Anda di halaman 1dari 20

“OBSTÁCULOS QUE ENFRENTA LA MUJER PARA ASUMIR UN PUESTO

POLÍTICO EN NUEVO LEÓN”

RESUMEN

Este trabajo de investigación para las ciencias sociales analiza los obstáculos que
enfrenta una mujer para asumir un puesto político en Nuevo León a partir de distintos
autores y revisando una serie de entrevistas que comprenden la perspectiva de la mujer,
así como los obstáculos que ha enfrentado para asumir un cargo político. El trabajo de
investigación se enfoca primero en conocer las primeras mujeres en el ámbito político, la
desigualdad y los desafíos que ha tenido que enfrentar para llegar al día de hoy yendo
así de lo particular a lo general para analizar más adelante los cargos de elección y
representación de la mujer en la actualidad en el estado de Nuevo León.

PALABRAS CLAVE

Mujer, política, obstáculos que enfrenta, desigualdad, cargos de representación.

ABSTRACT

This research work for the social sciences analyses the obstacles faced by a woman to
assume a political position in Nuevo León from different authors and revising a series of
interviews that include the perspective of women as well as the obstacles that they have
faced in order to assume a political position. The research work focuses first on getting to
know the first women in the political standpoint, the inequality and the challenges it has
had to face to reach today going from the particular to the general to analyze later the
positions of election and representation of the woman nowadays in the state of Nuevo
León.

KEY WORDS

Woman, politics, obstacles facing, inequality, positions of representation.


ÍNDICE

CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN ...................................................................................... 1

1.1 Antecedentes ............................................................................................................. 1

1.2 Planteamiento del problema ...................................................................................... 1

1.3 Objetivos de investigación ......................................................................................... 3

1.4 Justificación ............................................................................................................... 3

CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO ................................................................................... 5

2.1 Primeras mujeres en el ámbito político ...................................................................... 5

2.2 Mujer, poder político y la desigualdad ....................................................................... 6

2.3 La participación política de las mujeres ..................................................................... 7

2.4 Mujeres y cargos políticos en Nuevo León ................................................................ 9

2.5 Cargos de elección y representación de mujeres en Nuevo León ........................... 11

2.6 Los desafíos de la mujer en llegar y ejercer un cargo ............................................. 13

2.7 Preguntas de investigación ...................................................................................... 14

CAPÍTULO 3. METODOLOGÍA ..................................................................................... 15

REFERENCIAS ............................................................................................................. 16

ANEXO .......................................................................................................................... 18

ii
CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN
1.1 Antecedentes
Las mujeres y la forma en la que han vivido, en nuestra cultura occidental ha
pasado, por tres grandes ejemplos (Lipovetsky, 1944). Lo que quiera ser y hacer, ahora
la mujer puede decidirlo; tiene el poder de inventarse a sí misma. Esto no significa que
haya desaparecido la desigualdad entre ambas personas de género femenino y
masculino, sobre todo en relación a coordinar las tareas en la vida familiar (Beauvoir,
1949).

Aun reconociendo que la discriminación hacia la mujer varía según la sociedad de


que se trate, y que la identidad de género puede modificarse conforme las estructuras
sociales y las vivencias personales se transforman, el patriarcado, como sistema de
organización compleja, mantiene la inferioridad de la mujer respecto al hombre en los
planos económico, social, cultural y político (Walby, 1960).

Se ha observado una mayor contribución del género masculino en el hogar, pero


aun así el trabajo de hogar se sigue viendo más pronunciado por la diferencia de sexo.
Aunque se sustituya el trabajo físico del hogar contratando a otras personas, todo el
trabajo en el que se tiene que pensar para la organización familiar como planificar los
tiempos, pensar en las comidas, en las actividades de los hijos, en las compras, etc. sigue
estando a cargo de la mujer. Es complicado el desciframiento de este problema (Argeri,
2011).

La equidad en la política es como un proceso estratégico contra el acaparamiento


masculino del poder político, se pretende la búsqueda de un reparto igualitario de poder
entre hombres y mujeres (Cobo, 2002). Pero la igualdad de oportunidades no es
suficiente, ya que esto no significa que congenia necesariamente a prácticas
democráticas (Bareiro, 2002).

1.2 Planteamiento del problema


Las instituciones de gobierno tienen la responsabilidad de promover políticas de
equidad de género, facilitando espacios para el desarrollo igualitario entre hombres y
mujeres creando recursos de empoderamiento para las mujeres, previendo asimismo que

1
los hombres apoyen en vez de obstaculizar esa promoción femenina (Peralta, 2015). Los
partidos políticos deben de propiciar la participación política de las mujeres y su impulso
hacia los cargos directivos de las estructuras de poder interno, apoyando sobre todo su
liderazgo comunitario y su candidatura a cargos de representación popular (Alcántara,
2013).

Se sabe que la participación de las mujeres, dentro del ámbito político, es una
herramienta muy importante para el logro de la equidad (Fassler, 2004). Pero, para
conseguir dicha equidad, es necesario conocer los obstáculos a los que debe enfrentarse
una mujer para llegar a obtener un puesto político; La cultura política ha estado dominada
por características consideradas masculinas (Espino y Benítez, 2010). Entonces, al estar
la política enfocada principalmente en el género masculino, se entiende que existen
desventajas considerables para las mujeres dentro de la misma.

Con este proyecto de investigación se está buscando responder a las siguientes


incógnitas: ¿Cuáles son las diferencias que existen entre el hombre y la mujer en el
ámbito político?, ¿A qué tipo de discriminaciones se enfrenta una mujer que quiere llegar
a un puesto político?, ¿Cuál es el porcentaje de cargos de representación que ejerce la
mujer actualmente?, ¿Qué obstáculos se le presentan a una mujer para llegar a obtener
un cargo político? Tomando en cuenta que este proyecto está enfocado en el estado de
Nuevo León, por lo que todas las interrogantes anteriormente mencionadas se
encuentran dentro de este mismo contexto.

Massolo (2007) afirma: “Para las mujeres, la apertura democrática significó una
nueva etapa de su participación política “(p.15). Por lo que se considera que las mujeres
han logrado conseguir tratos igualitarios dentro de la política desde hace algunas
décadas. A partir de esto surge otra incógnita: ¿Realmente existe un trato totalmente
igualitario para ambos géneros en el ámbito político? Pues, en caso de que las
investigaciones demuestren lo contrario, se estaría hablando de un obstáculo para las
mujeres que buscan desarrollarse dentro de algún cargo político. La equidad es
sumamente importante para un Estado que busca conseguir una sociedad más justa
(Flores,2005). Entonces, si se llegan a mostrar obstáculos, en este caso, para el género

2
femenino, se estaría hablando de limitaciones que impidan el correcto desarrollo del
Estado, más en concreto, estamos hablando del desarrollo de Nuevo León.

Se pretende investigar los obstáculos que enfrenta la mujer al asumir un puesto


político y tiene como propósito sensibilizar a las mujeres y varones desde la perspectiva
feminista y de género para que se comprenda la urgencia de dotar dos herramientas
teóricas y prácticas que ayuden a construir una sociedad igualitaria que erradique la
violencia por razón de género, articulada con otras opresiones como la clase, la edad y
sobre todo detectar los desafíos y obstáculos para la plena y libre participación de las
mujeres.

1.3 Objetivos de investigación


Conocer la perspectiva de la mujer en un puesto político, para analizar por método
cualitativo los obstáculos que enfrenta la mujer al asumir un cargo político en Nuevo León.

En función al objetivo general se desligan los siguientes objetivos específicos:

 Conocer los logros alcanzados de las mujeres a lo largo de los años en cuanto a
la política
 Averiguar las diferencias o desigualdades que se encuentran en los puestos
políticos con referencia al género femenino en Nuevo León
 Reconocer la evolución de la política y las mujeres en Nuevo León.
 Examinar que la participación de las mujeres en puestos en cargos inferiores a la
presidencia es menor en comparación a los hombres
 Indagar la dificultad del ascenso en puestos políticos como uno de los problemas
que deben afrontar las mujeres en Nuevo León.

1.4 Justificación
De acuerdo con los datos del Gobierno del Estado de Nuevo León, las mujeres
componen un 10.4% en el gabinete a nivel estado y las alcaldías y secretarías de los 51
municipios de Nuevo León están conformados por un 24% de género femenino (COFIPE,
2017). Se sabe que no hace mucho tiempo las mujeres participan en el fenómeno de la
política, sin embargo, si ya se puede participar, ¿por qué hay mucha minoría? es por eso
que se planea investigar y resolver todas las incógnitas, para así comprender las

3
dificultades que se presentan, pero aún más importante es conocer las discriminaciones
que obtiene la mujer cuando pretende dedicarse a lo que se cree que solo los hombres
pueden hacer, que es el ocupar un cargo público.

4
CAPÍTULO 2. MARCO TEÓRICO

2.1 Primeras mujeres en el ámbito político


En 1923 en Mérida Rosa Torres fue la primera mujer mexicana en ocupar un
puesto de elección al ser regidora propietaria por el ayuntamiento, dio sus primeros pasos
en la lucha por los derechos de las mujeres ya que formo parte en el Primer Congreso
Feminista celebrado en Yucatán (Cervantes, 2003).

En 1938 Aurora Jiménez de Palacios fue la primera diputada federal del estado de
Baja California que dio inicio al proceso de reconocimiento de los derechos de las
mujeres.

En 1964 la primera mujer que pudo titularse como abogada en su estado natal,
María Lavalle, fue una de las primeras senadoras en la historia de México, fue la primera
en ejercer como presidenta del Senado de la República entre muchas otras cosas más
que ella hizo que el mundo pensara diferente a como pensaban antes de manera que
hizo reflexionar a l las personas que las mujeres tienen la misma capacidad de un hombre
para conseguir un título y poder tener un puesto n la política. Gracias a Alicia Arellano
Tapia, la mujer pudo tener voz y voto, aquí es donde ahora si la mujer ya pudo votar y es
donde se fue cambiando la manera de pensar de la gente donde las mujeres podían
participar en la política de una manera equitativa, en 1953 a México se creó el derecho a
la mujer al voto que se pudo definir en el año 1955 (Arellano, 2001).

Aproximadamente 229 mujeres estuvieron en diferentes puestos, lo que son en


los poderes del estado (Silva, 1989), de ese momento solo han sido 3 que obtuvieron
puestos más grandes, como de las 3 han sido gobernadoras.

La primera mujer electa en la gubernatura fue Griselda Álvarez del estado de


Colima en el año de 1979 Destacó en el labor educativo y literario, y ocupó varios puestos
gubernamentales. En 1976 fue electa senadora por el estado de Jalisco, Su principal
labor en ese cargo fue la educación pública.

5
Conforme fue avanzando la sociedad las ahora en la actualidad hay más mujeres que
son diputadas, presidentas, entre otras cosas más ya que, las mujeres en la antigüedad
que fueron las primeras en tener un puesto en el ámbito político hicieron que esto fuera
posible para que las mujeres tuvieran los mismos derechos que los hombres.

2.2 Mujer, poder político y la desigualdad


En las sociedades moderna la relación hombre-mujer se ve como una
desigualdad; esto quiere decir que las mujeres tienen limitaciones en el acceso de
recursos materiales e inmateriales. En la actualidad, las mujeres siguen presentando
obstáculos, falta de oportunidades vitales y subordinación.

Orden patriarcal, se caracteriza por la autoridad y la dominación


institucionalizadas de los hombres sobre las mujeres y sus hijos en la unidad familiar,
como parte de una política sexual en los términos en que lo define Kate Millet. La
asignación del ámbito privado a las mujeres y el ámbito público a los varones aparece,
entonces, como parte de una política en el sentido Weberiano de Herrschaft (dominación
y subordinación).

Se cree el poder tiene más probabilidad que lo ejerce un hombre, por sus
características de dureza, y autoridad, por otro lado, las mujeres solo pueden hacer tareas
que impliquen características como la ternura, sensibilidad, debilidad y que estén
enlazadas con el cuidado de la familia.

Es necesario, añadir nuevas dimensiones como la clase, la edad o la formación


en un análisis conjunto de la relación mujer-hombre-poder político. En primer lugar,
podemos decir que la representación de la mujer en las instituciones de poder político,
en todos los niveles, es más reducida que la del hombre, llegando a la máxima diferencia
cuando se trata de alcaldes y alcaldesas. El segundo aspecto que remarcar proviene del
importante incremento que la presencia de la mujer ha experimentado a lo largo de los
últimos años.

Aunque se puede decir que existe una igualdad formal, queda claro que la mujer
se encuentra “atrapada” por el hecho de la asignación de la responsabilidad familiar, lo

6
que dificulta, si no imposibilita, su participación activa en las organizaciones e
instituciones políticas. De hecho si observamos a las mujeres que ocupan algún pues
político, podemos darnos cuenta que la mayoría de ellas no están casadas, o que sí lo
están, no tienen hijos, además, podemos observar que entre mayor sea el prestigio de
un puesto político es más común que lo ocupe un hombre, un claro ejemplo en nuestro
país con los puestos de presidente o gobernador que por lo regular son ocupados por
hombres y a la mujer la vemos más comúnmente en puestos como senadoras, diputadas
locales o federales, presidentas municipales o regidoras.

Fernadez y Sequeida (2015) afirman que los tres obstáculos más comunes para
impedir el acceso de mujeres a puestos de decisión están asociados a: discriminación
laboral, doble jornada y deficiencia en redes de trabajo. Esto último tiene que ver con
“relaciones sociales o lazos que se establecen entre los compañeros de las
organizaciones labores” que crean lazos homosociales (García, 2003, p. 68). Es decir,
los obstáculos pueden venir tanto de la subjetividad, las relaciones laborales o
domésticas, las formas en cómo se han construido las ideas sobre las jerarquías y otros
factores de orden menos perceptible a simple vista.

2.3 La participación política de las mujeres


La participación política tiene una relación a un proceso electoral, es la población
que muestra un interés de cierta manera a tales participaciones, tanto directa como
indirectamente (Zubieta, 2010). Cabe mencionar que la mujer tuvo derecho a votar el 17
de octubre de 1953. Las mujeres tuvieron que pasar por un largo periodo de
manifestaciones para poder conseguir sus derechos, tales manifestaciones son sociales
y políticos (Alonso, 2004 ). Fue en esa época cuando se disputaron las mujeres por la
desigualdad de género, el derecho a tener un trabajo, de poder laborar libremente y
acceder a un cargo público.

Las mujeres contribuyeron al desarrollo y transformación de nuevos caminos en la


sociedad y combatieron contra la discriminación. El sufragio cambia al momento que
pasó el tiempo, los gobernantes, representantes y el gobierno cambiaron de opinión por
los movimientos de igualdad a las mujeres y siguiendo por hombres, a partir de esos

7
movimientos se fortalece las individualizaciones de las mujeres en los derechos (Medina,
2010).

Habitualmente la participación femenina es una práctica social silenciosa que tiene


un escaso reconocimiento social y político (Fassler, 2007 ). Las mujeres buscan llegar
más alto, buscan espacios para poder expresarse en vínculos diferentes por encima de
las relaciones de competencia.

La participación política que ellas reciben es modernizar las condiciones de vida


de otras personas como su propia familia, niños pobres o con carencias económicas,
personas de la tercera edad etc. A sí mismo la participación de las mujeres responsabiliza
en muchas ocasiones demandas y exigencias del Estado, pero sin duda en pocas
circunstancias definen este manejar como una actividad política o bien a ellas mismas
como protagonistas.

La participación social de las mujeres debe tener como objetivo lograr su introducción
plena en la comunidad política de modo que sus demandas y propuestas se incorporen
y se tomen en cuenta en la agenda pública. La mujer tiene la necesidad de ser escuchada
en el ámbito político, es por eso que la misma mujer está buscando deshacerse del
machismo para enfrentar los obstáculos y poder ejercer un cargo público; desde el más
bajo hasta el más alto, la mujer no tiene fronteras en cuestión de política.

La participación política de las mujeres crece día a día, lo vimos en las pasadas
elecciones del 2012 donde estuvo Josefina Vázquez Mota como aspirante a la
presidencia del Partido Acción Nacional, una mujer con carácter y disciplina con las
capacidades de poder gobernar un país, una de sus propuestas era luchar contra la
discriminación de la mujer en México sin embargo el machismo fue uno de los grandes
factores por los que no ganó la presidencia.

La sociedad tiene la costumbre de siempre ver a una figura masculina como


presidente del país y no a una mujer, pero he aquí la pregunta. ¿Por qué no hacer el
cambio y votar por una mujer? La mujer no es menos que el hombre, la mujer tiene la
capacidad de resolver la materia política y jurídica, el género no tiene que importar si el

8
candidato cuenta con los conocimientos, actitudes, valores y habilidades para asumir el
cargo.

Desde los últimos años hemos visto a las mujeres desenvolverse en ámbitos
políticos, como lo es en las alcaldías. Margarita Arellanes fue alcaldesa de Monterrey en
el periodo de 2012 – 2015, la alcaldesa realizó grandes obras públicas, así como labores
sociales y programas para la recreación familiar. Por otro lado, la alcaldesa actual del
municipio de Escobedo; Clara Luz Flores Corrales, fue elegida como presidenta municipal
en el año 2009 – 2015 y nuevamente fue reelegida por su buen desempeño para el
periodo 2015 – 2018.

Es de esta manera como se aprecia la participación que tienen las mujeres, México
va avanzando día con día en el ámbito político femenil, sin duda se espera que en unos
años una mujer pueda llegar a un cargo más arriba como el de la presidencia.

Sin embargo, esta lucha apenas comienza. Falta mucho por hacer, por superar y
educar a la sociedad para poder asimilar y respetar a una mujer como su representante.
Esta lucha implica profundizar y afinar alianzas con sectores y grupos dominantes a nivel
nacional, pues actualmente las mujeres siguen sufriendo de represión familiar y social, lo
cual son obstáculos para lograr sus metas; aún falta un largo camino por trazar, la
creación de políticas públicas que sumadas a mayores oportunidades para las mujeres y
promover la igualdad de género, como lo es en el estado de Nuevo León con su iniciativa
de 50% hombres y 50% mujeres en los diputados locales, de esta forma ayuda a que se
incremente la presencia de la mujer en los espacios formales de la política.

2.4 Mujeres y cargos políticos en Nuevo León


Para abordar acerca de las mujeres en Nuevo León, es importante recordar la
historia, en cuanto las mujeres en los tiempos antiguos no participaban pero si lideraban
importantes organismos para México; Josefina Zozaya de Monterrey participó en la
invasión norteamericana de 1847, Zozaya organizó la lucha de mujeres (Brom, 1998). La
invasión norteamericana es muy vista por la gran participación de mujeres del norte.
Margarita García Flores fue la primera regidora de Monterrey, siguiendo por ser
diputada y senadora en 1960; Anteriormente de ejercer tales cargos, estuvo en el puesto
de directora de la sección femenil por el Partido Revolucionario Institucional, en su

9
organización lideró a más de 20 000 mujeres (IEETAM, 2003). García Flores fue una
mujer conocida por su lucha por el voto de las mujeres mexicanas, ¿usted cree justo, don
Adolfo, que las mujeres no tengamos derecho al sufragio universal nada más porque
nacimos con un sexo que no elegimos? Le dijo al presidente Adolfo Ruíz Cortines.
En Nuevo León destaca María Cristina Díaz Salazar por ser la primera mujer
presidenta municipal, siendo de Guadalupe. En este aspecto se puede considerar que
Nuevo León ha sido un estado que duró mucho al obtener mujeres en el cargo político,
hasta ahora sin ver una mujer gobernadora.

La participación política en Nuevo León es de suma importancia para la nación, al


ser Nuevo León uno de los estados más influyentes del país, hace que la participación
de las mujeres se promueve de forma perfecta en todas las ordenes de democracia. La
mujer debe de desarrollarse de buena manera, ser responsable y aprender, así como
perseverar en el desarrollo político de México.

En la actualidad, las mujeres tienen más posibilidades de acceder a la educación,


en todos los niveles, que las que pudieron tener las mujeres de generaciones anteriores.
Esta presencia de las mujeres en el mundo de la educación aparece relacionada con las
transformaciones sociales que ha experimentado nuestro país, y sobre todo con el
cambio en la situación social de las mujeres (Alberdi, 2005 ).

La mujer actualmente cuenta con más espacios para desarrollarse en el ámbito


educativo, existen muchas escuelas, preparatorias y sobre todo universidades para que
la mujer alcance sus propósitos y metas. Hay mejores oportunidades hoy en día para la
mujer en las que puede encontrar un buen trabajo, pero sobre todo la mujer está
preparada para enfrentar los obstáculos que se le presenten en la vida para llegar a un
nivel más alto, como lo es el de un cargo público y político.

Se pensaba que antes la mujer no tenía oportunidad para expresarse como


ciudadana, su obligación era solo el hogar, pero ahora las mujeres pueden trascender y
hacer válida la igualdad de género, las mujeres tienen las mismas capacidades que los
hombres, no debe de haber exclusión para ellas, ya que son humanas que merecen tener
una oportunidad para ser escuchadas.

10
2.5 Cargos de elección y representación de mujeres en Nuevo León
Las mujeres en México esperaron décadas para poder acceder a diferentes cargos
políticos, en 1977 se modificaron 17 artículos de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos en donde se establecía por primera vez la participación política de las
mujeres permitiendo la postulación a la Presidencia de la República. La situación actual
de la participación y presencia de las mujeres en puestos políticos es limitada en Nuevo
León y las estadísticas nos permiten revisar los porcentajes que tiene el género femenino
en un cargo público.

En cuanto a puestos políticos, de acuerdo con los datos del Gobierno del Estado
de Nuevo León, actualmente las mujeres componen un 10.4% en el gabinete a nivel
estado, mientras que en las alcaldías y secretarías de los 51 municipios de Nuevo León
están conformados por un 24% de género femenino (COFIPE, 2017).

Actualmente se han modificado porcentajes importantes en lo que al género se


refiere, obligando así la equidad y la participación de las mujeres en el ámbito político en
donde se destaca el artículo 219 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos
electorales (COFIPE, 2017):

De la totalidad de solicitudes de registro, tanto de las candidaturas a diputados


como de senadores que presenten los partidos políticos o las coaliciones ante el
Instituto Federal Electoral, deberán integrarse con al menos el cuarenta por ciento
de candidatos propietarios de un mismo género, procurando llegar a la paridad.

Aún con las modificaciones y las nuevas consideraciones, la cámara de diputados


del estado de Nuevo León está conformada por el 38% de género femenino y en cambio,
en la senaduría hay una mayoría de mujeres en el cargo compuesto por un 66% en la
cámara del estado de Nuevo León.

Los impedimentos de las mujeres para conseguir empleo también juegan un papel
importante como obstáculos para aquellas que tratan de obtener un puesto político, pues
estos también forman parte del entorno laboral, entonces, al existir desigualdades que
limiten las oportunidades laborales de las mujeres, estas desigualdades afectarían
también a aquellas mujeres que busquen desempeñarse en un cargo político.

11
Menos mujeres trabajan fuera de la casa que hombres y/o ganan ingresos
menores, lo cual limita sus posibilidades de superar la pobreza. En zonas urbanas
en México, solamente 51% de las mujeres en edad de laborar están ganando un
salario en comparación con 81% de los hombres, generalmente las mujeres ganan
menos ingresos en las mismas actividades y muchas veces trabajan en
ocupaciones precarias e informarles (Cruz, 2016).

Con los porcentajes mencionados se confirma que existe una desigualdad entre
hombres y mujeres en cuanto a sus posibilidades de desarrollo económico, esto, a su
vez, nos indica que existen factores que limitan las oportunidades de empleo y, aunque
dichas limitantes afectan tanto a hombres como a mujeres, existe un factor en particular
que afecta principalmente a las mujeres, el cual se trata de las responsabilidades
domésticas, dichas responsabilidades están ligadas con los roles de género.

Las construcciones de género anteceden a la presencia de los individuos, ya que,


su construcción obedece un proceso histórico y cultural en cada realidad social;
entonces en esta realidad existen, ya de forma aceptada y fosilizada, ciertos
estereotipos surgidos de estas categorías genéricas que brindan identidad al
hecho biológico del sexo, al hecho bilógico de ser mujer. (Ascención, 2013, p.53)

Se entiende que los roles de género fungen como limitantes para las mujeres, pues
estas se ven forzadas a cumplir con un papel específico dentro de la sociedad. Las
responsabilidades como amas de casa son un obstáculo al que las mujeres se enfrentan
al tratar de obtener un cargo o político, pues esto es un compromiso extra en comparación
a las responsabilidades del hombre. El hombre ha sido, culturalmente, “liberado” de las
cargas domésticas en razón de que su principal responsabilidad es la de sustentar
económicamente a su familia (Cruz, 2016). Al ser consideradas dichas responsabilidades
como uno de los impedimentos para que las mujeres se desarrollen en un ámbito laboral,
se entiende que, del mismo modo, estas cargas domesticas fungen como limitantes para
aquellas mujeres que buscan ocupar un puesto político, pues se trata de un obstáculo
que no se les presenta a la mayoría de los hombres, lo cual pone en desventaja a las
mujeres que buscan obtener, no solo un puesto dentro de la política, sino también

12
cualquier trabajo que pueda poner en conflicto las responsabilidades laborales con las
responsabilidades domésticas.

2.6 Los desafíos de la mujer en llegar y ejercer un cargo


Los obstáculos que enfrentan las mujeres no solo se da por medio de la
discriminación o por las ideas machistas que aún existen; también son ellas mismas que
se ponen muros, ellas que creen las ideas antiguas. Son pocas mujeres que creen que
no están hechas para una profesión de alto tamaño, pocas creen que lo merecen, pero
se ponen muros al escuchar malos comentarios, pocas son las que luchan por sus
derechos. En base a que pasa el tiempo se hacen más movimientos feministas.
Los hombres en tiempos atrás ocupaban todas las profesiones y ocupaciones, en
cambio, mientras pasa el tiempo, las mujeres de todo el mundo van perteneciendo e
introduciendo en la vida profesional, así como laboral (Wirth, 2012).
En varios países existen muchas mujeres empleadas en diferentes ramas y con
buenos puestos, lo cual se ve poco que una mujer obtenga buenos puestos, pero es una
minoría la que se puede ver con un puesto directivo, aun tratándose de un trabajo
femenino, la mujer no ocupa el puesto de director (McKeen, 1992)
Pensamientos que se tiene acerca de que la mujer solo sirve para estar en casa,
hace que padres lo crean, así mismo deciden no darles estudios para que su esposo lo
mantenga. Ante eso se puede considerar que otro obstáculo es la falta de preparación;
cuando la mujer pretende competir a un cargo se le dificulta, no por el hecho de su género
si no por su contendiente que puede estar mejor preparado.
Cuando se cree pensamientos de este tipo, la mujer lo toma en cuenta; piensa que
los problemas en casa se deben solucionar por ellas mismas. Un obstáculo en este caso
es el tiempo. Lipovetsky (2006) argumenta que el lugar de la mujer, en el rol familiar, no
solo se trata de ser madre, si no de las consecuencias que esto implica, el mayor trabajo
que obtiene al momento de dedicarse al trabajo y después ver por la familia; en otro
aspecto, lo relaciona con el egoísmo del hombre, que creen que las mujeres están para
eso, que si hacen esas tareas, ellas se realizan en diferentes ámbitos.
Se cree que las mujeres y los hombres ya son iguales en todos los aspectos, en
una parte es muy cierto, más no son equitativos; los deberes de las mujeres son más
pesados que los hombres, aun así que ambos trabajen, la mujer es la que lleva la tarea

13
más difícil, los hombres son colaboradores en la casa pero la mujer es la que realiza la
mayor parte de su casa (Manjares, 2000).
Los problemas que enfrentan las presidentas municipales, sindicas y regidoras es
al momento de llegar a ocupar cargos de elección, esto se debe al partido en donde
ejercen, sus ideologías, así como las maneras en que llevan sus actos al resolver
problemas; probablemente no tengan buena legitimidad (Aguirre, 2003).

2.7 Preguntas de investigación


¿Cuáles han sido los logros alcanzados por las mujeres a lo largo de los años en la
política?
¿Cuáles diferencias o desigualdades se han encontrado en asumir un cargo político
referente al género femenino en Nuevo León?
¿Cómo ha sido la evolución de la política y las mujeres en Nuevo León?
¿Qué dificultad ha tenido la mujer al ascender en puestos políticos en Nuevo León?

14
CAPÍTULO 3. METODOLOGÍA

Se utilizan las entrevistas como método cualitativo como una herramienta para
conocer la perspectiva de cuáles fueron los obstáculos por los que las mujeres que
ejercen un puesto político pasaron para llegar al cargo público, las preguntas planteadas
son las que ya fueron mencionadas anteriormente. Las entrevistas se realizan a
regidoras, diputadas y alcaldesas, para saber el orden jerárquico de los puestos políticos
que puede influir en las dificultades para obtener el cargo ya que entre más alto sea el
puesto probablemente se enfrentan a mayores obstáculos.

15
REFERENCIAS

Lipovetsky, G., Porter, C., & Sennett, R. (2002). The empire of fashion: dressing modern
democracy. Princeton: Princeton University Press.

Beauvoir, S. D., Simons, M. A., & Timmermann, M. (2015). Simone de Beauvoir:


feminist writings. Urbana: University of Illinois Press.

Galante, M., Victoriano, M. I., & Argeri, M. E. (2011). La razón de la fuerza y el fomento
del derecho: conflictos jurisdiccionales, ciudadanía y mediación estatal: Tlaxcal, Bolivia,
Norpatagonia, siglo XIX. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Cientif́ icas.

́ , R. C., Montejo, A. F., & Góngora, M. P. (2002). La política sí es asunto de mujeres:
Bedia
testimonios y reflexiones en torno a la participación política de las mujeres. San José:
Fundación Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible.

Altagracia, P. A. (2015). Prototipo centro de oportunidades para la mujer rural. Santiago


de los Caballeros, República Dominicana: Pontificia Universidad Católica Madre y
Maestra, PUCMM.

Ferrón Sánchez, Salvador; (2006). Mujer y poder político la desigualdad como norma
Aposta. Revista de Ciencias Sociales, 1-25.
Fernández Poncela, Anna María; (2006). Mujeres y política en América Latina:
dificultades y aceptación social. Argumentos, mayo-agosto, 117-143.

Canterla, D. (2008). Obstáculos políticos de la mujer. palabras políticas.

Espino, A. M. (2010). La Participación Política de las Mujeres. Paridad de género.

Pateman, D. (2008). Filosofía política. La filosofía política en el ámbito de la participación


de la mujer.

Ascención, Verónica. (2013). Participación política y percepción de la democracia de las


mujeres en el área Metropolitana de Monterrey, Nuevo León, México (tesis doctoral).
Universidad Autónoma de Nuevo León, México.

16
Agut, S y Hernández, P. (2007). Factores que dificultan el acceso de las mujeres a
puestos de responsabilidad: una revisión teórica. Cuatrimestral de Psicología, Vol. 25,
número 2, pp. 201-214.

Barrera, D. y Suárez, B. (2012). Los desafíos de llegar y de ejercer un cargo. Mujeres


mexicanas en los albores del siglo XXI. Ra Ximhai, Vol. 8, Número 1, pp. 199-223.

Amarís Macías, M (2004). Roles parentales y el trabajo fuera del hogar. Psicología desde
el Caribe, (13), pp.15-28

Alonso, J. (2004). El derecho de la mujer al voto. La Ventana, 158.

Fassler, C. (2007). Desarrollo y participación política de las mujeres. Biblioteca virtual,


393.

Medina, A. (2010). La participación de las mujeres. CEAMEG. Centro de Estudios para


el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Géner, 122.

Rodríguez, R. (2014). La mujer en la administración pública. Instituto Nacional de


Administración Pública, 238.

Zubieta, G. D. (2010). Participación política. Concepto y modalidades. Anuario de


Investigaciones, 220.

Girón. (2008). Breve historia de la participación política de las mujeres en México.


Octubre, 17, de Historia de México Sitio web: http://ru.iiec.unam.mx/1774/1/breve.pdf

Alberdi, I. (2005). Mujer y educación: Un largo camino hacia la igualdad de oportunidades.


Estudios, 30.

17
ANEXO
Variable Concepto Operalización

Variable Género Factor que no Se enfoca


Dependiente puede cambiar, ya únicamente en
que en este caso opiniones de las
solo se estudia al mujeres
género femenino.

Variable Edad, nivel de Puede cambiar Se busca


Independiente educación, estado dependiendo de entrevistar a
civil, estatus. cada mujer mujeres de
diversos partidos y
de diferentes
edades

18