marte a quien le 
estaba forjando en esos momentos una armadura. 
 
● SITUACIÓN  EN  LA  QUE  SE  ENCUENTRAN  LOS  PERSONAJES 
DEL CUADRO: 
 
La  escena  muestra  el  momento  en  el que Apolo, el resplandeciente dios del 
sol,  fue  al  taller  del  herrero  de  los  dioses  del  Olimpo,  Vulcano,  para  darle 
la  humillante  noticia  de  que  su  mujer,  Venus,  estaba  cometiendo  adulterio 
con el dios guerrero Marte.  
Estaban  una  noche  Venus  y  Marte  tan  entretenidos  en  sus  juegos 
amorosos  que  se  les  fue  el  santo  al  cielo.  No  se  percataron  de  que llegaba 
la  luz  del  día,  y  con  ella Apolo, dios del sol, que sorprendió ​in fraganti ​a los 
dos  amantes.  A  Apolo  fue  a  contárselo  al  esposo  ultrajado,  Hefesto,  que 
no  pudo  reprimir  la  rabia  y  el  dolor.  De  inmediato,  Fabricó  una  finísima 
cadena  de  hierro  que  colocó  en  el  lecho  en  el  momento  en  que  ambos, 
despreocupados y absortos, estaban fundidos en amoroso abrazo, la red se 
cerró  sobre  ellos  haciéndolos  prisioneros.  Hizo  entonces  Hefesto  entrar 
en  la  alcoba  a  los  otros  dioses,  que  rieron  al  ver  a  Venus  y  Marte  en 
actitud  tan  comprometida.  Hefesto  no  los  liberó  hasta  que  le prometieron 
poner fin a sus amore.  

Minat Terkait