Anda di halaman 1dari 6

MV- Actividad integradora: Fase

IV
Nombre del alumno:
Matrícula:
Materia: Literatura
Nombre del tutor:
Brenda Lorena Ramírez
Venegas
Fecha: 21/11/15
Introducción
A lo largo de este curso hemos ido desarrollando nuestro proyecto integrador, este tiene
la finalidad de que podamos presentarnos a leer un cuento; previamente elegido, ante un
auditorio de cierta edad.

En esta última entrega redactaremos la bitácora de nuestra presentación, en la cual


detallaremos nuestra presentación, además de; a lo largo del texto, dar respuesta a las
siguientes preguntas:

 ¿Cómo describirías el ánimo de la sala, el tipo de público?


 ¿Cómo trascurrió la lectura?
 ¿Crees que el cuento que elegiste fue el más adecuado? ¿Por qué?
 Describe la interacción que tuviste con el público.
 Según tu opinión, ¿qué fue lo que salió mejor, lo que más disfrutaste?
 Según tu opinión, ¿qué fue lo que salió mal o lo que se te hizo complicado?
 ¿Cuáles preguntas hiciste y cuáles fueron las respuestas que obtuviste?
 ¿Cuál es tu conclusión final de la experiencia completa de este proyecto
integrador?

Desarrollo
Empezaremos recordando las características del cuento.

El nombre del cuento es “La esmeralda encantada”, es un cuento folclórico de autor


anónimo y trata de un niño que solía jugar bajo la sombra de un gran pino, después de un
tiempo se da cuenta que en los hongos que crecen debajo del pino hay pequeñas
criaturitas mágicas con las que traba amistad; y es allí donde se empieza a desarrollar
toda la historia.

El tema central de la historia es la bondad que tienen el niño para con los seres que lo
rodean, y como le es recompensada. Pero más importante aún, que para él, era mucho
más importante y satisfactorio desprenderse de lo que tenía; (ya que esto le traía
felicidad) que conservar cosas materiales.
Este cuento es considerado un cuento folclórico de origen europeo perteneciente a la
corriente literaria Medieval, dadas sus características:

 Anonimato
 Las características del personaje principal “el héroe”.
 La tendencia didáctica y moralizadora
 Y por pertenecer a la tradición oral (folclórica)

He decidido leerle este cuento a niños de 3er año de primaria, es decir entre 8 y 9 años,
ya que creo que serán mejores oyentes que niños más chicos, además de que; espero,
disfruten del ambiente mágico que se desarrolla en el cuento.

El lugar a cual iremos a presentar nuestra lectura es la escuela primaria Delfino Mijangos,
que se encuentra en Lagunas Oaxaca. Hemos pedido permiso al director de la escuela
para leerles a los niños de 3er año grupo “A” y “B”.

El día 19 de noviembre, a las 10:00 am. Nos presentamos frente a los niños para leerles
el cuento y esto es lo que pasó.

Los niños entraron por la puerta del salón 3B y tomaron asiento un tanto alborotados y un
tanto impacientes ya que; les habían dicho que después de la lectura saldrían al receso,
así que tenían cierta apuración porque yo terminara rápido.

Una vez estuvieron todos en sus asientos una de las maestras pasó al frente para
explicarles que yo les leería un cuento, que se mantuviesen quietos y pusieran atención,
una vez hubo terminado me presentó y pasé al frente.

De repente me un poco puse nerviosa ya que tenía yo la atención de 41 niños, (y por si


fuera poco la de dos maestros también) esperando a que yo diera inicio.

Durante el transcurso de la lectura

Traté de darle énfasis al cuento, para que fuera más ameno y los niños se mantuvieran
atentos, si bien es cierto que en varias ocasiones uno que otro (y a veces un grupo de
ellos) se distraían hablando entre ellos. Esto no me sorprendió demasiado, ya que es muy
probable que muchos (si no es que la gran mayoría) no tengan un gusto por la lectura y
prefieran pasar sus tardes de ocio viendo la tele, jugando videojuegos o navegando en la
red.

Aun así varios de ellos mostraron interés en la lectura, al menos en cierta medida.

Al finalizar la lectura hice algunas preguntas:

-¿Qué les pareció el cuento niños?

Bien, bien, respondieron un tanto tímidos, como quien, responde de manera breve
esperando que no se le hagan más preguntas.

-¿Alguien tiene alguna pregunta?, ¿algo que no hayan entendido?

No. Respondieron con el mismo ánimo de antes, esperando que eso fuera todo, para así
poder salir de una vez por todas al receso.

En este punto pensé que lo mejor sería preguntarles a ellos algo, ya que era claro que,
por iniciativa propia ellos no iban a hablar. Así que les dije que ya que habían entendido el
cuento tan bien yo les haría algunas preguntas. Para esto ya tenía pensado que sería
mejor si hubiese algún tipo de incentivo para hacerles entrar en confianza, así que llevaba
yo en mi mochila un paquete de chocolates pequeños.

Al escuchar que yo haría preguntas desapareció la esperanza de salir pronto a jugar y un


ligero desánimo se hizo presente, pero al ver que yo sacaba el paquete de dulces de mi
mochila, mientras explicaba que aquel que respondiera una pregunta se llevaría uno,
parecieron emocionarse un poco, así que expliqué la dinámica, yo haría la pregunta y
ellos tendrían que alzar la mano para poder responder; al igual que lo hacen en clase,
añadí.

Aún que habían visto los chocolates, yo no tenía la certeza que fuesen incentivo suficiente
para que se animaran a hablar frente a los demás niños. De todas maneras comencé a
hacerles las preguntas, empecé por una fácil para que alguien la respondiera y así diera
confianza a los demás.

-A ver si pusieron atención, dije, ¿Cómo se hicieron amigos los gnomos y Francisco?
Después de una pequeña pausa en la que los niños se miran entre ellos para ver quién
será el que se decida a responder, una mano tímida se levanta y una niña con diadema
azul se convierte en el centro de atención. ¿Si?, le digo, y ella responde:

-Porque el niño los vio en el árbol y jugaba con ellos.

Es obvio que está nerviosa, pero la respuesta es correcta, así que le digo, ¡Muy bien! Le
doy el chocolate y pido a la audiencia un aplauso para su compañera.

-Y ¿Quién puede decirme por qué los gnomos le dieron la perla de regalo?

Esta vez algunas manos se alzan casi al instante, así que elijo a uno de ellos y me
responde:

-Porque salvó su casa, que era el árbol y su papá lo iba a cortar.

De nuevo pido un aplauso y le entrego su dulce.

-¿Qué poderes tenía la perla?

La dinámica se repite, cada vez son más los niños que lazan sus manos esperando
responder.

-Era mágica y le daba cosas que él quería

-¿Y que hizo el niño con su perla?

-La vendió para salvar a su pueblo.

-¿Y estuvo bien que hiciera eso?

-Si porque ayudo a las personas

-¿Alguno de ustedes puede decirme cual es la lección que aprendemos de este cuento?

Esta vez hay una pausa de nuevo, piensan por un momento y entonces alguien levanta la
mano.

-¿Que debemos ayudar a los demás?

Me lo dice como una pregunta.

-Así es debemos ayudar a los demás.


Le doy su dulce y pregunto de nuevo, ¿algo más?, se quedan pensativos, así que
respondo yo misma.

-Él era feliz ayudando a los demás y no necesitaba de cosas materiales para ser feliz, ni
dinero ni objetos, lo que a él le gustaba, lo que le daba felicidad era la satisfacción de
hacer feliz a los demás. ¿Entienden?

Asienten moviendo la cabeza. No estoy segura de que lo hayan entendido del todo pero
espero que, aún que sea un poco de esta enseñanza quede en sus mentes.

Reparto el resto de chocolates (por suerte compre un paquete con muchas piezas así que
hay de sobra para darle uno a cada uno)

Agradezco a ellos y a las maestras que me hayan permitido compartir este cuento y como
conclusión les digo que espero que ellos puedan poner en práctica la enseñanza de este
cuento. Las maestras piden un aplauso para mí, y me dirijo a la salida, mientras lo hago
les doy un último vistazo y me pregunto si algo como esto servirá de impulso suficiente
para acercar a alguno de ellos a la lectura.

Conclusión final
En esta conclusión me gustaría resaltar que a pesar de las pequeñas complicaciones;
disfruté de compartir la lectura con estos niños, agradezco a ellos la atención que me
prestaron, y a las maestras y al director por permitirme estar frente a ellos.

Creo también que gracias al trabajo desarrollado a lo largo de las fases anteriores este
proyecto resultó bien, ya que el cuento fue adecuado para la edad de los niños, lo
suficientemente largo y con toques mágicos interesantes.

Para terminar quisiera expresar que es necesario inculcar a nuestros niños y jóvenes el
amor por la lectura. Muchos de ellos no se detienen para pasar por las páginas de un libro
salvo que sea aquellos que les dan en sus escuelas para estudiar sus materias, pero
estos (a mi parecer) más que libros; son manuales para entender teoría, no digo que esté
mal, pero todos; no solo los niños, deberíamos tener más acercamiento a los lienzos de la
literatura para expandir nuestra mente a través de diferentes culturas, temas y lenguas.