Anda di halaman 1dari 2

ANÁLISIS FUNCIONAL DE LA PRIMERA ESCENA 00,24"-1,35"

PERSONAJES: PADRE Y MADRE

1. Análisis Funcional del personaje de la madre-mujer


En el caso de la mujer se puede observar como dentro de la estructura PAN el
funcionamiento y el control ejecutivo lo N. Puede deberse a una contaminación de N
sobre A ya que ella, pese a querer adoptar una postura desde A, termina actuando
desde N y bajo autoengaños, como pueden ser querer creer que no es una situación
problemática que su hijo se aísle con la música, que suspenda asignaturas o en otro
momento dado querer usar el violín, tan importante para su hijo, como juguete para
que se reconcilie con su padre.

2. ANÁLISIS FUNCIONAL DE LA PRIMERA ESCENA 00,24"-1,35"


A nivel social, en esta escena podría parecer que estamos presenciando un diálogo
entre dos adultos, el padre, que se preocupa por su hijo y por su rendimiento escolar,
y la madre que ve de forma objetiva que la situación se debe a los estudios de violín
que está recibiendo su hijo.

Sin embargo se dan transacciones ulteriores de tal forma que no estamos


presenciando una transacción entre adultos A-A, sino que el padre habla desde el
padre crítico negativo y la madre responde desde su niño en una transacción P-N.

Se puede ver a nivel conductual, él lanza el mando hacia ella, mantiene los pies sobre
la mesa, levanta la voz, la mira buscando contacto. Ella por su parte resopla, aparta
con un gesto de hartazgo el mando de la televisión y evita mirarlo a los ojos.

A nivel del diálogo se aprecia cómo el padre le habla a su mujer como si estuviese
hablando con su hijo, le dice las pautas de educación que él cree que deberían tomar,
no acepta las explicaciones de su mujer ni intenta controlar su ira. Al final del todo
incluso le indica que se siente como si fuera una niña.

Por su parte la mujer responde con un “a mí no me molesta” a las primeras quejas de


su marido en un “si a ti te molesta problema tuyo”. Después le dice que es la profesora
la que ve normal los suspensos en un intento de no dar su brazo a torcer desde el niño
rebelde para finalmente cuando ya no quiere seguir hablando ni escuchando decide
irse.

3. “Para tener una personalidad sana y equilibrada, necesitamos los tres Estados del Yo”
Estoy de acuerdo con esta afirmación, teniendo en cuenta que el control ejecutivo
debe tenerlo A, hay que saber también utilizar los otros estados del Yo para poder
disfrutar en un momento dado como Niño o para poder posicionarnos y educar o
poner límites como Padre, pero siendo el Adulto quien esté al mando y saber volver al
primer plano en el momento adecuado.