Anda di halaman 1dari 7

TEXTO LITERARIO

Como texto literario se denomina todo aquel texto en el que se reconocen las
características propias de algún género literario, como la narrativa, la poesía, el
teatro o el ensayo.

Desde el punto de vista de la Lingüística, el texto literario es aquel donde


predomina la función poética del lenguaje, es decir, donde la composición del
texto atiende fundamentalmente a la forma en sí del lenguaje, a su belleza y a
su capacidad para recrearnos mundos imaginarios.

Algunas de las características de los textos literarios son la libertad creativa plena
en cuanto a la composición: la forma, el estilo y el tono del texto (puede ser triste,
alegre, amargo, irónico, festivo); en el empleo de figuras literarias, como la
metáfora, la metonimia o el símil, para enriquecer el texto y avivar la imaginación
del lector; en el manejo de los recursos discursivos como la narración, la
descripción, el diálogo, la exposición o la argumentación, para conducir el texto;
así como la naturaleza ficticia de que está hecho el texto literario.

El texto literario, en este sentido, recrea mundos de ficción, bien se trate de la


relación de sucesos imaginarios, bien de ideas, conceptos o argumentos. Como
tal, un texto literario trasmite sensaciones, emociones, sentimientos, ideas y
pensamientos al lector.

Los textos literarios presentan naturalezas distintas dependiendo del género a


que pertenezcan. Así, una narración o un ensayo se componen
fundamentalmente en prosa, mientras que la poesía se glosa en versos.

EJEMPLO: “Si bebe, no conduzca. Cuide a su familia” es un texto informativo


que transmite un mensaje pero sin ninguna intención estética. En cambio, un
texto como “Si una copa de néctar seductor se atraviesa en su camino,
agradezca con galanura y rechace el convite, ya que dicha sustancia puede
haber sido preparada por el propio demonio para poner en riesgo la existencia

1
de sus seres amados” es literario: el mensaje es comparable con el anterior en
cuanto a contenido, pero el lenguaje utilizado es muy diferente.

Este ejemplo resalta cómo el tipo de texto depende de la intención comunicativa.


No tiene sentido adornar un texto con juegos de lenguaje o palabras rebuscadas
si se pretende llegar con claridad a la mayor cantidad de lectores posible.

Para que los niños puedan producir textos literarios en el Jardín de Infantes, se
deben presentar ciertas condiciones didácticas:
Tener en cuenta los propósitos que persiguen las situaciones de enseñanza en
las que los niños escriben y los contenidos que se quieren comunicar.
-Reflexionar sobre la selección de los materiales de lectura.
-Realizar intervenciones docentes adecuadas que les den a los niños
oportunidades de abrir espacios de intercambios.
-Fomentar un ambiente alfabetizador adecuado para que puedan buscar fuentes
de información seguras y confiables en el momento de la escritura.
-Generar oportunidades de interacción con la escritura y con los usuarios de la
escritura convencional para propiciar el intercambio entre pares, “discutir” las
hipótesis y confirmarlas o rechazarlas.

2
Por lo tanto, en primer lugar, el docente tiene que haber leído con ellos textos
literarios seleccionados a partir de determinados criterios. Así, por ejemplo, los
niños podrán escribir “al estilo de…”. Para lograrlo, los niños no solo deben
haber leído varios libros del mismo autor, sino que también se necesita un
genuino espacio de intercambio luego de la lectura para hacer hincapié en el
estilo de un determinado autor.

De esta manera, si queremos “escribir como” Graciela Montes, durante el


intercambio la docente deberá comentar con los niños acerca de la exageración
en Doña Clementina Queridita, la achicadora —por ejemplo— o tendrá que
referirse a la reiteración de algunas palabras o expresiones para causar
determinados efectos: “El agua viene y lo moja, el agua viene y se va…”, en
Federico y el mar. O bien, si se siguió la obra de Isol, será necesario hacer visible
la perspectiva del niño, es decir, cómo el relato se construye desde ese lugar,
desde la visión del niño, por ejemplo, en Regalo sorpresa, en Intercambio
cultural, en Tener un patito es útil, en Secretos de familia y en Cosas que pasan,
entre otros libros recomendables de la autora.

También podrán escribir un texto literario que tenga como protagonista a un


personaje que se haya repetido en varios textos; por ejemplo: los gatos (El gato
chino de José Luis Olaizola, Mateo y su gato rojo, de Silvina Rocha y Lucía

3
Prieto, Gatito y el balón de Joel Rosell y Constanze Kitzing, Milo, el gato malo
de De Giorgi y Bernatene, El gato que amaba la mancha naranja de Elza
Mesquita, Carlota y Miniatura de Pierre de Gall y Éric Héliot, entre otros). En
principio, se debe generar un espacio de intercambio para conversar acerca de
este personaje: cómo está descrito —a veces se hace desde la imagen y otras
desde la escritura—, qué se dice de él y cómo se dice.

Asimismo, pueden producirse textos poéticos si se han leído variedad de poemas


o formas versificadas. Una de las cuestiones a tener en cuenta es que los niños
deben lograr cierta musicalidad, cierto ritmo, más allá de que puedan decidirse
por la rima, el verso libre o la poesía disparatada… Jugar con las palabras,
relacionarlas, seleccionarlas y combinarlas, pensar “cuál puede ir con cuál” y qué
efectos causa siempre es una excelente opción.

4
TEXTO EXPOSITIVO

Un texto expositivo es, simplemente, aquel que tiene por finalidad informar.
Su estudio forma parte importante en al ámbito escolar, especialmente para que
niños y niñas vayan aprendiendo los diversos tipos de textos
A continuación, se presentan extractos de textos expositivos, especialmente
redactados para los más pequeños.

EJEMPLO 1: La tierra
La Tierra es el planeta donde vivimos.
La Tierra es el tercer planeta desde el Sol. Es el mayor de los cuatroplanetas
terrestres de nuestro sistema solar, lo que significa que es un planeta sólido, y no
gaseoso (los otros tres planetas terrestres sonMercurio, Venus y Marte). El volumen
de la Tierra es más de un millón de veces menor al del Sol.

Al igual que los demás planetas del sistema solar, la Tierra orbita alrededor del Sol, y
le da una vuelta completa en aproximadamente 365 días (a esto se le llama un año).
También gira alrededor de su propio eje, dando un giro completo en 24 horas (a esto
se le llama un día).

Un texto expositivo se caracteriza por desarrollar un tema en forma clara y


objetiva.
En la primera parte, el objetivo es presentar el tema del cual se hablará a lo largo
del texto. En el desarrollo, es donde de profundiza el contenido, aportando más
detalles, más datos. Y en la conclusión, que no debe ser muy extensa, se realiza
un resumen de las principales ideas que se quiere transmitir al lector.

– La principal intención es informar acerca del tema desarrollado.


-El uso de la tercera persona.
-Se evita párrafos que denoten subjetividad en la expresión de las ideas.
– Un texto expositivo puede, al mismo tiempo, mezclar características de otros
tipos de escritos, como por ejemplo, introducir también pasajes narrativos,
descriptivos, argumentativos, etc.

5
-Entre los tipos de escritos que integran este grupo encontramos: redacciones
académicas como los exámenes, artículos de enciclopedia, un ensayo, una
crónica periodística, una biografía.

6
Ejemplo 2:
El Halcón Peregrino

Se denomina peregrino al hermoso halcón que cada año emigra desde Europa
hasta el corazón de África: y bien merece el nombre, ese extraordinario vuelo de
millares de kilómetros.

Es tan majestuoso y tan bello el vuelo del halcón, que posee también unas
potencialidades de atracción de la hembra: ésta queda fascinada por la
exhibición del macho en las alturas.

La preparación del nido no es complicada: les basta a la pareja de halcones


cualquier cavidad rocosa o el lugar ocupado por algún ave menos poderosa, que
no tenga ánimos para enfrentarse a ellos.

Mientras la hembra incuba sus huevos, que tienen manchas oscuras, el macho
se dedica a la caza: arrebata del suelo las presas todavía vivas y así las conduce
hasta su refugio.

Cuando los polluelos están en condiciones de aprender a volar, sus padres los
arrojan al vacío: único modo de que su instinto de supervivencia les obligue a
agitar las alas, para mantenerse en el aire y regresar luego a su lado. De esta
manera, a fuerza de «sustos», llegan a dominar el vuelo, hasta realizar las
maravillas de los halcones adultos.