Anda di halaman 1dari 76

Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Capítulo 8
Inestabilidad del Agujero

Introducción

La inestabilidad del agujero es responsable del tipo más serio de pegadura de tubería. Cuando el
empacamiento se debe al colapso del agujero, con frecuencia perdemos nuestras herramientas y
tenemos que hacer un sidetrack. Tal como su nombre lo indica, la inestabilidad del agujero se
refiere a un agujero inestable que tiende a derrumbarse o colapsarse. Las formaciones no
consolidadas, las formaciones fracturadas y las lutitas sometidas a esfuerzos químicos o
mecánicos, son formaciones inestables que pueden llegar a derrumbarse y causar un
empacamiento.

La meta del presente capitulo es brindar un conocimiento de la mecánica de estabilidad del agujero
a quienes supervisan la perforación del pozo. Mientras más entienda uno un problema, mejor
preparado se estará para resolverlo de manera efectiva.

El capitulo comienza con una breve discusión sobre la resistencia de la roca y posteriormente se
amplía en una explicación más profunda de la mecánica de rocas en cuanto a la perforación.
Algunas de estas discusiones involucran temas de ingeniería tales como las “Envolventes de Falla
de Mohr”. Estas son herramientas que ayudan a que los ingenieros de perforación seleccionen
ventanas de densidad del lodo y trayectorias de agujeros. Se ofrecen en este capítulo como una
herramienta para ayudar al supervisor de perforación a entender mejor los conceptos de
estabilidad y a razonar de mejor manera con el equipo de diseño del pozo.

Los factores que afectan la estabilidad se discuten detalladamente. Posteriormente se abordan los
diferentes tipos de fallas. Si la cuadrilla del equipo de perforación puede reconocer los tipos de
fallas y entender los factores que se atribuyen a la falla, ellos estarán mejor preparados para tomar
acciones correctivas.

Después se presenta un resumen de medidas preventivas, señales de advertencia y primeras


acciones que deben ejercerse en caso de algún problema. Con un entendimiento de la mecánica
de estabilidad del agujero se puede explicar el razonamiento que respaldan a estas señales de
advertencia y acciones. Aquí es donde el esfuerzo de las primeras partes del capítulo rinden fruto.
Mientras la cuadrilla del equipo de perforación entienda mejor la ciencia que respalda sus
acciones, mayor confianza y éxito tendrá al estarlas aplicando.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 111


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Inestabilidad de la Lutita
La mayoría de nuestros problemas de inestabilidad ocurren en lutita. Esto se debe a que es una de
las formaciones más comunes y es una de las más débiles. La mayor parte de nuestra discusión
sobre la estabilidad del agujero involucra a la lutita, por lo que será útil tener una breve explicación
sobre los diferentes tipos de lutita
y cómo se forman.

Formación de la Lutita

La lutita se forma en un ambiente marino. Esta compuesta por sedimentos muy finos que se
depositan gradualmente sobre el suelo marino y se compactan entre sí (Fig. 8-1) A medida que la
lutita se va depositando primero, cada grano está completamente rodeado de agua. Los granos
apenas se tocan unos con otros y toda el agua entre los granos es continua. De hecho, en el lecho
marino podría haber tanta agua entre los granos que podría ser difícil determinar donde acaba el
mar y donde comienza el sedimento.

A medida que se deposita más y más sedimento, el peso de esta sobrecarga compacta los granos
más cercanos y hace que el agua salga. A medida que los granos se compactan cada vez más
uniéndose, la porosidad y la permeabilidad se van reduciendo.

La lutita se forma en un ambiente marino. Cada partícula del tamaño de un micrón se rodea
completamente de agua a medida que se deposita. Cuando la lutita se compacta por la
sobrecarga, la mayor parte del agua es expulsada y la lutita se torna progresivamente más firme y
mas impermeable con la profundidad.

Fig. 8-1 Formación de la lutita

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 112


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

La porosidad es definida como el porcentaje de poro o espacio vacío dentro de la roca. La


permeabilidad es la medida de la habilidad de fluido para fluir a través de la roca. La
permeabilidad es un resultado de los poros que están conectados entre sí de tal manera que haya
un pasaje para que el fluido fluya.

La lutita es la más porosa de todas las rocas sedimentarias. También tiende a ser la de menor
permeabilidad. Esto se debe a que está compuesta por granos muy pequeños y las conexiones
entre los espacios de poro se vuelven mucho más pequeños después de la compactación, a tal
grado que el agua apenas puede fluir a través de ellos. Finalmente, la lutita se compacta a tal
grado que es relativamente impermeable y el agua no puede escapar más allá de los espacios
porosos.

En áreas de depositación rápida, una secuencia de lutita puede llegar a ser tan gruesa que a pesar
de que esta sea todavía permeable, el fluido no puede escapar de sus poros. Esto se debe a que
el fluido no tiene a donde ir. La cantidad y tipo de fluido atrapado en los espacios de poro tiene un
efecto significativo en la resistencia y comportamiento de la lutita. El tipo de sedimento que
conforma a la lutita, así como la cantidad de compactación y cementación, también tiene un efecto
significativo en su resistencia y comportamiento. La lutita joven que está cerca de la superficie
tiende a ser suave y plástica, en tanto que la lutita vieja y profunda tiende a ser más dura y
quebradiza.

Un gran porcentaje de los sedimentos


presentes en la lutita son partículas de arcilla.
Esto se debe a que las partículas más
grandes de arena y limo se asientan en los
deltas de los ríos, dejando solamente las
partículas de arcilla de tamaño coloidal se
asiente más allá en las aguas inmóviles. Las
partículas de arcilla son sólidos menores a 2
micrones y consisten de una mezcla de
minerales que conforman una estructura
cristalina parecida a láminas que es similar a
la mica. A medida que la arcilla se deposita y
compacta, las estructuras cristalinas crecen
para formar numerosas láminas. Estas
estructuras en forma de láminas se orientan
unas a otras de tal manera que se apilan
juntas formando una especie de baraja de
naipes. Estas láminas en sí son bastante
fuertes, pero son fáciles de separar unas de
otras (Fig. 8-2).

Las propiedades de cualquier arcilla


específica dependen de los minerales que la
componen. Existen algunos tipos de arcilla
que dan origen a distintos tipos de lutita. Los
grupos minerales de arcillas más comunes La lutita está compuesta de láminas
son: Esmectitas, Illitas, Kaolinitas y Cloritas. microscópicas de arcilla que se apilan juntas
como una baraja de naipes.

Fig. 8-2 Formación de la lutita

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 113


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Grupos Minerales de las Arcillas

Las Esmectitas son arcillas que se hinchan en presencia del agua. La unión entre las capas de
láminas cristalinas es más débil que cualquier otro tipo de arcilla. El agua puede penetrar
fácilmente entre estas láminas forzándolas a separarse. A medida que las láminas de arcilla se
expanden se dice que la arcilla se hincha. Las laminillas individuales de arcilla pueden continuar
expandiéndose a tal grado que no se asocian unas con otras. Este grado de expansión se conoce
como dispersión (Fig. 8-3).

La Montmorillonita de Sodio es el miembro más común y problemático del grupo de las Esmectitas.
Se le conoce comúnmente como bentonita. La bentonita puede hincharse hasta 20 veces su
tamaño antes que se disperse completamente.1 La Bentonita y otras esmectitas se encuentran
frecuentemente cerca de la superficie en formaciones de arcillas jóvenes, recientemente
depositadas. Las esmectitas tienden a formar lutitas suaves y esponjosas fáciles de perforar pero
que se comprimen y reducen el diámetro del agujero. El agrandamiento del agujero también ocurre
en las esmectitas debido a la dispersión y al derrumbe.

Plaquetas de arcilla
dispersas

El agua puede penetrar fácilmente entre las láminas de arcillas bentoníticas. Esto
ocasiona que las láminas de lutita se expandan y a la larga se dispersen.

Fig. 8-3 Dispersión

Las Illitas tienen una estructura similar a la Montmorillonita excepto que ellas no tienen ninguna
rejilla expansiva. Esto significa que el agua no puede penetrar entre las láminas individuales de
arcilla. La Montmorillonita se convertirá química y físicamente a Illita en un proceso conocido como
diagénesis estando sometida al calor y presiones de una sobrecarga muy pesada. En el Golfo de
México, estas transformaciones ocurren a una profundidad de entre 10 y 14 mil pies. Las Illitas
crean lutitas más duras y más quebradizas que tienden a perforarse más lentamente. La
inestabilidad de las lutitas con las Illitas por lo general trae como resultado un agrandamiento del
agujero.

Las Kaolinitas y Cloritas tampoco se expanden mucho en presencia del agua. La Clorita podría
expandirse más que la Kaolinita o la Illita, pero no más que las esmectitas.

Posteriormente examinaremos los mecanismos de hinchamiento de las arcillas en la sección sobre


esfuerzos inducidos químicamente.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 114


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

La mineralogía de las arcillas influye en las propiedades físicas y químicas de las lutitas. Otros
factores que influyen a estas propiedades son:

• La edad y cantidad de la compactación.


• La cantidad, orientación y resistencia de los planos de estratificación.
• Permeabilidad
• Interestratificaciones y contaminación con sales y arenas.
• Fluido de poro y presión de poro.
• La cantidad de esfuerzos tectónicos y de sobrecarga a la que está sometida la lutita.

Estas propiedades diferentes dan origen a muchos tipos diferentes de lutita. Algunas son suaves y
plásticas, otras duras y quebradizas, algunas jóvenes y otras viejas, algunas lutitas tienen planos
de estratificación débiles y otras no. Estas lutitas diferentes poseen diferentes esfuerzos y modos
de falla. Pero antes de que podamos entender los diversos modos y causas de falla del agujero,
primero debemos aprender algo sobre la resistencia de la roca.

Mecánica de Rocas

Para descubrir qué tan fuerte es una formación en


particular, debemos realizarle una prueba a una
muestra de núcleo en un laboratorio, donde se
comprimirá usando una prensa hidráulica (Fig. 8-
4). Aplicaremos gradualmente fuerza compresiva
hasta que la muestra se rompa. Al esfuerzo que
se experimenta en la roca al momento de que
falle, se le conoce como resistencia uniaxial
compresiva de la roca.

A medida que el núcleo se comprime, tomamos


medidas muy cuidadosas de su longitud y
diámetro con calibradores o medidores de
deformación. De nuestras mediciones,
descubrimos que la roca se acorta a medida que
se comprime. También descubrimos que a medida
que se acorta, su diámetro se incrementa. Esto
ocurre debido a que el núcleo trata de mantener
su volumen original. Al cambio en la longitud
vertical bajo esfuerzo se le llama deformación
axial y al cambio en el diámetro bajo esfuerzo es
llamado deformación radial.

La relación de deformación radial o deformación La resistencia de la roca se determina


axial constituye una función de la relación de comprimiendo una muestra de núcleo en un
Poisson, misma que será explicada más tarde. laboratorio.

Fig. 8-4 Resistencia de la roca

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 115


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Si el núcleo se coloca en un cilindro, se puede aplicar


una fuerza de ceñimiento para resistir su crecimiento en
diámetro y podemos descubrir que se hace más difícil
acortarla (Fig. 8-4). Descubrimos también que se
necesita una mayor fuerza compresiva para romper la
roca. Esto se debe a que la roca es más fuerte cuando
está sometida a una fuerza de ceñimiento. A la fuerza
requerida para romper la roca cuando se aplica una
fuerza de ceñimiento se le llama resistencia aparente
de la roca. A mayor fuerza de ceñimiento, mayor
resistencia aparente de la roca tendremos. A la fuerza
de confinamiento se le llama con frecuencia presión de
confinamiento (Fig. 8-5).

La resistencia aparente de la roca se


incrementa cuando se aplica una presión de
confinamiento.

Fig. 8-5 Resistencia aparente de la roca

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 116


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

¿De dónde viene la resistencia de las rocas?


¿Qué propiedades físicas resisten la deformación y falla?

Para responder a estas preguntas, tenemos que observar la roca bajo un microscopio (Fig. 8-6).
Para que la roca se rompa o cambie de forma, debe haber movimiento entre los granos
individuales de la roca. Una parte de la roca se mueve hacia una dirección y la otra parte se mueve
en dirección opuesta. La fricción y la cementación entre los granos individuales evita este
movimiento y le brinda a la roca su resistencia.

La resistencia de la roca es
determinada por la cantidad de
fricción y cementación entre los
granos.

La sobrecarga, la forma y
orientación de los granos
influyen en la fricción.

La edad de la roca afecta tanto


la cementación como la forma y
orientación de los granos.

Fig. 8-6 Resistencia de la roca

La mayor parte de la resistencia de la roca proviene de la fricción entre los granos. Muchas cosas
influyen a esta fricción, a saber:

• El tamaño y la forma de los granos


• La orientación de los granos
• Las fuerzas compresivas por todos los granos
• La cantidad de fluido lubricante en los espacios porales

La cementación emana de los minerales que se precipitan fuera del agua que pasa a través de la
formación. Usted habrá notado el material rocoso que se forma en el fondo de una tetera eléctrica.
Esto es similar a los precipitados que salen de la solución en una formación. Estos precipitados
cementan los granos entre sí e incrementan la resistencia de la roca.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 117


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Los conceptos de fricción y cementación pueden ilustrarse con el ejemplo de la arena sobre una
playa (Fig. 8-7). Cuando la arena está seca, puede ser apilada en una forma cónica, como si fuera
un volcán o una pirámide. La razón por la que la arena no cae al suelo como lo hacen las canicas
se debe a la fricción que existe entre los granos individuales. La fricción entre los granos da a la
arena una resistencia suficiente para formar una colina o para mantenerse en lo que se conoce
como ángulo de reposo.

Si la arena está húmeda, esta se vuelve lo suficientemente fuerte como para hacer castillos de
arena. Las paredes podrán mantenerse verticales. Las propiedades de cohesión y adhesión del
agua actúan como cemento para mantener a los granos juntos. El agua también ayuda a los
granos de arena a compactarse juntos de manera estrecha, lo cual incrementa la fricción entre los
granos. La arena húmeda conforma un material de construcción más fuerte que la arena seca.

Sin embargo, si la arena se satura minuciosamente con agua, no tiene resistencia y caerá a la
superficie. Esto se debe a que el agua actúa ahora como un lubricante. Sin fricción, la arena no
tiene resistencia.

Arena Seca Arena Húmeda Arena Saturada

La resistencia relativa de un montón de arena puede determinarse a partir del ángulo de su


pendiente. Existe suficiente fricción entre los granos de arena seca como para formar un cono. Los
granos en arena húmeda se mantienen juntos y cerrados, lo cual incrementa la fricción interna y la
hace más fuerte para formar una pared vertical. El agua excesiva en arena saturada obliga a los
granos a apartarse y los lubrica. Con poca fricción entre los granos, la arena se aplana.

Fig. 8-7 Analogía de la resistencia de la roca

Imagine cavar un agujero en la playa. La pared del agujero en arena seca tendrán la misma
pendiente que una colina de arena seca. Cuando se logre una arena húmeda, las paredes estarán
verticales. Cuando se alcance la cama de agua (manto freático), no podremos cavar más profundo:
la arena fluye hacia el agujero a medida que se va cavando.

Ahora, retornemos a nuestra muestra de núcleo en el laboratorio. Cuando se aplica una presión de
confinamiento a nuestra muestra de núcleo, la fricción interna entre los granos se incrementa. Este
es por que la roca es más fuerte cuando se somete a una presión de confinamiento.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 118


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Terminología de la Mecánica de Rocas


Hablaremos mucho sobre el esfuerzo y deformación a medida que expliquemos la resistencia de la
roca e inestabilidad del agujero, por lo que antes de avanzar más definiremos algunos de los
diversos términos que utilizaremos.

Esfuerzo

Así como las fuerzas se transfieren a través de los


líquidos por la presión, las fuerzas se transfieren a través
de los sólidos por el esfuerzo. El esfuerzo es la fuerza
dividida entre el área y tiene las mismas unidades que la
presión. Está representada por la letra griega sigma σ . No
obstante, a diferencia de la presión, el esfuerzo puede ser
positivo o negativo. Un sólido puede estar sometido a los
siguientes esfuerzos:

• Esfuerzo compresivo Compresivo


• Esfuerzo de tensión
• Esfuerzo de corte

El esfuerzo compresivo ocurre cuando el material está


en compresión.
El esfuerzo de tensión ocurre cuando el material está en
tensión, como un cable que suspende una carga.
El esfuerzo de corte resiste el movimiento lateral dentro
del material (Fig. 8-8).
Tensión
Un sólido puede estar sometido a los tres esfuerzos
simultáneamente.

Cuando una página se arranca, ésta está sometida al


esfuerzo de corte. Cabe señalar que la mayoría de las
fallas en el agujero ocurren por un esfuerzo de corte
excesivo. El esfuerzo de corte se incrementa a medida
que la diferencia entre los esfuerzos perpendiculares se
incrementa. La diferencia en los esfuerzos
perpendiculares ocasiona que un objeto se deforme. Para Corte
que el objeto se deforme, el movimiento lateral debe
ocurrir entre los elementos contenidos dentro del objeto.
El esfuerzo de corte causa este movimiento lateral y se
representa con la letra griega tao, τ.
Fig. 8-8 Estado de esfuerzos

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 119


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Esfuerzos Efectivos

La matriz de la roca no soporta todos los esfuerzos


en la formación. Parte de estos esfuerzos es
soportado por el fluido atrapado en los espacios
porales dentro de la roca (Fig. 8-9).

Como ya se mencionó anteriormente, cuando la


lutita se deposita primero, cada grano está rodeado
de agua. A medida que la lutita se compacta, esta
agua comienza a expulsarse. Sin embargo, la
secuencia de la lutita es muy gruesa o la
permeabilidad se reduce de tal forma el fluido no
puede ser expulsado de la lutita a medida que ésta
se compacta. Cuando esto sucede, el fluido
contenido en los espacios porales comienza a
aceptar algo de la carga, de manera similar a como
la presión del aire en una llanta soporta la carga del
carro. El esfuerzo total experimentado en la
formación se divide entre el esfuerzo soportado por
la matriz de la roca y el esfuerzo soportado por el
fluido de poro.
El esfuerzo efectivo se experimenta en los A la parte del esfuerzo experimentado por la matriz
contactos de grano a grano.
La presión de poro es un esfuerzo que se
de la roca se le llama esfuerzo efectivo. Otros
experimenta en el fluido hasta los contactos nombres con los cuáles se conoce son esfuerzo
de grano a grano. Esto ayuda a soportar la intergranular o esfuerzo de matriz.
sobrecarga tal como la presión de aire en
una llanta sostiene un carro. El esfuerzo soportado por el fluido en los espacios
porales, se expresa como presión de poro. La
combinación de la presión de poro y el esfuerzo
efectivo nos da el esfuerzo total.
Fig. 8-9 Esfuerzo efectivo y presión de poro

Esfuerzo total = Presión de poro + Esfuerzo efectivo Ecuación 8.1

La deformación y la resistencia de una muestra roca depende sólo del esfuerzo efectivo. Es el
esfuerzo experimentado entre los granos lo que controla el movimiento de estos entre sí. El
deslizamiento intergranular y la deformación dependen de la presión de poro. Por lo tanto, es el
esfuerzo efectivo que nos ocupa cuando investigamos sobre la resistencia de la roca.

Posteriormente veremos cómo la presión de poro puede influir en el esfuerzo efectivo y en la


resistencia de la roca alrededor de un agujero.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 120


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Deformación

La deformación se define como el cambio de un material,


en longitud o espesor, bajo la influencia de un esfuerzo. Fractura
Está representado por la letra griega ypsilón ε. Mientras
mayor sea el esfuerzo al que la roca está sometida, mayor
será la deformación que experimente.

Cuando la muestra del núcleo se comprimió en el

Esfuerzo
laboratorio, fue sometida a un esfuerzo de compresión.
De nuestras mediciones observamos tanto deformación
Deformación
axial como radial cuando el núcleo se sometía a este
esfuerzo. inelástica

La gráfica de la Fig. 8-10 ilustra una relación típica de


esfuerzo - deformación para una muestra de núcleo bajo
compresión. Observe cómo esta curva se asemeja a la Deformación elástica
curva de una prueba de goteo (leak off). Durante una
prueba de goteo, la roca se somete a esfuerzo de tensión
y el fluido de perforación a un esfuerzo de compresión. Deformación
Tanto el lodo como la roca experimentan deformaciones
bajo estos esfuerzos. El lodo es comprimido mientras el
agujero se agranda. La cantidad de lodo adicional que se
requiere para llenar el pozo constituye una medida de las
deformaciones combinadas. Por lo tanto, la gráfica de la Una prueba de goteo es una gráfica
prueba de goteo (LOT) representa una relación de
de esfuerzo contra deformación.
esfuerzo - deformación medida en bbl y psi.

Fig. 8-10 Relación esfuerzo – deformación

Cuando el nivel de esfuerzos es bajo, la roca se comporta elásticamente. La roca regresará a sus
dimensiones originales cuando el esfuerzo sea retirado, como lo hace una liga de goma. La porción de línea
recta de la gráfica representa la región de deformación elástica. Una vez que el nivel de esfuerzo se alcanza
tanto que el límite elástico es excedido, el material se deformará permanentemente o se fracturará. Esto se
refiere a una deformación inelástica. Con la mayoría de las rocas, alguna deformación permanente ocurre
antes alcanzar la última resistencia. Una vez que se sobrepase la última resistencia, la roca se rompe. La
lutita suave podría experimentar muchas deformaciones permanentes antes que alcance su última resistencia.
La piedra caliza quebradiza podría destrozarse poco después de que su límite elástico se exceda.

Quebradiza vs Dúctil
Las rocas quebradizas muestran muy poca deformación Rocas quebradizas
inelástica antes de fallar. Las rocas dúctiles muestran
una deformación inelástica sustancial antes de fallar
(Fig. 8-11).
Esfuerzo

Las rocas quebradizas fallan cuando se alcanza su


último esfuerzo. También alcanzan su última Comportamiento
deformación en este punto. Con las rocas quebradizas, Plástico
un incremento en la deformación trae como resultado
un decremento en la resistencia. Las rocas dúctiles aún
pueden aguantar una carga después de alguna
deformación. Su falla es menos catastrófica.

Tanto la roca frágil como la dúctil experimentan un Deformación


incremento en la última resistencia y la ductilidad con
un incremento en la presión de confinamiento. Si la Las rocas quebradizas pierden su resistencia a
presión de confinamiento es lo suficientemente alta, la falla mientras que las rocas plásticas se
existirá una transición en el comportamiento de todas deforman pero mantienen su resistencia.
las rocas: de quebradiza a dúctil.
Fig. 8-11 Relación entre esfuerzo - deformación

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 121


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Relación de Poisson
Los líquidos (como el agua) se comportan de
acuerdo al principio de Pascal: - la presión actúa
de igual forma hacia todas las direcciones. Si una
columna de agua crea una sobrecarga o una
presión hidrostática de 100 psi en un tanque alto,
la presión que actúa horizontalmente en el lado del
tanque es de 100 psi. (Fig. 8-12). El 100% de la
presión vertical se experimenta hacia todas las
direcciones. En los sólidos, menos del 100% de
una fuerza vertical se experimenta hacia otras
direcciones.

La relación del esfuerzo horizontal al esfuerzo Relación de Poisson para el agua = 1


vertical es una función de la relación de Poisson y Relación de Poisson para arenisca = 0.2
se expresa de la siguiente manera:
La cantidad de fuerza que una roca puede
σh ν ejercer de manera perpendicular a una carga
= Ecuación 8.2 depende de la relación de Poisson. Una roca
σ v (1 − ν ) con una elevada relación de Poisson es más
deformable.
Donde la relación de Poisson, (representada por la
letra griega Nu, ν) tiene un valor menor a 1.
Fig. 8-12 Relación de Poisson
La relación de deformación horizontal a deformación vertical tiene que ver también con la relación
de Poisson y se expresa de la siguiente manera:

εh
=ν Ecuación 8.3
εv
El agua tiene una relación de Poisson de 1. 100% de la presión o esfuerzo sentido en dirección
vertical también se experimenta lateralmente. Podríamos medir la relación de Poisson para la roca
en la muestra de núcleo, encontrando la relación de la deformación radial a la deformación axial.

Con arcillas suaves recientemente depositadas


y lutita, el valor de Poisson es alto, por lo que Rocas Quebradizas vs Dúctiles
los esfuerzos horizontales in situ son elevados.
Las rocas fuertes y quebradizas (como las
dolomitas viejas) poseen una relación de
Poisson más baja, así que la fuerza vertical se
experimenta horizontalmente (Fig. 8-13). En
otras palabras, algunas rocas son más
deformables que otras; tienen una relación de
Poisson relativamente alta. Las rocas que son
más quebradizas tienen una relación de Poisson
más baja y experimentan menos deformación
cuando están sometidas a esfuerzos.

La relación de Poisson para areniscas duras


pueden llegar a ser de hasta 0.01. Las calizas
varían desde 0.15 hasta 0.31.
Las rocas duras y quebradizas se deforman
Los valores para la lutita varían desde 0.17 menos bajo esfuerzos.
hasta 0.28 y la arcilla puede llegar a ser de Las arcillas débiles se deforman fácilmente bajo
hasta 0.17 o tan alta como 0.50 (si la arcilla está esfuerzo.
muy húmeda).
Fig. 8-13 Comportamiento quebradizo vs dúctil

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 122


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Entonces, ¿por qué queremos conocer la relación de Poisson para el material que perforamos?
Porque las rocas plásticas tienden a estrechar el agujero debido al peso de la roca que se
encuentra por encima. Se necesitará una densidad de lodo mayor para las rocas con una mayor
relación de Poisson para evitar que el agujero se estreche o se colapse.

Los valores de la relación de Poisson, son determinados en una prueba de laboratorio, suponen
que la presión de confinamiento es igual en todas las direcciones. Este no es el caso en la corteza
terrestre.

Estado de Esfuerzo Triaxial y Esfuerzo Principal


Los sólidos no obedecen el principio de Pascal. Los esfuerzos en una dirección no necesariamente
son iguales a los esfuerzos en direcciones ortogonales (perpendiculares). Para entender la relación
esfuerzo - deformación en un sólido, debemos representar el esfuerzo en tres dimensiones o en un
estado triaxial. El estado de esfuerzo tridimensional de un elemento sólido se representa con tres
esfuerzos principales (Fig. 8-14).

El término principal significa que uno de estos


esfuerzos es el esfuerzo máximo al que elemento es
sometido y otro es el esfuerzo mínimo. El tercer
esfuerzo o esfuerzo intermedio es ortogonal para el
esfuerzo máximo y mínimo.

Al esfuerzo vertical experimentado por la roca que


está encima, se le conoce mejor como esfuerzo de
sobrecarga o σV. Los esfuerzos horizontales
derivados de las deformaciones son conocidos como
σH y σh. El primero es el esfuerzo horizontal mayor y el
segundo es el esfuerzo horizontal menor. Los tres
esfuerzos principales son todos ortogonales o
perpendiculares entre sí (Fig. 8-14).
El e st a d o triaxial de esfuerzos
representa los esfuerzos principales. Los
esfuerzos principales son el esfuerzo
máximo y el mínimo y el esfuerzo
ortogonal para ambos.

Fig. 8-14 Estado de esfuerzo tridimensional.

Si el peso de la roca que se encuentra por encima es


la única fuerza a la que la roca está sometida,
entonces σH y σh serían iguales en magnitud. Este
caso es raro con las rocas in situ.

Las fuerzas tectónicas provenientes del movimiento de


la corteza terrestre tienden a hacer que la fuerza
horizontal en una dirección sea mayor a la fuerza en la
otra dirección (Fig. 8-15)

Los esfuerzos principales en un elemento de


roca son originados por la sobrecarga y por
las fuerzas horizontales. Los esfuerzos
horizontales rara vez son iguales y se les
conoce como los esfuerzos mayor y menor,
σH y σh.
Fig. 8-15 Esfuerzos mayor y menor.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 123


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Componentes de los Esfuerzos


Los esfuerzos principales de la corteza terrestre están
en dirección vertical y horizontal. Nuestros pozos no
son exactamente verticales ni horizontales, y los
esfuerzos a los que debemos poner mayor interés
estarán en la trayectoria paralela y perpendicular al
pozo (Fig. 8-16). Para encontrar los esfuerzos en
nuestro agujero, debemos observar los componentes
de los esfuerzos.

Los esfuerzos de agujero son aquellos


esfuerzos que actúan paralela y
perpendicular a la trayectoria del
agujero.

Fig. 8-16 Esfuerzos del agujero

Un componente de un esfuerzo es la porción del


esfuerzo que actúa en la dirección de interés (Fig. 8-
17). Cualquier esfuerzo que actúa con algún ángulo
sobre nuestro pozo puede dividirse en dos
componentes del esfuerzo, uno a lo largo de la
trayectoria del pozo, y otro perpendicular a éste. La
magnitud de estos esfuerzos se encuentra a través de
un simple método trigonométrico.

Las componentes de los esfuerzos


horizontales y verticales son combinadas
para encontrar las componentes de los
esfuerzos de los agujeros.

Fig. 8-17 Componentes de los esfuerzos del agujero.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 124


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Esfuerzos In Situ

Ahora, observemos un pequeño elemento de roca in situ. In situ significa que la roca está un lugar
y sin perturbar dentro de la formación (Fig. 8-18). Cuando la roca está en su lugar, está en
equilibrio. El peso de la roca que está por encima la presiona hacia abajo, así como la prensa
hidráulica lo hizo en el laboratorio. El esfuerzo de sobrecarga hará que la roca se acorte y se
ensanche, así como el núcleo de muestra en el laboratorio. Todas las rocas vecinas experimentan
la misma sobrecarga y también se acortan y se ensanchan. Estos elementos vecinos de roca
empujan hacia todas direcciones a medida que tratan de expandirse, aplicando así una presión de
confinamiento sobre nuestro elemento de roca. Si la sobrecarga se incrementa con la profundidad
también lo hace la presión de confinamiento. La resistencia aparente de la roca permanece lo
suficientemente elevada como para evitar que esta falle. A la larga la sobrecarga y la presión de
confinamiento se incrementan de tal forma que se excede la resistencia de cedencia de la roca. Sin
embargo esto no ocurre hasta que se alcanzan profundidades de cerca de 80,000 a 90,000 pies1.

El elemento de roca “in situ” está en equilibrio. El esfuerzo de sobrecarga aplicado a la roca y su
entorno tratan de deformar la roca. Esto produce una presión lateral o de confinamiento que evita
que los elementos de roca vecinos se deformen. Cada elemento de roca sostiene a sus vecinos y
los vecinos a su vez la sostienen.

Fig. 8-18 Esfuerzo In Situ

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 125


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Esfuerzos Alrededor del Agujero

Nuestro pequeño elemento de roca se


encontraba feliz cuando estaba en su lugar
y rodeada de sus compañeritos como se
observa en la Fig. 8-18. Sin embargo,
cuando nosotros perforamos un pozo,
removemos algunos de los elementos de
roca que aplicaban una presión de
confinamiento horizontal hacia esta (Fig. 8-
19). El esfuerzo que existía en el material
removido tuvo que reemplazarse por la
presión del fluido en el pozo y por los
elementos restantes a lo lago de la pared
del pozo. Si no existiera fluido en el pozo
entonces el 100% del esfuerzo sería
transferido a la pared como un esfuerzo de
tangencial. El esfuerzo tangencial es un
Cuando perforamos un pozo y removemos la
esfuerzo que es tangencial a la pared del
roca adyacente a nuestro elemento, también
agujero. Al Esfuerzo tangencial (σθ) se le removemos el esfuerzo soporte. El esfuerzo
llama frecuentemente esfuerzo tangencial o que es removido tiene que tomarse en
circunferencial (Fig. 8-22). cuenta.

Fig. 8-19 Esfuerzo en la pared del agujero

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 126


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Esfuerzo Tangencial

Vamos a hablar mucho sobre el esfuerzo tangencial, por lo que es un momento propicio para
explicarlo con mayor detalle. Vamos a usar la analogía de un tanque de presión para explicar el
esfuerzo tangencial. Veamos el tanque de la Fig 8-20. Si intentáramos partir el tanque por mitad a
lo largo del plano vertical, las dos mitades tratarían de apartarse. La presión interna que actúa
sobre el área de la sección transversal de cada mitad del tanque brinda una fuerza que hace que
las dos mitades se aparten. La fuerza que mantiene las dos mitades juntas proviene del esfuerzo
de tensión en la pared del tanque de presión. El esfuerzo multiplicado por el área de sección
transversal de la pared, nos brinda una fuerza que equivale a la fuerza que trata de separar las dos
mitades. Este esfuerzo “tangencial” es igual en toda la superficie del tanque, siempre y cuando el
espesor de la pared del tanque sea el mismo en la pared de todo el tanque.

Ahora imagínese el mismo tanque presurizado desde afuera como si estuviera sumergido en lo
profundo del océano. La presión externa que actúa en la misma área de sección transversal es la
que mantiene las dos mitades juntas. El esfuerzo tangencial en cualquier parte del tanque ahora
está en compresión.

La presión interna trata de partir en dos el tanque de presión. La presión ocasiona un


esfuerzo de tensión “tangencial” en las paredes del tanque. Si el tanque fuera
sumergido en las profundidades del océano, se experimentaría un esfuerzo
compresivo tangencial en las paredes del tanque.

Fig. 8-20 Esfuerzo tangencial

Ahora observe el tanque de la Fig. 8-21.


Con una fuerza de 10,000 libras que actúa a
lo largo del eje y, el esfuerzo tangencial a lo
largo del plano x-z es de 1,000 psi. Con una
fuerza de 5,000 libras que actúa a lo lago
del eje x el esfuerzo tangencial en el plano
y-z será de 500 psi. Dos fuerzas con
magnitudes distintas producen esfuerzo
tangencial de magnitudes diferentes.

Fig. 8-21 Esfuerzo tangencial

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 127


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Regresemos ahora con nuestra pequeña roca in situ Fig. 8-19. Cuando perforamos un pozo que
está muy cercano a nuestra pequeña roca y retiramos la roca que sostenía uno de sus lados, el
esfuerzo faltante se reemplaza con un esfuerzo tangencial. Otra forma de verlo es que los campos
de esfuerzo ahora deben pasar alrededor del agujero como se muestra en la Fig. 8-22.

Cuando el material es removido por el proceso de perforación, los campos de


esfuerzo deben redistribuirse alrededor del agujero como esfuerzos tangenciales.

Fig. 8-22 Distribución del campo de esfuerzos alrededor del agujero

Si el pozo es vertical, y no existen fuerzas tectónicas, las fuerzas horizontales (σH y sigma σh) son
iguales y el esfuerzo tangencial será uniforme en toda la superficie que circunda al agujero. (Fig. 8-
23A)

Debido a que en todas partes existe cierto esfuerzo tectónico, la fuerza horizontal será mayor en
una dirección que en la otra en cualquier régimen de esfuerzos. El esfuerzo horizontal mayor (σH)
debe pasar por el agujero como un esfuerzo tangencial. Lo mismo sucede con el esfuerzo
horizontal mínimo (σh). Este produce un esfuerzo tangencial que es mayor a 90° y a 270° a partir
de la dirección del esfuerzo mayor (Fig.8-23B).

Cuando σH y σh son iguales, el Cuando σH y σh no son iguales, el


esfuerzo tangencial es uniforme esfuerzo tangencial no es uniforme
alrededor del agujero. alrededor del agujero.

Fig. 8-23 Esfuerzos tangenciales alrededor del agujero

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 128


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

En un régimen normal de fallas, la sobrecarga hace que los esfuerzos tangenciales


sean mayores sobre las paredes del pozo horizontal.

Fig. 8-24 Distribución de esfuerzos anisotrópicos.

Observemos el pozo de la Fig. 8-24. Supongamos que no existen esfuerzos tectónicos (σH = σh),
entonces los esfuerzos tangenciales en la pared del agujero serán uniformes alrededor del agujero,
tal como lo muestra la Fig. 8-23A. No obstante, en una sección horizontal, la sobrecarga produce
un esfuerzo vertical mayor al que tenemos en la dirección horizontal. Esto produce un esfuerzo
tangencial que es mayor en las paredes y menor en el techo y el piso (Fig. 8-23B). Si la densidad
del lodo es demasiado baja, las paredes del agujero se derrumbarán.

La industria minera se ha percatado de este fenómeno desde hace siglos. Es por eso que las vigas
en los socavones de mina son más anchas en las paredes que en el techo o en el piso. (La mayor
parte de los derrumbes en estos túneles ocurren en las paredes, y no en el techo como lo
presentan las películas de Hollywood).

Existe mayor contraste de esfuerzos en profundidades someras. Esto ocurre porque las rocas se
vuelven más plásticas con la profundidad, debido a que las presiones de confinamiento son
mayores. Las rocas plásticas se deformarán hasta que los esfuerzos encuentren el equilibrio. Este
fenómeno es conocido como “La regla HIEM”3. En las regiones montañosas donde los esfuerzos
tectónicos son elevados, frecuentemente observamos campos de esfuerzos con magnitudes hasta
tres veces mayores en una dirección que en la otra, especialmente en lugares cercanos a la
superficie. En regiones muy profundas, los esfuerzos alcanzan un estado de casi equilibrio, aún en
presencia de regiones montañosas.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 129


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Los esfuerzos tangenciales no solamente


son diferentes en diferentes puntos sobre
la pared, sino que también los esfuerzos
cambian a medida que nos alejamos de la
pared hacia la formación. Los esfuerzos
tangenciales son mayores en la pared y
disminuyen hasta cero a una distancia
aproximada de tres radios desde el centro
del agujero (Figura 8-25).

Los esfuerzos tangenciales (σΘ), que son


de nuestro interés en la pared del pozo, Distancia Radial r
Radio de
están en las direcciones de mayor y Radio del agujero a
menor magnitud. Estos esfuerzos pueden
ser encontrados a partir de las ecuaciones
de Kirsch contenidas en el apéndice B, El esfuerzo tangencial tiene un máximo en la
pero los métodos gráficos provistos por pared del agujero y se reduce a cero a una
Hoek & Brown3 son mejores para nuestros distancia equivalente a tres veces el radio
propósitos conceptuales. del agujero.

Fig. 8-25 Esfuerzo tangencial alejado de la pared del pozo


Líneas de corriente de esfuerzos
Hoek & Brown3 utilizaron una elegante analogía
con las líneas de corriente para describir el
campo de esfuerzos alrededor de un agujero en
su libro “Underground Excavations in Rock”. Una
línea de corriente de esfuerzo es una trayectoria
de esfuerzo principal representada por una línea
imaginaria. La línea de corriente de esfuerzos es
análoga a las líneas de corriente en un flujo de
corriente suave.
Un agujero circular ocasiona una perturbación
en el campo de esfuerzos en la roca de la mima
manera que el flujo de agua es perturbado por
un cuerpo redondo sobresale a través de una
corriente (Fig. 8-26). Los esfuerzos deben fluir
alrededor del agujero, así como el agua debe
fluir alrededor del cuerpo redondo.
Inmediatamente arriba o abajo del cuerpo el
agua es frenada y las líneas de corriente se
separan hacia fuera el flujo de agua sobre los
lados del cuerpo incrementando la velocidad
debido ahora mayor cantidad de agua tiene que
fluir a través de un espacio reducido. Lo mismo Un agujero circular ocasiona un disturbio
ocurre con los esfuerzos alrededor del agujero. en el campo de esfuerzos de la misma
Las líneas de corriente de los esfuerzos se
manera que un cuerpo redondo perturba el
separan en el momento que encuentran la
flujo de una corriente de agua. El esfuerzo
obstrucción, y luego son forzadas a juntarse a
medida que pasan alrededor del cuerpo. compresivo es mayor donde las líneas
convergen y menor donde se separan.
El esfuerzo compresivo es reducido (y
posiblemente en tensión) en la región donde las
líneas de flujo se apartan. El esfuerzo
compresivo se incrementa en la región donde
las líneas de flujo convergen.
Fig. 8-26 Líneas de corriente de esfuerzos3

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 130


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Curvas de Nivel de Esfuerzos

La figura 8-27 muestra las líneas de corriente de los esfuerzos de un lado del agujero y las curvas de nivel de
los esfuerzos principales del otro lado. Las curvas de nivel de los esfuerzos3 nos da la relación de los
esfuerzos principales con el esfuerzo mayor aplicado.

Recuerde, que nosotros estamos interesados en el mayor esfuerzo tangencial a lo largo de las paredes del
agujero. La relación de esfuerzos tangenciales puede ser leída desde el punto donde la curva de nivel de los
esfuerzos intercepta con la pared del agujero. Observe que es mayor a los 90° y 270° a partir del campo de
esfuerzos mayores y varía de acuerdo a la diferencia entre los campos de esfuerzo mayor y menor.

Estas figuras ilustran las líneas de corriente de los esfuerzos en la izquierda y las curvas de nivel en la derecha.
Las curvas de nivel representan el campo de la relación del esfuerzo principal con el esfuerzo máximo. En la
mayoría de los casos el esfuerzo principal será el esfuerzo tangencial. Observe que la diferencia entre el campo
de esfuerzos se incrementa como lo hace el máximo esfuerzo tangencial (Figs. A, B y F).

Cuando el agujero es elíptico debido a la erosión de la tubería el máximo esfuerzo tangencial puede ser menor
que en el agujero circular si el eje mayor de la elipse está alineada con el mayor campo de esfuerzos. (Fig. C &
D) Si el eje menor de la elipse está alineada con el campo de esfuerzos mayores el máximo esfuerzo tangencial
es mucho mayor que en el caso de un agujero circular (Figs. E, G y H).

Fig. 8-27 Curvas de nivel de los esfuerzos

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 131


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

De las curvas de nivel de los esfuerzos en las Fig. G y H podemos ver que como el agujero comienza a
derrumbarse debido a la inestabilidad, la inestabilidad empeora. En las rocas quebradizas, esto da
origen a una falla catastrófica e instantánea. En la mayoría de las lutitas, la roca fresca expuesta debe
debilitarse debido a la invasión del filtrado antes de que falle. Esto da algo de tiempo para tomar una
acción correctiva.

Fig. 8-27 Curvas de nivel de los esfuerzos (continuación).

Las curvas de nivel de esfuerzos fueron preparadas al aplicar esfuerzos a un material fotoelástico
con varias formas de agujero y diferentes anisotropías de esfuerzo. Observe que todas las curvas
de esfuerzos fueron elaboradas sin esfuerzo radial (sin densidad de lodo).

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 132


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

De las figuras 8-27A a la 8-27H, podemos observar que la forma del agujero tiene una influencia
significativa en el campo de esfuerzos alrededor de esta. De la misma manera podemos ver que la
anisotropía de esfuerzo afecta notablemente el campo de esfuerzo. Recordamos una vez más que
estamos interesados en los esfuerzos sobre las paredes. Es decir, en los esfuerzos tangenciales.
Normalmente la diferencia entre el máximo esfuerzo tangencial y el esfuerzo radial debida a la
densidad del lodo que determina el esfuerzo de corte que ocasiona la falla del pozo.

El disturbio del campo de esfuerzos es mayor en la región cercana a la pared del agujero, por lo
que disminuye con la distancia radial desde el pozo. Al alcanzar una distancia de alrededor tres
veces el radio desde el centro del pozo, el campo de esfuerzos permanece sin disturbio (Fig. 8-26).
Cuando el esfuerzo de corte sea el mayor, en una región cercana a la pared del pozo, ocurrirá una
falla debido a la inestabilidad. En formaciones como la sal, lutita suave y arenas no consolidadas,
ocurrirá una deformación plástica aún más allá de los tres radios desde el centro del pozo6.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 133


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Esfuerzo Radial

La presión proveniente de una columna de


lodo ejerce un esfuerzo radial contra la pared
del agujero. Esta presión radial reduce los
esfuerzos compresivos tangenciales. Los
esfuerzos tangenciales se desarrollan a
consecuencia de que el esfuerzo horizontal en
el material fue removido durante la perforación
y tuvo que ser reemplazado de alguna forma.
El lodo en el pozo reemplaza algo de este
esfuerzo y el resto es tomado por el esfuerzo
tangencial. A medida que el lodo reemplaza
más cantidad de esfuerzo horizontal se tiene
menor magnitud de esfuerzo tangencial. El esfuerzo removido por el proceso de
(Fig.8-28) perforación es reemplazado por una combinación
de esfuerzos radiales y tangenciales. Esfuerzo de
Redistribución total de esfuerzos = Esfuerzo reemplazo = radial + tangencial
radial + Esfuerzo tangencial Ecuación 8.4
Fig. 8-28 Redistribución de esfuerzos
¿Recuerda la muestra de núcleo en
laboratorio? (Fig. 8-5) El pequeño elemento
de roca a lo largo del la pared del pozo es
comprimida por el esfuerzo tangencial así
como el núcleo fue comprimido por la presión
hidráulica (Fig. 8-29). Si el esfuerzo
compresivo excede la resistencia aparente de
la roca, ésta fallará. El esfuerzo radial
ocasionado por la columna de lodo reduce el
esfuerzo tangencial y aplica una presión de
confinamiento. La resistencia aparente de la
roca se incrementa a medida que la densidad
del lodo se incrementa y el esfuerzo El esfuerzo tangencial comprime nuestro
tangencial compresivo se reduce. elemento de roca así como la presión
hidráulica comprime nuestro núcleo. El
esfuerzo radial se convierte en presión de
confinamiento que incrementa la resistencia
de la roca.

Fig. 8-29 Esfuerzo radial


Es posible incrementar la densidad de lodo a un valor que reduzca el esfuerzo tangencial a cero. Si se
incrementa demasiado la densidad del lodo el esfuerzo tangencial se convierte en tensión y la roca fallará por
tensión. (Fig. 8-30). Esto ocurre cuando nosotros fracturamos hidráulicamente la formación.

Esfuerzo ta n g e n c i a l
compresivo es reducido
c om o el l odo
incrementa el preso,
p o s i b l e m e n te e l p u n to
de convertirse a
te n s i ó n

Fig. 8-30 Relación entre esfuerzo radial y esfuerzo tangencial


Al reducir la densidad del lodo también disminuye la resistencia a la roca. Cuando un pozo se descontrola con
un brote, grandes cantidades de pedazos de lutita son expulsados del pozo en un lapso corto antes de que el
pozo se colapse. Un concepto erróneo muy común es que el pozo fluye tan violentamente que se “erosiona”
de tal forma que ocasiona el colapso. Esto da lugar a que el esfuerzo de corte resultante excede el punto de
cedencia de la roca a tal punto que la lutita falla y colapso en el pozo.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 134


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Esfuerzo Axial

El esfuerzo axial es la suma de las


componentes de los esfuerzos
verticales y horizontales en la
dirección del esfuerzo axial. En un
El esfuerzo
pozo vertical, el esfuerzo axial será
axial actúa a
igual al esfuerzo vertical. En un
lo largo del
pozo horizontal, el esfuerzo axial
agujero.
sería la suma de los componentes
del esfuerzo horizontal a lo largo de
eje del pozo.
Observe que el arrastre de la
tubería se adiciona al esfuerzo
axial.

Fig. 8-31 Esfuerzos axiales a lo largo del agujero.

Estado de esfuerzo triaxial a lo


largo del agujero.

El estado de esfuerzo triaxial a lo σaxial o σz


largo del las paredes del agujero
(Fig. 8-32) es representada por sus
componentes de esfuerzos:
σradial o σr
• σz (Esfuerzo axial)
• σr (Esfuerzo radial)
• σθ (Esfuerzo tangencial o
envolvente) σtangencial o σθ

En este manual no vamos a El estado triaxial de


preocuparnos de calcular los los esfuerzos a lo
esfuerzos. Nuestro objetivo es largo de las paredes
simplemente comprender cuáles del agujero está
son y cómo afectan en la representada por los
estabilidad. sistemas
coordenados σz, σr,
El agujero fallará si la combinación σθ.
de dos de cualquiera de los tres
esfuerzos excede un cierto límite.
Fig. 8-32 Esfuerzos triaxiales a lo largo del agujero.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 135


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Cualquiera de los dos esfuerzos ortogonales produce un esfuerzo de corte sobre el plano que
ambos definen. Si el esfuerzo de corte sobrepasa la resistencia de la roca, fallará y colapsará
dentro del pozo.

Círculo de Mohr (Teoría del doble ángulo)

El círculo de Mohr es generalmente utilizado para representar un estado de esfuerzos de la roca


sobre un plano, a cualquier ángulo desde la dirección del máximo esfuerzo. Esto es muy útil
cuando conocemos los esfuerzos en una dirección particular y queremos saber cuales son los
esfuerzos en otra dirección. También resulta útil para encontrar los esfuerzos principales y el
máximo esfuerzo de corte.

La mayor parte de los ingenieros y el personal del equipo de perforación nunca tendrán que
trabajar con el círculo de Mohr. A continuación se presenta una breve explicación debido a que la
envolvente de falla de Mohr es frecuentemente utilizada para predecir una ventana operativa de
densidad de lodo aceptable. El ingeniero alemán Otto Mohr (1835-1918) desarrollo una
aproximación gráfica, como la mostrada en la Fig. 8-33.

(Esfuerzo de corte)
El círculo de Mohr es un
método gráfico para
representar los esfuerzos
máximos y el máximo esfuerzo
de corte en un punto de
esfuerzos de la roca.

Los esfuerzos ortogonales en


un punto son graficados en un
sistema de coordenadas σ, τ .
Los puntos A y B representan
los esfuerzos máximos y
mínimos a lo largo de una (Esfuerzo
superficie.
compresivo)
Los esfuerzos principales
aparecen cuando el esfuerzo
de corte es cero, y el máximo
esfuerzo de corte es igual al
radio del círculo.

Tensión Compresión

Fig. 8-33 El círculo de Mohr.

Los esfuerzos conocidos para un elemento son graficados en el sistema coordenado σ, τ como se
muestra en la Fig. 8-33. El concepto fundamental del círculo de Mohr se apoya en que cada punto
representa el estado de esfuerzos sobre un plano imaginario que pasa a través de la roca en algún
ángulo θ desde el plano de los esfuerzos principales.

Nota: Para generar el círculo, todos los ángulos deben ser duplicados.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 136


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Por ejemplo, el estado de esfuerzos en un núcleo mostrado en la Fig. 8-33 es graficado en la Fig.
8-34. Supongamos que queremos perforar un agujero con un ángulo través del núcleo como se
muestra en la Fig. 8-34. El estado de esfuerzos sobre cualquier elemento a lo largo de un plano en
esta dirección es mostrado en el extremo superior derecho. Los puntos A y B representan los
esfuerzos compresivos máximo y mínimo a través de este elemento antes que el agujero sea
perforado.

Los esfuerzos principales en el núcleo son 10,000 psi y 5,000 psi. Recuerde que el esfuerzo de
corte es siempre cero en los planos del esfuerzo principal. Entonces, los puntos de esfuerzo
principal están siempre en el eje σ. El esfuerzo máximo de corte es igual al radio del círculo y está
presente sobre un plano a 45° desde el plano principal. En este caso, el máximo esfuerzo de corte
es 2,500 psi.

Los planos principales de


esfuerzo en este núcleo son
ortogonales a σv y σh. El
estado de esfuerzos de
cualquier elemento a un
ángulo θ a partir del plano
principal es ilustrado en el
extremo superior derecho.

Los esfuerzos máximo y


mínimo con ese ángulo, A y
B, pueden ser encontrados
trigonométricamente con el
círculo de Mohr.

Fig. 8-34 Estado de esfuerzos sobre un plano.

A partir del círculo de Mohr, observamos que a medida que la diferencia entre el esfuerzo principal
máximo y el mínimo se incrementa, también lo hace el esfuerzo de corte máximo. El máximo
esfuerzo de corte siempre es igual a la mitad de la diferencia entre los esfuerzos mínimo y máximo.
(El radio del Círculo de Mohr). Esto es importante aclararlo porque los agujeros generalmente fallan
debido a un excesivo esfuerzo de corte!

El esfuerzo de corte es siempre cero sobre una superficie que se somete a un esfuerzo principal.

Los esfuerzos de corte no pueden existir sobre una superficie expuesta, como las paredes del
agujero. Sin embargo, una vez que el agujero es perforado, uno de los planos principales de
esfuerzo será paralelo a la trayectoria del pozo, el otro será ortogonal a éste. Se puede dibujar un
nuevo círculo de Mohr para predecir el máximo esfuerzo de corte en estas condiciones.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 137


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Envolvente de falla de Mohr

Una buena parte del éxito de un programa de perforación es el de poder predecir las condiciones
en las que existirá estabilidad, y en las que habrá inestabilidad. Si conocemos los esfuerzos en
sitio, necesitamos sólo encontrar “la ventana” de la densidad de lodo que ayudará a prevenir
pérdida de circulación y colapso del agujero. Una ventana de densidad de lodo típica es la que
muestra la Fig. 5-1 y 8-40. La ventana representa el rango de densidades de lodo aceptables. Si la
densidad del lodo es muy alta, el pozo sufrirá pérdida de circulación. Si la densidad de lodo es muy
baja, las paredes del pozo colapsarán. Es por esto que nosotros utilizamos un procedimiento
conocido como la envolvente de falla de Mohr para predecir el comportamiento de la ventana de la
densidad del lodo.

El procedimiento involucra realizar pruebas de laboratorio a algunos núcleos que son tomados de
las muestras de la formación de interés, como en la Figura 8-35. Las muestras son probadas para
falla con un rango de presiones de confinamiento. Se construye un círculo de Mohr con los datos
de cada ensayo. (Fig. 8-35). Luego se dibuja una “línea de resistencia de corte” a lo largo de la
cima de los círculos. La línea de resistencia de corte define una envolvente de estabilidad. Si la
condición de falla cae por debajo de la línea (área amarilla) el pozo es estable. Si no, el pozo es
inestable.

Región estable

Los núcleos de prueba a diferentes presiones de confinamiento establecen una ventana de


condiciones de esfuerzos aceptables.

Fig. 8-35 Envolvente de falla de Mohr

Recuerde que la falla por lo general es el resultado de un excesivo esfuerzo de corte, recuerde
también, que el esfuerzo de corte se incrementa a medida que la diferencia entre los esfuerzos
principales máximos y mínimos se incrementa. (El radio del círculo representa el máximo esfuerzo
de corte). Los esfuerzos principales representados sobre el círculo son por lo general el esfuerzo
tangencial σθ, y esfuerzo radial σr. A medida que el esfuerzo radial se incrementa, el esfuerzo
tangencial disminuye. Entonces, un incremento en la densidad del lodo tiene un efecto en ambos
esfuerzos: encogerá el círculo si el esfuerzo radial es menor que el esfuerzo tangencial, y alargará
el círculo si el esfuerzo radial es mayor que el esfuerzo tangencial (Fig. 8-39).

Nosotros utilizaremos la envolvente de falla de Mohr para que nos ayude a entender como un
cambio en los factores tales como la densidad del lodo y la temperatura afectan la estabilidad. Pero
primero veamos cuales son los factores que afectan la estabilidad.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 138


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Factores que afectan la estabilidad

Existen algunos factores que afectan la estabilidad, entre los que están:

• La densidad del lodo


• Resistencia de la roca
• Fluctuaciones de temperatura
• Anisotropía de esfuerzo y resistencia
• Orientación e inclinación del pozo
• Invasión por filtrado del fluido de perforación
• Vibración en la sarta de perforación
• Geometría del agujero

Densidad del Lodo (Factores que afectan


la estabilidad)

La presión de la columna de lodo provee un


esfuerzo radial sobre las paredes del
agujero. Que tal si repasamos lo que
aprendimos en la sección de Mecánica de
Rocas, sobre cómo el esfuerzo radial afecta
la estabilidad del agujero.

El esfuerzo que fue removido del pozo al ser


perforado es reemplazado por una
combinación de esfuerzos tangenciales y
radiales. Como vemos en la ecuación 8.4,
mientras mayor sea la densidad del lodo
menor será el esfuerzo tangencial.
El esfuerzo removido por el proceso de perforación
Redistribución Total de esfuerzos = es reemplazado por una combinación de esfuerzos
Esfuerzo radial + Esfuerzo tangencial radiales y tangenciales. Esfuerzo de reemplazo =
(Ecuación. 8.4) radial + tangencial.

Fig. 8-36 Redistribución de esfuerzos.

Recuerda la muestra de núcleo en el


laboratorio? La densidad del lodo hace más
que reducir el esfuerzo compresivo
tangencial, este también provee la presión
de confinamiento que incrementa la
resistencia aparente de la roca.

La combinación de reducir el esfuerzo


compresivo tangencial e incrementar la
resistencia aparente de la roca hace de la
densidad del lodo una herramienta
poderosa para combatir la inestabilidad del
agujero. El esfuerzo radial se convierte en presión de
confinamiento que incrementa la resistencia de la
roca.

Fig. 8-37 Esfuerzos radiales

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 139


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Es posible elevar la densidad del lodo de tal forma que se logre reducir el esfuerzo tangencial a
cero. Si la densidad del lodo es incrementada demasiado, el esfuerzo tangencial pasará de ser
compresivo a tensional y la roca fallará por tensión (Fig. 8-38). Esto es lo que ocurre cuando
fracturamos hidráulicamente a la formación.

El esfuerzo tangencial
compresivo se reduce
cuando se incrementa
la densidad del lodo,
haciendo posible que
el punto falle por
tensión

Fig. 8-38 Relación entre esfuerzos radiales y tangenciales

El efecto de la densidad del lodo puede ser ilustrado gráficamente con la envolvente de falla de
Mohr para densidad de lodo en la Fig. 8-39.

Incremento Incremento Decremento


pequeño en la excesivo en la pequeño en la
densidad del lodo densidad del lodo densidad del lodo

Incremento Posterior
Incremento Anterior Posterior

Anterior Anterior
Posterior

Un incremento en la densidad del lodo incrementa el esfuerzo radial y reduce el esfuerzo


tangencial. Si el incremento es excesivo, el esfuerzo tangencial compresivo puede ser
cambiado a esfuerzo de tensión. Una reducción en la densidad del lodo incrementa el
esfuerzo de corte al reducir el esfuerzo radial e incrementar el esfuerzo tangencial. Si el
círculo pasa por encima de la línea de resistencia de corte, entonces el agujero es inestable.

Fig. 8-39 La envolvente de falla de Mohr para la densidad del lodo

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 140


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Existen algunas técnicas para optimizar la densidad del lodo mientras se perfora. Una técnica que
intenta optimizar la densidad del lodo de tal forma que el esfuerzo tangencial sea cero, es el
principio de línea del medio propuesto por Aadnoy4. El principio de línea del medio sugiere que
para obtener el esfuerzo tangencial cero, la densidad de lodo debería estar en un punto medio
entre la presión de poro y el gradiente de fractura. La Fig. 8-40 muestra la densidad del lodo vs el
gradiente de fractura con una línea del medio dibujada entre ellas.

Es indiscutible la tentación de mantener la densidad de lodo lo más bajo posible para obtener el
máximo de velocidad de penetración. Desafortunadamente, esto ocasiona que el agujero sufra
agrandamiento y pérdidas de tiempo debido a problemas de “agujero estrecho”. La técnica de
utilizar la línea del medio sacrifica la velocidad de penetración desde el comienzo pero ayuda a
minimizar los problemas del agujero. Aadnoy ilustra algunos ejemplos de pozos que fueron
perforados con ésta técnica.4
Ventana de Densidad de Lodo
Aún con la técnica de línea del medio, la densidad
del lodo sólo puede ser optimizada para el pozo a
Gradiente de Fractura una profundidad. Una densidad de lodo optimizada
para el agujero a una profundidad puede ser muy
Densidad alta para profundidades someras del pozo o muy
Pérdida de
del l odo
i l ió baja para profundidades mayores. Esto significa que
nosotros podemos optimizar la densidad de lodo
para una pequeña sección del agujero descubierto.
La mejor práctica consiste en optimizar la densidad
Presión de poro
del lodo para la profundidad perforada y luego
V e n ta n a d e l a continuar incrementando la densidad tanto como se
dens i dad del
l odo requiera, pero nunca reducirla. (Ver invasión de
filtrado).

Colaps Así, obtenemos lo que se llama “Ventana de


o densidad de lodo permitida” en la sección de agujero
ibl descubierto (Área sombreada de la Fig. 8-40). Existe
una densidad de lodo mínimo aceptable para
contener los fluidos de formación y prevenir el
colapso del agujero en la parte inferior de la ventana
y una densidad de lodo máxima aceptable para
El principio de la línea mediana es un intento prevenir pérdida de circulación en la parte superior
de minimizar el esfuerzo tangencial con una
densidad del lodo que esté en el punto medio
del pozo. Este rango aceptable de densidades de
entre las presiones de poro y fractura. lodo está influenciado por el campo de esfuerzos en
sitio y será discutido posteriormente.
Fig. 8-40 Pérdida de circulación y derrumbe
La profundidad no es el único asunto de interés.
Cuando existe una considerable diferencia entre los
esfuerzos horizontales máximo y mínimo, debemos
encontrar una densidad de lodo que ocasione una
pérdida de circulación en una dirección
perpendicular al esfuerzo mínimo mientras el
agujero continúa derrumbándose en la dirección
perpendicular al esfuerzo máximo (Figura 8-41). En
este caso, nuestra ventana de densidad de lodo es
muy pequeña para la longitud del agujero
descubierto. Tendríamos que acortar las secciones
de agujero descubierto y correr más tuberías de
revestimiento.
Fig. 8-41 Pérdida de circulación y derrumbe

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 141


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Resistencia de la Roca (Factores que afectan


la estabilidad)

Es obvio, que mientras más fuerte sea la roca,


es mayor el esfuerzo que puede soportar. Como
ya lo descubrimos, la resistencia de la roca
depende mayormente de la cementación y la
fricción entre los granos individuales que la
componen. La resistencia a la compresión y la
elasticidad de los granos individuales también
contribuyen a la resistencia.

Observe la roca matriz en la Fig. 8-42. Debido a


que la roca se rompe a lo largo del plano de
deslizamiento, es necesario vencer la
cementación y la fricción entre los granos que
están en contacto directo uno con otro a lo largo
del plano.

Si el número de puntos de contacto es reducido,


el esfuerzo real en esos puntos es muy alto.
Entonces, la resistencia de la roca se Algunos granos deben romperse y
incrementa a medida que se incrementa la deformarse cuando el deslizamiento ocurre
cantidad de puntos de contacto de la roca
matriz.
Fig. 8-42 Resistencia de la roca.

La resistencia de la roca también está afectada por la resistencia de los granos individuales que la
componen. Algunos de estos granos se ubican directamente sobre el plano de deslizamiento y
deben deformarse o romperse para permitir el deslizamiento (Fig. 8-42). Mientras más fuertes sean
los granos, es más difícil romperlos. Y si aún se desea romper la roca, el plano de deslizamiento
debe alterar su curso alrededor de estos granos o se debe aplicar más esfuerzos.

Las formaciones más débiles son más rápidas


de perforar pero a su vez son susceptibles de
fallar antes que las más fuertes. Al dibujar la
velocidad de penetración con la profundidad
podemos anticipar algún ensanchamiento del
Profundidad

agujero. Las lutitas fuertes con velocidad de


penetración baja están más calibradas que las
débiles con velocidad de penetración mayor.
(Fig. 8-43) Esta información es aún más útil
cuando se grafica al lado de una columna Posible ensanchamiento
litológica. La mayoría de las unidades de del agujero
registro de lodos pueden preparar e imprimir
gráficas con esta información al personal de
perforación justo antes de un viaje largo fuera
del pozo (Ver Fig. 13-1). Velocidad de penetración

Fig. 8-43 Gráfica de Profundidad vs Velocidad de penetración.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 142


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Temperatura (Factores que afectan la estabilidad)

El centro de la tierra esta lo suficientemente caliente de


tal forma que la roca por debajo de la corteza terrestre
está fundida. El calor escapa lentamente a través de la
corteza, así como se escapa calor desde una superficie
caliente de un pedazo de metal (Fig. 8-44). A medida
que perforamos dentro de la corteza terrestre, la
temperatura generalmente se incrementa con la
profundidad. El gradiente de temperatura promedio es
aproximadamente de un grado Fahrenheit por cada 100
pies de profundidad.
Cuando el lodo circula a través del pozo altera la
temperatura en las formaciones expuestas. Un lodo frío
enfría la porción más baja de la formación; un lodo
caliente que venga de regreso desde lo más profundo
calienta las formaciones de arriba. Los cambios de
temperatura pueden ser perjudiciales para la
estabilidad. El cambio es más pronunciado cuando se La temperatura de la tierra es más fría en la
inicia la circulación luego de un periodo de no superficie y se calienta con la profundidad.
circulación.
Fig. 8-44 Gradiente de temperatura de la tierra.
Un incremento de temperatura influye en la estabilidad de diferentes maneras. Puede incrementar el
esfuerzo tangencial en las paredes del agujero reduciendo la fuerza radial que produce la presión del
lodo. También, debilita la roca al reducir la fricción entre los granos que la componen. El agua tiene un
mayor coeficiente de expansión que la roca. Si existe un incremento de temperatura, el fluido de poro se
expandirá más rápidamente que la roca matriz. Esto incrementa la presión de poro y reduce el esfuerzo
efectivo o esfuerzo de matriz. Un incremento en la presión de poro también reduce la presión diferencial
contra las paredes del agujero, entonces reduce el esfuerzo radial. Incrementa el esfuerzo tangencial
compresivo (Fig. 8-45).
Un incremento en la presión de poro también obliga que los granos individuales en la roca matriz se
aparten. Esto disminuye la fuerza de fricción entre los granos, de modo que la resistencia de la roca se
reduce. También, el incremento de volumen del fluido de poro lubrica y rompe la cementación alejada
del pozo.
La roca matriz se expande ligeramente debido al incremento de temperatura. Algunos minerales de la
formación se expanden más que otros, lo que ocasiona el cambio y fractura del cementante.
Una reducción en la temperatura ocasiona un efecto contrario. El fluido del poro se encogerá más rápido
que la roca matriz, incrementando el esfuerzo efectivo y la presión diferencial sobre las paredes del
agujero. Esto incrementa la resistencia de la roca, pero una elevada presión diferencial puede causar
una pérdida de circulación en algunos casos (Fig. 8-45).

La temperatura de la formación cambia durante los viajes. Mientras se saca tubería, la formación cerca
del agujero se calienta o se enfría a su temperatura original. (Una circulación mientras se está
perforando tiende a enfriar la parte más baja del pozo y a calentar la parte más alta del pozo.) Una vez
que la circulación es reanudada, el lodo frío que viaja hacia abajo por la tubería de perforación enfriará
la parte más baja del pozo, mientras que el lodo caliente proveniente del fondo calentará las partes más
altas.

Los viajes frecuentes pueden fatigar las formaciones y causar falla, aunque los esfuerzos sean
controlados con la envolvente de falla de Mohr.

Un problema que se presenta en pozos profundos de alta temperatura cuando se trata de circular gas
viajando hacia arriba es que puede existir pérdida de circulación en el fondo cuando el lodo frío alcance
la barrena. La expansión del gas y la reducción en la presión de fondo pasa desapercibida hasta que el
gas esté muy cerca de la superficie. Entonces, un brote considerable puede haber entrado al agujero.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 143


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Cuando se trata de controlar un pozo con elevada temperatura, las formaciones cercanas al
agujero tenderán a calentarse al esperar la circulación, y el volumen activo tendrá tiempo para de
enfriarse. El agujero permanecerá caliente a bajas velocidades de circulación. Un pozo que era
estable se convertirá en inestable luego de periodos de ninguna o baja circulación

A u m e n to e n l a
temperatura

Después

Antes

Descenso pequeño de
temperatura
Incremento de
temperatura anterior.
Incremento de
temperatura posterior.
Después del decremento.
Antes

Descenso grande de
temperatura

Después del decremento.


Esfuerzo Radial =
Hidrostática psi – Poro psi

Antes

Debido a que los fluidos de formación se expanden más que la matriz de roca, los cambios de
temperatura afectan el esfuerzo radial. Los cambios en el esfuerzo radial afectan el esfuerzo
tangencial. Un incremento de temperatura reducirá el esfuerzo radial aumentando el esfuerzo
tangencial, ocasionando inestabilidad en el agujero. Una disminución pequeña de la temperatura
mantendrá un agujero más estable. Sin embargo, una disminución excesiva de temperatura
ocasionará una pérdida de circulación.
Fig. 8-45 Envolvente de falla de Mohr para cambios de temperatura

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 144


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Regímenes de Esfuerzos en Sitio y Anisotropía de Esfuerzos.

El “régimen de esfuerzos en sitio” se refiere al campo de esfuerzos regional existente en el lugar de


perforación. El régimen de esfuerzos es el resultado de las fuerzas tectónicas que empujan y jalan
a la corteza terrestre. Existen tres principales regímenes, como se muestran en la Fig. 8-46.2
Los regímenes de esfuerzos tectónicos son
definidos como las resistencias relativas de los
esfuerzos principales.

Un régimen de esfuerzos de Falla Normal


ocurre cuando σV >σH > σh (Fig. 8-46). El Falla Normal
esfuerzo principal mayor está en la dirección
vertical y los esfuerzos menores e intermedios
están en la dirección horizontal.

Un régimen de esfuerzos de Falla Deslizante Falla Deslizante


ocurre cuando σH >σV > σh (Fig. 8-46). En este
caso, el esfuerzo horizontal mayor σH es mayor
que el esfuerzo vertical σV y este a su vez es
mayor que el esfuerzo horizontal menor σh.

Un régimen de esfuerzos de Falla Inversa Falla Inversa


ocurre cuando σH >σh > σV (Fig. 8-46). En este
caso, el esfuerzo vertical es menor que ambos
esfuerzos horizontales.
Fig. 8-46 Regímenes de esfuerzos.

Por qué tenemos que darle importancia al régimen de esfuerzos tectónicos mientras perforamos un
pozo? Cuando existe una gran diferencia entre el campo de esfuerzos horizontales, la ventana de
la densidad de lodo es más pequeña.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 145


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Regímenes de Esfuerzos en Sitio y Anisotropía de Esfuerzos. (Factores que afectan la


estabilidad)

Recuerde, las rocas frecuentemente fallan debido al esfuerzo de corte y el esfuerzo de corte
resulta de la diferencia entre los esfuerzos ortogonales (Recuerde del círculo de Mohr que el
máximo esfuerzo de corte es la mitad de la deferencia entre los esfuerzos principales mayor y
menor).

La diferencia en el campo de esfuerzos


horizontales es conocida como anisotropía
de esfuerzos (Fig. 8-47). La anisotropía de
esfuerzos representa la diferencia en la
resistencia de los esfuerzos horizontales σH y
σh. Para maximizar la estabilidad del agujero,
necesitamos minimizar la anisotropía de
esfuerzos en la dirección e inclinación de la
trayectoria del pozo. Shaohua Zhou, Richard
Hill, y Mike Sandiford de la Universidad de
Adelaide en Australia presentaron un artículo
sobre la selección de la trayectoria del pozo
para minimizar la anisotropía de esfuerzos
calculados para varios regímenes de
esfuerzos.2 Sus recomendaciones son La anisotropía de esfuerzos ocurre cuando los
resumidas en las siguientes tres páginas (Fig. campos de esfuerzos en ángulos rectos unos
8-49 a 8-51). con otros son diferentes en magnitud.

Fig. 8-47 Anisotropía de esfuerzos.

A medida que estudie las gráficas en las figuras 8-49 a 8-51, tenga en mente que la meta es de
equilibrar los esfuerzos tangenciales alrededor del agujero. Si esto se logra, las densidades de lodo
pueden ser incrementadas para estabilizar el pozo con menor riesgo de pérdidas de circulación.

El pozo de la izquierda está fuera de su ventana operativa de densidad de lodo. La


densidad del lodo no es lo suficientemente alta para prevenir el derrumbe, pero es lo
suficientemente alta para ocasionar una pérdida de circulación. Al igualar los
esfuerzos tangenciales alrededor del agujero, el pozo de la derecha puede ser
estabilizado incrementando la densidad del lodo.
Fig. 8-48 Anisotropía de esfuerzos

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 146


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Para el régimen de esfuerzos de Falla Normal, σV >σH > σh

• La trayectoria más estable para la perforación es a lo largo del azimut de σh.


• El ángulo de inclinación debe incrementarse a medida que la diferencia entre σH y σh se
incrementa.
• Si los esfuerzos horizontales son iguales, σH = σh, el ángulo de inclinación debe ser cero. (θ =
0°).
• Si el mayor esfuerzo horizontal es igual al esfuerzo vertical, σH = σV, entonces el pozo debe
perforarse horizontalmente (θ = 90°).
• La inclinación para varias relaciones de esfuerzos horizontales se ilustra en la Fig. 8-46.

Mejor inclinación del ángulo para el régimen de falla normal.

/ σv
Relación σH

La trayectoria debe ser


orientada a lo largo de σh

Relación σh / σv

En regímenes de esfuerzos normalmente estresados, la dirección más estable para perforar es a lo largo
del eje del esfuerzo horizontal menor σh.

A medida que la diferencia entre el esfuerzo horizontal mayor y menor se incrementa, la inclinación del
ángulo θ debe incrementarse. En el ejemplo de arriba, la relación entre el σH y σV es 0.8 y la relación
entre σh y σV es de 0.3. Del gráfico preparado por Zhou et al, el ángulo de inclinación para una lutita
problemática es de 45°.
Al perforar en la dirección del σh a
cualquier ángulo de inclinación, el
componente de fuerzas de σh y σV son
combinadas para producir un esfuerzo que
es cercano σH. Los esfuerzos radiales
alrededor del agujero son más parejos.
Ahora, es posible incrementar la densidad
del lodo hasta alcanzar el máximo esfuerzo
tangencial sin perder circulación.
De Zhou, Hill, y Sandiford2.

Fig. 8-49 Régimen de esfuerzos en falla normal

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 147


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Un régimen de esfuerzos de Falla Deslizante, σH >σV > σh

• El ángulo de inclinación más estable para la perforación es la horizontal (θ = 90°).


• La trayectoria más estable para la perforación depende de la relación entre los esfuerzos
principales horizontales y el esfuerzo vertical. Generalmente, como la diferencia entre los
esfuerzos horizontales incrementa, la trayectoria necesita acercarse a la dirección del esfuerzo
horizontal mayor σH.
• Si la relación entre el esfuerzo mayor y el esfuerzo vertical incrementa, la trayectoria más
estable de perforación se acerca a la dirección de σH.
• Si el esfuerzo horizontal menor es igual al vertical, σh = σV, entonces la trayectoria más estable
de perforación es a lo largo del azimut de σH.

El ángulo más estable para


La dirección más estable, α, para un régimen de falla deslizante
un régimen de falla
deslizante es siempre
horizontal.
El objetivo de minimizar la
anisotropía de esfuerzos
consiste en encontrar la
dirección donde los
Relación σH / σv

componentes combinados
de σH y σh sean iguales al
esfuerzo de sobrecarga.
De Zhou, Hill y Sandiford2.

Relación σh / σv

Los componentes
radiales del esfuerzo
horizontal combina la
forma σr

Meta es hacer σr = σv

Fig. 8-50 Régimen de esfuerzos en falla deslizante.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 148


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Observe en el diagrama de arriba que la trayectoria del pozo se aproxima a la dirección del σH, la
contribución de σr de la componente radial de σH es reducida, mientras se incrementa la
contribución de σr del componente radial σh. Esto reduce la anisotropía de esfuerzos para un
régimen de falla deslizante.
Un régimen de esfuerzos de Falla Inversa, σH >σh > σV
• La trayectoria más estable para perforar es a lo largo del azimut de σH.
• El ángulo de inclinación debe incrementarse a medida que la diferencia entre σH y σh se
incrementa.
• Si los esfuerzos horizontales son iguales, σH = σh, entonces el pozo debe perforarse
verticalmente.
• Si la relación σh = σV, entonces el pozo debe perforarse horizontalmente. (θ = 90°).

La inclinación del ángulo más estable para un régimen de falla Inversa


Relación σ H / σ v

La dirección más
estable es a lo largo de

Relación σh / σv
De Zhou, Hill y Sandiford2
En el régimen de falla inversa la dirección más estable para perforar es a lo largo del eje del esfuerzo
horizontal mayor σH. Si se incrementa la diferencia entre los esfuerzos horizontales mayor y menor, el
ángulo de inclinación, Θ debe aumentar. La meta es combinar la combinación de los componentes
radiales de la sobrecarga y el esfuerzo horizontal mayor con el fin de igualar el esfuerzo horizontal
menor. Si el ángulo de inclinación aumenta la contribución del esfuerzo horizontal mayor disminuye
mientras que la combinación de la sobrecarga aumenta. El esfuerzo radial provisto por el esfuerzo
horizontal menor permanece inalterable a cualquier ángulo de inclinación mientras que la dirección
siga el eje del esfuerzo horizontal mayor.
Fig. 8-51 Régimen de esfuerzos en falla inversa
Del diagrama de arriba, está claro que si el ángulo de inclinación se incrementa, la contribución de
σH se reduce y la de σV se incrementa.
La anisotropía de esfuerzos afecta el tamaño de nuestra ventana de densidad de lodo aceptable.
Recuerde que la ventana de densidad de lodo está definida por la mínima densidad de lodo
requerida para prevenir el colapso del agujero y la máxima densidad de lodo permitida que puede
ser tolerada sin causar pérdida de circulación. Cuando la anisotropía es grande,

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 149


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

se tendrá una ventana pequeña. Como vimos en los ejemplos de la figura 8-49 a 8-51, podemos
reducir la anisotropía ajustando la inclinación y la trayectoria del agujero. Por lo que tenemos una
mejor oportunidad de estabilizar el pozo con la densidad del lodo.
Las rocas no pueden soportar el esfuerzo de corte mucho tiempo, especialmente a grandes
profundidades. Esto es lo que se conoce como la regla de Heim3. El comportamiento plástico de la
roca se incrementa al incrementarse la presión de confinamiento encontrada a grandes
profundidades. Eventualmente, la roca se deforma hasta que la anisotropía de esfuerzos
desaparece. Esta es la razón de que la anisotropía es mayor cerca de la superficie y menor a
grandes profundidades, donde los esfuerzos horizontales son casi iguales.
Planos de estratificación (Factores que afectan la estabilidad)
La lutita contiene planos de estratificación que le dan un plano de debilidad. La lutita está constituida por
la arcilla que consiste de planos microscópicos estratificados. El ritmo de depositación estacional y
geológico dan origen a capas de lutita de variada resistencia. Si examinamos una núcleo de lutita,
frecuentemente podemos ver cientos o miles de pequeños planos estratificados dentro de unos pocos
pies lineales de sección transversal. Estos planos estratificados tienden a ser planos de debilitamiento a
los cuales puede penetrar agua y separarlos. Esto da a la lutita una propiedad intrínseca conocida como
resistencia anisotrópica. La resistencia anisotrópica7 significa que la lutita es más fuerte en una
dirección que en las direcciones ortogonales. La cantidad de resistencia anisotrópica varia dependiendo
del tipo y cantidad de cementación entre las camas y la resistencia de la lutita. Mientras más elevada
sea la resistencia de la roca relativa a los planos de estratificación, más grande será la resistencia
anisotrópica.
Las láminas de arcilla que comprimen la lutita son orientadas paralelas a los planos de
estratificación. Cuando la lutita es expuesta a agua, se hincha y produce un esfuerzo de
hidratación que es perpendicular a los planos estratificados (Fig. 8-52). Si el pozo penetra la lutita
en un ángulo respecto a los planos estratificados, este esfuerzo de hidratación produce un
esfuerzo anisotrópico. La lutita hinchada tiende a apretar y derrumbar y más cuando el ángulo con
respecto a los planos de estratificación es mayor. La resistencia compresiva de la lutita es más
fuerte cuando el esfuerzo compresivo es aplicado perpendicular a los planos estratificados.

El efecto de estos planos estratificados sobre la estabilidad está gobernado por los regímenes de
esfuerzos en sitio y por la trayectoria e inclinación del agujero.

El agua penetra fácilmente a lo largo


de los planos estratificados. El
hinchamiento y el esfuerzo de
hinchamiento siempre ocurren en
dirección perpendicular a los planos
estratificados.

Cuando el pozo es perforado en dirección perpendicular a los planos estratificados, el hinchamiento


tiende a producir más esfuerzos axiales en las paredes del agujero. A medida que la inclinación con
respecto a los planos estratificados aumenta, el hinchamiento tiende a incrementar bastante los
esfuerzos tangenciales de un lado de la pared del agujero, pero no así en las paredes con dirección
ortogonal. Por definición, esto se conoce como anisotropía de esfuerzos.

Fig. 8.52 Esfuerzos de hidratación en los planos estratificados.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 150


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Los tres regímenes de esfuerzo en sitio: Efecto de la trayectoria del pozo y los planos
estratificados.

Los autores Chen, Tan y Haberfield de Australia


han presentado algunas recomendaciones en
algunos artículos de la SPE referentes al
análisis de la resistencia y anisotropía de
esfuerzos en los perfiles de diseño del agujero8.

La siguiente discusión está en directa oposición


a lo que Shaohua Zhou, Richard Hill y Mike
Sandiford de la Universidad de Adelaida en
Australia, recomendaron en un previo
trabajo2.Esto es porque Zhou y co. discutieron
de la minimización de la anisotropía de
esfuerzos calculados; Chen y co. discuten sobre
la debilidad del plano estratificado.

Necesitamos distinguir entre anisotropía de


esfuerzo y resistencia. La anisotropía de
esfuerzo se refiere a la diferencia que existe en
los esfuerzos tangenciales en diferentes
regiones alrededor de las paredes del agujero.
La anisotropía de resistencia se refiere a la
diferencia de resistencias en diferentes regiones
alrededor de las paredes del agujero. En
cualquier caso, el grado de anisotropía está
influenciado por la inclinación y la trayectoria del La resistencia aparente de los planos
pozo. Desafortunadamente para nosotros, la estratificados está influenciada por los
trayectoria del pozo que minimiza la anisotropía esfuerzos de confinamiento. Mientras
de esfuerzos no será la trayectoria que minimice mayor sea la presión que mantiene juntos
la anisotropía de resistencias. a los estratos, éstos serán más fuertes.

Fig. 8-53 Resistencia de los planos estratificados.

Recuerde que la resistencia aparente de la roca está influenciada por la fricción resultante de la
presión de confinamiento. Mientras más fuerte sea la presión que mantiene juntos los planos
estratificados, más fuertes serán éstos (Fig. 8-53). Entonces, una lutita será más fuerte si sus
planos estratificados permanecen perpendiculares al mayor campo de esfuerzos. Adicionalmente,
tendremos menores problemas en los planos estratificados si podemos perforar perpendicular a
éstos.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 151


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

A continuación se presentan algunas recomendaciones de Chen y co. respecto a la anisotropía de


resistencias y el perfil del agujero:

Falla normal: Los planos estratificados que tienen alto grado de anisotropía tienen un efecto
significativo en la estabilidad. Esta influencia se incrementa a medida que el agujero sea orientado
más cerca a la dirección de σh. Esto significa que podemos esperar más inestabilidad en el agujero
mientras se incremente el grado de anisotropía de resistencias y la trayectoria del pozo sea
orientada en dirección de σh.

Falla deslizante: Aunque sea baja la anisotropía de resistencias, existe un efecto significativo. La
influencia se incrementa mucho más si la trayectoria del pozo se aproxima a la dirección de σh.
Mientras más cerca esté la trayectoria del pozo a la del esfuerzo menor, podemos esperar más
inestabilidad, aún cuando los planos estratificados estén tan fuertes como el de misma la lutita.

Falla inversa: Aunque sea baja la anisotropía de resistencias, existe un efecto significativo. La
influencia se incrementa más si la trayectoria del pozo se aproxima a la dirección de σH. Los planos
estratificados tienen un significativo efecto en el fracturamiento hidráulico en este régimen de
esfuerzos, especialmente en agujeros muy inclinados.

La anisotropía de esfuerzos es más significativa en regímenes con fallas inversas que con fallas
normales, por lo que debemos estar más interesados en observar con más cuidado la
estratificación en regímenes con falla inversa que con falla normal.

La influencia de la anisotropía de esfuerzos se incrementa en el siguiente orden de fallas: inversa


> deslizante > normal.

Si fuera posible desearíamos perforar perpendicularmente los planos estratificados, y orientar la


trayectoria para minimizar la anisotropía de esfuerzos. Sin embargo, no podemos satisfacer ambas
condiciones. Nuestra trayectoria del pozo debe estar comprometida a satisfacer ambas condiciones
tal como sea posible.

A medida que la resistencia de lutita incrementa, la anisotropía de resistencias tiende a


incrementar y el modo de falla en los planos estratificados es muy probable que ocurra. Cuando
aparece la falla a lo largo de planos estratificados, los derrumbes originados tendrán una
apariencia de bloque en las caras paralelas. Si la falla ocurre debido a un excesivo esfuerzo de
corte, los derrumbes tendrán una geometría curveada. Nuestras observaciones de campo pueden
cambiar nuestras mejores estimaciones sobre la trayectoria más óptima del pozo.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 152


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Filtrado del Fluido de Perforación (Factores que afectan la estabilidad)


Sobrebalance

Ya discutimos recientemente sobre la influencia de la densidad del lodo en la estabilidad del


agujero en las secciones de esfuerzo radial y la envolvente de falla de Mohr. Sin embargo,
debemos hacer una diferencia entre “sobrebalance” y el esfuerzo radial provisto por éste. El
sobrebalance se refiere a la cantidad de presión hidrostática que excede a la presión de poro. Esta
no es la fuerza radial suministrada por el sobrebalance.

La presión del fluido ejercida sobre las paredes del pozo produce un esfuerzo radial que mejora la
estabilidad del agujero. El esfuerzo radial reduce los esfuerzos tangenciales y aplica una presión
de confinamiento a los elementos de la roca a lo largo de las paredes del agujero. La presión de
confinamiento incrementa la resistencia aparente de la lutita. El esfuerzo radial es el resultado de
una presión diferencial a través de la paredes del agujero. La presión diferencial es suministrada
por un sobrebalance de la presión del agujero sobre la presión de la formación. Sin embargo, la
presión diferencial no es igual al sobrebalance!! La lutita es permeable. Algo del fluido invade los
poros en la lutita e incrementa la presión de poro cerca del agujero (Fig. 8-54). A medida que el
filtrado invade los poros de la lutita, la presión diferencial sobre las paredes del agujero se reduce.
Este proceso depende del tiempo.

Presión del
agujero

Presión 1er Día 3er Día 6° Día 9° Día


diferencial
Esfuerzo Radial

Sobrebalance
3er Día 6° Día 9° Día

Presión de
formación Incremento de la Presión de formación
en el primer día

Centro del Distancia desde el agujero


agujero

La presión diferencial es la presión a través de la superficie de la pared del agujero. A


medida que el filtrado penetrado y cambia los poros cerca de la pared, la presión diferencial
se reduce.

Fig. 8-54 Presión de poro vs Tiempo.

Para visualizar mejor la influencia sobre la presión de formación debida a la invasión de filtrado,
podemos comparar las curvas de inyección de filtrado respecto a las curvas de caída de presión e
inyección en pozos de riego. Fig. 8-55 y 8-56.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 153


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Nivel de agua normal

Curva de inyección
Curva de decremento

Nivel de agua normal

Fig. 8-55 Curva de caída de presión Fig. 8-56 Curva de inyección

La curva de decremento para un pozo de riego de diámetro grande tiene por lo general algunos
pozos monitores perforados a diferentes distancias del pozo productor. Cuando el pozo es
bombeado, se observa que el nivel de agua cae tanto en el pozo productor como en los pozos
monitores. Si graficamos el nivel de agua en los pozos monitores contra la distancia desde el
agujero obtenemos una curva de decremento (Fig. 8-55).

Si se inyecta agua en un pozo inyector, como el de la Fig. 8-56, se observa que el nivel de los
pozos monitores adyacentes se incrementa. Si graficamos el nivel del agua contra la distancia
desde el agujero obtenemos una curva de inyección.

El nivel de los pozos monitores representa la presión de formación a la distancia correspondiente


desde el pozo principal. Las curvas en la Fig. 8-54 representan las curvas de inyección producidas
al inyectar filtrado hacia las formaciones.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 154


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Invasión por filtrado

La invasión por filtrado es la mayor causa de la inestabilidad del agujero. La invasión por filtrado
debilita la roca y altera la distribución de esfuerzos dentro de la misma. La arcilla contenida en la
lutita reacciona químicamente con el agua, que posteriormente debilita la roca. Algunos
mecanismos se involucran para ello.

La reducción del esfuerzo radial debida a la invasión por filtrado reduce la resistencia aparente de
la roca e incrementa los esfuerzos tangenciales. A medida que el filtrado invade los poros, la
presión de poro se incrementa. Esto reduce el esfuerzo efectivo (Esfuerzo Total = Presión de Poro
+ Esfuerzo Efectivo). El fluido rompe el contacto entre granos, por lo que disminuye la cementación
y la fricción entre granos. El filtrado también actúa como lubricante, que posteriormente reduce la
fricción interna. Por si fuera poco, el filtrado reacciona química y mecánicamente con la arcilla en la
lutita, ocasionando hinchamiento y dispersión. El agua absorbida por las superficies de la arcilla
ocasiona esfuerzos de hidratación, lo que incrementa los esfuerzos tangenciales y debilita los
planos estratigráficos.

A medida que el filtrado invade los poros, algunas arcillas se dispersan en dos mecanismos de
hinchamiento: cristalino y osmótico (Ver mecanismos de hinchamiento). Este incremento de
permeabilidad de la lutita y acelera el ritmo de la invasión del filtrado. La cantidad de hinchamiento
y dispersión depende de la mineralogía de la arcilla, pero es necesario notar que el hinchamiento
cristalino tendrá lugar en cualquier tipo de arcilla. Algunas arcillas que nos son susceptibles a
hincharse como la Illita no se hincharán o dispersarán apreciablemente, pero el hinchamiento
cristalino ocasionará esfuerzos de hidratación y reducirán la resistencia de la roca. Con el tiempo,
todas las lutitas se debilitan con la exposición al agua, debido a la invasión por filtrado y el esfuerzo
de hidratación resultado del hinchamiento cristalino.

El incremento de la presión de poro debida a la invasión por filtrado reduce el esfuerzo radial, lo
que ocasiona un incremento del esfuerzo tangencia (Fig. 8-57).

La invasión por filtrado y


La envolvente de estabilidad de Mohr
Después de
La invasión por filtrado incrementa la presión de poro l a i nv as i ón
cerca de las paredes del agujero. Esto hace que el
esfuerzo efectivo radial disminuya y el esfuerzo A n te s d e
tangencial aumente. Una invasión excesiva de filtrado l a i nv as i ón
ocasiona un esfuerzo de corte excesivo y provoca que el
pozo se convierta en inestable.

Fig. 8-57 Envolvente de estabilidad de Mohr e invasión por filtrado

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 155


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

La invasión por filtrado hace que la lutita tenga una inestabilidad dependiente del tiempo. Mientras
el filtrado invade la lutita, el esfuerzo de corte se incrementa y la resistencia aparente de la roca
disminuye. Algunas lutitas se hincharán y dispersaran apreciablemente cuando están expuestas al
agua. Cuando están suficientemente dispersas, las lutitas pueden ser erosionadas por flujo
turbulento y por el movimiento de la tubería. La lutita con alto contenido de esmectita tendrá más
efectos negativos debido a la dispersión y a la erosión.

Toma tiempo para que el filtrado invada la


lutita (Fig. 8-54, 8-58). Mientras más
permeable sea la lutita y más grande sea el
sobrebalance, el filtrado invade más rápido
la lutita. No experimentamos problemas con
Presión
hinchamiento de las arcillas cuando estas
Diferencial
son perforadas. El problema no aparece
hasta que el filtrado ha invadido la lutita y
tuvo tiempo de debilitarla y dispersarla.
Similarmente, las arcillas que no son
susceptibles al hinchamiento se debilitan Tiempo
con el tiempo.
Las presiones diferenciales y por consiguiente los
esfuerzos radiales disminuyen proporcionalmente a la
raíz cuadrada del tiempo.

Fig.8-58 Invasión del filtrado con respecto al tiempo.

Tres mecanismos contribuyen a la invasión del filtrado:


• Sobrebalance
• Actividad del agua
• Acción capilar

El sobrebalance es el factor predominante en lutitas jóvenes y pobremente consolidadas. El


sobrebalance continúa siendo el factor principal en las lutitas más viejas y más consolidadas, pero
la actividad del agua se convierte en importante porque la garganta de poro disminuye en tamaño.
(La actividad del agua se refiere a las fuerzas atractivas y repulsivas producidas por cargas
electrostáticas sobre la superficie del agua y en la interfase de la lutita). La acción capilar juega un
significativo efecto con las fracturas, especialmente cuando las lutitas no están completamente
saturadas.9

Obviamente, la invasión del filtrado es un efecto negativo. Nos da lugar a una inestabilidad. Un
objetivo de los diseñadores de pozos y los ingenieros de lodos consiste en reducir la velocidad de
invasión del filtrado. Desafortunadamente, esto no puede ser realizado con enjarres y aditivos
controladores del filtrado que trabajan en los enjarres.

En formaciones más permeables como las areniscas, se construye un enjarre sobre las paredes
del agujero para prevenir la pérdida del lodo en la formación (Ver enjarres filtrados). Aún con un
buen enjarre, algo del filtrado continúa pasando a través del enjarre hacia la formación. Las
formaciones que son lo suficientemente permeables para aceptar el enjarre son lo suficientemente
permeables para permitir que el filtrado drene muy lejos del agujero. Se debe mantener una
presión diferencial para mantener sujeto en sitio el enjarre.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 156


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Sin embargo, la lutita no es lo suficientemente permeable para depositar enjarres dinámicos. De


hecho, el enjarre formado sobre las areniscas es generalmente de varias magnitudes más
permeable que la mayoría de las lutitas. El tamaño de poro de las lutitas es tan pequeño que
pocos sólidos pueden puentear esas aberturas. Los sólidos son filtrados en las paredes del
agujero por lo que sólo se permite la entrada a la formación de filtrado libre de sólidos. El flujo de
fluidos hacia la lutita no es suficiente para mantener los sólidos aferrados contra la pared. El flujo
de fluidos y la erosión mecánica desde la sarta de perforación erosionan el enjarre sobre la pared.
(Fig. 8-59).

La lutita no es lo suficiente permeable para construir un enjarre. Todos los sólidos son
puenteados en la superficie pero no pueden ser “adheridos diferencialmente” a la
pared para evitar que sean barridos por el flujo del lodo.
Fig. 8-59 El enjarre sobre la lutita

El decir que nada del enjarre queda depositado sobre la lutita no es del todo cierto. Cuando se
suspende el movimiento de la tubería y del fluido, un enjarre estático puede ser formado sobre la
pared, pero este enjarre puede se erosionado y llevado lejos cuando las bombas comienzan su
trabajo de nuevo. Debe existir algo del enjarre en el interior de algunos poros o fracturas que son
lo suficientemente grandes para permitir que el puenteado de sólidos permanezca en su lugar. Sin
embargo, la mayoría de la lutita expuesta a las paredes no aceptará el enjarre que soporte la
circulación del fluido. Aún si esto ocurriera, el ritmo de filtrado a través de la lutita podría ser más
bajo que en el enjarre.

Se pueden tomar algunos métodos para eliminar el ritmo de invasión del filtrado. Estos métodos
incluyen:
• Reducción del sobrebalance.
• Reducción de la permeabilidad de la lutita.
• Incremento de la viscosidad del filtrado, y
• La creación de una membrana semi-permeable, que permita a la presión osmótica
balancear la presión diferencial.

Una reducción del sobrebalance frustra la propuesta de tener un sobrebalance en primer lugar.
Algo de sobrebalance es necesario para proveer un esfuerzo radial sobre las paredes del agujero.
Sin embargo, un excesivo sobrebalance puede ser perjudicial aún si no es lo suficientemente
severo para ocasionar pérdida de circulación. Debe existir un sobrebalance óptimo para
proporcionar un adecuado esfuerzo radial aunque minimice la invasión por filtrado. Un método para
encontrar este sobrebalance es el principio de línea media propuesto por Aadnoy4.

Sería muy desastroso el bajar un sobrebalance una vez que éste ha sido establecido. La invasión
del filtrado debida a un sobrebalance original puede encauzar una presión de poro que puede ser
mayor que la presión del agujero nuevo. Esto originará un esfuerzo radial bajo o negativo que
reducirá considerablemente la estabilidad. La surgencia y el suabeo mientras se corre la tubería
obviamente tienen éste efecto negativo en la estabilidad del agujero.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 157


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

La reducción de la permeabilidad de la lutita es lograda mediante reacciones químicas entre el


filtrado y la lutita o mediante partículas ultra finas que construyen enjarres internos. Algunas
formaciones de lutita están altamente fracturadas ya sea con fracturas naturales o fracturas
inducidas durante la perforación. Estas
fracturas son las responsables en gran
porcentaje de la invasión del filtrado. La
Gilsonita y otros aditivos que forman “el
enjarre” son muy efectivos (Fig. 8-60).

Se puede incrementar la viscosidad del


filtrado utilizando aditivos como glicol,
glicerol, azúcares y silicatos. Estos
aditivos interfieren en la estructura
pseudo-cristalina del agua que esta La permeabilidad de la lutita puede ser reducida si
confinada en la superficie de las arcillas. el filtrado puede confinarse en su superficie. La
porosidad efectiva se reduce.
Fig. 8-60 Permeabilidad de la lutita.

Un balance entre la presión osmótica y el sobrebalance se puede conseguir más fácilmente


con un lodo base aceite que un lodo base agua. En lodos base aceite, estos son realizados con
surfactantes y sales. Los surfactantes son necesarios para crear una membrana semipermeable a
través de la pared del agujero. Las sales son utilizadas para proveer una correcta salinidad a la
fase acuosa emulsionada del lodo base aceite. La creación de la membrana semipermeable es
más difícil con un lodo base agua. La presión osmótica balanceada con sobrebalance es aún
posible, pero es poco probable con un lodo base agua (WBM).

El flujo osmótico del agua hacia y desde la lutita es movida por la diferencia de concentraciones de
sal en el filtrado y por el fluido del poro. Si el lodo tiene una excesiva concentración de sal el agua
se mueve hacia fuera de la lutita (Fig. 8-61). Las bajas concentraciones de sal hacen que el agua
se mueva hacia la lutita. El sobrebalance hace que el agua ingrese a la lutita: Es posible balancear
el flujo desde el sobrebalance con el flujo osmótico que viene de la lutita, de tal forma que no exista
un cambio neto en la presión de poro1.

El flujo osmótico real, requiere una membrana semi-permeable ideal. La lutita no provee esta
membrana ideal por la variedad de tamaño en sus poros. Algunos iones pueden “fluir” a través de
la membrana con el filtrado. Cuando el filtrado contaminado con el ión se mezcla con el fluido
original del poro, se reduce la diferencia de potencial entre el fluido de perforación y el fluido del
poro. Esto reduce el flujo osmótico. El éxito de utilizar flujo osmótico para minimizar la invasión del
filtrado depende fuertemente de la calidad de la “membrana” formada sobre la pared del agujero.
Los surfactantes y la calidad de la lutita determinan la calidad de la membrana. Muchos de estos
surfactantes son poco ecológicos, como lo son muchos aceites, por eso por lo general no se utiliza
lodo base aceite, aún cuando sea un excelente fluido de perforación. Se tuvo un éxito relativo con
el fluido base agua WBM, pero es difícil encontrar un surfactante apropiado para la lutita que
además sea aceptable ambientalmente.
El fluido se mueve “osmóticamente” hacia
una membrana semi-permeable en
dirección al fluido con alta concentración
de sal.
Es posible balancear la pérdida de fluido
osmótico desde la lutita con la ganancia
del fluido de invasión a partir del
sobrebalance.
Fig. 8-61 Flujo osmótico en la lutita.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 158


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Es posible que el flujo osmótico sea mayor que el flujo causado por el sobrebalance, esto puede
ocasionar una deshidratación de la lutita. En realidad, esta deshidratación incrementa la resistencia
de la lutita por la misma razón que la invasión del filtrado debilita la misma. Sin embargo, se
introduce el riesgo de una pérdida de circulación o una falla debido al esfuerzo de tensión.

Si la dirección del flujo osmótico es hacia la formación, entonces el ritmo de invasión del filtrado se
incrementa. Esta discusión es lo que se conoce como transferencia osmótica11 por L. Bailey y co.
en el Instituto de Investigaciones de Cambridge.

Otra forma en la que el filtrado invade la lutita es lo que se conoce como Acción Capilar. Muchas
formaciones de lutita no son saturadas con fluidos humectantes, como agua, aún aunque el agua
esté por debajo del nivel del agua. Cuando la lutita se expone a un fluido humectante, el fluido se
va arrastrar hacia los poros por medio de un proceso capilar. El aire o los gases atrapados en el
espacio poral experimentarán un incremento en la presión de poro que es igual a la presión
capilar9. La presión capilar es más grande cuando el diámetro de garganta de poro es más
pequeño. Es la presión capilar la que origina que la lutita aparentemente dura y seca se destroce
cuando es expuesta con el agua. Las fracturas microscópicas o visibles que aparecen bien
cementadas, en realidad son permeables al proceso capilar y se convierten susceptibles a mojarse
cuando son expuestas con agua. La presión capilar se propaga por las grietas abiertas y las
rompe. El filtrado puede ingresar a las grietas pequeñas y fisuras, permitiendo que el esfuerzo de
hidratación evolucione más rápidamente (Fig. 8-62).

La molécula de agua polar es atraída por la lutita


y puede entonces “mojar” o pegarse a la lutita. A medida que el agua entra en la
Las moléculas de agua también se pegan entre fisura, el aire o aceite contenido en la
ellas y son atraídas por las pequeñas fisuras en lo fisura es comprimido y la roca es
que se conoce como “acción capilar”. obligada a separarse.

Fig. 8-62 Acción Capilar

La presión capilar depende de la afinidad de la lutita con el fluido humectante. Mientras el fluido
sea más polar, la lutita tenderá a mojarse más. El agua es un fluido muy polar. Esto explica por qué
una misma muestra de lutita fracturada intacta se romperá con agua y no así con aceite.

La lutita no es homogénea. El tamaño de poros varía, tiene muchos planos estratificados, y es


frecuentemente intercalada con incrustaciones de arena. Entonces, la permeabilidad varía a lo
largo del agujero y el ritmo del filtrado varía con ella. Una lutita que esté junto a una arena
permeable recibirá una invasión del filtrado por dos lados: desde la arena y desde el agujero.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 159


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Vibración de la sarta de perforación (Factores que afectan la estabilidad).


La vibración de la sarta contribuye a la
inestabilidad del pozo más de lo que la gente cree.
En presencia de una vibración de sarta, todos los Al rotar la tubería golpetea
esfuerzos radiales, axiales y tangenciales fluctúan. constantemente las paredes
Esta fluctuación ocasiona esfuerzos de fatiga y en del agujero. Los puntos de
el peor de los casos, puede ocasionar que la contacto simultáneo son los
resistencia a la cedencia de la roca sea excedida nodos.
en un ciclo. Veamos cuales son los tipos de
La velocidad con la que la
vibración de sarta y cómo afectan a la estabilidad.
tubería golpea la pared es
La tubería de perforación siempre está en contacto dependiente de su
con la pared del agujero. A medida que ésta rota, aceleración, que está en
rebota de pared en pared o hace un remolino función de la tensión de la
sobre el perímetro de la pared. El rebote se tubería y de la velocidad de
conoce como “ latigazo de tubería”. La fuerza rotación.
centrífuga de la tubería que rota obliga a ésta a
La velocidad también
golpear la pared. Debido a que la tubería golpea la
depende de cuanto tiempo
pared, ésta le transfiere cantidad de movimiento y
tarda en acelerarse desde el
aplica una fuerza radial. Luego rebota y golpea la momento que deja el último
pared pero en una diferente posición. El golpeteo punto de contacto. Entonces,
de la tubería sobre la pared produce las mientas más grande sea el
vibraciones a lo largo de la tubería. Los puntos de diámetro del agujero o más
contacto de la tubería contra la pared mientras pequeño sea el diámetro de
vibra se llaman “nodos” (Fig. 8-63). La intensidad la tubería, se tendrán golpes
del golpe ocasionado por la cantidad de más fuertes sobre la pared
movimiento o “momentum” y el esfuerzo radial, del agujero.
depende en su mayoría de la velocidad radial de la
tubería. Otros factores incluyen la tensión y el peso
de la tubería.
Fig. 8-63 Vibración de la sarta de perforación.
La velocidad radial de la tubería es una función de la distancia de la tubería para acelerarse después
que deja la pared hasta golpearla otra vez. Entonces, la velocidad de la tubería se incrementa si se
incrementa el diámetro de pozo y/o disminuye con el tamaño de la tubería. La aceleración de la tubería
es función de la tensión y velocidad de rotacional11. Es decir, la aceleración se incrementa cuando la
tensión y/o rotación de la tubería se incrementan. Se considera una combinación desastrosa rotando
tubería de tamaño pequeño fuera del fondo a gran velocidad en un agujero grande.
Frecuentemente, nosotros somos los culpables de rotar a gran velocidad fuera del fondo para limpiar el
agujero. Algunas veces es necesario hacerlo. Debemos poner especial cuidado de no confundir
derrumbes con los recortes, con la excusa de incrementar la rotación de fondo.
Otro tipo de vibración es la llamada “onda estacionaria” que ocurre cuando el movimiento axial de la tubería es
frenado de repente. Algunas veces utilizamos la onda estacionaria para acomodar una manguera o extender
una cuerda cuando ésta encuentra una obstrucción cuando la arrastramos. Cuando el movimiento en
dirección descendente es parado de repente por el malacate, una onda se propaga a lo largo de la sarta de
perforación. El mismo efecto ocurre cuando paramos un movimiento ascendente de la sarta con las cuñas,
pero la onda se mueve en dirección contraria. La onda estacionaria se mueve más rápido y golpea más fuerte
las paredes del agujero cuando la tubería está más tensionada.
La bomba de lodos crea presión de surgencia que ayuda a la tubería a vibrar, especialmente cuando las
válvulas no tienen un asiento correcto. La vibración puede algunas veces observarse en el Kelly.
Otro elemento que imparte vibraciones axiales y torsionales a la sarta es la barrena. Las barrenas
tricónicas con dientes largos tienden a hacer vibrar la sarta mucho más que las barrenas PDC con
dientes cortos. Estas vibraciones se incrementan a medida que incrementamos el PSB y las rpm. La
estabilización de la barrena se consigue con los lastra barrenas, la cantidad de masa justo arriba de la
barrena sirve para compensar estas vibraciones. Mientras más pesado sea el BHA, más se compensan
las vibraciones.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 160


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

La vibración por torsión hace que la sarta forme resortes helicoidales que varían en longitud y
diámetro con cada vibración. Esto imparte esfuerzos radiales y axiales a las paredes. Las
vibraciones torsionales pueden también producir esfuerzos tangenciales debido a la fricción en las
paredes.

Los esfuerzos tangenciales aparecen debido a la componente tangencial de la fuerza y por la


fricción entre la tubería y la pared. Existen dos tipos de fricciones entre la sarta de perforación y la
pared fricción estática y fricción dinámica. Cuando la tubería está en reposo debe sobreponerse
a la fricción estática para moverse. Cuando está en movimiento, la tubería y la pared experimentan
una fricción dinámica. Ambos tipos de fricción obedecen la siguiente relación:
F= μN Ecuación 8.5
F es la fuerza de fricción
μ es el coeficiente de fricción, y
N es la fuerza radial de la tubería sobre la pared.
El coeficiente de fricción dinámico es menor que el coeficiente de fricción estático. Cuando las
vibraciones por torsión hacen que en un segmento de la tubería la velocidad sea cero, debemos
sobreponernos a la fricción estática para moverla de nuevo. La fricción estática afecta más los
esfuerzos tangenciales que la fricción dinámica.
Cuando rotamos la sarta muy lentamente, muchas partes de la sarta están temporalmente
estáticas. Si la tubería se mueve con la mesa rotaria, la barrena es frenada y luego movida. El
efecto helicoidal enrolla y desenrolla la tubería y el PSB fluctúa. Si monitoreamos el torque contra
las rpm encontramos que debe existir un “umbral” de rpm que deben alcanzarse antes de obtener
el mínimo torque. Es necesario alcanzar el umbral de rpm para obtener un momento angular
suficiente para sobreponer la fricción que obliga a algunas porciones de la sarta a permanecer
quietas. Al eliminar la fricción estática, sólo se experimenta la fricción dinámica, y el torque es bajo.
A medida que las rpm se incrementan las vibraciones se incrementan lo que ocasionan que el
torque también aumente.
Por lo general, si rotamos más rápido la tubería más daños por vibración tendremos. En algunos
pozos verticales, deben existir unas rpm críticas que ocasionen resonancia en la sarta de
perforación. Esto produce unas vibraciones extremas que dañan tanto la tubería como el pozo.
Contrariamente a lo que la mayoría piensa, generalmente no existen rpm críticas en la mayoría de
los pozos12. Existen muchas variaciones que permiten la resonancia: geometría del agujero,
vibraciones y los puntos de atenuación. Las rpm críticas en su mayoría ocurren en un pozo vertical
y calibrado. Para calcular las rpm críticas se requieren condiciones ideales.
Cuando la tubería “se mueve en círculos”, ésta nunca deja la pared del agujero. La fuerza
centrífuga es la que causa el movimiento circular de la tubería alrededor de la pared. Al moverse
en círculos, la fricción afecta los esfuerzos tangenciales y la carga lateral, que hace que la tubería
permanezca apoyada contra la pared, afecta los esfuerzos radiales. Cuando existe vibración por
torsión, también se ve afectado el esfuerzo axial a lo largo del pozo.

Recuerde que el esfuerzo radial y el axial afectan el esfuerzo tangencial. Cualquier esfuerzo que
viene de la tubería es cíclico, por lo que las paredes del agujero pronto se fatigan. Frecuentemente
hablamos de cómo la surgencia o el suabeo fatigan el pozo, pero existen menos ciclos debido a
surgencia o suabeo que debido a las rotaciones de la tubería.

Geometría del agujero (Factores que afectan la estabilidad)

La forma del agujero tiene un impacto directo en la estabilidad. Las cargas laterales de gran
magnitud ocasionadas por la tubería al pasar a través de la pata de perro, imparten elevados
esfuerzos al pozo. Los cuellos y alargamientos de agujero causan cambios en la distribución de
esfuerzos. Si el pozo se ensancha, el impacto debido a vibración se incrementa.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 161


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Tipos de Fallas
Existen dos grandes categorías de fallas para las lutitas: falla por esfuerzos inducidos y el
deslizamiento plástico. La falla por esfuerzos inducidos ocurre cuando la resistencia de la roca es
excedida y se rompe. El deslizamiento plástico se refiere a la deformación lenta bajo un campo de
esfuerzos. Cuando el agujero se contrae por la sal o el hinchamiento de la arcilla, es un indicio que
la formación ha fallado debido al deslizamiento plástico. El deslizamiento plástico es una
deformación debida a los esfuerzos inducidos. Los esfuerzos que originan la deformación pueden
ser de origen mecánico o químico.

Falla por esfuerzos inducidos

Existen seis tipos de fallas debida esfuerzos inducidos. Cuatro modos de falla por corte y dos
modos de falla por tensión. Además, los esfuerzos son de origen mecánico o químico.

La mayor parte de los derrumbes son el resultado de esfuerzo de corte. Recuerde que del círculo
de Mohr la magnitud del máximo esfuerzo de corte es la mitad de la diferencia entre los esfuerzos
principales mayores y menores. Los esfuerzos principales a lo largo de las paredes del agujero son
generalmente el esfuerzo tangencial σθ, el esfuerzo axial σz y el esfuerzo radial σr (Fig. 8-33).

Los cuatro modos de falla por corte son: (Fig. 8-64)8

• Corte por fractura.


• Corte Tórico.
• Corte helicoidal.
• Corte de elongación.

En cada caso, la falla ocurre a lo largo de diferentes “bandas de corte” donde se inicia un
deslizamiento y luego se propaga hasta que las lajas de roca se desprendan de las paredes del
agujero.

El corte por fractura ocurre cuando el esfuerzo tangencial es el esfuerzo mayor en la falla, y el
esfuerzo menor es el esfuerzo radial. σθ > σz > σr . Este corte es causado por la diferencia entre los
esfuerzos tangencial y radial. (Este es el tipo más común de falla).

El corte Tórico ocurre cuando el esfuerzo axial es el esfuerzo mayor en la falla, y el esfuerzo
menor es el esfuerzo radial. σz > σθ > σr (Pueden originarse debido al arrastre durante algún viaje).

En el caso de pozos verticales, los dos modos de corte por fractura y tórico ocurren en la dirección
de σh. Las causas de esta falla son: densidad insuficiente del lodo o el suabeo.

Corte helicoidal ocurre cuando el esfuerzo axial es el esfuerzo mayor en la falla, y el esfuerzo
menor es el esfuerzo tangencial. σz > σr > σθ .

El corte de elongación, ocurre cuando el esfuerzo radial es el esfuerzo mayor en la falla, y el


menor es o el esfuerzo tangencial o el esfuerzo axial. σr > σz > σθ o σr > σθ > σz.

Tanto el corte helicoidal como el de elongación se presentan en la dirección de σH . Las causas de


la falla son: demasiada densidad de lodo o surgencia.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 162


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Exfoliació

Corte por fractura Corte de elongación


σθ > σz > σr σr > σθ > σz

Corte Tórico Corte Helicoidal Fractura Hidráulica


σz > σθ > σr σz > σr > σθ
La falla en dirección de σh es La falla en dirección de σh es La falla en dirección de σh es
debido a densidad debido a densidad excesiva debido a baja ó alta densidad
insuficiente de lodo. de lodo. de lodo.

Fallas por Corte Fallas por

Fig. 8-64 Modos de falla.

Los dos modos de falla por tensión son fractura hidráulica y exfoliación (Fig. 8-64).

La fractura hidráulica y el baloneo (fuelleo) son originados por alta densidad de lodo (Ver
esfuerzo radial y la Fig. 8-30).

El Baloneo se refiere a un tipo de pérdida de circulación en el cual se pierde lentamente lodo


mientras se circula, pero retorna cuando la circulación es suspendida. En este caso, la presión
hidrostática está muy cerca de la presión de fractura, y las pérdidas por fricción anular mientras se
circula son suficientes para abrir fisuras que han sido causadas por surgencia. Cuando se
suspende la circulación, las fisuras se cierran, forzando al lodo regresar al agujero.

La falla exfoliación por tensión es originada por baja densidad de lodo. Este tipo de falla es muy
común en las minas y en los pozos bajobalance. Las líneas de corriente de esfuerzos en la Fig. 8-
28A representan el esfuerzo de tensión en ausencia de esfuerzos radiales que son provistos por la
presión del fluido.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 163


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Arrastre plástico

Todas las rocas quebradizas son susceptibles a


fallar por corte. Mientras sean más quebradizas,
más catastrófica será la falla. Las rocas plásticas
como la sal y yeso por lo general fluyen y Falla quebradiza
restringen el diámetro del agujero en vez de
romperse catastróficamente debido a la acción de
esfuerzos.

Esfuerzo
Cuando la roca se rompe, pierde su resistencia.
Cuando la roca se deforma plásticamente, sólo
pierde un poco de su resistencia. Si el material es Comportamiento plástico.
más elastoplástico, retiene más su resistencia a
medida que se deforma. Los materiales
elastoplásticos exhiben un comportamiento
denominado “arrastre”. La Fig. 8-65 muestra los
diagramas de esfuerzo vs deformación para
materiales quebradizos y plásticos.

El arrastre plástico comienza cuando el pozo esta Deformación


siendo perforado. Los esfuerzos existentes en el
material removido por la barrena deben ser Las rocas quebradizas pierden su resistencia
reemplazadas por esfuerzos tangenciales y y fallan mientras que las rocas plásticas se
radiales por medio de la densidad del lodo. Si el deforman pero mantienen su resistencia.
esfuerzo tangencial es demasiado grande, la
formación fallará plásticamente y se comenzará a Fig. 8-65 Arrastre plástico.
arrastrar hacia el interior.
Al comienzo, el mayor esfuerzo tangencial estará justo en las paredes del agujero. A medida que el
pozo comienza a fallar plásticamente, soporta menor esfuerzo tangencial de tal forma que se
experimenta más el efecto del esfuerzo tangencial en puntos más alejados de las paredes. Entonces, el
agujero falla primero en las paredes y luego falla progresivamente en puntos más alejados dentro de la
formación, hasta un máximo de tres veces el radio del agujero (Fig. 8-66).
El material con falla debe ser removido con una rimadora para prevenir el atrapamiento. Este material
aún soporta alguna carga, de tal forma que después de rimar, el proceso continúa y el máximo esfuerzo
tangencial se encuentra mucho más alejado del centro del pozo. Eventualmente, debería existir
suficiente material deformado dentro del radio del máximo esfuerzo tangencial para que la falla ya no
ocurra.
Si el esfuerzo tangencial es
excedido la formación falla y se
arrastra.

Este material aún mantiene algo


de esfuerzo pero el máximo
esfuerzo tangencial se ha
movido. Eventualmente, se debe
alcanzar un estado de equilibrio Radio de
Distancia Radial r
para que ya no ocurra la falla. Radio del Agujero a

Fig. 8-66 Distribución de esfuerzos en formaciones plásticas.


Las sales y los yesos fallan por arrastre. La lutita y la arenisca también sufren arrastre
significativamente. Las areniscas tienden a sufrir arrastre a grandes profundidades o en presencia
de grandes esfuerzos tectónicos. Las lutitas jóvenes con planos de sedimentación delgados
tienden a arrastrase más que las lutitas viejas. La tendencia al arrastre se incrementa a medida
que el agujero intercepta un plano de sedimentación a altos ángulos.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 164


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Desmoronar, derrumbe, y fragmentación.

Los términos desmoronamiento, derrumbe y fragmentación son frecuentemente asociados a la


inestabilidad de las lutitas. Lamentablemente, no existe consenso del significado de estos términos.

La definición de derrumbe de lutita que es aceptada ampliamente es que la lutita se desploma


debido a la baja densidad del lodo. Aquellos que utilizan este término se refieren al modo de corte
por fractura debido al esfuerzo inducido. También sugieren que este tipo de lutita falla tan pronto
como la superficie en el fondo es expuesta al esfuerzo inducido.

El desmoronamiento de lutita generalmente debido a una falla por la invasión y reacción química
del filtrado con el agua. Esta falla por lo general ocurre en el fondo después que el agua tuvo
tiempo de reaccionar con la arcilla. Muchas personas en nuestra industria tienen los términos
derrumbe y desmoronar invertidos. No existe nada en la literatura que las distinga una de la otra.

La fragmentación es un término utilizado sólo en la industria minera. Generalmente referido a


lutita o material rocoso que vuela en pedazos de la pared en formas cóncavas y concéntricas.

Existen algunos términos que describen inadecuadamente el tipo de falla que ocurre. Sin embargo,
existe una diferencia entre la lutita que está sometida a esfuerzos químicos y la lutita que está
sometida a esfuerzos mecánicos. Por lo menos da al personal del equipo de perforación un punto
inicial para analizar los problemas.

Determinación de esfuerzos

Los esfuerzos de sobrecarga son generalmente un gradiente de libra por pulgada cuadrada de
esfuerzo por cada pie de profundidad (1 psi/pie). Se puede obtener una densidad de formación
más exacta de los registros sónicos y de trabajos sísmicos.

El esfuerzo horizontal menor se determina de los datos de una prueba de goteo. La dirección de
los esfuerzos mayor y menor es determinada por la orientación de la fractura.

El esfuerzo horizontal mayor puede ser determinado utilizando las relaciones de Poisson, la
sobrecarga y el esfuerzo horizontal menor, y las ecuaciones de Kirsch.13 David Woodland de Shell
(Canadá) ofrecen un ejemplo de cómo calcular los esfuerzos en sitio en el cinturón de fallas en
Canadá.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 165


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Hinchamiento y Dispersión
Intercambio de cationes

Antes de poder entender el mecanismo de hinchamiento de la arcilla, debemos entender la química


de la arcilla. Un prerrequisito en la formación de todo ingeniero es la de entender perfectamente la
composición y el comportamiento de las arcillas. Afortunadamente, para la industria de la
perforación no es un requerimiento importante, aunque algunas nociones son necesarias y mucho
mejor si las entendemos. El autor invita a consultar el interesante trabajo de Gray y co.1 y a los
manuales de la industria de lodos, para profundizar el entendimiento de la mineralogía de las
arcillas y la ingeniería química de lodos.

Los cristales de arcilla llevan una carga en su superficie que es compensada por medio de la
absorción de un catión intercambiable. Un catión es un ión con una carga eléctrica positiva. Es
atraído a una carga negativa sobre la superficie del cristal arcilloso quedando pegado a ésta como
un imán sobre el refrigerador. El catión absorbido altera las propiedades físicas de la arcilla. Las
propiedades específicas de la arcilla dependen del tipo de ión que es absorbido.

Un catión intercambiable es un ión que puede ser intercambiado con otros iones en presencia de
agua. La mayor parte de la magia que es desarrollada por los ingenieros de lodo cuando tratan el
hinchamiento de lutita está basada en el intercambio de iones en la arcilla por iones que ayudan a
mantener las láminas de arcilla juntas. Esto es posible debido a que un ión puede ser reemplazado
por otro ión si su valencia química es mayor. El orden de absorción preferente generalmente sigue
la siguiente serie ión trópica:

H+ > Ba++ > Sr++ > Ca++ > Cs+ > Rb+ > K+> Na+ > Li+

Como se puede ver en la serie anterior, el Hidrógeno, H+, es fuertemente absorbido. Esto explica la
gran influencia que tiene el pH en la reacción de intercambio.

Note que la Montmorillonita selecciona especialmente a los iones de Potasio (K+) mucho más que a
los de Calcio (Ca++) y Sodio (Na+). Esto se debe al tamaño del catión “no hidratado”. El ión de
Potasio se ajusta perfectamente al tamaño del “agujero” hexagonal en el plano cristalino de la
estructura atómica de la Montmorillonita. Otros iones son más pequeños en la tabla periódica de
elementos, pero cuando se los hidrata, son en realidad más grandes que el ión Potasio.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 166


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Mecanismos de hinchamiento

Existen dos mecanismos de hinchamiento de arcillas: cristalino y osmótico. La hidratación


superficial, o hinchamiento cristalino, se refiere a la absorción de láminas de moléculas de agua
sobre la superficie del cristal. Probablemente se llama hinchamiento cristalino debido a que el agua
se sujeta fuertemente a la superficie del cristal mediante un enlace con el hidrógeno que hace que
el agua se convierta en casi-cristalino. Este toma la misma coordinación hexagonal de los
hidróxidos en la estructura atómica de la arcilla. El agua está tan aferrada en la frontera que tiene
mayor viscosidad y alrededor 3% menos volumen que el agua libre cerca de la superficie del
cristal.

Algunas capas de moléculas serán absorbidas por la superficie de las smectitas. El hidrógeno del
agua es enlazada al oxígeno en la arcilla en la primera capa. El hidrógeno es enlazado tan
fuertemente que crea una molécula de agua fuertemente polarizada (Fig. 8-67). El oxígeno de la
primera capa de agua atrae el hidrógeno de otras moléculas de agua, de tal forma que la segunda
capa de agua se absorbe en la primera. Las tercera y cuarta capas de agua también serán
absorbidas. La cuarta capa es enlazada pero con menor intensidad que la tercera, segunda y
primera capas. La primera capa está sujetada de tal forma que se necesitan 80,000 psi de presión
para separar el agua de la arcilla. Sólo se necesita 40,000 psi para remover la segunda capa,
20,000 psi para la tercera, y 10,000 psi para la cuarta. Estas capas de absorción cristalina crearán
un esfuerzo de hidratación igual a esas presiones a medida que las capas son absorbidas1.

Hinchamiento cristalino

Capas de Agua Cristalina

La carga positiva en la molécula de agua polar es atraída a la carga negativa de la lutita. La


molécula de agua se adhiere a la de la lutita y se polariza fuertemente. Algunas moléculas
de agua adicionales se adhieren a la capa de agua que está sujeta a la lutita. El agua es
“atrapada” en la lutita en un estado casi-cristalino y es difícil su remoción.

Solamente cuatro capas de agua pueden ser atrapadas entre las capas de arcilla, de tal
forma que el hinchamiento no es severo. Sin embargo el esfuerzo de hidratación es severo.
Fig. 8-67 Hinchamiento cristalino

El hinchamiento cristalino puede ocasionar que las arcillas esmectitas se hinchen dos veces su
tamaño. El hinchamiento cristalino también ocurre con las Illitas y otras arcillas, pero a menor
intensidad. El agua no penetra entre las capas de Illita y Kaolinitas. Sin embargo, el agua será
absorbida en la frontera ocasionando algo de esfuerzo de hidratación.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 167


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Hinchamiento Osmótico

Otro tipo de hinchamiento común en las esmectitas es el hinchamiento osmótico. El agua es


atraída entre las capas de la arcilla debido a que la concentración de cationes entre sus capas es
mayor que la concentración del lodo de perforación (Fig. 8-68). Un mayor volumen de agua es
atraída debido al hinchamiento osmótico que con el hinchamiento cristalino. La Montmorillonita
sódica puede hincharse de 14 a 20 veces su tamaño, y dispersada completamente en partículas de
tamaño coloidal debido al hinchamiento osmótico. Sin embargo el esfuerzo de hidratación es
menor, del orden de los 2,000 psi1. Esto es debido a que las moléculas de agua no están lo
suficientemente sujetadas como lo están en el hinchamiento cristalino. Las moléculas polares del
agua son atraídas a los cationes, los cuales las hacen ligeramente más polares y a su vez, otras
moléculas polares son atraídas a éstas, y así sucesivamente.

Las moléculas de agua atraídas por el hinchamiento osmótico no lo hacen en la frontera superficial
de la arcilla como en el caso del hinchamiento cristalino. Ellas son ordenadas en la vecindad de los
cationes y frecuentemente cambian de lugar con otras moléculas de agua. Con el hinchamiento
cristalino, el agua limita con la arcilla y no intercambia lugar con otras moléculas. Tanto el
hinchamiento cristalino como el osmótico ocurren simultáneamente.

Hinchamiento Osmótico

Capas de arcilla
dispersadas

El hinchamiento cristalino puede causar que la arcilla bentonita hinche dos veces su tamaño,
absorbiendo 4 capas de moléculas de agua en la cara de cada capa de arcilla. En el
hinchamiento osmótico, grandes cantidades de agua es atraída debido a una atracción del agua
hacia los cationes entre las capas de arcilla. Esto hace que las capas de arcilla se separen
sustancialmente y la arcilla pueda expandirse de 14 a 20 veces su tamaño y aún dispersarse
completamente.
Fig. 8-68 Hinchamiento Osmótico

A medida que la lutita es compactada, los esfuerzos de sobrecarga obligan al agua a salir de la
estructura de la arcilla. Primero, el fluido mantenido osmóticamente es expulsado, luego, si la
sobrecarga es lo suficientemente grande, las capas sucesivas del agua mantenida por el
hinchamiento cristalino son expulsadas.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 168


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Cuando la arcilla es expuesta al agua durante los procesos de perforación, ésta es reabsorbida y la
arcilla es sometida a esfuerzos de hidratación. Las smectitas absorberán grandes cantidades de
agua, permitiendo que tengan un comportamiento plástico. Este hinchamiento de arcilla afectará al
agujero, primero disminuyendo su diámetro, luego la arcilla se dispersará, permitiendo que la
erosión mecánica y del fluido alarguen el agujero. Cuando se utiliza lodo inhibido, existirá algo de
hinchamiento, pero la lutita no tendrá el comportamiento plástico. El proceso de hidratación
disminuye la resistencia aparente de la roca e incrementa los esfuerzos tangenciales. La lutita
podría fallar por corte, causando grandes derrumbes y alargando el agujero. Estos derrumbes
continuarán absorbiendo agua y tendrán un comportamiento plástico y pegajoso durante el tiempo
en que llegan a las temblorinas.

Toma tiempo que el filtrado del fluido de perforación penetre la lutita (Véase filtrado). Esto convierte
a los procesos de hinchamiento y derrumbe dependientes del tiempo. Normalmente no vemos
ningún problema durante la perforación de la lutita, pero luego de dos a doce horas después
tendremos severos problemas. En algunos casos no tendremos problemas por algunos días. Si el
contenido de esmectita es grande y la lutita es más permeable, los problemas aparecerán más
rápido. Las lutitas jóvenes y débilmente consolidadas que están cerca de la superficie tienden a
tener alta permeabilidad (para la lutita) y alto contenido de bentonita. La falta de presión de
confinamiento cerca de la superficie también facilita el proceso de re-hidratación.

Una lutita fracturada profunda que no tiene alta concentración de smectitas podría aún sufrir
esfuerzos de hidratación si es fracturada. El hinchamiento cristalino tendrá lugar sobre las caras de
la fractura, ocasionando un incremento rápido en el esfuerzo tangencial y una reducción de la
resistencia de la roca.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 169


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Resumen
Cuando esperar problemas de inestabilidad de las lutitas

Si la lutita está expuesta, los problemas de inestabilidad del agujero deben ser anticipados. Aún si
la lutita es estable cuando se perfora, se debilitará con el tiempo debido a la invasión del filtrado. A
medida que el filtrado invade a la lutita, el beneficio del esfuerzo radial es reducido y el daño al
esfuerzo tangencial es incrementado. También se ve reducida la resistencia aparente de la roca
por la reducción de la presión de confinamiento, producida por la presión diferencial, y la reducción
de la fricción interna y cementación. Si la resistencia de la roca se reduce y se incrementa el
esfuerzo tangencial. Eventualmente, la lutita fallará. Es únicamente una cuestión de tiempo.

La lutita también es problemática cuando:

• El agujero no es perforado en forma perpendicular a los planos de sedimentación.


• Existe una elevada anisotropía de esfuerzos como la de un régimen de falla inversa en
comparación con el de una falla normal.
• La lutita contenga un contenido elevado de bentonita, sea joven y relativamente débil.
• La invasión del filtrado es grande debida a la permeabilidad elevada, las fracturas, y las
intercalaciones de arena y lutita, etc.
• La densidad del lodo es reducida. Esto ocasiona una rápida reducción del esfuerzo radial
debido a que los poros se cargarán con la invasión del filtrado de un previo sobrebalance.
• La temperatura se incrementa, durante un viaje.
• El tiempo de exposición del agujero descubierto es extenso.
• La sarta es sujeta a una duración prolongada de vibraciones. La vibración de la sarta es
incrementada con el aumento de la relación diámetro del agujero/ diámetro de la tubería, y con
el aumento de la tensión y la velocidad de rotación de la sarta.
• La sarta de perforación realiza frecuentes viajes, especialmente cuando la surgencia y suabeo
son elevados, o cuando la severidad es alta.
• La forma del agujero no es circular (ver Fig. 8-28).

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 170


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Los problemas de inestabilidad


generalmente ocurren cuando se levanta la
sarta desde el agujero o después de realizar
las conexiones. En casos extremos, como el
colapso del agujero, puede ocurrir en
cualquier instante.

Los empacamientos por lo general ocurren


cuando se levanta la sarta hacia superficie.
El riesgo es mayor cuando se bombea fuera
del pozo a través de una secuencia de lutita
y arenisca intercalada (Fig. 8-69). Los
lastrabarrenas tienden a empacarse cuando
el cambio de diámetro en la sarta de
perforación primero contacte el cambio de
diámetro del agujero. Los derrumbes
tienden a quedarse en las secciones más
alargadas del agujero y son arrastradas con
el lastrabarrenas hacia los diámetros con
restricción, ocasionando el empacamiento.

A medida que el pozo comienza a


empacarse, la presión de la bomba se
incrementa y la sarta de perforación es
“bombeada” hacia el empacamiento. Esto
enmascara el trayecto de levantamiento de
sarta. Si el perforador sólo observa el
indicador de peso, la tensión al levantar no
incrementará sustancialmente y podría aún
reducirse debido al efecto pistón. Los empacamiento tienden a ocurrir donde el BHA es
levantado hacia secciones del agujero calibradas,
justo arriba de las secciones alargadas. Si la sarta
está siendo “bombeada” el efecto de pistoneo puede
enmascarar la tensión del trayecto.

Fig. 8-69 Bombeando el BHA hacia el empacamiento.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 171


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Medidas Preventivas

Para evitar los problemas de inestabilidad, debemos minimizar las condiciones que la originan.
Algunas de estas condiciones, como la resistencia de la roca y los regímenes de esfuerzos, son
propiedades inherentes que no podemos cambiar. Las propiedades del lodo, trayectoria del pozo,
el diseño de la sarta, y los parámetros de perforación son los factores a los cuales debemos poner
atención.
Trayectoria
Nuestra primera oportunidad de evitar los problemas está al elegir una trayectoria correcta. La
trayectoria del pozo debe ser diseñado, si fuera posible, para penetrar la lutita perpendicular a los
planos de sedimentación. Esto es especialmente cierto cuando la lutita es fuerte comparada con
los planos de sedimentación. Se deben determinar el régimen de esfuerzo y la trayectoria del pozo
debe estar orientada de tal forma que minimice la anisotropía de esfuerzos calculada. La
trayectoria del pozo debe minimizar la anisotropía pero no la resistencia anisotrópica. Se debe
decidir ente los riesgos relativos a tener un plano de sedimentación débil vs el riesgo de tener un
régimen de esfuerzos tectónicos.
Podremos esperar más problemas con regímenes de falla inversa.
Propiedades del lodo
Las propiedades del lodo probablemente tienen más impacto para evitar los problemas de
estabilidad. De todas las propiedades la densidad del lodo es la más crítica. La densidad del lodo
provee el esfuerzo radial que minimiza el esfuerzo tangencial. Si el esfuerzo radial se acerca al
tangencial en magnitud, tendremos esfuerzos de corte pequeños para originar una falla. El método
de línea media principal propuesto por Aadnoy nos ayuda a lograr esto4. El método sugiere que la
densidad del lodo debe tomar un valor medio entre el gradiente de fractura y el gradiente de
presión de poro. La densidad del lodo debe incrementarse a un nivel adecuado para perforar las
lutitas. Una vez que ha sido incrementada, no debe ser reducida. Al elevar la densidad del lodo se
incrementa la invasión del filtrado. Si la densidad del lodo es disminuida, entonces la presión de
poro será mayor a la que el lodo puede aplicar al esfuerzo radial, entonces aparece la falla.
La densidad del lodo debe ser cambiada gradualmente para evitar colapsos del pozo. Si el ángulo
de inclinación se incrementa, probablemente la densidad del lodo necesita ser incrementada. Una
densidad excesiva debe ser evitada por completo.
Otra propiedad importante es la inhibición. Los lodos base aceite son más inhibidores, debido a
que sus moléculas no son polares y no tienen afinidad con las cargas eléctricas de la lutita. La fase
acuosa del lodo base aceite debe tener la salinidad correcta para limitar el hinchamiento. Los
fluidos base agua causan el hinchamiento en todo tipo de lutitas. Los aditivos de lodo como el
glicol, sales potásicas, etc., ayudan a bajar la tendencia a hinchamiento. A pesar que un tipo de
lodo haya sido elegido en la etapa planificada, las observaciones de campo podrían decir que un
método distinto debe ser tomado.
El control del filtrado es otra propiedad que puede ser benéfica. Los métodos de control de
filtrado son utilizados para las areniscas, sin embargo, son inefectivos para las lutitas porque los
enjarres de filtrado dinámicos no son depositados sobre la lutita. Los métodos de control de filtrado
incluyen el incremento de la viscosidad del filtrado, la reducción de la permeabilidad de la lutita, o
la creación de una membrana semi-permeable que permita una presión osmótica que este en
balance con la presión diferencial.
Todas las lutitas van a absorber agua y fallarán con el tiempo. Entonces, debemos minimizar el
tiempo de agujero descubierto.
Las presiones de surgencia y suabeo varían con los esfuerzos radiales tremendamente y deben
ser evitados. Entonces, la viscosidad plástica del lodo debe ser minimizada. Pare ello se debe
mantener un buen control de sólidos para mantener baja la viscosidad plástica.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 172


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Fluctuaciones de temperatura

Las fluctuaciones de temperatura causan cambios en la presión de poro y en la invasión del


filtrado. Se deben minimizar como sean posibles los periodos de baja o no circulación debido a que
causarán fluctuaciones de temperatura. El incremento de la temperatura ocasiona derrumbes; y las
reducciones causan pérdidas de circulación.

Diseño de la sarta de perforación

El diseño de la sarta y los parámetros de perforación deben ser tomados muy en cuenta en la
inestabilidad. Las vibraciones de la sarta de perforación deben ser minimizadas. Elevadas
velocidades de rotación junto con pequeños diámetro de la tubería, o pozos de gran diámetro,
causan impactos de vibración severos y deben ser evitados. Los BHA largos y pesados pueden
resistir las vibraciones, pero cuando se perfora con ángulos altos de inclinación, se tiene que
adicionar esfuerzos sobre la pared lo que ocasionará elevadas presiones de surgencia y suabeo.
Los tamaños del BHA deben ser elegidos cuidadosamente.

Viajes de limpieza

Los viajes de limpieza deben ser planificados regularmente, pero deben ser utilizados sólo cuando
se los necesita. Las arcillas susceptibles a hinchamiento deben ser limpiadas frecuentemente, pero
debemos evitar realizar viajes a través de las lutitas quebradizas. Las cargas laterales, las
presiones de surgencia y suabeo, y las fluctuaciones de temperatura dañan la lutita pero no se
pueden evitar. Se deben hacer viajes de limpieza ocasionales para limpiar el agujero, limpiar las
lutitas difíciles o rimar alguna sección problemática. En las etapas de planificación se debe pensar
cuidadosamente qué secciones van a necesitar viajes de limpieza y rimado. El personal del equipo
debe monitorear las tendencias y sugerir viajes de limpieza cuando fuera necesario. Los
diseñadores del pozo deben tener la responsabilidad de asegurarse que todo personal del equipo
de perforación debe conocer las necesidades y los peligros de realizar viajes de limpieza cuando
se perforan lutitas problemáticas.

El empacamiento ocurre por lo general en la sección donde inicia la severidad y en los cambios de
geometría del agujero. Se debe diseñar un modelo de BHA a lo largo de toda la litología del pozo y
se debe realizar un cuadro de tendencias como el de la Fig. 13-1. El perforador puede anticiparse a
problemas potenciales y realizar viajes con cuidado a través de las zonas problemáticas.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 173


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Señales de alerta

Los atrapamientos de tubería debido a los problemas e inestabilidad del agujero son de especial
cuidado. El agujero a veces se colapsa estando alerta o no, y existe la posibilidad de perder tanto
el pozo como la sarta de perforación cuando esto ocurre.

La lutita mecánicamente con esfuerzos

Por lo general la falla en las paredes del agujero ocurre cuando se tiene un excesivo de esfuerzo
de corte. En el caso de las rocas quebradizas, cuando la resistencia de corte es excedida, la roca
puede fallar inmediatamente y colapsarse en el pozo. En la mayoría de las rocas plásticas, el pozo
se colapsará un poco en el mismo periodo de tiempo. El personal de perforación debe permanecer
atento a todas las señales de alerta para reaccionar rápidamente y prevenir la pérdida del pozo.

Las señales de alerta más obvias son:

• Tendencias en superficie
o Los presencia de trozos de derrumbe en las temblorinas.
ƒ Si los trozos de derrumbe tienen superficies curveadas, el modo de falla es por
excesivo esfuerzo de corte.
ƒ Si los trozos son angulares o en bloques, la falla ocurrió a lo largo de los
planos de sedimentación.
ƒ En formaciones no consolidadas, los derrumbes pueden aparecer como
recortes, o bien pueden estar redondeados pero irrompible. A pesar que
pueden romperse en el camino de circulación hacia la superficie.

• Tendencias en conexiones
o El agujero se llena después de las conexiones o los viajes.
o El jalón después de las conexiones. (Los pedazos de derrumbe se posicionan
alrededor del BHA cuando las bombas se apagan). Si los pedazos de derrumbe son
muy grandes y/o voluminosos, se tiene que ejercer una fuerza excesiva para realizar
las conexiones.
o Presencia de presión de surgencia al comenzar la circulación (Los pedazos del
derrumbe que estaban siendo soportadas por las paredes se deslizan hacia el centro
del pozo cuando las bombas son apagadas. Esto parcialmente obstruye el flujo cuando
las bombas son puestas en marcha de nuevo). También, pequeños empacamientos
alrededor del BHA o de la sarta de perforación pueden causar una presión de
surgencia que trate de “romper” el empacamiento.

• Tendencias durante los viajes


o Suabeo cuando se viaja. El Suabeo reduce la presión del agujero. Esto ocasiona un
incremento en los esfuerzos tangenciales y una reducción en los esfuerzos radiales. El
resultado es la presencia de excesivos esfuerzos de corte sobre las paredes y menor
estabilidad.
o El pistoneo cuando se realiza un tiempo de atraso. A medida que la presión crece
cerca de la zona empacada la sarta de perforación es “empujada” hacia fuera del pozo.
Esta tendencia a que se pierda PSB puede ser enmascarada debido a que la carga al
gancho puede ser reemplazada por el efecto pistón (Fig. 8-69).
o Excesivo arrastre errático.
o Cuando se realiza la operación de rimado, torques erráticos, arrastres y tendencias de
presión.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 174


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

• Tendencias al perforar
o El torque y el arrastre se incrementan en forma errática.
o Debe existir un incremento en la velocidad de penetración seguida de un decremento.
La ROP se incrementa debido a que la resistencia aparente de la roca se reduce a
medida que la presión de formación se aproxima o sobrepasa la presión del agujero. El
incremento de presiones debida a las cargas por el derrumbe incrementan la
resistencia aparente de la roca, lo que reduce el ritmo de penetración (Fig. 8-70).
o La presión de surgencia indica menor empacamiento debido a las grandes cantidades
de derrumbe y camas de derrumbe.
o Pérdida de lodo (El lodo es bombeado hacia la formación como un incremento de
empacamiento).

La perforabilidad está influenciada por la resistencia de la roca. Cuando el diente penetra la


formación, la roca debe moverse fuera de su camino. La roca se comprimirá y se romperá
de la misma forma que lo hace un núcleo en el laboratorio (Ver Fig. 8-5).

Un sobrebalance aplicado contra el enjarre en el fondo del pozo provee una presión de
confinamiento que incrementa la resistencia aparente de la roca. El sobrebalance se reduce
cuando la presión de poro incrementa y la presión del agujero disminuye. Esto da como
resultado una disminución en la resistencia aparente de la roca. El ritmo de penetración se
incrementará y la estabilidad del agujero disminuye al disminuir la resistencia de la roca.

Fig. 8-70 La resistencia de la roca y su perforabilidad.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 175


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Esfuerzos químicos en la lutita

Con una lutita con esfuerzos mecánicos, las fallas generalmente ocurren debido al excesivo
esfuerzo de corte cerca de las paredes del agujero. Sin embargo, los esfuerzos químicos tardan en
desarrollarse, de tal forma que la falla no ocurre instantáneamente. La falla ocurre algunas horas
después que la formación es expuesta, y la falla ocurre más gradualmente.

Las señales de alerta más comunes son:

• Tendencias en superficie
o Incrementos en la viscosidad Marsh, viscosidad plástica, punto de cedencia y
capacidad de intercambio catiónico (Las arcillas bentoníticas están siendo
dispersadas, o más elocuentemente, “El pozo está haciendo su propia salsa”).
o Posible incremento en la densidad del lodo. (Debido al incremento de sólidos de baja
gravedad).
o Pedazos de recorte pegajosos o bolas de arcilla en las temblorinas.

• Tendencias al perforar
o Empacamiento en la barrena, como indicador de la baja velocidad de penetración.
o Suabeo y surgencia.
o El torque y el arrastre tienden a incrementarse y reducirse. (El torque y el arrastre son
menos erráticos que con la limpieza del agujero o con los problemas de derrumbe).
o Pérdida de fluido. Al empacarse el pozo, el lodo se pierde en la formación.
o Un incremento en la presión y en la presión de surgencia.
o Pistoneo (A medida que la barrena es empujada hacia arriba, se hace más difícil
encontrar el PSB. El peor de los casos toda la sarta de perforación puede ser
empujada hacia arriba fuera del pozo) (Fig. 8-69).
o Los problemas por lo general no ocurren cuando la formación está siendo perforada.
Toma algunas horas para que los síntomas aparezcan.

• Tendencias en conexiones
o Incremento en el torque y el arrastre. Note que el arrastre es muy liso. Si el BHA es
levantado hacia una zona dura, la fuerza para jalarla se incrementa ligeramente.
o Exceso de jalón en la tubería al deslizar.
o Debe haber una presión de surgencia al iniciar la circulación (La resistencia del gel y la
viscosidad plástica hacen que las propiedades tixotrópicas del lodo aumenten. Esto
significa que el punto gel puede ser modificado cuando las bombas se apaguen.
o Presión y flujo de retorno a través de la tubería de perforación (Debido a la presión
atrapada en el anular).

• Tendencias viajando
o Lento incremento de torque y arrastre.
o Suabeo (El suabeo más severo ocurre con las arcillas reactivas. El control del pozo es
de mucha importancia! Muchos problemas de brotes comienzan cuando la sarta se
atrapa).
o Surgencia y pérdidas de circulación cuando se realizan viajes.
o Cuando viajamos, los primeros problemas ocurren a la profundidad en la cual la
formación problema fue encontrada.
o Cuando la sarta es empujada hacia la superficie, un problema de pistoneo está
ocurriendo. ¡Esté alerta! Esto tiende a enmascarar el sobrejalón (De hecho, parece que
cuando levantamos el aparejo de fondo (BHA) en el empacamiento la carga al gancho
se reduce).

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 176


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Procedimientos de liberación

Primera acción

La primera acción a tomar durante cualquier tipo de empacamiento es la de descargar cualquier


presión atrapada y aplicar 200 a 500 psi para tratar de reestablecer circulación, luego de torque
y suelte la tubería. Si la sarta tiene martillos acciónelos.

• La presión de atrapamiento empujará la barrena hacia la zona empacada y hará las cosas
peores. También, deseamos mover la sarta hacia abajo, el efecto pistón reducirá la cantidad de
fuerza disponible hacia abajo. Aplique baja presión para reestablecer el movimiento de la
tubería y la circulación.
• La aplicación del torque ayudará a re-establecer el movimiento de la tubería y la circulación.
• Los pedazos de derrumbe se moverán hacia abajo y se juntan cuando la tubería se mueve
hacia arriba. Entonces la mejor dirección de movimiento para la tubería es hacia abajo para
reducir las fuerzas puenteantes. Si el movimiento hacia abajo es reestablecido, el
empacamiento se va aflojando. La circulación puede ser re-establecida y se puede romper el
empacamiento con la circulación y el movimiento de la tubería.
• Si su sarta tiene martillo, accione el martillo con su máximo desplazamiento. El torque debe ser
utilizado cuidadosamente en concordancia con las recomendaciones del fabricante. Los
esfuerzos torsionales y de tensión son adicionales, de tal forma que no debemos accionar el
martillo mientras aplicamos torque. Es correcto accionar el martillo hacia abajo cuando se
mantiene el máximo torque.
• Una vez que la circulación ha sido establecida, el agujero debe ser limpiado antes que vuelvan
los problemas de perforación o de viajes.
o Bombear baches viscosos de barrido en pozos verticales, y una combinación baches
de barrido de baja y alta viscosidad en pozos desviados.
o Si la circulación fue restablecida y no existen progresos de limpieza, se deben utilizar
baches de barrido viscoso con sufactantes y lubricantes tanto para pozos verticales
como para desviados.
o Es importante aclarar que el problema no desaparece cuando se libera la sarta. Los
derrumbes que causan el empacamiento deben ser circulados en tiempo de atraso o el
problema de atrapamiento volverá. Se repetirán las condiciones de inestabilidad.

Segunda acción

Si la sarta no se libera con nuestra primera acción, existen algunos procedimientos secundarios
que han sido probados exitosamente.

Una herramienta de baja frecuencia de resonancia descrita en la sección de limpieza del


agujero puede ser muy útil para remover los recortes del empacamiento, permitiendo a la sarta de
perforación moverse a través de esta. Esta herramienta debe ser utilizada cuando sea posible
conjuntamente con las primeras acciones descritas anteriormente.

Recuperar y lavar con tubería lavadora puede ser una acción exitosa a tiempo cuando se
presentan las condiciones que causan la inestabilidad y se las identifica a tiempo. La limpieza es
mucho más exitosa cuando los recortes y los sólidos son pequeños, como las que hay en las
formaciones no consolidadas. Las lutitas duras pueden servir de material puenteante a lo largo de
la zona lavada.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 177


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Otros tipos de inestabilidad del agujero


La lutita es la causante de la mayoría de los problemas de inestabilidad, pero la inestabilidad del
agujero no se limita sólo a las formaciones de lutita. También los problemas son comunes en
arenas no consolidadas y conglomerados, en formaciones fracturadas y falladas, en formaciones
salinas y en intercalaciones de estratos duros/suaves.

Formaciones no consolidadas y conglomerados

Este tipo de formaciones presentan un único tipo de


inestabilidad de agujero. Estas formaciones tienden
a fluir hacia el agujero, al igual que la arena se
derrumba en los agujeros que alguna vez cavamos
en la playa. Estas ocasionan que el agujero se llene
y sea dificultoso realizar las conexiones de tubería.
Aparecen largas cavernas lavadas que hacen
dificultoso el transporte de los recortes a la
superficie.
El pozo puede experimentar derrumbes y
empacamientos muy rápido una vez que la
circulación ha sido suspendida. Aún peor, cavernas
lo suficientemente grandes pueden ser lavadas
cerca del equipo de perforación, ocasionando que el
equipo caiga en un cráter. Muchos pozos se han
perdido de esta forma.
Las formaciones no consolidadas tienden a ser
depósitos de arena, muy cercanos, a la superficie.
No han tenido tiempo para cementarse, y por lo
general no han tenido tiempo para exponerse a
esfuerzos de sobrecarga elevados.
Ocasionalmente, algunas formaciones viejas
profundas pueden ser parcialmente consolidadas o
no consolidadas si tienen presiones altas de poro y
pueden estar llenas de hidrocarburos en vez de
agua.
La resistencia de una formación no consolidada Sin la presencia de un enjarre efectivo
depende enteramente de la fricción entre sus para un sobrebalance, el material no
granos que conforman la arena. Si la formación está consolidado se desplomará hacia el pozo
seca o estable el agujero puede permanecer una vez que se haya suspendido la
estable. circulación.

Fig. 8-71 Arenas no consolidadas


Todo el esfuerzo de sobrecarga será aplicado sobre los contactos grano a grano, resultando grandes
fricciones. A medida que el fluido entra al pozo, lubrica los contactos grano a grano y ayuda a soportar el
esfuerzo de sobrecarga. Entonces, el esfuerzo efectivo se reduce y la fricción total entre los granos
también se reduce.
Una arena en la playa es un clásico ejemplo de una formación no consolidada. Cuando la arena está
seca, podemos cavar un agujero, pero los lados tendrán una pendiente. La fricción ente los granos no
es lo suficientemente fuerte para mantener las paredes del pozo verticales. Si colocáramos una placa
con un agujero en el medio y presionáramos la arena, incrementamos los contactos de grano a grano
entre ellas y podríamos cavar con más éxito por debajo de la placa. Si tratamos de cavar este agujero
con agua, o si alcanzamos el nivel del agua, los granos se mojan rápidamente y la arena podría fluir
hacia el pozo (Ver la Fig. 8-7 referente a la resistencia de la roca).

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 178


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Para perforar con éxito formaciones no consolidadas, debemos aplicar un enjarre sobre la
formación y mantener un sobrebalance contra ésta. El mismo principio de mecánica de rocas aplica
a las formaciones no consolidadas como a las lutitas. Sin embargo existe una diferencia, la
presencia del máximo esfuerzo tangencial está mucho más adentro en las formaciones no
consolidadas que en las de lutita consolidada7. El esfuerzo radial aplicado sobre el enjarre reduce
el esfuerzo tangencial y el máximo esfuerzo de corte, incrementando así la estabilidad. (Recuerde
que el máximo esfuerzo de corte es la mitad de la diferencia entre el esfuerzo tangencial y el
esfuerzo radial).

Si se aplica una adecuada presión diferencial sobre el enjarre, el agujero puede permanecer
estable. Sin embargo, los enjarres no son impermeables, de tal forma que fluye fluido a través del
enjarre hacia la formación. Si el filtrado es capaz de cargar la presión de poro, la presión diferencial
se reducirá con el tiempo, y el agujero se volverá menos estable. El incremento de la presión de
poro reduce también las fuerzas de contacto entre grano y grano produciendo la fricción interna.
También esto reduce la resistencia de la roca.

Obviamente, es deseable que exista un enjarre impermeable. Sin embargo, el enjarre que se
coloca sobre una arena no consolidada tiende a ser más permeable que en otras arenas
consolidadas.

Las pérdidas de fricción anular hacen que la presión del agujero sea ligeramente mayor durante la
perforación, de tal forma que la presión de poro justo dentro de la formación es la presión máxima
durante la circulación. Cuando la circulación es suspendida, la presión diferencial contra el enjarre
no será lo suficientemente grande como para soportar la pared del agujero.

La vibración ocasionada al perforar puede rebajar la fricción entre granos y provocar inestabilidad.
En la ausencia de cualquier movimiento, la fricción entre granos es el resultado del coeficiente de
fricción estático. Una vez que el movimiento entre puntos de contacto ha sido establecido, aparece
el coeficiente de fricción dinámico. El coeficiente de fricción dinámico es mucho menor. La
vibración de la sarta puede originar justo el movimiento suficiente entre granos para permitir el
cambio al coeficiente dinámico de fricción. Si existe baja fricción la resistencia también baja, de tal
forma que la formación se convierte en menos estable.

Cuando esperar problemas en formaciones no consolidadas

Los problemas en formaciones no consolidadas pueden aparecer cuando el BHA está por encima
o por debajo de una formación no consolidada. El problema se acentuará mucho más si el punto
de desviación del agujero pasa a través de la formación ó el pozo esta fuera del área estable.
Frecuentemente los problemas no aparecen sino hasta que la circulación es suspendida para
hacer una conexión.

Cualquier cosa que cambia la presión de poro de la formación incrementa su inestabilidad. Si la


pérdida de circulación está presente en esta zona, pronto aparecerán los problemas. Si la presión
de poro es más grande, será más difícil aplicar una presión diferencial a través del enjarre. Existen
algunos métodos para cargar la presión de poro en arenas no consolidadas: Empacamientos arriba
de las arenas, excesiva carga de recortes, y circulación de un brote de gas.

Si la formación no consolidada es más joven y más somera, tendremos mayores problemas. Si


dejamos que la arena se exponga demasiado tiempo, se experimentarán problemas de derrumbe.

Cuando se perfora en permafrost (hielo permanente), las formaciones no consolidadas están


congeladas el año entero y no pueden llegar a consolidarse. Estas se comportan como
consolidadas cuando se cementan en presencia de hielo, pero cuando son calentadas con el lodo
de perforación, se convierten en no consolidadas nuevamente. Para evitar este problema se
utilizan enfriadores de lodo.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 179


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Señales de alerta para las arenas no consolidadas

• Grandes cantidades de arena que llegan a las temblorinas. Si se recupera más material del que
se perfora, éste puede provenir de una formación no consolidada.
• Pozo lleno en conexiones. La arena sólo puede precipitarse cuando las bombas se apagan, como
en una conexión. En condiciones más severas, la arena se precipita cuando se está circulando pero
puede ser transportada hacia la superficie del agujero.
• Flujo de retorno al realizar conexiones. El flujo de arena hacia el pozo causa que la densidad
efectiva del anular sea más alta que la de la tubería de perforación.
• Presión de surgencia. Si la arena fluye bastante hacia el agüero éste puede momentáneamente
empacarse, causando torque, arrastre y presión de surgencia.
• Incremento de presión en el standpipe, ocurre si el espacio anular se llena con arena.
• Pérdida de circulación. Las arenas no consolidadas son normalmente muy permeables. Ellas
proveen los enjarres más permeables. La pérdida de circulación nos puede alertar que tenemos una
arena no consolidada. Si la arena ha sido expuesta, una pérdida de circulación puede indicar que se
ha desplomado el enjarre de las paredes. Las arenas empezarán a fluir, o estarán fluyendo.
• El torque y el arrastre que después de la conexión desaparece significativamente una vez
que la circulación ha sido establecida. Cuando las bombas son apagadas, la arena derrumbada
se reunirán alrededor del BHA y de la barrena, pero se sueltan y fluyen una vez que la circulación
ha sido re-establecida.
• Movimientos o asentamientos en el equipo. Cuando la caverna empieza a colapsarse, se pueden
observar algunos indicios antes que el cráter aparezca.
• Suabeo cuando se viaja. En el suabeo las arenas que fluyen fácilmente.
• Si ocurre un brote de gas de una formación profunda, este brote cargará la presión de poro de las
arenas no consolidadas a medida que circula en su viaje hacia la superficie. La inestabilidad estará
garantizada.

Prevención

• La mejor protección contra las arenas no consolidadas son las paredes de metal de las T.R. Mientas
más pronto se puedan asentar las tuberías, será mejor. Es extremadamente riesgoso trabajar con el
BHA y la barrena debajo de una arena potencialmente fluyente.
• Si en el programa está el tener un agujero descubierto por debajo de una arena no consolidada, se
deben remover los estabilizadores y colocar un martillo cerca de la cima del BHA.
• Se pueden colocar baches viscosa lo largo y por debajo de la arena para apagar las bombas
durante la conexión o durante un viaje. Otro bache pesado puede ser colocado por debajo de las
arenas para correr la T.R.
• Es deseable colocar un enjarre delgado e impermeable sobre los carbonatos, LCM y agentes de
pérdida de filtrado pueden ser adicionado al lodo.
• No se debe dejar la barrena en una posición por debajo de una arena no consolidada al circular. Las
toberas pueden erosionar las formaciones sueltas.
• Nunca deje la barrena en el fondo con las bombas apagadas. Mantenga la tubería en movimiento
lento.

Procedimiento de liberación

Se requieren torque y movimiento descendente para liberar la sarta de un empacamiento. Cualquier


presión atrapada debe ser liberada y se debe aplicar una presión entre 200 y 500 psi para tratar de re-
establecer circulación. Una vez que la circulación se restableció, se deben bombear baches de barrido
viscosos para limpiar la arena del pozo.

Si no se puede realizar un movimiento descendente, se debe accionar el martillo a través de la arena.


Las herramientas de vibración de baja frecuencia podrían ser exitosas para aflojar las arenas, pero
podría ocasionar mayores derrumbes. El uso de las herramientas de vibración deben ser
cuidadosamente consideradas según el caso.

Recuperar y lavar con tubería lavadora puede ser requerido si las condiciones de inestabilidad así
lo requieren.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 180


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Formaciones fracturadas y falladas

Grandes cantidades de material suelto pueden


encontrado en las formaciones naturalmente
fracturadas y falladas, este material puede caer
libremente en el pozo. Esto causa el puenteo y
el empacamiento potencial si una gran cantidad
de recortes se rompen al momento.

Las formaciones quebradizas, como la caliza,


tienden a romperse más fácilmente que las
arcillas. Esta formación puede contener
fracturas si han estado sujetas a esfuerzos Pegadura
regionales o a fuerzas tectónicas locales, como
fallas, domos salinos, o en zonas cercanas a
montañas. Los estratos que son formados por
intercalaciones duras y suaves compuestas por
sales, pueden también romperse y caer hacia el
agujero.
Estratos rotos o pedazos de roca que caen
en el pozo y provocan el puenteo contra la
El problema puede exacerbarse con las patas
sarta de perforación.
de perro y con la vibración de la sarta.
Fig. 8-72 Formaciones fracturadas y falladas.

Señales de alerta

Las señales de alerta para formaciones fracturadas incluyen:


• Torque y arrastre errático y repentino.
• Llenado de agujero (con derrumbe) durante las conexiones.
• Esto ocurre cuando la formación esta siendo perforada o cuando se mueve la sarta de
perforación arriba o abajo.
• Los problemas pueden aparecer y desaparecer y es difícil localizar el punto de conflicto.
Esto se debe a que el material puenteante se mueve hacia arriba o hacia abajo del pozo.
• La presencia de derrumbe o pedazos de cemento en las temblorinas.

Procedimiento de liberación

Si la tubería queda atrapada, la primera acción debe ser la de aplicar torque y accionar el martillo
hacia abajo. Si no existen restricciones de presión, la circulación debe ser mantenida con el gasto
máximo.

Métodos secundarios

En las formaciones de carbonatos se pueden utilizar baches ácidos. Algunos baches puntuales
pueden utilizarse para reducir la fricción. Un reductor de fricción puede ser de gran ayuda en el
punto de atrapamiento y también puede reducir el torque y el arrastre a lo largo de la sarta entera (
o a la pata de perro), de tal forma que se obtenga más fuerza en el punto de atrapamiento.

Herramientas de resonancia para baja frecuencia pueden ser utilizadas para romper con el
derrumbe y bajar la fricción.

Una vez que la tubería queda libre, los pedazos grandes de roca deben ser roto y barridos del
pozo. Es mejor que el material esté lo más cerca de la barrena para que pueda ser perforado. Los
barridos viscosos ayudarán a limpiar el pozo y los baches viscosos ayudarán a mantener el
material de derrumbe alrededor de la sarta de perforación mientras las bombas están apagadas.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 181


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Chatarra en el agujero

Algunas chatarras que caen al pozo actúan como elementos puenteantes y atrapan la tubería.
Muchos desechos entran al pozo de los que son reportados en la mañana. Al menos que se tenga
un alto grado de confianza, tanto el personal del equipo como el de la oficina siempre tienden a
ocultar sus errores.

A lo largo de 17 años que el autor ha estado en la mesa rotaria, vio mucha chatarra caer al pozo.
Siempre pasan dos cosas cuando alguien deja caer algo en el pozo. Primero, la persona que deja
caer algo inmediatamente mira hacia abajo del pozo (como si hubiera algo que ver). La siguiente
cosa que hace es observar a su alrededor si alguien lo vio. Si no, el decide si debe decir la vedad o
callar. (Ver la sección de confianza ganada).

Cuando esperar problemas con la chatarra

Se esperan algunos problemas con la chatarra cuando:

• Existe muy poco claro entre la pared del agujero y la tubería, como cuando se está corriendo
un liner.
• Cuando existen formaciones duras, la chatarra puede formar una cuña dentro de la pared en
formaciones suaves, tal como lutita jumbo, o puede formar una cuña en formaciones mas
duras como lutita, areniscas, y carbonatos.
• El pozo está descubierto y/o desprotegido. Tapar el agujero es una buena práctica.
• Las herramientas o el equipo sobre el piso de perforación es peligroso. Las herramientas
extraviadas sobre la mesa rotaria provocan que estas se caigan al pozo, aunque nadie
después crea lo que ocurrió.
• Cuando la moral está baja o las cosas van de mal a peor “con la mala suerte” para el personal
del equipo de perforación, se debe estar más alerta en este tipo de problemas.

Señales de alerta

Los síntomas de chatarra en un pozo son similares a las formaciones fracturadas, torque y
arrastres erráticos y repentinos. Por lo general no existen restricciones de presión. A diferencia de
los derrumbes de las formaciones fracturadas la chatarra es más difícil de romper. Debe ser molida
con molinos lavadores.

Procedimientos de liberación

Los procedimientos de liberación para chatarra son similares a los de formaciones con fallas. La
primera acción es la de aplicar torque y accionar el martillo con dirección descendente.

Los baches ácidos pueden ser utilizados si la tubería quedó atrapada en una formación de
carbonatos. Las herramientas de vibración de baja frecuencia podrían también ser exitosas. Si todo
esto falla, se debe instalar pescantes y martillos para su utilización.

Una vez que la tubería está libre, la chatarra debe ser removida del pozo. La densidad del acero no
puede ser soportada con los baches barredores viscosos. Se pueden utilizar canastas de chatarra
conjuntamente con herramientas de molienda.

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 182


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Nomenclatura

F = Fuerza de fricción
N = Fuerza normal
ε = Elongación
α = Dirección o azimut
θ = Ángulo de inclinación
σ = Esfuerzo normal
σθ= Esfuerzo tangencial
σh= Esfuerzo horizontal mínimo
σH= Esfuerzo horizontal máximo
σmax= Esfuerzo máximo
σmin= Esfuerzo mínimo
σr = Esfuerzo radial
σV = Esfuerzo vertical
σz = Esfuerzo axial
τ= Esfuerzo de corte
μ = Coeficiente de fricción

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 183


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Ponga a prueba su entendimiento sobre Inestabilidad del agujero


1. ¿Cuál es la diferencia entre resistencia de la roca y resistencia aparente de la roca? (Fig. 8-4, 8-
5, pág. 115).
2. ¿De dónde viene la resistencia de la roca? (Fig. 8-6 & 8-7, pág. 117).
3. ¿Cuál es el esfuerzo efectivo? (Fig. 8-9, pág. 120).
4. ¿Cuál es la relación entre esfuerzo efectivo y la presión de poro? (Fig. 8-1, pág. 120).
5. ¿Cómo se distribuyen los esfuerzos alrededor del agujero, y alejándose del agujero? (Fig. 8-23
a 8-27, pág. 131 a 151).
6. ¿Qué tan lejos dentro de la formación el esfuerzo tangencial se reduce a cero? (Fig. 8-25, pág.
130).
7. ¿Cómo el incremento en la densidad del lodo afecta la resistencia de la roca y el esfuerzo
tangencial alrededor del agujero? (Fig. 8-28 a 8-30, pág. 134).
8. ¿Qué representa el circulo de Mohr? (Fig. 8-33, pág. 136).
9. ¿Qué es el principio de la línea media? Y para que se usa? (Fig. 8-40, pág. 141).
10. ¿Qué significa régimen de esfuerzos? (Fig. 8-46, pág. 145).
11. ¿Qué es el esfuerzo anisotrópico? (Fig. 8-47 y 8-48, pág. 146).
12. ¿Qué tan grande es el esfuerzo tangencial respecto al esfuerzo horizontal en un agujero vertical
en la región donde el máximo y mínimo esfuerzos horizontales son iguales? (Fig. 8-27, pág.
132).
13. ¿Qué le pasa al esfuerzo en la pared del agujero, cuando el agujero se alarga en una
dirección? (Fig. 8-27, pág. 131, 132).
14. ¿Qué le podría pasar a una roca quebradiza de granito una vez que comienza a alongarse para
derrumbarse? Porque esto no pasa con la lutita? (Fig. 8-27 & Fig. 8-54).
15. ¿Cómo se prepara la envolvente de falla del circulo de Mohr? (Fig. 8-35, pág. 138). Y para que
se usa?
16. ¿Cómo el cambio de densidad del lodo afecta la estabilidad del agujero? (Fig. 8-29, 8-39).
17. Nombre 8 factores que afectan la estabilidad del agujero. (Pág. 139).
18. ¿Cómo y porque un cambio en la temperatura afecta la estabilidad del agujero? (Fig. 8-45, pág.
144).
19. ¿Cómo afecta la dirección e inclinación del agujero a la inestabilidad? (Fig. 8-49 a 8-51, pág.
147-149). Que es lo que intentamos alcanzar cuando seleccionamos una inclinación y
dirección?.
20. ¿Por qué los planos de depositación algunas veces son considerados una debilidad? (Fig. 8-52,
pág. 150).
21. ¿Cómo afecta la trayectoria del pozo la inestabilidad de los planos de depositación? (Fig. 8-53,
pág. 151).
22. ¿Cómo el sobrebalance afecta a la estabilidad? (Fig. 8-54, pág. 153).
23. ¿Cómo la invasión del filtrado afecta a la estabilidad? (Fig. 8-54 a Fig. 8-58).
24. ¿Qué efectos tiene el diámetro de la tubería, diámetro del agujero, las rpm y la tensión en la
sarta de perforación en las fuerzas de impacto de vibración en la sarta de perforación? (Fig. 8-
63, pág. 160).
25. ¿Cuáles son los 6 tipos de esfuerzos que inducen la falla? (Fig. 8-64, pág. 163).
26. ¿Por qué el deslizamiento plástico se reduce con el tiempo? (Fig. 8-66, pág. 164).
27. ¿Por qué el potasio es un inhibidor efectivo en las lutitas? (Pág. 166).
28. ¿Cuáles son los dos mecanismos de hinchamiento en las arcillas? (Fig. 8-67, pág. 167).
29. ¿Qué mecanismo causa el mayor hinchamiento? (Fig. 8-68).
30. Lista 10 condiciones que pueden alertarnos para esperar inestabilidad en las lutitas. (Pág. 170).
31. ¿Cuándo es más común que ocurra un atrapamiento? (Fig. 8-69, pág. 171).
32. ¿Cómo puede ser disimulado una tendencia al atrapamiento cuando se circula? (Fig. 8-69).
33. ¿Cómo afectan las patas de perro en el atrapamiento? (Fig. 7-58, pág. 101).
34. ¿Cómo podemos revenir los atrapamientos debido a inestabilidad de agujero? (Pág. 172).
35. ¿Cuáles son los signos de alerta obvios para impedir un atrapamiento debido a inestabilidad de
lutitas? (Pág. 174).
36. ¿Por qué el sobrebalance afecta al ritmo de perforación? (Fig. 8-70, pág. 175).
37. ¿Cuáles son los signos de alerta obvios para el hinchamiento de arcillas? (Pág. 176).
38. ¿Cuáles son la primeras acciones para liberar la tubería que esta atrapada ó ha llegado a
atraparse por un empacamiento debido a la inestabilidad del agujero? (Pág. 177).
39. ¿Qué procedimientos secundarios de liberación están disponibles? (Pág. 177).

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 184


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 185


Capitulo 8 Inestabilidad del Agujero

Bibliografía

1. Gray, George R. & Darley, H. C. H.: “Composition and Properties of Oil Well Drilling Fluid´s”
fourth edition, Gulf Publishing Company (1978).
2. Shaohua Zhou, Richard Hillis, and Mike Sandiford, Dept. of Geology and Geophysics,
university of Adelaide Australia: “On the Mechanical Stability of Inclined Wellbores” SPE
28176 (1994).
3. E. Hoek & E.T. Brown : “Underground Excavations in Rock” The Institution of Mining and
Metallurgy, London UK (1990).
4. Bernt S. Aadnoy: “Modern Well Design” Gulf Publishing Company (1977).
5. Jaeger, J.C. and Cook, N.G.W.: “Fundamentals of Rock Mechanics” Chapman and Hall,
London (1976).
6. Yarlong Wang, Maurice Dusseault, University of Waterloo: “Borehole Instability and Fluid
Loss in Poorly Consolidated Media” Petroleum Society of CIM/Society of Petroleum
Engineers, paper no. CIM/SPE 90-25 (June, 1990).
7. D. Okland, J.M. Cook: “Bedding-Related Borehole Instability in High-Angle Wells”
SPE/ISRM paper 47285, 1998 SPE/ISRM Eurock, Trondheim Norway (July, 1998).
8. X. Chen, C.P. Tan, and C.M. Haberfield; Australian Petroleum Cooperative Research
Centre, CSIRO Petroleum & Monash University: “A Comprehensive Practical Approach for
Wellbore Instability Management” SPE paper 48898, presented at the 1998 SPE
International Conference and Exhibition in Beijing China (Nov 1998).
9. Thierry M. Forsans & Laurent Schmitt, Elf Aquitaine Production, Pau, France: “Capillary
Forces: The Neglected Factor in Shale Instability Studies?” ISBN 90 5410 502 X, Eurock
´94 Balkema, Rotterdam. 1994.
10. L. Bailey, P.I. Reid, and J.D. Sherwood, Schlumberger Cambridge Research, “Mechanisms
and solutions for Chemical Inhibition of Shale Swelling and Failure” SPE 627043.
11. Helio Santos, Petrobras, Adel Diek and Jean-Claude Roegiers, Rock Mechanics Institute,
U. Oklahoma: “Wellbore Stability: A New Conceptual Approach Based on Energy” SPE
paper 49264, presented at the 1998 SPE Annual Technical Conference and Exhibition in
New Orleans (Sept 1998).
12. Authors personal experiments with real time drill string vibration analysis in three degrees of
freedom while drilling off the coast of Gabon in 1991.
13. E.R. Leeman, National Mechanical Engineering Research Institute, CSIR, Pretoria, South
Africa,: The Determination of the Complete State of Stress in Rock in a Single Borehole –
Laboratory and Underground Measurements” Int. J. Rock Mech. Min. Sci. (Feb 1967).
14. Woodland, David C., Shell Canada: “Borehole Instability in the Western Canadian Over
trust Belt” SPE paper 17508, SPE Drilling Engineering (Mar 1990).

© Derechos de autor 2001, Drilbert Engineering Inc. 186