Anda di halaman 1dari 3

El Sistema Nacional de Áreas Protegidas es el conjunto de áreas naturales que garantizan la

cobertura y conectividad de ecosistemas terrestres, marinos y marino-costeros, de sus recursos


culturales y de las principales fuentes hídricas. Las áreas protegidas del Ecuador cubren una
superficie de 18,5% del territorio nacional, con un total de 4´611.849,22 hectáreas.

Ecuador a pesar de tener la superficie más pequeña, posee la mayor biodiversidad por kilómetro
cuadrado, lo que se explica por la coincidencia de algunos fenómenos geográficos y climáticos
dentro de sus fronteras, los cuales han estimulado la presencia de numerosas especies. Las áreas
protegidas constituyen la solución natural más efectiva a nivel global, para contrarrestar los
procesos de deforestación y cambios de uso del suelo que producen las emisiones de gases de
efecto invernadero causantes del cambio climático. Las áreas protegidas amazónicas del Ecuador
son un claro ejemplo ya que almacenan 708 millones de toneladas de carbono, contribuyen a la
mitigación del cambio climático y, de esta manera, apoyan la resiliencia del bosque continuo más
grande del mundo.

El Sistema Nacional de Áreas Protegidas, al 2015, está constituido por:

 11 Parques Nacionales
 5 Reservas Biológicas
 1 Reserva Geobotánica
 9 Reservas Ecológicas
 4 Reservas Marinas
 6 Áreas Nacionales de Recreación
 4 Reservas de Producción de Fauna
 10 Refugios de Vida Silvestre
 1 Área Ecológica de Conservación Municipal
Las áreas protegidas del Ecuador abarcan las cuatro regiones geográficas del país y 20 provincias y,
en la actualidad, son la principal estrategia nacional de conservación in situ de la biodiversidad.
Cada país ha establecido en su legislación los objetivos que deben cumplir las áreas protegidas. La
recopilación de éstos muestra que son similares en todos los países y van de mayor a menor grado
de restricción de uso. A continuación se presenta el listado de objetivos que también pueden ser
utilizados como guía para definir los objetivos de áreas protegidas:

 Mantenimiento de ecosistemas representativos del país en estado natural.


 Mantenimiento de la diversidad ecológica y de la regulación ambiental.
 Conservación de recursos genéticos.
 Provisión de oportunidades para la educación, investigación y monitoreo.
 Conservación de cuencas hidrográficas.
 Control de los procesos de erosión y sedimentación a través de la conservación de las
aguas y los suelos.
 La producción de proteínas y productos animales de origen silvestre; cacería y pesca
deportiva.
 Provisión de oportunidades para recreación y servicios turísticos.
 Producción de madera, forraje y productos pesqueros sobre la base de su
aprovechamiento sostenible. - Protección de sitios y objetos del patrimonio cultural,
histórico y arqueológico.
 Protección de la belleza escénica y de espacios abiertos.
 Fomentar el uso racional y sostenido de áreas contiguas y propiciar el desarrollo rural.

Categorias de áreas protegidas


“La UICN considera que las categorías de gestión de áreas protegidas constituyen un importante
estándar global para la planificación, establecimiento y gestión de áreas protegidas” (Dudley,
2008.Pag. 6). “Es la tipología de áreas protegidas que tiene establecidas de forma particular, una
arquitectura de objetivos superiores y regulaciones estándar para cada uno de los tipos. Estas
regulaciones y objetivos superiores se definen en el marco jurídico de cada país. Sin embargo, la
UICN ha propuesto seis categorías que tratan de homogenizar a nivel internacional un lenguaje
común para poder compararlas, además de guiar a los países en la definición de sus propias
categorías”

 Reserva Natural Estricta


 Área Natural Silvestre/Prístina
 Parque Nacional
 Monumento Natural
 Área para Manejo de Hábitat/Especies
 Paisaje Terrestre y Marino Protegido
 Área Protegida con Manejo de Recursos

Limites del área protegida

El diseño de los límites debe asegurar que viabiliza la conservación de los valores del área. Es
deseable que los límites del área coincidan con límites naturales o antrópicos de tal manera sean
fáciles de identificar en el territorio.