Anda di halaman 1dari 198

Immortal * Foro Purple Rose

TRADUCIDO EN EL FORO PURPLE ROSE POR:

Sol de media Noche


Clarissa
Daniela 400
Evelin
Indaparapeo
BellJolie
Ale
Larixi
Genesis
Steny
Cyely
Grima
Lizeth

CORREGIDO POR:

Melo
Asgil
Luna Black
Rossmery

!!!!Gracias a todas Chicas!!!!

2
Immortal * Foro Purple Rose

SINOPSIS

El Colegio Wyldcliffe Abbey para Jóvenes Señoritas, ubicado en una mansión


gótica en los inhóspitos páramos del norte, es un colegio de élite, caro y poco
acogedor. Cuando Evie Johnson es sacada de su hogar junto al mar para
convertirse en la nueva estudiante becada, se sentirá más sola de lo que
jamás habría podido imaginar. Profesores estrictos, estudiantes snobs y la
opresiva atmósfera de Wyldcliffe harán que Evie se hunda.

La única alegría de Evie es Sebastián, un chico rebelde, burlón y


peligrosamente atractivo que ella conoce por casualidad. Conforme los
sentimientos de Evie por Sebastián crecen con cada encuentro secreto, ella
empieza a temer que él esconde algo de su pasado. Y además se le aparece
una extraña chica fantasma -una chica que es tan parecida a Evie que podría
ser su hermana. Evie lentamente se va hundiendo en una complicada red que
incluye el pasado y el presente y que no puede controlar. Cuando las fuerzas
elementales de Wyldcliffe se desaten como el poderoso mar, Evie deberá
enfrentarse a una sorprendente revelación sobre Sebastián y a su increíble
destino.

3
Immortal * Foro Purple Rose
Ya que debemos morir, y somos como el agua derramada sobre la tierra.-

-2 Samuel, 14:14

PROLOGO

Yo no creo en fantasmas. Yo no creo en la brujería, o las tablas de Guija,


levitación, cartas de tarot, astrología, las maldiciones, los cristales, videntes,
los vampiros, no creo toda jerga de -el otro lado.- Por supuesto que no. Soy la
inteligente, cuerda, sensata Evie Johnson. Chicas como yo no se mezclen en la
basura todo la locura paranormal.

Al menos, eso es lo que yo habría dicho antes de llegar a Wyldcliffe Abbey


School. Pero todo es diferente para mí ahora. He vislumbrado su mundo, y
nunca pude volver a ser la chica que solía ser.

Imagínese un paisaje salvaje, solo donde los páramos se elevan en los


pliegues ásperos de un verde y marrón y púrpura. Las ovejas son unos puntos
aquí y allá en las laderas, esperando pacientemente en el viento helado. Unos
cuantos árboles han logrado crecer, pero se ven desnudos y con retraso en el
crecimiento. Los páramos rodean un pequeño pueblo desolado en el corazón
del valle, como los muros de una antigua prisión. Bienvenido a Wyldcliffe.

Este es el lugar que persigue a mi presente, mi pasado y mi futuro. Es decir, si


todavía tengo un futuro. Si él va a permitir eso. Si él no me destruye primero.

Ella está a mi lado, como mi hermana, pero él está en mi alma.

Él es mi enemigo, mi verdugo, mi demonio.

Él es mi amado.

CAPITULO 1

Yo no quería ir a un internado. Salir con un grupo de niños ricos en una


glamorosa escuela no estuvo nunca en mi lista de deseos. Yo estaba contenta
con mi vida antigua, en un mantenimiento de-yo-misma tipo de paso. No feliz,
tal vez, pero de contenido. Y entonces, en un azul suave septiembre, mi
abuela-Frankie-enfermó gravemente.

4
Immortal * Foro Purple Rose
Nunca había sido grandiosa para mí, sólo mi querida Frankie, mi madre
sustituta, mi mejor amiga.

Estúpidamente esperaba que estuviese en los cambios siempre. Pero nadie


es inmortal, ni siquiera las personas que amamos. Y ahora Frankie estaba
enferma y me vi obligada a empacar maletas para Abadía Wyldcliffe Escuela
para Señoritas. La vida realmente te da una patada a veces. Y yo estaba
haciendo mi mejor esfuerzo para pensar en ello como un reto.

El viaje a Wyldcliffe parecía ir a últimas horas cuando el tren giro hacia el


norte. Ya estaba de viaje sola. Papá había querido venir conmigo, pero lo
convencí de que estaría bien ir por mí misma. Yo sabía que quería pasar cada
momento posible de sus vacaciones con Frankie en el hogar de ancianos
antes de que él tuviera que volver a su ejército en el extranjero. Así que le
dije que era muy capaz de sentarme en un tren durante unas horas sin
terminar como una de las personas desaparecidas.... Honestamente, papá,
tengo dieciséis años, ya no soy una niña.... Ello no era tan difícil de
convencerlo.

La verdad es que supuse que sería más fácil decir adiós en su casa. Lo último
que quería era a las niñas snob Wyldcliffe verme lloriquear como mi papá
cuando me llevó fuera. No, no iba a haber -pobre Evie- esta vez. Yo había
tenido suficiente de Mamá. La gente susurrando sobre mí en la calle. La
compasión se ve detrás de mi espalda. Ya no iba a ser así de nuevo. Iba a
demostrarles que yo no necesito a nadie. Yo soy fuerte, tan fuerte como el
verde océano profundo. Nadie en Wyldcliffe nunca me iba a ver llorar.

Me trasladé a un tren local justo cuando empezaba a oscurecer. Hemos


remontado a través de un paisaje desconocido con pendientes de colinas
cubiertas de helechos y brezos. En el fondo de mi miseria sentí una punzada
de curiosidad. Cuando yo era pequeña, Frankie me había contado historias
de Wyldcliffe, que había oído de su madre, las historias sobre la naturaleza,
páramos y las granjas de soledad y los cielos duros del norte. Yo nunca había
visto el lugar, pero ahora estaba casi allí. Dejé mi revista y los auriculares y
miré a través de la ventana en el crepúsculo.

Media hora más tarde, el tren se detuvo en una estación a la sombra de un


poco profundo valle. Lancé mi equipaje en un destartalado taxi viejo, una
ráfaga de viento azotó unas salpicaduras de lluvia. Le dije: -Wyldcliffe, por
favor-, y partimos. Traté de hacer conversación con el conductor de taxi, pero
apenas un gruñido como respuesta. Nos dirigimos en silencio.

Entre las nubes, pude ver caer el sol detrás de los páramos como un rayo de
sangre. El cielo plomizo parecía presionar hacia abajo en gran medida a la
tierra. Yo había vivido toda mi vida al lado del mar abierto, y las colinas

5
Immortal * Foro Purple Rose
oscuras me hicieron sentir extrañamente dobladilla de pulgada por todas mis
habladurías, valiente, de repente me sentí muy pequeña y sola. Lo estúpido
que había sido no dejar a papá venir.... Luego el coche dio vuelta a la
esquina, y la torre de la iglesia y los edificios de piedra gris del Pueblo
Wyldcliffe entraron finalmente en la vista.

El conductor se detuvo delante de una tienda pequeña, ennegrecido por la


lluvia de la calle. -¿A dónde, entonces?-Gruñó.

-La Abadía-, le contesté. -Usted sabe, Wyldcliffe Abbey School.-

Se torció el cuello y me miró. -Yo no voy a llevarte a ese maldito lugar-,


escupió. -Usted puede salir y caminar-.

-Oh, pero- protesté. -Yo no sé dónde está. Y está lloviendo.-

El hombre pareció dudar, pero luego volvió a gruñir. -No es tan lejos para
caminar. Llama a la puerta de la tienda de Jones, si quieres. Él te lleva, pero
yo no lo haré.-

Se bajó del coche y dejó caer mis maletas en el pavimento mojado. Me


apresuré después de él. -Pero ¿dónde está la escuela? ¿Dónde puedo ir?-

-El Abbey está allá-, dijo, señalando a regañadientes a la iglesia. -No más de
media milla desde el cementerio. Dígale a Dan Jones, a donde te diriges.-

Un segundo después, su coche se alejaba del pueblo, dejándome detrás


como un no deseado paquete. Yo no podía creer que me acababa de dejar
allí, en la lluvia. Yo golpee furiosamente en la puerta de la pequeña tienda,
donde el signo de leer decía, D. Jones, WYLDCLIFFE TIENDA Y OFICINA DE
CORREOS. No hubo respuesta. Era una tarde, húmeda, Domingo por la noche,
y el pueblo entero parecía estar cerrado durante la noche. Juré bajo mi
respiración. No hubo más remedio que caminar.

El sol se había puesto, y la luna pálida estaba luchando para liberarse de un


rato de las nubes.

Arboles altos, negros y oblicuos, tumbas llenas en la pequeña iglesia. Cuando


pasé, estaba sorprendido por el sonido chirriante de las torres en la
oscuridad.

Me sacudí enojada. Yo no iba a estar asustada por algunas aves y una mala
muerte en el cementerio. Se veía como un conjunto ridículamente barato en
una película de terror. Mirando alrededor, vi a un viejo letrero marcado
ABADIA. Me fui por el camino, cargando las maletas sobre el barro. Por ahora
mi largo cabello rojo estaba empapado por la lluvia, y mis manos eran
blancas de frío, pero me sentía hirviendo dentro, caliente, furiosa contra la

6
Immortal * Foro Purple Rose
injusticia de todo: en primer lugar, Mamá, a continuación, Frankie, y ahora
este internado olvidado de Dios, el taxista loco, y la estupidez, la lluvia
estúpida....Perdida en mis pensamientos amargos, no vi el caballo o el jinete,
hasta que fue demasiado tarde.

Hubo un gran revuelo de los cascos y los flancos brillantes y la espiral de un


abrigo largo. Miré hacia arriba y quedé paralizada, incapaz de salir de la
forma de un caballo negro que se precipitaba hacia mí. Entonces, criados y
gritó y algo golpeó el lado de mi cabeza. Acabo de…Recuerdo caer... caer en
la oscuridad.

Cuando abrí los ojos otra vez, el piloto había desmontado y estaba inclinado
sobre mí. Él era sólo un niño, unos años mayor que yo, pero parecía como si
hubiera venido de un mundo diferente, un libro de cuentos de la tierra de
caballeros y los elfos y príncipes. Su cabello largo y oscuro enmarcaba un
rostro pálido, sensible con los pómulos salientes y brillantes ojos azules, y me
miraba con tanta atención que me sentí incómoda.

Esto era irreal. Yo no era el tipo de chica que se estrella con buenos chicos
mirando. Y confusa con voz temblorosa hasta mis pies dije:

-Lo siento...-, tartamudeé. -Yo no te había visto.-

-No se suponía-.

Parecía cansado y tenso, y las sombras bajo sus ojos eran como golpes suaves
en una ciruela de licitación.

-Lo siento-, repetí estúpidamente, en espera de que se disculpara a cambio.


Pero el muchacho, simplemente me miró fijamente.

-¿Se detuvieron mis caballos?-

-¿Sabía usted que viaja sin ver?- Me pirógena espalda.

-No hay ningún daño hecho a usted-, respondió el muchacho. -Pero no puedo
decir lo mismo de mi caballo.-

La gran bestia temblaba y sudaba, sacudiendo su cabeza y rodaba sus ojos


como si hubiera visto un fantasma.

-Oh, lo siento-, me espetó. -En mi tierra, los seres humanos en realidad son
considerados más importante que los caballos -.

-El mundo está plagado de seres humanos, como las ratas, pero rara vez he
encontrado un caballo que me conviene tan bien.-Su expresión era tan fría
como un mar de invierno. Murmuró para el escalofrío de los animales, sus

7
Immortal * Foro Purple Rose
dedos largos en busca de su enlodado lado. Luego me miró, una fracción
menos hostil. -Afortunadamente no hay daños reales-.

-¡Oh, muy bien!-, dije. -El caballo está muy bien. Bueno, eso es un alivio.
Pensé que podría haber sido golpeado y cubierto de barro después de ser
derribado, ah, y tarde para mi primer día en un horrible internado, eso es
todo. Pero no, el caballo está muy bien. ¡Aleluya!-

Me apresuré furiosamente para recoger el material que se había derramado


de mis maletas. ¿Quién se creía que era, este chico pretencioso, con su pelo
largo y negro y su abrigo largo y negro? ¿Algún tipo de bandolero
romántico? Sólo algún tipo de tirón. Yo estaba furiosa, recogiendo todo de
nuevo en el lugar tan pronto como pude. Un jersey azul yacía en un charco. Yo
lo agarro, a continuación, gritó.

-¡Ay!-

El suéter se abrió para revelar mi foto enmarcada de mamá. Era ella en una
hermosa fotografía, riendo en la cámara en un largo día perdido de verano.
Había envuelto el precioso recuerdo en el suéter en mi embalaje apresurado,
para mantenerla a salvo. Pero el pequeño marco se había roto y me cortada
en la palma de mi mano, y ahora una gota de mi sangre manaba sobre el
rostro de mamá.

Yo me balanceé sobre los talones. Yo sólo quería sentarme en la lluvia y el


aullido. -¡Mira lo que has hecho!- espetó con rabia, tratando de contener mis
lágrimas.

El niño lanzó riendas de su caballo en una rama baja en el carril, y luego


dobló con destreza el suéter alrededor del marco roto. Le susurró unas
palabras rápidas antes de empujar el paquete de nuevo en mi maleta.

-La imagen era querida- dijo el niño bruscamente. Me miró extraño, camino
de búsqueda, como si fuera a decir algo más. Me quedé sin aliento. Lo que
realmente era extraordinario, tan pálido y todavía intenso. -No llores-, dijo.-
Por favor-.

-No estoy llorando.- Tragué, de pie y chupando mi mano donde sangró. -Yo
nunca lloro.-

-Puedo verlo,- se burló. -Sin embargo, el corte debe ser cubierto, y parece
que tengo que hacerlo para usted.- Rápidamente torció un pañuelo blanco
como una venda y la ató alrededor de mi mano para detener el sangrado. Un
escalofrío extraño me recorrió el cuerpo cuando su mano rozaba la mía. -No,-
dijo el niño, me miro con más suavidad. -Tengo más que compensarla por

8
Immortal * Foro Purple Rose
cualquier enredo con mi caballo, para salvar su vida. Concluyo que la
hemorragia se detenga en la muerte-.

Un indicio de una sonrisa parpadeó sobre su rostro enjuto. Me di cuenta de la


curva de sus labios, y el arco de la las cejas negro. Todavía estaba tomando
mi mano en la suya, y sentí un nudo pequeño de la atracción tirando con mi
caja torácica.

-¡No seas ridículo!- Le contesté, bajando la mano con un esfuerzo. -Un


pequeño corte, como que no es peligroso -.

-¿Sabes realmente los peligros que podrían acechar en este camino?- El joven
se acercó a mí y me estudió con los ojos extrañamente brillantes. Sentí su
aliento frío en mi mejilla. Luego tocó un mechón de mi cabello mojado y le
susurró: -¿Cómo sabes lo que le espera en este valle a una chica del mar
salvaje?-

Yo temblaba bajo su tacto, sin saber qué decir. ¿Cómo sabía que yo venía del
mar? ¿Quién era? ¿Podría ser que me haga algún daño aquí, en este desolado
lugar? Alejándome de él, se tenso y mi cerebro comenzó a funcionar con todo
lo que había aprendido acerca de la defensa. El muchacho parecía leer mi
mente.

-No te preocupes, vas a casa con seguridad esta noche.- Él sonrió y se montó
en su caballo. -¡Pero nos volveremos a ver, te lo prometo!-

Él se alejó al galope en la dirección de la aldea. Nos reuniremos de nuevo.


Empujé el pensamiento lejos en un lugar secreto, no quería admitirme a mí
misma que yo esperaba que él tuviera razón. La lluvia torrencial me trajo de
vuelta a mis sentidos. Recogí mis cosas y me dejé llevar por el camino hacia la
Abadía. Por fin llegue a algunas puertas de hierro situadas en una pared de
piedra. Un signo de edad fue atado a un lado de las puertas. Decía lo
siguiente:

WYLDCLIFFE estar fresco o morir. Por un segundo me miré con horror, y me


echó a reír débilmente. He leído signos de más, llenando lagunas en las que
las letras pintadas estaban llenas con copos de distancia. WYLDCLIFFE
ESCUELA ABADIA para señoritas.

Yo había llegado por fin.

9
Immortal * Foro Purple Rose

CAPÍTULO 2

Yo nunca olvidaría mi primera visión de la Abadía. Bajé por el camino, doble


a la esquina, y mi nuevo hogar apareció en frente de mí- el sobrio, gris
Wyldcliffe en todo su esplendor gótico.

Este era un lugar siniestro, enorme y reservado. Las torres y almenas salían
locamente hacia el cielo, y las filas de ventanas encapuchadas miraban
fijamente hacia fuera como ojos en blanco, ciegos. Una lámpara se
balanceaba por el viento encima de la puerta principal. Era como si yo
hubiera vuelto a una edad pasada. Me quedé ahí, abrumada, entonces un
grupo de chicas aparecieron doblando la esquina del edificio y subieron por
las escaleras, corriendo para alejarse de la lluvia. Ellas rompieron el hechizo,
y me apresuré después de ellas.

Alcanzando el último escalón, empujé la puerta tallada de roble. No había


señal de las chicas. Ellas habían desaparecido en el cavernoso edificio. El
vestíbulo débilmente iluminado permanecía vacío y silencioso. Los
descoloridos trofeos de la escuela estaban distribuidos en gabinetes, y la luz
del fuego parpadeaba en una enorme chimenea. Al final del pasillo una
amplia escalera de mármol ascendía. Un descansillo corría a través de todos
los pisos de arriba y era casi aturdidor alzar la vista tan alto. Todo el lugar no
se parecía a nada de lo que yo había visto antes, excepto en museos. Caminé
a través del piso embaldosado hacia la chimenea y traté de entrar en calor.

Esto es, pensé. Mi nueva vida. Esta era la famosa escuela abadía Wyldcliffe.
No era lo que yo quería, pero trataría de aprovecharlo al máximo. Yo no me
quejaría, y estudiaría duro para hacer a papá orgulloso.

-Tú debes ser Evie Johnson,- dijo una voz expectante. Giré alrededor y vi a
una alta y elegante mujer saliendo de las sombras hacia la luz de la lumbre.

-Sí, soy yo.- Sonreí, alisando mi cabello mojado. Yo suponía que las buenas
costumbres serían una gran cosa en Wyldcliffe, entonces estiré mi mano y
dije, -¿Cómo está usted?-

La mujer ignoró mi mano extendida y sonrió. Ella hizo una pausa y exploró mi
cara atentamente, entonces frunció el ceño.

-Llegas tarde. Nosotros en Wyldcliffe no toleramos la impuntualidad.-

10
Immortal * Foro Purple Rose
-Oh, yo no pude ayudar…,- comencé, pero su mirada de advertencia me
detuvo. Me sentí retorcer bajo su fría mirada, como si ella supiera que yo me
había retrasado por estar con un extraño bajo la lluvia. -Lo siento.-

-Que no vuelva a ocurrir,- ella replicó con serenidad. -Soy Celia Hartle, la
directora de Wyldcliffe. Ahora sígame. Deje su equipaje aquí. El conserje
tratará con ello.-

Entonces, esta era la directora. Yo esperaba que los otros maestros fueran
ligeramente más humanos.

Ella enseñó el camino bajo un pasillo oscuro a la izquierda, luego ella se


detuvo en una puerta que tenía escrita en letras negras DIRECTORA. Nosotras
entramos a un elegante estudio con paredes apersonadas, amueblada con
libros, pinturas y muebles antiguos. Mrs. Hartle se sentó detrás de un
impresionante escritorio, y yo me senté en una dura silla frente a ella. Ella
parecía estudiarme de nuevo antes de anunciar, -No era un favor aceptarla a
usted dentro de la escuela.-

Oh, genial, pensé. Ella no me quería aquí. Era un perfecto comienzo.

-El semestre ya ha comenzado,- ella continuó, -y podría ser difícil para ti


ponerte al corriente con el avanzado nivel de trabajo en la mayor división de
la escuela. E incluso podría ser más difícil para ti aprender nuestras formas,
nuestras tradiciones. Wyldcliffe no es como las otras escuelas. Este
establecimiento no es simplemente sobre sucesos académicos. Les busca a
las chicas jóvenes un lugar en la sociedad. En años recientes, el número de
becas para los estudiantes ha sido muy limitada.- Ella paró, y yo sabía que
ella estaba esperando que dijera cuan grandioso era, eso podría ser humilde,
bueno y sumiso, la perfecta chica de la caridad dentro de una escuela llena
de jóvenes señoritas. Yo quería abofetearla de vuelta con furia, yo no quería
estar en su horrible escuela tampoco. ¡Me quería ir a casa! Pero me mantuve
tranquila.

Mrs. Hartle suspiró y continuó, -El consejo de la escuela, sin embargo, aun así
en sus circunstancias, podrían no rechazar ayuda-.

Papá me había dicho que había una sola cláusula en la constitución de la


escuela -Dar provisión a las afligidas hijas de los oficiales de las fuerzas
armadas de Su Majestad.- En otras palabras, matrícula gratis para las chicas
huérfanas de madre con una padre en la armada y no mucho dinero.

Bueno, yo estoy afligida, por supuesto, yo pensé con una sonrisa severa.

-Tú eres afortunada por calificar para la beca. ¡Asegúreme que usted lo
merece!- ella me miró con aversión, tomando mis ropas fangosas y mi fibroso

11
Immortal * Foro Purple Rose
cabello mojado. Sus ojos descansaron por un segundo en el pañuelo
manchado con sangre que todavía estaba alrededor de mi mano, entonces se
lanzó sobre la cadena de plata alrededor de mi cuello.

-Las joyas no están permitidas en la escuela-.

Instintivamente yo agarré el collar que Frankie me había dado durante mi


última visita a la clínica de ancianos. Ella lo había embutido dentro de mi
mano, incapaz de hablar, su cara contorsionada por el golpe que casi la había
matado. Esto era una baratija pasada de moda de plata intrincadamente
trabajada, con un cristal brillante en el centro. Yo no pensaba que era
costoso, pero Frankie había querido dármelo, eso lo hacía precioso.

-Pero Frankie, mi abuela, me lo dio…-

-Estoy segura de que tu abuela querría que estuvieras de acuerdo con las
reglas de Wyldcliffe,- Mrs. Hartle interrumpió desaprobadoramente.
Rápidamente puse el collar fuera de vista bajo mi camiseta.

-Eso está mejor. Yo también podría añadir el uso de teléfonos celulares,


radios, están también prohibidos. En Wyldcliffe no deseamos que nuestras
chicas estén abrumadas por artículos tan-llamados en la cultura popular, ni
ser adictos al estúpido hábito moderno de comunicarse sin significado. Tú
deberías darme cualquiera de esas cosas para el depósito, y se te devolverán
al final de semestre.-

De mala gana entregué mi móvil y mi preciado Ipod. Me estaba comenzando


a disgustar Mrs. Hartle y sus reglas.

-Ahora, como desafortunadamente llegaste tan tarde, las chicas ya han ido a
cenar. Tú no tienes tiempo para cambiarte antes de unírteles. ¡Venga!-

Ella se levantó abruptamente, y supuse que me estaba enviando dentro de la


cena luciendo como un absoluto lío siendo castigada por llegar tarde.
Temblé, y no por el frío.

Mrs. Hartle me condujo por un laberinto confuso de pasillos apersónales


decorados con pinturas sombrías, y nosotras finalmente alcanzamos el
comedor. Era un frío, abovedado salón instalado con filas largas de mesas y
asientos de madera. Ellos eran casi todas mujeres, la mayor parte de ellas
estaban usando el uniforme de la escuela. Todo esto parecía deprimente
como algo de hace cien años. Todas ellas llevaban el uniforme de la escuela
que era de un gris oscuro y granate- una clase enferma del color de la sangre-
y todos ellos se veían parecidos, con su cabello brillante y claras
complexiones.

12
Immortal * Foro Purple Rose
-Gracias, chicas,- dijo Mrs. Hartle. -Por favor permanezcan sentadas. Pero
antes de que continúen con su cena, me gustaría presentarle a la nueva
estudiante. Esta es Evie Johnson, quien trabajará con ustedes como estudiante
becada.-

Ella también podría haber agitado un cartel que digiera, ELLA NO ESTA
PAGANDO POR ESTAR AQUÍ; ELLA REALMENTE NO ES UNA DE NOSOTRAS.
Levanté la vista hacia las filas de bien atendidas chicas, cuando mi pelo goteó
sobre el embaldosado.

-Hola.-

Mi voz sonaba como un lejano eco. Las estudiantes guardaron silencio, todas
las doscientas de ellas, juzgando, evaluando, rechazando. Las más débiles se
reían disimuladamente alrededor de sus filas pulidas.

-Estoy segura de que ustedes le darán su mejor bienvenida a Miss Johnson,-


dijo la directora suavemente. -Buenas noches, señoritas.-

Ella abandonó el salón. Después de lo que pareció una eternidad, una chica
de castaño pelo rizado se levantó y dijo, -Hay un lugar aquí.- Caminé bajo las
largas filas de las chicas que miraban y me senté agradecidamente en el
asiento opuesto a ella. Cuando me senté a toda prisa del chisme explotó.

-¡Calma, por favor!- regañó una baja, áspera voz. Miré hacia la mesa de los
profesores y vi a una delgada mujer con una cansada cara y el cabello
firmemente sujetado hacia atrás. Ella estaba palmeando sus manos juntas para
poner en orden la habitación. -Nosotros no comemos como gamberros. Por
favor continúen su cena en silencio.-

El ruido disminuyó en conversaciones en susurros. Tomé una cucharada de


algo de un plato servido sobre la mesa, aunque me sentía muy cansada para
comer. La chica de cabello rizado quien me había llamado me dio una sonrisa
alentadora. Le di una sonrisa de regreso e intentaba forzar a tragar algún
alimento.

-Hola, Evie,- ella dijo a través de la mesa. -Soy Sarah. Sarah itzalan.-

-Hola, Evie, soy Sarah,- imitó la chica sentada al lado de ella. Ella era la chica
tipo princesa de hielo, con facciones perfectas y liso cabello rubio. Un
indefinido aire de dinero la rodeaba. -¿Estas recogiendo a otro niño
desamparado y vago para añadir a tu colección, Sarah querida?-

-Oh, cierra la boca, Celeste.- Sarah replicó.

13
Immortal * Foro Purple Rose
La chica llamada Celeste me miró y dijo dulcemente, -¿Tú siempre vienes a la
escuela cubierta de fango?- Dos perfectas chicas del otro lado de Celeste se
rieron disimuladamente como si ella hubiese dicho algo divertido.

-Conseguí llegar mojada de la estación,- dije silenciosamente.

-Oh, mi Dios.- Celeste jadeó en un fingido horror. -¿En realidad viniste en


tren?-

-Algunas personas usan el transporte público, Celeste,- dijo Sarah. -No todos
viajan en coches tragadores de gas y conducidos por un chofer.-

Celeste giró su mirada a Sarah y dijo inocentemente, -¿De verdad? Debe ser
horrible. Recuérdame nunca intentarlo.-

La campana sonó estridentemente, haciéndome saltar. Las chicas


rápidamente terminaron de comer, luego se levantaron. Sarah cabeceo hacia
mí para que hiciera lo mismo. Un largo rezo fue recitado por la profesora
delgada que había calmado a las chicas. Después de repetir, -Amén,-
diligentemente, las chicas comenzaron a salir en filas del salón. Las seguí,
esperando que Sarah me mostrara donde debía ir. Justo cuando llegué a la
puerta una clara voz me llamó de vuelta.

-¡Evie Johnson!-

Me di la vuelta. La profesora que había hecho la oración me estaba llamando


hacia ella. Su académico vestido negro colgaba sin apretar sus estrechos
hombros. Esto le daba un aire como de una monja severa, lista a echarse
encima de la violación más diminuta de la disciplina.

-¿Um… que es… Miss… eh…?- pregunté.

-Mi nombre es Miss Scratton,- ella respondió. -Estoy a cargo de las chicas de
la división mayor. Me gustaría ayudarte a que conocieras a alguien. ¡Helen!-

Miré alrededor y vi una alta, chica rubia en el otro lado del comedor,
disponiendo algunas pequeñas tazas de café sobre bandejas. Ella vino de
mala gana cuando Miss Scratton dijo su nombre.

-Helen ha estado en Wyldcliffe por un año hasta ahora y es nuestra otra


estudiante becada,- explicó Miss Scratton. -Tú estarás en la misma clase y en
el mismo dormitorio.-

-Hola,- dije, pero Helen no respondió.

-Quizás tu no sepas todavía, Evie, las chicas becadas se espera que realicen
pequeños deberes como una señal de compromiso y gratitud. Tú ayudarás a
Helen a distribuir el café en bandejas para los profesores después de la cena,
14
Immortal * Foro Purple Rose
ordenar los libros de himnos después de la práctica de coro, ese tipo de
cosas. Helen te mostrará lo que debes hacer.-

La miré sorprendida. No esperaba tener que hacer tareas. No me maravillaba


que las chicas se hubiesen reído. Por un loco segundo estuve tentada a decir,
quédese con su beca, e irme. Pero no había nadie esperándome de vuelta en
casa. Ni mi padre. Ni Frankie. Ni casa. Nada excepto el profundo mar azul.

-Bien,- mentí. -Seguro. No hay problema.-

-Excelente,- dijo Miss Scratton resueltamente. -Cuando hallas acabado aquí tú


te puedes ir directo a la cama, porque la campana suena temprano el
domingo por la noche. Entonces comienza con tu trabajo ahora, Evie, y estoy
segura de que lo harás bien. No hay lugar para holgazanes en Wyldcliffe.-

Miss Scratton se movió lejos, su vestido negro ondeaba alrededor de ella.

Levanté la vista hacia Helen. Su cabello era tan rubio que era casi de un
blanco platinado, ella tenía delicadas facciones y claros, luminosos ojos. Ella
se veía delicada, como si un viento fuerte la podría llevar lejos, pero su
expresión era dura y malhumorada. Quizás ella solo era tímida, pensé. Al
menos estábamos en el mismo bote- a lo mejor podríamos ser amigas. -
Gracias por echarme una mano, Helen.- Sonreí. -¿Qué tengo que hacer?-

Ella no me regresó la sonrisa. -Distribuye las tazas en las bandejas, los


profesores las vendrán a buscar más tarde. Necesitas cucharas, crema, y
azúcar. Y no rompas nada.- Su voz era baja y ronca, como si ella no la usara
mucho para hablar.

-Entonces, estoy en el mismo cuarto que tú,- dije. -Eso es genial.-

Silencio.

Traté de nuevo: -¿No piensas que toda esta cosa de hacer tareas es excesivo?-
bromeé, agitando las tazas y platillos sin cuidado en mí bandeja. -Tú sabes,
con Cenicienta, solo con doscientas horribles hermanastras. ¿Qué más
esperan que hagamos? ¿Dormir en el sótano?-

-Creo que ya lo hicieron,- dijo Helen con una inesperada cólera. -Esto… sería
mejor que…- Ella me dio una extraña mirada. Que era de solidaridad- ¿o
compasión? Pero cuando habló, era con una voz sin expresión. -Está en las
reglas. Solo lidia con eso.-

Suspiré. Suponía que yo iba a escuchar mucho más sobre las reglas en los
próximos días. Nosotras terminamos con las cosas del café, y Helen comenzó
a caminar rápidamente fuera del comedor.

15
Immortal * Foro Purple Rose
-¡Espera!- la llamé, salí corriendo después de ella. -¿No ibas a enseñarme
como llegar al dormitorio?-

-Oh, bien,- ella replicó descortésmente. -Ven conmigo.-

Ella bajó de un tranco el pasillo vacío. No había signo de nadie, aparte de una
pareja de profesores vestidos en trajes oscuros. El pasillo enrollaba por
detrás al pasillo principal y a las escaleras de mármol. Esas escaleras me
intrigaban. El mármol debería ser increíblemente duro, aún la escalera
parecía como si flotara hacia arriba en una curva elegante. Puse mi mano en
la barandilla de hierro y miré hacia arriba.

-¿Ahí están los dormitorios?- pregunté.

-Yeah, tercer piso.-

Nuestros pies resonaban en la fría piedra cuando nosotras subíamos más alto.
Estaba sin aliento cuando alcanzamos el final de la escalera. Aún había otro
largo corredor, trazado con puertas pesadas, que iban a lo largo por ambos
lados de las escaleras. Miré hacia atrás sobre la barandilla hacia el modelo de
azulejos, blanco y negro abajo en el pasillo. Cuán fácil sería caer, bajar
rodando como una muñeca.

-Vamos,- dijo Helen, cruzando un tranco hacia delante.

-¿Entonces nosotras estamos en lo más alto del edificio?-

-Hay un ático arriba de este piso pero está cerrado-

Voces sordas resonaban detrás de las puertas. Leí lo que decían en las
puertas: Drake, Nelson, Churchill, Wellington… era una extraña forma de
presumir a las chicas de la escuela.

-¿Esos son los nombres de los dormitorios?-

Helen cabeceó. -Este es el nuestro,- ella dijo, -Cronwell-.

Estaba alegre de que el día estuviera llegando a su fin. Todo lo que quería
hacer era tirarme lentamente a la cama y dormir. Yo no sabía que todavía
había más malas experiencias esperando por mí.

16
Immortal * Foro Purple Rose

CAPITULO 3

Seguí a Helen en la habitación, mirando por encima de su hombro para ver si


Sarah también estaría en el dormitorio. Ella no estaba allí, sin embargo mi
corazón se hundió cuando reconocí a Celeste descansando en una de las
camas.

Helen se acerco a su cama y se precipitó en ella. Saco un pequeño libro de


debajo de la almohada y empezó a leer, ignorando a todos los demás.

Mire a mí alrededor inciertamente, pensando cual cama seria la mía. La


habitación era bastante desierta y fría, obviamente había sido de otro tiempo,
con una gran ventana arqueada con especie de un sofisticado asiento justo al
lado.

Las dos chicas que habían estado sentadas con Celeste en la cena estaban
acurrucadas en el asiento. Una tenía unos ojos azules y la mirada infantil, casi
como la de un bebe, la otra parecía fría y poco acogedora.

-Conoce a Sophie y a India,- Celeste dijo con una sonrisa inocente. Haciendo
un gesto perezoso con la mano y dirigiéndola en dirección a ellas. -Te
divertiste haciendo las tareas para amas de casa, Evie? Que dulce que Helen
tenga a alguien para ayudarle finalmente a fregar el piso.-

Me di cuenta de que Helen se encorvaba en forma de bola en su cama.

-Sí,- Dije arrastrando las palabras. -Nos divertimos mucho. Ahora, ¿cuál es mi
cama? Me gustaría desempacar mis cosas.-

-Oh, ya lo hicimos por ti,- Celeste dijo con una sonrisa inocente. Las chicas
que estaban por la ventana se rieron la una a la otra. -Tu cama es la de la
esquina.-

Había cinco camas, con cortinas finas que podían ser deslizadas para obtener
un poco de privacidad, parecido a un hospital. Alguien había cerrado las
cortinas alrededor de la cama, así que me acerque y las abrí, entonces di un
paso atrás por el horror de lo que había visto.

La cama estaba envuelta en una seda negra y rodeada por altas velas
fúnebres. Pétalos de rosas habían sido esparcidos sobre la almohada, como
gotas de sangre carmesí y una fotografía de una adolescente con los ojos muy
abiertos colgaba sobre la cama, mirándome fijamente. Mi ropa había sido
tirada y pateada en el suelo. Me di la vuelta para enfrentar a Celeste.

-¿De qué se trata todo esto?-

17
Immortal * Foro Purple Rose
Su sonrisa desapareció. -Se trata de que no eres bienvenida. La última
persona que durmió en esa cama fue mi prima Laura. Ella murió. No creo que
te hayan dicho eso, ¿Verdad?-

-N-no-.

-Estas aquí solo porque el lugar de ella en la escuela quedo libre. Los idiotas
que están a cargo querían que pareciera que estaban haciendo su deber
Cristiano por dejarte venir a Wyldcliffe. Pero si Laura no hubiera muerto, tu
no estarías aquí.- La voz de Celeste temblaba por la rabia de sus palabras. -
Solo con mirarte me haces sentir enferma.-

-Pero no fue mi culpa- protesté. -Siento mucho lo de tu prima, pero pienso


que-

-No me importa lo que pienses, Johnson. No te queremos aquí y nos


aseguraremos de que no dures mucho tiempo. No lo olvides- estas durmiendo
en la cama de una chica muerta. Y espero que ella te persiga en cada
respiración.-

Celeste salió, seguida por su pequeña pandilla. Me sentí como si hubiera sido
golpeada en la cara. Por un segundo me quede congelada por la conmoción,
luego la rabia se apodero de mí.

-Que-?-

Una campana sonó en el pasillo. Helen se levanto y se dirigió hacia la puerta,


sosteniendo una pequeña bolsa de artículos de tocador.

-Sera mejor que te cambies. La segunda campana sonara pronto para que las
luces se apaguen.-

Ella evito mis ojos y se alejo.

Hirviendo por la furia, agarre los candelabros y las mantas de material negro
y las tiré en la cama de Celeste. Pero no pude conseguir retirar la fotografía
de la pared. Oh, genial, pensé, ahora tengo que dormir con una imagen fuera
de lo normal de una chica muerta mirándome fijamente cada noche.

Eso era todo lo que necesitaba.

Yo no podía creer que mi primer día en Wyldcliffe hubiera sido tan


desastroso.

Celeste estaba siendo locamente injusta. Oh, yo sabía que el dolor producía
cosas extrañas en la gente, pero eso todavía me dolía. Tome un respiro
profundo y trate de calmarme. Casi pude escuchar la voz de Frankie en mi

18
Immortal * Foro Purple Rose
cabeza diciéndome, Pobre Celeste, nosotras debemos ser muy amables con
ella.

Frankie sabía todo sobre el dolor. Había perdido a su única hija, Clara, hace
quince años, en una cruel y brillante mañana de primavera. Clara Johnson. Mi
madre.

Cuando yo era una bebe, mi madre se ahogo nadando en las oscuras olas que
rodaban por el Atlántico y llegaban a la playa en donde era mi hogar. Las
personas que recordaban a Mama decían que yo era como ella: largo cabello
rojizo, piel pálida y ojos grises del color del mar.

Yo no tenía ni un solo recuerdo de ella, ni siquiera el sonido de su voz, así que


la querida Frankie había hecho todo lo que podía por mí para remplazar el
lugar a su hija muerta. Y ahora podría perder a Frankie también. Supongo que
sabía cómo se sentía Celeste.

-Lo prometo-, Dije para mis adentros, -Voy a tratar de ser amable con ella.-
Pero mis palabras fueron vacías. Por mucho que pudiera tratar de simpatizar
con Celeste, sabía que nosotras nunca seriamos amigas.

Empecé a recoger mi ropa arrugada. Mi viejo suéter azul seguía todavía


enrollado alrededor de los trozos de vidrio de la foto de mi mama. Desenvolví
el paquete, con cuidado de no tocar las piezas rotas y mire fijamente con
asombro.

La fotografía estaba en un marco intacto. El cristal estaba completamente


impecable, como si no hubiera tenido ningún daño y la mancha de sangre en
la cara de mi mama había desaparecido.

Por un momento creí que tenía que haber imaginado todo esto: el callejón
oscuro, el chico, el caballo- pero no lo había imaginado; yo todavía tenía el
pañuelo como un vendaje. Rasgue lo rasgué con fuerza y ahí estaba: una
delgada marca de sangre seca que atravesaba la palma de mi mano derecha.
Eso demostró que realmente me había cortado. Había visto los vidrios rotos. Y
ahora ya no lo estaba.

Imposible.

Helen regreso a la habitación. Tiro de las cortinas en su totalidad alrededor


de la cama, dejándome a fuera a mí y a todo lo demás. Yo decidí hacer lo
mismo.

Me acosté y oí a Celeste y a sus amigas regresando a la habitación desde el


baño, riendo y susurrando. Luego, una campana sonó y las luces se apagaron.

19
Immortal * Foro Purple Rose
Unos cuantos susurros mas; y luego todo el mundo se dispuso a dormir. Pero
en realidad yo no podía descansar.

Imposible, imposible, imposible…

El despliegue emocional de Celeste se desvaneció en la insignificancia. No


eran sus amenazas las que me mantenían despierta o la imagen Laura, la chica
muerta mirándome fijamente. Era el pensar acerca del chico cuya existencia
había en tan poco tiempo colisionado con la mía. Había el arreglado el vidrio
de una manera misteriosa? No, eso era absurdo, ridículo.

No podía dejar de pensar en él, sin embargo. Quien era? De donde había
salido? Cuando trate de quedarme dormida, recordé su intensa mirada, su
sonrisa, la sombra bajo sus ojos…recordé la suave caricia de su mano cuando
rozo mi cara y la frescura de su aliento en mi piel. Por más de que trate de
sacarlo de mis pensamientos, me pareció escuchar su voz en mi cabeza,
riéndose. Nos encontraríamos otra vez…otra vez…otra vez…

Finalmente encontré el sueño, pero no descansar. Soñé cosas espeluznantes y


febriles, hasta el último sueño en el cual el terrible océano gris se levantaba
sobre los páramos y estrellaba con Wyldcliffe dejándola en el olvido a causa
de una potente ola.

Me desperté y me pare de golpe jadeando y sudando. Por un momento tuve


problemas para recordar en donde estaba. Por supuesto. La escuela. El
dormitorio. Las otras cuatro chicas durmiendo tan cerca de mí.

Aparte la cortina blanca para tratar de conseguir más aire, entonces tuve que
parar de llorar en voz alta. Por el rabillo del ojo había visto a una chica con un
largo cabello rojizo y con la cara pálida por el susto. Me di la vuelta para
mirarla y luego se sumergió temblando. Que estúpido de mi parte. Solo había
sido mi reflejo en un espejo largo que estaba colocado al lado opuesto de la
pared. Apreté mis ojos cerrándolos fuertemente, pero no había manera en la
que pudiera volver a dormir.

El sentimiento de que estaba siendo observada se apodero de mí, como la


niebla en aumento. Había algo más en la habitación aparte de nosotras cinco;
estaba segura de eso. Me esforcé para escuchar. Era el más suave eco de
alguien cantando una canción de cuna, de hace mucho tiempo atrás. Oí los
pasos de la luz, tos, y las páginas de un libro. Alguien estaba allí, ocultándose
por las sombras.

Otra imposibilidad. Trate de encogerme de hombros. Estaba nerviosa,


inquieta por estar en un lugar extraño. Era probablemente alguien del
dormitorio de al lado o del piso de abajo. Los sonidos se distorsionaban en
una casa tan grande y vieja como esta; eso era todo.
20
Immortal * Foro Purple Rose
Esa primera noche no había conocido algo mejor que culpar a mi
imaginación. En esa primera noche no sabía quien estaba observándome. No
sabía que su vida estaba enredada con la mía: mi guardián, mi hermana, mi
otro yo. No podía suponer que obtendría, por llegar a conocerla, descubrir
sus secretos e incluso leer las páginas de su diario privado.

Estuve despierta toda la noche, hasta que el pálido sol surgió como un
fantasma desde la tumba.

CAPITULO 4

EL DIARIO DE LADY Agnes, 13 de septiembre 1882 Mi noticia es que el


querido S. está de vuelta de su viaje, por fin, tras meses de vagar en el
extranjero con su tutor, el Sr. Philips. Nosotros no esperamos volver a verlo
hasta la Navidad, pero llegó en el Salón de la noche anterior y llegó aquí en el
transporte de su padre esta mañana temprano. Esta ha sido una sorpresa
maravillosa en nuestra rutina monótona. Me siento como si la vida me ha
llevado por los hombros y me dio una profunda agitación y que ahora estoy
lista para cualquier reto.

¡Fue tan bueno ver a mi amigo de la infancia de nuevo! Al principio, sin


embargo, yo estaba un poco tímida. Ha crecido notablemente, es alto y
guapo, y me hizo sentir como un bebé con sus cuentos de París y
Constantinopla y Viena - Yo, que apenas he estado fuera del valle solitario de
Wyldcliffe. Pero muy pronto estábamos charlando como cotorras. Todavía
tiene el mismo aire ansioso, el mismo deseo de compartir todo conmigo, la
misma intensa mirada azul. A pesar de que nuestras madres son sólo muy
lejanamente relacionadas por matrimonio, estaba más cerca de mí que
cualquier primo podría estar; realmente el hermano que nunca tuve.

Parecía cansado, sin embargo, por debajo de sus sonrisas. No me sorprendió


oír que había sufrido una fiebre en Marruecos y había estado terriblemente
mal durante muchos días. Ahora él está preocupado por una tos fastidiosa y
está más delgado de lo que debería ser, con sombras oscuras bajo los ojos.

Su enfermedad es la razón de su regreso a casa antes de lo previsto.

No puedo dejar de ser egoísta, me alegro de que se viera obligado a


regresar. Este año de 1882 ha sido tan tedioso, tan largo y triste sin él. Nunca
me di cuenta antes de lo mucho que su conversación y sus ideas, sus libros y
poemas animaban mi existencia. Incluso el senderismo por los páramos no
era tan agudo al placer sin él a mi lado. La señorita Binns no podía aspirar a

21
Immortal * Foro Purple Rose
ocupar su lugar, y creo que ella esta tan encantada como yo lo estoy que mi
compañero haya vuelto. El no irá a la universidad de Oxford hasta el Año
Nuevo, por lo que tiene todas las posibilidades de recuperar sus fuerzas, y lo
tendré junto a mí durante muchas semanas feliz.

La pobre señorita B. ha estado realmente perpleja y triste por mí en los


últimos tiempos. Ella no entiende mi sed de estudio, aunque es una buena
persona, y estoy agradecida de que Papá dedica a tan amable, gentil
institutriz para mí. Pero, ¿puede un poco de francés y de la música y las fechas
de los reyes y reinas de Inglaterra se suman a una verdadera educación en
estos tiempos modernos? ¡Si yo pudiera ir al colegio! Le pregunté a mamá si
podía asistir a la universidad de señoras en Londres que he leído, ahora que
tengo dieciséis años, pero ella dijo que era imposible para una joven de mi
rango, y que debo recordar que soy Señora Agnes Templeton, no una chica
oscura obligada a ganarme el pan con el juicio.

Confieso que me lleva a la distracción por las nociones de mamá. ¿Qué tiene
el mundano rango que ver con el deseo de conocimiento? Hoy en día hay
nuevas ideas en todos los ámbitos, y quiero ser parte de este nuevo mundo,
no sólo una muñeca de decoración.

Durante estos últimos meses me he sentido cambiante. Más temprano en el


verano, mi menstruación comenzó. Mamá me abrazó cuando le dije a ella y
lloró un poco, luego se secó las lágrimas y me dijo que pronto sería una
esposa y madre. Me temo que mi mamá se encuentre un joven tartamudo
cuya única recomendación es que él es el hijo de un duque y me obligara a
caminar por el pasillo con él. Pero yo nunca podría casarme con alguien que
no amo, ni siquiera un príncipe real. Sin embargo, mi querida madre parece
pensar lo contrario. Me temo que si ella supiera mis verdaderos
pensamientos, a menudo pelearíamos. Debo asegurarme de que nunca vea
este diario.

Me siento... no sé cómo expresarlo... como si yo tuviera un cosquilleo de un


poder invisible, desconocido, y tratando de liberarse de todo esto, parece
pequeño y sin brillo y superficial. Mis sueños están llenos de fuego y color,
tanto en la vigilia y sueño. Hay un extraño sueño, en particular, que he tenido
muchas veces recientemente. En ella, estoy de pie en una caverna
subterránea de profundidad, donde arde una llama de altura y torceduras.

Me acerco a esta columna de fuego y recojo algunas de ellas en la mano. Las


llamas danzan como las hojas brillantes en el viento, sin ser abrasador. Me
temo que, aunque eufórico....

Siempre que tengo este sueño me despierto con una sensación de inquietud y
dirigiéndome a los páramos, me acuesto en la hierba, con la tierra debajo de

22
Immortal * Foro Purple Rose
mis huesos y el aire en la cara, y todavía siento la llama ardiente y la danza
dentro de mí.

Si tan solo hubiera alguien con quien hablar, un amigo, o una hermana. A
veces he imaginado un amigo con tanta fuerza que te juro que casi podía
verlo. Pero ahora, al menos, el querido S. está de vuelta. No puedo estar sola
con él sólo dos millas de distancia en el Salón. Su padre le ha dado una yegua
fina negra nueva, por lo que ha prometido que tendremos muchos paseos
juntos tan pronto como él esté un poco más descansado. Voy a tener que
contentarme con conseguir mi educación de segunda mano de él, y ver el
mundo a través de sus historias. Sin embargo, sé en mi corazón que yo soy
capaz de hacer algo que vale la pena, y no voy a descansar hasta que lo haya
descubierto.

Me quedo con mi infancia, detrás de mí y con mi destino por delante, como si


yo estuviera en la punta de la cresta de una ola que me envía a toda velocidad
a alguna playa lejana, desconocida.

CAPITULO 5

La campana de la mañana sonó como el estruendo de una alarma de incendio.


Me arrastré fuera de la cama y me dirigí al baño. Había dos o tres cubículos
pasados de moda, cada uno con una ducha de aspecto anticuado y una
maraña de tubos de cobre. Fui al más cercano y cerré la puerta detrás de mí.

Me dolía la cabeza por la falta de sueño, y no podía evitar un sentimiento de


ansiedad persistente. Mientras me desnudaba, me di cuenta de que el corte
en mi mano había sanado en una línea de color rojo oscuro- corte que al
parecer había salido de la nada. No tenía ningún sentido. Si solo hubiera
alguien con quien pudiera hablar de ello.

Echaba tanto de menos a papá y Frankie que dolía.

De pie bajo la ducha tibia, traté que el agua lavara todo. Olvídalo, me dije.
Debí de haber entendido todo mal. El vidrio nunca rompió en primer lugar.
Debí cortarme con una de las esquinas del marco de latón; eso fue todo. O tal
vez algo afilado había caído en el suéter cuando estaba haciendo las maletas
en casa. No había ningún misterio. Y no había nadie mirando. No podía ser.

Imposible.

Necesitaba concentrarme en tratar con mi nueva escuela, solo cosas normales


como buscar mi camino, o ser la mejor de mi clase, mantenerme fuera del

23
Immortal * Foro Purple Rose
camino de Celeste. Tenía que olvidar todo el asunto tenía que olvidarme del
muchacho con el pelo oscuro y ojos inquietantes.

Volví a la residencia y me puse el uniforme desconocido: la falda gris oscuro,


las medias de color rojo sangre, la corbata pasada de moda. Me miré en el
espejo colgado en la pared y no acababa de reconocer a la chica que
reflejaba en el espejo.

Celeste, India, y Sophie volvían del baño a empujones.

- Hey, qué dulce, dijo Celeste.

- Esta admirando su uniforme. ¿No es una pena que no va a usarlo por mucho
tiempo?

Recordé mi determinación de ser tolerante y me trague la respuesta airada


que tenía preparada. Fue un esfuerzo enorme.

- Vamos, Evie, dijo Helen. - Vamos a desayunar.-

La miré sorprendida. No esperaba que Helen me mostrara ningún apoyo.


Agradecida la seguí fuera de la sala, pero no bajó por la escalera de mármol,
donde las niñas comenzaban a dirigirse a la sala principal. En lugar de eso me
llevó a una alcoba en una parte del pasillo oculta por una cortina. En el fondo
de la alcoba había una puerta de madera. Helen descorrió un cerrojo y abrió
la puerta.

Había poca luz, rellano secreto, donde una escalera serpenteaba hacia la
oscuridad total. Helen tentó detrás de la puerta, tomó una linterna y la
encendió.

- Yo sostendré esto. Vamos, - dijo. Esto está oficialmente fuera de los límites,
pero te mostraré el camino. Así no tendrás que toparte con Celeste y su
sequito.

- Pero…. A dónde vamos?

- Podemos bajar por aquí. Es la antigua escalera de servicio.

Helen cerró la puerta detrás de nosotras y señaló con su luz hacia la escalera
en espiral. Era tan estrecho que parecía que habían sido apiñadas entre las
paredes, como una escalera que baja hacia un oscuro pozo.

- Debes estar bromeando. Yo realmente no quería admitirle a Helen, pero


siempre le había temido a los espacios cerrados y oscuros - No voy a bajar
por allí.

- Es perfectamente seguro. ¿O prefieres salir con Celeste? -

24
Immortal * Foro Purple Rose
Se pone en marcha, la luz flotando en frente de ella.

-¡Helen! ¡Espera! -Bajé por la escalera detrás de ella, tratando de no imaginar


que las paredes estaban aprisionándome. Después de unas cuantas vueltas
llegamos a otro piso oscuro.

- Esa es la planta de personal,- dijo Helen. Sigue adelante.

Finalmente llegamos a la parte inferior y se metió en húmedo y desierto


pasaje. Helen barrió la luz sobre las paredes llenas de telarañas.

-¿Dónde estamos ahora?- Le pregunté, con la esperanza de que sin importar


dónde estuviéramos, saliéramos rápidamente de allí.

-Estos solían ser los cuartos de servicio anteriormente, cuando la abadía era
una casa privada. Esa puerta de allí nos lleva de vuelta a la parte principal de
la escuela, cerca de la escalinata de mármol, pero si tomas el pasaje en la
dirección contraria llegarás a las antiguas cocinas y afuera de los establos. Me
gusta estar aquí. Te mostraré, si quieres.

Lo último que quería era explorar viejas y sucias habitaciones que nadie ha
usado por más de 100 años, pero Helen parecía fascinada con el lugar. No
tenía otra opción más que seguirla mientras se dirigía a la antigua ala de
sirvientes. Todo estaba pintado de un depresivo color café oscuro, y todo
estaba lleno de polvo. Estaba segura de que escuche a los ratones correr por
las paredes. Ya era suficiente. Estaba a punto de decirle a Helen que
regresáramos, cuando pude ver una hilera de campanas viejas en un marco
de caoba. Etiquetadas con cosas como,

CUARTO DE DIBUJO, SALÓN AZUL, y SALA DE BILLAR.

- ¿Para qué eran?

- Las campanas sonaban cuando los criados eran necesarios en alguna de las
diferentes habitaciones. Los sirvientes habrían bajado y subido escaleras
unas 100 veces al día, algunos de ellos más jóvenes que nosotras. No estaban
autorizados a utilizar la escalera de mármol, obviamente. Era solamente para
el uso de los Templetons.

- ¿Quiénes eran ellos?

- Los dueños de este lugar.

Helen abrió la puerta de una cocina abandonada.

- Aquí es donde los sirvientes habrían trabajado- ella miró a su alrededor. -


¿No puedes escuchar sus voces?

25
Immortal * Foro Purple Rose
Ahora si estaba empezando a asustarme. No deseaba escuchar las voces de
algunos criados muertos de la época victoriana, sin importar lo mucho que le
gustara a Helen. El ritmo de mi corazón descendió, y la extraña sensación de
ser observada me embargaba de nuevo. Susurros y secretos parecía vibrar
en mi cabeza....

En ese momento, una campana sonó en la distancia, y yo salté. Helen


parpadeó.

- Esa es la campana de desayuno. No debemos llegar tarde! .Ella regresó


corriendo por el pasillo hacia la casa principal.

- ¡Vamos! ¡Date prisa! .Luchando para mantener el ritmo con sus largas
piernas, y en unos minutos estábamos en la antigua escalera de servicio.

Luego Helen abrió una puerta que daba al corredor principal, cerca de la
escalinata de mármol. El sonido de los pasos en tropel hacia la sala del
comedor hizo eco a lo lejos a nuestra izquierda. Corrimos para ponernos al
día con ellos, pero ya era demasiado tarde. Al entrar en el comedor,
enrojecida y sin aliento, las chicas ya estaban de pie en sus largas filas de las
tablas. La señora Hartle estaba en la mesa principal, dando gracias. Helen
miró angustiada y esperó nerviosamente en la puerta. Vi a Celeste, tranquila
y pura como un ángel, su boca se curvo en una sonrisa secreta.

La directora acabó su oración, después me miró fríamente.

- Así que, Evie Johnson ¿tarde otra vez? Vamos a tener que ayudarla a usted y
a su amiga Helen a recordarles que la impuntualidad es en contra de las
normas en Wyldcliffe. Miss Scratton, dos tarjetas de demérito, por favor.

La señorita Scratton se acercó y nos dio a cada una, una tarjeta roja impresa.
Ella frunció el ceño mientras las tomábamos, capte la expresión miserable de
Helen y supe que esto era una deshonra importante.

Otra de las tontas tradiciones de Wyldcliffe's.

- Esto es para recordarle que las normas deben mantenerse,- dijo la señorita
Scratton. Y tal vez debería explicarle, Evie, que cuando una chica ha
acumulado tres faltas, se deberá informar a la directora para una detención.

Todo esto parecía un escándalo por nada, pero Helen se estremeció, mientras
sostenía la tarjeta. Me di cuenta con sorpresa que ella estaba absolutamente
aterrorizada de la señora Hartle. Helen era extraña, pensé con inquietud. No
pude evitar estar molesta con ella por meterme en problemas en mi primera
mañana. Sin embargo, había intentado, a su manera, de protegerme de
Celeste. Yo todavía estaba tratando de librarla, cuando la campana sonó para

26
Immortal * Foro Purple Rose
el final del desayuno y el comienzo de la clase. Salimos del comedor, y me
encontré con Celeste a mi lado.

- Haz hecho un gran comienzo, Johnson. Un demérito en tu primer día. Debe


ser un récord.

- Sólo demuestra lo que pasa cuando te juntas con una perdedora como
Helen.

Traté de mantener la calma.

- No fue culpa de Helen.

- ¿Estás dando la cara por ella? Eso es tan dulce - se burló. Pero no esperes
que Helen sea una verdadera amiga. Esta completamente loca.

- Ella no lo está- dije tercamente, aunque había estado pensando bastante en


lo mismo.

-Ella es... muy nerviosa, eso es todo.

- ¿Así es como se le dice? La cara de Celeste, de repente se torno de un


enfermizo blanco bajo su bronceado.

- Estaba muy nerviosa para hablar con la policía, a pesar de que fue la última
persona en ver a Laura con vida? ¿Estaba demasiado nerviosa para decirnos
la verdad sobre lo que pasó esa noche? Sus ojos se llenaron de lágrimas.

-No me hables de Helen Black, ni te metas en cosas de las que no sabes nada.

Se marchó, con su pelo rubio, balanceándose.

- Vamos, Evie,- dijo una voz brusca detrás de mí en el pasillo. Era Miss
Scratton.

- No querrás llegar tarde otra vez hoy. Voy a ser tu maestra esta mañana.
Sígueme.

Mantiene un flujo monótono de información acerca de mi horario y dónde


encontrar las distintas aulas, pero yo no podía entender ¿por qué tendría
Helen la necesidad de hablar con la policía acerca de Laura? Supongo que
había asumido que había muerto en un accidente de coche horrible, pero
parecía como si hubiera muerto aquí, en Wyldcliffe. ¿Había estado enferma?
¿Y por qué involucrar a la policía? Aún más extraño, Celeste parece sugerir
que Helen sabía algo al respecto.

- Se puede ver en el espesor de las paredes y los techos bajos que esta parte
del edificio es mucho más vieja que el resto....-Miss Scratton estaba diciendo

27
Immortal * Foro Purple Rose
a medida que marchábamos codo con codo por otro corredor. Es parte del
convento medieval original, posiblemente se usó como un área del hospital.

Enfoque de nuevo mi mente, murmurando, -Si, muy interesante.

Entró al salón de clases. Las paredes eran blancas, había filas de escritorios y
una estantería de gran altura. Un póster grande enmarcado con la producción
de brujas de Macbeth colgado detrás del escritorio de la señorita Scratton.

-Búscate un asiento.

Había alrededor de veinte chicas en la clase. Me alegró ver a Sarah sentada


en la parte posterior.

Al menos había una cara amigable. Ella me dio una rápida sonrisa, pero las
otras chicas solo miraban sobre la tarjeta roja de castigo que todavía tenía,
después se voltearon como si no quisieran ser asociadas con mi desgracia.
Había una mesa vacía al lado de Helen. Me senté y fingí estar ocupada con mi
cuaderno y bolígrafos.

El ambiente era trabajador y estudioso, muy diferente de la forma libre y fácil


a la que estaba acostumbrada en casa. Miss Scratton daba las clases de inglés
y de historia, y a pesar de ser aburrida, con voz seca, era una excelente
profesora. Después de un tiempo me encontré realmente disfrutando y
tratando de mantenerme al corriente con los argumentos y las teorías que
formulaba. Fue un alivio el perderme en el trabajo y olvidarme de todo lo
demás. Me incliné sobre mis libros, absorbida por lo que estaba leyendo. Y
cuando miré hacia arriba, me llevé la mayor sorpresa de mi vida.

La habitación había cambiado.

¡Oh, no me refiero a las paredes encaladas y las ventanas enrejadas-eran


exactamente como lo habían sido antes. Y la habitación estaba configurada
como un aula, pero en lugar de filas de pupitres de madera y las chicas en
uniformes oscuros, vi una tabla grande pulida con papeles y libros pesados
diseminados a lo largo. La habitación estaba llena de muebles pasados de
moda, y un gran globo era exhibido en una repisa. Una gorda, mujer de
mediana edad, con las mejillas enrojecidas y un vestido quisquilloso señalaba
algo en el mundo a su único alumno, una joven vestida de blanco.

Los ojos grises de la niña observaban con toda la concentración, y sus rizos
castaños estaban capturados en una cinta de color negro. La imagen
fantomática (N.T. Ilusión, imaginario, irreal) de la chica que había visto la
noche anterior en el espejo venía a mi mente. Esta chica era real, sin
embargo, no un reflejo, como una visión de una hermana pérdida hace
tiempo. Pero yo no tenía una hermana, yo nunca había tenido una hermana....

28
Immortal * Foro Purple Rose
Mientras la miraba, oí el rugido del fuego y de pronto vi una la luz cegadora
de llamas blancas. Grité, entonces sentí disolverme en la nada.

Cuando volví en mí estaba desplomada sobre mi escritorio, y Helen se


inclinaba sobre mí. Las otras chicas la empujaban fuera del camino.

-¿Qué pasa? ¿Se ha hecho daño? Por qué grita así? -Una voz cortó a través de
sus preguntas ansiosas.

- Evie se desmayó por unos segundos, eso es todo-, dijo la señorita Scratton.
Por favor, no se aglomeren a su alrededor. Vuelvan a sus lugares chicas, y
comiencen a leer en voz baja. Miss Scratton frunció el ceño ante mí, mientras
me tomaba el pulso.

-¿Alguna vez te has desmayó antes?

Pensé confusamente en mi encuentro con él chico y su caballo, pero negué


con mi cabeza. Yo no sabía qué era real y lo que ya era sólo un sueño.

- Me sentía mareada, eso es todo-, murmuré.

-Bueno, es mejor que salgas. A lo mejor fue por estar encerrada aquí. -Miró a
Helen, dudó una fracción de segundo, y luego dijo: Sarah, toma Evie y
muéstrale los terrenos. Se sentirá mucho mejor con el aire fresco.

-Vamos, Evie,-dijo Sarah. Vamos a dar un paseo.

Su sencilla amistad me tocó y las lágrimas picaban en mis ojos. Parpadeé para
alejarlas. Mientras seguía a Sarah fuera del salón me acordé de la promesa
que me había hecho. Nadie, absolutamente nadie en Wyldcliffe me vería
llorar.

CAPITULO 6

Nos sentamos en un fardo de paja en el establo polvoriento y caliente. Sarah


sonrió y me ofreció una bolsa de manzanas.

-Las guardo aquí por esta hermosa, pero están perfectamente bien,
especialmente si no has desayunado mucho.

Mordió una de las manzanas amarillas. Era dulce y buena. Que también
describió exactamente Sarah, pensé, con el pelo marrón oscuro y la tez
pecosa. Parecía como si ella pertenecía al exterior, a los campos y bosques.
Como yo comía mi manzana, bonita y grande, y un caballo pequeño que

29
Immortal * Foro Purple Rose
trataba de robármela con resoplidos de sus labios. Sara se rió, y luego me
miró con curiosidad.

- Entonces, ¿qué te ha pasado?

Evitaba sus ojos. Yo no estaba realmente segura de mí misma. Todo lo que


sabía era que no era la primera cosa rara que me pasaba desde que llegue a
Wyldcliffe. Pero, ¿cómo podía decirle a Sarah todas esas tonterías de un tipo
apuesto a caballo, y de los cristales rotos que precisamente no estaban rotos,
y una niña pelirroja ¿Qué no podría haber estado allí? Sarah me parecía la
primera persona normal que había conocido hasta ahora, y yo no quería que
pensara que estaba totalmente loca. Esto subrayándolo, me dije. Nada de eso
volvería a ocurrir.

-Sólo un mareo-. Me encogí de hombros y me puse de pie, con ganas de


cambiar de tema.

-¿Qué me vas a decir acerca de los argumentos, como la señorita Scratton


dijo? No la he visto todavía.

- Bien.-Ella sonrió. Adiós, hermoso, cariño. Hasta luego.

- Tú no creerías que ella fue un desastre hace unos meses, ¿verdad? Mis
padres me ayudaron a rescatarla de algunas personas que no sabían nada
acerca de los caballos y la maltrataban. Ahora está como una bola de grasa.

- Mi otro pony se llama Starlight. Vamos a verlo primero, y luego voy a


mostrarte todo.- Seguí a Sarah a otro lugar, donde un caballo gris hermoso le
besó la mano y con amabilidad de aceptar una manzana. -Gracias a Dios nos
permiten en Wyldcliffe llevar los caballos a la escuela. Me paso cada minuto
libre con ellos. Yo estaría perdida sin un animal a mí alrededor. En casa tengo
tres perros, dos gatos y un burro, y que todos fueron rescatados de un lugar a
otro... -.

Escuchaba a Sarah charlando, y me acordé de lo que Celeste había dicho


sobre su colección de -niños abandonados y los perros callejeros. -Bueno,
realmente fue una de ellas.

Anduvimos alrededor del patio del establo, que fue situado en lado principal
de la casa.

Vi una puerta verde, descolorida, que parecía que apenas se utilizaba.


Enseguida supuse que llevaría a los cuartos de la servidumbre, donde Helen
y yo habíamos ido por la mañana. Cuando un gato negro atravesó el patio. Lo
seguimos y llegamos a una muralla, un huerto establecido con filas de frijoles
y las pasas de Corinto negro.

30
Immortal * Foro Purple Rose
-Podemos tener nuestros propios huertos aquí,- dijo Sarah. Me gustan las
cosas que crecen, excavar en la tierra y ver en la primavera de la nueva vida.
Y me encantan los establos también. Las partes magnificas de Abbey pueden
parecer frías y sombrías, pero aquí, realmente puedo ver lo que debe haber
sido cuando el lugar perteneció a la familia adecuada, con sus jardineros y
carruajes y los caballos y perros. Pero eso fue hace más de cien años, cuando
Lady Agnes vivió.

Ella me miró y frunció el ceño, como si estuviera tratando de recordar algo.

- ¿Quién era esta Lady Agnes?- Le pregunté, tratando de parecer interesada.

- Ella era la hija de Lord Charles Templeton, quien reconstruyó Wyldcliffe a


mediados del el siglo XIX. La Abbey original, desde los días en que las
monjas vivieron aquí en la época medieval, la mayor parte fue destruida hace
mucho tiempo, pero pienso que el Señor Charles Templeton fue romántico,
así que cuando se construyó su nueva casa para su esposa e hija, se mantuvo
hasta la última piedra.

- ¡Ven y ve!

Salimos de la huerta a la terraza de grava detrás de la casa principal. Desde la


terraza, una amplia zona con un césped se inclinaba lejos a un lago. La causa
inferior del lago fue densamente cubierto de densos arbustos verdes, y más
allá de ellos, marchando como centinelas alrededor de Abbey, fueron los
páramos silvestres. Era una vista impresionante, pero no había algo más
sobre la visión que me quitó la respiración.

Junto al lago, las ruinas de la capilla de la antigua Abbey se elevan en el aire.


Los arcos delgados colgaban como encaje petrificado contra el cielo gris.
Pilas de piedra fueron acumuladas sobre la base de las murallas medievales,
y donde el altar mayor cuando se coloco una vez allí estaba verde y liso. Todo
lo que se refleja en el lago, como si un submarino en la catedral estaba de
ensueño bajo su superficie de cristal.

- Es increíble, ¿No? - Dijo Sarah.

- Es... algo más allá sin palabras. Un extraño escalofrío recorrió mi cuello. -
Pero todo parece tan triste, de alguna manera.

- Así que, ¿Tú sabes sobre Laura, entonces?

- Celeste me dijo. Yo no sé por qué, pero mi corazón empezó a latir con


fuerza.

- Laura fue encontrada aquí, en el lago. Ella se había ahogado. Al igual que mi
madre. -Me sentía enferma, y me tambalee un poco.

31
Immortal * Foro Purple Rose
- Oye, ¿Estás bien, Evie? Yo no quiero que te desmayes otra vez. -Ella me
debió haber arrastrado, en parte me apoyo a un asiento que daba al lago.

- Lo siento. No es nada. Hablemos de otra cosa. Háblame de Lady Agnes .

- No es una historia feliz tampoco,- respondió Sara de mala gana. Hubo algún
tipo de accidente y murió joven. Leí acerca de eso una vez. Así es como este
lugar se convirtió en un colegio. Después de la muerte de Agnes sus padres
se fueron de Abbey al extranjero.

- ¿Por qué?

- Supongo que no podían soportar ver algo que les recordaba a ella. Cuando
murió no quedaba nadie para heredar Wyldcliffe. El edificio estaba vacío
durante un tiempo antes de hacerse el colegio, la gente local hablo de todo
tipo de historias acerca de ser embrujada. Eso era fácil de imaginar, supongo.
Una casa grande y vacía con una capilla en ruinas-que no se necesita mucha
imaginación para inventar algo así, ¿verdad?

- Creo que no,- le contesté, mirando las ruinas. La historia de Sarah me la


explicó el taxista en la noche de mi llegada. Ese maldito lugar. Yo no podía
culpar a él, de verdad. Mi propia imaginación parecía estar fuera de control
en Wyldcliffe. Pero al mirar a las piedras tiradas, me encontré que es fácil ver
por qué la gente inventaba historias sobre este lugar. Se obsesionaban con
que estaba embrujada por todo el tiempo de vida.

Y esas mismas colinas oscuras habían mirado abajo en este lugar durante
todas y cada una de los dramas, y el viento helado había cantado a través de
la hierba....

-¿Te gusta aquí?,- Le pregunté. Sarah estalló en carcajadas.

-¿Cómo te va a gustar cualquier lugar que está lleno de chicos snobs como
Celeste? No estoy segura de cuánto tiempo más el colegio y sus tradiciones
sobrevivan, para ser honesta. El mundo ha cambiado, pero no Wyldcliffe -.

- Entonces, ¿Por qué la gente todavía envían a sus hijos aquí?

- Wyldcliffe prepara a las mujeres jóvenes por un lugar en la sociedad, no


sólo para el éxito académico,- Sarah repitió. Soy la cuarta generación de mi
familia en venir aquí.

- Pero, ¿realmente quieres venir?

- Supongo que sí. El lugar en sí es muy especial, ya sabes, las ruinas, los
paisajes y la vieja casa. Creo que amo Wyldcliffe y lo aborrezco al mismo
tiempo.

32
Immortal * Foro Purple Rose
- ¿Y tú?

- ¿Te gusta?

-Mmm. No estoy segura.

- Entonces, ¿Por qué has venido aquí, Evie?

- Mi madre está muerta, y papá está en el ejército. Se ha destacado en este


momento en el extranjero,- le dije, tratando de sonar tan impasible como sea
posible.

- Mi abuela, Frankie, siempre estaba para mí.

- Pero ella está enferma.

- Lo siento. Me detecté... Quiero decir, que pensé que parecía infeliz.

- Sí, bueno, es sólo la manera en que lo dices. Yo no quería ningún tipo de


piedad. Pero esta chica no es amenazante de alguna manera me dieron ganas
de hablar. Tragué saliva y lleve a cabo.

- Papá había oído hablar de este colegio porque la familia de mi abuela


Frankie en realidad es de por aquí, de siglos y siglos. Él se enteró de la beca,
y fue arreglando todo tan rápido. Sé que soy muy afortunada realmente.

- Entonces salí fuera. Pero yo no creo que pueda llegar a encajar como mi
familia no ha venido al colegio como en generaciones.

-Eso no importa, no a mí de todos modos,- dijo Sarah. Además, mi familia sólo


está aquí por la piel de sus dientes.

-¿Qué quieres decir?

- Mi bisabuela María había sido adoptada de una familia gitana en un viaje


cuando ella era un bebé. Si no hubiera sido por eso, todo habría sido
diferente.

-¿Por qué? ¿Qué pasó? ,- Le pregunté.

-Sus padres adoptivos eran ricos terratenientes y desesperados de un niño. Al


parecer, había ayudado el padre de María cuando fue acusado injustamente
de la caza furtiva de un vecino de bienes, y cuando la madre de María murió
dando a luz, lo persuadieron para que les llevara al bebé.

Fue un acuerdo bastante inusual en ambos lados, pero adoraban a María y


querían darle lo mejor de todo, ropa, viajes, educación, lo que Wyldcliffe
significa, por supuesto.

33
Immortal * Foro Purple Rose
-¿Por qué? ¿Qué tiene de especial Wyldcliffe?

-Siempre ha sido considerado como el colegio más exclusivo de Inglaterra.


En otras palabras, increíblemente snob y caro -Sarah se rió. El colegio de alto
de Sritas. Hizo un hedor María sobre los pobres y dijo que ella no dejaría que
un niño gitano sucio contaminara el sagrado colegio de Wyldcliffe. Pero sus
padres adoptivos donaron una gran suma de dinero al colegio, lo que hizo el
truco, así que aquí estoy.

Ella se quedó pensativa. -A menudo pienso en ella. Es curioso pensar que una
vez caminaron por las mismas razones que estamos ahora. A veces se siento
que probablemente suena estúpido que ella esta mirándome.

-¿Quieres decir... como un fantasma?-Traté de bromear, pero no hubo un


temblor en mi voz.

- Oh, no sé, realmente. Pero me pregunto por ella. Quiero decir, me pregunto
si alguna vez pensaba en su familia real, o lamentaba no formar parte de la
forma antigua de la vida gitana. A veces creo que me hubiera gustado esa
forma, que viven fuera, cerca de sus caballos, cerca de la tierra, en contacto
con el conocimiento antiguo

-Sarah interrumpió y sonrió. Mi familia todavía tiene toneladas de dinero, que


es una especie muy útil. Pero no vayas a pensar que soy algo así como
Celeste y sus amigas, porque yo no lo soy, ¿de acuerdo?

-Muy bien,- dije. No creo ser como una de ellas, lo prometo.

-Me alegro de que hemos aclarado esto.-Ella sonrió. Vamos, es mejor volver a
clase, si te sientes mejor, o la Srta. Scratton estará entregando más méritos.

Ella me llevó al ritmo de sus pies. Me sentía renuente a dejar el lago de


alguna manera. Era la única extensión de agua que había visto desde que salí
de mi casa junto al mar, y me sentí atraída por su profundidad color verde. Y
sin embargo, era un lugar de una terrible tragedia, una muchacha se había
ahogado.

No quería pensar en ello. Me aparte del lago y vi hacia el paisaje.

Tal vez el chico que había conocido estaría por ahí, a caballo por las colinas.
Luego una nube borrosa el sol y una ráfaga de viento sobre el césped, me
hizo temblar de frío. Comencé a correr.

- Hey, espérame!- Llame a Sarah. Pero no se detuvo hasta que estaba a salvo
en el interior del refugio dentro de la casa.

34
Immortal * Foro Purple Rose

CAPITULO 7

EL DIARIO DE LADY AGNES, EL 17 DE SEPTIEMBRE DE 1882. No sé qué hacer


con este entusiasmo que me ha despertado últimamente, por la lectura
meditabunda sobre mi más querido amigo, mi único amigo. Todo lo que sé es
que me preocupa, incluso aunque tengo miedo por él, de alguna manera me
siento segura.

Ayer S. me trajo un gran montón de regalos de sus viajes. El médico le había


ordenado descansar por completo, pero él dijo que no podía quedarse en la
cama ni un minuto más y se acercó a la sala sin avisar a nadie. ¡Andando! Él
siempre era tan terco cuando tomaba sus decisiones, y estaba impaciente por
mostrarme su paquete de regalos.

Había bufandas, chales, y baratijas; lo regañé por su extravagancia, pero él se


rió y dijo que todo eso sólo había costado algunos peniques en los bazares.
Luego extendió un paquete envuelto en papel de seda.

-Este es el mejor regalo de todos,- susurró. El don del conocimiento.

Se trataba de un antiguo libro encuadernado que parecía ser de piel color


verde oscuro. En unas débiles cartas, gastadas por el tiempo, localice el
camino a un mundo de palabras misteriosas. Abrí el broche de plata y el
libro. Un olor seco, añejo se elevó de sus páginas. La impresión era gruesa,
negra y apretada. Un poco de ello estaba en latín, y el resto en una vieja
forma de inglés. Leí en voz alta:

―Lector si usted no permanece puro en su caminar, no lea mas, los antiguos


misterios aquí proclamados‖.

Alcé la vista y me reí.

- ¿Qué cuento de hadas es este que me has traído? ¿No crees que seamos
demasiado viejos para tales tonterías?

- ¡No es una tontería, Agnes, es la cosa más importante que he encontrado en


todos mis viajes! ¡Tú debes leerlo!

Parecía tenso y ruborizado, y me preguntaba si todavía tendría fiebre. A toda


prisa, tomó el libro frente a mí y comenzó a leer: Los filósofos nos dicen que
los cuatro elementos: Fuego, Aire, Agua, Tierra son el material de Vida. Y el
mayor de ellos es el Fuego, que es un descendiente de la llama sagrada de la
Creación.

35
Immortal * Foro Purple Rose
Deben conocer también que estos Elementos son la Llave a nuestros
Misterios. Es un grave error pensar que Los elementos no son más que la
materia física o sustancia corporal.

El Gran Creador no hizo ningún cuerpo, sin esencia o espíritu.

¿Por qué, que es un cuerpo sin espíritu? No es nada, el cuerpo que se


corrompe cae en decadencia, pero ¿Acaso el espíritu ha de vivir para
siempre? Y, también es cierto que toda la materia física tiene un invisible
espíritu interior. Así el Aire, la Tierra, el Agua, y el Fuego contienen sus
propios espíritus, en los cuales la mentira ocultó su gran poder.

Él me miro, y sus ojos brillaban.

- ¿Has escuchado esto antes, Agnes? Gran poder. ¿No es lo que buscamos en
este mundo?

- No sé, - dije cautelosamente. ¿Qué más dice el libro?

- Nosotros, en nuestra condición humana, tenemos estos cuatro elementos-la


Tierra es nuestra carne, siendo el aire, el aliento, el agua es nuestra sangre, y
por último, el fuego son nuestras pasiones y deseos. Y así, estamos dotados
de razón para conectarnos con los Espíritus eternos de los Elementos. Ahora
aquí esta nuestro gran objetivo: Aquellas personas que real y rectamente se
dedican al estudio del Camino oculto pueden aprender a convocar el Poder
de los Elementos...

S me miró de nuevo, y sus ojos brillaron como el fuego azul.

- ¿Y si hemos aprendido a llamar a ese poder, Agnes? Imagínate lo que


podríamos hacer.

- Creo que: Imagina, es la palabra correcta,- le contesté.

- Esto es una fábula, nada más, algo como los cuentos de las mil y una noches
que leemos juntos como niños.

-No, estas equivocada. He mirado a través de estas páginas, y lo que he leído


me ha sorprendido. Hay rituales aquí, las enseñanzas que develan los
misterios sagrados

- ¿Sagrado?-Le interrumpí. ¿No son más propensos a estar llenos de impías


supersticiones?

- Déjame ver.

Me pasó el libro con las manos temblorosas, y voltee sobre sus páginas. Mis
ojos fueron atraídos a las siguientes palabras:

36
Immortal * Foro Purple Rose
Sin embargo, dejare que la imprudente abeja este advertida, esto no es un
asunto de jugar con la luz; la Tierra y Aire, Fuego y Agua, Los cuatro Grandes
elementos de la vida pueden nutrirte y protegerte, pero también te pueden
destruir.

-Eso es sin duda una advertencia suficiente,- dije. ¿Dónde encontraste este
libro?

- Voy a decirte, pero debes mantener esto como un secreto.

Él me llevó a su lado en el sofá.

- Yo estaba vagando en el bazar de marruecos con Philips cuando nos


encontramos con un puesto cubierto todo alrededor con tapices bordados y
los volúmenes de antigüedades con montones de humedad, El librero, un
anciano con largas ropas, y apenas un diente en la cabeza, nos hizo señas y
nos mostró sus bienes. Había pergaminos y libros en todos los idiomas, todos
los empujaba juntos en un gran montón. ¡Estuvimos a punto de seguir el
paseo pero el anciano me cogió por la manga y empezó a gritar, ' inglés!
¡Amo¡ joven inglés! ¡Inglés!‘ Estuvo repitiéndolo un rato y no me dejaba ir, la
firma de urgencia para que me pasara a las profundidades de su pequeña
tienda, que se esconde, como la cueva de Aladino detrás de la cabina. A
Philips no le gustaba su aspecto, pero yo estaba decidida a entrar y ver lo que
el anciano tanto insistía en que viéramos.

Cuando entramos en la parte trasera de la tienda, el librero abrió un cofre


hecho de madera negra, tallada con emblemas extraños. Con un aire de gran
reverencia, él sacó este libro y dijo,- Esto es lo que usted busca, el joven
maestro; esto es para usted. '

Yo le pregunté cuánto era, pero lo presionó sobre mí y dijo: Nada, nada. Este
es el momento, tome su destino. Así, Agnes, ¿qué dices a eso?

- Esto es una historia buena,- sonreí. Me sorprende que te lo diera a ti.


Supongo que te dio un hermoso regalo para tus problemas,- Le dije

- No,- contestó él con impaciencia, tosiendo un poco antes de que pudiera


continuar. Él quiso que yo lo tuviera por alguna razón; estoy convencido de
ello. Creo que si seguimos estos ritos antiguos, las maravillas que podríamos
trabajar juntos. ¿No siempre decías tú que deseas aprender nuevas cosas,
escaparte del mundo de tu madre y de la señorita Binns y de todos los
pequeños refrenamientos que te encierran como las paredes de una prisión?

Sus ojos se tornaron suaves y suplicantes, y puso su mano con cuidado en mi


brazo. Un temblor me traspasó, si era de placer o dolor yo no podía decidir.
Así que, aquí esta algo nuevo. Por favor, Agnes. Dale una oportunidad.

37
Immortal * Foro Purple Rose
Miré el pesado volumen en mi regazo. Casi por su propia cuenta se abrió en
el centro. Cada página estaba estrechamente decorada con símbolos
extraños, y mi sangre comenzó a correr al leer las diferentes partes impresas
en tinta roja: Para conjurar la lluvia. Para calmar los vientos, Para hacer un
amuleto contra el relámpago, Para enriquecer la tierra antes de plantar los
cultivos.

- Piensa en todo lo bueno que se podría hacer,- instó.

Yo seguía la lectura encantada, para la Curación de la peligrosa maladie. Para


calmar la mente oscura y sus penas. Para Encontrar el Deseo de su Corazón.
Convocar el Fuego Sagrado.

En ese instante el viejo sueño familiar volvió a mí, pero más intensamente que
nunca. Yo estaba de pie como de costumbre ante una columna de fuego al
rojo vivo. Pero ahora el fuego parecía estar quemando dentro de mí, y yo sólo
tenía que alargar mi mano para captar lo que quería.

- ¡No!- Cerré el libro de golpe. Yo no quiero nada que tenga que ver con esto.
Es peligroso. Está mal.

- ¿Quieres decir que la señorita Binns no lo aprobaría, y que el vicario que


cuida la iglesia del pueblo, y toda la plaga de los reaccionarios tendrán
palpitaciones sobre cualquier nuevo descubrimiento? Pensé que tenías más
ambición que sentarte a coser con tu institutriz, como un muñeco de peluche
que no se atreve a pensar, ni respirar, ni vivir.

- No es eso- le dije vacilante. Estoy feliz de aceptar todo lo que es nuevo y


bueno en nuestra edad moderna. Pero esto no es progreso. Esto va hacia
atrás en la oscuridad.

- Hay en Dios, dicen algunos, una oscuridad profunda, pero deslumbrante...,-


murmuró. ¿No te acuerdas de ese poema? ¿Piensas tu que el Todo Poderoso
es limitado a lo que sabemos y nos aprobamos aquí en esta pequeña tierra, en
este momento particular de tiempo? ¡Desde luego no! Y tampoco nosotros.
Agarró mis manos en su cintura y me atrajo hacia él. No le demos la espalda a
esta aventura. Podríamos crear algo bueno que duraría para siempre.
Comparte esto conmigo, Agnes.

- Pero es sólo una confusión de tonterías,- protesté.

Riéndose de repente, me dejó ir, la pasión se noto en su rostro.

- En ese caso, no podemos hacernos daño excepto parecer que estamos


tontos. Además, nuestras intenciones son puras, como lo dice el libro. ¿Qué

38
Immortal * Foro Purple Rose
daño puede venir de este juego para pasar mi convalecencia? ¿Por qué no
deberíamos jugarlo una vez más, como lo hacíamos cuando estábamos niños?

El me sonrió como si yo fuera la única persona en la tierra que le importaba.


Un nudo se hizo sobre mis costillas a causa de la atracción que sentía.

Desvié la Mirada tímidamente.

- Muy bien,-dije. Vamos a jugar.

Es un juego. Eso es todo. Y espero con toda mi alma que fuera como nuestros
viejos juegos de infancia, eso podía guiarnos a un final feliz. Pero si el
sentimiento aumentara en mi, arrojaría este libro en el lago y lo dejaría
hundirse en esas aguas profundas, para que nunca pudiera ser visto de
nuevo.

CAPÍTULO 8

Estaba nadando en las profundidades del mar en casa, al amanecer. La luz del
mar era como la madre de perla. Y estoy por completo con oleadas de
alegría, como si yo pudiera nadar sin cansarme. Entonces siento que algo
corta mi tobillo. Pateando, pensando que solo es una de las algas marinas.
Pero era una mano fría, flotando en la superficie. Pateando y gritando de
pánico veo a Laura, muerta y horrible, el cabello flotando, su rostro sin vida.
Las orbitas de los ojos vacía. Me arrastra con ella al fondo oscuro. Quiero
gritar, pero estoy luchando desesperadamente para respirar. No puedo
respirar y estoy en peligro... Los peligros que esperan a una chica en el mar...
Pero no podía respirar...

Abrí los ojos y arrojé las manos hacia las mantas asfixiantes. Mire mi reloj, vi
que eran las tres de la mañana. Mi corazón latía con fuerza, tratando de salir
de la cama para sacudirme la pesadilla. Me arrastre hacia el asiento de la
ventana, mirando los diferentes patrones de azul de la luz de la luna, dejando
sombras muy negras. Cada árbol y arbusto parecía descansar artificialmente,
como un teatro establecido. Apoyé mi cabeza contra el frio cristal de la
ventana, tratando de controlar la respiración a la normalidad. No te atreví a
mirar como Laura dormía en su cama. Espero que te atormenten, Celeste se
hacía burlada de mí. Espero que sigan cada uno de tu respiración.

Por favor, que Laura este bien, que este bien... Pedí en una especie de
oración confusa. Eso me he hizo pensar más en mi lucha interna. Aterrorizada,

39
Immortal * Foro Purple Rose
luchando por su vida, asfixiándose por respirar el agua negra seria una
manera horrible de morir.

Siempre me había negado a pensar en lo que le había sucedido a mamá,


hasta ahora. A pesar de que su muerte fue en el mar, como si yo pudiera
anular el pasado, desafiando las olas del océano. Cada vez que había
conseguido secarme el agua salada de la piel secándome en la playa, sentía
que había engañado a la muerte como si yo fuera inmortal. Pero en el
dormitorio oscuro de Wyldcliffe, la absoluta certeza de mi propia muerte me
aterraba.

En realidad pasaría un día, y entonces no sería un juego. En un momento, me


acorde que pensaba que había una inscripción en el muro del puerto en el
país: Presentado en honor de los marineros que perdieron la vida hace
muchos siglos ya. Todos debemos morir, como agua derramada en el suelo...

Todos tenemos que morir. Mirando por la ventana, pude ver las ruinas por la
luz de la luna y el lago tranquilo. Todos tenemos que morir, murmure para mí
misma. Entonces me pareció oír, desde algún lugar de mis recuerdos, la
cálida voz de consuelo de Frankie, como si estuviera leyendo en voz alta
desde su habitación: Todos debemos morir... pero Dios no quita la vida...
Todo aquel que cree en él, tendrá vida eterna.

Regrese a la cama para dormir.

Parecía que solo paso un minuto después de que me arrastre hacia la cama en
la madrugada. Otro día implacable en Wyldcliffe había comenzado.

Me vestí rápidamente y comencé a bajar las escaleras de mármol antes de


que Helen regresara del cuarto de baño. No significaba que fuera ingrata,
solo que hoy no me apetecía caminar en la oscuridad con ella a mi lado,
comunicando con los espíritus de cocineras perdidas a lo largo del tiempo.
Además, no me atrevía a volver a llegar tarde al desayuno de nuevo. Decidí
que contaría esto como mi primer día verdadero en Wyldcliffe. Realmente no
quería llegar tarde, no me metería en más problemas, y definitivamente no
me iba a desmayar. Simple.

Pequeños grupos de jóvenes estaban haciendo camino hacia las escaletas, sus
faldas, camisas, el pelo liso y limpio. Ordenado para un nuevo día de clases.

- Hola, -dije alegremente, pero no me hicieron caso. El silencio era total. Era
como si yo no existiera.

40
Immortal * Foro Purple Rose
- No se habla en las escaleras,- dijo una voz detrás de mí. Di la vuelta para ver
a Sarah con cara amable. Puso un dedo en los labios. Ahora entendí, otra de
las reglas. Le devolví la sonrisa antes de caminar por los escalones blancos y
fríos de las escaleras.

Cuando llegamos al final, la señora estaba allí de pie. Alta, elegante y


distante. Me miro con ojos sin expresión.

- Pensé que le había dicho que la joyería no está permitida en la escuela, -me
había olvidado de él. El collar Frenkie se mostro en la parte superior de mi
camisa.

- Lo siento... me había olvidado....

- Por favor, tenga en cuenta que cuando le digo a los estudiantes que tienen
que hacer algo, tienen que hacerlo

- Voy a quitármelo,- Huí escaleras arriba antes de que tuviera la oportunidad


de decir nada más. Había algo en ella que me puso la carne de gallina, esos
ojos oscuros sin fondo, esa manera tan tranquila de hablar, y sin embargo la
chispa de rabia que era visible justo debajo de la superficie.

- Ten cuidado idiota.- Celeste me miro con furia, casi me golpeó con ella en la
parte superior de la escalera.

- Oh... sí, lo siento,- Estaba jadeando. Corrí hacia el dormitorio, quitándome el


collar mientras lo hacía, abriendo el cajón del lado de mi cama.

Hice una pausa. Me sentí extrañamente renuente a abandonar el collar en el


cajón. ¿Cómo sé que estaría a salvo?. Celeste probablemente no tendría
reparos en destrozar mis cosas, no podía soportar la idea de que tocara mis
cosas. Esto era muy personal, muy privado. Pendiente de mi mano el collar de
plata hipnótico. Era mi único vínculo con Fankie. Su rostro se cruzo en mi
mente, y que de repente parecía muy importante que no podía separarme de
su pequeño recuerdo.

Escondiéndolo debajo de mi camisa, comprobé en el espejo. Ne se veía nada


del collar ahora. La Sra. Hartle nunca sabría que yo lo tendría conmigo.
Corriendo por las escaleras, llegue a la sala del comedor al igual que las
niñas de la última fila están tomando sus lugares, logre tener uno junto a Arah.
Tuve que dejar de sonreírle estúpidamente. Desafiando a la Señora Hartle,
incluso por algo tan trivial como esconder mi collar, me hizo sentir bien.

Después del desayuno, la Sra. Scratton de detuvo en la salida de la sala del


comedor.

-Esperemos que tenga un mejor día hoy, Eveie,-dijo con voz seca y áspera.

41
Immortal * Foro Purple Rose
-Oh, estoy segura que estará bien.

Ella se acercó.

-¿Quien sabe que nos espera cada nuevo día? trate de mantenerse fuera de
los problemas. Sus ojos saltones se posaron sobre mí, y me preguntaba si
podía ver el collar de Frankie colgando debajo de mi camisa. Pero eso era
absurdo.

- Uno se acostumbra rápidamente a muestro reglamento, - la Sra. Scratton


continuo. Espero que pronto se sienta como si Wyldcliffe es su casa. Ha sido
el hogar de muchos peregrinos en los últimos años. No sabía de lo que estaba
hablando. Había perdido de vista a Sarah, y la necesitaba para llegar a clases.
En cierto modo le sonreí a Miss Scratton, con la esperanza de que ya hubiera
terminado conmigo, así que salí corriendo.

No parecía haber nadie de mi clase en la multitud de niñas en el pasillo, por


lo que examine el horario impreso que mi habían dado. Era martes, así que la
primera clase era en el gimnasio. Un mapa de la escuela también estaba en el
impreso, en la parte posterior de la programación. Después de unas cuantas
vueltas mal terminadas por los pasillos interminables, me las arregle para
encontrar el vestuario. El resto de mi clase ya estaba listo para la clase
gimnasia, lo supe por el aspecto del equipo.

- Hey, Evie, ¿Tienes tu ropa de gimnasia?,- Pregunto Sarah. Sacudí la cabeza.

- Papá ordeno todo, pero no había llegado el material en el momento que tuve
que salir de casa. La tienda dijo que lo enviaría todo aquí

- Es mejor que expliques eso a la Miss Schofield cuando lleguemos al campo.


¡Vamos, date prisa. Realmente no quiero estar en problemas otra vez,- sonreí.

- Sí, lo sé

Salimos en tropel por unas de las puertas laterales con las demás, seguí
caminando alejándonos del edificio donde estaba el instituto. Era un día gris,
con el cielo de un gris sucio. En la distancia, los muros se extendían como un
manto gris por el horizonte. A nuestra derecha, las ruinas de una capilla se
elevaron hacia el cielo, pero incluso con la luz que reflejaba su imagen, las
otras chicas no parecían notarlo, hablando la una con la otra hasta que
llegamos al campo y canchas de tenis que se escondían detrás de un cinturón
de arboles.

La profesora de gimnasia la Miss Schofield, nos estaba esperando con


impaciencia.

42
Immortal * Foro Purple Rose
- Vamos, vamos, no hay que perder el tiempo,- grito. Iniciar el calentamiento
trotando alrededor del campo. Por lo menos parecía más joven que algunos
de los otros profesores o profesoras, Como Sarah me había dicho que los
llaman. Pero ella sonaba irritable.

- Tu, la nueva, ven aquí. ¿Por qué no llevas tu ropa de gimnasia?

Le explique lo que había sucedido. Por un momento pensé que iba a explotar
con la molestia, pero solo ladro: Tienes que ir a la habitación del ama de
llaves. Ella sabrá si ha llegado.

-Um... ¿dónde?-. Pregunte

- Segundo piso, pasillo a la derecha, la tercera puerta de la izquierda.


Pregunte por la señora Edwards. Y date prisa. O el periodo seguramente te
quedara en cero.

No espere que lo repitiera. Corrí de nuevo hacia el instituto, disminuyendo al


pasar por las ruinas. Tan pronto como pude, me perdí nuevamente. Primero
tuve que encontrar la sala de ama de llaves. Segundo piso, pasillo de la
puerta izquierda, tercera ala derecha, me había dicho. ¿O fue el revés?
Consulte con mi mapa impreso, pero solo estaban habitaciones principales
con nombres en las puertas: Geografía, Francés, Arte, Música. Ellos estaban
en la planta baja, una serie de habitaciones en el segundo piso marcadas
como oficinas de funcionarios y espacios habitables, pero eso fue todo. No
hacía mención de la sala de ama de llaves.

Caramba. Seguí el mapa por la escalera de mármol y corrí hasta el segundo


piso. El pasillo estaba decorado con pilares de granito y revestimientos de
madera tallada. Mirando hacia abajo sobre el borde de la barandilla, podía
ver el patrón realizado por cuadros en blanco y negro en el suelo en el
vestíbulo de entrada. ¡Qué fácil seria caer y chocar abajo!. La idea me hizo
sentir un poco enferma, y volví por el pasillo a la izquierda. No había señales
en cualquiera de las puertas. Flotando fuera del más cercano. Escuche las
voces, a continuación, escuche un ruido blando procedente de la habitación.
Llame a la puerta. No hubo respuesta, así que agarre el pesado pomo y
empuje la puerta.

Seis o siete personas de amontonaban alrededor de una mesa circular,


enfrascados en un viejo lomo que parecía una biblia antigua. Estaban
recitando en voz baja como si estuvieran leyendo en voz alta. Tosí y la mujer
de dio vuelta para mirarme. Uno de ellos rápidamente cerro el libro y lo
cubrieron con un paño de color purpura. Una mujer rubia y con sobrepeso
arrebató ligeramente algo de la mesa y se lo guardo en el bolsillo.
43
Immortal * Foro Purple Rose
- ¿Cómo te atreves a entrar sin permiso? ,-Espetó en voz alta, una mujer de
cabellos grises que había escondido el libro lejos de mi vista. Su rostro estaba
rojo y moteado con fastidio. ¿No sabes las reglas, muchacha? esta es la sala
común PRIVADA.

- Lo siento, soy nueva,- me disculpe.

La señora con sobrepeso y rubia se apresuro a la puerta. Ella tenía un mas


rostro tranquilizador y sonriente, pero sus dientes parecían algo demasiado
grandes e incómodos en su boca, y por un momento pensé en el absurdo lobo
en Little Red Riding Hood*.

- No te preocupes, querida,- susurro. Vamos a echar un vistazo. Soy la Miss


Dalrymple, y esté Evie Johnson. ¿Es tu primera semana? ¿Verdad?, ahora, la
Miss Raglan, no comprendo tu mala educación.

La mujer me miro, pero la Miss Dalrymple parecía decidida a ser amable.

- Entra, entra, no seas tímida,- Me empujo dentro de la habitación y seis pares


de ojos se clavaron en mi.

- Mirad damas, el corte de su cabello rojo es precioso.

- No deberíamos dejarnos llevar por el color del pelo de la señorita Johnson,-


Respondió con frialdad Miss Raglan. ¿Que estabas haciendo aquí?

- Buscando el ama de llaves,- dije. ¿Por qué todos me estaban mirando a mí?
fue una pregunta mental

- Es la tercera puerta en el otro lado de la escalera, replico ella. Y recuerde,


esta habitación es privada.

-Sí... lo siento...

- Hasta luego, Evie, por ahora, espero verla en mi clase.- Miss Dalrymple
sonrió con otro flash brillando en sus dientes. Geografía querida, no lo olvide.

Salí de la habitación, balbuceando mas disculpas, y luego fui hacia la puerta


de la ama de llaves. Recogí mi ropa de gimnasia y corrí por las escaleras de
mármol. No tenía ganas de repente de ver geografía. Una experiencia más,
una quisquillosa Miss Dalrymple había escondido algo en el bolsillo. Y podía
haber jurado que era una daga de plata.

44
Immortal * Foro Purple Rose

CAPITULO 9

El DIARIO DE LADY AGNES, 25 DE SEPTIEMBRE, 1882

Ayer trazamos el círculo sagrado por primera vez. Para la ceremonia, S. uso
una daga de plata de puñal negro que el trajo de sus viajes, cortando el aire
en patrones hábiles para marcar un espacio para trabajar los ritos místicos.

Yo tenía mucho miedo de que estuviéramos hacienda algo malo, y le suplique


que parara, pero él me obligo a sr paciente. Nosotros estábamos en una
cueva en bruto en los páramos solamente iluminada por una vela. Nos
quedamos en nuestro circulo, esperando. Un profundo silencio cayó sobre
nosotros. La vela se quemaba sin vacilaciones, como un único ojo brillante.
Entonces S. dijo el encantamiento escrito en el libro. Parecía hacer eco a
través de mí como el sonido de una campana. Pero nada paso. Después el
llamo los espíritus de los cuatro elementos para que se revelaran para
nosotros. Otra vez no hubo respuesta. El volteo las páginas del libro
impacientemente, llamando las palabras y rezos y hechizos escritos en ellas,
cada vez más frustrado porque no tenía efecto.

Una pequeña voz en mi cabeza me decía, que yo sabía que nada pasaría. Sentí
mi cuerpo relajarse. Nosotros tratamos y fallamos, y ahora S. olvidaría todo
acerca de esta tontería. Sin embargo, si tuviera que decir la verdad, en alguna
parten secreta de mi yo también estaba decepcionada. ¿Qué había esperado?
¿Un escalofrió de emoción por desafiar las reglas que pusieron Mama y la
señorita Binns? ¿O era para complacerlo que yo quería que algo pasara? De
repente él se volteo hacia mí y empujo el libro en mis manos.

- hazlo tu.

- Oh…pero—

- Por favor, Agnes. Solo una vez. Por favor has esto por mí. Llama al fuego
sagrado.

Un extraño temblor fue a través de mí, y supe que quería hacer esto. Tenía
que hacerlo, así que comencé.

Yo escuche mi voz temblar mientras leía la encantación para convocar los


espíritus elementales. Después creció su poder, y las raras palabras salieron
de ms labios como si yo las hubiera estado hablando por toda mi vida. La
tierra bajo mis pies empezó a temblar, y hubo un relámpago. Un viento
fanfarrón que sonaba como el mar hambriento se extendió por la cueva. Solté

45
Immortal * Foro Purple Rose
el libro y estire mis brazos. Pequeñas llamas blancas danzaron en mis manos
ahuecadas. Yo no sentí ni dolor ni temor, y en ese momento me sentí más yo
misma de lo que me había sentido antes.

Yo lo vi tambalearse lejos de mí con un grito, y el círculo se rompió. El fuego


blanco se desapareció, el viento cayo, y la tierra estaba inmóvil. Estuvimos
viéndonos con recelo, casi sin aliento, sobrepasados por el asombro.

- Los elementos respondieron tu llamada, Agnes,- dijo el lentamente. Tú


llamaste sus espíritus y ellos te respondieron. El fuego te hablo.

Volvimos a la abadía en silencio, tratando de creerlo, tratando de entender. Y


supe que nada volvería a ser lo mismo.

Desde entonces yo me había sentido transformada. Yo estoy en efecto en


fuego con esperanzas y sueños. Todo reluce y brilla a mí alrededor. La vida
es desbordante; yo veo pequeños insectos arrastrándose, yo veo peses en el
lago y aves abalanzándose sobre las ruinas de la capilla—y yo me arrastro y
nado y vuelo con ellos.

Y otras cosas que también veo: extraños fantasmas resplandeciendo en las


sombras. Esta mañana, mientras dejaba el salón escolar para buscar algo de
seda bordada para la señorita Binns que mi tía Marchmont haba enviado
desde París, yo tenía una extraña sensación que estaba siendo vigilada. Yo
me voltee y vi la imagen de una joven caminando en el corredor detrás de mí.
Yo al principio pensé que era un truco de la luz, pero era como si la cortina
entre este mundo y el otro hubiera sido levantada. Ella vestía una corta túnica,
y sus piernas estaban cubiertas solo por medias, y como yo, ella tenía el
cabello del color de la llama. Cuando la vi brillando ahí, mitad escondida por
el abismo que existía entre nosotras, me pareció oír el sonido de las olas y el
olor de la sal del mar….

Nuestro -juego- había probado ser gloriosamente, increíblemente real. Ahora


estoy quemándome por saber más y por descubrir todos los secretos. Yo
nunca me había sentido tan viva.

CAPITULO 10

Yo nunca me había sentido tan deprimida. Era como si una parte de mí había
muerto. Todo sobre Wyldcliffe parecía extraño e incómodo, más que
incómoda en peligro. Cada sombra me hacía saltar; cada noche me trajo

46
Immortal * Foro Purple Rose
sueños perturbadores, cada mañana me desperté con un nudo en el
estómago.

Me dije que era sólo porque la escuela era tan diferente de todo lo que yo
había conocido.

Que yo pronto me acostumbraría a ella. Pronto me endurecería, ser


insensible como, Evie, por supuesto, que el maestro no tiene un puñal en el
bolsillo. Se trata simplemente de un abrecartas con forma de cuchillo. Por
supuesto que no había visto a Laura ahogarse. Fue sólo un sueño. Y la chica
con la llama del color del cabello era imaginaria. No había nada de qué
preocuparse. Estaba ansiosa y nostálgica. Pero por alguna razón no pude
convencerme a mí misma.

Cuando yo había estado en Wyldcliffe alrededor de una semana, finalmente


recibí una carta de papá. Fue puesta con el resto del correo de los estudiantes
en una larga mesa en el hall de la entrada. El corazón salto como reconoció su
clara escritura a mano. Metí la carta en mi bolsillo y conté los segundos, hasta
que sonó la campana para el receso de la mañana. Cuando lo hizo, me Salí de
la clase a la terraza con vistas a los jardines. Los otros estudiantes colgaban
alrededor de Celeste mientras que ella continuaba hablando sobre las
maravillosas vacaciones que había tenido en un exclusivo paraíso de la isla.
Helen se había quedado en el salón de clases, leyendo, y no había señales de
Sarah tampoco. No la había visto mucho, pues ella se pasaba todo su tiempo
libre en los establos.

Nadie se ofreció a hablar conmigo, o para compartir las galletas y el


chocolate caliente que se sirve siempre en este momento del día. Era como si
la aversión de Celeste hacia mí me había hecho intocable. Me dije que no la
prestaría atención, y corrí hacia las ruinas para abrir mi carta en paz.

Querida E.,

Espero que ahora que te estás acostumbrando a tu nueva escuela y haces


amigos. ¿Qué piensas tú de Wyldcliffe? El campo está muy bien por allí. Tu
madre y yo visitamos la zona, cuando estábamos recién casados.

Clara quería ver la antigua granja, donde su familia había vivido. Caminamos
durante kilómetros sobre el páramo sin encontrar otra alma, me acuerdo,
aunque quizá ha cambiado desde entonces. No puedo decirte cuánto me
complace que tú hayas tenido la suerte de obtener una beca para Wyldcliffe.
Es un gran peso el que me quitas de mi mente el saber que te están
atendiendo muy bien.

47
Immortal * Foro Purple Rose
Vuelvo mañana al extranjero. Será bueno volver con mis hombres y el trabajo
que tenemos que hacer, pero voy a estar pensando en ti todos los días. Vi a
Frankie en el hogar de ancianos esta mañana, me temo que no hay cambios.
Ella no me conoce. Pero nunca olvides lo mucho que te ama. Y yo también, mi
pollo. Sé valiente, estudia mucho, y haz a tu viejo padre orgulloso.

Luché contra el nudo, que se hizo en mi garganta. No me sentí valiente. Un


cuervo grazno encima de mi cabeza. Yo alce la vista. Las ruinas y los páramos
y el cielo que amenazaba parecían tan increíblemente solos y desolados.

¿Qué piensas tú de Wyldcliffe? En realidad, papá, estoy empezando a odiar el


lugar.... Pero yo nunca iba a decírselo. Tienes que tratar con él, como Helen
había dicho.

Soplando mi nariz, me levanté, entonces me di cuenta con horror que las otras
chicas habían desaparecido de la terraza. Deben de haber ido todos adentro
a las clases siguiente. Fui corriendo sobre la hierba húmeda y me metí en el
edificio a través de una de las puertas laterales. No había nadie alrededor.
Busqué en mis bolsillos el horario y el mapa que había estado llevando a
todas partes.

Se había ido. No pude encontrarlo. Yo iba a llegar tarde, me metería en


problemas otra vez, y papá se enterara....

Matemáticas. Eso fue todo, yo estaba segura de que tenía matemáticas con la
señorita Raglan, el profesor de pelo gris que había sido tan molesta conmigo.
Y me acordé de que la sala de matemáticas estaba en el frente del edificio, en
una de las grandes y viejas habitaciones, cerca de la biblioteca. Todo lo que
tenía que hacer era llegar a la escalera de mármol y estaría cerca de allí.
Tenía que ser rápido, sin embargo. La señorita Raglan sería precisamente el
tipo de amante de repartir un demérito si llegó tarde.

Camine a lo largo de los pasillos desiertos. Todo el mundo estaba en clase,


pero yo no. La casa entera parecía quieta y baja. Por fin llegué al lugar
correcto. Sí, esto fue, gracias a Dios. Abrí la puerta.

Pero no era la habitación de la señorita Raglan. Ni siquiera era un salón de


clases. Era una especie de sala de estar mezclados con muebles de relleno
pesado y los floreros y cuadros de marco dorado. Una joven delgada, con una
cara tiznada y un vestido negro que se extendía por la chimenea. Cerré la
puerta y mire a mí alrededor salvajemente.

De repente no reconocí las pinturas ornamentales en las paredes del pasillo,


o la alfombra roja en el suelo.

Ahora estaba completamente perdida.

48
Immortal * Foro Purple Rose
Bueno, bueno, pensé, simplemente haz tu camino a la habitación de la
señorita Scratton's, tu debe recordar cómo llegar allí.

Sólo le explicare que no podía encontrar el camino y pedirle otro mapa. Antes
de que pudiera moverme, oí un ruido suave detrás de mí. Luego la volví a ver,
la chica de blanco, caminando lejos de mí por el pasillo. Ella sostuvo un
paquete de sedas del los colores del arco iris en sus manos. Sin pensarlo la
seguí por el pasillo, como en un sueño, y todo el tiempo podía oír el silbido
Swish-Swish- de la falda larga.

- Hey, ¡para!- Traté de gritar. Hizo una pausa y se volvió, mirando sobre su
hombro con una expresión de desconcierto. El suelo bajo mis pies parecía
derrumbarse, y los colores de las sedas en su mano se arremolinaban en una
extraño calidoscopio, como si todo el mundo había empezado a girar. Vi su
rostro pálido en las sombras que fluían; entonces se convirtió en la terrible
mirada de Laura muerta ahogada pobre. Empecé a luchar por la respiración
cuando la oscuridad se apoderó de mí una vez más. Me estaba cayendo y
nadie podía salvarme, nadie, excepto un chico de cabello oscuro riendo bajo
las estrellas. Sentí su aliento frío en mi mejilla, vi el azul de sus feroces ojos, oí
su voz: te He salvado la vida.... Nos reuniremos de nuevo. La cicatriz que se
decoloraba en mi mano latía débilmente, como un pulso.

Le grite: ¿Dónde estás? ¿Quién eres? Pero él sólo se rió y murmuró, Evie Evie
...

- Evie! Evie! -Un extraño me estaba llamando. La cabeza me estallaba de


dolor, y me sentía mal. Luché por abrir los ojos. Un hombre con gafas de
montura de oro se inclinaba sobre mí. Me entró el pánico y trate de empujarlo
fuera.

- Este es el doctor Harrison, Evie. El Rostro contraído de la señorita Scratton


entró en foco, situándose detrás del médico.

Ella me miraba fijamente.

- Usted se desmayó de nuevo. Estamos preocupados por ti.

Hice un esfuerzo para sentarme. Yo estaba en una habitación blanca al


descubierto que no había visto antes.

- ¿Dónde...?

- Estas en la habitación de la enfermera, en la enfermería, - explicó la señorita


Scratton. Una de las chicas jóvenes la encontró en el pasillo que se extiende
fuera del salón de matemáticas. ¿Qué pasó?

Dudé, luego desvié la mirada. - No sé.

49
Immortal * Foro Purple Rose
- Bueno, no podemos tenerte desmayándote en todo el lugar,- dijo secamente.
Tiene que haber alguna explicación.-

- No creo que no haya nada mal, muy mal, dijo la señorita Scratton, -el médico
intervino. Su presión arterial es normal. Pero esta joven tiene un poco de
agitación en su vida, a fin de cuentas, y sin duda es difícil trabajando tan duro.
Ella necesita aire fresco y hacer ejercicio. Se volvió hacia mí y me preguntó:
Tu montas? Eso traería algunas rosas a sus mejillas.

Sacudí la cabeza y dije con voz ronca: Me gusta nadar.-

- ¿Nadar? ¡Excelente! Estoy seguro de que se puede arreglar. Hay una piscina
en el recinto escolar, no está ahí, señorita Scratton?

Sólo se llena de agua en el período de verano -el Dr. Harrison gruñó,


insatisfecho, pero se levantó para irse. - Voy a dejar algunas tabletas de
vitaminas para que usted las tome, joven. Y no hay que saltarse las comidas!

Él me dio una sonrisa y se fue, seguido por la señorita Scratton. Me acosté,


apoyando la cabeza, afortunadamente en la fría almohada. ¿Qué había
ocurrido realmente en ese corredor? ¿Quién era la muchacha de blanco?
Estaba ella relacionada con Laura, de alguna manera? Y el muchacho que
había estado allí, junto a mí, lo suficientemente cerca para sentir su tacto.

Una oleada de náuseas me invadió. Volví la cara a la pared y cerré los ojos. Es
ridículo entusiasmarse por personas que nunca volvería a ver.

¿Quiénes eran, después de todo? Un muchacho que se había reunido sólo una
vez y probablemente nunca volvería a ver. Una niña muerta de una fotografía.
Una niña pelirroja inexistente que había soñado en mi imaginación. Soy
patética. Yo estaba actuando como una niña triste, demente, tan desesperada
por hablar con alguien que me había inventado locos amigos invisibles. Era
estúpido, tonto, estúpido. Yo no necesito a nadie.

Pero por más que yo lo dijera, yo sabía en mi corazón que no era cierto. Me
hacía falta algún tipo de contacto con los humanos, aunque fuera sólo con los
sueños e ilusiones. Por primera vez en mi vida admití que estaba
terriblemente sola y que era doloroso. Celeste y las otras muchachas tenían
confidentes y estaban auto satisfechas de Wyldcliffe habían dejado claro que
no me querían alrededor. Tal vez yo podría haber hecho un esfuerzo mayor
para ser amiga de Helen, pero había algo en ella ese tipo de miedo hacia mí.
Y allí estaba Sara. Realmente me gustó Sarah, pero ella parecía muy feliz con
sus caballos y su jardín. Ella no me necesitaba. Nadie lo hizo. Yo estaba sola.

Como agarraba el frasquito de pastillas del médico, yo sabía que iba a durar
más de unas pocas vitaminas para curar a mi corazón atormentado.

50
Immortal * Foro Purple Rose

CAPITULO 11

EL DIARIO DE LADY AGNES, 30 DE SEPTIEMBRE DE 1882

Que el lector tenga cuidado de que la Vía Mysticke es un camino de sanación,


no de obscuridad. Aunque no es lo que aquellos que, a través de la ignorancia
y el prejuicio vulgar, han llamado brujería común. Pero todos los verdaderos
seguidores del Camino no deben usar el poder para su propio bien y no
perjudicar a cualquier ser....

Esto es lo que dice el libro. Ahora sé lo que estoy destinada a hacer. Voy a
dedicarme a la mística y convertirme en una gran sanadora. Como S. dijo en
el primer día, ¿qué gran bien podríamos lograr? Hay tanta enfermedad e
ignorancia en este mundo para ser curado y conquistado. Incluso yo, en mi
valle protegido, se de las terribles dificultades de algunos de los miserables
en Londres o Manchester y en las llamadas -grandes- ciudades. Estoy
decidida a utilizar nuestros descubrimientos para aliviar ese sufrimiento, y he
hecho un comienzo muy pequeño.

Hay un árbol de pera en la esquina de la huerta que esta deteriorado, y el


jardinero me había dicho que pensaba cortarlo la próxima semana. Así,
cuando la señorita B. y mamá estaban descansando después de un almuerzo
hace unos días, cerré la puerta de mi habitación y las cortinas y consulté el
libro.

En primer lugar, hice un altar en mi tocador, drapeado en seda blanca,


iluminado con velas de cera pura, e invoque las palabras secretas de
bendición. En el suelo, delante del altar, dibuje un círculo alrededor de mí
para la protección y la fuerza. Entonces me habló el encantamiento, la quema
del petróleo y hierbas como se describe en el Libro. Cuando lo hice, vacié mi
mente y me concentre hasta que me pareció ver a las estrellas de fuego y luz
a mí alrededor.

Cuando la mezcla se enfrió, me metí en el jardín de la cocina, asegurándome


de que nadie me veía. Luego envolví una sola hebra de pelo alrededor de las
ramas. Cuando puse mi mano en el árbol, sentí la fuerza de la vida dentro de
él, responder a mi llamada. Hoy en día el cancro del tallo se marchita y la
plaga está desapareciendo de las hojas. Y yo sé que puedo hacer más, mucho
más. Como a algunos se les ha dado el don para cantar o bailar o pintar de
una manera que nunca podría aspirar a imitar, por lo que también se ha dado
un don milagroso: conocer y servir al Fuego Secreto y su gran Creador. ¡Oh,
mis palabras parecen salvajes, pero sé lo que he visto y hecho!
51
Immortal * Foro Purple Rose
Puedo encender tabaco y velas con un abrir y cerrar de mis ojos, y encender
el fuego de mi chimenea con el pulso de mi muñeca y la fuerza de mi
pensamiento. Puedo ver a través de las sombras a la luz, donde una chica con
el pelo brillante y ropas extrañas pasea por el lago, sola y solitaria. Quiero
experimentar todo esto y más, y para comprender todos los profundos
misterios que el libro contiene. Pero hay problemas respecto a S. y a mí. Ya
me siento que estamos caminando en diferentes direcciones, y eso me hace
temer por esta gran aventura. Sí, me preocupa, aunque es difícil explicar
exactamente por qué.

Todo empezó el día después de nuestro primer intento de convertir el círculo


en la cueva en el páramo. El me llamo en la Abadía, después del desayuno,
como de costumbre, pero estaba taciturno conmigo, incluso enfadado.

- ¿Por qué los espíritus te dan respuestas a ti y a mí no?,- Preguntó una y otra
vez, como si hubiera hecho esto con propósito de fastidiarlo.

- No sé, tal vez deberías intentar de nuevo....

- Sí, vamos a volver a la ahora, inmediatamente.- Se apresuró a sacarme de la


casa, y nos dirigimos temerariamente por las colinas. Una vez en la cueva, de
nuevo se repitió el ritual con una intensidad feroz, a raíz de las instrucciones
con mucho cuidado, sin omitir nada de los ritos extraños. Con toda su fuerza y
pasión, convocó a los poderes y pidió al fuego inmortal. Pero, de nuevo, el
fuego saltó a la vida en mis manos, no en las suyas. Él no renunciaría, sin
embargo, y llamó a cada palabra de encantamiento que había podido reunir,
hasta que sus ojos se quemaban por la desesperación. Yo no podía soportar
verlo tan abandonado y triste, y yo secretamente deseaba que se le
concedería lo que deseaba.

Mientras las llamas blancas titilaban en mis manos como niños riendo, me
pareció que había de darse una elección. No sabía me podría permitir incluir
a S. en los Misterios o no. Y dudé. Toda mi vida he estado a su sombra: más
joven, ignorante, una chica simple. Por un breve momento me sentí tentada a
mantener este nuevo poder para mí misma.

Yo no podía hacerlo.

- Quería que sucediera,- respiraba, que sea como él desearía....

Hubo un ruido terrible en la cueva, como un terremoto, y pensé que los muros
iban caer sobre nosotros.

Había columnas de humo oscuro y crujientes lenguas de fuego verde y rosa a


sus pies y la herida en torno a su cuerpo hasta que estaba vestido en la
oscuridad. Traté de ir por él, pero yo estaba tirada en el suelo de roca. Una

52
Immortal * Foro Purple Rose
luz de plata explotó en mi mente. Luego, una larga fila de rostros de mujeres
comenzó a pasar por delante de mis ojos, todas lo llamaban por su nombre,
chillando, parloteando y llorando, hasta que la última fue la extraña
muchacha, cuya cara me ha comenzado a perseguir en mis sueños. Se veía tan
triste. Un todopoderoso trueno sonó y yo cerré los ojos y tape mis oídos por el
terror.

Más tarde, no sé cuánto más tarde exactamente, abrí los ojos y vi a S. sobre
mí. Se inclinó hacia abajo y me ayudó. Una profunda grieta había aparecido
en el suelo de la cueva donde había estado nuestro Círculo.

- Ha sucedido,- dijo simplemente. He vuelto a nacer.

Es lo que yo deseaba, después de todo. Pero no puedo dejar de preguntarme


si hice la elección correcta. Este pensamiento me ha perseguido durante días,
como el grito de las gaviotas en el mar.

CAPITULO 12

Yo estaba suspirando por el mar. En realidad dolía, un dolor físico que


oprimía mi pecho. No podía olvidar lo que el doctor me dijo sobre ir a nadar.
Mi cuerpo me dolía por el escozor del agua y por la inclinación y balanceo
del las grandes olas. Empecé a sentir que si no podía nadar, colapsaría.

- ¿Evie Johnson, estás trabajando, o estas soñando despierta? -pregunto la


señorita Scratton.

Las palabras de la página que se supone que estaba leyendo danzaron frente
a mis ojos como un lenguaje extranjero. Sentí como si otro poco de mí se
estaba muriendo. Y luego, de repente, supe que hacer.

-Nadaría en el lago. Eso es todo, pensé. Me escaparía en la noche, y nadie lo


sabrá jamás. Entonces el aleteo de excitación que creció en mí fue de repente
detectado. Laura.

¿Qué hay con las pesadillas que había tenido sobre ella? ¿No serían cientos
de veces peor si yo nadaba en las aguas donde ella se había ahogado? Mi
corazón se desplomó de nuevo. Era imposible, una estupidez, una idea
enferma. Olvídalo.

Lo intenté. Realmente lo intente.

Pero una noche no podía dormir. Celeste se había quejado de que era fría y
había encendido el calentador hasta que la habitación estuvo sofocante. Yo
53
Immortal * Foro Purple Rose
estaba cansada, pero inquieta, acostada despierta por lo que parecía horas
mientras que los otros dormían, sintiéndome ansiosa, con calor y ahogada.
Eventualmente me quite las sabanas y me levante para abrir la ventana, pero
el cerrojo estaba cerrado. Podía ver el lago, pálido y plateado a la luz de la
luna. Parecía tan fresco, puro y atractivo. No me pude resistir. Tenía que
sentir el aire sobre mi piel, tenía que salir. Tenía que estar cerca del lago. No
nadaría allí, pero si podría mirarlo y sentir la brisa fresca de la noche
cruzando por el agua...

¿Sabía o adivinaba que pasaría si salía esa noche? ¿Y si hubiese sabido,


habría ido? Todo lo que sé es que me convencí a mi misma que lo que estaba
haciendo era perfectamente racional como salir sigilosamente de la
habitación. Decidí usar la vieja escalera de servicio que Helen me había
enseñado. Había menos posibilidades de ser vista por ese camino. Corriendo
la cortina de terciopelo, descorrí los cerrojos y abrí la puerta. Busqué a
tientas la linterna de Helen, la encendí, mi corazón martillaba. La escasa luz
era reconfortante, aunque odiara la oscuridad a mí alrededor y las oscuras
grietas de esos estrechos escalones. Sólo sigue con esto, me dije a mi misma.
Todo lo que tenía que hacer era bajar tranquilamente por ellas y sería libre.
Un paso a la vez, un paso a la vez...

Llegué al fondo y me di cuenta que había estado aguantando la respiración


durante el camino abajo. La puerta hacia el pasillo principal estaba adelante y
detrás de mi estaba la desolada ala de los sirvientes. Di un paso adelante y
presione mi oído a la puerta. Había voces en el pasillo de afuera. Capte
algunas palabras -...otro intento... pronto.- sonaba como la señora Hartle. Su
voz si hizo muy baja para oírla. Otra voz,

-¿la señorita Scratton?- protesté, -No, no todavía. Debemos esperar.

Luego la señora Hartle cortó fríamente, -¿Yo soy la maestra superior, o tu?

Una pelea de maestros en la madrugada. Sería imposible salir por ese


camino. Tendría que colarme a través del ala de sirvientes y encontrar un
camino a la puerta verde que conduce al patio de los establos. Era eso o
renunciar y volver, no podía soportar la idea de rendirme. Tenía que seguir.

Me obligue a mi misma a caminar por el húmedo pasillo, sosteniendo la


linterna e intentando imaginar que Helen estaba conmigo mientras pasaba de
puntillas por las habitaciones desiertas y aéreas de almacenamiento, por la
hilera de campañas viejas y por la puerta a la cocina fantasmal, una y otra vez
hasta llegar a la puerta verde cubierta de telarañas. Tire de los tornillos y
cadenas, y luego estaba afuera en el frio de la noche. La luna era enorme,
baja y amarilla en el cielo de otoño. Un caballo pateaba inquieto cerca. Lo

54
Immortal * Foro Purple Rose
había hecho. Tome unos bocanadas profundas de aire y sonreí. Había valido
la pena. Era libre.

Puse la linterna detrás de la puerta verde y corrí ágilmente afuera del patio
de los establos hacia la terraza en la parte trasera de la casa. Comprobando
para estar segura que nadie estaba viendo desde las altas ventanas, revoloteé
a través del césped y bajo las sombras de los arboles. Las oscuras ruinas del
otro lado del agua parecían vislumbrarse más altas que en el día, y por un
instante pensé que podía ver algo revoloteando entre los arcos rotos. Un búho
ululó. Vuelve, Vuelve... parecía chillar. Ignoré sus advertencias y me dirigí al
silencioso lago.

Me incliné sobre el agua, sintiéndome tremendamente feliz. Era yo misma de


nuevo, y no un zombi con un uniforme de Wyldcliffe. My pelo cayó sobre mis
hombros mientras bajaba mis manos a las aguas poco profundas, y la brisa
agitó mis ropas. Cerré mis ojos extasiada, imaginando que estaba sentada en
la playa en casa, con el viento soplando, las olas compitiendo y el agua
llamándome. Luego oí unos pasos y supe que había alguien detrás de mí
viéndome, esperando por mí. Olvide respirar, y me maldije por ser tan
estúpida. ¿Qué peligros podrían estar esperando? Abrí mis ojos y vi mi
vacilante reflejo en la oscura agua, y detrás de él una figura familiar en un
largo y negro abrigo. -Te dije que nos volveríamos a encontrar.-

Me di la vuelta. Él estaba allí de pie a la luz de la luna, el muchacho con los


ojos inquietantes.

-¡Me asustaste!

- Y tú me encantaste,- sonrió burlonamente. Te veías como una ninfa del agua


diciendo sus oraciones. ¿Que estabas soñando?

Me ruborice y trate de sonar brusca. -No es asunto tuyo

- Quiero que sea asunto mío. Quiero saberlo todo de ti.

- ¿Que te hace pensar que quiero tener algo que ver contigo?,- respondí
bruscamente. Había esperado secretamente volverlo a ver otra vez, pero
ahora quería irme y esconderme, como si el ya supiese mucho sobre mí. Me
tengo que ir, y tú también deberías hacerlo. Estarás en terribles problemas si
la señora Hartle te encuentra aquí.

- Tu también,- replicó. ¿Cuál es el castigo para las chicas que deambulan por
el lago en la noche?

- No, lo sé, y no me gustaría averiguarlo,- Comencé a caminar.

55
Immortal * Foro Purple Rose
- No te vayas todavía,- dijo. Su voz era suave y suplicante, y dudé. No estoy
acostumbrado a pedir cosas. Pero estoy pidiendo ahora. Por favor quédate.
Solo quiero hablar contigo.

Se me acerco por detrás y me envolvió su gruesa capa sobre mis hombros. El


calor de su cuerpo todavía se aferraba a la tela pesada. La extraña sensación
de que lo había conocido antes, hace mucho tiempo, me invadió. Por un loco
momento quise hundirme en sus brazos y perderme totalmente en él. Pero me
aparte y me volví hacia él, intentando ignorar su extraña y cautivadora
belleza.

- ¿Qué paso esa noche que me corte la maño? -demandé. ¿Quién eres tú? ¿Por
qué estás aquí?

- Para verte,- el respondió. He estado esperando por ti, chica del mar. Creo
que he estado esperando por ti toda mi vida.

- ¿Como... como sabes que vine del mar?

- Lo vi en tu cara, eso es todo - Sus ojos mantenían la mía en su mirada, como


un mago.

- ¿Que quieres decir?

- ¿No has visto alguna vez algo que otras personas no pueden?

- Por supuesto que no,- empecé pero luego me detuve recordando mi ‗visión‘
la vieja sala de clases y de la niña en blanco .No lo sé,- dije, confundida. Tal
vez en sueños.

- El sueño de una persona es la realidad de otra.

- Pero me corte. Tú tocaste el vaso, y luego fue reparado. Eso no fue un sueño.

Él se acerco abruptamente a la orilla del lago. - No fue nada.

- Pero...

- Honestamente, no fue nada. Solo lance un viejo truco en ti, una payasada,
eso es todo. Quería impresionarte. Para complacerte.

- ¿Por qué?

- Me comporte como un idiota arrogante cuando no conocimos. Luego tú


estabas triste por esa fotografía y yo quería hacer algo por ti,- Su voz bajó. Yo
sé cómo es perder a alguien que te importa y no tener nada excepto su foto,-
comenzó a toser, un sonido ronco que parecía atormentar todo su cuerpo.

- ¿Estás enfermo?,- pregunte, acercándome a él.

56
Immortal * Foro Purple Rose
-No... No... Me estoy curando.- El ataque de tos disminuyo. No estoy enfermo.
Solo estoy cansado. Estoy cansado de estar solo, Evie.

- Yo también,- dije sin comprender. El silencio se colgó entre nosotros, y


nuestros ojos se encontraros. Sentía como si él pudiera ver dentro de mí,
como si pudiéramos ver a cada uno para siempre y no cansarnos de eso...
Baje mi mirada y me aleje.

- ¿Como sabes mi nombre?

- Fue fácil. He estado dando vueltas por la escuela desde que nos conocimos,
esperando verte, tratando de encontrarte. Repentinamente tomó mis manos y
me atrajo hacia él. Un millar de pinchazos subieron y bajaron por mi espalda,
mientras él imploraba, -Déjame conocerte. Siento si te he asustado, nunca
quise hacerlo. Por favor promete que nos volveremos a ver.

Una voz en mi cabeza, a un millón de millas de distancia, estaba diciendo ‗No


seas tonta, Evie, no sabes nada de él. Puede estar loco. Se sensata...‘

No quería ser la sensata Evie por más tiempo. Ser sensata, sin hacer alboroto,
poniendo una cara valiente - ¿Donde la había metido? - Pegada a este triste
desierto, a millas de todo y de todos que me importan. Pero este chico quería
conocerme. Nadie más en Wyldcliffe lo hizo. Lo miré, tratando de ver dentro
de su mente.

- ¿Cuál es tu nombre?

Él vacilo, como si buscara algo a lo lejos.

- Mi nombre es Sebastián,- Me sostuvo aún más fuerte las manos. Gentilmente


volvió mi mano y apretó los labios en la cicatriz casi invisible.

- Mañana por la noche, entonces.

No respondí. Su abrigo se cayó de mis hombros y hui, sin saber cómo


volvería a mi cama, solo sabiendo que mi corazón cantaba con cada paso que
daba.

El día siguiente voló. Todo en la escuela era tan aburrido como antes, pero
ahora yo tenía un secreto, como un sueño placentero. Ahora había una voz en
mi cabeza haciéndome compañía, la voz de un chico de mejillas hundidas,
con unos burlones ojos azules. El parecía estar conmigo a donde fuera ese
día, hablándome, burlándose de mí, guiándome. Cuando dudaba sobre el
camino de regreso a la clase desde la biblioteca, lo oí decir ‗Es a la
izquierda.‘ Por primera vez desde que llegue a Wyldcliffe no me sentí sola.

57
Immortal * Foro Purple Rose
Esto no podía durar. Cuando me metí en la cama esa noche, la imposibilidad
de ver a Sebastián otra vez atestó dentro de mí. Había salido a una hora
imprudente del recinto escolar, pero no era seguro hacerlo de nuevo.

-Pero tú dijiste que lo verías de nuevo esta noche. Lo prometiste. Solo una vez
más‘, argumente conmigo misma.- Es muy riesgoso‘, mi yo racional se
respondió. ‗Podrías ser atrapada, podrías ser expulsada.‘

‗¡No! Seré cuidadosa.‘

‗Puede que él no esté allí.‘

Yo sabía que él estaría. Todo lo que tenía que hacer era deslizarme por las
escaleras y podría verlo de nuevo.

‗No lo hagas, Evie. Se sensata.‘

Mi lado sensato gano la discusión, por supuesto. Yo no era el tipo de chica


que rompe las reglas por una cara bonita. Golpeando mi almohada para darle
forma, cerré mis ojos y me deje llevar a un sueño intranquilo.

En mi sueño, la señorita Scratton estaba furiosamente enojada conmigo por


algo que había hecho, pero no está segura de que era. Ella se paseaba de
arriba y abajo por el aula de clase mientras yo esperaba miserablemente por
mi castigo. De repente el sonido de un trueno resonó por todas partes, y las
paredes comenzaron a agitarse. Entonces supe que no era un trueno, sino
caballos galopando. Las paredes blancas se agrietaron y se derrumbaron, y
vi un ejército de hombres a caballo cruzando la hierba de afuera como una
oscura sombra. Uno de ellos se dio la vuelta y era Sebastián. Salte detrás de él
en su negro caballos y nos alejamos, dejando a la señorita Scratton atrás. Ella
grito, -¡Tu collar, Evie! ¡Dame tu collar!- Pero yo me reí de ella y me agarre
del tenso cuerpo de Sebastián mientras galopábamos libremente por los
páramos iluminados por la luz de la luna. Apoye mi cabeza contra su hombro,
su cabello salió y se mezclo con el viento. Entonces el sueño cambio.
Estábamos solos bajo las estrellas, y el respiraba mi nombre mientras se
inclinaba para besarme.

Me desperté y no reconocí donde estaba. Lentamente recordé y supe que


tenía que hacer. Tirando el fino cobertor a un lado, me puse cuidadosamente
mis zapatos. Luego me dirigí a las estrechas escaleras que me llevarían a la
libertad.

58
Immortal * Foro Purple Rose

CAPITULO 13

EL DIARIO DE LADY AGNES DE OCTUBRE 19, 1882.

Yo soy como un pájaro que ha sido puesto en libertad. La vía mística es


hermosa, como algo de una larga historia olvidada de las estrellas y el fuego
y el hielo. Los dos estamos haciendo nuevos descubrimientos cada día, y
aunque por alguna razón S. todavía no puede llegar a la Sagrada Fuego, me
asombra que lo haya dominado con tanta rapidez. Ayer me sorprendió por a
llevar a mi pequeño espejo y roto en pedazos, y luego volviendo a mí como
nueva figura para controlar los átomos con su mente.

Yo no lo hubiera creído esto si yo no lo hubiera visto con mis propios ojos,


pero ahora mis ideas de lo que es posible se han volcado. No puedo explicar
esta extraña magia. Es suficiente para que yo pueda verlo y hacerlo. Me paso
horas estudiando las páginas del libro, y es S. la traducción de los pasajes de
latín y griego que se esconden los misterios más recónditos. Sin embargo, un
capítulo Puedo leer con bastante facilidad a mí mismo: -para llevar la luz en
un lugar oscuro.- No pude resistir esto y tenía que probar mi habilidad.

Anoche, cuando mi mamá me creyó en la cama, cerré la puerta de mi


habitación y prepare mi altar, una vez más. Dibujé entonces el círculo y los
signos, susurrando las palabras secretas del libro. A la vez las velas se
extinguió, y yo estaba rodeado la oscuridad tan negro y espeso que casi pude
probarlo en mi garganta. Comencé a sentir miedo de que yo hubiera hecho
algo mal, pero eso no era lo que yo esperaba en absoluto, pero yo persevere,
cantando los conjuros y centrando mi mente. Oí el viento que soplaba sobre
los moros y el sonido del mar lejano, y, finalmente, una luz resplandeció en la
oscuridad. Esto habría sido lo bastante sorprendente, pero no había más que
eso.

La luz parecía estar totalmente en mi comando. Tomó la forma que invento mi


imaginación, se lo dio, primero como una estrella, pero luego se convirtió en
un pájaro brillante con brillantes alas azules, entonces un ardiente flor con
pétalos vivos, a continuación, una luna redonda y pálida de plata. Yo me reí y
reflejaba la luz en la mi mano, lo lanzó como una nube de mariposas amarillas
brillantes....

No puede haber ningún daño, sin duda, en algo tan hermoso?

59
Immortal * Foro Purple Rose

CAPÍTULO 14

Sebastián era hermoso, tal como yo lo recordaba.

- ¿Siempre has vivido en Wyldcliffe?-le pregunté, mientras cuando nosotros


nos sentamos frente al lago, con las ruinas altas y oscuras detrás de nosotros.

- Toda mi vida. Hace diecinueve años.- una sombra parpadeó a través de su


rostro. Pero tú no tienes ni idea cuanto tiempo realmente ha parecido.

- ¿Dónde vives? ¿En uno de esas casas de campo en el pueblo?

- Mi familia tiene una vieja casa en otro sitio del valle,- el dijo evasivamente.
Yo supuse que él no se llevaba muy bien con sus padres y no quería seguir
hablando sobre ellos. Él se levantó y caminó alrededor nerviosamente. Yo
conozco cada pulgada de este valle, cada colina, y cada camino a la cima de
los páramos. Oh, Evie, ¡ha pasado mucho tiempo para ver algo nuevo!

- Pero tú dijiste que habías estado viajando a India y Marruecos,-dije. Tú


debes haber visto muchos lugares.

-No los suficientes.

- Pero tú deberías hacer cosas nuevas cuando tú vallas a la universidad. Él me


había dicho que tenía un lugar para estudiar filosofía el año entrante.

- ¡Oxford! Una clase entera de alumnos impacientes por lucirse sobre quien
hace comentarios más inteligentes y bebe mas cerveza. Eso no es lo que yo
quiero, - se arrojó el mismo sobre la tierra, luego él hizo un esfuerzo por
hablar más calmado. La única cosa que yo alguna vez he querido estudiar es
el corazón mismo de las cosas, para conocer las verdades inmortales.

- Tú no quieres mucho, entonces,- le tomé el pelo. Tú conoces la verdad, el


significado de la vida… ¿no estás siendo un poco ambicioso?

Él miró fijamente en las profundidades del agua. -No voy a ir a Oxford.

-¿Pero tus padres no vas a estar decepcionados si tu abandonas?

- No,-él contestó. Tal vez. No lo sé. No hablemos sobre eso. Me dio una
sonrisa deslumbrante. Quiero hablar sobre ti. Quiero oír todo sobre tu vida:
que haces, que piensas, que comes en el desayuno, como te veías cuando
tenías cinco años.

Me reí. -Rechoncha y mandona, con locos rizos rojos.

60
Immortal * Foro Purple Rose
- Irresistible.

- Si, mucho.

Era lindo verlo reír.

- Oh, Evie,- el dijo, -Tú me haces sentir bien de nuevo. Eso era verdad ya que
él no se veía tan pálido y cansado como antes. Él me miró con asombro, como
tratando de memorizar mi rostro. No puedo creer que realmente estés aquí,
hablándome. Tú eres tan… diferente…

- ¿De qué?

- Diferente a todas las chicas que conozco,- sonrió. Entonces la luz de sus ojos
se apagó. No soy muy bueno en… las relaciones.

Yo no quería admitir que yo nunca aún he tenido alguna relación. Yo no sabía


nada sobre chicos o citas. Había habido chicos en la escuela y en la playa, por
supuesto, ruidosos y desaliñados, sólo surfeando y escuchando música fuerte
y motocicletas. Si idiosincrásica forma de vestir, su intensa mirada, su exacta
manera de hablar… todo acerca de él me fascinaba.

- ¿Qué quieres decir, con no muy bueno en las relaciones? -pregunté. ¿Por
qué no?

- Yo estropeo las cosas,- frunció el ceño. Si algo es menos que perfecto, lo


destruyo.

- Eso es lo que pasó… quiero decir, tú dijiste que habías perdido a alguien…
Yo busqué las palabras correctas. Alguien de quien te preocupabas, tú dijiste.
¿Algo iba mal respecto a eso?

- Tú podrías decir eso.

Me hice hacer la pregunta: ¿Entonces, quien era ella?

- Olvídalo. Esta todo terminado,- se levantó y caminó en las orillas del lago,
luego él se volteó y miró hacia mí, sus ojos tan azules y brillantes como un día
de verano.

- Solamente quiero pensar sobre estar aquí contigo. Vamos; quiero mostrarte
algo.

Yo no podía menos que preguntarme sobre la chica que él no quería discutir


cuando él me llevaba lejos del lago. Me pregunte si ella había estado afligida
cuando ellos rompieron. ¿Y dónde estaba ella ahora? Traté de dejarlo ir. Eso
no era importante. Nada importaba en este momento.

61
Immortal * Foro Purple Rose
Nosotros caminamos bajo los arcos de la capilla arruinada. En el lugar más
alejado de la capilla, más allá del césped liso, había un descuidado matorral
de arbustos. Un bajo letrero que había sido instalado, que leía, NO
TRANSPASAR.

- Otra regla para que tu rompas,- Sebastián sonrió ampliamente. ¿Estás


dispuesta?

Yo tenía una débil punzada de conciencia sobre lo que mi padre me diría si


me pudiera ver. Yo casi podía oír la voz de Mrs. Hartle llena de desprecio.
¿Sorprendida en los terrenos con un chico local, Evie? Esto es lo menos que
esperamos de nuestras chicas en Wyldcliffe. Pero la última persona que yo
quería escuchar era a Mrs. Hartle.

- Seguro,- Le sonreí abiertamente de vuelta.

Nosotros chocamos con la enmarañada vegetación, rompiendo ramitas y


rasguñándonos sobre las zarzas. Yo solamente estaba pensando que esto se
parecía al príncipe llegando para despertar a la bella durmiente, cuando vi
una masa de roca que surgía ante mí en la oscuridad. Una profunda hendidura
negra en la roca parecía como la boca de una cripta.

Sebastián vio la ansiosa mirada en mi cara.

- No hay nada de qué preocuparse, Evie. Yo estaré contigo- Él tomó mi mano


y de repente todo el mundo parecía seguro. Nunca me había sentido tan
adecuadamente, tan maravillosamente viva.

Nosotros entramos a la sombría caverna. Yo escuchaba el sonido de agua


corriendo; luego Sebastián dejó ir mi mano y hurgó para prender un fósforo.
Un destello de luz parpadeaba sobre la humedad, las paredes brillaban.

- ¡Mira!

Levanté mis ojos sorprendida. Las paredes de la cueva no estaban desnudas y


ásperas, como había esperado. Ellas estaban integradas con armazones y
cristales y pedazos de piedra coloreada y arreglada con intricados diseños y
formas.

El fósforo se apagó y por un momento estuvimos en la total oscuridad.


Sebastián prendió otro fósforo, luego anduvo a tientas a una pequeña abertura
en el lado de la cueva, encontrando el final de la vela, y encendiéndola. La
temblorosa luz amarilla caía sobre los fantásticos mosaicos de flores y frutas y
mal mirados faunos, todo brillando misteriosamente en la paredes. En el lugar

62
Immortal * Foro Purple Rose
más apartado de la cueva una pequeña primavera gorjeó alrededor de una
estatua de Pan1, o algún otro antiguo Dios.

- Adoro este lugar,- dijo Sebastián. ¿Tú no?

Él lucía encantado, como un niño pequeño que corría a través de la playa


reclamando el mar entero como suyo. Yo no quería tener que admitir esto,
pero la caverna me daba escalofríos, como si las conchas que brillaban fueran
cientos de ojos que me miraban de forma lasciva.

- Es… um… interesante. ¿Pero qué es esto?

- Esto era la gruta de Lord Charles. Las piedras y conchas fueron todas traídas
desde Italia por él. Esto era su pequeño vicio cuando él construyó su casa
sobre el antiguo convento. Esto era la última moda en esos días, un caro
escondrijo, y ahora ninguna de las jóvenes señoritas que están en la escuela
probablemente ni siquiera sepan de su existencia.-

-Entonces, ¿Para que utilizaban esto?

- Aquí hacían picnics y fiestas musicales. Y también habían otro tipo de


encuentros aquí, más oscuros y más secretos.

Sus ojos ardieron a la luz de las velas. Yo no podía decir si él estaba triste o
molesto, pero él tenía la mirada perdida en algún lugar muy lejos.

- ¿Cómo sabes sobre los antiguos días de Wyldcliffe?,- pregunté. Sarah me


dijo que Lord Charles y su familia vivieron aquí hace más de cien años.

- Yo a veces siento que esto todavía está ocurriendo. ¿No puedes ver a Lord
Charles y su tonta, snob esposa sentados aquí justo ahora, admirando su
costosa locura? ¿Y no puedes ver a su… Agnes? ¿No la puedes escuchar?-

Él me recordaba a Helen. ¿No puedes escuchar esas voces? ¿Por qué todos en
Wyldcliffe estaban obsesionados con el pasado? Parecía más real para ellos
que el presente.

- Pero yo quiero vivir el ahora,-me escuché a mí misma diciendo.

Sebastián sonrió tristemente, y el nudo bajo mis costillas tiró otra vez. Él se
veía encerrado en su propia privada infelicidad. Yo quería
desesperadamente ser capaz de ahuyentar las sombras que se cernían sobre
él.

1
en griego, Πάν, ‘todo’) era el semidiós de los pastores y rebaños en la mitología griega

63
Immortal * Foro Purple Rose
- Tienes razón,- suspiró. El ahora es todo lo que tenemos, miró hacia mí como
si estuviera caminado en un sueño. Estoy encantado de que tú estés aquí,
Evie.

- Bien,- Le sonreí agradecidamente. Al menos alguien me aprecia.

- No, es lo que quise decir. Tú me haces querer vivir de nuevo.

Sebastián se movió más cerca de mí, tocando el lado de mi mejilla con tanto
cuidado como una pluma que cae sobre la nieve. Él me miró, con anhelo e
inseguridad.

- Oh, Evie,- el comenzó, Si sólo…

- ¿Qué?,- Exhalé.

- Nada,- Él vaciló. Yo pensé que él iba a besarme y mi corazón parecía volar


sobre alas. Pero él de repente dio un paso hacia atrás.

- ¿Me verías otra vez, Evie? ¿Por favor?

Quise sostenerlo, para consolarlo, para decirle que yo quería verlo cada
noche por el resto de mi vida. Pero no lo hice, por supuesto. No estaba tan
loca.

- Seguro. ¿Por qué no? Me encontraré contigo en el lago mañana.

Por un momento Sebastián sonrió con su más gloriosa sonrisa.


- Mañana en la noche. Estaré ahí.

Era solo después, cuando me metía agitadamente en la cama, que recordé


que él no había respondido mi pregunta. ¿Cómo sabía tanto sobre los
Templeton? No importaba, pensé adormilada. Yo vería a Sebastián la noche
siguiente. Mañana y la próxima noche y la próxima… Helen suspiró y se dio la
vuelta en su cama al lado de la mía. Yo cerré mis ojos e intenté quedarme
dormida. Mañana pronto estaría aquí. Habría tiempo para averiguar todo. Me
dormí, todavía sintiendo el toque de su mano sobre la mía.

64
Immortal * Foro Purple Rose

CAPITULO 15

EL DIARIO DE LADY AGNES, OCTUBRE 27, 1882


Necesito saberlo todo. Necesito saber cómo hacer realmente feliz a S. sin
destruir mi propia felicidad, como levantarlo sin degradarme a mí misma. Él
es travieso e inconforme, y esto lanza la oscuridad sobre todo.

Me temo que no me ha perdonado por ser la primera en tocar el mundo


elemental. Ese momento todavía parece molestarle y está buscando una
manera de ser el líder en nuestro -Juego- una vez más. Por ejemplo, el estaba
complacido por una porción de una enseñanza en el libro que vino a mí y leyó
el pasaje en voz alta con gran placer.

-Tienes que prestar atención que solo las Mujeres en nuestro Camino son las
únicas que se suman con las fuerzas de su Elemento escogido y se convierten
en Las Hermanas Místicas…-

-Así que esto lo explica, Agnes,- dijo con entusiasmo. Debo alcanzar los
Elementos por otros medios. ¡Escucha!

-Sin embargo los Hombres también pueden alcanzar el conocimiento y la


sabiduría siguiendo los Misterios y los Ritos. Un Hombre de nuestra especie,
el cual es llamado a un profundo y sutil Poder, puede construir en torno a él
un grupo de Hermanas que le servirán como su Maestro. Va través de la
energía de su Aura, el puede llegar a alcanzar sus Poderes Elementales. De
esta manera, la regla tradicional del sexo fuerte puede ser restaurada, pero
todo tiene que ser usado para el Bien Común.-

- Esto es lo que tengo que hacer, Agnes; no lo ves?

Me reí y le dije que no le serviría a él y que tendría que buscar en otra parte a
su multitud de hermanas que obedecerán sus caprichos.
- Eres demasiado mimado cuando tienes la atención de todos,- Me burlé. Y
además yo no deseo tener un maestro.

- Pero un día te casaras, Agnes y tal vez sea pronto. Tú sabes que tu madre
tiene planes de llevarte a Londres el próximo año y conseguirte un buen
partido. No tendrías que prometer, de acuerdo a su Iglesia, que obedecerías
a tu esposo? ¿No se convertiría él en tu maestro y en tu señor?-

65
Immortal * Foro Purple Rose
Entonces no me casare,- Dije a la ligera.

- ¿Estás segura? ¿No hay nadie a quien le podrías entregar tu corazón? Se


acerco a mí y toco mi cara suavemente, tan suave que fue como una pluma
cayendo sobre la nieve. Mi corazón estaba latiendo como las plumas de un
pájaro atrapado, y una parte de mi deseaba que él me besara y la otra parte
sentía miedo. Me obligué a reír.

-Ya te lo dije, quiero ser libre.

Pero tal vez en el fondo no estaba diciendo completamente la verdad.


Habíamos estado mucho tiempo juntos estas últimas semanas, sin embargo no
somos los mismos que solíamos ser. Ya no somos niños.

Cuando el estudiaba el Libro con sus ojos pareciendo hambrientos y sin


percatarse de mí, yo lo miraba en secreto, tratando de entender que había
cambiado en él desde que se fue al extranjero. El ángulo de sus pálidas
mejillas, la seda oscura de su pelo, la línea de sus hombros- todo esto e
conmovía de una manera extraña que apenas entendía. Sentí que haría
cualquier cosa por él, no importaba si es correcto o incorrecto, bueno o malo.
Tenía miedo de que si me dejaba, seria arrastrada por la fuerza de su
presencia y que me perdería en él.
Papa había sido tan bueno en dejarme ver a S. sin un acompañante,
permitiéndole el privilegio como un viejo amigo de la familia. Pero confieso
que yo ya no quería verlo más como un simple hermano.

Cuando estamos separados, es su cara la que veo en mi mente; es su voz la


que me llama en el viento que atraviesa los páramos; es su toque lo que
realmente deseo.

¿Qué diría mi querido padre si supiera la verdad sobre lo que estamos


haciendo con nuestro tiempo? ¿O, si pudiera adivinar que pensamientos giran
en mi cabeza como una tormenta?

CAPITULO 16

Respondí la carta de papá con falsa alegría.


Sí, estoy bien; Wyldcliffe es increíble, trabajo duro.
Convenientemente olvide mencionar la vagancia por los alrededores de los
terrenos a medianoche. Aunque mi conciencia me dijera que papá no estaría

66
Immortal * Foro Purple Rose
feliz si supiera la verdad. Estuve bromeando que mis reuniones con Sebastián
eran solo un poco de diversión, no vale la pena hacer un alboroto.

Aunque supiera que no volvería a recibir otra carta de papá en mucho


tiempo, no dejaba de esperar el correo cada mañana, esperando por alguna
señal de que el mundo exterior no se había olvidado de mí completamente.
Recibí una postal de una garabateada de una chica que había estado en mi
vieja escuela, pero eso fue todo. Nada de Frankie, por supuesto.

Pero una mañana, cuando la niebla de octubre se cernía sobre el lago, había
una carta. La escritura en la cubierta era fina y cursiva, y sabia en un instante
que era de Sebastián. No podría ser de nadie más.

Habíamos estado encontrándonos casi cada noche, hablando sin parar


de….oh, todo – la naturaleza, y la historia y la filosofía y los lugares que
queríamos ver y los libros que habíamos leído. Pero note que él nunca
hablaba sobre su familia.

Libros, estrellas, viajes, sonetos….una noche Sebastián había prometido


riéndose que me escribiría un poema.
Tal vez eso era lo que la carta contenía. Mi corazón parecía retumbar en mi
pecho cuando alcance el sobre. Pero alguien puso una mano primero sobre
ella.

Era Helen.

- Hey, ¡Esa es mi carta!

- ¿Te gusta la poesía, Evie?, -pregunto, con esa mirada en blanco


desconcertante en su cara.

- Yo…. ¿Qué?,- seguramente ella no podía saber de Sebastián?

- Dicen que las palabras pueden ser peligrosas. Yo tendría cuidado si fuera tu.

Luego se fue, y Celeste cayó delante de mí.

- ¿Evie Johnson recibió una carta? ¿Quien en la tierra iba a quererla escribirte
Johnson? Cogió el sobre de mis manos. Intente de agarrarlo de vuelta de su
agarre, pero ella rápidamente se lo paso a Sophie, quien lo arrojo a India, y
pronto la muchedumbre entera de chicas riéndose estaban lanzándolo entre
ellas, torciéndose y echándose a un lado fuera de mi alcance.

67
Immortal * Foro Purple Rose
- ¿Que es todo este ruido?

Al sonido de la voz de la señorita Scratton ellas se separaron y se quedaron en


un círculo alrededor de mí. Yo estaba con la cara-roja y furiosa.

- ¡Están intentando arrebatar mi carta!, sonaba como una pataleteas de diez-


años.

- Era solo un poco de diversión, señorita Scratton. Celeste sonrió, dándole el


sobre. La Sra. Hartle siempre dice que es importante ser un buen jugador.

La señorita Scratton me hizo señas para acercarme a ella. Miro abajo a la


escritura cursiva negra.

- ¿De quién es esta carta, Evie?

- No…no lo sé. Un amigo.

- ¿Un amigo que no conoces? Qué extraño.

- Un amigo de casa,- Mentí.

- Muy bien, Evie, aquí esta,- Perecía renuente a darme el sobre. Intenta no
hacer tal escena en el futuro. Harías bien en no atraer la atención.

Estaba demasiado enojada para escuchar. Estaba siendo la culpable por


hacer una escena cuando había sido culpa de celeste. Salí furiosa y camine
pisoteando por el corredor a nuestra aula de clase.

Estaba vacío. Me deje caer en mi asiento y abrí la carta.

My querida Evie, fue tan bueno verte anoche. Bueno, pediste un poema, y
aquí está. Léelo y perdóname por no ser capaz de expresarme mejor.
Sebastián.

En el otro lado estaban algunos veros. Empecé a examinarlo ávidamente.

Mi señorita Eva, cuyo corazón es amable, puede aliviar y sanar


Esta mente inquieta…

- Hey, Evie, ¿estás bien?,- salte y alce la vista. Era Sarah. Por una vez no
estuve contenta de verla. Rápidamente doble la carta. Escuche que celeste
estaba siendo molesta.
68
Immortal * Foro Purple Rose
- No fue nada,-Sarah me miro con curiosidad, justo como la señorita Scratton
lo había hecho.

- Evie…,- dudo mientras se sentaba junto a mí. Sé que esto suena un poco
raro, pero tengo la sensación de que algo está pasando contigo. ¿Estás en
alguna clase de problema?

- Estoy perfectamente bien. Solo quiero estar solo por cinco minutos sin que
todos acechen y me miren como si fuera una clase de fenómeno.

- No estás sola, aunque, ¿parece que lo estás? Lo puedo decir.

- ¡No puedes decir nada sobre mi! ¡Ninguno de ustedes!,- mi frustración


Wyldcliffe ardió fuera de control. La vida es genial para ti, con tus caballos y
tu familia, y tu dinero y tu ‗no soy como ellas‘. Bueno, no eres como yo
tampoco! No sabes realmente nada sobre mi o mi vida, así que déjame en
paz!

Tan pronto como había escupido las palabras, me arrepentí de ellas. Sarah
parecida herida, y recogió sus libros se sentó en otra mesa. El resto de la
clase empezó a entrar. Lance una mirada de suplica a Sarah, intentado
mostrar que lo sentía, pero ella deliberadamente giro a otro lado y empezó a
hablar con una chica llamada Rosie.

Todo lo que hacía en Wyldcliffe parecía salir mal.

Ya que todos debemos morir, y somos como el agua derramada sobre la


tierra….-
-2 Samuel, 14:1.

CAPITULO 17

Sarah no se molestó en acercarse a mí después de eso. Me sentí mal, pero


lograba ocultar mis sentimientos muy bien. No hice caso y ella me ignoró. Me
decía que finalmente estaba tratando de hacer amigos en Wyldcliffe. En
cambio lograba pasar los días como zombi. Gimnasia, asignaciones, el coro,
las notas- nada de eso importaba. Mi vida era de noche, en esos preciosos
momentos con Sebastián.

69
Immortal * Foro Purple Rose
Ya no soñaba con Laura. Ya no tenía ningún ataque de desmayos, -visiones-
extrañas de la chica pelirroja tampoco. Parecía que ahora que había alguien
real en mi vida podía vivir sin fantasías.

- Espérame!

Corrimos a través de la hierba mojada por la luz de la luna. Sebastián corrió


por delante y sin esfuerzo alcanzado el muro cubierto de hiedra que
marcaban los alrededores de la Abadía.

- ¡Tramposo!,- jadeaba cuando lo alcancé.

- ¿Cómo hice trampa?,- rió.

- Tus piernas son más largas que las mías.

- ¡No puedes culparme por eso!

- De todos modos, ¿por qué estamos aquí?,- Le pregunté, tratando de


recuperar el aliento.

- Estamos corriendo. Tenemos que saltar por encima de la pared.

Tomo un extremo de la espesa hiedra y se alzó por encima de la pared. Luego


se agachó para ayudarme.

- No estoy segura sobre esto,- dije en un acceso de conciencia. Era lo


suficientemente malo estar fuera de noche, pero si alguien me atrapaba fuera
de los terrenos…

- Por favor Evie,-de repente se puso serio. Necesito hablar contigo acerca de
algo importante, pero tenemos que salir de aquí primero. Te juro que no te
meterás en problemas. Voy a cuidar de ti.

Lanzó un silbido bajo y su yegua negra apareció como una sombra un poco
más abajo en la calle.

Unos momentos más tarde estaba sentada nerviosamente sobre la espalda


desnuda del caballo.

-Vas a tener que aferrarte a mí.

Puse mis brazos alrededor de la cintura de Sebastián, muy consciente de su


cuerpo elástico al lado del mío. El caballo empezó a coger su camino con
delicadeza. Cerré los ojos y respiraba en la presencia de Sebastián, tratando
de convencerme de que esto estaba sucediendo. Todo parecía un sueño: el
gran caballo negro, las estrellas, el escalofrío que me recorrió el cuerpo
cuando un mechón de pelo oscuro de Sebastián soplaba sobre mi cara. Voy

70
Immortal * Foro Purple Rose
recordar siempre esto, pensé. No importa lo que me pase, yo nunca voy a
olvidar este momento.

Comenzamos a subir la pendiente del paramo.

- ¿A dónde vamos?-

- A la antigua torre del reloj. Dicen que fue parte de una fortaleza en tiempos
de los sajones. Es incluso más vieja que las ruinas de la Abadía.

Cabalgamos un poco más, pasando un par de casas de campo solitarias en la


oscuridad. Todo estaba vacío y silencioso. Era como si fuéramos las únicas
dos personas que quedaran sobre la tierra, vagabundos inmortales en una
tierra de silencio. Por último, Sebastián se detuvo en la cima de un túmulo
rodeado de piedras.

- Aquí estamos.

Estaba decepcionada. Yo había estado esperando una torre alta con muros y
saeteras, como el castillo de un cuento de hadas, no sólo una colina desnuda y
rocas caídas.

- Pero no hay nada aquí,- le dije a Sebastián, mientras me ayudaba a


desmontar.

- El fuerte había sido construido en madera, por lo que desapareció hace


mucho tiempo. Pero antes de que este desapareciera probablemente fue un
templo o un lugar sagrado.

Él se tiró al suelo en el brezo y miró hacia el valle dormido.

- En los tiempos antiguos adoraban al sol y la luna y los elementos. Una


cumbre como ésta les había permitido acercarse más a sus dioses. Era un
lugar de poder.

- Nunca había pensado en todo eso antes,- dije. Es como si no pudieras


escapar del pasado en Wyldcliffe.

- Nunca se puede escapar del pasado, a donde quiera que vayas,- dijo con
amargura.

- Sebastián, ¿qué pasa?

Nada,- me sonrió, sus ojos claros y brillantes de nuevo. No pasa nada, cuando
estás conmigo.- Acarició el suelo tentadoramente. Ven aquí.

Me senté. Poco a poco, interrogante, él puso su brazo alrededor de mí y me


atrajo hacia él. La más maravillosa sensación de calidez y paz se apoderó de

71
Immortal * Foro Purple Rose
mí. Apoyé la cabeza en su hombro, mi corazón bailaba como una criatura
recién nacida.

-¡Oh, Evie,- respiro. Mi Señora Eva. Ahora, en este momento, estoy feliz.

-Así soy yo,- dije en voz baja.

Me estrechó más cerca, y murmuró: Quiero recordar esto de esta manera: tu y


yo, muy lejos de la abadía y su pasado. Sólo un momento para recordar... lo
que sea que suceda después.

No sé cuánto tiempo nos sentamos en silencio. No hubo necesidad de


palabras. Yo estaba con Sebastián, y era suficiente con estar juntos, mirando
las estrellas, como el pueblo de hace miles de años. Nos sentamos allí, un
viento pasó y las nubes cambiaron y después empezó a llover.

- Podría haberme quedado así para siempre,- suspiré.

Para mi sorpresa, la cara de Sebastián se torno sombría.

- ¿Realmente has pensado en estar estancada en un solo lugar para siempre?


Sería como estar preso. Se puso de pie y se alejó caminando y comenzó a
hablar en voz baja, algo artificial, antinatural, como si hubiera ensayado lo
que me iba a decir. Te dije que necesitaba hablar contigo, Evie. Has sido una
buena amiga. Nunca lo olvidaré. Pero después de esta noche, después de
esta noche creo que a no deberíamos vernos, Es muy arriesgado para ti.-

El suelo parecía desmoronarse debajo de mí.

- Pero si soy cuidadosa nunca sabrán que salgo de escuela...

- No es sólo la escuela. Todo este asunto- podría ser peligroso para ti.

- ¿Quieres decir que has tenido tu diversión, y ahora puedo volver a mi triste
vida?,- exploté. ¿Es eso?

- ¡No! Estoy tratando de pensar en lo que es mejor para ti. Por favor créeme
esto. Pero hay cosas del pasado, cosas que he hecho y que lamento.

- ¡No me importa!

- Pero a mí sí,- Gimió. Y lo harías si supieras.

- Entonces dime,- le supliqué. Por lo menos dime la verdad.

El rostro de Sebastián estaba de un enfermizo color blanco a la luz de las


estrellas.

-No puedo.

72
Immortal * Foro Purple Rose
Había estado tan feliz sólo hace unos minutos. Ahora me sentía como una
paria. Sebastián me había dejado fuera, el dolor era casi físico. La lluvia azotó
con fuerza. Comencé a correr por el páramo.

- ¿A dónde vas?,- Sebastián dijo detrás de mí. Te perderás.

- ¿Qué te importa?

- Evie!,- chilló. Me alcanzó. No te vayas así, Evie. Déjame que te lleve de


regreso a la escuela.

- ¿Para que podamos darnos la mano en la entrada y decir que ha sido muy
divertido? Cuando realmente no quieres volver a verme, es más fácil si me
voy ahora.

-Yo quiero verte. Por supuesto que sí. Solamente no quiero estropearlo otra
vez. No contigo. Deseo mantener esto como algo perfecto. Y estoy tratando,
por una vez, de no ser egoísta, no sólo tomar lo que quiera sin pensar en las
consecuencias. Estoy tratando de hacer lo correcto, pero me duele mucho!

Mi enojo se derritió como las heladas en primavera.

- Sebastián, - le dije suavemente, Yo no soy como tú. No espero que todo sea
perfecto. Y no estoy obsesionada con el pasado. Este es un nuevo día, una
nueva vida. No puedes ir en torno a la carga por los errores del pasado por
siempre.

-No fue sólo un error. He dañado a alguien muy mal,-Hablaba con una voz
inexpresiva.

- ¿Era esa chica de la que me hablaste?

Él asintió con la cabeza.

- Estas cosas pasan. No lo hagas peor haciéndome daño también.

- Nunca he querido hacerte daño,- susurró. Me importas más que... más de lo


que jamás podría decir.

Mi corazón se elevó. Se preocupa por mí. Eso era algo.

-Entonces, no digas que no podemos vernos,- le supliqué. Nada malo va a


pasar. Confío en ti, Sebastián.

- Pero quizás no deberías. A veces creo que te han enviado a mí, y a veces
pienso que solo me digo lo que quiero oír. No lo sé. Sólo sé que, estoy
tratando de hacer lo correcto para ti, Evie.

73
Immortal * Foro Purple Rose
- ¿Cómo puedes estar seguro de lo que es? ¿No me dijiste que no podemos
ver lo que pasará en el futuro? Cada día es un riesgo. Estar vivo es un riesgo.
Bueno, yo estoy dispuesta a asumir el riesgo si tu lo estas.

Vaciló, luego me miró con gratitud.

-¿Estás segura? ¿Realmente tienes esa intención? -

- Por supuesto que sí.

- ¿Así que todavía podemos ser amigos?

Tomé su mano fría en la mía.

- Sebastián, siempre seré tu amiga.

Pero mientras cabalgábamos de vuelta a la escuela entre el viento y la lluvia,


sabía que no estaba diciendo la verdad. Yo quería ser algo más que una
amiga para Sebastián. ¡Oh, yo quería mucho más!

CAPITULO 18

- Esto no depende de su nivel habitual. Miss Scratton frunció el ceño,


devolviendo mi informe sobre William Blake. Quiero que vayas a la biblioteca
después de la cena y lo hagas de nuevo.

Y realmente debes dejar de bostezar, ¡Evie! Es muy descortés. Vas a tener


que ir a la cama temprano, al mismo tiempo que las chicas más jóvenes, si
sigues así.

- Lo siento, señorita Scratton,- le dije humildemente. La verdad es que estaba


muy cansada.

Me faltan dos o tres horas exactamente de sueño cada noche por ver a
Sebastián eso no me hace sentir ansiosa por el trabajo académico. Tratando
de concentrarme en el libro de poemas en frente de mí, yo leí, En el abismo,
o cielos lejano / quemando por el fuego de mis ojos. Pero los ojos que sólo me
quemaban en mi memoria fueron los de Sebastián.

Finalmente, la lección llego a su fin.

-Pongan sus libros lejos, chicas. Tengo algo que decirles. Estaremos visitando
Fairfax Hall en la próxima semana como parte de nuestra investigación sobre

74
Immortal * Foro Purple Rose
el siglo XIX. Algunas de ustedes ya han estado ahí, pero para la mayoría de
ustedes me imagino que será una nueva experiencia.

Todo el mundo se mira ansiosamente.

- ¿Que es, señorita Scratton?,- Preguntó Celeste, mirando remilgadamente


entusiasta.

- Fairfax Hall es un ejemplo perfecto de conservación de una casa de campo


victoriana. No es tan grande o impotente como Wyldcliffe, pero
afortunadamente la familia Fairfax, tuvo la casa en gran medida intacta desde
su construcción.

El Salón se transmitió a través de varios primos y de parientes lejanos hasta la


Segunda Guerra Mundial, cuando se convirtió en grandes casas, ya no se
práctico lo mismo.

Cuando murió el último propietario de la casa estaba vacía.

Recientemente sus puertas han sido abiertas como un museo, gracias a los
esfuerzos espléndidos de nuestra sociedad histórica local.

-¿Cómo vamos a llegar?, -Preguntó una chica llamada Katherine Thomas.

- El museo sólo está alrededor de dos kilómetros a través de los páramos, al


este de Wyldcliffe. He arreglado para que podamos comer allí, y un bus
privado nos recogerá para volver a la escuela. Si el tiempo es bueno, yo
propongo que salir temprano en la mañana y caminar al Salón.

Un murmullo de excitación se desató en todo el salón de clases. Supuse que la


idea de salir de la escuela y la itinerancia de los moros era lo que atraía a la
mayoría de las chicas, en lugar de que realmente fuera el museo.

- Eso va a hacer, chicas; calma,- dijo la señorita Scratton.

Por una vez sonrió.


- Tendrán que llevar sus cuadernos de dibujo con ustedes. Todo el mundo
deberá reunirse por las principales puerta inmediatamente después del
desayuno en plena vista del día.

Sonó la campana para el almuerzo, y la clase salió con empujones en el


pasillo, charlando con entusiasmo. He encontrado a Sarah a mi lado,
mirándome tímida pero decidida.
75
Immortal * Foro Purple Rose
-Puedes sentarte a mi lado en el autobús, si quieres,- dijo en voz baja.

Le mire a la cara llena de pecas y me pregunté cómo podría haber estado


enojada con ella.

- Realmente me gustaría. Gracias. Y, yo lo siento, Sarah yo nunca quise…

- No importa.

Ella sonrió, y yo sabía que éramos amigas de nuevo.

- ¿Has estado en este lugar antes?,- Le pregunté.

- He viajado en el pasado en Starlight, - Sarah dijo.

- No se puede ver mucho, ya que está rodeado por enormes árboles. Para ser
perfectamente honesta solamente me parecía una casa vieja, pero con el
beneficio de Miss Scratton quiero ir a verla, no puede ser una cosa mala.

La perspectiva de pasar el día fuera de la escuela en compañía de Sarah era


como un soplo de aire fresco que vuela a través de los corredores de
Wyldcliffe. Esa noche, cuando yo estaba limpiando el salón de música con
Helen, le pregunté si estaba alegremente esperando nuestra visita a al museo.

- Yo no iría ahí aunque me pagaran,- dijo, mirando más torpe que nunca.

- No seas tonta,- me reí. No te perderán en el páramo.

- Ojalá pudiera perderme por ahí,- exclamó con pasión. Me gustaría caminar
en el páramo para siempre y nunca volver.

Yo no la entendía. ¿Estaba sólo extraña, o estaba mal de alguna manera?

- ¿Te sientes bien, Helen? pareces muy estresada. ¿No crees que debes
decirle a Sra. Hartle?.

- ¡No! Helen estalló. ¡No te atrevas a decir nada a ella!

- Lo siento, -le dije, sorprendida. Yo sólo estaba tratando de ayudar.

- Bueno, no,- Miró, acomodo todos los papeles de música arrugada.


Concentrándome en ayudarle a sí misma. Lo necesitarás.
76
Immortal * Foro Purple Rose
Terminé mis tareas sin tratar de hacer alguna pequeña charla. Yo estaba
esperando el día en el Salón de Fairfax, aunque a la loca oscura de Helen no
lo estuviera.

CAPITULO 19

EL DIARIO DE LADY AGNES 4 DE NOVIEMBRE DE 1882


Estoy casi loca por la preocupación. Me gustaría poder curar a S. tan
fácilmente como lo hice con Martha. Mi vieja enfermera estaba perturbada
por una catarata en su ojo que nublaba su visión, pero ahora ella llora y se ríe,
declarando que es un milagro que pueda ver perfectamente de nuevo. Sólo sé
que lo que ha provocado este cambio fue el poder de la vida del Fuego,
permitiéndome mi Círculo de sanación.

No me puedo alegrar por esto, porque me preocupa mi querido amigo.


Porque está enfermo con una extraña depresión, y esta tan pálido y delgado
como cuando llego a casa después de sus viajes. No puede relajarse, y se
obliga a trabajar más duro, a hundirse en sus estudios, sin siquiera descansar.

Aunque no me gustaba pensar en ello, creo que S. envidia mis logros, a pesar
del hecho de que sus poderes aumentan día a día. Sus dedos largos y blancos
pueden doblar el metal, o romper un vaso o taza, a continuación, montamos
sus átomos tan fácilmente como los flujos de líquidos de una forma a otra. Sin
embargo, olvidaba lo que había aprendido y quería más. Ayer estaba en un
estado de ánimo particularmente negro.

-Los trucos de magia, eso es todo lo que sé, Agnes. Y mis conocimientos no
parecen producir nada bueno o al menos útil. No soy un curandero.

- Es cierto. Él no tiene este don. Yo no sabía qué decirle.

- Tal vez vendrán más tarde, al estudiar más.

- ¡Tal vez! Ya estoy cansado de estudiar. Y tal vez nunca lograre nada. No
tengo conexión profunda con las competencias elementales. Pero tú fuiste
tocada por el fuego, el mayor de todos ellos.

Meditó por un rato, y luego habló vacilante.

77
Immortal * Foro Purple Rose
- ¿Te acuerdas de que el libro dice que los hombres... los hombres deben
tener seguidores... un grupo de mujeres?

- Tal vez eso es lo que necesito para ir más allá: En ese instante, me pareció
verlo, rodeado por un grupo de mujeres envueltas en capas oscuras.

- ¡No! Por alguna razón, esta idea era desagradable para mí. Entonces, la
visión cambió y lo vi con una chica, la chica que había visto antes y el la
miraba con tanta ternura, haciendo que mi corazón se tensara por el dolor....
No,- repetí con más calma. Este es nuestro secreto, para nosotros dos.
Debemos mantenerlo de esa manera.

- ¿Nosotros dos?,- Sus ojos brillaron, y él tomó mi mano. Agnes, tú y yo


podríamos hacer muchas cosas juntos, si tú realmente me ayudaras.

- Yo te ayudo,- protesté. Tú sabes que yo haría cualquier cosa por ti.

- Entonces, dime lo que sabes, Agnes,- instó. Enséñame tus secretos.

- No tengo ningún secreto, sobre todo, ninguno tuyo. Todo lo que sé ha


venido del Libro.

- Eso no es cierto, y tú sabes que no es así. Haces más de lo que figura en sus
páginas. ¿Cómo lo haces? ¡Dímelo!

- No lo sé, realmente. Llevo a cabo los ritos según las instrucciones, y luego
pienso, siento, deseo. Y entonces...

- ¿Entonces qué?,- Preguntó ansiosamente.

Sacudí la cabeza. ¿Cómo podría describir las imágenes deslumbrantes en mi


cabeza, el cosquilleo en las manos, el aumento de poder a través de mi
cuerpo cuando llevaba a cabo los ritos místicos?

- Yo no puedo explicarlo. ¿Pero qué importa cómo sucede si bien viene de


ella? Martha ahora es feliz, y hay otros tantos a los que puedo ayudar.

Se echó la mano a un lado.

Tú tienes el poder del fuego, Agnes, y sin embargo no vas a compartir tu


secreto conmigo. He visto lo que puedes hacer, y que podrías enseñarme tus
secretos si quisieras.

78
Immortal * Foro Purple Rose
Sacudí la cabeza sin decir nada, pensando primero en cómo había querido
responder a los espíritus cuando los llamó. Tal vez tenía razón: Tal vez podría
ayudar aún más. Pero algo en su desesperación me detuvo.

- No puedo explicarlo,- dije lentamente. Es algo que me llego solo.

¿Me equivoqué al decir esto? ¿Me equivoqué al negarlo? ¿Cómo podría


negarme, cuando su felicidad significaba para mí más que la mía? Yo apenas
me entiendo, pero sé que hice bien.

Ahora el silencio retumbaba entre nosotros. De vez en cuando lo encontraba


mirándome fijamente, sin embargo, no me veía, era como si estuviera
perdido en sus pensamientos. No puedo describir cómo me duele.

Yo haría cualquier cosa por él... cualquier cosa menos esto.

Me temo que ya no es del todo mutua la confianza.

CAPÍTULO 20

-Creí que te había dicho que confiaras en mí-, bromeó Sebastián.

-Yo confío de ti-, le respondí con una risita. -No estoy segura sobre el barco-.

Sebastián de alguna manera se las arreglo, para conseguir un bote y remos


muy antiguos, flotaba lentamente en el borde del lago, y estaba tan
emocionada como un niño, con la idea de dar una vuelta en el lago. Rezaba
para que nadie nos viera flotando en el lago, pero fue ver como pasaba el
tiempo, como si hubiera conseguido deshacerse de sus preocupaciones
durante un tiempo.

A pesar de mi risa, no me sentía tan grande. Era la noche, antes del viaje de la
clase a Fairfax Hall, clara, sin viento y con un frío mordaz. Me había puesto
una sudadera gruesa sobre mi pijama, pero todavía me estremecía, como si
estuviera enferma. No me había olvidado de mi deseo de nadar, pero esta
noche el lago parecía poco atractivo, hosco y con las aguas tan negras como
la noche. Me sentía incómoda. Esta noche no era una piscina inocente, me
dije. Laura había muerto aquí, en este mismo lugar.

Estaba harta de sombras y secretos.

79
Immortal * Foro Purple Rose
Me hubiera gustado que las citas con Sebastián, fueran como los demás
chicos, en cafeterías, en el cine y fiestas. Sólo hacer cosas normales. Estaba
muy cansada de esconderme en la oscuridad.

-Si el barco tiene una fuga, podríamos nadar en el lago, eso es todo-, dijo
Sebastián, desatando las cuerdas. Luego me miro. -Evie, ¿Estás bien?.. ¿No
tienes miedo?... ¿Verdad?-

-No tengo miedo de nada-, le dije, entrando en el barco, tratando de


deshacerme de mi extraño estado de ánimo. Me moví de lado a lado. Hubo un
leve olor a madera mohosa por la humedad.

-¿Donde encontraste esto?-, le pregunte.

-Oh… Hay todo tipo de cosas, que han sido abandonadas en Wyldcliffe de
personas que no las valoran. Este pequeño, se estaba pudriendo en un viejo
cobertizo, cubierto con arbustos de laures...-. Dijo, rodando los ojos.

Me gustaba la idea de nuestra expedición, incluso menos.

-Será un paseo muy corto-. Me sonrió de forma zalamera. -No te preocupes.


Solo descansa, y disfruta del viaje. Evie envuélvete en mi abrigo-.

Sebastián se veía tan feliz cuando me pasó su gran capa. Él comenzó a remar
con habilidad a través del lago. Sus mejillas enrojecidas, y las sombras
oscuras bajo sus ojos, parecían haberse desaparecido. Me dio un nudo en el
estomago de solo verle, tan guapo, con cada remada que hacía, estiraba su
camisa de lino blanco. Y tenía unas ganas enormes de llegar a tocarlo.

Pero no sabía si quería. Siempre he sido la querida Evie, la dulce Evie, Evie
es maravillosa.....

Cuando termino parte de nuestro viaje, Sebastián había sido tan atento
amable y cariñoso, pero no me había tocado la mano, o tratado de abrazarme.
Y sin contar que nunca me había besado, ni siquiera un beso en la mejilla.

¿Por qué no?, me preguntaba. ¿Era poco atractiva para él? Y que era lo que
realmente sucedió con esa otra chica. A medida que nos deslizábamos en el
lago profundo, un horrible pensamiento cruzo mi mente.
La chica que Sebastián había conocido, podría haber sido la pobre de Laura.

Laura, por supuesto. Eso explicaría por qué había estado rondando la
propiedad del internado la noche que le volví a ver. Él debe de mantener
80
Immortal * Foro Purple Rose
vigilando el lugar donde Laura había muerto. Es Laura la que había hecho que
Sebastián fuera al lago, no yo. Todo tenía sentido ahora. Yo había estado
durmiendo en la cama de Laura, teniendo su lugar en la escuela, y ahora
estaba con el chico que la había dejado morir. Esperando repetir cada pasó.
Así que por eso, estaba decidido a verme solo como a una amiga. Después de
todo, ¿Cómo podría competir con la memoria idealizada de una víctima
trágica? Pero lo que había querido decir, ¿era que le causo daño, a la
muchacha que había conocido? ¿Cómo podría ser algo que no era?, Tal vez se
habían peleado antes de morir, tal vez se culpo a si misma de esa manera.

-¿Estas muy intranquila?-, dijo Sebastián, dejando que los remos colgaran de
la embarcación. -¿Quieres volver?-.
-No, estoy bien-, mentí. -Solo estaba pensando-.
-Puedes decirme, ¿O no?-.

Solo le dije la primera cosa que se me vino a la cabeza.

-Echo de menos mi casa- Este lago, los jardines y las colinas, todo parece ser,
no sé… Asfixiante, de alguna manera. -Me gustaría poder caminar por el mar
cuando las olas están enojadas y el viento te golpea en la piel. Realmente no
sé cómo explicar, pero me siento diferente.... no soy libre-

-Me gustaría eso- sonrío -Me encantaría caminar contigo en la playa-


-Podríamos caminar, navegar y nadar-, mi voz se quebró con nostalgia. Mi
mente estaba en llamas, y mi cuerpo inquieto dolía, deseos sin nombre.

Hice de tripas corazón. No podía ser la Evie sensible de nuevo. -Por los
menos dispondré de un día de libertad mañana-, le dije. -Mi clase va a dar un
paseo por los alrededores-. -vamos a visitar la antigua casa de Fairfax Hall.
¿La conoces verdad?-.

-Claro-, dijo Sebastián. -Todo el mundo por aquí conoce ese lugar. Evie, si
por eso esperas un gran entusiasmo, para mañana estarás decepcionada. Es
una vieja casa llena de recuerdos sordos de personas que ya no existen-

Ato la cuerda alrededor de una gran rama gruesa, y salto de la barca, sus
botas chapoteaban en el barro de la orilla del lago. Luego se voltio y me llevo
hasta la hierba. Por un momento nos aferramos como amantes.

-Evie-, dijo con urgencia. -Prométeme algo.-

-Por supuesto. ¿Qué?-

81
Immortal * Foro Purple Rose
-Si escuchas algo... en el pueblo... algo malo acerca de mi, aun confiaras en
mi. ¿Verdad?, te seguirás encontrando conmigo en la noche al lado del lago.
¿Lo prometes?-. Él me abrazo con más fuerza. Mi corazón dio un vuelco en
contra de él.

-Lo prometo....Lo prometo-, dije casi sin aliento. Sebastián retrocedió, con el
rostro pálido y tenso.

-Tengo que irme ahora-.

-¿Por qué?-, le pregunte. -No te vayas todavía-.

-Debo-, repitió. -Lo siento Evie-. Él comenzó a alejarse a grandes zancadas


sobre el césped oscuro.

-Sebastián, espera. ¿Cuándo voy a volver a verte?-. Casi grite.

-Mañana en la noche-, paro y cambio de posición. -Y recuerda, me has dado


una promesa-.

Sentí frío en los huesos. ¿Porqué alguien iba a cambiar mi opinión de


Sebastián?, Tal vez realmente había hecho algo para herir a Laura.

Quizás encuentre algún amigo suyo, y se preocupe de lo que iba a averiguar.


O tal vez estaba tan cansada que solo estaba ansiosa por regresar a la
residencia.

Cuando llegue a los establos, algo parecía diferente. Hice una pausa. La
puerta verde que conducía a las habitaciones antiguas de los criados se abrió.
Extraño, pensé. Estaba segura que la había cerrado cuidadosamente.

Todo en los establos estaba tranquilo, aparte de los crujidos de las colas de
los caballos. Me deslice a través de la puerta, luego la puerta de golpe de
cerro detrás de mí, y oí una cerradura.
Me di la vuelta y tire del pomo, pero la puerta no se movió. Alguien la había
cerrado, y mi pecho se removía por el pánico.

-¿Quién está ahí?-, llamaba. -Abre la puerta-. Pero no había respuesta, solo el
suave sonido de las pisadas en el exterior. Buscando en el suelo la linterna de
Helena, pero no estaba por supuesto, se la habían llevado. Y yo sabía que la
había tomado Celeste. Debe de haber ocasionado esta broma de mal gusto.
Era tan de ella....

Piensa Evie. Piensa...

82
Immortal * Foro Purple Rose
Tenía que volver a la residencia antes de que Celeste empeore las cosas. Solo
había un poquito de luz, que pasaba por encima de la puerta del antiguo
pasillo. Tendría que ser suficiente.

Era fácil decirme a mi misma que me tenía que calmar, pero cuanto más
caminaba, más oscuro estaba, pronto estuve en la densa oscuridad. Hubo el
rumor tenue de una falda y el ruido de las botas caminando a mi lado. ¿No
podía escuchar sus voces?, tenía miedo de sentir el roce de una mano muerta
en mi brazo. No seas estúpida, me decía.

Sólo está oscuro, no puede hacerte daño... ¿O realmente puede? Descubrí la


estrecha entrada a las escaleras de servicio, y las subí a ciegas. Cuando
llegue respiraba a medias y estaba llorando, Estaba convencida de que los
pasos me seguían. Y el Swish… swish… swish, el sonido inconfundible de una
mujer con falda estaba más cerca.

Por fin pude ver un rayo de luz por delante, el contorno de la puerta
sobresalía de la pared del pasillo hacia el dormitorio. Me quede quieta justo a
tiempo para escuchar el cerrojo al otro lado de la casa. Celeste debe haber
corrido por la escalera principal y me corto.

Mis esfuerzos han sido en vano. Yo estaba encerrada en el ala antigua de los
funcionarios. -Atrapada- Como no lo había previsto. Me deje caer en el suelo,
con la espalda contra la puerta, tratando de respirar. -No hay nadie conmigo-,
me dije frenéticamente. Estaba sola. Todo lo que tenía que hacer era esperar
hasta mañana, cuando Helen seguramente abra la puerta y me encuentre
aquí.

Respira... sólo respira.

Me acorde de una vieja canción de Sinatra, que me encantaba cuando era una
niña:

La noche es oscura, pero el día está cerca, calla, baby, no tengas miedo....

La noche es oscura. Me repetía una y otra vez, La noche es oscura. Hasta


pensé que iba a gritar. Entonces. La puerta detrás de mí se movió, y alguien la
abrió. Caí en el pasillo, esperando ver a Celeste. Pero Celeste no era la que
había abierto la puerta.

Fue la Señora Scratton y junto a ella Helena.

83
Immortal * Foro Purple Rose
CAPITULO 21

Yo había estado completamente equivocada sobre Celeste. Ella no tenía nada


que ver con lo que paso en las escaleras. Fue Helen la que me traiciono con la
Señorita Scratton.

Después de que finalmente nosotras nos fuimos a la cama, yo le susurre a ella


molesta, -¿Por qué hiciste eso?- ella murmuro que algún día yo lo entendería.
Yo estaba furiosa, pero por una vez estuve de acuerdo con Celeste: Helen
Black estaba completamente loca. Y ahora, gracias a ella, yo había caído en
desgracia.

- No puedo expresar lo decepcionada que estoy de ti, Evie,- la Señorita


Scratton declaro el siguiente día. Toda la clase estaba esperando en la puerta
de enfrente de la abadía, con las capas y sombreros arrastradas por el viento
de noviembre. La Señorita Dalrymple también estaba ahí, con botas y
sosteniendo un mapa.
-fue muy tonto por tu parte ir vagando por esas viejas escaleras en medio de
la noche. Tu fácilmente podrías haberte caído y roto un tobillo. La directora
no estará complacida cuando se entere de esto-

Celeste le lanzo una Mirada de triunfo a India y a Sophie.

-Este es el Segundo demerito, que has adquirido en tu corto tiempo en


Wyldcliffe. ¡Deja que sea el último!- yo tome la tarjeta rostro carmesí que la
señorita Scratton me dio y la metí en mi bolsillo. -las otras chicas no te
hablaran hoy, y tu caminaras hacia Fairfax Hall a mi lado. Pensando que eres
afortunada por venir a la excursión.-

Yo me quede atrás de los demás. Sarah se encogió de hombres con simpatía,


pero no se atrevió a hablarme.

-ahora, chicas,- dijo la señorita Scratton, -es una larga caminata, y no


queremos llegar tarde. Señorita Dalrymple, si usted amablemente liderara el
camino.- La clase comenzó el camino.

-Oh, ¡Esperen!- Sarah exclamo. -¿Donde está Helen?-

-Helen no está bien. Ella no se nos unirá.-

84
Immortal * Foro Purple Rose
Yo mire hacia arriba. La enfermería estaba en el Segundo piso, con vistas
hacia el camino.
Pensé, que alcance a ver las características frágiles de Helen en la ventana.
Pero yo estaba distraída con la Señorita Scratton flotando a mí alrededor,
luciendo más severa que nunca.

-Escucha, Evie,- ella dijo. -esto es muy importante. Tú no puedes tener otro
demerito. ¿Está claro?- entonces ella se puso rígida y miro sobre su hombro.
La directora, la Sra. Hartle, estaba parada en el Escalón más alto por la puerta
de enfrente, mirándonos silenciosamente. Yo sentí como si alguien me
hubiera echado agua fría por mi cuerpo.

- Tu comportamiento ha sido vergonzoso, Evie Johnson,- la Señorita Scratton


anuncio en voz alta. -ahora mantente conmigo-

Seguimos con los demás a la puerta de la escuela. En vez de girar al pueblo y


a la sombría iglesia, como lo hacíamos los domingos, tomamos el camino que
conducía a los muros.

La señorita Dalrymple fue adelante, señalando el sitio de la Antigua Fortaleza,


dónde había estado con Sebastián. -No escuche-. Estaba desconcertada, por
lo que la señorita Scratton acababa de decir. ¿Ella simplemente me estaba
diciendo eso o… había una advertencia detrás de sus palabras?

Mire a su fiero rostro, y se me ocurrió, que había algún tipo de tensión entre
ella y la Señora Hartle. ¿Tal vez la señorita Scratton quería el trabajo de
directora para ella? Sin embargo, Eso no era mi problema. Todo lo que me
importaba, era que la Señorita Scratton había aceptado mi confusa
explicación de la noche anterior, sobre sentirme mareada y querer tomar aire
fresco en el patio. Yo le dije, que use las escaleras de atrás para no molestar a
nadie.

Mientras empezamos a subir más alto por el terreno, me pregunte si Helen


sabia ¿porqué estuve en los terrenos por la noche? Y si ella sabía sobre
Sebastián, ¿le diría a la Sra. Hartle? Entonces ahí si estaría en verdaderos
problemas. Yo podría imaginar la voz helada de la Sra. Hartle, en triunfo
silencioso. Yo nunca quise aceptarte en la escuela.

Papá estaría molesto si me expulsaran. No podía decepcionarlo así.


Secretamente, me sentía un poco avergonzada. Después de todo, había
venido a Wyldcliffe para ayudar a papá, no para sumarme a sus problemas.
Estaba en la escuela para aprender, no para seguir a un chico con ojos azules.
Algo tendrá que cambiar. No podía soportar, dejar de ver a Sebastián, pero
tiene que haber otra manera de encontrarnos sin que infrinja mas reglas.

85
Immortal * Foro Purple Rose
-Señorita Scratton, ¿no cree usted que la querida Evie podría unirse al resto
de nosotros? Sería una pena que ella no disfrutara las aventuras del día.-

-Evie tuvo suficientes aventuras anoche,- dijo la Señorita Scratton fríamente. -


ella se quedara bajo mi supervisión.-

Suficientemente extraño, yo estaba agradecida de su respuesta. La Señorita


Dalrymple, pareció molesta por una fracción de segundo, después hizo mover
a nuestra clase, hablándoles entusiastamente sobre nuestros alrededores.
Pero la Señorita Scratton y yo caminamos detrás de ellos en silencio.

CAPITULO 22

- Fairfax Hall no era lo que yo esperaba-. Me había acostumbrado a los


sombríos edificios grises de la Abadía, pero la Sala, por detrás de su pantalla
de espesor de laureles, era una casa elegante, con fachada de pilares de
piedra. Parecía fuera de lugar, en el lado de los páramos accidentados. Pero
eso no fue la principal sorpresa.

A medida que desfilábamos por la avenida, vimos dos coches de policía


estacionados en la puerta.
La directora del museo salió corriendo a nuestro encuentro.

-Oh, es una vergüenza-, comenzó a toda prisa. -Traté de llamarla, señorita


Scratton, pero en la escuela me dijeron que ya había salido, por lo que ya era
demasiado tarde para hacerle saber-.

-¿Para saber qué?-, Respondió la señorita Scratton.

-Acerca de esta ruptura terrible. Yo no puedo creer todavía que el lugar haya
sido saqueado-

La pobre mujer parecía al borde de las lágrimas, y nerviosa empujaba sus


anteojos en su lugar.

-¿Oh, querida, se han robado algo?-, Preguntó la señorita Dalrymple.

-Eso es lo extraño-, dijo la señora del museo. -Todo ha sido vuelto del revés,
pero creemos que en realidad, un sólo elemento ha sido robado-.

86
Immortal * Foro Purple Rose
-¿Y qué fue eso?- Preguntó la señorita Scratton. -Si no te importa, qué te lo
pregunte-.

-No, en absoluto. Supongo que estarán en el periódico local de todos modos.


Era un retrato, no demasiado valioso, pero de gran interés: un miembro de la
familia Fairfax, un personaje fascinante. Oh, querida... será mejor que me
vaya de nuevo con la policía, ya que usted ha caminado todo este viaje para
nada. Me temo que nadie está autorizado a entrar, mientras que la policía esté
examinando todo-.

Algunas de las niñas dejaron escapar gemidos con la noticia.

-Pero no podemos volver a la escuela de inmediato, ¿podemos, Miss


Scratton?-, Preguntó Sophie.

-No-, estuvo de acuerdo Miss Scratton. -Es demasiado lejos para caminar de
nuevo sin un descanso, y el autobús que he arreglado para nosotros, no
llegará hasta dentro de un par de horas. Tendremos que esperar aquí hasta
que venga-.

La mujer del Salón nos miraba con dolor, con la idea de que se nos está
privando la oportunidad de ver a su amado museo.

-Oh, oh, querida,- dijo. -Por supuesto, tendré que consultar con la policía,
pero tal vez podría, al menos, caminar por los jardines. Incluso en esta época
del año están llenos de interesantes ejemplares. Ellos se establecieron en el
siglo XIX por Sir Edward Fairfax, y se considera un ejemplo muy bueno... ¡Oh,
querida, por favor, disculpe!-.

Ella corrió a la casa, apareciendo de nuevo, unos minutos más tarde.

-El sargento dice que sus niñas pueden caminar en la parte inferior de los
jardines, junto al lago-.

-Excelente, las niñas pueden hacer unos bocetos. Habrá un premio para el
mejor,- dijo la señorita Scratton.

La clase se reunió detrás de la señorita, animada por la idea de un poco de


competencia. Llegamos a los jardines detrás de la casa, con sus pasarelas y
los patrones macizos de flores. Pero el lago resultó ser una decepción. Era un
asunto estéril, hecho por el hombre, un estanque glorificado con una fuente
de fantasía atrapada en medio de él.

87
Immortal * Foro Purple Rose
Encontró un banco de piedra para sentarse e hizo un débil intento de señalar
a la fuente. Sebastián tenía razón: Nuestra visita a Fairfax Hall había sido una
decepción total. Me preguntaba cuando había estado aquí, él parecía saber
todo sobre el lugar. Me lo imaginaba siendo arrastrado en el museo, por sus
padres cuando él era un niño. No, eso no podría haber sucedido, me acordé,
porque la señorita Scratton dijo que la casa había sido abierta recientemente.
Tal vez se había colado en la noche, al igual que se infiltró en Wyldcliffe. Eso
sería más como Sebastián. Sonreí para mí misma, y de repente me moría por
estar con él.

Sin ser consciente de ello, había dibujado una figura con un abrigo largo y
oscuro al lado de mi boceto de la laguna. Miré a mí alrededor, medio
esperando ver a Sebastián recostado contra uno de los árboles, con esa
sonrisa burlona en Los labios. Él no estaba allí, por supuesto.

En el otro lado de los arbustos, el césped oscuro había sido recortado en


formas de altura. Más allá de ellos, comenzaba el jardín de composición y los
páramos. Entonces me di cuenta de algo. Arriba en la ladera. Que se levantó
desde el borde del jardín, detrás de una maraña de árboles espinosos, había
un bloque de piedra oscura. Una niña de la ONU estaba de pie junto a él, su
cabello claro era llevado por el viento.

-Helen-, le grite, y salte, dejando caer mi cuaderno en el suelo. -¡Helen!


¡Espera!-

Grandes gotas de lluvia comenzaron a caer. Las chicas por el lago cogieron
sus cosas y salieron corriendo, la mitad se quejaban, medio riendo, hacia el
Salón. Pero yo estaba corriendo en la dirección opuesta, tratando de obtener
una mejor visión de la niña. Entonces la señorita Dalrymple salió delante de
mí. Lancé un grito de sorpresa.

-¿Todo lo que es la materia?- Preguntó ella sin problemas. -Vas por el camino
equivocado, vas a mojarte-.
-¡Pero... pero vi a Helen allá arriba, en la colina!-

-Ella se rió, un poco tintineante. -No hay nadie allí. Te lo estas imaginando,
querida-.
Es cierto. No había nada que ver. No había ninguna chica allí, sólo los espinos
y la piedra oscura, y la lluvia que cae como lágrimas.

-¡Evie!-

88
Immortal * Foro Purple Rose
Me volví al ver a la señorita Scratton de pie, alta y delgada en su
impermeable negro. -Corran a la sala y fuera de la lluvia. Vamos a tener que
refugiarnos allí hasta que el autobús llegue, le guste o no a la policía.
¡Rápido!-

Ella me espantó en la dirección de la casa, pero no estaba segura, si quería


alejarme de la lluvia o de la señorita Dalrymple.

Cuando finalmente regrese a la escuela, nos dijeron que nos cambiáramos la


ropa mojada por ropa seca. Volé hasta el dormitorio, busque una camisa
limpia, y luego encontré el camino a la enfermería. Llame a la puerta.

-Adelante- La enfermera miró desde su escritorio. -Sí, ¿qué deseas?-

-Um... he venido a preguntar por Helen. ¿Cómo esta?-

-Ella no ha estado del todo bien hoy. Parece como si estuviera, con el virus
desagradable de la gripe-

-¿Por lo tanto, no ha estado fuera todo el día?- Le pregunté, tratando de mirar


más allá de ella a cualquier señal de su paciente. -¿Ella no puede tomar un
poco de aire fresco?-

-No lo creo, con la temperatura que ha estado haciendo. -ella está metida en
la cama ahora-.

-Bueno... eh... le digo que vino-, termino sin convicción, y se alejó. La chica
que yo había visto, debe haber sido alguien de la aldea local. La verdad era,
que estaba mareada por el agotamiento, me dije.

Medio envidiaba a Helen, estaba en una tranquila cama de la enfermería.


Tenía ganas de dormir, dormir y dormir. Pero todavía no. Le había prometido
a Sebastián estar allí esa noche, y yo nunca rompería una promesa con él.

Hice mis planes, como un ladrón. Helen se quedaría en la enfermería, así que
sabía que no podía interferir. Después de la cena, cuando estaba
oscureciendo, salte en silencio al cobertizo del jardín y tome -prestada- una
linterna, para no tener que enfrentarme, a esa oscuridad absoluta en las
escaleras de nuevo. Oh, lo tenía todo planeado. Me prometí que una vez que
hubiera tenido unas horas de felicidad con Sebastián, regresaría a dormir.

89
Immortal * Foro Purple Rose
CAPITULO 23

-Pero ¿porqué no, Sebastián?- le dije, mirando de mal humor sobre el lago.
Nada estaba resultando como yo lo había imaginado.

-Te lo he dicho-, Suspiró. -No puedo verte en el día. Esta es la única manera
en la que podemos vernos-

-Puedo encontrarte un domingo por la tarde. A Algunas de las niñas se les


permite salir fuera, para montar a caballo, o para caminar-

-Así que tu vas a decirle a la señora alta, que vas a los bosques para verte con
un muchacho del pueblo- el preguntó. -¿De verdad crees que ella va a
permitir eso?-

-Bueno, no...- dije. -Pero si le digo que tu eres un amigo de la familia- Tenía
que decir lo que había estado en mi mente por algún tiempo. -Ya sabes, que
tus padres me invitaron a su casa para tomar el té o algo, la señora Hartle no
podría oponerse a eso. Jessica Armstrong, tiene algunos primos que viven
unas pocas millas de distancia, y va a visitarlos.

-No puedo pedir a mis padres que te conozcan. Lo siento mucho-

-¿Por qué no?- yo echaba chispas. -¿Te avergüenzas de mí?-

-¡No es eso!-

-¿Será por qué yo no pertenezco realmente a Wyldcliffe? ¿Prefieres tener a


Celeste, a India, o alguien como ellas, para presentarlas a ellos? ¿Es eso?-

-No tengo idea de lo qué estás hablando-, dijo, desconcertado por mi furia. -
Por favor, Evie, es sólo que es imposible. No arrastres a mis padres en esto.
Ellos... no lo entenderían, son anticuados; no pueden... Evie, por favor, no
pongas esa cara-

-¿Tus padres no conocieron a esa otra chica?- le espete. Mis celos


persistentes sobre la niña de su pasado, si había sido Laura o alguien más, se
encendió como una llama blanca y caliente.

-¿la invitaste a tu casa?-

-Yo no voy a mentirte. Sí, la conocieron-

-No es justo- Yo estaba horrorizada, por el tono de mi voz quejumbrosa y traté


de reponerme. -Es simplemente que estoy tan cansada-, le supliqué, mirando
el agua negra y ondulante.
90
Immortal * Foro Purple Rose
-¿Quieres decir que estas cansada de mí?-

-Sabes que no quiero decir eso- -Pero estoy en un gran problema ya, y si me
da otro de esos malditos deméritos no sé lo que pasará- Lo que piensas de tus
padres, no quiero molestar a mi padre por conseguir ser expulsada de
Wyldcliffe. -Y si lo hago, me echan-, -continúe miserablemente-, -entonces
realmente, mas nunca te volveré a ver-

-Pero tú dijiste que querías mantener la cita, que no te importaban los riesgos-
.

-Pero Yo no veo por qué tenemos que arrástranos alrededor de la noche,


todos los días. Es ridículo. Me Estoy poniendo en una muy mala posición con
la escuela, así como de haberme agotado, e incluso yo no sé...-

Mire su cara de preocupación. -Quería decirlo, y ni siquiera sé cómo te


sientes por mí-

Las palabras no quisieron venir. Temía tener una respuesta que no quería oír.
Yo sabía en mi corazón, que había una barrera entre nosotros, algo más allá
de Sebastián. Sí, yo era su querida Evie, pero necesitaba más. Yo no podía
seguir preguntando y esperando, una señal que nunca llegó.

Patee una vieja raíz de laurel, que creció cerca del borde del agua y dije:

-Yo ni siquiera sé tu nombre completo-

-Sebastián James-, dijo con una reverencia burlona. -Encantado de conocerla.


¿Ahí, satisfecha?

-¿Y dónde vives?- Insistí.

-Le dije a usted, Evie, arriba en los páramos-

-¿Pero dónde? ¿Cuál es tu dirección? ¿Cuál es tu número de teléfono?-

-¿Qué te pasa esta noche?- Explotó. -Hablas como... como una detective de
policía-.

-Tal vez eso es lo que necesito, para obtener algunas respuestas de ti-, le dije,
mi temperamento exploto en un instante.

-Te doy respuestas cuando puedo-, Sebastián le seguía a su espalda.

-Pero ahora no-

Mire fijamente hacia el horizonte oscuro. Era difícil ver dónde estaban los
páramos y en donde comienza el cielo. Las Lágrimas, hicieron borrosa mi
vista.

91
Immortal * Foro Purple Rose
-No vamos a pelear-, le supliqué. -Todo lo que quiero es encontrar alguna otra
manera de vernos. Algo normal.

Tú no pareces darte cuenta de lo difícil que es para mí.

-Es duro, porque estoy loca por ti... porque no sé si todavía sueñas con la
chica que perdiste trágicamente..., porqué no sé nada, ni ha donde nos está
conduciendo esto.

-¿Duro? ¿Quieres saber lo que es duro? ¿Crees que es fácil para mí pasar
cada día, solo, preguntándome lo que estás haciendo, ¿esperando para verte
por unos momentos arrebatados? Tengo que verte, Evie. Yo... te necesito-

-entonces invítame a tu casa-, argumenté. -preséntame a tu familia, a tus


amigos. Trátame como a alguien que tú cuidas, no sólo como una travesura de
la medianoche-

La suplica que había hecho parecía hacer eco en la noche. Por último,
Sebastián habló.

-No puedo-.

-Entonces no puedo seguir viéndote-, le respondí con amargura.

Me aparté de él, pero él me agarro del brazo.

-No te vayas-, el abogo. -Yo lo haría como tú quieres si pudiera. Confía en mí


por favor-

-¿Cómo puedo confiar en ti después de esto? ¡Suéltame!-

Dio un paso atrás, su rostro una máscara de miseria.

-Estaré esperando por ti, Evie-

-No te preocupes-, le grite. -¡No quiero volver a verte!-

Tropecé de nuevo a la escuela, llorando todo el camino.

CAPITULO 24

DIARIO DE LADY AGNES, Noviembre 13, 1882.

Solloce mi seco corazón, y ahora no puedo llorar mas. Mi antigua felicidad


con S. se termino. Tiemblo mientras escribo esto.

92
Immortal * Foro Purple Rose
La lluvia torrencial, me ha impedido montar sobre los páramos durante varios
días. Me sentía inquieta por no haber escuchado de él en todo ese tiempo,
pero hace dos días el me envió una nota pidiéndome que nos encontráramos
en la gruta:

-Ven hacia la medianoche, cuando todo el mundo este dormido. De esa forma
no habrá peligro de ser escuchados-

No me gusto la idea pero odiaba defraudarlo. Por lo menos esta pequeña cosa
que me pedía, la podía hacer. Cuando supuse que la mayoría de la familia se
había retirado a la cama, me puse algo de ropa y salí sigilosamente por la
escalera de servicio de mi habitación. Pensé que mantendría mi excursión en
secreto, si Papá no hubiera estado sentado hasta tarde.

Una sola vela era suficiente, para dar un poco de luz a los estrechos
escalones. Me daba vergüenza pensar que nunca había pisado ese lugar
antes. Era frío y vacío. Pensé en las criadas, Nellie y Mary, quienes se dirigían
arriba y abajo por las escaleras cincuenta veces al día para servirnos, y me
pregunte, si las personas en los próximos años, mirarían atrás y se
preguntarían por nuestras vidas: ricos y pobres lado a lado y todavía sin
saber cómo son sus mundos. Cuando sea grande me gustaría tener mi propia
pequeña casa, donde pueda aprender a manejarla por mí misma, y no tener
sirvientes, excepto por la pobre Martha, quien sería bienvenida como una fiel
amiga.

Llegue a la planta baja, me dirigí a la cocina y salí al patio del establo.


Entonces corrí tan rápido como pude a través del césped hacia el lago.

¡Como las sombras de las ruinas parecían resplandecer sobre mí, en la


oscuridad! Nunca había sentido miedo por ellas antes, pero ahora parecían
estar paradas como una corona rota, custodiando la entrada a una horrible
mazmorra. Mi corazón empezó a latir más deprisa, las atravesé entre los
arbustos. Escuche a S. llamándome en voz baja, y entre a la gruta.

Una lámpara se quemaba sobre la base de una estatua de Pan, y el pequeño


dios parecía danzar en ligero parpadeo. S. Estaba sentado apoyado contra la
pared. Mitad de su cara, estaba oculta en la oscuridad, pero me di cuenta, con
un corazón hundido, que estaba enojado, en un estado de ánimo
premeditado. Me parecía que estaba muy enfermo, y supe en ese momento
que lo amaba, que siempre lo ame. Y quise abrazarlo consolarlo, tomarlo
entre mis brazos. Pero no sabía cómo.

-¿Qué pasa?- pregunte -¿Estás enfermo?-

-No, no es nada.- respondió, tosiendo impacientemente y luchando con sus


pies. -Vamos a comenzar los ritos-
93
Immortal * Foro Purple Rose
Empecé a hacer el círculo sagrado, pero él me detuvo, atrapando mi brazo
toscamente.

-¿Cual es el problema?-

-No me siento con ánimos.-

-¿Entonces puedo volver?- pregunte, pero no me dio ninguna respuesta. Sus


ojos estaban apagados y teñidos de rojo. El gorgoteo de la primavera hizo
eco en la oscuridad. Aun no hablaba, pero se aferraba a mi brazo, en
apretado agarre.

-¿Debo volver a mi casa?- repetí -si mama descubre que me salí de la cama se
pondrá furiosa-

-¡Mamá! ¡Mamá!- dijo con una mueca salvaje. -Todavía hablas como una niña,
Agnes. ¿No entiendes lo que tenemos aquí? Pronto nadie será capaz de
decirnos 'Haz esto, haz eso, ve a la cama, come tu cena- ¡Esa antigua vida se
acabo! -En vez de eso nosotros les ordenaremos, Les mandaremos a todos-

-¿Por qué íbamos a querer mandar a alguien, más que a nosotros mismos?-

-No hables como una tonta. ¿Realmente quieres pasar por todo este trabajo
secreto, solo para poder curarle el dolor de muelas a tu cocinero y esas
insignificancias?-

-Si eso es todo lo que puedo hacer, es mejor que nada- respondí tercamente.
¿Por qué te enoja que quiera ayudar a los demás?-

-¡Por qué no me estas ayudando! Yo debería ser a quien le ofreces tus


talentos, no a la humanidad. ¿No soy la persona más querida para ti? Agnes,
¿no te importo en absoluto?- poco a poco me atrajo a él, hace que pueda
sentir, su cálido aliento en mis labios.

Su boca descanso sobre la mía, y el fuego salto a la vida dentro de mi cuerpo,


mientras él me besaba. Yo había estado soñando con ese momento, quise
aferrarme a él y no dejarlo ir. Pero el me rechazo.

-¡Para! ¿Que importan tus besos, cuando no me dan la única cosa que quiero?-

-¿Qué?- me quede sin aliento. -¿Que quieres?-

Se quedo en silencio durante un largo tiempo. Nuestros latidos parecían hacer


eco a través de esa pequeña cámara.

-Quiero ir más allá de esos... esos trucos, que hemos aprendido. El libro nos
habla que el 'Lado Místico' es el camino de la sanación y el poder- su voz era
artificial y extraño, como si lo hubiera ensayado en un discurso. -Tú eres

94
Immortal * Foro Purple Rose
curandera, Agnes. He visto lo que eres capaz de hacer, y sé que podrías
lograr grandes maravillas. Quiero que me cures-

-¿Curarte? ¿Entonces estás enfermo? ¡Dímelo!-

El evito mi mirada, y hablo en voz muy baja.

-Si, Agnes, estoy enfermo. Tengo una condición que me matara si no me


salvas-

Ahogue un sollozo. No podía creer lo que estaba escuchando.

-¿Es... fue provocada por la fiebre?- pregunte, obligándome a hablar.

-Si- repitió extrañamente. -Tengo una fiebre ardiente en mí. La fiebre de la


vida-

-No entiendo.-

-Estemos todos enfermos, Agnes. ¿Qué es esta vida, sino una sentencia de
muerte lenta? Las semillas de nuestra destrucción, están dentro de nosotros
desde el segundo en que nacemos. Necesito que me cures de mi humanidad
así no moriré-

-Pero...-

-¡Debes hacerlo!- agarro mis brazos otra vez. -Estos estudios me están
agotando. Siento que agobian mi mente. ¿Y cuál es el punto, de que se
esculpan duramente nuestros conocimientos, si se van a morir con nosotros?
Quizás no en diez años, o en veinte, pero si eventualmente. Nosotros
moriremos, Agnes, cuando nuestro tiempo se vaya. ¿Entonces por qué no
usas tu grandioso don, que ha sido puesto en nuestro camino para trascender
el tiempo? ¡Poder y curación, Agnes! ¡Piensa en eso!- el me miro con
entusiasmo, el azul de sus ojos, estaban empañados de acero gris por la
tristeza de la caverna.

-¿Porqué no sanarme tan completamente, que pueda trascender la muerte?


¿Porqué no buscar el lado místico, para la llave a la vida eterna?-

-No, para. Me estas asustando.-

-¿Pero por qué no, Agnes? ¿Que nos impide estar lado a lado por siempre: sin
cambiar, intocables, inmortales?-

No podía hablar o pensar. El trató de abrazarme pero me libere de él.

- Porque está mal. Es una locura.-

95
Immortal * Foro Purple Rose
-Es una locura no hacerlo, y no voy a permitir que me lo impidas- su voz era
áspera, y jadeo un poco, como si tuviera fiebre.

Trate de hablar razonablemente.

-¿Has olvidado que la vida eterna ya ha sido prometida a toda la humanidad?-


Su rostro se endureció.
- -¿Y para llegar a ella tengo que envejecer, morir y ser castigado por mis
pecados? ¿Quién puede estar seguro, de que hay un paraíso eterno
esperándonos y no una condena eterna? Además, yo quiero vivir aquí, en este
mundo, ser joven y fuerte por siempre, no desvanecer en otro mundo que
puede que no exista.- cayó sobre sus rodillas delante mío.
-Por favor, Agnes, por favor ayúdame.- rogó. -No puedo continuar adié, en
este tormento, sabiendo que todo lo que deseo esta tan cerca, y todavía tan
lejos de llegar. ¡Debes ayudarme! Sé que tienes el poder para hacerlo. Sé que
tocas el Fuego Sagrado en tu mente, y yo podría llegar a él a través de ti, si
solo me dejaras. ¡Una chispa sería suficiente!-

Tenía ganas de ayudarlo con todo mi corazón, pero no podía escuchar sus
desvaríos. Por primera vez en mi vida quería alejarme de él.

Rompí mi falda en sus manos y corrí, resbalando en la oscuridad, apenas


sabía lo que hacía. Cuando regrese volví a mi habitación temblando. Gire la
llave en la cerradura, y arrastre una silla contra la puerta. Tenía miedo de él.
Tenía miedo de mi misma.

Seguramente las limitaciones de nuestra vida humana han sido colocadas


para mantenernos a salvo, ¿nos impide caer en el vacío del caos? ¿Que pasara
si S. intenta pasar por encima de estos límites? Había una mirada salvaje en
sus ojos, una desesperación que me atormentaba.

Sé, en los lugares secretos de mi corazón, que podría aprender a hacer lo que
él me pedía. Por alguna razón desconocida he sido bendecida, o maldecida,
con la posibilidad de Lamar al Fuego.

Pero ser capaz de hacer algo, no significa que sea correcto. Yo podría
someter mis poderes a la oscuridad y a la desesperación, y saber que eso
llevaría a la miseria. -Los cuatro grandes elementos pueden curar y proteger,
pero también pueden destruir- Ahora sé que tenía razón para tener miedo, la
primera vez que nos atrevimos a explorar sus misterios.

Desde esa terrible pelea, me he declarado enferma y no he visto a nadie. No


puedo dormir, no puedo permanecer quieta, no puedo sentarme. Voy y
vengo por mi habitación con incansable energía, y siento sus besos ardientes
sobre mis labios una vez más. Me muero de ganas de demostrar mi amor,
pero no por lo que está mal.
96
Immortal * Foro Purple Rose
Anoche me levante y me senté en el asiento de la ventana, mirando a través
de los jardines de las ruinas, y pensé que había vislumbrado algo de él, abajo
cerca del lago. Estaba vestido con su chaqueta de montar y hablaba con una
chica, pero ambos estaban velados por una extraña mística. Era una chica con
una corta falda que he visto en las visiones. No me sentía celosa, pero si
extrañamente atraída por ella, ella tiro de mi corazón por alguna razón
desconocida, como si fuera tan querida para mí como una hermana.

Abrí la ventana y sus figuras se fundieron en las sombras. Luego esa mañana
estaba caminando en los jardines y pensé que la había visto otra vez. Trate de
llamarla, advertirle, pero ella se desvaneció en el aire como un sueño.

Hoy he escuchado que él se ha ido a Londres. Creo que se llevo el libro con
él, ya que ha desaparecido de nuestro escondite en la gruta. Odio pensar que
oscuros lugares podría estar buscando la gran ciudad, y en su corazón. Quizás
es muy tarde para salvar a mi amado. Pero si no hay nada más, tengo que
averiguar quién es esa chica y salvarla de él. Y de lo que podría llegar a
convertirse.

CAPITULO 25

-Evie Johnson! -Miss Schofield me gritó, desde el otro lado del campo de
lacrosse.

-Ese es el cuarto pase, que ha caído esta mañana. ¡Deja de soñar despierta!-

Miré hacia arriba, sorprendida.

Me sentía tan miserable, por la discusión con Sebastián la noche anterior. Ni


siquiera me había dado cuenta, que el balón estaba cerca de mí.

-Recójanlo juntas, Johnson-, llamo Celeste, ella disimuladamente me


profundizo en las costillas, con la punta de un palo. Entonces, la Furia
irrumpió en mí, una mueca estropeo su cara bonita, pero no me importaba.

Nada se comparaba con el dolor que tenía, por la pelea con Sebastián. No
quiero volver a verlo otra vez. No quiero volver a verlo... nunca más. El viento
gemía entre los árboles, y yo me sentí completamente sola.

-¡Vamos! Obtén las tecleadas-

Como Corrí arriba y abajo, fingiendo buscar interesada, una luz prendió de
repente, atenuándose cada vez más, como si alguien la hubiera accionado en
un interruptor. Los gritos del juego a mí alrededor, se desvanecieron en el
97
Immortal * Foro Purple Rose
cielo azul fino, hasta que el único sonido que podía escuchar era mi propio
corazón golpeando, al finalizar un mensaje de miedo me llego.

Me quedé paralizada, clavada en el suelo, incapaz de hablar. El lacrosse… El


palo inútil, cayó de mis manos. Y entonces una muchacha vestida de blanco,
salió de los árboles por el lado del campo. Su vestido largo revoloteaban en
el viento, su pelo rojo colgaba sobre sus hombros, y sus ojos grises mina, me
perforaban. Ella gritó:

-Aléjate de él... Estancia… lejos... ten cuidado-

-¿Qué quieres decir? ¿Quién eres?- Traté de llamar a sus espaldas, pero mi
garganta estaba seca, y las palabras no se formaran. Luego se desvaneció en
el aire como un sueño.

¡Bang! La bola de lacrosse me golpeó, en un lado de mi cabeza, y me


tambalee.

Pensé vertiginosa, que Celeste me lo había tirado por resentimiento, pero


luego vi a Sarah corriendo hacia mí.

-Oh, lo siento, señorita Schofield- dijo jadeando. -Eché a perder mi


oportunidad. Lo siento, Evie; usted debe estar herida. -Ella me miró
significativamente-

-No. Yo no sé-, murmure.

Miss Schofield cuadrada de hombros, me miró.

-Es tu culpa, por no mantener los ojos en la bola en todo momento, Evie. Es la
primera regla del juego-

-Voy a llevar a Evie a la enfermera, y acostarse un poco-, dijo Sarah. -Sólo por
si acaso-

-Estoy seguro de que no hay nada malo...- comenzó la señorita Schofield.

Sara me apretó la mano dolorosamente.

-¡Ay! Sí... me duele-

-Muy bien-, dijo la señorita Schofield. -Vayan. Ahora- -las niñas, de vuelta al
juego. Ustedes dos, allí, Beck y Sophie, usted puede venir en el siguiente
ejercicio, pero por amor de Dios, concéntrese-.

Por ahora Sarah me llevaba direccionada, por el camino que conduce de


nuevo a los jardines principales

98
Immortal * Foro Purple Rose
y las ruinas de la capilla. Me sentí enferma y aturdida. Pensé que me había
curado, de estas extrañas visiones, que Sebastián me había perseguido desde
mi acalorada imaginación. Pero la niña me había parecido tan real. Mantente
alejada de él. Miré a mí alrededor nuevamente en pánico.

¿Estaría teniendo algún tipo de locura?

-Vamos, aquí-, dijo Sarah con firmeza.

Los restos destruidos de las ruinas, se cernían sobre nosotros, y Sarah se


agachó debajo de un arco.

Una escalera de piedra húmeda, llevaba a una cueva subterránea.

-¿Qué es esto?- Le pregunté, alarmada. Los pasos terminaron en una cámara


más pequeña y húmeda, por el liquen y musgo. Fue precisamente el tipo de
lugar que yo odiaba. Traté de tirar de mí misma, pero parecíamos como si lo
hiciéramos juntas, pensé y hable racionalmente.

-¿Dónde vamos?-

-Necesito hablar contigo en privado, en donde no seamos escuchadas-, Sarah


respondió.

-siento haberte pegado la pelota a ti, pero yo no tenía otra opción-.

-¿Tu casi me noqueas, de manera que quieres hablar conmigo? ¿No es un


poco extremo?-

-Estoy tratando de ayudarte, Evie. Sé que estas en peligro-

-¡Oh, vamos!- soy una gitana con la segunda vista -chatarra-

-No es basura-, Sarah respondió con seriedad. -Es real. Nunca pensé en ella
como algo especial -, continuó, -porque siempre he sido capaz de hacerlo.
Oh, nada es fácil, sólo cosas como ser capaz de decir si las personas son
felices o no, y saber para algunos el tiempo que va a ser, al día siguiente. Una
vez, cuando mi abuela se cayó y se rompió el brazo, yo sabía que había
sucedido antes de que mi madre me dijera.

Pero desde que llegué a Wyldcliffe ha sido diferente. ¡Sigo recibiendo estos
mensajes, sobre de que alguien está tratando de llegar a ti de lejos! ¿Qué
hiciste realmente, para que venga ahora?-

-¿Qué quiso decir? ¿Había visto a la chica también?- Las palabras de Sarah, de
repente se hicieron eco en mi cabeza. Ese maldito lugar, que había llamado
Wyldcliffe. ¿Por qué habré venido aquí? Pensé salvajemente. Me estaba

99
Immortal * Foro Purple Rose
ahogando en el miedo, salir de mi mente, rodeado de gente loca. Y ahora,
Sarah era uno de ellos.

-Dime lo que viste-, le instó.

-¡Yo no veo nada! ¿Qué te pasa?

-Pensé que tú eras la normal aquí, pon los pies en la tierra... -.

-La tierra está llena de secretos-, dijo Sara con una leve sonrisa. -Hay algunos
secretos de ti misma,

- ¿No te haces la misma pregunta tu, Evie? Al igual que vagas por las razones
que sean, a la medianoche-

-¿Cómo lo sabes?- Yo miraba boquiabierta.

-No hay ningún misterio en eso-, respondió ella. -Fui a ver a Helen en la
enfermería, la última noche. Ella me dijo, que tú habías venido infringiendo
noche tras noche. Ella ha estado viendo tú comportamiento. Y ella está
preocupada por ti-

-¡Oh, sí, tan preocupada estaba, que le dijo a la señorita Scratton! Eso fue muy
amable de ella-

-Los amigos a veces, tienen que tomar decisiones difíciles-

-Escucha, Helen Black no es mi amiga, y si quiere pasar su tiempo


espiándome, ese es su problema-

-Entonces, ¿cuál es su problema, Evie? ¿Por qué estabas mirando al vacío


hace un momento, hablando con el aire? Si no hubiera estrellado el balón en
ti, todo el mundo lo hubiera notado. ¿Qué está pasando?

¿Por qué dejas el dormitorio todas las noches?-

Yo no podía luchar más. Yo estaba tan cansada, demasiado cansada para


seguir fingiendo. Me hundí en el suelo, me dejé caer contra la pared de
piedra fría, y permití que las palabras se deslizaran fuera de mí.

- -He estado viendo a alguien, un muchacho que conocí. Y lo he vuelto a ver-

-¿Quién?-

-La chica de blanco. La he visto tres veces. La primera vez fue ese día en la
Sala de Miss Scratton, cuando yo acababa de llegar y me atendieron-

-Yo sabía que algo estaba pasando-, dijo Sarah. -Yo estaba segura de ello. ¿Y
la volviste a ver justo ahora?-

100
Immortal * Foro Purple Rose
-Sí-. Asentí. -Pero esta vez ella me decía que tuviera cuidado de él-

-¿Este hombre que has conocido?-

-Creo que sí,- dije miserablemente. -¿De quién más podría estar hablando?-

-Entonces, ¿quién es él?- Preguntó Sarah. -¿Porqué una chica te advierte


acerca de él?-

-¡Yo no sé! ni siquiera sé si realmente existe. Siento que me estoy volviendo


loca-

-¿Cuál es la chica?-

La pálida, imagen fantasmal, floto en frente de mis ojos, nuevamente.

-Ella tiene el pelo rojo y los ojos grises-

-¿Quieres decir que se parece a ti?-

-Me encogió de hombros. -Tal vez. No sé quién es, de todas maneras. Y tengo
miedo-

-Vamos. Tenemos que llegar a la biblioteca antes de que alguien nos vea-

Unos minutos más tarde nos metimos en la biblioteca adornada, que estaba
llena de oscuridad, estanterías de caoba. Un par de niñas mayores estaban
leyendo en voz baja, en una de las grandes tablas. Una de ellas levantó la
vista y frunció el ceño ante nosotras.

-¿Se supone que deben estar aquí?-

-Miss Scratton nos envió a encontrar algo, Emily,- Sarah mintió, caminando a
propósito hacia la sección de historia. Miró los atestados anaqueles, sacando
libros, en busca de algo.

-¿Qué estamos haciendo aquí?-, Le pregunté.

-Espera un segundo.... ¡Ah! Aquí esta. -Se puso a hojear un libro pequeño de
color azul. Viejo y aburrido, apenas mayor que un folleto.

Una breve historia de la Abadía de Wyldcliffe. Escuela por el Rev. A. J.


Flowerdew.

-Encontré esto cuando estaba en mi primer año. Siempre me han interesado


en este tipo de cosas. Fue escrito por el párroco local tiempos atrás, no el que
tienen. -¡Mira!-

Empujó el libro abierto en la mano. Miré hacia abajo y leí en voz baja:

101
Immortal * Foro Purple Rose
El único retrato de la Señora Inés sobreviviente se mantiene en la Abadía. Se
cree que ha sido encargado por Lord Charles, marcar el decimosexto
cumpleaños de su hija en 1882, dos años antes, de su fatal accidente de
caballo, que tuvo lugar después de un período de los viajes en el continente.
El artista es desconocido.

La pintura fue reproducida en la página opuesta, sus colores borrosos en el


papel barato.

Pero no había duda, de que la cara era familiar, esos ojos grises enmarcados,
su pelo castaño se extendía, y la ropa larga, pasado de moda.

-¿Es la que viste?-

-Asentí lentamente. Un accidente de equitación, dijo. Me parecía ver todo tan


claramente. La muchacha se encontraba, en un montón de partidos brezos
púrpura. Un caballo castaño acariciaba su cabello brillante, y sus ojos
mirando fijamente el alto cielo azul, como si las alondras se abalanzaran
encima.

-Ella murió-, le dije estúpidamente. -Ella está muerta-

Pero, por supuesto que era. Incluso si hubiera vivido hasta los cien años,
habría muerto hace tiempo.

-Se parece a ti, Evie. Sabía que me recordaba a alguien cuando te conocí-

Sarah frunció el ceño, las páginas se desvanecieron. -Ustedes podrían ser


hermanas-

-No tenemos parecidos en grandes parte-, le contesté en pánico. -Sólo porque


las dos, tenemos rojo el pelo... -

Emily nos miró y dijo:

-¿Han encontrado ustedes lo que estas buscando? Estoy tratando de


concentrarme-

Sarah guardo el libro bajo su camisa, y nos dirigimos a las escaleras de


mármol.

-Tenemos que ir a ver a la enfermera-, dijo, -como lo dijo la señorita


Schofield. Dile que todavía me duele la cabeza, por ser golpea con el balón.
Si me permite descansar durante un par de horas, que pueda leer el resto de
este libro y ver si hay algo útil en el-

Me dijo, que le iba a decir qué hacer.

102
Immortal * Foro Purple Rose
La enfermera me tomó la temperatura, me dio una aspirina, y me dijo que
descansara en una de las camas en la enfermería.

Helen, estaba profundamente dormida en el otro extremo de de la habitación.


Me escondí el libro azul debajo de la almohada. No necesitaba mirar de
nuevo, para saber que la niña que había visto y chica de la pintura eran las
mismas.

Señora Inés.

Si Sarah tenía razón, estuve en contacto con el espíritu de una niña victoriana
que parecía muerta, y se parecía tanto a mí, que podría confundirse como mi
hermana. Y ella me estaba advirtiendo, que mantuviera alejada de Sebastián.

CAPÍTULO 26

EL DIARIO DE LADY AGNES, 21 de Diciembre, 1882.

S. regresó de Londres hace casi tres semanas. He decidido estar lejos de él


todo este tiempo. Tuve muchas ganas de verlo pero yo no quería repetir
nuestra pelea. Entonces, ayer, el llamó inesperadamente a la abadía y me
preguntó si quería caminar por los páramos con él. Estábamos ahí y él me
contó sus noticias, medio orgulloso medio desafiante.

- ¿Cómo pudiste hacer eso?- bramé.- Y ¿Por qué no me lo dijiste?

- Lo hice porque tú no me ayudarías. Tuve que encontrar aliados en otra parte.


Y no te lo conté porque sabía que tú reaccionarias de este modo.

Yo pasé a través del brezo, apenas consiente de donde fui. El sol brillaba
plácidamente sobre la cima de los páramos, pero entre nosotros todo era
confusión y cólera.

- ¡Detente! Agnes, ¡espera! Déjame explicarte.

Él atrapó mi mano e hizo que me sentara en el dulce césped. La brisa hacía


volar su oscuro cabello desde su frente, y retuve mi aliento por la mirada en
su cara, tan abierta e impaciente como en los viejos días. ¡Si sólo pudiera
dejar de amarlo! Luego todo sería mucho más simple.

- Entonces, ¿Qué explicación me vas a dar?

103
Immortal * Foro Purple Rose
- Yo no tuve elección, Agnes,- contestó con una extraña luz en sus ojos.- Tú
sabes tan bien como yo que el libro dice que para hacerme un maestro de
nuestro arte debo tener un aquelarre de hermanas alrededor de mí. Tú has
dejado bastante claro que no me servirás, entonces tuve que mirar en otro
lado. He encontrado lo que necesito aquí en Wyldcliffe.

- ¿Qué? ¿Unas simples muchachas de pueblo halagadas por tus atenciones?


¿Cómo ella te va a ayudar a alcanzar algo grande o bueno?

- Yo les estoy enseñando. Ellas son más fuertes de lo que tú crees. Y ellas
están impacientes por aprender, por favor. - Sus ojos rezagados en mí, y me
ruboricé, apenas sabiendo porque. Entonces él se rió cruelmente. - Porque,
Agnes, yo creo que tú estás celosa de mis nuevas hermanas. Pero tú no
puedes rechazar permanecer a mi lado y quejarte si otros deciden llenar el
lugar que tú dejaste vacío.

- ¡Yo nunca habría abandonado ese lugar si no me hubieses ahuyentado!

- ¿Cómo? ¿Cómo pude yo ahuyentarte?

- Por investigar demasiado profundo y demasiado oscuro,- dije. - No puedo


seguirte camino abajo si te pones agresivo.

El vino y se sentó a mi lado, apacible por un momento, como un halcón


domesticado.

- Si, tú puedes, Agnes. No es demasiado tarde.- Él tomó mis manos en las


suyas. - Si unimos fuerzas otra vez, podemos encontrar la llave que estoy
buscando. Estoy tan cerca, pero necesito que me ayudes. Piensa, Agnes,
¡piensa! Vida eterna… vida sin muerte, sin enfermedades, sin final. Y puede
ser nuestra, si sólo tú estás de acuerdo. Podremos estar siempre juntos, sin
separarnos nunca. No necesitas tener miedo a mis sirvientas. Ellas no son
necesarias para mí, ellas no significan nada; son meros instrumentos para
utilizarlos como yo decida.

Luche para resistirme a él.

- No deberías hablar de ese modo. Cada una de ellas son una preciosa vida…
una preciosa alma. Y tú no les estas enseñando los verdaderos misterios. Tú
estás regresando a un arte antiguo de enferma brujería. Nosotros debemos
usar nuestros poderes para vivir mejor en el tiempo que nos han dado, no
para tratar de robar el tiempo que no se nos ha dado. Diles a esas chicas que
104
Immortal * Foro Purple Rose
se vallan a casa con sus madres y sus máquinas de costura. Tú no les vas a
hacer ningún bien.

- Ellas están agradecidas de que las esté dirigiendo al camino de la


inmortalidad.

- ¡Tú las estas dirigiendo al peligro y la desesperación! Hay peores cosas que
la muerte. Vivir por siempre es ser menos que humano. ¡Déjalas ir! Libéralas
de tu servicio.
- Tengo un mejor plan,- él dijo. - Mis hermanas necesitan un líder que las
guíe. Te necesitan, Agnes. Tú puedes ser la directora de mi aquelarre, y yo
sería el maestro. Tú y yo… ¿no es lo que quieres?

- No, no de ese modo; está mal. - Miré hacia él, repentinamente despejado y
tranquilo. - Además, hay otra chica, muy lejos. La he visto contigo. Ella es a
quien tú amas, no yo. Podrías ponerla en peligro si continuas, puedes
ponernos a todos en peligro…

- Que tonterías, Agnes.- El rió. - Nosotros nunca conoceríamos el peligro,


únicamente poder y gloria. Y es de ti por quien me preocupo. Tú lo sabes.-
Sus ojos me perforaron como una astilla de cristal y me estremecí, desvalida
bajo su mirada fija. - Oh, Agnes,- el respiró,- nuestra vida podría ser tan
hermosa. ¿Tú no me amas en absoluto?

El besó mi cabello, mi cara, mis ojos. Sentí la fuerza de sus latidos contra mí.
Me balanceé vertiginosamente, y él me atrapó en sus brazos.

- Si,- confesé. - Te amo. Te amo.

Él me besó, yo lo besé una y otra vez, hasta que yo temblaba con fiebre.
Entonces el dijo:
- Podemos tener este momento por siempre. Esto y más, continuando y
continuando, y nunca cansarnos de esto. Ya he viajado la parte del camino en
bajada. Tengo todo lo que necesito, excepto por una cosa: Un toque de tu
mente y podría, Agnes, es todo lo que te pido, una chispa del fuego. Cúrame
de una vez por todas, te pido. Pero si tú te rehúsas, te convertirás en mi
enemigo por siempre.

Retrocedí. Este era el momento a lo que todo lo demás estaba conduciendo. Y


en este momento yo sabía que no podía darle lo que él deseaba.

- Lo siento. No te puedo dar lo que me pides.

105
Immortal * Foro Purple Rose
- Tú puedes, Agnes; tú debes,- el impulsó. -Comparte tus poderes conmigo.
Cásate conmigo entonces no podremos tener más secretos, y viviremos en
dicha por toda la eternidad.

Él comenzó a besarme de nuevo y traté de empujarlo lejos.

- No puedo,- sollocé. - ¡No debo! ¡Suéltame! Déjame ir, te lo pido…

Pero él no lo haría. Él me agarró cruelmente, casi partiéndome con sus


brazos.

-Necesito tus poderes. ¡Y los tendré!

En la desesperación cerré mis ojos y vi el círculo sagrado en mi mente,


ardiendo con fuego blanco en la noche oscura. Repetí los encantamientos.
Estallidos rojos, azules y naranjas hicieron explosión detrás de mis ojos, y yo
dije la palabra de poder.

La ráfaga lo lanzó hacia el otro lado del brezo. Había un chorrito de sangre en
su rostro. Corrí hacia él y puse su cabeza en mi regazo, intentando calmar su
dolor. Una y otra vez murmuré,
- Lo siento, lo siento, lo siento…

Por fin el abrió sus ojos pasmado a sus pies, limpiando la sangre con su
manga.

- Entonces, esa es tu respuesta. No trabajaras conmigo. Te arrepentirás.


- Esa es mi respuesta.

El silencio colgaba pesado entre nosotros. Una alondra bajó en picada y se


elevó en lo alto.

- Mira, Agnes,- dijo.- Es tan hermosa.- El giró hacia mí y se detuvo. -Tan


hermosa… y tan fuera de alcance.

Entonces él se fue, caminando valle abajo hasta que estuvo fuera de vista. No
lo he visto por muchos días. No sé si alguna vez lo volveré a ver.

106
Immortal * Foro Purple Rose
CAPITULO 27

Yo no sabía si volvería a ver a Sebastián de nuevo, pero me atemorizaba


seguir teniendo más visiones. Mientras estuve en la enfermería por dos- o
¿fueron tres?- días, un fuego ardía en mi cabeza, trayendo pensamientos
confusos y sueños inconexos.
La enfermera llamo al Dr. Harrison, quien levanto las cejas al verme de nuevo.
El dijo algo sobre que tenía un virus y que necesitaba mucho descanso y
bebidas calientes. Hice lo que él me dijo, pero en realidad no estaba allí.
Estaba reviviendo todo lo que había ocurrido, revisando cada trozo de mi
memoria, tratando de darle un sentido a todo.

La chica. Las advertencias. Sebastián. Pero ella está muerta, me decía a mí


misma, ella está muerta. No creo en fantasmas…No creo en fantasmas…No…

Sin embargo, ocurrió. Yo la había visto, había escuchado su voz. Por mucho
que trate de luchar contra eso, había algo en mí que sabía que era real. Ella
de algún modo era parte de mí.

Eso era todo, me dije. La chica con el pelo rojo era parte de mi subconsciente,
una versión de mí, una parte oculta en mi mente que trataba de decirme que
tenía que ser cautelosa acerca de la relación con Sebastián. Su negativa a
dejarme conocer su familia me había asustado, y esta chica y su mensaje eran
simplemente algún tipo de reacción psicológica.

La había visto el primer día, sin embargo, me recordó a mí misma, mucho


antes de que hubiera comenzado a tener una relación con Sebastián. Una
relación. Esa torpe y fea palabra para algo que era imposible de concretar, un
complicado baile entre dos personas, como el tirón de las olas.

No soy bueno con las relaciones.

Sebastián había dicho eso. Fue su culpa esta vez, o fue la mía? En realidad eso
no importaba. Nuestra relación, o lo que hubiera sido, había terminado ahora.
Me había alejado del, y su orgullo no toleraría eso. Porque yo había perdido
los estribos tan estúpidamente? Me estaba lamentando. Sin embargo, él había
dicho que estaría esperándome.

Era la noche del domingo. Me sentía mejor, al menos físicamente. Una bebida
fría estaba en la mesita de noche. Bebía de ella con entusiasmo. No había
nadie allí. Helen había ido de vuelta a clases, curándose de lo que la había
107
Immortal * Foro Purple Rose
traído aquí. Cuando yo estaba despierta ella se dormía, o fingía dormir, así
que no había tenido la oportunidad de hablar con ella. No importaba, igual.
No tenía nada que decirle a Helen Black.

Poco a poco me levante de la cama y camine hacia el pequeño cuarto de


baño. Abrí el grifo y me lave la cara con agua fría. Cuando me mire en el
espejo, mi piel lucia mas pálida que nunca, tan pálida como una chica
Victoriana en una antigua pintura.

La pintura. Eso no era solo una manifestación psicológica. Era un retrato de


Lady Agnes Templeton. Era un claro y solido hecho. La pintura se parecía a la
chica a la que había visto. Y ella se parecía a mí. Era todo esto una simple
coincidencia?

- Evie!

Salte. La enfermera me estaba llamando desde el otro lado de la puerta. Me


seque la cara y salí del cuarto de baño. Ella estaba sosteniendo un
termómetro en la mano.
-Solo vine a tomarte la temperatura. ¿Te sientes mejor?

No estaba enferma, solo estaba un poco cansada. Me subí a la cama.

- Sí, creo que sí. ¿Qué hora es?

-Cerca de las nueve. Las chicas ya han cenado. - Ella tomo mi temperatura de
manera eficiente.- Tu temperatura es normal. Serás capaz de levantarte y
reunirte con tus compañeros de clase mañana. Hablando de eso, su amiga se
muere por verla. Ella está esperando afuera. ¿La hago pasar?- Asentí.

La enfermera salió y hablo con alguien en su pequeña oficina. Estuve con


temor, casi esperando a la chica de cabello rojo entrar con su larga falda
blanca. Pero era Sarah, alegre y real.

- ¡Sarah!- Solté una exclamación de alivio.

- ¿Cómo te sientes? - Ella pregunto.- Te he traído esto.

Era una delicada muestra de flores silvestres de color azul pálido, en un


pequeño tarro.

- Gracias. Son hermosas.

- No son de mi parte. Me encontré a Helen cerca de las ruinas. Ella me pidió


que te las diera y que dijera que la perdones.

108
Immortal * Foro Purple Rose
- ¿Perdonar porque?

- Por decirle a la señorita Scratton que no estabas en la cama esa noche. Helen
quiere que sepas que lo hizo para detenerte y protegerte de un problema
mayor. Ella dijo que espera que tú lo entiendas.

- No entiendo nada. De hecho no entiendo a Helen.

- Helen es…diferente,- Dio Sarah.- Ella ha tenido una vida difícil. Yo había
oído que antes de que ella viniera a Wyldcliffe estaba en una especie de
hogar para niños.

- Quieres decir, que estaba en un orfanato?- No podía imaginar a alguien sin


familia.

- Creo que sí. Ella no habla de eso.

- Alguna Vez, tu sabes, has tenido confianza con ella?- Pregunte curiosamente.

- No hace falta tener ningún don especial para decir que ella no es feliz. Pero
no, para ser honesta, es como si ella se envolviera en un remolino de viento
protegiéndose de cualquier extraño. Ella siempre ha sido un poco solitaria. Y
algunas de las chicas le hacen pasar un mal rato.

Sabía que se estaba refiriendo a Celeste.

- Helen… ¿Era amiga de Laura?

- No realmente. Laura era totalmente influenciada por Celeste en todo lo que


hacía. No se había molestado en tratar de conocer a Helen. No mucha gente lo
hace.

Me sentí incomoda. Yo me había librado de Helen muy rápidamente. Sarah


fue a asegurarse de que la puerta estaba cerrada, luego dio la vuelta hacia mí
y preguntó:

- Evie, has pensado algo más acerca de lo que viste?

- No he pensado en otra cosa. Y me he estado preguntando si todo el asunto


con Lady Agnes no es algún tipo de mensaje de mis propios sentimientos,
diciéndome que tengo que frenar todo con Sebastián.- Dije torpemente el
nombre. El había sido mi secreto y parecía un error hablar de una manera tan
casual de él.

- Pero dijiste que la chica que viste era igual a Lady Agnes en la pintura, y no
habías visto la pintura antes de que te mostré el libro. Así que la primera vez
que la viste- en el salón de clase- no habría podido ser solo una imagen
proyectada de tu subconsciente o lo que sea.

109
Immortal * Foro Purple Rose
- No estoy tan segura. El libro del Reverendo Flowerdew dice que la pintura
se conserva en la Abadía.

Allí había un montón de viejas pinturas en las paredes. Yo podría haber


caminado por el pasado si darme cuenta.

- O realmente pudiste haber recibido un mensaje de Lady Agnes.

- Entonces ¿por qué tu no la ves?- Pregunte. - Quiero decir, tú eres la que


tiene sangre gitana y eres clarividente.

- No pretendo tener el poder de Clarividencia. Solo estoy dispuesta para


sacar otras conclusiones. De todas formas, supongo que Agnes solo se
aparecerá ante ti, porque tú eres la que ella necesita para comunicarse.

No quería estar convencida.

- Yo solo creo que deberíamos ser racionales,- Dije,- No nos dejemos llevar
por todas estas tonterías.

- Muy bien, entonces, vamos a ser racionales. El retrato de Lady Agnes


parece de una manera extraña igual a ti. Bueno, hay una perfecta explicación
lógica y científica para la gente que tiene cierto parecido.

- ¿Que quieres decir?- Pregunte en voz alta.

- Genética simple, Evie,- Dijo.- Tú y Lady Agnes pueden ser familiares.

- Eso es imposible.

- ¿Por qué?

- Porque ella era rica y aristócrata,- Trate de explicar. - Y yo soy…ordinaria.

- Creo que eres cualquier cosa menos ordinaria,- Dijo Sarah.- Aun así, las
familias cambian, pierden su dinero, se mudan a diferentes áreas. Sabemos
que Agnes no tenía hijos, porque ella murió en un accidente. El libro del
reverendo dice que sus padres murieron pocos años después de una fiebre.
No tenían ningún descendiente directo para hacerse cargo de la abadía, así
que se convirtió en una escuela.

- No lo entiendo-

- Es simple, Evie. Agnes podría haber tenido otros familiares, como primos y
ellos pudieron haber tenido hijos. Tú me dijiste que tu abuela había tenido
familia en esta área, cierto? Podríamos tratar de buscar tu árbol genealógico
para ver si estas de alguna manera conectada con los Templetons. Eso no
sería perder el tiempo con un viejo vudú. Eso sería ser realistas, ¿de acuerdo?

110
Immortal * Foro Purple Rose
Yo estaba fascinada con la idea, la cual parecía tranquilizadoramente
práctica. Tal vez no había más que un viejo vinculo familiar y los trabajos
inconscientes de mi mente.

- Pero yo no sabría por dónde empezar. No puedo preguntárselo a Frankie.


Ella está demasiado enferma para ser capaz de ayudar.

- Puedes escribir y preguntarle a tu padre. El podría recordar algo.

- Si, el podría,- Estuve de acuerdo. -Está bien, le escribiré.

Sarah sonrió alentadoramente, pero dudó.

- ¿Evie, quién es ese chico con el que te estás viendo?- Preguntó.

Esa era una pregunta que me estaba haciendo a mi misma una y otra vez.

- El se llama Sebastián James. Vive cerca de aquí.- Busque en los crudos


hechos. - El monta un caballo negro e irá a la universidad el próximo año. A
Oxford.

- Estoy impresionada. Tiene que ser muy inteligente. ¿Pero por qué te reúnes
con él en la noche?

- La señora Hartle difícilmente va a invitarlo a almorzar, no crees?

- Bueno, bueno,- Dijo Sarah. - Así que, el está esperando para ir a la


universidad, sabe que no lo dejarían entrar a Wyldcliffe, y obviamente le
gusta el romance con reuniones a la medianoche…que mas?

Había más, ciertamente. ¿Cómo podía describir el enfoque masculino de su


mejilla, la luz en sus ojos y la calidez de su sonrisa? ¿Cómo podía explicar la
emoción que sentía estando con él, o el dolor de nuestra pelea? No podía ni
siquiera intentarlo. Así que no dije nada.

- No sé si estas planeando ver a Sebastián de nuevo, pero no creo que


deberías hacerlo,- Sarah continuo.- No hasta que hayamos encontrado algo
más. Y definitivamente no deberías encontrarte con él en la noche, Evie. Es
muy arriesgado. El podría ser peligroso.

Los estados de ánimo de Sebastián. El secretismo de Sebastián. El brillo en


sus ojos, el destello de su temperamento. Eso lo hacía peligroso? ¿Acaso no
todos los humanos son potencialmente peligrosos? Una voz molesta en mi
cabeza me recordó algo que Sebastián una vez dijo: No quiero que esto vaya
muy lejos. Podría ser peligroso para ti.

- ¿Estás diciendo que él es un asesino?- Dije a la defensiva.

111
Immortal * Foro Purple Rose
- No, yo solo te estoy pidiendo que tengas cuidado. Si él siente algo
verdadero estará en contacto contigo. Tú sabes, escribir una carta o algo así.
Y si eres atrapada saliendo en la noche de nuevo podrías incluso ser
expulsada.

- Sí, bueno, hubiera podido hacerlo sin que Helen hubiera hablado,-
Refunfuñe.

- Ella solo estaba tratando…

- Lo sé, lo sé. Solo estaba tratando de ayudar.

- Por favor, Evie.

No quería decirle a Sarah que probablemente eso había sido todo con
Sebastián. Decírselo lo hacía demasiado real. Prefería pretender que fui
persuadida por sus argumentos.

- Muy bien,- Estuve de acuerdo. - Esperare. No lo veré hasta que sepamos


algo más. Está bien?

- Está bien.- Ella parecía aliviada.

En ese momento la enfermera asomo la cabeza por la puerta.

- Sarah, es hora de que te vayas. Pareces mas radiante, Evie. Estar con tu
amiga te ha hecho bien.- Luego se alejo.

Sarah me apretó la mano y sonrió.

- Te veo mañana.

- Si, te veo mañana. Y muchas gracias, Sarah.

Vi como se iba, sintiéndome mejor. Estar con mi amiga me había hecho bien.
Mire a las pequeñas flores que Helen me había dado. Tal vez Helen, en su
extraña manera de ser, también quería tener amigas. Mis amigas. Me parecía
una eternidad desde que había sido capaz de decir eso y las palabras rodaron
por mi cabeza lujosamente: mis amigas, mis amigas. Y a lo lejos, una voz hizo
eco de respuesta: mis hermanas, mis hermanas.

Estaba cansada. Cerré mis ojos, me pregunte si Papá sabría todas las
respuestas cuando mi carta le llegara. Todo lo que pude recordar fue a
Frankie diciendo que su abuela había sido norteña, una mujer del campo, que
había vivido en una granja cerca de Wyldcliffe. Oh!, ¿cuál era el nombre de la
granja? Estaba segura de que Frankie me lo había mencionado. Luego la
granja había producido por alguna razón y la abuela de Frankie había muerto,
dejando a una hija bebe. Su esposo -El abuelo de Frankie- se había casado de

112
Immortal * Foro Purple Rose
nuevo y se mudo con su nueva esposa y con la pequeña niña, encontrando su
camino hacia el oeste y el mar. Y la niña creció para ser la madre de Frankie.
Todo eso parecía muy complicado.

El reloj de la blanca habitación dio las diez. Bostecé.

Así que Frankie solo había conocido a su abuelastra. Recordé haber visto una
vieja fotografía de ella- Sally? Molly? – sentada en un bote y remendando una
red de pesca.

Pero esa no era la mujer correcta; yo no estaba familiarizada con ella. Fui a la
deriva, cayendo en el sueño. Tuve que ir mas atrás, tuve que volver a la
granja, el nombre de la granja…la granja…

Cuando abrí mis ojos la mañana siguiente, la respuesta estaba soñando en mi


cabeza como una campana.

CAPITULO 28

EL DIARIO DE LADY AGNES, FEBRERO. 12, 1883

Ayer desperté en la mañana con la respuesta a lo que debo hacer claro y


brillantemente en mi mente.

Ojo. Pero es muy difícil!

Estas últimas semanas han sido terribles. S. ha estado muy enfermo. Si tan
solo el hubiera podido ir a Oxford en enero, como lo había planeado, la nueva
gente e ideas que habría encontrado allí podrían haberlo sacudido de su
obsesión. No hay esperanza de eso ahora. Ha recaído en una serie de ataques
y fiebres que hacen de cualquier intento imposible. Sus padres estas
desesperados y han convocado a un conocido medico de Londres para tratar
su melancolía.

Marta me dijo que los sirvientes en los vestíbulos cuchichean sobre terribles
escenas que tienen lugar allí, como S. lucha contra el doctor y destruye sus
instrumentos y delira como un loco hasta que tiene que ser controlado por su
padre y los hombres del servicio domestico. Ellos se imaginan que la fiebre
que sufrió en Marruecos esta consumiéndose en el de nuevo, pero yo sé que
es realmente lo que esta consumiéndolo a él, en cuerpo y alma. Sé que soy yo
a quien el busca en su delirio, y el precioso -don- que piensa que podría darle
si fuera mi elección.

113
Immortal * Foro Purple Rose
Tengo que alejarme de allí, permanecer fuera de su alcance. Tengo que
hacerlo.

Al igual que muchos desesperados antes de mi, he decidido huir a Londres,


donde es tan fácil ocultarse. Desgarrará mi corazón al dejar Wyldcliffe, pero
más que nada me duele pensar en el dolor que les causare a mis padres.
Nunca sabrán porque tengo que hacerlo.

He escrito una carta para ellos diciendo que quiero libertad y una nueva vida,
y que será inútil buscarme. Escribí que deben pretender al mundo lleno de
chismes que he ido al extranjero para quedarme con tía Marchmont en parís.
Cuando les dije buenas hace un momento, les dije que los amo. Creerán ellos
eso cuando lean mi carta por la mañana? No hay nada más que pueda hacer,
sin embargo, no hay otra opción que pueda tomar.

Mañana me levantaré antes, incluso del horario de las criadas, y tomaré el


poco dinero que tengo y un pequeño bulto de ropa. He sobornado al cartero
local, Daniel Jones, para que me encuentre al final de la senda y me lleve a la
estación de tren más cercana, y entonces haré el viaje a la gran ciudad,
vestida en alguna ropa normal que he comprado secretamente en el pueblo.

Pobre de papa, había prometido llevarme a Londres el tres de este verano.


Como habría disfrutado mostrándome el paisaje cambiante mientras nos
acercáramos a la cuidad. Ahora estaré viajando sola.

Pero tengo dieciséis años, y soy lo bastante grande como para permanecer en
un tren durante unas horas.

Es inútil pretender que no estoy llorando. Mi padre siempre ha sido tan


amable conmigo, e incluso mamá, ahora sé que nunca podre verla de nuevo,
es más amable conmigo de lo que pensé posible. Ahora veo que ella solo
quiso mi felicidad, y si ella no puede imaginarse mayor felicidad que
permanecer en una elegante sala, eso no fue su culpa.

No puedo escribir más. Mi nueva vida empieza aquí. Después de mañana,


será como si la Señora Agnes Templeton no existiera. Es el final de todo. Y es
un comienzo.

114
Immortal * Foro Purple Rose

CAPITULO 29

Era un nuevo comienzo.

Deje la enfermería y descendí ruidosamente las escaleras de mármol,


hambrienta para el desayuno, aferrándome a mi pequeña flor en su maceta.
En el último escalón giré descuidadamente y salí corriendo directamente
hacia la directora.

- ¡Oh! ¡Lo siento mucho!

Algo de la fértil tierra negra de la maceta se derramó sobre la manga de seda


de la Sra. Hartle.

Ella con calma la sacudió, entonces me detuvo poniendo su mano en mi brazo.


Me causó una extraña sensación, como el de ser tocado por alguien muerto.

- Es en contra de las normas de la escuela correr por las escaleras y pasillos.


Usted ya debería saberlo.

- Lo siento,- murmuré de nuevo.

- ¿Y qué es esto?- Sus ojos oscuros se detuvieron en la planta. Se veía tan


frágil y fácilmente podía ser aplastada junto a su poderosa presencia.

- Ah, Campanula rotundifolia.

Debí haberla visto confundida, porque, explicó, con una pizca de desprecio.

- En Inglés, el común de campanilla. Una de nuestras plantas nativas. Crece


en los páramos.

- Helen me lo dio. Voy a plantarla en el antiguo huerto.

- ¿Helen?,- Repitió arqueando levemente la ceja. - ¡Qué bonito. Sólo debe


recordar que es muy difícil que una flor silvestre sobreviva una vez que ha
sido arrancada. Creo que usted encontrará que su regalo no vivirá mucho
tiempo.

Mi piel se sintió como si miles de insectos caminaran por ella mientras sus
dedos se hundían en mi brazo. Entonces la directora pareció perder el interés
en mí, y se encaminó por el pasillo hacia su estudio. La observe irse. No me
gustaría verla enojada, decidí. Me dirigí al comedor, teniendo cuidado de no
correr.

115
Immortal * Foro Purple Rose
Me senté junto a Sarah, ansiosa de decirle mi noticia. Un instante más tarde
alguien me empujó por la espalda. Celeste estaba de pie junto a mí.

- Bueno, mira quién es- nuestra amiga Evie, de regreso de los muertos.

Pensé que la bola de lacrosse había terminado, estas fuera? Que decepción.-
Se alejo pavoneándose, y la señorita Scratton llamó a todos a poner atención
en las oraciones.

- ¿Por qué me odia tanto?- Le pregunté a Sarah mientras comíamos nuestro


desayuno.

- ¡Oh, Celeste siempre ha sido un poco la reina del drama. Adoraba a Laura, y
ella de alguna manera se ha metido en la cabeza que tú estas

Tomando el lugar de Laura. Es totalmente injusto, por supuesto, pero yo


supongo que ella todavía sigue muy molesta. Trata de no dejar que te afecte.-
Sarah bajó la voz. - ¿Has escrito a tu padre ya?-

- No es necesario,- le dije emocionada. – He recordado el nombre del lugar


donde vivía la familia de Frankie. Se llamaba Granja Uppercliffe. Estoy segura
de que era…Uppercliffe.

Para mi sorpresa, la cara de Sarah cayó.

- Yo no creo que vayamos a encontrar mucha información ahí. Yo he


cabalgado en el pasado a Uppercliffe un montón de veces. Está en ruinas.
Pero podríamos ir a ver,- añadió rápidamente, al ver mi decepción.

-Está bien. ¿Cuándo? -

- De esa manera entonces, saldremos a dar un paseo en la tarde del domingo.


Tendremos que pedirle permiso primero a la señorita Scratton. No puedes
darte el lujo de conseguir otro demérito, por lo que tendremos que hacerlo
todo de acuerdo a las normas. Estoy segura de que va a decir que sí, sin
embargo. Ella sabe que he estado cabalgando durante años, y deja que me
vaya por mi cuenta a veces.

- Yo no puedo cabalgar para nada!- La única vez que había estado a caballo
fue con Sebastián, y luego me había aferrado a él. Esto sería diferente.

- Te voy a enseñar. Tenemos pocos días para practicar. Yo montaré a

Starlight, y tú puedes montar a Bonny. Ella es como un ángel, todo lo que


tienes que hacer es sentarte allí y no te caerás.

116
Immortal * Foro Purple Rose
Pero yo sólo me veía caer. Me veía tendida retorcida en los páramos, mis ojos
buscando sin ver el cielo gris, gris, igual que había hecho ella, hace mucho
tiempo. Se interesante o morirás. Deseche el pensamiento.

- Está bien- dije forzadamente. - Haré mi mejor esfuerzo.

Miss Scratton hizo una seña, y las filas de niñas comenzaron a salir. Miré a mí
alrededor para buscar a Helen. Todavía estaba sentada al otro lado del salón,
desmenuzando un pedazo de pan y mirando al espacio. Me acerqué a ella.

- Gracias por la flor, Helen, fue realmente amable de tu parte.- Sin querer, yo
estaba usando la voz que la gente usa con los enfermos. La voz que las
enfermeras utilizan cuando le hablan a Frankie. Lo intenté de nuevo. -Sarah
dice que se puede plantar en una parte del jardín amurallado.

- Las cosas no deben ser tapiadas,- murmuró. Oh, Dios mío, pensé, realmente
está totalmente descabellada. Entonces ella me miró y me dio una rara
sonrisa. Vi por primera vez lo hermosa que era, con su cabello blanco, oro y
su rostro delicado.

- Estoy contenta de que te gustara, Evie. Es mi flor preferida. Y siento mucho


lo del demérito. Yo sólo quería impedirte que salieras de noche.

- ¿Por qué?

Miró a su alrededor con nerviosismo, y susurró,

- cosas extrañas suceden en Wyldcliffe. Ten cuidado.

Necesitaba saber más.

- Helen, me pareció ver algo extraño en el Salón de Fairfax. Sé que estabas


enferma ese día, pero vi a alguien como tú, con tu color de pelo y todo. ¿Era...
¿pudiste haber sido tu? - Su expresión cambió, como si una sombra hubiera
caído sobre ella.

La Sra. Hartle había caminado en la habitación y estaba dando un mensaje a la


señorita Scratton. Helen se levantó.

- No quiero hablar sobre eso.

- Pero…

- ¡Déjame en paz!

Parecía que no íbamos a ser amigas después de todo.

117
Immortal * Foro Purple Rose

CAPITULO 30

EL DIARIO DE LADY AGNES 2 de MARZO 1883,

He dejado a todos mis amigos atrás. Mis padres, Martha, la gente de los
pueblos todos están perdidos para mí. Daría cualquier cosa por poder
despertar de este sueño oscuro de una ciudad y de caminar de nuevo sobre
los muros, con las campanas, las flores y él a mi lado....

Pero no debo pensar así. Mi vida está aquí ahora. Esta es mi casa.

He encontrado un lugar barato para quedarme, e incluso algo de trabajo. Me


pagan por coser ropa para las mujeres ricas, junto con una docena de otras,
en una habitación destartalada en una tienda en Covent Garden.

Nosotras trabajamos hasta tarde por la noche para completar los pedidos, y
nuestro supervisor, el Sr. Carley, es muy duro. Me siento avergonzada de
cómo vestía sin cuestionarse lo que había producido, ni a qué costo. Al menos
en mi nueva vida, me la gano con honestidad. Espero poder mantener este
trabajo, de lo contrario muy pronto estaré sin dinero.

Nunca tuve que pensar en el dinero antes. Hay tantas cosas que tengo que
aprender.

Uno de los otros trabajadores, es una chica delgada, morena, llamada Polly,
ha sido especialmente muy buena conmigo, me mostró como es todo y me
ayuda cuando puede. Creo que ella ha tomado algún tipo de importancia por
mí, porque puede leer y se ha comprometido a enseñarme.

Al principio, las otras chicas dudaban de mi historia y me miraban con


desconfianza, pero están empezando a aceptarme.

Les dije que yo tenía 19, era huérfana, y que era empleada de una gran
familia, como una institutriz, pero fui rechazada sin una referencia después de
que el capitán tomó demasiado enteres en mí.

Es una historia bastante pobre y común, pero parece que les resulta creíble,
incluso romántica.

Suspiro con la esperanza de ser milagrosamente descubierta por mis padres,


quienes, según ellos, por ser señor y señora, ricos, me podrían venir a buscar
para llevarme en su transporte.

Si supieran la verdad.

118
Immortal * Foro Purple Rose
Pero no hay que pensar en el pasado. No debo mirar hacia atrás. Mi único
consuelo es la chica de pelo rojo que aparece en mis sueños como mi otro yo.
Anoche la volví a ver, caminando por el mar inquieta.

Sé que mi destino esta de alguna manera relacionado con ella. Aparte de ella,
tengo que olvidar todo lo que una vez me unió a Wyldcliffe.

CAPITULO 31

En realidad no sé por qué, pero me pareció importante encontrar algún


vínculo entre Wyldcliffe y yo, estaba entusiasmada con el viaje a Uppercliffe.

Los días pasaron rápidamente por la salida con Sarah y las practicas a caballo.
A pesar de estas distracciones, me dolía pensar en Sebastián. Rogaba que por
favor me perdonara; que se pusiera en contacto conmigo, yo rezaba cada
noche y cada mañana con entusiasmo buscaba entre las cartas del pasillo. Él
no escribía.

Tenía que superarlo, olvidarme de él. Pero una voz interior me gritaba, no
puedes.... No lo harás.

Aquella mañana de domingo pareció la más larga que yo alguna vez hubiese
experimentado. El desayuno estuvo tardío, pero tranquilo. El paseo a la
iglesia, con las nubes que amenazan lluvia. Los himnos sombríos, los rezos
largos, la lectura del Evangelio. ‗Y a los hombres les gustó la oscuridad más
que la luz porque sus hechos eran malos.‘ Y luego el paseo frío atrás a la
escuela, antes de que nos dejaran finalmente libres.

Me acerqué al dormitorio y me puse un par de vaqueros y las botas de montar


que había tomado prestadas de Sarah.

Una vieja sudadera ocultó el collar de Frankie de la vista. Me alegré de que


todavía lo llevara sobre mi cuello, sobre todo hoy, cuando iba a ver donde
había vivido alguna vez la Familia de Frankie.

Cuando cambié mi ropa me pregunté si ella alguna vez pensaría en mí, y mi


corazón se apuñaló con el dolor. Echaba de menos tanto de ella. ….Como ella
siempre me despertaba por la mañana con una taza grande de té y una risa
más grande. Como le gustaba el mar y las estrellas y sus simples flores de
casita de campo. Como ella me hizo sentir importante durante todos aquellos
años, solamente para agradarme. Hago esto también por ti cariño, traté de
decirle cuando baje apresuradamente las escaleras de mármol.

119
Immortal * Foro Purple Rose
Cuando llegué a los establos, Celeste y Sophie ya estaban ahí, todas
inmaculadas en pantalones de montar y chaquetas de Paño escocés de lana,
Un chico que nunca había visto antes tenía las riendas entre las largas patas
de los caballos. Su cabello era color maíz y sus ojos marrones eran tranquilos.
Supuse que debía ser un chico de la zona ayudando en los establos por el fin
de semana.

- Gracias, Josh,- dijo Celeste, balanceándose fácilmente en la silla. Ella y


Sophie hacían ruido. Esperé que no nos las encontráramos por casualidad
sobre los páramos. El chico me dio una rápida sonrisa, y luego se alejó,
ocupándose con los otros caballos.

- ¡Eh!, Evie,- llamó Sarah, llevándome la delantera, Bonny podía ver a Starlight
a través de los adoquines. Trepé en el hermoso y amplio trasero de Bonny, y
pronto montábamos debajo de la vereda fuera de las puertas de la escuela.
Espiré y traté de confiar en el estable trote del pequeño y fuerte pony. No
debo caerme. No debo terminar como Agnes…

- Pasemos por aquí,- dijo Sarah. - Hay un camino que conduce a Uppercliffe.
En lo alto de los páramos. Al parecer, había una aldea allí antes, sólo la granja
y unas cuantas cabañas. Pero la gente se fue hace mucho. Tal vez la tierra ya
no producía lo suficiente.

Un pájaro no se dé que tipo-exclamó con tristeza, y el viento suspiraba por las


colinas desnudas. Debe haber sido tan dura, la vida solitaria en los viejos
tiempos, pensé. No era de extrañar que hubieran renunciado y se hubieran
trasladado afuera. Seguimos galopando, y el sonido del viento parecía ser
pesado con voces del pasado....

- He encontrado algo más acerca de Agnes,- dijo Sarah mientras viajaba a mi


lado. - Fui a la biblioteca después de la cena la noche anterior para conseguir
un libro para mi clase de francés, y me encontré con la señorita Scratton.
Pensé que podía saber algo, para ser profesora de historia y todo eso. Le dije
que estábamos interesadas en encontrar cosas sobre la historia local y que
había mirado a aquel libro de la escuela.

- Entonces, ¿qué te dijo?

- Ella dijo que el reverendo Flowerdew no era exactamente un historiador


fiable, y que no era totalmente claro que Agnes había muerto en un accidente
de equitación. Esa fue la historia oficial que la gente como Flowerdew repetía,
y que la familia reconoció. Agnes fue encontrada muerta sobre la base,
supuestamente cayó de su caballo, pero la conversación entre los
funcionarios fue que había sido asesinada por algún tipo de intruso en
Wyldcliffe.

120
Immortal * Foro Purple Rose
- ¿Quieres decir... asesinada? Eso es tan horrible.

- Es sólo una posibilidad, de acuerdo con la Señorita Scratton.

- ¿Qué más dijo la Srita. Scratton?- Le pregunté a medida que avanzaba


lentamente a mi lado.

- Ella dijo que por las historias de los sirvientes que fueron testigos del
ataque, fueron despedidos como chismosos. El forense oficial de apoyo,
mantuvo la teoría del accidente a caballo.

- Pero ¿por qué habría dos versiones contradictorias de su muerte?

- No lo sé. Tal vez los funcionarios simplemente se equivocaron. La Srita.


Scratton dijo que Agnes era muy popular con la gente común. Su anciana
enfermera, incluso había tenido una especie de ataque cuando se enteró de
que Agnes había muerto. Supongo que sólo bastaría que un par de histéricas
doncellas se dejasen llevar, para que las noticias estallaran y luego, los
rumores tomaron todo el lugar de Wyldcliffe. Tal vez las autoridades y los
padres sólo se dieron a conocer más adelante y dijeron la verdad- que fue un
accidente.

Yo lo pensaba. La idea de que alguien deliberadamente matara a una chica


delgada, con ojos estrellados y el pelo brillante era demasiado terrible. Pero
estas cosas sucedieron, las cosas que sucedieron, extrañamente sucedían en
Wyldcliffe.... Eso hacía al lugar maldito.

No, no podía ser verdad. Imposible.

- ¿De verdad crees en fantasmas, Sarah?- dije bruscamente.

- Sí,- respondió ella. - Sí, creo que sí. No puedo creer que la energía que hace
la identidad de una persona sólo pueda destruirse o desaparecer en la nada.
Creo que parte de nosotros vive después de la muerte, si lo llaman el espíritu
o el alma o lo que sea. Así que, si nuestros espíritus van después de la muerte,
es posible que algunos espíritus puedan perderse, o queden atrapados entre
mundos, ¿como una moneda que se ha caído por una grieta?

- ¿Es eso lo que crees que le pasó a Agnes?

Sarah se encogió de hombros.

- ¿No dicen que algo o alguien que ha experimentado experiencias muy


traumáticas, como ser asesinado, podría dejar una especie de energía
eléctrica detrás de ellos? ¿Una especie de sombra o una huella? ¿Y las
personas que son sensibles podrían ser capaces de recoger eso?

121
Immortal * Foro Purple Rose
- ¿Quieres decir como una señal de radio, pero es la persona real lo que
recibes, en lugar de la música? - Yo hablaba medio en broma, pero Sara no se
rió.

- Sí, creo que sí. Además,- añadió,- Sigo siendo fiel a mis ancestros gitanos. El
pueblo romaní siempre ha mantenido que la vida de los muertos continúa, y
que los muertos pueden volver a perseguir a los vivos.

- Los muertos pueden volver,- repetí. Mi corazón empezó a latir, y me cambió


de tema.

- Vámonos, o sino obscurecerá antes de llegar a Uppercliffe.

- Esta bien, entonces. ¿Lista?

Habíamos llegado a un amplio camino por el páramo, y Sarah galopaba en la


distancia sin problemas. He intentado copiarle a ella.

Bonny, obediente, aguzó el oído y se marchó después de Starlight. Al


principio pensé que iba a caer, entonces me instale en el ritmo y me aferre
con gravedad y rapidez sobre las riendas de los moros.

Sara me había dicho todo lo que había descubierto. Yo no había sido igual de
honesta con ella. Yo también había hecho algunas investigaciones, pero me
las había guardado para mí misma.

Sin decirle a ella, me había colado en la sala de teléfono en la escuela y


busqué el apellido James en el directorio. Ha habido dos entradas, y me
habían devuelto la llamada por ambos nombres. Pero no, ellos no tenían un
Sebastián James allí. No conocían a nadie de ese nombre en el área de
Wyldcliffe.

No conseguir nada no me hacia impaciente-aunque no podía pensar en cómo


podía contactar con él. Pero no encontrar su número no significaba nada, me
dije. Su familia probablemente no hacia parte de nada de eso, eso era todo.
Me imaginaba que vivían en una casa grande con un alto muro alrededor,
manteniendo a todo el mundo. Al igual que Sebastián quería alejarme del
resto de su vida.

Sarah se bajo de Starlight para poder caminar.

- Ahí está,- dijo.- La Granja Uppercliffe.

Situada en un baño en el páramo era apenas más grande que una casa de
campo.

Las malas hierbas crecían en las anchas grietas de las paredes.

122
Immortal * Foro Purple Rose
- ¿Qué crees que pasó?,- Le pregunté.

- Supongo que cuando la familia abandonó la explotación, otras personas


vinieron y tomaron algunas de las piedras para reparar sus casas propias. Se
ve triste, ¿no?

- Voy a entrar.

- Ten cuidado. El techo no parece demasiado seguro. Tengo una sensación


extraña. Creo que debemos irnos mejor.- dijo mirando a su alrededor con
ansiedad.

- ¡Oh, vamos, Sarah,- le supliqué.- Hemos llegado tan lejos, no podemos


regresar todavía.

Desmontamos y dejamos algo de hierba a los ponis, y a continuación, nos


acercamos a la casa abandonada.

La puerta se había caído de sus bisagras, y la escalera se había podrido.


Excrementos De ovino y de conejo cubrían el terreno. Todo el lugar parecía
estar a punto de colapsar.

Me sentí muy decepcionada. No había nada que ver, nada que me conectara
con la gente que había vivido aquí. Ya era hora de seguir adelante. Entonces
lo vi.

- ¡Mira!- dije señalando el espacio donde anteriormente la puerta había


estado algo levantada. - Mira esa forma, allá arriba....-

Sobre la puerta había un bloque de piedra toscamente tallada con una fecha.
Pero por debajo de las letras había otra marca labrada, una curiosa forma de
la que estaba segura de haberla visto antes.

- ¿Qué es eso?,- pregunté. - Los agricultores ordinarios no tendrían un escudo


de la familia ni nada de eso, ¿verdad?-

- Yo no lo creo. Me pregunto qué significa?

Mirando las ruinas, traté de imaginar la casa, que una vez pudo haber sido,
con paredes de piedra sólida y humo saliendo por la chimenea. Cuando las
malas hierbas y pastos no crecían como ahora, habría cebollas y patatas y
unas pocas flores brillantes. Cerré los ojos y me concentré, hasta una imagen
brillaba en la oscuridad detrás de mis párpados. Podía oler el humo de leña.
Podía ver que la puerta abierta, alguna vez había sido azul claro. También una
gorda niña de mejillas coloradas gateando se sentó en el escalón. Tenía una
manzana en la mano, y el sol brillaba en sus rizos de bronce. Una suave y

123
Immortal * Foro Purple Rose
agradable voz de mujer llamó de la casa, -¿Effie? Effie, mi buena chica anda
por ahí, mi chica.-

Effie Effie... ... Evie.

- ¡Evie! - Un alto y delgado lamento llego a nosotras con el viento. Abrí los
ojos con un sobresalto. Algo había sucedido.

- ¡Eveee... ... Saraaah Eee…veee!-

- Alguien nos está llamando,- dijo Sarah. -¡Vamos!

Atropellamos a Bonnie y Starlight en la huida, encargándonos de


distanciarnos en dirección a los gritos. Pronto vimos dos caballos vagando
sueltos y dos niñas acurrucadas en los helechos. Una de ellas estaba tirada
con torpeza, su pierna doblada debajo de ella. Era Celeste. Sophie estaba en
cuclillas junto a ella con cara aterrorizada tornándose blanca.

- Gracias a Dios-, se quejaba. -Pensé que nunca me escucharían.

- ¿Qué pasa? ¿Qué pasó?

- Un conejo asustado, salió disparado y asusto al caballo de Celeste, y ella se


cayó. Ahora esta desmayada. Yo no quería dejarla sola para ir a buscar
ayuda. Y vimos un caballo en la casita antigua, así que sabía que no podían
estar muy lejos. Te he estado llamando y llamando. Yo estaba tan preocupada
de que Celeste podría... como Laura...

Se echó a llorar ruidosamente.

Sarah trató de calmarla.

- Escucha, Sophie, ciertamente ella no va a morir, pero se ha hecho daño a sí


misma. Voy a volver a galope a Wyldcliffe y traeré el médico. Evie se
quedará aquí contigo. No tomará mucho tiempo. No tienes de que
preocuparte. Todo estará bien.

En un segundo Sarah se había ido. Empezó a llover. Sophie dejó de llorar y


empezó a temblar. Puse mi brazo alrededor con torpeza.

- Gra-gracias.

Nos sentamos en un silencio incómodo. Celeste gemía débilmente, entrando


y saliendo de la conciencia. Un pájaro cantó por encima de nosotros, sin
preocuparse por la lluvia, ajeno a nuestra presencia. Traté de pensar en algo
que decir.

- No te preocupes. Todo estará bien.- Sonaba tan carente de sentido.

124
Immortal * Foro Purple Rose
Sophie me miró de reojo. Después de una larga pausa, dijo:

- ¿Celeste no ha sido muy agradable contigo, verdad? ninguna de nosotras


tampoco.

- No importa.

Sophie se limpió el rostro con la manga.

- Es sólo que ella realmente amaba a Laura. Tú no creerás que Celeste es una
emocional, pero ellas eran como hermanas

- Oh.

Levantó los ojos a los míos.

- Creo que el amor es la cosa más importante en el mundo, ¿no?

- Humm.

- Tengo un cachorro en casa. Él me ama. Lo echo de menos.

Se acurrucó en la lluvia quedándose en silencio. Yo la había descrito como


una persona déspota, y ahora veía que estaba simplemente triste: la
mandaron a un internado distanciándola de sus padres, aferrándose a la
amistad de celeste, le hacía falta su perro como a un niño que pierde su osito
de peluche. Pero sus palabras trilladas habían abierto mis ojos como una
profunda revelación.

-El amor es la cosa más importante en el mundo.-

Entonces entendí que no tenía sentido tratar de desenterrar el pasado. Yo me


había dejado llevar por mi imaginación, buscando cosas que no podían estar
allí, y todo el tiempo había estado ante algo nuevo, algo real.

La señora Agnes, su retrato, la gente de la antigua granja, nada de eso


importaba en comparación con lo que sentía por Sebastián.

Sentada en esa ladera húmeda, finalmente me admitía a mi misma que lo


amaba. Y no podía darle la espalda ahora, sin importar todo lo que le había
prometido a Sara. El amor era lo más importante. Yo no podía permitir que
una tonta lucha, o visiones neuróticas, me destruyeran.

Mantente alejada de él, la chica de blanco había dicho. Pero yo sabía que no
podía. Necesitaba ver a Sebastián otra vez. Tenía que saber si había algo real
entre nosotros. Y si lo había, yo me agarraría a ello y nunca le dejaría ir.

125
Immortal * Foro Purple Rose

CAPÍTULO 32

EL DIARIO DE LADY AGNES. Abril 15, 1883.

¿Cómo he podido dejarlo ir tan fácilmente? ¿Cómo de llegado a ese tren a


Londres y dejarlo atrás? Cuando vine por primera vez tuve que poner todos
mis esfuerzos en encontrar la manera de seguir viviendo, simplemente
alimentarme y vestirme a mi misma y mantenerme fuera de las calles, era un
esfuerzo. Mi trabajo parece gustarle a los Carley y estoy haciendo el dinero
suficiente para sobrevivir. Ahora que puedo mirar más allá de lo básico para
sobrevivir, soy muy infeliz.

Sin amor, la vida es mera existencia.

Ayer me fui al río. No es como el arroyo brillante de casa, es hediondo, y la


marea está envuelta en tinieblas. Como sería, pensé, dejarse caer en las
profundidades y caer...

Volví a mis sentimientos de enfermedad y agotamiento. Tan pronto como


llegué a mí habitación, cerré la puerta, las persianas, y dibujé el círculo,
susurrando los conjuros tan bajo como pude. Era la primera vez que me
rendía a los misterios desde la llegada a la ciudad, y que era un propósito:
Ver los rostros de los que amo.

El brillante resplandor de rojo, dorado y blanco surgieron de la nada, como


flores en el invernadero. Me corté con la punta del cuchillo de plata, tallando
su nombre en el aire. Luego las llamas bajaron, y en el centro brillante vi una
imagen de mi amado, tan lejos. Su rostro estaba lleno de dolor, decía mi
nombre... Me llamaba, él me maldecía. Entonces emití en mi mente la casa de
mis padres y los vi también como pequeñas imágenes en llamas, sujetándose
el uno al otro y llorando.

Una ola de furia de extendió por mi cuerpo. Una chispa se disparo en el


círculo, y cree un torbellino de fantasmas, las estrellas y los planetas,
parecían girar sobre mi cabeza, la cascada de luz cayó al suelo extendida por
mis manos, y una legión de criaturas fantásticas saltaron a mí alrededor:
tigres de bronce, pavos reales brillantes, caballos al galope, todas ellas
gruñían con fuego. Grité en mi mente con toda potencia, ¿Cómo es que pude
llamar tales maravillas? Pero no puedo estas con las personas que amo?.. ¿Por
qué tuve que causarles tal dolor?

126
Immortal * Foro Purple Rose
No hubo respuesta. Me arrodillé en el suelo con desesperación y rompí el
círculo. Las luces y llamas desaparecieron, y me quedé temblando en la
oscuridad, adolorida y alerta como un animal herido. En ese momento habría
hecho cualquier cosa para volver con él.

Ahora sé que nunca voy a casarme o tener hijos. Pero si yo hubiera tenido la
suerte de tener una hija, yo le habría dicho que encontrara el amor, debía
aferrarse a él y nunca dejarlo ir.

CAPÍTULO 33

Este es el momento. Estoy completamente despierta, tensa y cuidadosa como


un animal.

Tan pronto como estuve segura de que los demás están durmiendo, yo volé
hacia abajo por la escalera de servicio familiar, y ya no me preocupaba por la
oscuridad. Creo que por el sólo de ver de nuevo a Sebastián. Ruego de que
no se haya cansado de esperar por mí noche tras noche. Tengo que verlo.
Tengo que averiguar.

Todo lo demás ha estado conduciendo a este momento. Ahora voy a saber la


verdad.

La casa grande a mí alrededor estaba extrañamente tranquila, como si todo el


mundo hubiera caído en un sueño encantado, incluso los ratones.
Busqué a tientas con la cerradura de la puerta en el patio del establo.

Estaba fuera. El cielo es claro y oscuro, densamente extendido con severidad,


con estrellas frías.

Todo estaba quieto. El tiempo se había detenido. Empecé a correr. En mi


prisa se me había olvidado ponerme zapatos, y mis pies se hundían en la
hierba húmeda. Las ruinas se alzan hacia el futuro: tan tranquilas, tan oscuras.
El lago brillando. Un búho chillando en los arcos de las ruinas de la capilla.

Sebastián dijo que esperaría.

Puedo escuchar y mirar, forzando los nervios. No hay nadie allí. Así que ahora
lo sé.

Se acabó.
127
Immortal * Foro Purple Rose
Quiero decir nada de Sebastián. Yo sólo soy una idiota niña arrastrada por un
hermoso rostro.

Mi aliento venía en jadeos rápidos. Mi corazón latía tan fuerte que dolía.
Entonces lo vi, desplomado contra un muro bajo las sombras.

-¿Evie?- Se tambaleó en sus pies. Volé hacia él, y él me atrapó en sus brazos.
Nos aferramos el uno al otro sin hablar, luego se alejó.
-¡Oh, Evie, lo siento mucho! Pensé que nunca volvería a verte.-

-Está bien, está bien. Yo también lo siento, fue mi culpa-.

-¡No! No digas eso. Quiero explicarte-

-No importa, no es importante.- Miré su cara. Él estaba anormalmente pálido y


demacrado. Cortes de miedo pasaron través de mí. -Sebastián, ¿qué pasa? Te
ves terrible. ¿Estás enfermo?-

-No es importante-. Tose cansado. -Oye, todo eso de conocer a mis padres.
Debería haberte dicho la verdad. Mis padres están muertos. No hay nadie que
puedas conocer. Estoy por mi cuenta.-

-¿Por qué no me dijiste?-

-Yo no quería que... sintieras lástima por mí.- Un destello de orgullo pasó en
su rostro. -Fue estúpido. Por favor, perdóname.-

-No hay nada que perdonar. Yo fui una estúpida también. Te extrañe tanto.-

-¿Si?-, Dijo con entusiasmo, ávidamente. -¡Oh, Evie, ni siquiera me he sentido


vivo sin ti!-.

-Bueno, ya estoy aquí -, le contesté, abrazándolo apretado. Se ve tan


demacrado y enfermo que sólo quiero tomar todo su dolor y alejarlo. -Le haré
mejor. Nunca salga de ti otra vez. No te preocupes, estoy aquí.-

El sonrió como un ángel frágil, perdido.

-Sí, estas aquí. Vamos a celebrar. ¿Qué vamos a hacer?-

-¿Qué sugieres?- Me reí en voz baja. -¿Un día de campo? ¿Ir al cine? No
tenemos un montón de opciones-.

Los ojos de Sebastián brillaron. -Yo sé lo que quiero hacer. Vamos a nadar en
los lagos juntos. Podemos fingir que es un mar salvaje. ¿Te gustaría eso?-

128
Immortal * Foro Purple Rose
-Pero no estás bien, y hace frío....-

Él tocó un mechón de mi cabello, como lo había hecho cuando nos


encontramos por primera vez. Me sentí más débil.

-No me importa,- él dice, sus ojos buscando en mi cara como tratando de


memorizarme.

-Y yo no tengo un traje de baño.- Aunque sé que no puede resistir.

Lentamente Sebastián se estiró y desató mi bata, dejándola caer en el suelo


húmedo. El aire frío muerde a través de mi camisón. Yo desato el collar de
Frankie y lo dejo caer en el vestido arrugado.

-¿Qué es eso?- Él pregunta, mirando abajo con indiferencia.

-El collar de mi abuela. No quiero que se moje.-

El se ríe, amable y tierno. -Tú siempre eres tan sensible, Evie, incluso cuando
estas nadando en un lago prohibido en la mitad de la noche.- Después el se
quitó su abrigo y su camisa abierta. Sus brazos y pecho brillan como una roca
pálida en contra los pantalones de montar oscuros. -¿Estas lista?- Él susurra.
El me levanta en sus brazos, como si fuera una novia siendo llevada a través
del umbral, y se mete en las silenciosas aguas del lago.

Sus ondas oscuras se sueltan mientras nadamos lado a lado. Después nuestras
manos se tocan, nuestros ojos se encuentran, y nuestras extremidades se
aferran como hiedra. Nuestras bocas se estiran la una por la otra. En ese
momento un rayo de descarga eléctrica pasa a través de mí. Yo jadeo y trago
un poco de agua. Yo estoy siendo halada bajo la superficie. El pánico me
domina, y no puedo recordar como nadar. Ya no soy yo—soy Laura, asfixiada
por el terror de las fangosas aguas del lago.

Algo—alguien—se está aferrando a mí, arrastrándome hacia abajo. Me


sumerjo muy por debajo de la superficie del lago. Estoy rodeada por un anillo
de caras blancas encapuchadas con trajes oscuros: aterrorizada, las
monstruosas mujeres se estiran hacia mí. Ellas están gritando, llamando un
nombre que suena en mi cabeza. -¡Sebastián! ¡Sebastián!-

Luego otra voz grita -Evie, Evie…- Es mi madre. Yo nunca había oído esa voz
antes, pero se instintivamente que es ella. Con mis últimas fuerzas yo pateo y
alcanzo la superficie, luchando para liberarme.

-¡Evie! ¡Evie!- esta vez es Sebastián llamándome. Estoy en sus brazos en la


húmeda hierba por un lado del lago, con náuseas y escalofríos. Yo lo empujo
lejos y arremeto con mis puños.

129
Immortal * Foro Purple Rose
-No lo hagas,- el me tranquiliza. -No lo hagas, Evie. Estas bien ahora-.

-Aléjate de mí; ¡no me toques!-

-¿De qué estás hablando? Evie, soy yo, Sebastián.-

Me eché a llorar en secos sollozos.

-Yo…yo las vi. Yo…vi a esas mujeres.-

-¿Qué? ¿Qué fue lo que viste?-

Yo miré directo a esos ojos de ángel. ¿Era esto lo que la chica pelirroja estaba
tratando de advertirme?

-Esas mujeres. Ellas estaban tratando de matarme. Y ellas estaban gritando tu


nombre.-

El me mira sorprendido, incluso con miedo; después su cara se endureció.

-No había nadie allí, Evie. Y yo no dejaré que nadie te haga daño. Tienes que
creer eso.-

-Pero ellas estaban ahí, ¡debajo del agua!-

-A ti sólo te dio un calambre y te llenaste de pánico.-

-No es sólo eso,- yo sigo. -Yo he estado viendo otras cosas, personas que no
conozco, escuchando voces, imaginando todo tipo de cosas. Yo pensé que
podía ignorarlo, pero creo que me estoy volviendo loca.-

-No lo estas hacienda, Evie; eres buena y verdadera y hermosa, y yo no


dejaré que este lugar te hiera. Yo cuidaré de ti, lo juro.- El tira de mí cerca de
él, como si él nunca me hubiera a dejar ir, y dice, -te amo.-

Todo lo demás desaparece. Me quedo quieta, mas quieta de lo que estado en


toda mi vida. El mundo ya no es un lugar terrorífico. No estoy sola. Sebastián
me ama. Nada es más importante que eso. El empieza a acariciar mi rostro y
mi cabello. -Quédate conmigo. Evie. Yo quiero que estés conmigo—para
siempre.-

El me levanta ligeramente y fácilmente y me lleva lejos del lago. Yo me aferro


a su cuello y respiro el olor de su piel húmeda. Yo quiero gritarle a las
colinas, a los arboles y a las estrellas: lo amo, lo amo, lo amo, como la canción
sin fin del mar.

Este es el momento.

130
Immortal * Foro Purple Rose
El camina debajo de los arcos rotos de las capillas y me deja en medio de las
profundas y silenciosas sombras. A través de la bóveda del techo por encima
de mí, yo veo a las estrellas coronando la cabeza de Sebastián con frío fuego
blanco mientras él se inclina para darme un beso al fin.

Es alegría, pura alegría. Nosotros nos besamos una y otra vez, después
abrimos los ojos con la mirada de asombro por el milagro del otro. Y una por
una las estrellas se van, y los pájaros empiezan a cantar.

CAPÍTULO 34

Yo casi corría a desayunar al día siguiente. Yo quería correr en lugar de


caminar, volar en vez de correr. Toda duda y el miedo se habían esfumado.
Yo nunca había sido tan feliz en toda mi vida.

-Toma, esto es para ti-.

Sophie estaba junto a la mesa, ayudando a establecer el correo de la mañana.


Desde el accidente de Celeste, se había comportado muy amistosa.

-Gracias, Sophie.-

Tomé la carta con ansiedad, esperando que fuera de Sebastián, pero el sobre
que me entregó estaba dirigido a la Srita. Evelyn Johnson, con una escritura
desconocida. Un sello impreso en el reverso del sobre, Hogar de Enfermería
Beechwood.

-Espero que no sean malas noticias-, dijo Sophie, su labio temblaba


ligeramente. -¿Has oído que Celeste se ha roto una pierna y está muy mal?
Ella no va a volver a la escuela para la graduación-.

-Oh, lo siento. Yo no sabía -.

-Pobre Celeste-.

-Sí. -Sí. Bueno, hasta luego, Sophie. -

Me apresuré a tomar distancia, dispuesta a abrir la carta de alguna manera.


Malas noticias, Sophie lo había dicho. No podía soportar obtener cualquier
mala noticia sobre Frankie. Yo no quería que nada estropeara mi alegría por
Sebastián.

El momento de la ruptura llegó a media mañana, yo estaba avergonzada de


mi cobardía. Estaba siendo totalmente egoísta.

131
Immortal * Foro Purple Rose
Por supuesto que yo quería oír cómo iba Frankie. Incluso podría ser una carta
de Frankie donde dijera que todo había vuelto a la normalidad, al igual que
los viejos tiempos. Decidí salir a leer en privado.

-Oye-, dijo Sarah, acercándose a mí cuando yo me dirigí a la puerta. -


¿Quieres ir a los establos un rato?-

-Claro-.

Me sentía culpable de que yo había roto mi promesa de no ver a su Sebastián.


Tendría que tratar de explicarlo, pero no todavía.

-Tengo una carta-, le dije, con un brillo falso, sacándola de mi bolsillo. -Podría
ser una buena noticia acerca de Frankie.-

-Está bien. Iré a ver a los ponis y dejaré que la leas-.

Me senté en un banco fuera de la sala de rumbo. Dentro del sobre había una
nota, y se cruzó con él era un pedazo de papel amarillento. Al leer los dos, la
sangre parecía cantar en mi cabeza.

-¡Sarah! ¡Sarah! -

Ella vino corriendo desde el otro lado del patio.

-¿Qué pasa? ¿Qué pasó? -¿Qué pasó?-

Yo no podía contestar. Sólo le entregué la nota. Se sentó en el banco y


comenzó a leer.

Estimada Evelyn, Usted no me conoce, pero yo soy una de las enfermeras que
cuidan a su abuela. Estamos todos muy encariñados de ella. La semana
pasada parecía estar mucho mejor. Se las arregló para indicar, que quería
que este documento adjunto fuera enviado a usted. Le pregunté al gerente si
eso estaba bien, y ella me dio su dirección en el internado. Tiene mucha
suerte de estar allí, ¿no? Pero me olvidé del correo electrónico, porque al día
siguiente su abuela tuvo un mal día. Estoy segura de que su padre será quien
la mantendrá al día. Ella está estable, aunque no estoy segura si sabe lo que
está sucediendo a su alrededor. Es una lástima, pero no debemos estar
tristes, ya que todos estamos haciendo lo mejor para ella, y estoy segura de
que estará bien pronto.

Atentamente:

Margaret Walsh

-¿Qué dice el documento?-

132
Immortal * Foro Purple Rose
Yo le pasó la chatarra de prendería de papel.

-Las generaciones de nuestra familia-, Sarah leía -, -comenzando con Evelyn


Frances Smith, quien era conocida como Effie. Nacida en 1884, perteneció a
otro lugar, pero con razón, era querida por todos en Uppercliffe. Entonces
hay una lista de nombres de mujeres, todos en la escritura diferente. -

-Lee los nombres-, dije en voz baja.

-Eliza Inés, hija de Effie, nacida en 1904, tomada desde el valle a la edad de
dos años. Frances Mary, nacida en 1933, Entonces dice: -Clara, mi querida
hija. Ahogada justo antes de su trigésimo cumpleaños. -

Sarah dejó de leer y me miró.

-Sigue adelante-.

-El último nombre en la lista es Evelyn Johnson. ¿Eres tú? -

-Todo el mundo siempre me llama Evie.-

-Así que Clara es tu madre, ¿y Frances Mary debe ser Frankie?-

Yo asentí. Yo no podía hablar.

Sarah frunció el ceño sobre el papel de nuevo. -Eliza era tu bisabuela, y la


otra Evelyn-Effie, era tu tatara-tatara-abuela. -

La imagen de una niña de rizos de bronce sentada en el sol brilló en mi


mente. ¿Era Effie? ¿Y si yo realmente la hubiera visto?

-Hay una clase de dibujo en el otro lado del papel-, continuó Sarah. -Un
bosquejo de algo. Y dice, -una herencia de las hijas de Evelyn Frances Smith.
De ningún modo se separe de ellas o caerá en la oscuridad-. -No sabes lo que
es eso, ¿verdad, Evie?-

-Creo que sí- le contesté lentamente.

Me temblaban las manos cuando saqué mi collar de su escondite debajo de la


camisa de la escuela. La alhaja de plata era exactamente la misma forma que
el dibujo en el papel.

133
Immortal * Foro Purple Rose
-Evie, vimos eso en la puerta sobre la casa, ¿no te acuerdas? Este trabajo y la
casa y tu collar están todos conectados -.

-Así que el collar debe ser la herencia.- Yo la miraba con asombro. -Y ahora
me pertenece a mí-.

Una campana sonó. Wyldcliffe no se detuvo para nada. Me escondí el collar


de nuevo.

-Tenemos que volver a clase-, dijo Sarah. -Pero tenemos que tratar de
averiguar si Lady Agnes encaja en todo esto. Espera un momento... 1884-
cuando nació esta Effie, que sería el año de la muerte de Agnes. ¿No te
acuerdas de a pintura que se hizo en 1882, dos años antes de su accidente?-

-No veo cómo esto tiene algo que ver con Agnes.-

-Pero una de estas mujeres, tus antepasados, tiene el mismo nombre. Mira,
aquí dice, 'Eliza Agnes' -.

-Supongo que era un nombre común en ese entonces. No necesariamente


están ligadas Agnes Templeton con Eliza Agnes.-

-Es un comienzo, sin embargo, ¿no es cierto?-, Dijo Sarah con entusiasmo.
Luego frunció el ceño. -Es gracioso que Frankie logró enviarte esto en este
momento, casi como si supiera que lo necesitas.-

¿Podría Frankie realmente saberlo?, Me preguntaba. A medida que volvía a


entrar, yo deseaba con todo mi corazón que yo pudiera verla y hablar con
ella. Había mucho más que yo necesitaba saber. Todo ese día mi mente
estaba lejana, con las mujeres cuyas vidas fueron parte de mi propia vida.
Incluso comparto un nombre con una de ellas. Evelyn Evie... ... Effie. Ella era
el eslabón perdido, la abuela que Frankie nunca había conocido. Mi
tatarabuela. Era su nombre el que había oído hasta en los páramos de la
granja en ruinas. Y yo sabía que realmente la había visto sentada en un
umbral de comiendo una manzana en una lejana mañana de primavera. Yo no
quiero ver cosas que otros no pudieron. Yo no era como Sarah, excitada por la
idea de lo desconocido. Yo quería ser cuerda, sensata Evie Johnson, y
sentirme segura en los brazos de Sebastián.

Pero algo me molestaba, y yo no podía renunciar a ella. ¿Por qué Effie, Evelyn
Frances Smith, una mujer humilde de una granja en laderas pobres había sido
lo suficientemente importante como para poseer una reliquia que había sido
cuidadosamente transmitida de la hija de la hija de cinco generaciones? La
134
Immortal * Foro Purple Rose
pregunta me persiguió todo el día. ¿Cuándo tenía que usar el collar? ¿Era útil?
¿Y cómo podría saberlo?

CAPÍTULO 35

EL DIARIO DE LADY AGNES, 23 de MAYO de 1883

El collar de plata es todo lo que me queda. La vía mística está cerrada para
mí. Ya no tengo ninguna energía, ni siquiera lo suficiente para prender una
vela. Casi no puedo soportar escribir sobre lo que he hecho, pero debo
hacerlo. Tengo que aceptar mi nueva realidad.

Vi S. muchas veces en las llamas, noche tras noche. Era como una droga. No
podía detenerme; necesitaba saber qué le estaba pasando. Finalmente, vi que
se había recuperado de su enfermedad y de que tenía la intención de venir a
Londres, desesperado por encontrarme. No, eso no era verdad. No era a mí a
la que quería encontrar, era sólo una manera de llegar al fuego.

Después de mucho pensar y sufrir, he decidido poner la posibilidad de darle


lo que él busca más allá de mi propio alcance para siempre. Ahora, incluso si
el descubre mi escondite, no puedo ser tentada por sus angustiados gritos y
sus miradas suplicantes.

No puedo hacerle ningún daño, y los secretos serian guardados para la


muchacha que un día los utilizaría bien.

Una vez que había tomado mi decisión, vagué por los mercados y separé mis
últimos chelines para comprar una curiosa baratija grabada de un
comerciante oriental que hablaba poco inglés. Había muchas y diversas
nacionalidades amontonados en estas apretadas calles, todos vendiendo algo.
Regateé sobre el precio; entonces convinimos los términos, y él colgó el
medallón en una pesada cadena de plata. Volví a mi casa, muy satisfecha con
mi trato. Esa noche hice el círculo sagrado por última vez. Hice todo con gran
cuidado, queriendo recordar la belleza del regalo que estaba a punto de
dejar detrás.

Una vez que había convocado a las llamas, las hice danzar alto alrededor de
mí, como un bosque de árboles de plata meciéndose en el viento. Durante
mucho tiempo estuve instalada en el placer, simplemente viendo la luz y los
colores, pero por otra parte tenía que comenzar mi trabajo. Concentré todas
mis energías, hasta que ya no veía con mis ojos, pero si con mi mente.
135
Immortal * Foro Purple Rose
Necesitaba entrar en el corazón del fuego, así que llamé a su espíritu
guardián, y el Espíritu me contestó. Entonces me pareció que yo estaba en la
caverna que una vez había soñado, donde una columna sin fin giraba a las
llamas sin cesar se levanto desde el mismo centro del mundo. Yo no tenía
miedo. A mí se me permitía acercarme, y entonces yo tenía una opción. Todo
lo que tenía que hacer era alcanzar mi mano y sería parte de esa belleza y del
poder inmortal para siempre. Pero en vez metí la baratija de plata en la
columna de fuego. Y ahora, por primera vez, el calor me quemaba, hasta que
pensé que iba a morir. Mi fuerza vital parecía ser arrastrada fuera de mí a la
joya de plata. Vi dos caras queridas, la de él y la de ella, y me comprometí
para protegerlos. Luego el dolor se hizo tan grande que no pensé en nada.
Cuando desperté, estaba sola en mi habitación pobre, desnuda, y el collar
estaba frío en mi mano.

Mi lucha ha terminado. Mis poderes ahora se quedan encerrados en este


brillante talismán, mucho más allá de su alcance, o del mío propio. Yo sé que
él nunca me amo de verdad, aunque yo no lo culpo por ello. Sus sentimientos
eran los de un muchacho ansioso con destino a una aventura maravillosa. Fue
la emoción y la energía lo que necesitaba, no mi amor.

Ella será la que le enseñara los secretos de su corazón.

Y ahora tengo que dejar de lado mi amor por él, como un vestido de boda que
ya no es necesario. He puesto toda mi vida a un lado para salvar a los suyos.
Esa es mi elección. Esa es mi libertad.

CAPÍTULO 36

Fue un largo y agitado día. Dejé de lado mis pensamientos sobre Sebastián, y
en secreto leí las cartas del asilo de ancianos una y otra vez, oculta en las
páginas de mis libros y tratando de darle sentido a todo.

Finalmente llegó el momento de prepararme para ir a la cama. Fui al baño y


cerré la puerta. Sentada en el suelo, deshice la cinta alrededor de mi cuello y
examine cuidadosamente el collar. Estaba hecho de hilos de plata con un
cristal brillando en el centro, el cual parecía brillar de distintos colores
cuando lo ponía a la luz. Era hermoso, no lo había imaginado como una joya
hasta ahora sino que como un vínculo con Frankie.

Alguien golpeó la puerta del baño.

136
Immortal * Foro Purple Rose
-¡Date prisa!-

Era India, impaciente como siempre y ágil como nunca, sin Celesta alrededor
para calmar su ego. Suspiré y me levanté. Me miré rápidamente en el espejo
para sujetar el collar de nuevo, me balanceé en shock. Una cara diferente, no
la mía, estaba mirándome. Una chica con largos rizos castaños, con un vestido
negro, con una brillante cadena de plata en el cuello y un pequeño bebé en
brazos. Era Agnes.

Agarré un lado del lavabo, Entonces la oí cantar:

'La noche es oscura, pero el día está cerca, calla, bebita, no temas.
Calla, pequeña Effie, mamá está aquí...

Los golpes en la puerta empezaron de nuevo.

-¿Te moriste o algo así?-

Abrí la puerta, empujé a India, y me dirija al dormitorio. Ignorando a todas,


corrí las cortinas alrededor de mi cama y me cubrí con el cobertor hasta el
mentón.

Agnes tenía un bebé llamada Effie. Agnes tenía un bebé, Agnes era la mamá
de Effie... las palabras corrían a través de mi cabeza. Esto era real. Por
primera vez empecé a creer que Agnes estaba tratando de decirme la verdad
sobre lo que le había pasado.

Ella tenía un bebé, pero no se había casado. Y su bebé era la pequeña Effie
con vividos rizos. Supongo que en esos días Agnes no podía mantenerla,
habría sido un gran escándalo. Entonces, ¿qué si Effie había sido enviada a
vivir a una granja local? ¿Qué si le habían dado otro nombre para esconderla
- Evelyn Frances Smith - y para que creciera como la hija de un campesino
común y corriente? Luego ella se había casado y ella tenía su propia hija,
Eliza Agnes, my bisabuela, cuyo segundo nombre insinuaba una conexión
con la Abadía. Allí era donde Effie pertenecía.

Mi mente estaba dando vueltas. Con una sensación de malestar en el


estómago recordé los rumores sobre la muerte de Agnes, diciendo que no
había sido un accidente. ¿Qué si ella había se había librado de echar sobre
tierra el escándalo sobre el bebé? Lord Charles era rico y poderoso, el
podría haber contratado matones, cuadrado todo con las autoridades,
difundir la historia sobre el accidente a caballo. Lo imaginé como un frio y

137
Immortal * Foro Purple Rose
cruel padre victoriano, preocupado más sobre su reputación que sobre su
única hija. No es de extrañar que Wyldcliffe haya sido maldecido.

No, eso era imposible. Ahora me estaba yendo muy lejos, ningún padre
permitiría tal cosa Además, Sarah había dicho que Lord Charles había estado
destrozado y había huido después de su muerte. Pero, ¿se había ido por el
dolor o por la culpa?

Me senté en la cama, mi cabeza estaba a punto de estallar, desesperada por


resolver todo.

Cualquiera que hayan sido los detalles, una cosa era clara para mí: Agnes
había muerto bajo circunstancias misteriosas, y la violencia de su muerte
había dejado una huella de energía en Wyldcliffe. Y yo lo había tomado,
sintonizando con ella, justo como Sarah había dicho que podría ser, ya que
Agnes era mi antepasada lejana.

De alguna manera todo tenía sentido. Mis ideas sobre su mundo eran
increíbles, pero bastante lógicas, una especie de fenómeno científico.

No iba a enloquecer después de todo.

Quería bailar con alivio, luego recordé la cara amable de la joven madre que
había vislumbrado a través de la barrera del tiempo. 'Pobre Agnes', pensé.
Ella había sido apenas un poco más grande que yo, y debió haber tenido
tanto miedo. Me pregunté cómo era el hombre del que se había enamorado.
Tenía la esperanza de que hubieran sido felices juntos, por lo menos por poco
tiempo. Pero él debe haberla decepcionado, o ella no le habría hecho frente a
la situación sola. Entonces me golpeó: 'Mantente alejada de él'.

Sus palabras no tenían conexión con Sebastián. Ella debe haber estado
pensando en el hombre que la traicionó, no en Sebastián.

La alegría que había sentido la noche anterior volvió. Estaba bien. No había
nada que temer. Estaba bien enamorarme de él.

Sentía como si las últimas piezas del rompecabezas caían en su lugar. Ahora
podía compartir todo esto con Sebastián, el podía incluso saber sobre la
historia de Agnes. Después de todo, el me había dicho cosas sobre Lord
Charles y su familia anterior.

138
Immortal * Foro Purple Rose
Tenía que verlo, tan pronto como las otras chicas se duerman. Y luego, en la
mañana, le presentaría orgullosamente toda la historia a Sarah, como un
detective quien acababa de resolver un caso imposible.

Sentí el pequeño collar debajo de mi camisón. Ahora siempre lo llevaría, no


sólo por Frankie sino por todas esas mujeres quienes habían venido antes que
yo, especialmente Agnes. Era lo menos que podía hacer.

CAPITULO 37

EL DIARIO DE LADY AGNES, NOVIEMBRE 13 de 1884, esto ha sido más de dos


años desde que comencé a llevar este diario. No he escrito en el por muchos
meses, pero es lo menos que puedo hacer ahora recoger mi pluma y seguir
con mi historia, aunque sólo sea para hacer un registro de mi pequeña hija en
estos tiempos extraordinarios.

Cuando miro hacia atrás a través de estas páginas, me parece que en esos
viejos días en Wyldcliffe era otra vida, sólo la mitad recordaba, como un
sonambulismo. Cuando huí a Londres, yo era todavía una niña, envuelta en
una gran aventura, incluso los peligros parecían parte de una historia
romántica en que vivía, pero ahora he cambiado. Soy una mujer con un niño
que tengo que cuidar y proteger, parte de la larga fila de madres que cuidan
la esperanza del futuro y recuerdan el pasado.

Mi hija, pobrecita, nunca conocerá a su padre.

Hemos enterrado a Francis solo hace cuatro semanas. Él fue muy bueno, pero
yo no sabíamos el poco tiempo que existiría para nosotros.

Disminuyo, una vez que comenzó, rápido.

Esto es demasiado doloroso y privado para escribir, pero he aprendido que


de un modo extraño, el sufrimiento me ha dado la fuerza.

Sin embargo, ha sido terrible perderlo, estoy tan agradecida de que hemos
tenido estos meses breves de felicidad. Nuestro encuentro fue sólo por
casualidad, cuando Polly me habló de un hombre joven,

Francis Howard, alojándose en el pueblo, un artista que había sido echado de


su acaudalada familia rica para perseguir sus sueños, y que ahora era tan
pobre que cambiaría uno de sus cuadros por una comida caliente.

139
Immortal * Foro Purple Rose
A Polly la había dibujado por la noche, y estaba ansiosa por qué me mostrara
el resultado. Y así nos conocimos, mi vida cambió.

¿Fue una oportunidad o el destino? ¿Si yo no hubiera ido a lo largo de aquella


tarde de domingo para admirar el retrato de Polly, hubiéramos perdido esa
reunión el uno al otro en este mundo? No lo sé, pero tengo fe en que nos
reuniremos de nuevo en una mejor.

Después de que había escapado de Wyldcliffe, pensé que nunca iba a amar
de nuevo. Pero ahora sé que hay diferentes tipos de amor.

Francis me enseñó que amar a alguien no tiene que ser doloroso. Fue una
licitación, verdad y muy bueno. Sus pinturas, así como su noble corazón,
estaban llenas de la alegría de la vida. Y ahora no supongo que alguien,
alguna vez podrá apreciar su trabajo. Tuve que intercambiar las últimas
pinturas que dejó para alimentos.

Estoy agradecida de que Francis haya vivido el tiempo suficiente para ver a
nuestra hija. Ella es la delicia de mi corazón, y aunque yo estaba tan mal
después de su nacimiento, ella me mantuvo viva. Todo en ella es hermoso: sus
diminutas manos, sus ojos brillantes, el delicioso olor de su piel suave. Tengo
cerca su olor para dormir cada noche, cantando como

Martha, una vez me canto:

La noche es oscura, pero el día está cerca, calla, bebita, no tengas miedo....

Ahora, me temo, sin embargo. No podemos apoyarnos ambas con mis labores
de costura, y aunque la gente alrededor me ha demostrado ser tan buenas
amigas como Polly y su madre y los otros vecinos-no me puedo quedar aquí.
He tomado mi decisión de volver a Wyldcliffe. Voy a tratar de ver a mis
padres. No es su dinero o su gran casa lo que quiero para mi pequeña, sólo su
amor. Yo quiero que ella vea a su familia y el valle salvaje donde pertenece.

No merezco perdón por el daño que he causado, pero mi hija no lo hizo.

No voy a ir directamente a Abbey, no obstante, en caso de que no sea


bienvenida.

En cambio yo me quedare con Martha, que ha logrado escribirme de vez en


cuando. Ella vive con su sobrino en la granja y dice que está deseosa de ver a
mi -retoño-. Y me muero de ganas de estar en casa.

140
Immortal * Foro Purple Rose

CAPÍTULO 38

Yo anhelaba con cada átomo ver a Sebastián. No podía esperar otro segundo.
Todo en el dormitorio parecía tranquilo, entonces me decidí a arriesgarme.
Me arrastré a través de la habitación tan silenciosamente como un gato y me
dirigí a la puerta.
-¡Evie!-
Era Helen, sus ojos destellando en la obscuridad.

-¿Qué es esto?- susurré devuelta, tratando de sonar indiferente.

-No salgas esta noche. No debes.-

-No sé de lo que estás hablando.-

-Es luna nueva,- ella dijo. -Ellos estarán ahí.-

-¿Quién? ¿Quién estará ahí?-

-Yo… no puedo decirte.-

-Oh, me estas impulsando descabelladamente,- silbé.

-Pero no voy a dejar que este lugar me sobrepase; ¿me entiendes?-

-Hay cosas sobre este lugar que tú no sabes,- ella contestó. -Tienes que ser
cuidadosa.-

India se revolvía durmiendo. Nosotras estábamos en peligro de despertarla.


Me incliné más cerca de Helen. -Mira, Helen, estoy agradecida por tu consejo
y todo eso, pero no necesito tu ayuda. Me puedo cuidar a mí misma.-

Le di la espalda y me escapé, haciendo mi camino tan rápidamente como


podía bajar la estrecha escalera trasera. Por fin abrí la vieja puerta verde y
apreté el paso en el frío aire nocturno.

Sebastián me estaba esperando, caminando arriba y abajo en el patio. Él me


tiró a las sombras, y me besó, luego me dio un abrazo apretado. -Gracias a
Dios que estas a salvo. He estado tan preocupado.-

141
Immortal * Foro Purple Rose
-¿Por qué? ¿Qué pasa?-

-Cada vez que tengo que dejarte ir, no sé cuando nos veremos otra vez. Estoy
en agonía cada segundo que estoy lejos de ti.- Él besó mis labios, mis ojos, mi
frente, como alas de mariposa cepillando mi cara.
-Queridísima Evie, Evie querida,- el murmuró. -No podemos quedarnos aquí.-

El me condujo a través del almacén del establo dentro de la huerta


amurallada. Las estacas permanecían como centinelas en la luz de la luna.

-¿Por qué entramos aquí?- pregunté.

-Creo que alguien está mirando el lago.-

-¿Quién?-

Él se encogió. -Uno del personal patrullando las tierras, no dejando entrar


indeseables como yo. Hablemos aquí en cambio.-
Encontramos un banco de piedra en una esquina vaga. Sebastián respiró con
alivio, y sonrió. -¿Hoy me has echado de menos?-

-Cada hora, cada minuto, cada segundo.- Le devolví la sonrisa. Él envolvió sus
brazos a mi alrededor y me acurruqué contra él, caliente y a salvo. Todo iba a
estar bien. Yo confiaba en él completamente, y no había nada que yo no
pudiera decirle. -Sebastián, quiero preguntarte que sabes sobre Lady Agnes.-

-¿Agnes? ¿En cuanto a ella?- Su cuerpo repentinamente se tensó y se puso


rígido al lado del mío.

-Tú me estabas diciendo todas esas cosas sobre Lord Charles cuando me
mostraste la vieja gruta, entonces pensé que podrías saber sobre Agnes,-
dije. -He estado pensando mucho en ella, y aquellas cosas extrañas que he
estado viendo- Pienso que están unidas a Agnes. Ella es una clase de…
cercana a mí. Tipo de conexión. Es difícil de explicar, pero me preguntaba si
tú alguna vez ha escuchado algo sobre ¿ella teniendo un bebé antes de que
muriera? Sé que esto suena complemente descabellado.-

Sebastián me dejó y se levantó. -Es verdad,- dijo lentamente. -Ella se escapó


de Wyldcliffe y se casó con algún populacho pintor, un artista que luchaba
por abrirse caminos. Ellos tuvieron un bebé. Una hija.-

142
Immortal * Foro Purple Rose
Entonces la primera parte de mi teoría estaba equivocada. Agnes había
estado casada después de todo. Entonces ¿qué en cuanto a Effie? ¿Ella era
verdaderamente la hija de Agnes?

-¿Tú sabes que ocurrió con la bebé?- le pregunte ansiosamente.

Sebastián se volteó hacia mí con ojos cansinos.

¿Por qué estas preguntando todo esto?-

-Pensé que había descifrado algo sobre Agnes que tiene una conexión con mi
familia, pero debo haberlo entendido todo mal.-

-¿Qué quieres decir?-

Todo esto me cayó a toda prisa: la carta de la clínica de ancianos; el bebé,


Effie, que llegó a Uppercliffe en el año en que Agnes murió; y mi noción de
que ella podría haber sido la hija ilegítima de Agnes. Le dije sobre el papel
con el mensaje secreto sobre -la herencia de la familia- de los descendientes
de Evelyn Smith, y sobre el último regalo que

Frankie me dio.

-¿Un collar?- La voz de Sebastián se puso urgente.

-¿Es el que estabas usando el otro día? Yo realmente no lo vi. Déjame ver.-

-Okay,- contesté. -Espera un minuto.-

Algo crujió en los oscuros arbustos mientras hurgaba para desatar la cinta.
Eché un vistazo alrededor, sintiéndome de una manera extraña poco
dispuesta a quitar el collar, aún para Sebastián. Pero se lo mostré, su forma
plateada brillando a la luz de la luna, y él se movió para alcanzarlo. Hubo un
golpe de luz azul, y Sebastián pasmado se echó hacia atrás, agarrando su
brazo.

El collar se calló a la tierra.

-¡Sebastián! ¿Qué sucedió?-

Sus ojos estaban cerrados, y él no habló; entonces el despacio levantó la


mirada y me dio una angustiada, torcida sonrisa. –Solo un golpe de
electricidad estática. Tú tienes ese efecto en mí.- Él se derrumbó en el banco
con sus manos cubriendo su cara. Volé a su lado y puse mis brazos a su
alrededor.

143
Immortal * Foro Purple Rose
-¿Qué es esto? ¿Qué pasa?- Él gimió. -¿Qué va a pasarnos, Evie?-

-Nada va a pasar. Convenceré a Miss Scratton que nos deje vernos


apropiadamente- tú sabes, los fines de semana. Le escribiré y le explicaré a
Papá, y lo resolverá con la escuela. No hay nada de qué preocuparse.-

Pero aún cuando dije eso, sabía que no estaba bien.

-Eso no va a funcionar,- el dijo, mirando fijamente a los terrenos. -No puede


funcionar. Tengo que marcharme.-

Mi cerebro se tambaleó. Esto no estaba sucediendo.


Él no estaba diciendo esas palabras. Pero él se estaba levantando, alejándose
de mí, preparando a marcharse.

-Tú no puedes… no justo como esto, Sebastián,- grité como loca.

-Evie, me prometiste una vez que no pensarías mal de mí. Necesito que
recuerdes esa promesa cuando me haya ido.-

-¿Qué sobre anoche?- tartamudeé. -Me dijiste que nosotros estaríamos juntos
siempre.-

-Y tú lo lamentarías por toda la eternidad.-

-No lo haría; ¡no lo haría!-

-Pero yo lo haría,- dijo severamente. -Yo lo haría,


Evie.-

Lágrimas quemaron en mis ojos. Un terrible peso asentado en mi corazón.


Debo haber hecho algo mal la noche pasada. Aún yo sólo había devuelto sus
besos con honesto placer. Me sentí perdida sobre un mar traicionero sin
nadie para guiarme. Lo perseguí.

-¿Adónde vas? Quédate conmigo,- supliqué.

-No puedo. Hay algo que tengo que saber. Todo depende de ello.
Encuéntrame a las puertas de la escuela mañana en la noche.
Estaré esperando.- Él caminó unos pasos, luego giró por un último momento,
una mirada de dolor y desesperación en su cara. -Recuerda que te amo.-

144
Immortal * Foro Purple Rose
En unos momentos él se había ido, y en la noche era oscura a mí alrededor,
como si cada luz hubiera sido sacada. Sabía que cuando nos encontráramos
después, debería decir adiós. Y yo sabía que, independientemente de lo que
Sebastián había dicho, el golpe de fuego azul no había sido ningún choque
estático. Mi collar seguía brillando en la tierra húmeda. Me incliné y lo recogí,
y lentamente hice mi salida del jardín como un sonámbulo.

CAPITULO 39

El collar. El fuego. La niña. Sebastián.

¿Cómo estaba todo conectado? No sabía cómo ni porque, pero intuí que Lady
Agnes estaba en el centro de todo. Fue solo después de que la mencionara
que Sebastián se comporto de manera extraña, muy ansioso y tenso… me
dirigí hacia la habitación y mientras me quedaba dormida vi lo que me
pareció ver la cara de Agnes, no la de Laura, velando por mí. Cuando
desperté no podía sacarla de mi mente.

Había planeado contarle todo a Sarah esa mañana, confiando que había
resuelto todos los misterios, pero ahora estaba confundida y asustada. Me
quede callada, preocupándome por lo que Sebastián necesitaba encontrar.
¿Que podría ser? ¿Y si él me amaba, porque estaba hablando de irse?

Los segundos y minutos parecían dolorosamente lentos. Luche para


concentrarme en lo que el profesor de Biología explicando para nublar mi
mente y evitar conseguir una detención en Latín por un confuso pasaje de
Virgil. Pero cada tormentosa hora me traía cerca de las respuestas que
necesitaba.

El sol de diciembre estaba en el amarillo y sucio cielo como un fruto duro y


amargo. Estaba oscuro afuera y las luces se encendieron para la cena.
Mantenía mirando el reloj.

Pronto lo vería. Pronto encontraría…

-Evie, ¿qué pasa?- Sarah se inclino sobre la mesa de cenar.

-Dolor de cabeza,- Mentí, pero ella no parecía convencida. Hice un esfuerzo. -


Es el cumpleaños de Frankie. Es un poco duro.-
Eso era verdad, pero no era toda la verdad. No era solo Frankie la que me
estaba rompiendo el corazón.

145
Immortal * Foro Purple Rose
Por fin terminamos las oraciones y los estudiantes fueron despedidos. Sarah
me dio una rápida sonrisa, y yo me quede como de costumbre, para recoger
las bandejas del café con Helen. Intencionalmente no dije nada mientras
trabajábamos. He tenido suficientes cosas en mi mente sin tener que lidiar
con Helen. Cuando terminamos de poner en su lugar la ultima cuchara de
plata, ella metió un pedazo de papel en mi mano.

-¿Qué es esto?- Le pregunte secamente.

-Es algo que tú necesitas saber.- Ella se veía terrible, muy nerviosa y agotada.

-Solo léelo, eso es todo.-

Ella salió caminando con los hombros caídos y con la cabeza hacia abajo.
Desdoble el papel y lo extendí sobre una de las mesas.

Era un recorté de un periódico local. Valioso Cuadro Robado, decía el titular.

Me senté desconcertada y comencé a leer.

Un reciente asalto en un edificio histórico local,

Fairfax Hall, dio como resultado la pérdida de un retrato de una antigua


familia. La pintura en oleo había sido colgada allí desde la época Victoriana.

Los ladrones interrumpieron en la residencia, la cual ahora es un museo


popular y tomaron el retrato de Sebastián Fairfax, el caprichoso hijo de Sir
Edward Fairfax.

Una mano fría parecía tocar la parte de atrás de mi cuerpo y mis ojos se
desplazaron por el resto del artículo.

Se rumoraba que Sebastián había tomado su propia vida, aunque su cuerpo


nunca fue encontrado. La Señora Melinda Dawson, directora del museo,
comento; -Es una lástima perder el único retrato que teníamos de ese
personaje pintoresco. Y es un misterio por qué no se llevaron otras cosas. La
pintura no tenía gran valor, pero es una gran pérdida para la sala.-

En la parte inferior del artículo estaba una imagen de la pintura perdida. Era
un retrato exacto de mi Sebastián. Los mismos ojos, el mismo cabello, la
misma expresión burlona. Imposible.

Corrí detrás de Helen, pero ella ya había desaparecido.

-Han visto a Helen Black?- le pregunte a un grupo que se dirigía por las
escaleras de mármol hacia las camas, pero ellas solo se encogieron de
hombros y sacudieron sus cabezas.

146
Immortal * Foro Purple Rose
-Estas buscando a Helen?- Dijo una voz detrás de mí. Era Miss Dalrymple, y
junto a ella estaba la agria y fornida profesora de matemáticas, Miss Raglan.
Ellas parecían como cuervos negros en ropas de color gris, pero Miss
Dalrymple era toda sonrisa.

-Pobre Helen tiene detención esta noche, me temo. Niña tonta! Que ella ya
debería conocer las reglas.-

-Algunas personas no pueden mantenerse alejadas de los problemas,- Dijo


Miss Raglan con frialdad.

-Pero necesito hablar con ella, solo por un segundo,- Suplique. –¿Dónde
está?-

-Oh, querida, me temo que tendrás que esperar,- Dijo Miss Dalrymple. -A
menos que…- Sus ojos se entrecerraron ligeramente. –A menos que te
gustaría que le diéramos un masaje a ella?-

-No…no…- Me aleje, -No, gracias.-

Acostada en la cama del dormitorio, espere a que

Helen regresara, pero cuando las horas pasaban y ella no llegaba no podía
retrasar eso por más tiempo. Tal vez había estado enferma y se había ido a la
enfermería de nuevo, pensé. Pero no tenía tiempo de preocuparme por
Helen.

Tenía que encontrar a Sebastián antes de que fuera demasiado tarde.


Demasiado tarde, demasiado tarde. Las palabras hacían eco en mi mente
como una advertencia.

Sebastián estaba en las puertas, como habíamos acordado. El recorte de


periódico estaba profundamente oculto en mi bolsillo.

Seria esperar. Yo quería escuchar primero lo que él tenía que decir.

-Gracias por venir,- Dijo él, como si yo fuera una invitada a una cena
surrealista. Le temblaba su voz y su mano se sacudía cuando él me ayudo a
montarme al caballo. Me agarré a él como si pudiera tocarlo por siempre,
pero a medida que nos alejábamos galopeando parecía todo dar un mensaje:
demasiado tarde, demasiado tarde, demasiado tarde… la niebla se
arremolinaba sobre las colinas y la luna iba por encima de nosotros.
Sebastián insto a que el caballo más rápido hacia el paramo. Pronto reconocí
el contorno oscuro de un edificio debajo de la colina. Habíamos llegado a
Fairfax Hall.

147
Immortal * Foro Purple Rose
Sebastián se detuvo y el caballo tomo su camino por un lado de la colina,
hacia la vieja casa, pude ver la sombra del lago en donde habíamos estados
sentados. El agua estaba en calma y ahora todo estaba tranquilo y en silencio.

-¿P-por qué estamos a-aquí?- Mis dientes chocaban por el frio.

-Quiero mostrarte algo.-

El se deslizo del lomo del caballo y lo seguí por el pasto hasta que llegamos a
un área oscura: una placa de piedra estaba medio enterrada bajo una maraña
de espinos. Era el lugar exacto en donde había visto a Helen, o donde
pensaba que la había visto cuanto visitamos el Hall.

-Ven y mira, Evie.- Sebastián tomo mi mano con sus dedos fríos y nos paramos
uno al lado del otro en frente de la placa de granito.

En memoria de un hijo amado,

Sebastián James Fairfax,

Nacido en 1865.

Se piensa que partió de esta vida

En 1884,

Por su propia mano.

DIOS DE DESCANSO A SU ALMA.

-Ese conmemorativo es para mí. Esto es lo que soy.-

El miedo se rompió en mí como una ola de hielo.


-Deja de ser tan dramático, eso es algo estúpido-

-Es la verdad.- El parecía enormemente cansado y triste. -Mis padres


pusieron esta lapida. Pero tiene algo malo. Yo no morí en
1884. Yo nunca he muerto.-

No, no, no. Yo quería gritar, pero hice mi mejor esfuerzo por mantener la
calma. Sobria, la sensata Evie, tranquila, lógica y razonable…

-Pero no eres Fairfax,- Argumente.

148
Immortal * Foro Purple Rose
-Sebastián James, recuerdas? Solo dije mis dos primeros nombres.
Convenientemente olvide el Fairfax. Lo siento mucho, te mentí. No tenía otra
opción.-

-Por favor, para-

-Pobre Evie, piensas que estoy loco, verdad? Y tienes razón. Fue algo loco
permitirme verte de nuevo, fue loco dejar que esto sucediera, y fue loco
permitirme amarte.-

Amor.

Parecía una palabra de un mundo diferente. Pero era todo lo que tenia.
Sebastián me amaba. Yo amaba a Sebastián. Tenía que aferrarme a eso y no
dejarlo ir.

-Es porque te amo que tengo que decirte la verdad,-

Dijo él. -Es demasiado tarde para seguir fingiendo que todo va a tener un final
feliz.-

Demasiado tarde. Mi corazón se sentía vacio, como una tumba saqueada.

-Cuando vuelvas a la escuela esta noche nunca podrás verme de nuevo.


Tengo que hacértelo entender. Por favor, dame esta oportunidad para
explicarte.-

-De acuerdo,- Le conteste mecánicamente, aunque mis palabras parecían


venir de un profundo sueño.

Nos alejamos de la placa de granito y Sebastián extendió su abrigo para mí en


la hierba. Me senté, pero el caminaba inquieto, como si no supiera cómo
empezar. Entonces saco un libro negro de su bolsillo y lo puso en mis manos.

-Tienes que leer esto. Si no me crees lo que estoy diciendo, entonces créele a
ella.-

-¿A quién? ¿De qué estás hablando?-

-Estoy hablando de Agnes, por supuesto. Este es su diario. Todo lo que


necesitas saber esta allí.-

Mire con asombro las manchas de humedad del pequeño libro. Sus páginas
estaban cubiertas con una pequeña letra cursiva a mano, algunas de las letras
parecían manchas debido a que la tinta se había extendido y desvanecido.
Parecía algo muy antiguo.

149
Immortal * Foro Purple Rose
Mi voz se quebró en pánico. -De donde sacaste esto?-

-Por favor, Evie, solo léelo- por mí. Por nosotros. Por favor.-

Las palabras bailaban en frente de mis ojos. Estaba a punto de descubrir la


verdad al fin? Comencé a leer la letra cursiva: Mi noticia es que el querido S.
está de vuelta de sus viajes por fin.

CAPITULO 40

Finalmente había llegado al último apunte del diario. Sebastián y yo nos


habíamos sentado uno al lado del otro a los largo de la noche, sin hacer caso
al tiempo, cuando seguía a Agnes en cada paso de su diario. Y ahora ella casi
había terminado de contar su historia:

Diciembre 11, 1884

Habíamos llegado a Wyldcliffe después de un agotador viaje y estuvimos aquí


varios días. Martha y su familia han sido obligados a guardar el secreto acerca
de nuestra presencia hasta que encuentre el momento apropiado para
acercarme a mis padres. La gente de Martha está siendo muy amable. Su
sobrino John esta recién casado y su esposa me pide que la deje arrullar la
bebe, maravillándose por sus pequeños dedos de las manos y los pies. Juro
que todos se han encariñando con ella. Su amor y comprensión hacen mi
labor más fácil, pero siento temor de la primera reunión con mi familia.
Todavía no he decidido si tocar a su puerta o escribirles primero. He estado
tomando largas caminatas al atardecer, dejando a mi bebe- y el otro tesoro
que guardo- seguros con Martha, mientras ando por mis antiguos lugares
favoritos, meditando sobre mis recuerdos.

Una vez, me pareció ver a un jinete en la distancia en un caballo negro, y mi


corazón salto con la idea de que podría ser el. Pero Martha dijo que el apenas
se movía por el Hall y vivía casi en total aislamiento. Es mejor así, aunque
confieso que me encantaría verlo una vez más y saber si se ha arrepentido de
su locura. Ruego que así haya sido, por el bien de todos.

Si tan solo pudiéramos volver atrás, antes de que todo esto comenzara y solo
tener un largo paseo en los páramos, como cuando éramos niños. Y aun así,
no podía lamentar todo lo que había sucedido, porque sin esta enredada
historia no hubiera tenido a mi hermosa babe, mi querida Effie. Solo su vida
importaba ahora. Dentro de poco tiempo tendría que encontrar el valor para
enfrentar a mis padres y averiguar el destino de mi pequeña ya sea que ellos

150
Immortal * Foro Purple Rose
la protejan cuando yo me haya ido. Pero algo en mi susurraba que he vuelto a
Wyldcliffe para morir.

A pesar de esto, mi corazón está lleno de esperanza. Siento que mi hija tendrá
una vida más feliz que la mía. Y cuando miro hacia el futuro con la poca fuerza
que me queda, se que después de que mi hija y las hijas de mi hija hayan
dejado este mundo, la chica que he visto en mi mente vendrá del salvaje mar
y pondrá descanso a todo este dolor.

Las lágrimas nublaron mi vista. Apenas podía leer las últimas líneas.

Soñé con ella anoche. Estaba parada en la cima del paramo con su cabello
revolviéndose libremente y el regalo colgaba en su cuello. Cuando la mire, la
vi levantar su mano y las colinas alrededor de ella se volvieron olas de color
verde luchando en una poderosa tormenta. No sé lo que eso significa. Pero
ella también es mi hija, mi hermana, mi esperanza. Sé que estaré con ella
siempre y de alguna manera la ayudare antes del final.

Con todo ese gran dolor. Me limpie los ojos, viendo a Agnes en mi mente tan
claramente cómo veía la áspera hierba en mis pies. Ella estaba inclinada en
una mesita, con una pluma antigua, levanto su pálida y seria cara y me sonrió.

Mi cabeza daba vueltas con las imágenes del fuego y el agua, de reuniones y
discusiones, de rituales extraños y sombras amenazadoras. Y a pesar de todo
hay estaba in chico de cabellos oscuro, apasionado, obstinado y hermoso. Un
chico llamado Sebastián James Fairfax. Deje caer el libro de mi rodilla y cerré
los ojos.

-Así que ya sabes,- Dijo Sebastián en voz baja.

-Qué?- Me obligue a decir. -El diario debe ser falso, una broma.- Pero sabía
en mi corazón que no lo era.

-No es falso. Este diario fue sepultado en un ataúd de plomo junto a la tumba
de Agnes. Por todos estos años he respetado ese lugar de descanso, pero
anoche el pensamiento de los papeles ocultos me atormentaba más allá de mi
resistencia. Agnes una vez me había hablado de la niña con la que había
tenido una visión extraña. Tenía que saber que la niña eras tú-si tú eras parte
de nuestra enredada historia.- El desvió la mirada, como si estuviera
avergonzado.
-Yo…Excavé el ataúd anoche. Tenía que averiguar si Agnes había dejado una
pista que me dijera la verdad.-

151
Immortal * Foro Purple Rose
-Oh, Dios Mío…-

-Tú eres la que ella escribió, la que ella estaba esperando. Es verdad.
Eres descendiente de ella. La última vez que vi a Agnes ella me dijo que la
bebe estaba muerta, pero en realidad estaba viva y bien, ocultándola en la
granja con Martha. Después de que Agnes murió, la familia de Martha oculto
su diario y tuvieron a la niña como si fuera una de ellos. Ya habías supuesto
esa parte de la historia y sabias que era el collar de Effie que usabas.- Una
hambrienta mirada cruzo su cara, -El collar es la clave de todo.-

Trate una vez más de escapar de la realidad.

-Agnes no puede haberte dicho algo, Sebastián. Ella murió hace más de un
centenar de años, y ahora estás conmigo. Todo está en el pasado. Se acabo.

Tú solo estas confundido; no estás bien.-

Sebastián sacudió la cabeza. -Es inútil, Evie. Piensa en lo que acabas de leer.
Que le advirtió Agnes a su amigo, a su amado? Ella le dijo que envenenaría su
propia existencia?-

El cielo parecía presionarse sobre mí y las colinas me miraban, esperando a


que una catástrofe ocurriera. No quería hablar de esas palabras. Pero tenía
que hacerlo.

-Ella le dijo que no buscara la vida eterna.-

-Y el la ignoro. El se fue por esos caminos oscuros, tan lejos como pudo sin su
ayuda. No fue lo suficiente para alcanzar la verdadera inmortalidad, pero fue
suficiente para vivir cientos de años, tal vez, doscientos. Suficiente como para
poder hablar con Agnes y luego contigo, cinco generaciones después.-

-Tengo que irme.- Empecé a caminar. Todo lo que quería hacer era regresar
a la escuela, meterme en la cama y sacer esta locura de mi cabeza.

-Evie, espera- Puedo probarlo. Espera!-

Me di la vuelta de mala gana y vi a Sebastián tomar algo de su bolsillo. Su


destello era de color gris cuando él se lo llevo a la cabeza.

-Mírame, Evie.-

152
Immortal * Foro Purple Rose
-No!- el ruido de un disparo hizo eco a través del paramo, magnificado cien
veces más en la tranquila noche. Los pájaros se agitaron por encima de los
arboles. Me precipite sobre el cuerpo caído de Sebastián. Una antigua pistola
de plata había caído de su mano. La sangre corrió por el lado de su cara y sus
ojos estaban mirando hacia las estrellas. Me cubrí el rostro con horror,
temblando y aterrorizada. Unos minutos después, una baja voz se mezclo con
el viento.

-No llores, Evie. Tenía que demostrar que estaba diciendo la verdad.-

Levante la vista y grite. Sebastián estaba arrodillado a mi lado, tratando de


consolarme.

Donde estaba el agujero a un lado de su cabeza, ya no había ni siquiera una


marca, como si nunca hubiera ocurrido.

-¿Lo ves? No puedo morir. Nunca morí. Yo soy Sebastián Fairfax. Me crees
ahora?-

No podía responder. Me puse de pie y me tambalee, me incline sobre y


hierba sintiéndome violentamente enferma.

-Te sientes mejor?-

No pude responder. Sebastián había limpiado mi cara y me arropo con su


abrigo, pero todavía estaba temblando.

-Siento que te haya sorprendido tanto. Era la única manera que tenía para
convencerte.-

-Lo sé.-

Finalmente sabía la verdad. Sebastián había conocido a Agnes. El había


estado vivo por casi ciento cincuenta años, sin embargo, todavía tenía
diecinueve…El nunca podría morir…Yo necesitaba decírmelo una y otra vez.
Saque el recorte de periódico de mi bolsillo y se lo di.
-Tu robaste la pintura de la Sala Fairfax, ¿cierto? ¿Así no me imaginaria quien
eras tú?-

-Sí. Pensé que eso sería el final de todo entre nosotros. Y no podía soportar no
volver a verte. Sé que fue egoísta. Pero eras lo único bueno que tenia, la única
luz en la terrible oscuridad que me rodea. Lo siento mucho.-

153
Immortal * Foro Purple Rose
-Cuéntamelo todo, Sebastián. Quiero entenderlo.-

El dudo. -Hay tanto que desearía que no supieras. Pero cuando te lo haya
dicho, entenderás porque no podemos vernos de nuevo.-

-Pero si nos amamos- Comencé.

-El amor puede ser destruido, Evie,- El contestó con gravedad. -No creo que
sientas más amor por mí cuando te lo haya dicho todo.-

No pensé que algo más pudiera aterrorizarme de nuevo. -Solo quiero la


verdad.-

-Todo lo que Agnes escribió en el diario es cierto,- Comenzó Sebastián.

¿Cómo encontré el Libro?, ¿cómo empezamos a seguir el Camino Místico? Al


principio parecía un juego, pero Agnes tenía un don extraordinario. Ella tenía
razón: Yo estaba celoso de ella. Estaba acostumbrado a que me adoraran, a
ser el mayo, el más sabio, más conocedor- o eso creía yo. Trate de superarla
trabajando muy duro, me esforcé para aprender y profundizar más, pero ella
era completamente natural.

-¿Sabes lo que sucedió después? Mi loca ambición se izo cargo. La intimidaba


una y otra vez para que me diera lo que yo quería. Sabía que ella me amaba,
pero yo era demasiado egoísta para sentir amor verdadero a cambio.

Quería poder, no amor. Quería vivir por siempre. Agnes podía haber
encontrado una manera para llevar a cabo lo que le pedía, pero ella sabía que
sería un error. Eso podría distorsionar sus poderes y la llevarían hacia lugares
peligrosos. Y sin embargo para ella era un tormento el no ser capaz de darme
lo que yo anhelaba, así que huyo de mi.

-Cuando ella se fue, me puse furioso. Mi orgullo me obligo a demostrar que


podía lograr mis sueños sin ella, sin ni siquiera decírselo. Oh, Evie, no puedo
describir los espantosos lugares a los que fui! Pero estaba contento conmigo
mismo; creí que estaba haciendo algo audaz, valiente y magnifico. Con el
tiempo he aprendido a expresar mi vida más allá de los sueños de un
hombre.

Viviré por muchas generaciones, pero un día mi tiempo se acabara. La


verdadera inmortalidad se me escapa. Todavía necesito el contacto con el
Fuego eterno, el cual Agnes alcanzo tan fácilmente con su incorruptiblemente
mente.-

154
Immortal * Foro Purple Rose
-Agnes se había escondido en las hediondas calles de Londres, mientras sus
padres pretendían que estaba en un viaje de por toda Europa. Ellos tenían
miedo por el posible escándalo y se llenaron con la esperanza de que su
querida niña regresara a casa algún día, como si nada hubiera ocurrido. Trate
desesperadamente de encontrar a Agnes, sin ningún éxito. Pero cuando por
fin se atrevió a volver a Wyldcliffe, mis espías la encontraron con bastante
facilidad. Ella caminaba cada noche en las sobras de los muros de la Abadía,
tomando fuerzas para encontrar el valor de regresar a casa. La espere, y una
noche por fin nos encontramos de nuevo.-

El gimió y se cubrió la cara con las manos.

-Oh, Evie, dime que me amas ahora, por última vez.-

Tome sus manos en las mías y lo mire directamente, su belleza estaba turbada
por el miedo, el dolor y el agotamiento, pero eso no importaba.

-Te amo, Sebastián. Siempre lo hare.-

El beso mis manos y se obligo a continuar.

-Agnes estaba más bella que nunca, aunque delgada y exhausta. Ella estaba
contenta por volverme a ver. Pero yo era poco amable, como siempre. Ella
me hablo de su matrimonio y de la bebe. Yo la acuse de por degradarse a sí
misma casándose con alguien que no fuera yo. Hice locas amenazas contra su
esposo y su hija. Entonces ella me dijo que su esposo –Francis- había muerto,
y que su hija estaba muerta también. Le creí, así que le pedí que viniera
conmigo, para comenzar de nuevo. Ella se negó y dijo que no podría amarme
como un esposo, solo como un hermano. Me enoje. Le dije que la amaba, eso
era mentira. Le dije que la necesitaba, eso era cierto.-

-Ves, Evie, todavía soñaba con ganar la perfecta inmortalidad. Vivir por
doscientos años, o incluso quinientos años, no serian suficientes para mí.

Le pedí a Agnes que me ayudara. Pero ella me dijo que había renunciado a
sus poderes y los había ocultado en un Talismán secreto que yo nunca
encontraría. Mi temperamento se encendió y la sacudí con violencia,
exigiendo saber donde estaba oculto. Ella trato de liberarse, pero una ciega y
desenfrenada ira se apodero de mí. No la dejaría irse. Yo quería hacerle daño
por el dolor que me causaba. La tire con rabia, y ella…ella…-

El se detuvo.

-¿Qué sucedió? ¡Dímelo!-

-Ella se golpeo la cabeza contra la pared, cuando se cayó. Todo sucedió muy
rápido, fue solo un pequeño momento. Su cuerpo yacía en el suelo, como una

155
Immortal * Foro Purple Rose
flor en la luz de la luna. Empecé a llorar, pidiéndole perdón, rogándole que
me hablara. No había nada que ella pudiera decir.-

El me miro con vergüenza y miseria quemando su cara. -Agnes murió. Yo la


había destruido.-

CAPITULO 41

Un pájaro comenzó a cantar, a lo lejos por el páramo. El cielo comenzaba a


clarear. La noche pronto habría terminado, pero el amanecer no traería
esperanza o consuelo. Sebastián había matado a Agnes y nos quedamos para
continuar con la confusión cansados de la vida.

-Me odio y desprecio a mí mismo.-

-No,- dije. -No debes decir eso-.

-¿Por qué no, si es verdad?-

No le respondí. Estaba muy cansada. Nada parecía bastante real.

-Entonces, ¿qué va a pasar ahora?- Le pregunté, obligándome a hablar.

-Quiero que te vayas de Wyldcliffe tan pronto como se pueda-, dijo Sebastián.
-Es tu única esperanza de llegar a salvo de todo esto -.

-No tengo a dónde ir. Y quiero estar cerca de ti -.

-Evie, eso es lo último que debes querer! Soy un monstruo y un asesino.-

-¡Tú no lo eres! Fue un accidente. Nunca quisiste lastimar a Agnes, sé que no


lo quisiste.-

-Querida Evie. Tú siempre tan buena, tan confiada. -, Suspiró. -Pero hay más.
Tú no has escuchado la historia completa todavía. Tengo que decírtela ahora,
mientras yo tenga la valentía. Pero salgamos de aquí-.

Empezamos a caminar lentamente en la dirección a la Abadía distantes,


conduciendo al caballo por la hierba áspera. Me alegré de abandonar el
monumento oscuro bajo los árboles espinosos.

Miré el rostro atormentado de Sebastián.

En ese momento yo no sabía si lo amaba o compadecía, pero yo sabía que mi


corazón estaba destrozado.

156
Immortal * Foro Purple Rose
-Entonces, ¿qué quieres decirme? ¿Tiene algo que ver con Agnes? Él asintió
con la cabeza. -Cuando me di cuenta de que Inés fue... que todo había
terminado... yo no podía dejarla allí tendida. La levanté y llevé a través de una
puerta pequeña en las paredes de la Abadía, en los jardines. No había nadie
alrededor. Me acerqué a las ruinas de la antigua capilla y la puse en una cama
verde de hierba donde el altar sagrado alguna vez había estado. Incluso
entonces estaba más preocupado por mi mismo que por ella, preocupado por
mi dolor y vergüenza y mis miedos. Se me ocurrió que el talismán del que
había hablado podría estar alrededor de su cuello, y que yo podría utilizar los
poderes que había sellado dentro para revivirla. Al menos, eso fue lo que me
dije a mí mismo. Ella no lo llevaba puesto, por lo que busque en el bolsillo. No
había nada en ellos excepto un trozo de cinta. Un recuerdo de su bebé,
supuse.

-Entonces oí ruido en los árboles. El vigilante nocturno se levantó del fogón


junto a la puerta de entrada para hacer una inspección de los jardines. Debió
de haber visto el vestido de Agnes aleteando sobre la hierba y a mí en
cuclillas junto a ella. Él vino corriendo hacia mí con un par de pistolas de
plata, pidiendo ayuda. Lo tiré al suelo y agarré una de las pistolas, la sostuve
contra su cabeza, y amenacé con dispararle. Pero yo estaba enfermo por la
idea de tomar otra vida. Lo dejé ir y salió corriendo. Por ahora la alarma había
sido activada. Sirvientes salían corriendo en camisones. Maniobré para
evitarlos, pero el vigilante apunto su pistola y disparó. La bala travesó mi
corazón.-

Se rió de repente, un extraño sonido discordante

-Fue tan extraño, Evie. Me alegré de morir. Después de todo lo que había
hecho para evitar la muerte, le había dado finalmente la bienvenida. Pero no
funcionó de esa manera. Sentí la sangre chorreando por mi pecho. Me dejé
caer sobre la tierra y entonces... no puedo describirlo... todavía estaba
consciente, pero transformado. Había pasado a un mundo de sombras. El
dolor me dejó y me levanté. Los sirvientes estaban corriendo junto a mí,
gritando, -¿Dónde está? Ha salido? -

- Yo estoy aquí, ¡tontos!-, Grité. -Vengan por mí-. Pero no parecían


escucharme o verme. No estaba muerto, pero no estaba vivo. No sentía
hambre o sed o dolor. Las pociones secretas que había tomado, los ritos
malvados que había padecido en la búsqueda de la inmortalidad me habían
dejado con esto: ya no vivía, pero no podía morir realmente.-

Miró hacia abajo sobre el valle.

-Hubiera aceptado eso, Evie, como un justo castigo por lo que había hecho.
Una interminable existencia sin sentido o alegría. Después, cuando abandoné

157
Immortal * Foro Purple Rose
la Abadía, pronto s hizo evidente para mí que lo que encontré era peor que
eso.- Un estremecimiento recorrió todo su cuerpo como un espasmo de dolor.
Los maestros oscuros a los que había servido en mi búsqueda del
conocimiento prohibido me dijeron que una opción presentada ante mí in el
mundo de las sombras que ahora habito. Tengo una última oportunidad para
convertirme en uno de los invencibles como ellos, existiendo por siempre
fuera del alcance del tiempo y las reglas de Dios y el hombre. Para eso,
necesito el Talismán.-

-¿Por qué? ¿Qué lo hace tan especial? -

-Agnes había sellado no sólo sus poderes, sino también su amor por mí en el
interior del objeto sagrado. Nada más puede ayudarme. -

-Pero ¿y si no lo encuentras?-

Sebastián hizo una mueca, vacilante ante algún recuerdo terrible. -Sin el
Talismán, no se me permitirá estar como era. No podré ser asesinado por un
disparo o por el filo de un cuchillo, pero sin el Talismán eventualmente me
esfumaré.-

-¿Esfumarte? No lo entiendo. -Creo que nunca lo entendería.-

-Esfumarse es marchitarse y decaer, hora a hora y minuto a minuto, hasta que


uno se convierte en un espíritu maligno de la oscuridad, un esclavo, un
tormento para uno mismo y los demás. En otras palabras,-dijo, -Un demonio.
Esfumarse es perder cualquier última chispa de humanidad, sin embargo, ser
eternamente consciente de la propia degradación. Y eso es lo que me pasará.
¡Oh, podría tomar muchos años, más de un centenar, pero ocurrirá al final.-

Se estremeció. Me sentía mal ante la idea de Sebastián, tan hermoso, tan lleno
de vida, convirtiéndose en alguno espectro espantoso. Me quedé pensando,
esto no puede ser verdad, no puede estar pasando. Pero así era. La tierra
estaba bajo mis pies, y el cielo estaba encima de mí. Yo estaba despierta. Y la
voz de Sebastián continuó inexorablemente, derramando sus terribles
secretos.

-Tenía miedo de ese destino. Había deseado la vida, no una muerte en vida.
Juré que haría todo lo posible para encontrar el Talismán y desbloquear sus
poderes. Recogí mi aquelarre de seguidores a mí alrededor y les ordené que
me ayudaran a mantener mis esperanzas atormentadas vivas. Traté de
convencerme a mí mismo que si tan solo pudiera encontrar el Talismán,
viviría no como un invencible, sino como un hombre otra vez; me convertiría
en la persona que Agnes quería que fuera, tuviera cientos de vidas para
corregir los errores que había cometido. Y entonces lo busqué por muchos
años sombríos y vacios. Y entonces algo sucedió... algo tan terrible...-
158
Immortal * Foro Purple Rose
-¿Qué?- Le pregunté, horrorizada. -¿Qué pasó?-

-Yo... no puedo soportar el decírtelo. Pero te juro que me hizo enfrentar hasta
el último de mis crímenes. Me di por vencido en la lucha por el talismán. Le di
la espalda a lo que había sido... me alimentaba. Acepté mi destino final. Para
llegar a ser un vil demonio no era más que lo que me merecía. Y en ese
preciso momento, cuando era débil y comenzaba a desaparecer, fue cuando
te conocí.-

Sebastián se volvió mi mano sobre la suya. Trazó la tenue cicatriz donde me


había cortado el vidrio de la noche que nos encontramos. Ahora sabía cómo
había sido capaz de arreglarlo, y por qué había parecido tan enfermo y pálido
cuando nos habíamos conocido. Sebastián no estaba enfermo, fue
desapareciendo dejaba de existir, dejándome atrás, dejando este mundo y
dirigiéndose a la oscuridad.... -Esa primera noche me sorprendió que me
vieras-, dijo. -Por lo general me oculto de los inocentes.-

-¿Cómo? ¿Y dónde has vivido todo este tiempo? ¿Dónde vas cuando no estoy
contigo? ¿Cómo vives? -Había miles de cosas que quería preguntar.

-Camino en las Sombras capturado entre la vida y la muerte. Todavía tengo


poderes suficientes. He aprendido a dejarme ver a los vivos, o puedo elegir
estar oculto. A veces me introduzco en la vida otra vez, tratando de olvidar
todo. He sido un obrero, un pastor, un viajero. Durante un tiempo viví con
algunos vagabundos romaní. Eran buenos para mí, como hermanos. Pero no
podía permanecer demasiado tiempo en un lugar o con un grupo de
personas. A los diecinueve años de edad, alguien que nunca crece, que no
parece comer o dormir, o tener cualquier conexión familiar? Era imposible
pertenecen a alguna parte. Así que siempre volvía a Wyldcliffe.-

-La noche que nos conocimos yo sabía que había algo especial en ti, Evie. Yo
me había ocultado y a mi caballo a través de algunos sencillos encantos, como
de costumbre. Y sin embargo, me viste. No sabía cómo ser amable, o incluso
apenas humano, cuando hablé por primera vez contigo, pero algo en ti me
hizo sentir vivo, y no fue sólo porque me recuerdas a Agnes. Estaba
desesperado, tan triste y solitario que no pude resistir la tentación de volver a
verte. Después de todo, yo estaba condenado, ¿qué más daba una última
auto-indulgencia? Pero eras joven y confiada y buena - todo lo que había
perdido, así que después de un tiempo me dije que tenía que dejar de verte,
por tu bien. Por primera vez en toda mi existencia realmente sabía lo que era
preocuparse por alguien más. Había estado obsesionado con Agnes, ligado a
ella de una manera que apenas entendía, pero contigo era diferente.- Sus ojos
azules se encontraron con los míos. -Para mí, solo existes tú. Me enseñaste
como amar.-

159
Immortal * Foro Purple Rose
-Me alegro.- Dije ferozmente.

-Yo también- Una leve sonrisa suavizó su rostro, y luego suspiró. -Pero yo era
demasiado débil para sostener mi resolución. Me deje seguir viéndote. Y la
más grande ironía es que fuiste tú quien me llevó al Talismán-.

-¿Cómo?-

-Fue tan simple, pero tan parecido a Agnes. Ha habido toda clase de rumores
acerca de los dos después de la muerte de Agnes y mi desaparición, que sus
padres trataron de aplastar. Dijeron que había muerto en un accidente. Ellos
querían creer, y querían que todos los demás también lo creyeran. Las
historias persistieron, sin embargo. La población local chismorreaba que
Agnes había traído un gran tesoro con ella desde Londres antes de morir.
¡Oh, dijeron todo tipo de cosas locas: documentos secretos que habían sido
enterrados junto a su tumba, que su fantasma había sido visto por la antigua
capilla, y que iba a volver un día como un ángel de luz a cuidar Wyldcliffe de
algún castigo severo. Incluso afirmaron que tocar su tumba podía curar a los
enfermos. -

Sebastián llegó a tocar mi pelo. -Cuando te conocí, pensé que podías


curarme, niña del mar.- Sonrió tristemente. -Sensata, Evie sensible, no habrías
escuchado todas esas tonterías, ¿verdad? Pero me aferré a la historia del
tesoro. Estaba seguro de que significaba el talismán, y como un estúpido
arrogante que no pensaba que para ella su verdadero tesoro era – su niña.
Una pequeña niña creciendo desapercibida en una granja local con una
baratija alrededor de su cuello era suficiente para engañar la gran magia y
astucia que me imaginé que iba a ser. Pero anoche que toqué tu collar me di
cuenta de cómo había sido engañado. En mi desesperación seguí las viejas
historias otra vez, escarbaba en la tierra para obtener más pistas. Me esforcé
a hacer la única cosa que había sido lo suficientemente decente para resistir:
recuperé los documentos secretos donde sus amigos los habían escondido en
terreno sagrado. Y su diario me lo dijo todo.-

Ahora entiendo. Colgaba alrededor de mi cuello, este talismán precioso,


transmitido de cada madre a su hija, los descendientes de Evelyn Frances
Smith, el secreto de herencia: nunca caer en la oscuridad. Todo lo que tenía
que hacer era dárselo a Sebastián, darle lo que siempre había querido, y
salvarlo de su terrible destino. Tal vez este -invencible- le permitiría ser,
pensé desesperadamente, tal vez sería realmente posible para Sebastián ser
restaurado a la vida humana como mi regalo inmortal, podríamos estar
juntos…

-Aquí-, dije. -Tómalo. Puedes tenerlo. -

160
Immortal * Foro Purple Rose
Me miró con una ternura infinita. -Querida Evie, aunque fuera tan simple. El
solo estar cerca de él me ha dado algo de fuerza y energía en estas últimas
semanas. ¿Pero no recuerdas lo que pasó la otra noche cuando intente
tocarlo? Agnes no era tonta. Ella ha ligado los poderes a ti y solo a ti. Y sabía
que si trataba de poner un dedo sobre él, esos poderes trabajarían en mi
contra.

-¿Por qué no iba a querer ayudarte?-

-Ella no sabía que yo ya estaba atrapado en mi propia locura. Ella pensó que
me protegía de un terrible error al sellar el Talismán. Pero ya era demasiado
tarde. Ya me había puesto en manos de mis maestros, como un tonto ciego. Y
así, también sellé la única cosa que pudo haberme ayudado: la memoria de su
amor.-

-No pueden estos… maestros tuyos abrirlo para ti?-

-No! Son despiadados. No ayudan a los débiles.- Un destello de dolor pasó


por su rostro.

-Los invencibles han alcanzado la inmortalidad con sus artes oscuras, y ya no


pueden ser tocados por la muerte, la verdad, o el amor. Gobiernan las
sombras, y son terribles.- Se estremeció y entrelazó sus manos.

Por un instante me pareció ver con los ojos de Sebastián: las figuras
espantosas de hombres vestidos de negro y rojo, con coronas de hierro en la
cabeza. Uno volvió su rostro hacía mí, y vi su devastación, la belleza
inhumana, y sentí que me pulverizaba bajo su fulminante mirada. Me arrastré
lejos de la terrible visión y traté de entender lo que Sebastián me había dicho.

-Mis maestros me han dejado claro que ahora solo hay una manera de que
pueda utilizar el Talismán para detener el proceso de desaparición.-

-¿Cómo? ¡Dímelo! -

Sebastián estaba más pálido que nunca, y su respiración se hizo de una


manera rápida un sollozo punzante. -Para conquistar el talismán, debo
tomarlo de ti por la fuerza y reclamar mí corona inmortal. Y para hacer eso
tendría que matarte.-

Sabía por su cara que estaba diciendo la verdad.

-No puedo estar más cerca de ti, Evie. Sé que cuanto más me desvanezca en la
oscuridad seré menos de lo que soy ahora, seré tentado a venir tras el
Talismán. Para convertirme en un invencible, o en su esclavo eterno. ¿Cómo
puedo estar seguro de lo que elegiré cuando el momento llegue finalmente?

161
Immortal * Foro Purple Rose
Tengo tanto miedo de destruirte, como destruí a Agnes. ¿Por qué no puedo
amarte? Mi amor no vale nada.-

-¿Qué pasa con mi amor por ti?- Lloré. ¿Todo eso para nada? -

-Debes dejar de quererme. Tu vida está en peligro, y no sólo por lo que este
tentado a hacer. Hay otras fuerzas vigilándote, ansiosas por poseerte. No
puedo controlarlas por más tiempo. No soy el único miserable que ha
buscado el talismán. No debes quedarte aquí-, instó. -Aléjate. No regreses a
la abadía, no esta noche, ni nunca. No hay nada para ti ahí solo peligro y
problemas. No hay nada para ti, solo muerte.-

En un movimiento rápido, me levantó sobre su caballo, empujando las


riendas en mis manos.

Puso mi cara junto a la de él para un último beso desesperado, después


dirigió al caballo hacia el otro lado del valle dormido, lejos de la Abadía.

-Pero Sebastián -

-Debes hacer lo que te digo! Deja Wyldcliffe ahora, mientras puedas. De


ahora en adelante tenemos que ser nada el uno para al otro, Evie. Debemos
ser extraños. -Su rostro era como muerte, y su voz tan dura como el hielo.-
Debemos ser enemigos.- Le dio una palmada al flanco del caballo, y el
poderoso animal, sacudió la cabeza y subió sobre la hierba. Tiré de las
riendas para hacer que el caballo se detuviera y girara.

-¡Sebastián! Sebastián! -Llamé al viento. -¿Dónde estás?-

No hubo respuesta. La cima de la colina estaba desnuda y extensa, vacía de


escondites como un desierto abierto. Sebastián había desaparecido en el aire.
Se había ido, y no dejó ninguna huella detrás de esas colinas desoladas.
Estaba sola. Esperé y esperé, pero nunca llegó. Dejé que el caballo
deambulara lentamente donde quiera que quería ir. No tenía ni se dejó de
hacer cualquier elección, buena o mala. En el momento en que el brillante
amanecer se filtraba lentamente en los páramos, el caballo había llegado a las
puertas de la Abadía. Me deslicé para bajarme del caballo y este siguió
galopando lejos.

Estaba de vuelta a donde había empezado, todas esas semanas atrás. El signo
despostillado a las puertas con un extraño mensaje:

WYLDCLIFFE

SE BUENO

O MUERE

162
Immortal * Foro Purple Rose
Empujé las puertas de hierro abiertas y me dirigí cansada al único hogar que
me quedada. Qué importaba lo que me esperara ahí? Sebastián se había ido.
Era mi enemigo, Y me sentía como si ya hubiera muerto.

CAPITULO 42

Caminé por el pasillo abandonado. Abbey parecía una inmensa prisión fría,
en los primeros rayos de luz de la mañana. Me apresuré, yo podría volver a la
cama antes de que alguien notara que yo había desaparecido.

Evite la puerta principal, me arrastré por el camino a los establos. Comprobé


que por el jardín de la cocina, alguien salía de las sombras.

-¡Sarah!- Me quede sin aliento.

-¡Gracias a Dios que te he encontrado!-

Me abrazó rápidamente, luego me metió en el jardín amarillento. -¿Qué estás


haciendo aquí?- Me dijo con asombro.

-Helen me pidió que te vigilara la noche anterior. Ella me vio en camino a la


detención y dijo que estaba preocupada por ti. Le expliqué que te había
molestado Frankie y le dije que no se preocupara.-

Pero entonces, -Sarah continuó,- después de haber ido a la cama, tenía un


extraño sentimiento de que algo estaba muy mal. Tenía esta imagen de que te
perdías en los páramos.

Llegue hasta tu dormitorio, pero no estabas allí, y no estaba Helen. Así que
salí a buscarlas.
Yo estaba a punto de decirle a la señorita Scratton que habían desaparecido.

-Ella me miró con ansiedad-. -¿Y dónde está Helen?- -Y ¿dónde has estado?-

-¿Sabes que me dijo que debería saber más acerca de Sebastián?- Tomé una
respiración profunda.

-Bueno, lo hice-.

163
Immortal * Foro Purple Rose
Brevemente como pude, le conté todo. La vi cambiar su expresión de
incredulidad, al rechazo y a la piedad. Y viendo por debajo todo su miedo.

-¿Así que es un fantasma…?-

-Yo no lo creo-. Me encojo de hombros. -Está entre dos mundos. En las


sombras, le dije-

-Él no está vivo, como nosotros, pero él no puede morir-.

-¿Y si no recibe ayuda de esa cosa que hay en el collar o un talismán, se va a


convertir en una especie de demonio?-

-Aparentemente-, le dije. Cualquier emoción no tenía ninguna fuerza en mí.


-Y es que con el plan B, me matara con el fin de obtener el salvoconducto.

Sarah me mira con horror. -Evie, tienes que salir de aquí-.

-¿Cómo puedo? ¿Esperas que escriba a mi padre y le diga, ¡Por favor,


llévame lejos de Wyldcliff!- -mi novio se ha vuelto un gran peligro y tiene
cincuenta años de edad, y es un espíritu-

Sabría que me había vuelto loca. Además, no tengo a dónde ir. Papá está en el
extranjero; la casa de campo se alquila la mayor parte del tiempo. No tengo
familia, sólo una vieja tía en Gales, donde voy a ser enviada para el verano, si
tengo suerte-.

-¿No puedes fingir estar enferma o algo así?-

-No es bueno, Sara- le dije con una voz triste, y muerta-.

-No puedo escapar de esto- No hay escapatoria. Y no puedo ver a Sebastián


de nuevo-.

Me eché a llorar.

-Vamos, que estas agotada-, dijo Sarah. -Vamos adentro-. Ella me tomó del
brazo y empezó a guiarme hacia la casa, cuando sentí sus dedos hurgar en mi
piel.

-¡Evie, mira!- Gritó. -¡Mira allá arriba!-

164
Immortal * Foro Purple Rose
Sarah señaló hasta el alto techo de paja erosionada. Detrás de una torre
puntiaguda mirando abajo sobre el lado más alejado del edificio, se vio la
figura de una niña. Y no había duda de quién era en ese momento.

Cabello claro que caía por la espalda de Helen sobre su camisón, ella alzó los
brazos y la cara hacia el cielo, como si adorara el amanecer pálido.

-¿Qué diablos...? ¡Helen!- Lloré.

-¡Shhh!-, Dijo Sarah. -Si distraes, ella va a caer-.

Pero fue aún peor que eso. En el instante siguiente Helen echó los brazos a lo
ancho, salió del techo, y se precipitó hacia abajo. Cayó, como una luz, como
una sombra, desapareciendo de nuestra vista en el otro lado de Abbey.

Corrimos hacia el frente de la casa, nuestros pies, volaban a través de la


grava.

-Por favor, que no esté herida, por favor, por favor.... -Recé a ciegas. Todo lo
que puedo ver en mi mente es el cuerpo de Helen enrollado y tendido en el
suelo por la puerta principal.

Pero cuando llegamos a la escalera no había nadie allí.

Imposible.

Nos metimos en a la sala de la entrada. No había fuego en la chimenea de


piedra, y nadie del personal se acerca en el momento.

Una voz baja venía desde el pasillo de izquierda. Sarah me hizo señas para
que la siguiera. Nos robaron la misma tranquilidad que podemos pasar por
los retratos y paneles y salas cerradas. Las voces parecían venir del estudio
de la Sra. Hartle, y sonaba como un argumento. La puerta estaba ligeramente
abierta. Pasamos furtivamente hasta él y nos asomamos, teniendo cuidado de
no ser vistas.

Helen estaba de pie delante de la mesa de la señora Hartle, desafiante, en


silencio, pero resultó ilesa. ¿Cómo podía haber saltado desde el techo sin que
fuera aplastada como una muñeca de porcelana?

La Sra. Hartle, sin embargo, no parecía estar interesada en el otoño de Helen.


Sus lisas características fueron alteradas por la ira.

165
Immortal * Foro Purple Rose
-¿Cómo te atreves hacer un truco como ese? ¿No se te ocurrió que alguien
podría verte?

¿Deseas dejarlo todo?


-Sí, lo sé- Helen revivió -Quiero que la gente sepa lo que está pasando aquí-.

-No gastes tu energía, Helen. Nadie se lo creería. Tirarte de la azotea, solo


tendrás que retirarte a otra institución de nuevo, y no será un acogedor hogar
de chicas esta vez.

-No, será mejor para todos si comienzas hacer lo que te dije-.

-No voy a cooperar. Y no me puedes hacer nada-.

La señora de Hartle parecía cambiar de táctica. Se sentó en la silla, ya no


enojada, pero con una frialdad divertida. -Creo que encontraras lo que puedo
hacer. Oh, lo has hecho bien en este último tiempo contra mí, pero no serás
capaz de seguir así mucho tiempo-.

-Yo puedo... Lo haré- dijo Helen, pero parecía débil, como si estuviera
luchando por aire.

-No te olvides, Helen, que somos muchos, y tú estás sola-.

-¡Prefiero morir en un pozo que tener algo que ver contigo!-

Sra. Hartle saltó de su asiento y se paró frente a Helen, oscura y ceñudo. Allí
era una extraña conexión entre ellas, algunas de lucha. Luego se echó a reír
Helen en voz baja. Al instante la mano de la señora Hartle le dio al rostro de
Helen, una bofetada dura.

-¡Fuera!- Le espetó.

Sarah me tiró de la manga huimos por el pasillo. Ella empezó a correr a la


dirección de la escalera de mármol, pero yo la tire a la alcoba con cortinas
que llevaron en los antiguos cuartos de los criados.

Busqué la puerta, y luego nos fuimos a nuestro camino hacia el mohoso


pasillo. -Podemos ir por este camino sin ser vistas,- le expliqué rápidamente.

-Pero, ¿Helen?-

166
Immortal * Foro Purple Rose
-¡Shhh!-

Podía oír los pasos, al otro lado de la puerta con luz. Mi corazón latía como un
martillo. Estaba segura de que la señora Hartle iría corriendo, después de
nosotras. Luego se abrió la puerta y Helen permaneció allí durante un
segundo, enmarcada por la luz.

-¿Evie? ¿Sarah? -Susurró. -¿Están aquí?

He estado tan preocupada por ti. -

-¿Y tú?- Sarah dio un paso adelante de donde nos escondíamos.

-¡Te vimos caer!-

-Bien. Quería decirle, o no me lo hubiera creído-.

-Pudiste haber resultado herida, y a la señora Hartle no le importaba en


absoluto-, protesté.
-¡Y a los maestros no se les permite pegar de esa manera!-

Lo sé. Pero no es sólo un maestro. -Helen suspiró en la oscuridad. –

Ella es mi madre-.

CAPITULO 43

Una campana sonó, haciendo eco en el pasillo exterior. Un nuevo día había
comenzado.

-Tenemos que ir- dijo Helen, de pronto alerta. -Nos vemos después de clase. -
¿Dónde?-

-Abajo, en la gruta antigua. ¿Sabes a dónde me refiero? No dejes que nadie te


vea. Y no me hables hoy, Haz como si no tuviéramos nada que ver unas con
otras. Están observando todo el tiempo-.

-¿Quién está observando?-, Le pregunté.

-Te lo explicaré mas tarde. Vamos, tenemos que irnos.

Huimos por las escaleras hasta nuestros dormitorios.

167
Immortal * Foro Purple Rose
No sé cómo, ni a través de que, llegué a ese día. Sebastián, Agnes... el
talismán... la Sra. Hartle. Sentía como si me estuviera ahogando.

Para empeorar las cosas, Celeste regresó del hospital, con una pierna
enyesada. Ella hizo un gran Show haciéndose la mártir herida, cojeando
valientemente por la escalera de mármol, exigiendo atención y simpatía.

Pero cuando Sophie se ofreció a prestarme un atlas de geografía, Celeste


pareció aturdida. La idea que sus amigas pudiesen haber dejado de odiarme
tanto, parecía enfurecerla bastante, así que decidió fastidiarme toda la tarde,
hasta que me dieron ganas de gritar, déjame en paz, déjame en paz....

Pero nada podía Celeste hacer o decir, que me atormentase más que mis
propios pensamientos.

Tan pronto como termino la clase, Salí de la construcción y corrí hacia el lago.

Sus aguas parecían aburridas y oscuras, reflejando el cielo del invierno


anterior. Un centenar de recuerdos me inundaron al haber estado hay con
Sebastián: reír, hablar, nadar, los besos, todo lo que nunca podría hacer de
nuevo. Caminé adelante, decidida a no ceder a las lágrimas, deslizándome a
través de los arbustos enredados en la gruta.

-¿Sarah?- Yo llamé en voz baja. -¿Helen?-

-Aquí-, me contestaron en susurro. Vi el brillo de una linterna delante de mí,


Lo seguí Encontrando a los demás que me esperaban al lado de los mosaicos
brillantes.

-Dinos lo que estaba pasando esta mañana, Helen,- dije sin rodeos.

-¿De verdad caíste del techo?, ¿Y es La Señorita Hartle realmente tu madre?-

-La respuesta a ambas preguntas, es sí. Y voy a tratar de explicarles. Pero


probablemente no lo van a creer.-

-No te preocupes. Me estoy acostumbrando a creer lo increíble. Haz la


prueba conmigo-

Helen comenzó a hablar en una voz rápida y monótona. -Me crié en un hogar
de niños, y yo nunca supe quienes eran mis padres, La gente de la casa trató
de ser amable, pero yo no encajaba tengo una reputación de ser difícil.

Si alguien trataba de ayudar, le gritaba que sólo quería estar sola. Así que
después de un poco tiempo dejaron de intentarlo. Cause tantos problemas en
la escuela que fui expulsada. Ella se sonrojó conscientemente.

168
Immortal * Foro Purple Rose
Era la clase de chica que gira en sí misma, mi verdadera vida estaba en mis
sueños.

Cuando yo era pequeña siempre había tenido esa fantasía de ser capaz de
volar, como hacen los chicos. Pero incluso cuando me hice mayor Solía soñar
con lo mismo.

Finalmente, cuando tuve unos trece años, empecé a ser sonámbula.

Una noche me desperté y estaba en el techo de la casa. Yo no sabía cómo


había llegado hasta allí. Miré hacia abajo y pensé que si me lanzaba, sería
capaz de volar a algún lugar completamente nuevo y diferente, a algún lugar
donde realmente perteneciera.

Pero otra voz en mi cabeza estaba diciendo, no seas tonta, te vas a matar,
pero de alguna manera sabía que iba a estar bien.

Así que cerré los ojos y me lance

Helen cerró los ojos como buscando recuerdos. -Sentía el aire corriendo junto
a mí, y el sonido del viento llenó mi cabeza como un fuego ardiente. Yo
estaba esperando algún tipo de accidente, pero cuando abrí los ojos, otra vez,
había aterrizado en la tierra con la ligereza de un gato. Y la caída había sido
de cuarenta pies.

-Yo no podía creerlo, así que lo repetí una y otra vez. Cada vez que aterrizaba
lo hacía sin problemas. Era como si yo pudiera deslizarme hacia abajo como
el viento, o como si pudiera nadar en el aire con tanta facilidad como nadar en
el agua. Realmente es difícil de explicar-.

Nos miró a todas, tratando de medir nuestras reacciones.

-Había otras cosas también. Descubrí que podía mover cosas con sólo pensar
en ello. Si yo quisiera mover un libro, por ejemplo, me imaginaba que el
viento estaba soplando, y se movería por sí mismo. Yo podría hacer una
tormenta de primavera de la nada. Podría incluso transportarme de un lugar a
otro, sólo por el poder de mi pensamiento-

-¿El poder de tu pensamiento?-, Dijo Sarah. -¿Qué quieres decir?-

-Eso es lo que Lady Agnes escribió-

Interrumpiéndome

-Me siento, deseosa, y que pasa.... -Sólo estábamos atraídos por el fuego, y se
sintieron atraídos por el aire-.

-Sí, fue así-, dijo Helen.

169
Immortal * Foro Purple Rose
-Digamos que sería encerrada en mi habitación después de agitar un poco los
problemas en la casa pero yo quería salir. Bueno, si yo quería tener la fuerza
suficiente, tenía que meterme en este tipo de... oh, no sé, como de túnel de
viento corriendo, Y salir en el otro extremo al lugar que había imaginado: el
parque o las calles, o por el viejo canal. Nadie parecía saber, o verme. Pensé
que era una especie de monstruo, Hice todo lo que es malo, nada bueno. Yo
estaba aterrada de que alguien se enterara, y que pensara que yo estaba loca.

-Ella me miró nerviosamente. -Supongo que piensan que soy un caso perdido
de locura, ¿no? Yo sé que me dicen: Helen la loca-.

-No creo en eso-, murmuró Sarah.

-No-, dije con firmeza. -eres nuestra amiga-.

Helen miró tímida, torpe y satisfecha. -Gracias-.

-Entonces, ¿cómo terminaste en Wyldcliffe?-, Le pregunté.

-Hace aproximadamente un año una mujer llegó a la casa. Era muy


inteligente, bien vestida, no era el tipo de persona que yo había visto antes.
Era la señora Hartle. Ella explicó que era mi madre y que había sido muy
joven, y no estaba casada, cuando yo nací.

Mi padre se había escapado, y no había sido capaz de tomar cuidado de mí.

Más tarde, se casó con un hombre mayor, un hombre rico. Estaba muerto y
ahora estaba en una buena posición en una escuela, y que íbamos a estar
juntas de nuevo. Y entonces ella me dijo que ella sabía que yo estaba en
contacto con especiales poderes elementales, que era un regalo de la familia
y que sólo ella podía comprenderme.

Fue extraño escucharla decir todo eso, pero yo estaba tan contenta de que no
estaba loca, y que todo había venido por el pasado de mi madre-

Sentí mi pulso acelerarse de la envidia, Lo que habría imaginado tantas veces


que mi propia madre, a su vez, un día, diciéndome, no me ahogue, y fue todo
un error, estoy viva.... Justo como la madre de Helen de pronto entró en su
vida.

-Yo estaba extasiada en un primer momento,- dijo Helen. -Pero tan pronto
como llegamos a Wyldcliffe cambió. Me dijo que no debía decirle a nadie
quién era yo, porque no sería bueno para su reputación. Que me limitaría a
ser conocida como una niña de becas, una huérfana.

Pronto me imaginé que mi madre no estaba realmente interesada en mí, sólo


en lo que podía hacer. Ella quería utilizar mis dones para sus propios fines-.

170
Immortal * Foro Purple Rose
-¿Cómo supiste acerca de ellos?-, Dijo Sarah.

Helen enrojeció, como si las palabras se hubiesen quemado en su boca.

-Mi madre la Sra. Hartle, es una de las Hermanas Oscuras de la Alta Patrona
de la secta Wyldcliffe. Le piden a los poderes elementales dondequiera que
estén y tratan de someterlo a su propia voluntad y la de su maestro-.

-¿Quién es ese?- Le pregunté con voz débil.

Ella me miró con compasión en sus ojos claros y brillantes.

-¿Sabes quién es su amo, Evie?

-¿No?- Sí, lo sabía. No podía ser de nadie más.

-Es Sebastián, ¿no?-

-Sí-. Helen suspiró.

-Lo siento, Evie. Eso es lo que realmente soy-.

CAPITULO 44

Le goteaba agua alrededor de la estatua de la PAN. Parece que hay miles de


ojos mirando en la oscuridad, esperando a ver qué iba a pasar. Me sentía
como si una red invisible comenzara a acercarse a mí, y me capturara en cada
dirección. Algo se movió en una media esquina, y yo salté.

-¿Qué es eso?- Le dije.

-Probablemente, un ratón o una rata,- Helen respondió. -Hay túneles de edad,


que va de la gruta en otras partes de los terrenos. Supongo que están
habitadas.-

Reprimió un escalofrío y trató de concentrarse.

-¿Así que tu madre es una de estas hermanas Oscuras?-, Preguntó Sarah, con
los ojos muy abiertos

-¿Qué es todo eso?-

-Hay una tradición de mujeres que se unen a un maestro de la vía mística, se


encargan de la alimentación de él, la protección de él, ganando fuerza de su
hermandad. Pueden ser los curanderos y los trabajadores de bien, unidos por

171
Immortal * Foro Purple Rose
lazos de lealtad y conocimiento. Pero si el maestro está mal, la secta puede
envenenar a su vez, también.-

-Vamos-, le dije rápidamente. Yo necesitaba saber todo.

-Evie, las Hermanas Oscuros en Wyldcliffe son peligrosas. Ellas no se


preocupan por la curación o aprendizaje. Siguen a un maestro corrupto, y se
obligan a él con fines egoístas.

Después de que Sebastián peleo con Agnes, reunió a un grupo de seguidores


y prometió que si se descubre el secreto de la inmortalidad, se compartiría
con ellos. A cambio, había que servirle incondicionalmente-

-Pero habría muerto hace mucho tiempo-, señaló Sarah.

-Las Hermanas oscuras han pasado sus lugares en la secta a sus hijas, y sus
hijas a sus hijas. Y a través de todos los largos años desde que murió
Sebastián y Agnes cruzados en las sombras, han alimentado y apoyado a él en
secreto. Su principal propósito ha sido ayudarle a buscar el talismán-.

-Así que, ¿sabes quiénes son?-, Preguntó Sarah.

-Definitivamente no, no más que sospechas. Incluso en sus rituales y


reuniones se cuidaban de ocultar sus identidades. Pueden ser las mujeres del
pueblo o esposas de los agricultores o los profesores aquí en la escuela, como
mi madre. Todo lo que sé es que son asesinos-.

Sarah y yo nos miramos las unas a las otras con incertidumbre. Por un
momento me pregunté si Helen inventaba todo. Se dio cuenta de nuestra
vacilación.

-Lo siento, pero tienes que saber la verdad-, dijo Helena. -Si no me crees,
mira y escucha. Y no hablo-.

Cerró los ojos y levantó los brazos, dibujando un círculo en el aire con la
punta de los dedos. Un viento frío surgió de la nada, y de alguna manera, de
este viento impetuoso, apareció un globo de plata en la luz y flotaba en el
aire, delante de nuestros ojos. Exclamé en voz alta, y Sarah se apoderó de mi
mano. Helen cantaba en voz baja, y el mundo extraño de la luz giraba más
rápido y más rápido, hasta que vimos las cifras, como cuadros vivientes, en el
fondo plateado. Uno de ellas era Helena, y el otro era su madre, la señora alta.

-Se puede ser grande entre nuestra especie, Helen,- la señora Hartle estaba
diciendo. -Usted es natural. Pero se puede aprender mucho más, si sólo me
dejaba enseñar. -

-¿Qué puede enseñarme?-, Respondió Helen.

172
Immortal * Foro Purple Rose
-Nuestros ritos puede conducir a un gran poder,- dijo la señora alta
impresionante. -Incluso, para él, y unos pocos favorecidos, la vida eterna.-

-El poder único que quiero es el poder de ser yo mismo. Y yo quiero ser libre
para vivir esta vida, no te metas con sus esquemas de trenzado.-

-¿Así que se niega? Déjame decirte, puedo hacer que tu vida en Wyldcliffe
sea muy desagradable.-

-Yo no te dejaré. Voy a decirle a la gente quién eres en realidad, y que te


detengan-

La Sra. Hartle rió fríamente. -loca Helen Black que se queja de la alta venerada
Señora de la Abadía de la escuela Wyldcliffe ¿Qué vas a decirles, que yo soy
una especie de bruja? Yo no lo creo. Será que van a encerrarte, no a mí. ¿De
verdad no tienes otra opción, Helen? Tú eres una de nosotras. Es hora de
aceptar tu destino.-

Entonces cambió la escena. Helen estaba vestida con una larga capa y
capucha que mostró sólo una visión de su pelo brillante. Ella estaba en un
lugar subterráneo oscuro con muchas otras mujeres, todo vestido de negro.
Ellos estaban cantando en un círculo. Vi un ojo, la boca, y la inclinación de
una mejilla.

Pensé que tal vez me di cuenta: un maestro, un cocinero, un limpiador. Estas


fueron las mujeres de Wyldcliffe, reunidos en la secta, y Helen estaba entre
ellos. Mi boca estaba seca. Yo sabía que me había visto antes, esas mujeres
terribles con capucha, o por lo menos una especie de sombra de ellas.
Habían sido intentos por llegar a mí, en mi pánico frenético, en el lago de la
noche con Sebastián. Helen quería parar. Yo no quería saber nada más. Pero
no tenía más remedio que mirar el fascinante ámbito de la luz y la escena que
estaba siendo actuada dentro de ella.

-Nuestro maestro no ha encontrado lo que buscamos-, entonó la voz de la


Señora alta.

-Él está empezando a desaparecer, de acuerdo a las leyes del Invicto. Si no


mantenemos de él, vendrá el final de todas nuestras esperanzas. Ya le hemos
dado de comer con la fuerza de nuestra vida.

Cada una de las Hermanas Oscuras ha dado un año de su propia vida para
prolongar la suya. Eso es todo lo que estamos autorizados a dar. Ahora
tenemos que encontrar otras víctimas menos dispuestas. Nos convertiremos
en Almas ladronas-.

173
Immortal * Foro Purple Rose
La imagen se desvaneció y fue reemplazada por Helen y su madre mirándose
las una a la otra.

-¡Yo no le permitiré hacer esto!- Helen gritó. -Esta alma robada es mala,
ustedes son como unos vampiros... -

-De hecho,- la señora Hartle burló. -Así como los vampiros chupan la sangre,
la secta se chupan la vida de la quien se encuentra en nuestro camino y lo
utilizan para alimentar a nuestro Maestro. Afortunadamente, tenemos una
fuente de vida joven, tan convenientemente a la mano, los estudiantes de
Wyldcliffe. Cualquier chica tan tonta como para adquirir tres faltas será
enviada a mí para el castigo, pero no para la detención que ella espera.
Estaremos listos para ella. Ella se despierta al día siguiente sin saber nada al
respecto, pero parte de su fuerza de vida, han sido trasladadas a nuestro
Maestro-.

-¡Estás loca! Y yo no las ayudare a hacer esto, me niego.

Luego, las imágenes cambiaron rápidamente. Vi a Laura que le entregó una


tarjeta de demérito por la Srta. Raglan, luego llamaba a la puerta del estudio
de la Sra. Hartle, y luego que estaba dentro dormida en una especie de cripta
subterránea, con las figuras vestidas balanceándose y cantando a su
alrededor. Estaba pálida, pálida como la muerte. Entonces, una de las
mujeres empujó en frente de ella, y otra trataron de despertarla, pero ella no
se despertó.

-¡Laura, Laura! ¡Dios mío, has matado a su....! -la campana de la mujer cayó
hacia atrás. Fue Helena, y ella estaba llorando sin control sobre el cuerpo frío
de Laura.

-Nos tomamos muy profundo-, dijo la señora de alta en una voz sin expresión,
mientras examinaba la Cara blanca de Laura. -Ella no es de mayor utilidad
para nosotros ahora. Disfruta su cuerpo y arrojarlo al lago. Parecerá como si
se hubiese ahogado allí-.

-¡No puedes hacer eso!- Gritó Helen. -Te odio, te odio-.

Entonces oí a Helen dar un suspiro largo y tembloroso. Ella bajó las manos, y
el mundo de la luz se desvaneció. Nos miró a los ojos enrojecidos y asustada.

-Yo estuve allí-, dijo. -Yo no podía hacer nada para detenerlas. Vi el rostro de
Laura, le vi los ojos cuando se le evaporaba la vida. Las vi arrojar su cuerpo
en el lago. -Ella luchaba por no llorar. -¡Y esa es la mujer que tengo que
llamar madre! No le importaba lo que había sucedido a Laura mientras no se
descubra el secreto del aquelarre. Las amenace para ir a la policía, pero ella
se rió-.

174
Immortal * Foro Purple Rose
-Exclamé. -Así que Celeste tenía razón-.

-Sí,- dijo Helen, limpiándose la cara con la manga. -Celeste es media y snob y
todos los descansos, pero ella estaba en lo cierto. Traté de insinuarle a ella,
que Laura no se había ahogado, pero ella empezó a acusarme de todo tipo de
cosas, así que cerré por completo.

¡Pero Celeste tenía razón, es mi culpa! Yo sabía lo que estaba pasando, y yo


debería haber hecho algo para detenerlas.-

-No había nada que pudieras haber hecho-, dijo Sarah en voz baja.

-Por lo menos yo le dije a la Sra. Hartle, que jamás sería parte de su aquelarre
de nuevo, todo lo que me hizo. Y ella sabe que nunca va a cambiar mi mente.-

Me sentí totalmente enferma. Así que había sido la conexión de Sebastián con
Laura. -¿Cómo podía ser que Sebastián haya acordado con todo esto?- Lloré.

-Evie, te juro que no sabía nada de él. El aquelarre le había dicho que la
fuerza de vida de la que se alimenta él era la suya propia, y que estaban
dispuestas a darle. Dijeron que iban a ser ampliamente reembolsadas cuando
Sebastián encontrara el talismán y las llevara a todos a la inmortalidad.
Cuándo Sebastián se enteró de lo sucedido a Laura, se negó a tomar más
sustento de las Hermanas. Él y mi madre tenían una lucha ardiente. Sebastián
dijo que estaba enfermo por lo que habían hecho y que era mejor para él
aceptar su destino y se dejó caer en lo que se convertiría. Pero ella gritó que
él les había prometido la inmortalidad y que lo había prometido. Desde
entonces, la secta ha sido aún más desesperada por encontrar el talismán. La
Sra. Hartle cree que puede forzar a Sebastián a utilizar sus poderes, si es
renuente. Como Sebastián se vuelve más débil y más débil, no estoy segura
de que será capaz de controlarla-.

Esto era lo que Sebastián no se atrevía a decirme a sangre fría la destrucción


de una niña inocente. La muerte de Agnes había sido un terrible accidente,
pero eso fue otra cosa. No saben que yo quería llorar por la mayoría: Laura o
Agnes o Sebastián. Yo no tenía lágrimas para mí.

-Evie, cuando llegue a Wyldcliffe, yo sabía que había algo diferente acerca de
ti. Y no podía permitirme el lujo de ser amable, yo no quería llamar la
atención de la señora Hartle para ti. Así que comencé a espiarte en secreto,
después de que en la noche, viendo a donde quiera que ibas.

Lo siento. Yo no tenía intención de espiarte-.

-¡Así fue que ese día en Fairfax Hall!-

175
Immortal * Foro Purple Rose
-Sí-, dijo con una sonrisa triste. -Pensé que podía cuidarte desde ahí, sin que
nadie lo supiera Yo había conseguido con apuros a que dejaras de ver a
Sebastián. Quería advertirte directamente de él, pero Nunca supe que sería
un secreto no escuchar. De todos modos, mis esfuerzos no funcionaron. Y
observe que se veían inmersos en más y más profundo. He oído lo que dijo
acerca de Sarah y su posible relación con la Señora Inés. Y yo estaba como
loca con la preocupación, cuando me encontré con que tenía el talismán-.

-¿Cómo puedes saber?-

-Yo estaba viendo en el jardín, la noche en que Sebastián tocó el collar.


Después de eso estaba segura de lo que realmente fue. Estoy aterrada de lo
que sucederá si mi madre o Sebastián saben que tú tienes la misma cosa que
han estado buscando durante todos estos años. -Tú no debes decirlo nunca.-

Mi corazón estaba saltando. Miré a Sarah y la cara blanca de Helen. -Él ya


sabe,- yo confesé. -Pero me prometió que se quedaría fuera. Él no lo quiere.-

-¡Evie, no se puede confiar en él! Mientras se desvanece, aumentara más el


deseo de aferrarse a la vida humana.

Hasta es un hambre insoportable. En el deseo de la final de Sebastián para el


Talismán será mucho más fuerte que cualquier sentimiento que tiene por ti. -
Helen me miró con lástima.- De ahora en adelante, hay que tratarlo como a un
enemigo.

-Dime algo que no sepan ya. Sebastián y su grupo de las Hermanas Oscuras
podrían matarte, junto conmigo en cualquier momento. Y no hay nada que
pueda hacer al respecto.- Mi tono frívolo era un pobre disfraz de mis temores.

-No,- dijo Helen. -Yo podría ayudarte-.

Miré hacia arriba, un movimiento de la esperanza revoloteando dentro de mí.

-Sólo hay una cosa que puedes hacer. Usted posee el talismán. Utilízalo para
liberar sus propios poderes, Evie. -Sus ojos brillaban en la penumbra. -Sigue
el camino místico.

CAPITULO 45

Yo me le quede mirando a Helen. -debes estar bromeando.-

-Por supuesto que no.-

176
Immortal * Foro Purple Rose
-Yo no voy a estar metida en todo esto. Eso fue lo que empezó todo este
problema, en primer lugar. Y además, yo sola no podía hacer todos los
cantos, ritos y bailes alrededor del árbol de mayo, o lo que sea que hagan...-

-¿Quieres decir todo el mundo jumbo?- dijo Sarah con una leve sonrisa.

Yo le sonreí de vuelta débilmente, pero ya no era divertido.

-Evie, ¿todavía no has aprendido nada?- Helen dijo impacientemente. -no es


un mundo jumbo. Es tan real como el suelo donde estamos paradas. Y ya estas
metida en la vía mística. Esta en tu sangre.-

Yo no dije nada. La humedad y el frio de la cueva parecían estarse metiendo


en mis venas, congelando mi mente. No podía pensar.

-Así que ¿Qué vas a hacer?- ella persistió. -¿solo esperar hasta que Sebastián
o la secta venga detrás de ti?-

Yo arranque la cinta de mi cuello y sostuve el que parecía un inocente collar. -


yo dejare de usar esta cosa. Lo enviare lejos, de vuelta a Frankie….-

-¿y ponerla en el mismo peligro?-

-¡Entonces solo me desharé de él! Yo lo…yo lo tirare en el lago, o lo


abandonare en uno de esos posos de minas encima del paramo.-

-¿Para qué lo puedan recoger a su conveniencia? No puedes abandonar el


talismán, y será imposible de destruir.- Su pálido rostro parecía más etéreo
que nunca, mientras ella estaba frente a mí, instándome a creerle. -Solo abre
tu mente, Evie. Aprende a usarlo.-

-¡Pero no sé cómo!-

Helen puso su mano encima de la mía. Un destello de luz azul flameado del
talismán ilumino la cueva, haciendo a los mosaicos, saltar a la vida con miles
de reflejos.
-¿Ves? El talismán está listo para despertarse, si tú lo dejas.-

-Pero yo no tengo ningún poder,- yo discutí. -yo no soy como tú.-

-Sin embargo, viste a Lady Agnes,- dijo Sarah. -y pudiste ver a Sebastián.-

Yo no podía negarlo. Yo mire al talismán, acostado en mi mano.


177
Immortal * Foro Purple Rose
¿Qué demandara de mí?

Agnes había muerto por la vía mística, y había traído a Sebastián a su


destino….

¿Seré capaz de hacerlo mejor? Helen y Sarah estaban mirándome expectante.


Yo estaba parada en un precipicio, cerniéndome entre dos mundos.

-¿De verdad pueden enseñarme que hacer?-

-Puedo tratar,- Helen respondió. -algunas cosas que he aprendido desde que
llegue Wyldcliffe; otras solo las supe desde el principio. Viendo que todo el
mundo tiene una voz dentro de ellos, diciéndoles la historia de su propio
poder; es solo que ellos no se molestan en escucharlo. Mira a las chicas aquí
en Wyldcliffe. Todo lo que les importa es ser popular y ser invitadas a las
fiestas correctas, en los días de festejo. Ellas no escuchan, lo que de verdad
pasa dentro de ellas. Algunas personas son naturalmente más sensibles, sin
embargo, como tú y Sarah.-

-¿Qué quieres decir?- pregunto Sarah

-yo frecuentemente siento tu mente acercándose a la mía. Tengo que trabajar


duro para mantenerte afuera algunas veces. Nadie te ha enseñado como
desarrollar tus instintos de poder, pero sé que podrías hacerlo. Y, Evie, no
puedes negar lo que has experimentado. Ustedes tienen gran potencial para
despertar sus verdaderos yo.
Y la vía mística es como una llave para abrir ese potencial.-.

-Pero no todo el mundo puede hacer esta rara mágica, levitar y sanar y todo
eso,- dije.

-¡no es magia!- ella se rio. -esto no es un cuento de hadas, Evie. Las cosas que
yo puedo hacer, y las que Agnes podía hacer, todo es parte del misterio de la
naturaleza. Nosotros pensamos que tenemos todas las respuestas, pero
nuestra existencia es un milagro. ¿Qué entiendes de verdad sobre el
universo, las estrellas y el océano, oh, no lo sé…la electricidad, el
magnetismo, la teoría de las cuerdas y la física cuántica? ¿No es todo eso
‗increíble‘?-

-Eso es diferente,- yo objete.


-¿de verdad? Cuando las personas primero enseñaban que la tierra giraba
alrededor del sol, o de la otra manera, ellos fueron considerados como locos
peligrosos. Pero ahora es aceptado. Y es lo mismo con esto. Las personas lo

178
Immortal * Foro Purple Rose
entenderán algún día.- Ella callo en silencio, después se encogió de hombros.
-esto no es sobre alguna teoría filosófica, Evie; Es sobre sobrevivir. ¿De qué
otra manera te vas a proteger? Agnes te dejo el talismán. Ella debió haber
querido que lo usaras.-

-Por eso es que ella ha estado tratando de contactarte,- dijo Sarah seriamente.
-estoy segura de que Helen tiene razón. Tienes que hacer esto, Evie. Solo
abre tu mente a ello.-

Tu puedes hacerlo, Evie; tú puedes hacer lo que sea que desees. Me pareció
oír otro débil eco de la voz de mi mama, y el pensamiento cruzo por mi
mente, si yo podía usar el talismán para ayudarme, entonces tal vez lo pueda
usar para ayudar a Sebastián. Era la mínima oportunidad, pero era suficiente.

-Está bien,- yo murmure. -le daré una oportunidad.-

-¿Qué hay de ti, Sarah? Evie necesita todo el apoyo que pueda tener.-

-Seguro.- Sarah rápidamente me apretó mi mano. -yo creo en el mundo que


no se puede ver. Cuenten conmigo.-

La Hermosa sonrisa de Helen le ilumino el rostro. -Genial. Necesitaremos


empezar desde el verdadero inicio, con el círculo. Y necesitaremos algunas
velas.-

Busque un hueco después de la estatua de pan, recordando mi última visita.


Las velas y los fósforos que Sebastián había usado todavía estaban ahí.

-eso es perfecto,- dijo Helen. Ella encendió las velas, y su luz amarilla cálida
bailo a través de las grutas de las paredes. Después busco en su bolso y
encontró un trozo de tiza en sus suministros de arte.

-Pon el talismán en el piso.-

Yo hice lo que Helen me dijo. Sarah puso las velas brillantes alrededor.
Después Helen dibujo con la tiza en el piso, marcando un círculo alrededor
de nosotras, con el talismán en el centro.
-No salgan del círculo, lo que sea que hagan. Ahora sosténganse las manos.-

Nosotras unimos nuestras manos. Yo me sentí tonta, como un niño en una


fiesta de cumpleaños esperando que el mago saque un conejo de su
sombrero. Pero Helen parecía muy seria.

179
Immortal * Foro Purple Rose
-traten de limpiar su mente,- ella dijo. -Concéntrense en los elementos de los
que venimos: el aire de nuestra respiración, el agua de nuestras venas, la
tierra de nuestros cuerpos, y el fuego de nuestros deseos.-

Ella empezó a cantar una y otra vez, y nosotras la copiamos: -el agua de
nuestras venas…el fuego de nuestros deseos…-

Después ella levanto sus brazos y rostro, igual como la habíamos visto parada
en el techo, y hablo en una baja y clara voz: -nosotras estamos aquí, puras en
intención, valientes de corazón, jóvenes en espíritu, unidas con un propósito.
Nosotras preguntamos, para que los poderes que están con nosotras
despierten. Le decimos a Agnes que nos muestre la verdad de su talismán.
Nosotras llamamos a nuestras hermanas: el viento, la tierra, y los mares.
Nosotras invocamos el fuego de la vida.-

Incluso entonces una parte de mi estaba diciendo. Nada pasara; yo de verdad


no puedo hacer esto…. Yo no estaba preparada para lo que paso después.

Las luces parpadearon con un resplandor fantasmal. Un viento se levanto,


envolviéndose alrededor de nosotras, levantando nuestro cabello, llevándose
mi aliento.

-extiendan sus manos.-

Temblando, yo las sostuve frente a mí, y Sarah hizo lo mismo. Una columna de
fuego blanco brillante salió del talismán, y pequeñas flamas bailaron
alrededor del círculo que Helen había dibujado en el piso. Yo jadee. Agua
estaba saliendo de mis manos, cayendo al suelo como una cascada. Yo mire
hacia Sarah. Polvo salía de las de ella. Tierra, agua, aire, fuego…entonces vi a
la chica del braco en el Corazón de la columna de fuego. -Agnes!- yo grite
fuera de control, cayendo en otro mundo...

Todo se puso negro. Se había acabado.

-¡no salgan del círculo!-

Yo parpadee y abrí mis ojos. La única luz venia de las velas, que están
ardiendo quietamente. El talismán estaba frio y sin daño en el piso. Yo fui
abajo y lo recogí, y oí a Agnes susurrar. Yo siempre estoy contigo….

Helen rápidamente borro las marcas de tiza con el pie. Después ella se volteo
hacia nosotras con mejillas sonrojadas. -los elementos han hablado. Tierra
para Sarah, agua para Evie. Yo pensé que sería así.- Ella sonrió. -Así que

180
Immortal * Foro Purple Rose
ahora estamos completas. Cuatro amigas, cuatro elementos, cuatro esquinas
del círculo.-

-Pero solamente hay tres de nosotras,- dijo Sarah.

-No, no las hay,- yo dije, mirando hacia arriba lentamente. -no olvides a
Agnes. Ella también está en esto.-

Ahora que había visto su mundo, no podía volver a ser la chica que solía ser

CAPITULO 46

Agnes.

Yo era consciente de ella todos los días. Ella estaba a mi lado mientras
caminaba por los largos corredores de Wyldcliffe. A veces era tan real como
cualquier otra niña, a veces sólo una sombra, como un suspiro. Yo tenía miedo
de lo que Sebastián me había dicho, y de las cosas que Helen nos había
mostrado, pero Agnes de alguna manera me dio valor para seguir adelante en
el lugar donde se trenzaban los secretos. Incluso me dio la fuerza para hacer
frente a Celeste, que parecía más decidida que nunca a deshacerse de mí.

Ella debe haber estado mucho tiempo acostada en su cama de hospital, para
soñar con su patética campaña de cosas estúpidas, como arrancar páginas de
mis libros, u ocultar mi ropa de gimnasia, cualquier cosa para hacerme la vida
insoportable. Eso no fue suficiente para que ella, además quisiera que India,
Sophie y toda su gente me odiara a mí también. Sophie parecía un poco
incómoda, pero era demasiado débil para decir algo, y pronto volvió a caer
bajo el control de Celeste. No me importaba. Yo sabía quiénes eran mis
amigos.

-¿De verdad crees que vas a hacerme expulsar por hacer todas estas cosas
infantiles?- Le dije a Celeste cansada, cuando entré en el dormitorio y
encontré mi ropa esparcida por el suelo por tercera vez esta semana.

-No solo por eso, Johnson,- respondió ella. -Esto es sólo el principio. Es una
especie de diversión.-

-Estas enferma Celeste, ¿lo sabes?-

-¿De veras? ¿De qué?-, ella dijo arrastrando las palabras. Luego se echó a
reír.

181
Immortal * Foro Purple Rose
-Tú eres la que va a estar enferma cuando hagas tu maleta para irte.-

Salí sin hablar. Tenía que deshacerme de ella antes de que perdiera los
estribos. No debe llamar la atención sobre sí misma, me dijo Miss Scranton
una vez. Corrí por las escaleras de mármol sin rumbo fijo a los establos, la
biblioteca no importaba.

-¡No corras en las escaleras!- Me detuve y miré hacia atrás. Era Miss
Dalrymple.

-¿A dónde vas con tanta prisa?- Ella me miró sonriente y alegre, pero me
miraba sin pestañear, como una serpiente. Se acercó a mí y empecé a
sentirme mal. Veía luces frente a mis ojos, hasta que vi una mancha brillante
flotando en frente de mí. En la forma de una cruz, no, una especie de espada,
y luego por fracción de segundo vi a Sebastián muy lejano a mí, su bello
rostro estaba tenso por la concentración, tal como cuando cortó el aire con
movimientos rápidos, con una daga de plata que destellaba en su mano. El
puñal de plata...

Traté de hablar: -Lo siento-.

-Recuerda que correr en las escaleras puede ser peligroso-, dijo suavemente.
-No queremos que pase nada, ¿verdad? ¿Qué te pasa Evie?, te ves tan pálida.
¿Estás bien?-

-Estoy bien-.

-Pero tan desordenada, querida.- Sus ojos se movían por todas partes. -
Asegúrate de que tu pelo este recogido en el futuro y no estés usando joyas,
¿verdad?-

Joyería. Mi corazón se sentía grande y fuerte en el pecho. La sangre se


calentaba en mi cabeza.

-No... No... Por supuesto que no.-

¿Era una maestra en busca de los infractores, o un miembro de la secta en


busca del talismán? De cualquier manera yo estaba atrapada. Ella estaba tan
cerca de mí ahora que yo podía ver las finas venas en las mejillas, el perfume
hipnótico que llevaba. Tuve que irme. Me asusté y no abrí los dos primeros
botones de la camisa, mostrando mi cuello desnudo.

-No tengo todas las joyas,- Yo balbuceaba. -Yo no tengo nada-.


182
Immortal * Foro Purple Rose
La cara de la señorita Dalrymple cayó cuando ella dio un paso atrás y luego
volvió a sonreír.

-Por supuesto que no. ¿Por qué lo harías?-

Ella me dejó ir. Yo estaba temblando, pero segura. Miss Dalrymple no podía
haber sabido que segundos antes había corrido por las escaleras de mármol,
que había obedecido a un impulso ciego y ocultado mi collar en una grieta
oscura en la vieja escalera de servicio. Pero yo no podía ocultarlo para
siempre.

-Hay que avanzar en los ritos, Evie,- insistió Helen. -Miren lo que pasó con
Dalrymple-.

Ella podría estar involucrada. Estoy segura de que es ella. Si la secta se entera
de donde está escondido el talismán, van a acercarse a ti. Y Sebastián podría
atacar en cualquier momento.-

-¿Él no?-

-Evie, no podemos estar seguras de eso.- Helen suspiró. -Es extremadamente


importante que estés preparada.-

-¡Estoy tratando! He estado practicando los ritos contigo y con Sarah todos los
días. Es sólo que yo... -

-¿Qué?-, Preguntó Sarah.

-No puedo hacer que algo suceda-, le dije. -Desde la primera vez.-

No sé lo que yo esperaba. Tal vez me imaginé que yo sería capaz de agitar


una varita mágica y hacer milagros, hacer retroceder el reloj, y hacer todo
bien por arte de magia. No fue así, sin embargo. Yo no podía bailar en el
viento como Helen o sanar a las personas como Agnes. Yo no podía hacer
nada.

Tome el talismán, lo coloque en mi cuello, e intente concentrarme,


invocándolo, haciendo lo posible por que funcionara, pero no dio resultado. Y
cuando Helen señaló el círculo en nuestras reuniones secretas, no me pasó
nada. Sara, por otra parte, se me iba a la zaga. Ella sabía cómo realizar los
conjuros, y cuando puso sus manos sobre un montículo de tierra que había
sido ritualmente disperso en el interior del círculo, un pequeño brote verde
183
Immortal * Foro Purple Rose
salió de ella ante nuestros ojos, como una película rápida. Pero yo era
completamente inútil. Así que aquí estamos todos de nuevo, en la gruta,
tratando una vez más.

-Sólo hay que confiar en ti misma-, dijo Sarah. -Va a venir-.

Ellas me miraban con ansiedad cuando saludé con la mano como una idiota,
un recipiente con agua, tratando de hacer que se convierta en vapor, o crear
ondas en ella, o hacer que cambie a color rosa, o lo que se suponía que iba a
hacer....

-Abre tu mente-, instó Helen. -Siente tu elemento y aprovecha sus poderes-

-¡No puedo!-

Ella me miró pensativamente. -O no lo deseas.-

-Lo hago, lo hago-, grité. -Sé que es importante-.

-No es una cuestión de saber, Evie.-

Tal vez ese fue el problema. Yo no quería sentir nada. La muerte de mi madre
hace tantos años había cerrado algo dentro de mí. Yo había crecido
engañándome, con que yo era fuerte e independiente, no necesitaba a nadie,
pero he visto ahora que simplemente había tenido miedo al amor, en caso de
que la persona que amaba desapareciera, como lo había hecho ella. Y
entonces Sebastián había venido, y yo había salido de mi armadura de
protección. Pero se había ido, y me dejó aún más dolorosamente sola. El
chico que me gustaba era un asesino, un espíritu errante, uno de los
condenados, e iba por ahí, empezando a desvanecerse. Él era mi enemigo.
Estaba tan triste que me dolía, como cortar con un cuchillo. Por supuesto que
no podía sentir nada, yo no quería hacerlo, nunca más.

-Evie, ¿estás prestando atención?- La voz de Helen me apartó bruscamente de


mis pensamientos.

-Inténtalo de nuevo, Evie-, declaró Sarah. -Estoy cada vez más cerca, estoy
segura. ¡Tienes que ser capaz de defenderte a ti misma! -

Y otra voz lejana se hizo eco a través de los años en mi cabeza, como la luz y
rápida como la plata: Encuentra tu poder, hermana, encuéntralo.

184
Immortal * Foro Purple Rose
-Estoy tratando-, mentí. Estirando las manos sobre el cuenco de agua, cerré
los ojos y empecé a cantar.

Agua.

Una sola gota que cae de una hoja en el suelo. El océano distante,
inmensamente vasto, tan profundo y oscuro como el espacio detrás de las
estrellas. Fina niebla en los páramos de la mañana. La lluvia que cae en la
tierra rica. Un arroyo de montaña Un canto mientras se desplazaba hacia
abajo, hacia abajo, hacia el mar.

Yo no podía hacer nada para mandar agua, pero yo soñaba con eso. El sueño
que tuve en mi primera noche en Wyldcliffe, de una gran ola que se levanta a
barrer con todo lo que fuera, me persigue noche tras noche. Y desde el
momento en que me desperté y lavé la cara en el baño, me di cuenta de que
era imposible vivir sin agua. Agua que da vida, nos limpia y refresca....
Recordé las palabras de un himno que Frankie tarareaba en voz baja por
encima de mis recuerdos. Cada vez que bebía un vaso de agua tibia en el
comedor, pensé en los bits de información inútil que trate de recoger sin
darme cuenta.

Realidad: Hay mas átomos en un solo vaso de agua, que la que hay en vasos
de agua en todos los mares del mundo. Todo lo que tenía que hacer era abrir
el grifo para tocar un milagro de vida

Más hechos: la superficie del mundo es de agua en un setenta por ciento, un


niño crece en el útero en una bolsa de agua, - nuestro cuerpo humano está
compuesto principalmente por agua...-

Agua. El mundo. Un niño. Mi cuerpo. Mis lágrimas.

Agua para Evie. El ansia de nadar me pasó otra vez, pero lo ignoraba. Cerré
la lluvia y la niebla y el sueño. Tienes que sentir, Helen me había dicho, pero
yo no iba a ser tentada. Yo no quería sentir nada. Mi corazón había sido
arrancado y quedado tan seco como un hueso, y yo iba a seguir de esa
manera.

CAPITULO 47

Entonces, ¿para qué es esta Procesión Memorial realmente? -, Pregunté. -¿Es


esto otra de sus chifladas Tradiciones en Wyldcliffe? -

185
Immortal * Foro Purple Rose
Estábamos en los establos, en una fría noche de diciembre, aseando a Bonny
y Starlight.

Sarah se detuvo a cepillar la castaña cola de Bonny y miró hacia el baño, justo
para asegurarse de que no había nadie.

-Es para Lady Agnes,-, dijo. -Al ponerse el sol en el duodécimo día, del
duodécimo mes, en el aniversario de su muerte, todas las niñas en la escuela
tienen que recogerse en las ruinas de la antigua capilla, para rezar por su
alma. Yo tenía la sensación de que el personal quería eliminara la procesión,
pero era una condición establecida por el Señor Charles, cuando la escuela
se hizo cargo de la abadía, así que están apegados con ella-

-Oh.- No me esperaba esto. Una parte de mí todavía no podía aceptar que


Agnés había muerto. Yo había llegado a conocer su cara, su voz, su sonrisa,
hasta que fueron parte de mí. Yo parpadeé y me mantuve cepillando la cola
de Starlight, tratando de mantener la voz firme. -Bueno, es una buena cosa,
¿no? ¿Honrar su memoria y todo eso?-

-Sí, por supuesto-, dijo Sarah. Es sólo que hubo algunos problemas hace un
par de años atrás. Una de las jóvenes se puso histérica, y juró que había visto
el fantasma de Agnes flotando en la capilla. El asunto se convirtió en una
especie de drama mórbido, y los padres de la niña la sacaron de la escuela.
Así que los amantes siempre están preocupados, de que las cosas se saldrán
de la mano de nuevo.

-Estoy preocupa también. No puedo deshacerme de esta sensación de que


estamos siendo vigiladas-.

En ese momento alguien se acercó con un cubo de alimento para los caballos.
Era el muchacho que había visto trabajando antes en la cuadra.

-Hola, Josh,- dijo Sara, dirigiéndose a él alegremente. -Gracias por traer eso-.

Los caballos saludaron al chico como un viejo amigo. Se rió y dejó el cubo. Su
ropa estaba desaliñada, pero se movía con la gracia y la confianza de un
jinete experimentado.

-No hay problema.- Él sonrió. -Pensé que Bonny estaba arrastrando la pata
trasera antes, pero yo limpie sus cascos, y ella parece estar bien ahora.
Acabo de pensar que deberías saberlo -Se volvió el calor de su sonrisa en mí,
pero me apartó la mirada-.

-Está bien, voy a tener cuidado con ella-, dijo Sarah. -Gracias, Josh.-

-nos vemos.- Él se alejó, silbando alegremente. Me entretuve con los


caballos, mis pensamientos a la carrera. Yo Apenas podía soportar la idea de

186
Immortal * Foro Purple Rose
caminar alrededor de las ruinas con todas las demás chicas de Wyldcliffe,
pisoteando el suelo donde Agnes había estado, en donde Sebastián y yo
habíamos caminado juntos. Pero no debo pensar en Sebastián....

Muy pronto la Procesión Memorial se convirtió en el único tema de


conversación en la escuela. Los uniformes fueron planchados y los zapatos
lustrados para la satisfacción de la señorita Scratton. Tinas de flores blancas
de los invernaderos se organizaron en la sala principal, llenando los pasillos
con su aroma secreto, como de papel. El maestro de música, El Sr. Brooke,
uno de los pocos maestros hombres permitido en el umbral de Wyldcliffe,
insistió en dar clases extra todas las mañanas para practicar los himnos. Miré
a Celeste y sus amigas rubias presumidas. ¿Me preguntó qué dirían si
supieran que iban a cantar para mi antepasado, la Señora Agnes Templeton?
Yo era parte de la Abadía ahora, apenas tanto como ellas lo eran. Como Effie,
pertenecía, por derecho.

Esta era una tradición de Wyldcliffe que yo estaría orgullosa de defender.

Nos alineamos en la escalera de mármol, con los más jóvenes al frente, y la


clase mayor en la parte superior de los escalones, y en la parte posterior.
Toda la escuela estaba allí, a excepción de Celeste, que había sido excusada,
debido a su pierna lesionada. Estábamos todas con nuestros abrigos de
invierno rojo sangre, sosteniendo un único lirio blanco en nuestras manos
enguantadas. Los susurros emocionados corrían por la multitud de chicas,
como unas pocas llamas bailando. No sentían nada de Agnes, por supuesto, la
procesión de la noche sólo sería una emoción teatral, nada de más.

Se oyó un ruido de tacones sobre las baldosas en blanco y negro, y los


profesores barrieron la vista por debajo de nosotras:

La señorita Scratton, la señorita Schofield, la señorita Raglan y la señorita


Dalrymple y el resto de ellas. Ellas estaban vestidas con sus trajes
académicos oscuros y llevaban velas blancas y altas en sostenedores de
plata. La señora Hartle sostuvo lo que parecía un pesado libro de oraciones, y
ella frunció el ceño, mientras miró a las filas de niñas esperando en la
escalera. Traté de ver cualquier semejanza con Helen, pero aunque ambas
eran altas, no podrían haber sido más diferentes. El rostro de la señora Hartle
era oscuro, suave y pesado, y el de Helen está lleno de luz, como un ángel de
la Edad Media. Era difícil creer que eran madre e hija. No es de extrañar que
hubiera sido tan fácil de mantener en secreto.

-¡Silencio!- Llamo la señorita Scratton. Sus ojos se precipitaron sobre nosotras.


-Elizabeth Fisher, se desabrochó el abrigo.-

187
Immortal * Foro Purple Rose
La desafortunada, Elizabeth buscó hasta desabrochar sus botones. -Vamos a
proceder desde la puerta principal de la ruinas de la capilla. No van a hablar.
No habrá ninguna risita. No harán ninguna tontería. Comencemos.

Sr. Brooke, ¿está listo?-

El profesor de música un poco nervioso nos dio la nota y empezamos a cantar,


haciéndose eco de nuestras voces altas y claras. Entonces la alta profesora
nos condujo por los pasos de la Abadía. Algunas manchas de sol color
carmesí eran visibles en el cielo gris perla. El día estaba muriendo.
Establecimos el paso lentamente, en el momento de nuestro canto solemne,
que flotaban en el césped como la sombra de los finos cantos de las monjas
en los viejos tiempos. Los vestidos negros de las profesoras revoloteaban en
el penetrante viento, y me alegro por mi gruesa capa.

La procesión se hizo a su manera alrededor de la orilla del lago y hasta las


ruinas. Luego quedamos en silencio y de pie en un círculo alrededor de la
verde loma de los altares. Las columnas rotas y los arcos de la antigua iglesia
brillaban en la luz de las velas. Todo el lugar se sentía como una etapa de
espera para que pase algo. La Señora Hartle entregó el libro a la señorita
Scratton, que comenzó a entonar una especie de oración, su voz arrastrada
por el viento.

-El hombre, que nace de la mujer, tiene poco tiempo para vivir, y está lleno
de miseria. Él viene de arriba, y se corta, como una flor.... En medio de la vida
estamos en la muerte...-

Las palabras se apoderaron de mí. Vi a cada niña subir al montículo y poner


sus flores en él, susurrando las palabras, En memoria de Lady Agnes.

-Todo aquel que vive y cree en mí, no morirá jamás. El último enemigo que
será destruido es la muerte...-

Era mi turno. Me acerqué lentamente. Allí era donde ella había encontrado la
muerte, asesinada por el hombre que amaba. En un

Flash lo vi todo de nuevo: la lucha en la oscuridad, el vestido claro de Agnes,


la furia en los ojos de Sebastián, y el terrible, lamento eterno....

-Para Agnes,- dije. Entonces me acordé de la otra víctima silenciosa de este


lugar encantado y añadí en voz baja,

-Para Laura-.

Me di la vuelta y mire con sorpresa las filas de niñas que me observaban. Me


había olvidado que otras personas estaban allí conmigo. Con voz seca la
señorita Scratton seguía cantando en el fondo.- 'Nosotras dimos las gracias

188
Immortal * Foro Purple Rose
satisfechas por entregar a nuestra hermana Agnes las miserias de este mundo
pecador-.

Y entonces sucedió: un grito atravesó el aire tranquilo de la noche. -¡Mira!


¡Miren allá! -El pánico cundió a través de las niñas. -¡Es allí!- Los dedos
apuntando, y los ojos fueron levantados al arco irregular donde la ventana del
este, alguna vez había estado. Una figura en un vestido blanco que se
avecinaba, con la cara cubierta por un largo velo fluyendo. De repente se
abalanzó sobre las chicas aterrorizadas, y los gritos crecían como una
tormenta.

-¡Es ella! Es la Señora Agnés! -Hubo una estampida confusa, ya que corrían,
derribando las velas y pisando las flores.

-¡Chicas, paren esto de una vez!- gritó la señorita Scratton desesperadamente,


pero nadie la estaba escuchando. Todo el mundo a mi alrededor estaba
corriendo, pero yo seguía, inmóvil como la alta profesora, que estaba como
una estatua tallada en el marco del arco, sus ojos negros me miraban con
triunfo.

Más tarde, cuando todos estábamos seguros en el interior, se me hizo parar


delante de todos cuando la señora Hartle mostraba el conjunto de sábanas y
camisas de dormir que se había improvisado para asustar al grupo de
colegialas.

-Evelyn Johnson,-, dijo con frialdad. -Su nombre está claramente marcado en
estos artículos. Sus acciones de esta noche no sólo muestran una deplorable
falta de consideración por los demás y un desprecio por las tradiciones de
nuestra Wyldcliffe, si no un considerable grado de estupidez. ¿Cómo cree
que se saldría con la suya con esta broma sin sentido?-

Me quedé mirando el suelo y no respondí. Era fácil adivinar que Celeste era
la que había organizado todo el asunto.

Ella había usado mis cosas para arreglar la versión del espantapájaros de
Agnes que había sido suficiente para aterrorizar a las niñas más jóvenes y
para arruinar la procesión. Ella lo había hecho, pero ella sabía que me
culparían. Celeste se saldría con la suya, pero yo no lo haría. Incluso antes de
que la señora Hartle hablara, yo sabía lo que venía.

-Su registro en esta escuela ha sido muy decepcionante. Usted ya ha


adquirido dos tarjetas de demérito este término. Esta será su tercera. Su
comportamiento es una vergüenza. Los supervisores tal vez deseen revisar su
posición en la escuela. Mientras tanto se les informará de su detención y
castigo.-

189
Immortal * Foro Purple Rose
Usted no debe tener otro demérito, Evie. Con una sacudida enferma en mi
estómago me acordé de lo que la señorita Scratton había dicho. ¿Ella sabría
algo? Mire a las filas con ojos curiosos, mirándome sin piedad cuando la
noche había llegado a Wyldcliffe. Helen me vio y se dio vuelta, pero Sarah
miró atrás, a punto de llorar. Yo no podía ver a la señorita Scratton en ningún
lugar.

-Eso es todo. Chicas, me disculpo porque la celebración de esta noche ha


sido estropeada por un miembro indigno de nuestra comunidad. Todos
vosotros vais a ir directamente a la cama. Evie, usted vendrá conmigo.-

La seguí en silencio. Parecía que todo había estado llevando a ese momento.
Yo estaba en las manos de la alta profesora, y yo estaba totalmente sola.

CAPITULO 48

Este es el momento.

Estoy en el estudio de la Sra. Hartle. Me recuerda mi primer día en Wyldcliffe,


todos esos meses atrás. Pero he cambiado. Ya no soy la misma persona,
pensándolo la Sra. Hartle es tan secreta y mortal como lo era cuando la
conocí. Estoy asustada. Ahora, como Helen, tengo miedo de la directora. Ella
anda alrededor de la sala, recogiendo cosas, mirando los libros, haciendo
caso omiso de mí, me hace esperar. Por último se pone de pie delante de mí y
habla. -Yo sé todo acerca de ti, Evie. Yo sé quién eres. La primera vez que nos
conocimos, debo admitir que me sorprendí con tu parecido con el retrato de
la que llamamos traidora.- Sus ojos fijados en un rincón de la habitación. Una
pintura en la que nunca me había fijado antes colgaba de la pared, y reconocí
a la chica de pelo largo rojo… -¡No la llame así! Agnes era fiel a la vía mística.
Son ustedes quiénes la han cambiado para algo vil.-

-Agnes era una tonta,- La Sra. Hartle permanecía calmada. -Ella no debió
haberle confiado sus poderes a una simple niña que no sabe nada de nuestras
profundas artes. Pero pronto te relevaremos de esa carga. Dame el talismán.-

-No sé de que está hablando.-

-¿Realmente no imaginas que puedes esconderlo por más tiempo de mí?- se


burla. -Mi pobre hija loca me ha dicho tu secreto no hace mucho. Oh, no a
propósito, pero eran como niños jugando con fósforos cuando tratan de
dominar los ritos. Pronto me estuve alerta de sus débiles intentos de convocar

190
Immortal * Foro Purple Rose
los poderes... La directora ve más de lo que tú sabes. Tus patéticos intentos
me llevaron directo a ti. Y ahora he encontrado lo que he buscado por tanto
tiempo.-

-Pero el talismán no es bueno para usted,- me arriesgo. -Solo yo puedo


usarlo.-

-¡Tú! No te engañes. No tienes poderes. No te esfuerzas lo suficiente, ¿o si,


Evie? Y ahora serás destruida por tu adorado Sebastián.- Hay desprecio en su
voz cuando pronuncia su nombre. Me llena de ira.

-El no me hará daño por que usted le ordene. El es su maestro, no su


sirviente.-

Su cara se oscurece -Nuestro llamado maestro nos ha traicionado. Ha


rechazado nuestra ayuda y se está desvaneciendo rápidamente. Pero no
vamos a permitir que eso suceda. El nos prometió la inmortalidad, y debe
mantener su promesa. Ahora él es débil y nosotras fuertes, tomaremos el
talismán para él y lo obligaremos a servirse de él.

Estira su mano. -Dámelo ahora,- ordena. -Lo quiero.-

Algo encaja en mi cerebro. Sebastián rechazo su ayuda. Eso significa que ha


decidido desvanecerse a herirme. El no quiere que muera. No es mi enemigo
después de todo; y nunca lo será. Mi miedo se esfumó como un sueño. Me
sentí fuerte, más fuerte de lo que ella podría ser. Sé lo que debo hacer.

Desato la cinta alrededor de mi cuello. El collar brillaba inocentemente, una


baratija bonita. Eso era todo. Lo deje caer sobre la mano extendido de la
señora Hartle.

Una grita de luces azules iluminó el cuarto. Ella se tambalea, y luego se


desploma sobre su escritorio. Tomo el collar de donde había caído. La
directora había sido tomada por sorpresa, eliminada, pero solo por un
momento. Tenía que alejarme antes de que recobrara el conocimiento. Tenía
que dejar el talismán en un lugar seguro.

Corrí hacia la puerta y la abrí. Dos mujeres en trajes oscuros y mascaras


estaban de pie de guardia. Se lanzan para agarrarme. Cierro la puerta y le
pongo el cerrojo con las manos temblorosas. Estoy atrapada. La Sra. Hartle
gime y se agita. En mi desesperación corro hacia la ventana. Es pequeña y
con barrotes. Golpeo contra el vidrio pero no hay escapatoria. -Por favor

191
Immortal * Foro Purple Rose
ayuda, por favor Agnes,- sollozo. Estoy de pie junto a su retrato. Sus ojos
grises buscando los míos. Llego y toco la pintura, el trozo de pared del que
colgaba la pintura se abre como una puerta.

Veo un pasillo rudimentario que se inclina hacia abajo y desaparece de mi


vista. Recuerdo a Helen diciendo algo acerca de un laberinto de túneles bajo
la Abadía. Tal vez esto conduciría a la salida, pero es tan oscuro, tan estrecho.
Las mujeres están afuera golpeando la puerta. Sin detenerme a pensar, me
meto en el pasadizo y cierro la puerta secreta detrás de mí con un ruido seco.
Estoy encerrada. Me tambaleo sigo a ciegas, siguiendo el camino a tientas
con mis manos en el frío, las paredes húmedas.

Esta oscuro, tan oscuro que lo puedo saborear en mi garganta. Cada paso
vacilante me lleva más profundo bajo tierra. Puedes hacerlo Evie; continua,
un paso a la vez. Puedo oír voces; hay alguien detrás de mí, el tenue silbido
de faldas. Sigue adelante. Pero estoy encarcelada por el peso de la tierra a mí
alrededor, y la oscuridad detrás de mis ojos. No puedo respirar, estoy
ahogada en una tumba, esperando la muerte.

Y después escucho la memoria de una voz, alta y clara de una chica, cálida y
suave como la de una madre:

La noche es oscura, pero el día está cerca, silencio, pequeña bebe, no tengas
miedo…

Una tenue luz plateada comenzó a brillar. Me doy cuenta que viene del
talismán. Lo acuno en mis manos, y brilla como una estrella.

Ya no estoy sola. Agnes está conmigo. Voy a encontrar la forma de salir de


aquí. De alguna manera lo haré esta noche.

He estado vagando mucho por estos laberintos, dando vueltas en un sinfín de


pasillos, en círculos, entre callejones sin salida. Pero parecía que había
llegado a alguna parte. Este lugar se siente más grande, como una caverna
abierta. Mis pasos hacen eco aquí. Sé, sin saber cómo, que estoy bajo la
capilla, y que en algún lugar por encima de mí las estrellas brillan.

Me congelo. Sonidos hacen eco por delante. Pasos de otra persona. Luego, un
rápido soplo de brisa fresca entra a través de la caverna subterránea, y el
aroma de velas aromáticas.

-¿Helen, Helen, estas ahí?-

192
Immortal * Foro Purple Rose
Una linterna deslumbra mis ojos, entonces me siento abrumada por la viva
calidez de Sarah y Helen abrazándome, llorando y riendo a la vez.

-¿Cómo me encontraron?-

-Pensé que mi madre te llevaría hasta aquí,- respondió Helen. -Es a donde se
llevó a Laura. ¿Cómo pudiste escapar de ella?-

-Ella trató de tomar el talismán, pero no pudo. Vendrá por mi otra vez, sin
embargo no sé si pueda detenerla esta vez.-

-Ella va a convocar a la secta secreta para que la ayuden,- dice Helen con
ansiedad. -No debemos quedarnos atrapadas aquí abajo.-

-Las puedo guiar a la salida,- dijo Sarah. -Bajamos por el túnel de la gruta,
Evie. Volveremos por ahí.-

Sarah barre la linterna alrededor, y veo que estamos bajo una cripta amplia,
con techo abovedado. Es el lugar de encuentro de muchos pasajes. En un
extremo hay una mesa de piedra en bruto, como un altar. Un pasaje debajo
conduce detrás de la mesa, y corremos hacia ahí, pero rápidamente
escuchamos el arrastrar de muchos pies por delante de nosotros y canticos,
como el rugido de un trueno.

-¡Regresen!- Susurra Sarah. -Vamos a tener que encontrar otra salida, la secta
se está reuniendo. ¡Ya vienen!-

Regresamos por donde habíamos venido, pero una multitud de mujeres en


túnica y con capucha ya estaban llenando la cripta, esparciéndose por todos
lados. Ellas no tenían una personalidad individual, ni distinción alguna, sola
una terrible, presencia de anonimato. Su canto se agrandaba. Algunas de
ellas sostenían antorchas, Ellas nos ven a luz de las llamas rojas y gritan
salvajemente, en torno a nosotras, hambrientas por el talismán. Hay
demasiadas de ellas. Estamos atrapadas e indefensas.

Una alta figura vestida de negro entra, y las hermanas se apartan para que su
líder enfoque. Ella llevaba una daga de plata. Todo el mundo calla. -Me dijiste
que me darías el talismán,- dice ella. Lo harás. -Hay alguien aquí que no lo
puede rechazar. Tráiganlo!-

Las mujeres se estremecen y suspiran, mientras una forma encorvada es


transportada en una silla tallada.

193
Immortal * Foro Purple Rose
-¿Sebastián?- susurro. No hay respuesta. Todo lo escucho son los horribles
gemidos de la secta.

-Sebastián, ¡Lord Sebastián!- chillan. -¡Este es el momento! ¡Cumple con tu


voto!-

La forma se desploma en la silla tallada y levanta su mano. Las mujeres callan,


un estertor como de hojas secas antes de la tormenta. Debo de haber
entendido todo mal, totalmente equivocada. Sebastián ha decidido trabajar
con sus hermanas después de todo. Él está aquí para reclamar su premio. Es
el talismán lo que quiere, no yo.

El se levanta y camina hacia mí, vacilante y lento. Sus ojos están hundidos y
rojos, con dificultad para respirar. El se está desvaneciendo. Está ocurriendo,
tal como el dijo. No hay escapatoria, no para cualquiera de nosotros. No
puedo soportar ver el rostro de Sebastián. No puedo soportar verlo llevarse el
talismán de mí. No puedo soportar que haga pedazos mí corazón por esto.
Este es el fin, por fin.

El llega hasta mí, y yo espero su ataque, pero lo único que hace es tocar un
mechón de mi pelo. -Te amo, niña del mar,- susurra. Luego se dirige hacia las
mujeres que esperaban y las golpea con su última fuerza. -¡No se acerquen! Si
le hacen daño las destruiré.-

La directora grita: -No le hagan caso. ¡Tomen a los dos!-

Todas se vuelcan hacia adelante como una ola oscura, y alguien habla con una
voz tan clara como el amanecer: una reliquia de nuestra casa, no puede caer
nunca en la oscuridad. Puedes hacerlo, Evie. Puedes hacer cualquier cosa, mi
hermana.

Se lo que tengo que hacer. Sebastián ha colapsado en el piso. Más rápido que
un relámpago, me agacho y dibujo un círculo alrededor de nosotros con las
yemas de mis dedos, clara y brillante en mi mente. Pequeñas llamas blancas
cobraron vida a lo largo del círculo. Pongo mi mano sobre el talismán colgado
en mi cuello y con los secretos más profundos de mi mente.

Pienso, siento, deseo… una deslumbrante luz blanca llena la cripta y golpea
de regreso a la directora y a sus seguidoras.

-Te ordeno…- grita. Pero yo me rio de ella. No voy a vivir por sus reglas. Veo
a Helen y Sarah confundidas y tomo sus manos y tiro de ella dentro del
círculo. Mi mente se vacía de todo. Empiezo a gritar: -El aire de nuestra

194
Immortal * Foro Purple Rose
respiración, el agua de nuestras venas, la tierra de nuestros cuerpos, y el
fuego de nuestros deseos…- Estamos tomadas de las manos, pero algo falta,
la cuarta parte del círculo. Luego abro los ojos y ella está ahí: Agnes, vestida
de blanco, me sonreía. Yo dejo de luchar contra mi destino. Creo, deseo,
siento… Oh, sí, siento y no tengo miedo. Me encanta y no me arrepiento de
ello. El amor es lo único que importa ahora: mi amor por Sebastián, mi amor
no menos precioso por Sarah y Helen. Y finalmente me dirijo a Agnes, mi
antepasado, mi amiga, mi hermana mística… Llego a ella. Ella toma mi mano y
estamos completas. Helen levanta los brazos hacia los destellos invisibles por
encima de nosotros, Y Sarah se arrodilla y presiona sus manos contra la tierra.
Pero con Agnes seguimos paradas, y con Sebastián tendido a nuestros pies.
Sus labios resecos. Grita, -Agua…-

Agua. Claro. El agua de la vida.

Todo a mí alrededor se desvanece como una niebla Me veo caminando por


los páramos, Sebastián está conmigo. Mis hermanas están conmigo, Helen y
Sarah y Agnes… estoy subiendo más alto. Caminando por la tierra verde. Mi
madre está allí. Evie cariño, ella me llama. Yo soy arrastrada por una gran
marea de amor. Frankie está ahí. Hay cosas peores que la muerte. Ella sonríe.
Adiós, mi cordero. Entonces todos se desvanecen, y estoy subiendo sola,
hasta la parte alta de la antigua colina, donde una vez estuvo fuerte, una torre
de tierra bajo las estrellas. Miro abajo y veo un arroyo, cada hilo de agua en
el oscuro valle. Veo el lago, veo el mar, negro en el horizonte. Ahora por fin
me conozco. Este es el momento, y el poder para ser yo misma. Las estrellas
han huido, la noche se ha acabado, y cuando levanto la mano, el agua me
obedece y se levanta en una ola poderosa. Abro los ojos. Abajo, en la cripta
hay un gran estruendo y temblores. Por primera vez veo miedo en el rostro
de la directora, y el de sus seguidoras, que en su pánico la abandonan. La
tierra se agrieta, las paredes se desmoronan, el viento sopla a través de la
oscuridad, y luego el agua viene. No puede entrar en nuestro círculo, pero
corre por el resto de la cripta, como un mar en ebullición. Y me parece que
nuestros enemigos son barridos a un lado como pequeñas piedras sobre la
costa.

CAPITULO 49

Las inundaciones repentinas, en las antiguas bodegas bajo las ruinas se


podría explicar: un accidente que había canalizado el agua del lago a través
de una de las esclusas y muchos túneles que habían sido construido en los

195
Immortal * Foro Purple Rose
viejos tiempos. Un accidente, nada más. Cualquier otra explicación sería
imposible, por supuesto.

Seguimos con conocimiento de nosotros mismos. Nos habíamos escapado del


torrente de salida a través del túnel y la vieja gruta. Sebastián dejo allí
acurrucada en su abrigo, el marco de la estatua de la PAN. Mojé los labios de
la primavera, le besó las manos, y prometí volver. Pero cuando volví al día
siguiente se había ido. Helen y Sarah me acompañaban con la mayor cantidad
de búsquedas que pudieron en el laberinto subterráneo, pero no encontró
ningún rastro de él.

No había ninguna señal de la secta tampoco. El agua se había escurrido,


dejando un olor rancio de barro y lodo, y yo medio temido, por los cuerpos
sin nombre que cruzaban de los ahogados, las mujeres, sus ropas retorcidas y
sus ojos en blanco y vacío. Pero no había nada. Ellos habían escapado.

Parecía que nadie resultó herido, pero algo había cambiado. El día después
de la inundación. Sentía una extraña sensación de alivio.

Yo sabía que debería temer que la señora alta, podría atacar de nuevo, pero
el día transcurrió en silencio, como una especie de espera entre una batalla y
la siguiente. Y luego, cuando estábamos de oración después de la cena, la
señorita Scranton hecho el anuncio.

-Es mi penoso deber de informarles a las niñas, que la señora Hartle ha sido
reportado como desaparecida a la policía. Ella no ha sido vista desde el final
de la procesión de anoche. Si bien no estamos seguros de su paradero,
quiero asegurarles que las autoridades no creen que ella este muerta.
Oremos para que nuestra alta señora este con nosotros una vez más, muy
pronto-.

Otra vez, me causó sensación algunos de los chismes y preguntas. Algo que
nunca había sucedido antes en la historia de Wyldcliffe. Para nosotros ha sido
diferente. Helen se rompió abajo en silencio, lágrimas de dolor le salieron
por la noticia, aunque nadie hizo caso. Era sólo la loca Helen Black.... Sólo
nosotras sabíamos por qué lloraba, desgarrada entre el amor y el odio.

El anuncio de Miss Scratton, no fue la única de las noticias. Más tarde en la


noche, la llamada de teléfono vino de la casa de reposo, para decir que
Frankie había fallecido. Al igual que la ruptura del día, estuve muy tranquila,
dije.

No lloré. Sentí el collar de plata debajo de la camisa y dije: -Me alegro de


haberle dicho adiós a ella.- La clase de la escuela y la enfermera que me dio
el mensaje me miraron extrañados, murmurando que debe ser un shock....

196
Immortal * Foro Purple Rose
Todos tenemos que morir. Creo que Frankie sabía que yo no estaba sola, y
que podía dejar se fuera. No lloré. Dios no quita la vida.... Adiós, mi querida.
Adiós.

Los días siguientes pasaron muy lentamente. Me pasé el tiempo con Helen y
Sarah, preguntándonos qué iba a pasar. ¿Que realmente había destruido a la
señora alta? ¿O fue que está en alguna parte, esperando su tiempo y reunir
sus fuerzas para el próximo ataque?

Como toda la escuela espera noticias, fue la señorita Scratton que se hizo
cargo. Ella organizo todo, la protección de los estudiantes de la intrusión de
la prensa y las preguntas de la policía. Se fue de clase en clase asegurándose
de que todo sigue corriendo como un reloj y que Wyldcliffe sobreviviría. Si
yo no hubiera recordado el enmascarado rostros que había visto en la cripta,
si yo no hubiera aprendido a no confiar en cualquier mujer en el marco del
Techo de Abbey, le había llamado a la comodidad de su presencia, calma.

Habíamos ganado la primera batalla. Sabía, sin embargo, que si Celia Hartle
realmente faltaba, o incluso muerto, u otra amante de alta, pronto saldría de
las sombras para dirigir la secta.

Como un perro de caza muerto de hambre, por un pedazo de comida, que no


renunciará a su búsqueda del Talismán. Nos habíamos detenido una vez, pero
mientras colgaba alrededor de mi cuello, estaba en peligro, mientras
Sebastián todavía estaba allí para darles el más leve aroma de la esperanza.

Sebastián. Mi principio y mi fin. Un niño que nunca iba a cumplir, había


cambiado mi vida. Y ahora que me había alcanzado y tocado el talismán con
mi mente .No podía dejarlo descansar. De alguna manera, me prometí, que
quería dominar todos los secretos que Inés sabia, y llegar a mi destino, con
una llave de Sebastián en mis manos.

Yo no le dejaría caer en el tormento por mí. Tenía que encontrarlo, antes de


que fuera demasiado tarde, porque todo lo que había dejado, me aferraba a
las últimas palabras que me había dicho.

Te amo.

No había fuerza mayor que eso, un misterio tan profundo.

El viento soplaba en diciembre, frío y amargo en el césped de la Abadía.

Era el final del plazo.

Mi papá consiguió un permiso para que pudiéramos pasar las vacaciones los
dos.

197
Immortal * Foro Purple Rose
A casa nos fuimos caminando por la playa todos los días, viendo la caída de
verdes olas como delfines, tranquilos, en nuestro dolor compartido a través
de Frankie. Traté de ser la chica que él le había dicho adiós en septiembre,
pero notó la diferencia.

-Pobre Evie-, dijo. -No ha sido fácil-.

-No-, le contesté. -Está bien, sin embargo. Me puedes hacer frente.-

Él me abrazó.

-Lo sé. Pero me alegrará volver a Wyldcliffe-.

Tienes amigos ahora, ¿no?-

Yo asentí. Las palabras eran tan inadecuadas. Sí, tenía amigos. Sí, yo tenía que
volver a Wyldcliffe. Mis amigos me estarían esperando.

Mis amigos. Mis hermanas. Y mi amado.

Fin

Este libro fue recopilado por Rossmary

http://www.purplerose1.com/
198

Minat Terkait