Anda di halaman 1dari 5

El experimento de la gota de aceite de Millikan

Millikan y la carga del electrón.


El experimento consistía en inyectar gotitas de aceite con un pulverizador de
perfume dentro del espacio comprendido entre dos placas metálicas paralelas y
horizontales. Dichas placas se hallaban conectadas a los terminales de una fuente
eléctrica de alta tensión, de tal manera que una de ellas estuviese cargada
positivamente y la otra negativamente. Las gotitas eran iluminadas brillantemente
(a través de un filtro que eliminaba el paso de rayos térmicos que de otra manera
podrían establecer corrientes por convección) y las observó con un microscopio
horizontal. Al pasar por el chorro del pulverizador, la mayor parte de las gotitas se
cargaban eléctricamente por la fricción. En otras palabras, cada gotita había ganado
o perdido algunos electrones. Las que no lo habían logrado, podían ser cargadas
con la ayuda de un haz de rayos X proyectado sobre ellas. Las gotitas, por estar
cargadas, eran atraídas hacia arriba o hacia abajo por la plancha de carga contraria.
Supongamos que era atraída hacia arriba. La fuerza de atracción se ajustó
cuidadosamente regulando la tensión de la corriente aplicada, hasta que equilibraba
exactamente el peso de la gotita. En este caso, observada ésta al microscopio,
pendía en el aire. La fuerza de atracción depende de la distancia que hay entre las
placas, la tensión de la fuente eléctrica (ambas pueden medirse con facilidad) y la
carga que posee la gotita. En consecuencia, para una gotita estacionaria podrá
calcularse la carga siempre que se conozca la masa. Hallar la masa de una sola
gotita era lo más difícil del experimento. La masa de todo objeto es igual al producto
del volumen por la densidad. Millikan logró hallar la densidad de un aceite
determinado que usó en varias formas y pudo comprobar que las gotitas eran
perfectamente esféricas. El volumen de la esfera está en función del radio. En
consecuencia, era necesario medir el radio de una gota para determinar su masa.
Se equipó el ocular del microscopio con una escala, pero este recurso no resultaba
realmente exacto para medir el ínfimo radio de una gotita. Así, pues, Millikan tuvo
que encontrar el radio apelando a un método indirecto: desenchufó la corriente, de
modo que la gotita se hundió por gravedad y midió su velocidad de caída. Existe
una fórmula muy sencilla que relaciona la fuerza retardante (resistencia del aire)
que actúa sobre una esfera que avanza constantemente con su radio, la que
suministró a Millikan el radio de la gotita que estaba investigando. Al fin este
investigador logró toda la información que necesitaba para medir la carga existente
sobre una gotita de aceite. Entonces repitió el experimento centenares de veces y
obtuvo gran cantidad de resultados diferentes. Esto no quiere decir que el
experimento tuviese errores. Era simplemente que las diferentes gotitas ganaban o
perdían distintas cantidades de electrones. Todos los resultados demostraron ser
simples múltiplos (entre 5 y 20 veces) de una carga básica: 1,602 x 10-19 culombios.
Esta carga básica resultó ser el máximo común múltiplo de cientos de resultados y
no se encontró carga menor en experimentos subsiguientes. Millikan había medido
una de las constantes fundamentales del Universo.
Referencias:

El experimento de la gota de aceite aparece en un listado de Science's 10 Most


Beautiful Experiments originalmente publicado en el New York Times.
Engeness, T.E., "The Millikan Oil Drop Experiment". 25 April 2005
https://www.epec.com.ar/docs/educativo/institucional/fichamillikan.pdf

http://www.fceia.unr.edu.ar/~fisica3/Aplic-Electr.pdf
http://sistemas.itlp.edu.mx/tutoriales/fisica2/7.1.htm

https://www.ecured.cu/Xerografía
https://mimoriarty.wordpress.com/2011/12/21/sistemas-de-impresion-xerografia/

History of the Van de Graaff Generator (Boston Museum of Science)


http://www.sc.ehu.es/sbweb/fisica/elecmagnet/campo_electrico/graaf/graaf.htm
http://tochtli.fisica.uson.mx/electro/Generadores%20electrostaticos/breve_rese%C
3%B1a_del_generador.htm
Precipitador Electrostático

Los precipitadores electrostáticos son dispositivos que se utilizan para atrapar


partículas a través de su ionización. Se emplean para reducir la contaminación
atmosférica producida por humos y otros desechos industriales gaseosos,
especialmente en las plantas que funcionan en base a combustibles fósiles.
Un precipitador electrostático es un dispositivo que remueve partículas de un gas
que fluye (como el aire) usando la fuerza de una carga electrostática inducida.
Los precipitadores electrostáticos son dispositivos de filtración altamente eficientes,
que mínimamente impiden el flujo de los gases a través del dispositivo, y pueden
remover fácilmente finas partículas como polvo y humo de la corriente de aire.

Los sistemas actuales son capaces de


eliminar más del 99% de la ceniza y el
polvo (en peso) del humo.

Funcionamiento
La figura muestra la idea básica de un
precipitador electrostática. Se mantiene un
alto voltaje (por lo común, de 40 kV a 100
kV) entre el alambre que corre hacia abajo
por el centro de un ducto y la pared exterior,
la cual está conectada a tierra. El alambre se
mantiene a un potencial negativo respecto
de las paredes, por lo que el campo eléctrico
se dirige hacia el alambre. El campo
eléctrico cerca del alambre alcanza valores
suficientemente altos para producir una
descarga en corona alrededor del alambre y
la formación de iones positivos, electrones e
iones negativos, O2 -. Cuando los electrones
y los iones negativos se aceleran hacia la
pared exterior por medio de un campo
eléctrico no uniforme, las partículas de polvo
en la corriente de gas se cargan a partir de
los choques y la captura de iones. Puesto que la mayor parte de las partículas de
polvo cargadas son negativas, pueden ser extraídas hacia la pared exterior
mediante un campo eléctrico. Al sacudir de manera periódica el ducto, las partículas
se desprenden y caen, y se agrupan en el fondo.
Además de reducir el nivel de partículas de materias en la atmósfera, el precipitador
electrostática recupera de la chimenea materiales valiosos en forma de óxidos
metálicos.
Xerografía

Es un proceso de impresión que emplea electrostática en seco para la reproducción o


copiado de documentos o imágenes.
La xerografía se basa en el principio de fotoconductividad, es decir, en la capacidad de
algunos cuerpos de hacerse conductores bajo la influencia de la luz. El silicio, el germanio y
el selenio son malos conductores de la electricidad hasta que algunos de
sus electrones absorben energía de la luz y al pasar de un átomo a otro, permiten que
la electricidad fluya por ellos cuando se les aplica un voltaje. Cuando la luz se retira, pasan
de nuevo a ser malos conductores eléctricos. La xerografía utiliza una capa aislante
fotoconductora de selenio o de aluminio u otro soporte metálico conductor.
Funcionamiento:
Una superficie es cargada con electricidad estática en forma uniforme. Dicha superficie es
expuesta a luz que descarga o destruye la carga eléctrica, quedando cargadas solo aquellas
áreas donde hay sombra. Un pigmento de polvo (tinta seca o tóner) se fija en estas áreas
cargadas haciendo visible la imagen, que es transferida al papel mediante un campo
electrostático. El uso de calor y presión fijan la tinta al papel.
Proceso
La capa se carga electrostáticamente con iones positivos o negativos, según la polaridad de
la carga del tipo de capa aislante fotoconductora seleccionada. Cuando se expone la placa
en una cámara o máquina fotográfica, aquellas áreas de la capa que reciben luz pierden
parte de su carga en función de la intensidad que reciben. De esta forma, la cantidad de
carga retenida en la capa de la plancha forma un dibujo eléctrico o electrostático de la
imagen (imagen latente). La imagen se hace visible cuando se espolvorea sobre la placa
expuesta un polvo especialmente cargado (tóner), que contiene una carga opuesta a la
inicial aplicada en la plancha y en la capa aislante. El polvo se adhiere a aquellas áreas que
han mantenido su carga y la impresión se obtiene al cubrir la plancha con un papel y
después aplicar sobre el reverso del papel una carga de la misma polaridad que la carga
inicial aplicada sobre la capa aislante fotoconductora. La imagen de polvo se funde en el
papel cuando se expone al calor, fijando así la imagen. Todo el proceso xerográfico se puede
llevar a cabo en menos de un segundo si se utiliza un equipo mecanizado de alta velocidad.
Además, el proceso resulta bastante económico, puesto que la capa aislante
fotoconductora puede ser reutilizada miles de veces. Una de las aplicaciones basadas
íntegramente en este proceso es la copia de documentos de oficina y la copia de pequeños
volúmenes de datos. Esta técnica ha sustituido al uso de papel de carbón (papel térmico).
Generador de Van de Graaff

En 1931, R. J. Van de Graaff ideó este


generador de corriente constante, que
lleva su nombre, con el propósito de crear
diferencias de potencial muy altas y poder
acelerar partículas cargadas. En la
actualidad se emplea tanto para este fin
como para demostraciones de física. De
una manera muy simple y genérica, se
puede decir que funciona haciendo llegar
cargas o extrayéndolas de a la superficie
interior de un conductor mediante una
correa transportadora.

El generador consiste en una cinta


transportadora de material aislante
motorizada, que transporta carga a un
terminal hueco. La carga es depositada en
la esfera por inducción en la cinta, ya que
la varilla metálica o peine está muy
próxima a la cinta, pero no en contacto. La
carga, transportada por la cinta, pasa al
terminal esférico nulo por medio de otro peine o varilla metálica que se encarga de
producir energía; esto hace que las partículas de energía que se encuentran dentro
de la esfera al hacer contacto con otro cuerpo similar (que produzca energía)
absorbe aquella produciendo estática en el cuero capilar u otro objeto que esté en
contacto directo.