Anda di halaman 1dari 2

HEGEL (1770 – 1831)

El interés principal del pensamiento estético de Hegel es su consideración en torno al “después


del arte”, es decir, su visión del arte como una cosa del pasado, esta idea se ha entendido a lo
largo del tiempo como una “muerte del arte”, pues a partir de ese momento el arte será
dominado por la racionalidad filosófica, esto nos puede ayudar a entender mejor el porvenir
del arte.

Tenemos que advertir que Hegel no va a desarrollar sus ideas estéticas hasta un periodo
relativamente avanzado, más o menos comienza en 1817 a darnos estas notas de estética. Sus
ideas sobre el arte se ven alteradas por la Escuela de Jena (romanticismo temprano en
Alemania). El punto de inicio de dichas ideas era la conciencia de la modernidad como reino
de la escisión entre el espíritu y la naturaleza, frente a la organización del arte griego o cultura
griega. Las fuentes de estas ideas eran Herder y Schielle.

Los dilemas del criticismo Kantiano quedaban encomendados en exclusiva al universo de la


experiencia estética. Especialmente la del arte. Lo que caracteriza a Hegel es su resistencia, la
resistencia a conformarse con la salida esteticista propugnada por los adalides del
romanticismo.

En su escrito “Diferencia” Hegel establece la necesidad de la filosofía desde el momento en


que las contradicciones han perdido su valor. El objetivo de la filosofía es la reconciliación de lo
finito y lo infinito, pero dicha reconciliación no se puede dar de manera inmediata sino que
tiene que haber una separación entre sujeto y objeto, es decir a la identidad y a la no identidad
de lo absoluto, tiene que sufrir la fatiga del concepto.

Hegel se mantendrá fiel a los principios de la Ilustración y en oposición al intuicionismo


estético de Schelling, la belleza no es la exposición de la verdad, más bien el velo que la cubre.

La radical historización hegeliana de la experiencia del arte se produjo en un contexto donde


lo decisivo era lo absolutización de la historia misma. Esto permitía al arte mantenerse como
agente mediador en el camino hacia lo absoluto. La estética determina la filosofía del arte,
pues lo absoluto es la idea principal, lo absoluto, seguida inferiormente por la religión y la
filosofía, negando a Kant Hegel se niega a considerar la belleza natural como objeto de estética
filosófica.

Así pues vemos como encontramos la primera estética que se define a si misma como filosofía
del arte, que hace de dicho arte su objeto exclusivo, mas allá de lo absoluto nos encontramos
con la religión y con el hecho filosófico (racionalidad filosófica), para Hegel indagando en esta
idea el arte ha perdido su esencia original, esa vitalidad y verdad primaria.

El fin del arte en Hegel se puede dividir en dos; un primero por obra de la religión cristiana y el
otro por consecuencia de la filosofía – científica que se cierra en forma de sistema. Ambas
percepciones se entienden en el marco estético de Hegel.

El arte tiene en su desarrollo tres formas fundamentales “el Ideal”:

- La simbólica
- La clásica
- La romántica

ARTE SIMBÓLICO

Se trata del arte oriental preclásico, Hegel remite a esta fase Histórica en cuanto al arte, vemos
un desajuste entre forma y significado, entre apariencia finita y sentido infinito, en este marco
ubica el arte oriental, en especial el Hindú o la literatura hebrea, aunque la plenitud del
simbolismo corresponde al mundo egipcio, es cuando el desacuerdo entre forma y significado
se hace sublime, ya que el espíritu se plantea a sí mismo, la culminación del simbolismo se
encuentra en el enigma de la esfinge. El arte por excelencia será la Arquitectura.

ARTE CLÁSICO

Punto medio del arte, compenetración absoluta entre espíritu y manifestación sensible, entre
necesidad y libertad material, es la realización llena del ideal, de la belleza, es decir, en la
representación de la figura humana en cuanto a encarnación de singularización. La escultura
será el arte más ajustado a este universo, loa época escogida será el mundo griego sonde arte
y religión era la misma cosa, el arte en Grecia era la expresión de lo Absoluto, el artista era el
creador de los propios dioses. El arte clásico es el triunfo de los nuevos dioses olímpicos sobre
los dioses telúricos y cosmológicos.

EL ARTE ROMÁNTICO

Es el arte de la era cristianan, es la subjetividad infinita, el cuerpo cristiano se presenta como el


lugar del dolor infinito, por ello la figura de Cristo no es una obra contemplativa en estética,
sino como encarnación de los Divino en el sentido del IDEAL, es una imagen sensible a través
de cuya negación se revela lo universal, es decir la verdad suprema del espíritu absoluto e
infinito, las artes románticas por excelencia son la pintura, la música y la poesía.

Nos encontramos con una situación que por un lado el arte había perdido la función
privilegiada que una vez le correspondió, hoy ya no hincamos las rodillas ante las esculturas, ni
el arte ni la religión son una escalera ascendente. Vemos por ello el triunfo de la razón que es
el espíritu de la modernidad.