Anda di halaman 1dari 2

ARTRITIS REUMATOIDE

DEFINICION.- La artritis reumatoide es la principal artropatía crónica inflamatoria idiopática


caracterizada por inflamación de la cápsula articular y acumulación de líquido dentro de la cavidad
articular de duración de por lo menos 6 semanas.
Tiene la característica de ser una afección poliarticular simétrica.
En la historia natural todos evolucionan a una poliartritis crónica acumulativa, las nuevas lesionen se
suman a las pre existentes. Es una poliartritis crónica inflamatoria simétrica de grandes y pequeñas
articulaciones periféricas
Más frecuente en mujer en edad reproductiva 25 – 55 años.
Por ser un proceso crónico que lleva a desgaste articular, la artritis reumatoide conlleva erosiones
óseas con deformidades consecuente, incluso llevando a incapacitar al paciente.
Para el diagnóstico tiene que haber sinovitis crónica, puede haber manifestaciones articulares.
HLA.- Marcador genético, Antígeno leucocitario humano, presente en el cromosoma 6 que codifica
una cadena de la proteína presentadora de antígeno. Existe asociación de artritis reumatoide con el
HLA DRB1 y el HLA DR4.
Existen varios tipos de articulación, las articulaciones diartroideas son las más afectadas, en éstas
existe una capsula articular revistiendo superficies de dos huesos largos donde se necesita
movilización y gran flexibilidad, esto requiere protección para el desgaste, existe cartílago articular,
internamente la capsula esta revestida por tejido sinovial formando la membrana sinovial que
produce liquido sinovial.
La inflamación de esta membrana es la responsable del dolor, de la hinchazón claramente visible, de
la sensación de rigidez que los pacientes pueden sentir por las mañanas y de la pérdida de la
movilidad articular.
MANIFESTACIONES CLÍNICAS.-.
Manifestaciones sistémicas.- Por ser una artropatía inflamatoria crónica puede haber respuesta
inflamatoria sistémica por aumento de las citocinas… es común que el paciente presente fatiga,
malestar manos hinchadas y dolor musculoesquelético.
Manifestaciones articulares.- Poliartritis simétrica acumulativa, rigidez matutina mayor a una hora,
atrofia muscular periarticular, las articulaciones más comprometidas son las manos afectando en la
mayoría de los casos las articulaciones metacarpofalángicas e interfalángicas proximales, los puños
y los pies que de manera homónima a la afección de la mano, se afecta las articulaciones
metatarsofalángicas e interfalángicas proximales. Clásicamente la enfermedad no compromete las
articulaciones interfalángicas distales, esto es importante porque en caso de estar comprometidas
las articulaciones interfalángicas distales se debe pensar en un diagnóstico alternativo como artritis
psoriásica y osteoartrosis.
La artritis reumatoide también puede afectar a las rodillas, columna cervical particularmente por una
subluxación de la articulación atlantoaxial (C1 y C2), y a los codos.
El hecho clave es la poliartritis crónica simétrica de pequeñas y grandes articulaciones periféricas
con dolor y sensibilidad articular. Es frecuente la rigidez matutina de duración mayor a una hora, se

pág. 1
afectan con frecuencia las articulaciones metacarpofalángicas e interfalángicas proximales; y tras la
inflamación persistente puede aparecer deformidad articular.
Manifestaciones extraarticulares.- Cabe reseñar los nódulos reumatoideos, vasculitis reumatoidea,
pericarditis crónica, aterogénesis acelerada, derrame pleural (con glucosa baja sin necesariamente
existir infección), síndrome de Caplan, síndrome del túnel del carpo, neuropatía cervical (C1-C2),
síndrome de Sjögren escleritis, uveítis anterior, síndrome de Felty (esplenomegalia y neutropenia).
DIAGNÓSTICO.-
Marcadores serológicos.-
Aumento de los marcadores de fase aguda: Proteína C reactiva y Velocidad de eritrosedimentación
glomerular VSG.
Presencia de marcadores de autoinmunidad: Factor reumatoide (70 a 80% de los casos de artritis
reumatoide) y Anticuerpos antipeptídicos citrulinados cíclicos (95% de especificidad).
Radiografías para detectar la presencia de erosiones, anquilosis, subluxación, aumento de partes
blandas.
Resonancia magnética más sensible para detectar sinovitis, erosiones y edema de médula ósea.
TRATAMIENTO
Existen dos tipos de drogas para tratar la artritis reumatoidea: las drogas sintomáticas (AINES y
corticoides); y las drogas que modifican la evolución de la enfermedad.
El pilar fundamente de la terapia son los fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad.
Entre ellos, el más utilizado es el metotrexato 7.5 a 25mg por semana. Otros medicamentos serían la
sulfasalazina, la leflunomida y la hidroxicloroquina.
También se encuentran las drogas biológicas modificadoras de la enfermedad que pueden ser
asociadas a las convencionales, entre las drogas biológicas modificadoras de la enfermedad usadas
en la artritis reumatoidea tenemos las anti-TNF como el infliximab, adalimumab, golimumab,
cetolizumab y etanercept.
PRONÓSTICO
Se asocian a mal pronóstico los pacientes que presentan altos títulos de factor reumatoide y
anticuerpos antipeptídicos citrulinados cíclicos, compromiso extraarticular, HLA-DRB1 positivo,
erosiones óseas precoces y síndrome de Felty.

pág. 2